CENTRALIDADES URBANAS DMQ

Comentarios

Transcripción

CENTRALIDADES URBANAS DMQ
LAS NUEVAS CENTRALIDADES URBANAS DEL
DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO
Alexandra Mena Segura
Resumen ..................................................................................................................................... 1
1.
Las centralidades como nuevas formas de organización del territorio ...... 2
2.
La centralidad metropolitana del DMQ.............................................................. 3
2.1.
Datos generales del DMQ ..................................................................................... 3
2.2.
Los cambios en la estructura territorial del DMQ.......................................... 4
2.3.
Quito y la capitalidad ............................................................................................. 5
2.4.
La formación y evolución de las centralidades en el DMQ ............................ 6
2.4.2
Primera época: Un centro único ........................................................................... 7
2.4.3.
Segunda época.......................................................................................................... 9
2.4.3.1 La Mariscal como nuevo centro residencial y de negocios ............. 9
2.4.3.2. La conformación y consolidación de una centralidad al sur de
Quito: la Villa Flora............................................................................... 10
2.4.4.
Tercera época: Los valles como nuevos centros residenciales y de
comercio .................................................................................................................. 10
2.4.4.1. El Valle de los Chillos............................................................................ 11
2.4.4.2 Las parroquias de Tumbaco y Cumbayá ............................................ 12
3.
Las propuestas del gobierno local en función de las centralidades ........... 12
4.
Las centralidades y globalización ...................................................................... 13
5.
Conclusiones ............................................................................................................ 14
6.
Bibliografía ............................................................................................................. 16
7.
Anexos ....................................................................... ¡Error! Marcador no definido.
RESUMEN
El Distrito Metropolitano de Quito (DMQ), conformado por la ciudad de Quito, como
la parte urbana y los centros poblados y sus entornos, como la suburbana, es una zona
que ha sufrido importantes cambios en los últimos años. Una de las transformaciones
más significativas se enmarca dentro del ámbito territorial, “todos los días aparecen
nuevas áreas de atracción y la ciudad policéntrica- especialmente, las más dinámicasparecen reemplazar al modelo mono-céntrico, reuniendo sub-centros que son capaces
de desarrollar actividades específicas.” (Mignot, Aguilera y Bloy, 2004:1).
Los modelos de configuración territorial tradicionales, ya no se explican dentro de la
realidad actual, en los últimos años se ha dado un proceso de aparecimiento y
consolidación de varias centralidades dentro de la trama urbana como de la
suburbana. Este cambio tiene que ver con los nuevos desafíos que debe enfrentar el
Distrito, tanto por las dinámicas propias de la urbe, así como por las que se relacionan
con la inclusión de la ciudad dentro del mundo global.
Estas transformaciones plantean retos importantes al gobierno local, el cual debe
planificar, organizar y estructurar el territorio, considerando estas nuevas formas de
organización y de acceso a actividades claves para el funcionamiento del DMQ.
Este trabajo pretende realizar un acercamiento a la temática de las centralidades
para el caso de Quito, considerando por un lado una entrada histórica que explica la
evolución de los principales puntos de centralidad y por otro, las centralidades vistas
a partir del gobierno local y sus implicaciones con el fenómeno globalizador.
Para sustentar lo anterior, este documento se ha organizado en cinco partes: la
primera ubica teóricamente a las centralidades como una nueva forma de organización
territorial. La segunda parte, trata sobre la centralidad metropolitana del Distrito,
considerando sus características generales (de población y organización del
territorio) y además realizando una descripción de los principales momentos en que se
han modificado los puntos de centralidad tanto dentro de la ciudad como en los valles
suburbanos del Distrito.
En la tercera sección se analizan las propuestas del gobierno local en relación al tema
de las centralidades, en la cuarta, se sitúa el tema de las centralidades dentro de las
tendencias de la globalización y finalmente, se presentan las reflexiones finales.
1
1.
LAS CENTRALIDADES COMO NUEVAS FORMAS DE ORGANIZACIÓN
DEL TERRITORIO
El análisis de la configuración territorial de las ciudades es un tema que se encuentra
en el centro del debate dentro del campo del estudio de la morfología urbana. Para
explicar los cambios en la estructura intra-urbana se han propuesto varios modelos,
uno de ellos es el que planteó Burgess en 1925, sobre el crecimiento de la ciudad, el
cual ha sido ampliamente analizado y discutido. Este autor modela la expansión urbana
de Chicago como una serie de coronas concéntricas, el lugar central o zona nuclear de
la ciudad está ocupado por el distrito comercial, a su alrededor se establecen varios
anillos conformados por usos de suelo y sectores poblacionales homogéneos.
Sin embargo, según Terrazas (2004), esta concepción se “ha transformado
incrementando tanto la intensidad con que se concentra en algunos puntos del
territorio urbano como la amplitud con que se ha expandido”; en este sentido, Cuervo
manifiesta que “no basta con explicar las tendencias concentrativas o
desconcentrativas espaciales de las actividades económicas sino que se requiere ir
más allá y descifrar las estructuras de centralidad de estas.” (Cuervo, 2006:6).
Entonces, no se puede hablar de un solo centro, sino de la formación de unos nuevos
que contienen actividades específicas que constituyen puntos de centralidad.
Los centros son zonas en donde se concentran equipamientos altamente
especializados y de uso poco frecuente, mientras que los establecimientos de uso
diario estarían repartidos más homogéneamente. Entre uno y otro nivel existen
subcentros secundarios (Capel y Urtiaga, 1982:35). Para no confundir el término
centro con el de centralidad, Terrazas propone que se “debe incorporar el
cuestionamiento sobre la jerarquía de las distintas actividades desarrolladas en una
formación social dada, es decir, las acciones prioritarias, que, generalmente, se
realizan de manera colectiva, sustentadas en la interacción social.” En este sentido
afirma que las actividades centrales son relativas al intercambio y son de naturaleza
cultural y de producción material y espiritual.
Existen varios parámetros para reconocer actividades de la centralidad, Terrazas
(2004) para su estudio de la centralidad de México, propone seis: decisión política, de
innovación, de difusión y emisión, de intercambio, lúdicas o de esparcimiento y
simbólicas. Para el caso de Quito, Pinto (2006) plantea diez: población, educación,
salud, recreación, cultura, servicios básicos, movilidad, empresas, instituciones
públicas y capitalidad.
La formación de nuevas centralidades tiene que ver con los efectos de la globalización
sobre las urbes, De Mattos (2002) sugiere que este fenómeno afecta “a la
estructura, la organización y al funcionamiento y a la imagen urbanas y que, con mayor
o menor especificidad local, están replicándose por doquier.” En este sentido,
actualmente, las actividades de centralidad están comprendidas entre los elementos
que sirven para argumentar si una urbe pertenece al sistema mundial. (Terrazas,
2004:3)
El cambio de paradigma presiona a las ciudades a que se transformen en medios de
innovación. Según concepto de Finquelevich, “el papel de las ciudades en la Era de la
2
Información es ser medios productores de innovación y de riqueza, capaces de
integrar la tecnología, la sociedad y la calidad de vida en un sistema interactivo, que
produzca un círculo virtuoso de mejora, no sólo de la economía y de la tecnología, sino
de la sociedad y de la cultura. Las ciudades que lo logren, ocuparían un lugar central
en la nueva sociedad.” Esto sugiere que, si bien las ciudades siguen siendo focos de
concentración de actividades, éstas se encuentran repartidas a lo largo del territorio,
para esto es necesario igualar las condiciones de acceso a las centralidades y la
movilidad desde cada zona de la ciudad metropolitana.
2.
LA CENTRALIDAD METROPOLITANA DEL DMQ
2.1.
DATOS GENERALES DEL DMQ
El DMQ se encuentra localizado en la Sierra Norte del Ecuador, cuenta con una
superficie de 420.000 ha., y una población de, aproximadamente, 2’000.000 de
habitantes. (Ver Anexo Gráfico Nº. 1)
El rápido crecimiento poblacional1 del Distrito provocó el incremento de las
necesidades y requerimientos de la población, por lo que para evitar ineficiencias en la
gestión del Municipio de Quito, se adoptó un modelo de gestión del desarrollo del
Municipio del Distrito Metropolitano de Quito (MDMQ) que “privilegia la eficiencia
administrativa a través de la gestión por resultados, complementa el proceso de
desconcentración, descentralización y empresarización metropolitana y promueve la
cooperación pública privada y la coordinación institucional para la gestión de (nuevas)
competencias y proyectos metropolitanos”2. Con esto se desconcentraron actividades
tradicionalmente localizadas en el Centro Histórico, sobretodo las relacionadas a los
bienes y servicios propias del gobierno local.
Estas (nuevas) exigencias de origen interno y externo que el MDMQ debe enfrentar
permanentemente, hace que la institucionalidad trate de adecuarse a las nuevas
situaciones y de esta manera lograr una gestión eficiente.
En cuanto a los datos demográficos éstos se presentan en el cuadro siguiente:
Cuadro 1
Datos estadísticos del DMQ
UBICACIÓN
Superficie Ha.
(sin considerar
el Área de
protección
ecológica)
Quito urbano
Disperso urbano
Suburbano
TOTAL DISTRITO
Fuente: DMPT, 2005
19.135,9
390.332,1
409.468,0
Tasa de
Densidad
Crecimiento Incremento
Demográfica
Demográfico
%
Viviendas
Hab./ Ha.
1990-2001 (%)
2001
POBLACIÓN
Censo
1990
Censo
2001
1.105.526 1.397.698
24.535
13.897
258.439
430.606
1.388.500 1.842.201
419.477
4.409
132.742
556.628
73
1
4
2,2
-5,0
4,8
2,6
26,4
-43,4
66,6
32,7
1
Según D’Ercole y Metzger (2002) el crecimiento de la población en el período entre 1990 y 2001
alcanzó el 2,9% anual.
2
MDMQ. Plan Quito Siglo XXI-2, Estrategias de desarrollo del DMQ al 2025. Quito. 2004. pp. 24
3
Como se puede apreciar, el DMQ es un cantón netamente urbano, el 75.87% de la
población se localiza en el área urbana de la ciudad. Corresponde, aproximadamente,
el mismo porcentaje la cantidad de viviendas urbanas.
Quito se encuentra formado por 33 parroquias urbanas y 32 suburbanas3. La
superficie de las urbanas es considerablemente menor en relación a las otras; sin
embargo, son las que albergan más cantidad de habitantes, lo que produce una
diferencia de 73 a 1 en lo relativo a la densidad. (Ver Anexo Gráfico 2)
La composición de la población por grupos de edad. Se está viviendo un proceso de
transición demográfica con un crecimiento del porcentaje de población joven y en
edad de trabajar y de la población de la tercera edad.
Es una ciudad en donde se reflejan grandes contradicciones, como consecuencia de
fenómenos de inequidades nacionales. De acuerdo a datos de la Dirección
Metropolitana de Desarrollo Humano Sustentable, es la ciudad con mayor
concentración de la riqueza: el 10% más rico de la población, por sí solo, concentra el
49% de los ingresos; mientras el 10% más pobre, se reparte apenas el 1.8% del
ingreso total. El ingreso personal promedio mensual entre el 10% más pobre es 26.6
dólares y entre el 10% más rico el promedio es de 549.89 dólares al mes.4
De la población en edad de trabajar, el 56% tiene alguna ocupación. El perfil laboral
de la PEA, se divide de la siguiente manera: el 70% está vinculada al sector servicios y
comercio, el 22% al sector manufacturero, el 7% al sector primario. El 50% de la PEA
se dedica al trabajo informal.
De acuerdo al PGDT5 las principales características de la situación actual del DMQ,
se resumen en los siguientes puntos:
•
Disminución en el ritmo de crecimiento poblacional
•
Diversificación de la base económica
•
Disgregación social e identidad ciudadana heterogénea
•
Afectación de la sustentabilidad del Distrito ante el deterioro ambiental
•
Crecimiento expansivo desequilibrado
•
Inaccesibilidad y falta de transporte
•
Insuficiente dotación de vivienda y de condiciones básicas de habitabilidad
2.2.
LOS CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA TERRITORIAL DEL DMQ
La expansión urbana del DMQ ha seguido una lógica basada en variados fenómenos
sociales, económicos y políticos, cuyos resultados han tenido un efecto en las formas
de organización territorial. A estas estructuras de organización territorial se las
puede clasificar en cuatro tipos (Jaramillo y Rosero, 1996: 18):
1. radial-concéntrica, que corresponde a las épocas coloniales;
3
A partir de la vigencia de la Ley del Distrito Metropolitano las parroquias rurales pasan a ser
denominadas suburbanas.
4
MDMQ – DDHS, 2003
5
MDMQ. Plan General de Desarrollo Territorial. Quito. 2001. pp. 11-14
4
2. longitudinal, que se dio en los primeros años de la República;
3. longitudinal- polinuclear, en el período del auge de la industria de la
construcción, dado en los años posteriores a la década del veinte; y finalmente,
4. irregular dispersa, en la década de los setentas, cuando la ciudad empezó el
desarrollo basado en la explotación petrolera.
Producto de este proceso de constante transformación urbana y al rápido crecimiento
urbano, se produjo un proceso de expansión de los centros, lo que provocó la
formación de otros nodos centrales que pugnan el dinamismo del centro tradicional. La
evolución de la mancha urbana se puede apreciar en el gráfico 3 (Ver anexo).
Un aspecto importante a tomar en cuenta en la transformación de la estructura
territorial de la ciudad, es la accesibilidad. Este fue uno de los factores que
influyeron en el desgaste del Centro Histórico y, posteriormente, del barrio La
Mariscal; en donde, los problemas de circulación y estacionamientos produjeron el
traslado de las actividades de centralidad. Estas dificultades “favorecen esta réplica
funcional y pueden, a mediano o largo plazo, provocar un segundo desdoblamiento de
las actividades centrales”. (Godard, 1990:60). En este aspecto se considera que, al
igual que cambia la morfología de la urbe, también hay una variación en la movilidad
urbana, considerando los desplazamientos que los pobladores deben hacer para
realizar sus actividades diarias (educación, trabajo, etc.)
2.3.
QUITO Y LA CAPITALIDAD
El estudio de las centralidades en Quito, implica considerar a la capitalidad como
elemento de centralidad (Ver cuadro 2) –además de las variables de población,
educación, salud, recreación, cultura, servicios básicos, movilidad, empresas e
instituciones públicas-. En relación a la importancia de las capitales se menciona que
“el desarrollo urbano es, sin duda, una preocupación central para el Estado, que debe
generar las condiciones para hacer atractivas las ciudades, en especial su ciudad
capital.” (Ducci, 2004:143).
Cuadro 2
Instituciones ligadas a la capitalidad
Tipo de instituciones
Ejemplos para el caso de Quito
Nacionales, vinculadas directamente
a funciones políticas,
administrativas
Entidades y organismos
internacionales, relacionados a la
capital política y administrativa
Organismos nacionales atraídos por
ser capital política y de un país
centralizado
Presidencia, Vicepresidencia, Congreso Nacional, Corte
Suprema de Justicia
Elementos de apoyo a la capitalidad
PNUD, BID, ECHO, Banco Mundial, CAF, American
Home Assurance Company, Citybank N.A
Bolsa de Valores, Asociación de Bancos Privados,
Asociación de Productores y Exportadores de Flores,
Museo del Banco Central, ALDHU, SOLCA, IGM
Hoteles, Restaurantes, Aerolíneas, Centros Culturales,
Colegios internacionales, Asociación Humboldt, Alianza
Francesa
Fuente: D’ercole y Metzger, 2002
5
Elaboración: Mena A., 2008
Como capital del Ecuador, Quito presenta características particulares como:
•
•
•
•
La ubicación de actores propios de la capitalidad que intervienen en la
organización del territorio;
El papel político y administrativo que desempeña Quito en los asuntos nacionales;
La presencia de instituciones nacionales e internacionales que necesitan estar
cerca de lo político y las entidades que se relacionan con el mismo;
Debido a que el Ecuador es un país centralizado, la ciudad presenta ventajas, en
relación a otras ciudades del país, por la presencia de organismos y actividades
que se concentran en la capital.
La presencia de estas instituciones hace que en momentos coyunturales, Quito -de
manera especial en el área urbana- se convierta en un territorio en disputa y se
manifiesten dinámicas sociales, económicas y políticas de alcance supradistrital. Por
esta razón y tomando a consideración la visión de la urbe: “Quito ciudad universal,
próspera, atractiva e incluyente. Eje cultural de América. Centro de gestión
estratégica global”6, el DMQ tienen una proyección hacia los niveles provinciales,
regionales, nacionales e internacionales.
Un elemento básico para cumplir con este objetivo es la asistencia técnica y
financiera proveniente de la cooperación internacional, la cual es gestionada a través
de la Asesoría en Relaciones Internacionales7. Esta dependencia municipal tiene como
objetivo “concertar en el nivel local el apoyo técnico y financiero de la cooperación
nacional e internacional”8. Producto de su labor se han logrado gestionar importantes
convenios con organismos internacionales como la Corporación Andina de Fomento, el
Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco del Estado.
Por estas razones, se puede decir que el DMQ tiene lazos más fuertes en el aspecto
internacional que con el nacional. Esto se puede evidenciar, en la cantidad de
convenios y participaciones en eventos exteriores.
2.4.
LA FORMACIÓN Y EVOLUCIÓN DE LAS CENTRALIDADES EN EL DMQ
Para la definición y análisis de los nuevos puntos centrales, con sus respectivas
actividades de centralidad, es importante tomar en cuenta la afirmación de Terrazas
(2004) con respecto de que “centralidad puede sustentarse no sólo en la presencia
de grandes instalaciones de alcance metropolitano o regional, sino que existe asimismo
en la coincidencia de muchos establecimientos pequeños y medianos en un punto o
zona del territorio urbano.” De ahí la importancia de considerar la cuestión de la
escala, para la determinación de actividades centrales, porque puede haber “puntos
de centralidad” (Terrazas, 2004:2) o “elementos esenciales” (D’ercole y Metzger,
2002:9) que ha pesar de no ser representativos numéricamente, lo son por alguna
cualidad particular que presentan.
6
MDMQ. Plan Quito Siglo XXI-2, Estrategias de desarrollo del DMQ al 2025. Quito. 2004. pp.28
Oficina técnica creada en 1988.
8
MDMQ. La transición a Distrito Metropolitano: el caso de Quito. Quito. 1995. pp. 21
7
6
Para Carrión (1987) la formación de las centralidades parte de dos consideraciones:
1. concentración de ciertas funciones urbanas,
2. centralización de actividades con una función integradora.
Dentro de este contexto, la identificación de los principales puntos de centralidad en
el DMQ se basó en la concentración de actividades e instituciones relacionadas con la
educación, salud, recreación, cultura, servicios básicos, movilidad, empresas,
instituciones públicas y capitalidad.
Bajo estas consideraciones, se presentan a continuación los diversos momentos que se
han estimado básicos en la formación de centralidades en el Distrito Metropolitano
de Quito.
2.4.2
PRIMERA ÉPOCA: UN CENTRO ÚNICO
El Centro Histórico (Gráfico 4) puede ser considerado como un “espacio que contenía
la centralidad cuando la ciudad era mucho más pequeña.” (Jaramillo, 1999:120). En el
Centro Histórico de Quito, al igual que en otros centros de Latinoamérica, la
característica de su conformación era necesariamente la de constituir una
centralidad en la cual confluyan varios tipos de factores:
1. Geográfico: centro del valle de Quito, núcleo urbano originario de la ciudad.
2. Político: condición de asiento o sede del gobierno central y local.
3. Religioso: jurisdicción primada de la Iglesia Católica
4. Económico: espacios de mayor concentración de comercio informal.
5. Cultural: que deviene de la confluencia de temas intangibles, por ejemplo, arte y
educación.
6. Financiero: centro de acumulación de entes bancarios y financieros, públicos y
privados (La Previsora, Banco del Pichincha, etc.).
7. Aspecto de Prestación de Servicios: profesionales, artesanales etc.
En grandes líneas, el uso del suelo es público e institucional, los usos habitacionales de
propiedad privada fueron gradualmente sustituidos por la ocupación del comercio,
oficinas, artesanía y los depósitos en las plantas bajas de las edificaciones, aunque en
algunos casos los fondos de las casas mantienen los antiguos usos de vivienda.
A partir de la década del setenta, en Quito se produce una “crisis de la centralidad
urbana, proveniente de la modificación de la centralización y la concentración”.
(Carrión, 1987:89). En este período se produjeron varios cambios: diferentes usos de
suelo y expansión de la centralidad y movilidad espacial de la población. Como
resultado, se dieron dos tipos de movimientos poblacionales: primero,
desplazamientos intraurbanos, desde el centro hacia otros sitios de la ciudad, los
cuales fueron propiciados, principalmente, por la tendencia de los grupos
poblacionales de ingresos económicos más elevados a trasladarse hacia barrios con
mejores servicios y condiciones ambientales. Este fenómeno dio lugar al
aparecimiento de casas de renta y proliferación del inquilinato en el sector.
7
El segundo movimiento poblacional, se refiere a la migración del campo hacia la ciudad,
las personas se ubicaron en el centro, produciéndose la tugurización del área central
de Quito. Esta fue una de las causas para su declinación; tal es así que “son pocos los
centros históricos que continúan siendo los centros económicos, culturales y
profesionales de sus respectivas ciudades.” (Hardoy y Dos Santos, 1984:29).
Este cambio en el uso y ocupación del suelo, hizo que el Centro Histórico pase de ser
considerado como un “espacio que contenía la centralidad cuando la ciudad era mucho
más pequeña.” (Jaramillo, 1999:120) a uno de los centros –el más importante- del
Distrito. Consecuentemente, en la década de los treintas esta zona perdió
importancia en cuanto al uso residencial; sin embargo, mantuvo su categoría como
centro político-administrativo, tal es así que cuenta con el 32% de las
administraciones públicas relacionadas a la capitalidad, seguido por la parroquia
Mariscal Sucre (26%) e Iñaquito (13%) (Ver cuadro 2).
Cuadro 2
Administraciones públicas relacionadas a la capitalidad por parroquia
Parroquia
Alcance
Distrital Nacional Provincial Regional Zonal
Total
%
Centro Histórico
25
6
2
-
3
36
32,73
Mariscal Sucre
1
25
1
2
-
29
26,36
Iñaquito
1
12
-
-
1
14
12,73
San Juan
-
8
1
-
-
9
8,18
Itchimbia
-
7
1
-
-
8
7,27
Belisario Quevedo
1
3
-
-
-
4
3,64
Quitumbe
1
-
-
-
1
2
1,82
Solanda
-
1
-
-
1
2
1,82
Alangasi
-
-
-
-
1
1
0,91
Calderón
-
-
-
-
1
1
0,91
Cumbayá
-
-
-
-
1
1
0,91
Jipijapa
1
-
-
-
-
1
0,91
La Ecuatoriana
1
-
-
-
-
1
0,91
Ponceano
-
-
-
-
1
1
0,91
10
110
100,00
Total
31
62
5
2
Fuente: DMPT, 2002
Elaboración: Mena, A., 2008
De esta forma, el Centro Histórico mantiene la calidad de centralidad mayor de la
ciudad, en donde las instituciones del gobierno local, regional y nacional, conservan sus
actividades más representativas, mientras que otras siguen migrando hacia otras
zonas del DMQ, ajustándose a los requerimientos de la ciudad.
8
2.4.3. SEGUNDA ÉPOCA
La segunda época corresponde a zonas que se formaron paralelamente, bajo dinámicas
distintas y son los primeros centros dentro de la ciudad. Nos referimos
concretamente a los barrios La Mariscal (Gráfico 5) y la Villa Flora (Gráfico 6).
2.4.3.1
LA MARISCAL
NEGOCIOS
COMO
NUEVO
CENTRO
RESIDENCIAL
Y
DE
La crisis económica de las décadas de los veintes y treintas, produjeron una
revalorización y especulación de la tierra urbana, lo que desembocó en una re
estructuración de la ciudad. Fue entonces que se produjeron dos fenómenos, en La
Mariscal: el primero fue un cambio en el uso de suelo, el cual pasó de ser agrícola a
residencial. Esta nueva zona se caracterizó por tener gran prestigio social y una renta
territorial alta. Carrión (1987) considera que esta fue la primera renovación urbana
de la centralidad en Quito. El segundo cambio se refiere al movimiento de la población
desde el centro hacia la zona norte de Quito, “superando su crecimiento radial y
concéntrico” (DGP, sf000).
A partir de entonces empezó a consolidarse un uso residencial, cuya configuración
responde a las nociones de ciudad- jardín; este hecho también respondió –entre otras
cosas– a una “política urbana generada por la propia Municipalidad, cuya acción se
orienta a impedir el ingreso de familias de bajos recursos económicos en el sector
residencial de la ciudad, sector norte.” (DGP, sf000).
En la década de los setentas, a raíz del auge de la explotación y producción petrolera,
La Mariscal se constituye como nuevo centro de comercio y negocios; se ubican
instituciones financieras, de administración privada y las relacionadas con el sector
terciario. Paralelamente, en cuanto al uso residencial, se producen otras migraciones
al interior del DMQ esta vez encaminadas a los valles.
Posteriormente, en los ochentas, el Plan Quito extendió el área de este centro al
sector de La Carolina, al norte de la ciudad. Considerando este planteamiento, se
delimitó el área correspondiente a la centralidad centro norte de Quito (Mapa1), el
cual incluye la zona del barrio La Mariscal y las contiguas al Parque La Carolina.
Instituciones relacionadas a la capitalidad –oficinas de empresas transnacionales,
embajadas, entidades de servicios, etc.– se ubicaron en los edificios construidos a lo
largo de los ejes viales en esta zona.
A la par que se produjo una potencialización de la zona de La Mariscal, el Centro
Histórico sufrió un proceso de descentralización funcional de sus actividades
predominantes, lo que puede considerarse un proceso de deterioro del espacio
central.
Posteriormente, La Mariscal pasó de tener un uso residencial a uno relativo a su nuevo
papel, como el nuevo centro comercial y de negocios de la ciudad, es así que en el
período 1980 - 1987, se convirtió en la zona en donde se localizaron la mayoría de
sucursales bancarias y de servicios importantes para el Estado, se dio una
concentración de comercios de lujo y consecuentemente, fue un área de atracción
9
para la instalación de actividades relacionadas al sector terciario (Cazamajor d’Artois
y Godard, 1990: 37).
Otro de los cambios que se produjeron dentro de la ciudad, es el aparecimiento de la
zona norte, como concentrador de actividades centrales. El sector que comprende las
avenidas Amazonas (a partir del parque La Carolina) y Naciones Unidas, se convirtió
en “el nuevo centro de gravedad funcional de las actividades que pertenecen al sector
terciario superior.” (Godard, 1990: 60).
2.4.3.2.
LA CONFORMACIÓN Y CONSOLIDACIÓN DE UNA CENTRALIDAD
AL SUR DE QUITO: LA VILLA FLORA
El sector de la Villa Flora, fue concebido en el Plan de Jones de Odriozola, propuesto
en 1942. Este plan proponía una división funcional de la ciudad, basándose en tres usos
de suelo fundamentales: el residencial, el laboral y el de esparcimiento. De esta
manera, Quito quedó dividida en tres zonas: al centro, clase media; al norte, clase alta
y al sur, la clase obrera.
La Villaflora, al sur se caracterizó porque sus barrios fueron concebidos como
populares y tradicionales; pensados, originalmente, como la residencia de la clase
obrera de las industrias que estaban previstas instalarse en la zona. Su uso
residencial se consolidó en la década de los cincuentas. El sector poblacional que se
situó en este sector pertenecía a sectores de clase media y baja.
A mediados de los noventas, se produjo otro hecho importante para la zona sur: la
construcción del Centro Comercial El Recreo y al frente de éste la Estación Sur del
Trolebús. Esto produjo una activación del sector comercial –instalados en pequeños y
medianos negocios– en el tramo comprendido entre el redondel de la Villaflora hacia el
centro comercial; consecuentemente se transformó y dinamizó la lógica espacial del
área contigua; favorecida por dos factores: implementación de equipamientos a nivel
zonal (centro comercial, estación de transferencia del trole) y accesibilidad a través
del trolebús.
A lo anterior se suma la recuperación de importantes edificios de la zona especialmente en el sector de Chimbacalle- en donde actualmente funciona la Agencia
de Desarrollo Económico Conquito9; todos estos proyectos han reforzado la
centralidad urbana de esta zona, así mismo, han transformado la percepción de los
habitantes del sector –y en general del sur de Quito- pues es el interés del gobierno
local y otras entidades, de potenciar el sur de la ciudad como un punto de encuentro –
social y económico- de la población asentada en el área.
2.4.4.
TERCERA ÉPOCA: LOS VALLES
RESIDENCIALES Y DE COMERCIO
COMO
NUEVOS
CENTROS
Todas las tendencias urbano-históricas y los fenómenos de desplazamientos ya
analizados hacen que las personas se dispersen hacia las periferias, de manera que la
configuración espacial de los centros urbanos se transforma drásticamente y con
ellos la demanda por el requerimiento de los servicios básicos de infraestructura. En
9
Cuyo objetivo es la promoción del desarrollo socioeconómico del DMQ. www.conquito.org.ec
10
este sentido, Godard menciona que “estas profundas mutaciones del espacio central
quiteño llegan a la multiplicación de los sub-centros estructurantes y a la implantación
espacial diferenciada de las actividades.”; así mismo, “ciertos lugares son atractivos
para el crecimiento urbano, y con el tiempo llegan a constituirse en “nodos” (Castells,
1997:418)
En esta lógica se generaron los nuevos centros de acumulación que se desarrollaron,
principalmente, en los dos valles que circundan al área urbana de Quito: el Valle de los
Chillos (Gráfico 7) y las parroquias de Tumbaco y Cumbayá (Gráfico 8).
2.4.4.1. EL VALLE DE LOS CHILLOS
El análisis de la centralidad en el Valle de los Chillos, no puede dejar de considerar la
influencia de las parroquias de Sangolquí y San Rafael, del cantón Rumiñahui; debido a
la importante cantidad de población y a la oferta de bienes y servicios que permiten
el abastecimiento de las personas y hogares del sector. El estudio de las
centralidades de Rumiñahui supera los límites de este trabajo, por lo que serán
mencionadas brevemente, más bien se enfatiza sobre los elementos ubicados dentro
del DMQ.
El Valle de los Chillos está formado por seis parroquias: Conocoto, Amaguaña,
Guangopolo, Alangasí, La Merced y Píntag, al año 2001 este valle contaba con una
población de 116.558 personas (INEC), a éstas se suma la gran cantidad de población
fluctuante que se desplaza por motivos de turismo los fines de semana.
A continuación se enumeran los elementos que permiten calificar al Valle de los Chillos
como uno de los puntos de centralidad del Distrito.
En primer lugar, la concentración de establecimientos comerciales y de servicios evita
que la población deba movilizarse hacia la ciudad de Quito para realizar sus
actividades cotidianas. Estos locales se pueden definir como pequeños y medianos, no
obstante, este sector se ha convertido también en un polo de atracción para la
construcción de centros comerciales, es el caso de los centros comerciales “River
Mall”, ubicado en pleno centro de Sangolquí; y, “San Luis”, en San Rafael.
La presencia de entidades relacionadas a actividades financieras y bancarias hace que
el Valle de los Chillos se constituya en un nodo articulador de la economía del sector.
En Sangolquí se ubica un mercado que se erige como un elemento dinamizador de la
economía y movilidad de la población de los sectores contiguos, según la percepción de
los moradores del Valle, este mercado abastece de víveres y alimentos por lo menos a
la mitad de los hogares. Además, se encuentran los supermercados “AKI” y “Santa
María”, como comercios mayoristas de productos de primera necesidad.
Debido a la población residente en este Valle, se han instalado varias instituciones
educativas, una de las más representativas es la Escuela Politécnica del Ejército
(ESPE), centro educativo de tercer nivel localizado en Sangolquí. Según datos del
grupo de investigaciones urbanas PAUD, esta entidad cuenta con aproximadamente
8.000 alumnos.
11
2.4.4.2
LAS PARROQUIAS DE TUMBACO Y CUMBAYÁ
La expansión urbana ha sido demarcada por la constante demanda de nueva vivienda
fuera de la ciudad, debido al alto costo de los terrenos dentro de la urbe y por las
regulaciones, menos restrictivas, en las áreas que están fuera del límite urbano. Así,
la expansión del área edificada ocurre en las tierras agrícolas, especialmente de las
parroquias de Cumbayá y Tumbaco.
En el Valle de la Zona de Tumbaco, la ocupación del suelo tuvo una transformación de
forma lineal, a lo largo de la vía interoceánica; el desarrollo de equipamientos fue
dispersándose hacia el sur y norte de las parroquias; así mismo, en los últimos años las
actividades industriales, las tipologías barriales y de servicios han sido fuertemente
incrementadas en el sector.
Los nodos de articulación principales o lugares centrales de Cumbayá, corresponden a
la esquina de la Universidad San Francisco y aquellas calles alrededor del parque, en
donde, además, se ha generado un espacio de aglomeración debido a la actividad
turística y de servicios -de restaurantes principalmente-. En Tumbaco, el lugar
central se localiza desde el Río San Pedro, incluyendo los centros comerciales Ventura
Mall y Vía Ventura, las calles alrededor del parque central, hasta antes del barrio La
Morita.
Estos lugares, además de poseer la concentración de elementos de centralidad
mencionados, se caracterizan por tener tamaños de lote pequeños y una altura de
edificación mayor, lo cual da como resultado directo una densidad poblacional mas
alta.
Los nuevos desarrollos del sector corresponden a un hospital –el Hospital de los
Valles- con infraestructura metropolitana, un centro de negocios y bancario,
universidades y colegios con alto nivel de informacionalización, así como los nuevos
malls. La instalación de este tipo de establecimientos, presupone que esta será una de
las centralidades más importantes, sobre todo por su proximidad al nuevo aeropuerto
de Quito. Pinto (2006), afirma que en Tumbaco se está produciendo la concentración
de varias actividades centrales, a tal punto que los habitantes de estos sectores ya
no necesitan movilizarse a Quito, para realizar sus actividades cotidianas.
3.
LAS PROPUESTAS DEL GOBIERNO LOCAL EN FUNCIÓN DE LAS
CENTRALIDADES
El tema de centralidades es un aspecto que se ha tomado en cuenta en el Plan General
de Desarrollo Territorial (PGDT) presentado en 2001, esta propuesta tiene un alcance
temporal de 20 años, es decir, plantea los parámetros de gestión sobre el territorio
hasta el año 2020. Según este documento, “el sistema de centralidades reconoce el
condicionamiento geográfico e histórico del desarrollo del Distrito, y la necesidad de
readecuar administrativamente el territorio, soporte de una gestión más eficiente y
eficaz que promueva y garantice la participación ciudadana como forma democrática
de gestión.”
La propuesta del gobierno local, en este sentido, se basa en el reordenamiento y
refuncionalización del espacio central y la consolidación de las centralidades locales
12
urbanas, en el caso de San Antonio, Calderón, Tumbaco, Cumbayá, y las rurales en San
José de Minas, Yaruquí y Píntag. El PGDT plantea como propósito básico “garantizar
un desarrollo desconcentrado y armónico, que permeabilice la segregación urbanoresidencial, se propone la estructuración de nuevas centralidades en los valles
connurbados de con ciudad.” Esta red de centralidades, se encuentra “articulada por
una malla polinodal de centralidades”, así como también por “un sistema integral de
movilidad y accesibilidad que vertebran multidireccionalmente la funcionalidad del
territorio” (PGDT, 2001).
Como se puede apreciar, el tema de ha sido discutido ampliamente por el Municipio del
DMQ, además, se lo ha incluido en otros planes como en el Bicentenario (2004), que
tiene un alcance temporal hasta el 2009, el cual sigue los lineamientos generales del
PGDT y ubica al Distrito en un contexto nacional, regional e internacional.
4.
LAS CENTRALIDADES Y LA GLOBALIZACIÓN
La globalización es una de las tendencias de las nuevas dinámicas urbanas, este nuevo
modelo de organización “materializa la modalidad básica de funcionamiento territorial
de la economía globalizada” (De Mattos, 2002:7), lo que produce una serie de
implicaciones directas sobre la naturaleza de las ciudades. Por un lado, las
centralidades dejan de ser lugares visibles, lo que Augé (2000) define como los “no
lugares”, es decir, pueden crearse “en la periferia con tecnología de punta y
accesibilidad altamente diferenciada y excluyente” (Diario El Hoy, 2005). En este
sentido, las centralidades se constituyen los nodos de integración a las redes.
Por otro lado, la estructura del territorio se convierte en un requisito indispensable al
tratar de integrar a una ciudad en los procesos globalizadores. Con estas
consideraciones surge la necesidad de cuestionarse sobre la ubicación y el tipo de
actividades que se instalaron y siguen instalándose en Quito, para que pueda
integrarse como una ciudad competitiva dentro de esta nueva geografía económica.
Tal como afirma Veltz, “las metrópolis modernas dejan de ser sistemas
autocentrados, para transformarse en potentes entrecruzamientos de redes
múltiples.” (Veltz, en De Mattos, 2002:7). Esto ha producido un nuevo tipo de
ciudades, según De Mattos (2002) “marcada por la periurbanización, la
policentralización, la desigualdad y la fragmentación.” En esta línea, Sassen (2003)
propone que “un rasgo clave de esta arquitectura organizacional es que ella contiene
tanto las capacidades para una enorme dispersión y movilidad geográfica, así como
también pronunciadas concentraciones territoriales de recursos, necesarias para la
gestión y servicio de tal dispersión.”
Quito no es ajeno a estos fenómenos, es así que una de las características más
representativas, se refiere al caso de las empresas, la parte administrativa se ubica
en un sitio diferente al lugar de producción; se produce entonces lo que menciona
Jaramillo (1999) sobre las industrias, las que “pueden desdoblar sus actividades
propiamente productivas (plantas, etcétera) y desplazarlas al extrarradio, mientras
que dejan en el centro las funciones que sí se benefician de la centralidad (sedes
sociales, centros de distribución, etc.)”.
13
En un contexto más general, el Plan Bicentenario (2004) afirma que “las
características actuales y las tendencias del entorno global tienen y tendrán un alto
grado de incidencia por la relación riesgo-oportunidad en los aspectos económico,
social y político del país y, por tanto, de Quito.” Es decir, se propende a lograr que el
Distrito se convierta en un centro urbano con una visión global. El PGDT (2006)
propone como uno de sus objetivos el que Quito “tendrá una economía fuerte,
competitiva, diversificada e integrada al mercado nacional e internacional”.
Además de estas consideraciones, hay que mencionar un factor que se señaló
anteriormente y que aventaja a Quito, en relación al resto de ciudades ecuatorianas,
este se refiere a su situación de capital; según la clasificación de Pinto (2006), la
capitalidad es por sí mismo un indicador de centralidad. La localización de las
administraciones públicas, relacionadas, principalmente, con el gobierno local y estatal
se mantienen ubicadas dentro del antiguo centro; mientras que las vinculadas al
ámbito internacional, se han ido relocalizando, en una primera etapa, en el barrio
Mariscal Sucre y en los últimos años en los sectores contiguos a la Av. Naciones
Unidas y parque La Carolina.
Estas actividades centrales tienen un papel importante en el nuevo paradigma de la
ciudad, conformada en redes y enfocada hacia el exterior, porque le confieren a
Quito el sostenimiento de “actividades y necesidades particulares que le permiten
ejercer funciones políticas, administrativas y relacionales a nivel del país y en el
escenario internacional.” (D’ercole y Metzger, 2002:173).
En la zona de Quito, se localizan negocios relacionados al sector terciario, en esta
línea, De Mattos menciona que existe una relación entre la terciarización de la
economía metropolitana con “las actividades y los edificios del sector servicios, los
que tuvieron mayor incidencia en los cambios en la estructura, funcionamiento y
fisonomía de la ciudad y, por lo tanto, en la configuración de una estructura
policéntrica.” (De Mattos, 2002:26). Las edificaciones, en la mayoría de casos,
realizadas con fondos privados, juegan un papel importante en la estructuración de “la
morfología metropolitana y en la configuración de nuevas centralidades, se han
realizado en forma inconexa y fragmentaria.” (De Mattos, 2002:22).
5.
CONCLUSIONES
Quito es una ciudad en donde se ha producido un desplazamiento progresivo de las
actividades de centralidad. Es así que, se ha pasado de un solo espacio central, el
Centro Histórico, a un área multipolarizada que esta formada por varios centros.
Estas nuevas centralidades se han ubicado en la zona norte, en un principio, en el
barrio de La Mariscal y, posteriormente entre el sector de las avenidas Amazonas y
Naciones Unidas. Debido a los constantes cambios de la urbe, estas centralidades que
tiempo atrás se hallaban separadas físicamente, en la actualidad, son parte de una
centralidad continua, formada por actividades administrativas y relacionadas a la
tecnología.
En palabras de Carrión, tanto las transformaciones del Centro Histórico como del
barrio Mariscal Sucre “son el resultado de un proceso de renovación que, finalmente,
termina por expandir la centralidad urbana sobre la base de una división funcional,
14
que es, justamente, la que le da la unidad al <centro>” (1987:91). En el sur, la
centralidad que sobresale es el sector de la Villa Flora, en el eje comprendido en la
Av. Maldonado hacia el sector del Recreo y, finalmente, en las parroquias de Cumbayá
y Tumbaco que, actualmente, son consideradas connurbaciones de la ciudad de Quito.
Estos puntos de centralidad son diferentes unos de otros; por un lado las que se
localizan al norte de la ciudad y los valles, se caracterizan por considerar varios tipos
de actividades, entre ellas las comerciales, educación, recreación, cultura,
instituciones públicas, capitalidad, etc., mientras que por otro, las que se encuentran
al sur presentan rasgos en su mayoría comerciales y de población. Esta concentración
de actividades en zonas específicas ha producido una especialización del uso del suelo;
es el caso de las administraciones públicas y capitalidad, principalmente, en el Centro
Histórico.
En esta perspectiva de cambio urbano, el gobierno local tiene una propuesta en
relación al tema de centralidades lo que posibilita que exista un mejor manejo del
territorio. Esto puede considerarse como una nueva estrategia de gestión que
paralelamente está orientada a mejorar la competitividad nacional e internacional del
Distrito. Este hecho tiene relación directa con las políticas desconcentradoras que
adoptó el Municipio del DMQ, a raíz de la promulgación de la Ley de Régimen del
Distrito Metropolitano de Quito en 1993.
Además de estos cambios “puerta adentro”, Quito también ha modificado su imagen
hacia el exterior, con el objetivo de no quedar relegada de la actual dinámica urbana:
la globalización. Como resultado de esta lógica relacional entre la conformación de
nuevas centralidades y globalización, el Distrito se ha transformado de acuerdo a las
necesidades y requerimientos del modelo multicentral de configuración de las
ciudades.
15
6.
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
BIBLIOGRAFÍA
Capel, Horacio y Arteaga, Luis, “Las Nuevas Geografías”, Salvat Editores S.A.,
Navarra, 1984.
Carrión, Fernando, “Quito: crisis y política urbana, CIUDAD, Editorial El Conejo,
Quito, 1987
Cazamajor d’Artois, Philippe y Godard, Henry, “La red bancaria quiteña: evolución
y migración geográficas (1950-1987)” en “Crecimiento de Quito y Guayaquil:
estructuración, segregación y dinámica del espacio urbano”, Corporación Editora
Nacional, Quito, 1990.
Cuervo, Luis Mauricio, “Globalización y Territorio”, United Nations y Economic
Commission for Latin America and the Caribbean, Latin American Institute for
Economic and Social Planning, United Nations, 2006
D’Ercole, Robert; Metzger, Pascale, “Los lugares esenciales del Distrito
Metropolitano de Quito, AH/Editorial, Quito, 2002.
De Mattos, “Redes, nodos y ciudades: transformación de la metrópoli
latinoamericana”, Pontificia Universidad Católica de Chile, Camaguey, 2002.
Dirección Metropolitana de Territorio y Vivienda, “Plan General de Desarrollo
Territorial, Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Quito, 2001.
El Hoy, “Las nuevas centralidades urbanas”, Opinión, 2005
Finquelevich, Susana, “Ciudades en el espacio de las redes: Nuevas centralidades y
periferias
urbanas
en
la
sociedad
informacional,
en
http://www.argiropolis.com.ar/mundourbano/anteriores/14/Editorial.htm,
Documento PDF.
Godard, Henry, “Estructura y dinámica de los centros de Quito y Guayaquil” en
“Crecimiento de Quito y Guayaquil: estructuración, segregación y dinámica del
espacio urbano”, Corporación Editora Nacional, Quito, 1990.
Jaramillo, Samuel, El papel del mercado del suelo en la configuración de algunos
rasgos socioespaciales de las ciudades latinoamericanas, Revista virtual
territorios, Bogotá, 1999, Documento PDF.
Mignot, Dominique; Aguilera, Anne; Bloy, Daniéle, “Sub-centros en las metrópolis
francesas, identificación e impacto sobre la movilidad”, 2004. Documento PDF.
Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Plan Bicentenario, Plan de Gobierno
2005-2009, Quito, 2004.
Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, Plan General de Desarrollo
Territorial 2000-2020. Actualización 2006. Imprenta Municipal. Quito, Ecuador.
SASSEN, Saskia. Localizando ciudades en circuitos globales. EURE (Santiago), dic.
2003, vol. 29, no.88
Terrazas, Oscar, “La centralidad metropolitana en la ciudad de México”, UAM,
México, 2004.
Pinto, Cristina, La centralidad funcional de la zona metropolitana Tumbaco, Tesis
de grado, Escuela de Geografía, PUCE, 2006.
16
7. ANEXOS
Gráfico 1
DISTRITO METROPOLITANO DE QUITO
Cabeceras parroquiales
Límite urbano
17
Gráfico 2
DENSIDAD POR PARROQUIA DEL DMQ
Fuente: D’Ercole y Metzger, “Los lugares esenciales del Distrito Metropolitano de Quito”, 2002
18
Gráfico 3
CRECIMIENTO URBANO DEL DMQ
Fuente: DMPT, 2007
19
Gráficos 4
UBICACIÓN DEL CENTRO HISTÓRICO
CENTRALIDADES DEL CENTRO HISTÓRICO
20
Gráficos 5
UBICACIÓN DEL BARRIO LA MARISCAL
CENTRALIDADES EN LA MARISCAL
21
Gráficos 6
Ubicación de la Villa Flora
Centralidad de la Villa Flora
22
Gráficos 7
Ubicación del Valle de los Chillos
Centralidades en el Valle de los Chillos
23
Gráficos 8
Ubicación de los Valles de Tumbaco y Cumbayá
Centralidades en los Valles de Tumbaco y Cumbayá
De izquierda a derecha: parroquia de Cumbayá y Tumbaco
24
25

Documentos relacionados