Manual pymes - El financiero

Comentarios

Transcripción

Manual pymes - El financiero
¿Cómo
tener un
endeudamiento
sano?
6
22
10
26
16
28
18
32
E
s decir, confíe en la historia de esta
fabricante de artículos de cuero,
crea en lo que hizo cuando solicitó
su primer préstamo con el objetivo
de desarrollar su empresa, siga los
pasos de esta mujer de 34 años en caso de que
usted se encuentre en una situación similar.
La experiencia de esta emprendedora se la
contamos en el artículo que publicamos en la
página 6: “¿Necesita financiamiento?”
Debajo de ese título dice lo siguiente: “A veces, un crédito puede ser la única opción para
sacar adelante un negocio, pero, antes de solicitarlo, debe conocer a fondo sus capacidades
financieras”. Eso fue precisamente lo que hicieron Cinthia Espinoza y su esposo Javier López, propietarios de la compañía Fussi, ubicada en Heredia. Esta produce bolsos, billeteras,
monederos, maletines, fajas y más.
Antes de pedir un crédito por ¢4 millones,
hace cinco años, este matrimonio analizó si
convenía o no incurrir en una deuda, elaboró
un presupuesto e identificó las capacidades,
amenazas, fortalezas, oportunidades y debilidades de su negocio.
También estudiaron el comportamiento
del mercado e hicieron proyecciones. Sin em-
bargo, para Espinoza todo esto no era suficiente si no se respaldaba con optimismo y una alta
dosis de esfuerzo.
Vale la pena conocer este caso de la vida
real, así como leer también las demás informaciones que le brindamos en este nuevo fascículo de EF —con el apoyo del Banco Nacional de
Costa Rica—.
Repasemos algunos de los temas: “Seleccione un crédito afín a su necesidad”, “Analice
bien las condiciones del crédito”, “¿Cómo convenzo al banquero para que me dé crédito?”,
“¿Cómo mantener un endeudamiento sano?”y “Problemas para pagar ¿qué opciones
hay?”
Como siempre, esta publicación incluye casos concretos de empresas costarricenses. En
este caso, de Alimentos congelados Los Murillo, Taller de Calzado Samantha, Power Clean
de Costa Rica y Lácteos Turrialba.
Una vez más hemos velado porque este fascículo sea didáctico. Así, usted tendrá claro
conceptos como crédito prendario, crédito hipotecario, tarjeta de crédito empresarial, cartas de crédito para importación, etcétera.
Confío en que el contenido de esta publicación sea de utilidad en su empresa.•
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 05
C
inthia Espinoza, de 34 años, tiene una
empresa junto con su esposo, Javier
López. Se dedica a elaborar bolsos, billeteras, monederos, maletines, fajas y
otros productos de cuero. La empresa
está ubicada en Heredia y se llama
Fussi.
Hace cinco años, analizaron que podrían desarrollarse más si tuvieran más dinero.
Por esta razón, ella decidió tomar un préstamo
con Fundecooperación para el Desarrollo Sostenible, una fundación que otorga créditos a pequeñas
empresas.
Aunque al inicio hubo cierto temor de endeudarse, Espinoza hizo un análisis presupuestario para
determinar si la empresa podría asumir el préstamo y eso la ayudó a tomar la decisión.
06 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
Vencer las dudas personales
“Una siempre siente temor, porque tiene que analizar y presupuestar todo, varios años anticipadamente, antes de poder decir: ‘puedo salir adelante’.
No puede una venir de la noche a la mañana y decir:
‘voy a hacer un préstamo y ahí veo cómo pago, cómo
hago’. Una tiene que presupuestar y estar muy segura”, enfatiza la empresaria.
Para ella, contar con un presupuesto y saber que
se puede responder no basta. También hay que encarrilar los esfuerzos para lograrlo. “Una debe decir:
hay que salir adelante y ser positiva. Y agarrarse de
la mano de Dios y decir: ‘yo voy a poder’”, afirma.
Fue así como hace cinco años su empresa pidió un
primer préstamo de ¢4 millones para comprar una
máquina de trabajo y materia prima, principalmente cuero, para confeccionar los productos.
THINKSTOCK PARA EF
Como la empresa en ese entonces estaba experimentando un crecimiento y estabilidad, no hubo ningún problema para adquirir el préstamo.
¿Endeudarse o usar el dinero propio?
Algunas personas prefieren no endeudarse y trabajar con su mismo dinero para no estar sujetas a deudas. No obstante, en ocasiones, para crecer y sobrellevar las demandas o cambios en el mercado, lo más recomendable es hacer una inversión extra, para la cual
un crédito puede significar un buen empujón.
Y ¿cómo anticipar los imprevistos? Posiblemente
eso no se pueda hacer en un 100%. Pero, mientras la
empresa conozca bien su negocio, sus capacidades,
amenazas, fortalezas, oportunidades, debilidades, el
comportamiento del mercado y pueda hacer proyecciones favorables, es válido apostar a un crédito.
¿Cuándo pedir financiamiento y cuándo no?
Así como Espinoza identificó el momento adecuado para solicitar un préstamo por todo el análisis que
efectuó, cualquier empresario debe tener claro cuándo conviene pedir un crédito y cuándo no.
Una decisión errónea es actuar por impulso o para
financiar algo superfluo que no le va a traer beneficios a la empresa y que puede salirse de las manos.
Se debe definir el uso que se le dará al crédito y respaldarlo con un plan de inversión y uno de retorno.
“Si usted no sabe para qué es el financiamiento,
cualquier financiamiento puede ser caro; usted va a
pagar intereses por puro gusto”, subraya Danilo Montero, director ejecutivo de la Asociación Costarricense para Organizaciones de Desarrollo (Acorde).
Miguel Campos, encargado de estrategia y negocios de Banca de Desarrollo del Banco Nacional de
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 07
Algunas personas le temen tanto a pedir un
préstamo en una entidad bancaria que se cierran
totalmente a la idea de solicitar uno. Creen que la
única forma de alcanzar lo que quieren es
ahorrando.
Ahorran meses, años y, cuando van a realizar su
inversión, o no les alcanza para todo lo que
requieren, o quizás ya es muy tarde, pues el negocio
ya no tiene sentido y perdió vigencia por haber
esperado tanto tiempo.
Si bien el ahorro es una excelente práctica para
adquirir lo que necesita una empresa, en ciertas
circunstancias, no es suficiente y la mejor salida es
solicitar un préstamo. ¿Por qué? Porque en un
menor tiempo se pueden alcanzar las metas
empresariales que se tengan.
El ahorro y el financiamiento van de la mano, no
son excluyentes. Pero desechar el crédito por temor,
no es la mejor decisión.
El secreto es endeudarse de una manera sana,
estar seguro de que se puede asumir el crédito y
prepararse con una serie de medidas –pre crédito y
poscrédito– que le aseguren el cumplimiento del
pago de las cuotas sin ningún problema.
Costa Rica, no recomienda que alguien con una mera idea de negocio,
o una empresa que apenas esté empezando y sin bases sólidas, pida un
crédito. Debe haber cierta estabilidad y conocimiento de la actividad
productiva. Eso solo se alcanza con
el tiempo y la experiencia.
No es que para pedir un préstamo
se deba tener una empresa de cinco,
diez años o más, sino que el negocio
tiene que encontrarse en una etapa
en la que haya cierta solidez. Debe
haber certeza de que los ingresos no
son intermitentes, que un día las arcas están llenas y, de un pronto a
otro, quedan en cero. Tiene que haber evidencia de que la empresa
mantiene cierto nivel.
“El bebé ya gateó, empezó a caminar, a dar sus primeros pasos y ya se
mantiene por sí solo. Ya conoce de la
actividad comercial, tiene un nivel
de producción que le permite ciertos
ingresos, actividad, entonces ya la
gente dice: ‘ya no tengo un emprendimiento, tengo una actividad comercial’”, ejemplifica Campos.
08 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
Así se nota el crecimiento
Veamos el ejemplo de Andrea,
una señora que siempre ha sido muy
hábil para cocinar. En su casa todos
se ‘chupan los dedos’ cuando ella cocina, especialmente queques.
Un día, después de darle muchas
vueltas al asunto, pensó: “ya que dicen que cocino tan bien, ¿por qué no
monto un negocio de queques y de
postres?”.
Entonces, empezó a hacer los
queques en la cocina de su casa, le pidió a su esposo y a su hija que le ayudaran con un poco de dinero.
Al inicio, empezaron a comprarle
sus familiares y vecinos, poquita
gente. Luego de un año, como los
queques son tan ricos, su fama se extendió y comenzaron a hacerle pedidos en empresas y en instituciones
públicas. Ya no solo hacía dos o tres
queques a la semana, sino que llegó
a hacer hasta 30 y tuvo que contratar
una asistente. Su negocio alcanzó
cierta madurez. No era como antes,
que le pedían un queque de vez en
cuando, ahora era constante: todas
las semanas. Y la actividad se hizo
rentable.
Un día, una empresa muy grande
le pidió una cantidad cuantiosa de
queques y ella dijo: “no estoy en capacidad de hacer tantos queques
con el equipo que tengo. Ocupo una
mejor cocina, más instrumentos pa-
ra que los queques y postres queden
mejor. Tengo que crecer. Pero, ocupo
más dinero, una inversión mayor.
No bastaría con pedirle más dinero a
mi hija y a mi esposo”.
Fue así como la empresaria pasó
de un nivel de negocio 'precario',
–llamémoslo así– y ahora está más
consolidado, no totalmente, pero
con oportunidades de crecer.
“La persona ya tiene un desarrollo de su actividad empresarial comercial, ya tiene un ingreso sostenible en el tiempo, permanente… Esos
ingresos le permiten no solamente
reinvertir, sino también tener cierta
capacidad de ahorro”, dice Campos.
Aquí hay una muy buena candidata
para obtener un préstamo.
Orden financiero
Una vez identificada la necesidad
de contar con un crédito para salir
adelante (para hacer una ampliación, para comprar maquinaria, para financiar la inversión en un proyecto especial), el emprendedor debe conocer con detalle sus ingresos y
sus gastos y tener un control sobre
ellos. El orden es vital.
“Si usted no tiene claramente
identificados cómo están sus ingresos y sus gastos, nunca va a saber
cuándo ocupa financiamiento. Si usted tiene ingresos muy buenos, pero
gasta como atacado: se compra ro-
Sea cauto
THINKSTOCK PARA EF
pa, pantalones, zapatos, dirá: ‘este
negocio es malísimo’. Posiblemente,
no es tan malo, el problema es que
usted gasta más de lo que debería”,
advierte Montero.
Por el contrario, si mantiene un
orden en las finanzas podrá saber
claramente si ocupa o no dinero, si
puede financiar usted mismo la inversión que requiere, si necesita mucho o poco dinero y si tendrá capacidad para asumir el pago de la deuda
por el tiempo acordado.
Garantice rentabilidad
A cada empresario se le hace necesario tener claro cómo sacarle
provecho al dinero que invierte.
Por eso, debe analizar si la rentabilidad del negocio será mayor que
los intereses que tendrá que pagar,
aconseja Danilo Montero. (Ver recuadro: Antes de pedir un crédito,
pregúntese…).
“Si usted tomó los ¢2 millones
que le dieron y dijo: ‘fabuloso, al 10%
de tasa de interés, ¡qué barato!’ y los
agarra para meterlos en un negocio
que da el 5%, ¿adivine qué? Perdió
plata, mejor no hubiera tomado el financiamiento”, añade Montero.
Lo óptimo es tener un plan de inversión del financiamiento, que contemple en cuánto tiempo recuperará el dinero, pagará la deuda y cuál
será su ganancia.
¿Para qué ocupo el crédito?
¿Qué pretendo financiar? Si no
sabe para qué y lo pide,
terminará pagando un préstamo
que no ocupa, costeando
intereses innecesariamente, o
gastando el dinero en algo que
no genera ninguna ganancia.
¿Qué puedo financiar yo con
mis propios ingresos? ¿Cuánto
financiamiento ocuparía? Esto es
esencial para no pedir más de lo
que realmente ocupa.
¿Cuánto tiempo duraría
pagando el préstamo? ¿Puedo
asumirlo? ¿Conviene ese plazo?
¿La rentabilidad del negocio
que pretendo financiar es
mayor que los intereses que
tendré que pagar? Tiene que
comparar los intereses contra la
rentabilidad del negocio. Si, por
ejemplo, la tasa de interés que le
están dando es 10%, el negocio
que usted va a hacer tiene que
dar más del 10%.
Fuente: Danilo Montero, director
ejecutivo de Acorde.
Otro punto por analizar con detalle es a qué entidad acude. Indague
bien los costos y beneficios de obtener un préstamo en ese sitio y en
otros .
Tenga cuidado con los préstamos
informales (conocidos como “garroteras”, en los que las tasas de interés
son descomunales a raíz de que piden muy pocos requisitos y dan el
crédito rápido), compare intereses.
Algo que resulta esencial es ser
buena paga. No se atrase con los pagos porque eso mancha su historial
crediticio. Pague siempre. De esta
manera, si en algún momento requiere otro préstamo no tendrá problemas, pues el banco o entidad revisará su historial y le dará el aval.
Esto fue lo que hizo Cinthia Espinoza, el personaje de la historia inicial. El año pasado volvió a pedir un
crédito en la misma Fundación, esta
vez por ¢5 millones, luego de haber
cancelado el primero.
“Si yo con el primer préstamo hubiese quedado mal, en ningún lado
me hubieran ayudadado y así no podría salir adelante. Para mí, la prioridad es estar bien con la cuenta, estar
al día para poder otro día ir y poner la
cara y decir: ‘mirá, necesito que me
ayuden’”, dice Espinoza.
Hoy, su fábrica de cueros la integran siete personas, incluidas ella y
su esposo. El negocio ha crecido y esperan, a final de año, abrir su primera tienda en un nuevo centro comercial de Alajuela.
“Necesitábamos la ayuda económica para llegar hasta donde estamos. Tal vez, sin el préstamo nos hubiéramos mantenido, pero no le hubiéramos dado oportunidad de trabajar con nosotros a tantas personas, o no hubiéramos llegado hasta
donde estamos”, finaliza Espinoza.•
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 09
N
o piense que la única
forma de financiarse
es pedir un préstamo
hipotecario o prendario a una entidad financiera. Esas son solo un par de
opciones entre muchas. Hoy en día,
el mercado comprende que cada pyme tiene una necesidad y ofrece varios planes para enfrentarlas.
Ya sea que usted necesite con inmediatez el dinero de las deudas por
cobrar, que ocupe comprar maquinaria o que prefiera un préstamo,
encontrará opciones. Muchas. Por
ello, vale la pena estudiarlas antes
de decidirse por alguna.
10 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
k
Consiste en que una empresa
que vende productos o servicios le
cede sus créditos (facturas por cobrar) a una entidad financiera para
que se encargue de su cobro.
Tras ceder la factura, a la empresa se le entrega un porcentaje
del dinero de la factura que se debe
cobrar (por ejemplo, un 80%), a
cambio del pago de una tasa de interés o comisión.
Una vez que el cliente de la empresa paga (a la entidad financiera), al empresario se le entrega el
porcentaje restante.
Hay factoreo con recurso o sin
recurso. Con recurso es cuando la
entidad financiera (factor) no asume el riesgo en caso de que el cliente no pague. Sin recurso es cuando
la entidad financiera lo asume.
Esta opción resulta útil a aquellas empresas que tienen clientes
que pagan sus facturas varios días
o meses después. Por ejemplo, 45,
60 o 90 días después de haber recibido los productos o servicios. Como
la pyme necesita el dinero para
operar y no puede esperar tanto
tiempo, recurre a esta figura. Así,
la empresa recupera rápidamente
sus cuentas por cobrar y ese dinero
lo invierte en la actividad a la que
se dedica, señala Silvio Lacayo
Beeche, gerente general de Financiera Desyfin.
“Las pymes tal vez no tienen
una unidad especializada para cobrar sus cuentas, a veces lo hace el
mismo contador. Entonces, se deja
esa parte a una entidad que sí sabe
hacerlo, mientras el empresario se
dedica a lo que sabe hacer bien, a
producir queques o vender ‘y’. Como dice el dicho: ‘zapatero a tus zapatos’. Se trata de que la pyme se
enfoque en lo que está haciendo
bien y que no se desenfoque por cobrar facturas”, explica Lacayo.
Según el gerente, la tasa de interés en promedio anual de este medio de financiamiento va del 18% al
25% en colones y en dólares entre
el 10% y el 12%.
Danilo Montero, director ejecutivo de la Asociación Costarricense para Organizaciones de Desarrollo (Acorde), comenta que el
monto de la tasa de interés dependerá de cuánto riesgo debe asumir
la entidad al cobrar la factura.
Montero elogia a este tipo de financiamiento, frente a otros que
pueden resultar más caros.
“El descuento de facturas es relativamente barato. A la par de la
hipoteca, por supuesto que la factura es muchísimo más eficiente”,
dice.
1. Transforma las
ventas de crédito en
ventas de contado,
es decir, brinda
liquidez inmediata a
la empresa.
2. Delega la gestión
de cobro en un ente
especializado.
3. Mejora el control
de las cuentas por
cobrar.
4. No compromete
otros activos del
vendedor, lo que sí
s¸ucedería en caso de
recurrir a un crédito
para cubrir
necesidades de
liquidez.
Fuente: María Isabel
Cortés, directora
ejecutiva de la Asociación
Bancaria Costarricense
(ABC).
THINKSTOCK PARA EF
Ejemplo
Una empresa le vende botas y
uniformes al Ministerio de Seguridad, por ¢10 millones. El Ministerio
se compromete a pagar en 90 días.
La empresa no puede esperar
por el dinero. Entonces, le cede la
factura a una entidad financiera.
La entidad le da ¢8,5 millones por
un plazo de 90 días, con una tasa de
interés anual del 22%. Los intereses de 90 días suman ¢467.500.
Posteriormente, el representante de la empresa le dice al Ministerio que el pago lo debe girar a la
entidad financiera.
Al cabo de 90 días, el Ministerio
deposita los ¢10 millones. La entidad financiera se cobra ¢8,5 millones que le dio a la empresa fabricante de uniformes y botas, más
los intereses (¢467.500). De los ¢10
millones que depositó el Ministerio sobran ¢1.032.500 que se giran a
la empresa de uniformes y botas.
Si es una persona jurídica:
Formulario Conozca a su cliente.
Información legal de la empresa (personería
jurídica, información de los integrantes de la
empresa).
Estados financieros.
Información fiscal de la empresa.
Flujo de caja de la empresa a un año.
Plan de negocios de la empresa con el perfil de
esta (dueños, a qué se dedica, principales clientes,
cantidad de años de operar, entre otros).
Si es una persona física:
Formulario Conozca a su cliente.
Certificación de ingresos emitida por un contador
público.
Copia de la cédula.
Información fiscal de la empresa.
Plan de negocios de la empresa con el perfil de
esta (dueños, a qué se dedica, principales clientes,
cantidad de años de operar, entre otros).
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 11
k
k
Se utiliza para adquirir activos productivos
para la empresa como maquinaria, equipo,
vehículos, centrales telefónicas, software, a
través de un arrendamiento o alquiler.
La empresa que ocupa el activo va a la entidad financiera con la factura proforma de lo
que requiere (por ejemplo, un vehículo).
“Usualmente, se pide una prima de alrededor del 20%. El otro 80% es el que la arrendadora financia a un plazo determinado, que va
de tres años hasta seis años, dependiendo del
tipo de activo”, expresa Silvio Lacayo Beeche, de Financiera Desyfin.
La empresa tiene la alternativa de devolver el vehículo, después del plazo acordado, o
de adquirirlo.
Tipos de leasing
Existen el financiero y el operativo.
María Isabel Cortés, directora ejecutiva de
la Asociación Bancaria Costarricense, explica que el leasing financiero es un contrato de
alquiler con opción de compra, es decir, el
propósito de la persona que alquila es adquirir el bien luego de que finalice el contrato. Es
como una compra a plazos.
“Aun cuando el bien no esté registrado a
nombre del arrendatario, este adquiere todos
los riesgos y ventajas de poseerlo, entre ellos,
el aprovechamiento, los gastos de mantenimiento, pérdidas por accidentes, registro del
bien como activo y deducción de gastos y depreciación”, detalla Cortés.
Según indica, el leasing financiero no puede cancelarse antes de su término.
El leasing operativo también es un contrato de alquiler, pero sin opción de adquirirlo.
“Equivale al arrendamiento puro y simple, o sea, se utiliza el bien por el pago de una
cuota, pero no existe opción de compra”.
Este contrato se diferencia del financiero
en que puede darse por terminado en cualquier momento sin penalización, excepto
que se hubiesen determinado condiciones específicas de plazos mínimos.
Según Cortés, el plazo de este leasing es
corto o mediano y se usa mucho para renovar
flotas de vehículos o comprar equipo de rápida obsolescencia como computadoras.
Para Cortés, el leasingoperativo tiene ventajas fiscales, en razón de que la cuota de al-
12 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
THINKSTOCK PARA EF
quiler –en el tanto sea útil y pertinente para
producir renta gravable–se deduce completa
del impuesto sobre la renta como un gasto.
Además, la empresa no tiene que registrar
los gastos por concepto de depreciación y
operación como seguros, mantenimiento,
pérdidas por deterioro, pues estos los asume
el arrendador (la entidad financiera, por
ejemplo).
Decidir qué figura utilizar depende de las
necesidades del cliente. Si quiere que el bien
finalmente sea suyo es más conveniente el financiero. Pero, si prefiere únicamente arrendar el bien, sin dejárselo, es mejor usar el operativo.
Existe otro tipo de leasing: el operativo en
función financiera.
“Es una modalidad regulada por una normativa del Ministerio de Hacienda, que si se
cumple, permite al usuario utilizar el bien y
al final del plazo lo puede adquirir pagando
un residuo y las cuotas son deducibles como
un gasto de impuesto sobre la renta”, detalla
Cortés.
Son préstamos a corto plazo,
habitualmente de entre seis y
12 meses. Generalmente, son
revolutivos, o sea el cliente pide, paga en cualquier momento antes del vencimiento y puede volver a solicitar el dinero.
Un crédito convencional tiene
planes de pago estructurados,
a un plazo mayor y el dinero se
entrega de una sola vez.
Según Danilo Montero, de
Acorde, la línea de crédito ofrece mucha flexibilidad en los
plazos. “Se le da al cliente una
posibilidad máxima de girar,
por decir algo, ¢10 millones. Si
no ocupa ¢10 millones ya, saca
¢2 millones hoy, dentro de un
mes saca otros ¢2 millones,
dentro de cinco meses otros ¢2
millones, ya ahí lleva ¢6 millones. Pero, a lo mejor, en el sétimo mes paga los primeros ¢2
millones, entonces rebaja su
saldo. Usted puede irse acomodando a las condiciones…”, explica Montero.
Según Silvio Lacayo Beeche, de Desyfin, hay dos tipos
de línea de crédito: con y sin
compromiso de desembolso.
“Hay unas que son casi au-
tomáticas, con compromiso,
que las puede pedir en cualquier momento. Las que son
sin compromiso de desembolso, dependen de las situaciones
del mercado. Si yo llego a pedir,
pago y luego vuelvo a pedir y la
situación financiera de la empresa ha desmejorado, no necesariamente el banco está en
la disposición de otra vez girar
la línea”, aclara.
Hay líneas de crédito para
manejo de capital de trabajo
(pago de planillas, de mano de
obra, compra de materias primas, pago a proveedores), para
importación, para exportación, para pago de impuestos,
para que las constructoras
compren materiales, etc.
Ejemplo
Una empresa produce bolsas de empaque y entre sus
principales clientes están varios supermercados. Todos los
meses compra bobinas de papel, paga salarios, paga el alquiler de la bodega en la que
opera e impuestos.
Los supermercados tardan
hasta dos meses en pagar las
bolsas. Entonces, la empresa
–que no puede esperar– decide
ir a una entidad financiera y
pedir una línea de crédito.
El 1 de junio del 2014 la entidad financiera le aprobó un
crédito por ¢10 millones, a un
plazo de un año.
El 1 de agosto del 2014, la empresa saca un primer crédito
por ¢2 millones a ocho meses
plazo, con una tasa de interés
del 22% para pagar materiales
de trabajo. Este primer crédito
vence el 1 de abril del 2015. La
empresa paga al banco
¢271.062 al mes.
El 1 de octubre del 2014 saca
¢5 millones a cuatro meses, para pagar una compra de papel,
con una tasa también del 22%.
Este crédito vence el 1 de febrero del 2015. La empresa paga intereses de ¢91.667 cada mes y el
1 de febrero paga además el
monto del capital.
El 1 de diciembre del 2014 saca ¢3 millones a tres meses, con
una tasa de 20%, para pagar
aguinaldos e impuestos. Este
crédito vence el 1 de marzo del
2015 y paga intereses de ¢50.000
cada mes. El 1 de marzo paga
también el monto del capital.
Esta línea de crédito revolutivo posibilita que la empresa
gire varios créditos por montos, plazos e incluso tasas diferentes. La empresa va pagando
los préstamos con el dinero
que le pagan los supermercados por las bolsas. Como el 1 de
febrero del 2015 la empresa ya
pagó los ¢5 millones que pidió
el 1 de octubre del 2014, puede
solicitarle a la entidad, si lo
quisiera, ¢5 millones más.
THINKSTOCK PARA EF
k
Otra opción para las pymes son las cartas de crédito, utilizadas por los importadores del país para garantizar el
pago por la compra de materias primas a una empresa.
Por ejemplo, una firma tica le compra piedras semipreciosas a una de la India para hacer joyería (collares,
pulseras, anillos). Para que la empresa en la India tenga
la seguridad de que le van a pagar después de que arriben
Manual Pymes N°4| El Financiero | 2015 | 13
THINKSTOCK PARA EF
k
Funciona igual que una tarjeta
de crédito pero, en algunos casos, cuenta con beneficios específicos para empresas.
Permite ganar puntos, millas
y descuentos, de manera que
puede resultar interesante para
realizar compras a un precio un
poco más barato.
Por ejemplo, si el 23 de marzo
la empresa compra varios artículos para el negocio y la fecha
de corte (de pago sin que se cobren intereses) es el 15 de abril y
paga ese mismo día, se va a ver
beneficiada pues tuvo 23 días para pagar lo comprado sin desem-
THINKSTOCK PARA EF
las mercancías, la empresa tica pide una carta de crédito
en una entidad financiera.
“Hace una apertura de una línea de crédito y con base
en esa línea de crédito preaprobada puede emitir cartas
de crédito para financiar la importación de materias primas del exterior”, dice Silvio Lacayo Beeche, de Desyfin.
Con base en esa carta de crédito, se le puede pagar a la
empresa india a 60, a 90, o a 120 días, según se establezca.
“Está utilizando algo que se llama crédito documental, no se está prestando plata, lo que se está prestando es
una garantía para que pueda importar pagándole a 90 o
120 días al proveedor”, menciona Silvio Lacayo Beeche.
La información de la carta de crédito incluye varios
detalles: cantidad de materia prima, plazo máximo para
que el exportador mande la mercancía, características
del producto, entre otros aspectos, que la empresa vendedora de la materia prima debe cumplir.
“Al exportador (en la India) le llega el documento para
que despache con ciertas condiciones”, dice Lacayo.
Si la empresa exportadora (a la que la empresa tica le
compra) no cumple con las condiciones fijadas en la carta de crédito, no se le pagaría.
“Protege también a la empresa local costarricense de
que lo que va a traer sea lo correcto”, añade Lacayo.
Para abrir la carta, se paga una comisión de apertura y
financiamiento y costos operativos.
14 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
THINKSTOCK PARA EF
bolsar dinero por intereses.
Sin embargo, las pymes que
usen esta tarjeta deben tener
mucho cuidado, ser muy disciplinadas y pagar de contado, ya
que si utilizan la tarjeta como
medio de financiamiento puede
resultar perjudicial, pues la tasa
de interés que se paga puede ser
muy alta.
“La empresa debe saber administrar la tarjeta. Para las microempresas estamos convencidos de que podría ser muy peligroso. Es poco recomendable”,
advierte Danilo Montero, de
Acorde.
k
THINKSTOCK PARA EF
Es un crédito convencional en el que la garantía que responde, en caso de incumplimiento,
es un bien mueble, como un vehículo, una máquina, equipos médicos (silla de un dentista,
por ejemplo).
Si no se tiene otra garantía, usualmente la
garantía es el mismo bien por adquirir.
Se paga una cuota mensual e interés y
cuando se termina de pagar se libera la prenda
(se hace un trámite ante un notario).
De acuerdo con Adrián Serrano, de Mucap,
el plazo de este crédito va en función de la vida
útil del bien que se va adquirir. En general, varían entre tres y cinco años, y en casos extraordinarios siete u ocho.
¿Qué factores hay que considerar para elegir entre un crédito prendario o un leasing
operativo?
k
Es el convencional en el que la garantía que responde es un bien
inmueble como un lote o una vivienda, es decir: una propiedad.
Según Adrián Serrano, ejecutivo de pymes de Mucap, este crédito se emplea cuando la empresa desea comprar activos fijos como una propiedad en la que se va a construir, porque, por ejemplo, el alquiler resulta caro. La otra opción es cuando ya se tiene la
propiedad y se quiere construir o bien, mejorar los inmuebles.
Según Serrano, los plazos de los créditos hipotecarios para
empresas tienden a ser más largos que otros préstamos: de ocho a
15 años, y en casos extraordinarios hasta 20 años, con tasas de interés que varían entre 10,75% y 16% anual, aproximadamente.
Si la empresa no honra la deuda, perdería el bien puesto en garantía. Cuando termina de pagar, se cancela la hipoteca, para lo
cual debe hacerse un trámite notarial.
Ejemplo
Un empresario desea construir una bodega en un lote que posee. Solicita un crédito hipotecario y pone el lote como garantía.
El banco le otorga un préstamo de ¢10 millones, a un plazo de
diez años. La tasa de interés es la tasa básica pasiva (actualmente
en 7,10%), más 4 puntos, de manera que ascendería a 11,10%
anual. El deudor debería pagar aproximadamente ¢140.000 al
mes, más una prima de póliza de incendio y otros riesgos, por el
valor de las construcciones, así como una comisión de formalización del 1,5%. También debe pagar al perito que avalúa la propiedad y al notario que formaliza la escritura.
“Depende de para qué lo quiera yo. Si lo
quiero para tener un activo en el cual yo necesito generar un escudo fiscal, es mejor hacerlo en leasing o que estratégicamente me convenga más no pagar tanto gasto como el abogado que en la prenda se tiene, depende de la
estrategia de la empresa…En el leasing operativo, la cuota de intereses como de amortización (el arrendamiento) es deducible 100%
de renta. En el caso de un crédito prendario
solo se deduce de renta el gasto por intereses”, expone Silvio Lacayo Beeche, de Desyfin.
Ejemplo
La pyme desea adquirir un vehículo pequeño para su empresa y el banco le facilita ¢7
millones, a un plazo de siete años y a una tasa
de interés anual del 11% y con una comisión
de formalización del 2%. En estas condiciones, la empresa pagaría ¢120.000 al mes y una
prima de seguro de ¢25.234 al mes.
Según el tipo de vehículo, puede ser necesario el pago del avalúo de un perito así como
la protocolización de la prenda por parte de
un notario.
k
Se basa en la Ley Sistema de Banca para el Desarrollo (SBD).
“Los sujetos de crédito del SBD son los micro y pequeños
empresarios de todas las actividades productivas que existan,
tengan o no garantías”, dice Welmer Ramos, ministro de Economía, Industria y Comercio.
Se financian proyectos que no son sujetos de crédito en el
sistema de banca comercial, en el tanto sean viables.
Funciona de esta manera: el sistema tiene un monto de dinero apartado para fiar a empresarios que no tienen garantías. “De esa plata (el sistema) le dice a los bancos: ‘yo fío a “x”
persona para que obtenga un préstamo’. Si la persona no paga,
yo le pago hasta el 75% del crédito (al banco)… Pero, Banca para el Desarrollo va a ver cómo hace para reponer la plata, va a ir
a embargar(...) Banca para el desarrollo quiere que la gente
tenga acceso al dinero a una tasa baja, a una tasa accesible y en
los plazos adecuados”, dice el ministro.
Los empresarios que tengan proyectos viables y que estén
interesados en obtener financiamiento de estos fondos, pueden acercarse a los bancos del Estado, a las cooperativas o a los
entes certificados por el sistema y presentar los requisitos que
les soliciten para acceder al préstamo.•
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 15
P
revio a adquirir un préstamo con alguna entidad
financiera, es importante estudiar sus condiciones, la moneda, el plazo,
la tasa de interés, así como la garantía que solicita.
Ese análisis le permitirá clarificar cuán conveniente es la deuda
que asumirá.
La revisión debe hacerla antes,
pues difícilmente podrá cambiarlo
cuando acepte el financiamiento.
Tasa de interés
En el tema de la tasa de interés,
Marco Antonio Cuadra, exgerente
bancario, recomienda analizar primero si la tasa es fija o variable.
Si es variable, es importante saber cuál es la base sobre la que se va
16 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
a calcular el monto de las tasas (tasa
de referencia).
Para los créditos en colones, generalmente se usa la tasa básica pasiva, que es un promedio ponderado
de los intereses aplicados por las entidades financieras para plazos entre cinco y siete meses. Esta es calculada por el Banco Central.
Si el préstamo es en dólares, la tasa de interés va a estar asociada ya
sea a la tasa Prime Rate o a la tasa
Libor.
Según Cuadra, se debe revisar el
historial de la tasa –sea cual sea–para ver cuál ha sido su comportamiento y con base en eso, ver si conviene.
“Cuando es tasa variable uno, como empresario, asume un riesgo al
cambio de las tasas de interés. Hay
que hacer una estimación, ante una
variación abrupta de la tasa de interés. Por ejemplo, si hoy yo estoy pagando 6% y dentro de dos años voy a
estar pagando al 12%, ese es un criterio que debo tomar en cuenta desde hoy”, agrega Cuadra.
La pyme debe analizar si los ingresos de su negocio le permitirían
pagar cada mes la tasa de interés
que la entidad bancaria establezca.
Por ello, es importante comparar
bien qué tasa ofrecen las diferentes
entidades para el crédito que se está
buscando, recomienda el economista Juan Enrique Muñoz Giró.
“El deudor deberá lidiar con una
tasa de interés que dependerá de
condiciones del mercado, de la identificación de los riesgos del deudor y
de ahí usualmente son los que dan el
THINKSTOCK PARA EF
crédito los que llevan la dirección
del tema”, añade Muñoz.
Javier Angulo, director ejecutivo de Finanzas con Propósito, aconseja consultar al banco por la tasa
efectiva que se va a pagar (la que incluye esos avalúos, seguros y otros
costos), pues las personas normalmente deciden con base en la tasa de
interés nominal (que no abarca esos
aspectos), lo cual es un error.
Plazo
Muñoz detalla que la pyme tiene
que valorar si el crédito que va a solicitar es para capital de trabajo, flujo de caja, pago de proveedores, o si
es un crédito para invertir en maquinaria o en algún tipo de capital
físico. Dependiendo de la naturaleza del uso de los fondos, así va a ser el
plazo.
Por ejemplo, si se trata de un crédito para darle liquidez al flujo de
caja, los plazos varían entre seis meses y un año. Si se trata de compra de
materiales, de invertir en un vehículo para el negocio, los plazos normalmente serán mayores a un año.
Cuanto más largo sea el plazo del
crédito, la cuota mensual que se paga es más pequeña. Sin embargo,
los intereses que se paguen también serán mayores. Por el contrario, a menor plazo el monto de intereses cancelado es menor.
Moneda
Los expertos recomiendan que si
el interesado en recibir un crédito
tiene ingresos en colones, lo ideal es
que se endeude en esa misma moneda para que no tenga que lidiar con
variaciones en el tipo de cambio.
“El deudor tiene que considerar
la posibilidad de que el colón se devalúe y que con el tiempo tenga que
buscar más colones para comprar
un mismo dólar y eso le comience a
dar problemas. Lo recomendable es
que una pyme que no exporta tenga
los créditos en colones”, afirma el
economista Juan Enrique Muñoz.
Si la empresa obtiene ingresos en
dólares, sí es factible endeudarse en
dólares.
Garantía
Las empresas deben tener claridad de cuál es la mejor garantía que
puede responder por la deuda y que
no vaya a comprometer la solidez
del patrimonio del empresario.
Las más comunes son:
-Fiduciaria (uno o varios fiadores asumen la deuda en caso de que
el deudor principal no pueda pagarla).
-Prendaria (responde un bien
mueble, como máquinas, equipo
médico, vehículo).
-Hipotecaria (responde un bien
inmueble, como un lote, una casa).•
Una empresa adquiere un crédito de ¢5 millones a
una tasa del 19% en un plazo de tres años.
En este caso, la cuota mensual es de ¢183.887. Al
finalizar el crédito, la persona habrá pagado
¢6.619.945,80 y habrá desembolsado por intereses
¢1.619.946.
Ese mismo préstamo de ¢5 millones, a una tasa del
19%, pero a un plazo de cinco años, tendría una
cuota mensual de ¢130.364. Al terminar el plazo, el
pago total final sería de ¢7.821.836,14. Por intereses
se pagaría un total de ¢2.821.836.
Esta es una muestra de que cuanto menor es el
plazo, mayor es la mensualidad y menor el monto
de intereses pagados y viceversa.
Moneda: si recibe ingresos en colones, lo ideal es
endeudarse en esa moneda y si recibe ingresos en
dólares, puede hacerlo en esa divisa.
Plazo: según el tipo de crédito, será el plazo. Los
créditos en los que se adquiere un activo (un
vehículo, o propiedad) tienden a ser un poco más
largos que aquellos que buscan darle liquidez al flujo
de caja. A mayor plazo, la cuota mensual es menor,
pero los intereses que se terminan pagando son
mayores y viceversa.
Tasa de interés: analice si es variable o fija. Si es
variable, estudie qué tasa del mercado se utiliza
para calcular el crédito (la tasa básica pasiva, la
libor, la prime rate u otra).
Garantía: analice qué tipo de garantía podría
responder mejor por su deuda, sin afectar su
patrimonio. Las más comunes son la fiduciaria,
prendaria e hipotecaria.
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 17
U
no de los retos más
grandes de los empresarios deseosos de obtener financiamiento
es persuadir a una entidad financiera de que cumplen
con las condiciones requeridas para ser sujetos de crédito. Es decir,
que están en capacidad de enfrentar los pagos mensuales que implica un préstamo.
¿Qué aspectos consideran los
bancos, para otorgar un crédito?
¿Qué le interesa a un banco? Estos
temas deben conocerse con profundidad para poder dar las respuestas
adecuadas al ente financiero.
18 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
Análisis de su historial crediticio
Imagine que su nombre es Pedro
Pérez y que tiene un taller mecánico desde hace tres años.
Su cantidad de clientes ha aumentado y ve la necesidad de crecer
y dar un mejor servicio, cosa que no
puede lograr con su equipo ya gastado por el uso.
Su empresa se planteó una serie
de objetivos como, por ejemplo, adquirir más herramientas y equipo
para trabajar de forma más profesional en su taller. Según sus proyecciones, esa meta solo se puede lograr con financiamiento, pues sus
ahorros son insuficientes.
Si usted fuera hoy al banco a
plantearle a un banquero que desea
un préstamo, los requisitos variarían según el tipo de crédito.
Sin embargo, esto es más o menos lo que sucedería:
La entrevista
Banquero: ¡Hola, señor! ¿Cómo
está? Siéntese, por favor.
Pedro: ¡Hola! Muy bien gracias,
¿y usted?, dice Pedro, quien practicó varias veces en su casa qué decir
y cómo dirigirse al ejecutivo.
Banquero: Bien, gracias. Mi
nombre es Carlos y soy un ejecutivo
del banco. Por favor, dígame su
THINKSTOCK PARA EF
nombre y cédula.
Pedro: Me llamo Pedro Pérez Mora, cédula 1…
Banquero: Excelente. Debo revisar qué tal anda su historial de crédito. Ingresaré al sistema de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) para ver.
- Ay, Dios, ¿qué será eso?- , piensa
en sus adentros Pedro.
Pedro: Don Carlos, una consultita: ¿cuál historial va a revisar? ¿A
qué se refiere exactamente?
Banquero: Claro. Le explico. La
Sugef clasifica a los deudores, según su capacidad de pago, por categorías, desde los que son buena pa-
ga, hasta los que no. Entonces, tengo que revisar en qué rango está usted: si se ha atrasado, si ha quedado
mal, si tiene juicios de cobro pendientes. Es un procedimiento que
tenemos que hacer siempre. Si está
en una categoría riesgosa, lamentablemente no podría darle el crédito.
Pedro: Entiendo. Yo nunca he
pedido un préstamo. Esta es la primera vez, y no tengo deudas.
Banquero: En efecto, revisé y no
hay ningún problema en su caso.
Ahora, tengo que revisar su comportamiento en el área comercial,
a ver si debe algo en alguna tienda.
Por ejemplo, en las empresas de
electrodomésticos. Haré una revisión en la base de datos de una protectora de crédito. Mmm, todo está
bien.
Pedro: Sí, yo soy muy responsable. No me gusta quedar debiendo.
Yo no tengo deudas de nada.
Banquero: ¡Qué bueno! Así debe
ser. Ahora voy a revisar su comportamiento crediticio en este banco.
Esto significa si ha sido un buen
deudor o si, por ejemplo, actuó como fiador y no pagó la deuda cuando el deudor principal no pudo pagar, ese tipo de cosas. Veamos... Todo está bien.
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 19
Como usted es nuevo, ahora voy
a revisar su score. Estas son una serie de variables matemáticas, previamente definidas, para ver si, según su situación, reúne las condiciones para ser sujeto de crédito. Le
voy a hacer unas preguntas. Empecemos: ¿usted tiene bienes a su
nombre?
Pedro: Sí, señor, tengo un carro
del año 2004 y tengo mi casa en Guadalupe. Vea, traje las certificaciones del Registro, por si acaso.
Banquero: Perfecto. ¿Cuál es su
experiencia laboral?
Pedro: Yo tengo 40 años y desde
los 17 trabajo en talleres mecánicos,
o sea, tengo 23 años de experiencia.
Hasta hace tres años pude ponerme
mi propio taller. Yo traje, por si acaso usted me preguntaba esto, unas
cartas de recomendación de mis anteriores jefes, para que vea que es
cierto que tengo experiencia.
Banquero: Usted viene bien preparado, don Pedro. Cuénteme, ¿está
inscrito en la Dirección General de
20 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
Tributación y en la Caja Costarricense de Seguro Social? ¿Tiene permiso de funcionamiento y patente?
Pedro: Sí, señor, aquí tengo la documentación.
(Pedro y el ejecutivo, Carlos, siguen hablando por un rato).
Banquero: De acuerdo con lo que
me ha contado, sí reúne las condiciones según nuestro sistema. Podemos continuar.
Justificación del crédito y aporte
de pruebas
Banquero: Don Pedro: ¿para qué
quiere este crédito? ¿Qué pretende
financiar?
Pedro: Bueno, mi negocio está
creciendo cada vez más y deseo
comprar una serie de equipo y herramientas, porque lo que tengo ya
no funciona igual. Además, quiero
ampliar mi taller.
Con mi contador y con un familiar que conoce de esto, hice un estudio de factibilidad, un flujo de caja
con mis entradas y salidas. Vea,
aquí está.
Yo tengo ingresos fijos al mes de
¢740.000, aquí está mi certificación
de ingresos emitida por un contador. Según mi análisis, sí puedo asumir un crédito.
Lo que ocupo ahora son ¢5 millones. Aquí traigo las facturas proformas de lo que compraría. Yo tengo
experiencia en el área, como le comenté, mi empresa funciona formalmente y puedo asumir el crédito. Estoy preparado.
Banquero: Muy bien. Don Pedro,
usted hizo bien su tarea, viene muy
bien preparado. Yo voy a analizar
con más detalles la documentación
que me trajo. También nos interesaría visitar su taller… Pero, vamos
por muy buen camino.
Pedro: Claro, pueden visitarme
cualquier día. ¡Muchas gracias!
Preparación ante todo
Tras esta entrevista, que es más
o menos como se desarrollaría una
entrevista con cualquier entidad fi-
THINKSTOCK PARA EF
nanciera, el ejecutivo quedó con
una muy buena impresión de Pedro, pues logró demostrar con documentación y con su propio análisis,
que sí es sujeto de crédito.
Su preparación debe ser así o mejor, eso es muy valorado.
“Una persona tiene que llegar
con un plan de inversión bien definido”, subraya Miguel Campos, encargado de estrategia y negocios de
Banca de Desarrollo del Banco Nacional de Costa Rica.
No es bien visto que una persona
llegue con toda la lista de necesidades (como si fuera la lista para pedirle regalos al Niño Dios) y no tenga paralelamente un plan de los ingresos proyectados que aseguren el
pago de la deuda y el mantenimiento del negocio.
A la entrevista se debe llegar con
seguridad, no titubeando.
Como una propuesta de
matrimonio
Solicitar un préstamo es como
pedirle matrimonio a la pareja; la
persona tiene que tener todo un plan:
¿cómo van a vivir?, ¿dónde?, ¿cuál va
a ser el aporte de cada uno al plan de
vida?
Si usted le dijera a su pareja que no
sabe, que no tiene idea de qué puede
ofrecer, ese matrimonio no tendría
mucho futuro.
Lamentablemente, no se puede vivir del amor. En el mejor de los casos,
su novio(a) le diría que mejor no se
casen todavía, que esperen un tiempo. En el peor de los casos, sería un no
rotundo.
Igual sucede con un banco. Este
no puede financiar a alguien que no
tiene idea de lo que quiere.
De ahí que su preparación es esencial.
Además, cuanta más experiencia
tenga en su negocio, acumula más
puntos a su favor.
“Lo ideal sería que usted tenga experiencia, que ya haya tenido crédito, que sea casado (denota cierta estabilidad, aunque no es determinante),
que tenga garantía hipotecaria”, dice Campos.
La claridad que usted transmita
sobre su negocio también es importante.
Básese en la realidad, no en el
mundo ideal, sino en lo que sucede
día tras día en su empresa.
Diga: yo voy a pagar el crédito con
este nivel de ventas, con estos ingresos proyectados o los que ya tengo
(reales), este es mi flujo de caja, por lo
tanto es posible saldar la deuda en este plazo.
“Los banqueros son muy escépticos. Usted tiene que llegar a demostrarles que tiene el conocimiento, la
experiencia, que tiene bien identificado su proyecto, que sabe cómo lo va
a pagar y todo eso es importantísimo,
porque usted sabe dónde está ubicado en el mundo de los negocios”, añade Campos, del Banco Nacional.•
Plan de factibilidad. Con él
podrá fundamentar por qué el
banco debería prestarle. Tenga
listo un flujo de caja, estados
financieros, un plan de inversión,
un inventario de sus bienes y
facturas proforma, entre otros.
Certificación de sus ingresos u
orden patronal para comprobar
su nivel de ingresos.
Documentos de inscripción del
negocio. Con ello demostrará
que opera legalmente. Debe
estar inscrito en la Dirección
General de Tributación, en la
Caja Costarricense de Seguro
Social, tener permiso de
funcionamiento ante el
Ministerio de Salud, así como
patente municipal, entre otros
requisitos básicos.
Certificaciones de sus bienes
muebles e inmuebles, así como
planos, de ser el caso.
Fuente: William Hayden y Miguel
Campos, 2015.
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 21
D
espués de haber
obtenido el crédito que requería
para mejorar su
empresa, es muy
importante velar por su cumplimiento, así como incluir
dentro del flujo de caja (entradas y salidas) y dentro del presupuesto anual de sus operaciones el monto del pago del
crédito.
Es necesario monitorear
periódicamente ese flujo de caja, en aras de comprobar que se
está generando suficiente dinero para pagar la deuda adquirida.
“Esto también incluye hacer un análisis de la mora de
las cuentas por cobrar (en caso
de que existan), ventas, rotación de inventario, análisis de
los costos y gastos de administración que afectan directamente la generación de efectivo y las utilidades”, aconseja
22 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
Francisco González, director
de Pymes para Centroamérica
de Scotiabank.
La empresa debe orientar
sus esfuerzos para que el negocio se mantenga fuerte, con la
generación de ingresos suficientes para pagar la deuda.
No desvíe los fondos
Juan Enrique Muñoz Giró,
economista y consultor, sugiere a las pymes usar el dinero
que les prestaron en lo que tenían previsto y no desviar los
fondos hacia otras actividades,
pues esto puede salir caro.
“Realizar otras cosas con
esos fondos puede llevar a que
las pymes no puedan recuperar los ingresos para pagar la
deuda”, estima Muñoz.
Tenga orden y dígale “no”
al despilfarro
El control del gasto es fundamental: sea muy ordenado
con sus finanzas, evite realizar
gastos en artículos o productos que realmente no ocupa su
empresa.
No se ‘coma’ el dinero de la
empresa en gastos familiares o
personales. Recuerde mantener separados los ingresos de
la empresa de los propios.
Tampoco compre impulsivamente. Cuide su bolsillo. Recuerde que tiene una responsabilidad que cumplir y, si empieza a tener problemas, su
historial crediticio se verá
afectado, lo que podría llevar a
que en el sistema bancario no
le vuelvan a prestar dinero.
Cumpla el plan de pago
Cuando la empresa adquiere un crédito, el banco establece un plan de pago en el que se
indica el monto mensual que
se debe destinar a la parte principal del crédito (capital), a los
intereses, así como la fecha de
pago.
THINKSTOCK PARA EF
THINKSTOCK PARA EF
Su historial crediticio se
mantiene limpio, por lo que en un
futuro podrá acceder a otro crédito
en la entidad que se lo otorgó y en
otras.
Si se trata de un endeudamiento
con tarjeta de crédito,
generalmente se le otorgan puntos,
descuentos y promociones, que
puede aprovechar.
Si maneja ordenadamente sus
finanzas empresariales, tiene más
posibilidades de ir generando un
ahorro, que puede reinvertir en su
empresa de diferentes formas:
guardarlo en una cuenta de ahorro
y ganar intereses, invertir en un
certificado de depósito a plazo, o
en fondos de inversión. También
sirve como un “colchón” en caso
de que surja alguna eventualidad.
Se genera un ambiente de
confianza en la empresa, tanto
para los empleados como para los
clientes, pues el dinero solicitado
para el financiamiento está siendo
bien utilizado. Se trata de una
empresa responsable, que se
preocupa por honrar sus deudas
financieras.
Ser un buen pagador, incluso
puede traer beneficios a su salud
física y mental. Reduce el estrés
en el empresario, pues tiene un
plan estructurado para enfrentar
su deuda.
Incluya en su agenda la fecha de
pago y, preferiblemente, tenga el pago del préstamo como cargo automático en su cuenta bancaria (si el
banco no se lo exige). Así será más
fácil cumplir con la deuda y no enfrentarse a inconvenientes que bien
pudieron prevenirse.
Marco Antonio Cuadra, exgerente bancario, menciona que podría ser que aparte del pago mensual del crédito, el banco le solicite a
la empresa cumplir con otras obligaciones, como la entrega de estados financieros o de informes operativos, por lo que eso tampoco debe
dejarse de lado.
Si por alguna razón su empresa
no va a poder cumplir con determinado pago o usted cree que podría
haber un atraso, comuníqueselo anticipadamente a la entidad para llegar a una solución consensuada.
Javier Angulo, director ejecutivo
de Finanzas con Propósito, recomienda examinar cada mes el recibo de pago o el estado de cuenta si se
paga electrónicamente para controlar la tasa de interés y que se
mantenga la mensualidad en lo proyectado.
Y, ¿si ingresa mucho dinero?
Si la empresa registra una am-
24 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
plia cantidad de ganancias, ¿se debe
usar ese dinero para cancelar el crédito o para invertir?
Para Cuadra, la decisión depende de la rentabilidad que va a obtener la empresa de cancelar la deuda
o de ampliar su negocio. Debe escoger la opción que genere más valor.
Hay que analizar si el contrato de
crédito permite una cancelación
anticipada de este y, si lo permitiera,
se debe valorar cuánto habría que
pagar de comisión por desembolsar
el dinero tempranamente.
Si la cancelación del crédito no
resulta factible, luego de un análisis
del caso concreto, en vez de cancelar
la deuda podría utilizar el dinero en
mejorar o aumentar su negocio.
También podría ahorrar ese dinero en una cuenta bancaria, o invertir en un certificado de depósito
a plazo, o en fondos de inversión.•
Estas son algunas circunstancias en las que el endeudamiento puede convertirse en un
problema:
Disminución de las ventas del negocio, por ineficiencia de la empresa, por pérdida de un
cliente, por la competencia, o porque se generó una crisis económica que hace que las
personas dejen de adquirir determinado producto o servicio.
Aumento de las cuentas por pagar de la empresa (gastos), que no pueden ser satisfechas
con los ingresos que se reciben.
Si la empresa está endeudada en dólares y recibe ingresos en colones, una devaluación del
colón le podría afectar.
La compañía empieza a atrasarse con los pagos, pues no cuenta con el dinero suficiente
para pagar.
El dinero otorgado por la entidad financiera no se está invirtiendo en lo planeado.
k Con los ahorros. La mejor forma de evitar que estas situaciones le afecten es tener
previstas reservas de liquidez.
k Procure innovación continua en su producto o servicio; es decir, generar estrategias para
que su público meta siga interesándose en lo que usted le ofrece.
k Recorte gastos innecesarios o minimice los que permiten recortes sin afectar la operación
del negocio.
THINKSTOCK PARA EF
J
enny Gamboa solicitó un
préstamo bancario por ¢5
millones para levantar
su negocio de queso, leche y natilla artesanal.
Quería comprar vacas.
Desde que solicitó el crédito,
siempre cumplió puntualmente
con los pagos.
Sin embargo, le quemaron su lechería y la producción se vio afectada, por lo que sufrió algunos problemas para pagar las cuotas.
Ella se acercó al banco a explicar
lo acontecido y llegó a un acuerdo.
Gracias a eso, pronto su entorno
volverá a la normalidad.
Situaciones extraordinarias como esta, que se salen de las manos
del dueño de una pyme, se pueden
26 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
presentar en las empresas y afectar
así el cumplimiento a tiempo de los
pagos.
Otros motivos pueden estar ligados con dificultades económicas en
el negocio, como perder un cliente
que significaba un ingreso de dinero considerable para la empresa, de
forma que limita pagar las cuotas
que eran razonables de sufragar.
Otro caso es simplemente, una
mala administración de las finanzas. Por ejemplo, un empresario
irresponsable que empiece a gastar
desmedidamente en cosas innecesarias.
Cualquiera que sea la situación,
la opción menos sabia es hacerse de
la vista gorda y no pagarle al banco
o esconderse. Ese es el peor error.
Consecuencias
¿Por qué huir o no pagar resulta
poco inteligente?
“El récord creditico se deteriora.
Existe lo que se llama la Central de
Información Crediticia (CIC) en la
Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef), que consolida el comportamiento histórico
de pago de los deudores y asigna
una calificación para cada deudor
personal o jurídico. Es un promedio
móvil de cómo ha pagado un cliente
en los últimos cuatro años en el Sistema Financiero y, en caso de que la
puntuación sea mala, reduce la posibilidad de ser sujeto de crédito”,
explica Ernesto Guevara, gerente
de Banca Corporativa de Banco Lafise.
William Hayden, exgerente del
Banco Nacional, lo pone de esta forma: “el peor negocio que se puede
hacer es no pagarle al banco. Queda
codificado como un mal pagador.
Esa es la muerte súbita como empresario”.
Otro problema que traería la falta de pago sería el remate de los bienes que se pusieron a responder por
la deuda.
Alternativas
Leonardo Acuña, subgerente general del Banco de Costa Rica, aconseja que cuando un deudor enfrenta problemas de pago, lo más conveniente es acercarse al acreedor y exponerle la situación con el fin de que
evalúen alternativas de solución.
Estas son algunas posibilidades,
que variarán según el caso :
k Solicitar una readecuación del
plazo, es decir, una ampliación de
plazo de pago la deuda. Así, se podría bajar el monto a pagar por
mes.
“El banco, de acuerdo con las reglas de Sugef, permite hasta dos
readecuaciones en un período de
dos años. Quiere decir que la pyme
tiene ese oxígeno”, dice Hayden.
kNegociar un período de graciapara que en ese tiempo la empresa se
fortalezca. En ese espacio, el negocio pagaría solo los intereses y no
los abonos al principal.
k Establecer una forma de pago diferente, adecuada a los ciclos de caja de la empresa.
k Valorar un cambio en la moneda
del crédito.
k Analizar otras opciones. “Existen otras alternativas como los fon-
dos de capital de riesgo que con
inyecciones y aportes de dinero
pueden mejorar el flujo de caja de
las empresas, revitalizarlas y sacarlas adelante”, menciona Ernesto
Guevara.
También es importante hacer
una revisión de la estrategia del negocio y contestar esto: ¿cuántos son
mis ingresos?, ¿cuáles son mis costos?, ¿cuánto está afectando el pago
de la deuda a mi flujo de caja?
Conviene volver a hacer un flujo
de caja para ver la capacidad a futuro de enfrentar una readecuación
de plazos o la nueva condición de
pago que se negocie con el banco.
Así que, si no puede honrar su
deuda, no se desespere. Siempre
hay opciones de arreglos en caso de
que no pueda pagar de acuerdo con
lo acordado.•
Empresa: Alimentos Congelados Los
Murillo.
Fecha de fundación: 24 de febrero de
1999.
Actividad: fabricación y
comercialización de alimentos
congelados como tacos, ravioles,
burritos, deditos de queso y
salchidedos.
Monto del préstamo: ¢9,5 millones.
Uso del dinero: compra de un lote
para construir la casa de habitación
de la familia y separar la que tenían
del negocio, pues funcionaban en el
mismo inmueble. También se usó el
dinero para la cancelación de un
préstamo con otra entidad bancaria.
Contacto: 2438-2233, Facebook:
Alimentos Congelados Los Murillo.
LOS MURILLO PARA EF
Todo cambió
A
ntes del 2009, la empresa Alimentos Congelados Los Murillo –que se dedica a fabricar y
comercializar alimentos congelados como tacos y burritos– funcionaba en un espacio de la casa de habitación de la familia Murillo Bonilla.
La incomodidad y falta de privacidad
que esto significaba para los esposos Dinorah Bonilla y Randall Murillo y para
sus hijos, así como la necesidad de aumentar el tamaño de su empresa, los hizo solicitar un préstamo bancario.
Acudieron al Banco Nacional, que en
2007 les otorgó un crédito de ¢9,5 millones a un plazo de 12 años, a una tasa de
interés del 13,25% y con una garantía hipotecaria.
El dinero lo emplearon para:
k Comprar un lote en el que construi-
28 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
rían la casa en la que empezaron a vivir a partir de 2009.
k Cancelar un préstamo que habían
adquirido en otra entidad bancaria
por la compra de un vehículo para repartir sus productos.
“Antes del préstamo, nuestra casa
funcionaba de dos maneras: la mitad
era la fábrica y en la otra mitad vivíamos. La compra del lote fue el primer
paso para construir la casa actual. La
ayuda directa del préstamo a la empresa fue poder separar la casa-empresa y,
al mismo tiempo, utilizar el 100% de la
propiedad como fábrica, con el fin de
mejorar las condiciones en las áreas de
producción”, explica Randall Murillo,
propietario y gerente general de la empresa, que opera en San Rafael de Alajuela.
Murillo dice que gracias al préstamo,
la empresa optimizó las condiciones
económicas y de trabajo. Sin el préstamo, la empresa habría continuado, pero
su desarrollo no habría sido igual.
“Creo que sí nos hubiéramos mantenido, porque desde un principio los productos tuvieron muy buena aceptación.
Sin embargo, el préstamo del banco nos
ayudó a crecer más rápido. Al mejorar
las condiciones de producción y distribución de los productos, se incrementaron las ventas”, manifiesta.
Hoy, cuentan con ocho trabajadores,
incluidos él y su esposa.
Esta compañía nació en 1999 como
una necesidad de trabajo, pues la familia estaba en una difícil situación económica que los obligó a emprender en esta
área en la que tenían experiencia, pues
anteriormente habían sido dueños de
sodas. Esta vez, iban a convertirse en
distribuidores de productos para otras
sodas, escuelas y centros de comida.
Al tomar la decisión de adquirir el
préstamo hubo cierto miedo, pero lograron superarlo.
“Creo que todas las personas responsables y honradas van a sentir temor de
endeudarse, más cuando son montos altos. En el caso nuestro, superamos esos
temores apoyándonos como familia y
con una buena asesoría del funcionario
del banco”, finaliza Murillo.•
CALZADO SAMANTHA PARA EF
Empresa: Taller de Calzado Samantha.
Fecha de fundación: nació en el año
2002, época en la que vendían sus
zapatos a los vecinos del barrio en
Santa Rosa de Santo Domingo de
Heredia. En 2011, se formalizó la
empresa al registrarse como marca.
Actividad: producción de calzado para
damas, caballeros y niños.
Monto del préstamo: ¢6 millones.
Uso del dinero: compra de maquinaria
que les permite ser más eficientes en
el proceso productivo.
Contacto: 2244-4227 y
[email protected]
ria para realizar determinadas operaciones, contrataban los servicios de
otra empresa en San José. Sin embargo,
llegó un momento en el que valoraron
comprar sus propias máquinas para hacer los procedimientos ellos mismos y
ahorrarse esas contrataciones.
Optaron por un préstamo con el Banco Nacional, el cual obtuvieron en noviembre del 2013 por ¢6 millones.
Maquinaria propia
N
ohemy Reyes y su esposo,
Marco Tercero, vinieron a
Costa Rica provenientes de
Nicaragua, en 1992.
Tercero es talabartero de oficio (fabrica productos de cuero) y en Santa Rosa de Santo Domingo de Heredia siempre ha sido conocido como el “zapatero
del barrio”.
Por un asunto de necesidad, en 2002
empezaron con su empresa: les vendían
zapatos a sus vecinos.
“Ellos llegaban, se acercaban, hacían sus pedidos. Pedían encargos para
la escuela, que fueran (zapatos) buenos,
pegados y cosidos en cuero”, recuerda
Nohemy Reyes.
Poco a poco, la fama de los zapatos
–de cuero y sintéticos– elaborados por
esta familia se extendió.
Comenzaron a crecer
“Cuando iniciamos, mi esposo hacía
una operación y yo hacía otra. Pero, con
el tiempo, la empresa fue creciendo y delegamos ciertas operaciones en otras
personas”, cuenta Reyes, quien hoy se
encarga de la parte administrativa del
negocio, mientras que su esposo es el jefe del taller.
En 2011, el negocio se formalizó, pues
registraron Calzado Samantha como
una marca de fábrica y comercio.
Como les hacía falta cierta maquina-
Con el dinero, compraron varias máquinas, como una pasadora, una pegadora de suela y una troqueladora.
“Cuando se pagaba la maquila (servicios de otra empresa) teníamos un
egreso de efectivo que en su momento
había que desembolsar. Lo mismo era
desembolsar el egreso que pagar las máquinas. Entonces, no tuvimos ninguna
duda de tomar la deuda”, dice Reyes.
Hasta la fecha, la empresa no ha tenido problemas con sus pagos y ello se debe a que procuran trabajar con mucho
orden y a que, antes de adquirir el préstamo, se realizaron proyecciones para
ver si estarían en capacidad de asumir
esta obligación financiera.
La empresa cuenta hoy con diez colaboradores, incluyendo a Reyes y a Tercero. Según la propietaria, siguen en
crecimiento y buscan más eficiencia.
“Acabamos de pedir unas máquinas
que vienen en mayo. Funcionan a vapor, para ser más ágiles en el proceso
productivo”, cuenta la administradora
de la empresa. •
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 29
E
n 2012, German Vargas le propuso a su cuñado Franz Carmiol asociarse para establecer
en el país una empresa de limpieza de alfombras, muebles, tapicerías,
mobiliario y otros, que se dedicara a
brindar sus servicios a domicilio.
Vargas tenía experiencia, pues había
trabajado en negocios de limpieza tanto
en el país, como en Estados Unidos.
Sin embargo, el capital que tenían no
era suficiente para comprar la maquinaria necesaria para el arranque.
Crédito para iniciar
Decidieron solicitar un crédito en el
Banco Nacional, por la suma de ¢6 millones. El dinero se utilizó para la compra de equipo de limpieza –aspiradoras
especiales– y para adquirir un microbús con el fin de desplazarse.
Al principio, hubo cierta incertidumbre de si realmente la empresa iba a
resultar rentable o no. No obstante,
ellos pondrían todo su empeño. Y hasta
ahora les ha ido muy bien.
Carmiol afirma que su cartera de
clientes es muy diversa; abarca tanto a
familias, como a empresas.
“Hasta el momento, no hemos tenido
ningún problema a la hora de realizar
los pagos puntualmente”, asegura.
¿Cuál ha sido el secreto? Carmiol recomienda administrar muy bien el dinero generado por la empresa, para así
no caer en problemas de pago.•
30 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
POWER CLEAN PARA EF
Empresa: Power Clean de Costa Rica.
Fecha de fundación: 2013.
Actividad: servicio a domicilio –en cualquier parte del país– de limpieza
de alfombras, muebles, tapicerías, mobiliario de oficinas y limpieza
interior de vehículos, entre otros.
Monto del préstamo: ¢6 millones.
Uso del dinero: compra de equipo para iniciar el negocio, pues el que
tenían no era suficiente. También lo usaron para adquirir un microbús.
Contacto: 2285-4646, www.powercleancr.com.
Empresa: Lácteos Turrialba.
Fecha de fundación: enero de 2014.
Actividad: fabricación y
comercialización de queso Turrialba,
leche y natilla.
Monto del préstamo: ¢5 millones.
Uso del dinero: compra de cuatro
vacas y materiales para levantar su
lechería.
Contacto: 8636-7810.
materiales para la lechería y para arreglos de la finca.
Esta jefa de hogar vende sus productos en Cartago y en San José, concretamente en pulperías y carnicerías.
Actualmente, en la empresa trabajan ella, otro colaborador y su hijo Hernán David. Pero, además, tiene otro empleo: labora como asistente de chef los
fines de semana en un restaurante. Con
los ingresos que genera en sus dos trabbajos, mantiene a sus tres hijos.
LÁCTEOS TURRIALBA PARA EF
¢
D
esde hace alrededor de 40 años,
el padre de Jenny Gamboa, Óscar Gamboa, se ha dedicado a la
producción de queso, en Santa Cruz de
Turrialba. Ella conoce muy bien el oficio, pues siempre le ayudó.
Hace un tiempo, él le donó una finca
en Las Virtudes de Santa Cruz –en el
mismo cantón turrialbeño– y ella quiso
aprovechar esa oportunidad para poner
su propio negocio de producción artesa-
nal de queso, leche y natilla. Su empresa
se denomina Lácteos Turrialba y se fundó oficialmente en enero de 2014.
Aunque ya contaba con cuatro vacas, no eran suficientes. Por ello, hace
más o menos un año y medio decidió solicitar un préstamo de ¢5 millones con el
Banco Nacional, con un plazo de siete
años y con una garantía hipotecaria.
Con el dinero, pudo comprar cuatro
vacas adicionales, así como adquirir los
Enfrentar las dificultades
Gamboa asegura que nunca tuvo
miedo de endeudarse, pues siempre ha
tenido plena seguridad en lo que hace.
“Al tener el terreno que mi papá me
estaba dando, tenía que sacarle provecho a la finca y lo más que se podía hacer
ahí era meter ganado lechero, por la zona donde vivimos”, cuenta.
Hace más o menos dos meses, Jenny
sufrió una situación difícil: le quemaron su lechería. Esto hizo que tuviera
problemas para pagar su préstamo.
Aclara que no fue por “irresponsabilidad”, pues nunca había tenido inconvenientes. Fue un asunto fuera de su
control.
Habló con los encargados del banco,
quienes le permitieron llegar a un arreglo de pago por un período de tres meses,
mientras se lograba estabilizar, cosa
que ya está sucediendo pues volvió a levantar las estructuras quemadas.
Uno de sus planes es vender sus productos en las ferias del agricultor, lugares en los que dice no ha logrado encontrar espacio, pues el mercado está muy
saturado.
Otra de sus metas es mejorar su proceso de producción.•
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 31
Si en sus planes inmediatos o futuros está obtener un crédito para financiar alguna
necesidad de su empresa, conteste las siguientes preguntas, con el fin de configurar
su estrategia de financiamiento.
¿Cuánto dinero requiere su empresa? ¿Qué puede financiar con sus ahorros y qué no?
¿Para qué usaría el dinero del crédito? ¿Cuál es su plan de inversión?
32 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015
¿Cuenta su compañía con alguna garantía para respaldar su crédito? ¿Cuál usaría y cuál es
su valor aproximado?
¿En qué moneda considera que le convendría endeudarse y por qué? ¿Qué riesgos habría?
¿Qué plazo podría eventualmente asumir para financiarse y a qué tasa de interés?
k
Marque con una “x” la respuesta correcta. Se tiene un contrato de alquiler sin opción de compra y cuenta con un beneficio fiscal, pues la cuota de arrendamiento se
puede deducir completamente del impuesto sobre la renta como un gasto. ¿A qué figura exacta se refiere la anterior definición?
(a) Leasing.
(b) Factoreo.
(c) Leasing operativo.
(d) Carta de crédito.
(e) Crédito prendario
Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015 | 33
k
Mencione tres ventajas del financiamiento mediante la figura del factoreo. ¿A qué
tipo de empresas les conviene más este crédito? ¿Su pyme podría verse beneficiada
de él? ¿Cómo? Sí, no, ¿por qué?
k
¿Cuál tipo de crédito expuesto en estas páginas cree que le conviene más? ¿Por
qué? Haga un análisis de las ventajas y desventajas
k
Imagine que hoy mismo usted tiene que reunirse con el ejecutivo del banco al que
le solicitará el crédito. ¿Cómo se prepararía para esa reunión? ¿Qué detalles –como
mínimo– debería tener listos o conocer? Haga una breve justificación de por qué el
banquero debería prestarle el dinero, busque argumentos contrarios a su posición
y piense cómo respondería a ellos. Convenza al banquero.
k
¿Cuáles son algunas señales o indicadores que evidencian que el endeudamiento
puede empezar a presentar problemas? ¿Cómo reaccionaría a esas señales? ¿Cómo
mantener un endeudamiento sano?
34 | Manual Pymes N°4 | El Financiero | 2015

Documentos relacionados