Pedro Roquet History

Comentarios

Transcripción

Pedro Roquet History
Pedro Roquet, S.A.
LOS ORIGENES DE ROQUET: LOS AÑOS ‘40
En 1940 Pedro Roquet Vilá (foto a la derecha) y sus dos hijos
mayores, Jaime y José, abrieron un pequeño taller en Tona (un
pequeño pueblo balneario situado a 60 Km al norte de
Barcelona).
El taller, Talleres Roquet, comenzó su actividad reparando
maquinaria agrícola y fabricando “gasógenos”, que eran sistemas
montados en la parte trasera de los coches y que utilizaban el
gas de la combustión del carbón como combustible. Disfrutaron
de una considerable demanda de estos equipos debido a la
escasez de combustible existente durante la Segunda Guerra
Mundial. También fabricaban las máquinas que trituraban el
carbón que se utilizaba en dichos gasógenos.
En 1947 la demanda de gasógenos empezó a decaer, y en consecuencia el taller se
concentró en la reconstrucción y mejora de maquinaria agrícola y especialmente en las
trilladoras.
En la foto de abajo podemos ver una trilladora fabricada en 1948 en el taller Roquet. La
máquina estaba compuesta de dos ventiladores que separaban la paja y la cáscara
mientras el grano caía en unos sacos situados debajo. Pedro Roquet Jordá, el menor de
los tres hermanos y nuestro actual gerente, diseñó los ventiladores cuando todavía
estaba en la universidad.
Página 1 / 12
HACIA UNA NUEVA DIRECCIÓN: LOS AÑOS ‘50
En 1950 Pedro Roquet Jordá empezó a trabajar a plena
dedicación en el taller familiar, una vez terminados sus estudios
de ingeniería mecánica y tras un breve periodo de prácticas en
“La Maquinista Terrestre y Marítima”- una empresa fabricante
de motores diesel de más de 3000 CV.
Su primer trabajo en el taller fue el de diseñar y fabricar una
línea de producción para hacer pasta, en concreto fideos,
compuesta de máquinas para mezclar, amasar, prensar y
cortar, (ver foto de la máquina de amasar a la derecha).
Desgraciadamente no queda ninguna foto de la prensa, en la
que se utilizaron los primeros componentes hidráulicos Roquet:
una bomba de pistones, una válvula y un cilindro, diseñados y
fabricados por Roquet.
En 1951 llegó a Tona el primer tractor equipado con un elevador hidráulico de 3 puntos
(un Fordson). Algunos agricultores se interesaron en modernizar sus tractores antiguos y
Pedro pensó que podrían fabricar elevadores hidráulicos para añadir a tractores ya
existentes. Habló con el propietario del tractor quien se lo dejó durante dos días para que
“le echara un vistazo”. De hecho se pasó dos días desmontándolo, revisándolo, dibujando
los componentes hidráulicos y volviéndolos a montar de nuevo (y según él, el tractor
siguió funcionando a la perfección).
El primer elevador Roquet estuvo listo al
cabo de 6 meses.. El montaje completo del
elevador incluía un cilindro de elevación,
dos brazos, unas cadenas, una bomba de 3
paletas especiales conducidas por un tren
de engranajes de la caja de cambio, un
depósito y un distribuidor. Todos los
componentes hidráulicos fueron diseñados
por Pedro y fabricados en el taller.
El producto se lanzó en el tradicional Mercat del Ram de Vic (Feria de Semana Santa) en
1951.
Entre los agricultores de la zona se extendió rápidamente el interés y la compra de
elevadores y hacia finales de 1954 las cantidades habían alcanzado los 15 conjuntos por
semana con versiones disponibles para las 15 marcas de tractores que había en esa
época (unos 70 modelos diferentes); los más populares eran el Lanz Bulldog,el Massey
Harris, el Fahr, International, Field Marshall y Hanomag. El taller se amplió a los 400m2,
se compraron máquinas nuevas y la plantilla pasó a ser de 30 personas.
Página 2 / 12
En 1955 Lanz (un fabricante de tractores alemán, que fue posteriormente comprado por
John Deere) decidió montar una nueva fábrica de tractores en Madrid. En aquella época
los tractores de Lanz no llevaban elevador hidráulico, pero se dieron cuenta de que
gracias a la labor comercial de Roquet, en realidad ya existía una demanda considerable
de ellos en el mercado español. Lanz pidió a Roquet que fabricara una versión especial
para sus tractores que se denominó L36R (Lanz 36 CV, Reversible).
El L36R se suministraba
con una bomba de
pistones
radiales
conducida por la correa
del ventilador
(a la izquierda).
El catálogo de esta
versión incluía planos de
sección dibujados a
mano por el señor Pedro
(a la derecha).
Bajo estas líneas podemos ver al señor Jaime en una feria (a la izquierda) y al señor
Pedro en un tractor Massey Harris probando el elevador (a la derecha).
Página 3 / 12
En 1958 la creciente demanda de Lanz desbordó la capacidad de producción del Taller
Roquet (alrededor de 200 conjuntos por mes) y esta circunstancia obligó a Roquet a
ceder la licencia para fabricar una parte de las bombas por la propia Lanz Ibérica.
En 1959 Lanz representaba el 80% de la
facturación de Roquet, y se tomó la
decisión de construir una nueva fábrica,
ampliar substancialmente la capacidad
de producción y vender en cantidades
más grandes a una gama más amplia de
clientes.
La empresa se registró formalmente con
el nombre de Pedro Roquet S.A. ese
mismo año.
La foto de arriba muestra al Sr. Pedro Roquet Vilà inspeccionando los trabajos de
construcción.
Las fotos de abajo muestran la fase 1 de construcción de la nueva fábrica.
La nueva fábrica se inauguró en Agosto de 1959 con un área de 1.500m2 y una plantilla
de 60 personas.
Página 4 / 12
LA ETAPA DE CRECIMIENTO: LOS AÑOS ‘60
En 1960 se presentó con gran éxito el elevador
SGRA con cuerpo de fundición e inmediatamente
se empezó a vender en cantidades importantes.
El primer gran cliente de SGRA fue HanomagBarreiros cuya demanda se situó rápidamente en
500 elevadores por mes.
En estos tractores se utilizaron bombas de
engranajes por primera vez, que eran menos
costosas pero que en esa época no llegaban a las
presiones propias de las bombas de pistones.
En 1962 la fábrica en Tona se amplió de 2.300m2 a 3.800m2 y un año más tarde a
4.500m2. La plantilla creció hasta alcanzar un centenar de personas.
Roquet empezó a suministrar a Motor Ibérica elevadores para el Fordson Major,
producido bajo licencia de Fordson y vendido en España bajo el nombre de “Ebro”.
Página 5 / 12
CRECIMIENTO Y DIVERSIFICACIÓN: LOS AÑOS ‘70
En los años ‘70 la demanda de elevadores creció notablemente y se hizo aconsejable una
nueva ampliación de la fábrica en tres fases hasta alcanzar un área total de 9300m2.
Bajo estas líneas podemos ver dos fotos del 1970 que muestran la zona de montaje de
elevadores (a la izquierda) y la línea de transfer de bombas (a la derecha).
En 1974 Roquet tomó el control de su suministrador de cuerpos de fundición (Fundiciones
de Roda, S.A.) y construyó además una nueva fábrica de 3000m2 para bombas (Tekor,
S.A., ubicada en Vic).
En 1975 Roquet suministraba diariamente a Motor Ibérica 110 conjuntos de bombas y
elevadores para el “Ebro 470” (otro diseño bajo licencia de Fordson, en concreto el
Fordson “ Major”, también fabricado en Inglaterra como el Ford “Thames”) y el Massey
Ferguson.
En aquellos momentos las ventas para aplicaciones agrícolas representaban
aproximadamente el 90% de la facturación, lo que exponía a la empresa Roquet a un
cierto riesgo y a una demanda estacional. Por ello se decidió desarrollar nuevos
productos hidráulicos para otras aplicaciones como, por ejemplo, carretillas elevadoras,
excavadoras, bulldozers, palas cargadoras, grúas, prensas, sistemas hidráulicos de
rampas para aplicaciones navales, maquinaria para la industria alimentaria y las primeras
máquinas de inyección de plástico.
Los nuevos productos desarrollados incluían cilindros hidráulicos, una gama de
distribuidores monobloque y seccionales, una amplia gama de bombas de engranajes,
bombas manuales, electroválvulas, válvulas de retención, presión y caudal, cilindros de
servo-dirección, tubería flexible y elementos de sujeción para maquinaria-herramienta.
Página 6 / 12
UN NUEVO MUNDO: LOS AÑOS ‘80
A principios de los años 80 los importantes cambios en Europa, junto con los recientes
cambios políticos en España (el paso de una dictadura a una monarquía democrática)
fueron decisivos para el país y su mercado.
Hasta la fecha, Roquet había disfrutado en la práctica de un cierto monopolio en el
mercado español, debido a que, por una parte, la empresa había desarrollado productos
de buena calidad y a un precio razonable -lo contrario habría propiciado una mayor
competencia local- y por otra, la anterior situación política en España, junto con una dura
política arancelaria, no habían dado pie al establecimiento de una competencia
extranjera.
Roquet empezó a concentrarse en la exportación en 1981 y fue en ese mismo año
cuando se presentó por primera vez como expositor en la Feria de Hannover en Alemania
(ver foto abajo).
La feria fue muy fructífera, ya
que
se
establecieron
los
primeros
contactos
y
distribuidores a nivel mundial y
desde entonces, cada dos años
Roquet ha expuesto con Stand
propio en dicha Feria.
En los años 80 la feria también
atrajo a muchos primeros
equipos alemanes, varios de los
cuales compraron a Roquet
cuando se establecieron en
España.
Página 7 / 12
BUSCANDO UN NUEVO RUMBO: LOS AÑOS ‘90
1990 y 1991 fueron años magníficos para Roquet – nuestros principales clientes
españoles experimentaron un aumento de la demanda de carretillas elevadoras,
volquetes, excavadoras, palas cargadoras etc. debido al “boom” de la construcción y de
los sectores relacionados. Muchos tenían que ver directa o indirectamente con los
grandes proyectos asociados a los Conjuntos Olímpicos de Barcelona y a la EXPO de
Sevilla del 1992.
Roquet fue incapaz de aumentar su capacidad lo suficientemente rápido para sobrellevar
el enorme aumento de la demanda y fue entonces cuando muchos de sus competidores
entraron en el mercado, estableciendo su propia oficina o distribuidor local.
En 1990 se empezó la construcción de una nueva fundición junto a la antigua ubicada en
Roda de Ter y comprada en 1974. Esta nueva fundición se diseñó para producir
específicamente fundición nodular de gran calidad, esencial para los componentes
hidráulicos. La fundición nueva empezó la producción en 1992.
En 1990 Roquet también amplió la fábrica de bombas (Tekor) de 3000m2 a 4800m2 y se
separó completamente la sección de mecanizado de la de montaje / pruebas.
Página 8 / 12
A mediados de 1992 la recesión que afectó a Europa en 1990 llegó finalmente a España,
con dramáticos efectos en la industria hidráulica. Muchos de los principales primeros
equipos vieron como sus ventas caían precipitadamente, debido al hecho de que los
grandes proyectos mencionados anteriormente ya habían finalizado y por todo el país
había un gran número de maquinaria de segunda mano prácticamente nueva. El mercado
español de componentes hidráulicos cayó un 40%, y por primera vez en su historia, las
ventas de Roquet también cayeron. De hecho el descenso de Roquet fue de sólo un 12%.
Por el contrario algunos de los competidores que recientemente habían abierto oficinas y
vías de distribución, tuvieron que cerrar cuando la demanda bajó.
A partir de 1994 la situación empezó a cambiar y la demanda mejoró progresivamente. La
exportación también se recuperó y fue ganando terreno cada año
Se
produjeron
inversiones
importantes en maquinaria en 1995,
principalmente
centros
de
mecanizado, tornos (foto a la
izquierda) y un rápido centro
automatizado de rectificación de
correderas (foto a la derecha).
A finales del año 1998 se tomó la decisión de centrarse en productos clave, en concreto
bombas, válvulas, motobombas y cilindros. Aun así, la decisión se tomó dentro de una
empresa con una filosofía muy arraigada de “si alguien lo necesita, nosotros se los
hacemos”, por lo que la manera más adecuada de focalizar estos productos fue separar
las plantas de montaje, siempre que fuera factible y centralizar el diseño e investigación,
departamentos de gran experiencia.
El primer paso en esta
dirección se tomó en 1999
cuando se empezó la nueva
fábrica de cilindros – Dinacil,
Centelles. Esta fábrica, con
un área de 3500m2 se creó
para llegar en el 2004 a una
capacidad de producción de
100.000 cilindros por año.
Página 9 / 12
INVERSIONES Y CRECIMIENTO: EL SIGLO XXI
Durante el periodo que va del 2000 al 2003 se han hecho las inversiones más
importantes en la maquinaria más moderna para la producción de nuestros productos
clave.
Bombas
Centros de mecanizado para
cuerpos de bomba (izquierda),
mejoras en el área de montaje
con
bancos
de
pruebas
controlados
por
ordenador
(derecha).
Distribuidores y motobombas
Centros de mecanizado
(izquierda), máquina de
desbarba por explosión
(derecha), mejoras en el
área de montaje.
Página 10 / 12
Cilindros
La nueva fábrica de cilindros, que comenzó la producción en Julio de 2000.
La demanda de cilindros ha superado las expectativas por lo que se han hecho
necesarias dos nuevas ampliaciones en el 2002 y 2003:
Ampliación 1
15 de mayo 2002
Ampliación 2
16 de enero 2003
Al mismo tiempo se han hecho
necesarias grandes inversiones en
nuevas máquinas de producción,
robots y aumento de plantilla.
Como resultado de estos cambios,
el objetivo de la producción para el
2004 ha pasado de 100.000 a
350.000 cilindros.
Página 11 / 12
Fundición
La calidad y la competitividad de la mayoría de nuestros productos clave (incluso algunos
cilindros) recaen en la fundición que utilizan por lo que en estos últimos años también se
ha tenido que invertir notablemente en la fundición:
Sistema de llenado
de
moldes
automático (vista de
la cabina desde la
estación de control,
foto a la izquierda).
Centro de desbarba
automático (derecha).
Nuevo analizador de
espectro (izquierda).
Granalladora
automática (derecha).
Página 12 / 12

Documentos relacionados