El trabajo infantil doméstico en Nicaragua

Comentarios

Transcripción

El trabajo infantil doméstico en Nicaragua
El trabajo infantil y adolescente doméstico en
Costa Rica.
Un estudio exploratorio sobre el trabajo infantil
doméstico en hogares de terceros en República
Dominicana.
El trabajo infantil doméstico en Panamá.
Evaluación rápida sobre las niñas y niños trabajadores
domésticos y formulación de estrategias de
intervención en Honduras.
Trabajo infantil doméstico en América Central y
República Dominicana.
Síntesis regional.
El Salvador.
Trabajo infantil doméstico: una evaluación rápida.
PROYECTO FINANCIADO
CON EL APOYO DEL
GOBIERNO DE CANADA
El trabajo infantil doméstico en Nicaragua
Trabajo infantil doméstico en Guatemala.
Lineamientos para una propuesta de intervención.
El trabajo
infantil
doméstico
en
Nicaragua
Oficina Internacional del Trabajo
Programa Internacional para la Erradicación
del Trabajo Infantil
IPEC
Coordinación Sub-regional para América Central, República Dominicana, Haití y
México
Proyecto : Prevención y eliminación de las peores formas de trabajo infantil doméstico
en América Central y República Dominicana.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN
NICARAGUA
“...VOY A CUMPLIR CATORCE
LAVO, COCINO, BARRO, CUIDO...”
¡Alto al trabajo infantil doméstico!
1
EDICIÓN
OFICINA INTERNACIONAL DEL TRABAJO
Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC)
Coordinación Sub-regional para América Central, República Dominicana, Haití y México.
Carmen Moreno
Coordinadora Sub-regional del Programa OIT-IPEC
2
COORDINACIÓN, REVISIÓN Y SUPERVISIÓN POR PARTE DE OIT-IPEC:
Rigoberto Astorga
Coordinador Sub-regional Proyecto.
Prevención y Eliminación de las Peores Formas de Trabajo Infantil Doméstico
para América Central y República Dominicana
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
ASESORÍA TÉCNICA OIT-IPEC:
Angela Martins
Experta en Estadística OIT-IPEC Ginebra
Silvana Vargas
Responsable de Líneas de Base para América Latina y El Caribe OIT-IPEC
EQUIPO DE INVESTIGACIÓN
Licda. Adilia Amaya Talamante
Dra. Sylvia Torres Silva
Msc. Marisa Olivares Morales
Licda. Marcia Ramírez Mercado
Licda. Lidia Midence
EQUIPO DE APOYO
Eleázar Mejía
Argentina Tapia
Rafaela E. Silva
INPRHU
Teléfono: (505) 2705441
Fax :(505) 2786615
E-mail : [email protected]
Apartado Postal: A-112 Managua
Nicaragua
Proyecto desarrollado con el apoyo del Gobierno de Canadá.
ISBN: 92-2-313331-9
Este documento está disponible en formato electrónico en
h t t p : / / w w w ..publicaciones.
publicaciones.
ipec.oit.or.cr
publicaciones.ipec.oit.or.cr
Tel: (506) 280-7223
Fax: (506) 280-6991
Una plática con Lucía*
A sus 16 años y al igual que su madre, Lucía trabaja como empleada doméstica para
ayudar a la economía familiar. Su papá es taxista y ella es la hija mayor, luego viene un varón
de 15 y tres hermanas de 13, 12 y 10. Una amiga y una prima también trabajan haciendo lo
mismo.
Viven en una casa construida con tablas, donde todos se acomodan en el único cuarto y
Lucía comparte cama con su hermano: “pero tenemos agua, luz y un televisor”.
“Yo estudiaba, pero me aplazaron, entonces mis papás dijeron que ya no me iban a poner.
Por eso yo pensé: mejor me pongo a trabajar para pagarme mi estudio. Hablé con mi mamá para
ver qué opinaba y me dijo que si yo quería que lo hiciera. Estudio primer año de secundaria los
sábados con puro esfuerzo propio”.
La primera experiencia
“Mi primer trabajo fue con una señora que vendía repostería, pero lo dejé porque un día
llegó un hombre a comprar una repostería, se la di y en ese momento me pidió una servilleta.
Cuando fui a buscarla, el hombre se fue sin pagar. La señora no me creyó y me acusó de ladrona
de los cinco pesos que valía”.
Lucía dormía en casa de la “patrona” porque su jornada laboral comenzaba a las 4 de la
mañana. “Me puso en un cuarto al fondo del patio y cuando la señora salía por la noche, yo me
quedaba sola y con la casa enllavada por fuera. Ella casi no me hablaba ni era cariñosa, solo el
patrón me ponía más atención. Una vez el niño de 10 años me quiso pegar, yo le dije a mi patrona
y no hizo nada; el patrón lo regañó delante de todos y les dijo: ‘miren, por favor a la Lucía me la
respetan’. Después de eso, yo sólo me puse más seria. Hay muchas cosas que me pasan que yo
no se las cuento a mi familia ni a mis amigas”.
“Hago los oficios de la casa”
Diariamente a las cinco de la mañana, Lucía se levanta a bañarse, arreglarse y a lavar su
ropa. Trabaja como empleada doméstica para una familia compuesta por dos personas adultas
y tres niños. Fue contratada para hacer “de todo” y le pagan 20 córdobas por día trabajado
($1.38).
En un día normal su jornada comienza a las 7 de la mañana. Al momento de la entrevista
Lucía hace un recuento de lo que hizo el día anterior: “lavé trastes, limpié la mesa, hice el
desayuno y desayuné con ellos; me puse a limpiar la sala, y a lavar. Después que ellos se
bañaron, arreglé los cuartos -cuatro camas-, y el armario. Luego hice el almuerzo; después me
puse a limpiar el patio, barrí la calle, serví el almuerzo a los niños y yo almorcé como a las 3 de
la tarde. Después me puse a preparar todo para planchar, luego hice la cena y ya vine terminando
como a las 7 de la noche. Me fui a mi casa, vi la telenovela y me acosté a dormir”.
El rincón familiar
Lucía ve a su familia por la noche, es entonces cuando platica con su mamá “un poquito”,
porque las dos ven novelas y están cansadas; con su papá no tiene ningún tipo de comunicación.
El domingo lava la ropa de su hermano (que por ser el único varón va a la escuela).
Ayuda a su mamá a cocinar y barre por la tarde. Algunas veces sus amigas pasan a conversar
con ella. Hay otras muchachas en el barrio que sólo estudian, y desde que Lucía trabaja ya no
quieren ser sus amigas, se burlan y le dicen “pichel”.
* Esta historia está construida con fragmentos de testimonios recogidos durante las entrevistas a profundidad, realizadas con
diferentes niñas y adolescentes. Los nombres han sido cambiados para proteger la identidad de las entrevistadas.
3
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
4
TABLA DE CONTENIDOS
AGRADECIMIENTOS
AGRADECIMIENTOS....................................................................................9
PRESENTACIÓN
PRESENTACIÓN........................................................................................... 11
SIGLAS
SIGLAS....................................................................................................... 13
INTRODUCCIÓN
INTRODUCCIÓN......................................................................................... 15
I
METODOLOGÍA
METODOLOGÍA.......................................................................................... 17
1. Definición del problema en estudio..........................................................................17
2. Objetivos de la investigación.....................................................................................17
3. Naturaleza de la investigación.................................................................................17
4. Selección del área y de la población meta..................................................................17
5. Pasos metodológicos................................................................................................18
II
MARCO TEÓRICO
TEÓRICO........................................................................................23
III
CONTEXTO NICARAGÜENSE
NICARAGÜENSE........................................................................29
1. El trabajo infantil y adolescente................................................................................29
2. El trabajo infantil doméstico en Nicaragua..........................................................34
IV
MARCO LEGAL
LEGAL............................................................................................37
1. El trabajo doméstico adulto......................................................................................37
2. El trabajo de niños, niñas y adolescentes..................................................................38
V
MARCO INSTITUCIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS
PÚBLICAS........................................41
La organización de la sociedad civil.........................................................................42
VI
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: análisis de la muestra
muestra.......................47
1. Las niñas y los niños trabajadores infantiles domésticos.........................................47
2. Trabajo....................................................................................................................51
3. Condiciones y riesgos del trabajo infantil doméstico: “Haciendo de todo”...................54
4. “Yo tomé la decisión de trabajar”..........................................................................57
5. Educación: “Trabajo para pagar la escuela y poder estudiar”..............................58
6. Su entretenimiento: “Ver telenovelas”..................................................................62
7. Las familias: ¿Quiénes son las familias de los niños, niñas y adolescentes?................64
VII
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
RECOMENDACIONES....................................................71
VIII
POSIBLES ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
INTERVENCIÓN..............................................77
BIBLIOGRAFÍA
BIBLIOGRAFÍA.......................................................................................................81
ANEXOS
ANEXOS..................................................................................................................85
5
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
6
ÍNDICE DE GRÁFICOS Y CUADROS
GRÁFICOS
Gráfico 1
Rango de edades....................................................................................29
Gráfico 2
Distribución porcentual de los niños trabajadores
en rango de edades.................................................................................30
Gráfico 3
Distribución de la población 05 a 17 años ocupada
por rama de actividad........................................................................31
Gráfico 4
Distribución de la población ocupada, por sexo.......................................31
Gráfico 5
Población de 05 a 17 años ocupada por sector económico,
según sexo..........................................................................................32
Gráfico 6
Distribución porcentual de los niños trabajadores,
por nivel de instrucción........................................................................33
Gráfico 7
Población de 05 a 17 ocupada según asistencia escolar
y realización de alguna actividad.............................................................33
Gráfico 8
Trabajadores infantiles domésticos según sexo y edad...........................49
Gráfico 9
Trabajadores infantiles domésticos por grupo de edades........................50
Gráfico 10
Trabajadores infantiles domésticos según procedencia ..........................51
Gráfico 11
Trabajadores infantiles domésticos según ingreso de salario...................52
Gráfico 12
Trabajadores infantiles domésticos categoría de actividades
de “Hacer de todo”...............................................................................54
Gráfico 13
Trabajadores infantiles domésticos según nivel escolar........................58
Gráfico 14
Años de extraedad según nivel académico de menores............................59
Gráfico 15
Con quiénes viven los trabajadores infantiles domésticos.....................64
CUADROS
Cuadro 1
Cantidad de niños ocupados..................................................................32
Cuadro 2
Jornada diaria de trabajo según grupo de edades...................................54
Cuadro 3
Jornada de trabajo según asistencia a la escuela....................................59
Cuadro 4
Grupo de edades por escolaridad............................................................60
Cuadro 5
Jornada laboral real según rendimiento escolar......................................60
7
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
8
AGRADECIMIENTOS
Siempre resulta difícil encontrar las palabras que expresen con exactitud a las personas
lo valioso que ha sido su apoyo y participación generosa, y más en un proceso como esta
investigación, que requirió de tanto compromiso y responsabilidad personal.
Desde el Programa de Promoción de la Familia y la comunidad del Instituto de Promoción
Humana de Nicaragua, queremos expresarles nuestro agradecimiento en primer lugar a:
Las doscientas cincuenta niñas, niños y adolescentes quienes con sentimiento y seriedad
nos compartieron sus vivencias y sugerencias.
A las instituciones y personas seleccionadas, por dedicarnos el tiempo solicitado para la
realización de las entrevistas y por los distintos momentos en que nos brindaron su oportuna
y valiosa colaboración. Especialmente a las autoridades del Ministerio del Trabajo quienes
desde el inicio brindaron su respaldo a la realización de la investigación
A las organizaciones no gubernamentales afiliadas a la Coordinadora de Organismos No
Gubernamentales que trabajan con la niñez y, participantes en las Comisiones Municipales
de la Niñez entrevistadas, quienes gustosamente se dispusieron a compartir su experiencia y
conocimiento e intercambiamos reflexiones en torno al trabajo infantil doméstico.
De manera muy especial queremos reconocer y agradecer a Argentina Tapia, quien desde
su trabajo como secretaria del Instituto de Promoción Humana, todo el tiempo se involucró
gustosamente en el proceso de registro, ordenamiento y corrección de la información.
Equipo de Investigación
Managua, Nicaragua, agosto 2002.
9
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
10
PRESENTACIÓN
11
En el mundo miles de niñas, niños y adolescentes se dedican al trabajo infantil doméstico
en hogares de terceros, considerada como una de las formas de explotación más generalizada,
pero a la vez menos conocida y atendida. El trabajo infantil doméstico está directamente
relacionado con la pobreza y los factores demográficos que obligan a las familias de las zonas
rurales y marginales a migrar o enviar a sus hijos, principalmente las niñas, a otras regiones
en busca de mejores opciones económicas y educativas.
No se conoce cuantos niños, niñas y adolescentes trabajan en esta actividad, puesto que
es por definición una actividad “oculta”, pero ciertamente muy difundida, especialmente entre
las niñas. Estas niñas constituyen una de las poblaciones más difíciles de proteger, ya que
hacen el trabajo en casas de particulares y su labor generalmente no se considera trabajo, sino
una extensión de las obligaciones que tienen en sus hogares, por lo que suele identificárselas
como niñas de casa, niñas de crianza, sirvientas, criadas; eufemismos utilizados para no
reconocer las tareas que desarrollan y justificar las condiciones de explotación. Esto ha
fortalecido que las niñas y los niños que participan en esta práctica a menudo sean considerados
“invisibles” por cuanto están dispersos, escondidos, ignorados y sus tareas no se consideran
trabajo.
Los países de la región han avanzado en forma significativa en la puesta en práctica de
programas y planes nacionales para la eliminación del trabajo infantil, así como en la adopción
de marcos legales nacionales e internacionales, sin embargo, se ha dado poco avance en el
tema de trabajo infantil doméstico. Por esta razón, el Programa Internacional para la Erradicación
del Trabajo Infantil de la Organización Internacional del Trabajo, con el apoyo del Gobierno de
Canadá y dentro del marco del proyecto Subregional “Prevención y Eliminación de las Peores
Formas de Trabajo Infantil Doméstico en América Central y Nicaragua”, impulsó estudios
sobre el tema en cada uno de los países de la región, para conocer las características y magnitud
del trabajo infantil doméstico, y plantear recomendaciones para su intervención con el apoyo
de instancias gubernamentales y de organizaciones de la sociedad civil. De igual manera, se
han impulsado acciones de sensibilización, difusión y atención directa como parte del programa
de cooperación técnica que se viene desarrollando en materia de trabajo infantil doméstico.
En la región más de 200.000 niños, niñas y adolescentes que se dedican al trabajo
infantil doméstico, son víctimas de la violencia sexual y de género que caracteriza esta actividad,
así como de las condiciones de explotación, abuso, maltrato, discriminación, falta de pago,
largas jornadas, limitadas oportunidades educativas, aislamiento de las familias y exposición
a productos y utensilios peligrosos. Cerca del 90% de estos trabajadores infantiles son mujeres,
las cuales empezaron a trabajar en promedio entre los 8 y 12 años de edad con cargas laborales
iguales o superiores a las de un adulto.
A pesar de que las causas del trabajo infantil doméstico son diversas en la región, hay
una relación directa con la pobreza, principalmente en las áreas rurales y marginales, utilizada
para legitimar la incorporación de las niñas a muy corta edad en el trabajo doméstico en
hogares de terceros, en condiciones desventajosas y muchas veces indignas. También juegan
un papel importante los factores culturales, la discriminación contra las mujeres y la falta de
alternativas educativas.
Todavía el trabajo infantil doméstico no es considerado un problema relevante en la
agenda social, es más, existe una percepción favorable hacia esta actividad. Por lo tanto, es
necesario sentar las bases para la acción y lograr que el trabajo infantil doméstico sea incluido
en forma más sistemática en las acciones tendentes a combatir el trabajo infantil en la región
y en especial de sus peores formas, trascendiendo los prejuicios y percepciones que fomentan
la discriminación y explotación de miles de niñas y adolescentes.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
12
Con el objetivo de promover la participación de los sectores sociales del país el Programa
Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil, IPEC, de la Organización Internacional
del Trabajo, OIT, organizó un Seminario Subregional con la participación de representantes
de los gobiernos, organizaciones de trabajadores, organizaciones de empleadores, asociaciones
de trabajadoras domésticas y organizaciones de la sociedad civil, quienes analizaron y
enriquecieron las estrategias propuestas en cada uno de los estudios y coincidieron que el
trabajo infantil doméstico es un problema en todos los países de la región, y que requiere una
respuesta y atención inmediata.
Para IPEC, el presente estudio constituye un insumo para la formulación de estrategias
y acciones tendentes a la prevención y eliminación de las peores formas de trabajo infantil
doméstico, por medio de la superación y erradicación de los prejuicios, la desvalorización
social, la invisibilización y la violación de los derechos humanos que caracterizan el trabajo
infantil doméstico.
La investigación sobre el trabajo infantil y adolescente doméstico en Nicaragua nos brinda
un acercamiento a la realidad que enfrentan miles de niños, niñas y adolescentes en el país,
quienes junto con sus familias no encuentran respuesta a sus necesidades sociales. Además
constituye un análisis del marco legal existente con sus contradicciones y fortalezas, así como
un breve análisis de la respuesta institucional a la problemática, y lineamientos y estrategias
para su intervención.
Esperamos con esta investigación contribuir con nuevos elementos que permitan avanzar
en la eliminación de las peores formas de trabajo infantil en la región.
Dra. Carmen Moreno G.
Oficina Internacional del Trabajo, OIT.
Coordinación Sub-regional del Programa Internacional para la Erradicación
del Trabajo Infantil, IPEC, para América Central, República Dominicana, México y Haití.
SIGLAS
ALFALIT
Asociación de Alfabetización y Literatura
ANDEN
Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua
ANIESCA
Asociación de Ayuda a los Niños en la Escuela y en la Calle
ATC
Asociación de Trabajadores del Campo
AVANJUNIC
Avancemos Juntos por Nicaragua
CAUS
Confederación de Acción y Unión Sindical
CECIM
Centro de Educación y Capacitación Integral Hna. Maura Clark
CESESMA
Centro de Estudios y Servicios en Salud y Medio Ambiente
CNEPTI
Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y la
Protección del Adolescente Trabajador
CODENI
Federación Coordinadora Nicaragüense de Organizaciones
No Gubernamentales que Trabajan con la Niñez y la Adolescencia
CONAPINA
Consejo Nacional de Promoción Integral a la Niñez
CST
Central Sandinista de Trabajadores
CUS
Confederación de Unificación Sindical
FECODENI
Federación de Coordinadoras de ONG Nicaragüenses
INPRHU
Instituto de Promoción Humana
IPEC
Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil
MECD
Ministerio de Educación y Deportes
MIFAMILIA
Ministerio de la Familia
MINSA
Ministerio de Salud
MITRAB
Ministerio del Trabajo
OIT
Organización Internacional del Trabajo
OONGG
Organismos No Gubernamentales
REMAR
Fundación Cristiana Benéfica para la Rehabilitación y
Reinserción de Marginados
TID
Trabajo Infantil Doméstico
UNAG
Unión Nacional de Agricultores y Ganaderos
UNCAFENIC
Unión Nacional de Cafetaleros de Nicaragua
13
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
14
INTRODUCCIÓN
El presente documento presenta los resultados de la primera investigación sobre trabajo
infantil doméstico en Nicaragua, realizada en el marco del programa subregional “Prevención y
eliminación de las peores trabajo infantil doméstico en América Central y República Dominicana”,
de la OIT- IPEC.
Dado que se trata de un estudio de carácter exploratorio, el análisis que requiere la
magnitud y características del tema, seguramente motivarán para la profundización y
continuidad del estudio de una situación que afecta a centenares de miles de niños, niñas y
adolescentes en el país, y que ha permanecido oculto.
Partiendo de los objetivos de la investigación, el presente documento se ha estructurado
en siete capítulos:
Capítulo I: se describe la metodología utilizada, que tuvo como referencia el Método de
Evaluación Rápida con sus correspondientes adecuaciones a la realidad nicaragüense. Se
describen los objetivos, para luego delimitar el objeto de estudio y posteriormente explicar
cada uno de los pasos metodológicos seguidos en el proceso investigativo. Finalmente, se hace
una reseña del equipo ejecutor de la investigación.
Capítulo II: se presentan los cuerpos de teoría que facilitaron el análisis, como son: la
perspectiva de género y la perspectiva generacional, y el enfoque de derechos humanos y justicia
social.
Capítulo III: contiene una breve caracterización del trabajo infantil en Nicaragua y el
trabajo infantil doméstico, así como una descripción de barrios y comunidades urbanomarginales.
Capítulo IV: contiene un análisis del marco jurídico legal establecido para el trabajo
doméstico adulto, el trabajo infantil en general, y el trabajo infantil doméstico en particular
utilizando como referentes los convenios internacionales, la Constitución Política de Nicaragua,
el Código de la Niñez y Adolescencia y el Código del Trabajo.
Capítulo V: presenta un recorrido por las principales instancias de políticas nacionales
para el tema de trabajo infantil, así como las acciones de las OONGG que trabajan en el tema.
Capítulo VI: presenta un análisis de los resultados de la muestra estudiada.
Capítulo VII: presenta conclusiones y recomendaciones de donde se derivan propuestas
de estrategias.
Aunque el trabajo infantil doméstico está incorporado en nuestra cultura, consideramos
que los resultados de esta investigación motivarán para generar iniciativas que promuevan la
reflexión y acciones que contribuyan a modificar esta realidad de explotación, exclusión y
discriminación en la que están inmersas un amplio sector de niñas y adolescentes mujeres
nicaragüenses.
15
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
16
CAPÍTULO I
METODOLOGÍA
El presente capítulo contiene una descripción de los objetivos, el marco metodológico,
sus pasos y la participación de los niños, niñas y adolescentes en el proceso de investigación.
1. Definición del problema en estudio
17
Para efectos de la presente investigación se definió como “trabajo infantil doméstico en
hogares de terceros” a todas aquellas actividades realizadas por niños y niñas menores de 18
años, en hogares fuera de la familia nuclear y en las que media remuneración en dinero o en
especie; ya sea viviendo fuera o en el hogar de la persona empleadora, y en jornada parcial o
total.
2. Objetivos de la investigación
• Identificar las condiciones generales del trabajo infantil doméstico en Nicaragua, las
características de las y los trabajadores infantiles, sus familias y las familias empleadoras;
Explorar las motivaciones, visiones y valores de madres, padres y patronos para propiciar este
tipo de situaciones.
• Presentar lineamientos y recomendaciones para una posible propuesta de intervención.
3. Naturaleza de la investigación
Esta es la primera investigación realizada en Nicaragua, para explorar específicamente el
Trabajo Infantil Doméstico. Se trata por lo tanto de una investigación de carácter exploratorio,
donde se ha priorizado la cualificación del fenómeno.
Los criterios de selección del área de estudio y la población a ser investigada fueron los
siguientes:
• Área de estudio no extensa y accesible, bien focalizada territorialmente.
• Comunidades urbanas que guardan relaciones importantes de intercambio con
comunidades semi rurales o rurales cercanas, además, aquellas que reciben un flujo migratorio
proveniente del campo.
• Lugares donde se han observado niñas y niños menores de 18 años, que realizan trabajo
doméstico en hogares de terceros, a cambio de remuneración económica o en especie.
• Lugares donde se conoce de redes sociales, proyectos y programas que trabajan con la
niñez en barrios y comunidades.
De acuerdo con el Plan Estratégico para la Erradicación del Trabajo Infantil, el que en
sus consultas previas determinó nueve ciudades que priorizaron el trabajo infantil doméstico
como una de sus peores formas, finalmente se seleccionaron dos ciudades de la región del
Pacífico:
I METODOLOGÍA
4. Selección del área y de la población meta
• León por ser la segunda ciudad del país, por su cercanía con zonas rurales aledañas,
su alto índice de pobreza y migración, la existencia de una Comisión Coordinadora de la Niñez
y la Adolescencia que ya ha desarrollado programas de intervención con niños, niñas y
adolescentes trabajadores.
• Managua, la capital, como ciudad receptora de una alta migración interna rural-urbana.
Se seleccionó una colonia residencial de clase media, el reparto Altamira, y tres barrios
tradicionales que sobrevivieron al terremoto del ’72: Monseñor Lezcano, Altagracia y San Judas,
en los que existen redes sociales que contribuirían a la localización de las niñas y niños y al
montaje de planes de intervención. Así mismo, se incluyó el municipio de Ciudad Sandino
dada su proximidad con el área rural, sus características socioeconómicas con altos índices de
pobreza, y su condición de proveedora de mano de obra no calificada.
Se seleccionaron a:
18
• Niñas y niños que trabajan y viven en casa de sus empleadores(as) o “patrones”.
• Niñas y niños que trabajan durante la jornada laboral en el área doméstica fuera de su
hogar, pero que regresan a él a dormir; incluidas aquellas que acompañan a sus madres en su
trabajo cotidiano como trabajadoras domésticas.
• Hogares de terceros como aquellos que no pertenecen a la familia nuclear.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Con el apoyo de informantes clave en los barrios y comunidades como pulperos, maestras
y empleadas domésticas adultas, así como informantes clave vinculados al tema del trabajo
infantil se les pudo contactar directamente.
Se utilizó la técnica Bola de nieve, por tanto, la constitución de la muestra de la
investigación fue completamente aleatoria, cuidando principalmente los criterios de los rangos
de edad y la naturaleza del vínculo laboral, pero definitivamente fue el barrio el principal
espacio donde identificamos y construimos la muestra, la que en el caso particular de Managua
desbordó él área que inicialmente habíamos definido.
5. Pasos metodológicos
Se utilizó el método propuesto por el programa de la OIT, conocido como Evaluación
Rápida con adaptaciones de acuerdo con la realidad de Nicaragua. Este método demostró ser
útil y flexible para recabar información detallada sobre las niños y niñas en trabajo infantil
doméstico en las ciudades de León y Managua. Permitió obtener información tanto cuantitativa
como cualitativa de distintas fuentes directas e indirectas, y el uso de una variedad de recursos
metodológicos.
La Evaluación Rápida resultó adecuada para conocer una situación tan difícil de auscultar,
y complicada para cuantificar, a través de encuestas estructuradas en muestras.
El proceso de investigación generó información útil desde sus primeros resultados,
ofreciendo pistas para profundizar dentro del mismo proceso investigativo, encontrar cada vez
información relevante, y obtener en un tiempo relativamente corto, el perfil de una situación
oculta hasta ese momento.
El método de Evaluación Rápida por no ser altamente formal, sino más bien ecléctico
permitió al Equipo aportar experiencias y conocimientos de diferentes tradiciones y técnicas
de investigación. Permitió entrar en el ámbito privado, y los resultados ofrecen insumos
específicos que son extrapolables y aportan información, tanto para políticas como estrategias
nacionales y acciones comunitarias.
Conociendo que en el método de Evaluación Rápida la subjetividad resulta un límite
(debido a las conjeturas, sesgos, o a la cultura de las personas que realizan la observación), al
igual que los instrumentos de entrevista semi-estructurados pueden afectar los resultados,
mientras duró el proceso de investigación se realizaron consultas con otros especialistas: madres
y padres, maestras, promotores, educadores, que vienen de esa experiencia.
Se indagó en una variedad de fuentes para obtener información, antecedentes, acciones
realizadas, marco jurídico y datos del contexto económico y social del país.
5.1 La propuesta metodológica
Se elaboró una matriz de diseño de la investigación especificando cada objetivo, las
variables a considerar para alcanzar cada objetivo, los indicadores que nos permitieron
caracterizar esas variables, y los instrumentos y fuentes que consultaríamos para obtener
información sobre cada indicador propuesto. Definición de objetivos, marco de referencia
metodológica, estrategia metodológica a seguir y categorías de análisis, fuentes de información
y análisis de resultados. Así mismo, se retomaron los enfoque de género, generacional y derechos
humanos como ejes transversales de análisis.
19
• Diseño de instrumentos de recolección de información
La matriz constituyó el insumo básico para diseñar los instrumentos de recolección de la
información. Los indicadores definidos en la matriz de diseño, sobre la base de las variables y
los objetivos fueron cuidadosamente convertidos en preguntas.
• Selección de personal recolector de información
Se contrataron a promotoras locales que trabajan en organismos e instituciones de
atención a niñas y niñas en situación de riesgo, y universitarias egresadas de las carreras de
Sociología y Trabajo Social, quienes recibieron capacitación.
5.2 Capacitación de personal recolector de información
La capacitación contempló en términos generales temas como: contexto político, económico
y social del área de investigación, factores subjetivos y culturales presentes en el fenómeno de
trabajo infantil doméstico, el enfoque particular de la evaluación rápida en que estaban
involucrados y el por qué la recolección de ciertos tipos de datos. Además, se les capacitó sobre
las técnicas observación y de entrevistas, así como las técnicas de trabajo de campo. Se les
entrenó para observar a sus informantes, interactuar con ellas y ellos, y acostumbrarse a
escribir sus observaciones y notas de las entrevistas lo antes posible, además de grabarlas.
Se realizó la prueba piloto con los distintos instrumentos a utilizar, así fueron validados
una vez incorporadas las observaciones de la oficina subregional y nacional de la OIT-IPEC y la
experiencia del pilotaje. Finalmente, se establecieron los mecanismos de supervisión y control
de calidad en el proceso del levantamiento de la información.
5.3 Recolección de información
El método de Evaluación Rápida permitió la recolección de información de manera ágil y
simplificada, se construyeron redes de informantes en un proceso en cascada que partió de
informantes clave quienes eran personas de organismos e instituciones que trabajan con niñez
I METODOLOGÍA
Se utilizó el método de la representación, seguido por entrevistas de prueba en una
situación piloto análoga a la que el equipo de investigadoras-entrevistadoras iba a encontrar
más adelante. Se les dieron algunas recomendaciones básicas a seguir, como evitar el uso del
vocabulario técnico, realizar las entrevistas fuera del ámbito de trabajo y la presencia de
empleadores, padres o madres; no crear falsas expectativas, evitar juicios de valor sobre su
actividad laboral para evitar conflictos prematuros y innecesarios.
en situación de riesgo. Ellos y ellas aportaron a la definición de la estrategia de captación
de niños y niñas, así como a contactar con encuestadoras y encuestadores insertos en trabajos
comunitarios vinculados al tema en diversas áreas geográficas pequeñas y claramente definidas,
tanto en Managua como en León.
También se trabajó con ex-empleadas domésticas quienes además de suministrar
información para detectar a las niñas y los niños, aportaron relatos de su propia experiencia.
20
En la recolección de información se usaron diversos instrumentos y técnicas. Para el
análisis del contexto, marco legal y políticas públicas, se recurrió a la revisión de documentación
oficial nacional, estadísticas nacionales, encuestas de hogares, leyes nacionales, convenios
nacionales aprobados; y documentos internacionales como el informe de Desarrollo Humano
2000 y 2001, estudios elaborados por IPEC, Alianza Save The Children, UNICEF. Así mismo, se
revisó documentación de instancias de la sociedad civil como la Coordinadora de OONGG que
trabajan con la Niñez y la Adolescencia.
5.4 Consultas con informantes clave
Al inicio de la investigación a los integrantes de la Comisión Nacional para la Erradicación
del Trabajo Infantil (CENEPTI), se les presentó la estrategia del estudio, se recogieron aportes
y se establecieron compromisos para la localización y el abordaje de la población a estudiar.
Igualmente, se tomaron recomendaciones y se identificaron capacidades organizativas a tomar
en cuenta en futuras estrategias de intervención.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
5.5 Entrevistas generales
Se realizaron 250 entrevistas generales, 149 en Managua y 101 en León. Se entrevistaron
a niñas y niños trabajadores en los siguientes grupos de edad para comprender el universo de
7 a 18 años:
• de 7 a 12 años, (33 entrevistas)
• de 13 a 14 años, (68 entrevistas)
• de 15 a 18 años, (146 entrevistas)
• Tres niños no dieron su edad.
5.6 Entrevistas a profundidad
Para las entrevistas a profundidad utilizamos preguntas abiertas. Se realizaron un total
de 165 entrevistas a profundidad distribuidas de la siguiente manera: niñas y adolescentes
(75), familias (35), empleadoras(es) (15), informantes claves (30), ex-trabajadoras domésticas
(10).
Estas entrevistas con informantes clave se efectuaron con personal de las organizaciones
familiarizados con los detalles del tema en estudio, tales como: agencias gubernamentales,
organizaciones no gubernamentales, organizaciones de mujeres, sindicatos, grupos religiosos,
asociaciones caritativas, autoridades locales.
5.7 Grupos focales
Se realizaron tres grupos focales, uno con 10 trabajadoras domésticas adultas en la
ciudad de Managua, otro con niñas y adolescentes en la ciudad de León que se dividió por
grupos de edad (menores de 14, 15 y 16 años). Y el tercer grupo focal se efectuó en la ciudad de
Belén, una comunidad expulsora de trabajadoras domésticas principalmente hacia Costa Rica.
El grupo focal con trabajadoras domésticas adultas fue de gran utilidad para contrastar
y comparar la información que se había recabado sobre las causas de la incorporación temprana
al trabajo doméstico, las condiciones y riesgos laborales y psicosociales. En los grupos focales
se utilizaron técnicas proyectivas como la discusión de un poema sobre las empleadas domésticas
escrito por una poeta nicaragüense, y la discusión de una historia personal compuesta
por un collage de los testimonios recogidos en las entrevistas a profundidad.
La realización de las encuestas y las entrevistas comprendió un período entre 4 y 6
semanas. Identificar a las primeras niñas fue lo que tomó más tiempo. La identificación de la
población a estudiar empezó dos meses antes del inicio de la investigación, eso hizo más
expedito el proceso de recolección de la información.
5.8 Procesamiento y análisis de resultados
Los cuestionarios estructuradas aplicados para las entrevistas generales a niños y niñas
se procesaron en una base de datos computarizada utilizando el programa Epi info. Se contrató
a un especialista en sistemas de información, quien trabajó con el equipo en el diseño de un
programa de captura de datos, con sus correspondientes posibilidades de cruces de variables
e indicadores y posibles tablas de salida.
La información cualitativa recogida en las entrevistas a profundidad aplicadas a los
diferentes tipos de informantes se procesaron con la metodología de Análisis de Discurso y
fueron objeto de discusión y análisis periódicos a medida que el equipo investigador avanzaba
en el análisis de las mismas.
21
Los resultados pueden utilizarse para la formulación de un plan de sensibilización y
concientización a la opinión pública, ya que el material derivado de la investigación, incluyendo
las descripciones de casos, puede ser vital para mostrar la situación a la opinión pública y
exhortar a quienes elaboran y diseñan las políticas públicas.
5.9 Devolución de la información
Se realizó un taller con 50 representantes clave involucradas en los talleres iniciales,
para dar un informe del estudio y someter a su opinión los hallazgos, enriquecerlos y retomar
de ellos pautas para las estrategias de intervención.
5.10 Informe final
Una vez enriquecido el documento en el taller de devolución y retroalimentado por la
OIT-IPEC en Nicaragua y Costa Rica -a lo largo de todo el proceso investigativo-, se realizó el
primer borrador de informe final que se presentó en Costa Rica en el Segundo Taller Sub
regional realizado en abril de este año.
El presente informe incorpora las observaciones y sugerencias recogidas en este taller, y
contiene detalles descriptivos suficientemente ricos para dar un panorama claro de la incidencia,
riesgos, características y oportunidades de intervención en la problemática de las niñas y los
niños trabajadores domésticos en hogares de terceros en Nicaragua.
Las niñas y niños fueron el centro de la metodología de investigación, ya que como
informantes individuales y grupales, no sólo suministraron datos de importancia crucial, si no
que facilitaron la captación de otros niños y niñas.
Una vez identificadas las primeras, fue mucho más ágil el proceso. En general, no se
presentaron mayores dificultades en el abordaje de las niñas y los niños. En un buen número
de casos las encuestas y entrevistas se realizaron en sus casas de habitación y no en los
lugares de trabajo. También se evitó la presencia de sus madres, padres o tutores, lo que
permitió realizar éstas en un ambiente de mayor confianza. La colaboración de líderes de
OONGG que trabajan con la niñez, de empleadas domésticas y de líderes comunales, resultó
I METODOLOGÍA
5.11 Las niñas y los niños en el proceso de investigación
muy importante para establecer empatía con las personas entrevistadas y facilitar la recolección
de información.
Algunas empleadas domésticas adultas “prestaron” las niñas a sus madres o empleadoras
para facilitar las entrevistas, en otros casos las encuestadoras al notar que la empleadora
mostraba mucho interés por conocer lo que estaba expresando la niña, se las ingeniaron para
sacarlas de la casa y concluir la entrevista sin interferencias. La dificultad mayor fue con las
niñas que viven en su lugar de trabajo porque a algunas les prohibieron hablar con las
entrevistadoras; en otros casos las empleadoras se negaron a conceder la entrevista, y advirtieron
que no querían que se distrajera a las niñas o niños.
22
Los niños y niñas enriquecieron el proceso de recolección de información a través de su
participación en las actividades de grupo. Sus puntos de vista, perspectivas y opiniones
contribuyeron a la formulación de preguntas en los grupos focales; y sus aportes dentro de los
mismos al cruce de variables de los datos obtenidos. También expresaron sus opiniones sobre
los programas que les gustaría se implementaran.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Con los niños y niñas se utilizaron técnicas proyectivas como el juego de roles, sociodramas
y lectura de cuentos, para facilitar la expresión de sentimientos, temores y expectativas de
manera fluida. Las facilitadoras lúdicas propiciaron la creación de un ambiente de confianza y
camaradería, usando por ejemplo la cartilla de Juego sobre derechos de los niños1, y los
sociodramas escenificando un día en la vida de una niña o niño trabajadores domésticos.
Estas herramientas ofrecieron una información cualitativa de mucha importancia, sobre todo
en lo referente a riesgos psicosociales, especialmente en ausencia de una entrevista a
profundidad.
1 Cantera, Cartilla de Juego, Derechos de los niños. Publicado 1999.
CAPÍTULO II
MARCO TEÓRICO
Para esta investigación se definió como “trabajo infantil doméstico en hogares de terceros”
todas aquellas actividades realizadas por niños y niñas menores de 18 años, en hogares fuera
de la familia nuclear y en las que media remuneración en dinero o en especie; ya sea viviendo
fuera o en el hogar de la persona empleadora y en jornada parcial o total.
El trabajo infantil doméstico es una de las formas más comunes y tradicional de trabajo
infantil. Las niñas, niños y adolescentes en trabajo infantil doméstico están sometidos a una
doble carga discriminatoria. Por un lado, el trabajo doméstico carece de prestigio social, del
debido reconocimiento económico y protección legal efectiva, y por otro lado, en Nicaragua aún
prevalecen concepciones sobre la niñez y la adolescencia “como objetos con los que se puede
hacer y disponer”, no como personas sujetas de derechos.
23
Inquirir sobre el trabajo infantil doméstico requiere del auxilio de importantes cuerpos
de teoría que se relacionan entre sí: la perspectiva de género y generacional, y el enfoque de
justicia social y derechos humanos, ambos, porque en muchos casos el trabajo infantil doméstico
parcial o total se traduce en un abuso de poder genérico y generacional. La inequidad de las
relaciones de poder que se establecen en el desempeño del trabajo infantil doméstico, se magnifica
cuando se cruza con la pobreza.
Al realizarse en el seno familiar, la perspectiva de género es importante pues son los
supuestos patriarcales propios de la cultura occidental, los que hacen que el trabajo doméstico
se vea como una extensión de las obligaciones propias de las mujeres. Los diferentes ámbitos
de socialización, en los que se incluye el Estado y sus instituciones, legitiman esta asignación
de roles genéricos.
El patriarcado en tanto sistema de valores y prácticas establece la subordinación de
mujeres y personas jóvenes2. La subordinación se crea a partir del establecimiento de un
sistema que liga la posesión de atributos físicos (sexo) con el desempeño de roles sociales
(género).
La esfera privada, designada como el ámbito de las mujeres, se percibe como un espacio
oculto y no importante. En él las mujeres deben ocuparse de lo doméstico, el cuido y reproducción
de la familia y la comunidad, la maternidad, la crianza de los hijos y el cuido de las personas
ancianas. Esto explica que hasta hace poco se consideraba a las amas de casa como
“desocupadas” y el trabajo que realizan como una “ayuda familiar” “natural” de su condición
de mujer.
2 Como la subordinación de género está ligada al control de la sexualidad de las mujeres, en algunas culturas, en la edad
madura cuando la sexualidad de las mujeres no representa una amenaza al colectivo de hombres, éstas adquieren mejor
estatus en sus colectividades. Stern, Steve. The Secret History of Gender: Women, Men and Power in Late Colonial
Mexico. Chapell Hill: The University of North Carolina Press; 1995.
3 Rosaldo, Michelle and Lamphere Louise. Woman, Culture and Society. Standford: Standford University Press; 1974.
II MARCO TEÓRICO
A partir de ésta relación, han señalado otras autoras, la ideología patriarcal divide
arbitrariamente la vida en dos esferas: pública y privada3. La esfera pública se considera un
espacio masculino y se asigna una jerarquía superior a las actividades que allí se desarrollan.
En consecuencia, la producción de bienes materiales, la política y la guerra, actividades
realizadas en el ámbito público, son consideradas como visibles e importantes.
La asignación de lo doméstico como dominio exclusivo de las mujeres oculta su carácter
histórico, y por tanto, de creación cultural y se justifica en la filosofía del Contrato Social. Esta
figura, desarrollada por el filósofo liberal francés Jean Jacques Rousseau, imagina a la sociedad
como un colectivo libre de ciudadanos iguales. Según este enfoque, la humanidad transitó de
un imaginario estado natural de caos hacia una sociedad ordenada basada en la razón, o en
la agresión según Hobbes. Las mujeres construidas culturalmente como carentes de esos
atributos quedan excluidas de la ciudadanía4.
De esta manera5, los teóricos liberales construyeron la familia como una colectividad
natural que antecede al Estado y, por tanto, al Contrato Social. Al localizar a la familia en la
esfera de la naturaleza y de la Ley Natural, en oposición a lo histórico, se justifica la creación
del área privada o doméstica como un dominio en el que las mujeres deben subordinarse a las
leyes de la creación y no les corresponde la categoría de iguales6.
Ser una “buena” mujer
24
Concepciones patriarcales sobre lo público y lo privado justifican el trabajo infantil
doméstico porque hacen que se crea que la destreza en la realización de las labores domésticas
y en la administración del hogar, son partes esenciales del ser una “mujer decente”. La lógica
es que las mujeres que no aprenden estas labores son mujeres “vagas” o “de la calle”. En el
caso de la mayoría de las trabajadoras infantiles esta ocupación termina, a veces
inadvertidamente, programándoles la ocupación doméstica como destino.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
La deconstrucción de las ideas que conciben lo doméstico fuera del Contrato Social, es
importante porque una vez que se revela la injusticia de los presupuestos invisibles que lo
sustentan, es posible buscar vías de solución al problema. No se trata de hacer desaparecer el
trabajo doméstico, sino de otorgarle su verdadero valor económico y social.
Sin la permisividad jurídica y cultural para contratar mujeres, niñas, o adolescentes por
un salario de explotación y en condiciones de servidumbre, las familias que contratan
trabajadoras domésticas tendrían forzosamente que cambiar la forma en la que actualmente
resuelven la realización de las labores del “hogar”, como ocurre en otras culturas. Por ejemplo,
las personas podrían cambiar hábitos, o más ambiciosamente, empezar a cambiar las relaciones
de género dentro de las familias, para que las labores domésticas se repartan equitativamente
entre hombres y mujeres.
Mientras esto no ocurra, al delegar las tareas domésticas, como ha planteado Soraya
Hoyos7, las empleadoras delegan también la desvalorización del trabajo doméstico y de quienes
lo realizan.
No son “grandes en chiquito”...
Así como el sistema de valores y prácticas patriarcales son hechos objetivos en las formas
de relación, en el caso de las niñas y adolescentes, la edad constituye otro factor de
discriminación. Las relaciones con los niños y las niñas se establecen en función de las
concepciones que éstos tengan sobre la niñez.
Newman y Newman8 analiza diversas concepciones prevalecientes hacia la niñez: quienes
les consideren como adultos en miniatura, seguramente en sus relaciones les exigirán más
allá de sus posibilidades; quienes les vean como buenos o malos por naturaleza aceptarán
mejor las actividades que sean por su propia iniciativa y en consecuencia consentirán su
comportamiento exploratorio; por el contrario aquellas personas que les consideren innatamente
malos, se propondrán guiar todas sus actividades, restringiéndoles y limitándoles.
4 Yuval-Davis, Nira. Gender and nation. Ethnic and Racial Studies. 1993; 16(4 October): 620-631.
5 Pateman, Carol. The Fraternal Social Contract. Keane, John, Ed. Civil Society and the State. London; 1988; p. 114.
6 Suad, Joseph. The Public/Private - The Imagined Boundary in the Imagined Nation/State/Community. Feminist Review.
1997; 57(Autumn): 73-92.
7 Hoyos, Soraya, 2001. “Y quién la mandó a ser niña” Conferencia Subregional TID. San José, Costa Rica.
8 Newman y Newman. Desarrollo del Niño. Cap.1. México Limusa 1991.
De este análisis se deduce que9 las personas adultas establecen las relaciones con las
niñas y niños de acuerdo con la idea que tengan de su naturaleza; por lo tanto, según la
concepción de niñez que prevalezca en determinada sociedad, así serán los presupuestos que
subyacen a las actuaciones personales, institucionales e incluso nacionales.
Todavía resulta extraña la idea de que los niños y niñas tengan derechos propios. Es
apenas a finales del siglo XX que se les ha empezado a considerar como personas sujetas de
derechos; y más recientemente a raíz de los amplios debates inspirados por la Convención de
los Derechos del Niño, aprobada por Naciones Unidas, donde se analizan las situaciones desde
esta nueva perspectiva.
Los derechos constituyen condiciones básicas para que todo ser humano pueda vivir y
desarrollarse, para lograr su propia protección y la de los demás; para su participación activa
en los diferentes ámbitos de la vida. Junto con la Declaración de los Derechos de las Mujeres,
la Declaración de los Derechos del Niño10 constituye uno de los grandes avances de la humanidad.
Esta Declaración ha permitido hacer visible a un grupo de personas que si bien son
diferentes por su condición de edad, son iguales por su condición humana. Por lo tanto, en un
marco de justicia social y derechos humanos deben de construirse relaciones de respeto que
les diferencien y hagan visibles sus derechos.
25
Dentro de este marco de análisis, aún existen dos posibles perspectivas: un enfoque
proteccionista de los niños y las niñas que centra el reconocimiento de sus derechos en las
limitaciones y no sus capacidades. Identifica a la niñez como objeto de protección, dependiente
del mundo adulto. La visión de la niñez como sujeta de derecho, significa reconocerles en su
condición de persona humana, derechos que les son inherentes independientemente del color,
sexo, raza, religión o situación física o psicológica. Implica, por tanto, reconocerles en igualdad
de oportunidades con las personas adultas, tomando en consideración sus propias
particularidades, capacidades y niveles de desarrollo.
Quienes no han cumplido los 13 años de edad son considerados como niños y niñas, y
las personas que se encuentran entre 13 y 18 años de edad no cumplidos se les considera
adolescentes11.
Para el desarrollo integral de la persona se requiere que en las distintas etapas del ciclo
de vida se garanticen condiciones, espacios y oportunidades adecuadas. En principio se supone
la satisfacción de sus necesidades básicas tales como alimentación, vestuario, educación,
protección, salud, afecto, comunicación, recreación, trabajo y vivienda. Estas deben darse en
los diversos ámbitos de la socialización como es la familia, la escuela, la comunidad, los grupos
de amigos y amigas. Su desarrollo integral requiere del acceso a la cultura, la religión, la
ciencia y el ejercicio de la organización y la participación.
El peso del adultismo
Las prácticas adultocentristas, igual que las relaciones de género, están sustentadas en
relaciones desiguales de poder. El sistema adultista espera de las personas adultas la imposición
de su autoridad, y la cultura permite reproducirla de manera “autorizada”.
9 INPRHU ¨La participación... Del Derecho al Hecho¨. Sistematización Estelí, publicado junio 2001.
10 Y sus respectivas Convenciones y tratados.
11 Art. 2. Código de la Niñez y la Adolescencia.
II MARCO TEÓRICO
Cumplir los 21 años es considerado el momento para el ejercicio de la mayoría de edad,
mientras llega, el sistema adultocéntrico imperante, justificado sobre la base de valores y
prácticas ancestrales patriarcales, considera a las personas menores de edad como inexpertas,
incapaces y no aptas para tomar decisiones. Son las personas adultas quienes deben tomar
decisiones sobre las personas menores de edad.
La visión adulta de la sociedad considera como propias el asumir responsabilidades y la
toma de decisiones importantes, de hecho en la práctica, la visión es que por estar en proceso
de aprendizaje, se les libera de otras responsabilidades. La generación adulta es quien determina
lo político, lo económico y lo prioritario, paradigma introyectado incluso entre las generaciones
no adultas.
“Tarde o temprano la generación joven se transforma en adulta”12, y cuando se llega a
esa edad se descubre que tampoco hay certezas absolutas en la adultez. Sin embargo, se sigue
asociando a este período de la vida, una jerarquía de dominio hacia la generación más joven.
Las y los adolescentes han expresado que les gustaría establecer puentes horizontales para el
intercambio de ideas, transformando el sistema actual de educación en la familia, basado en el
chantaje, premio y castigo, para imponer la voluntad adulta; y compartiendo las experiencias
adultas en un ambiente de amistad y camaradería en función del aprendizaje juvenil.
26
El “dulce hogar” ideal
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Aunque la familia continúa situándose como “uno de los pocos refugios de amor en las
relaciones humanas, muchas de sus funciones se han debilitado y existe el riesgo de que se
vea sobre exigida, pues el cambio no ha sido acompañado por el desarrollo de vías programáticas
alternativas”13.
De la familia se espera que sea fuente de socialización y protección, fuente de afectos y
emociones. Pero sus capacidades están cada vez más debilitadas para desempeñar esta función.
El desempleo y los ingresos reducidos e inciertos son la principal causa del empobrecimiento
en miles de familias. “Reducidos quiere decir insuficientes para cubrir satisfactoriamente las
necesidades básicas de los miembros del grupo familiar; inciertos porque no responden a un
trabajo estable, o porque están sujetos a los frágiles mecanismos de las regulaciones del
mercado”14.
La pobreza no es sólo la ausencia de recursos económicos, sino la carencia de una serie
de oportunidades para las acciones más fundamentales del desarrollo humano. La Alianza
Save The Children15, afirma que “niños y niñas sufren desproporcionadamente por la pobreza
en comparación con los adultos, tanto en términos crudos del número de afectados, así como
con relación a la severidad y el impacto. En las necesidades particulares del desarrollo de
niños y niñas, la pobreza particularmente, puede tener implicaciones severas en sus vidas; ...
reducir el acceso a la educación, relegarles a una vida de trabajo mal remunerado; puede
perpetuar la necesidad que niños y niñas trabajen hasta generaciones venideras”.
La Coordinadora de OONGG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia, en 199716
señaló: “es el contexto político, económico y social del país el que genera grandes y diversas
situaciones de amenazas para las familias y en forma particular para los niños y adolescentes.
Las amenazas no sólo están por las condiciones de insalubridad, de extensas jornadas laborales.
Las amenazas del contexto laboral son numerosas y generan daños; y esto es lo que hace
vulnerables a las personas. La vulnerabilidad está en la condición de vida cotidiana de
subsistencia, de presentismo y desprotección, de carencia de opciones de desarrollo y de
exclusión social.”17
12 Fernández, Solórzano, Fernández Una causa para Rebeldes. Puntos de Encuentro, diciembre de 1995.
13 Montenegro 1997, citado en Los Adolescentes: Enfoques y Perspectivas. Dina Krauskopf Roger
14 INPRHU, Metodología de Intervención con Familias. Sistematización. Managua. Agosto, 2000.
15 “La posición de Alianza Save The Children con relación a los niños y niñas trabajadoras”. Borrador 2: 11 de febrero, 2002.
16 Memoria, Primer Foro Nacional sobre Trabajo Infantil en Nicaragua. Abril, 1998.
17 CODENI. ¨La Deuda Interna de Nicaragua. Las ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia ante las peores formas
de trabajo infantil¨. Agosto, 2001.
II MARCO TEÓRICO
27
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
28
CAPÍTULO III
EL CONTEXTO NICARAGÜENSE
1. El trabajo infantil y adolescente
Han sido numerosas las acciones que se han realizado en Nicaragua para poder llevar a
la agenda pública, el tema del trabajo infantil de niños, niñas y adolescentes. Varias
investigaciones realizadas por instituciones gubernamentales y no gubernamentales en el área
del trabajo infantil en zonas rurales y urbanas, así como la inclusión del tema en diferentes
encuestas de hogares y censos nacionales, indican los esfuerzos por caracterizar y dimensionar
el fenómeno.
Según el Informe de Desarrollo Humano 2000, la crisis económica impulsa más a las
familias a lanzar al mercado un mayor número de miembros, cada vez a edades más tempranas.
En 1998, el Ministerio del Trabajo reportaba que en Nicaragua “trabajan 160 mil 680 niños y
adolescentes desde los 11 años”.
29
Mientras, la Coordinadora de Organismos no Gubernamentales que trabaja con la Niñez
y la Adolescencia, estimaba que más de 322,372 niñas y niños empiezan a trabajar desde que
tienen seis y siete años de edad”18. En este momento, la diferencia de datos indica que hay un
subregistro de información, esto se convierte en una desventaja para el abordaje del problema,
pero se continúan haciendo esfuerzos por incorporar el tema del trabajo infantil en los próximos
censos nacionales.
El módulo de trabajo infantil de la Encuesta de Hogares realizada por el Ministerio del
Trabajo en noviembre del 2000 refleja más certeramente la situación del trabajo infantil en el
país, la magnitud del fenómeno, las edades en que empiezan a trabajar y el sexo.19
A partir de los datos de la encuesta en referencia, se puede afirmar que en el país existe
un total de un 1 millón 772,614 niños y niñas entre 5 y 17 años; el 50.65 % son hombres y el
49.35% son mujeres.
Gráfico No. 1
Rango de edades
05 - 09 años
10 - 14 años
15 - 17 años
36 %
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
18 Memoria Foro de Trabajo Infantil en Nicaragua. Abril, 1998
19 Todos los datos tomados de la Encuesta de Hogares Urbano Rural. Nov. 2.000. MITRAB. Sin publicar.
III CONTEXTO NICARAGÜENSE
45 %
19 %
En este mismo rango de edad aproximadamente 314,012 niños y niñas, en algún momento
de su vida han realizado alguna actividad económica. Es decir, aproximadamente el 18% de los
niños y niñas entre cinco a 17 años trabajan. Esta última encuesta de hogares ya incorpora la
población infantil que trabaja desde los 5 años, a diferencia de la del año 98, que los consideraba
desde los 10 años.
Los resultados obtenidos reflejan que estas niñas y niños trabajadores, en la gran mayoría
de los casos realizan dichas actividades sin recibir salario alguno como remuneración por su
trabajo (60% de los niños laboran como familiar no remunerado).
El rango de edad donde se encuentran la mayor parte de las niñas y niños trabajadores,
es de 15 a 17 años, un 44%, seguido muy cerca de los niños de 10 a 14 años con un 42%. En
menor porcentaje se encuentran los niños de cinco a 9 años con un 14 %.
30
Gráfico No. 2
Distribución porcentual de los niños trabajadores en rango de edades
14 %
44 %
15 - 17 años
10 - 14 años
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
05 - 09 años
42 %
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
Lo anterior nos indica que a medida que ellos y ellas van creciendo, se incorporan y se
quedan en la vida laboral.
De manera general, se puede observar que el mayor porcentaje de niños y niñas que han
tenido algún tipo de experiencia laboral, se concentra principalmente en la agricultura 53%, lo
que nos lleva a concluir que el principal problema de trabajo infantil se da en el área rural.
Otro aspecto importante es el hecho que el 53 % de estas niñas y niños realizan tareas como
obreros(as) sin calificación, y el área de propiedad de la empresa o negocio donde han realizado
las diversas actividades pertenecen a la actividad privada en un 99%.
Gráfico No. 3
Distribución de la población 05 a 17 años ocupada por rama de actividad
e.f.
d.
b.
a. Agrícola, caza y pesca: 53 %
c.
b. Comercio, restaurantes y hoteles: 19 %
c. Industria manufacturera: 11 %
d. Servicios comunales, sociales y personales: 11 %
e. Construcción: 4 %
f. Transporte, almacenes, comunicación: 2 %
a.
g. Establecimientos financieros y seguros. Electricidad,
gas y agua. Minas y canteras: 0 %
31
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
Gráfico No. 4
Distribución de la población ocupada, por sexo
26 %
Hombres
74 %
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
La encuesta parece indicar una prevalencia de varones en el trabajo infantil, no obstante
es posible que haya subregistro del trabajo femenino en las actividades domésticas del hogar y
o en negocios familiares.
En la reciente encuesta de hogares los departamentos que tienen mayor número de
niños laborando son:
III CONTEXTO NICARAGÜENSE
Mujeres
Cuadro No. 1
Cantidad de niños ocupados
Departamento
32
Cantidad de niños ocupados.
Managua
Matagalpa
RAAS
42.331
26.409
22.284
Chinandega
León
RAAN
Jinotega
20.679
19.689
18.772
18.512
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano-Rural. Noviembre 2000
El sector de la economía que concentra el mayor número de niños ocupados es el sector
informal, recoge el 77.94% de la población de 5 a 17 años ocupada, mientras que en el sector
formal se encuentra el 22.06%.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
El mercado informal se ha convertido en el principal mecanismo de ajuste del mercado
laboral adulto, ante la ausencia de ocupaciones formales. El 42% de los hogares nicaragüenses
tienen un negocio o actividad independiente no agropecuaria. En 1994 el sector informal
proporcionó trabajo al 56.4 % de las personas ocupadas. Este sector representa la única
alternativa para tres de cada cuatro mujeres que no logran insertarse en los sectores más
modernos y dinámicos de la economía.
La falta de oferta de trabajos decentes, los bajos ingresos y el poco acceso a la canasta
básica permite entender el incremento significativo de migración nicaragüense hacia otros
países. A finales de 1990 el 12% de la población total migró, lo que ubica a Nicaragua dentro de
los países de América Latina con mayor proporción de población en el exterior.20
Gráfico No 5
Población de 05 a 17 años ocupada por sector económico, según sexo
Población
300.000
250.000
200.000
150.000
100.000
50.000
0
País
253.057
187.523
Hombres
197.232
143.771
65.534
Mujeres
55.825
43.752
Total
53.461
12.073
Formal
Informal
Sector Económico
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
En cuanto a la instrucción los niños ocupados si bien saben leer y escribir, su nivel
educativo ha alcanzado únicamente algún nivel de primaria ( 62%). Los niños ocupados que
aún no tienen ningún nivel educativo representan el 23% y apenas un 15% de los niños que
estaban ocupados al momento de la encuesta, ha logrado llegar a la secundaria.
20 Baumesteir, Eduardo. Nicaragua: “Migraciones externas”. Cuadernos del CONPES. Managua, Nicaragua, 2.001
Gráfico No. 6
Distribución porcentual de los niños trabajadores, por nivel de instrucción
15 %
Universidad 0 %
Secundaria
62 %
Ninguna
23 %
Primaria
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
33
Lo anterior indica que los niños trabajadores, en la medida que permanecen en el mundo
laboral van abandonando el sistema educativo, como indica el siguiente cuadro:
Gráfico No. 7
Población de 05 a 17 años ocupada según asistencia escolar
y realización de alguna actividad
24 %
No asisten a la escuela y trabajan
Asisten a la escuela y hacen oficios en
15 %
la casa
Asisten a la escuela y trabajan
No asisten a la escuela, trabajan y
28 %
hacen oficios en la casa
33 %
Las niñas y los niños que trabajan, dentro o fuera de la casa, representan el 58% del total
que no asisten a la escuela comprobando que el trabajo infantil constituye un factor importante
para la deserción del sistema educativo.
La deserción escolar de los niños que trabajan ya ha sido vista como un problema por el
mismo Ministerio de Educación, por lo que se han desarrollado algunos programas pilotos
donde se hacen adecuaciones curriculares. Sin embargo los resultados no han dejado de ser
insumos para validar estrategias. Organizaciones no gubernamentales también han acumulado
experiencias en este sentido, y juntas podrían compatibilizar una estrategia pertinente.
Nicaragua presenta las cifras más altas en América Central con relación a la deserción
escolar, el 45% de los niños de primer grado no logran llegar a segundo. Más de 130.000
abandonan la escuela cada año y solamente el 25% de los que inician la primaria logra concluirla.
Únicamente el 52 % de los niños y niñas que ingresan a primer grado terminan su cuarto
grado.
III CONTEXTO NICARAGÜENSE
FUENTE: XIV Encuesta de Hogares Urbano – Rural. Noviembre 2000.
Es de todos conocido que la deserción escolar obedece a un factor multicausal como la
pobreza y las distancias lejanas de las escuelas, pero el principal problema es el abandono del
Estado para equipar las escuelas de personal docente, así como de pupitres, libros y pizarras,
y la carencia de programas integrales que permitan no solo el acceso, sino la permanencia de
los niños en los centros educativos. Como se puede ver, los niños que trabajan, son parte de
esos índices nacionales de deserción escolar.
El diagnóstico realizado para la elaboración del “Plan Estratégico para la Erradicación
del Trabajo Infantil”, reportó que se identificó el trabajo infantil doméstico como una de las
peores formas de trabajo infantil en nueve de los quince departamentos del país. En Chontales,
Carazo, Madriz, Estelí, y Río San Juan se identificó bajo la figura de la Trabajadora infantil
doméstica, mientras que en Masaya y Granada se las identificó con la figura de “Hija de casa”.
34
2. El trabajo infantil doméstico en Nicaragua
En Nicaragua, las tareas del hogar han sido tradicionalmente atendidas por mujeres,
sean éstas la propia ama de casa con el apoyo de las hijas, o por otras mujeres contratadas
para el servicio doméstico. Así mismo es visto como natural en nuestras tradiciones que niños,
niñas y adolescentes realicen tareas domésticas en sus propias casas, o en otras, elaboren
productos caseros o trabajen en negocios familiares.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
También el hecho de que niños, y mayoritariamente niñas, sean contratadas para asumir
o apoyar el trabajo doméstico dentro de hogares de terceros es una realidad que se ha venido
transformando a partir de modificaciones del contexto económico y social del país.
En las tradiciones nicaragüenses la presencia de las niñas en tareas domésticas en
períodos anteriores se presentó bajo la figura de lo que se ha conocido como hijas de casa.
Aunque ha sido una costumbre extendida, quizás por ello, en el imaginario cultural nicaragüense,
esta figura tiene un sentido peyorativo.
Es común en el discurso nicaragüense usar el calificativo “como Hijo(a) de casa” para
referirse a una persona “del servicio”. El proceso discursivo a través del que se recrea a la niña
o niño como un otro inferior, se realiza a través de la propia nominación como. El proceso
lingüístico opera con la eliminación de su carácter de persona, en lugar de ser el hijo o la hija
de Antonio y María, se la nombra hija de un objeto: la casa. Esta codificación facilita el trato
discriminatorio, la hija de casa es la “no-persona”.
Razones de pobreza u orfandad en un afán de protección, han favorecido la colocación de
niños y niñas desde muy tempranas edades con “familias respetables” u “hogares de crianza”.
Donde a cambio de labores domésticas como lavar platos, ropa, barrer, regar plantas, cuidar
animales o niños menores reciben a cambio la comida, vestuario, educación, protección y
techo. Esta contratación que se ha establecido bajo la figura del “Hijo o Hija de casa”.
Los padres y las madres generalmente buscan una familia de mejores recursos económicos,
ya sean familiares biológicos o conocidos para colocar a sus hijos e hijas en el trabajo doméstico.
El propósito es la búsqueda de la movilidad social de sus hijas, el acceso a educación formal o
no formal, el ejercicio de la estrategia de sobrevivencia económica, bien sea evitándose el costo
de la alimentación del niño o la niña, y asegurando alguna retribución en forma de favores,
dinero o alimentos.
Esta ayuda tradicional se esta modificando, en la medida en que la crisis económica en
el país se ha ido profundizando. Cada vez aumenta la cantidad de niños y niñas que trabajan
en otros hogares vendiendo su fuerza de trabajo, en transacciones financieras absolutamente
desventajosas y desprovistos de protección y seguridad. Cada vez más, las familias de capas
medias que requieren contratar trabajadoras domésticas, se están empobreciendo, y en
consecuencia pagan bajos salarios.
La Organización Internacional del Trabajo estima que el trabajo doméstico es el mayor
empleador de niñas: “el sólo hecho que el trabajo es realizado en el hogar, no necesariamente
lo hace más fácil o más aceptable. En muchos casos, el trabajo menos visible es más peligroso
para el bienestar del niño y la niña, puesto que es más difícil detectar el abuso”21.
Desde 1997, las OONGG afiliadas a la Coordinadora de organizaciones no gubernamentales
que trabajan con la Niñez y la Adolescencia, han señalado que lo que preocupa del trabajo
infantil “es lo explotador, peligroso y perjudicial que interfiere en el desarrollo de las niñas y
niños”22. Nuevamente, esta misma organización en el año 2001 reiteró su planteamiento: “la
preocupación que compartimos corresponde a las modalidades que niñas, niños y adolescentes
realizan para subsistir o sobrevivir tanto en el ámbito individual como familiar y que conllevan
por su naturaleza, por las condiciones en que se ejecutan y por sus consecuencias una
desintegración de su condición de persona y, por lo tanto, son violatorias de sus derechos”23.
La servidumbre en el trabajo doméstico se marca por la superioridad de la parte
empleadora, se espera que la empleada doméstica sea y actúe como inferior. Esta inferioridad
se refuerza en las condiciones del arreglo laboral que requieren incondicionalidad, disponibilidad
total en dependencia de las necesidades de la familia empleadora, y la distancia marcada por
la diferencia en comidas, ubicación espacial, vestuario. Son éstas relaciones de sumisión y
servidumbre, agravadas por la discriminación generacional y de género, las que convierten el
trabajo infantil doméstico, en una de las peores formas de trabajo infantil.
35
Se trata de un fenómeno históricamente invisibilizado en Nicaragua. La encuesta de
hogares del 2000, recoge por primera vez datos preliminares acerca de la dimensión del
fenómeno, aunque la misma metodología y conceptos utilizados no han considerado todas las
variables necesarias para su cuantificación y reconocimiento.
Según esta Encuesta de Hogares, del total de niños y niñas que trabajan, 17 mil 694
(5.68%) lo hace en el servicio doméstico, y de éste, el 83.07% son niñas y adolescentes mujeres.
Su trabajo aparece enmascarado bajo la denominación de “labores domésticas”.
La misma Encuesta revela que del total que trabaja en servicios domésticos el 67.03 %
son del área urbana y el 32.97 % provienen del área rural. Los departamentos que reflejan
mayor porcentaje de trabajo doméstico en niños, niñas y adolescentes son Managua (29.40 %)
y León (9.60 %).
El trabajo infantil doméstico y adolescente en Nicaragua es un fenómeno mayoritariamente
urbano. La población infantil que se inserta en este tipo de actividades no es mayoritariamente
migrante del campo a la ciudad, más bien es segunda o tercera generación de migrantes. Son
las principales ciudades del país las que presentan mayor incidencia y dentro de estas ciudades
barrios, comunidades o sectores tales como:
• Barrios tradicionales como Altagracia, San Judas y Monseñor Lezcano en Managua,
habitados por sectores de clase media baja, empobrecidos por la crisis y en los que persisten
relaciones tradicionales entre vecinos: de apoyo mutuo y compadrazgo, entre otras. Estos
barrios que sobrevivieron al terremoto del 72, no pueden categorizarse estrictamente como
21 Save The Children. La posición de Alianza Save The Children con relación a los niños y niñas trabajadoras. Borrador 2: 11
de febrero 2002.
22 CODENI. Memoria Primer Foro Nacional sobre Trabajo Infantil en Nicaragua, Publicado abril 1998.
23 CODENI. La Deuda Interna de Nicaragua. Las OONGG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia ante las peores
formas de trabajo infantil. Publicado agosto 2001.
III CONTEXTO NICARAGÜENSE
Es pues, el trabajo infantil de niños, niñas y adolescentes en hogares de terceros en
Nicaragua, un fenómeno invisibilizado, culturalmente aceptado, con implicaciones genéricas y
generacionales, de alto riesgo psicosocial, fuente de negación de derechos y escasamente
estudiado.
marginales, cuentan con servicios básicos y están ubicados en zonas de fácil acceso, con
servicios de transporte público. El tipo de relaciones interpersonales prevaleciente en estos
barrios facilita que la contratación de trabajadoras infantiles domésticas sea entre vecinos o en
áreas muy cercanas, sin que sea necesario que la niña viva en el hogar donde trabaja, ni que
trabaje la jornada completa.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
36
• Comunidades urbano marginales como por ejemplo los barrios Jorge Dimitrov, René
Cisneros, comunidades del Reparto Schick. Se tratan de asentamientos poblados
mayoritariamente por migrantes del campo y reubicados a partir de desastres naturales. En
estas comunidades los servicios básicos son nulos, escasos o precarios, los índices de pobreza
y violencia en sus distintas expresiones son mayores y las redes familiares de apoyo mutuo
débiles o escasas. Los niños, niñas y adolescentes de estos barrios mayoritariamente realizan
su trabajo en otras comunidades cercanas o un poco más alejadas. Y en algunos casos viven
en los hogares donde trabajan.
• En ciudades tradicionales como León, la demarcación territorial de barrios según nivel
socioeconómico es difusa. En zonas vecinas conviven poblaciones de diversas clases sociales y
persisten relaciones personales y familiares similares a la de los barrios tradicionales de la
ciudad de Managua, con servicios básicos menos limitados que en los asentamientos marginales.
CAPÍTULO IV
MARCO LEGAL
1. El trabajo doméstico adulto
En Nicaragua el trabajo doméstico adulto está normado en el Código Laboral vigente
(1997) en su Capítulo I, dentro de la categoría “Condiciones especiales de trabajo”. Esta
normación parte definiendo en su artículo 145 a “los trabajadores del servicio doméstico como
aquellos que prestan servicios propios del hogar a una persona o familia en su casa de habitación
y en forma habitual o continua, sin que del servicio prestado se derive directamente lucro o
negocio para el empleador”. Esta categoría está referida estrictamente a las actividades realizadas
en el hogar, pues las que se hacen en oficinas o negocios aparecen excluidas de esta definición
aunque sean iguales o similares.
37
El Código hace referencia a la retribución del trabajador doméstico, la que comprende
además del pago en dinero, alimentos de calidad corriente, y el suministro de habitación cuando
el trabajador duerme en la casa donde trabaja. Para el pago de sus prestaciones establece que
se tomarán en cuenta los alimentos y habitación, con un valor estimado del 50% del salario
que perciba en dinero. También regula la frecuencia de pago mensual y un período de prueba
de 15 días. Sin embargo, la legislación laboral no establece salario mínimo, ni normas por
labor realizada24 porque este tipo de trabajo no esta incluido en ninguno de los sectores
económicos.
En cuanto a la jornada laboral establece que tendrán derecho a doce horas de descanso
absoluto mínimo, ocho de ellas nocturnas y continuas, a un día de descanso después de seis
días de trabajo ininterrumpido y a que se les permita asistir, dentro de las limitaciones del
servicio, a una escuela nocturna para cursos corrientes o de alfabetización en su caso.
La legislación laboral norma el descanso en doce horas, pero no la jornada laboral, lo que
implícitamente abre la posibilidad de que la jornada pueda extenderse hasta por la otra mitad
del día.
El Código establece que toda enfermedad común del trabajador doméstico, contraída por
contagio del empleador o de las personas que habitan la casa, obliga al empleador a garantizarle
su salario integro hasta su total restablecimiento y a que se le cubran los gastos médicos
cuando no esté afiliado a la seguridad social. En el caso de trabajadores no afiliados al seguro
social, el empleador está en la obligación de complementarle el 100% del salario. Esta referencia
explícita a enfermedades contraídas por contagio, excluye otro tipo de enfermedades, lo que
agregado a la discrecionalidad en lo que a seguridad social se refiere, coloca a los trabajadores
domésticos en una situación de desprotección en lo relativo a servicios médicos.
24 En Nicaragua el salario mínimo se establece por sectores económicos y no se contempla el trabajo doméstico como un sector.
Podría incluirse el trabajo doméstico en la categoría “servicios”, pero esto es discrecional. Otras actividades laborales por
ejemplo la albañilería están normadas hasta la saciedad. En el Ministerio del Trabajo existe una descripción pormenorizada de
las labores realizadas por un obrero y el pago que corresponde a cada labor.
IV MARCO LEGAL
Igualmente establece la obligación del empleador de inscribir al trabajador en el régimen
de seguridad social, en caso de incumplimiento el empleador asume la responsabilidad en los
casos que corresponda, pero esta institución no incluye el trabajo doméstico dentro de sus
categorías de cobertura, únicamente ofrece la posibilidad a los empleadores que lo soliciten de
asegurarlas bajo el régimen de seguro facultativo, categoría que puede ser utilizada para
cualquier persona aunque no sea trabajador asalariado. Esta categoría incluye prestación de
servicios médicos, pero no otras coberturas importantes como la de riesgos profesionales, por
ejemplo.
A partir del análisis de la normación del servicio doméstico que aparece en el código
laboral se puede señalar, que subyace la idea de servidumbre a partir del mismo concepto de
condiciones especiales de trabajo dentro del que se clasifica, del término con el que se le
nombra y de los vacíos de normación en aspectos fundamentales como salario, jornada laboral,
seguridad social y atención médica que de alguna manera fortalecen la desvalorización y
desprotección del trabajo doméstico y de las empleadas domésticas.
Al hecho anterior se agrega que la legislación laboral es desconocida por empleadas y
empleadoras, y por supuesto incumplidas. Consecuentemente este sector de la población acude
con poca frecuencia a interponer demandas laborales al Ministerio del Trabajo25. Son, además,
un sector laboral con muy pocas expresiones organizativas.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
38
Por extensión, las adolescentes que trabajan como empleadas domésticas, y las niñas y
los niños que a despecho de la ley desempeñan ésta labor, estarían cubiertos por el mismo
marco legal de los adultos, en lo que al tipo de trabajo que realizan se refiere.
2. El Trabajo de niños, niñas y adolescentes
• La Constitución Política de Nicaragua, establece que “la niñez goza de todos los derechos
que su condición requiere, dándole plena vigencia a la Convención Internacional de los Derechos
del Niño y la Niña”26. También en su artículo 84 “prohibe el trabajo de los niños, niñas y
adolescentes en labores que afecten el desarrollo normal o su ciclo de instrucción obligatoria,
y los protege contra cualquier forma de explotación económica y social”27.
• Nicaragua fue el país número 23 en ratificar la Convención de los Derechos del Niño en
el año 1990, instrumento internacional que, además, ha sido elevado a rango constitucional
con lo cual se obliga, por voluntad propia a observar las normativas en el tratamiento de los
niños y niñas.
• El artículo 2 de la Convención establece el derecho a no ser discriminados y es obligación
del estado protegerlos contra cualquier forma de discriminación. Esta a veces puede ser el
resultado de acciones consciente e inconscientes por ignorancia o indiferencia. Niños que se
ven obligados a trabajar por condiciones de pobreza, muchas veces tienen que enfrentar la
discriminación y particularmente las niñas por su condición de género
• El artículo 3 de la Convención se refiere al interés superior del niño, señalando claramente
a éstos como seres humanos competentes con derecho a ejercer influencia sobre los asuntos,
que afectan su vida, reconociendo también condiciones de vulnerabilidad para lo cual necesitan
apoyo y protección especial. El artículo 6 se refiere a la supervivencia y el desarrollo, reconociendo
básicamente el potencial de cada niño para su propio desarrollo, para lo cual se le deberá
proporcionar todo el apoyo necesario. Este incluyo aspectos, físicos, cognoscitivos, sociales y
culturales.
• Por su lado, el Código de la Niñez y la Adolescencia entrado en vigencia en el 2000
establece en su artículo 73 la prohibición para contratar en cualquier trabajo a menores de 14
años.
• A su vez el artículo 74 ratifica que los adolescentes no podrán trabajar en lugares que
pongan en riesgo su vida, su salud y su integridad física y moral y el 75 establece la normativa
para los adolescentes trabajadores que les garantiza el derecho de recibir instrucción adecuada
al trabajo que desempeñan, garantizar su proceso educativo y someterse a exámenes médicos
por lo menos una vez al año.
25 En el segundo semestre del 2001, la Inspectoría Departamental del Trabajo infantil, reportó 4 casos de interposición de
demandas laborales por trabajadoras domésticas adolescentes.
26 Constitución Política de Nicaragua, Capítulo IV Derecho de la Familia, segundo párrafo, Art. 71.
27 Idem capítulo V referido a los Derechos laborales, Art. 84.
IV MARCO LEGAL
39
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
40
CAPÍTULO
CAPÍTULO V
V
MARCO INSTITUCIONAL Y POLÍTICAS
PÚBLICAS
En Nicaragua el marco institucional en materia de prevención y erradicación del trabajo
infantil y adolescente doméstico, lo constituyen el conjunto de instituciones públicas, privadas,
políticas, reglamentos, acuerdos, planes, programas.
Desde el año 2001 ha sido instalado en Nicaragua el Consejo Nacional de Promoción y
Atención Integral a la Niñez y la Adolescencia (CONAPINA), instancia encargada de la
implementación de la Política Nacional de Protección Integral a la Niñez y Adolescencia, entrada
en vigencia a partir del año 2000. Dicha instancia es vista como un instrumento político que
permite unificar criterios, definir prioridades y dar coherencia a las acciones del estado y
sociedad civil y garantizar efectividad en las acciones hacia la niñez y adolescencia.
Define la función de Estado como facilitador, resaltando el papel de la familia en la
solución de los problemas de la niñez y la adolescencia, y de esta manera enfatizando en la
necesidad de fortalecerla. Hace incapié, además, en que el país requiere la introducción de un
cambio de modelo de desarrollo, donde se tome en cuenta el justo equilibrio entre lo económico,
lo social y lo cultural.
41
En 1999 CENEPTI aprobó la formulación del Plan Nacional para la Erradicación del
Trabajo Infantil, el que, en el proceso de diagnóstico, reportó la frecuencia de identificación del
trabajo infantil doméstico en ocho de los quince departamentos del país. Este Plan Nacional
fue concluido y presentado públicamente en el año 2001. En este mismo año, en coordinación
con el Consejo Nacional de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia, se sumaron
esfuerzos para la elaboración de la “Política Pública Contra la Explotación Sexual Comercial de
niños, niñas y adolescentes”, aprobada en agosto del 2001, y presentada oficialmente en
septiembre del mismo año.
El Ministerio de la Familia integrante de las dos instancias anteriores, implementa el
Programa “Plan Semáforo” en la ciudad de Managua para niños y sus familias que trabajan en
los semáforos. De igual manera el Ministerio de Educación, miembro de las dos comisiones
nacionales, ha coordinado la formulación y actualmente la entrada en vigencia del Plan Nacional
de Educación. El Instituto de la Mujer, concluyó el Plan Nacional para la Prevención de la
Violencia Intrafamiliar y la Secretaría Técnica de la Presidencia de la República coordina e
implementa la Estrategia Reforzada para el Crecimiento Económico y Reducción de la Pobreza.
Por su parte, la Asamblea Nacional aunque aprueba leyes e instala Comisiones Nacionales
a la hora de ejercer su función como instancia encargada de la distribución del presupuesto
nacional actúa discrecionalmente dejando a los Planes Nacionales elaborados, sin el debido
respaldo económico en las instituciones involucradas.
Las instancias nacionales existentes y los planes nacionales elaborados significan una
fortaleza en términos institucionales, no obstante todavía persiste una visión atomizada desde
V MARCO INSTITUCIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS
En materia de trabajo infantil, desde 1998, por iniciativas del Programa IPEC, fue instalada
en el país la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del
Adolescente Trabajador (CENEPTI), adscrita al Ministerio del Trabajo. En el mismo año se
aprobó en el mismo ministerio la creación de la Inspectoría de Trabajo Infantil, encargada de
vigilar el cumplimiento de la legislación laboral en materia de trabajo adolescente. Y aprobó
también para esta Inspectoría la ejecución del Programa de Atención a niños, niñas y
adolescentes trabajadores, para la realización de diagnósticos sociolaborales, brindarles atención
integral y darles a conocer sus derechos laborales como adolescentes.
las mismas instituciones. Si bien la existencia de la Política Nacional de Protección Integral a la
Niñez y la Adolescencia aumenta las fortalezas nacionales, no ha sido capaz de ser tomada
como el marco de referencia rector en materia de planes nacionales que impacten en la Niñez
y en la Adolescencia. Y, aunque se haya formulado un Plan Nacional para la Erradicación del
Trabajo Infantil, el país carece de una política pública específica para el trabajo infantil.
La existencia de esta política contribuiría al engranaje nacional en lo referente a la situación
de la niñez y la adolescencia en general, y de manera específica contribuiría con el marco de
referencia de lo que debe hacer el Estado en materia de trabajo infantil.
La organización de la sociedad civil
42
Las alternativas frente al tema del trabajo infantil datan desde el año 1990 en que surgen
variadas iniciativas de intervención impulsadas por organizaciones filantrópicas, religiosas, y
ONG sin fines de lucro que tienen como común denominador contribuir a mejorar las condiciones
de vida de los niños, niñas y adolescentes que trabajan.
En junio de 1992 se constituyó la Coordinadora de Organismos No Gubernamentales
que Trabajan con la Niñez y la Adolescencia (CODENI), otorgándosele personería jurídica en
marzo del año 2000. Cuenta con 40 organizaciones, afiliadas que integran la Asamblea General.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Las Organizaciones miembros de la Coordinadora participan voluntariamente en los
principales espacios de trabajo que son las Comisiones temáticas: educación, salud, trabajo
infantil, prevención de la violencia, mitigación riesgo y desastres naturales.
La Coordinadora se ha propuesto liderar y visibilizar las situaciones que afectan a la
niñez y la adolescencia a través de la realización de foros y debates públicos, el desarrollo de
estudios y análisis de situación y la elaboración y gestión con distintas instancias de articulación
política.
Entre las organizaciones no gubernamentales miembros, trece integran la Comisión de
Trabajo Infantil28 promoviendo acciones para fortalecer capacidades institucionales, la formación
de recursos humanos y el análisis de la situación de niños que trabajan tanto en el sector
urbano como en el sector rural.
Han acumulado experiencias en el desarrollo de metodologías de intervención, con niños
trabajadores en zonas rurales como es el caso del trabajo de INPRHU en Santa Rosa del Peñón,
o CESESMA en Matagalpa, y la CUCULMECA en Jinotega. También experiencias con niños
que se encuentran en las peores formas de trabajo infantil como es el caso del trabajo de las
organizaciones no gubernamentales Las Tías, Mary Barreda y XOCHIQUETZAL en la ciudad
de León; INPRHU con niños que viven de la recolección de basura en los mercados de Managua,
AVANJUNIC, La Pastoral Penitenciaria y Dos Generaciones con niños que trabajan en la
recolección de basura en el principal basurero de la capital como es la Chureca; Verde Sonrisa,
Alfalit, CECIM y Aniesca en el ingreso, promoción y retención escolar y las alternativas de
albergue como las que ofrece REMAR.
28 Instituto de Promoción Humana Managua, Estelí, Ocotal y Somoto. Centro Dos Generaciones, ANIESCA, CAPRI,
MILAVF, Asociación Los Quinchos, Asociación Las Tías León, Centro de Educación Integral CECIM, ASODEREV
Juigalpa, Fundación Verde Sonrisa, Asociación La Amistad Matagalpa, Centro de Estudios Educativos CESESMA
Matagalpa, Asociación de Comunicación LA CUCULMECA Jinotega.
Las organizaciones miembros de la Coordinadora han asumido el debate, visibilización,
movilización social y desarrollo de propuestas sobre el tema del trabajo infantil. Desde 1996
participaron en el proceso de elaboración del Código de la Niñez y la Adolescencia, aportando
lo referente a lo aprobado y establecido en los artículos 47, 73 y 74. Asimismo aportaron en el
proceso de reformas al Código laboral lo concerniente al trabajo infantil. En este mismo año
formuló y argumentó la propuesta de creación en la Procuraduría de Derechos Humanos, la
Procuraduría Especial de la Niñez y la Adolescencia la cual fue instalada en el año 2000.
También en 1996 la Coordinadora se integró a la Comisión Nacional para la Erradicación del
Trabajo Infantil y Protección del Menor Trabajador.
En 1997 la Coordinadora organizó el Primer Foro Nacional sobre el Trabajo Infantil en
Nicaragua. En 1998 asumió la coordinación nacional de la Marcha Global contra el Trabajo
Infantil. En 1999 asumió la presentación sobre la situación de los Derechos de la Niñez en
Nicaragua ante el Comité en Ginebra, informe que ha elaborado en tres ocasiones.
En el año 2000 organizaciones miembros de la Comisión de Trabajo Infantil han trabajado
en el estudio, apropiación y divulgación de los Convenios especializados de la OIT. Se han
involucrado en un proceso de trabajo en dos áreas específicas:
• La investigación de niños y niñas que se encuentran en peores formas de trabajo infantil
en distintos municipios en que sus organizaciones trabajan,
• Y la sistematización de metodologías que se están implementando para procesos de
erradicación de peores formas de trabajo infantil.
43
La participación en los espacios públicos para la toma de decisiones políticas, ha sido un
mecanismo para proponer y sugerir acciones que tengan coherencia; en primer lugar con la
Política Nacional de Protección Integral y las Políticas de Protección Especial establecidas en el
Código de la Niñez y la Adolescencia, y los Planes Nacionales de Acción que se están definiendo
en el país tales como: la Estrategia Reforzada para el crecimiento económico y reducción de la
pobreza, el Plan Nacional de Educación, el Plan Nacional para la Prevención de la Violencia
Intrafamiliar, la Ley de Participación Educativa y el Presupuesto Nacional de la República.
Las organizaciones miembros de la Coordinadora se han vinculado con otros espacios de
la sociedad civil. Han llevado el tema de trabajo infantil a la red de organizaciones especializadas
en el tema de educación, conocida como Foro Nacional de Educación y Desarrollo Humano, y
el Instituto de Educación de la Universidad Centroamericana ha retomado los aportes, que
desde las organizaciones de la Coordinadora de la Niñez, se han hecho con relación al tema de
trabajo infantil y educación regular y no formal29
Junto con el Movimiento de Mujeres, aportaron lo concerniente a delitos sexuales, violencia
y maltrato contra mujeres y niñez en ocasión de las reformas del Código Penal. Con la
Procuraduría Especial de la Niñez y la Adolescencia presentaron argumentos para que sean
incluidas como delitos las figuras como: tráfico infantil para la explotación sexual comercial,
pornografía infantil, turismo sexual infantil y explotación sexual comercial. De igual manera
participaron en el proceso de elaboración de la política pública contra la explotación sexual
comercial de niñas, niños y adolescentes, aprobada y presentada públicamente por el Consejo
Nacional de Protección Integral de la Niñez y la Adolescencia.
29 Contribución de las organizaciones civiles a la transformación de la Educación Nicaragüense: Juan Bautista Arrién, Miguel
de Castilla UCA, Publicado diciembre 2001.
V MARCO INSTITUCIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS
Han documentado sus aportes desde septiembre 2000, para el Plan Nacional para la
Erradicación del Trabajo Infantil aprobado por la Comisión Nacional en 2001, mismo año en
que la Coordinadora presentó su posición ante los procesos de erradicación de peores formas
del trabajo infantil, a través del documento titulado “La Deuda Interna de Nicaragua”.
En el nivel Municipal las organizaciones de la sociedad civil han sabido articularse con
instituciones del poder ejecutivo integrando las Comisiones Municipales de la Niñez y la
Adolescencia, instancias independientes de los poderes del Estado, que desempeñan una función
esencial para la ejecución de las políticas y planes nacionales. A su vez han fortalecido y
apoyado el desarrollo y consolidación de la Red de Alcaldes Amigos de los Niños integrada
desde 1993 y que constituyen un apoyo para darle continuidad a los planes y proyectos dirigidos
para la niñez en los municipios, aún en los cambios de autoridades municipales cada cuatro
años.
44
Desde las mismas OONGG se promovió la creación del Movimiento de Solidaridad con
los Niños trabajadores en el año 1991, incluso antes de la constitución de la Coordinadora de
la Niñez, integrado primeramente por educadores y educadoras sociales. Posteriormente, se
transformó en el Movimiento de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores, que ha logrado
mantenerse y recientemente ha vivido un proceso interno para la construcción de su Plan
Estratégico.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Esta iniciativa del Movimiento de Niños Trabajadores resulta novedosa en el país y como
tal ha subsistido aún en medio de obstáculos y limitaciones30: “las dificultades de participación
y protagonismo de los mismos niños y adolescentes; el excesivo protagonismo de los adultos
limitando el rol de los niños y niñas y la falta de sistematicidad en las acciones del Movimiento”.
No obstante lo anterior, “es posible identificar el desarrollo de algunas fortalezas: la voluntad y
el deseo de luchar en defensa de sus derechos, vínculos con redes sociales municipales,
nacionales y regionales; la existencia de un marco jurídico, las coordinaciones institucionales,
niveles de sensibilización social a la problemática de la niñez y un reconocimiento en el ámbito
nacional” 31.
Las organizaciones sindicales, gremiales y asociaciones empresariales, gradualmente
han ido integrando el tema de trabajo infantil en sus agendas. En 1997 en ocasión del Foro
Nacional de Trabajo Infantil tuvieron la oportunidad, a través de exposiciones preparadas para
esta ocasión, de visibilizar situaciones del trabajo en sectores como el café, algodón, la ganadería
etc., posibilitando para años posteriores, la formulación de programas de acción actualmente
en ejecución. Uno de ellos se ejecuta actualmente en Chontales por la Unión Nacional de
Agricultores y Ganaderos (UNAG), UNCAFENIC a través de las asociaciones de cafetaleros de
Matagalpa y Jinotega; con el apoyo técnico y financiero de la OIT-IPEC, la CAUS y la ATC.
Centrales sindicales como la Confederación de Unidad Sindical (CUS), la Central Sandinista
de Trabajadores (CST), la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (ANDEN) y el
Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas “María Elena Cuadra”, han incluido
programas de formación y capacitación de sus recursos humanos a fin de tener el tema en sus
agendas. No obstante, sus prioridades por la defensa del empleo de las personas adultas, el
mantenimiento del salario justo y la defensa del acceso a la canasta básica, han hecho que el
tema del trabajo infantil gradualmente vaya visibilizándose como efecto del desempleo y bajos
ingresos en las personas adultas, el papel de la CNEPTI y la instauración del Programa IPEC.
30 Perfil del Movimiento (proceso de reflexión y construcción de los adultos) Memoria no impresa. Marzo 2002.
31 Idem.
V MARCO INSTITUCIONAL Y POLÍTICAS PÚBLICAS
45
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
46
CAPÍTULO VI
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO
Análisis de la muestra
1. Las niñas y los niños trabajadores infantiles domésticos
La mayoría de las personas trabajadoras infantiles domésticas entrevistadas son
predominantemente niñas (89.6 %), que empiezan a laborar en casas de terceros a edades muy
tempranas, algunas desde los siete años; y un 40.4 % de las entrevistadas tiene 14 años o
menos edad. En general, trabajan para “ayudar a su familia”, “cubrir las necesidades personales”
y “pagar la escuela”.
Conforme con el patrón nacional, la mayoría proviene de hogares de familia ampliada y
con jefatura femenina32. Muy pocas niñas, niños y adolescentes viven con padre y madre (6%);
el 18.8% viven sólo con la madre y el 50.8 %, vive con familiares fuera de su familia nuclear; el
43.6 % vive en el lugar donde trabaja.
47
La colocación de niñas, niños y adolescentes como “Hijas o Hijos de casa” parece haber
empezado a perder el carácter de relación proto familiar que tenía en el pasado, para tornarse
en una relación más abiertamente mercantil, es decir, marcada por el intercambio de labor por
salario. En efecto, el 70 % dijo recibir algún salario a cambio de sus servicios, el resto recibe a
cambio alimentación, pago de escuela, y otros. Un 19.2 % dijo estar en calidad de “Hijas de
casa”.
Se usa el valor formativo del trabajo, un valor deseable en la educación de las niñas y
niños en general, para justificar la explotación de su mano de obra y para fortalecer la arbitraria
asignación de las niñas y adolescentes a las tareas del cuido de la familia y la comunidad.
Una gran mayoría de familiares, empleadores, líderes sociales y de gobierno continúa
apreciando el empleo de niñas, niños y adolescentes en el trabajo doméstico como una actividad
formativa. Aprender a realizar las llamadas “tareas del hogar”, usar utensilios eléctricos y
“comportarse” ante extraños, entre otros aspectos, se consideran ventajas tanto para conseguir
empleos domésticos mejor remunerados, como para atender bien a los futuros maridos.
La decisión de contratarse con una empleadora salió, en la mayoría de los casos, de las
niñas, niños y adolescentes, y en muchas ocaciones el arreglo laboral fue realizado directamente
entre ellas (os) y la familia empleadora.
La intermediación entre personas empleadoras y las niñas, niños y adolescentes, se
realizó a través de familiares y conocidos empleados en el trabajo doméstico o a través de
anuncios. Esta intermediación se realiza como una expresión de solidaridad grupal y el único
beneficio que reporta es el incremento del prestigio social de la intermediaria entre las posibles
patronas y empleadas.
32 Fauné, Angélica. 1995. “Hogares ampliados y en manos de las mujeres”. Envío, Año 14, Número 1161, pág. 42-50.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
La suposición de que las empleadas infantiles y adolescentes provenían principalmente
de la zona rural no resultó cierta, porque la mayor parte de ellas proviene de las mismas
ciudades en las que viven sus familias. La razón podría ser que las migraciones de sus familias
ocurrieron en décadas y generaciones anteriores, y son hijas o nietas de migrantes.
El trabajo en el servicio doméstico se manifiesta como una tradición en las familias de las
entrevistadas, pues la mayoría de las madres han trabajado o están trabajando en esta
ocupación. Tanto las madres como las niñas, niños y adolescentes quieren un futuro diferente
donde se imaginan desempeñando oficios y profesiones, aunque algunas opiniones surgidas
en los grupos focales manifestaban cansancio o pérdida de esperanzas en este tema.
Entre las causas de la contratación de niñas, niños y adolescentes como empleadas
domésticas, se encuentran el empobrecimiento de los sectores medios que les conduce a
contratar mano de obra más barata. La mayoría de empleadores son familias dedicadas al
trabajo por cuenta propia, esta actividad generalmente es mal remunerada económicamente y
muy inestable.
48
Por otro lado, en las familias de las niñas como en las familias empleadoras, priva la idea
de que ser empleada infantil doméstica es un “favor” y una “oportunidad” de llenar necesidades
básicas, como comer y tener un techo. Estas concepciones han calado de manera tal que un
81.6% de las niñas dice que se siente “bien” en su trabajo actual.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
En Nicaragua existe una cultura generalizada de violencia contra las mujeres, niñas y
niños33. En el contexto de la presente investigación es importante tomar en consideración la
violencia de género, porque en muchos casos “sentirse bien” o “estar bien”, más que expresar
la existencia de un clima de respeto o de estímulos, expresa la ausencia de violencia física o
verbal. Sin embargo, paralelo al reporte de sentirse bien tratadas, muchas resienten tratamientos
discriminatorios hacia ellas y el hecho que se les responsabiliza injustamente por las pérdidas
y el deterioro de artículos domésticos.
Hay un desconocimiento muy grande de parte de las personas empleadoras y de las
niñas, niños y adolescentes sobre la legislación laboral pertinente al trabajo infantil y al trabajo
doméstico. Ya sean creencias equivocadas o la ignorancia de la ley, ocultan el hecho que un
importante porcentaje (40.4 %) de niños y niñas menores de 14 años, trabajan en hogares de
terceros.
La jornada laboral34 va de las 15 a las 16 horas. En este período realizan labores en el
lugar de trabajo, el propio hogar y asisten a la escuela. La contratación típica se realiza de
manera verbal y la asignación de labores se realiza bajo la categoría “hacer de todo”.
Un poco más de la mitad, el 56.4% asiste a clases; el 40.8 por ciento acude a la Primaria
regular diurna. El grado de escolaridad alcanzado se concentra entre 4to y 6to grado. De las
106 que se retiraron de la escuela, la mayoría lo hizo al llegar a este nivel; 9 no saben leer y 12
no saben escribir.
Los 11 y 12 años son propicios para la incorporación de las niñas al trabajo doméstico
porque coinciden con la primera menstruación, con lo cual se las empieza a considerar
“mujercitas”, por tanto, aptas para cuidar bebés y asumir mayores responsabilidades.
33 Ver Ellsberg, Mary et. Al. 2000. Confites en el Infierno: Prevalencia y características de la violencia conyugal hacia las
mujeres en Nicaragua. Asociación de Mujeres Profesionales por la Democracia en el Desarrollo “Las Bujías”.
Departamento de Medicina Preventiva, UNAN-León, Departamento de Epidemiología y Salud Pública, Umea University.
34 Medir en horas la jornada laboral del trabajo doméstico presenta una dificultad metodológica para el caso de Nicaragua en
donde ésta actividad se presta, en la mayoría de los casos, en condiciones de servidumbre. La jornada laboral sirve para
medir el tiempo de trabajo en proceso “fordianos” industrializados en los que el empleado sabe que labores y en que
horario realiza, esto no sucede en el caso de las empleadas domésticas quienes en la mayoría de los casos se contratan
para hacer de todo, y a cualquier hora. En éste caso se considera como Jornada laboral el período de vigilia activa, es
decir, el período de tiempo en que las niñas, niños y adolescentes se mantienen despiertas realizando alguna actividad.
El trabajo doméstico como medio para continuar estudiando y ayudar a la sobrevivencia
de su familia funciona como una trampa, especialmente para las niñas más pequeñas. Las
niñas ingresan a trabajar para estudiar, pero las largas jornadas perjudican su rendimiento
escolar, causando el posterior retiro. Aquellas que ingresan al trabajo como domésticas después
de haber pasado la primaria, tienen más probabilidades de permanecer en la escuela.
El sentido de identidad de las niñas, niños y adolescentes entrevistadas está marcado
por una adultización exagerada, que se expresa en la autoasignación o aceptación de roles de
proveedoras de sus familias; la “autonomía” personal para decidir35 colocarse en el mercado
laboral, continuar o dejar de estudiar, y la falta de espacios y tiempo para la recreación. En el
caso de las niñas se representan a sí mismas como una extensión de sus madres, por tanto,
como principales responsables, según la cultura patriarcal nicaragüense, de la sobrevivencia
económica y el bienestar de su familia.
Existe poca conciencia sobre los riesgos sicosociales de este empleo, salvo lo relativo al
acoso o abuso sexual, considerado por la mayoría de los y las informantes clave como uno de
los principales peligros. En un porcentaje muy significativo presentan síntomas asociados con
depresión crónica; el 59.2 % padece de dolores de cabeza y el 23.6 % tiene “deseos de llorar a
cada rato”.
49
El 89.6 % de los trabajadores infantiles domésticos en casa de terceros son niñas y el
10.4 % son varones. Para ambas ciudades la proporción se mantiene igual, la mayoría de los
trabajadores infantiles domésticos son mujeres. La edad de inicio es muy temprana en algunos
casos: desde los siete años, aunque la mayoría se inicia a los 11 ó 12 años.
Gráfico No. 8
Trabajadores infantiles domésticos según sexo
Mujeres
10.4 %
Hombres
89.6 %
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002.
35 La “decisión” de trabajar más que la elección de una opción es resultado de la necesidad.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
1.1 Sexo y edad de los trabajadores infantiles domésticos
Gráfico No.9
Tabajadores infantiles domésticos por grupo de edades
Sin edad
1.2
15 - 18 años
56
12 - 14 años
27.2
Menos de 12 años
50
13.2
0
10
20
30
40
50
60
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
El 40.4 % de la muestra estudiada es menor de 14 años, y el 58.4 % está entre los 15 y
los 17 años, concentrándose principalmente en Managua (73.9 %). En la ciudad de León se
concentra el mayor número de trabajadoras infantiles domésticas menores de 12 años, un
87.8 %. El promedio de edad del total de niños y niñas es de 11.5 años.
Considerando que la legislación laboral nacional fija como límite la edad para admisión
al empleo los 14 años, la muestra arroja que un 40 % de las niñas y los niños entrevistados que
se encuentran actualmente trabajando están por debajo de límite de edad para la admisión al
empleo. Dentro de éste porcentaje la mayoría se encuentra en el rango de 12 a 14 años, un
27.2 %.
Se ha demostrado que en las edades tempranas se fijan los principales patrones de la
identidad de las personas, de igual manera se reconoce que las condiciones y la naturaleza del
trabajo son fuentes importantes de la identidad de los y las individuas.
Las personas establecen los rasgos principales de identidad en edades tempranas. Para
que una niña, niño crezca en un ambiente de sanidad, coinciden muchos sicólogos, debe
proporcionárseles condiciones de protección, cuido y seguridad en las distintas etapas de su
vida. Vivir una vida sana, larga creativa y disfrutar del nivel decente de la vida, implica descubrir
y potenciar las capacidades, habilidades y recursos de las personas.
La familia está llamada a brindar esas condiciones, a proporcionar referentes culturales
y afectivos que permitan a los y las niñas posicionarse en el mundo. Estos referentes les
permiten conectarse con su pasado, entender su presente y proyectar su futuro.
1.2 Estado civil, hijos e hijas
De las adolescentes entrevistadas que están en edad reproductiva, un 16 % es madre. De
éstas, sólo 13 tienen marido actualmente. Hay 12 madres solteras y una se encuentra
embarazada.
1.3 Lugar de Origen: proceden de zonas urbanas
La procedencia de las entrevistadas es mayoritariamente urbana; el 61.2 % de sus familias
viven en la misma ciudad en que ellas trabajan. Proceden del campo o de ciudades del interior
un 38.8 % 36.
Gráfico No. 10
Trabajadores infantiles domésticos según lugar de origen
38.8 %
Proceden del interior
o del campo
Proceden de la misma
ciudad
51
61.2 %
2. Trabajo
Las niñas, niños y adolescentes se emplean en jornadas parciales o de tiempo completo,
y pueden estar contratados en casas de familiares biológicos, por ejemplo una tía, o ficticios,
como las madrinas. Viven con el padre, la madre o ambos, o bien con otros familiares o conocidos,
o inclusive en el hogar donde laboran.
En general han sido familiares, conocidas, vecinas que trabajan como domésticas o líderes
comunales o religiosos quienes les han conseguido el empleo. En un 39.6 % han sido las
madres quienes hicieron los arreglos pertinentes al empleo de las niñas y niños; un 10 %
fueron realizados por una amiga de la familia. En el caso de las personas que no son familiares,
la intermediación se realiza más que para ganar dinero como una manera de mostrar solidaridad
y también de ganar prestigio social.
El 19.2 %, dijo estar empleada en calidad de “Hijas de casa”. Para el 56.4 % el empleo
actual es el primer trabajo que desempeña, esto se explica por el hecho de que el 40.4 % de la
muestra es menor de 14 años. La muestra refleja que a los 17 años, las empleadas domésticas
ya han pasado al menos por tres empleos. El 33.6 % de las niñas, niños y adolescentes han
estado de empleados (as) en más de un hogar. “Yo estuve en un trabajo, pero tuve problemas y
me regresé a Malpaisillo. Me vine a Managua a los catorce años porque no me gusta que me
mantengan. Yo tomé la decisión de trabajar y éste es mi tercer trabajo” Esther, 16.
Siendo la relación laboral un componente importante en la formación de la identidad
personal, cada cambio de trabajo implica el acostumbrarse a nuevas costumbres y caracteres
personales.
36 1.2 no dieron datos sobre su edad.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002.
2.1 El contrato laboral
Los contratos laborales fueron hechos de manera verbal37, en el caso de las trabajadoras
infantiles domésticas mayores de 14 años, carecen del permiso de los padres. La legislación
laboral exige que en el caso de contratar a un menor de edades comprendidas entre los 14 y los
16 años, la persona menor de edad debe presentar un permiso de los padres o tutores, y el
empleador(a) tiene la obligación de obtener un permiso de trabajo extendido por la Inspectoría
del Trabajo Infantil.
La ausencia de contratos formales para las empleadas infantiles entraña la falta de
obligaciones. Los contratos verbales son particularmente desventajosos por la forma de pago
en especie, los bajos salarios, la ausencia del cumplimiento de prestaciones laborales y
vacaciones.
52
Aunque son muy jóvenes el 43.2 % ha cambiado varias veces de trabajo. Las principales
causas han sido tener “mucho trabajo” según el 21.2 %, recibir maltrato verbal y físico el
13.6 % ; haber sido maltratada físicamente por sus empleadores 5.2 %.
2.2 Formas de pago y prestaciones:
desde 30 córdobas (2,6 dólares) mensuales más la comida
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
El 70 % dijo recibir algún salario a cambio de sus servicios, el resto, 29.70 % , recibe
remuneración en alimentación, pago de escuela, y otros. El 72.8 % opina que agregarían a sus
condiciones actuales: más salario, educación y menos trabajo; siendo la más importante el
salario con un 55.2 %.
Gráfico No 11
Trabajadores infantiles domésticos según ingreso de salario
35
30
25
20
15
10
5
0
32.8
30
- 400
400
600
14
12.4
800
7.6
3.2
1000
No responde
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
37 No existe la costumbre de establecer contratos escritos, ni siquiera con las empleadas adultas.
En los talleres de sensibilización, los grupos focales y las entrevistas a profundidad
encontramos una alta frecuencia de niños y niñas a quienes se les paga pequeñas cuotas por
día trabajado o por labor específica realizada: lo que se conoce como trabajo al destajo.
Los salarios que reciben los niños y niñas entrevistados van desde los 30 córdobas
mensuales (2 dólares) más uno o varios tiempos de comida, los 5 córdobas diarios (menos de la
mitad de un dólar) para niñas muy pequeñas que ayudan a cuidar a otros niños más pequeños,
hacen mandados y tareas como barrer patios, y hasta los mil córdobas (69 dólares) para ocho
jóvenes de mayor edad que trabajan en la capital.
El 57.60 % gana entre 400 y 600 córdobas por mes (27.6 y 41.4 dólares respectivamente),
o menos. Muy pocas afirman que el salario es injusto. El 30.8 % de las encuestadas reportó
salarios inferiores a los 400 córdobas (27.6 dólares) por mes, y un 12.8 % dijo recibir 600
córdobas (41.4 dólares) por mes. El salario mínimo establecido por el Ministerio del Trabajo es
de 830 córdobas (57.2 dólares) para el sector Servicios.
53
El 24.8 % recibe su salario en comida, ropa y medicinas; un 16 % del total de encuestadas
recibe el pago de sus estudios como remuneración a su trabajo.
En la mayoría de los casos, el dinero recibido es compartido con la familia. Por ejemplo,
con su salario de 400 córdobas (27.6 dólares) Sandra dice: “compro mis cosas, le mando algo a
mi madre, le compro regalos a mi hermano menor, le doy dinero a mi tía donde vivo”.
María Magdalena, quien gana 600 córdobas (41.4 dólares) gasta el salario “en mis cosas,
mis estudios y cada mes compro alimentos para mi familia”.
Con relación a los días de descanso, solamente se les reconoce el fin de semana libre al
26.8 % y los domingos al 22.8 %. El resto de las niñas y niños, o bien trabaja “al destajo”o
están en calidad de “Hijos de casa” sin opción a prestaciones o tiempo libre.
Casi la mitad, el 48.8 %, no recibe pago por vacaciones. Este mismo porcentaje tampoco
recibe pago por decimotercer mes o aguinaldo requerido por la legislación nicaragüense. Sólo
una reportó el pago de horas extras.
La legislación laboral establece que el empleador debe brindar al empleado cobertura del
Seguro Social38, en caso de no brindar al empleado esta protección la persona empleadora debe
correr con los gastos médicos de sus empleadas. Ninguna de las niñas o niños entrevistados
goza de los servicios de Seguridad Social.39
38 El Seguro Social brinda servicios de Salud y Pensiones. Empleador y empleado deben compartir el pago de la cuota.
39 Muy pocas empleadas domésticas gozan de este beneficio laboral.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
El 68.8 % recibe ella misma el salario, el 47.6 % gasta una parte de su salario y entrega
el resto a su familia. El 8 % lo entrega todo a su familia, y sólo el 17.2 % se queda con todo el
salario que percibe. Dos niñas están trabajando para pagar deudas de sus familias.
3. Condiciones y riesgos del trabajo infantil doméstico:
“Haciendo de todo”
El 86 % se levanta entre las 5 y 6 de la mañana y el 65.6 % se acuesta entre las 9 y las 10
de la noche. Independientemente del grupo de edad y las ciudades seleccionadas más de la
mitad (58.4 %), mantiene una vigilia activa de entre 15 y 16 horas. En este período realizan
alguna actividad, incluyendo la asistencia a la Escuela.
Cuadro No. 2
Jornada diaria de trabajo según grupo de edades
Cruce # 1
Edades
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
54
Jornada (Hrs.)
12 - 14a
0
0
0
4
15 - 17a
0
1
2
2
Sin. Edad
0
0
0
0
Porcentaje
0
10
11
12
< 12a
2
0
0
0
13
14
15
16
4
7
14
4
3
10
25
16
8
19
38
48
0
1
0
1
15
37
77
69
6.0
14.8
30.8
27.6
17
18
19
20
1
0
1
0
33
6
3
0
1
68
18
9
1
0
146
1
0
0
0
3
26
12
2
1
250
10.4
4.8
0.8
0.4
100
Total
Total
2
1
2
6
0.8
0.4
0.8
2.4
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
Con relación a las tareas que realizan, generalmente a las niñas y adolescentes se las
contrata para hacer “de todo”. A las niñas pequeñas se las busca para cuidar niños, pero
también se les asigna múltiples tareas como la asistencia en la preparación de alimentos para
la venta y la posterior venta en la calle. A la mayoría de los pocos varones entrevistados no se
les asignan tareas de cocinar, lavar y planchar, sino otras como hacer mandados, barrer el
patio, lavar carros y bañar perros.
Gráfico No. 12
Trabajadores infantiles domésticos según categoría de actividades de
“Hacer de todo”
Cuidar la casa
64
Cuidar niños
43.2
Hacer mandados
74.4
45.2
Cuidar
Lavar
63.2
Planchar
41.6
Sacar basura
63.2
Limpiar casa
78.4
Lavar baños
48
Cuidar animales
14
Cuidar ancianos
10
Vender productos
16.4
0
10
20
30
40
50
60
70
80
90
Porcentaje
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002.
Más de la mitad de las niñas, niños y adolescentes, el 64.8 % trabaja para familias
compuestas entre 4 y 8 miembros. En orden de frecuencia, las actividades más recurrentes
que realizan son:
• limpiar la casa 78.4 %,
• cuidar la casa 64 %,
• sacar la basura 63.2 %,
• y hacer mandados 74.4 %
En segundo orden de recurrencia: lavan ropa (63.2 %), lavan baños (48 %), cocinan
(45.2 %), cuidan niños (43.2 %), y planchan (41.6 %).
A la pregunta ¿qué hiciste ayer?, una adolescente de 16 años quien estudia y fue contratada
para hacer “de todo” por una familia compuesta por dos adultos y 3 niños, respondió de la
siguiente manera:
55
Muchas niñas cargan sobre sus hombros una triple jornada, además de estudiar y trabajar
fuera, las que viven en sus casas realizan allí las mismas tareas. Por ejemplo además de
trabajar para terceros, ellas trabajan para sus familias haciendo mandados, lavando ropa,
limpiando, cocinando, planchando y sacando basura.
Igual ocurre con aquellas niñas que viven en sus lugares de trabajo, un 37.6 %, afirma
que durante los fines de semana cuando visitan a sus familias, realizan trabajos domésticos
para ayudar a sus madres.
Sandra, de 14 años, viene del campo, estudia y vive en casa de su tía a quien le ayuda a
lavar trastes, limpiar la casa, hace sus cosas personales, también trabaja como doméstica
para una vecina en donde ella dice que su trabajo consiste en “cuidar, limpiar la casa, regar las
plantas, arreglar las camas y limpiar el carro”.
María Magdalena, (16) quien viene de un departamento del interior del país dice que: “Yo
desayuno generalmente a las 9 a. m., los señores desayunan a las 7:00 a. m. En el almuerzo
como hasta las 2 p.m., y por la noche ceno después que vengo de clase a las 9:30 p.m.”.
“Es duro trabajar a esta edad porque no tengo tiempo para divertirme. Quiero dejar el
trabajo porque me siento agotada” dice Abigail (12).
3.1 Riesgos sicosociales, salud y entorno físico:
“Dolores de cabeza, pesadillas, deseos de llorar a cada rato”
Un porcentaje muy significativo de niñas, niños y adolescentes, presenta síntomas
asociados con depresión crónica. El 59.2 % padece de dolores de cabeza y el 23.6 % tiene
“deseos de llorar a cada rato”. A pesar de las largas jornadas laborales que las harían estar
muy cansadas al terminar el día, un 19.6 % de las niñas y los niños dijo tener problemas para
dormir; el 20 % afirma tener pesadillas.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
“Lavé trastes, limpié la mesa para poner los trastes, hice el desayuno y desayuné con ello;
me puse a limpiar la sala y a lavar lo último. Después que ellos se bañaron, arreglé los cuartos
que tienen 4 camas y arreglé el armario. Luego hice el almuerzo, después me puse a limpiar el
patio, barrí la calle, serví el almuerzo a los niños, y yo almorcé como a las 3 p.m. Después esperé
a que llegara la niña que no había venido y le di de almorzar. Luego me puse a preparar todo
para planchar, después cociné para la cena, y ya vine terminando como a las 7 p.m.” .
Verania (16)
Durante los últimos 6 meses, el 60.8 % se ha enfermado alguna vez de catarro, calentura,
dolor de estómago y dolor de cabeza. En este mismo período, el 37.2 % de las niñas encuestadas
requirió atención médica. Las enfermedades más recurrentes son las infecciones renales, la
tos, dolor de espalda, vómitos y alergia. De todas las que se enfermaron, un 14.4 % no recibió
ninguna atención médica. El costo de las medicinas o el médico fue asumido principalmente
por las niñas, niños y sus familiares.
Las condiciones físicas de los lugares donde trabajan las niñas, los hogares de terceros,
generalmente son mejores que las de sus casas de habitación. En los casos de aquellas que
trabajan en hogares con mayores recursos económicos las niñas tienen cuarto y cama propia.
56
El 25.2 % dice haber tenido accidentes, siendo los más comunes: herirse con cuchillos y
quemarse con fuego, un 8.8 % del total de encuestadas tuvo que ver al médico por ésta razón.
Un 11.2 % de las niñas, niños y adolescentes reporta haber quedado con un impedimento o
cicatriz como resultado de éstos accidentes. El 6.3 % afirmó haberse quebrado algún miembro
mientras realizaba su trabajo. El 58.8 % de las encuestadas dice no haber tenido accidentes
como consecuencia de su trabajo.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Sobre la violencia física, reportaron que a una niña le tiraron una cazuela con aceite
caliente en los pies, a otra le exigían lavar la cazuela en el aire para que no se le hiciera
ninguna ralladura y cuando quedaba mal lavada le untaban el contil (tizne, hollín) en la cara.
La cultura de violencia hace que sólo se registren como daño éste tipo de acciones. Cuando se
presentan éste tipo de acciones extremas las niñas abandonan el trabajo, al fin de cuentas hay
amplio mercado dispuesto a comprar sus servicios.
A pesar de que relatar experiencias de acoso y abuso sexual es muy delicado y requiere
de mucha confianza, el 2.4 % del total de las niñas, niños y adolescentes entrevistados reportó
haber dejado empleos anteriores porque algún miembro de la familia empleadora trató de
abusar sexualmente de ella.
En contraposición con la baja incidencia de casos de abusos reflejada en la muestra, en
los talleres previos y en los grupos focales 4 niñas y adolescentes relataron experiencias de
abusos; dos sufridos directamente por ellas, otra por una prima y otra por una amiga. En
todos lo casos estos abusos fueron propiciados por el patrón o familiares cercanos a la familia
empleadora.
De la misma manera al identificar los riesgos del trabajo doméstico, tanto extrabajadoras
domésticas, como informantes clave con experiencia en el trabajo de rescate y reintegración
social de niñas en situación de explotación sexual o consumo de drogas, señalaron el acoso o
abuso sexual como el riesgo mayor al que se encuentran sometidas las niñas y jóvenes
trabajadoras domésticas.
Solamente cuatro de 30 informantes clave opinaron que las niñas corrían más riesgos en
sus hogares, que trabajando o viviendo en la calle. En este sentido dos de los informantes
señalaron que en el caso de niñas que proceden del campo, es mucho mejor que se coloquen
como empleadas con alguna familia, antes de terminar seducidas por los dueños de fincas.
Una de nuestras informantes dijo que a pesar de señalar que las niñas que viven en la
calle corren más riesgos, de todos modos ella no metería a su casa a trabajar a una niña o a
una muchacha muy joven porque sólo tienen hijos varones.
Representantes de la organización no gubernamental “Las Tías” que trabaja con la niñez
trabajadora en León, reportó que dos niñas de 12 y 13 años fueron despedidas de sus trabajos
tras haber sido embarazadas por los hijos de las patronas. Esto requirió de la intervención de
ellas para garantizar ayuda económica a las niñas. También reportaron el caso de una tía
quien, a la vez que empleaba a una niña como trabajadora doméstica, la estaba empujando a
la prostitución. En éste caso “Las Tías” acudieron a la Policía.
La Comisaría de la Mujer de León dijo se encontraba investigando situaciones de abuso
en niñas y adolescentes traídas de la montaña para el servicio doméstico. REMAR e INPRHU,
organizaciones que se dedican al trabajo con la niñez trabajadora, reportaron casos de niños
que viven en la calle después de haber huido de hogares en los que estaban empleados en el
trabajo doméstico.
En grupos focales, realizado con extrabajadoras domésticas y en Belén (Rivas), las
participantes opinaron que el riesgo de abuso sexual es grande. Una de ellas relató que en el
pasado trabajó como empleada doméstica y que su compañera de trabajo de 15 años, era
perseguida por el hijo del patrón. Ella que era mayor, la aconsejaba y juntas decidieron cambiarse
de trabajo. Dijo que si la joven hubiese estado sola, no habría podido defenderse.
57
En el grupo focal de las niñas pequeñas, una dijo que ella estaba segura que nadie le
tocaba (en sus partes íntimas) por el día, pero que durante la noche no podía saber porque ella
estaba dormida. Ella se fue de su casa a vivir con una tía y trabajar para una vecina por
problemas con su padrastro que le pega a su madre.
Entre los principales factores de expulsión, hacia el trabajo doméstico son la pobreza, la
violencia intrafamiliar, fuertes problemas de relación con los padrastros, y la justificación de la
explotación de la mano de obra infantil con valores culturales que consideran el trabajo a
temprana edad como una actividad “formativa”.
La mayoría de las niñas, niños y adolescentes dice que la decisión de trabajar como
doméstica salió de ellas, aunque consultaron la decisión con sus madres. En muchos casos
ellas mismas fueron a hacer el arreglo con la empleadora. Las razones aducidas son “para
ayudar a su familia por la mala situación económica”, “a veces no tenía qué comer”, “cubrir las
necesidades personales” y “pagar la escuela”. Vistas las razones que aducen para haber tomado
la decisión de emplearse, resulta claro que más que una expresión de su libre albedrío las
niñas, niños y adolescentes se incorporan al trabajo doméstico por necesidad.
“Esa fue una decisión que tomé yo por mi propia cuenta, nadie me obligó a venirme.
Simplemente me daban ganas de caminar bien vestida, ponerme prendas (joyas), por eso me
vine y aquí estoy. Y era cosa que yo las tenía que lograr, y aquí estoy. Mis padres no querían que
me viniera, pero yo quería esforzarme por mi persona, yo misma” (María Elsa, 16)
La mayoría de las niñas dice que la principal razón por la cual están trabajando es para
pagar los costos directos e indirectos de estudiar, aunque en algunos casos la razón de enviar
las niñas y niños al trabajo es el fracaso en los estudios.
“Lo hablé [ de ir a trabajar ] con mi madre, la razón era que yo necesitaba dinero para
mantener mis estudios ya que yo tuve un problema en mi escuela, repetí año, y mis padres me
dijeron que me iban a apoyar, pero cuando abrieron las matrículas no pagaron, y yo decidí irme
a trabajar. Este año lo estudie por mi propio esfuerzo y con un poquito de ayuda de mi mamá”
María del Rosario, 15.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
4. “Yo tomé la decisión de trabajar”
De esta manera si pierden el año escolar, o reprueban clases de manera repetitiva, las
familias creen que la inversión económica en las niñas no será rentable.
Muy pocas niñas y adolescentes quieren dejar de trabajar, aunque el 55.2 % manifestó
querer trabajar en una actividad diferente del servicio doméstico, un 81.6 % manifestó que no
dejan de trabajar porque no pueden perder ese ingreso y también porque en los hogares donde
laboran comen mejor, y se “divierten”. Hay que tomar en cuenta que muchas veces los hogares
de estas niñas se reducen a un solo cuarto de 4 x 4 metros en donde no tienen televisión,
cocina de gas o servicios sanitarios.
5. Educación: “Trabajo para pagar la escuela y poder estudiar...”
58
La universalización y gratuidad de la educación básica está contenidas en el artículo 131
de la Convención de los Derechos del Niño, respaldada por el artículo 4 de la Constitución. El
Código Laboral establece que el empleador debe dar a los niños y niñas el tiempo debido para
asistir a la escuela.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Gráfico No. 13
Trabajadores infantiles domésticos según nivel escolar
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
42.4
37.2
Primero
Segundo
Cuarto
12.4
6to. Secundaria
6.8
1.2
No responde
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
Entre las entrevistadas, la asistencia a la escuela se encuentra dividida en partes casi
iguales. Un poco más de la mitad, el 56 %, asiste a clases; el 40 % no lo hace. El índice de
mayor asistencia a la escuela, un 58.4 %, se encuentra en el grupo de las niñas que reportan
una jornada laboral de 10 a 11 horas.
Cuadro No. 3
Jornada de trabajo según asistencia a la escuela
Asiste
Jornada (Hrs.)
Porcentaje
Sí
No
0
10
11
1
1
1
1
0
1
0
0
0
2
1
2
0.8
0.4
0.8
12
13
14
15
0
9
17
44
5
5
19
30
1
1
1
3
6
15
37
77
2.4
6.0
14.8
30.8
16
17
18
19
42
16
8
1
26
9
4
1
1
1
0
0
69
26
12
2
27.6
10.4
4.8
0.8
20
Total
1
141
0
101
0
8
1
250
0.4
100
Total
No responde/aplica
59
Sin excepción, todas las niñas y niños que asisten a la escuela están en condición de
extraedad. La edad promedio de las niñas que están en primer grado es 8 años, en segundo
grado 10 años, en cuarto grado 12.5 años y sexto grado 15.5 años. El promedio general de
años de retraso es de 3.2 años
Gráfico No. 14
Años de extraedad según nivel académico de menores
5.0
4.5
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
Niveles
4.5
3.5
3.0
Primer Grado
3.2
Segundo Grado
2.0
Cuarto Grado
Sexto Grado
Total
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas, 2002.
La mayoría de las niñas que estudian asiste a primaria regular diurna en un 40.8 % , de
éstos el 18.8 % asiste a clases por la mañana y el 14.8 % estudia por la tarde. El 7.6 % asiste
a la escuela nocturna regular.
En cuanto al nivel escolar alcanzado, un 37.2 % de las niñas han alcanzado el nivel del
sexto grado, un 20.4 % se encuentra en el nivel de primero a cuarto grado. De 106 que se
retiraron de la escuela, la mayoría lo hizo al llegar a este nivel. Nueve no saben leer y 12 no
saben escribir.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
Cuadro No. 4
Grupo de edades por escolaridad
Grado alcanzado
Edades
Segundo
Cuarto
Sexto
Secundaria No responde/
aplica
Total
Porcentaje
<12a
12 - 14a
3
0
15
1
9
17
1
25
0
0
5
25
33
68
13.2
27.2
15 - 17a
Sin. Edad
0
0
3
1
0
17
5
0
31
67
0
93
0
0
0
73
3
106
146
3
250
58.4
1.2
100
Total
60
Primero
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
Con relación al rendimiento escolar, el 42.8 % del total de la muestra afirma que le va
bien en sus estudios, y un 10 % dice que le va mal. El 65.27 % de las niñas que dicen que les
va “bien” en el colegio, trabajan de 10 a 11 horas diarias.
Cuadro No. 5
Jornada laboral real según rendimiento escolar
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Jornada (Hrs.)
Bien
Regular
Mal
No responde/aplica
Total
Porcentaje
0
1
0
1
0
2
0.8
5
6
7
8
1
2
2
7
0
0
2
5
0
0
0
2
0
0
2
1
1
2
6
15
0.4
0.8
2.4
6.0
9
10
11
12
14
26
35
16
10
29
19
5
5
6
5
3
8
16
10
2
37
77
69
26
14.8
30.8
27.6
10.4
13
14
15
Total
3
0
0
107
5
1
1
77
3
1
0
26
1
0
0
40
12
2
1
250
4.8
0.8
0.4
100
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
A pesar de repetidos llamados y sanciones del Ministerio de Educación para que se
respete la gratuidad de la educación, los centros incumplen esa norma. De las niñas, niños y
adolescentes que enfrentan problemas para estudiar, el 41.6 % señaló entre sus principales
dificultades el alto costo de asistir a clases. Estos gastos incluyen costos directos por aranceles
o cuotas voluntarias, y costos indirectos como la compra de libros, cuadernos, uniformes y
zapatos.
En los dos grupos focales realizados un día antes del inicio de clases con niñas de 11 a
12 años, al menos tres estaban preocupadas por el incremento del arancel mensual de 10 a 45
córdobas (0.6 a 3.1 dólares) mensuales. En el grupo de adolescentes de 15 a 16 años, solamente
tres se habían matriculado y ninguna había completado el dinero para comprar uniformes o
útiles escolares.
Una de las adolescentes dijo que ella ganaba 400 córdobas (27.6 dólares) al mes y que el
costo de uniformes y materiales escolares requeridos por el Instituto donde ella estudia, sumaba
600 córdobas (41.4 dólares), los que estaban fuera de su alcance.
En muchos casos las niñas y adolescentes entran a trabajar para pagarse sus estudios,
sin embargo, por cansancio no rinden en sus clases y terminan abandonando los estudios,
amarrándose así a trabajar sólo en el empleo doméstico. Este es el patrón que muestran las
entrevistas a familiares pues un gran porcentaje proviene de familias con tradición de trabajo
doméstico (ver apartado de Familias).
Es más probable que a pesar de las dificultades económicas las familias mantengan a las
niñas y niños en la escuela mientras promuevan de grado40, lo que generalmente ocurre sin
mayores problemas en los primeros tres años de primaria. Los problemas de rendimiento se
empiezan a agudizar en cuarto grado, donde muchos niños y niñas llegan sin saber leer y
escribir con la destreza necesaria para asimilar conocimientos abstractos y esto es fundamental
para procesar los siguientes conocimientos.
61
Muchas de éstas niñas y niños no cuentan con apoyo para realizar sus tareas la casa. A
los factores anteriores se suma el hecho que tiene la edad propicia (entre 9 y 11 años), para la
inserción en actividades laborales pues es cuando alcanzan la capacidad de cuidar a niñas y
niños más pequeños. Las niñas empiezan a menstruar por lo que indebidamente que se las
empieza a considerar “mujercitas”.
Cuando se les preguntó cuáles eran los principales problemas que tenían para permanecer
en la escuela, el 39.6 %, señaló “la falta de tiempo para estudiar”. Las niñas, niños y adolescentes
permanecen en vigilia un promedio de 15 a 16 horas, por tanto, el tiempo para estudiar y hacer
tareas es mínimo.
A veces como en el caso de Balbina (11 años) las niñas combinan el trabajo en la calle
vendiendo productos con el trabajo a destajo en hogares de terceros y la asistencia a la escuela.
“Hubiera pasado (el 4to. grado), pero por lo que vendo, no lo pasé. Llegando del colegio agarro la
pana para ir a vender tortillas que hace mi madre. Miro los muñecos de las 2 de la tarde, (en la
televisión.), vengo, y voy a hacer mandados, barrer, lavar y cuidar a una niña donde mi tía.
Después voy a vender otra vez”.
En los talleres de sensibilización, grupos focales y en las entrevistas a profundidad se
detectó una relación directa entre el bajo rendimiento, la deserción escolar y la decisión que el
niño o la niña trabaje.
40 Amaya y Ramírez, INPRHU 1990.
41 Scheper-Hughes, Nancy. Death Without Weeping: The Violence of Everyday Life in Brazil. Berkeley: University of
California Press; 1992 En su estudio de la vida en las favelas brasileñas Nancy Sheppard Hughes Estudio Death Without
Weeping encuentra esta mentalidad de costo-oportunidad. Ante la falta de recursos para evitar la mortalidad infantil, y para
asegurar la inversión emocional y material realizada, las madres priorizan alimentación, medicinas y cuidados en las hijas
o hijos que presentan más probabilidades de sobrevivir.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
Cuando se presentan situaciones de éste tipo los padres funcionan con una lógica de
costo-oportunidad: si la niña está fallando ahora en la escuela, también lo hará en el futuro,
entonces mantenerla estudiando no es una buena inversión41. El argumento para retirarla de
sus estudios es que “si no aprueba el grado para qué va a estar en la escuela”.
Por ejemplo, Jennifer va para cuarto año y dice que tiene un índice académico bajo pero
no ha reprobado ningún grado, aunque “... a veces no me queda tiempo para estudiar o estoy
muy cansada, pues me levanto a las 5 de la mañana para entrar a las 6 a trabajar. Cuido un
niño de tres años, a las 12 del día tengo que estar lista para irme al colegio, llego cansada de
clases y tengo que hacer la cena en mi casa pues mi madre llega muy noche. Todo esto afecta en
mi rendimiento académico ya que también ayudo a mi hermanita a estudiar”.
Otro de los problemas es la falta de tiempo y medios para realizar las investigaciones, ya
que en sus trabajos no les dan permiso para ir a la biblioteca por la noche a investigar los
temas que les pidan en el colegio.
62
A pesar de las adversidades, las que se mantienen en la escuela muestran mucha
determinación por continuar. Casi dos tercios, un 61.54 % de las encuestadas dijo tener la
ilusión de estudiar una profesión o aprender un oficio.
Se percibe un sentimiento de autoafirmación y orgullo por el hecho de trabajar para
lograrse un futuro mejor. Recibir ingresos desarrolla en las niñas un sentido de firmeza,
autonomía y aspiraciones. En este sentido la mayoría de las niñas y adolescentes se representan
como sujetas de su destino y no como víctimas a la espera de salvación.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Aunque la muestra estudiada es pequeña, es importante notar que al nivel nacional42
61.04 % de adolescentes y jóvenes entre 13 y 24 años, no asiste a la escuela. En nuestro
estudio encontramos que del total de la población estudiada, el 56 % asiste a las escuelas. El
40.2 % no asiste a ningún tipo de servicio educativo.
Pareciera que la incorporación al trabajo doméstico es la única opción que se les deja a
las niñas, niños y adolescentes más pobres para continuar estudiando. Esta es una opción
engañosa pues a la postre el cansancio afecta el rendimiento escolar y terminan de todas
formas abandonando la escuela. Un 40 % de las niñas reportan haber abandonado la escuela,
la mayoría de ellas, un 19.6 %, en el nivel de cuarto y sexto grado.
6. Su entretenimiento: “Ver telenovelas”
En orden de importancia las actividades de entretenimiento más frecuentes son ver
televisión, 80 por ciento; platicar con amigas o vecinas, 71.2 % ; platicar con familiares, 68.8%;
asistir al culto religioso, 28.4 % ; ir a ferias, el 30.4 %; asistir a partidos de béisbol, 12.8 %,
bailar, 8.4 %. Grupos focales realizados en Managua y León arrojaron que las adolescentes
siguen con interés el programa de televisión “Sexto Sentido” que es producido en Nicaragua.
Las entrevistas y grupos focales también sacaron a luz la falta de espacios de recreación
para las niñas, niños y adolescentes. Aunque en la comunicación mediática siempre hay espacio
para la reelaboración de los mensajes que emanan del emisor, es preocupante que el principal
medio para divertirse sea mirar telenovelas. En muchos casos las telenovelas propician una
visión mágica y fantasiosa de la realidad.
La mayoría de las telenovelas propagan la idea de que las jóvenes pobres o las empleadas
domésticas pueden ascender socialmente por la vía del concubinato o casamiento con hombres
adinerados. Por ejemplo en el grupo focal con niñas de 11-12 años, Balbina insistió que ella
quiere encontrar un hombre rico que la mantenga, porque “los varones mantienen a las mujeres.
Si no me sale un hombre rico no me caso”.
42 INEC (EMNV- 98)
En cuanto a la relación o parentesco de las niñas, niños y adolescentes con las familias
empleadoras, un 31 % trabaja con familiares, 35 % trabaja con personas conocidas de la
familia, 3 % con madrinas. Sólo 30 % manifiesta no haber tenido ningún tipo de relación
previa con la familia empleadora. Es decir, generalmente, no se envía a las niñas pequeñas
lejos de sus hogares o con desconocidos.
A pesar de las múltiples y largas jornadas laborales la mayoría, 81.6 %, de las niñas dice
que se siente bien en su trabajo actual. Esta información la confirman las entrevistas a
profundidad, pues la mayoría de las niñas declara no querer volver a sus hogares. Aún así, un
55.2 % , quisieran dejar de ser empleadas domésticas.
Como ha señalado Hoyos43, el trabajo doméstico tiene fronteras muy difusas con las
relaciones afectivas haciendo que el trato que reciben las empleadas en general, y por supuesto
las niñas empleadas domésticas, esté sujeto al carácter personal y a los vaivenes del estado de
ánimo de las empleadoras.
63
No obstante el 81.6 %, se siente bien en su trabajo. En los grupos focales y entrevistas a
profundidad muchas se quejaron de que sus patronas no platican con ellas, que a lo sumo les
dicen lo que hay que hacer.
Entre las principales acciones que resienten están ser culpadas de robar cualquier objeto
que se pierde, y tener que pagar artículos que se quiebran o dañan aunque ellas no tengan la
culpa. Por ejemplo, Jennifer reporta que a pesar de que su salario es sólo de 400 córdobas
(27.6 dólares), su patrona le descontó 50 en pago por un jarrón que había quebrado el hijo de
la señora. María Elsa (16) dice que en su trabajo anterior la acusaron injustamente por la
pérdida del juguete de un niño, cuando ella molesta dejó el empleo, la patrona no la dejó sacar
sus pertenencias. Como resultado ella perdió su certificado de notas, y como le salía muy caro
ir hasta la frontera a recuperarlo, tuvo que repetir el primer año.
En cuanto a sus experiencias de discriminación manifiestan sentirse discriminadas por
no poder sentarse con la familia a ver televisión, otras hablaron de que se les limita en cuanto
a oír música y salir a platicar con sus amigas aunque sea después de su jornada laboral; otra
dijo que su patrona nunca le dirige la palabra a no ser para darle ordenes o regañarla. “Hay
patrones que ni buenos días dicen, y les tenemos que aguantar sus malacrianzas”.
Es importante destacar que la incorporación al trabajo doméstico es un proceso. Se
inicia con la colocación de niñas y niños menores para realizar con dedicación parcial tareas
menores como hacer mandados, barrer el patio y lavar los trastes. Los primeros empleos de las
niñas y niños son vistos por los padres y las niñas como una oportunidad de entrenamiento,
para conseguir un mejor empleo más adelante. A medida que las niñas y niños crecen, crecen
también sus obligaciones y la distancia entre sus hogares y sus empleos.
Más que una trayectoria territorial, por ejemplo del campo a la ciudad, en esta investigación
encontramos que el camino del empleo doméstico se realiza de acuerdo con el nivel de relación
de la familia de la niña con el empleador, el nivel de complejidad de la tarea y la duración de la
jornada de trabajo, iniciándose con el trabajo a tiempo parcial donde un familiar, conocido,
vecino que vive cerca de la casa de la niña hasta culminar con el empleo permanente, a tiempo
completo y lejos del hogar.
43 Hoyos, Soraya. 2001. “¿Y quién la mando a ser niña?” . Conferencia Seminario Sub Regional de Metodologías de
Investigación en Trabajo infantil doméstico. San José, Costa Rica.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
Dada la amplia demanda de mano de obra barata, en casos de maltrato físico o verbal,
las niñas, niños y adolescentes abandonan el trabajo y se contratan en otro hogar.
Las personas empleadoras contratan a niñas sin experiencia considerando que el tiempo
que emplean en entrenarlas y la pérdida de materiales debido a los errores de las niñas, se
compensan con los bajos salarios. Otras empleadoras afirman que es más fácil tratar con
niñas porque obedecen mejor, y consideran que están más seguras en sus casas que en sus
propios hogares. También se considera a las niñas más dóciles y moldeables, y, por tanto, más
fáciles de mandar. En general las empleadoras consideran que ellas hacen “un favor” a las
niñas y sus familias ya sea por que su familia es pobre o porque la niña tiene problemas con su
mamá, como expresa Sandra. El objetivo de tener a esta niña en casa es ayudarla, proporcionarle
mejores condiciones de vida, prepararla para que sea una persona de bien...
7. Las Familias
64
¿Quiénes son las familias de los niños, niñas y adolescentes?
“mi mamá es trabajadora doméstica”...
El 35.6 % de las familias se dedica al comercio o a la venta de servicios; el 24.8 % se
dedica a la agricultura, y el 2.4 % son asalariados en trabajos menores y por contrato al
destajo, por ejemplo, fontaneros, albañil, electricista, ayudante en el mercado.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Del total de niñas, niños y adolescentes encuestados, el 50.8 % viven con familiares que
no son su padre ni su madre. A pesar de que el 87 % tiene a sus padres vivos, el 18.8 % vive
sólo con su madre. Y sólo un 6 % vive con madre y padre. El 43.6 % vive en el lugar donde
trabaja.
Gráfico No. 15
¿Con quiénes viven las trabajadoras infantiles domésticas?
6%
16 %
43.6 %
Donde trabaja
Familiares
18.8 %
Madre
Padre y madre
Padre
30 %
FUENTE: Elaboración propia con base en 250 encuestas. 2002
Estas cifras coinciden con los resultados de un estudio realizado en 1995, sobre la
composición y características de las familias realizada en Centroamérica por la socióloga Angélica
Fauné44, quien asegura que la familia nicaragüense transita hacia un modelo de familia ampliada,
con esquema de hogar móvil, basada en el empleo de mujeres, niños y niñas, de jefatura
femenina, con la ausencia del padre biológico y con la predominancia de la figura materna
transmitida al colectivo de mujeres. Este modelo proyecta a la familia como unidades de conflicto,
pues naturaliza el patrón de relaciones intrafamiliares basado en la desigualdad y la violencia
de género.
44 Citado en Agudelo, Irene. 1999. Rápido Tránsito. Sistema de Naciones Unidas en Nicaragua.
Un 16 por ciento reporta que toda su familia se encuentra en el desempleo. La gran
mayoría de las niñas trabajadoras proviene de hogares en los que la madre es o fue trabajadora
doméstica, o lava y plancha ropa ajena. En el área urbana, la crisis económica ha hecho que
para suplir las necesidades del hogar, mujeres con formación profesional como secretarias,
por ejemplo, han ingresado al servicio doméstico o lavan ropa ajena además del trabajo
secretarial.
Aquellas niñas y adolescentes que provienen de familias campesinas buscan en el trabajo
doméstico en la ciudad conseguir vivienda y alimentación mientras estudian. Por ejemplo,
durante el taller de sensibilización con niñas y niños trabajadores realizado por la delegación
de la OIT-IPEC previo a la presente investigación, Francis contó que tenía 14 años cuando se
vino del campo con su mamá a trabajar como empleada. Con su salario de 400 córdobas (27.6
dólares) paga la escuela (120 córdobas -8.3 dólares- al mes), aunque tiene problemas porque a
veces le retrasan el pago, la sacan de clase y tiene que pagar multas de 30 córdobas (2 dólares).
“Yo quiero ser algo en la vida y lo voy a conseguir”, dice.
65
Las viviendas de las niñas, niños y adolescentes encuestados son muy precarias. El
tamaño de las viviendas hace que en muchos casos, las familias de hasta 9 hijos vivan en
situación de hacinamiento y que algunas niñas compartan cama con hermanas y hermanos.
Por ejemplo, cuando los niños o niñas empiezan a fallar en la escuela, las familias que
tienen más educación o recursos investigan la presencia de problemas de aprendizaje, como
déficit de atención, dislexia y otros. En muchos de los casos aquí analizados, cuando existen
fallas en el rendimiento escolar las familias lo atribuyen a la falta de interés o inteligencia de
las niñas y niños. Las niñas, niños y adolescentes encuestados no tienen acceso a
acompañamiento escolar por parte de los tutores.
Familiares y niñas divergen en su apreciación sobre las razones por las cuales sus hijas
(os) trabajan y sobre los efectos que el trabajo tiene sobre sus hijas (os). Las madres dan
mucha importancia al trabajo como oportunidad para castigar la vagancia, la rebeldía, la falta
de rendimiento en el colegio y el embarazo adolescente, y como forma de satisfacer el deseo de
comprarse cosas que las familias no pueden proveer, como ropa y zapatos.
Valoran que trabajar ha hecho que sus hijas (os) ahora “tienen mejor presentación”,
“están más gordas”, “más educadas”, “saben defenderse en la vida”, “más sana”, “va a la escuela”,
y “se compra ropa”. Paradójicamente observan que “anda malhumorada”, “salió embarazada”,
“cambio de carácter anda malhumorada”, “no va a círculos de estudio”
7.1 Violencia y explotación en el hogar: “no me gusta vivir con mi madre”
En Nicaragua existe una cultura generalizada de violencia contra las mujeres niñas y
niños45. Los hijos e hijas de las mujeres maltratadas sufren especialmente las consecuencias
45 Una investigación publicada en el año 2000 encontró una alta prevalencia de violencia conyugal. Por ejemplo, 1de cada 2
mujeres ha sido maltratada físicamente alguna vez por su marido, mientras que 1 de 4 mujeres es maltratada cada año.
Ellsberg, Mary et. al. 2000. Confites en el Infierno: Prevalencias y características de la violencia conyugal hacia las
mujeres en Nicaragua. Asociación de Mujeres Profesionales por la Democracia en el Desarrollo “Las Bujías”.
Departamento de Medicina Preventiva, UNAN-León, Departamento de Epidemiología y Salud Pública, Umea University.
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
El 78 % de las madres y el 68.8 % de los padres saben leer o escribir. El nivel de
educación formal de los padres y madres es bajo e insuficiente para ayudar en los deberes
escolares a sus hijos e hijas que empiezan a cursar años superiores. Esta falta de escolaridad
también influye en las respuestas que dan a los problemas de aprendizaje de su prole.
de la violencia, éstos niños tienen más problemas de tipo emocional, de comportamiento y
aprendizaje y más riesgos de ser maltratados.
En los casos en que las niñas dejan el hogar por razones de violencia doméstica, el
principal problema es con los padrastros. “Hice el arreglo con mi tía porque no me gusta vivir
con mi madre. Vivo con una tía que está enferma en cama, su marido está pensionado con 500
córdobas, y trabajo para otra tía que me paga 10 córdobas diarios. Me gustaría dejar este trabajo
porque todos los oficios de la casa los hago yo, la tía está en cama. No quisiera volver a mi hogar
porque cuando mi madre está muy brava y pelea con mi padrastro la agarra de pegarnos a
nosotras y eso a mí no me gusta. ” Abigail, 12 años.
66
Según vecinas y familiares algunas niñas están empleadas como “hijas de casa” huyendo
del acoso o abuso sexual por parte de familiares, pero a pesar de que el entrevistador conocía
de esta información por vecinos y familiares, ninguna de las niñas relató episodios de abuso
sexual. En las entrevistas a exempleadas domésticas, encontramos casos en los que la joven
llegó a trabajar como empleada y resultó embarazada por el hijo de la empleadora. La patrona
la aceptó como nuera, pero ella se queja de que hace los mismos oficios y no dispone de su
propio ingreso.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Una de las razones para preferir el trabajo a la casa es la distribución patriarcal de roles
en el hogar: según la muestra, antes de incorporarse a trabajar, las niñas estaban haciendo en
sus casas exactamente las mismas tareas, muchas veces sin una palabra de agradecimiento y
por supuesto sin remuneración económica.
En la información recopilada en los grupos focales con exempleadas domésticas adultas
varias expresaron que buscaron trabajo cuando niñas para escapar de la explotación en sus
propias casas. Por ejemplo, Armantina (46) dijo; “Trabajaba preparando comida para treinta
mozos en una hacienda de mi papá, y sólo mis hermanos varones disponían del dinero. Me
gustaba vestirme bien y me dijeron que en Managua pagaban bien. Yo quería seguir estudiando,
pero sólo pude llegar a sexto grado, porque para estudiar necesitaba comprar uniformes y
cuadernos. Llegué hasta primer año porque salía rendida del trabajo, y, además, porque salí
embarazada”.
María Elsa (16), originaria de un pueblo en la frontera norte, estudia secundaria y dice:
“he pensado en irme para la casa, pero digo yo, allá hay trabajo pero sólo de 200 ó 300 córdobas
(13.8 ó 20.7 dólares) ¡No puedo irme para allá! Ya tengo dos años de estar aquí (en la capital), y
no sé como me sentiría (si se fuera.) Me fui una vez para la casa y no me sentí bien porque parece
que no es la misma cosa”.
7.2 Actitud hacia el trabajo: “Mejor en la casa que en la calle”
Un refrán nicaragüense de antaño reza: “El trabajo de los niños es poco, y quien lo
desaprovecha es un loco”. La población ve en el trabajo infantil una actividad no sólo normal,
sino deseable para evitar la “vagancia” de las niñas y niños.
El trabajo como una acción formativa, debería entenderse como aquellas actividades
laborales que facilitan la transmisión de valores y habilidades de una generación a otra sin
afectar los derechos y la seguridad de las niñas y niños46. No obstante, las crecientes necesidades
económicas de las familias y la ausencia de una visión de las niñas y niños como sujetos de
derecho, hacen que se use el valor formativo del trabajo para justificar el empleo de niñas y
niños en ocupaciones peligrosas como el trabajo en los manglares, basureros y el trabajo
infantil doméstico.
46 Ver CNEPTI. 2001. Plan Estratégico Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y Protección de
Adolescentes Trabajadores. 2001-2005. Pág. 18.
En el caso que nos ocupa, el pensamiento que respalda la justificación el empleo de
niñas y niños en el servicio doméstico en casas de terceros, es la idea de que trabajando y
permaneciendo dentro de un hogar, las niñas y niños estarán seguros física, moral y
económicamente.
Por ejemplo una de las informantes clave dijo: “conozco a tres empleadas que fueron hijas
de casas y que gracias a eso se superaron en la vida, recibieron alguna educación, y se sienten
muy agradecidas hacia las personas que las recibieron en su familia... En el caso de las hijas de
casa y las empleadas debe haber más bien agradecimiento de la familia de origen hacia las
personas que se hacen cargo [de las niñas], ya que se les está dando un mejor lugar en la
sociedad, mejores condiciones de salud, vivienda, y, además, la oportunidad de estudiar,
trabajando en algo a veces muy simple, como cuidar a un niño… Los riesgos [que corren las
niñas] son más grandes en sus propias casas…”.
Un tema que contribuye a ocultar los riesgos del trabajo infantil doméstico es la arbitraria
separación de la vida en dos esferas rígidas y desconectadas, pública y privada o doméstica,
así como la asignación, también arbitraria, del espacio público a los hombres y el espacio
privado a las mujeres y los niños. Siguiendo esta lógica, los únicos niños que están en situación
de riesgo son aquellos que se encuentran viviendo o trabajando en los espacios públicos.
Varias de las personas entrevistadas dijeron que “quienes están en situación de riesgo son los
niños trabajadores de la calle”.
Por otro lado esta percepción también es compartida por las niñas, niños y adolescentes
entrevistadas. Algunas dijeron que sienten “bonito trabajar” porque obtienen “más roce social”,
“agarra experiencia para conseguir trabajo como doméstica en el futuro”, “estando ocupada no
piensa en cosas malas o vaguerías”
En el grupo focal realizado con niñas de 15 y 16 años, ellas dijeron que a pesar de todo se
sentían afortunadas por vivir con sus familias y no tener que andar en la calle como otras
muchachas. También se sienten afortunadas porque a pesar de la pobreza ellas no han sido
entregadas a otras familias.
La creencia que solamente la calle significa riesgo para los niños y las niñas, se refuerza
diariamente por la representación de la niñez y la juventud que hacen los medios de
comunicación.
En una investigación realizada por Irene Agudelo para Save the Children, Noruega, se
encontró que el 66 % de las noticias aparecidas en los medios escritos en el país en 1999
estaban vinculadas a la violencia, sobre todo las sufridas y cometidas por niños de la calle,
proyectando así una imagen de riesgo que victimiza a la juventud y la identifica como factor de
peligro para la sociedad. En otras palabras: son noticia los niños y niñas que cometen o sufren
delito, y esto les ocurre porque están en la calle.
Esta construcción de lo público, lo doméstico y la niñez en los medios fortalece la idea
equivocada de que las niñas que están trabajando en el servicio doméstico en hogares de
terceros están siendo protegidas47, no explotadas.
47 La idea del hogar como un santuario seguro para las personas se cae cuando se revisan, por ejemplo, los registros de la
Corte Suprema de Justicia. Agudelo cita que en el año 98, el 43 % de los delitos cometidos contra las personas en 1998
fueron dentro de los hogares.
67
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
La idea de que muchas niñas y niños están expuestas a situaciones de violencia y mala
calidad de vida en sus hogares de origen es correcta, pero es erróneo pensar que colocándolas
en el empleo doméstico se evitan esos riesgos.
7.3 Adultización exagerada y maternidad: “me da lástima mi mamá”
Las familias favorecen que las niñas y adolescentes trabajen porque es más fácil encontrar
empleo para estas que para los niños y las adultas. El 39.6 % de las madres hizo los arreglos
pertinentes al empleo de las niñas, niños y adolescentes. La mayoría de las niñas y niños dicen
haber tomado ellas mismas la iniciativa de trabajar para pagarse sus estudios y conseguir
alguna ayuda económica para la familia. En las entrevistas se percibe en las niñas un sentimiento
de autoafirmación y orgullo por el hecho de trabajar para lograrse un futuro mejor.
68
El modelo patriarcal dominante de feminidad en Nicaragua se caracteriza por una
exaltación exagerada de la maternidad, como característica esencial de la identidad femenina.
Este prototipo de maternidad supone que las mujeres deben responder por la sobrevivencia y
el bienestar de la familia, planificar para sobrellevar la adversidad y ser proveedoras efectivas
y responsables. Este tipo de identidad femenina basada en una noción de maternidad auto
sacrificada y negadora de la mujer, parece sustentar la incorporación de las niñas en el servicio
doméstico. En las entrevistas ellas se representan a sí mismas, como una extensión de sus
madres.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Un alto número de entrevistas a profundidad de niñas y adolescentes trabajadoras
domésticas, explica que trabajan para ayudar a su mamá y a sus hermanos: “me da lástima
mi madre” Ivette 16, “trabajo para ayudar a la familia y tener ahorritos” Xochilt 15; “me daban
ganas de llorar cuando miraba que en mi casa no había dinero ni para comer”. Amanda 10.
Por otro lado, el recibir ingresos desarrolla en estas niñas un gran sentido de firmeza y
autonomía, lo cual, aunque es una característica muy positiva, tiene dos salidas: por un lado
podría llevarlas a cumplir sus metas de ser profesionales, mientras por el otro podría llevarlas
a la idea de que ya pueden sostenerse con su trabajo y podría conducirlas a “graduarse” de
mujeres iniciando tempranamente las relaciones sexuales o embarazándose.
El asumir tempranamente roles de proveedoras económicas, responsables del cuido de
niños y ancianos, estas niñas y adolescentes están saltando directamente de la infancia a la
adultez. De ésta manera ellas interiorizan el discurso y la función de mujeres adultas quienes
a su vez vivieron procesos similares. Así mismo se cree erróneamente que la destreza en la
realización de las labores domésticas y la administración del hogar, son partes esenciales del
ser una “mujer decente”. La lógica es que las mujeres que no aprenden estas labores son
mujeres vagas o de la calle.
Nicaragua es el país con mayor índice de embarazo adolescente48 en América Latina. Las
causales económicas y socioculturales que llevan a las adolescentes a embarazarse: soledad y
carencia de afectos, abandono de las escuelas y desintegración familiar; también aplican para
las empleadas infantiles y adolescentes. Lo anterior, coloca a las trabajadoras infantiles
domésticas en hogares de terceros en alto riesgo de embarazo.
En Belén, municipio del departamento de Rivas, zona fronteriza con Costa Rica,
encontramos que, debido al cierre de los ingenios azucareros, las sequías y a la falta de políticas
de apoyo a pequeños productores, las mujeres han tenido que migrar a otros departamentos y
a Costa Rica, ya que resulta más fácil para ellas encontrar trabajo. Colocarse como domésticas
no requiere de calificación. Las familias quedan al cuido de los padres y las hijas mayores,
48 Ortega Hegg, Manuel. 1999. ¿Qué más podría hacer sino tener un hijo?, Fondo de Población de las Naciones Unidas.
Instituto Nicaragüense de la Mujer. Managua.
quienes vislumbran tempranamente el trabajo doméstico como una posibilidad de mejorar
condiciones de vida.
7.4 Aspiraciones: “yo quiero ser alguien en la vida”
Ni las niñas ni las madres quieren un futuro de empleada doméstica. Esta labor se
percibe como agotadora y es poco valorada socialmente. En muchos casos las niñas y las
madres ven el trabajo doméstico como una actividad temporal que les permite a las niñas
estudiar para tener un futuro diferente. La importancia otorgada al estudio no está lejos de la
realidad, se ha encontrado que se requieren al menos doce años de escolaridad, lo que equivaldría
a tercer año de secundaria, para poder salir del círculo de la pobreza.49
Cuando se les preguntó que oficio o profesión se veían desempeñando en el futuro 31.4
% , dijo que le gustaría desempeñar una profesión como doctora, administradora de empresas
o licenciada en turismo. El 30.14 % escogió uno de 19 tipos de oficios técnicos: costurera. El
35.6 % de las niñas, niños y adolescentes no contestaron cuando se les preguntó sobre sus
expectativas de futuro.
El que más del 60 % aspire a trascender el destino de empleo doméstico, aunado al
hecho de que la mayoría de las niñas, niños y adolescentes haya tomado la iniciativa de trabajar
para lograr su objetivo, indica la presencia de una población con una gran potencia como
sujeto (a) social. En lugar de quedarse pasivas (os) en papel de víctimas esperando que les
resuelvan, ellas han tomado el futuro en sus manos.
Por ejemplo, Francis (18) dice: “yo quiero ser algo en la vida y lo voy a conseguir, yo sé que
ellas (adolescentes que no trabajan y la humillan a ella porque lo hace) son unas fracasadas,
pues mientras yo voy para cuarto año ellas siguen en primero”. Por supuesto, el número de las
que estudian secundaria ni es grande, ni se corresponde con la edad, 37.2 %.
A pesar de la voluntad de superación a través del estudio expresada por muchas de las
adolescentes en las entrevistas a profundidad, talleres de sensibilización y grupos focales,
salieron a relucir sentimientos de impotencia ante las dificultades, por lo que algunas empiezan
a ver difícil la posibilidad de cumplir sus sueños.
49 Tünnerman, Carlos
69
VI EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO: ANÁLISIS DE LA MUESTRA
Más del 60 % se ve en el futuro desempeñando un oficio o una profesión.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
70
CAPÍTULO VII
CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
CONCLUSIONES
Dadas las características con las que se desarrolla el trabajo infantil doméstico en
Nicaragua, se encuentra apoyado en:
a) El establecimiento de relaciones de servidumbre, basadas en el intercambio de favores
del poderoso a cambio de la lealtad del débil50, lo que contribuye a la interiorización de la
inferioridad y a la perpetuación de esta.
b) La naturalización de estas relaciones con la premisa de que se ayuda o se forma a las
niñas, niños y adolescentes contribuye a volver aceptable lo que a todas luces es ilegal.
Es injusto que en pleno siglo XXI se mantenga a este sector en condiciones de servidumbre.
Son estas relaciones de sumisión y desigualdad, junto con el hecho que el TID reúne en tiempo
y espacio amenazas y vulnerabilidades, las que convierten el trabajo infantil doméstico en una
de las peores formas de trabajo infantil.
71
La pobreza, el presentismo, la desprotección, la carencia de opciones de desarrollo
constituyen amenazas que penden en la vida de las niñas y adolescentes que trabajan en
hogares de terceros. El horario de trabajo, las actividades “hacer de todo”, la falta de espacios
de juego y recreación, la exposición a situaciones de abuso sexual y violencia, van acumulado
daños en su integridad física y psicológica como consecuencias o impacto de las condiciones
en que viven.
Es importante tener presente que cualquier esfuerzo dirigido a la erradicación del trabajo
infantil doméstico puede tener efectos indeseados como el limitar el acceso al trabajo de las
adolescentes, que esta permitido por la ley.
1. Sobre las reflexiones teórico-conceptuales
La incorporación de niñas, niños y adolescentes al empleo doméstico está influenciada
no sólo por la pobreza sino por la prevalencia de un discurso patriarcal sobre los roles genéricos
y la exaltación idealizada de la maternidad. Las diferencias genéricas entre niñas y niños se
mostró claramente. A las niñas se les envía a trabajar pero a sus hermanos no, porque las
familias aducen que es más fácil encontrar trabajo de domésticas para las niñas.
Las relaciones de servidumbre y la confusión entre lo afectivo y lo laboral del empleo
doméstico, disminuyen la autoestima de las niñas, niños y adolescentes. De esta manera se
trunca el futuro de un importante sector de la población. Una persona que crece sintiéndose
inferior difícilmente puede llegar a gozar de ciudadanía plena.
50 Rollin, Judith. 1990. Ideology and Servitude. In: At work in Homes: Household Work in World Perspective. R. Sanjek and
S. Colen, eds. Pág. 74-88. Washington D.C. American Anthropological Association.
VII CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
El debate y la toma de acciones para erradicar el TID es a la vez difícil y potencialmente
democratizador. Es difícil porque pasa por la revisión de las propias ideas y acciones de todas
las personas involucradas; familias, empleadores, funcionarios estatales y las propias niñas.
Es democratizador porque la toma de conciencia sobre la injusticia de los presupuestos culturales
que lo sustentan y las consecuencias sociales y económicas que podría mover a cambiar y
mejorar la sociedad.
Cuando se juntan las jornadas de trabajo, las relaciones de inferioridad que se establecen
en el trabajo, la poca remuneración económica, la falta de acceso a oportunidades, se encuentra
la ausencia de un enfoque de justicia social en el empleo doméstico de niñas, niños y adolescentes
en casas de terceros. Se les contrata con la premisa de que se les está ofreciendo protección y
ayuda, pero en realidad lo hacen para aprovechar su trabajo pagando un precio por debajo del
que se pagaría a una persona adulta, a quien sí se le ve como sujeto de derecho.
Siendo el ámbito privado el medio donde crecen y se socializan las niñas que trabajan en
servicio doméstico, salir de sus hogares para insertarse en una relación de intercambio mercantil
priva a las niñas de referentes afectivos s y del ambiente de cuido y protección que merecen.
Es grave que ésta población infantil y adolescente llegue a la vida adulta sin la debida
guía y el apoyo de los adultos. Las condiciones de trabajo hacen que se desarrollen en condiciones
de soledad y carencia de interlocutores.
72
2. Sobre el marco jurídico legal
El trabajo de niños y niñas51 “como trabajadores domésticos impide el cumplimiento de
varios de los derechos involucrados en la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Empleadoras, familias, niñas y adolescentes desconocen las normas legales relativas al
trabajo infantil que señalan la edad mínima y la necesidad de permiso de los padres para
contratar a personas con edades comprendidas entre los 14 y 16 años.
La falta de normas y salario mínimo para el trabajo doméstico que contiene el Código
Laboral vigente, la falta de aplicación de disposiciones legales concernientes a los trabajadores
en general pero que no se aplican a las trabajadoras domésticas, como la inscripción en el
Seguro Social, la elaboración de contratos de trabajo, y la medición del aporte del trabajo
doméstico en el Producto Nacional Bruto son factores que legitiman desde el Estado la
invisibilización y desvalorización del trabajo y el empleo doméstico. De ésta manera se refuerza
la exclusión de las mujeres y las niñas y niños del Contrato Social.
3. Sobre las niñas, niños y adolescentes
encuestadas y entrevistadas
En lugar de asumirse como víctimas, la mayoría de las niñas y adolescentes entrevistadas
se representan como sujetas con voluntad de superación. Un ejemplo son sus aspiraciones por
obtener un oficio o profesión y, en otros casos, por la voluntad de permanecer en la escuela a
pesar de las dificultades.
El acceso a la educación es condición indispensable para la calidad de vida de las niñas
ahora y en el futuro. El TID se encuentra ligado profundamente con el derecho a la educación
pues las niñas y sus familias justifican el TID como un medio para permanecer en la escuela,
no obstante la edad y las condiciones en las que se presta el trabajo influyen en los bajos
rendimientos y el posterior abandono de la escuela. Finalmente, las dificultades para pagar
los costos directos e indirectos de la educación amenazan con cortar las aspiraciones de las
que aún se encuentran trabajando y estudiando.
Uno de los riesgos que conlleva el TID es el retiro de la escuela debido al bajo rendimiento
escolar.
El aislamiento y la falta de espacios de recreación entre pares atenta contra el sano
desarrollo de la identidad de las niñas y adolescentes. Del total de las niñas, niños y adolescentes
51 Anti -Slavery International. El trabajo Infantil Doméstico. Manual de Investigación y Acción. Pág. 5
que trabajan en casas de terceros se encuentran en peores condiciones aquellas niñas
que trabajan en condiciones de internamiento. En éstos hogares fue más difícil el acceso
La visión que tienen sobre la violencia, entendiendo por violencia sólo las agresiones
físicas y no aquellas relacionadas con la desvalorización personal limita sus potencialidades de
desarrollo como personas y refuerza o sienta las bases para la aceptación de relaciones familiares
y de pareja basadas en la violencia.
El abuso sexual y el embarazo adolescente aparecen como un riesgo grande pero la
naturaleza de ésta investigación no es suficiente para abordar el problema con la profundidad
que amerita. Los resultados del seguimiento de medios de prensa escritos y los grupos focales
señalan el abuso sexual entre los riesgos, pero la información es insuficiente como para
establecer conclusiones al respecto.
4. Sobre las familias de las niñas y adolescentes
La gran mayoría de las niñas y adolescentes trabajadoras domésticas entrega sus salarios
a sus familias.
En la mayoría de las familias existe una cultura de empleo doméstico. Muchas de las
madres fueron o son empleadas domésticas y se iniciaron en ésta ocupación a temprana edad
y como “Hijas de Casa”. Las condiciones de internamiento, largas jornadas que tienen las
madres que son empleadas domésticas les impide supervisar y apoyar a sus hijas (os). El
resultado de lo anterior es que las niñas y adolescentes influidas por la soledad terminan
replicando el único modelo que conocen, embarazo adolescente y empleo doméstico.
73
Ni las niñas ni las madres quieren para sus hijas un futuro de empleada doméstica.
Esta labor se percibe como agotadora y poco valorada socialmente.
Todas las familias que envían a sus hijas a trabajar son pobres, pero no todos los
pobres envían a sus hijas a trabajar. Aunque falta profundizar que condiciones más allá de la
pobreza conminan a las familias a enviar a sus hijas a trabajar podemos adelantar que algunos
factores de expulsión son: el cierre de oportunidades de trabajo, la falta de crédito para las
familias campesinas, la violencia de género al interior de las familias, los embarazos de
adolescentes y el desprestigio de la educación.
5. Sobre las familias empleadoras
La mayoría de las familias empleadoras que accedieron a brindar entrevistas para ésta
investigación desconocen el enfoque de derechos hacia las niñas y niños. La mayoría considera
que está haciendo un favor o un acto de solidaridad y, en muchos casos, cuando se compara
las condiciones de violencia y pobreza en los hogares de origen, muchas adolescentes se
comprueba que están en mejores condiciones de vida por lo menos a lo inmediato
Las empleadoras más conscientes pueden convertirse en aliadas en la lucha para la
erradicación del TID. En el caso de las adolescentes que sí están facultadas por la ley para
trabajar hay que comprometer a las empleadoras para que garanticen la asistencia al colegio y
o la prevención de situaciones de abuso.
Si no se interviene con programas de apoyo a las familias de origen muchas de ellas
pueden perder el trabajo, la posibilidad de permanecer en la escuela y hasta la posibilidad
dealimentarse, por lo cual urge la creación de un Programa de acción.
VII CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
La magnitud del desempleo de gente educada en el país, desestimula a las familias
para mantener a los niños y niñas en la escuela; muchas familias sólo relacionan la importancia
de la educación con la obtención de mayores ingresos económicos y no con una mejora general
en la calidad de vida, en consecuencia no se percibe la educación como una inversión válida.
6. Sobre las instituciones de la sociedad civil y los actores claves
Es evidente el papel desarrollado por la coordinadora de OONGG que trabajan con la
niñez (CODENI) en visualizar y desarrollar propuestas alrededor del trabajo infantil y en
particular alrededor de las peores formas de trabajo infantil. Las experiencias y metodologías
desarrolladas por estos organismos constituyen un potencial y una fortaleza que deben ser
tomado en cuenta para el desarrollo de futuros planes de acción.
El involucramiento de las organizaciones gremiales, empresariales es todavía incipiente.
Las Comisiones municipales de la niñez constituyen una gran fortaleza para los esfuerzos
de erradicación del trabajo infantil.
74
RECOMENDACIONES
1. Sobre las reflexiones teórico-conceptuales
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
• Es necesario empezar a desmontar el sistema de ideas que justifica e invisibiliza la
explotación de las niñas, niños y adolescentes en el trabajo infantil doméstico. Las acciones de
sensibilización, sean éstas de carácter informativo, educativo y de intervención deben contener
una perspectiva de género.
• Hace falta propiciar el desarrollo de una cultura de derecho hacia las niñas, los niños
y los adolescentes que les permita desarrollar sus potencialidades. Prevalecen viejos conceptos
de “protección” no importa cómo que hay que transformarlos en el concepto de los niños y
niñas sujetos de derechos.
• Se necesita profundizar sobre los riesgos y peligros, tanto físicos como psicológicos, a
los que se exponen los niños y las niñas trabajadores y acerca de las condiciones de servidumbre
en las que estos niños y niñas trabajan, lejos de la atención protección y afecto de sus
progenitores
2. Sobre el marco jurídico legal
• Es necesaria la implementación de campañas de sensibilización al personal de las
inspectorías del trabajo.
• La normación de las labores propias del empleo doméstico de las adultas, la fijación de
un salario mínimo y la eliminación de las connotaciones de servidumbre que actualmente
conlleva esta ocupación son pasos importantes para avanzar en la dignificación social del
trabajo doméstico. De ésta manera, por extensión, se estaría contribuyendo a erradicar la
explotación de la población estudiada.
• Hay que ganar como aliadas en la lucha por la erradicación del TID, a las empleadas
domésticas. Para éste fin deben darse a conocer los derechos de las trabajadoras domésticas y
en la medida de lo posible fortalecer el posicionamiento de género y la capacidad organizativa
y de gestión de sus asociaciones y sindicatos.
3. Sobre las niñas, niños y las adolescentes que fueron
encuestadas y entrevistadas
• Las estrategias de intervención deben potenciar el componente de protagonismo y deseos
de superación mostrado por la mayoría de ellas y a partir de esa premisa fortalecer y contribuir
al desarrollo de sus capacidades.
• Hay que desarrollar y fortalecer programas de reforzamiento escolar y programas de
becas para las niñas y adolescentes ya identificadas.
• Hay que establecer coordinación con las personas encargadas del programa de Clubes
de Jóvenes impulsados por el Ministerio de Salud, y con las guionistas del Programa de televisión
producido nacionalmente “Sexto Sentido”, para que incluyan en sus espacios temas que
contribuyan al desmontaje de los ejes culturales que reproducen el TID.
• Hay que impulsar programas de atención psicosocial que den respuesta a la situación
de violencia (física y sexual) que viven las niñas, niños y adolescentes trabajadores infantiles
domésticos. Priorizando a los casos detectados por este estudio.
75
• En relación al abuso sexual es importante evitar el amarillismo en la denuncia de ésta
situación, así como evitar el riesgo de estereotipar a todas las niñas, adolescentes y adultas
que trabajan en el empleo doméstico como si todas son o fueron abusadas.
• Impulsar líneas de investigación a profundidad que permitan establecer la ligazón del
abuso y la explotación sexual con el TID.
4. Sobre las familias de las niñas y adolescentes
• Promover acciones para que las familias desarrollen estrategias de sobrevivencia
económica que no involucren a las niñas y aumenten sus competencias para la integración
social.
5. Sobre las instituciones de la sociedad civil y los actores claves
• Debe sumarse las estrategias de erradicación del TID a las políticas y programas
desarrollados por las instituciones de la sociedad civil. En el caso de las instituciones gremiales
y empresariales habrá que promover intercambios de experiencias y trabajar estrechamente a
fin de identificar acciones pertinentes que puedan desarrollar sobre el tema.
• Las Comisiones Municipales de la Niñez deben ser dotadas de mejores herramientas
para el monitoreo y seguimiento de los planes de acción local.
6. Sobre las familias empleadoras
• Es importante que el discurso para erradicación del TID no estigmatice a las empleadoras,
más bien debe partirse de reconocer su intención implícita de proteger a las niñas e intercambiar
solidaridad.
VII CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
• Es importante contribuir a que las familias deconstruyan los presupuestos culturales
genéricos y generacionales que fundamentan el trabajo de niñas, niños y adolescentes.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
76
CAPÍTULO VIII
POSIBLES ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
Se proponen estrategias de intervención en varios niveles. Un primer nivel de atención
directa las niñas, niños y adolescentes identificados, un segundo nivel de atención a sus familias,
y el tercer nivel social en el que se ubican, las instituciones de gobierno, la iglesia, las OONGG,
las iglesias, los empleadores y los sindicatos.
• Desarrollar programas que eviten el retiro de la escuela a través de becas y reforzamiento
escolar. La repitencia escolar es uno de los factores que justifican la retiro total de las niñas
hacia el trabajo doméstico un programa de reforzamiento dirigido hacia las TID evitaría ésta
situación. Muchas de las adolescentes que han logrado cruzar el umbral de la secundaria
encuentran cada vez más difícil continuar estudiando. Un programa de becas de colegiatura
contribuiría a que no se truncaran sus sueños
• Establecer programas de atención psicosocial que den respuesta la situación de violencia
(física, emocional y sexual) que viven las niñas y niños trabajadores infantiles domésticos,
tanto por parte de las personas empleadoras como dentro de sus propias familias. De forma
que les permita iniciar procesos de recuperación personal. Para esto se deberá priorizar a los
casos más extremos detectados en esta investigación.
• Establecer una correspondencia entre la entrega de becas a las TID adolescentes con
su capacitación para que se incorporen como monitoras o guías de las niñas TID. Con ésta
acción se estaría fortaleciendo positivamente su sentido de identidad y capacidad organizativa.
• La promoción de espacios de socialización y recreación entre pares. Se sugiere la
coordinación con los clubes de adolescentes organizados por el Ministerio de Salud dentro de
la campaña de prevención del embarazo en adolescentes.
• La división por edades permitió crear empatía, lo que nos arrojó pistas para pensar en
estrategias de incidencia capaces de potenciar los grupos de pares como recurso de afirmación
de identidad y creación de redes de solidaridad y apoyo mutuo.
• Creación de programas de capacitación técnica en ocupaciones que les permitan
incorporarse al mercado laboral en mejores condiciones. Estos programas deben realizarse
durante fines de semana.
2. Con las familias
• Deben establecerse formas para sensibilizar a los padres y a las madres sobre los
riesgos del trabajo infantil doméstico.
• Sensibilizar a madres y padres en lo relativo a violencia intrafamiliar, sus diversas
expresiones y las consecuencias en las niñas y niños.
• Se podrían establecer programas de crédito u otras estrategias de fortalecimiento de las
habilidades laborales que les permita a la familia cambiar su estrategia de obtención de ingresos
familiares con la explotación del trabajo infantil.
3. En los ámbitos social y estatal
• En cuanto al rol del Estado Nicaragüense en el nivel central debe ligarse la campaña
por la erradicación del TID al Plan de Erradicación de la pobreza, particularmente en lo
concerniente al ingreso, promoción y retención escolar de las niñas y niños como condición del
acceso a programas de ayuda y como un indicador del éxito.
77
VIII POSIBLES ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
1. Hacia las niñas, niños y adolescentes se propone
• En los niveles locales las delegaciones del Ministerio de Educación podrían contribuir
garantizando la exoneración de aranceles “voluntarios”, facilitando el acceso a libros.
• El Ministerio del Trabajo deberá ejercer acciones de vigilancia, control e información
sobre las disposiciones existentes, que atañen a las niñas y adolescentes así como contribuir a
la visibilización y dignificación del empleo de las empleadas domésticas adultas.
4. Organizaciones sociales y sindicatos
• Compartir los resultados de ésta investigación con OONGG, universidades y fundaciones
que tienen interés en el tema.
78
• Fortalecer a través de la capacitación el nivel de apropiación de la problemática del TID,
de las oficinas de la mujer, de los sindicatos, así como las asociaciones y sindicatos de empleadas
domésticas que existen. Estas organizaciones pueden desarrollar acciones dirigidas a cambiar
el discurso de servidumbre que envuelve el TD, así como a mejorar la legislación existente.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
5. Organizaciones de empleadores
• Las y los miembros de las Cámaras de Empleadores, aunque en su mayoría no son
contratantes de niñas y adolescentes como las que describe ésta investigación son actores
claves para impulsar la dignificación del trabajo doméstico, el establecimiento del salario mínimo
para las empleadas domésticas adultas. La reproducción del trabajo doméstico como destino
para un importante sector de la sociedad va en detrimento no sólo de ellas y de sus familias
sino de la nación. En la medida en la que se mejore la calidad de vida mejoran las oportunidades
de desarrollo del país.
VIII POSIBLES ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN
79
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
80
BIBLIOGRAFÍA
1. Agudelo, Irene. (2000). “Diagnóstico sobre las representaciones sociales acerca
de la Niñez y la Adolescencia”. Análisis de los medios de comunicación escrito.
Save the Children/ Cinco. Managua. Nicaragua.
2. Agudelo, Irene. (1999). “Rápido Tránsito”. Sistema de Naciones Unidas en
Nicaragua.
81
3. Amaya Adilia y RamÌrez Marcia, (1990) UNICEF. “Diagnóstico de Situación Niños
en circunstancias difíciles”.
4. Arríen Juan Bautista, D´Castilla Miguel. UCA (Diciembre 2001). “Contribución
de las Organizaciones Civiles a la transformación de la Educación Nicaragüense”:
UCA.
5. Baumeister, Eduardo. (2001), “Migraciones Externas”. Cuadernos del CONPES.
Managua, Nicaragua.
6. Black, M. (1997), “El Trabajo Doméstico Infantil”. Manual de investigación y
acción. Anti-Slavery International.
7. Cantera. (Publicado 1999). Cartilla de Juego. “Cuechos y Derechos de los
niños”.
8. Chapell Hill. (1995), “The University of North Carolina P.” Press.
9. CODENI.
(Agosto 2001), “La Deuda Interna de Nicaragua”. Las organizaciones no
gubernamentales que trabajan con la niñez y la adolescencia ante las peores
formas de trabajo infantil. Managua, Nicaragua.
(Abril 1998). “Memoria Primer Foro Nacional sobre Trabajo Infantil en Nicaragua”.
Managua, Nicaragua.
11. Ellsberg, Mary et. Al. (2000). “Confites en el Infierno”: Prevalencia y características
de la violencia conyugal hacia las mujeres en Nicaragua. AsociaciÛn de Mujeres
Profesionales por la Democracia en el Desarrollo “Las Bujías”. Departamento de
Medicina Preventiva, UNAN-León, Departamento de Epidemiología y Salud Pública,
Umea University.
12. Fauné, Angélica. (1995), “Hogares Ampliados y en manos de las Mujeres”. Envío,
Año 14, Número 1161, págs. 42-50.
13. Hoyos, Soraya. (2001), “Y quien la mandó a ser Nica”. Conferencia Subregional
TID. San José, Costa Rica.
BIBLIOGRAFÍA
10. Constitución Política de Nicaragua. (2000). Managua. Capítulo IV “Derecho de
la Familia”, segundo párrafo, Arto. 71.
14. INPRHU. (Junio 2001), “La Participación... Del Derecho al Hecho”.
Sistematización Estelí, (Segunda impresión Agosto 2000), “Metodología de
Intervención con Familias”. Sistematización INPRHU Managua.
(2000) “Plan Estratégico del Programa de la Familia del Instituto de Promoción
Humana”. Managua.
15. INEC. (1998), “Encuesta de Medición del Nivel de Vida”. Managua.
16. Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, (septiembre 1999), Estimaciones
y Cálculos basados en INEC/ CELADE, Nicaragua; estimaciones de proyección de
población 1950-2050.
17. IPEC-OIT. Managua. “Memoria Taller de Sensibilización con Trabajadora
Domésticas”.
82
18. Lagarde, Marcela. (1994), “Identidad y Condición de Género”. Cantera. Managua,
Nicaragua.
19. Ministerio de Salud. (1999),
Adolescentes”.
“Diagnóstico de la Situación de los y las
20. Ministerio de Trabajo. (1996), “Ley 185” Publicado en La Gaceta, Diario Oficial
No. 205. Código del Trabajo República de Nicaragua.
21. NATRAS. (Marzo 2002). Perfil del Movimiento (proceso de reflexión y construcción
de los adultos) Memoria no impresa.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
22. Newman y Newman. (1991), “Desarrollo del Niño”. Cap.1. México Limusa.
23. Noguera C·ceres, Emilio. (2001), “Derechos laborales de las trabajadores
domésticas”.
24. Ortega Hegg, Manuel. (1999). “¿Qué más podría hacer sino tener un hijo?”,
Fondo de Población de las Naciones Unidas. Instituto Nicaragüense de la Mujer.
Managua.
25. Pateman, Carol. (1988), “The Fraternal Social Contract.” Keane, John, Ed.
Civil Society and the State. London; p. 114.
26. Procuraduría de Derechos Humanos. “Código de la Niñez y la Adolescencia de
Nicaragua”.
27. Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD. (Abril 2001), “Nicaragua
ante el Tercer Milenio: Una Visión Nicaragüense sobre Gobernabilidad y Desarrollo
Humano”. Managua.
28. Renzi, María Rosa. 2001. “La Pobreza en Nicaragua y los Desafíos pendientes”.
En el PNUD.
29. Rolling, Judith. (1990), “Ideology ans Servitude. In: At Work in Homes: Household
Work in World Perspective”. R. Sanjek and S. Colen, eds. Pp 74-78 Washington
D.C. American Anthropological Association.
30. Rosaldo, Michelle and Lamphere Louise. (1974), “Woman, Culture and Society”.
Standford: Standford University Press.
32. Rosales, Jimmy. (1999), Nicaragüenses en el Exterior, INEC/FNUAP.
33. Save The Children. (Febrero 2002), “La Posición de Alianza Save The Children
en relación a los niños y niñas trabajadores”. Borrador 2:
34. Scheper-Hughes, Nancy. (1992). Death Without Weeping: The Violence of
Everyday Life in Brazil. Berkeley: University of California Press; En su estudio de la
vida en las favelas brasileÒas Nancy Sheppard Hughes Estudio Death Without
Weeping encuentra esta mentalidad de costo-oportunidad. Ante la falta de recursos
para evitar la mortalidad infantil, y para asegurar la inversión emocional y material
realizada, las madres priorizan alimentación, medicinas y cuidados en las hijas o
hijos que presentan más probabilidades de sobrevivir.
35. Stern, Steve. The Secret History of Gender: Women, Men and Power in Late
Colonial Mexico.
36. Suad, Joseph. (1997), “The Public/Private The Imagined Boundary in the
ImaginedNation/State/Community. Feminist Review.; 57(Autumn):73-92.
83
37. UNICEF.
(1998), Sub-regional Workshop on Traffiking in Child Domestic Workers, in
particular Girls in Domestic Service in West and Central Africa. Cotonou, Benin.
(Abril 1999). Art. 2. “Código de la Niñez y la Adolescencia”
(2000), Oficina Regional para América Latina y el Caribe. “Trabajo Infantil
Doméstico Y quién la mandó a ser niña?” Colombia.
(2000), “Trabajo Doméstico Infantil”. Innocenti Digest.
Y sus respectivas Convenciones y Tratados. “Convención de los Derechos del
Niño”.
BIBLIOGRAFÍA
38. Yuval-Davis, Nira. (1993), Gender and nation. Ethnic and Racial Studies. 16(4
(October):620-631. PNUD “El Desarrollo Humano en Nicaragua 2000”.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
84
ANEXOS
ANEXOS
85
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
86
Anexo 1
CUESTIONARIO GENERAL
Entrevista #_________ León _______ Managua ______
Nombre de la Entrevistadora (or) __________________________________________________________
Las preguntas están relacionadas con las categorías de análisis o variables descritas en
el proyecto. El cuestionario tiene dos salidas según las categorías de edad y condiciones
laborales. Una salida para menores empleadas como “hijas de casa” que no se auto
identifican como trabajadoras sino como familiares o allegadas y otra para personas
menores de 18 años que laboran y se auto identifican como empleadas domésticas.
87
2 Identificación, lugar de origen y destino de las niñas y los niños en el servicio doméstico
doméstico.
2.1
Nombre ________________
País
_________________
Edad______
Sexo : 1.F___ 2.M ____
2.2
Vive con su familia
1.sí___
2.no____
2.3
Dónde vive su familia:
1.Campo ___ 2.Misma ciudad ___
3.Otra ciudad ___
¿Puede darnos la dirección del lugar dónde trabaja (con señas de cómo llegar)?
_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
2.5
2.6
¿Puede darnos la dirección del lugar dónde vive su familia (Con señas de cómo
llegar)? ____________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
_____________________________________________________________________________________
¿Tenés amigas?
¿Tenés novio?
¿Tenés marido?
¿Tenés hijos?
1.si
1.si
1.si
1.si
_______
______
______
______
En ésta casa vivís y ayudas como:
Familiar
1. si _____
Ahijada
1. si _____
“Hija de casa”
1. si _____
2.no
2.no
2.no
2.no
2. no______
2. no______
2. no______
2.6.1 ¿En ésta casa trabajás como empleada doméstica?
1.si _____
______
______
______
______
2. no ______
ANEXOS
2.4
2.7
¿En cuántas partes has vivido como “hija de casa”/trabajado como empleada doméstica?
1.sólo la actual ___ 2.más de 2 ___ 3. más de 3 ___ 4.más de 5 ___
2.8
¿Te sentís bien en el lugar dónde vivís como “hija de casa”/trabajás como empleada
doméstica?
1. si___ 2.no___
2.9
¿Te gustaría cambiar de trabajo?
1. si___ 2.no___
2.10 ¿Que le agregarías a tus condiciones de vida/trabajo?
1. más salario ___ 2.menos trabajo ____ 3.mejor trato ___ 4. educación_______
5. días libres/vacaciones____ 6. más descanso ____ 7. otros, especifique_______
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
88
2.11 ¿Si vivió/trabajó en otro lugar se fue por su gusto?
¿La despidieron?
1.si ____
1.si ___
2.no ___
2.no ___
2.12 La razón de que abandonara el hogar dónde anteriormente vivía o trabajaba es:
1. La maltrataban
1.si ___
2.no ___
2. Tipo de maltrato:
1.físico ___
2.verbal ___ 3.ninguno ____
3. No le pagaban a tiempo
1.si ___
2.No ___
4. No le pagaban o completo
1.si ___
2.No ___
5. Mucho trabajo
1.si ___
2.No ___
6. Alguien quiso abusarla
1.si ___
2.No ___
2.13 1. ¿Vive actualmente en el lugar dónde trabaja?
2. ¿Con parientes que no son padre o madre?
3. ¿Con madre y padre?
4. Sólo con madre
5. Sólo con padres
6. Sólo con Familiares
1.
1.
1.
1.
1.
1.
si
si
si
si
si
si
___
___
___
___
___
___
2.14 1. ¿Está vivo su papá?
2. ¿Lo ve a menudo?
1.si __
1.si __
2.no ___
2.no ___
2.15 1. ¿Está viva su mamá?
2. ¿La ve a menudo?
1.si __
1.si __
2.no ___
2.no ___
2.16 Si tuviera un problema grave a quién se lo contaría:
1. ¿A su mamá?
1.si __
2. ¿A su patrona (o madrina)?
1.si __
3. ¿A sus amigas?
1.si __
4. ¿A sus hermanas (os)?
1.si __
5. ¿A una empleada doméstica conocida?
1.si __
6. Otro__________________Especifique
2.no
2.no
2.no
2.no
2.no
2.no
2.
2.
2.
2.
2.
___
___
___
___
___
___
no
no
no
no
no
__
__
__
__
__
3. Identificación de los padres, causas y motivos para enviar la niña o niño al trabajo
doméstico.
3.1
¿A que se dedica su familia?
1.Campesinos ___ 2.Cuenta propia (comercio o venta de servicios) ___ 3.Asalariado ___
4. Sin empleo ___
3.2
Antes de venir a trabajar vivía con:
1.Su papá y su mamá ____ 2.Mamá sola _____ 3.Mamá y padrastro ____
4.Papá y madrastra _____ 5.Tutor/abuela(o) ____ Otros, especifique_____
3.3
Díganos el # de hermanas y hermanos que tiene ____
3.4
¿Cuántas de las hermanas estudian? ____
¿Cuántas de las hermanas trabajan? ____
¿Cuántas hermanas hacen trabajo doméstico? ____
3.5
¿Cuántos de los hermanos estudian? ___
¿Cuántos de los hermanos trabajan? ____
¿Cuántos hermanos hacen trabajo doméstico? _____
3.6
¿Sabe su papá leer?
1.si __
2. no __
3.7
¿Sabe su papá escribir?
1.si __
2. no __
3.8
¿Sabe su mamá leer?
1.si __
2. no __
3.9
¿Sabe su mamá escribir?
1.si __
2. no __
3.10 ¿Qué lugar ocupa entre los hermanos? 1.mayor __
3.11 ¿Sabe usted leer ? 1.si __ 2. no __
89
2.menor __
3.en medio __
¿Sabe usted escribir? 1.si __ 2. no __
3.12 ¿Asiste a la escuela ? 1.si __
2. no __
¿Qué tipo de escuela? 1.Regular___ 2.Técnica ___ 3.Nocturna regular ___
4.Técnica (belleza, carpintería, mecánica) ______
5. Sabatina o dominical ____
3.13 ¿En que grado está?
1ro___ 2do___ 4to____6to____Secundaria ___
3.14 Si dejo de estudiar ¿Hasta que grado llegó?
1ro___ 2do___ 4to____6to.___ Secundaria ___
3.15 ¿En los estudios cómo le ha ido? 1.Bien __
2.Regular __
3.Mal __
3.16 Los principales problemas de estudiar son:
1.Poco tiempo para estudiar ___ 2.Útiles y uniformes muy caros _____
3.En la escuela la ven de menos porque trabaja ___ 4.Horario complicado___
5.Ninguno ___ 6.Otro ___ 7.Describa ____________________________
4.1
¿Cuál es su relación con la familia a la que le ayuda/trabaja?
1. Familiares
1.si __
2. no __ Describa el parentesco________
2. Madrina
1.si __
2. no __
3. Conocidos de la familia
1.si __
2. no __
4. Ninguna antes de venir________
4.2
¿Cuáles son los oficios que hace en la casa donde vive y ayuda/trabaja, y de qué hora a
qué hora los hace? ( anotar al lado para después la entrevistadora (or) sacar cuentas de
jornada laboral )
1. ¿Estudiar?
1.si __ 2. no __
6. ¿Lavar?
1.si __ 2. no __
2. ¿Cuidar la casa?
1.si __ 2. no __
7. ¿Planchar?
1.si __ 2. no __
3. ¿Cuidar niños?
1.si __ 2. no __
8. ¿Sacar basura?
1.si __ 2. no __
4. ¿Hacer mandados? 1.si __ 2. no __
9. ¿Limpiar la casa? 1.si __ 2. no __
5. ¿Cocinar?
1.si __ 2. no __
10. ¿Lavar baños?
1.si __ 2. no __
ANEXOS
4. Razones y motivaciones de los y las patronas para recibir en sus casas niñas o niños
como trabajadores.
11.
12.
13.
14.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
90
¿Cuidar animales?
1.si __
¿Cuidar ancianos?
1.si __
¿Vender cosas que fabrican en la casa ?
1.si __
Otro Especifique _________________________________________
2. no __
2. no __
2. no __
4.3 Si trabaja o ayuda en un lugar pero vive con sus familiares ¿Cuáles son los oficios que
hace en su casa y a que hora?
1. ¿Estudiar?
1.si __
2. no __
2. ¿Cuidar la casa?
1.si __
2. no __
3. ¿Cuidar niños?
1.si __
2. no __
4. ¿Hacer mandados?
1.si __
2. no __
5. ¿Cocinar?
1.si __
2. no __
6. ¿Lavar?
1.si __
2. no __
7. ¿Planchar?
1.si __
2. no __
8. ¿Sacar basura?
1.si __
2. no __
9. ¿Limpiar la casa?
1.si __
2. no __
10. ¿Lavar baños?
1.si __
2. no __
11. ¿Cuidar animales?
1.si __
2. no __
12. ¿Cuidar ancianos?
1.si __
2. no __
13. ¿Vender cosas que fabrican en la casa? 1.si __
2. no __
14. Otros especifique _____________________________________
4.4. ¿Ha tenido algún problema o accidente desarrollando oficios en lugar donde vive como
“hija de casa”/trabaja como empleada doméstica? 1.si __
2. no __
¿Quemado con fuego ?
1.si __
2. no __
¿Herido con cuchillos?
1.si __
2. no __
¿Golpeado por corriente eléctrica?
1.si __
2. no __
¿Quebrado algún miembro?
1.si __
2. no __
3.Otro ____
¿Tuvo que ver al médico por esa razón?
1.si __
2. no __
¿Le quedó alguna seña o impedimento físico?
1.si __
2. no __
4.5
¿Cuándo fue la última vez que se enfermó?
1. Hace un mes ___ 2. Hace menos de 6 meses ___ 3. Hace menos de un año ___
4.6
¿De qué se ha enfermando?
1. Calentura
1.si __ 2. no __ 6. Dolor de cabeza
1.si __ 2. no __
2. Catarro
1.si __ 2. no __ 7. Dolor de estómago
1.si __ 2. no __
3. Asma
1.si __ 2. no __ 8. Le cuesta dormir
1.si __ 2. no __
4. Diarrea
1.si __ 2. no __ 9. Tiene pesadillas
1.si __ 2. no __
5. Dengue
1.si __ 2. no __ 10. Le dan ganas de llorar a cada rato 1.si __2. no __
Otro Especifique________________.
1. La vio un médico ___
2. Le dieron medicinas en la casa ___
3. No tuvo tratamiento ___
4. No aplica ____
4.7
¿A qué hora se levanta? _____ ¿A qué hora se acuesta? _____
Total de horas despierta ____ (Para el entrevistador, dé hora que trabaja)
4.8
¿A qué hora va a la escuela? _____ ¿A qué hora se divierte? ______
4.9
¿Cuántas personas viven en la casa dónde vive o trabaja?
1. Menos de 4 ___
2. Más de 4 personas___
3. Menos de 8 personas ___ 4. Más de 10____
4.10 ¿A qué se dedica el jefe de la familia con la que usted vive o trabaja?
1.Cuenta propia ___
2. Asalariado ____ 3. Sin empleo ___
Naturaleza y detalle de la situación laboral.
5.1
¿Cómo fue el arreglo para venir a trabajar?
Por Salarios
1.si __ 2. no __
Remuneración en ayuda
1.si __ 2. no __ (Si no salario pasar a 5.4)
No sabe
1.si __ 2. no __
5.2
¿Cuánto es el monto del salario?
1.Menos de 400__ 2. 400 ___ 3. 600___ 4. 800____ 5. 1000___
5.3
¿Quién recibe el salario?
Ella misma
1.si __ 2. no __ ¿Quién? ____________
5.4
Prestaciones laborales.
¿Le pagan vacaciones?
1.si __ 2. no __
¿Le pagan aguinaldo ?
1.si __ 2. no __
Tiene días libres cada:
1.Fin de semana __ 2. Fin de semana cada quince días __ 3.Sábado ___
4. Domingo___ 5. Cuando hay fiestas como Navidad, Semana Santa___
6. Otro, describa ______________________________________________________
5.5
Si no recibe salario ¿Cómo fue el arreglo para venir a vivir con esta familia?
1. La familia se hace cargo de estudios?
1. si __
2. no __
2. Ropa
1. si __
2. no __
3. Tipo de ropa
1.nueva __
2.usada __
4. Medicinas
1. si __
2. no __
5. La familia ayuda a su familia con dinero
1. si __
2. no __
6. Comida
1. si __
2. no __
7. Con su trabajo su familia está pagando una deuda
1. si __
2. no __
5.6
Tiene días libres cada:
1. Fin de semana __ 2. Fin de semana cada quince días __ 3.Sábado ___
4. Domingo___ 5. Cuando hay fiestas como Navidad, Semana Santa___
6. Otro, describa ___________________________.
5.7
¿Quién hizo el arreglo para que viniera a trabajar (vivir)?
1.La señora/familiar ___ 2. Su mamá ___ 3. Una amiga de su familia ___
4. Una empleada que conocía a la familia___ 5. Otro, especifique _______________
5.8
¿Recibió algún pago la persona que hizo el contacto?
1. si ___
2. no ___
3.no sabe ____
5.9
¿Qué hace con el dinero que gana?
1. Lo gasta todo en usted ___ 2. Le entrega todo a la familia___ 3. Gasta una parte y
entrega el resto a su familia___ 4. Ahorra_______ Otro Especifique _________
6
Expectativa de futuro.
6.1
Si le dieran a escoger usted:
1. ¿Volvería dónde su familia de origen?
1. si ___
2. ¿Se quedaría viviendo/trabajando con la familia con la que está? 1. si ___
3. ¿Buscaría otra familia dónde colocarse ?
1. si ___
91
2. no ___
2. no ___
2. no ___
ANEXOS
5.
6.2 ¿Cómo te ves cuando estés grande o en el futuro?
1. Desempeñando un oficio
1. si ___ 2. no___ 3. ¿Qué oficio? ______________________.
2. Con marido e hijos
1. si ___ 2. no___
3. Siempre trabajando como :
1.doméstica __ 2.Trabajando por cuenta propia __
4. De vuelta en el lugar dónde vive su familia
1. si ___ 2. no ___
92
6.3
Le gustaría ir a la escuela ?
7
Coacción y Falta de libertad.
7.1
Cómo se relaciona con su familia de origen. ¿Ellos la visitan a usted? 1. si ___ 2. no ___
7.2
¿Usted los visita a ellos ?
1. si ___ 2. no ___
7.3 Cuando visita su casa: 1.Trabaja en los oficios domésticos?
2. Platica con : 1. amigas __ 2.hermanas ___ 3. mamá ___ 4.papá ___
7.4 ¿Cómo se divierte?
1. Nunca se divierte
2. Ve televisión
3. Va a la misa o el culto
4. Asiste a partidos de béisbol
5. Ferias
6. Con el estudio
7. Platica con amigas o vecinas
8. Platica con miembros de la familia
9. Otros, especifique _____________
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
1. si ___ 2. no ___
8
1.
1.
1.
1.
1.
1.
1.
1.
si
si
si
si
si
si
si
si
___
___
__ _
___
___
___
___
___
2.
2.
2.
2.
2.
2.
2.
2.
no
no
no
no
no
no
no
no
1. si ___ 2. no ___
___
___
___
___
___
___
___
___
Cambios ha experimentado desde que salió de su casa.
1. Ninguno ____ 2. Más sana _____ 3. Mejor presentación ____ 4. Más tranquila ____
5. Más contenta ___ 6. Más triste _____
OBSERVACIONES:
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
ENTREVISTA A PROFUNDIDAD
A trabajadoras infantiles domésticas
Las preguntas están relacionadas con las categorías de análisis o variables descritas en
el proyecto. El lenguaje de las preguntas debe modificarse de acuerdo a la condición de
las o los niños empleados(as) como “hijas de casa” o aquellas que laboran como empleados
(as) domésticas.
2 Identificación, lugar de origen y destino de las niñas y los niños en el servicio doméstico
2.1
¿Cuál es tu nombre? ¿Edad? ¿Sexo?
2.2
¿Qué tipo de trabajo (ayuda) realiza en la casa?
2.3
¿Hay salario, ¿Cuánto es?
2.4
¿A qué edad empezó a trabajar?
2.5
¿A qué se dedica su familia?
2.6
¿Cuántas hermanas y hermanos son?
93
¿Dónde vive su familia? (Anotar la dirección con señas de cómo llegar)
• Naturaleza, historia de la situación laboral
2.7
¿Trabajas en esa casa o le estás ayudando a algún familiar, madrina o conocida?
2.8
¿En calidad de qué permaneces con esta familia (familiar, empleada, posando, “hija de
casa”)?
¿Desde cuándo empezaste a trabajar (vivir o ayudar) aquí?. ¿Cuántos años tenías?
2.9
2.10 ¿Es este el primer trabajo (o lugar donde ayudas?
2.11 ¿Quién hizo el arreglo para que vinieras a vivir a esta casa?
2.12 ¿Cuándo vivías con tu familia qué oficios o tareas te tocaba hacer?
2.13 ¿Cómo se decidió que te vinieras a trabajar o a vivir aquí? ¿Porqué?
2.14 ¿Quién tomó la decisión de que te vinieras a trabajar o vivir aquí (madre, padre, vos,
todos?)
2.15 ¿Para qué crees que te servirá esta experiencia de vivir o trabajar con esta familia, o con
las otras con las que has estado antes?
2.16 ¿Hubieras preferido quedarte en la casa con tu familia?. ¿Porqué?
2.18 ¿Cuántos de tus hermanos han ido a vivir fuera de la casa o a trabajar en el servicio
doméstico?
ANEXOS
2.17 ¿Cuántas de tus hermanas han ido a vivir fuera de la casa o a trabajar en el servicio
doméstico?
2.19 ¿Tu mamá ha trabajado como empleada doméstica o fue ella “hija de casa”? ¿Qué le
pareció esa experiencia? ¿Qué fue lo bueno? ¿Qué fue lo malo?
2.20 ¿Tenés amigas que estén viviendo o trabajando como lo haces vos? ¿Qué les parece a
ellas la experiencia?.
• Detalle de la situación laboral
2.21 ¿Cómo fue el arreglo para que te vinieras a trabajar aquí? ¿Qué te ofreció tu madrina o
empleadora ¿Salario, comida para la familia, estudios comida y ropa para la niña.
2.22 ¿Está cumpliendo lo que prometió?. ¿Te parece justo lo que le están dando?.
2.23 ¿Quién recibe y cómo gastas el salario?
94
2.24 ¿Cuáles son las obligaciones de trabajo (o ayuda) que tienes con tus familiares (patrones)?
• Riesgos laborales
2.25 ¿Ha tenido alguna enfermedad mientras ha estado trabajando (ayudando) a esa familia?
¿Qué enfermedad? ¿Qué tratamiento recibió? ¿Quién pago los costos?
2.26 ¿Cuándo fue la última vez que se sintió mal de salud? ¿A quién le dijo? ¿Cómo la
atendieron?
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
2.27 ¿Ha tenido algún accidente mientras ha estado trabajando (ayudando) a esa familia?
¿Qué tipo de accidente? ¿Qué tratamiento recibes? ¿Quién pagó los costos?
2.28 ¿Ha tenido algún problema mientras ha estado viviendo aquí? ¿Le pidió ayuda a alguien?
¿Cómo lo resolvió?
2.29 ¿Quién es la persona que le podría ayudar en caso de que se presentara un problema?
• Vida Cotidiana
2.30 ¿Cuáles son tus obligaciones en la casa? ¿Qué oficios hiciste ayer?
2.31 ¿Cuidas niños? ¿Cuántos?
2.32 ¿Cómo se comportan los niños de la familia con vos?
2.33 ¿A qué hora te levantaste ayer? ¿A qué hora te acostaste ayer?
(Hacer cálculo de las horas que estuvo despierta).
2.34 ¿A qué horas te alimentaste?
2.35 ¿Comiste lo mismo que las otras personas o algo diferente? ¿Te llenaste?
2.36 ¿Con quiénes dormís? ¿Tenés una cama para vos o la compartís?
2.37 ¿Tenés chance para divertirte? ¿Y qué haces para divertirte?
2.38 ¿Qué hiciste durante la última vez que tuviste tiempo de descanso?
2.39 ¿Qué opinás de las niñas que están de “hijas de casa” o empleadas domésticas?
2.40 ¿Te gustaría dejar tu trabajo?
• Castigos y premios
2.41 Si cumplís bien tus obligaciones, ¿La señora te dice o hace algo?
2.42 Si haces mal alguna de tus obligaciones, ¿La señora te dice o hace algo?
2.43 ¿La señora platica con vos?
2.44 ¿La señora te anima para que estudies?
2.45 ¿La señora te aconseja? ¿Qué tipo de consejos?
2.46 ¿Si tuvieras un problema grave le pedirías ayuda a ella?
2.47 ¿Te trata con cariño tu empleadora (madrina, tía)?
95
2.48 ¿Te regañan o insultan a menudo?
3. Identificación de los padres, causas y motivos para enviar la niña o niño al trabajo
doméstico.
3.1
¿A qué se dedica su familia?
3.2
¿Antes de venir a trabajar con quiénes vivía?
3.3
¿Cuántas de sus hermanas estudian y o trabajan?
3.4
¿Cuántos de los hermanos estudian y o trabajan?
3.5
¿Para qué puede servir ir a la escuela?
3.6
¿Cómo fue que decidieron que usted se colocara en esta casa (o trabajo)?
¿Quién tomó la iniciativa y o hizo los contactos?
3.7
¿Hay alguien con enfermedades duraderas o en la cárcel?
4. Razones y Motivaciones de los y las patronas para recibir en sus casas niñas o niños
como trabajadores.
4.1
¿Qué relación tiene usted o su familia con la familia con la que vive actualmente?
4.2
¿Tiene permiso para salir?. ¿Adonde va en su tiempo libre? ¿Tiene vacaciones?
5. Expectativa de futuro.
5.2.
Cómo te verías cuando seas más grande: ¿Desempeñando un oficio o una profesión?
Cuál? ¿Con marido e hijos?. ¿Trabajando como doméstica? ¿Trabajando por cuenta
propia? ¿De vuelta en el lugar donde vive su familia?
5.3.
¿Qué crees se debería hacer para cambiar la situación de las niñas (os) o adolescentes
que trabajan?
ANEXOS
5.1. Si le dieran a escoger usted: ¿Volvería donde su familia? ¿Se quedaría viviendo aquí?
¿Buscaría otra familia donde colocarse?.
6 Coacción y falta de libertad.
6.1. ¿Cómo se relaciona con su familia? ¿Ellos la visitan a usted o usted los visita a ellos?
6.2. Cuándo visita su casa: ¿Trabaja en los oficios domésticos? ¿Platica con amigas o con su
familia?
6.3. ¿Cómo se divierte? ¿Ve televisión? ¿Va a la misa o el culto? ¿Asiste a partidos de béisbol?
¿Ferias o fiestas patronales? ¿Estudiando? ¿Platica con amigas con miembros de la familia?
96
ENTREVISTA A PROFUNDIDAD A FAMILIARES
de trabajadores infantiles y adolescentes domésticos
Entrevista # ______
Ciudad _________
Encuestador ___________________________________________
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
I.
Identificación.
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
Nombre del Padre, Madre o Persona a cargo de la niña(o).
Edad.
Sexo.
Padre y Madre. Viven juntos o separados.
Número de miembros de la Familia.
Otros parientes que viven en la casa.
Dirección exacta.
¿Cuál es la Actividad económica a la que se dedican?
¿Tienen propiedades? Si es sí, enumérelas.
¿Cuál es la situación económica de la comarca, el municipio o la ciudad?
¿Hay muchas niñas que han dejado el lugar para ir a trabajar? Sí__ No__
¿Cómo cuántas? ¿Hacia dónde se han ido?
El entrevistador debe de observar y anotar si la vivienda cuenta con agua potable, luz
eléctrica legal, alcantarillado, condiciones de la vivienda construida (ladrillos, madera,
plástico o de cartón), número de cuartos, televisión y otros.
II.
Naturaleza y detalle de la relación laboral y vida cotidiana.
1. ¿Cuando su hija(o) se fue, cuál era su estado de salud, (enferma, sana) educación,
(estudiaba, en que grado estaba) presentación (tenía ropa, zapatos y otros) y estado de
ánimo? (se mostraba contenta, alegre, triste, lloraba mucho, no salía, tenía muchos
amigos, hacía caso o era rebelde y otros)
2. ¿Cuántos años tenía la niña cuando se fue para esa casa a trabajar o vivir? ¿Qué edad
tiene ahora?
3. ¿Quién tomó la decisión de que ella se fuera a vivir/trabajar? Su papá, su mama,
ambos, se platicó con ella?
4. ¿Qué relación tiene usted con los dueños de la casa en donde actualmente se encuentra
su hija? (Ninguna, son familiares, son sus padrinos, amigos o usted trabajo antes para
ellos o trabaja actualmente en esa casa)
5. ¿Qué tipo de arreglo convino usted o la niña, con estos señores en donde actualmente
se encuentra su hija? (Salario, comida, ropa, estudios y otros, además indagué si se esta
cumpliendo y si le parece justo. Trate de anotar todos los detalles, si es salario, quién lo
recibe y en que se gasta)
6. ¿Este acuerdo fue verbal o por escrito?
7. ¿Durante el periodo que la niña ha estado en esa casa, se ha enfermado? ¿De qué?
¿Qué tratamiento ha recibido? ¿Quién ha pagado el tratamiento y los medicamentos?
8. ¿Ha tenido algún accidente mientras ha estado en esa casa? ¿Qué tipo de accidente,
leve o grave? ¿Qué tratamiento recibió? ¿Quién pagó los costos?
9. ¿Sabe cuáles son los oficios o cosas que hace la niña en esa casa? (Lava, plancha,
cocina, cuida la casa, niños u otras cosas).
10. En su opinión, mencione 3 cosas que la niña ha ganado y además 3 cosas que usted
considera que le han afectado.
III.
Historia laboral familiar.
97
1. ¿Usted o alguien más de la familia tuvo la experiencia de ser “hija de casa” o trabajadora
doméstica? (Si, no, por qué razones)
2. ¿Cuántas personas en su familia vivieron esa experiencia de ser “hija de casa” o
trabajadora doméstica, cuántas mujeres, cuántos hombres, a qué edad realizaron estas
actividades?
3. Díganos 3 cosas buenas y 3 malas de esa experiencia.
IV.
Comunicación.
1. ¿Sabe exactamente en dónde esta su hija? Anote detalladamente la dirección domiciliar,
teléfono y otros.
2. ¿Cuál es la forma que tiene para comunicarse con ella?.
3. ¿Cada cuánto tiempo platica con ella?
4. ¿Cuándo fue la última vez que ella vino de visita?
5. ¿Considera que ha ganado o perdido confianza con ella después que se fue?
V.
Expectativas de Futuro.
Principales observaciones del entrevistador sobre la entrevista.
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
___________________________________________________________________________________________
ANEXOS
1. ¿En la actualidad cómo ve a su hija en los siguientes aspectos, su estado de salud,
(enferma, sana) educación, (estudia, en que grado esta) presentación (tiene ropa, zapatos
y otros) y estado de ánimo? (se muestra contenta, alegre, triste, se divierte, tiene más
amigos, hace caso, ya no es rebelde y otros)
2. ¿Cómo ve la situación de su hija dentro de 5 años manteniéndose es esa casa?
3. ¿Qué hubieran tenido que hacer ustedes para que su hija se quedara en casa? (Explorar
el nivel de vida familiar por ejemplo mas recursos, mayores oportunidades de estudio o
de formación laboral, mayor armonía familiar y oportunidades de un mejor empleo).
4. ¿Qué condiciones considera Usted que podría ofrecerle a su hija para que retorne a su
hogar?
5. ¿Qué personas u organismos existen en su comunidad que puedan ayudar a que su
hija se desarrolle?
ENTREVISTA A PROFUNDIDAD CON EXTRABAJADORAS
INFANTILES DOMÉSTICAS
I
IDENTIFICACIÓN
Nombre ___________________________________ Edad ________________
Dirección actual ____________________________________________________________________________
De dónde es originaria (municipio, comarca, ciudad)
___________________________________________________________________________________________
98
II
NATURALEZA Y DETALLE DE SU HISTORIA LABORAL
•
•
•
¿Desde qué edad empezó a trabajar como doméstica fuera de su casa?
¿Qué tipo de trabajo realizaba y para quién?
¿Qué relación tenía usted o su familia con la familia con la que empezó a trabajar? ¿Eran
familiares, madrina o padrino? ¿Quién la recomendó?
Esa familia o persona con la que se inició en el trabajo doméstico ¿qué le daba a cambio
a usted o a su familia? ¿Salario, comida para la familia, comida y ropa para usted,
estudios?
Si había salario ¿quién lo recibía?
¿Cumplían con lo prometido?
¿Le parecía justo lo que le pagaban o daban a cambio por su trabajo?
¿Recuerda haber tenido en su trabajo doméstico como niña alguna enfermedad o accidente
de trabajo?
¿Qué tipo de accidente, leve o grave?
¿Qué tipo de atención recibió y quién pagó los costos?
¿Cuáles eran las obligaciones que recuerda haber tenido que cumplir cuando trabajaba
como doméstica siendo niña?
•
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
•
•
•
•
•
•
•
III
VALORES Y MOTIVACIÓN Y CAUSAS PRESENTES EN LA DECISIÓN DE EMPEZAR A
TRABAJAR
•
•
•
•
•
¿Porqué se decidió que usted fuera a trabajar con otra familia
¿Quién tomo la decisión? (padre, madre, usted)
¿Usted hubiera preferido quedarse en la casa? ¿Por qué?
¿Su experiencia fue haber sido empleada doméstica o hija de casa?
¿En su familia otras personas (madres, abuelas, tías, hermanas) habían trabajado como
domésticas desde niñas o entregadas como hijas de casa? ¿Quiénes?
¿Pensaba usted que saliendo de su casa podría ayudad a su familia? ¿Pensó que esa era
la única manera o tuvo la oportunidad de imaginarse otra?
¿Pensaba usted que para salir adelante en la vida necesitaba salir de su casa como
empleada o hija de casa?
¿Algún familiar o amigo la entusiasmó para que saliera a trabajar?
¿Qué le pareció la experiencia?
¿Qué fue lo bueno?
¿Qué fue lo malo?
•
•
•
•
•
•
IV
VENTAJAS Y RIESGOS.
•
•
•
•
•
¿Qué ventajas podría identificar usted en el hecho de haber estado de niña como doméstica
o “hija de casa”?
¿Para usted? ¿Para su familia? ¿Para sus hermanos o hermanas?
¿Qué pensaba usted sobre trabajar o vivir fuera de su casa? ¿Recuerda cuáles eran sus
principales temores? ¿Y sus ilusiones?
¿Cuáles son los peligros que tuvo que enfrentar una vez fuera de su casa?
¿Cómo logró superarlos?
¿Qué problemas más importantes enfrentó? ¿Cómo logró resolverlos?
¿Quién fue la persona que más la ayudó en los momentos y problemas más difíciles?
V
VIOLENCIA.
•
•
•
•
•
¿Cómo la trataban?
¿La disciplinaban? ¿Cómo?
¿Quién era la persona encargada de disciplinarla?
¿En algún momento sufrió de maltrato?
¿En algún momento se sintió abusada, discriminada o tratada injustamente? Cuéntenos
alguna situación que recuerda de manera especial.
¿Alguien trató de enamorarla? ¿Alguien trató de manosearla o abusar sexualmente de
usted?
•
•
•
VI
RIESGOS O VENTAJAS
•
¿Se sentía bien como niña trabajadora doméstica o sienten que le daban demasiado
trabajo o maltrato?
¿Cree usted que le hubiera ido mejor o peor en la vida si no hubiera tenido que salir de su
casa o su comunidad para trabajar como doméstica o hija de casa?
¿Le permitían estudiar?
¿Cómo organizaba su tiempo para estudiar y trabajar?
¿Fue eso posible y hasta qué grado o nivel de aprendizaje llegó?
¿Actualmente trabaja como doméstica o en lo que aprendió? ¿Cuéntenos en qué trabaja?
¿Cuál a su criterio es el mayor riesgo o peligro a que está expuesta una niña que tiene
que trabajar en casa de otros como doméstica?
¿Cree que existen algunas ventajas u oportunidades para una niña que sale de su
comunidad para trabajar en casa de otros?
¿Cuáles?
¿En su caso cuál sería la mayor ventaja u oportunidad que identifica?
¿Y el mayor riesgo?
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
99
•
•
•
¿Cómo se comunicaba usted con su familia?
¿Con qué frecuencia los visitaba?
¿Con quién compartía su problemas dudas y temores cuando era niña o adolescente y
trabajaba como doméstica?
ANEXOS
VII COMUNICACIÓN
VIII Recomendaciones.
•
•
•
Para que usted no hubiera tenido que salir de su casa ¿Qué condiciones se hubieran
tenido que dar?
¿Qué nos recomendaría usted para evitar que otras niñas tengan que trabajar como
domésticas?
¿Qué les diría los padres y madres de esas niñas?
ENTREVISTA A EMPLEADORES
100
de trabajadoras infantiles y adolescentes domésticas
Cuestionario No.
Fecha:
Nombre del Entrevistado:
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Introducción a la Entrevista: Somos personas que trabajamos en el Instituto de Promoción
Humana INPRUH y estamos haciendo un estudio sobre “Evaluación rápida de investigación
referida a la Erradicación del Trabajo Infantil Doméstico en casa de terceros” en Nicaragua.
Quisiéramos solicitar su colaboración para realizar el estudio y le agradeceríamos nos
brinde la información que le solicitaremos, la cuál es muy útil para el estudio que estamos
realizando.
II
IDENTIFICACIÓN
2.1. Código :
2.2. País:
2.3. Zona de Aplicación:
Ciudad:
2.4. Barrio:
2.5. Sexo:
Femenino ____
2.6.Edad:
2.7. Estado civil:
2.8. Nivel académico:
2.9. Número de miembros del hogar:
2.10. ¿En qué trabaja?
2.11. Ingreso mensual:
Masculino ____
III
IDENTIFICACION DE LOS PADRES; CAUSAS Y MOTIVOS PARA ENVIAR LA NIÑA O
NIÑO QUE AYUDA EN ESA CASA
3.1
La niña que le ayuda o trabaja en su casa, está aquí porque:
Sus papás son pobres
Quería venir a la escuela
Porqué en su casa corría peligro
Su mamá tenía muchos hijos
Su mamá es sola
La niña quedó huérfana
Es familiar
Es ahijada
______
______
______
______
______
______
______
______
101
IV RAZONES Y MOTIVACIONES
4.1
¿Usted tiene algún niño empleado para que le realice los oficios del hogar?
4.2
¿Cómo vino esa niña a su casa?
Si ___ No___
4.2.1 ¿Necesitaba compañía para algún:
Niño ____? Adulto ____?
4.2.2 Es más fácil trabajar con niñas _____
4.2.3 Le dio pesar la niña _______
4.3
¿Qué relación tiene usted con la madre, padre y/o tutor del niño(a) trabajador(a)?
4.4
¿A través de quién contrato a este niño(a)?
_____
_____
_____
_____
_____
_____
_____
V
NATURALEZA Y DETALLE DE LA RELACION LABORAL
5.1
¿Cuál ha sido la forma de contratación?
5.2
Fecha de contratación del niño(a)?
5.3
¿Cuál es la forma de pago al niño(a)?
Efectivo ___
Especie (comida, ropa, calzado, educación) ___
5.4
Periodicidad del pago
5.5
¿Cuáles son los ingresos del niño(a)?
5.6
En caso de que la niña o niño no reciba salario, ¿Qué gastos asume usted o qué tipo de
retribución da a la familia de la niña o niño?
5.7
¿A qué tipo de riesgos está expuesto el niño(a) en el desempeño de su trabajo?
Verbal ___
Mensual ___
Escrita ___
Otra ___
Quincenal ___ Semanal ___
ANEXOS
4.4.1 Por una empleada.
4.2.2 Vecina o conocida.
4.2.3 Vendedora ambulante.
4.2.4 Celador.
4.2.3 Padre, madre. Abuelita.
4.2.4 Tutor.
4.2.5 Otro, especifique.
5.8
¿Qué prestaciones o beneficios laborales recibe la niña o niño?
5.9
¿Cuáles son los períodos de descanso de la niña o niño?
5.10 ¿Con qué frecuencia visita a su familia?
5.11 ¿Cómo se comporta la niña o niño y como valora usted el trabajo que desempeña?
102
VI
EXPECTATIVAS DE FUTURO
6.1
¿Qué perspectivas de futuro, según su criterio tiene esta niña o niño?
ENTREVISTA A PROFUNDIDAD CON INFORMANTES CLAVES
En esta entrevista buscamos empezar la sensibilización sobre la erradicación el TID,
identificar recursos para las tres etapas de la investigación. Nuestros informantes claves
se dividen entre Instituciones del estado y No gubernamentales, líderes comunales y o
sindicales y líderes naturales. Si la pregunta no procede para el entrevistado pasar a la
siguiente.
Entrevista # ___
Nombre del entrevistador _______________ León ___ Managua ____
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
I. Identificación
Funcionario estatal ___________________ ONG _______________________________________________
Líder ______________________________________________________________________________________
Nombre de la Institución u organización ____________________________________________________
Dirección__________________________________________________________________________________
Teléfono _____________ Fax _____________ Correo electrónico ________________________________
Nombre y apellido del informante clave _____________________________________________________
Cargo_______________ Rol en la comunidad ________________________________________________
Sector social o de influencia ____________ Territorio que cubre ______________________________
Programas o acciones que impulsa la institución ___________________________________________
Programas o acciones o área en la que trabaja el entrevistado _______________________________
II Conocimiento y valores sobre el TID
1.
¿Qué conocimientos tiene sobre la frecuencia de casos de “hijas(os) de casa” o empleadas
domésticas menores de 18 años en esta localidad?
2.
¿Cuáles son las razones por las cuales las familia colocan o envían a sus hijas como
“hijas(os) de casa” o empleadas domésticas?
¿Conoce algunas niñas o muchachas que estén colocadas de “hijas de casa” o empleadas?
4.
¿Cómo observa su situación?
5.
¿Qué experiencia positivas cree pueden sacar las niñas o adolescentes con estas
experiencias?
6.
¿Qué riesgos podrían correr las niñas y adolescentes que participan en esta actividad?
7.
¿Usted considera a las “hijas de casa” como trabajadoras? ¿Por qué?
8.
¿Usted cree que es apropiado que se empleen menores de 18 años en el servicio doméstico?
¿Por qué?
9.
¿Su organismo o institución ha tenido experiencias de trabajo con este tipo de niñas? Si
es sí, enumérelas, y si es no, explique por qué no.
10.
¿Qué podrían o deberían hacer las instituciones o la sociedad con relación al empleo
doméstico?
11.
¿Usted sabe lo que dice el Código del Trabajo sobre el empleo doméstico? ¿Y sobre el
empleo doméstico de niñas pequeñas y adolescentes?
12.
¿Cómo podría su institución (organización o comunidad), apoyar acciones para evitar
que haya niñas pequeñas y adolescentes en el empleo doméstico?
13.
¿Qué recursos necesitaría usted o su institución para contribuir a evitar que haya niñas
pequeñas y adolescentes en el empleo doméstico?
103
ANEXOS
3.
Anexo 2
DISEÑO DEL TALLER DE SENSIBILIZACIÓN CON LA COMISIÓN
DE ERRADICACIÓN DE TRABAJO INFANTIL EN NICARAGUA
OBJETIVO GENERAL
104
Sensibilizar a los miembros de la comisión de erradicación del trabajo infantil sobre de
la importancia de que aporten a partir de sus experiencias en la definición de estrategias
de atención y apoyen el proceso de investigación.
FECHA PROPUESTA
10 de Octubre
NÚMERO DE PARTICIPANTES ( NIVEL DE TOMA DE DECISIONES)
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
50 personas entre ministros, técnicos de instituciones, representantes de empresarios y
sindicatos y de la coordinadora de OONGG que trabajan por la niñez y la adolescencia.
I OBJETIVO ESPECÍFICO:
ESPECÍFICO: Conocer y registrar a los miembros de la comisión.
SUBTEMA:
Llenado de fichas.
PROCEDIMIENTO:
Se entrega a cada participante una ficha para ser llenada por
cada uno (a)
TIEMPO:
5 minutos.
MATERIALES :
Fichas. Directorio de instituciones.
RESPONSABLE:
Lidia Midence
II OBJETIVO ESPECÍFICO: Presentación del equipo y de los miembros de la comisión.
SUBTEMA:
Bienvenida.
PROCEDIMIENTO:
La coordinadora de la investigación da la bienvenida y presenta
al equipo de investigación.
TIEMPO:
5 minutos.
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
III OBJETIVO ESPECÍFICO: Ofrecer a los y las participantes la oportunidad de sentirse parte
importante en las propuestas de abordaje al trabajo infantil
doméstico a partir de su quehacer y del conocimiento de los alcances del programa regional sobre TID.
SUBTEMA:
Presentación del proyecto y del equipo de investigación.
PROCEDIMIENTO:
El equipo de investigación presenta el proyecto, enfatizando sobre
la importancia de los aportes de los participantes en el alcance
de los resultados para el diseño de un estrategia de abordaje de
la situación.
TIEMPO:
30 minutos.
MATERIALES :
Acetatos. Retropoyector.
RESPONSABLES:
Marissa y Silvia.
105
IV OBJETIVO ESPECÍFICO:
ESPECÍFICO: Recabar información sobre visiones y percepciones de los
miembros de la comisión acerca del TID, sugerencias para
localizar y abordar a trabajadores(as) infantiles domésticos y
posibles estrategias de intervención.
PROCEDIMIENTO:
En plenario se pide a los participantes su opinión sobre los
siguientes aspectos:
• Qué opinan de la propuesta.
• Qué sugerencias nos pueden dar para ubicar a las niñas y
niños y cuál sería según su criterio la mejor forma de abordarlos
(as) a ellos y a los padres, madres y empleadores.
• Qué cosas desde su experiencias y sus instituciones podrían
contener las estrategias de atención.
TIEMPO:
20 minutos.
MATERIALES :
Grabadora. Cintas.
RESPONSABLE:
Explica Marissa. Todo el equipo apoya registrando opiniones.
SUBTEMA:
Cierre del evento.
PROCEDIMIENTO:
Se agradece la participación y se entrega un resumen ejecutivo
de la propuesta.
TIEMPO:
5 minutos
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
REFRIGERIO
ANEXOS
V OBJETIVO ESPECÍFICO: Agradecer la participación e invitar a continuar apoyando.
DISEÑO TALLER DE CAPACITACIÓN PARA ENCUESTADORES
OBJETIVO GENERAL
Conseguir que los encuestadores se apropien de la filosofía y metodología de la
Investigación sobre Erradicación del Trabajo Infantil Doméstico en Nicaragua.
OBJETIVOS ESPECÍFICOS
106
• Informar, sensibilizar y recoger aportes acerca de conceptos y valores culturales que
rodean el trabajo infantil domestico
• Asegurar que los encuestadores conozcan que tipo de información debe recolectarse.
• Asegurar que los encuestadores conozcan o refresquen sus conocimientos sobre técnicas
de entrevista y observación.
• Discutir y enriquecer la propuesta de boletas de información previa su aprobación por
OIT-IPEC
• Establecer una metodología de ubicación de informantes y dar inicio al trabajo de
localización.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
METODOLOGÍA
El taller será intensivo y tendrá una duración un día, se usaran métodos participativos y
se distribuirá material de apoyo. Se contemplara los siguientes bloques de contenidos:
I. Instituciones y convenios
II Objetivos y metodología
III Principios éticos y valores culturales relacionados con el TID.
IV Técnicas de investigación social.
V Firma de contratos y definición de programa de trabajo.
PARTICIPANTES
15 personas, 11 encuestadores, 4 investigadoras, y una 1 comunicadora que trabajará
en Programa de Sensibilización.
FECHA
6 y 7 de Noviembre.
PROGRAMA
Bienvenida y presentación del programa.
Organización comisión de animación.
TIEMPO:
9:00 - 9:15
OBJETIVOS:
Que los participantes se conozcan y propiciar el rompimiento del hielo.
METODOLOGÍA:
Dinámica de grupo.
RESPONSABLE:
Marcia Ramírez.
ACTIVIDAD:
Presentación de IPEC, esfuerzos realizados en Nicaragua para la
erradicación del TID.
TIEMPO:
9:15 - 9:35
OBJETIVOS:
Proporcionar el marco institucional de la
investigación.
METODOLOGÍA:
Presentación oral.
RESPONSABLE:
Bertha Rosa.
MATERIALES:
Distribuir fólderes con filosofía y leyes.
ACTIVIDAD:
Principios éticos y valores culturales relacionados con el TID.
TIEMPO:
9:45 - 10:45
OBJETIVOS:
Que los participantes se familiaricen reflexionen sobre los presupuestos
ideológicos y culturales que encubre el TID.
METODOLOGÍA:
Conferencia. Preguntas y Respuestas.
RESPONSABLE:
Sylvia Torres.
MATERIALES:
Repartir previamente documentos de apoyo. Digest sobre TID y ponencia
Soraya.
ACTIVIDAD:
Objetivos y Metodología de la Investigación.
TIEMPO:
11:00 - 12:00
OBJETIVOS:
Que los participantes se familiaricen con la investigación.
METODOLOGÍA:
Presentación, preguntas y respuestas. Lectura de documentos durante
almuerzo.
107
ANEXOS
ACTIVIDAD:
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
108
RESPONSABLES:
Marcia Ramírez y Lidia Midence.
MATERIALES:
Entregar resumen ejecutivo.
12:00 - 1:00
ALMUERZO
ACTIVIDAD:
Técnicas de investigación social.
TIEMPO:
1:00 - 4:00
OBJETIVOS:
Refrescar conocimientos sobre las técnicas:
Discutir las boletas y guías de entrevistas. Analizar tiempo de duración
de entrevista, calidad de la información recibida.
METODOLOGÍA:
Conferencia sobre la ética de la investigación social.
Presentación y discusión de los instrumentos.
Trabajo en 5 grupos cada grupo analiza y simula con la técnica de burbuja
un tipo de encuestas generales.
Un grupo discute un modelo de entrevistas a profundidad de la muestra
de Nicaragua.
En plenario se presentan los resultados.
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
MATERIALES:
Transparencias con las 5 encuestas. Trabajo en grupos. Pápelografos.
Marcadores. Entrevista transcrita.
ACTIVIDAD:
Definición de estrategia de localización.
TIEMPO:
4:00 - 4:45
OBJETIVOS:
Empezar el mapeo de los distintos tipos de informantes.
METODOLOGÍA:
Exposición y discusión en plenario a través de lluvia de ideas.
RESPONSABLE:
Marcia Ramírez.
MATERIALES:
Pápelografos. Marcadores.
ACTIVIDAD:
Condiciones de contratación y cronograma de la recolección de encuestas.
TIEMPO:
4:45 - 5:30
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
MATERIALES:
Tener listos contratos. Si ya están aprobados los instrumentos,
entregarlos.
OBSERVACIONES:
Con la carta de convocatoria se distribuirán materiales de apoyo y se les
pedirá traigan leídos los documentos.
DISEÑO DEL TALLER DE SENSIBILIZACIÓN
CON EMPLEADAS DOMÉSTICAS
PARTICIPANTES:
30 empleadas domésticas, tratando de que la mayoría de ellas halla trabajado
de niña y o que ejerza algún tipo de liderazgo en el gremio. Se identificarán a
través de agencias de colocación, Movimiento de mujeres María Elena Cuadra y
red social de los barrios incluidos en el estudio.
OBJETIVO GENERAL:
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Conocer y registrar a las participantes.
SUBTEMA:
Inscripción de participantes.
PROCEDIMIENTO:
Se les inscribe en una matriz de inscripción (directorio).
TIEMPO:
30 minutos. (9:00 - 9:30)
MATERIALES :
Matriz de inscripción. Tarjetas de identificación personal de
participantes.
RESPONSABLE:
Lidia Midence.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Crear un ambiente de confianza entre invitados y equipo de
investigación.
SUBTEMA:
Bienvenida.
PROCEDIMIENTO:
La coordinadora de la investigación da la bienvenida y presenta
al equipo de investigación.
TIEMPO:
10 minutos. (9:30 a 9:40)
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar un espacio para que las participantes se conozcan.
SUBTEMA:
Presentación de las participantes.
PROCEDIMIENTO:
Cada participante da su nombre, y el tipo de trabajo que realiza.
TIEMPO:
15 minutos. (9:40 a 9:55)
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
109
ANEXOS
Sensibilizar a trabajadoras domésticas sobre de la importancia de que aporten
a partir de sus experiencias en la definición de estrategias de atención y apoyen
el proceso de investigación.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
110
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar la visibilización del TID como un fenómeno cultural,
tratando de encontrar los valores que los parti-cipantes le
atribuyen.
SUBTEMA:
Explicación del fenómeno desde el punto de vista de la historia,
la cultura y la idiosincrasia.
PROCEDIMIENTO:
La antropóloga del equipo de investigación presenta el marco
histórico y cultural del trabajo infantil doméstico en Nicaragua.
TIEMPO:
30 minutos. (9:55 a 10:25)
RESPONSABLE:
Silvia Torres
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Ofrecer a los y las participantes la oportunidad de sentirse parte
importante en las propuestas de abordaje al trabajo infantil
doméstico a partir de su quehacer y del conocimiento de los
alcances del programa regional sobre TID.
SUBTEMA:
Presentación del proyecto y del equipo de investigación.
PROCEDIMIENTO:
El equipo de investigación presenta el proyecto, enfatizando sobre
la importancia de los aportes de los participantes en el alcance
de los resultados para el diseño de un estrategia de abordaje de
la situación.
TIEMPO:
45 minutos. (9:55 a 10:40)
MATERIALES:
Acetatos. Retropoyector.
RESPONSABLE:
Marissa y Silvia.
10:40 a 11:00
REFRIGERIO
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar el examen y cuestionamiento de los valores que tiendan
a justificar y propiciar el TID.
SUBTEMA:
Trabajo de grupo. Recoger sugerencias para localizar y abordar a
trabajadores(as) infantiles domésticos. Conocer visiones y
percepciones.
PROCEDIMIENTO:
¿Qué entienden ustedes por trabajo infantil doméstico?
¿Qué creen ustedes que piensa la gente sobre el trabajo infantil
doméstico?
¿Qué sugerencias nos pueden dar para ubicar a las niñas y
niños?
¿Cuál sería según su criterio la mejor forma de abordarlos (as)?
¿Cuál sería según su criterio la forma de localizar y abordar a
padre, madres y empleadores(as)?
¿Qué cosas desde sus experiencias vitales, se podrían hacer para
abordar esta situación?
TIEMPO:
1 hora. (11:00 a 12:00)
Papelógrafos. Marcadores. Masking tape.
RESPONSABLE:
Explica Marissa. Todo el equipo apoya los grupos.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar el examen y cuestionamiento de los valores que tiendan
a justificar y propiciar el TID.
SUBTEMA:
Plenario.
PROCEDIMIENTO:
Cada relator presenta conclusiones. El resto de participantes
enriquece, motivados por la coordinación.
TIEMPO:
1 hora. (12:00 a 1:00)
MATERIALES:
Papelógrafos. Marcadores.
RESPONSABLE:
Marcia Ramírez.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Agradecer la participación e invitar a continuar apoyando.
SUBTEMA:
Cierre del evento.
PROCEDIMIENTO:
Se agradece la participación.
TIEMPO:
1:00
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
1:00 a 2:00 pm
ALMUERZO
111
ANEXOS
MATERIALES:
DISEÑO TALLER GRUPO FOCALES
CON EMPLEADAS DOMÉSTICAS
1. ANTECEDENTES
El programa de Erradicación de Trabajo Infantil IPEC OIT está ejecutando un programa
para Contribuir a la eliminación del trabajo Infantil doméstico en siete países de
Centroamérica ( Costa Rica, República Dominicana, Nicaragua, honduras, Guatemala,
El Salvador y Panamá).
El Programa contempla acciones de investigación, sensibilización y el diseño de una
estrategia integral para combatir el trabajo infantil doméstico en los siete países
participantes.
112
El Instituto de Promoción Humana INPRHU, ha sido seleccionado como institución
contraparte para la ejecución del programa en Nicaragua .
En el marco del programa de acción señalado en los párrafos anteriores y como parte de
la metodología de investigación se realizarán grupos focales con diferentes informantes.
A continuación se presenta el diseño del grupo focal con EMPLEADAS DOMÉSTICAS
ADULTAS .
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
2. OBJETIVO
Profundizar en el conocimiento de aspectos cualitativos relevantes detectados durante
el proceso de recolección de información tanto en las entrevistas generales como las a
profundidad y los talleres de sensibilización realizados con niños y niñas, empleadas
domésticas, informantes claves y con la Comisión de Erradicación de Trabajo Infantil.
3. METODOLOGÍA
Participarán en el grupo focal 10 empleadas domésticas, tratando de que la mayoría de
ellas halla participado en el taller de sensibilización.
El trabajo se realizará con metodología del grupo focal trabajando con preguntas
generadoras según los siguientes bloques temáticos:
1. Riesgos psicosociales.
Discriminación.
Explotación.
Jornadas laborales dobles y triples.
Abuso.
Afectos.
2. Educación
Retención y promoción escolar.
3. Expectativas de vida.
4. Procesos migratorios.
El enfoque de género será un eje transversal en todos los bloques temáticos.
Las dos facilitadoras estarán pendientes del proceso para tomar notas sobre elementos
que se destaquen durante el proceso de trabajo grupal.
La persona que conduce estará pendiente de recoger aportes claves para retomarlos
como generadores de aportes del resto del grupo...por ejemplo....una de ustedes dijo
que.... eso le ha ocurrido a otras o han visto que ocurre con niñas trabajadoras que han
tenido la oportunidad de tener cerca.
Una facilitadora conducirá la discusión e irá tomando nota de las ideas centrales de los
aportes en un pápelografo y la otra irá grabando toda las intervenciones de las
participantes.
Las participantes se colocarán en un semicírculo.
MOMENTOS METODOLÓGICOS
Primer momento.
Se iniciará creando un ambiente de confianza entre las participantes a fin de que se
conozcan entre ellas. Se escribirá en una tarjeta el nombre de cada una para que se lo
coloquen en un lugar visible y la facilitadora pueda decir el nombre de las que intervienen
para que quede grabado.
113
Una facilitadora agradecerá la presencia y sus aportes a la investigación.
Se les explicará el objetivo de la reunión referido a la profundización de algunos aspectos
encontrados en el proceso de investigación.
Segundo momento.
Una facilitadora leerá las siguientes preguntas generales e irá motivando la reflexión y la
participación de todas:
1. ¿Dónde nacieron y en qué lugares han vivido?
2. ¿Por qué se vinieron del lugar donde nacieron?
3. ¿Sus padres de dónde son?
4. ¿Cuáles son sus ingresos familiares?
5. De las participantes que tienen hijas en trabajo infantil doméstico. ¿Cuánto ingreso
necesitarían para que sus hijas no trabajaran?
Tercer momento.
La facilitadora leerá el caso de Lucía que aparece a continuación:
Lucía estaba estudiando, pero la aplazaron por lo que sus papás le dijeron que ya no la
iban a poner en la escuela, por lo que ella decidió trabajar para pagarse sus estudios, ya
ese año lo estudió por esfuerzo propio.
ANEXOS
Lucía tiene 16 años, su papá es taxista y su mamá doméstica, tiene además una amiga
y una prima que también trabajan como domésticas. Es la mayor de cuatro hermanos, le
sigue un varón de 15 y tres hermanas de 13, 12 y 10. Trabaja para una familia compuesta
por dos adultos y tres niños, donde fue contratada para hacer de todo y le pagan 20
córdobas por día trabajado. Viven en una casa de tablas, tienen luz, agua y televisor.
Todos duermen en el mismo cuarto y ella comparte cama con su hermano.
Para tomar la decisión Lucía consultó con su mamá quien le dijo que si quería se fuera a
trabajar.
Cuando la visitamos, Lucía nos contó lo que había hecho el día anterior.
“Me levanté a las cinco de la mañana para arreglarme, y lavar mi ropa. Llegué a mi trabajo
a las 7 de la mañana. Lavé trastes, limpié la mesa para poner los trastes, hice el desayuno
y desayuné con ellos, me puse a limpiar la sala, a lavar lo último. Después que ellos se
bañaron, arreglé los cuartos, cuatro camas, y arreglé el armario que ellos tienen. Luego
hice el almuerzo, después me puse a limpiar el patio, barrí la calle, serví el almuerzo a los
niños y yo almorcé como a las 3 de la tarde.
Esperé que llegara la niña que no había venido y le di de almorzar. Después me puse a
prepara todo para planchar, después cociné la cena y ya vine terminando como a las 7 pm,
me fui a mi casa, vi la telenovela y me acosté a dormir.”
114
Lucía estudia primer año de secundaria los sábados y nos cuenta que en el futuro quiere
ser administradora de empresas turísticas, pero a como va en las clases se le están
bajando las ganas. Piensa casarse y tener solo dos hijos.
Los domingos lava la ropa de su hermano , ayuda a su mamá a cocinar y barre por la
tarde.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
De sus hermanos el único que estudia es el varón.
Lucía ve a su familia a diario por las noches, platica con su mamá un poquito porque las
dos ven novelas y están cansadas, con su papá no tiene ningún tipo de comunicación y
con sus amigas platica los domingos cuando pasan por su casa. Hay otras muchachas
en el barrio que solo estudian y que desde que trabaja ya no quieren ser amigas de ella,
se burlan y le dicen pichel.
Lucía nos contó que su primer trabajo fue donde una señora que vendía repostería y que
de ahí se fue porque un día llegó un hombre a comprar, ella le entregó la repostería y él
le pidió una servilleta. Cuando ella se volteó para buscársela el hombre se fue sin pagarle
y después la señora no le creyó y la acusó de que ella se había robado los cinco pesos que
valía la repostería. En ese trabajo Lucía dormía en casa de la patrona porque comenzaban
a trabajar a las 4 de la mañana. Ahí la ponían a dormir en un cuarto al fondo del patio y
cuando la señora salía por la noche ella se quedaba sola en su cuarto y la casa quedaba
enllavada por fuera.
De su relación con la patrona nos cuenta que su patrona casi no le habla, nunca se
muestra cariñosa con ella solo su patrón se muestra cariñoso con ella. El niño de 10
años una vez le quiso pegar, le dijo a su patrona y no hizo nada, el patrón lo regañó
delante de todos y les dijo: “Miren por favor a la Lucía me la respetan”, y los regañó a
todos. En este problema no le pidió ayuda a nadie de su familia ni de sus amigas, lo que
hizo fue ponerse mas seria.
Una facilitadora introducirá las siguientes preguntas generadoras
¿Qué derechos le han sido violentados a Lucía?
¿Creen ustedes que Lucía va a poder seguir estudiando y salir bien sus clases?
¿Piensan ustedes que puede realizar su sueño de casarse y tener sólo dos hijos?
¿Qué opinan de la primera patrona de Lucía, la dueña de la repostería?
¿Qué opinan de la mamá?
¿Qué opinan del papá?
¿Qué opinan del hermano?
¿Qué opinan del patrón actual?
Cuarto momento.
Una facilitadora leerá el siguiente poema, el cual será entregado a cada participante:
“ LETANÍAS POR LA CHANITA”
MATERIALES:
Grabadoras.
Tres cassettes de 60 minutos.
Papelógrafos.
Marcadores.
Libreta para apuntes.
Poema fotocopiado.
115
DISEÑO DEL TALLER DE SENSIBILIZACIÓN
CON INFORMANTES CLAVES
OBJETIVO GENERAL:
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Conocer y registrar el quehacer de instituciones vinculadas al
tema de trabajo infantil doméstico.
SUBTEMA:
Inscripción de participantes.
PROCEDIMIENTO:
Se entrega a cada participante una ficha para ser llenada por
cada uno (a).
Se les inscribe en una matriz de inscripción (directorio).
TIEMPO:
30 minutos. (9:00 - 9:30)
MATERIALES :
Fichas. Directorio de instituciones. Matriz de inscripción. Tarjetas
de identificación personal de participantes.
RESPONSABLE:
Lidia Midence.
ANEXOS
Sensibilizar a representantes de instituciones que trabajan en temas vinculados
al TID sobre de la importancia de que aporten a partir de sus experiencias en la
definición de estrategias de atención a niños, niñas y adolescentes que trabajan
en hogares de terceros y apoyen el proceso de investigación.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Crear un ambiente de confianza entre invitados y equipo de
investigación.
SUBTEMA:
Bienvenida.
PROCEDIMIENTO:
La coordinadora de la investigación da la bienvenida y presenta
al equipo de investigación.
TIEMPO:
10 minutos. (9:30 - 9:40)
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar un espacio para que representantes de diferentes
instituciones ligadas al trabajo infantil se conozcan e
intercambien experiencias.
SUBTEMA:
Presentación de los participantes.
PROCEDIMIENTO:
Cada participante da su nombre, el de su institución y el tipo de
trabajo que realiza.
TIEMPO:
15 minutos. (9:40 - 9:55)
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Ofrecer a los y las participantes la oportunidad de sentirse parte
importante en las propuestas de abordaje al trabajo infantil
doméstico a partir de su quehacer y del conocimiento de los
alcances del programa regional sobre TID.
SUBTEMA:
Presentación del proyecto y del equipo de investigación.
PROCEDIMIENTO:
El equipo de investigación presenta el proyecto, enfatizando sobre
la importancia de los aportes de los participantes en el alcance
de los resultados para el diseño de un estrategia de abordaje de
la situación.
TIEMPO:
45 minutos. (9:55 - 10:40)
MATERIALES :
Acetatos. Retroproyector.
RESPONSABLE:
Marissa y Silvia.
REFRIGERIO
10:40 a 11:00
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Recabar información sobre visiones y percepciones de los
participantes acerca del TID y sugerencias para localizar y abordar
a trabajadores (as) infantiles domésticos.
PROCEDIMIENTO:
¿Qué entienden ustedes por trabajo infantil doméstico?
¿Qué creen ustedes que piensa la gente sobre el trabajo infantil
doméstico?
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
116
¿Qué sugerencias nos pueden dar para ubicar a las niñas y
niños?
¿Cuál sería según su criterio la mejor forma de abordarlos (as)?
¿Cuál sería según su criterio la forma de localizar y abordar a
padres, madres y empleadores (as)?
¿Qué cosas desde sus experiencias y sus instituciones se podrían
hacer para abordar esta situación?
1 hora. (11:00 a 12:00)
MATERIALES :
Papelógrafos. Marcadores. Masking tape.
RESPONSABLE:
Explica Marissa. Todo el equipo apoya los grupos.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Trabajo de grupo.
SUBTEMA:
Plenario.
PROCEDIMIENTO:
Cada relator presenta conclusiones. El resto de participantes
enriquece, motivados por la coordinación.
TIEMPO:
1 hora. (12:00 a 12:45)
MATERIALES :
Grabadora. Cassettes.
RESPONSABLE:
Silvia Torres.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Garantizar la participación de los y las participantes en los
momentos previstos dentro del proceso de investigación, mediante
el conocimiento y ajuste del cronograma de trabajo.
SUBTEMA:
Presentación del Cronograma de actividades de la investigación.
PROCEDIMIENTO:
El equipo investigador presenta el cronograma y recoge de las y
los participantes sugerencias de ajuste de fechas.
TIEMPO:
15 minutos. (12:45 a 1:00)
MATERIALES :
Acetato. Retroproyector.
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Agradecer la participación e invitar a continuar apoyando.
SUBTEMA:
Cierre del evento.
PROCEDIMIENTO:
Se agradece la participación.
TIEMPO:
1:00
RESPONSABLE:
Adilia Amaya. Coordinadora de la investigación.
ALMUERZO.
1:00 a 2:00 pm
117
ANEXOS
TIEMPO:
DISEÑO DEL TALLER CON NIÑOS Y NIÑAS
TRABAJADORES INFANTILES DOMÉSTICOS
NÚMERO DE PARTICIPANTES:
50 personas, entre niños y niñas de la Ciudad de León , encuestadores
y facilitadores.
OBJETIVO GENERAL:
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
118
Explorar las necesidades y expectativas de niños y niñas trabajadores infantiles
domésticos con un grupo exploratorio que nos permita iniciar la caracterización
y la validación de instrumentos.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Conocer y registrar a los niños asistentes.
SUBTEMA:
Inscripción de participantes.
PROCEDIMIENTO:
Se les inscribe en una matriz de inscripción diseñada
especialmente para ellos.
TIEMPO:
30 minutos. (9:00 a 9:30)
MATERIALES :
Tarjetas de identificación personal de participantes. Ilustradas
con motivos infantiles.
RESPONSABLE:
Lidia Midence.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Crear un ambiente de confianza entre invitados y equipo de
investigación.
SUBTEMA:
Bienvenida.
PROCEDIMIENTO:
Los niños y el equipo se presentan mediante un juego.
TIEMPO:
10 minutos. (9:30 a 9:40)
RESPONSABLE:
Facilitadora lúdica.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Propiciar un espacio para que representantes de diferentes
instituciones ligadas al trabajo infantil se conozcan e
intercambien experiencias.
SUBTEMA:
Presentación de los participantes.
PROCEDIMIENTO:
Cada participante da su nombre, el de su institución y el tipo de
trabajo que realiza.
TIEMPO:
15 minutos. (9:40 a 9:55)
RESPONSABLE:
Marissa Olivares.
OBJETIVO ESPECÍFICO:
Ofrecer a los y las participantes la oportunidad de conocer sus
derechos mediante una actividad lúdica (juego denominado
“Chuecos y derechos” elaborado por CANTERA).
SUBTEMA:
Juego.
PROCEDIMIENTO:
Mientras los niños juegan en grupo, identifican y comentan sus
derechos y un facilitador registra la información.
TIEMPO:
45 minutos. (9:55 a 10:40)
MATERIALES :
Juegos.
RESPONSABLE:
Todo el equipo.
REFRIGERIO
10:40 a 11:00
Presentación de cantaautor de música infantil y títeres.
11:00 a 12:00
12:00 a 1:00 pm
ANEXOS
ALMUERZO
119
Anexo 3
Letanías por la Chanita
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
120
Animalito doméstico, Palomita en la jaula,
niña sin memoria de la madre:
“De mi mamá no me acuerdo del todito...”
Desde los seis años sirviendo en la casa patriarcal.
Banquito, Comodín, Mecedora,
almohadilla para aliviar el cansancio de los pies de todos;
avara de postres y golosinas
que los niños de la casa, saciados en su gula
apartaban con desgano.
Nunca una mano entrañable, un brazo, un ala tibia
pellizcó tus cachetes
de niña mofletuda y colochona.
Sin partida ni lugar de nacimiento:
“Creo que nací en Jinotepe”...
Sin edad,
“no sé cuántos años tengo...”
Descalza, analfabeta.
Adolescente que habrá guardado íngrima
terrores y equívocos ante el ardor de la carne.
De misas a la aurora y rezos vespertinos,
envuelta en rebozos y faldas anchas
sobre toscos fustanes.
Tu camastro recogió soledades, llantos,
bajo la luz mortecina de la lámpara
de aquel último cuarto/ palomar/ alto de tablas.
Te consolaste amando hijos ajenos
rubios, hermosos y exigentes.
Pelo acomodado en una redecilla cien veces zurcida,
manos ásperas y sin uñas
blancuzcas de almidón
de tanto lavar y lavar.
Tu música era el molinillo batiendo los deliciosos
refrescos de la mañana.
Tu mayor orgullo: los corredores
que relumbran como vitrales
con el sol de la tarde.
Cuerpo de raíz, encorvado y rugoso,
sobreviviste todas las desgracias.
Y cuando te hablo de la Revolución y del futuro,
permanecés callada y sonriente
con los últimos dientes que te quedan.
Daysi Zamora, Poeta Nicaragüense
Anexo 4
Mapeo de Instituciones
I.
MAPA DE INSTITUCIONES Y PROGRAMAS GUBERNAMENTALES
Consejo Nacional de Atención y Protección Integral a la Niñez y la Adolescencia
(CONAPINA)
Cargo: Licenciada Amalia Frech. Secretaria Ejecutiva.
Ubicación: Contiguo a la Asamblea Nacional, Avenida Bolívar, Managua.
Teléfono: (505) 2282002/2282003 Fax: (505) 2287983 e-mail: conapina @mipres.gob.ni
Alcance Geográfico: Nacional.
121
Constitución: Ley 351 del 29 de mayo del año 2.000.
Misión:
Promover el consenso político y social en la formulación, aplicación y evaluación de políticas
públicas, a favor del desarrollo integral de niños, niñas y adolescentes en Nicaragua, de
conformidad a lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño y el Código de
la Niñez y Adolescencia.
Objetivos:
•
Órgano rector de la toma de decisiones para la formulación de la Política Nacional de
Atención Integral a la Niñez y la Adolescencia y avalar las estrategias relacionadas con su
implementación, ejecución y evaluación.
•
Formular y aprobar anualmente los planes de acción a favor de la niñez y adolescencia y
velar para que las instituciones estatales del consejo incluyan las asignaciones
correspondientes en el Presupuesto General de la Republica.
•
Rectorear, aprobar y divulgar los planes, programas y estrategias presentadas por la
Secretaría Ejecutiva del Consejo
•
Impulsar y coordinar acciones con las Comisiones de la Niñez y la Adolescencia existentes
y asesorar la creación de comisiones municipales en las Regiones Autónomas del Atlántico
Sur y Norte.
•
Diseñar, establecer y actualizar un sistema de información nacional sobre niñez y
adolescencia, que permita conocer y divulgar su situación para la toma de decisiones,
crear consejos a nivel nacional, municipal y de regiones autónomas de niños, niñas y
adolescentes
Se aplica la política de atención integral a la niñez, estructurada en cuatro políticas
básicas: políticas sociales básicas de niñez y adolescencia, asistenciales en caso de
desastres, protección especial (niñez en riesgo) y garantías para adolescentes que infringen
la ley. Las acciones que se implementan son de protección y se operativizan a través del
plan de acción nacional en cinco áreas: educación, salud, familia, recreación y
participación.
Fuente de Información: La misma organización a través de entrevista a licenciada Glenda
Marcia Reyes, el 08 de enero del 2002.
Actualmente asume la Secretaria Ejecutiva la licenciada Amalia Frech.
ANEXOS
Estrategias de trabajo:
Comisión Nacional de Erradicación Progresiva del Trabajo Infantil y Protección del
Adolescente Trabajador (CNEPTI) adscrita al Ministerio del Trabajo.
Cargo: Licenciada Lidia Midence Acevedo, Secretaria Ejecutiva
Ubicación: Ministerio del Trabajo, del Estadio Nacional 400 mts al Norte, Managua
Teléfono: (505) 2282028/2282044 Fax: (505) 2282103 e mail: secretaria_cnepti @yahoo.com
Alcance Geográfico: Nacional
Constitución:
Constituida oficialmente el 25 de agosto del 1997, a través del decreto 22-97 publicado
en la Gaceta No. 66 del 10 de abril del mismo año., adscrita al Ministerio del Trabajo por
ser la institución rectora de la política sociolaboral.
122
Misión:
Instancia de coordinación donde se analizan, toman decisiones, definen estrategias de
intervención para prevenir y erradicar el trabajo infantil y proteger a los adolescentes
trabajadores, es de carácter tripartito, interinstitucional e intersectorial, conformada
por representantes de las instituciones del Gobierno, empleadores, sindicatos, organismos
no gubernamentales, y organismos de cooperación internacional en carácter de asesores.
Un aspecto de destacar en el rol de la CNEPTI es su relación estrecha y directa con el Consejo
Nacional de Atención Integral a la Niñez y Adolescencia, que tiene una visión más global donde
se incluye lo relacionado con el tema de trabajo infantil en la parte de las políticas de atención
especial.
Entre sus funciones está:
Promover, evaluar, dar seguimiento, coordinar de manera eficiente y efectiva la
implementación del Plan Estratégico Nacional para la Prevención y Erradicación del
Trabajo Infantil y la Protección del Adolescente Trabajador, el cual se operativiza a través
de los planes operativos municipales, sectoriales e institucionales y se enmarca en tres
ejes: prevención, erradicación y protección y en seis áreas de trabajo: educación, salud,
familia, marco legal, participación organizada de la sociedad, control, registro e
investigación.
•
Velar por el cumplimiento de leyes y normativas nacionales e internacionales suscritas,
adheridas y ratificadas por Nicaragua, relativas a la prevención y erradicación del trabajo
infantil y protección de los adolescentes trabajadores.
•
Promover, evaluar, seleccionar y aprobar programas y proyectos cuyos fines sean la
erradicación progresiva del trabajo infantil y protección del adolescente trabajador.
•
Fortalecer y crear comisiones regionales, departamentales o municipales para la
erradicación del trabajo infantil, su composición estará determinada por las condiciones
locales.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
•
Fuente de información: La misma organización mediante entrevista realizada a la licenciada
Lidia Midence, Secretaria Ejecutiva (22 de diciembre del 2001).
Ministerio del Trabajo (MITRAB)
Titular: Doctor Virgilio Gurdian Castellón, Ministro
Ubicación: del Estadio Nacional 400 mts al Norte, Managua
Teléfono: (505) 2226913 / 222596 e-mail: emilio_noguera @hot mail.com
Alcance Geográfico: Nacional
Misión:
Es el órgano responsable de formular, ejecutar y evaluar las políticas sociolaborales y de
promoción de cooperativas, mediante la armonización de los intereses de los actores sociales
con el fin de contribuir a la democratización y desarrollo socioeconómico del país.
El Ministerio del Trabajo es el responsable de proponer leyes, formular políticas y reglamentos
tendientes a prevenir y erradicar el trabajo infantil y proteger al adolescente trabajador, de
promover, ejecutar y fortalecer programas y proyectos, interinstitucionales e intersectoriales
para erradicar el trabajo infantil y de ejecutar acciones que garanticen el cumplimiento de las
legislación laboral en materia de protección de los adolescentes.
Ejerce la Presidencia Ejecutiva de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil
y Protección del Adolescente Trabajador, y en consecuencia, debe promover y apoyar la ejecución
del Plan Estratégico Nacional para la Prevención y Erradicación del Trabajo Infantil y su
respectiva evaluación sistemática.
Inspectoria de Trabajo Infantil : El Ministerio del Trabajo dentro de sus estructura tiene una
Dirección de Inspectoría de Trabajo Infantil, de conformidad a la Ley 290 de organización,
competencia y procedimientos del poder ejecutivo tiene las siguientes funciones:
•
•
•
•
•
•
123
Vigilar el cumplimiento de las normas legales vigentes en materia de trabajo infantil.
Garantizar por medio de la actividad precautelar de la inspección, que los derechos de
los niños, niñas y adolescentes trabajadores no sean lesionados y en caso de detectar
infracciones, disponer de las medidas correctivas.
Investigar las denuncias de explotación que se cometen contra los adolescentes
trabajadores y hacer prevalecer los derechos laborales.
Capacitar a los inspectores del trabajo para que actúen como sensibilizadores y en sus
funciones ejerzan la labor educativa en la vigilancia de la prevención y erradicación del
trabajo infantil y protección de los adolescentes.
Educar a los empleadores y trabajadores alrededor de los derechos de los niños, niñas y
adolescentes con el ánimo de fomentar su protección y erradicación de las peores formas
de trabajo infantil.
Promover en forma tripartita la aprobación de códigos de conducta en virtud de garantizar,
que ni la propia empresa, ni los servicios de subcontratistas empleen niños en condiciones
que son perjudiciales para la salud, educación y el desarrollo físico, psíquico y moral de
los niños y adolescentes.
Esta instancia ejecuta un programa de atención a niños, niñas y adolescentes trabajadores a
nivel nacional, el cual se estructura en tres componentes: capacitación y sensibilización,
investigación e inspección.
Fuente de información: La misma institución a través de entrevistas realizadas al Doctor Emilio
Noguera Cáceres, Inspector General del Trabajo y Doctora Ángela Serrano, Directora de la
Inspectoría de Trabajo Infantil. (20 de diciembre del 2001).
Ministerio de Salud (MINSA)
Misión:
El Ministerio de Salud es la institución especializada del Gobierno de Nicaragua que
ejerce la rectoría del sector, a través del cumplimiento de políticas, planes, programas y
proyectos, garantizando el cumplimiento de las acciones de promoción, prevención,
ANEXOS
Titular: Licenciada Lucia Salvo, Ministra.
Ubicación: Complejo Concepción Palacios, Managua.
Teléfono: (505) 2894211/2894161 Fax: (505) 2894161
Alcance Geográfico: Nacional.
recuperación y rehabilitación en forma general, con la participación de la sociedad civil,
a fin de velar y mejorar el estado de la salud de los individuos, las familias y la comunidad,
garantizando la calidad y equidad de servicios.
Visión:
El Ministerio de Salud para el año 2025, como ente rector ejercerá el liderazgo sectorial,
con una efectiva participación e involucramiento de la sociedad civil y clara separación
de las funciones de financiar y proveer los servicios, asegurando a la población
nicaragüense el acceso y libre elección de proveedores.
El Ministerio de Salud, es la institución rectora de las políticas sociales básicas referidas a la
salud y nutrición, encargado de formular y ejecutar programas y proyectos en función de
garantizar la salud integral de niños, niñas y adolescentes. Es responsabilidad de esta institución
organizar y dirigir programas, servicios y acciones de salud de carácter preventivo y curativo.
124
La política Nacional de Salud para el período 1997-2002, comprende cinco políticas:
modernización del sector salud, fortalecimiento del Ministerio de Salud, atención hospitalaria,
desarrollo de nuevas estrategias y reformas de seguridad social.
El Ministerio de Salud lleva un programa de atención integral a la adolescencia donde se
trabaja en dos áreas: prevención y promoción de servicios, está orientado a la educación de la
salud reproductiva y enfermedades de transmisión sexual.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Fuente de información: La misma institución a través de entrevista realizada Doctora Francisca
Rivas Alvarado, directora del Departamento de Atención Integral a la Adolescencia. (14 enero
del 2002).
Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD).
Titular: Doctor Silvio D´Franco, Ministro
Ubicación: Complejo Centro Cívico
Teléfono: (505) 2651672/2651451 Fax: (505) 2651595/2653547
e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Nacional
Misión:
Formar al ciudadano mediante un proceso educativo de calidad, integral, equitativo y
permanente, conforme a los preceptos que establece la Constitución Política de Nicaragua.
Visión:
Los nicaragüenses construimos un sistema educativo de excelencia que forme ciudadanos
productivos, competentes y éticos, que como agentes de cambio, propicien el desarrollo
sostenible en armonía, morales, culturales, equidad de género y de entidad nacional.
Esta institución es la rectora de la políticas sociales básicas referidas a la educación, recreación
y deportes de niños, niñas y adolescentes, es responsable de brindar educación, cultura y
recreación a todos los niños, niñas y adolescentes del país. Es el encargado de formular la
políticas y ejecutar programas y proyectos en materia de educación preescolar, primaria,
secundaria, educación de adultos, alfabetización, cultura y deportes, áreas estratégicas
contenidas en el Plan Nacional de Educación (2001-2015). Ejecuta un programa a nivel nacional
sobre Extra Edad y un proyecto denominado Aprende.
En el Plan Estratégico Nacional de Erradicación del Trabajo Infantil, asume el rol de ejecutar
acciones correspondientes al bienestar de las familias y apoyar a otros programas y proyectos.
Fuente de información: La misma institución a través de entrevista realizada licenciada Ana
Luisa Sánchez, Directora de Educación Primaria, e información suministrada por la Dirección
de Educación Primaria .
Procuraduría Especial para la Defensa de los Derechos Humanos de la Niñez y Adolescencia.
Titular: Licenciado Carlos Emilio López, Procurador Especial
Ubicación: Central de Bomberos 1c abajo, donde fueron las oficinas de UNICEF
Teléfono: (505) 2667021/ 2680145 Fax: (505) 2667021 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Nacional
Misión:
Es la instancia especializada responsable de la promoción, defensa y tutela de las garantías
constitucionales de los niños, niñas y adolescentes y sus derechos humanos, a cuyo
efecto orienta e instruye a las personas en el territorio nacional sobre el ejercicio y defensa
de sus derechos, libertades y garantías ente los agentes de la administración pública.
125
Entre sus funciones están recibir, procesar y tramitar todas las denuncias de violaciones de
los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes que fueran cometidas por las
instituciones del Estado.
Las áreas estratégicas de intervención de esta instancia son de promoción, defensa, fiscalización
e investigación.
Fuente de información: La misma institución a través de entrevistas realizada al Procurador
Especial, Licenciado Carlos Emilio López, 20 de diciembre del 2001.
Ministerio de la Familia (MIFAMILIA)
Titular: Licenciada Natalia Barrillas, Ministra
Ubicación: De ENEL Central 11/2c al sur
Teléfono: (505) 2702652/ 2702649/ 2675045
Alcance Geográfico: Nacional
Fax: 2671724
e-mail: [email protected]
Misión:
Es el órgano rector de la política de Protección Especial, formula y ejecuta programas y
proyectos dirigidos a la atención de niños, niñas y adolescentes y las familias en situación
de riesgos sociales a través de acciones articuladas y coordinadas con otras instituciones
y organismos de la sociedad civil. Se encarga de promover y defender la institución familiar,
a través de programas sociales dirigidos a los sectores más vulnerables.
Fuente de información: La misma institución a través de entrevistas realizada Doctora Blanca
Ulmos, Gerente técnico del subprograma de atención integral a la niñez y adolescencia y a
Licenciada Cecilia Sánchez Meza, Coordinadora de proyectos.
ANEXOS
El Ministerio de la Familia asume también rectoría de las políticas asistenciales ya que le
corresponde coordinar en situaciones de emergencia con las instancias correspondientes, la
solución de los problemas causados por los desastres naturales, catástrofes facilitando la
atención y recuperación de la población afectada principalmente a los niños y niñas. Esta
institución ejecuta proyectos con áreas de intervención a la familia, sensibilización y
concientización social, narco-dependencia a niños de alto riesgo, atención a niños trabajadores
en espacios públicos (calles, mercados, paradas de buses), CDI.
II.
MAPA DE INSTITUCIONES NO GUBERNAMENTALES
Ayuda a los niños en la escuela y en la calle, ANIESCA.
126
Es una organización no gubernamental sin fines de lucro, convencida que los niños y niñas
son seres humanos en permanente desarrollo, que necesitan de espacios y condiciones para
su orientación, educación, a fin de convertirlos en ciudadanos útiles e integrados a la sociedad,
se le otorga personería jurídica a través del decreto No.1017 del 20 de abril 1994.
Directora: Licenciada Daysi Sánchez Barquero.
Ubicación: del Zumen 4c. Al lago semáforos entrada San Judas, Managua.
Teléfono: (505)2666223 Fax:(505)2666223 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Managua, Estelí, Carazo.
Misión:
Proveer a los niños, niñas y adolescentes nicaragüenses en riesgos, beneficiados por la
asociación, de una atención integral, para mejorar su calidad de vida.
Mejorar las condiciones de vida de la niñez y adolescencia, mediante la atención psicológica
nutricional, jurídica y lograr una integración a la sociedad.
Objetivos:
Atención integral a niños(as) y adolescentes garantizando lo establecido en el código de la
niñez y la adolescencia. Ampliando oportunidades para el desarrollo de sus capacidades
individuales, que los ayuden a transformarse en ciudadanos responsables.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Estrategias de intervención:
Educación:
Preventiva (pre escolar.)
Educación formal.
Educación acelerada.
Alfabetización (educación de adultos.)
Educación extra edad.
Capacitación: Talleres de capacitación a los adolescentes.
Formación de personal docente.
Capacitación a madres y padres.
Salud:
Preventiva.
Higiene general.
Educación Sexual / Adolescentes.
Primeros auxilios.
Salud Reproductiva.
Atención psicosocial.
Ambiental.
Drogadicción.
Recreación:
Paseos y actividades propias para niños.
Participación: Delegación de actividades propias de los niños.
Responsabilidad en el apoyo de otros niños a la escuela y la comunidad.
Familia:
Apoyo de fondos revolventes.
Capacitaciones.
Formación de líderes comunitarios para el desarrollo de la comunidad.
Nutrición:
Prevención:
Control de peso y talla.
Alimentación balanceada.
Preventiva tanto en ámbito urbano como rural por medio de la capacitación
sobre los derechos y los deberes de las y los niños, capacitación en organización
y alternativas de recreación. También con el involucramiento a cabezas de familias,
con la participación principalmente de mujeres.
Erradicación: En el ámbito urbano se trabaja en el apoyo a las niñas y los niños por medio de
estipendios que les permite subsanar sus necesidades de cuotas y materiales
escolares.
Fuente de información: La misma organización a través de entrevista a su directora ejecutiva
licenciada Daysi Sánchez.(Diciembre de 2001.)
Avancemos Juntos por Nicaragua, AVANJUNIC.
127
Es una fundación no gubernamental con fines sociales y educativos, sin fines de lucro, dirigidos
a mejorar el aprendizaje de los niños, niñas, adolescentes y personas adultas e impulsa
programas de desarrollo sostenible que fortalezcan y mejoren las condiciones de los más
vulnerables que vivan en todo el territorio nacional. Se constituye el 22 de mayo de 1999,
otorgándosele personería jurídica el 4 de agosto del 2002, Gaceta no. 234 del 1° de noviembre
de 1999.
Director: Licenciada Nidia Saballos.
Ubicación: Reparto Belmonte, de la Cruz Roja media cuadra al sur, Managua.
Teléfono: (505) 08868507
Alcance Geográfico: Managua, Estelí, Carazo.
Misión:
Atender a los sectores sociales más necesitados a fin de ayudarlos a mejorar su calidad
educativa, de manera que puedan tener mejores oportunidades en su futuro. Contribuir
a mejorar los niveles de calidad de vida de los grupos sociales más vulnerables del país.
Erradicar el Trabajo Infantil del Basurero La Chureca, mediante la estrategia de Educación
y Sensibilización
Objetivos:
Lograr la incorporación y permanencia de niños, niñas y adolescentes trabajadores del
basurero en las escuelas, y el reingreso de aquellos que se hayan retirado
Estrategias de intervención:
Educación:
Preventiva (pre escolar).
Reforzamiento escolar.
Nivelación escolar.
Educación extra edad.
Educación de adultos.
Sensibilización:
A través de talleres y seminarios para hacer conciencia de las causas, consecuencias y
perjuicios del trabajo infantil y la importancia de la asistencia y permanencia en la escuela
para ser una fuerza de trabajo calificada para el futuro y tener mejores oportunidades.
ANEXOS
Capacitación: Talleres de capacitación a los adolescentes.
Formación de personal docente, maestros, promotores.
Capacitación a madres y padres, movimiento comunal, asociación de vecinos
Recreación:
Deporte.
Cultural.
Vista a centros culturales.
Clases de guitarra.
Danza.
Participación:
Talleres educativos para conocer sus necesidades y que opinen sobre las actividades.
128
Acciones desarrolladas:
Inserción, retención escolar de niños y niñas trabajadores.
Formación técnico vocacional para los adolescentes y padres de familia.
Talleres de sensibilización.
Capacitación a padres de familia.
Trabajo comunitario.
Coordinación con el Ministerio de Educación para el acompañamiento técnico y
colaboración para brindar el reforzamiento escolar en las escuelas públicas del Estado.
•
Becas para carreras técnicas a los adolescentes trabajadores y padres de familia.
•
•
•
•
•
•
Fuente de información: La misma organización mediante entrevista realizada al Lic. Frank
Antonio Soto Herrera, promotor de sensibilización (22 de diciembre de 2001)
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Centro de Educación y Comunicación Popular, CANTERA.
Es una organización No gubernamental sin fines de lucro, que apoya a los niños y niñas para
incorporarse a la educación.
Directora: Licenciada Anabelle Torres.
Ubicación: Plaza el Sol, 2c. Al sur 2c. Arriba, Reparto Pancasan V Etapa casa No. 8, Managua.
Teléfono: (505)2780103 Fax: (505) 2780103 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Departamento de Rivas municipios de Belén, Picapica, Escalante y Mata
de Caña. En Managua en los barrios San Judas en apoyo técnico con la asociación los Quinchos
y en el barrio Jorge Dimitrov y en los municipios de Ciudad Sandino, zonas 6,4,5 y 11 y
Mateares en las comarcas, San Andrés y carretera entre Mateares y Nagarote, Puerto Cabezas.
.
Misión:
Apoyar el proceso de formación integral del individuo y desarrollar proyectos educativos
que orienten a los participantes a organizarse en función de solucionar los problemas
económicos y sociales que enfrentan. Mejorar las condiciones socioeconómicas, educativas
y ambientales de la niñez, adolescencia y familiares en el área rural y urbana de los
departamentos de Rivas y Managua.
Estrategias de intervención:
Educación:
Educación preescolar.
Educación popular.
Comunicación social.
Servicios bibliotecarios.
Programas socios culturales.
Capacitación: Grupos de reflexión.
Talleres de capacitación.
Prevención:
Temas orientados a la prevención de ante circunstancias que afrontan los
adolescentes y la niñez.
Recreativo:
Deportes, música, danza.
Fuente de información: Entrevista realizada vía telefónica Lic. Guillermo Marenco, miembro
del equipo técnico (Diciembre de 2001.)
Asociación de Trabajadores de la Educación, Salud e Integración Social, TESIS.
Es un organismo no gubernamental que trabaja especialmente en la prevención de enfermedades
de transmisión sexual (ETS)-SIDA y consumo de drogas de niños, niñas y adolescentes que
están en circunstancias de alto riesgo.
Director: Licenciado Danilo Medrano.
Ubicación: Del Parque el Carmen 1c al norte, Managua
Teléfono: (505) 2663885/2660718 Fax: 2663885 e-mail: tesis @ibw.com.ni
Alcance Geográfico: Managua, Costa Atlántica.
Misión:
Prevenir y rehabilitar a niños, niñas y adolescentes que han sido víctimas y están en alto
riesgo para su inserción a la sociedad e integrarlos a la escuela. Contribuir a la
rehabilitación de niños, niñas y adolescentes que están expuestos a altos riegos, consumo
de droga, inhalantes de pega y niñas que han sido abusadas y víctimas de abuso sexual.
129
Estrategias de intervención:
Prevención:
Charlas, videos a organismos que atienden a niños de la calle y colegios.
En la prevención de la ETS(Enfermedades de transmisión sexual) y del VIH/ SIDA, especialmente
dirigido a niños, niñas y adolescentes que están totalmente callejizados y en situaciones de
explotación sexual, donde las prácticas sexuales se dan desde muy temprana edad,
convirtiéndose en un medio para obtener la subsistencia.
Educación:
Preparación a niños(as) para luego ingresar a la educación formal.
Reforzamiento escolar.
Charlas educativas.
Salud:
Acompañamiento dos veces por semana a centros de salud y clínicas, con el
objetivo de garantizarles la atención primaria en salud.
Atención de masiva de las ETS (control y tratamiento).
En coordinación con el Instituto Centroamericano de Salud se realizan anualmente
cultivos para evitar resistencia del Zitromax.
Realización de pruebas de sífilis para darle seguimiento y atención.
Distribución de preservativos.
Charlas educativas en la materia.
Establecimiento de mecanismos de coordinación entre el centro de salud, clínicas,
hospitales y Tesis.
Capacitación: Talleres de capacitación a los adolescentes.
Talleres a la población en general.
Recreación:
Realización de paseo con ellos(as) a lugares históricos de Nicaragua, mares, lagos.
Fuente información: La misma organización mediante entrevista realizada al licenciado Danilo
Medrano Director. (Diciembre de 2001)
ANEXOS
Rehabilitación : Integración a recreación (teatro, pintura).
Aprendizaje de oficios técnicos.
Asociación Quincho Barrilete.
Es una asociación no gubernamental que trabaja especialmente con niños, niñas y adolescentes
que están en situaciones de riesgo que viven y se mantienen en los espacios públicos como
mercados, semáforos, paradas de buses y terminales, específicamente en el mercado oriental,
inicia a trabajar desde 1991 y obtiene su personería jurídica en el año 1993.
Directora: Licenciada Leana Vivas
Ubicación: Óptica nicaragüense 1c al lago 1c arriba, contiguo a Galería Praxis, Managua.
Teléfono: 2483950
Fax: 2498174 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Departamentos de Managua, San Marcos, Madriz.
130
Misión:
Lograr la recuperación integral del niño, niña y adolescente en condiciones de alto riesgo
para darles atención especial y rehabilitarlos para la inserción a la sociedad. Contribuir
a la rehabilitación de niños, niñas y adolescentes que están expuestos a altos riegos y
viven en condiciones inhumanas en los espacios públicos (calles, mercados, paradas y
terminales de buses).
Estrategias de intervención:
Rehabilitación:
Fortalecer su autoestima brindándole la atención integral que les permita su
desarrollo físico, intelectual y afectivo para integrarlos a su hogar biológico a una vida
independiente.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Capacitación:
Capacitación técnico vocacional para que se incorporen al mercado de trabajo.
Fuente de información: Realizada mediante vía telefónica al padre Alexander Mendieta, Director.
(Diciembre de 2001)
Asociación Sí a la Vida.
Esta asociación nace en 1994, brindando atención a niños y niñas inhalantes que se encuentran
en los mercados, para facilitarles una casa que les sirva de formación y apoyo individual para
rescatarlos de los riesgos que corren en las calles e integrarlos a la familia y a la sociedad,
pasando por un período de transición al programa residencial.
Directora: Señora Mercedes Guido Huete.
Ubicación: De la entrada Villa Australia 3 andenes al lago 40 vrs. arriba, Managua
Teléfono: (505)2890998 Fax:(505)2890998 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Departamentos de Managua, Carazo.
Misión:
Lograr la rehabilitación de los niños y niñas que están en altos riesgos e incorporarlos a
sus familias, la escuela e inserción a la sociedad. Atención y rehabilitación de niños y
niñas menores de 14 años inhalantes y en riesgos sociales.
Estrategias de intervención:
Rehabilitación :
Brindar atención especial para elevar la autoestima y darles atención integral incorporando
a la comunidad y familias de los niños y niñas, se les integra a actividades recreativas.
Educación :
Se incorporan al sistema escolar y se les da seguimiento.
Instrucciones en manualidades, psicoterapia ocupacional.
Familia:
Se trabaja con la familia, visitándolas y capacitándolas para garantizar la atención integral
de los niños.
Prevención:
Atenderlos en salud, charlas, primeros auxilios.
Rehabilitación pasar por un proceso pedagógico y psicológico a fin que dejen las drogas.
Recreación:
Realización de deportes y educación física.
Salud:
Control dental.
Control de niño en coordinación con el centro de salud.
Familia:
Orientación Psicológica.
131
Fuente de información: Entrevista realizada a la Señora Mercedes Guido Huete directora
(Diciembre de 2001).
Asociación Cristiana de Jóvenes, ACJ.
El fin de esta Asociación es unificar a todos los jóvenes cristianos del país para ayudarles en su
desarrollo integral.
Director: Licenciado Carlos Amador Moraga.
Ubicación: Bello Horizonte, Iglesia Pío X 4c al sur 1/2c arriba, casa No. O IV-4, Managua.
Teléfono: (505)24917912/2486532 Fax:(505)2486532 e-mail: [email protected]
Misión:
Es un movimiento laico, cristiano y ecuménico que define como su prioridad el potenciar
la organización de la juventud para trabajar en sectores empobrecidos a través del
acompañamiento de procesos que permiten el desarrollo humano, la autogestión y la
participación equitativa entre mujeres y hombres, desde la perspectiva de integridad de
la creación.
Busca generar conocimiento teológicos y formación a la juventud- adolescentes para
orientarlos para el desarrollo de sus vidas y la integración a la sociedad y unificar a los
jóvenes y adolescentes cristianos para su desarrollo integral en la sociedad.
Objetivos:
Proporcionar procesos de desarrollo integral y autogestión de los sectores populares
rurales y urbanos en donde se tiene presencia, con especial énfasis en jóvenes y mujeres,
así como niñas y niños.
Capacitación:
Capacitar a los adolescentes y jóvenes en temas teológicos que les sirva para el desempeño
de sus vidas y formar movimientos juveniles cristianos.
Prevención:
Tanto en el ámbito urbano como el rural por medio de capacitación sobre los derechos y
los deberes de las niñas y los niños; capacitación en organización y alternativas de
recreación . También con el involucramiento a cabezas de familias, con la participación
principalmente de mujeres.
ANEXOS
Estrategias de intervención:
Salud:
Acciones preventivas centradas en la desparatización, despiojización, salud bucal, manejo
de la basura.
Recreación:
Equipos deportivos, jornadas comunitarias, recreativas y grupos culturales.
Familia:
Involucramiento de cabezas de familias en la que se involucran mayoritariamente las
madres.
Fuente de información: Realizada a través de entrevista telefónica a Licenciado Carlos Amador
Moraga (Diciembre de 2001.)
132
Movimiento Infantil Luis Alfonso Velásquez Flores, MILAVF
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Director: Licenciada Jamileth Contreras
Ubicación: Contiguo a Galería Praxis, Managua
Teléfono: (505)2666678/2666825 Fax: (505)2666678 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Departamentos de Managua, Carazo, León, Estelí, Jinotepe, Rivas.
Misión:
Contribuir a mejorar el estado nutricional y de salud de los niños, niñas y adolescentes
trabajadores, y promoviendo la formación educativa y técnica a fin de mejorar las
condiciones de vidas y brindarles mayores oportunidades para su desarrollo integral.
Generar mecanismos de apoyo y solidaridad para la formación de un movimiento
consistente que obtenga un espacio como organización infantil en la sociedad en defensa
de sus intereses particulares.
Estrategias de intervención:
Sensibilización:
Concientizar a la sociedad en general del significado del trabajo infantil y destacar el
papel de sujetos activos con derechos sociales
Nutrición:
Aseguramiento de almuerzo balanceado todos los días a los beneficiarios del organismo.
Salud:
Desparasitación, despiojación, vacunación, educación en salud preventiva, se establecen
convenios con centros de salud y hospitales para recibir la atención especializada.
Atención Psicopedagógica:
Referida al apoyo y seguimiento pedagógico de los niños y niñas que asisten a la escuela
regular.
Capacitación técnica:
Capacitación técnico vocacional en los oficios de carpintería, costura, sastrería y peluquería
para su inserción al mercado de trabajo.
Fuente de información: La misma organización mediante entrevista realizada a la licenciada
Jamileth Conteras (Diciembre de 2001.)
Fundación Verde Sonrisa.
Directora: Licenciada Luz Danelia Talavera.
Ubicación: Bello Horizonte de la Iglesia Pío X 1c oeste 7c al sur, Managua.
Teléfono: (505)2496568
Fax: (505)2496569
e-mail: fundació[email protected]
Alcance Geográfico: Departamento de Managua.
Misión:
Contribuir al desarrollo integral y calidad de vida de los niños, niñas y adolescentes
trabajadores a través de programas educativos no formales y reintegrándoles en actividades
recreativas y culturales. Brindándoles atención a la niñez y adolescencia en el ámbito
social y educativo.
Estrategias de intervención:
Educación :
A través de programas no formales y de la enseñanza de extra edad.
133
Recreación:
Fomentarles la integración social a través de actividades culturales y recreativas.
Centro Dos Generaciones.
Director: Licenciado Mario Chamorro Ruíz.
Ubicación: Enitel Monseñor Lezcano 21/2c al sur.
Teléfono: (505)2664999/2664960 Fax:(505)2664990
Alcance Geográfico: Departamentos de Managua.
e-mail: [email protected]
Misión:
Contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de los niños, niñas y adolescentes
trabajadores que residen en el barrio de Acahualinca. Brindándoles atención especial a
los niños, niñas y adolescentes trabajadores, incorporándoles al sistema escolar y trabajar
con las familias y la comunidad.
Estrategias de intervención:
Educación:
Ingreso de los niños y niñas al sistema escolar, aprestamiento escolar (niños de 3 a 6
años de edad).
Familia:
Proveer de créditos a los padres de familia para el inicio o fortalecimiento de actividades
que incrementen el ingreso familiar, fortalecimiento familiar, cultural, recreación y
deportes.
Fuente de información:
La misma organización a través de entrevista a licenciada Reina Velásquez.
Directora: Licenciada Adilia Amaya Talamante.
Ubicación: Altamira D’Este, de la Farmacia 5ta avenida 50 vrs al lago, Casa No.554, Managua.
Teléfono: (505)2786615/2705441 Fax: (505)2786615/2705441 e-mail: [email protected]
Alcance Geográfico: Departamentos de Managua, Estelí, Carazo, Nueva Segovia, Madriz.
ANEXOS
Instituto de Promoción Humana, INPRHU.
Misión:
Humanizar las condiciones de vida de los niños y niñas en circunstancias especialmente
difíciles con énfasis en aquellos que desarrollen estrategias de sobrevivencia, brindándoles
atención directa a los niños, niñas y adolescentes trabajadores, en los servicios de salud,
educación, nutrición y recreación.
Estrategias de intervención:
•
•
•
134
•
•
•
Atención directa: vincular a los niñas y niñas en los servicios básicos de salud, educación,
nutrición y recreación haciendo uso de las instituciones del Estado y de las organizaciones
no gubernamentales así como de la comunidad.
Participación de los niños y niñas para desarrollar el protagonismo infantil.
Servicio de atención familiar: apoyo a los padres de familia para el mejoramiento de las
relaciones socio afectivas entre estos y los hijos. Se garantiza créditos a padres y madres
para pequeños negocios.
Servicio de atención a la comunidad: es la labor de institución y concientización a maestros,
organizaciones comunitarias, líderes sociales, organismos no gubernamentales y
profesionales que laboran en los medios de comunicación social.
Atención terapéutica a víctimas de abusos sexuales.
Formación de recursos humanos.
Fuente de información: La misma organización mediante entrevista a la licenciada María Isabel
Blanco y Vicenta Membreño, coordinadoras de programas, realizadas el 8 de enero de 2002.
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
Fundación para el Desarrollo Integral de la Mujer Indígena.
Directora: Licenciada Marina Maradiaga.
Ubicación: Barrio Subtiava, León.
Teléfono: (505)3112520.
Alcance Geográfico: Departamentos León.
Misión:
Contribuir al acceso de los servicios básicos de los niños, niñas y adolescentes trabajadores
(7 a 15 años) y prevenir riesgos sociales que afecte su desarrollo integral, brindándoles
atención especial a los niños, niñas y adolescentes trabajadores, incorporándoles al sistema
escolar y trabajar con las familias y la comunidad.
Estrategias de intervención:
Educación:
Ingreso de los niños y niñas al sistema escolar y darles reforzamiento escolar a los que
están integrados.
Familia:
Proveer de créditos a los padres de familia para el inicio o fortalecimiento de actividades
que incrementen el ingreso familiar, fortalecimiento familiar, cultural, recreación y
deportes.
Asociación Las Tías.
Directora: Licenciada Corina Álvarez.
Ubicación: Estación ESSO 1/2c al norte mano derecha, Barrio Walter Ferreti
Teléfono: (505)03112493
Fax: (505)03112493
e-mail:[email protected]
Alcance Geográfico: León.
Contribuir al acceso de los servicios básicos de los niños, niñas y adolescentes trabajadores (7
a 15 años) y prevenir riesgos sociales que afecte su desarrollo integral. Contribuir al acceso de
los servicios básicos de los niños, niñas y adolescentes trabajadores (7 a 15 años) y prevenir
riesgos sociales que afecten su desarrollo integral.
Misión:
Dar atención directa a los niños, niñas y adolescentes trabajadores, en los servicios
básicos de salud, educación, nutrición y recreación de manera integral.
Estrategias de intervención:
•
•
•
•
•
Educación: consiste en la incorporación de los niños y niñas a la escuela regular, y
alfabetización a los adolescentes.
Formación laboral a través de talleres de carpintería, belleza y costura.
Recreación y cultura, celebraciones de cumpleaños, efemérides, paseos a centros turísticos,
culturales.
Nutrición: se brinda refrigerio y almuerzo a fin de elevar el nivel de nutrición de los niños.
Familia: concientización alrededor de la problemática del trabajo infantil.
135
Prevención:
ANEXOS
CEPAD Desarrollo de acciones donde involucran al núcleo familiar de manera integral,
entrando en un proceso de capacitación partiendo de la propia experiencia de las familias
y a su vez facilitando conocimientos básicos sobre las adecuadas prácticas de crianza y
la observación de sus deberes y derechos
EL TRABAJO INFANTIL DOMÉSTICO EN NICARAGUA
136
Se permite la reproducción total o parcial de los materiales aquí publicados,
siempre y cuando no sean alterados y se asignen los créditos correspondientes.
Las opiniones expresadas en el presente documento reflejan los puntos de vista
de los investigadores y no comprometen la responsabilidad de la OIT.
DISEÑO GRÁFICO Y DIAGRAMACIÓN
Barnard Arias
Comunican R.L.
IMPRESIÓN
Masterlitho S.A.
San José, Costa Rica. Octubre del 2002

Documentos relacionados

Historias de vida

Historias de vida organismos de la sociedad civil y sector privado, sobre la problemática de la violencia, la explotación y los abusos cometidos en contra de niños, niñas y adolescentes. Para ello se han identificad...

Más detalles

informe doc.1.indd

informe doc.1.indd E l m a rc o j u r í d i c o i n t e r n a c i o n a l re l a t i v o a l a v i o l e n c i a en contra de la niñez y adolescencia está contenido e n l a C o n v e n c i ó n s o b re l o s D e re c...

Más detalles