Leer un capítulo del libro

Comentarios

Transcripción

Leer un capítulo del libro
A100MillasDeManjatan2.indd 5
06/09/10 12:40
© 2010, Guillermo Fesser
© De esta edición:
2010, Santillana Ediciones Generales, S.L.
Torrelaguna, 60. 28043 Madrid (España)
Teléfono 91 744 90 60
www.librosaguilar.com
ISBN: 978-84-03-10141-8
Depósito legal: M-38.465-2010
Impreso en España por Huertas Industrias Gráficas, S. A.
(Fuenlabrada, Madrid)
Printed in Spain
Portada: Víctor Monigote
Primera edición: octubre de 2010
Queda prohibida, salvo excepción prevista en la ley, cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación
pública y transformación de esta obra sin contar con autorización de los titulares de la propiedad intelectual. La infracción de los derechos mencionados puede ser constitutiva
de delito contra la propiedad intelectual (art. 270 y ss. del
Código Penal).
A100MillasDeManjatan2.indd 6
06/09/10 12:40
4
Noviembre
Jay Dorin creció en la parte más septentrional de la ciudad de
los rascacielos. A medio camino entre El Bronx y la inmensidad del río Hudson. Al norte de Harlem. Junto a la montaña
más alta de la isla de Manhattan; una roca conocida como el
Gibraltar de América que apenas sobrepasa en su cota máxima una altitud de ochenta metros sobre el nivel del Atlántico.
Está en el parque Bennet y fue elegida por George Washington para construir el fuerte donde, en 1776, sufrió una terrible derrota contra los ingleses. En noviembre la batalla se
conmemora con personajes vestidos de la época.
Dorin salió adelante en un distrito, el 12, que no suele
salir en los mapas turísticos; empeñados insistentemente en
descabezar Nueva York a la altura de la Calle 96 o, con mucha
suerte, de la 125 y, por tanto, de negarles a los visitantes un
paseo por el parque de Inwood Hill; territorio que los holandeses compraron a los indios a cambio de un puñado de baratijas valoradas en veinticuatro dólares.1
Allí creció y lo hizo algo inquieto. Se preguntaba a qué
extraño lugar habrían ido a ocultarse los hombres de su barrio.
Qué enigmática puerta habrían cruzado los padres de sus compañeros antes de perderse para siempre en la niebla. Cuál sería
la razón por la que, cada vez que intentaba arañar alguna pista,
las madres encogían incondicionalmente los hombros o desviaban la mirada hacia el suelo fingiendo no haberle escuchado.
La incógnita se amparaba, como se cobijan la mayoría de
los misterios, en la ilegalidad de la misión. Desobedeciendo
69
A100MillasDeManjatan2.indd 69
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
Los abuelos Dorin, poco después de llegar de Rusia, habían
abierto una zapatería. Un negocio familiar, sencillo, como el
que regentaban tantos otros emigrantes y sobre el que giraba
la vida cotidiana del clan. Ahorrando penique a penique. Vadeando con esfuerzo la miseria. Cultivando canas entre cueros,
cordeles y clavos, con el objetivo de poder un día proporcionar estudios a su descendencia y, de ese modo, enfocar a los
hijos hacia metas más ambiciosas que las anheladas para ellos
mismos. Mes a mes. Año tras año. Hasta que el calendario del
taller señaló la fecha de echar cuentas y resultó que la suma
de los ahorros alcanzaba sólo para mandar a la universidad a
uno de los hijos. No les quedó más remedio que meter ocho
papeletas en un recipiente y extraer una. La vieja técnica del
hand in cap, mano en sombrero, que dio origen a la palabra
hándicap. Se introducían varias bolas blancas y una negra y
al que le tocaba la oscura perdía o, lo que viene a ser lo mismo,
asumía una circunstancia desfavorable con respecto a su adversario.
La tía Helen fue el primer nombre que tacharon de la
lista. El memorable episodio de las cuatro patas transformó
en flagrante evidencia lo que hasta entonces había permanecido camuflado en el ámbito de la sospecha: la enorme escasez
de luces de la muchacha. La abuela Dorin mandó a su hija al
mercado en busca de un pollo y, a punto ya de introducir el
ave en el horno, la chica abortó la operación culinaria reprimiendo con la mano un grito de espanto. ¿Qué se ha creído
ese energúmeno, madre? ¿Acaso piensa que puede abusar de
mí por el mero hecho de ser jovencita? Aquel pollero estafador, sinvergüenza y sin escrúpulos había osado venderle a la
pobre Helen, según sus propias y llorosas declaraciones, un
ejemplar mutilado. Al triste pollo que extendía su desnudez
sin plumas sobre el mármol de la cocina, en lugar de cuatro...
¡Le colgaban solamente dos patas!
Tras el fulminante descarte de la tía Helen, motivado por
su profundo desconocimiento de los principios básicos de la
biología, fueron cayendo el resto de los hermanos y, llegado
el momento de la decisión, los abuelos movieron ficha en
71
A100MillasDeManjatan2.indd 71
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
favor del tío Henry. La suerte estaba echada. El destino giraba ya sin posibilidades de darle un vuelco y Nathaniel Dorin,
el padre de Jay, supo que la fortuna no volvería a regalarle una
segunda oportunidad por el lado iluminado de lo académico
y se aproximó a buscarla en el entorno oscuro de los speakeasy.
Término construido sobre el doble significado del verbo speak
y el adverbio easy, que servía para recordarle al personal la
necesidad de hablar en voz baja, los speakeasy eran locales de
juego clandestino, que habían nacido en sótanos donde se
podía sofocar sin miedo la sed de alcohol que tanto había
acrecentado la ley seca. Un ambiente en el que Jay sospechó
que su padre había terminado abrazando los favores de la
mafia. Duda de difícil asimilación para un adolescente, de
amargo paladeo para un joven y de necesaria confrontación
para un adulto que terminó por llevarse el viento, como en la
poesía de Dylan, porque la mirada dura y desafiante de su
progenitor previno a Jay de atreverse jamás a introducirla en
un diálogo.
Hubo, pues, entre los Dorin, debido a la decisión amarga de los abuelos, diversos tipos de hermanos. Dorin con una
carrera para poder apostar con fuerza en la vida y Dorin sin
las fuerzas necesarias para dejar de apostar continuamente en
las carreras. Un contraste que no resultaba en absoluto chocante en el barrio de Washington Heights, donde compartían
acera, con total naturalidad, personajes tan dispares como
Alan Greenspan, el muchacho que terminaría convirtiéndose
en gobernador de la Reserva Federal estadounidense bajo el
mandato de cuatro presidentes consecutivos, y Joe Rodríguez,
el «arrancao» puertorriqueño de escasas ideas, aunque todas
ellas fijas, que no conseguiría traspasar con éxito el umbral de
aprendiz de gángster.
Rodríguez vivía especialmente obsesionado con el concepto de la muerte. Nos vamos a morir, Jay. Tenemos que ser
valientes. Pero déjalo ya, Joe, que aquí no se va a morir nadie.
No seas petardo. Y él, que sí, Jay, que sí. Insistía en la necesidad de estar prevenido, alerta, ojo avizor para afrontar con
suprema dignidad el instante en que la dama de la guadaña se
72
A100MillasDeManjatan2.indd 72
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
presentase ante uno. En definitiva: dando la plasta continuamente con el tema. Joe, de verdad, muérete tú si quieres pero
a mí déjame en paz. Hasta que una madrugada de invierno,
cuando Rodríguez parecía inaugurar planes de permanencia
en la Tierra, las balas salidas del revólver de su propio guardaespaldas lo hicieron saltar por el aire. Como un pelele. Ninguno de sus amigos pudo testificar si los tiros lo pillaron prevenido, alerta, ojo avizor antes de iniciar su viaje hacia el
abismo.
Bajo la inmensidad del puente de George Washington había
cabida para todo el mundo. También para Rafael Vélez. Se
trataba de un latino raquítico y más flaco que la anorexia que
se ganó por méritos propios el respeto de todos los chiquillos.
Ocurrió una tarde en que se bajó la bragueta y extrajo del
pantalón un miembro de descomunales dimensiones. Una
porra que fácilmente podía alcanzar el medio metro. Vélez
quedó proclamado rey del barrio. Larga vida a Rafael, The
King.
Jay tiene ahora sesenta y pocos años. Dice que fue invitado
antes que yo a la fiesta de la vida y que, por tanto, lleva más
tiempo disfrutando de ella. Eso es todo. Bueno, casi. También
cree que la felicidad llega por entregas y cada cuarenta años.
A sus padres les tocó la locura de la década de 1920. A él la
década de 1960 y, si echamos cuentas, espera que la revolución
que le corresponda a su hijo esté a punto de presentarse en el
horizonte.
Es mi vecino. Vive a cuatro calles de mi casa. Él cayó aquí
después de regresar de un viaje iniciático que lo llevaría de
Nueva York al oeste siguiendo la senda de En la carretera.
Escrito en tres semanas por Jack Kerouac en abril de 1951,
con la ayuda de abundantes tazas de café y chutes de anfetaminas, se convirtió en un modelo a seguir por toda una generación que se movía al ritmo de la música jazz y las influencias
73
A100MillasDeManjatan2.indd 73
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
de la espiritualidad budista. El movimiento hippie trajo a los
jóvenes la idea de un mundo en el que no encajaban las prisas
y Jay lo aceptó de buena gana. Se mudó a Woodstock, cuando el primer festival. El auténtico. El de 1969. Richie Havens
abrió las actuaciones de un escenario por el que desfilaron
Joan Baez, Santana, Janis Joplin, Grateful Dead, Creedence
Clearwater Revival, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker,
The Band, Blood, Sweat and Tears, Johnny Winter, Crosby,
Stills, Nash and Young y Jimi Hendrix. Se ajustó a la muñeca
un reloj cuyos dígitos no representaban las horas del día, sino
los doce meses del año. Y si alguien le preguntaba, eh, Jay,
¿tienes hora?, él miraba las manillas y respondía: mediados
de febrero en punto, o tan sólo faltan diez días para el verano,
y se quedaba tan ancho.
En la década de 1980 bajó a Florida en busca de energía
positiva y encontró a Lisa en unos cursos de meditación trascendental. Se matriculó en la Universidad de Miami para especializarse como consejero en centros de rehabilitación de
alcohol y drogas. Y trabajó de eso y de fotógrafo. Lo uno por
dinero y compasión, lo otro con pasión y sin dinero. Cuando
nació su hijo, en 1992, su mujer y él supieron que había llegado el tiempo de emigrar y probar fortuna en un nuevo estado. Todo el mundo hablaba de Oregón. Era el paraíso terrenal del momento. Crecía su población a un ritmo
vertiginoso del 20 por ciento y el futuro prometía amanecer
en sus paisajes llenos de contrastes. Recogieron sus cosas y
cayeron en un pueblo encantador. Pero no acertaron. Todo
era demasiado perfecto. Demasiado aburrido. Demasiado
plano. Todas las familias habían adoptado un perro con algún
defecto físico. La diversión consistía en pararse a mirar corderos e intentar descubrir a qué ejemplar le colgaban los huevos más grandes. Así que empaquetaron de nuevo. Jay recordó el póster de la paloma posada sobre el mástil de la guitarra
y decidieron echarle un vistazo a la orilla oeste del Hudson.
Se llevaron un desencanto: los mismos tipos, con la misma
barba, la misma coleta y la misma disposición ante las cosas
seguían en el mismo sitio veinticinco años de canas más tarde.
74
A100MillasDeManjatan2.indd 74
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
Dieron media vuelta, cruzaron el puente de Kingston y se
pasaron a este lado del río donde los conocimos hace unos
meses.
Este resumen biográfico me viene de golpe a la memoria porque estoy a punto de encontrarme con él mientras empujo
una carretilla llena de hojas secas. Estoy despejando la parte
delantera del jardín para instalar el espantapájaros. Dentro de
poco es noviembre y todas las casas empiezan a ser tomadas
al asalto por las calabazas de Halloween. Jay se aproxima paseando calle abajo y a mí, cuando voy a toparme con alguien
que conozco desde hace poco, la mente me regala una presentación en Power Point con los conocimientos que de él
dispongo. Lo mismo que hacía el nomenclátor que acompañaba a los nobles romanos y les iba chivando nombres a la
oreja: éste es Publius Quinctilius Varus, el general que lucha
en Germania. Ah. ¿Qué tal Publius, cómo va esa revuelta de
las tribus ilirias? Pues lo mismo, pero en versión BlackBerry,
es decir, sin secretario. Nos saludamos. ¿Qué tal, Jay, viene o
no viene esa revolución que tenemos prevista cada cuarenta
años? Celebramos la belleza del otoño y, de alguna manera,
este hombre menudo que cree en una existencia paralela, en
un lugar en el que todos combatimos contra nuestro lado
oscuro, consigue derivar la conversación hacia el intrigante
asunto de los viajes astrales. Me anima a pasar por su casa y a
que intente renacer con técnicas de respiración. Eso sí, me
previene de que la primera vez se me pueden agarrotar las
articulaciones y retorcer los nudillos. Ya. Creo que me lo voy
a pensar, pero me traiciona la traducción simultánea y me
salen estas dos palabras: venga, vale. Me falla el pulso, la carretilla se me vuelca de un lado y se desparraman todas las
hojas.
¿Qué haces? Recogiendo las hojas. Así vas a tardar medio año,
ven. Sarah me enseña que se eliminan más rápido extendien75
A100MillasDeManjatan2.indd 75
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
do una sábana vieja en el suelo. Las rastrillas todas al centro
de la tela. Cuando tengas acumulado un buen montón, agarras
los cuatro picos y te las llevas en un hatillo. En cuatro o cinco
viajes dejo el jardín impoluto. Lo de pasarle la aspiradora al
bosque es un asunto de estética ideado por el hombre blanco.
La caída de la hoja no ocurre por capricho de la naturaleza.
En invierno sirven para proteger a las gramíneas de la nieve
y de los hielos y en otoño, disueltas con las lluvias, se convierten en una fuente primordial de abono. Las apilo en un montón al borde de la cuneta. Observo sus múltiples colores. Las
hay rojo chillón, marrones, rosas, moradas, amarillas. En conjunto en el montón todas producen un brillo anaranjado. Como
una gigantesca calabaza. Como una premonición de la celebración que se nos viene encima.
El enigma de la fiesta de Halloween se descifra fácilmente al
desmembrar la palabra en sílabas. All Hallow’s Even, víspera de
Todos los Santos, que proviene de la antigua costumbre celta
de honrar a los muertos en la noche de transición del verano
al invierno. Se creía entonces que las almas bajaban del cielo,
unidas en Santa Compaña, y vagaban por los caminos cubiertas por sudarios de color blanco. La gente colocaba lámparas
de aceite en los cruces de caminos para iluminar el paso de la
Suma de las Ánimas y conseguir así que no se entretuviesen
en el sitio y se alejaran cuanto antes. El pobre infeliz que se
topara con la macabra procesión sabía que estaba condenado
a sumarse a ella. Una vez producido el primer desafortunado
encuentro, se le aparecerían continuamente los muertos noche
tras noche hasta minarle la salud de un modo irreversible.
Claro que, siempre quedaba la posibilidad de salvarse gracias
al viejo truco de ganarse al deceso por el estómago. Con tal
motivo se celebraban fiestas en los cementerios en las que se
ofrecían dulces a los difuntos y se les asaban castañas. Al final
de las celebraciones, en las que también solía abundar el vino,
los asistentes se tiznaban la cara con los carbones de la hoguera y se dedicaban a asustarse los unos a los otros. Antes de
76
A100MillasDeManjatan2.indd 76
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
que el papa Gregorio IV, allá por el 840, cristianizara la ceremonia, las linternas, los dulces y los disfraces formaban parte
del imaginario popular en Irlanda y en gran parte de la península Ibérica.
Borrada por la Iglesia toda posibilidad de asociar la fiesta a su verdadera razón de ser, el pueblo hubo de inventar un
personaje que lo conectase de nuevo a sus raíces. Surgió en
Irlanda el mito de Jack el del Farol, Jack of The Lantern, que,
tras burlarse con éxito del Demonio, fue castigado por éste a
vagar en la oscuridad con un tizón ardiente metido en un
tubérculo tallado a modo de linterna. El descubrimiento de
América en el siglo XV traería a Europa las calabazas y facilitaría sobremanera la expansión de la leyenda. Se dejaron de
encender luces en calaveras de animal llenas de grasa y se
pusieron de moda los cirios en faroles recortados en la cáscara dura del nuevo vegetal. De los caminos y los cruces, los
candiles saltaron a las ventanas de las cocinas. Nacieron
los Jack O’Lantern, caras terroríficas recortadas en la calabaza para asustar al espíritu errante del tacaño Jack.
A Nueva York los emigrantes trajeron la tradición por barco
y un vecino ilustre, el escritor Washington Irving, se encargó
de asociarla a los maizales. A partir de ahí, en Rhinebeck, una
localidad cercana al pueblo de Sleepy Hollow donde situó la
leyenda del caballero sin cabeza, lo que toca todos los años
cuando se aproxima el mes de noviembre es llegarse a un
huerto en busca de cucurbitáceas rastreras. La granja de Lobotsky se encuentra en las afueras de la villa, en White Schoolhouse Road. Por un camino de tierra marcado por las huellas
de neumáticos hundidos en el barro, se accede a una explanada que ofrece una magnífica panorámica de las montañas.
Un campo enorme donde infinidad de tallos trepadores forman un entramado parecido al de una gigantesca tela de araña. Las hojas grandotas yacen muertas con sus nervaduras
marrones y crispadas. Los esquejes pilosos se arrastran deshidratados y sin esperanzas. Toda la energía que el sol pro77
A100MillasDeManjatan2.indd 77
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
porcionó a estas herbáceas la gastaron en producir los frutos
que destacan con su color chillón sobre el pálido suelo. Como
lunares naranjas en un traje de flamenca. Calabazas redondas
y enormes hasta donde se pierde la vista. Tres grandes por
veinte dólares.
Elíjala usted mismo. Las familias corretean por el huerto
en busca de un ejemplar que cumpla el canon de la esfera.
Arrastran el carrito rojo metálico de asa larga, copia a escala
del carro de transporte romano que Santa Claus les trae a
todos los niños que se han portado bien durante el año. En él
transportan sus piezas y pasan a facturar por caja. Al final del
día, los empleados de la granja descargarán de los camiones
las calabazas recolectadas de otros campos más alejados y las
irán colocando en los huecos para que el escaparate natural
no pierda el encanto.
Las hay también pequeñitas; de muchas formas y tonos,
para decorar los fruteros en el interior de las casas. Los niños
cogen un puñado. En el puesto se exhiben panochas de maíz
indio, con los granos de colores. Unas mazorcas granate y
blancas; otras púrpura y amarillas. Por lo visto también son
indispensables. Dos para cada lado de la puerta. Pues, ale.
Ahora toca cargar con los tallos largos de maíz seco. Imprescindibles para montar el espantapájaros y para crear un poco
de ambiente de terror al lado de las tumbas de corcho blanco
que vamos a recortar esa misma tarde. Y un par de balas de
heno. Y, vale ya, vámonos de aquí antes de que nos llevemos
todo el paisaje.
La siguiente parada es en la tienda de Matt Stickle. Tim
y él han decorado el escaparate con todo tipo de artilugios
para la ocasión. Los almacenes Stickles, que parecen sacados
de una portada de Norman Rockwell para el Saturday Evening
Post, constituyen el mejor calendario posible para anticiparse
a las festividades norteamericanas. Ahora toca Halloween.
Brujas de tamaño natural y arañas gigantescas listas para ser
hinchadas y colocadas en los porches. Bombillas naranjas para
los árboles y las cornisas de las ventanas. Tumbas de pega con
inscripciones graciosas para montar tu propio cementerio en
78
A100MillasDeManjatan2.indd 78
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
el jardín. En una lápida puede leerse: «¿Lo ves?, te dije que
me encontraba muy mal». Y en otra el epitafio reza: «En
memoria de Anita Buenaesperanza». «Aquí yace el cuerpo de
Ana, enviada a la muerte por una banana. No fue la fruta lo
que la mató, sino la cáscara, de un resbalón». En Stickles se
pueden comprar esqueletos que simulan salir de la tierra, momias, fantasmas para colgar de los árboles, vampiros y muñecos mecánicos. Adornos para ventanas y chimeneas, manteles
y servilletas naranjas con dibujos de miedo y los típicos cubos
de plástico con forma de calabaza para que los niños metan
los caramelos.
Anteayer el escaparate estaba dedicado al día de Cristóbal
Colón, 12 de octubre, que aquí es lo mismo que decir Italia.
Dentro de un par de días nos advertirá que se acerca la fecha
de Acción de Gracias y cualquier objeto fabricado con forma
de pavo se convertirá en el rey de la escena. Luego vendrán
las Navidades, el Día de los Enamorados, San Patricio que
teñirá de verde las estanterías..., y así hasta llegar a las banderas patrióticas del Cuatro de Julio. Mis hijos saludan a Tim y
a Matt como si se tratase de Papá Noel y el Conejo de Pascua.
Encuentran un brazo humano para pillarlo asomado al portamaletas del coche y pinturas para convertirse en monstruos.
Resulta difícil imaginar un plan de mayor felicidad para un
niño de este pueblo que el de pasarse un rato por Stickles y
luego ir a comer a Foster’s. Nosotros, para regocijo de nuestros tres retoños, lo vamos a cumplir hoy a rajatabla.
Foster’s Coach House Tavern, abierto de once a once de martes a domingo. Viernes y sábados hasta la medianoche. Antigua
cochera de carruajes de caballos, el edificio fue reconstruido
tras la Segunda Guerra Mundial y devuelto a su apariencia de
finales de 1800. Nada más entrar te recibe el dueño, Bob
Kirwood, enfundado en un impecable delantal de color blanco.
Lo lleva haciendo desde 1965. Después de intercambiar saludos,
puedes tirar a la derecha, hacia el bar que preside una pantalla
grande de plasma por la que el personal sigue en banquetas los
79
A100MillasDeManjatan2.indd 79
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
acontecimientos deportivos con una cerveza Beck’s en la mano,
o hacia la izquierda, a los establos, donde se distribuyen las
mesas de comida. Sentado en un box, entre dos paneles de
madera que terminan en una reja negra a la altura de la cabeza
de un equino, se puede disfrutar del ambiente acogedor de esta
taberna. De sus paredes cuelgan fotografías de tardes gloriosas
en hipódromos míticos. Entre ellos el de Saratoga que, en
coche, está apenas a dos horas de aquí por la Autopista 87. Si
necesitas pasar al baño antes de revisar el menú, te vas a encontrar escaleras abajo, convertida en cabina telefónica, la berlina del vicepresidente Levi P. Morton, el hombre que concibió
con los franceses la construcción de la Estatua de la Libertad
durante su etapa de embajador en París.
La comida es estupenda y los precios más que razonables.
La especialidad de la casa: el London Broil. Hasta donde yo sé,
consiste en un lomo de vaca asado al carbón. Desconozco la
fórmula secreta de Foster’s, pero normalmente se limpia de
grasa la pieza y se deja marinar en vino, después de haberse
practicado algunos agujeros en la carne con un tenedor. Pasadas un mínimo de cuatro horas en la nevera, con la fuente
de cristal cubierta por un paño de cocina, se tira el líquido y
se sazona con pimienta negra. Si se prepara en casa se envuelve en papel de aluminio y se mete al horno a una temperatura de doscientos veinte grados de quince a veinte minutos. En
Foster’s los hacen en la parrilla. Es el plato preferido de Bud,
mi suegro, que en esta ocasión también lo pide.
La camarera coloca vasos de agua con hielo para todos y
reparte los menús. ¿Listos para ordenar? Listos. Todo el mundo sabe lo que va a pedir. Comienza la ronda por Peggy, la
madre de Sarah, y termina en Julia, que se sienta a mi lado.
La totalidad se inclina por la carne, a excepción de mi hija,
que, como siempre, quiere un plato de almejas al vapor y un
cuenco con mantequilla derretida para sumergirlas antes de
hincarles el diente. Mi turno. Un escalofrío me recorre la
espalda. Desde el coxis hasta el hueso frontal. Quiero una
hamburguesa. Eso es todo. Pero resulta imposible pedirla de
un modo sencillo, por favor, quiero una hamburguesa, sin que
80
A100MillasDeManjatan2.indd 80
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
la camarera te someta a un examen oral, tipo MIR, en el que
te bombardea con un chorro de cuestiones con respuestas
multiopcionales que tienes que ir solventando a tiempo real.
Si te retrasas se impacienta la camarera. Si dudas se inquietan
el resto de los comensales.
Lo suelto: Quiero una hamburguesa. Muy bien, ¿y cómo
la quieres? Rare, medium, done or well done? Te lo dije. Yo sé
que la quiero poco hecha, pero tampoco ensangrentada como
las perlas de Alaska y Dinarama. Le digo: Medium, pero un
poco rare. O sea... Medium-rare? Correcto. Primera prueba
superada. Espérate que no ha empezado lo bueno. El pan.
White, rye, whole wheat or French bread? Blanco, de centeno,
de trigo o francés. De trigo, por decir algo. In a roll or in a bun?
Por favor... Pido el bun que es el bollito de hamburguesa de
toda la vida. Estupendo, ¿algún ingrediente extra? ¿Queso,
cebolla, lechuga, tomate pepinillo? Cebolla, lechuga y tomate, gracias. La hamburguesa viene con un plato de patatas a
elegir. Vale. Ya, pero ¿las quiere al alioli o fritas? Fritas. ¿Ensalada? Sí, un plato de ensalada. ¿De pasta o de hortalizas? Dios,
verde; una ensaladita verde. ¿Con qué tipo de aliño? ¿Italiana
vinagreta, salsa rosa, estilo mil islas o salsa ranchera? Ah... Aceite de oliva y vinagre de Módena, la italiana. Gracias. De nada.
Y... una botella de Freixenet Cordón Negro. El Brut, que está
en la carta por dieciséis dólares la botella, y nos va a ayudar a
festejar que estamos todos en familia.
El almuerzo transcurre de un modo apacible. Pido la cuenta.
A la cifra que aparece al final de la lista de platos consumidos
hay que añadirle la propina. A veces viene incluida bajo el
epígrafe de gratuity, pero lo normal es que tengas que calcularla en tiempo real. No existe una norma establecida pero lo
suyo es moverse entre los márgenes de un 10 y un 20 por
ciento. Los más ratas dejan el 10, los más generosos el 20 y la
inmensa mayoría un 15 por ciento. A los extranjeros nos cuesta acostumbrarnos a este sistema y suele ser frecuente encontrarse con algún turista que se alarma ante la magnitud de la
81
A100MillasDeManjatan2.indd 81
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
gratificación. Ocurre que en la inmensa mayoría de los restaurantes de Estados Unidos los camareros obtienen un salario ridículo y basan sus ingresos en la generosidad de la clientela. De acuerdo con el vigente Decreto Federal de Normas
Laborales, los restauradores no tienen obligación de pagar a
los empleados que reciban propinas directas más de un euro
y cuarenta céntimos la hora. Solamente en caso de que el
trabajador, gratuity incluida, no alcance el salario mínimo interprofesional de cuatro euros con veinticinco céntimos la
hora, la ley obliga al empleador a abonarle la diferencia. Pobres
camareros norteamericanos: así se afanan ellos en traerte más
mantequilla, en recargarte el vaso de Coca-Cola o en preguntarte reiteradamente si va todo bien en la mesa. Dejo un 20 por
ciento. Mientras pueda permitírmelo, no seré yo el que impida a esta madre de familia el acceso a una póliza de seguro
médico que cada año cuesta más y ofrece menos servicios.
De vuelta a casa toca tallar las calabazas. Gracias a Dios las
de este pueblo tienen la dureza de una sandía y se atraviesan
divinamente con un cuchillo de cocina. Sarah se encarga de
prepararlas con los niños y a mí me toca el espantapájaros y
las tumbas. Primero recorta la tapa formando picos de estrella para que resulte fácil después volver a encajarla en su sitio.
La vacía completamente con la ayuda de una cuchara. Luego
recorta los ojos, las cejas, la nariz y la silueta de una boca con
grandes dientes. Una velita dentro y lista. Se pueden hacer
figuras mucho más sofisticadas. Por cinco dólares te venden
un kit con plantillas que copias sobre la piel con un punzón y
sierras de pelo pequeñas para recortar por la línea de puntos.
Alguna gente hace verdaderas virguerías. La casa de la esquina de la calle South con Beech parece el museo de cera. Han
instalado una reproducción completa de los personajes de
Psicosis, la película de Hitchcock.
Vuelvo de Williams Lumber con las planchas de corcho
blanco que se utilizan de aislante. Tenemos todo lo necesario.
Un lápiz de carpintero, un cuchillo de sierra, cola blanca, unas
82
A100MillasDeManjatan2.indd 82
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
cuantas hembrillas abiertas, pintura al agua de color blanco,
un bote de tinta negra, una brocha y un pequeño soldador.
Montamos el centro de operaciones en el garaje. Cada uno se
fabrica la suya y yo echo un cable al que me lo vaya solicitando. Lo primero es dibujar la silueta. Con el lápiz y un cordel
improvisamos un compás para pintar la parte superior que es
redondeada. Yo me hago una con forma de cruz. Las recortamos y les ponemos las hembrillas enganchadas por abajo. Una
vez colgadas todas en la cuerda de la ropa, procedemos a pintarlas. Es fundamental que la pintura sea al agua porque de
otra forma se comería la espuma. Se le añaden unas gotas
de tinta negra al bote de látex hasta conseguir el tono grisáceo.
Se deja secar. Al día siguiente toca darle una segunda mano
porque en el corcho siempre quedan algunos trocitos donde
no agarra el tinte y se nota el truco. Otro día más y mojando
las puntas del pincel en la tinta negra lanzamos gotitas sobre
el gris para que coja el moteado de la piedra. El que vaya sobrado de tiempo puede ponerle también puntitos de purpurina plateada que simulen los brillos de la mica en el granito.
Ahora la caligrafía. Se escribe el texto con lápiz sobre la
tumba y luego se repasan las letras con el soldador para que
queden en bajo relieve. La superficie horadada se pinta usando un tono más oscuro que el del fondo para que haya contraste. A secar otro día más y listas para colocar en el jardín.
Algunos ponen túmulos de arena delante de las lápidas para
simular enterramientos recientes. Otros pegan en el borde de
una de ellas un cuervo de plástico. Los hay que esconden
detrás de las planchas máquinas de producir humo y no faltan
los que las rocían con pintura fluorescente y colocan luz negra
delante para que produzcan un efecto misterioso por la noche.
Nuestros vecinos también han colocado una tumba. Es
pequeñita. Nos acercamos a verla y caemos en la cuenta de
que es real y permanente. Se les ha muerto el gato. Un animal
grandote que de vez en cuando se paseaba por nuestro jardín.
Es una lápida de pizarra con el nombre del felino, la fecha y
la inscripción IN LOVING MEMORY. Al otro lado del río, en la
inmensa tienda de mascotas, las hay a centenares. Para todos
83
A100MillasDeManjatan2.indd 83
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
los gustos. Con todo tipo de mensajes. Nos vemos en la otra
vida. Amigo y compañero. No te olvidamos. Mi dulce ángel,
te echamos de menos. Julia y Nico pasan a darle el pésame
por la pérdida del gato a sus amigos Matt y Mckenzie.
La noche de Halloween no hay más remedio que dividirse para hacer turnos. Unos salen a acompañar a los niños en
busca de chuches, otros se quedan en casa para atender a los
que vienen a pedir caramelos. A la nuestra llegan a centenares.
Estamos en el núcleo duro del pueblo, la zona que se recorre
fácilmente a pata y no paran de venir clientes. Trick or treat.
Susto o golosina. Que vengan, ya nos habían prevenido y tenemos chocolatinas, tofes, caramelos y galletas para aburrir.
Manadas de pequeñajos disfrazados van tocando el timbre.
Reconozco a Ian Katomski, que aparece disfrazado de mofeta
y con un botecito de colonia a granel me rocía la cara. Hay
máscaras para todos los gustos, pero la mayoría no dan miedo.
Aprendimos la lección demasiado tarde. Hubo un concurso
infantil de disfraces en el aparcamiento de la Legión Americana, el hogar habilitado para los veteranos de guerra, y los
niños quisieron presentarse. Max y Nico iban de monstruos,
y Julia, de bruja. Nico asustaba y estaba convencido de que iba
a ganar el primer premio. Al llegar frente al jurado supimos
que no teníamos ninguna probabilidad. Allí no había ni mayordomos deformes ni espectros de ningún tipo. Un niño iba
disfrazado de la típica boca de incendio roja en la que enganchan sus mangueras los bomberos. Otro, de caballero de la
Edad Media. Ganó el premio un chiquitajo al que su padre,
arquitecto francés, le había colgado del cuello una cartulina
grande con forma y colores de manzana. En el cartón había
practicado un agujero a la altura del codo izquierdo y por él
asomaba el brazo forrado por un calcetín que simulaba el gusano. ¿Por qué nadie nos había advertido que los disfraces de
Halloween tienen más que ver con los carnavales de Cádiz
que con la casa del terror del parque de atracciones? Si quieres pasar miedo te tienes que acercar de noche a Stanfordville
donde un elenco de actores te espera oculto en un maizal o
apuntarte a un paseo por uno de los muchos laberintos for84
A100MillasDeManjatan2.indd 84
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
mados a base de balas de heno que montan las granjas locales.
Papá, es que eres tonto. Conque íbamos vestidos fenomenal,
¿eh? Por tu culpa estamos aquí haciendo el ridículo.
Lo de pedir caramelos, vigilados a media distancia por
sus padres, queda para los niños de la escuela elemental. A partir de la enseñanza media, de 11 años para arriba, los chavales
tienen otros planes. Las pandillas quedan en el cementerio y
salen armados con espuma de afeitar, huevos y petardos a
hacer la ronda. De vez en cuando se enzarzan en alguna trifulca y los policías se afanan en patrullar las calles para evitarlas. Los bomberos han montado un tren del miedo en sus
cocheras para los pequeños y en la planta de arriba ofrecen
un vaso de chocolate caliente a quien lo solicite. Se agradece.
En la calle hace un frío que pela y la luz de las farolas deja
entrever la caída de algunos copos microscópicos de nieve.
El día siguiente amanece aciago: malas noticias. Unos
gamberros nos han robado la camisa y la careta del espantapájaros y han espachurrado con un bate de béisbol la calabaza de Julia. No te preocupes, que hacemos otra. Sospechamos
de dos adolescentes que se pasean sin rumbo fijo calle arriba
y calle abajo apurando con ansias un paquete de cigarrillos.
Posiblemente su primer encuentro con el tabaco y sospecho
que a estas alturas les persiguen todavía los efectos de la terrible resaca. Julia no puede contener las lágrimas. Son ésos.
No lo sabemos. Déjalos, no te preocupes, que tallamos otra.
El desagradable episodio me proporciona la clave del nombre
de un grupo de rock alternativo de Chicago para el que yo
nunca había encontrado traducción al castellano: The Smashing Pumpkins. Había presentado sus canciones en mi programa de radio, Bullet with Butterfly Wings, Rhinoceros refiriéndome a ellos como los Calabazas Aplastadas. Daba por hecho
que el nombre provenía del absurdo como el de los Blind
Melon y tantos otros. Pero no. Los Aplastadores de Calabazas
se referían directamente a los macarras que, con nocturnidad
y alevosía, aprovechaban la noche de Todos los Difuntos para
destrozar la ilusión de quienes ellos consideraban niñatos de
mierda.
85
A100MillasDeManjatan2.indd 85
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
A los miembros de Melón Ciego tuve el gusto de saludarles
a escasos kilómetros de este pueblo. El mismo día que saludé
a Santana y a Bob Dylan, aunque ellos no puedan recordarlo.
Es lo que tiene alcanzar la fama: un montón de gente te conoce a ti pero tú no tienes nunca posibilidad material de conocerlos a todos ellos. Fue durante la celebración del segundo
gran festival de Woodstock. Verano de 1994. El vigésimo
quinto aniversario del mítico evento musical de 1969 no se
celebró exactamente en el pueblo de los hippies sino a dieciséis
kilómetros y medio, en una granja de Saugerties. Michael
Lang, el promotor, había acudido a la inmobiliaria H. H. Hill
de Rhinebeck solicitando ayuda para encontrar unos terrenos
y Huck, el hermano de Sarah, le proporcionó el contacto con
Winston Farm. O sea, que tenía entradas. Una tarde nos invitó a cruzar el río con él y acceder al concierto por la zona
vip que utilizaban los artistas. Sarah denegó la invitación porque estaba embarazada de Nico y las fotos que ofrecían los
periódicos del barrizal dejaban entrever el riesgo de un resbalón fatídico entre las multitudes. Nos visitaban Laura Lee
y David. Los habíamos conocido en Madrid, durante los años
en que se dedicaron a dar clases de inglés en el Instituto Norteamericano y a viajar por España. Entonces ambos estudiaban
un máster en Administración de Empresas en la Universidad
de Thunderbird, en Arizona, y pasaban unos días de verano
con nosotros. Después se tirarían alguna temporada dedicados
en alma y cuerpo a Wall Street. De ahí pasarían a Londres y
hoy viven en India. Los tres aceptamos encantados y marchamos con Huck camino del embarcadero que Lang había alquilado a los moonies.
Cuando llegamos a la orilla del Hudson en Rose Hill
Lane, un pequeño grupo de personas aguardaba la llegada del
barco que los transportaría al borde del escenario. A la espalda, el campus de la Iglesia de la Unificación fundada por el
reverendo Moon; al frente, la inmensidad de las aguas y el perfil de una meseta que se origina en Alabama y cuyos últimos
86
A100MillasDeManjatan2.indd 86
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
montes resplandecían cargados de verde. La tierra ácida, húmeda y bien drenada de sus laderas abonaba el crecimiento
de altos árboles de madera resistente como el metal. El haya
americana, Fagus grandifolia, el arce azucarero, Acer saccharum,
y el abedul amarillo, Betula alleghaniensis. Moteados por la
presencia, en menor medida, de los majestuosos arces de color rojo, los prunos, los robles, los tilos y el pino blanco. La
mayoría de los ejemplares que contemplábamos procedían de
una segunda o tercera reforestación, ya que los montes fueron
esquilmados por los aserraderos durante los siglos XVIII y XIX.
Los ejemplares grandes destinados a madera; los arbolillos,
para fabricar los aros de los toneles. El que fuera entonces rey
del ecosistema, el abeto Tsuga canadensis, que llegaba a alcanzar cincuenta metros de altura, había desaparecido del paisaje prácticamente por completo. Sufrió en 1800 la persecución
de los curtidores de pieles que le arrebataban a su corteza los
taninos necesarios para flexibilizar el cuero. Afeitaban sus
troncos por completo y los dejaban agonizar desnudos a la
intemperie. Ya se sabía entonces lo de homo homini lupus, que
el hombre era un lobo para el hombre; pero aún resultaba
demasiado pronto para comprender que, ese mismo hombre,
para el pobre lobo y para el resto de la naturaleza, era un
auténtico hijo de perra. La declaración de reserva natural, en
gran parte debida a la decisión tomada por la ciudad de Nueva York de abastecerse con el agua de esta región, no consiguió
impedir, sin embargo, la cadena de extinción del abeto hamelok iniciada por el ser humano. Una plaga de insectos diminutos de color púrpura, los adelges, les chupan en la actualidad la savia y están terminando con los pocos supervivientes
que quedan en pie.
Esperábamos los cuatro la llegada del ferri en amena
charla cuando llegó un individuo a la carrera gritando algo
ininteligible. ¿Qué pasa? Nada, explicó el extraño balbuceante, que va a despegar un helicóptero con Jimmy Cliff y queda
una plaza libre. ¿Se quiere venir alguien? Antes de que pudiésemos reaccionar Huck había desaparecido. Se le debió de
venir a la cabeza el estribillo de You Can Get It If You Really
87
A100MillasDeManjatan2.indd 87
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
Want y se olvidó de que era nuestra tarjeta de visita para entrar al festival sin pasar por taquilla. Nos dio la risa y, algo
confusos, embarcamos con el grupo que había estado aguardando al barco junto a nosotros. En cubierta nos sirvieron
una copa de champán. Muy civilizado. ¿Qué hacemos? Disfrutar de esta vida loca mientras dure. Saludamos a nuestros
compañeros de viaje. Resultaron ser los Blind Melon, que
actuaban esa noche. Venían de saborear el éxito de su tema
No Rain y de abrir como teloneros los conciertos de Neil
Young, Lenny Kravitz y los Rolling Stones. Muy majos. El
vocalista tenía nombre de persona inmoral: Hoon. Su mismo
apellido, especialmente en Australia, cuando viene derivado
de la palabra inglesa hooligan describe a un personaje de reputación dudosa o a un conductor temerario. Este Hoon, al
menos aquella tarde mientras atravesábamos el cauce del Hudson, nos pareció una persona tranquila y reservada. Intercambiamos apenas dos frases y media. Y llegamos a la orilla oeste. Hasta luego. Mucha suerte. Gracias. Descendimos. La
zona estaba acordonada.
Un vigilante del tamaño de un armario vestidor estilo
Luis XV nos cortaba el paso. Who are you?, interrogó serio al
vocalista de Indiana. We are Blind Melon, repuso Hoon. El
guardia se ajustó el pinganillo de la oreja y activó el micro del
walkie para dictar una orden: por favor, una limusina para el
grupo Blind Melon. De la nada surgió un cochazo de color
negro tan largo como un vagón de tren sobre cuatro ruedas.
Levantó el brazo y los dejó pasar. Un chófer les abrió la puerta del automóvil y en pocos segundos desaparecieron. Año y
medio más tarde me enteré de que Shannon Hoon había dejado este mundo víctima de una sobredosis. Lo sentí, como
se siente la desaparición de cualquier persona que se haya
cruzado alguna vez en tu camino. Su formación lo homenajeó
en un disco que dedicaban a su reciente hijita, nacida apenas
unos meses después del segundo de nuestros hijos. El álbum
llevaba por título Nico. La mera coincidencia del nombre no
pudo impedir que me recorriese un escalofrío. Who are you?
¿Eh? Aquella masa humana conectada por radio y en tiempo
88
A100MillasDeManjatan2.indd 88
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
real con la mitad del cuerpo de Policía del estado de Nueva
York que aquel 14 de agosto patrullaba una zona tomada por
quinientos mil adictos a la música rock; aquel agente al que
le hubiese bastado un guiño para ponernos a los tres de cara
en la hierba y con grilletes en los pies, me preguntaba impaciente y mirándome fijamente a los ojos: ¿Y tú quién eres? Un
helicóptero se elevó por encima de las acacias y nos pasó por
encima. Habría dejado a Jimmy y a Huck tomando una Coronita fresca en la oficina central de la organización y seguramente volvería en busca de los Red Hot Chili Peppers. La
repetición de la pregunta me devolvió de golpe a la realidad:
Who are you? Me salió un hilillo de voz: Nosotros somos amigos de Huck. Friends of who? Estaba claro que a aquel amigo
de la ley y el orden el nombre de mi cuñado no le sonaba de
nada. Somos amigos de Huck, le volví a soltar e intenté mantener el tono de mi voz algo más firme en esta segunda ocasión.
Activó el walkie. Security, copy? Gggggggg... Security, copy?...
Ggggggg... Una voz metálica surgió al otro lado de la línea:
Yes, security. I copy you... Ggggg... Por favor, una limusina para
el grupo Amigos de Huck. Levantó el brazo. Un conductor
amable nos invitó a entrar en el vehículo.
No dábamos crédito. Partidos de risa, los tres miembros
del grupo de rock duro Friends of Huck viajábamos en un
coche extralargo que debían de haber montado pegando consecutivamente cuatro cabinas de Lincoln Continental. Los
guardias nos iban abriendo barreras. Dejamos a un lado la
carretera 32, atascada hasta la médula por los millares de coches que intentaban acercarse al recinto, y entramos en el
cuartel general de operaciones. La limo se paró en lo que
parecía el grupo de bungalós de un hotel de la costa maya. El
chófer nos volvió a abrir amablemente la puerta. Un tipo nos
dio la bienvenida y nos condujo hasta una de las casitas de
madera. Espero que encontréis todo a vuestro gusto. Si tenéis
algún problema, avisadme. Sólo le faltó decir que teníamos
toallas limpias en el armario. Por supuesto, muchas gracias.
Nos quedamos en la puerta sin saber muy bien qué hacer. En
el porchecito de la caseta de al lado un tipo con bigote y ban89
A100MillasDeManjatan2.indd 89
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
dana de pirata en la cabeza punteaba en la guitarra un viejo
tema de Santana. Tantán tan tántan tatatáaaaaan, tantán tan
tántan tatatán... Lo clavaba y se parecía inmensamente al compositor mexicano. Es más: ¡Era el propio autor de Samba Pa’
Ti! Hola. ¿Qué hay, qué tal? Aquí calentando un poquito los
dedos. Te sale muy bien, ¿eh? Vamos a ver si la luz nos ilumina. Sí, sí, claro. ¿Y vosotros? No, todo bien. Un poco..., bueno, ya sabes, pero todo muy bien. Nos giramos con disimulo,
como si tuviésemos algo que hacer con urgencia, ¿y con qué
rostro nos topamos a la altura de la cabaña de madera del otro
lado? La respuesta estaba en el viento.
Bigote, perilla y el pelo revuelto como una escarola: Bob
Dylan. ¡Buenas! No contestó, estaba a sus cosas, pero a nosotros nos dio igual. Era Bob Dylan, ¿comprendes? Nos podría
haber mandado a hacer puñetas, a perdernos ladera abajo like
a rolling stone y le hubiésemos devuelto la misma sonrisa. ¿Cuántas veces seguidas me había podido escuchar yo en el tocadiscos Hurricane? Hi. Nada, ni caso. Estaba de un humor de perros. El tipo que nos acomodó en el bungaló nos aclararía
después que se había enfadado sobremanera porque la organización dejó pasar a su ex mujer a la zona vip. Sara, Sara, sweet
virgin angel, sweet love of my life. Sara, Sara, radiant jewel, mystical wife. Llevamos treinta años separados, se quejó por lo
visto el genio, ¿no les parece a ustedes suficiente?
Nos decidimos a dar un paseo antes de que se deshiciese
el entuerto o de que nos pidiesen que saliéramos al escenario
de teloneros de los Neville Brothers. Bordeamos el enorme
barrizal, en medio del cual, como barcos encallados en la playa, un par de gordos barbudos en camiseta y tatuajes dormían
la mona en dos sillas de lona plegables incrustadas en el lodo.
Dos o tres escenarios funcionaban al mismo tiempo. En el
grande, los Red Hot Chili Peppers daban brincos disfrazados
de bombillas. Luego vimos a Jimmy Cliff. You can get it if you
really want, but you must try. Todos: Try and try, you’ll succeed
at last.
90
A100MillasDeManjatan2.indd 90
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
Ahora aquello pertenece a la historia, la única Smashed Pumpkin que queda es la de mi hija apachurrada contra los escalones de la entrada y el único Melón soy yo, que me he olvidado de que tengo que recoger a Nico en casa de su amigo
Andrew. Esta noche tenemos una cena. Hemos quedado con
Tim y Nola. Tim Econopouly fue el primer novio que tuvo
Sarah, cuando estaba en primer grado. Nola Curthoys, el
primer rostro amigo que me presentó mi mujer la primera
noche que salimos en Rhinebeck. Como en los finales de los
cuentos, el amor cayó de su lado, se casaron en un bosque y
viven felices a orillas del Lago de Cristal. Un sitio espléndido,
en pleno centro del pueblo, desde cuyas ventanas, prácticamente, te puedes tirar al agua y salir nadando. O darte una
vuelta en piragua o lanzar al vuelo la caña de pescar. Antes de
encontrarnos con ellos me toca recoger a mi hijo en casa del
dueño de la funeraria. Huuuu... ¿Tú crees que seguirá con
vida? Anda, no seas tonto y corre, que llegamos tarde. Voy a
por él. Con algo de prisa, pero sin agobios porque en este
pueblo está todo muy cerca. De hecho, los Chestney viven en
la misma calle que los Econopouly. Llego y oigo el eco de las
voces que rebotan del otro lado del jardín. Bordeo la casa y
encuentro una mesa repleta de gente en torno a unas botellas
de vino. Carol y Chris, los Chestney, se levantan a saludarme
y con extraordinaria hospitalidad, porque habremos coincidido un par de veces como mucho recogiendo niños en el
cole, me invitan a sentarme con sus amigos y a compartir con
ellos una copa. Algunas caras me suenan e intercambiamos
saludos. Me encantaría, pero no me da tiempo. Estoy a punto de decirles que voy con prisa, que nos esperan a cenar Nola
y Tim, pero me callo. En un pueblo pequeñito uno aprende
rápido a ser discreto. Se conocen todos y nunca sabes si alguien
se puede sentir molesto por no haber sido incluido en algún
plan. No se trata de ocultar información; se trata de no ofrecerla voluntariamente si no te la ha reclamado nadie. Hace
una noche magnífica y revolotean los murciélagos. Movido
por el ambiente desenfadado que reina en la reunión, inconscientemente me sale: no, gracias; con Halloween a la vuelta
91
A100MillasDeManjatan2.indd 91
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
de la esquina y siendo tú el enterrador, no me quedo yo aquí
con tanto vampiro en el cielo ni harto de vino. ¿Me habré
pasado de gracioso? Estoy a punto de pedirle a la tierra que
me trague, pero Chris me devuelve una carcajada sincera.
Menos mal. Carol me pregunta si Nico se puede quedar a
dormir, vale, por supuesto, ¿cuántas noches?, ¿está incluido
el desayuno?, y yo me alejo contento por vivir rodeado de
gente tan amable, camino de la cena.
La funeraria de Chestney, como el resto de los negocios de
pompas fúnebres de Estados Unidos, nació a la sombra de un
pequeño taller de ebanistería. El favor de preparar los ataúdes
recaía entonces en quienes podían desempeñarlo, ebanistas y
carpinteros, y en Rhinebeck la vieja factoría de Carroll Furnishing se transformó en Carroll Furnishing and Undertaking.
Mobiliario y Compromisos; del inglés furnish, que significa
amueblar, y del verbo undertake, que implica comprometerse.
Undertaker quedó como el eufemismo apropiado para referirse al empresario mortuorio porque era él quien se comprometía a hacerse cargo de los difuntos. Lo del prefijo under es
pura casualidad y no tiene relación con que los cuerpos se
coloquen debajo de la tierra. Cuando, andando los tiempos,
los enterramientos pasaron de ser una labor social a convertirse en un negocio lucrativo, los sepultureros se independizaron definitivamente de la venta de repisas, sillas y camas de
madera.
En Rhinebeck existen hoy dos funerarias. Una al este y otra
al oeste de la calle Market. Si imaginásemos que la carretera 9
que atraviesa el pueblo por el centro fuese el madero de una
cruz, cada una de ellas se situaría en un extremo del travesaño.
Dos empresas de servicios exequiales para una población censada de siete mil habitantes. Pudiera parecer algo excesivo,
pero son justo la mitad de las que había hace tan sólo unos
años, cuando el duelo se realizaba mayoritariamente en las
92
A100MillasDeManjatan2.indd 92
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
casas. Ahora Dapson-Chestney Funeral Home sólo celebra
un velatorio al año en hogares particulares, frente a los otros
ochenta que anualmente tienen lugar en sus instalaciones. La
cremación también ha ido en aumento hasta situarse en un
30 por ciento de las exequias. No todos los pueblos del condado tienen su propia funeraria. En localidades pequeñas como
Milan, Tivoli o Staatsburg, los vecinos tienen que decidirse
por el cementerio de Rhinebeck, el de Red Hook o el de Hyde
Park. Las disposiciones suelen coincidir, curiosamente, con
la localidad a cuya escuela mandaron a estudiar a los hijos.
Tiene sentido: allí hicieron amigos a través de los niños y es
donde, por tanto, se desarrolló su vida social.
En una gran ciudad como Nueva York hay casas funerarias
italianas, judías, irlandesas... que han nacido en sus propios
barrios y que siguen fórmulas distintas. Aquí Chris se tiene
que amoldar a las diferentes creencias. Costumbres que, a la
hora de afrontar la ceremonia de la muerte, varían entre los
cristianos protestantes y los católicos y, en este último grupo,
entre los norteamericanos y las familias que han ido emigrando de México en los últimos años. La gran diferencia estriba
en que la Iglesia de Roma cree que las plegarias de los vivos
pueden ayudar a las almas de los muertos a desplazarse desde
el purgatorio hasta el cielo; mientras que la de Lutero y Calvino niega la existencia del purgatorio por no aparecer en la
Biblia y considera una pérdida de tiempo rezar a los difuntos
una vez que ya es demasiado tarde para poder prestarles ninguna ayuda. Aunque el modelo es parecido, los católicos tienden a celebrar una misa en la iglesia y los protestantes a observar un servicio religioso en la misma funeraria. Los
ministros luteranos, episcopales o metodistas no tienen problema en desplazarse a consolar a las familias, mientras que
los sacerdotes católicos esperan que sean éstas las que vengan
a rendir pleitesía a su Dios al templo. Esta rigidez del rito
romano, con un lenguaje alejado de los sentimientos cotidianos de los feligreses, se encontraba entre los motivos que
93
A100MillasDeManjatan2.indd 93
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
terminaron por convencer al padre Gerald Gallagher para
cambiarse de equipo.
Ordenado en la basílica de San Pedro en Roma, pronto
recibiría su primera reprimenda por atreverse a cuestionar
ante sus feligreses el acierto de la encíclica de Pablo VI sobre
el control de la natalidad. La autoridad del Papa no se cuestiona, le dijeron desde el obispado, y lo sacaron de su diócesis
de Brooklyn, para meterlo en una barriada de mayoría negra
pegada al aeropuerto John F. Kennedy. Lo que se suponía que
iba a ser un castigo resultó para Gallagher el mejor de los
regalos. Aprendió el significado de tenerse que ganar a pulso
cada asiento ocupado por un feligrés en la iglesia. Y, en una
cultura de raíces africanas en la que el concepto del celibato
no encontraba cabida, los acontecimientos fueron cayendo
por su propio peso. Conoció a Joy, una novicia que había
abandonado el convento, y se casaron en la capilla ecuménica
del aeropuerto. Ahora está en Rhinebeck al mando de un
precioso edificio de piedra con vidrieras coloristas en la esquina de Chestnut y Montgomery: la Iglesia del Mesías. Los
domingos a las diez de la mañana tiene el Templo Protestante Episcopal a rebosar. Algunos no son creyentes pero acuden
porque les gusta escuchar sus sermones. Se sienten identificados con Gallagher cuando predica que nadie es perfecto,
que Dios le dio al hombre el poder de tomar sus propias decisiones y que la Iglesia no tiene autoridad ninguna para
decirle a la gente lo que debe hacer. Estoy aquí para echaros
una mano en lo que pueda, les cuenta, pero no me necesitáis
para comunicaros con el Padre. Hablad directamente con Él.
Es sólo Dios quien puede ayudaros a alcanzar la gloria y no
el cura de vuestro pueblo. A Gerald, Jerry, le gusta que los
vecinos vengan y vean. Que participen de una misa en la que
el vino y el pan no se transforman en sangre y cuerpo de
Cristo, pero sirven para recordar las enseñanzas de Jesús. Le
da lo mismo si lo hacen movidos por la fe, por la belleza de
las viejas gárgolas o por la música de los nuevos carrillones.
Pero que vengan.
94
A100MillasDeManjatan2.indd 94
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
Cuando el padre Jerry tomó en 1988 la decisión calmada de
cambiarse al protestantismo, sin escándalos ni excomunión
de por medio, en realidad estaba experimentando las mismas
inquietudes que motivaron la Reforma en el siglo XVI. Y abrazó la idea de que para acceder a Dios no se necesitan intermediarios; de que no solamente existe un modo de hacer bien
las cosas, dictado por el Papa y al que hay que someterse, sino
que en la bondad del Creador se halla la capacidad de adaptar
su amor a los diferentes modos de vida de sus hijos. Y cambió
la filosofía deductiva de Descartes por el método inductivo
de Francis Bacon. Con el fin de abandonar un cosmos habitado por santos, ángeles y demonios y reducir los sacramentos
a los dos fundamentales: la eucaristía y el matrimonio. Un
modo de acercarse a la fe que explotó en los Estados Unidos
al término de la guerra revolucionaria que les procuró la independencia. Liberados de la tiranía de Jorge III, los patriotas no tenían ninguna intención de inclinar la cabeza ante otro
rey distante: fuese éste humano o de naturaleza divina. Se desterró al Dios padre y se le dio la bienvenida al Jesús de carne
y hueso, vecino y compañero de fatigas.
No existe un gran salto entre la imagen del presidente
Thomas Jefferson sentado en el despacho de la Casa Blanca
delante de dos ejemplares de la Biblia, febrero de 1804, que
corta versos y los va intercalando en un Nuevo Testamento
que convertía a Jesús en un racionalista ético, y el Cristo interpretado por Ian Gillan, el que sería después líder del grupo Deep Purple, en la primera grabación de la ópera rock
Jesucristo Superstar en 1970. En un país en el que nueve de
cada diez habitantes confiesan abiertamente creer en Dios;
en el que la Declaración de Derechos de Virginia de 1776
definió la religión como un deber que todo hombre tiene
hacia su Creador; y en el que la moneda de curso legal lleva
la inscripción IN GOD WE TRUST, confiamos en Dios, cada
grupo ha adaptado al Redentor a sus propias necesidades. En
el libro American Jesus: How the Son of God Became a National
Icon, del director del departamento de Religión de la Univer95
A100MillasDeManjatan2.indd 95
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
sidad de Boston, Stephen Prothero, se explica cómo a través
de los siglos de historia del continente los protestantes han
resucitado a un Cristo a veces socialista y otras conservador,
pacifista y guerrero, activista de los derechos humanos o miembro del Ku Klux Klan. Un romántico adorado por las mujeres
y los niños durante la próspera época victoriana y un tipo
serio con un palo en la mano durante el mandato de Teddy
Roosevelt. Sin olvidar que, prácticamente todos los rabinos
adscritos al movimiento del judaísmo reformado, rama mayoritaria en Estados Unidos, han escrito un libro o un artículo
que reclama a Jesús como un judío ejemplar que murió con
los sagrados versos del Shemá en sus labios: Oye, Israel: Jehová, nuestro Señor es un único Dios.
Esta infinidad de matices en el ámbito religioso es lo que
obliga a Chris Chestney a estar abierto a las peticiones de la
familia del difunto. Al fin y al cabo, su misión es la de intentar
que el trago les resulte lo menos amargo posible. Sean los
clientes católicos o protestantes; luteranos, anglicanos (metodistas, congregacionalistas, cuáqueros o miembros del Ejército de Salvación) o calvinistas (presbiterianos o baptistas); el
funeral en Estados Unidos es una celebración de la vida del
difunto. Realmente, el director de la funeraria desempeña la
labor de un psicólogo de apoyo. Resulta tan útil para la familia como el apartado de las veinticinco preguntas más frecuentes que aparecen en los dominios de Internet. Antiguamente
los velatorios duraban tres días y estaban abiertos a las visitas
de los vecinos las veinticuatro horas. Hoy su duración se ha
reducido a ciento veinte minutos y se organizan después de
comer o dos horas antes de la cena.
En la ceremonia se recuerda a los presentes quién fue el
fallecido y cuáles sus logros personales o profesionales. Se
ensalzan las frases que pronunció con acierto y se comentan
sus anécdotas más divertidas o emotivas. Se brinda, en definitiva, por los buenos tiempos pasados en su compañía. Esto
entra en conflicto con el ideario de la Iglesia católica, que
96
A100MillasDeManjatan2.indd 96
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
insiste en que el rito debe ser una celebración de la muerte,
no de la vida; un encuentro del difunto con Dios y no una
despedida con los humanos; un recordatorio de que Cristo
murió crucificado y no de que el difunto gozó en su paso por
la tierra. Por ello, tradicionalmente, no ha visto con muy buenos ojos las ceremonias en las funerarias. Si el muerto es católico, suele pedir que la familia se traslade con resignación
y, cuanto antes, al templo.
Asociar la despedida de un familiar a un acto de celebración de la vida consigue, a este lado del Atlántico, que las
ceremonias resulten muy emocionantes para todos los presentes. La familia aporta la música que ambienta los oficios.
Esto consiste en algo tan sencillo como pinchar el cedé preferido del homenajeado o puede convertirse en una puesta en
escena más compleja. Un amigo que toca el violín. Una sobrina que canta. O, como en el acto celebrado en la catedral
de San Juan el Divino de Nueva York en recuerdo de Jim
Henson, el creador de Barrio Sésamo, una marioneta televisiva. El muñeco de peluche rojo al que le encantan las cosquillas, Elmo, interpretó junto al altar mayor Lidia la mujer tatuada, tema que Groucho convirtiera en mítico en la película
Una tarde en el circo. En estos actos viene siendo habitual también que las personas más cercanas cuenten al resto de los
asistentes alguna experiencia pasada con el difunto o que se
sirva, después de la ceremonia, el tipo de comida que éste
preparaba en su cocina o el plato que siempre solía pedir en
los restaurantes. Sin olvidarnos, por supuesto, me recuerda
Chris, de que estamos en América, the Beautiful, el reino del
show business. Últimamente los gurús del marketing están encontrando nichos de mercado, nunca mejor dicho, en este
mundo de las pompas fúnebres. Se ofrecen ya ataúdes serigrafiados con los colores del equipo deportivo o con las fotos
de actrices, cantantes o jugadores. La empresa Batesville borda paneles conmemorativos en el interior de la tapa con el
escudo de familia, el emblema de cualquier organización, símbolos espirituales, paisajes u objetos relacionados con pasatiempos y rostros de seres queridos. También puede alojar
97
A100MillasDeManjatan2.indd 97
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
pequeñas hornacinas en los bordes de las cajas para colocar
figuritas de adorno que hagan referencia al espíritu, la personalidad o los intereses del ausente y que luego se puedan
llevar a casa de recuerdo los más íntimos. Desde una escultura del águila calva envuelta en la bandera, hasta motivos florales, deportivos o espirituales. Y por cada ataúd, urna o cremación que se contrate, los de Batesville se comprometen a
plantar un árbol dentro de un programa mundial de reforestación de bosques.
Se editan vídeos y montajes fotográficos que reconstruyen
la biografía del desaparecido; bien para proyectar en el tanatorio, bien para regalar a los asistentes o colgar en Internet.
Se imprimen pósteres con la foto del recordado para decorar
el cuarto donde se celebra el homenaje, se estampan camisetas, se personalizan biblias, velas, almohadones... Y, para quienes prefieran o no tengan más remedio que elegir la cremación,
se venden colgantes de oro y plata que hacen las veces de
relicarios y sirven para llevar un poco de las cenizas del ser
amado a todas partes. En ataúdes, el catálogo que Chestney
tiene en su oficina alberga más de quinientas posibilidades.
Desde los doscientos dólares de una caja de pino hasta los
veinticinco mil del féretro estilo presidencial. Es de caoba y
viene tallado a mano y sin motivos religiosos. Aún existe una
versión más cara, que sube hasta los cien mil dólares, porque
tiene el interior recubierto con placas de oro. Chestney procura no influir en la elección. Algunos sitios tienen fama de
aprovecharse de la fragilidad emocional del momento para
colocarle a la familia el más caro, algo que la funeraria de un
pueblo pequeño no puede permitirse. La reputación lo es todo
en un lugar como éste. Si abuso, dice Chris, el próximo cadáver en Rhinebeck será mi negocio. Esto lo pueden hacer
en una zona metropolitana donde no los conozcan personalmente y saben que la clientela va a seguir acudiendo de todas
maneras. Sin embargo, aclara, lo de pagar un ataúd muy caro,
a veces no es culpa del enterrador. Hay personas que se sienten mal por lo que dejaron de hacer en vida por el difunto y
creen que pueden arreglar el desajuste gastándose un pastón
98
A100MillasDeManjatan2.indd 98
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
a última hora en la caja. Nada comparado con excentricidades
como la del tipo que en otro pueblo más cercano a Manhattan
fue enterrado al volante de su coche de Fórmula 1. Aquí la
gente mete en las cajas objetos que les hacen sentir bien: botellas de cerveza, una cajetilla de cigarrillos, un billete de lotería... La broma de un entierro convencional viene a salir por
una media de cinco mil euros.
Rhinebeck de momento no tiene problemas con las tallas.
Hasta el momento todos los fallecidos han entrado en el ataúd
normal de sesenta centímetros de ancho o en el grande de
ochenta. Todavía no ha hecho falta encargar ningún Goliat
triple extra largo, de un metro diez, con bisagras y asas reforzadas, concebido en Indiana para aguantar los trescientos
kilos de los fallecidos más gruesos. La industria funeraria norteamericana empieza a reajustar sus especificaciones técnicas
debido al considerable aumento de peso y, por tanto, de tamaño, de un amplio sector de la población. Igual que lo hicieran en mayo de 2003 las compañías aéreas, advertidas por
la administración de que los pasajeros cada vez abultaban más
y deberían adaptar a la realidad sus estimaciones de carga. El
20 por ciento de la población adulta estadounidense es obesa
y, por ello, el cementerio de Woodlawn, en El Bronx, ha incrementado recientemente el tamaño de sus nichos de noventa centímetros a la anchura de un metro veinte.
La profesión de Chris está bien vista socialmente y, excepto algunos chistes inevitables, a su Funeral Home lo asocian
con un negocio que contribuye al bienestar de todos. El equipo de baloncesto de Max, por ejemplo, está patrocinado por
su negocio. Esto no quita para que durante largos años algunos amigos no entendieran por qué se dedicaba a un trabajo
tan poco apetecible. Ahora me cuenta, muchos han llegado
por desgracia a una edad en la que empiezan a perder a sus
padres y por fin lo entienden. Valoran su importancia y agradecen la labor que desempeña. Chestney atiende unos ochenta enterramientos al año. La época de más trabajo llega durante los meses de mayo y junio. El motivo, como en tantos
otros lugares: la carretera. En primavera se celebran las fiestas
99
A100MillasDeManjatan2.indd 99
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
de graduación escolar y los bailes de fin de curso. Alcohol
y volante se mezclan. Además, en esas fechas coincide uno de
los puentes más largos del calendario: Memorial Day, día de la
conmemoración de los caídos por la patria, que es cuando
amanecen los cementerios plagados de banderitas patrias.
El negocio depende del departamento de Salud del estado de Nueva York. Para conseguir la licencia tienes que ir dos
años a la universidad o sumar doce meses en una escuela especializada y un año de residencia en una funeraria. Se renueva todos los años con la asistencia a un curso de tres horas que
imparte la agencia federal que se ocupa de las condiciones de
higiene de los lugares públicos. Anualmente hay un congreso
en Saratoga con las novedades. Este año se lleva la moda
vaquera.
El 80 por ciento de los cadáveres se embalsaman. Canadá y Estados Unidos son los únicos países en el mundo que
realizan este proceso de manera rutinaria. Solamente es obligatorio por ley en el estado de Minesota, pero las funerarias
rehúsan exponer los cuerpos si no se han embalsamado previamente. No tiene mucho truco, es una bomba que extrae
los líquidos humanos y los cambia por productos químicos.
Antiguamente se colocaban dos monedas en los párpados y
se sujetaba la mandíbula con un lazo hasta que se produjera
el rigor mortis. Hoy el Superglue ha simplificado las cosas.
El rito judío trae las prisas. El cuerpo ha de ser enterrado
antes de que se ponga el sol, en las veinticuatro horas posteriores a la muerte. Como en Estados Unidos la familia tiende
a estar dispersa y para asistir al sepelio ha de desplazarse desde muy lejos, existe una prórroga no escrita que alarga el
periodo a las cuarenta y ocho horas. De la sinagoga de Kingston o de Poughkeepsie mandan a alguien a la funeraria de
Chestney en Rhinebeck para supervisar la preparación del
cadáver. De acuerdo con la ley judía de la halacha, al difunto
se le cubre con un lienzo blanco y el enterrador, chevra kadisha, inicia la tahara o rito de purificación. El lavatorio se
realiza sin mirar nunca al muerto a la cara ni descubrirle. Cada
vez que se enjuaga una parte del cuerpo se pronuncia una
100
A100MillasDeManjatan2.indd 100
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
oración: en los ojos, para limpiarle de las malas cosas que ha
observado; en la boca, de las malas palabras que haya proferido; en la nariz, de los olores infames que haya inhalado; en
el pecho, de las malas corazonadas que haya tenido... Y así,
hasta llegar a los pies, que quedan lavados para borrar los
malos pasos andados. Una vez purificado el cuerpo se viste al
difunto con una especie de pijama, el tachrichim, que consiste
en un pantalón y una chaqueta de color blanco confeccionados con diez piezas de algodón en el caso de los hombres y
con doce retales en el caso de las mujeres. En Israel se les
entierra sin caja. En Estados Unidos y Europa a veces se agujerea la parte inferior para facilitar el contacto con la tierra.
La cultura norteamericana tiende a proteger a la familia de la
parte morbosa de la ceremonia. No asisten a las cremaciones
y en los entierros se marchan antes de que el ataúd se baje a
la tumba. En esto los judíos son una excepción, ya que ellos
mismos arrojan paladas de arena sobre la caja.
Camino del cementerio, los coches del cortejo fúnebre
conducen con las luces de posición encendidas para mantenerse unidos y evitar que alguien se pierda. Los demás conductores se echan a la cuneta y les dejan pasar en señal de
respeto. Algunas veces la inhumación se lleva a cabo en terrenos particulares. No es lo más usual, desde luego, pero ocurre
con gente próspera de la ciudad que compra grandes fincas
de fin de semana y quieren ser enterradas en ellas. Chris les
desaconseja: ¿qué pasará si sus hijos las venden? Luego no van
a tener acceso a las tumbas de sus padres.
En Rhinebeck hay varios cementerios. Todos ellos sobre
praderas de hierba segada en la que sobresalen discretas las
hileras de lápidas verticales. Algunos son públicos, otros pertenecen a las iglesias, como la de San José en Rhinecliff. El
más grande es privado y admite todo tipo de cultos. Si la familia no tiene dinero el condado corre con los gastos de un
entierro modesto. A los veteranos de guerra les sale gratis.
Los altos mandos militares y los héroes van directamente al
Cementerio Nacional de Arlington, en el estado de Virginia,
donde recibió sepultura el presidente Kennedy después de un
101
A100MillasDeManjatan2.indd 101
06/09/10 12:40
A
CIEN MILLAS DE
M ANHATTAN
funeral que siguió al pie de la letra el de su antecesor en el
cargo, Abraham Lincoln. La llama de propano que mana de
una sencilla piedra circular en la ladera de Arlington, frente
a una panorámica insuperable de la ciudad de Washington,
recibe al año cuatro millones de visitantes.
Estos días de otoño mi vida parece transcurrir entre tumbas.
Cuando recojo a Julia de la guardería, que se encuentra en la
Iglesia Holandesa Reformada, los niños juegan en un parquecito instalado en el antiguo cementerio. La vida y la muerte
parecen conciliar su existencia sin grandes tremendismos en
la sociedad protestante. Las inscripciones de las lápidas, erosionadas por el paso del tiempo, resultan prácticamente ilegibles. Aunque, si pretendes hacer un estudio sociológico,
tampoco te puedes fiar mucho de los epitafios de las tumbas
del cementerio grande que está al otro lado de la carretera.
Muchas veces los matrimonios adquieren en el campo santo
un terreno para ambos y, cuando muere el primero, en la
lápida se inscriben ya los dos. Eso significa que hay personas
pululando por el pueblo cuyos nombres ya constan en la tumba y lápidas con nombres de fallecidos que nunca ingresaron
en aquel agujero porque se volvieron a casar y terminaron en
la fosa de la segunda familia.
Cuando llego a casa, Max y Nico están recolocando las
lápidas de corcho blanco que pintamos el otro día. Un viejo
Chevrolet Impala de color azul se detiene frente a la casa. Una
anciana menuda nos observa con atención desde el volante.
Sentados en una bala de heno la saludamos levantando las
manos y su rostro se ilumina con una sonrisa. Arranca y desaparece. Cinco minutos más tarde estaciona de nuevo en el
mismo sitio. Me acerco a ver si necesita algo pero, antes de
que pueda llegar al coche, despega y desaparece a una velocidad constante de doce millas por hora. A la misma velocidad
una hora después vuelve a pasar sonriente por delante de nuestra puerta. Con la misma constancia que volvería a hacerlo
día tras día siguiendo una misteriosa rutina.
102
A100MillasDeManjatan2.indd 102
06/09/10 12:40
N OVIEMBRE
N OTAS
Fue el 5 de noviembre de 1626. Para conmemorar el acuerdo los indios lenape
plantaron un magnolio que llegó a vivir más de trescientos años. En el lugar
existe hoy una placa y se pueden ver cuevas que fueron habitadas por indígenas
hasta 1930.
1
103
A100MillasDeManjatan2.indd 103
06/09/10 12:40