4 5 6 - Aguas Vivas - Revista de pesca a mosca y montaje

Comentarios

Transcripción

4 5 6 - Aguas Vivas - Revista de pesca a mosca y montaje
Holbox – Tapones en el Paraíso
Esplendido reportaje de pesca de Eloi Saavedra en México.
Aguas Vivas
Revista digital bimensual en PDF.
Edita
EscueladeAlonso
Equipo de redacción
Arturo Alonso – Tui
Francisco Porto – Vigo
José Ferreiro – Coruña
Miguel A. Alonso - Pontevedra
Técnicas de Montaje - Microfibetts
Jorge Araújo “Ginho”, nos enseña nuevos métodos para la colocación de
“Microfibetts
Pescando a Tándem – 2ª Parte
Nuevos horizontes sobre la pesca a ninfa en tándem.
Arturo Alonso
Montajes
* Moscas tándem * Micro Ninfas acompañantes
* Serie de perdigones * Ninfa Trico en cuerpo de tungsteno
Colaboradores
Robert Meiswinkel- San Francisco USA
Eloi Saavedra – Coruña
Oscar Gayoso - Lugo
Julio Seijas – Lugo
José Rodrigues – Portugal
Carlos Roselli - Patagonia Argentina
Saúl Alonso – Pontevedra
Pablo Santillán – Coruña
José Antonio Vinuesa – Pontevedra
Edilio García – Cuba
Jorge Araújo “Ginho”– Portugal
Luis Meana – Madrid
Christopher de Pastor – Francia
Juan Gayoso - Lugo
http://aguasvivasmagazine.blogspot.com
La isla de Holbox es parte del la Reserva de la
biosfera de Yum Balam.
Forma parte del estado de Quintana Roo y pertenece al
municipio de Lázaro Cárdenas. Tiene una extensión de
40 km de largo y 2 km de ancho, y unos 34 km de playa
hacia el norte.
Para cruzar a la isla, separada de tierra firme por la
laguna de Yalahau es necesario tomar un ferry en
Chiquilá. Durante la espera del transporte hemos visto a
los pescadores locales alijar un buen cargamento de
habitantes de estas aguas, lo que dicho sea de paso, nos
ha quitado las ganas de los baños vespertinos.
Salvo la zona de la ciudad, la isla está escasamente poblada con algún poblado de pescadores en el norte. La ciudad tiene
un encanto especial, con sus construcciones de planta bajas y sus calles de arena con un tráfico denso, especialmente de unos
vehículos todotereno que recuerdan a los quads, pero con techo (bastante parecidos a los existentes en los campos de golf).
La zona hotelera, que está especialmente en el Norte de la isla y dispone de acceso directo a la gran playa, es la mas tranquila y
lucida, con sus agua turquesa, tan diferentes de las aguas marrones del sur, la correspondiente a la Laguna Yalahau.
Holbox aparte del interés que tiene
para el pescador que busca tarpones
(pequeños medianos, grandes y muy grandes)
también es un lugar
mundialmente
reconocido para el buceo con tiburones
ballena. Esta actividad está disponible entre
los meses de mayo a Septiembre. Si os
cuento esto es porque es una baza para
convencer a vuestra pareja para hacer un
desplazamiento a un apartado lugar del
Caribe, a donde por supuesto nuestras
intenciones pesqueras deben de
ir
suficientemente camufladas para obtener el
asentimiento de la propia.
Es grato ver como la presencia de hoteles en la isla no ha contribuido al deterioro de la misma. Los resorts están separados suficientemente
de la línea de costa y la carretera que separa la zona hotelera de la playa es de arena y no impacta significativamente en la zona dunar. Son
además construcciones en las que el uso de madera y palma (materiales autóctonos) no chocan con la sostenibilidad.
Aparte de estas comodidades para el pescador en los resorts hay que decir que en la ciudad se puede disponer de alojamientos igualmente
cómodos y bien situados.
En la zona de la playa hay un pantalán de madera, que es donde se centralizan las salidas para el buceo con tiburones ballena. Atención a
este punto. En los días que no salgáis a pescar desde embarcación es, junto con el puerto comercial., un punto caliente de la zona
urbanizada, para la pesca desde tierra.
Concretamente la concentración de grandes jacks que están al acecho de los bancos de sardinas que se concentran en sus inmediaciones es
relevante. No son peces fáciles, pues ya han visto de todo, pero la mosca puede hacer saltar el milagro. En este punto clavé el pez de mi
viaje con un pequeño popper, y finalmente lo perdí al forzarlo cuando se iba enrocar en los soportes del pantalán. Posiblemente era un viejo
y correudo jack que no tenía muchas ganas de bromas y que desbarató mis aspiraciones fotográficas.
Ya centrados en la pesca del tarpón debéis saber que posiblemente Holbox,
con la excepción de los enclaves del Golfo de Guinea, tenga la mayor concentración
de tarpones de trofeo del mundo.
Estos grandes tarpones que se pescan en mar abierto, no en laguna o flat, son
auténticos leviatanes, que en muchas ocasiones sobrepasan los 80 Kg de peso. Su
pesca con pesados equipos de línea # 15 y cabezas de hundimiento extra rápido, son
un reto que a un servidor le queda pendiente, pero que en su momento se negó a
afrontar (pese al ofrecimiento de Alejandro Vega) pues no me veía con fuerza para
afrontar semejantes enemigos hasta estar familiarizado con su hermanos menores.
Dicho lo cual, y continuando con las presentaciones, hay que resaltar que si uno
quiere jugar en igualad de condiciones con estos adversarios, es imprescindible
contratar al mejor guía que te puedas permitir. Y eso en Holbox es hablar de
Alejandro Vega Cruz ,"Mr. Sandflea" para los paganitos, y ''el Ruso'' para el resto de
los isleños. De hecho yo me había documentado sobre la isla y sobre el, pero me
sorprendió que incluso la gente que me ofrecía charters de pesca de fondo no
dudaba en recomendarlo en cuanto les hacías saber que tus intenciones eran pescar a
mosca.
Visto que sin duda era el mejor, y que no había cruzado un océano para hacer el
gilipollas, me puse en contacto con el para contratarlo.
Alejandro es un tipo que por su manera de hablar inspira confianza y claramente
me indicó que si bien no era la mejor época para pescar tarpón grande por el estado
del mar, picado por el viento del Norte (parece que cada vez que voy al Caribe me
espera una tormenta tropical), no había problema para la pesca de los babys y del
snook.
Por estar comprometido con unos clientes nacionales, me comentó si no me
importaría salir con uno de sus empleados, Rafael. Yo le comenté que si el lo
recomendaba, para mi era suficiente garantía.
Rafael es para mi un guía excepcional, digno representante de la escuela de su jefe.
Auna conocimientos de la zona, sobre biología del medio donde se mueve, es un
gran navegante y finalmente un gran conversador. Y para poner la guinda es guía
titulado de pesca a mosca. Esta titulación implica que tenemos la garantía expedida
por el Estado Mexicano, de que todos los conocimientos anteriores son suficientes.
Quizá deberíamos aprender en España de esta forma de hacer.
El día acordado Rafael, acompañado de su hijo pequeño, de vacaciones y aprendiendo el oficio de mano de su padre, nos recogió en la
embarcación enfrente del hotel a las 5:00 de la mañana. Servicio puerta a puerta, que mas se puede pedir.
Las embarcaciones que utilizan son de fabricación nacional, hechas en fiberglass y de escaso calado, específicas para la pesca en los
manglares y bajíos. Tienen una eslora de unos 4,5 m y una manga de 1 m. La comodidad para el pescador está asegurada mediante un para
de asientos en la zona central y otro dato a destacar es que son a pesar de su fondo plano, muy marineras, soportando mar movido sin
complicaciones aparentes. Las dos salidas en las que participé fueron realmente movidas y a pesar de alejarnos de costa para cortar entre
cabos, no tuvimos sensación de peligro en ningún momento. A mayores os podría decir que es posible compartir la embarcación por dos
mosqueros, siempre que tengan un nivel de lanzado medio.
Si la pesca es espectacular en la zona,
no lo es menos la Naturaleza. No en vano
estamos en la Reserva de la Biosfera de
Yum Balam. Flamencos (Phoenicopterus
ruber) y cangrejos cacerola (Limulus
polyphemus), son dos de las especies mas
raras y espectaculares que podemos
contemplar, especialmente en las lagunas
existentes en el interior de los manglares.
Pero la presencia de aves como los pelícanos
o las fragatas, dedicadas fulltime a robar el
alimento a los anteriores, no dejará
indiferente a ningún visitante.
Es curioso pero al decir de Rafael existe una relación entre la anidación de las aves en los mangles de la laguna y la pesca baby tarpón. Si esto
se debe a predación o coincidencia temporal no lo podía afirmar, pero según el, en los meses de anidamiento las mejores zonas de la laguna
eran las cercanas a los nidos.
En cuanto a la época de pesca según los guías el mes ideal es Agosto por coincidir con la época de calmas chichas.
Estas calmas en el mar permiten la pesca en los bajíos alejados de la costa de los grandes ejemplares. Para el baby
cualquier mes es bueno, pero los temporales otoñales, nos pueden aguar una semana de pesca.
Luego de este pequeño esbozo de lo que es la isla y la pesca en ella, vamos al lío.
La pesca tropical no era nueva para mi. En el año 2007 ya había pescado el Caribe nicaragüense, concretamente en las Corn Islands.
Pero en esa salida, si bien los jacks y los macabíes (de pequeño tamaño) se habían portado razonablemente bien, el rey de plata, no se
había querido presentar. El día de mi llegada lo intenté en un sucio (zona de aguas revueltas) producto del temporal que me recibió
allí, pero finalmente no localizamos a ninguno.
En esta ocasión sabía que había tarpones y en abundancia. No podía fallar.
Cuando abocamos la entrada del manglar sabía que esta era mi momento. Tener un buen guía, la compañía de Pili como fotógrafa, las
moscas pensadas y montadas durante meses, la nueva Ross #10... Nada de eso importaba ya. Era un punto sin retorno y el corazón
bombeaba a tope, preparándose para todo el esfuerzo que iba a llegar.
En el interior de la laguna el viento es un poco repelente.
Acorde con la marea Rafael decide buscar un canal donde este sea
un poco mas llevadero. Y vemos los primeros peces. Son reyes
plateados, pero el escaso nivel de agua los hace huir despavoridos.
Rafael, sin importarle el contratiempo me indica el fondo del canal y
me dice que lance arrimado al mangle. Y un pez entra sin vacilación.
Es un pequeño snook, que no tiene por su tamaño mucho mérito.
Video y vuelta al agua. Será mi primer y único snook del viaje. Es
curioso, el otro equipo, dirigido por Alejandro, a escasa distancia,
este mismo día pescaría una docena de buenos ejemplares.
En cuanto se agota la carrera de marea en el canal, pertigueando,
Rafael nos cambia de zona.
Nos ponemos en un punto mucho mas abierto y esperamos.
Esperamos hasta desesperar.
Pero Rafael sabe lo que hace. De repente, de la nada, aparece una
escuela de tarpones. Este es el momento que he estado esperando
toda una vida de pescador. Ya tengo amarrada una mosca, un
pequeño sapito (toad) de color morado. Cuando el cardumen se
acerca a tiro lanzo como un metro delante. No hay reacción. La
escuela de tarpones se aleja. Rafael impone calma y me dice:
Espera, ya volverán. Y vuelven. Repito la operación. Pero en esta
ocasión uno de los peces se separa del cardumen. No veo bien por el
rizado de las aguas, ni las polarizadas resuelven. Pero noto el tirón y
con la lección bien aprendida hago un clavado enérgico con la mano
(set the hook que dicen los paganitos). Comienza el baile.
Os puedo asegurar que este momento no se olvida para nunca. El
tarpón es rápido, muy rápido. En un momento veo como la línea
leva una dirección y el pez otra. Y viene el salto. Y otro. Y otro mas.
Es un pez pequeño para un equipo #10, pero se defiende como un
salmonazo. En un momento está en el salabre. Foto y al agua. Creo
que estoy a un metro sobre la cubierta del bote. Pero hay mas peces
y mas actividad.
Cambiamos la mosca por una de las
de Rafael luego de que el siguiente pez de
desclava durante los saltos de la pelea.
Esta mosca a diferencia de las que yo
traigo, está montada en un anzuelo
circular, concretamente un octopus de
Gamakatku, aparte de llevar afilado
químico. Todo
lo necesario para en
primera instancia clavarse en la boca de
hueso del tarpón, y el diseño circular, para
aguantar el carácter funambulista del
saltarín tarpón.
También, y nunca se insistirá lo suficiente,
en que es imprescindible clavar con la
línea, no con la caña. De hacerlo así, la
configuración de la boca del pez y su
dureza, harán que le retiremos la mosca de
la boca.
Otro aspecto importante de la mosca, y una regla a la hora de escoger
mosca en momento de duda es que el color de la mosca debe ser lo mas
aproximado posible a la tonalidad del agua. Así, Rafael viendo el color
revuelto del agua por el viento, opta por una mosca de tonalidades ocres.
Y esta será la estrella de los dos días de pesca. No obstante probamos con
otra moscas que yo traía y fueron especialmente aceptadas los sapitos
morados y las Black Death. Esta última es la estrella con los grandes
tarpones del exterior de la laguna, por cierto.
Finalmente y para resumir en esta jornada saco cuatro tarpones mas y pierdo ya durante el clavado otros tres.
De vuelta al hotel, con marejada fuerte, y en estado de gracia, no dejo de pensar que para el día de viento que soportamos, lo hemos
hecho bien. Felicito al guía, a su hijo que ha actuado como ganchero asalabrando los peces y a Pili que ha quitado las fotos y unos
videos estupendos.
Al día siguiente jornada de descanso.
Y un nuevo día de pesca por delante.
Debido a que el viento no amaina, Rafael decide ir a la búsqueda de los tarpones mas hacia el interior del manglar.
Es este un medio hostil, de angostos canales entre el mangle y que necesita de un buen conocedor, para no perdernos en esta maraña
vegetal. Es curioso que estos estrechos canales se amplían en grandes espacios circulares, en los que los tarpones e sienten muy
seguros y comen relativamente bien.
En estas zonas mas espesas se
esconden un buen número de alevines de
especies pelágicas había y así es fácil ver
unas buenas poblaciones de pequeñas
cuberas y barracudas.
El tema es que a estos pezqueñines los acompañan los depredadores, nuestros
ansiados tarpones, o incluso cocodrilos marinos. De hecho en uno de los
canales encontramos a unos buceadores locales haciendo pesca submarina y
Rafael nos comentó que un amigo había tenido un accidente con un lagarto que
lo había sujetado por la cabeza. Por suerte lo había escupido (según Rafael por
su mal sabor). Humor negro mexicano.
Luego de visitar varias de estas zonas nos desplazamos a una zona cercana al acceso del mar a la laguna, donde habíamos tenido el día
anterior varias escuelas a tiro. Al poco de llegar, los oímos cazar ruidosamente entre el manglar.
Y efectivamente la cosa no tuvo fallo. Pero, y siempre hay un pero, los peces comían bastante peor, con rechaces sonados a moscas
contrastadas el día anterior, inclusive a la de Rafael.
El caso es que en esta zona los peces comían mal y los peces se desenganchaban con una facilidad pasmosa. No obstante en la zona mas
calmada, realizamos uno de buen tamaño, unos 7 kg, que inmediatamente vuelve al agua.
Luego de perder 3 peces, uno de los cuales se lanzó literalmente al
muro vegetal del manglar, como si de un reo rabioso se tratara, decidimos
cambiar de zona. Decidimos visitar una de las zonas de anidamiento, et
voilá. Encontramos una escuela de peces con ganas de comer. Sacamos
otro pez mas que entra sin recato nuevamente a la mosca de Rafael.
Debido al viento debemos de dar repetidas pasadas pertigueando la
entrada donde están los peces. En una de la pasadas surge la sorpresa. Le
pido a Rafael que ponga la embarcación estática. Me parece haber visto
algo. En un primer momento lo confundo con un cocodrilo, y esto no es
broma. Me fijo mas y veo un tarpón enorme.
El corazón se sale por la boca. Es sin duda
el pez del viaje. En este momento me veo
capacitado para abordar este lance, luego
de pasar por la formación con sus
hermanos menores. Pili me saca del trance.
Me dice que como voy a tirarle a ese pez
con un caña de mosca. Le respondo que si
rompe la caña, que rompa, pero esta
oportunidad es única.
Y no dudo en el intento. El lance sale perfecto, a unos 40 cm de la boca del pez. Se arranca para ver la mosca. Creo que me va a dar un
aneurisma. Y finalmente, rechaza la mosca a milímetros de su boca.
Cuando el pez se arranca y por comparación con el bajo línea, calibramos que pez tenemos delante. Mide la mitad del bajo, y eso hace
1.50 m, o lo que es igual, unos 30-40 kg de pez.
Lo intentamos de nuevo. Otra mosca. Y otro rechace. Perseguimos al pez en el interior del canal. Es igual. El pez no está para comer. El
apuntamiento de Rafael era el correcto, el pez es un divagante del exterior que se ha refugiado en la laguna. La prueba es el color verdoso,
que contrata con el grisáceo de los que hemos pescado estos 2 días. Varios intentos mas tarde y con la constatación de lo inevitable,
abandonamos. Con rabia, pero abandonamos.
En el último momento uno de los hermanos menores que continúan en la zona pica a la mosca que había rechazado el leviatán. Y colmo
de los colmos, en el último minuto de juego, rotura de puntal.
Las cosas son así.
Evidentemente esto ha quedado en tablas por el momento, pero de vuelta al hotel, en medio de bandadas de flamencos en fuga por la
embarcación, y parafraseando a MacArtur, exclamo en alto: Holbox, volveré ¡¡¡
Reseña del equipo utilizado:
Caña: Ross worlwide #10
Carrete: OkumaAirframe
Linea: Decatlon wf flotante
Bajo de línea: 3 m de 0.70
Comentarios acerca del equipo. Como podéis ver, salvo la
caña, no he utilizado un equipo de alta gama. Sin embargo he de
decir que la línea Decathlon, a pesar de ser una línea de bajo
precio, cumplió sobradamente y dejó en la caseta a líneas
específicas de pesca tropical que iban en el maletero
(Fendwich). En cuanto al bajo decir que lo primero que me
preguntó Rafael era si venía a batir records o caralladas así. Al
responderle que solamente venía a disfrutar, me dijo de dejara
en la caja los complicadísimos bajos con nudos Bimini que traía
y me pasó un continuo de 0,70 de Sufix. Simplicidad y eficacia.
Por cierto, cada pez capturado se eliminaba el tramo que había
tocado boca. Parecía que lo habían repasado con una Dremmel.
Moscas: Montadas entre el 1-3/0.
Modelos: Toad, Black death, Inhaler, Cockroach
Si necesitáis contactar con Alejandro estos son sus datos:
Alejandro "Mr. Sandflea" Vega Cruz. Isla Holbox Qroo. México. Tel. 01 984 875-2144
Email: [email protected]
Página web: http://www.holboxtarponclub.com/index.html
DEPORTES CIBEIRA
Santo Domingo de la Calzada, 1
15701 SANTIAGO
[email protected]
SCIERRA, SIMMS, CORTLAND, HOFFMAN, LOOP, G. LOOMIS, RENZO VALDIERI, T.O.F., BERKLEY, VISION, JMC, SCOTT
En el montaje, principalmente de efémeras,
la colocación de los cercos se efectúa casi
siempre en el inicio del montaje. Hoy día son
muchos los materiales disponibles en el mercado
para ese efecto, entre los varios existentes uno
de los que muchas veces se utiliza son los
microfibetts. Sin embargo este material requiere
alguna técnica en su colocación en el asta del
anzuelo. No es inusual que muchos principiantes
pierdan inmenso tiempo y material en su
colocación y apertura en “V”.
Pero finalmente para que sirven estos microfibetts y montados en V?
En cuanto a mí, solo tiene un propósito, estabilizar la pluma en el agua. Podríamos
aquí abordar incontables teorías sobre la visión de los peces, pero todas ellas no
pasan de eso mismo, teorías. En cuanto a mí, como pescador de truchas, me parece
bastante difícil que una trucha vea los cercos de microfibetts, un material tan fino
y por veces tan translucido, como puede ella con alguna corriente o ondulación
analizar estos cercos? Incluso en agua parada será que la cantidad que colocamos
interesa? Y el color será así tan importante? En cuanto a mí el color solo importa
para dar alguna lógica en el montaje, si estoy montando olivas coloco cercos de
memoria oliva pero solo por una cuestión de lógica, pues ya monté con color Dun
y resultó de la misma forma. En agua parada podrá hasta representar algo
semejante a los cercos de la natural, pero será que las truchas notan estas
diferencias? En mi opinión dará más consistencia la imitación cuanto más
próximo se acerque a la real. Si no fuera así nunca utilizaríamos pluma de gallo
de León en la confección de los cercos.
Entonces porque recurro muchas veces a los microfibetts en los montajes cuando
tengo otros materiales para utilizar, y encima más fácilmente de aplicar? Bien os
voy contar una pequeña historia que pasó conmigo. En una salida de pesca fui a
uno de mis lugares preferidos para pescar, y coloqué una efémera montada con
cercos de gallo de León, lancé y noté que la trucha, que habitualmente subía á mi
pluma no dio señal de sí. Intento una y dos veces más y nada. Algo no estaba
bien, la sensación que tenia era que el error estaba en la mosca y no en la
presentación. Lanzo la pluma a mi frente y reparo que en la deriva ella venía
tumbada. Al parecer tenía calibrado mal las alas y al abrirlas en “V” quedó más
material de un lado que del otro. De regreso ami casa monté la misma efémera,
pero ahora con los microfibetts, noté que estos abiertos en “V” permitían que mi
pluma en la deriva quedara en su posición correcta. Desde entonces monto
siempre las dos formas “no vaya a ser el diablo” y calibrar apenas las alas. Los
microfibetts tienen una desventaja, debido a su composición cuando colocados en
la caja entran en contacto con otra cosa (moscas etc) tienden a deformarse.
Los cercos en “V” permiten que las moscas
deriven en una posición correcta además de
ayudar a la flotabilidad de las mimas.
2
1
Elegimos cuatro fibras. Las igualamos y fijamos en el anzuelo
según el largo estimado en proporción al tamaño de la mosca.
En este caso se utilizó un anzuelo del número 12
Los cercos quedaran en esta
posición levantada.
Con la uña levantamos los microfibetts tal cual
muestra la fotografía. De esta manera tenemos los
cercos se mi divididos para proceder al tercer paso.
Cojo 4 microfibetts con las puntas alineadas, y los presento en un
ángulo de 45º en relación con pala del anzuelo. En la medida que los
vamos fijando esto quedaran alineados en la parte superior del mismo.
Una vez fijados los abro en abanico con la ayuda de la uña, ellos
automáticamente se separan. Con el hilo de montaje paso en medio de
ellos y separo dos de la derecha y vuelvo al inicio y paso ahora por los
dos de la izquierda haciendo un género de 8, y por fin por debajo de los
cuatro para evitar la caída de los cercos, así tendré la certeza de que
estarán casi siempre en el sitio correcto.
3
4
5
Separamos un poco los cercos y pasamos el hilo entre el medio de los microfibetts para
sujetar y dividir los de la derecha. Repetimos la acción y dividimos los de la izquierda.
Es una fijación en formato de “8”. Finalmente tendremos los cercos colocados.
Microfibetts
1
Fijamos el hilo de montaje hasta la posición indicada
Trozo de hilo de reserva
Montador de moscas
De Pastors Christophe
www.pyreneesnymphfishing.com
2
Elegimos cuatro fibras. Las igualamos y
fijamos en el anzuelo según el largo
estimado en proporción al tamaño de la
mosca dando un ángulo de 45º.
3
Con
la
uña
levantamos
los
microfibetts tal cual muestra la
fotografía. De esta manera tenemos
los cercos simi divididos.
4
Pasamos el hilo de reserva por la curva
de la anzuelo sujetándolo con los dedos
Corto un poco de hilo de montaje y reservo. Cojo 4 microfibetts con las puntas alineadas, y los presento en un ángulo de
45º en relación con pala de anzuelo. En la medida que los vamos fijando esto quedaran alineados en la parte superior del
mismo. Una vez fijados los abro en abanico con la ayuda de la uña, ellos automáticamente se separan. Con el hilo de
montaje que previamente había reservado y cortado, lo paso por la curvatura del anzuelo y cogiéndolo con los dedos lo
paso por el medio de los microfibetts y lo sujeto con el hilo de montaje.
6
5
Pasamos el hilo entre los cercos al
tiempo que los dividimos. Dos a dos
Fijamos el hilo
7
Le añadimos aun gota de barniz para
sujetarlo con más fuerza y tenemos el
sistema terminado. Esto es aconsejable
para cualquiera de los sistemas descritos.
Dos sistemas sencillos y de rápida aplicación que facilitan la colocación de los cercos en “V”.
Jorge Araújo
Nací en Francia en el año 1979. Desde muy niño gusto de pescar y
recuerdo mis primeras salidas de pesca. Con una caña y sin técnica alguna pasaba
horas en el río a pesar de no pescar nada. Con los estudios abandone la pesca,
pero terminada mi licenciatura en Enfermería, el río me llamó nuevamente y
descubrí la pesca a mosca através de internet quedando fascinado. Comencé a
pescar a mosca en el año 2007. Desde entonces jamás conseguí abandonar el río.
Estaba hechizado por la fuerza de las aguas. Mi primer equipamiento para la
pesca a mosca, me lo ofreció mi amigo Dr. Rui Taxa y a día de hoy lo guardo
religiosamente.
En el 2009 me inicio en la competición y hoy en día tengo un placer inmenso de
competir, no contra mis amigos, más si, contra mi mismo.
Gracias a la pesca y a la competición he conocido un gran número de amigos por
todo el mundo.
Ninfa Negra
-Cual es tu modalidad preferida?
Es difícil elegir una, porque todo depende del escenario de pesca. La que suelo
utilizar con más frecuencia es la pesca a ninfa y a tándem inclinándome más por
la pesca a ninfa.
-Que sistema prefieres para pescar a ninfa?
Utilizo normalmente el sistema Polaco. Gusto mucho de utilizar dos ninfas, una
sin plomo alguno, como mosca acompañante y otra lastrada en punta. Siempre
utilizo cabezas metálicas.
-Cuantos años llevas en el mundo de la
competición?
Apenas tres años en el campeonato portugués. Fui
convidado por la Selección Nacional de Portugal
en el 2010 a Polonia y en el 2011 a Italia, espero
participar también en el 2012 en Eslovenia. Me
gusta este ambiente y es una lección de pesca que
se aprende.
-Como te sientes en este mundillo?
No consigo desligarlo. Compito porque adoro el
competir y me gusta mantener la relación de
amistades que creé es este mundillo. Nada se
compara al participar en un campeonato del
mundo, la primera vez lo hice como convidado y
cuando llegue a Portugal parecía otro pescador.
-Con cuantos modelos de ninfas sueles pescar?
Sin duda que todo anda a vueltas con las ninfas hechas con faisán y cabeza dorada. Tengo mucho cuidado en combinar
pesos y tamaños diferentes para aquello que pretendo hacer. Los brillos y materiales los conjugo según los ríos y la
profundidad a la que voy a pescar. Es muy importante la elección del anzuelo, yo personalmente utilizo la marca
SKALKA modelo “G”.
-Y secas?
Sin dudarlo los tricópteros me acompaña siempre. Los monto desde el número 10 al 22, en CDC, pelo de ciervo, con o sin
hackle, con o sin indicador, con y sin brillos, con y sin … un sinfín de variantes posibles. Mi anzuelo favorito Grip
11011BL o Patridge SLD.
-Cual es tu río favorito?
Mi río favorito es el que me pasa a los pies de mi cama, el río Vez, en Portugal. Pero también me agradan ríos grandes
como el Lima y el Miño. Me encantó pescar en río San, en Polonia por el desafío enorme en descubrir donde están los
peces y después adivinar que mosca colocar en el tippet.
-Si tuvieses que elegir entre dos ninfas, cuales serian?
Bueno, eso es fácil, la Phaisant tail en cabeza dorada y
collarín naranja con un cuerpo de faisán brincado en cobre
o plata y un tórax en dubbing. De segunda elegiría la
Prince con collarín naranja
-Y dos secas?
Tricóptero, mi invención, “JRFly”.
Mi sistema de pesca a ninfa:
Línea más bajo cónico de 9¨ 3,20 Hends “Camou”
Indicador Hanák “multicolor”
Loop más bajo compuesto de uno 0,14 JMC Kamou y la
punta en 0,10 al 0,14 según gusto del pescador.
Ninfa Oliva
Ninfa Faisán
Cabeza Naranja
Ninfa Faisán Marrón
CDC
Ninfa Negra
CDC
Ninfa Oreja Liebre
Faisán natural
Ninfa Faisán Marrón
Efémera CDC
Quill Oliva
Efémera CDC
Quill marrón oscuro
Efémera Poste Bicolor
Hackle Brown
Cuerpo dubbing conejo
Esta es mi “JRFly”. Esta mosca fue montada en mi primer año que comencé a pescar a mosca. En principio, no tenia este aspecto,
con el paso de lo años fui modificándola hasta esta tercera generación. Ahora podía llamarla “JRFly III”. Este nombre se lo puse como
agradecimiento a un buen amigo que me ayudo en mis primeros pasos, José Rodrigues.
Utilizo esta moscas casi siempre, ahora bien, está más indicada para los momentos en donde hay eclosiones. Ajustando el tamaño del
anzuelo en relación con las moscas que están eclosionando, los resultados son excelentes.
La monto desde el número 10 al 22 y me acompaña a todas partes. Anzuelo TMC 206BL.
Jorge Aráujo “Ginho”
En esta segunda parte de la pesca con tándem indagaremos
sobre nuevos conceptos de moscas y haremos una introducción
sobre la pesca al hilo. De todos conocida y un nuevo mundo para
los que comienzan en esta modalidad.
Arturo Alonso
A continuación os presento una seri nueva de montajes que decidí en
denominarlas “Moscas Tándem” por formar un conjunto que une mediante un
hilo dos moscas a elegir, una seca y otra ninfa. Dado que este artículo está
encaminado a la pesca de principios de temporada, es decir marzo y abril, Elegí
tres moscas muy representativas de estos meses, la Baetis Rhodani, la Baetis
Niger muy similar en tono y tamaño a la Leptoflebia y la Ephemerella Ignita. Su
presentación se realiza exactamente igual que si pescamos a mosca seca. Un
línea fina del número cuatro acompañando a una caña del nueve será nuestro
mejor aliado. Y referente a la línea y la cantidad de pescadores que
frecuentemente me piden un asesoramiento sobre cual utilizar, aprovecho para
dar a conocer la que yo personalmente más suelo utilizar después de probar
infinidad de líneas. Es un tanto atrevido dado la magnitud de perfiles que se
encuentran en el mercado aun así os diré que mi favorita es la línea de “GARY
LANFONTAINE” (Teeny Profesional series) en color caqui WF#4. Una línea
muy progresiva dúctil y con es peso especifico que hace poder sentirla en todos
lo momentos de lance tanto en cortos como extremos.
Enlace: http://www.casapintat.com/detalle.aspx
Tel: (02942) 15474219 - (02942) 15414354
Centro y Norte
Neuquino
SEA UD QUIEN DESCUBRA EL SECRETO MEJOR GUARDADO DE LA PATAGONIA
www.flamincarflyfishing.com.ar * [email protected]
Pesca Deportiva en la Patagonia Argentina - CIUDAD DE CHOS MALAL
“Las Moscas Tándem” para pescar a
seca son un sistema muy innovador.
Hackle: Dun
Alas: CDC color tabaco
Cuerpo: quill oliva
Cercos: microfibetts dun
Cuerpo: quill oliva
Tórax: mismo quill
Patas: perdiz pardilla
Saco alar: Látex negro
En los momentos de plena eclosión de la
famosas “olivitas” (baetis Rhodani), las
truchas tanto comen las ninfas emergentes y
secas, le entran a todo. Puestos a facilitar las
cosas, se me ocurrió montar este sistema de
“tándem” ya preparado y guardados en mi caja
de moscas. El sistema es bien sencillo como
podréis ver en la sección de montajes. El largo
entre una y otra mosca es de 30mm. Como
podéis observar se encuentran muy cercanas
entre ellas. Los motivos son dos:
primeramente facilitar el transporte de las
moscas en su caja y segundo, más importante,
que ambas pesquen cercanas entre sí, una en la
superficie y la otra muy cerca de ella.
Este sistema es espectacular en plena
eclosión, cuando las truchas enloquecen con
estas masivas eclosiones de principio de
temporada. El hilo de unión, queda al gusto,
aun que yo prefiero uno suficientemente
resistente que no rice ante la cantidad de
picada y que sea fino y mórbido para estíralo
con facilidad si fuese necesario. El numero
seria del calibre diez o doce en “UC4” o
“Dragon” de Tubertini. El tono o
transparencia del hilo no es determinante.
Hackle: Light Dun
Alas: CDC color tabaco
Cuerpo: biot naranja
Cercos: microfibetts dun
Cuerpo: quill anaranjado
Tórax: mismo quill
Patas: perdiz pardilla
Saco alar: Látex negro
Hackle: Dark Dun
Alas: CDC color humo
Cuerpo: quill oscuro
Cercos: microfibetts dun
Cuerpo: quill oscuro
Tórax: mismo quill
Patas: perdiz pardilla
Saco alar: Látex negro
Continuando este artículo hablaremos sobre la pesca al hilo teniendo como protagonista de
las escenas fotográficas a José Ferreiro y Jorge Aráujo del equipo de Aguas Vivas.
Este reportaje fotográfico se realizó en el coto de Touzosas en el río Deva
La pesca a ninfa en su modalidad al hilo, está considerada
como la más efectiva pero menos vistosa y lucida que la
pesca a mosca seca. Dentro de las distintas técnicas de la
pesca a ninfa, hablaré sobre la pesca al hilo en su versión
más compleja, “pesca al tacto”.
Comenzamos hablando sobre el equipo a utilizar. La caña será
de acción “media a punta” es decir una caña que tenga una respuesta
rápida en el clavado sin demasiada rigidez, tirando a “blanda”. Con
este tipo de cañas no se fallan tantas picadas como en las de acción
“rápida” o “excesivamente progresivas”.
El tamaño y número, están ligados al uso que tengamos reservado.
No es lo mismo pescar a ninfa para disfrute personal que hacerlo en
escenarios de competición. Si mi idea seria la competición, usaría una
caña de un tamaño y numero más polivalente que me pueda valer
para usarla con un alinea de seca y de “hilo” etc. En este caso usaría
una caña del número 4 de 10 pies. Pero este artículo está pensado en
la pesca particular donde podamos disfrutar a nuestro gusto. Yo,
recomendaría una caña de 11 pies y línea del 3. Una caña lo mas
ligera posible y con suficiente “nervio” para presentar y clavar con
facilidad. Porque tan larga? Bien, son varios los motivos, quizás el
más importante sea la comodidad. Es decir, con esta puedo tener el
brazo mas relajado y no siempre estirado como con otra de menor
tamaño que me obligaría a tenerlo extendido durante toda la jornada
con el cansancio que esto implica. Este tipo de cañas del 11 suelen
tener un contrapeso para estabilizarla y que la misma no “pique de
punta”.
El siguiente motivo radica en la distancia a la que quiero
trabajar y controlar en todo momento las ninfas. Suelo usar las dos
medidas simultáneamente pero tengo que decir que me encuentro más
a gusto con la caña de 11 pies y línea del 3.
1-Mayor comodidad al permitirme jugar con el brazo, estirado o
flexionado.
2-Mejor control de las ninfas tanto en largo como en distancias
cortas.
1-Al ser más largas, tienen mayor peso.
Por tal motivo tenemos que comprar cañas de gama media-alta
cuyo perfil sea lo más ligero posible.
2-No permiten un uso múltiple de seca y ninfa.
Son específicas para ninfa.
El carrete que mejor se adapta a la pesca al hilo es el Vivarelli
de todos conocido y posiblemente el mas utilizado. Es un carrete
semiautomático que facilita la rápida recogida del hilo. La relación
calidad precio es razonable.
Los hilos para el bajo de línea serán a gusto del pescador.
Los diámetros utilizados están comprendidos entre el calibre
0,9 al 0,14.
El hilo madre será del tamaño 20 al 18, mórbido y de
un fuerte color visible, amarillo, blanco, rojo o
naranja. Con este hilo evitamos los indicadores de
visión pues todo el hilo es un indicador y así
eliminamos la gran cantidad de empates. Solo
tendremos el hilo madre y el bajo de línea en el
tamaño conveniente según las situación. Si nuestro
terminal es demasiado fino, un 0,9 o 0,10 podemos
hacer un compuesto juzgando con un tramo del 0,14 o
0,12. No hay un largo fijado, este se adaptará a la
profundidad de pesca y suelen variar entre un metro y
uno ochenta.
Diámetro
0,9
0,10
0,12
0,14
Resistencia
1,14 kg
1,34 kg
2,64 kg
3,45 kg
La pesca al hilo siempre se realiza aguas arriba conduciendo
las ninfas en una deriva hasta nuestra altura o sobrepasándola según
la orografía de la tabla donde estemos pescando. Este recorrido lo
haremos al “tacto”, como si pescásemos con cebo. Las ninfas tienen
que venir lo mas cercanas al lecho del río y para tal motivo nos
ayudamos de la mano izquierda que en todo momento sujeta el hilo
madre, tirando y aflojando para conseguir una buena deriva donde
también participa la caña, subiendo o bajando. En la presentación de
la moscas, al primer lance, es importante lanzar y extender la caña al
tiempo que las moscas tocan agua para conseguir una tensión
inmediata del hilo madre. Como todos sabemos, la corriente formará
un bucle de nuestro hilo por la acción de arrastre, para remediarlo
después del paso anterior, alzaremos la caña para tensar el hilo. Este
movimiento tiene que ser bien sincronizado y muy rápido. Si el hilo
no está tenso, nunca sentiremos la picada del pez. Por tanto el secreto
estriba en lanzar aguas arriba y tensar lo más rápido posible.
La mano izquierda siempre sujeta
el hilo madre para notar las ninfas en su
deriva e inclusive para clavar con la
mano. Se requiere mucha práctica y
constancia.
Para el lanzado nos apoyamos en el peso de las ninfas. Cuanto más peso, más sencillo es la presentación. Los falsos lances
requieren de una mayor cadencia para que se extienda totalmente el hilo. Si no damos este tiempo, tanto en el falso lance trasero como
en el delantero no podremos proyectar las ninfas a la distancia estimada. Pensar que fácilmente se pueden conseguir distancias cercanas
a los doce metros y más. Si pescamos en corto la acción es más fácil. En este caso se pesca de punta y la caña en este supuesto juega un
papel importante gracias a su acción. El secreto en el lance radica en tener siempre tenso el hilo después de cada presentación, y sin
perder esta tensión reanudamos tirando con fuerza de las ninfas llevándolas a un lance trasero para inmediatamente volver a
presentarlas. En la pesca al hilo las presentaciones son continuadas y muy rápidas olvidándonos de falsos lances que solo valen para
perder tensión y como consecuencia no podremos presentar las moscas correctamente. Es una pesca sumamente rápida donde nuestras
ninfas continuamente están en el agua triplicando de esta manera las posibilidades de picada. El lanzado podrá ser un poco tosco en
nuestros principios pero con dedicación en cinco jornadas de pesca dominaremos el lance y la presentación
Cuando pescamos en ríos o tramos muy enmarañados de vegetación se suele utilizar la técnica de la “Ballesta”. Radica en
sujetar la última ninfa con nuestros dedos obligando a flexionar la puntera de la caña y poder lanzar las ninfas al lugar deseado
con suma exactitud. Con esta técnica todos los ríos están a nuestro alcance tanto da si son grandes o pequeños. Es aconsejable
utilizar una sola ninfa para evitar enredos en el caso de dos moscas.
En la foto podemos apreciar como Jorge Aráujo ejecuta este lance.
El éxito en la pesca al hilo radica en clavar y clavar, no
importa que pez sea, farios, iris o escalos, tanto da si nos
dedicamos por completo. Un punto importante a tratar radica en
el peso de las ninfas. Tenemos que tener un buen surtido de
pesos de una misma ninfa para poder prospectar los distintos
fondos que el río nos presenta. En la mayoría de los casos nos
percataremos que la ninfa segunda o acompañante es la que mas
truchas captura y esto se debe en gran medida a que es la
primera ninfa en llegar a la trucha siempre que pesquemos aguas
arriba. Pescando lateralmente suelen tomar indistintamente la de
punta o la acompañante.
A continuación mostramos una secuencia de acción de pesca.
Trabajamos el pez con la
caña en alto
El hilo sujeto con los dedos
Piedra sumergida
Presentamos la ninfa
delante de piedra sumergida
sin perder la tensión con el hilo
al tiempo que conducimos las
ninfas. El recorrido será de tres
metros. Para tal fin nos
valemos de la caña, subiéndola
o bajándola según la orografía
del río y del uso de la mano
que sujeta el hilo madre. El hilo
siempre estará sujeto por la
mano izquierda que también
actúa sobre las ninfas, si
tiramos o no del mismo.
Presentación de ninfas
Tan pronto como notemos una picada, una retención anormal, clavamos sin brusquedad pero con firmeza y
rapidez. Prácticamente levantando la caña será suficiente para que la ninfa penetre en la boca de la pintona.
Esta acción de presentar, conducir al tacto las ninfas y clavar, es muy rápida, de no ser así volvemos a
repetir la acción, pero esta vez profundizando un poco más.
Seguramente la pesca al hilo no sea tan vistosa como la pesca a
mosca seca, ni tan siquiera sigue el método ortodoxo de la pesca a
mosca seca en sus orígenes, pero sin lugar a dudas es la más efectiva
sin dejar de ser vistosa. Los adeptos a esta disciplina aumentan día a
día, por algo será. Nos seria muy descabellado decir que en un futuro
no muy lejano pueda sufrir limitaciones por las distantes
administraciones dada su tremenda efectividad. Lo único que nos salva
de la continuidad de esta técnica es el uso en las competiciones
oficiosas que la dotan de un interés deportivo.
Explicar en palabras la acción de pesca al hilo de esta modalidad es un
tanto complicado y a pesar de mis esfuerzos por hacerla más
comprensible, seguramente queden muchas lagunas por contestar. Te
invito a que la practiques y si tienes dudas cuenta con mi apoyo. Fíjate
como puede enganchar esta disciplina que muchos conocidos apenas
utilizan la pesca a mosca seca de lo que yo disiento. Este es un método
más pero no el definitivo. Por ultimo solo decirte que practiques la
pesca sin muerte por el bien de nuestros ríos y por la continuidad de la
pesca a mosca.
Una pesca responsable te hace crecer como pescador y persona.
Arturo Alonso
Montaje realizado en pluma de faisán
dorado tórax en topo color canela
Esta serie de micro ninfas las suelo
utilizar como mosca acompañante en el caso
de “ninfa a ninfa” y en tándem de “seca a
ninfa” en ríos de montaña o llanos de poca
profundidad y aguas no demasiado tomadas,
siempre pescando durante una eclosión. Si la
combinación es de “seca a ninfa” usare una
efémera lo mas parecido a las moscas que
estén eclosionando tanto en estadio de
subimago como de emergente y por supuesto
dotada de una buena flotabilidad para
soporta estas pequeñas ninfas. Para estas
secas, el montaje en parachute suele ser el
mas indicado por su alta flotación.
Si deseamos una combinación de “ninfa a
ninfa” usaría un perdigón suficientemente
lastrado con una bola plateada en tungsteno
entre los número 2,3 y 3mm en relación con
la fuerza del agua y la profundidad.
Perdigón en faisán dorado, collarín
naranja y bola de 2,6mm en plata
Esta micro ninfas carecen de peso y tratan de
imitar las pequeñas ninfas de bétidos y
efemerélidos muy abundantes en estas
épocas y en las horas centrales del día.
Perdigón negro, collarín naranja y bola
de 2,6mm en plata
Montadas en pluma de Wodduck y saco
alar en oreja de liebre
Perdigón en quill naranja oscuro y bola
de 2,6mm en plata
Ninfa en faisán naranja, tórax en topo
color vino, cercos y patas en perdiz
pardilla. Punto de fijación floss naranja
Perdigón en faisán naranja con tórax en
herl de pavo y bola de 2,6mm en plata
Comenzamos con el montaje nº 1 de la ninfa para terminar con el montaje nº 2 de la seca y su acoplamiento.
Anzuelo: nº 18
Hilo: 0/8 negro
Cuerpo: quill pavo desbarbado de color natural
Tórax: pelo de topo negro
Cercos: microfibetts gris
Patas: fibras de escoba finas color carne
Saco alar: látex negro
Rotuladores: marrón
Dificultad del montaje:
Media y laboriosa
1
2
Colocamos las dos microfibetts
Añadimos el quill de pavo desbarbado natural y lo reservamos. Ponemos las
patas comenzando por la más cercana al ojal. Dejamos un espacio de dos
vueltas de hilo entre ellas.
Jesús Santesteban
699-80-53-09
[email protected]
http://www.torrentisfly.com
La página web dedicada a la venta de moscas y materiales de montaje para la pesca en la que podrás encontrar
gran variedad de imitaciones y productos para su fabricación.
3
4
Fijamos las patas con una gota de
pegamento de secado rápido
Enrollamos en quill de pavo desbarbado
5
Colocamos la tira de látex negro
6
Añadimos el dubbing entre las patas con tres
vueltas en cada una
7
Pasamos la tira de látex para formar el saco
alar
8
Cortamos y anudamos
9
Calentamos un poquito la pinza fina con un
encendedor. Método casero y económico con el
que se consiguen unos resultados excelentes
10
Giramos una a una las fibras de escoba con la
pinza calentada para formar la silueta de las
patas
11
Cortamos las patas en bies como muestra la
fotografía para formar una especie de uña
12
Pintamos con un rotulador marrón indeleble.
Barnizamos la cabeza y el cuerpo y tenemos la
ninfa terminada
Foto comparativa de proporciones
Estas ninfas la podemos hacer en
distintos tamaños para usarla también como
ninfa acompañante para pescar a tándem de
ninfa a ninfa. En tamaños del 16 al 14
conviene plomarla con hilo de plomo para
que tenga un peso extra y profundicen mejor.
Versión con quill anaranjado
Anzuelo: nº 18
Hilo: 0/8 negro
Cuerpo: quill pavo desbarbado de color natural
Tórax: hilo de montaje
Cercos: microfibetts gris
Alas: CDC gris humo
Hackle: Dark Dun
Divisor de alas: quill natural
Hilo de unión: Dragon del 0,10
Dificultad del montaje:
Media y laboriosa
1
Fijamos el hilo del nº 10 o 12 que unirá las
dos moscas, con el hilo de montaje
2
Tumbamos el hilo y volvemos a enrollarlo
con el hilo de montaje. Rematamos con
unas gotas de pegamento y cortamos
3
Colocamos las cuatro microfibetts, dos a
cada lado
4
5
Añadimos el quill de pavo natural y lo
enrollamos. Cortamos el sobrante y
reservamos
Fijamos el trozo de qill para dividir las alas
6
Añadimos dos plumas de CDC en la
primera vuelta y repetimos con otras dos
El hilo que une las dos moscas para formar el tándem será de unos 30mm entre ellas.
7
Colocamos el hackle en tono Dark Dun
8
9
Enrollamos el hackle con 7 vueltas siempre
por debajo
Eirexe s/n (Ligonde)
Monterroso (Lugo)
Pasamos el quill para dividir las alas y lo
fijamos abatiendo todas las plumas para
facilitar el anudado
10
Barnizamos con laca de uñas el quill y el
hilo de montaje para evitar roturas
Las moscas tándem premontadas son un sistema muy cómodo para pescar en plena eclosión. Dado su tamaño es
muy fácil de guardar en nuestra caja de moscas y nos evitamos el engorro de montar este tándem de mini moscas en
pleno río. Pruébalo y veras su tremenda eficacia en los meses de marzo a mayo. Sus tres gamas de colores son los que
elegí por ser los mas representativos, gris humo, oliva y butano, sin duda tres súper estrellas.
Anzuelo: nº 14
Hilo: 0/8 negro
Cuerpo: cuerpo de tungsteno ranurado de 9mm y
0,50gr de peso en color oliva
Tórax: dubbing de liebre
Cercos: no
Patas: Dos plumas de CDC
Saco alar: cuatro trozos de Floss naranja
Antenas: dos fibras de Bronze Mallard
Epoxy dos componentes
Dificultad del montaje:
Muy baja
1
Enrollamos el hilo de montaje con el largo
de la fotografía y cuatro pasadas de hilo
hasta que el cuerpo encaje sin moverse
2
Añadimos el cuerpo y lo vamos fijando
pasando el hilo entre las ranuras con tres
vueltas por ranura
3
Una vez hemos terminado repetimos la
acción con tres vueltas de hilo hasta el
principio
4
Recubrimos con una fina capa de epoxi de
dos componentes y secado rápido de cuatro
minutos
5
Una vez secado, colocamos los cuatro
trozos de floss
6
Formamos el tórax con el dubbing de liebre
7
Añadimos las plumas
formarán las patas
8
de
CDC
que
Tiramos del floss para formar el saco alar.
Lo fijamos y cortamos
9
Añadimos las antenas,
barnizamos la cabeza
anudamos
y
Estas ninfas son muy
recomendadas para pescar en
profundidad o en tramos de
fuerte corriente dado su peso.
Los cuerpos de tungsteno se
fabrican en distintos tamaños que
van desde el nº 1 con un tamaño
de 7mm y de un peso de 0,17gr
hasta el nº 4 de 10mm y un peso
de 0,90gr. La gama de colores
comprende el oro, natural, oliva
y naranja.
Primer Aniversario de Aguas Vivas
Aguas Vivas cumple su primer
aniversario y queremos dedicar este ejemplar
a los montadores participantes en el primer
Concurso de Montajes Aguas Vivas. En
nuestro empeño por dar cabida a nuevos
pescadores a si como a los consagrados, nos
centraremos en conocer un poco más sus
trabajos de creatividad.
Presentación de montadores y moscas para esta
nueva temporada 2012.
Juan Gayoso
Christophe de Pastors
Vicente Longo
Antonio Vilariño
Sergio Longo
2012 C Aguas Vivas – Nº 11 febrero
Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta obra, cualquiera que sea el medio empleado, así como el
tratamiento informático de cualquier de sus partes sin el permiso del titular de los derechos de la propiedad intelectual.

Documentos relacionados

*Montaje de una ninfa realista Emergente de trico en látex *Las

*Montaje de una ninfa realista Emergente de trico en látex *Las Coto de pesca sin muerte en el río Barbantiño Montajes Paso a paso de una ninfa realista de tricóptero

Más detalles