Descargar PDF completo

Comentarios

Transcripción

Descargar PDF completo
Índice
GRUPO EDITOR
Presidente
Mons. Diego Monroy Ponce
Director
Lic. Arturo Rocha Cortés
Editorial
Lic. Ángel Roa Hernández
3
Mensaje de
Rector
Mons. Diego Monroy
Ponce saluda a todos
los peregrinos y lectores
Boletín Guadalupano es una publicación mensual y
gratuita de la Basílica de Guadalupe A.R. La distribución
es realizada por la propia Basílica, con domicilio en Plaza
de las Américas núm. 1, Col. Villa de Guadalupe, Deleg.
Gustavo A. Madero, C.P. 07050, México, D.F. Tel.: 55776022 exts. 201 Redacción y 161; fax 5577-5038. Correo
electrónico: [email protected]
org.mx. web: www.virgendeguadalupe.org.mx.
Registro de SEPOMEX (en trámite). Certificado de
Licitud de Contenido núm. 10545, expedido por la
Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas
Ilustradas de la SEGOB, el 26 de noviembre de 2004.
Certificado de Licitud de Título núm. 12972, expedido
por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas
Ilustradas de SEGOB, expedido el 26 de noviembre
de 2004. Certificado de Reserva de Derechos al Uso
Exclusivo núm. 04-2004-102812475400-106, expedido
por la Dirección de Reservas de Derechos del Instituto
Nacional del Derecho de Autor, el 28 de octubre de
2004.
Diseño
Arturo Pardo, Arturo Rocha
Formación Editorial
Arturo Rocha y Ricardo Galindo
Curiosidades
del AHBG
La cofradía y la obra pía de
huérfanas que funcionaron en la
Ermita de Guadalupe en el siglo XVI
P. Gustavo Watson Marrón
Jefe de Formación
Ricardo Galindo Melchor
Colaboradores
P. Juan Ortiz Magos - P. Gabriel Rodríguez Martín del
Campo - Diácono Mario Bustamante Rubio - Martha Reta
Hernández - Lenice Rivera Hernández - Iván Martínez
Huerta - Arturo Pardo Ayala - Ricardo Galindo Melchor
- Lidia Binzhá Guerrero - Lic. María de la Concepción
M.C. de Jiménez - Lic. Marcela Vallecillo Gómez Lic. Samuel Jiménez Hernández - María Guadalupe
Bustamante Rosas.
7
10
Cultura
y Arte
13
Pastoral
La coronación pontificia
de la Virgen de
Guadalupe
La Familia Cristiana da
sentido al sufrimiento
humano
Iván Martínez Huerta
Mons. Jorge Palencia Ramírez de Arellano
19
Misión
22
Crónica
Guadalupana
“Unidos por la fe, con
San Juan Diego, en el
amor de Santa María de
Guadalupe”
Rectores de Latinoamérica
oran ante Santa María
de Guadalupe
Lic. María de la Concepción M.C. de Jiménez
Lic. Marcela Vallecillo Gómez
26
Peregrinaciones
29
Tonantzin Guadalupe
y los indígenas
Impresión
Formas Continuas Administrativas, S.A. de C.V.
Acalotenco 74, Col. Santo Tomás, C.P. 02040, Deleg.
Azcapotzalco, México D.F., con un tiraje de 10,000
ejemplares.
Diócesis de Colima
Instituto Mier y Pesado
Comunidad China
Imágenes Peregrinas
“Por la Unidad y Reconciliación
de las Familias”
PUBLICACIÓN GRATUITA. PROHIBIDA SU VENTA
María Guadalupe Bustamante Rosas
Liliana Jamaica Silva
Los artículos y demás contribuciones publicadas en
el Boletín Guadalupano no reflejan necesariamente el
sentir de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe. Y
son responsabilidad exclusiva de sus autores.
Josefus de Ribera i Argomanis
Verdadero retrato de Santa María Virgen de
Guadalupe, Patrona principal de Nueva España
jurada en México, 1778
Óleo sobre tela
166.1 x 102.5 cm.
Col. Museo de la Basílica de Guadalupe
Diseño de Portada:
Arturo Pardo Ayala
Diseño de interiores:
Arturo Rocha, Ricardo Galindo, Lidia Binzhá.
En Portada
32
Conociéndonos
Hermanas Clarisas Capuchinas
de santa María de Guadalupe
y santa Coleta
Lic. Samuel H. Jímenez Hernández. CcsMGysC.
Visita nuestro
sitio en internet:
www.virgendeguadalupe.org.mx
6
Editorial
34 Rosario Viviente 2008
de
35 Peregrinaciones
Noviembre de 2008
MENSAJE DEL RECTOR
H
ermanos y hermanas: los saludo con fraterno y cordial afecto desde el
Tepeyac, corazón católico de la Iglesia que peregrina en esta amada tierra de
América.
Presente en este continente desde hace más de medio milenio, la fe católica
sigue siendo hoy una magnífica oportunidad para conocer y acoger a Cristo como
Salvador, el cual nuestros antepasados anhelaban silenciosamente1 y ahora nosotros
profesamos gracias a la misión evangelizadora de la Iglesia.
Hace 516 años la fe católica llegó a nosotros. Si bien es cierto en medio de un
dramático y desigual encuentro de pueblos y culturas2, también lo es con una
inagotable riqueza que hizo de ella una rica cultura cristiana, que se constituye ahora
como el precioso tesoro de la Iglesia católica3. Enriqueció este encuentro sin lugar a
dudas la visitación de nuestra Señora de Guadalupe, acontecimiento decisivo para
el anuncio y reconocimiento de su Hijo, pedagogía y signo de inculturación de la fe,
manifestación y renovado impulso misionero de propagación del Evangelio 4.
Así pues, queridos hermanos y hermanas, la conmemoración de un año más del
Descubrimiento de América, debe de ser para cada uno de nosotros bautizados
un motivo de acción de gracias por el don de la fe recibida, lejos de todas aquellas
corrientes ideológicas y pro indigenistas que sólo buscan ver el lado oscuro de este
acontecimiento y que imposibilitan recorrer y nublan aún más el camino común
de unidad que venimos forjando paso a paso. O aquellas, por el contrario, pro
hispanistas que llevan al desprecio de lo autóctono.
En consonancia con este esfuerzo de evangelización, iniciado hace más de cinco
centuarias, la arquidiócesis de México y las Iglesias Particulares peregrinas en
América han proclamado, como se los hice saber en el mes anterior, el comienzo de
la gran Misión Continental, el cual alcanza también a la Iglesia peregrina en el Caribe.
Quiere este renovado esfuerzo, –recordarnos el mandato del Señor– de ir y hacer
discípulos entre todos los pueblos5, despertando con ello un gran impulso misionero.
Este nuevo impulso misionero busca: aprovechar intensamente esta hora de gracia,
implorar y vivir un nuevo Pentecostés en todas las comunidades cristianas, despertar
la vocación y la acción misionera de los bautizados, y alentar todas las vocaciones
y ministerios que el Espíritu da a los discípulos de Jesucristo en la comunión viva de
la Iglesia y también salir al encuentro de las personas, las familias, las comunidades
y los pueblos para comunicarles y compartir el don del encuentro con Cristo, que ha
llenado nuestras vidas de “sentido”, de verdad y amor, de alegría y esperanza 6.
Sobre este particular, el Papa Benedicto XVI convocó a los participantes del III
Congreso Americano Misionero, celebrado en Quito el mes de agosto, a brindar a los
hermanos el anuncio claro y humilde de Jesucristo. En este mensaje el Papa insistió
en la importancia del encuentro personal con Jesucristo como base del testimonio
que el misionero debe ofrecer para que el Señor sea cada vez más conocido, más
amado, más seguido y alabado en estas benditas tierras.
Mensaje del Rector
Insistió en que en esta misión, debemos considerarnos amigos y no siervos, que es
necesaria la conversión y el perdón, así como el dejarnos amoldar a Él mediante su
amor. Apuntó también que la misión debe estar unida a la fidelidad del Magisterio y a la
comunión eclesial, superando con ello el individualismo y el aislamiento, buscando así
el sentido de pertenencia eclesial y colaboración leal con los pastores, a fin de formar
comunidades cristianas orantes, concordes, fraternas y misioneras. Afirmó el Papa
que la misión evangelizadora de la Iglesia debe ir unidad a la oración perseverante, la
meditación ferviente de la Palabra de Dios, la obediencia al Magisterio de la Iglesia, la
celebración digna de los sacramentos y el testimonio de la caridad fraterna.
Como podemos constatar, mis queridos hermanos y hermanas, en estas líneas
encontramos los trazos necesarios para acercarnos al espíritu de la gran Misión
Continental a la que en esta Iglesia Particular fuimos convocados por nuestro pastor,
el Cardenal Norberto Rivera Carrera. Cabe señalar que esta misión es permanente en
nuestra ciudad arquidiócesis de México – Tenochtitlan desde el año 2000.
Este mes, la Basílica de nuestra Señora de Guadalupe recuerda también otras dos
fechas importantes. Pero más que hacer de ellas un recuerdo, las celebra con gratitud
y reflexión mediante la realización del Congreso Guadalupano con el tema de la Familia
y Guadalupe, en el que participaran varias y renombradas universidades, entre ellas:
la Universidad Panamericana, la de La Salle y el Instituto Superior de Estudios para la
Familia. Sobre este Congreso, podrán encontrar más información en nuestra página de
intrernet: www.virgendeguadalupe.org.mx.
En orden cronológico de eventos, celebramos un aniversario más de la Coronación
Pontificia de la Sagrada Imagen de nuestra Señora de Guadalupe, la que en sus
orígenes tuvo por esfuerzos propios las celosas diligencias del caballero andante don
Lorenzo Boturini, sin que éste lograra su cometido allá por el siglo XVIII. Fue hasta
finales del siglo XIX que se pudo ver alcanzado este deseo, precisamente el 12 de
octubre de 1895.
A 113 años de este singular acontecimiento, el próximo 9 de octubre, a las 17:00 horas,
nuevamente volveremos a refrendar nuestro amor y filial devoción a nuestra Reina y
Madre, la Dulce Señora del Cielo, santa María de Guadalupe, mediante el solemne
cambio de su real corona. Con este acto agradeceremos a Dios el habérnosla dado
como Madre y la proclamaremos nuevamente como nuestra Reina y Señora.
La tarde del 11 de octubre de 1976, es decir hace 32 años, se dedicó solemnemente
la nueva Basílica de nuestra Señora de Guadalupe. En este nuevo edificio en el que
se congregaron cientos y cientos de fieles, se les convocó y se nos sigue convocando
ahora a ser signos del encuentro con Jesucristo, manifestación de la Iglesia y liberación
para todos, como lo supo hacer la Madre del verdaderísimo Dios por quien se vive.
Mensaje del Rector
A la mañana siguiente, el 12 de octubre, después de haber permanecido 267 años
la bendita Imagen en su antigua Basílica, fue solemnemente traslada a su nueva
Casita, en la cual se cumplían las nuevas normas litúrgicas emanadas del Concilio
Vaticano II. Fue una celebración llena de unción, en la que tuve por gracia de Dios,
la dicha de poder participar. Éstos son los otros dos acontecimientos que nos llenan
de gratitud y alegría.
Que el Señor nos permita, mis amados hermanos y hermanas, seguir siendo
testigos del materno amor de nuestra Niña y Señora, santa María de Guadalupe,
y como Ella sepamos ser en medio de nuestro mundo, auténticos discípulos y
misioneros de su amado Hijo Jesucristo.
Antes de despedirme, los invito a unirse a la meditación de los misterios del Santo
Rosario que como bien saben, mis queridos hermanos y hermanas, la Iglesia
los honra en mucho, pues nos introducen al misterio salvífico de Jesús y al amor
maternal de la Virgen María.
Que nuestra Señora la Virgen María, a quien invocamos en estas tierras en su
amada advocación de Guadalupe, nos lleve a Jesús, único Camino, Verdad y Vida.
Los encomiendo al cuidado maternal y misericordioso de nuestra Muchachita, santa
María de Guadalupe.
Dios les bendiga.
Mons. Diego Monroy Ponce
Vicario General y Episcopal de Guadalupe
Rector del Santuario
Notas
Discurso inaugural de S.S. Benedicto XVI, Aparecida del Brasil, mayo de 2007.
Introducción al documento conclusivo de Aparecida del Brasil.
3
Id.
4
Id.
5
Mt 28, 19 ss.
6
Documento de Aparecida, n. 548.
1
2
EDITORIAL
C
uando Cristóbal Colón descubrió América,
traía consigo la orden de los reyes de
España de poner todo bajo el poder de
su gobierno y de instaurar en las nuevas tierras
descubiertas la enseñanza cristiana. Es por eso,
que no nos sorprende que en algunas ilustraciones
aparezca el almirante genovés llegando a estas
tierras con la espada en una mano y la cruz en la
otra. Éste fue el comienzo del gobierno temporal
y espiritual que nos trajo el descubrimiento de
América (1492).
sencilla aportación mensual. Deseamos que el
Evangelio de Jesucristo llegue a todos sin tardar,
que todos puedan dar testimonio de Él, porque
del encuentro con Él, nace el sentido de la vida
y nos colma de amor, de verdad y de esperanza.
(La misión continental para una Iglesia misionera).
Así, después de esta breve reflexión, la cual no
quisiéramos pasara inadvertida por su importancia
en nuestro devenir histórico, comentamos
seguidamente los demás contenidos de nuestra
publicación.
Si nos detuviéramos a analizar los pro y los contra
de este suceso –cosa que ya han hecho muchosnos encontraríamos precisamente con lo bueno y
lo no tan bueno. Con las luces y las sombras que
marcan toda realidad humana.
La intensa vida pastoral de nuestro Santuario
nos permite dar a conocer a ustedes, queridos
lectores, algunas de las peregrinaciones que hasta
este lugar arriban día con día. Este mes harán
presencia, entre las más destacadas, la diócesis
de Colima, la Comunidad China y el Instituto Mier y
Pesado.
El choque dramático y brutal de este encuentro no
debe de alejarnos de la bondad del mismo. Si bien
es cierto hubo atropellos, enfermedades, saqueos
y voracidad, también hubo enseñanza, asistencia
y defensa de los derechos humanos. Cómo
olvidar la figura del gran humanista don Vasco
de Quiroga, del defensor de los derechos indios
fray Bartolomé de las Casas y de los insignes
educadores fray Toribio de Benavente (Motolinia)
y Pedro de Gante o el celo pastoral de los
incansables misioneros. Grandes obras educativas,
hospitalarias y asistenciales son el fruto de la
Iglesia en el México de la Conquista, mismas que
hasta nuestros días permanecen.
Para la Iglesia en México, el recuerdo de esta
fecha se convierte inevitablemente en una llamada
de atención para redoblar esfuerzos en cuanto
a misión y evangelización se refiere. En ocasión
propicia para seguir trabajando en beneficio de los
derechos humanos y en todo aquello que atañe a
la condición y a la dignidad de las personas.
Para quienes colaboramos en la edición de esta
publicación mensual, la celebración de esta fecha,
se convierte también para nosotros en oportunidad
de ser portadores de la Buena Noticia, a través
de este medio de comunicación. El esfuerzo
evangelizador comenzado hace más de media
centuria, queremos verlo continuado con nuestra
La sección Conociéndonos nos trae la rica y
fecunda vida del Monasterio Autónomo de Clarisas
Capuchinas de santa María de Guadalupe y de
santa Coleta, las cuales vieron la luz, pasada la
medianía del siglo XVIII. Este convento de monjas
de clausura fue fundado por la R. M. María Ana
de san Juan Nepomuceno, a un costado de la
Colegiata de Guadalupe, hoy templo expiatorio
a Cristo Rey. Esta familia de religiosas de vida
contemplativa es conocida como “madres
capuchinas”.
El Museo de la Basílica, por su parte, nos trae de
la pluma del joven investigador Iván Martínez, un
artículo dedicado a la Coronación Pontificia de
Nuestra Señora de Guadalupe.
La seccón Acontecimiento Guadalpano presta su
espacio por este mes al director del AHBG quien
nos ofrece una curiosidad muy relevante de aquel
repositorio guadalupano: la Cofradía y Obra Pía
de Huérfanas, que funcionaban en la Ermita de
Guadalupe en el siglo XVI.
Esperando disfruten este número, nos despedimos
de ustedes fraternalmente. Hasta el próximo mes.
CURIOSIDADES DEL AHBG
La cofradía y la obra pía de
huérfanas que funcionaron
en la Ermita de Guadalupe
en el siglo XVI
P. Gustavo Watson Marrón
Director del Archivo Histórico de la Basílica de Guadalupe
E
n una carta del Virrey Enríquez de Almanza
a Felipe II del año 1575, se señala que hacia
1556 un ganadero publicó haber recobrado
la salud yendo a la Ermita, “y empezó a crecer la
devoción de la gente” De allí se fundó una cofradía,
en la cual habría unos 400 cofrades en el momento
que se escribió la carta. Con las limosnas de ellos se
construyó la Ermita de Montúfar. Señalaba el Virrey
que ese lugar no es para fundar un monasterio, ni una
parroquia, como el Prelado quería: “que allí bastaba
que tuviese un clérigo que fuese de edad y hombre de
buena vida, para que si algunas de las personas que
allí van por devoción se quisiesen confesar pudiesen
hacerlo”. Sugería que con las limosnas que se
juntaban allí, se gastasen con los pobres del hospital
de indios o se aplicasen para casar huérfanas.1
Esta última recomendación al Rey se hizo realidad
al año siguiente. En el Archivo de la Basílica de
Guadalupe hay un documento que indica que el
Arzobispo de México, Pedro Moya de Contreras, llevó
adelante el intento que tuvo Fray Alonso de Montúfar,
su predecesor: fundar en la iglesia y casa de Nuestra
Señora de Guadalupe, el que se distribuyeran sus
rentas y limosnas (después de quitadas las costas
y gastos necesarios) en casar doncellas huérfanas
y pobres, cosa que no ejecutó Montúfar por acudir
al edificio de la dicha casa e iglesia y comprar
ornamentos y otras cosas. Moya de Contreras hizo
las Constituciones de esta obra pía. Las promulgó en
Tepozotlán el 1º de septiembre de 1576.
Tenían nueve capítulos y eran los siguientes:
1.- Estatuimos y ordenamos que cada año se casen de
la dicha renta y limosna seis doncellas huérfanas de
padre o madre, legítimas, españolas, de 14 años de
edad o más y que sean tan pobres que sin esta limosna
no se puedan casar, y que a cada una de ellas se les
den 300 pesos de oro común.
2.- Que 30 días antes de la Natividad de Nuestra
Señora, que es el 8 de septiembre de cada año, se
ponga edicto en las puertas de la Santa Iglesia Catedral,
para que desde el día que se pusiere hasta los 10 días
siguientes, parezcan ante él [Provisor] las doncellas en
quienes concurren las cualidades para las limosnas,
dando para ello petición o memoria de sus padres, y de
dónde viven y residen ellas, para que con más facilidad
se pueda hacer el examen o escrutinio que para este
efecto se ha de hacer.
3.- Luego de recibidas las oposiciones, el Provisor
haga examen y averiguación de las calidades de las
doncellas, para admitirlas o no al sorteo.
4.- Un día antes de la vigilia del 8 de septiembre, el
Provisor haga escribir los nombres de las doncellas
admitidas, poniendo cada nombre en un papel blanco y
que todos los papeles sean de un tamaño y dobladas de
una misma manera.
Curiosidades del AHBG
Constituciones hechas por el Arzobispo de México Don Pedro Moya de Contreras para la distribución de las rentas y limosnas
de la ermita de Nuestra Señora de Guadalupe en casar doncellas huérfanas y pobres, AHBG, Caja 382. exp 23, hojas 19.
Curiosidades del AHBG
Sin diferencia alguna, y echados todos en una urna, la
vaya sacando uno a uno un niño hasta llegar al número
de seis, y las doncellas cuyos nombres fueren los de los
seis papeles sean las que se hayan de casar aquel año.
Estas suertes se echen en presencia del Notario, para
que de ello dé fe, y de los mayordomos de la dicha casa,
y si algunas personas quisieren hallarse presentes de
parte de las doncellas no se lo impidan.
5.- Las seis doncellas en quienes tocare la suerte,
deberán hallarse presentes a la procesión y misa mayor
el día de la Natividad de Nuestra Señora en la Iglesia de
Guadalupe, cubiertas con mantos azules y velas delante
del rostro, que a este efecto les darán los mayordomos.
6.- Y cuando esas doncellas tuvieren concertado
casarse y se quisieren desposar, los mayordomos den
a la persona con quien se quieren casar los 300 pesos
de oro común por libramiento del Provisor, y el que así
se hubiere de casar otorgue carta de dote en forma
ante Escribano de esos 300 pesos, con cláusula de que
muriendo ella sin dejar hijos volviera a la dicha casa y
a sus mayordomos los 300 pesos, y que muriendo él y
quedando ella viva, los pueda cobrar de sus bienes, con
lo demás que hubiere llevado en dote, y que la carta de
dote la guarden los mayordomos.
7.- Las doncellas que se pusieran un año y no salieren
con la limosna, se opondrán al año siguiente pidiéndolo
ellas, aunque tornándose a hacer el examen y
escrutinio.
Guadalupe, como se manifiesta en una petición que
Rodrigo Ponce hace en 1588 para que se le diera la
dote de su mujer.5
Después de 1593 ya no hay documentación sobre
esta obra pía de huérfanas, por lo que seguramente
desapareció. Sin embargo a partir del testamento
de Juan González de la Fuente, otorgado en 1642,
se fundó otra obra pía de casar huérfanas, la que
comenzó a aplicarse en 1706, cuando murieron las
hijas de dicho señor, y duró hasta bien entrado el
siglo XIX.
NOTAS
E. de la Torre Villar – R. Navarro de Anda, Testimonios
históricos guadalupanos, México: Fondo de Cultura Económica,
2
2004, 149.
1
ahbg, Constituciones hechas por el Ilustrísimo Arzobispo
don Pedro Moya de Contreras, llevando adelante el intento del
Ilustrísimo señor Fray Alonso de Montúfar, segundo Arzobispo de
esta Ciudad de México, que tuvo en la fundación de la Iglesia y casa
de Nuestra Santa de Guadalupe, extramuros de esta Ciudad, para la
distribución de sus rentas y limosnas en casar doncellas huérfanas
y pobres, que no se había ejecutado por acudir al edificio de su
Iglesia, caja 382, exp. 23, 1576, f. 19.
2
ahbg, Memorias de las huérfanas presentadas para salir en la
Iglesia y Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, desde el año
de 1576 hasta el de 1584, caja 394, exp. 48, 1576-1584, fs. 27r.-30v.
3
8.- Como la principal renta de dicha casa es de
limosnas, en que ordinariamente suele haber
crecimiento y disminución, el Arzobispo se reservaba
poder aumentar o disminuir el número de las doncellas.
9.- Y porque está cercano el día de Nuestra Señora,
este año (1576) lo que se había de hacer el domingo 8
de septiembre se hará el 16, y las suertes se echarán
el 14.2 Fue grande el número de las que solicitaban la
dote, por ejemplo, en 1580 entraron en el sorteo 38
doncellas.3
Este sorteo trajo algunos conflictos, en 1578 Martín
de Heredia, Vicario de la Ermita, señala que según
el estatuto y constituciones de dicha casa y Ermita,
las huérfanas debían ser visitadas por el Provisor,
pues se había dado el caso de que el Mayordomo
de la Ermita, Domingo Orona, y un compañero,
metieron cada uno a una sobrina para que gozaran
de las limosnas.4 Con el tiempo, los asuntos de las
huérfanas fueron manejados por la Cofradía de
ahbg, La parte del Cura Vicario de la Ermita de Nuestra Señora
Santa María aparecida en Guadalupe, sobre que se guarde el
estatuto y constitución de dicha casa en cuanto al nombramiento y
visita de unas huérfanas, que de las limosnas de dicha Ermita deben
nombrar, las que se han de visitar por el Provisor y Cura, caja 381,
libro 4, 1578, fs. 54r.-56r.
4
“Rodrigo Ponce vezino de esta ciudad digo que yo case segun
orden de la sancta madre yglesia con Beatriz marroquin hija legitima
de Simon Lopez defuncto, y de Juliana Lopez su muger. La qual fue
sorteada en la cofradia de nra señora de guadalupe y siendo electa
el año pasado de ochenta salio el dicho año en procesion publica
como se acostumbra haser la dicha mi muger se nombro Beatriz
maria y después en su confirmación por mandado del sor Arzobispo
se mudo el nombre llamándose Beatriz marroquiño y porque para
que yo pueda aver la limosna que la dicha cofradia acostumbra dar
a sus huérfanas es necesario dar información como la dicha Beatriz
maria y la dicha Beatriz marroquiño es sola una persona”. ahbg,
Información de Rodrigo Ponce, sobre el nombre de su esposa
Beatriz Marroquiño o Beatriz María, para cobrar la limosna que la
Cofradía de Nuestra Señora de Guadalupe da a sus huérfanas, caja
394, exp. 68, 1588, f. 2r.
5
CULTURA Y ARTE
La coronación
pontificia de la
Virgen de Guadalupe
Un privilegio refrendado
Iván Martínez Huerta
Investigador del Museo de la Basílica de
Guadalupe
Gonzalo Carrasco S. J. (1859-1936)
La coronación canónica de la Virgen de Guadalupe,
12 de octubre de 1895 (boceto)
ca. 1895
Óleo sobre tela
Col. Museo de la Basílica de Guadalupe
E
l 12 de octubre de 1895 el santuario
guadalupano fue sede de uno de los
acontecimientos más esplendorosos del
México decimonónico: la Coronación pontificia del
Sagrado Original de Guadalupe.
La coronación solemne de la imagen fue un
proyecto largo y complicado. Puede mencionarse
que, desde la primera mitad del siglo XVIII, el
caballero italiano Lorenzo Boturini había iniciado
el trámite para obtener el privilegio papal. Por
diferencias con el gobierno virreinal y la iglesia
novohispana, este primer intento no pudo
cristalizarse. De hecho, este acontecimiento
ocasionó el encarcelamiento y expulsión de
Boturini de la Nueva España, quedando truncados
10
todos los avances que sobre el asunto se habían
realizado. Finalmente el proceso de coronación fue
culminado por dos personajes muy importantes en
la vida eclesiástica mexicana del siglo XIX: Pelagio
Antonio de Labastida, arzobispo de México y José
Antonio Plancarte y Labastida, abad de Guadalupe.
El vínculo familiar existente entre ambos (tío y
sobrino respectivamente) propició la agilización de
los trámites y un buen funcionamiento operacional
en todos los aspectos, no sólo para concretar
el privilegio pontificio sino también para llevar
a cabo todas las modificaciones estructurales y
decorativas que el templo guadalupano necesitaba
como sede de tan importante acontecimiento.
Cultura y arte
De acuerdo con el investigador Jaime Cuadriello “la
fiesta de la coronación de la imagen fue un acto de
afirmación y reconciliación nacional”.1 Analizar todo
el proceso, de la coronación a la luz interpretativa
de los intereses políticos de la iglesia mexicana
en la etapa conocida como Porfiriato, nos revela
una clara conciencia estamental y corporativa, que
la jerarquía eclesiástica mexicana había logrado
construir después de los difíciles momentos
reformistas de mediados del siglo XIX. Por lo tanto,
el objetivos que la Iglesia perseguía, a finales
de esta centuria, era el de presentarse como
“madre de la nación mexicana”; una institución
sólida gracias a la cual se habían forjado muchos
de los más importantes valores y características
de la sociedad. Entre éstas se encontraba,
indudablemente, la Virgen de Guadalupe y el
proceso evangelizador y culturalizador propiciado
por ella.2
Arciga, obispo de Michoacán, colocando sobre la
Sagrada Imagen la corona pontificia, fabricada en
París por el orfebre Edgar Morgan gracias a las
donaciones de la sociedad mexicana. El privilegio
de usar corona fue otorgado por papa León XIII.
La vista retrata tanto el interior del edificio como el
momento culminante de la ceremonia. Se puede
apreciar el resultado de todas las actividades
arquitectónicas y decorativas que se llevaron a
cabo para este evento, resaltando el altar mayor
y el baldaquino. De esta pintura de celebración
surgieron otras imágenes de tipo popular, muy
difundidas y utilizadas por el pueblo mexicano.
La pintura de la coronación fue reproducida en
una cromolitografía francesa de Manuel Vitte, que
sirvió como ilustración de calendarios. A su vez
José Guadalupe Posada realizó una variante de
esta imagen para utilizarla como viñeta de noticias
periodísticas o sucesos notables.
El Museo de la Basílica de Guadalupe conserva,
entre su colección, un lienzo titulado La coronación
pontificia de la Virgen de Gudalupe, que retrata
el momento exacto en que es colocada la corona
pontificia sobre la imagen milagrosa del Tepeyac.
Esta obra es del pintor jesuita Gonzalo Carrasco,
artista conocido por su ferviente devoción a la
Virgen Morena y por su participación en otras
actividades artísticas del entonces proceso
decorativo de la Colegiata de Guadalupe, como
es el haber realizado, junto con Leandro Izaguirre,
el monumental lienzo El primer milagro que aún
puede admirarse en uno de los muros laterales
del edificio. Gonzalo Carrasco fue un pintor muy
prolífico, la mayoría de sus obras son de temática
religiosa. Estudió en la Academia de San Carlos de
México y fue alumno de José Salomé Pina, Rafael
Flores y Santiago Rebull.
El cuadro de la coronación sirvió como boceto para
una obra mayor, que el propio padre Carrasco llevó
a cabo en los muros de la Iglesia de la Sagrada
Familia ubicada en la colonia Roma. Tanto el
boceto como la obra mural definitiva son testimonio
de la ceremonia realizada el 12 de octubre de
1895 en el interior de la Colegiata. Al centro de la
composición se puede observar a don Próspero
María Alarcón, arzobispo de México y a don Ignacio
Gonzalo Carrasco S. J. (1859-1936)
El primer milagro
1895
Óleo sobre tela
Col. Templo expiatorio a Cristo Rey, Antigua Basílica
de Guadalupe
11
Cultura y arte
Todo el proceso de remodelación estuvo a
cargo del artista académico José Salomé Pina
y el arquitecto Juan Agea, bajo la dirección de
Antonio Plancarte. A lo largo de todo el siglo XIX
se hicieron varias remodelaciones al templo del
Tepeyac, pero fue a partir de 1887 que Antonio
Plancarte, que por entonces era canónigo, inició
las obras mayores de remodelación y ampliación,
bajo las órdenes directas de su tío el arzobispo de
México.3 Los trabajos estructurales consistieron en:
la prolongación de las naves hacia el presbiterio
(por treinta y cinco metros), la elevación de las
tres capillas en el testero y el desplante circular
de la gran capilla central. Los trabajos decorativos
incluyeron: la iluminación del edificio a través de
esbeltos vitrales franceses, el chapeteado de los
muros con mármoles mexicanos, la construcción
del hermoso baldaquino central, realizado en
mármol y bronce y las colosales esculturas del
Juan Diego y el obispo Zumárraga fabricadas en
mármol de Carrara por el italiano Carlo Niccoli.
Los festejos en torno a la coronación mostraron la
fuerza y empuje de la iglesia mexicana del siglo
XIX, logrando articular a su alrededor un discurso
integrador y dotándola de legitimidad histórica en la
conformación de la nación mexicana.
Este reconocimiento pontificio, otorgado en 1895,
será refrendado el próximo 9 de octubre, en una
ceremonia solemne que se realizará en el altar
mayor de la Basílica de Guadalupe para celebrar y
realizar un cambio de corona a la Sagrada Imagen.
Con este acto las autoridades reconocen el pacto
establecido entre la sociedad mexicana y la Virgen
del Tepeyac, reconociéndola como auténtica
patrona y madre espiritual.
José Guadalupe Posada (1852-1913) ?
Antonio Vanegas Arroyo, editó
Interior de la Colegiata de Guadalupe
1898
Impresión en papel de grabado en metal
Col. Museo de la Basílica de Guadalupe
NOTAS
Jaime Cuadriello. Maravilla americana. Variantes de
la iconografía guadalupana, siglos XVII-XIX. México:
Patrimonio Cultural de Occidente, 1989, pp. 124-129.
1
Jaime Cuadriello aborda esta y otras cuestiones en su
trabajo: “La corona de la iglesia para la reina de la nación.
Imágenes de la coronación guadalupana de 1895” Los
pinceles de la historia. La fabricación del Estado 1864-1910.
México,:INBA-MUNAL/UNAM-IIE/Banamex, 2003. pp.
150-185
2
Martha Reta, “Las reubicaciones de la sillería de coro de
Guadalupe (1749-1990)”, Nelly Sigaut. Guadalupe arte y
liturgia. La sillería de coro de la colegiata. México: Museo
de la Basílica de Guadalupe/El Colegio de Michoacán, 2006.
vol. 1. pp. 251-253.
3
12
PASTORAL
La Familia Cristiana da
sentido al sufrimiento
humano
IX Catequesis
Preparatoria al VI
Encuentro Mundial
de las Familias
Mons. Jorge Palencia Ramírez de Arellano
Vicerrector y Coordinador General de la Pastoral del Santuario
Giovane Palma
La Piscina
1592
Óleo sobre tela
Collezione Molinari Pradelli, Castenaso
E
n esta IX Catequesis Preparatoria al VI
Encuentro Mundial de las Familias vamos a
profundizar el valor cristiano del sufrimiento.
Y podemos iniciar nuestra reflexión preguntándonos:
¿porqué existe el mal y el sufrimiento? La historia
de la humanidad es una interminable sucesión
de sangre, sudor y lágrimas, de dolor, tristeza y
miedo, de abandono, desesperación y muerte. Ante
esa experiencia de sufrimiento es inevitable que
el hombre se haya formulado desde antiguo esa
pregunta.
Es bien conocida la respuesta escéptica de Epicuro:
o Dios quiere eliminar el mal, pero no puede, y
entonces es impotente y no es Dios; o puede y
no quiere, y entonces es malo, es el verdadero
demonio; o ni quiere ni puede, lo que lleva a las
dos conclusiones anteriores; o quiere y puede, pero
entonces, ¿de dónde viene el mal?
¿Qué hemos de decir al respecto? Como punto de
partida, no debemos escandalizarnos por formular la
pregunta con la que hemos comenzado esta reflexión:
ésta ha sido planteada también por parte de la
teología católica.
Es el mismo Catecismo de la Iglesia Católica el que
afirma en su número 272 que “la fe en Dios Padre
Todopoderoso puede ser puesta a prueba por la
experiencia del mal y del sufrimiento” y que “a veces
Dios puede parecer ausente e incapaz de impedir
el mal”, llegando a plantearse en su número 310 la
pregunta de “¿por qué Dios no creó un mundo tan
perfecto que en el no pudiera existir ningún mal?”.
Su Santidad Juan Pablo II, de feliz memoria, en su
catequesis sobre el Credo (audiencia general de 4 de
junio de 1986), se refirió a la presencia del mal y del
sufrimiento en el mundo.
13
Pastoral
El hombre moderno no puede por sí solo erradicar los
múltiples sufrimientos de la humanidad, pese a los
adelantos de la ciencia y de la técnica. El sufrimiento
es inherente a la condición humana y solamente
mediante la intervención redentora de Dios es posible
que surja un hombre nuevo liberado de la muerte, del
dolor y del sufrimiento.
En concreto, es la pasión, la muerte y la resurrección
de Jesús la que implica la redención definitiva del
dolor y del sufrimiento humano, la que transforma el
dolor y la muerte en vida eterna.
Es desde la perspectiva del sufrimiento y de la muerte
de Jesús como el dolor y el sufrimiento de cada
hombre cobra un nuevo sentido. El sufrimiento, el
dolor y la muerte siguen acompañando al hombre;
pero en la pasión y en la resurrección de Jesús ese
sufrimiento recibe un sentido.
No obstante, a pesar de nuestra lucha, muchas veces
nos enfrentamos contra la persistencia del mal. Nada
nos garantiza que podamos evitar siempre el dolor
y aun ciertos fracasos interiores, que nos llevan a
pensar que hemos malogrado nuestra vida. Pero
¿cómo podemos ser vencidos, si Dios está de nuestra
parte y por la vida? ¿Cómo el amor de Dios crea el
bien sacándolo incluso del mal? Puede decirse que la
providencia convierte para sus creyentes el mal en el
bien siguiendo tres patrones:
1.- Es posible que un sufrimiento o un fracaso
haga derivar nuestra actividad hacia un marco
más favorable dentro del plano del triunfo humano
que perseguimos. Así se nos presenta a Job, cuya
felicidad nueva superó a la antigua.
2.- Otras veces, la pérdida que nos aflige nos
obligará a buscar la satisfacción de nuestros
frustrados deseos en un campo menos material.
Muchas veces el dolor representa para nosotros el
14
papel del timón de profundidad; es como la poda
para las plantas: canaliza nuestra savia interior.
A través de los siglos y generaciones se han
constatado que en el sufrimiento se esconde
una particular fuerza que acerca interiormente el
hombre a Cristo, una gracia especial.
A ella deben su conversión muchos santos, como
por ejemplo San Francisco de Asís, San Ignacio
de Loyola, etc. Fruto de esta conversión es no sólo
el hecho de que el hombre descubre el sentido
salvífico del sufrimiento, sino sobre todo que en el
sufrimiento llega a ser un hombre completamente
nuevo.
3.- Por último, el sufrimiento lleva el centro de
nuestra personalidad hasta los últimos límites
de nosotros mismos, para permitirnos saltar al
punto crítico de nuestro desprendimiento total,
que permita la acción plena de Dios en nosotros:
“Vivo, mas no vivo yo, es Cristo quien vive
en mí”, afirmaba san Pablo, quien al tiempo se
gloriaba de sus sufrimientos porque permitían la
acción salvadora de Jesucristo en su persona.
Dios, para penetrar definitivamente en nosotros,
debe en cierto modo horadamos, vaciarnos,
hacerse un lugar.
Pero ese lugar, es la totalidad de las moléculas
de nuestro ser. La muerte será la encargada de
practicar hasta el fondo de nosotros mismos la
abertura requerida.
Foto: Comunicación Social INBG
“Constituye para muchos la dificultad principal para
aceptar la verdad de la Providencia Divina”, a lo que
añade que “en algunos casos esta dificultad asume
una forma radical, cuando incluso se acusa a Dios del
mal y del sufrimiento presente en el mundo llegando
hasta rechazar la verdad misma de Dios y de su
existencia”, todo ello por “la dificultad de conciliar
entre sí la verdad de la Providencia Divina, de la
paterna solicitud de Dios hacia el mundo creado, y la
realidad del mal y el sufrimiento”.
Pastoral
TEMA 9. EL VALOR CRISTIANO DEL SUFRIMIENTO:
Dolor, perdón y reconciliación, sacrificio.
Los objetivos de esta Catequesis son:
-Descubrir el valor cristiano del sufrimiento unido al
misterio del sufrimiento de Cristo.
-Superar la simple resignación o la visión negativa
del sufrimiento para aprender a crecer cuando el
sufrimiento se presenta en la vida.
1. Iniciemos nuestra reflexión con una Oración:
Padre de bondad, mitiga el dolor de nuestro corazón
cuando este misterio visita nuestra familia, no
permitas que nos apartemos de ti en los momentos
difíciles, para que encontremos sabiduría y verdad
en el dolor. Enséñanos a acompañar a nuestros
hermanos que sufren.
Danos fuerza para poder entender tu plan de amor y
modela nuestro corazón para encontrar el verdadero
sentido del dolor y del sacrificio con el que nos invitas
a unirnos a Tu Hijo Jesucristo, Nuestro Señor, que
vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
2. Como Segundo Paso leamos la Palabra de
Dios:
“Aconteció que acercándose Jesús a Jericó, un ciego
estaba sentado junto al camino mendigando; y al oír a
la multitud que pasaba, preguntó qué era aquello.
Y le dijeron que pasaba Jesús Nazareno. Entonces
dio voces, diciendo: ¡Jesús, Hijo de David, ten
misericordia de mí! Y los que iban delante le
reprendían para que se callase; pero él clamaba
mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
Jesús entonces, deteniéndose, mandó traerle a su
presencia; y cuando llegó, le preguntó, diciendo:
¿Qué quieres que te haga? Y él dijo: Señor, que
reciba la vista. Jesús le dijo: Recíbela, tu fe te ha
salvado. Y luego vio, y le seguía, glorificando a Dios.”
(Lucas 18, 35-43).
3. Como Tercer Paso, desarrollemos el tema del
Valor y Sentido Cristiano del Sufrimiento.
No hay ningún hombre que no sufra. El dolor lo
compartimos con los animales, pero sufrir implica
un estado espiritual de pena por algo que nos pasa.
Para entender que el sufrimiento tenga algún valor, es
necesario encontrarle un sentido, pues el sufrimiento
en sí mismo es un mal. Para sacar un valor del
sufrimiento es necesario esforzarse en alcanzar toda
la riqueza de nuestra humanidad.
Las penas nos ayudan a ver lo que hay en los
corazones de quienes nos rodean. El sufrimiento nos
hace reconocernos criaturas pobres y necesitadas
de la misericordia de nuestro Creador, el cual nos
envía a Su Hijo a acompañarnos en el sufrimiento.
Jesús nos enseña que el sufrimiento es parte del
ser humano y que el sufrimiento unido a Él abre las
puertas del Cielo para uno mismo y para quienes lo
ofrecemos. Dios no es un dios azteca que se alimenta
con la sangre de su pueblo, pero cuando hay un
sacrificio ofrecido, Él lo recoge y lo hace dar frutos
de redención que aprovechan para toda la Iglesia y
el mundo. Nuestro sufrimiento vivido con el amor de
caridad hace más santo nuestro mundo.
Mucha gente se aleja de Dios ante el sufrimiento y
no le ve el valor porque cree que Dios no es bueno
al permitir los sufrimientos. Dios es bueno y quiere
nuestro bien.
Él no envía el sufrimiento. Éste es consecuencia
de la fragilidad de la creación a causa del desorden
del pecado. El dolor es un misterio que va más allá
de las catástrofes cósmicas, o de los males físicos.
Para nosotros como creyentes el mal tiene una
dimensión sobrenatural que sobrepasa la biología o
la cosmología. La enfermedad y la muerte muchas
veces no son culpa de nadie en concreto, sino
del desorden que mencionábamos, pero sólo el
vivirlo con amor repara esta experiencia del mal,
convirtiéndola en un bien mayor.
Esto es un misterio, pero Dios habla en el sufrimiento,
en la pérdida, al corazón del hombre y lo acerca a
identificarse con su Hijo amado.
El sufrimiento es permitido por Dios para purificarnos,
para probar nuestra capacidad de amar, como la poda
que hace al árbol más sano y vigoroso. Recordemos
que Dios es Padre y nos dará la fuerza para todo lo
que nos pida. Vivir el sufrimiento con Cristo no quita
el dolor físico y moral, pero quita la angustia y la
desesperación y sobreviene la paz como don de Dios
al alma.
15
Pastoral
Por parte nuestra siempre debemos trabajar para
ofrecer el perdón, no tanto porque sintamos el deseo,
sino porque nos sostiene el ejemplo de perdón de
Dios para con cada uno de nosotros.
El Nuevo Testamento nos ofrece, en la vida, en la
cruz y en la resurrección de Jesucristo, la revelación
del sentido del sufrimiento humano. Su clave está
precisamente en el amor: el dolor, el sufrimiento
experiencias siempre pre-sentes en la vida humana
son ocasión de manifestación del bien.
El sufrimiento humano ha alcanzado su cúlmen en
la pasión de Cristo. Y a la vez ésta ha entrado en
una di-mensión completamente nueva y en un orden
nuevo; ha sido unida al amor, a aquel amor que crea
el bien, sacándolo incluso del mal, sacándolo por
16
medio del su-frimiento, así como el bien supremo de
la redención del mundo ha sido sacado de la cruz de
Cristo.
4. Como cuarto paso ahora profundicemos estos
hechos de vida familiar:
En una ocasión se presentó en mi vida un momento
muy difícil. Mi padre fue privado de la vida al ser
asaltado en su negocio. Al transcurrir el tiempo mucha
gente no comprendía cómo yo había podido perdonar
al agresor de mi padre y todo transcurrió así: Cuando
sucedió este acontecimiento me distancié de Dios,
pero Él, en su misericordia me hizo comprender que
fue el libre albedrío del hombre la causa de que esto
hubiera sucedido.
Después comprendí que con mi alejamiento de Dios
no podía vivir feliz, que sólo su gracia divina podría
ayudarme a perdonar, así que le pedí que me ayudara
y me dejé guiar como un niño que confía en su padre,
a través de ese amor perdoné, al grado que comencé
por no juzgar al agresor.
En primer lugar me hizo comprender cuando María
perdonó a quienes le arrancaron a su hijo y como
Jesús también fue agredido, asesinado y aún así nos
perdonó.
Foto: Comunicación Social INBG
Otro elemento es el mal moral por las ofensas que
nos hacemos los seres humanos. Esta dimensión
del dolor necesita del perdón para sanarse. Dios nos
enseña a vencer el mal con el bien. El amor de Dios,
el perdón, repara el mal y permite que nada nos aleje
de Él, porque unidos a Él crecemos si nos unimos al
valor redentor de la Cruz. Vivir el perdón a nuestros
enemigos, nos permite seguir caminando. No siempre
será posible la reconciliación pues a veces las
condiciones no son adecuadas.
Pastoral
Jesús me hizo comprender que cuando hay
arrepentimiento verdadero, hayas hecho lo que hayas
hecho, puedes ser perdonado y gozar de la vida
eterna como cuando perdonó al llamado buen ladrón
por su arrepentimiento. Después me vino a la mente
San Pablo, uno de sus apóstoles el cual, siendo
perseguidor de cristianos, cuando conoce a Jesús su
vida se transforma.
Si Él es así de misericordioso, quién soy yo para no
perdonar, ¿acaso soy yo más que Dios?, tenía que
perdonar para poder gozar de paz en mi corazón y en
mi alma. Ahora le doy gracias a Dios porque toda esta
sabiduría viene de Él, y reconozco que solamente
su fuerza divina pudo salvarme de la amargura, del
dolor y del rencor. A pesar del orgullo que una vez
sentí, pensando que yo podía sola con mi dolor, pero
fue Él, que con su gracia llenó mi corazón de amor,
haciendo que me abandonara y confiara en Él. Ahora
he perdonado al agresor y soy capaz de decirle: “no
me debes nada, sola ama”.
5. Ahora reflexionemos en diálogo familiar las
siguientes preguntas
-¿Acepto con confianza en Dios el dolor en mi
vida y en la de los míos? ¿o me rebelo ante Dios
pensando que no le importa mi vida y me alejo de
Él?
-¿Creo en el valor de la oración que con la ayuda
de Dios encontraré el camino a seguir en medio de
las dificultades?
-¿Ofrezco mi dolor a Dios; por mis faltas, por la
salvación de las almas, por las intenciones de la
Iglesia y del Papa? ¿Creo en el valor redentor del
sufrimiento?
-¿Veo en las personas que sufren el rostro de
Cristo doliente y abandonado? ¿Busco acercarme
y brindarles mi apoyo y ayuda?
- visitando a los enfermos, acompañando sus
momentos difíciles de dudas y crisis,
- educando ante la enfermedad y la muerte en
familia
- orando a partir de lo que estamos viviendo en la
familia
- integrando a los enfermos en la vida de la
comunidad familiar
- difundiendo el testimonio evangelizador de los
enfermos
- ¿Creo que debo de perdonar a quien me lastima
porque Jesús me ha perdonado primero?
¿Soy capaz de perdonar aunque no sea
correspondido?
-¿Soy capaz de perdonarme a mi mismo?
6. Textos para iluminar el diálogo familiar en
busca de auténticos valores para la familia
“…Cristo se acercó sobre todo al mundo del
sufrimiento humano por el hecho de haber asumido
este sufrimiento en sí mismo. Durante su actividad
pública probó no sólo la fatiga, la falta de una casa,
la incomprensión incluso por parte de los más
cercanos; pero sobre todo fue rodeado cada vez
más herméticamente por un círculo de hostilidad y
se hicieron cada vez más palpables los preparativos
para quitarlo de entre los vivos.
Cristo era consciente de esto y muchas veces
hablaba a sus discípulos de los sufrimientos y de la
muerte que le esperaban… Cristo va hacia su pasión
y muerte con toda la conciencia de la misión que ha
de realizar de este modo.
Precisamente por medio de este sufrimiento suyo
hace posible «que el hombre no muera, sino que
tenga la vida eterna». Precisamente por medio de
su cruz debe tocar las raíces del mal, plantadas
en la historia del hombre y en las almas humanas.
Precisamente por medio de su cruz debe cumplir la
obra de la salvación. Esta obra, en el designio del
amor eterno, tiene un carácter redentor.” (Juan Pablo
II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, 1984).
El sentido del sufrimiento, verdaderamente
sobrenatural y a la vez humano. Es sobrenatural,
porque se arraiga en el misterio divino de la redención
del mundo, y es también profundamente humano,
porque en él el hombre se encuentra a sí mismo, su
propia humanidad, su propia dignidad y su propia
misión. El sufrimiento ciertamente pertenece al
misterio del hombre.
Quizás no está rodeado, como está el mismo hombre,
por ese misterio que es particularmente impenetrable.
El Concilio Vaticano II ha expresado esta verdad: «En
realidad, el misterio del hombre sólo se esclarece en
el misterio del Verbo encarnado.
Porque... Cristo, el nuevo Adán, en la misma
revelación del misterio del Padre y de su amor,
manifiesta plenamente el hombre al hombre y le
descubre la sublimidad de su vocación».
17
Pastoral
Si estas palabras se refieren a todo lo que contempla
el misterio del hombre, entonces ciertamente se
refieren de modo muy particular al sufrimiento
humano. Precisamente en este punto el «manifestar
el hombre al hombre y descubrirle la sublimidad de su
vocación» es particularmente indispensable. Sucede
también -como lo prueba la experiencia- que esto es
particularmente dramático.
Pero cuando se realiza en plenitud y se convierte
en luz para la vida humana, esto es también
particularmente alegre. «Por Cristo y en Cristo se
ilumina el enigma del dolor y de la muerte». (Juan
Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris, 1984).
El sufrimiento es, en sí mismo, probar el mal. Pero
Cristo ha hecho de él la más sólida base del bien
definitivo, o sea del bien de la salvación eterna.
8. Compromiso personal y familiar
- Formar en nuestros hijos el sentido sobrenatural de
la vida ante el misterio de la muerte y la resurrección.
- Integrar a los enfermos en la vida de la familia
cuidando y ofreciendo las atenciones que requieran.
- Visitar a otros enfermos cercanos, amigos,
conocidos, etc., procurando ayudarles en sus
necesidades.
- Actuar con testimonio cristiano ante las ofensas
recibidas.
9. Oración final en familia.
Ante el herma-no o la hermana que sufren, Cristo
abre y despliega gradualmente los horizontes del
Reino de Dios, de un mundo convertido al Creador, de
un mundo liberado del pecado, que se está edificando
sobre el poder salvífico del amor.
Señor, mirando nuestra familia y cada uno de sus
miembros, su fragilidad humana, sabemos que no
podremos librarnos de la experiencia del dolor, pero
podemos darle un sentido cristiano a partir de tu Hijo
Jesucristo.
Y, de una forma lenta pero eficaz, Cristo introduce
en este mundo, en este Reino del Padre al hombre
que sufre, en cierto modo a través de lo íntimo de su
sufrimiento. En efecto, el sufrimiento no puede ser
transformado y cambiado con una gracia exterior sino
interior.
Aunque nuestra debilidad sea grande, Tú nos
fortaleces. Gracias Señor, porque nos permites
unirnos a la Cruz de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo
para completar con nuestros sufrimiento Su Santa
Pasión. Por Cristo nuestro Señor. Amén.
10. Glosario
Cristo, mediante su propio sufrimiento salvífico, se
encuentra muy dentro de todo sufrimiento humano y
puede actuar desde el interior del mismo con el poder
de su Espíritu de Verdad, de su Espíritu Consolador
(Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris No.
26).
-Redentor: Que redime. Librar de una obligación o
extinguirla.
-Mediación: Acción y efecto de mediar. Interceder o
rogar por alguien.
-Misterio: En la religión cristiana, cosa inaccesible
a la razón y que debe ser objeto de fe.
7. Síntesis conclusiva para nuestra familia:
11. Bibliografía
- Juan Pablo II, Carta Apostólica Salvifici Doloris,
(Sobre el sentido cristiano del sufrimiento
humano). 1984.
- Juan Pablo II, Mensajes a los enfermos, 4ª visita
a México. 1999.
- Benedicto XVI. Carta Encíclica Spe Salvi, (Sobre
la esperanza cristiana), 2007.
- Catecismo de la Iglesia Católica
- Ignacio Larrañaga, Del sufrimiento a la paz.
- El sufrimiento es un misterio que el hombre no
comprende a fondo con su inteligencia. Sólo a la
luz de Cristo se ilumina este misterio.
- Desde que Cristo asumió el dolor en todas
sus facetas, el sufrimiento tiene valor salvífico y
redentor, si se ofrece con amor.
- Dios no envía el sufrimiento lo permite en el
misterioso designio de su providencia sobre
nosotros.
- Cuando las situaciones dolorosas se viven en
familia con sentido cristiano, es decir, unidas a los
sufrimientos de Cristo, se convierten en fuente de
18
vida. Cuando nos hacemos solidarios con el dolor
de los demás, a Cristo se lo hacemos.
-El perdón y la reconciliación engrandecen a las
personas.
MISIONES
Unidos por la fe con San Juan Diego
al encuentro de Cristo, en el amor
de Guadalupe
Foto: Misiones Guadalupanas INBG
Peregrinos de la Diócesis de Morelia
Lic. María de la Concepción M.C. de Jiménez
B
ajo el aliento y el amparo maternal de la
Señora del cielo Santa María de Guadalupe,
los Peregrinos de la Diócesis de Morelia
concluyeron su preparación espiritual, el pasado
28 de agosto del presente año, en la ciudad de
Tuxpan, con motivo de su Peregrinación anual al
Tepeyac que se realizará el día 11 de octubre del
2008.
Cabe mencionar que desde el pasado mes de
enero iniciaron su preparación espiritual, teniendo
como sede las siguientes regiones que conforman
la Asociación de Peregrinos.
Región Salvatierra
Región Cd. Hidalgo
Región Tungareo
Región Jerécuaro
Región Zinapécuaro
Región Tarimoro
Región Zitácuaro
Región Tuxpan
Región Morelia
Región Maravatio
Cada uno de los retiros evangelizadores fueron
verdaderos encuentros de fe con el verdaderísimo
Dios por quien se vive, Jesucristo el Señor a
través del amor maternal de Santa María de
Guadalupe. La unidad, el canto, la alegría, la
danza, la esperanza y el compromiso de ser
discípulos y misioneros de Cristo, fueron los signos
que fortalecieron la fe de miles de peregrinos que
participaron en dichos eventos pastorales. Las
reflexiones en torno al Documento de Aparecida
y al Acontecimiento Guadalupano, dieron fruto en
innumerables conversiones, que se manifestaron
en la asidua participación en el sacramento de la
reconciliación, y en cada una de las celebraciones
Eucarísticas.
19
Misiones
Mons. Diego Monroy Ponce, Rector del Santuario,
en atención a la solicitud de la Asociación de
Peregrinos, a través de su Asesor Espiritual
Diocesano Pbro. Raúl Guillen y del Presidente de
la Directiva Diocesana Sr. Gerardo Miranda, tuvo
a bien con gran gozo y cariño, participar junto con
el equipo misionero del Santuario, en los retiros
espirituales organizados en las diferentes regiones.
Proclamando el evangelio guadalupano a través
de la narración de las apariciones de la Virgen
de Guadalupe a san Juan Diego Cuauhtlatoatzin
consignadas en el documento Nican Mopohua, así
como del Códice Guadalupano “imagen que se
lee”.
Como indicamos al principio de esta crónica,
el último encuentro fue coordinado por las
Regiones de Tuxpan y Cd. Hidalgo, participando
más de diez sacerdotes y aproximadamente
mil ochocientos peregrinos, quienes entre vivas
y aplausos recibieron cariñosamente a Mons.
Diego Monroy Ponce, expresándole su gratitud
no sólo por haberlos acompañado, sino por
compartirles el Evangelio Guadalupano, que los
llevo a un encuentro vivo y personal con quien es
“Arraigadísimo Dios”, Cristo Jesús, el Señor, de
la mano de nuestra Niña y Señora la Virgen de
Guadalupe.
del verdadero Dios. Así la nota teocéntrica
fundamental, es la Buena Nueva proclamada
a través de su venerable aliento, de su amable
palabra. Es inminente buscar la vía para reconstruir
la unidad, por la que Cristo invocaba al Padre por
sus discípulos el día antes de su pasión: “para que
todos sean uno, como Tú, Padre, en mí y yo en
ti, que ellos también sean uno en nosotros para
que el mundo crea que tú me has enviado” (Jn
17, 21). Unidad que confiere el Acontecimiento
Guadalupano cuyo método evangelizador es
un gran signo para suscitar la fe, el amor y la
esperanza del mundo.
Ante el sufrimiento, la soledad, el dolor y tantas
otras circunstancias que nos angustian y que
nos hacen vivir en el medio y la incertidumbre,
busquemos su rostro maternal, dejémonos
contemplar de su mirada maternal, que nos
fortalecerá y levantará convirtiéndonos en testigos
y mensajeros del Evangelio de este tercer milenio,
a imagen de quien fue su mensajero por excelencia
y digno de toda su confianza San Juan Diego
Cuauhtlatoatzin.
El Acontecimiento Guadalupano fue la respuesta
de la gracia a una situación humanamente sin
salida: la relación entre nuestros abuelos indios y
nuestros abuelos españoles. El resultado fue un
doble alumbramiento: el nacimiento de una raza
cósmica, patria mestiza y el nacimiento a la fe
cristiana, de ahí su trascendencia e importancia en
la vida eclesial.
La tarea primordial de Guadalupe es darnos a
conocer al Arraigadísimo Dios, a través de la cálida
expresión de su amor de Madre, de su mirada
compasiva y misericordiosa, de su amparo y
cuidado maternal. Ella es imagen, reflejo, trasunto
de Dios.
Conocerla a Ella es introducirse en el conocimiento
20
Foto: Misiones Guadalupanas INBG
En esta ocasión el centro del mensaje de Mons.
Diego Monroy Ponce fue el siguiente:
Misiones
La promesa de Dios en Cristo llega a ser, ahora,
respuesta de amor en Guadalupe, ya no limitada a
un pueblo concreto, con su lengua y costumbres,
sino extendida a todos para vivir el Encuentro
con Jesucristo vivo, camino para la conversión,
la comunión y la solidaridad (cf. EA 7 y 52). La
Virgen de Guadalupe, la Morenita del Tepeyac, es
y ha sido, desde el inicio de la Evangelización en
América, camino seguro para encontrarnos con su
Hijo, Jesucristo, él único “Camino, Verdad y Vida”
(cf. Jn 14, 6); para la salvación de la humanidad.
Hoy estamos llamados a ser discípulos y
misioneros de Cristo, portadores de fe y cultura,
así como el rostro maternal, compasivo y
misericordioso de Guadalupe; haciendo nuestro
el gran desafío de evangelizar al mundo actual
envuelto en cultura de muerte, proclamando y
testificando la esperanza, la vida y el amor que
contiene el Hecho Guadalupano. (cf. DA 269).
Rogamos a Santa María de Guadalupe Madre y
Maestra, nos guíe y acompañe siempre en nuestro
peregrinar hacia la casa del Padre. Se clausuraron
los trabajos preparatorios para la Peregrinación
con la Santa Misa presidida por Mons. Diego
Monroy y concelebrada por los sacerdotes que
acompañaron la peregrinación.
Al terminar la Eucaristía le expresaron nuevamente
su cariño y le pidieron les siga guiando en sus
próximas peregrinaciones.
¡Ánimo, hermanos peregrinos de la Diócesis
de Morelia! Sigan adelante en su peregrinar al
Tepeyac, ahí les espera nuestra Muchachita
Guadalupe, para mostrarles y manifestarles a
Ipalnemohuani, y “escuchar su llanto, su tristeza,
para purificar, para curar todas sus diferentes
miserias, sus penas, sus dolores”. (Nican mopohua
no. 32).
Foto: Misiones Guadalupanas INBG
Nos alienta nuestra Niña y Muchachita de
Guadalupe y nuestra fe cristiana, y en medio de
nuestra fragilidad estamos seguros que contamos
con “una fuerza extraordinaria que procede de Dios
y no de nosotros” (cf. 2Cor 4,1-12).
21
CRÓNICA GUADALUPANA
Latinoamérica ora ante
Santa María de Guadalupe
Foto: Comunicación Social INBG
Las Universidades de
LA presentes en la
Basílica
Lic. Marcela Vallecillo Gómez
Comunicación Social de la INBG
A
lrededor de 100 representantes de
universidades católicas, encabezados
por el Emmo. Sr. Cardenal Prefecto de la
Congregación para la Educación Católica, Zenon
Grocholewski, se prosternaron el pasado jueves 18 de
septiembre a los pies de Santa María de Guadalupe,
en el marco del XIV Encuentro Latinoamericano de
Rectores de Universidades Católicas y de Inspiración
Cristiana, convocado por el Consejo Episcopal
Latinoamericano.
El Arzobispo de México, Emmo. Sr. Cardenal Norberto
Rivera Carrera, dio la bienvenida a los académicos,
“a este santuario mariano, corazón de México y punto
de referencia de toda América Latina”, y expresó su
alegría de que eligieran “venir a orar bajo el manto de
nuestra Madre, a ponerse bajo su amparo y a renovar
el amor filial que cada uno de ustedes siente por Ella”.
El Sr. Cardenal Norberto Rivera destacó, durante
su homilía, que la universidad católica es un don y
22
una tarea y está llamada a ser luz en la vida de las
personas y a ser portadora de la verdad en el mundo
de hoy en el que impera la ausencia del sentido
definitivo de la existencia, la pobreza alimentaria y
otras pobrezas como la esclavitud de las drogas, el
afán de poder y el consumismo.
“En sus instituciones, la puerta siempre debe estar
abierta a Cristo; han de anunciar con prudencia,
decisión y audacia, a Cristo vivo, al señor de la
Misericordia”, dijo. “Sus universidades están llamadas
a juzgar bien en los temas más delicados que afectan
a nuestro mundo: el de la vida, de la justicia, del bien
común, y sobre todo el tema del amor”. El también
arzobispo de México, reconoció los esfuerzos de
estos centros de educación superior, para dar frutos
de vida eterna en sus actividades cotidianas, desde
el testimonio, la palabra y el acompañamiento que
orienta y enriquece.
Crónica Guadalupana
Por ello, señaló, en le contexto de la gran misión
continental, las universidades católicas tienen un
lugar insustituible: “Se trata de que las diversas
disciplinas sean iluminadas por la radical verdad
del evangelio, por la apasionada certeza en la
divinidad intrínseca del hombre, y por la convicción
de que todas las realidades creadas deben servir
a la persona. “Elevamos nuestras oraciones para
que este encuentro de rectores rinda los frutos que
el Señor se digne concederle […] con la bendición
de nuestra Madre María que desde el Tepeyac ha
prometido guardarnos en le cruce de sus brazos,
en la persona de un humilde y por ello grande
santo, como lo es san Juan Diego Cuauhtlatoatzin”,
concluyó el Cardenal Rivera.
Foto: Comunicación Social INBG
“En un mundo en que se ha relativizado el valor de
la vida, en el que se olvida la verdad para sustituirla
por la opinión, en el que el placer y el poder vacía
de sentido la vida de tantos jóvenes y tantos adultos,
estamos llamados a descubrirles la belleza de ser
cristianos y la alegría de manifestarlo”.
Obispos del CELAM celebran el diálogo Judeo-Católico
Estuvieron el presidente del Consejo Episcopal
Latinoamericano (CELAM), Raymundo Damasceno
Assis, Arzobispo de Aparecida, Brasil; Cardenal
Nicolás de Jesús López Rodríguez, Arzobispo de
Santo Domingo, República Dominicana; Cardenal
Odilo Pedro Scherer, Arzobispo de Sao Paulo;
Monseñor Joao Oneres Mar Chiori, de la Conferencia
Nacional de Obispos de Brasil, y Monseñor Víctor
Sánchez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de
México y Secretario General del CELAM.
Durante la Eucaristía se oró por el encuentro de
judíos y católicos, convocado por el Consejo Pontificio
para el Diálogo Interreligioso, a través del CELAM,
que busca el respeto y la convivencia en la fe entre
estas dos confesiones.
Foto: Comunicación Social INBG
En el marco del II Encuentro Latinoamericano y
del Caribe para el diálogo entre Judíos y Católicos,
realizado en México, cinco obispos de diferentes
países concelebraron en la Insigne y Nacional
Basilica de Guadalupe, en el día de la fiesta de la
Natividad de María.
23
Foto: Comunicación Social INBG
Crónica Guadalupana
Guatemala festeja su independencia en el Tepeyac
encontrarse en el sagrado recinto en una ceremonia
tan especial y resaltó las figuras de Santa María de
Guadalupe y de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin,
quienes, como en la actividad diplomática, han tenido
una misión particular.
“En este escenario grandioso deseo referirme al
trabajo de tres embajadores […] San Juan Diego,
que fue un gran embajador de la Virgen ante el
Obispo para llevar el mensaje de construirle un
templo ¡Y lo logró! […] La marimba, que es la “eterna
y verdadera intérprete del alma de Guatemala”, y
la Virgen de Guadalupe, como embajadora de las
Américas y custodia de la Fe…”, señaló el embajador
guatemalteco.
Una vez más, Santa María de Guadalupe fue
homenajeada por hermanos de otras naciones. Este
jueves 11 de septiembre, la comunidad guatemalteca
fue citada así como los embajadores de diversos
países en México, para dar gracias y festejar el 187
aniversario de la independencia de la República
de Guatemala y Centro América, con un concierto
especial. En el inicio, el embajador de Guatemala,
Dr. José Luis Chea Urruela, expresó su regocijo de
24
En representación del Venerable Cabildo de
Guadalupe y del Rector del Santuario, Mons.
Pedro Agustín Rivera Díaz, Rector de la Antigua
Basílica (Templo Expiatorio a Cristo Rey), expresó la
congratulación de la Insigne y Nacional Basílica de
Guadalupe, al ser anfitriona de este festejo, al tiempo
que destacó el llamado a la solidaridad contenido en
el mensaje de Santa María de Guadalupe.
24
Crónica Guadalupana
Foto: Comunicación Social INBG
Atentos escucharon los mensajes, los embajadores
de Taiwán, Sr. Jaime Chen; de Filipinas, Francisco
Ortigas; de Irán, Muhammad Hassan Ghadiri
Abyaneh; de Pakistán, Sehra Akbari; de Belice,
Rosendo Urbina; de Corea, Jongchan Wong, y
de Vietnam, Que Phan Vam, quienes acudieron
puntualmente a la cita. Durante en el evento, la
Marimba de Conciertos del Ministerio de Cultura
y Deporte de Guatemala, mostró por qué este
instrumento musical es llamado “el alma de
Guatemala”. Con un amplio repertorio, las maderas
dejaron escuchar desde el Homenaje Indígena hasta
la música de Franz Shubert. También resonaron las
voces de la soprano Patricia Ortiz y del tenor David
Ávalos.
El joven cantante panameño de 26 años Félix Danilo
Gómez, popularmente conocido como Nigga, obsequió a la
Virgen Morena su doble disco de platino por 200 mil copias
vendidas de su primer album como solista, titulado “Te
quiero”.
El 22 de agosto, entregó el disco –enmarcado en madera a
un tamaño de 80 cms. por 40 cms– al acervo del Museo de
la Basílica de Guadalupe, donde estará al lado de decenas
de exvotos que han dejado los miles de fieles y destacados
personajes de los diferentes ámbitos de la vida social.
Foto: Comunicación Social INBG
Cantante panameño entrega exvoto al museo
Cabe destacar que también acudió al Tepeyac –el
pasado 11 de septiembre--, el futbolista Carlos Alberto
Sánchez, acompañado de sus padres: Yolanda
Romero y Benjamín Sánchez, para dar gracias por
su recuperación luego de sufrir un infarto cerebral.
“Espero dejar esto atrás con el trabajo, con mucho
empeño, con corazón, y con las bendiciones de la
Virgen, a quien le doy las gracias por la oportunidad
de estar aquí y poder seguir luchando”, dijo al salir del
santuario.
Foto: Comunicación Social INBG
Futbolista mexicano agradece su recuperación
25
PEREGRINACIONES
Peregrinación de la
Diócesis de Colima
María Guadalupe Bustamante Rosas
Comunicación Social de la INBG
U
n año más la Comunidad Diocesana
de Colima acudirán en peregrinación a
postrarse ante la Reina México y Madre
Nuestra para hablarle a Ella de sus necesidades
y agradecimientos. Este acto tendrá verificativo
el próximo 16 de octubre a las doce del día.
La celebración Eucarística será presidida por
Monseñor José Luís Amezcua Melgoza, Obispo de
la Diócesis.
Peregrinan desde muy lejos movidos por el deseo
de estar junto a la Madre tierna y amorosa; la que
les hace sentir confianza y los lleva en su regazo,
la que los lleva en el hueco de su manto y los hace
sentir hijos amados.
Como hombres y mujeres de fe, se sienten
hijos de un mismo Padre que está en los cielos,
experimentan constantemente las limitaciones, las
alegrías y las angustias de la vida.
26
Dejarán en este peregrinar su corazón en sus
manos maternales, su acción de gracias, sus
preocupaciones, súplicas para que los asista
siempre y se muestre Madre que acoge y protege.
Esta diócesis fue erigida el 11 de diciembre de
1881 siendo en aquel tiempo Monseñor Francisco
Melitón Vargas Gutiérrez, su Obispo y pastor.
Actualmente Monseñor José Luis Amezcua
Melgoza, Obispo de la Diócesis de Colima es
nombrado el 9 de junio de 2005 por S.S. Benedicto
a ocupar el cargo de pastor de esa comunidad
diocesana. Toma posesión de su cargo el 11 de
agosto de 2005.
Durante la LXXXII Asamblea Plenaria es nombrado
Responsable de la Dimensión de Seminarios de la
Comisión Episcopal Para Vocaciones y Ministerios.
Peregrinaciones
X Peregrinación del
Instituto Mier y Pesado
Hna. Georgina González Velásquez
Dominica de la Presentación
Instituto Mier y Pesado
D
irectivos, personal administrativo, de
intendencia, alumnas y padres de familia del
Instituto Mier y Pesado, realizarán el próximo
día 25 de octubre su X peregrinación a la Basílica de
Guadalupe.
comunidad educativa unificada, que haga vida los
valores propuestos por la Filosofía de la “Educación
Personalizada” y se comprometa seriamente con la
formación integral de mujeres capaces de transformar
y trascender en la sociedad en que se encuentren.
Caminarán desde la Ex Glorieta de Peralvillo. Durante
su recorrido se irán integrando paulatinamente las
alumnas más pequeñas y portarán una banderita de
color blanco como signo de la paz.
El 2 de diciembre de 1932, la Fundación Mier y
Pesado inauguró el edificio de Calzada de Guadalupe
540, con 200 niñas internas. Fue construido para dar
cumplimiento al deseo de Doña Isabel Pesado de
Mier.
Al arribar a la Basílica de Guadalupe se postrarán
los pies de la Santísima Virgen de Guadalupe
para pedirle por la Paz del México y del mundo.
Participarán en la Eucaristía y presentaran sus
compromisos de ser cada día mejores cristianas y
cristianos.
El Instituto imparte cuatro niveles de educación:
pre-escolar, primaria, secundaria y preparatoria, y
cuenta con un alumnado de 1400 niñas y jóvenes
mujeres. La Comunidad Educativa está integrada
aproximadamente por 5,000 personas. Para
el Colegio su principal objetivo es integrar una
En 1933 inició el primer ciclo escolar con niñas
internas en primaria y comercio, desde esa
fecha hasta 1976 continuó siendo internado,
desapareciendo éste paulatinamente hasta quedar en
1985 solamente para alumnas externas.
Por disposición de la Señora Isabel, el Colegio ha
sido dirigido por congregaciones religiosas. A partir
del 5 de agosto de 1996 se encuentran las Hermanas
de la Caridad Dominicas de la Presentación de la
Santísima Virgen, quienes responden al Carisma
Educativo de su congregación.
27
Peregrinaciones
XLVI Peregrinación de la
Comunidad China
María Guadalupe Bustamante Rosas
Comunicación Social de la INBG
C
omo cada año, la Comunidad China se
congregará en este Recinto Mariano para
manifestar su amor profundo a la Virgen de
Guadalupe, el 26 de octubre a las dos de la tarde.
Participarán en este acto religioso los 300
peregrinos chinos católicos que radican en
México acompañados de sus familiares y amigos.
Le pedirán a Ella por el eterno descanso de
sus difuntos, y agradecerán las bondades y
bendiciones que reciben todos los días.
Comenzarán su caminar por la Ex Glorieta de
Peralvillo, Calzada de Guadalupe, hasta llegar
a la Basílica. Durante el recorrido, la música de
tambores, platillos y la danza de los Leones y
Dragones será la que brinde el colorido de fiesta
y alegría a la peregrinación. También portarán un
28
estandarte y dos banderas: la de China y la de
México. Al llegar al Atrio de la Basílica presentarán
sus danzas tradicionales en honor a la Reina del
Cielo y después se prepararán para escuchar la
Misa con motivo de su peregrinación anual.
Durante la Celebración Eucarística algunos de
los asistentes participaran de las lecturas, en el
pronunciamiento de las peticiones y en el momento
del Ofertorio entregarán canastas con dulces
tradicionales chinos.
Los integrantes de la comunidad China en México
adoptaron nuestra religión y amor por la Santísima
Virgen de Guadalupe y por nuestro Señor
Jesucristo, por ese motivo acuden desde hace 45
años a profesarle su profundo amor y gratitud.
TONANTZIN GUADALUPE
Imágenes Peregrinas
“Por la Unidad y
Reconciliación de
las familias”
U
na preocupación de la Pastoral Indígena en
el contexto del VI Encuentro Mundial de las
Familias es la evangelización de éstas. Por
esta razón el 9 de diciembre del 2007, el Sr. Cardenal
Don Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado
de México, bendijo las imágenes de Tonantzin
Guadalupe y San Juan Diego Cuauhtlatoatzin, y a
partir de este momento comenzaron a peregrinar
entre las comunidades indígenas, con el fin de llevar
un mensaje evangelizador y rescatar los valores de la
familia indígena.
El documento de Aparecida nos muestra esta
preocupación por conservar las tradiciones y
costumbres de los pueblos con respecto a la
transmisión de los valores en la familia “…Nuestras
tradiciones culturales ya no se transmiten de
una generación a otra con la misma fluidez que
en el pasado. Ello afecta, incluso a ese núcleo
Foto: Pastoral Indígena INBG
Liliana Jamaica Silva
Pastoral Indígena
más profundo de cada cultura, constituido por la
experiencia religiosa, que resulta ahora igualmente
difícil de transmitir a través de la educación y de la
belleza de las expresiones culturales, alcanzando
aun la misma familia que, como lugar de diálogo y
de solidaridad integracional, había sido uno de los
vehículos más importantes de la transmisión de la
fe…” (no. 39).
En enero de 2008 las imágenes fueron recibidas
en Huazamota, Durango, por el Sr. Obispo José
Antonio Pérez Sánchez, de la Prelatura del Nayar.
Allí participaron huicholes, coras, tepehuanes y
mexicaneros. Se reflexionó sobre los temas de
“Valores culturales y familia”, “Acontecimiento
Guadalupano” e “Higiene y sexualidad”. A pesar de
ser comunidades muy pobres económicamente, su fe
hacia la Virgen de Guadalupe y San Juan Diego es
muy grande.
29
Tonantzin Guadalupe
El mes de febrero, visitaron veinte comunidades del
Municipio de Tezcatepec, Veracruz perteneciente a la
Diócesis de Tulancigo, buscando fortalecer la unidad
de las familias otomíes y nahuas. En un ambiente
de festividad, los indígenas prepararon con mucho
respeto la celebración litúrgica, además de los
cantos, danzas, colocación de collares de flores. Es
una fiesta llena de colorido donde abundan las flores,
vestimentas y música típica de la región.
En abril visitaron la Parroquia de San Joaquín
Tomatlán, con sus diecinueve comunidades. Los
hermanos indígenas esperaban con ansia el arribo
de las imágenes y con anticipación adornaron varios
kilómetros de la carretera hasta llegar a la Parroquia
del pueblo, asumiendo que, al pasar las imágenes por
ese lugar, iban bendiciendo el camino. Se notaba un
verdadero ambiente de unidad y armonía.
trabajo, animales y sus tierras para que sigan
produciendo el alimento de cada día. Los indígenas
tseltales de Tenejapa y Pocolum, Chiapas, recibieron
el mes de junio estas Imágenes Peregrinas.
Aquí se resaltó mucho la urgencia de unir a las
familias por la división provocada por la presencia
de muchas sectas protestantes. La fe a Tonantzin
Guadalupe y San Juan Diego es muy grande entre
las comunidades indígenas donde Dios es el centro
de su vida.
En todas las visitas siempre está presente el
sacerdote encargado de cada parroquia. Pero en esta
comunidad también se hicieron presentes diáconos
permanentes indígenas, que desempeña un papel
muy importante con su testimonio dentro del pueblo.
Foto: Pastoral Indígena INBG
Entre los indígenas, cada miembro de la familia
tiene un papel importante. Tanto el hombre como
la mujer realizan su labor en beneficio tanto de su
familia como de toda la comunidad. Creen que si no
se educa bien a los hijos desde pequeños, cuando
sean grandes no se adaptaran a la vida colectiva del
pueblo. Estas imágenes han estado presentes en
eventos esenciales de nuestra Iglesia evangelizadora:
Acompañaron la Peregrinación de la Arquidiócesis
de México que encabeza nuestro Pastor Emmo.
Sr. Cardenal Norberto Rivera C.; la IV Asamblea
Nacional de la Dimensión de Pastoral Indígena de la
Comisión Episcopal de Pastoral Social que preside
el Excmo. Sr. Obispo Felipe Arizmendi; en Ayutla
Guerrero donde se reunieron más de cuatrocientos
indígenas a nivel nacional en el XVIII Enlace de
Agentes de Pastoral Indígena.
A lo largo de veinte días peregrinaron los indígenas
con Tonantzin Guadalupe y San Juan Diego
Cuauhtlatoatzin, siempre en torno a la unidad y
reconciliación de las Familias. A finales de este mes
las imágenes visitaron la comunidad de Santa Cruz
Huejutla, Hidalgo. Es importante mencionar que la
gente de estos pueblos (Tezcal, Tzitlan y Lemontitla)
interrumpen sus actividades cotidianas para poder
estar con las imágenes, le piden por su salud, familia,
30
Foto: Pastoral Indígena INBG
Antes de la llegada de estas imágenes el pueblo se
prepara. Desde el más anciano hasta el más pequeño
asume una responsabilidad para que la recepción se
haga en un ambiente familiar.
Tonantzin Guadalupe
Debido a la situación orográfica, distancia y pocos
recursos económicos, muchos de ellos nunca han
podido llegar hasta el Tepeyac para ver a Nuestra
Madrecita. Por eso gozan al ver estas imágenes y
tenièndolas cerca de ellos. Se postran ante ellas,
lloran y dan gracias a Dios.
Como Pastoral Indígena de esta Arquidiócesis de
México y de la Basílica de Guadalupe, llevar las
imágenes peregrinas de Tonantzin Guadalupe y
San Juan Diego Cuauhtlatoatzin a todas estas
comunidades de hermanos indígenas, ha sido una
verdadera experiencia de misión evangelizadora que
nos llena de alegría por poder compartir la riqueza de
la fe de nuestros hermanos indígenas.
Cuánta razón tiene el Documento de Aparecida
cuando nos dice en el no. 4 de su Introducción: “El
Evangelio llegó a nuestras tierras en medio de un
dramático y desigual encuentro de pueblos y culturas.
Las ‘Semillas del Verbo’, presentes en las culturas
autóctonas, facilitaron a nuestros hermanos indígenas
encontrar en el Evangelio respuestas vitales a sus
aspiraciones más hondas: ‘Cristo era el Salvador
que anhelaban silenciosamente’. La Visitación de
Nuestra Señora de Guadalupe fue acontecimiento
decisivo para el anuncio y reconocimiento de su
Hijo, pedagogía y signo de inculturación de la fe,
manifestación y renovado ímpetu misionero de
propagación del Evangelio”.
Estas imágenes seguirán peregrinado hacia el
Encuentro Mundial de las familias, continuando
la construcción de un país y un mundo en el que
estemos unidos en una sola familia.
Foto: Pastoral Indígena INBG
En julio estuvieron en San Felipe del Progreso,
Estado de México acompañando a las comunidades
Mazahuas. Durante una semana peregrinaron
con estos hermanos y a finales de este mes
acompañaron a la III Peregrinación de los Pueblos
Indígenas, partiendo de la Catedral Metropolitana,
conmemorando el VI Aniversario de Canonización de
San Juan Diego Cuauhtlatoatzin. Todos los indígenas
nos sentimos como una sola familia. A pesar de que
cada comunidad tiene su vestimenta propia e idioma
materno, nos unifica el Acontecimiento Guadalupano.
En agosto las imágenes llegaron a la parroquia de
San Francisco en Xalostoc, Estado de México, con
indígenas migrantes zapotecos. Se regocijaron por la
libertad de un joven que había sido secuestrado días
antes. El Excmo. Sr. José Rafael Palma Capetillo,
Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Yucatán, dio
la bienvenida a estas imágenes para acompañar la
Pastoral Indígena Maya en las comunidades de Akil,
Kankab, Tekax y Usayabilkuxtal, Yucatán.
31
CONOCIÉNDONOS
Hermanas Clarisas
Capuchinas de santa María
de Guadalupe y santa Coleta
Foto: Comunicación Social INBG
“Orantes con pureza de
corazón y devoción, a
imitación de san Francisco”
Lic. Samuel Homero Jiménez Hernández
H
ace más de dos siglos, exactamente desde
hace 221 años, las Hermanas Clarisas
Capuchinas de santa María de Guadalupe
y santa Coleta hacen presencia en la Villa de
Guadalupe. Querer sintetizar su historia en tan poco
espacio resulta imposible, pues ellas han sido testigos
del devenir histórico, político, social y religioso de este
país, guardando en su memoria cada uno de estos
significativos episodios.
No olvidan los orígenes de su fundación en la
Nueva España, misma que por Cédula Real les
concediera Su Majestad el Rey Carlos III en 1780,
para establecerse junto a la Colegiata de Guadalupe,
gracias a las diligencias de la R. M. María Ana de
san Juan Nepomuceno, del Convento de san Felipe
de Jesús en México, quien le escribiera al Soberano
en 1778 manifestándole su deseo. Al fundar este
nuevo monasterio, la hermana Maria Ana de san
Juan Nepomuceno deseaba que Dios fuera más
alabado y que se le diera un mayor culto a la Sagrada
32
Imagen de nuestra Señora de Guadalupe. Así el 15
de octubre de 1787, la referida hermana, junto con
otras 8 religiosas del mismo convento de san Felipe
de Jesús dieron inicio a la nueva fundación, la cual
tuvo como gran promotor al arzobispo de México, don
Alfonso Núñez de Haro y Peralta.
El ingreso de las hermanas en el nuevo convento
fue alrededor de las 9:45 de la mañana. Ahí las
recibieron, por su puesto el señor arzobispo y el
Venerable Cabildo de Guadalupe, con quienes
firmaron una hermandad, la cual en alguna otra
ocasión podremos describir.
Acto seguido, se entonó la Salve, se introdujo a las
hermanas a su nuevo convento, se cantó la misa y se
concluyó con el Te Deum. Las hermanas fundadoras
fueron: María Manuela, María Magdalena, María
Teresa, María Coleta, María Feliciano, María Lugarda,
María Serafina y María Antonia.
Conociéndonos
A más de doscientos años de fundación, muchas
otras tantas anécdotas de estas hermanas podríamos
contar, como aquella del tiempo de la Revolución
cuando fueron nuevamente despojadas de su casa
o en la que don José Domínguez Soberón, quiso
cobrarles renta, porque se decía dueño del edificio.
Dificultades nunca faltaron, pero a todas ellas
lograron sobreponerse. Su confianza en Dios y en la
Virgen de Guadalupe nunca las hizo desfallecer.
Estas hermanas, según sus Constituciones, deben de
adorar y contemplar asiduamente a Dios, adheridas
fielmente al espíritu de san Francisco y santa Clara,
siguiendo a Cristo pobre y crucificado por el camino
de la sencillez, de la humildad y la pobreza.
El gobierno de esta comunidad religiosa se realiza
a través de una abadesa, de una vicaria y de cuatro
consejeras, las cuales son elegidas cada tres años.
Las hermanas de votos perpetuos deben promover
el bien espiritual y temporal de la fraternidad bajo
la dirección de la abadesa. Los diferentes cargos
a desempeñar en beneficio de la comunidad son
también tarea de este gobierno. La comunidad está
actualmente integrada por 19 hermanas, dieciséis
de ellas son de votos perpetuos, dos de temporales
y una novicia. No tienen por el momento aspirantes
ni postulantes. En cuanto a formación se refiere,
las hermanas toman cursos a través del Instituto
Internacional de Teología a Distancia. También
estudian Liturgia con el R. P. Martín Irure, OFMCap.
Durante la semana es fundamental leer la Regla y
las Constituciones. Participan según corresponda,
en los cursos para abadesas, formadoras, formación
permanente y junioras en el Instituto santa Verónica.
La vida espiritual de estas hermanas, recibe el
acompañamiento de alguno de los miembros del
Clero de la Basílica de santa María de Guadalupe.
En la actualidad este oficio lo desempeña el Pbro.
Jesús Soto. El confesor de las hermanas es el R.
P. Miguel Ángel Azcona, OFMCap. Como parte de
la preparación espiritual las hermanas, se realizan
retiros personales y comunitarios. Algunas veces ellas
mismas los imparten; otras tantas se las brinda algún
religioso o algún laico consagrado. Los ejercicios
espirituales se realizan una vez al año dentro de la
misma casa.
Conviene señalar que la vida espiritual de estas
hermanas ha dado fruto, pues se cuentan entre
ellas algunos testimonios de santidad. Por ejemplo
el de la Madre Fundadora y el de la Madre María
de Jesús Sacramentado, entre otras. El apostolado
de estas hermanas contemplativas consiste en
instruir catequéticamente a los niños para la Primera
Comunión; en algunas otras ocasiones preparan lo
necesario para la celebración del Bautismo o de la
Confirmación, sacramentos que se celebran dentro
de su monasterio, previa autorización canónica. Otro
apostolado que les sirve de apoyo económico es la
elaboración de galletas y rompope, ¡productos muy
sabrosos, por cierto! Así, a grandes rasgos hemos
podido conocer un poco más de la vida monástica
de estas religiosas, testimonios vivos de que aún es
posible vivir el Evangelio.
Si te interesa ayudar a estas hermanas o conocer
más sobre su estilo de vida, no pierdas tiempo y
comunícate al 5577-03-40 ó acude a Galeana No. 5,
Col. Tepeyac Insurgentes.
Foto: Comunicación Social INBG
Setenta y seis años después, las Capuchinas de
Guadalupe, fueron despojadas de su convento por las
Leyes de Reforma, en las que se separaba la Iglesia
y el Estado, logrando con ello la nacionalización de
los bienes de la Iglesia, así como la exclaustración de
monjas y frailes. Esta ley también permitió la libertad
de culto. Don Ignacio Torres Adalid, compadecido por
la tragedia de las hermanas, decidió regalarles una
casa, la cual se convirtió en el nuevo convento de las
Capuchinas. Esta casa estaba ubicada en Morelos
10, ahora actual avenida de los Misterios. Debido a
las obras de remodelación de la zona para ampliar
la calle Prolongación de los Misterios, el convento
perdió parte de su construcción y sólo se accesa a él
actualmente por la calle de Galeana 5.
33
ACTIVIDADES PASTORALES
Oración Matutina de Laudes. Todos los días a las 8:30 hrs.
Misa Solemne Capitular. Todos los días a las 9:00 hrs.
Misa para “Etnias”. Todos los domingos a las 16:00 hrs. Misa Vocacional. Todos los domingos a las 15:00 hrs. Rito Penitencial Comunitario Todos los viernes de 11:00 -13:00 hrs,
Exposición del Santísimo Jueves 10:00 -17:00, en su capilla:
Santo Rosario: Lunes a jueves en el Altar Mayor 17:00 hrs.
Viernes, sábado y domingo, 17:30 hrs., Antigua Basílica.
Taller de Pastoral Indígena Sábados de 10:00 a 14:00 hrs.
MISA POR RADIO, TELEVISIÓN E INTERNET
Cadena RASA, 620 AM
Todos los Domingos, 9:00 hrs.
XHTV, Canal 4 TV
26 de Octubre de 2008
a las 9:00 hrs.
www.virgendeguadalupe.org.mx
Todos los Domingos, 9:00 hrs.
MISAS Y PEREGRINACIONES DE NOVIEMBRE 2008
Día
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
Hora
17:00
15:00
18:00
17:00
07:45
15:00
19:00
10:00
19:00
07:45
11:00
17:00
14:00
Peregrinación
Radiadores Bajamex, S.A. de C.V.
San Juan Xalpa
Unión de Obreros de Artes Gráficas
Diócesis de Matehuala
Diócesis de Aptzingan
Galas de México, Sindicato
Tenango, Hidalgo
Universidad Iberoamericana
Pirotécnicos de la República
Fortín de las Flores, Ver.
Diócesis de Tlaxcala
Arquidiócesis de San Luis Potosí
Naturales de Azcapotzalco
13
06:00
14
10:00
16
10:00
17
07:00
18
12:00
19
13:00
20
09:00
2120:00
22
07:00
23
14:00
24
12:00
25
09:00
26
18:00
Pueblo de San Juan Zitlaltepec
Diócesis de Texcoco
Diócesis de Aguascalientes
Adoración Nocturna de Tijuana
Servicios de Lujo ADO
Parroquia de la Resurrección
Sindicato de Súper Mercados
BBVA Bancomer
Huemanguillo Tabasco
San Simón Tlatlahuquitepec, Tlaxcala
Pueblo de San Juan de Aragón
Fundación DAR
Llegada del Pueblo de Iztapalapa
35

Documentos relacionados