Póster de la exposición AQUÍ

Comentarios

Transcripción

Póster de la exposición AQUÍ
Un túnel; una madriguera sin límites temporales ni espaciales.
La salida: un resplandor de espejismos como sugerencia de un
idioma que oscila entre lo visceral y lo racional, entre lo subjetivo
y lo objetivo, sin soportes consonánticos de sentido a excepción de
algunas frases, de algunas palabras aisladas,
conversaciones inclusive.
De todas las conversaciones que sostenemos a lo largo de
nuestras vidas, existe una que es interminable e inagotable:
aquella que tenemos con nosotros mismos.
Hay quienes consideran que el valor del artista se caracteriza por
atrever a internarse puro en la zona del adormecimiento. Esto
último entendido no como un letargo o estupidez sino como una
suerte de redescubrimiento de las cosas. Como cuando se nos
“duerme” el pie, y al poco tiempo “despierta”.
Del 5 de marzo
al 1ro de junio, 2014
Dentro de la madriguera habitan unos roedores que se “duermen”
y “despiertan” constantemente, encarnando el conflicto y la
conciliación en esta conversación sin tregua. También intentan
seducir y controlar; esa es su naturaleza. ¿Y qué hay de la
conversación que sostenemos con el arte?
Estamos ante un gran autorretrato.
S u j e t o
PS
n o
…y fue entonces cuando Jack Dandy irrumpió en la fiesta, vestido
como siempre, con los ojos de los demás encima y la resignación
de su diferencia en un bolsillo, sin esperar realmente nada, más
que la simpatía fortuita de un cómplice que acompañe su soledad
y su encanto, a través de la sorna hacia los huecos, los grises
y los correctos, en una especie de abogacía estridente, que pone
al leproso por encima del terciopelo, por la justa injusticia de los
tiempos, que sólo Jack Dandy puede ver, en medio del gran salón.
Twitter: @museo_el_eco
Página de Facebook: museo
experimental el eco
Metrobús Reforma,
Metro Revolución
Ecobici estaciones 12, 85 y 86
Acabó la fiesta y Jack Dandy salió victorioso, pues fue el único que
no se disfrazó para el carnaval, él siempre luce diferente.
En el camino arranca un crisantemo de un jardín vecino, juega
con el tallo entre sus dedos hasta llegar a una calle solitaria,
y lo coloca en su solapa.
Por la noche, reprende a los perros y acaricia al gato,
recompensando a la hora final del día, en compañía de Debussy,
concediendo a las ratas la misión de su arrullo con sus travesuras.
DM
Sullivan# 43, Col. San Rafael, Del. Cuauhtémoc, México DF, CP 06470
Teléfono/fax: +52(55) 5535-5186/ 5535-4351
En la cabeza de cada ser (en nuestras cabezas) hay siempre
una rata calculista. Esta rata calculista, miope, ordena el mundo
según colores y signos. Inventa taxonomías y bibliotecas,
hemerotecas y discotecas, eficacia. La cola de esta rata
calculista se extiende y se funde hasta ser también la cola de
otra rata dispersa, una rata distraída que provoca seductores
temblores que desordenan los libros y tiran los anaqueles
y desacomodan los seres.
De tal modo nuestras ratas calculistas y sus configuraciones
del cosmos no son tan insoportables y podemos agradecer su
convivencia con anárquicas ratas. Están en lucha estas dos
ratas, en forcejeo y romance, y están también muchas otras
ratas que viven en nuestras cabezas. Entre todas estas ratas, las
autodefensas; nuestra forma de ser.
Hay una rata que quiere rascarle el sobaco a otra rata. Le dice
malas palabras al oído y le canta melodías. Quiere lamerle los
pelos y ser sus ojos.
Guillermo Santamarina (México D.F., 1957) ha organizado más
de 600 exposiciones para iniciativas privadas y en programas de
instituciones públicas, dentro y fuera de su país. Responsable
de programas en Ex Teresa Arte Actual (1998 – 2003), el Museo
Experimental el Eco (2004 – 2009), el Museo Universitario Arte
Contemporáneo MUAC (2009 – 2011) y el MUCA Roma (2011 –
2013). Actualmente es curador del Museo de Arte Carrillo Gil.
Comisario de las representaciones nacionales en las Bienales de
Sao Paulo, Estambul, Sydney, Johanesburg, etc. y miembro del
comité que designó la participación mexicana en la 53 Bienal de
Venecia. Profesor de teoría y práctica artística en la licenciatura
de la ENPEG – La Esmeralda. También es artista. Su obra se ha
exhibido de manera intermitente desde 1979.
Colaboradores roedores en la acción Sujeto no objetivo:
Enrique Lanz, Bruno Ruiz, Zayd González, Adán Quezada, Sofía
Hinojosa, Carolina Lucero, Tlahuac Mata Trejo, Alfredo Gallegos,
Miguel Cabañas y Laos Salazar (coordinador).
Colaboradores en el performance En autodefensa de mí mismo:
Walter Schmidt, Manuel Mathar, José Luis Rojas, Jorge Medina
y Felipe Peralta.
MM
o b j e t i v o
Sujeto no objetivo
El trabajo artístico de Guillermo Santamarina se puede
identificar como una amplia reflexión de lenguajes y prácticas
del medio cultural donde labora, marcando diferentes rutas y
modelos dentro de los ámbitos relacionados con la producción
artística, la práctica curatorial y la docencia, siendo referente
indiscutible de muchos de los hechos que hoy conforman
buena parte de la historia contemporánea del arte mexicano.
Sujeto no objetivo es como se titula el proyecto de intervención
de Santamarina dentro del Museo Experimental El Eco, el cual
se propone como un conjunto de manifestaciones que versan
entorno a la paradoja de la objetiva eficiencia en una sociedad
de consumo, contra la subjetividad del artista. .
Agradecimientos
Yo, Guillermo, deseo expresar públicamente mi agradecimiento
a las siguientes personas por las que ha sido posible materializar
cada una de las obras aquí mostradas y la realización de ésta
exposición:
A Santiago Merino, Vania Rojas, Adrián Regnier, Adriana Olivera,
Paula Duarte, Javier Vázquez, Alfredo Martínez, Juan Pablo
Villegas, Laos Salazar, Andrea Ferreyra y Miguel Rivera.
Por supuesto, significativamente a Graciela de la Torre, Paola
Santoscoy, Mauricio Marcín, Jesús Caba y Gabriel Escalante.
Enfáticamente a Manuel Mathar, Fernando Mesta, David Miranda
y Begoña Incharraundieta.
Las obras están dedicadas a Matías, a Ismael, a mis conejas,
gatas y perros, a Leonardo, a la música, y a mi madre, quienes
sin saberlo guiaron sus configuraciones.

Documentos relacionados