Butlletí BigBand Butlletí Butlletí BigBand

Comentarios

Transcripción

Butlletí BigBand Butlletí Butlletí BigBand
TRES
Butlletí
BigBand
B
Butlletí trimestral nº13
Exemplar gratuït
JOHN BONHAM
per Yves Sancho
ESTHER NAVARRO
La Cantata del bar
DIA DE LA MÚSICA
Al parc de Viladecans
TULLIANOS XIII
Underground
FESTIVAL DE FI DE CURS
Curs 2014 -15
ESTUDI DE GRAVACIÓ
dirigit per Víctor Marín
BIGBAND ESCOLA DE MUSICA
FESTIVAL DE FI DE CURS 2014-15
FESTIVAL FI DE CURS 2014-15
Com cada any, l’escola va organitzar el festival de fi de curs 2014-15 al Centre Cultural Sant Joan de
Viladecans.
A l’acabar el festival es van lliurar els diplomes del nivell d’inicació als alumnes que el van completar
durant aquest curs.
Imatges del festival on més de cent artistes van poder demostrar tot l’après durant el curs.
Desmadre en el escenario
Núria
Ana, tocando y cantando una composición propia
Nil, en su primera actuación al piano
Emotiva actuación de los 3º y 4º
Sin palabras
BigBand
Butlletí
BIGBAND ESCOLA DE MUSICA
TALLER DE TARDOR
BigBand
Butlletí
ARTICLES
Esther Navarro
La cantata del bar
Tarde templada de primavera. Miércoles. La gente camina sin prisa, saluda a
un lado y a otro, se para a conversar. Pomposos vestidos, pelucas, guantes,
lazos de satén, justillos, bordados en oro y alhajas, casacas, calzas ajustadas,
botas de cuero; pasos, rumores y risas salen de los establecimientos; cristales tintineantes, cucharillas, golpes de jarra en las mesas.
La brisa nos trae un ligero aroma a café que nos invita a torcer por la Katharinenstrasse de este “pequeño París”. Un carro tirado por caballos se apea en
la puerta del número 14; allí dos estudiantes coquetean con dos señoritas
que acaban de llegar, jugando con las plumas del sombrero de una de ellas.
La gente entra, sale, y por los huecos vacíos se cuelan las notas de un clave
y un violín que parece que está afinando con dificultad. De pronto, un tenor
pide silencio, pues se acerca Lieschen con su padre. Unos callan, otros siguen
charlando con parsimonia, risas punzantes espontáneas, algunos atienden
esperando a que hable el gruñón.
Una gota de sudor cae por la frente de Johann Sebastian Bach.
Estamos en Leipzig, ese “pequeño París”, en 1734. El número 14 es el lugar donde estaba ubicado el
Café de Gottfried Zimmermann, donde Bach dirige y toca entre 1729 y 1738 con el Collegium Musicum
de Leipzig. Estamos escuchando la Cantata del Café, de J.S. Bach, con texto del poeta y libretista alemán
Christian Friedrich Henrici. Schlendrian intenta disuadir a Lieschen, su hija, del vicio del café. Es una
sátira sobre la costumbre de moda entre la burguesía de la época. Muchas casas de café de variada reputación abrieron sus puertas a la clientela en esa época. Aquí vemos a un Bach inmerso en lo cotidiano
y burlesco, lejos de la seriedad y solemnidad de lo eclesiástico. La escena del público dista mucho de ser
la misma que la de un concierto donde se interpreta a Bach en la actualidad.
Barcelona, 2015. Un grupo de gente fuma y charla en la puerta del bar de la calle Balmes. Dentro, el
ambiente está cargado. Mucha gente, muchísimo ruido. Para entrar hay una larga cola que entorpece el
paso de los camareros. Algunos miembros del público miran al músico fijamente mientras pasa con su
guitarra hacia el escenario. Otros gritan, ríen, beben, sumergidos en sus conversaciones. Otros gritan
aún más para escucharse mejor, dado que los primeros ya están gritando. El músico ocupa su pequeño
espacio. Mientras le conectan – Bach no tuvo esa suerte - se percibe algo más de silencio, acentuado
por el absurdo interés que ha cobrado en la gente su conversación gestual con el camarero que está en
cabina. El equipo de sonido de este bar no es de lo peor, aunque es inevitable que los gritos de la gente
sean molestos y no hay monitor. La gente viene, va, se llenan otras mesas, hay confusión. Los camareros
corren estresados llevando cerveza. Empieza a tocar los primeros acordes de un clásico. Una gota de
sudor cae por su frente.
Algo marca claramente la diferencia: en la actualidad la tecnología juega a nuestro favor. Por lo demás,
obviando la vestimenta, medios de transporte y leyes absurdas para la música en directo en este país…
¿en qué ha cambiado el panorama para un músico de bar? Bach, ese mito que forma parte del canon
musical, que tan religioso y místico se le ha perfilado, también se enfrentó durante años a situaciones
que quedan bastante lejos del solemne concierto en un auditorio silencioso y expectante donde “se le
puede escuchar de nuevo”, sin entrar en las diferencias interpretativas de la época, hoy en día. No debía
ser fácil, y no lo es. El músico de bar, si estableciéramos una dicotomía, formaría parte del lado profano
de la sociedad, como las “otras” cantatas del gran Bach. Forma parte de lo mediocre, de la bohemia, de
los suburbios musicales y eso teniendo en cuenta que su carrera puede alargarse mucho más de nueve
años. Aunque muchos tienen también su lado sacro: carreras que son mucho más prestigiosas en estos
tiempos, o profesiones que les permiten cotizar y asegurarse una jubilación. Algunos con suerte y padrino
han conseguido esa proyección o reconocimiento social a través de la música; otros con menos medios
pero no menos talentosos, luchan por sobrevivir siendo fieles, a pesar de todo, al amor de su vida. Alguno
que otro de fuera del “gremio” (como se ha documentado que también sucedía siglos atrás) se cuela en
la competencia. La mayoría de las veces este personajillo aparece en el panorama sólo por pasar un rato
diferente en su monótona vida y entonces entorpece los negros acuerdos entre propietarios y músicos.
BigBand
Butlletí
ARTICLES
Esther Navarro
Uno de los aspectos a tener en cuenta dentro de esta profesión, es que cada día es diferente. Uno puede
cantar el mismo repertorio sin obtener el mismo resultado. Se debe ser perspicaz, permanecer en calidad
de participante y a la vez observador de la misma situación musical, reaccionar y cambiar o adaptar detalles
del repertorio y la interpretación a cada momento que así lo precise. Hay un sinfín de variables a las que el
intérprete debe adaptarse. Bach, como cualquier otra persona, no tocaría igual teniendo un mal día, pero
debía estar ahí y aguantar, estuviera como estuviera el público. Demasiada o poca gente, la cantidad de
ruido, la celebración de un cumpleaños, el estado de embriaguez general, el resultado de un partido y otras
cosas del directo que poco han cambiado, excepto en lo que se refiere a la tecnología... A veces, la gente
acude al bar a escuchar música en directo; otras, la gente acude al bar porque ofrece música en directo y
de vez en cuando hay gente que no acude al bar porque ofrece música en directo que no puede escuchar.
Algunas incógnitas aún se desprenden de la experiencia diaria de un músico de bar, por ejemplo, la razón
por la que a veces escuchan pero no aplauden, o aplauden pero no escuchan. A veces despierta el interés
el silencio entre canción y canción, o de pronto reaccionan y aplauden con entusiasmo cuando el solista se
equivoca y no lo puede disimular. Otras veces, esté lleno o esté vacío el bar, se respira un silencio y un intercambio de energías sobrecogedor; aquí es cuando se da lo mejor de uno mismo. En este punto hay que
tener en cuenta que no sólo la atención es de agradecer, sino también la participación, algo que queda lejos
de los grandes conciertos de ópera y música “clásica” de nuestra época y sin embargo más cerca de los de
la época de Bach. Tengamos en cuenta algo que se ha olvidado. Siglos atrás, el ambiente de los teatros
distaba mucho del silencio, orden e higiene que se respira en ellos hoy en día. Era un lugar de encuentro
social, la mayoría de las veces para la clase alta. Se hablaba de los demás, se comía, se bebía, se fumaba
y se tiraban las sobras al suelo o por las ventanas.
Actualmente, dadas las circunstancias, nos queda la cuestionable pero inevitable hipótesis “en un público
que no paga por ir a verte, no existe la obligación de escuchar”. ¿El dinero es lo que obliga a hacerlo, o incluso lo que hace disfrutar de la actuación de una orquesta sinfónica? ¿Es el lugar? ¿Son los organizadores?
¿Depende de la fama o prestigio del músico o compositor? ¿Depende de los chistes que cuente? A veces no
nos cuestionamos el por qué respetamos o escuchamos algo y lo más triste es que casi nunca hoy en día
depende del talento o la calidad musical.
Esos “pequeños” músicos que no llenan estadios pero que dan también color a las noches de nuestra rutina,
profesionales con tanto rodaje o más que algún que otro producto del mercado musical actual, que están
siempre dispuestos a dar lo mejor de sí día tras día, y para ellos la más importante recompensa es tu caluroso aplauso… Estos cantantes, músicos de bar porque no tienen oportunidad de serlo “de auditorio”, todos
son “pequeños Bachs” en el café, aunque no puedan esperar a ser canonizados y convertidos en sagrados
personajes de la historia de la música. Un pub, un bar de copas, una casa de café, siempre será lugar de
reunión, de encuentros, de intercambio de experiencias, de desahogos. Nadie lo negará. Pero si pensásemos que esta noche tenemos a Bach tocando para nosotros en el café, todos permaneceríamos en silencio
a la espera, sin ruido de cucharillas, sin carcajadas estruendosas: callaríamos de admiración desde el principio hasta el final. Cada canción, cada elección tomada a consciencia, es otra cantata como las del café de
Zimmermann, y éste es el mismo dueño unos siglos después, discutiendo la caja y los Gulden a cobrar por
cada concierto. Esa parte “profana” de Bach sigue viva. Pero saboreemos también el presente.
Esther Navarro Justicia
BigBand
Butlletí
ARTICLES
Los beneficios de la música para los niños
Iniciación musical infantil de niños y bebés en la música
La música está siendo introducida en la educación de los niños en edades preescolares debido a la importancia que representa en su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz.
La música es un elemento fundamental en esta primera etapa del sistema educativo. El niño empieza a
expresarse de otra manera y es capaz de integrarse activamente en la sociedad, porque la música le ayuda
a lograr autonomía en sus actividades habituales, asumir el cuidado de sí mismo y del entorno, y ampliar
su mundo de relaciones.
La música tiene el don de acercar a las personas. El niño que vive en contacto con la música aprende a
convivir de mejor manera con otros niños, estableciendo una comunicación más armoniosa.
A esta edad la música les encanta. Además, les aporta todos estos beneficios:
1. Seguridad: Les da seguridad emocional, confianza, porque se sienten comprendidos al compartir canciones, e inmersos en un clima de ayuda, colaboración y respeto mutuo.
2. Aprendizaje: La etapa de la alfabetización del niño se ve más estimulada con la música. A través de
las canciones infantiles, en las que las sílabas son rimadas y repetitivas, y acompañadas de gestos que se
hacen al cantar, el niño mejora su forma de hablar y de entender el significado de cada palabra. Y así, se
alfabetizará de una forma más rápida.
3. Concentración: La música también es beneficiosa para el niño cuanto al poder de concentración, además de mejorar su capacidad de aprendizaje en matemáticas. La música es pura matemática. Además,
facilita a los niños el aprendizaje de otros idiomas, potenciando su memoria.
4. Expresión corporal: Con la música, la expresión corporal del niño se ve más estimulada. Utilizan nuevos recursos al adaptar su movimiento corporal a los ritmos de diferentes obras, contribuyendo de esta
forma a la potenciación del control rítmico de su cuerpo. A través de la música, el niño puede mejorar su
coordinación y combinar una serie de conductas. Túmbale boca arriba y muéveselos para que pueda bailar
mientras que tú le cantas. Le puedes cargar y abrazar en tu regazo entonando otros ritmos infantiles.
BigBand
Butlletí
XIII CONVENCION DE TULLIANOS
JUNY 2015
Crónica del concierto de “Underground” en Tullianos
A continuación llegó para muchos tullianos el gran descubrimiento de este año y una agradable sorpresa,
el combo Underground de la Escola de Música BigBand de Viladecans. Demostraron con creces que a la
gente joven le sigue gustando el rock ya que a excepción del guitarrista, maestro de la escuela, Alejandro
Valdivia, que sustituía al que era el guitarrista de la banda Rubén, del cual me han contado que tiene un
gran futuro en la guitarra. Acompañado de la sección rítmica formada por Ona la cual tocaba el bajo con
una facilidad sorprendente para su corta edad y Mario; Noel a las teclas y Alba a la voz, desplegaron un
repertorio muy rockero comenzando con Heartbreaker de Pat Benatar, la cual Mario toco de pie, demostrando que juventud no esta reñido con gran valía si es que esto alguna vez se había discutido. Tras Blues
Remain de Juan Zelada tuvo lugar el fantástico medley de Jethro Tull aunque este no fuera propiamente
un medley con My Sunday Feeling, Aqualung y Locomotive Breath. Se despidieron con Give Me Up Again
de Jonny Lang, dejando un buen regusto ya que a poco que cojan mas experiencia encima de un escenario su presencia en una banda en el futuro será sello de calidad.
Vincent Clement Jenny Layron
Alba Domínguez - Veu
Noël Vincent - Teclats
Ona Esteve - Baix
Mario Agustiño - Bateria
Alejandro Valdivia - Guitarra
Presentación del presidente de la
asociación Albert Villanueva
Entre la niebla, el profe, Alex
Las sonrisas, presentes en todo momento
Final de fiesta
Dándolo todo
BigBand
Butlletí
BIGBAND ESCOLA DE MUSICA DIA DE LA MUSICA - JUNY 2015
Dia de la música a Viladecans
Nuestros peques, acompañados de “ Game Over Band”
El público
Underground” en acción
Uno de nuestros craks a la batería. David Valero
Nuestro combo “Los Sobraos”
Celia Vincent
BigBand
Butlletí
BIGBAND ESCOLA DE MUSICA NOVETATS CURS 2015-16
BigBand
Butlletí
ARTICLESper YVES SANCHO
John Bonham
(Redditch 31 de mayo 1948-Clewer 25 de septiembre de 1980)
John “Bonzo” Bonham, fué el batería de Led Zeppelin, y está considerado
como uno de los mejores baterías de rock de la historia. Gracias a él, se
cambió el enfoque de la batería, y creó un estilo, que consistía en una
pegada más dura y con menos florituras, que se encontraba muy alejada
del Jazz y del Blues, los estilos predominantes en los grupos de rock/pop
de la época.
Bonham empezó a tocar la batería a los 5 años, y en 1964 formo su primera banda, los “Terry Webb and the Spiders”, fué en esta época donde
John decide dedicarse a la música de forma profesional. Se une a varias
bandas de muy poco éxito, incluyendo una banda de Blues, llamada
“Crawling King Snakes”, cuyo cantante es Robert Plant. Bonham, se gana
el título de “batería más ruidoso de toda Inglaterra”. John Bonham, junto
con Robert Plant, siguieron formando partes de bandas de muy escaso
éxito.
Mientras tanto, Jimmy Page, tras la separación de los “Yardbirds” y con el bajista John Paul Jones, buscaba
desesperadamente un cantante, gracias a un contacto, Robert Plant entró en el nuevo grupo de Page, y
éste sugirió a John Bonhman como batería.
El revolucionario estilo de Bonham, está presente en todas las composiciones de Led Zeppelin, en especial en temas como “Immigrant Song” (Led Zeppelin III), “When The Levees Breaks” (Led Zeppelin IV),
“The Ocean” (Houses of the Holy) y “Achilles Last Stand“, los que marcaron el estilo de la banda. “Bonzo”,
es el creador de la figura rítmica del riff de “Kashmir” y de “Out On the Tiles”.
Su trabajo en los parches, ha influido en casi todos los baterías de Hard Rock/Heavy Metal, el estilo de
Bonham, estaba marcado por un Beat muy rítmico, acompañados con “Breaks” explosivos y un uso único
de figuras rítmicas invertidas, ejecutadas muy seguidas entre el bombo y la caja, todo esto junto combinado con ataque escarpado, hizo de John Bonham, inmediatamente reconocido.
Sus solos de batería, eran legendarios, llegando a durar casi
media hora, con el tema “Moby Dick”, incluso llegó a tocar sin
baquetas, para conseguir nuevos efectos sonoros. En sus giras
con Led Zeppelin, llegó a tocar, timbales y gongs sinfónicos, asimismo, fue el primer batería que utilizó timbales sintetizados
electrónicamente, lo hizo en Dallas, para la canción “Kashmir”.
John Bonham, aparte de ser un batería excepcional, también
era un bebedor excepcional, pero el 25 de septiembre de 1980,
después de beber cuarenta vasos de vodka en menos de doce
horas, murió como ahogado en su propio vómito, tenía 32 años.
Después de su muerte, Led Zeppelin decidió su disolución, ya que consideraban que era irreemplazable,
y por consiguiente, el grupo no podía seguir existiendo. En 2007, el grupo volvió a reunirse para rendirle
un homenaje, y a la batería estaba Jason Bonhman, hijo de John, quien aprendió a tocar con su padre, y
que además conoce perfectamente todas las canciones de Led Zeppelin.
Yves Sancho
BigBand
Butlletí
BIGBAND ESCOLA DE MUSICA
BigBand
Butlletí
BOTIGA DE MUSICA
Botiga de Música amb venda directa i per catàleg
OFERTES
OFERTES
BigBand
Butlletí

Documentos relacionados

Butlletí BigBand Butlletí Butlletí BigBand

Butlletí BigBand Butlletí Butlletí BigBand al lado del ayuntamiento de Viladecans. Debo decir que ha sido una gran idea por parte del ayuntamiento celebrar esta fiesta con la cual los alumnos de cada escuela puedan mostrar a sus familiares ...

Más detalles