Conservación y Cuidados en el uso de la Voz

Comentarios

Transcripción

Conservación y Cuidados en el uso de la Voz
Su trabajo protegido
Oficina de Accidentes
de Trabajo
Conservación y Cuidados
en el uso de la Voz
Oficina de Accidentes de Trabajo y
Enfermedades Profesionales
Gobierno de la Provincia de Córdoba
Oficina de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales del Gobierno de La Provincia de Córdoba.
Av. Nores Martinez 2649, Córdoba Capital.
CP X5016JEA. Fax: 0800-888-1848
/ 0800-555-0848
Oficina de Accidentes
de Trabajo
Conservación y Cuidado de la Voz
Oficina de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales del
Gobierno de la Provincia de Córdoba.
1 - Introducción
Es pertinente pensar que para la conservación del estado de salud no sólo a nivel de la voz,
sino de todo nuestro organismo, es preciso reconocer la permanente interacción del ambiente y
de nuestro organismo, para alejarse de la enfermedad o para recuperarse de ella.
Esto se denomina un equilibrio dinámico.
Para conservar el estado de salud debemos ser conscientes de qué salud tenemos y cuáles
son las maneras de responder como organismo, como así también, cuáles son los riesgos que
atentan contra ella. La promoción de la salud debe asociarse a un estado de conciencia, que
como guardián vela en protección del mayor capital humano, nuestro ser. Si bien en las
ciencias médicas se parcializa la salud, en órganos o sistemas, es necesario reconocerla
en su magnitud como el lugar de plenitud de un individuo.
Usamos en nuestra edad adulta nuestro cuerpo y nuestra salud para incluirnos
productivamente en la sociedad. En el caso de los educadores, son profesionales que ponen el
cuerpo en el encuentro pedagógico de la experiencia áulica al enseñar. Pero muchas veces,
ése “poner el cuerpo” resiente su organismo.
2 - Relación del Docente y su Voz
El profesional de la educación se forma preparándose y aprendiendo didácticas y contenidos
propios del curriculum oficial. En el proceso de profesionalización pedagógica, por lo general,
deja de lado las herramientas que harán efectivas cotidianamente sus acciones en el ámbito
laboral. Estas herramientas, por lo general, son utilizadas con los recursos propios de su
organismo. En muchos casos como en la voz, que la consideramos parte de esas
herramientas, su uso es idéntico al que el educador hacía de ella antes de ser docente, e
idéntico para cada acción profesional. Podemos asumir que la voz es una herramienta de
trabajo que, por lo general, no se prepara sino que se entrena en el uso práctico del aula.
Si bien el organismo tiende a adaptarse, pueden surgir compensaciones que lo alejen del
estado de salud y resientan la voz ante un uso excesivo. Cuando esto ocurre, el organismo
envía señales de alerta para que el individuo actúe a favor de sí mismo, como estrategia de
preservación del estado de salud. Si esas señales no son interpretadas o son desatendidas, la
desconexión entre el docente y su voz se pone en evidencia cuando ésta ya refleja elocución
sin voz, o disfonía casi permanente.
Volver al estado de salud es posible, pero hay que reconectar al profesional con su
herramienta para saber que la debe preparar para su uso laboral.
Oficina de Accidentes
de Trabajo
3 - ¿Qué sabemos de la voz?
Es una función fisiológica que se sobreimpone al árbol y función respiratoria, sonorizando la
columna aérea de la espiración con la acción muscular de las cuerdas vocales y la ayuda de la
resonancia de la parte alta de la laringe y de la zona faringo-oral y nasal.
Se transforma en habla cuando distintas estructuras orales y nasales se posicionan de
determinada forma para articular cada uno de los sonidos del lenguaje.
El funcionamiento de la voz está en relación a múltiples sistemas, es por ello, que es sensible a
fenómenos biológicos aparentemente ajenos a su propio sistema, como la ingesta de
determinados alimentos y aspectos metabólicos y hormonales.
Es un espejo fidedigno de los estados emocionales de una persona y de su identidad.
Esta identidad ligada a la voz que remite a una imagen vocal, posibilita que sólo oyéndola, le
asignemos cuestiones de género, de salud y de la imagen corporal de quien la produce. Sin
duda es un fenómeno fisiológico que nos expone y otorga identidad.
El uso que hacemos de la voz determina una clasificación según la demanda
que de ella hacemos.
A) El uso cotidiano supone una “voz coloquial”, es decir, que no requiere insumos
fisiológicos extraordinarios o diferenciales que los propios del sistema, para su
producción y uso. Aquí estamos incluídos todos los individuos.
B) El uso laboral supone una “voz laboral u ocupacional”, es decir, se deben
administrar los insumos y recursos de producción de la voz, de manera organizada
para que entrenándola rinda como herramienta de trabajo. Aquí se incluyen los
docentes que usan la voz como medio para expresar y llevar a cabo su trabajo.
C) El uso profesional supone una voz también “profesional”, es decir, no solo hace
falta entrenamiento sino también el diseño e implementación estética y de alta
resistencia a la exposición exigida como medio de trabajo y expresión estética y
profesional. Aquí se incluyen los cantantes, locutores, etc.
Cómo se observa, debe existir una progresiva desnaturalización o modificación del uso
diferencial de la voz cotidiana a la voz que es herramienta laboral. Una manera de diferenciarla
es asumir rutinas de calentamiento y enfriamiento de la voz, antes y después de cada jornada
laboral. Algunas recomendaciones, por ejemplo pueden ser:
•
Antes de comenzar la jornada laboral: realizar un murmullo produciendo una “M” se
realizan movimientos masticatorios simultáneamente. Utilice para ello, diez
respiraciones.
•
Realizar ejercicios respiratorios concientizando la acción diafragmática,
diferenciando los tres momentos del ciclo respiratorio. Inspirar lenta y
profundamente y observar el descenso del diafragma posibilitando la expansión de
la base de los pulmones. Sostener el aire en la zona abdominal y luego lentamente
en 10 tiempos eliminar el aire y observar el ascenso del diafragma como fuelle de
la salida de la columna aérea. Evite usar el aire residual.
Al finalizar la jornada laboral, realizar bostezos que relajen la zona laríngea. Se
•
Oficina de Accidentes
de Trabajo
pueden también repetir estos ejercicios, durante la jornada laboral para mantener
relajada la acción de las cuerdas vocales.
•
Combinar ejercicios respiratorios y articularios al finalizar la jornada laboral. Inspirar
lentamente contando mentalmente hasta 10 sostener el aire durante 5 segundos y
eliminar produciendo una “erre” suave contando mentalmente hasta 10.
4 - ¿Cómo se produce la voz?
La voz como función se produce, gracias al sistema respiratorio que en su faz espiratoria, se
involucra con movimientos vibratorios de las cuerdas vocales ubicadas en la laringe,
sonorizando la columna aérea. El impulso de salida del aire se logra por la acción del
diafragma que como un fuelle, permite la salida abrupta o dosificada. Es primordial, que para
un uso laboral, la voz sea producida con la salida dosificada del aire espiratorio. Sin dudas la
acción de las cuerdas vocales, aproximándose y de algún modo cerrando la luz del canal
respiratorio, introduce una limitación a la libre salida del aire, aumentando la presión del mismo
en la zona previa al esfínter glótico (constituido por las cuerdas vocales). La relación entre el
aumento de presión subglótica y el inicio y la posterior modalidad de los movimientos
vibratorios otorga las características de salud al sonido laríngeo puro.
Cuando esta relación representa desequilibrio se producen alteraciones de la voz,
éstas pueden ser:
•
•
La pérdida total de la voz que clínicamente se denomina afonía.
La alteración de los patrones cualitativos de la voz, como lo son la intensidad, el timbre
y la altura o tono, que se manifiesta clínicamente como disfonía.
Antes de que cualquiera de las mismas se instale, al ser un sistema altamente compensador y
adaptable, la voz manifiesta signos y síntomas relacionados con la fatiga vocal, que de ser
percibidos con conciencia pueden determinar la implementación de acciones preventivas que
impidan que ésta se instale. Más aun, si sólo llega a ser funcional, ocurre que la producción de
la voz está sostenida por compensaciones que modifican la efectividad del uso, es decir, el
individuo cuando tiene una voz ronca, debe carraspear para aclarar su garganta de forma
repetida, debe hidratarse con una rutina más o menos sistemática, entre otras características.
Si se profundiza llega a modificar la morfología de las cuerdas vocales produciendo
nódulos y pólipos entre otras patologías laríngeas.
5 - Signos de alerta ante el uso abusivo de la Voz
El individuo puede comenzar a sentir algunas de estas sensaciones, tales como: pinchazos en
la zona de la garganta, picazón, ardor, sensación de que hay un cuerpo extraño. Son personas
que pueden llegar a toser sistemáticamente o carraspear para intentar eliminar el elemento
que molesta o pincha en el interior de su garganta. Esto produce una disminución de la
potencia de la voz que se instala como modalidad de uso, llegando a definirse luego en una
disfonía.
Oficina de Accidentes
de Trabajo
6 - Otras funciones de importancia para la Voz
La respiración es una de ellas. Por compartir el mismo sistema desde lo biológico, la
respiración es sin dudas, una función determinante en la producción de una voz sana. Si bien
respiramos con autonomía, en la creación de una voz laboral debemos instalar un modelo de
respiración útil para el desarrollo de la misma. Cada tiempo respiratorio es vital. La entrada de
aire (inspiración) y su alojamiento en la base de los pulmones, movilizan el diafragma en un
descenso en la zona abdominal, que garantiza el soporte y sostén de aire sin la presión al
pugnar por salir, es decir, en equilibro preglótico.
Luego, la instancia de la pausa (pre-espiratoria), en relajada acción muscular y con sensación
de opresión de la garganta, permitirá sin violencia la aproximación de las cuerdas vocales,
cuando se inicie el éxodo del aire en la columna aérea que se sonoriza en la glotis. Esto será
sin dudas ayudado por el ascenso del diafragma que garantizará la dosificación del soplo. Si se
corta la columna áerea, o la presión es excesiva, o el aire se elimina rápidamente, se
desequilibra la acción del soporte que hace el diafragma y la acción de las cuerdas altera la
dinámica necesaria para una voz sin tensiones musculares externas.
Otra función que puede incidir en la voz es la digestiva y esta se relaciona con la alimentación.
La dieta, o rutina de alimentos que se ingesta cotidianamente, ayuda a la producción de una
voz sana. La calidad de los alimentos, la digestibilidad y el cómo y el cuándo comer, ayudan a
que el proceso vocal esté libre de afecciones.
Algunos tips a considerar pueden ser:
•
Una hidratación de por lo menos 6 a 8 vasos diarios colabora con la humedad
interna del sistema.
•
La ingesta de alimentos en condiciones de relajación o alejados de stress,
ayudan a que la persona mastique muchas veces cada alimento al deglutir, con
lo que mejora el inicio del proceso digestivo, la ingesta de bebidas al culminar la
de sólidos, también lo hace.
•
Evitar el consumo de alimentos con temperaturas extremas, y la intención de
hablar simultaneamente mientras se tiene el alimento dentro de la boca, pues
permite el ingreso de aire provocando aerofagia.
•
También es oportuno analizar cuándo se produce la ingesta de alimentos en
relación a la jornada laboral. Es prudente que se realice teniendo en cuenta la
digestibilidad de los alimentos que se consumen, es decir que sean fáciles de
digerir. Así el sistema respiratorio obra con mayor disponibilidad de los recursos
del individuo. También los alimentos hipograsos ayudan a que en la digestión se
limite o elimine las posibilidades de reflujo gastro-esofágico. La dieta rica en
vitaminas y minerales como el potasio y de características hipo-sódicas, (con
escasa presencia de sal), evita la retención de líquidos.
•
Preferir los condimentos suaves como la canela, el laurel, la albahaca, romero,
etc. a los más irritantes como lo son la pimienta, la mostaza, el ají molido, entre
otros.
•
Los alimentos pueden ser fácilmente digeribles según las modalidades de
cocción. Al vapor son mejor digeribles que fritos, por citar un ejemplo.
Oficina de Accidentes
de Trabajo
•
La presentación de los mismos alimentos también impacta en la digestibilidad:
los alimentos cortados o triturados, licuados tibios o líquidos son los que
presentan mayor digestibilidad.
7 - Recomendaciones para mantener su voz saludable.
A continuación se comparte información que sintetiza las consideraciones primordiales
sobre los cuidados necesarios para una voz saludable.
Los aspectos a tener en cuenta son:
A)
B)
C)
D)
La hidratación
El hábito del carraspeo y la tos
Las drogas
El reflujo gastro-esofágico.
Analizando cada uno podemos considerar que:
La hidratación es necesaria pues los pliegues vocales deben estar lubricados con una capa
delgada de mucosa para poder vibrar eficientemente. La mejor lubricación puede lograrse
tomando bastante agua. Otra medida importante es comprender que bebidas cafeinadas y
alcohólicas deshidratan o extraen agua de su cuerpo y por ende impactan en la disminución de
la lubricación necesaria para sus pliegues vocales. Esto no implica dejar de consumirlas, si no
contrabalancear o equilibrar su consumo con agua para garantizar la lubricación necesaria para
el tracto respiratorio vocal.
El ámbito aúlico tiene un elemento que puede afectar también la lubricación. Es el uso de la tiza
como herramienta ya que por su sequedad puede favorecer un medio ambiente seco. Esto se
ve favorecido con la calefacción a gas, aire acondicionado, y climas con poca humedad en el
aire. El uso de un humidificador puede compensar la resequedad. Además la humidificación de
la tiza disminuye la volatilidad del polvillo y colabora con la humedad del medio ambiente
aúlico.
El hábito de carraspeo y la tos son funciones que se logran gracias a la acción violenta y
traumática de las cuerdas vocales entre sí. Por ende, deben limitarse a situaciones particulares.
Una manera de suplirlo es aclarar la garganta usando una expiración con mucho aire y sin
sonido como emitiendo una “H”.
Las drogas o fármacos pueden afectar la voz. Los antihistamínicos como medicación para
tratar alergias, resfriado o la gripe pueden causar resequedad. En el caso de los analgésicos
(aspirina y drogas anti-inflamatorias no-asteroides –iboprufen-) deben usarse también con
precaución. Los expectorantes mucolíticos pueden ayudar a hacer más líquido el moco
viscoso e incrementan la salida de secreciones delgadas del tracto respiratorio. Deben usarse
acompañados de una buena hidratación para hacer más eficaz su uso.
Oficina de Accidentes
de Trabajo
El uso de pastillas anticonceptivas con contenido dominante de progesterona puede alterar
las cualidades vocales.
El reflujo gastroesofágico está presente como una afección no vocal que altera la voz. Se da
en personas que tienen una cantidad anormal de paso de reflujo estomacal a través del esfínter
inferior hacia el esófago y puede llegar al esfínter superior afectando la laringe, la faringe y los
pulmones. Como estas estructuras son muy sensibles a la acidez estomacal, y a las enzimas
digestivas, provocan daños en la voz. La ronquera, tos crónica, necesidad de carraspear
frecuentemente, sabor malo o amargo, o mal aliento en la boca (especialmente en la mañana)
son algunas de las evidencias de este fenómeno.
Por último, un hábito conocido e instalado socialmente es el de fumar. El uso del tabaco es
altamente nocivo para a voz.
8 - Últimos consejos
•
Asegure en su vida cotidiana
rutinas
de
ejercicio
regular.
Recuerde que aumentando su
capacidad aeróbica y respiratoria le
dará mejores insumos a su voz.
párrafos, y respire un poco antes
de cada frase.
•
Reduzca la demanda de su voz,
¡no hable todo usted!
•
Aprenda a respirar silenciosamente
para activar sus músculos de
soporte respiratorios, y reducir
tensión en el cuello.
•
Coma una dieta variada y
balanceada y con buenas formas
de cocción.
•
Mantenga una buena hidratación:
tome dos litros de agua al día.
•
•
Evite climas interiores artificiales,
secos y la respiración de aire
contaminado. Si debe permanecer
en ellos, registre señales de su
cuerpo en cuanto a la sequedad
del mismo.
En el aula debe llamar la atención
a los alumnos a través de sonidos
no vocales, tales como aplaudir,
campanas, etc.
•
Use buena respiración y buen
soporte abdominal / diafragmático.
•
Limite el uso de su voz en
situaciones
donde
existe
competitividad en cuanto a la
contaminación sonora del lugar.
Aprenda a usar su voz con el
menor esfuerzo y tensión que le
sea posible.
•
Evite aclarar su garganta o toser
con fuerza o con sonido.
Use las pausas para realizar
pequeñas respiraciones en medio
de una clase larga y tediosa.
•
Sea consciente de la relajación de
su cuello, su mandíbula y su cara.
•
•
•
Hable con frases en lugar de
Su salud es su capital, y su voz un aspecto de ella. Reconozca los beneficios
de hacer un uso consciente, racional y adecuado de una herramienta que
colabora en su quehacer laboral cotidiano.
Recopilación y Autoría, Lic. en Fonoaudiología Silvana Serra.

Documentos relacionados