Pensamiento vivo - Salud en Chiapas

Comentarios

Transcripción

Pensamiento vivo - Salud en Chiapas
Salud en Chiapas. Año I. No.2, abril - junio de 2013.
Pensamiento vivo
del Dr. Manuel Velasco Suárez
Analgésicos y antálgicos*
Indicaciones, uso, abuso de prescripción y automedicación.
patología caigan en la “conveniente” taxonomía
de las penas dolorosas y aflicciones que de los
mamíferos se agiganta en el hombre.
E
ducación, conocimiento y praxis, son aspectos que figuran en la conceptualización
y manejo del dolor sin subestimar los logros de la constante investigación en la materia,
tan antigua y joven como la humanidad doliente…
El fondo verdadero para las definiciones y clasificación en medicina se basa en el conocimiento
del agente causal y el sistema corporal afectado y, clínicamente, por el patrón sintomático y
luego la terapéutica indicada “farmacológica,
psicológica, por acupuntura, por cirugía, etc.”...
Pero sobre todo el manejo de las causas.
Desde siempre, pero sobre todo ya en la era
científica del análisis de las causas y mecanismo se distingue clínicamente el dolor agudo del
dolor crónico y/o incoercible o intratable por
medicamentos... para cuya terapéutica se ha recurrido a procedimientos neuroquirúrgicos muy
variados.
Ante la imposibilidad de hacerlo en el dolor agudo y la ligereza clínica agregada para no categorizarlo y menos medir las respuestas subjetivas
de los enfermos, incluidos los crónicos…. Parece que nos ha sido más atractivo, el conocimiento de los efectos cuantitativos de las drogas analgésicas antálgicas o reductoras de la
allodynia de Potter.1
Es, sin embargo, en los últimos 50 años que se
ha buscado su conceptualización, clínica y manejo terapéutico multidisciplinario, no obstante
las deficiencias en la educación frente al dolor,
de los conocimientos equivocados e incompletos de sus mecanismos y la inadecuación de las
modalidades terapéuticas, aún cuando en menos escala, siguen presentes.
Desde los aspectos constitucionales, a veces
raciales o étnicos, que deben tomarse en cuenta
en el diagnóstico del dolor, hasta la experiencia
y el aprendizaje, que también juegan un papel
importante en la “expresión” y “magnitud” del
dolor, la disociación de sus mecanismos por la
estimulación en pruebas de dolor “tónico y fásico” (Test of tonic 1 phasic pain of Abbott &
Melzack) y el uso de analgésicos no narcóticos,
parece deberse a la activación del sistema inhibitorio descendente del tallo cerebral, diferente
del mecanismo neural bioquímico de la morfina
(Dennis).2
Desde los términos definitorios del dolor, su taxonomía como teoría y práctica de clasificación
es a veces natural, reflejando el orden de su naturaleza, o es artificial por conveniente.
Los síntomas los síndromes y aún las enfermedades que no caben en la morfología clásicamente convencional es frecuente que, de no
ser correlativos con la filogenia, la fisiología y la
El médico general y en general los que trabajan con o sin el cuadro básico de medicamentos
*Obtenido de: Velasco Suárez Manuel. Humanismo y pensamiento científico de un neurocirujano.
Tomo IV pp 1175-1178. Consejo de Salubridad General. México 1993.
66
Salud en Chiapas. Año I. No. 2, abril - junio de 2013.
A diferencia de los narcóticos fuertes como la
morfina que alivia el dolor por sus efectos en el
sistema nervioso central, independientemente
de su etiología, la acción antiálgica de todos los
analgésicos “menores”, (tipo aspirina) no narcóticos antiinflamatorios, antipiréticos, anticolinérgicos, antiespasmódicos (no esteroides) es
periférica.
del Sistema Nacional de Salud, debiendo estar
enterados también de las interacciones con
los mediadores entre los que figuran las prostaglandinas específicamente en las actividades
determinantes del dolor inflamatorio con otros
productos araquidónicos, e histamina, bradikinina, etc,, y muchas más aminas vasoactivas, se
concretan a la prescripción analgésica que favorece la automedicación, el uso común y también
el abuso.
Desafortunadamente la distinta conceptualización “cultural” de dolor y su manejo indiscriminado, hace frecuentemente que se identifique
a los antálgicos como “anodinos” “calmantes”
preparaciones patentadas, antitérmicas, antineurálgicas, antirreumáticas –substitutos del
ácido salicílico y del salicilato de sodio... Recetables, como supuestas sustancias “inocuas”...
La realidad es que todas pueden hacer daño,
pero se hacen necesarias con más o menos limitaciones...
Conviene recordar que el dolor puede ser estimulado por acción mecánica o química de los
tejidos al fin y al cabo, afectados por metabólicos propios de cualquier proceso inflamatorio.
Por ejemplo, cuando voluntarios reciben una infusión de prostaglandinas antes de exponerlos a
un agente nociceptivo o a una infusión de histamina o bradiquinina, experimentarán un terrible
dolor, mucho más intenso que el producido por
el efecto mecánico o químico del dolor.
Su uso justificado de prescripción debe revisarse pues es fácil caer en el abuso sin medir bien
los efectos directos e indirectos indeseables y a
veces iatrogénicos,
Que si bien las prostaglandinas son derivados
del ácido araquidónico, es indispensable la
acción oxidativa de la cicloxigenasa, cuya ubicuidad en todos los tejidos es sinónimo de respuesta a toda agresión biológica, desde la irritación a la lesión de tan distintos tipos, como
dolores y actitudes neutropénicas puedan encontrarse en el hombre. Que las cicloxigenasas
puedan generar tromboxanos o protaciclinas
de comportamiento muy diferente en padecimientos crónicos dolorosos, (artritis, espondilitis, psoriasis, etc,) en cuyos casos el uso de
analgésicos deberá suponer el conocimiento de
su acción química activada por estímulos inmunológicos…. (macrófagos –polimorfonucleares leucotroienos- SRS- etc.).
La propaganda con “apoyo médico” las más de
las veces es responsable de automedicación en
exceso y justificada por necesidad.
Bibliografía:
1. Merskey H., Universal languages of pain
síndromes. Adv om Pain Research. Vol 5.
Raven Press. N York. 1983.
2. Dennis SG et al. Pain modulation--- (SHT &
Morphine) Exp. Neurol. 28 and 69. 1980.
Por todo esto debemos aceptar solamente que
cuando se hace presente un proceso inflamatorio (evidente en toda condición traumática) la
acción periférica de los analgésicos tipo aspirina
tiene lugar-...
67