Programa

Comentarios

Transcripción

Programa
Ciclo Primavera
Fundación BBVA 2010
Martes, 18 de mayo
Intérpretes
Cuarteto Brahms de El Mundo
Trío Prisma
Violín
Violín
Marina Peláez
Erzhan Kulibaev
Violín
Violonchelo
Pablo Muñoz
Pedro Peláez
Viola
Piano
Inés Picado
Juan Barahona
Violonchelo
Pedro Peláez
Programa
Robert Schumann (1810-1856)
Cuarteto de cuerdas núm. 2 en fa mayor,
op. 41
Allegro vivace
Andante quasi variazioni
Scherzo: Presto
Finale: Allegro molto vivace
Cuarteto Brahms de El Mundo
Trío para piano y cuerdas en re menor,
op. 63
Mit Energie und Leidenschaft
Lebhaft, doch nicht zu rasch
Langsam, mit inniger Empfindung
Mit Feuer
Trío Prisma
Notas al programa
04
Cuarteto núm. 2 en fa mayor, op. 41
Nacido en el arrebato creativo de 1842, el
famoso año de la música de cámara, este
cuarteto tiene menos en común con sus
hermanos que los otros entre sí. La serie
fue compuesta apresuradamente, de hecho no había terminado el primero cuando
ya Schumann iniciaba el segundo, el más
breve, pero el que le llevó más tiempo realizar. Las primeras interpretaciones fueron
domésticas; una con motivo del cumpleaños de su mujer, Clara Wieck y otras unos
días más tarde para Félix Mendelssohn, a
quien estaba dedicado. En ellas intervino
el cuarteto de Ferdinand David, el primer
intérprete del concierto para violín de
Mendelssohn. Este se mostraría encantado
con el regalo que recordaría de por vida.
La serie está marcada por una preparación previa con la que Schumann reforzó sus conocimientos de contrapunto y
analizó los cuartetos de Haydn, Mozart y
Beethoven; veremos los reflejos de estos
modelos. Para el segundo cuarteto adopta
el orden convencional de los movimientos
que a continuación vemos en detalle:
I. Allegro vivace. Es fruto del estudio de los
cuartetos de Haydn. Como ocurre en muchas de sus obras tempranas, nos encontramos con una forma de sonata monotemática. Esta no se basa en la dialéctica de
dos temas de carácter diferente, incluso
opuestos en los románticos. Por el contrario, es un largo tema único que fluye, en
metro ternario, con un libre juego de imitaciones entre los instrumentos.
II. Andante quasi variazioni. En la bemol
mayor y compás de 12/8. Pasamos del
sencillo modelo haydiniano al de su discípulo Beethoven, de más compleja realización. Schumann se mide con el coloso
de Bonn en su terreno de excelencia: las
variaciones. Emula el adagio del Cuarteto, op. 27; misma tonalidad y compás,
diseños a contratiempo e inusitada modulación a mi mayor… pero el adagio de
Beethoven es un monumento de un cuarto de hora, mientras el andante dura poco
más de la mitad. En todo caso, aquí se encierra maestría suficiente como para acallar a quienes consideraban a Schumann
como alguien solamente dotado para las
piezas pintorescas.
05
III. Scherzo: Presto. Escrito en do menor,
tiene un ritmo sincopado como base, y un
diseño arpegiado como tema. Es uno de
los puntos en los que la sombra del teclado se hace presente –estos cuartetos son
la única obra sin piano en la música de
cámara de Schumann. El encantador trío
está en modo mayor, y en la coda confluyen las dos ideas, del scherzo y del trío.
IV. Finale: Allegro molto vivace. Con forma de sonata convencional (de dos temas) finalmente encontramos el modelo
mozartiano. Se produce el juego entre fa
mayor y la menor, el sello del op. 41 desde
el primer cuarteto. Además asistimos, en la
coda, a un ejercicio de lucimiento virtuoso,
no exento de cierta comicidad operística,
entre los cuatro componentes del grupo.
segundo, el op. 80. Schumann pensó en
agrupar en una misma obra los tres tríos
op. 63, 80 y 88, pero sus reservas con el
último le hicieron desistir.
Es esta la primera ocasión en la que
Schumann vuelve a la música de cámara
tras la floración del año 42. Entre las razones para hacerlo, y concretamente con
la formación del trío clásico, cabe apuntar
al Trío, op. 17 que Clara, su mujer, escribe
un año antes con intención de dedicarlo
a Fanny Mendelssohn, la hermana de
Félix, muy buena amiga del matrimonio
Schumann y autora, a su vez, del soberbio Trío, op. 11. Tampoco se ha de olvidar
el Trío, op. 49 de Félix Mendelssohn, en
la misma tonalidad del que hoy suena, re
menor, y del que parece que nuestro autor
sentía ciertos celos…
Trío núm. 1, en re menor, op. 63
En el catálogo schumanniano aparecen
tres tríos. Pero hay otro, que antecede a
todos, escrito en el año de la música de cámara, que permaneció inédito hasta que
Schumann lo retomó para convertirlo en
las Phantasiestücke, op. 88. Hoy nos ocupamos del que oficialmente es el primer
trío, escrito en 1847, el mismo año que el
06
En 1847 Schumann ya no estaba en su
mejor momento anímico, no fue esa una
temporada muy productiva. La demencia
empezaba a mostrarse, de hecho había
cambiado su residencia de Leipzig a Dresde buscando un mayor reposo. Además llegó la noticia de la muerte de Fanny. Poco
después moriría también Félix, pero eso es
posterior al trío que hoy nos ocupa.
De la pareja de tríos op. 63 y 80 se ha dicho
que el primero es introvertido, sombrío y
el segundo extrovertido, siguiendo la tradición de hacer de lo schumanniano algo
bipolar. El primero es también el más interesante y el que se interpreta con mayor
frecuencia, una muestra de la excelencia de
la madurez previa al declive del autor.
Resulta singular que cuando el metrónomo
podía hacer innecesarias las indicaciones verbales para los tempi, sea el momento en el
que, en un alarde de nacionalismo, Schumann
opta por abandonar el código italiano de uso
internacional a favor de la nomenclatura
alemana, que empieza a emplear desde esta
época. Su ejemplo sería seguido por otros autores germánicos, y posteriormente de otros
países. Veamos los movimientos:
I. Mit Energie und Leidenschaft (Con energía y apasionamiento). Allegro en forma
sonata, muy cromático, que destaca por su
tercer tema, un hallazgo específicamente
schumanniano que Brahms adoptaría. Situado en medio del desarrollo, es un tema espectral, con las cuerdas frotadas sul ponticello y
piano una corda en el agudo, dura solo un
instante, pero es quizás el más mágico de
toda la producción de cámara de Schumann.
II. Lebhaft, doch nicht zu rasch (Allegro ma
non troppo), es un scherzo en fa mayor, dominado por un material con puntillos, ritmo
muy presente en el movimiento anterior. Los
arcos en octavas dialogan con el teclado. El
trío expone una idea derivada de la principal
en canon entre los tres instrumentos.
III. Langsam, mit inniger Empfindung (Lento, con íntimo sentimiento). Un canto fúnebre, de forma ternaria, en la menor. Destaca el empleo del violín en el registro grave
y el violonchelo en el agudo, con el consiguiente cruzamiento. El material melódico
está emparentado con el primer movimiento y se enlaza con el tiempo siguiente.
IV. Mit Feuer (Fogosamente; lo que siempre
se ha llamado con fuoco). Aquí aparecen
materiales semejantes a los ya conocidos
bajo una nueva luz, la de re mayor. En forma
de sonata muy libre, con numerosas imitaciones y algún momento sombrío debido a
los cromatismos, estos se disipan finalmente con una coda en continua aceleración.
Jacobo Durán-Loriga
07
Escuela Superior de Música
Reina Sofía
08
La Escuela Superior de Música Reina Sofía
es el programa más importante de la
Fundación Albéniz, institución dedicada
al fomento de la música a través de la divulgación, la docencia, la investigación y
la creación. Ambas instituciones tienen su
origen en la labor de su presidenta, Paloma
O’Shea, quien en 1972 fundó el Concurso
Internacional de Piano de Santander con la
intención de ayudar a los jóvenes músicos.
Por otra parte, la importancia de la música de cámara en la vida artística del país y
en la maduración de los jóvenes músicos,
llevó a la Fundación Albéniz a emprender
en 2005 la creación, junto con otras instituciones, del Instituto Internacional de
Música de Cámara de Madrid. Los jóvenes
de la Escuela son invitados con frecuencia
a mostrar su talento al público en salas de
gran prestigio. La Fundación BBVA, además
de ser el mecenas titular de la Cátedra de
Viola, contribuye a la labor artística de la
Escuela promoviendo series de conciertos
como el Ciclo Primavera, en el que se enmarca el concierto de hoy.
09
Cuarteto Brahms
de El Mundo
El Cuarteto Brahms de El Mundo se creó en
la Escuela Superior de Música Reina Sofía
en el año 2001 bajo la tutela de Antonello
Farulli. En la actualidad recibe clases de
Heime Müller, profesor del Departamento
de Cuartetos de Cuerda del Instituto Internacional de Música de Cámara de Madrid.
Desde su creación, el Cuarteto Brahms de
El Mundo ha participado en lecciones magistrales de música de cámara con Peter
Frankl, Walter Levin, Hatto Beyerle, Rainer
Schmidt y Alexander Bondurjansky.
Han actuado en el Casino de Madrid, en la
Fundación Cofares en Madrid, en la Casa de
Cultura de Pozuelo de Alarcón y en 2006 en
el Teatro Real de Madrid.
Todos sus integrantes son alumnos de la
citada Escuela en sus distintas cátedras de
instrumento.
Marina Peláez, violín
Málaga (España), 1990. Desde el curso
2008-2009 estudia en la Escuela Superior de
Música Reina Sofía en la Cátedra de Violín
Telefónica con el profesor Zakhar Bron, titular de dicha cátedra. Disfruta de una beca
Fundación Albéniz.
10
Como alumna de la Escuela forma parte del
Cuarteto Brahms de El Mundo.
de Artistas Intérpretes o Ejecutantes de España y de la Diputación de A Coruña.
En 2007 y 2008 fue miembro de la Orquesta West Eastern Divan, dirigida por Daniel
Barenboim.
Forma parte del Cuarteto Brahms de El
Mundo con el profesor Heime Müller y de la
Orquesta de Cámara Sony bajo la dirección
de Peter Eötvös.
Pablo Muñoz, violín
Melilla (España), 1990. Desde el curso
2008-2009 es alumno de la Escuela Superior
de Música Reina Sofía en la Cátedra de Violín con el profesor Marco Rizzi. Disfruta de
beca matrícula Jaime Castellanos.
Participó en el x Festival Internacional de
Jóvenes Músicos en Shizvoka (Japón). Ha
actuado como solista en la Orquesta Sinfónica de Melilla y forma parte de la Sinfónica de la Ciudad de Melilla.
Como alumno de la Escuela forma parte del
Cuarteto de cuerda Brahms de El Mundo y
de la Orquesta de Cámara Sony.
Inés Picado, viola
Pedro Peláez, violonchelo
Callao (Perú), 1991. Desde el curso 20072008 es alumno de la Escuela Superior de
Música Reina Sofía, en la Cátedra de Violonchelo Ferrovial con la profesora Natalia
Shakhovskaya. Disfruta de una beca Legado
Dolores de Blas.
En 2004 recibió el Segundo Premio de Violonchelo en el Internacional de Interpretación Vila de Salou y en 2005 el Primer Premio en el Concurso Provincial celebrado en
Villanueva del Rosario (Málaga).
Es miembro de la Orquesta de Cámara Sony,
de la Orquesta Sinfónica Freixenet y de los
grupos Brahms de El Mundo y Prisma.
A Coruña (España), 1988. Desde el curso
2008-2009 estudia en la Escuela Superior de
Música Reina Sofía en la Cátedra de Viola
BBVA con la profesora Diemut Poppen. Disfruta de beca de matrícula de la Sociedad
11
Trío Prisma
Creado en la Escuela Superior de Música
Reina Sofía en el año 2006, en la actualidad el Trío Prisma recibe clases de Márta
Gulyás, profesora del Departamento de Grupos con Piano del Instituto Internacional de
Música de Cámara de Madrid.
Esta agrupación interpreta obras bien
para trío de violín, violonchelo y piano,
bien para su formación de quinteto. Todos sus integrantes son alumnos de la citada Escuela en sus distintas cátedras de
instrumento.
En junio de 2008 recibió, de manos de Su
Majestad la Reina, la Mención de Grupo de
Cámara más Sobresaliente en la Especialidad de Grupos con Piano.
Erzhan Kulibaev, violín
Moscú (Rusia), 1986. Desde el curso 20042005 es alumno de la Escuela Superior de
Música Reina Sofía, en la Cátedra de Violín
Telefónica con el profesor Zakhar Bron.
Disfruta de beca de matrícula M&B Capital
Advisers y de la Consejería de Educación de
la Comunidad de Madrid y de residencia de
la Fundación Albéniz.
12
En junio de 2006 recibió, de manos de Su
Majestad la Reina, la mención como Alumno más Sobresaliente de su Cátedra.
Ha recibido lecciones magistrales de Silvia
Marcovici, Peter Frankl, Gyorgy Pauk, Kolja
Blacher, Ralf Gothoni, Mauricio Fuks, Igor
Ozim, Ana Chumachenco, Jean-Jacques
Kantorow y Yaïr Kless. En 2005 participó
en el Encuentro de Música y Academia de
Santander.
En 2006 fue galardonado con el Primer Premio en el Segundo Concurso Internacional
de Violín en Lisboa y en 2007, en el v Concurso Internacional de Novosibirsk, recibió
el Premio Especial Paloma O’Shea. En septiembre de 2009 obtuvo una beca de estudios del Gobierno de Navarra en el x Concurso Pablo Sarasate de Bilbao. Es miembro
de la Orquesta Sinfónica Freixenet, dirigida
por Antoni Ros Marbà, Péter Csaba, Max
Valdés, Jesús López Cobos, Stefan Lano y
Jean-Jacques Kantorow.
Pedro Peláez, violonchelo
Callao (Perú), 1991. Desde el curso 2007-2008
es alumno de la Escuela Superior de Música
Reina Sofía, en la Cátedra de Violonchelo Ferrovial con la profesora Natalia Shakhovskaya.
Disfruta de una beca Legado Dolores de Blas.
En 2004 recibió el Segundo Premio de Violonchelo en el Internacional de Interpretación Vila de Salou y en 2005 el Primer Premio en el Concurso Provincial celebrado en
Villanueva del Rosario (Málaga).
Es miembro de la Orquesta de Cámara Sony,
de la Orquesta Sinfónica Freixenet y de los
grupos Brahms de El Mundo y Prisma.
Juan Barahona, piano
París (Francia), 1989. Desde el curso 20082009 estudia en la Escuela Superior de
Música Reina Sofía en la Cátedra de Piano
Fundación Banco Santander con la profesora Galina Eguiazarova. Disfruta de beca de
matrícula Luis Galve.
Obtuvo el Segundo Premio en el Internacional de Piano Ciutat de Carlet y el Primer Premio en el iii Concurso de Piano de
Barcelona en 2007.
En 2009 participó en el concierto homenaje
a Isaac Albéniz Cien años sin Albéniz en el
Auditorio Sony de Madrid. Como alumno de
la Escuela, es miembro del Trío Prisma.
13
14
Depósito legal:
SS-673-2010

Documentos relacionados