para el automóvil

Comentarios

Transcripción

para el automóvil
Todo para el automóvil
Región del Bergisches Land: Wuppertal, aire comprimido para Delphi
En el año 1994, el gigante estadounidense automotriz General Motors reunió sus actividades de fabricación de
componentes bajo la denominación
«Auto Components Group», que en
1995 pasó a llamarse «Delphi Automotive Systems» y que desde 1999 opera
en el mercado como una sociedad anónima completamente autónoma.
Desarrollo y producción en
Wuppertal
La central alemana de Delphi, un fabricante de piezas automotrices que figura entre los líderes
mundiales del sector, está situada en Wuppertal-Elberfeld. Desde hace poco tiempo, una estación contratada de Kaeser Kompressoren proporciona el aire comprimido necesario para las
instalaciones de desarrollo y producción, ubicadas detrás de un moderno edificio administrativo.
4
Report 2/12 – www.kaeser.com
La central alemana de Delphi,
situada en el barrio de Ronsdorf, surgió de una empresa de larga tradición en
Wuppertal, la Kabelwerke Reinshagen. En
la actualidad también
se ubica allí Delphi Delco Electronics Europe.
Delphi opera aquí un
centro de investigación
y desarrollo que se ocupa
principalmente de sistemas eléctricos y electrónicos para automóviles, un
segmento cada vez más importante para este fabricante de sistemas y grupos constructivos. La progresiva digitalización de los vehículos
eleva las exigencias que se plantean a
los componentes y sus conexiones a niveles desconocidos hasta ahora. Ya se
trate de dispositivos de seguridad como
el ABS, el ESP, los sistemas ACC para
mantener la distancia de seguridad, los
frenos automáticos de emergencia, los
sistemas de navegación asistida (reconocimiento de señales de tráfico, asistente para mantener o cambiar el carril,
los controles de atención del conductor), o de la interconexión de múltiples
funciones de conducción, entretenimiento e información por Internet:
muchos fabricantes de autos compran
soluciones completas, que deben integrarse a la perfección en el sistema global del vehículo. Esto comprende, por
ejemplo, sistemas eléctricos o arneses
de cables, que crecen incesantemente
tanto en complejidad como en peso, y
que llegan a alcanzar facilmente los 50
kg en vehículos de gama media.
Con frecuencia, toda esta complejidad
suele girar entorno a cuestiones aparentemente banales. Un ejemplo de ello
son las juntas, ya que los numerosísimos dispositivos electrónicos auxiliares
no se sitúan de manera centralizada en
una tarjeta protegida en el espacio interior, sino en las ruedas y los ejes, donde
están expuestos al calor del motor, los
gases de escape y a los gélidos vientos invernales a altas velocidades. Sin
embargo, cada aparato, cada sensor,
y cada módulo requiere una conexión
segura en todas las condiciones operativas, para así enviar y recibir los datos
con absoluta seguridad, y también ne
cesita una alimentación eléctrica igualmente segura. Todo esto, en lo posible,
durante toda la vida útil del automóvil,
a lo largo de muchos años y cientos de
miles de kilómetros.
Para ello no solo se requiere la máxima
calidad en los cables y sus conexiones,
sino también en sus pasos, para que
puedan llevar su «mercancía» (datos
y electricidad) a los destinatarios y de
vuelta, sin ser perturbados por los factores externos. Cada uno de estos pasos eléctricos, en la chapa del fondo, en
el salpicadero, entre el motor y el habitáculo interior, en las puertas... requiere
una junta ajustada con exactitud.
En la central de Delphi en Wuppertal
se encuentran la división de desarrollo y un centro de producción
Report 2/12 – www.kaeser.com
5
Todo bien hermético
Estas juntas, de las formas más diversas y siempre perfectamente adaptadas a sus respectivas funciones, y
con las correspondientes propiedades
materiales, se producen en el segundo complejo fabril de Delphi Wuppertal
moldeando por inyección silicona de
dos componentes. Mezclas especiales de silicona de todos los colores del
espectro se producen en gran parte de
forma automática en una colosal nave
con un sinnumero de máquinas de
moldeado por inyección, situadas una
junto a la otra, y luego se desbarban
parcialmente en grandes máquinas de
limpieza.
Este es el centro de recepción principal
del aire comprimido que suministra una
nueva estación de compresores. Tres
compresores de tornillo Kaeser ASD 57
prestan aquí sus servicios. El aire comprimido generado por ellos llega primero a tres secadores refrigerativos de
bajo consumo Kaeser de la serie TD76,
antes de fluir a la red — amortiguado
en un depósito de aire comprimido —
para trabajar, controlar y limpiar en los
diferentes puntos de consumo.
Delphi obtiene el aire comprimido a un
precio fijo, ya que la estación en sí se
encarga de explotarla su proveedor,
Kaeser Kompressoren, mediante contracting, conforme al modelo Sigma Air
Utility. Esto ofrece a Delphi como usuario, por un lado, la garantía de que el
aire comprimido siempre estará disponible con toda la eficiencia energética y
la fiabilidad posible. Por otro lado, este
modelo de aprovisionamiento resulta
aconsejable por razones económicas.
Así, al margen del espacio físico, no
es necesario realizar inversiones ni
contabilizar en el activo del balance los
bienes de inversión. Los costos de aire
comprimido establecidos en el contrato
son deducibles inmediatamente además como gastos de explotación. Final
mente, la empresa no vincula ningún
personal propio al suministro de aire
comprimido, de manera que el usuario
se puede concentrar en sus competen-
cias fundamentales. Y es que, por supuesto, Kaeser Kompressoren asume
también todas las tareas de mantenimiento y servicio técnico. De este modo
se cumple la promesa que Kaeser hace
a sus clientes: Más aire comprimido
con menos energía.
Autor: Klaus Dieter Bätz
Contacto: [email protected]
La nueva estación de aire comprimido suministra principalmente el aire necesario para los inyectores automáticos
que fabrican las juntas de silicona

Documentos relacionados