Pressbook Siempre a tu Lado

Comentarios

Transcripción

Pressbook Siempre a tu Lado
ESTRENO EN CINES
JULIO 30 DE 2010
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
1
HISTORIA
HACHIKO, EL PERRO QUE ESPERO A SU AMO CADA DIA
DURANTE 10 AÑOS
La historia de Hachiko es realmente conmovedora, no te la puedes perder... Hachiko (lo
puedes ver en la foto superior) nació en Noviembre de 1923 en la provincia de Akita, al norte
de Japón. Era un perro de raza Akita, macho y de un intenso color blanco.
La suerte iluminó a Hachiko cuando a los 2 meses de edad fue enviado a la casa del profesor
del departamento de Agricultura de la Universidad de Tokio Dr. Eisaburo Ueno. El profesor lo
llevó a su hogar, cerca de la estación Shibuya, y allí demostró ser un bondadoso y amable
dueño. El perro por su parte lo adoraba.
Desde luego, Hachiko no podía acompañar a su amo hasta la universidad. Pero lo que sí
hacía era dejar la casa todas las mañanas con el profesor y caminaba junto a él hasta la
estación Shibuya.
El perro observaba como su dueño compraba el billete y luego desaparecía entre la multitud
que abordaba el tren. Más tarde, Hachiko acostumbraba sentarse en la pequeña plaza y
esperaba allí a su dueño quien regresaba de su trabajo por la tarde.
Esto sucedía todos los días. Así es como la imagen del profesor con su perro se volvió
familiar en la estación Shibuya, y la historia de la lealtad de este animal se diseminó por los
alrededores con mucha facilidad. Las personas que transitaban por Shibuya siempre
comentaban este hecho.
Una tragedia irrumpió la tarde del 21 de mayo de 1925. La salud de profesor no era muy
buena en esos días y repentinamente sufrió una ataque cardíaco en la universidad. Él falleció
antes de poder regresar a casa. En Shibuya, Hachiko esperaba enfrente de la estación.
Muy pronto las noticias sobre la repentina muerte del profesor alcanzaron Shibuya.
Inmediatamente muchas personas pensaron en el pobre perro que lo había acompañado
todos los días. Varios tuvieron la misma actitud y fueron a la pequeña plaza para convencer
al perro de que volviera a su hogar, como si él pudiera comprenderlos.
A la mañana siguiente Hachiko fue visto enfrente de la estación, esperando a su amo.
Aguardó todo el día en vano. Al día siguiente estaba allí nuevamente y así sucedía día tras
día. Los días se volvieron semanas, las semanas meses, los meses años y aún así, el perro
iba cada mañana a la estación, esperaba el día entero y al llegar la hora de regreso de su
amo, buscaba entre todos esos rostros extraños a áquel que amaba. No tenía en cuenta las
condiciones climáticas, lluvia, sol, viento y nieve no impedían su diario peregrinar al
encuentro de su amo, la lealtad hacia su amigo humano nunca pereció.
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
2
La lealtad demostrada por Hachiko tuvo un extraordinario efecto entre los japoneses
pobladores de Shibuya. Él se transformó en un héroe, la figura más amada del área. Los
viajantes que se ausentaban por un largo período siempre preguntaban por él a su regreso.
En el mes de abril de 1934 los bondadosos habitantes de Shibuya contrataron a Teru Ando,
un famoso escultor japonés, para que realizara una estatua en honor a Hachiko. La estatua
de bronce fue colocada enfrente de la estación, donde solía esperar Hachiko.
Casi un año más tarde, el 7 de marzo de 1935 Hachiko falleció al pie de su propia estatua
debido a su edad, pero eso no impidió que su historia y la estatua de Teru Ando se hicieran
famosas por todo Japón. Hachiko acudio todos los dias, durante los diez años que sobrevivio
a su dueño, a buscarlo entre la multitud en la estacion...
Durante la guerra todas las estatuas fueron fundidas para la elaboración de armamento, la de
Hachiko no escapó de esa suerte y lamentablemente el escultor fue asesinado. Pero los
pobladores de Shibuya continuaban recordando a Hachiko y su mensaje de lealtad. Así fue
como decidieron formar una Sociedad para el reemplazo de la estatua de Hachiko, y dicha
sociedad contrató al hijo de Teru Ando, Takeshi Ando, quién también era un excelente
escultor. La nueva escultura se inauguro en 1947.
Hoy en día, la exquisita estatua de Hachiko permanece en el medio de la plaza enfrente de la
estación Shibuya. Podemos encontrar alrededor de ella fuentes, puestos de diarios y revistas
y personas sonrientes contándoles la historia de Hachiko a los pequeño o los no tanto.
El 8 de abril de cada año se conmemora a Hachiko en la plaza frente a la estación de trenes
de Shibuya.
Los restos de Chuken Hachiko (en japonés el leal perro Hachiko) descansan junto a los de su
amo el Dr. Eusaburo Ueno, en una esquina de la sepultura de su dueño, en el Cementerio de
Aoyama, Minmi-Aoyama, Minato-Ku, Tokio.
Incluso se realizo una pelicula en homenaje a Hachiko. Se estreno en 1987, y su titulo es
"Hachiko monogatari".
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
3
SINOPSIS
Esta reconfortante película es una adaptación norteamericana de un célebre cuento japonés acerca de un
leal perro de raza Akita llamado Hachiko.
Cada mañana, este can tan especial apodado «Hachi» acompaña hasta la estación de tren a su amo, el
profesor universitario Parker, para despedirle, y luego, cada tarde, regresa a la misma estación para
recibirle al final de la jornada.
Cuando esta rutina sin complicaciones sufre una interrupción, la naturaleza emocionalmente compleja
de cuanto se desata es lo que convierte la historia de Hachi en un cuento eterno; la devoción fiel de un
perro por su amo expone el gran poder del amor y cómo el más sencillo de los actos puede tornarse el
mayor de los gestos.
FICHA TECNICA
Título: Siempre a tu lado (Hachiko)
Título original: Hachi
Dirección: Lasse Hallström
País: Estados Unidos
Año: 2009
Duración: 94 min.
Género: Drama, Familiar
Calificación: Apta para todos los públicos
Reparto: Richard Gere, Joan Allen, Sarah Roemer, Jason Alexander, Cary-Hiroyuki Tagawa, Erick
Avari, Davenia McFadden, Robert Capron, Bates Wilder, Robbie Sublett, Kevin DeCoste, Gloria Crist,
Forest, Tora Hallstrom, Donald Warnock, Gary Roscoe, Denece Ryland, Michael Kelly, Roy Souza,
Adam Masnyk, Martin Montana, Vincent J. Earnshaw, Oscar J. Castillo, Rich Tretheway, Donna
Sorbello, Ben Skinner, Joanne Fanara, Frank S. Aronson, Luke Allard, Shane Farrell, Rob Degnan,
Thomas Tynell, Ian Sherman
Guión: Stephen P. Lindsey
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
4
Web: www.widepictures.es/siempreatulado
Distribuidora: Wide Pictures
Productora: Scion Films, Inferno Distribution, Grand Army Entertainment, Opperman Viner Chrystyn
Entertainment
Agradecimientos: Caspar von Winterfeldt, Steven Feinberg
Casting: Anne Mulhall, Deb Green, Jason James Rick Montgomery
Coproducción: Dean Schnider
Coproducción ejecutiva: James Mancuso, Merv Davis, Timothy Patrick Cavanaugh, Tom Luse
Departamento artístico: Aimee Butterfield, Bill Wieters, David C. Romano, Doug Cluff, Elizabeth
Fisher, Jaima Fogg, Jason Case, Jason Mayoh, Jeremy M. Pereira, Jessica Case, John Ryder, Katrina
Parsons, Meaghan E. Stone, Melissa Cooperman, Michal Rebibo, Mimi Coleman, Paul Peabody, Sam
Stone, Stefan Couture, Tim Payson, Zack Gorman
Departamento de transportes: Eugene O'Neill, John Canavan, Stephen Silva
Departamento editorial: Chris MacKenzie, Gilbert Carreras, Joe Gawler, John Potter, Mitchell Ferm,
Victoria Lang
Departamento musical: Liz Gallacher, Marek Szpakiewicz
Dirección: Lasse Hallström
Dirección artística: Jordan Jacobs
Diseño de producción: Chad Detwiller
Efectos especiales: Adam Taylor, John A. McGrath, John Ruggieri
Efectos visuales: Chris Gelles, David Isyomin, Molle DeBartolo
Fotografía: Ron Fortunato
Guión: Stephen P. Lindsey
Guionistas de "Hachiko monogatari": Kaneto Shindô
Maquillaje: Cheryl Daniels, LuAnn Claps, Lyndell Quiyou, Nichole Pleau
Montaje: Kristina Boden
Música: Jan A.P. Kaczmarek
Producción ejecutiva: Jim Seibel, Paul Mason, Stewart McMichael, Warren T. Goz
Producción en línea: Robert Ortiz
Sonido: Anton Gold, Damian Volpe, Derek Casari, Gioia Birkett-Foa, Jay Peck, Kevin Jette, Kevin S.
Parker, Mary Ellen Porto, Matthew Haasch, Robert Fernandez, Ryan Baker
Vestuario: Alyson MacInnis Deborah Newhall Hillary Derby, Sheila Gentile
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
5
DIRECTOR
Lasse Hallström
Nació el 6 de junio de 1946, en Estocolmo (Suecia).
imparte clases de piano y otros instrumentos en el The
Music School de Estocolmo; realiza diversos cortometrajes
en 8 mm, como The Lady of the Tulips, Una Martina of
Fausta; ingresa en la televisión sueca, donde filma y monta
insertos de película; accede a la dirección del programa de
la televisión danesa Shall We Dance?; realiza para televisión
el programa The Love Seeker y Shall We Got to My or to
Your Place or Each Go Home Alone?.
Nominado al Oscar al Mejor Director por Mi vida con un
perro (1986) y por Las normas de la casa de la sidra (1999);
Nominado al Oscar al Mejor Guión Adaptado por Mi vida
como un perro(1986), junto con Per Berglund, Reidar
Jönsson y Brasse Brannstron.
Casado con la actriz Lena Olin.
A diferencia de Bo Widerberg y Jan Tröell, Lasse Hallström es el director sueco
contemporáneo que ha accedido al cine americano con mayor fortuna. La revelación de Mi
vida como un perro motivó el salto a los Estados Unidos de Hallström quien en su país de
origen es aún considerado el relevo natural de los cineastas citados, por encima de la
valoración de directores de su generación (Per Oscarsson, Stig Björkman, etc.). El camino a
la popularidad se inició con una comedia dramática sobre la juventud de Estocolmo, A Lover
and His Lass, convertida en un título emblemático que le posibilitó filmar el docu-mental por
excelencia del grupo ABBA cuyos ecos hoy en día aún resuenan en países como Australia.
Los posteriores films suecos de Hallström se corresponden con la mentalidad neoliberal de
un país presidido por Olöf Palme, impulsor de un nuevo concepto de socialdemocracia en
Europa, enfrentando temas tales como el reparto de funciones de hombres y mujeres en la
educación y en la maternidad (Father-to-Be), al tiempo que muestra una especial atracción
por personajes atípicos, estrafalarios -un bohemio, seductor y conductor de coches en una
pequeña localidad del país escandinavo durante la Segunda Guerra Mundial (The Rooster)-,
que tendría continuidad en su paso al cine americano. Aunque no estuvo seleccionada para
el Oscar como mejor película extranjera, Mi vida como un perro obtuvo dos nominaciones, en
una edición en que sorprendentemente ninguno de los cinco candidatos a la mejor dirección,
en la que figuraba Hallström, nació en los Estados Unidos. Mezcla de tragedia y de comedia,
Mi vida como un perro adapta una obra de Reidar Jönsson en la que se describe el itinerario
de un muchacho abocado a un drama familiar pero que sin embargo intenta dar un sentido
de esperanza a su vida. La voz en off que acompaña el desarrollo de la narración otorga un
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
6
carácter autobiográfico a Mi vida como un perro, aspecto que el propio director reconoce
parcialmente. Si bien la infancia del protagonista de Mi vida como un perro no se
corresponde a la del propio Hallström -hijo de una familia acomodada, cuya madre, poetisa,
le inculcó estudiar música-, desde joven el director desarroló una especial sensibilidad que
con el paso del tiempo fue ganando terreno a sus dotes cómicas y paródicas mostradas en
sus primeros trabajos en cintas de 8 mm y en su incipiente experiencia televisiva al frente del
programa Shall We Dance?, entre otros. A tenor de sus films realizados en los Estados
Unidos hasta la fecha, Lasse Hallström conserva gran parte de la fisonomía de su obra
desarrollada en Suecia siendo ¿A quién ama Gilbert Grape? una sorprendente propuesta
dentro de la cinematografía actual norteamericana, junto con Benny & Joon / El amor de los
inocentes (1993), otro film protagonizado por Johnny Depp que apuesta por dar un relieve
dramático a unos personajes marginados que viven en un ignoto pueblo, Endora, entre lo
cómico y lo trágico, un difícil juego de equilibrios que caracteriza al realizador escandinavo.
Pese a la irregular carrera americana de Hallström, Querido intruso -cuyo perfil del personaje
interpretado por Richard Dreyfuss se corresponde sobremanera con el de The Rooster-, Algo
de que hablar, ¿A quién ama Gilbert Grape? y Las normas de la casa de la sidra -adaptación de la novela de John Irving-- avalan el nombre de un director cuyas obras
mayores parecen aún por llegar.
SUS ACTORES
RICHARD GERE
Nació el 31 de agosto de 1949, en Filadelfia, Pennsylvania
(Estados Unidos).
cursa estudios secundarios en el North Syracuse Central High
School (1967); tras finalizarlos estudia filosofía y cine en la
universidad de Massachussets, pero acaba abandonando
para dedicarse al mundo de la interpretación; inicia su carrera
en los escenarios teatrales de Nueva York y Seattle, y
paralelamente comienza una carrera como músico de rock
que no acaba de cristalizar; se traslada a Londres y obtiene
su primer éxito con la representación del musical Grease , y
también participa, junto al prestigioso Young Vic Theater, en
la obra The Taming of the Shrew (1973).
Globo de Oro al Mejor Actor de Comedia o Musical por
Chicago (2002); Nominado al Globo de Oro al Mejor Actor
Dramático por Oficial y Caballero (1982) y por Pretty Woman
(1990); Premio Donostia del Festival de San Sebastián al
conjunto de su carrera (2007).
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
7
Casado y divorciado de la actriz y modelo Cindy Crawford (1991-1995); casado con Carey
Lowell (2002) (hijo: Homer James Jigme); profesa la religión budista.
Asimilado al perfil de Adonis de nuevo cuño, limitado en sus inicios a ofrecer un semblante
de joven rebelde e inconformista, enfrentado a un entorno hostil dentro de una producción
norteamericana netamente progresista surgida a finales de los años setenta (Buscando al
señor Goodbar, Días del cielo, Stony, sangre caliente, American gigoló), Richard Gere,
empero, ha sabido mantenerse en un privilegiado escalafón de la industria estadounidense a
lo largo de más de un cuarto de siglo. La mayoría de las producciones en las que ha
intervenido hasta la fecha han manejado presupuestos medios o altos, clave para entender
una pervivencia laboral y una dimensión popular que precisamente no nace de sus registros
monocordes —una vez abandonados sus años de aprendizaje al amparo de directores(guionistas) del talante y de la sensibilidad de Terrence Malick, Robert Mulligan o Richard
Brooks—, ampliados y potenciados por su casi nula tendencia a la caracterización, al
«disfraz» con la excepción de producciones de corte histórico-religioso como El rey David o
Primer caballero, en el papel de Lancelot. En cambio, prima en su ya considerable singladura
profesional un perfil de hombre romántico, el modelo de seductor por excelencia de nuestros
días, cuyo cabello cada vez más encanecido proyecta una imagen de madurez y de atractivo
adicional entre un público femenino que rebasa la treintena. Suyas son algunas de las
interpretaciones que mejor sintetizan el modelo a seguir por nombres propios como George
Clooney o Brad Pitt, ubicadas en un dilatado espacio temporal —las dos postreras décadas
del siglo XX—, ya sea ataviado con un traje militar —el oficial Zack Mayo en Oficial y
caballero, de ejecutivo —Vincent Eastman en Entre dos mujeres, Edward Lewis en Pretty
Woman—, de médico —Dr. Sullivan Travis en El doctor T y las mujeres— o de abogado
defensor —Martin Vail en Las dos caras de la verdad. Despejada cualquier duda sobre su
dominio de las escenas en las que se requiere las dotes de seducción inevitables en
cualquier historia con trasfondo romántico —la lista de actrices con las que ha compartido
cartel es ciertamente encomiable y espectacular (Debra Winger, Julie Christie, Julia Roberts,
Jodie Foster, Sharon Stone, Winona Ryder, etc.), productores y directores parecen seguir
obstinados en que Richard Gere no abandone, cuanto menos, a corto plazo esta línea de
conducta —incluso a fuerza de repetir la fórmula de la exitosa Pretty Woman con respecto a
Novia a la fuga, que congregaría a idéntica pareja protagonista y realizador (Garry
Marshall)—, dejando un estrecho margen para la experimentación en composiciones a priori
antagónicas a las desarrolladas hasta entonces (el terrorista ex convicto del IRA Declan
Mulqueen en Jackal o del investigador John Klein en La última profecía) o en el campo del
musical. Si bien en Cotton Club puso a prueba sus dotes como bailarín, y en el dramático de
la HBO En el filo de la duda hacía las veces de coreógrafo, su verdadera asimilación al
género musical se la ofrecería su recreación del pérfido abogado Billy Flynn en Chicago, un
film que una vez más ha puesto de manifiesto el buen olfato de Richard Gere por participar
en producciones que conjugan el valor de lo comercial con la calidad artística, aunque en
ocasiones el equilibrio de fuerzas entre ambos aspectos haya decantado en exceso la
balanza hacia lo primero.
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
8
Sarah Roemer
Comenzó como modelo a los 15 años, destacando por su
atractivo. Actualmente reside en Los Ángeles. Saltó al cine en
2006, a los 22, con la película The Grudge 2 de Takashi Shimizu.
Su papel más importante hasta ahora ha sido el de Ashley, en
Disturbia, junto a Shia LaBeouf.
Joan Allen
Nació el 20 de agosto de 1956, en Rochelle,
Illinois (Estados Unidos).
Estudia en la Eastern Illinois University y en la
Western Illinois University; debuta en los
escenarios en 1983 con la obra And a
Nightingale Sang; trabaja regularmente en el cine
a partir de 1985 con el film Compromising
Positions.
Nominada al Oscar a la Mejor Actriz por Candidata al poder (2001).
La nominación al Oscar por Nixon completó, en la persona de Joan Allen, un registro
difícilmente igualable en el caso de una actriz que contaba por aquel entonces con tan sólo
cuarenta años: recibir o ser candidata a todas las distinciones importantes dentro del mundo
del espectáculo en los Estados Unidos. A la nominación a los Emmy por su trabajo televisivo
en Say Goodnight, Gracie, a los Tony recibido por su interpretación en la pieza teatral Burn
This y una nominación por The Heidi Chronicles, a la obtención del premio Obie (estatuilla
otorgada a las representaciones en el offBroadway) por The Marriage of Bette & Boo, entre
otras, Joan Allen pudo añadir un nuevo reconocimiento en su debe, en este caso en el cine,
un ámbito donde hasta mediados los años noventa no se había mostrado especialmente
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
9
prolífica ni afortunada. No en vano, su sobriedad y elegancia natural tan sólo habían sido
utilizadas en momentos puntuales para este medio, a menudo relegada a actuar como
soporte o contrapunto dramático dentro de una determinada historia. Este es el caso de los
papeles que desarrollaría en Tucker, el hombre y su sueño y Peggy Sue se casó, en los que
Allen encarna al prototipo de abnegada esposa de un "soñador" --Preston Tucker (Jeff
Bridges), alter ego del propio Coppola-- y de la amiga de una rejuvenecida Kathleen Turner,
respectivamente. El éxito alcanzado por su recreación de Pat, como apoyo emocional de otro
"soñador" y "visionario", Richard M. Nixon, ha servido para abrir las puertas de la gran
pantalla a Joan Allen, confiándose a partir de entonces a mostrar distintos registros
interpretativos en función de la variedad de propuestas genéricas puestas a su alcance:
Elizabeth Proctor en El crisol --a partir del célebre texto teatral Las brujas de Salem escrito
por Arthur Miller--; la doctora Eve Archer en Cara a cara; la ama de casa Betty Parker en
Pleasantville; la cleptómana madre de familia Elena Hood en La tormenta de hielo --film cuyo
trasfondo sociopolítico remite inequívocamente a la era Nixon, con discurso del controvertido
ex presidente de los Estados Unidos incluido-- o la senadora Laine Hanson en Escalada al
poder, una de sus cumbres interpretativas. En esta variante inconfensa del clásico de Otto
Preminger Tempestad sobre Washington (1962), Joan Allen volvería a pasearse por los
pasillos de la Casa Blanca tras su experiencia en Nixon, y a reencontrarse con Jeff Bridges,
el que fuera su pareja sentimental en Tucker, el hombre y su sueño, producción inserta en un
periodo de tanteo y de incertidumbre para una actriz que atesora un magnetismo especial
una vez descubierto el velo de frialdad y distanciamiento que esconde tras de sí.
CIE | Material para prensa disponible en www.cie.com.co/prensa o Lizeth Ricaurte - directora de prensa en
[email protected] o Móvil 3118738207
10