La Bastilla

Comentarios

Transcripción

La Bastilla
HISTORIA SISTÉMICA
CAPÍTULO V
La Bastilla
2
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
La Bastilla
La Bastilla, Versalles y El Temple
Antes de enfrentar los hechos que definieron los guillotinamientos reales, el juicio,
las votaciones, las sentencias y las ejecuciones, resulta conveniente completar el panorama
ya recorrido con la presentación de cuatro lugares especiales y ciertos sucesos que en ellos
ocurrieron, marcando fuertemente algunos momentos del proceso.
La Indignidad
Es normal que los pueblos soporten males que se prolongan en el tiempo con una
paciencia harto llamativa. Una categorización de estos males y su ordenamiento de mayor a
menor daría como campeón de los mismos el ataque a la dignidad. El hambre, la
enfermedad, la desocupación, son terribles pero la humillación parece ser un mal mayor.
En Francia existía una cárcel especial de tipo político. Un edificio donde por orden
del rey se encerraba a quienes sin importar su rango, fortuna, edad o delito específico, de
existir éste, tenían en común haber ofendido o molestado al rey de alguna manera.
Eran presos políticos, ideológicos y en otros casos meramente antipáticos sociales o
personales del monarca o sus familiares y amigos que denunciaban a la víctima, la cual sin
juicio de ningún tipo, era buscada en su domicilio y por orden del rey recluida por tiempo
indeterminado.
No había causa, ni apelación, ni siquiera condena, no eran culpables, estaban
retenidos, algunos con cierto confort que pagaban ellos mismos y otros sin él, por no poder
pagarlo o no permitírsele.
3
HISTORIA SISTÉMICA
Esta prisión representaba todos los excesos de la injusticia, generando rencores de
los encerrados, sus seres queridos y aún de quienes sin tener nada que ver observaban estos
verdaderos atentados contra la dignidad humana.
Estas instituciones, que en su momento de esplendor parecen eternas y casi
naturales, que están ahí como si no pudiese ser de otra manera, son humillantes para todos,
pues cualquiera puede ser su víctima y la indignidad está tanto en sufrir el rigor como en
ser desconsiderado a tal extremo de decirle ojo, si quiero te aplasto.
Y esto al hombre, a todos los hombres, los subleva en algún lugar de su dignidad
más allá de su estilo. Son máquinas de fabricar rencores. A veces cual Frankenstein matan a
sus propios creadores o éstos ven su destrucción.
En otras ocasiones el rencor mata a la máquina, tiempo y generaciones después,
sorprendiendo en ella o en su alrededor a los operarios del momento, inocentes de su
creación, aunque no siempre de su crueldad contemporánea. Este Centro de Detención
Político en París se conocía como La Bastilla.
Centro de Detención Político
La destrucción de La Bastilla tiene así el sentido de una reivindicación. De un
triunfo sobre quienes creyeron poder moldear a su manera y en forma permanente la
dignidad humana mediante la amenaza y la humillación.
No sabemos del éxito obtenido por esta desgraciada máquina de indignidades.
Cuántos retrocedieron ante su potencial amenaza, cuántos se convirtieron bajo su yugo,
cuántos se humillaron para salir o intentar salir de ella.
Tampoco conocemos cuántos guardias eran sólo cumplidores de su oficio y cuántos
gozadores perversos de las situaciones, que de ambos seguramente hubo. Lo que sí
sabemos es que el edificio fue atacado, ocupado y demolido por los revolucionarios,
liberando a los detenidos del momento.
La fecha es confundida con la de la revolución. En dicha fecha se conmemora ésta,
pero la revolución duro años y este hecho un día. Un león, un tigre, cuando son vencidos y
muertos, una vez detenidos como peligros, generan cierto respeto, pues el hombre rinde
homenaje al valor y dignidad de ese oponente ahora caído.
Pero los chacales, las hienas, no producen el mismo efecto. Si la maquinaria indigna
ni siquiera es un ser natural, que puede excusar su conducta en la función asignada a su
especie, sino que se trata de un ente artificial, en este caso una prisión, un edificio de
contención, donde no van los delincuentes para su aislamiento, castigo o recuperación, sino
los que no se sometieron intelectual o socialmente al poder, entonces la máquina es un
símbolo y los símbolos de indignidades son más peligrosos que éstas mismas pues actúan e
influyen en las conductas sociales y el pensamiento individual castrándolo.
4
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
5
HISTORIA SISTÉMICA
La Bastilla era el soporte físico de una concepción indigna de presión y humillación.
Fue el icono de la indignidad y la revolución, lúcida en esto, la destruyó sabiendo que para
estos bichos matar el icono es destruir el alma, pues así como generan miedo a sus
manipuladores producen desprecio por los mismos.
No hay nada más despreciado que un indigno fracasado. El Hombre común que vio
a valientes, ser encerrados y luego en todos los casos sufrir y en algunos fallar y retroceder,
va aprendiendo a convivir entre la rebeldía y el miedo y cuando ve al monstruo destruido
aprende que se puede pasar del miedo a la esperanza y ahora puede intentarlo en otros
sucesos similares o no. Porque esto que aprendió, es para siempre.
La Humillación. La Humillación
A su turno también los reyes sufrieron indignidades posiblemente por aquello de
que: todo lo que va, vuelve. El Palacio de Versalles con todo su esplendor era la casa de
Luis y Maria Antonieta, donde vivían con sus hijos, su familia extendida y parte de la Corte
francesa.
Era algo así como casa de gobierno y residencia presidencial, ministerios y casa de
familiares reales, funcionarios y cortesanos. También servía como lugar de recepciones,
festejos y solemnes acontecimientos.
Jardines y fuentes daban un imponente marco al palacio de por sí espectacular e
intencionalmente impactante pues le indicaba a todo quien ingresaba, francés o extranjero,
con quienes tenía que vérselas. Era otro símbolo en este caso del poder y la gloria.
Ya en pleno desarrollo del proceso revolucionario se corrió la voz entre el pueblo de
la fuga del monarca, su esposa e hijos.
Se dijo que estos habían huido para no enfrentar los cargos que lentamente estaban
llevando la cosa desde las peticiones a las demandas y de estas a los reclamos acompañados
de críticas y acusaciones que fueron primero a funcionarios y cortesanos para luego
involucrar a los propios monarcas.
Europa atacaba a la revolución y todos sus reyes eran familiares de algún modo de
los franceses, que se carteaban con ellos o intercambiaban información y opiniones a través
de viajeros y mensajeros.
Se sospechó en principio que esto podía filtrar información al enemigo o posible
enemigo, que eran los estados europeos, para luego pasar a creer directamente en la teoría
conspirativa de una invasión que devolviera el poder deteriorado a los reyes franceses.
Francia no se veía más como el feudo de Luis sino como un estado formado por
ciudadanos, con reyes sospechados ahora de cartearse y confabular con el enemigo. Luego
la cosa subió de tono, pero en este momento se pensó en una fuga al exterior que permitiera
6
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
a los monarcas estar fuera para retornar luego que una invasión de tropas extranjeras y
caballeros emigrados retomara el poder total quitándoselo a estos revoltosos ciudadanos.
Algunos grupos fueron al Palacio donde los reyes se encontraban durmiendo y
exigieron ver a éstos para comprobar que no se habían fugado. Se comprenderá que el
poder era ya tan sólo ficción y el respeto una simulación de cortesía pues los vasallos
pretendieron y obtuvieron que rey y reina se levantaran vistieran y presentaran ante un
grupo de ellos para mostrar por los hechos su presencia y como la palabra ya no tenía valor
Luis tuvo que pedir a María Antonieta que despertara, vistiera y trajera también a presencia
del grupo a los niños para comprobar si tal como decían sus padres estaban en palacio y no
camino a la seguridad del exilio.
Cambio de Carátula
María Antonieta tuvo que hacerlo y así como el pueblo jamás le perdonó a ella su
soberbia y desparpajo cortesano, esta reina que comenzaba a comprender la tendencia de la
declinación en su verdadera dimensión tuvo que humillarse y murió sin perdonar a este
pueblo, aumentando sus errores de política exterior al escribir más, a más y peor sobre los
revolucionarios e incitando acciones extranjeras en su contra.
Esto cambiaría lentamente la figura de sus pecados de sociales a políticos.
La Mística de los Druidas
Aquellos Sacerdotes Druidas de
la Bretaña, solían reunir a los fieles a su
alrededor, para lo cual trazaban en la tierra un círculo, que servía de contenedor al grupo.
Dentro del círculo hablaban y oficiaban las ceremonias religiosas. Dentro del círculo
escuchaban y participaban los fieles.
El círculo se llamaba Templo.
En Jerusalén el Templo principal era el que había sido el del rey Salomón y donde
Jesús hablara. De ese templo echó a los mercaderes.
Ese templo defendieron los templarios, que por eso se denominaban así, por ser los
defensores del templo y de los peregrinos cristianos que viajaban desde occidente para
visitarlo.
En el Temple francés sufrieron encierro los reyes y sus hijos en la peor etapa para
ellos de la revolución cuando luego de encontrarse ciertas pruebas, fueron confinados,
juzgados y condenados.
7
HISTORIA SISTÉMICA
Como hubiese dicho Richelieu, creyeron que eran sus peores momentos porque
todavía no habían comprendido la diferencia entre malo y peor. O como decía aquella
duquesa del cuento: que bien vivíamos cuando pensábamos que estábamos mal.
El Temple fue la Bastilla al revés, también con víctimas, oficiosos, perversos y todo
aquello que acompaña una acusación que antes de ser justa o injusta estaba plantada.
Una guardia que recorría palacio descubrió un escondrijo con correspondencia que
comprometía a los reyes en su relación con el enemigo y que cambio la acusación por la de
traición a la patria.
¿Cómo encontraron estas cartas? ¿Porqué los guardias reales denunciaron el caso a
la Convención y no lo informaron a sus monarcas? ¿Quién lo difundió? ¿Porque lo
escondieron mal o alguien lo puso bien? ¿Eran los guardias patriotas, traidores o
meramente mercenarios o profesionales de un complot?
Creemos que: los papeles eran auténticos, fueron bien escondidos, alguien que lo
sabía dijo donde, fueron a buscarlos como si los encontraran y en lugar de entregarlos a sus
dueños que eran sus jefes se los dieron a los enemigos de estos. Gente que hay ¿vio?
Las cartas fueron usadas con toda la mala fe y también habían sido escritas de esa
forma. Eran cartas íntimas, privadas, inviolables pero escritas entre familiares que
representaban las fuerzas políticas del momento y esto las hacía un tanto menos intimas,
privadas e inviolables, pues la vida de muchos podía depender de lo que en ellas se dijera o
hiciera a raíz de lo escrito.
Cuando la traición a la patria comenzó a ser la acusación formal los monarcas y sus
hijitos prisioneros en el Temple la pasaron mal. El hijo varón, Luis será nominado por los
emigrados como Luis XVII, en un flaco favor dadas las circunstancias. Esta designación no
será aceptada por los revolucionarios pero dará lugar a que en épocas de restauración su tío
asuma como Luis XVIII.
Luis XVII nunca reinó en términos de realidad. El fue quien, se supone, fue
escondido siendo niño, sacado del Temple, tenido un tiempo en algún lugar y remitido a
Buenos Aires por los masones, arribando con el nombre de Pierre Benoit.
Enmarcaremos la situación general narrando un cuarto hecho antes de entrar en el
juicio por traición a la patria que se les siguió a los monarcas.
Estas historias un poco sueltas pretenden más que situar, aportar ángulos diferentes
que permitan comprender o intentar comprender los momentos espirituales por los que
pasaron los actores del drama revolucionario.
La historia detalla la cronología y puntualiza los sucesos, estos aportes intentan, pretenden,
mirar en el interior de estos hombres. En algún sentido verlos como si fuéramos nosotros
mismos quienes vivenciamos los hechos. Humanizar los sucesos, destacando
8
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
9
HISTORIA SISTÉMICA
aquellos que debieron pegar fuerte en los participantes e influir en su actitud y conductas
posteriores.
De cómo se les escapó la tortuga y llegó hasta Varennes
Luis XVI
recibía desde hacía tiempo permanentes incitaciones a abandonar
Francia, pues no eran pocos los que avizoraban los peligros y otros que pensaban resultaba
mas fácil atacar a la revolución sin que estuvieran en París los reyes, que de alguna forma
actuaban como rehenes, con los cuales los revolucionarios podían presionar o negociar con
los interesados en mejorar sus vidas o salvarlas.
Muchos revolucionarios concientes de este rol de rehenes protegían en algún sentido
a los monarcas y a sus herederos, pues pretendían contar con estos elementos de
negociación e intercambio con las potencias europeas gobernadas por sus familiares.
Otros daban menos importancia a este valor de negociación. Estaban quienes creían
conveniente sacárselos de encima echándolos más allá de las fronteras y bancarse las
consecuencias de las acciones de quienes ya eran sus enemigos.
Otros más loquitos hablaban de encerrarlos y producir algún tipo de escarmiento
escalonado que permitiese castigar a uno de ellos y mantener al resto para seguir
amenazando.
Algo parecido hacen las mafias cuando le matan un hijo a alguien, pero le recuerdan
que tiene otros, todavía vivos, con lo cual fortifican la amenaza inicial y frenan la venganza
con una nueva amenaza.
Algo así como matar una pieza en ajedrez pero haciéndolo de tal manera que al
correr la nuestra queda otra pieza del adversario amenazada. Si elige responder en realidad
está eligiendo cambiar otra apreciada pieza propia por la nuestra.
La venganza tiene así un precio que casi nadie está dispuesto a pagar. Tras de
cornudo apaleado. Ha perdido algo, se resigna o pierde más. Otra vez Richelieu y su teoría
de malo y peor.
María Antonieta era partidaria de huir por cualquier medio y más fervorosa que
Luis, volver para vengarse de esta plebe sublevada. La reina era altiva y la situación más
allá de los hechos concretos la desequilibraba en lo emocional. Los quería de rodillas.
Hubiera sido un pésimo canciller. En cambio Luis, también partidario de abandonar
aquel remedo de poder cada vez más peligroso e insatisfactorio, no hubiera vuelto. En sus
sueños seguramente figuraría un castillito en los Alpes, en la Austria de su suegra, con un
gorrito tirolés por la mañana, un arreglo de relojes por las tardes y una Maria Antonieta
ahora utilizable por las noches.
10
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
No era mal proyecto para alguien pacífico, incapaz de odio, ubicado en el peor
lugar, en el peor momento y sin vocación de poder ni de gloria. Recuerden que además por
su condición, patrimonio, etc. tenía la vaca atada por el resto de su vida y con la vaca
atada uno pretende que la vida sea larga.
Todos sabían o sospechaban que los reyes pretendían dejar de ser rehenes de lujo.
La Gloria o Devoto
Los más conocedores de las personalidades también sabían que Luis era una liebre
que huye para no volver, pero Antonieta era un tigre herido que restañaría sus llagas,
mascullaría su rencor y volvería con la venganza más atroz que pudiera.
Soltar la liebre era solamente perder un rehén. Largar el tigre significaba dotar de un
líder al enemigo. Tigre que buscaría uno por uno a cada ofensor con la meticulosidad del
artesano en odios.
A María Antonieta no le importaría tanto recuperar el trono de Francia como ver
destruidos a sus ofensores. Luis quería huir porque no tenía motivos ni vocación para
avanzar, tenía miedo y la vida alternativa que se le podía ofrecer podía ser más cercana a su
ideal que la que había tenido hasta ese momento. Huir podía ser negocio.
Para la reina era el último escalón del escarnio. Humillada, ofendida, vencida, tenía
que escapar y esto no figuraba en su libreto ni en la imagen que tenía de ella misma, esto
diríamos, destruía su auto estima. Su vida futura sería la de exiliada, con menos Corte,
menos lujo. Un fracaso en su concepto de vida.
De las múltiples ofertas de huida que diferentes organizadores propusieron a sus
majestades la mayoría fueron rechazadas por peligrosas, pues de fracasar, la realidad
pasaría de la hipocresía a la autenticidad y aunque digan lo contrario, son pocos los que
prefieren la verdad cuando esta es mas dura que una apariencia decorosa e incluso
indecorosa pero suave.
Las distancias a recorrer por cualquier camino hacia las fronteras eran grandes, los
caminos difíciles, debía hacerse alto en demasiados lugares donde podía reconocerse a los
reyes y estos no estaban acostumbrados a viajar con lo puesto ni solos por lo que el
conjunto tendría dificultades para pasar desapercibido entre gente algo alertada de las
intenciones. La seguridad, escolta, etc. era otra cuestión pues pocos no servían y muchos
llamaban la atención.
Finalmente se aceptó un proyecto con salida nocturna de la pareja real y sus hijos,
unos pocos acompañantes, carruajes discretos y el mínimo posible de equipaje. La idea era
salir parando en puntos preestablecidos con una guardia discreta de caballeros de confianza
al partir y el agregado de algún cuerpo militar ya más cerca de la frontera por si se hacía
necesario forzar alguna resistencia.
11
HISTORIA SISTÉMICA
La huida fracasó. Salieron de París y llegaron hasta Varennes donde fueron
detenidos y devueltos a la ciudad ante la mirada del pueblo que salía a contemplar su
retorno en cada aldea. Ahora las sospechas se habían confirmado los reyes querían huir y
unirse al enemigo.
Devoto
El plan
había demostrado dos cosas. Aquellos que habían fracasado en el
mantenimiento del orden del estado eran incapaces de organizar una pequeña acción que
requería audacia, velocidad y reflejos.
Imaginen al torpe a cargo de esta operación que requería una especie de grupo
comando. El grupo fue timorato, lento y las respuestas sabrosas se le daban al día siguiente.
Mal disfrazados, sobrecargados de trivialidades con carruajes destacados y
gigantescos para la necesidad. Llamativos por sus maneras, con paradas y escoltas mal
calculadas. En fin para que agregar el bochorno de las razones a lo categórico del resultado.
Al fracaso, que nunca tiene socios, jamás le falta un dueño. Alguien no hizo o hizo
mal algo o muchas cosas. La huida terminó en Varennes. Varennes fue el principio del fin.
Para los revolucionarios el tema era cuando menos vergonzante. Eran los
responsables de la custodia más que de la guarda de los reyes y estos habían huido y
recorrido un largo trecho.
Pudieron haberlo logrado, el lento, pesado, poco avispado y tímido Luis casi logró
huir con toda su familia aunque fracasara en el intento de llegar a la frontera y cruzarla. A
los rápidos, avispados y alertados revolucionarios se les había escapado la tortuga.
Los extremistas de la revolución sacaron ventaja sobre los moderados y los realistas
llevando las cosas hasta la destitución de Luis Capeto, que en adelante así sería llamado sin
título ni honores, y su juicio por traición a la patria mientras permanecía recluido con su
esposa e hijos en el Temple.
Como todo juicio que simula ser un acto de justicia, cuando sólo es un pobre hecho
político, carece del valor de la autenticidad se correspondan o no los resultados con los que
hubiera dado un verdadero juzgamiento.
Como todo Parlamento tenía algo de teatral en sus acciones y sabiéndose ante las
cámaras, cada miembro hablaba más de lo habitual y mucho más de lo necesario, engolaba
su voz y gesticulaba sus estudiados movimientos.
12
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
13
HISTORIA SISTÉMICA
Una charada típica de los cinco minutos del que pocas veces los tiene. Los sacerdotes
hablaban de economía, los políticos de moral, los aristócratas de pobreza, los pobres de
finanzas públicas, los mercaderes de honestidad y los abogados de lógica.
Entre tanto dislate el pueblo quería saber si lo mataban o no, que era para lo único
que se habían reunido y que se resolvería votando, lo cual era en sí una falacia.
En cierta ocasión un grupo pequeño, que debía elegir su sistema de conducción en
una entidad, discutía las ventajas del manejo por parte de uno, algunos o todos. Algo así
como un presidencialismo fuerte, una comisión directiva reducida o una asamblea
permanente.
Los tres métodos tenían entusiastas y detractores yo los escuchaba y dudaba pues en
realidad no era fácil decidir cual era el método, el instrumento que se pretendía elegir mas
favorable para los fines que se perseguían, pues nada es bueno o malo para todo y lo que
hoy y aquí cura, mañana y allí mata.
Hacía falta: diagnóstico, tratamiento y grado de aplicación. En medio de la
discusión que resultaba interesante a todas luces habiendo hombres lúcidos de diversa
opinión, alguien un poco menos lúcido y más apurado dijo y bueno votemos provocando la
carcajada del conjunto.
Se tardó un buen rato en hacerle comprender que votar era ya elegir ese método, era
como decir que Juan elija el método o que lo hagan Juan, Pedro y Luis porque son los
mejores.
¿Que los pocos dirijan a los muchos?
Cualquiera de estas posiciones implicaba el prejuicio, la decisión anticipada. Si
elegía Juan el grupo creía en un unicato fuerte, si lo hacían unos pocos en un gobierno de
los mejores y si votaban como proponía el apresurado, la confianza se depositaba en el
criterio de todos los presentes o mejor dicho de la mayoría de todos los presentes.
En la Francia del siglo XVIII, así como en la actualidad, ya existían y eran
conocidos de hace mucho los tres sistemas de gobierno que proponía el grupo mencionado,
pero haremos algunas salvedades y daremos opinión personal al respecto para enriquecer
conceptos que el tiempo y los intereses de facción han confundido cuando no tergiversado.
Me han dicho en mi niñez, como si se tratara de un axioma matemático o un
principio lógico, algunas definiciones que no resultan tan categóricas en principio por
pertenecer a ciencias blandas y además por ser en ocasiones simplemente falsas cuando no
mentirosas.
14
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
Las trataremos como falsas pues la mentira implica siempre una intencionalidad de
engaño, que no nos consta, aunque si postulamos su falsedad que implica no responden a
los criterios de verdad aceptados. Son falsas por que no son verdades.
Los tres tipos de gobierno: monarquía, aristocracia y democracia se corresponden
con tres defectos o pueden caer en ellos que son: dictadura, oligarquía y demagogia
respectivamente. Definición incompleta pues existen y han existido y pueden crearse otros
tipos de gobierno que no son éstos o son combinaciones de ellos.
La definición no sólo es incompleta, sino que es también una definición falsa o que
da lugar a la posible confusión, pues poniendo a todos como testigos me pregunto, quién no
ha conocido o conoce reyes demagogos, demócratas oligárquicos o aristócratas tiranos, sin
hablar de los vicios de la oligarquía en reyes y demócratas. Pareciera que podemos decir
como verdad: Que entre los múltiples sistemas de gobierno posible existen tres que nos
interesa destacar.
El gobierno de un sólo hombre por razones de sangre y mandato de Dios
(monarquía). El gobierno de los mejores hombres (aristocracia) y el gobierno de todos los
hombres (democracia).
¿Que los peores elijan a los mejores?
Aquí valen algunas salvedades. Podemos crear otros tipos de gobiernos originales
o combinados. Siempre serán sólo instrumentos y no deben confundirse con los fines que se
persiguen y mucho menos con los principios a respetar.
Porque una cosa es hacer deporte por principio, otra jugar un partido con objetivos y
otra, cómo nos vamos a parar en la cancha. El sistema de gobierno es la decisión entre el 42-4 u otro método de planteo en el fútbol. No hace a la esencia. Es una utilidad.
Toda utilidad se mide por su eficacia y su eficiencia, no es un valor en si misma.
Decir que la monarquía, la aristocracia o la democracia en si, son buenas o malas como
sistema de gobierno, es como elogiar o denostar a una pala o a un rastrillo.
Cuando le digan que algo es útil, piense que si es útil no es muy importante, porque
es útil para y lo importante es el para qué, aunque le digan otra cosa quienes viven de
fabricar, vender o manipular palas o rastrillos.
Otra verdad terrible es que conocemos otros defectos de estos sistemas de gobierno
no enunciados en las definiciones y que todos sabemos son causa de sufrimiento de los
pueblos, que los tres métodos en cuestión dicen defender y cobijar.
Un buen Sistema es aquel que tiene éxito y estilo. En este tema el éxito está dado
por el bien de los hombres que lo gozan o sufren. El estilo en cada uno de ellos podría
corresponder a un ideal:
15
HISTORIA SISTÉMICA
En la Monarquía un estilo paternalista e ilustrado. Paternalista en el cariño y la
preocupación que brindan los padres a sus hijos, en el interés y el amor en la entrega, e
ilustrado en la sabiduría, inteligencia y capacidad de iluminar los ambientes, descontando al
culturoso necio así como al padre violador, represor y capador.
En la Aristocracia el estilo superior es el buen manejo de todos los asuntos públicos.
El gobierno de los mejores no significa el de los más capaces, que deben serlo, sino el de
los más buenos, los más nobles, los más honestos. Llegados a ese plano superior por su
conocimiento pues, como Platón, creemos que la inteligencia sólo conduce al bien y al
amor y desde allí a la entrega y al trabajo para los demás. A la trascendencia espiritual, a
un verdadero do ut des donde el doy es todo y el para que des es a todos. Esto sin caer en la
soberbia ni en la falsa modestia. Con orgullo y grandeza porque una noble misión necesita
de la satisfacción del deber cumplido y la alegría de colaborar en un logro de importancia
sin sacar ventajas personales.
¿Demo…qué?
La democracia es sin duda el método de gobierno que ha tenido mejor prensa en
los últimos tiempos. Hay ciertos fenómenos de polisemia que no trataremos, pero esta
prensa comenzó cuando en la segunda guerra se decidió denominar así a uno de los bandos
en pugna y empezó a hablarse de las democracias o la democracia que enfrentaba a “los
otros”, nazismo alemán, fascismo italiano, imperialismo japonés, que como perdieron se
quedaron sin socios primero y sin prensa después.
Antes y durante la guerra los perdedores usaban la prensa de la misma forma que
después la utilizó la capitalista USA y la comunista URSS. A tal punto la usaban y en todos
los temas y lugares que llegué a ver un afiche –que tiene mi amigo Francisco– donde una
mano-garra con anillo de sello británico toma desde el aire las Islas Malvinas me llamó la
atención la calidad en todo sentido del anuncio que denunciaba la usurpación mediante la
imagen de ave de rapiña tomando a su presa.
No eran Las Malvinas. El anillo era inglés, pero el afiche que creí argentino era
alemán y se refería a otras islas.
Las democracias luego de colgar de los testículos a Mussolini, formar un jurado
especial para juzgar a los alemanes y ponerle las bombuchas atómicas en Nagasaki e
Hiroshima al emperador japonés, decidieron ser buenos, pues ya casi no quedaba con quien
ser malos y antes de empezar a pelear entre si, iniciaron fuertes campañas internacionales
de prensa.
Al gobierno de las democracias se lo llamó el gobierno del pueblo. Veamos porque
se le llamó así y veamos si es verdad.
16
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
17
HISTORIA SISTÉMICA
En términos de idealidad diremos, igual que hicimos con la monarquía y la
aristocracia, que el gobierno del pueblo debe ser aquel donde el conjunto, todos, cada uno,
participa del mismo.
Pero esto es imposible operativamente, millones de hombres deben organizarse de
alguna manera, no pueden gobernar todos al mismo tiempo. En su origen las democracias
funcionaron en grupos muy pequeños donde era posible debatir y operar en consensos
inmediatos. Luego, en civilizaciones más avanzadas sucedía que en realidad el pueblo no
era lo que hoy llamamos el pueblo –todos– sino algunos de ellos –una aristocracia–, el resto
eran esclavos, extranjeros, etc. que funcionaban como habitantes pero no como ciudadanos
y no intervenían en el gobierno, sino solamente en el trabajo y la ocupación de lugares.
Algo así como turistas, indocumentados, extranjeros ilegales, extranjeros, locos,
presidiarios, etc. de hoy. De esa manera el número de ciudadanos –el pueblo– era mayor
que el de las pequeñas comunidades, pero aún era factible el gobierno del pueblo en
términos de realidad.
Álgebra no es Aritmética
Veamos porque razón de lógica elemental es imposible el gobierno del pueblo en
sentido lato. Hablar de uno, algunos y todos es hacer álgebra. Cuantificar el número de
algunos y todos es hacer aritmética y la diferencia no es un tema menor.
En álgebra enuncio los términos generales de una ecuación útil para todos los casos
iguales. Así es que existe una formula para calcular el interés de un préstamo, otra para
estimar la superficie de un terreno rectangular, otra para calcular el promedio de las notas
de un alumno.
La principal característica es que se enuncian las variables que intervienen y su
rango de incidencia. La fórmula es válida para todos los casos en que la operación sea igual
sin importar los valores específicos que en cada caso tenga el préstamo, el terreno o las
notas de los alumnos, la fórmula para el cálculo será la misma. Es invariante.
Para saber la superficie de un cuadrado debe multiplicarse lado por lado sin
importar cuanto mide este. Toda superficie de cuadrado se calculará igual.
Cuando entra a jugar la aritmética la cosa varía. Aquí corresponde asignar valores
numéricos a cada variable interviniente –cuanto mide el lado– y luego siguiendo la fórmula
algebraica calcular la superficie. La superficie de este terreno específico es igual a 400
metros cuadrados porque el terreno mide 20 metros por lado y 20 por 20 es igual a 400.
Ahora hemos encontrado una utilidad concreta en la realidad de lo existente para un
caso particular, partiendo de la realidad de las esencias abstractas de una formula general.
La aritmética me sirve para un caso concreto, específico, es aplicable en particular,
el álgebra me sirve para todos los casos iguales, es aplicable en general.
18
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
Cuando digo que algunos o todos gobiernan, estoy formulando el problema
algebraicamente pues estoy enunciando que variables intervienen y para que resultado o
función, sin especificar en que número, en que cantidad.
En las ciencias duras en general la fórmula resiste cualquier cuantificación y allí
está su valor como tal. Decimos en general pues aún en estas ciencias surgen dudas y
dificultades en cuestiones específicas como en aquellas relacionadas con el tema de la
relatividad.
Esto es aún más marcado en las formulaciones referidas a ciencias blandas donde la
subjetividad brinda humanización y quita rigurosidad a los contenidos y enunciados.
Si enuncio que para ascender en el aire a un elefante necesito dos helicópteros que
lo eleven. Y digo E (de elefante) = 2H (de helicópteros), la fórmula es aceptable pero en el
plano de las realidades tangibles comenzará a chisporrotear a medida que aumente el
número de elefantes, pues intervienen variables no contempladas en la simplificación
original.
¿Mejor dura o blanda?
Es que no se trata de que las ciencias blandas sean de peor calidad metodológica,
sino que miden problemas más complejos donde las variables intervinientes son más, están
menos identificadas y no siempre adecuadamente ponderadas.
Empezaremos a tener elefantes más gordos que otros, menos mansos o más
asustadizos moviéndose como carga mal estibada. Vientos sorpresivos, lluvias y granizos,
diferente proveedor de helicópteros, combustibles, etc. Y principalmente volviendo al tema
de gobernar algo, ni pensar en que los elefantes se pongan de acuerdo en una conducta
positiva a los objetivos.
En realidad es muy difícil generar los protocolos, las actitudes y el entrenamiento
para que los pilotos de los helicópteros actúen de consenso o con algún sentido o criterio.
Aún los mejores organizadores, en las mejores circunstancias, con los mejores medios,
fallan en ocasiones. Recordemos el Challenger con la maestra a bordo, la prensa y los
niñitos mirando y el increíble estallido.
Aún si tuviéramos resueltos todos los problemas enunciados que sólo son unos
pocos de los múltiples de la realidad, debiéramos tener en cuenta cierta capacidad de
adaptación a los imponderables.
Los sistemas expertos producto de la inteligencia artificial, contienen software
especial complementario de lógica no monotónica capaces de enfrentar problemas
originales y buscar –imaginar– soluciones también originales, que es una de las
características principales de la inteligencia humana y de la natural en todo sentido pues
plantas y animales con diverso grado de éxito se adaptan hábilmente a los imprevistos.
19
HISTORIA SISTÉMICA
Aún con todo calculado y algún poder de lógica no monotónica previsto, cabría
preguntarse donde se dispondrá el poder de decisión del timón de este conjunto de
cibernautas dispuestos a ir a algún lugar u objetivo.
Resueltos los pasos anteriores ahora nos preguntaremos si el timón será manejado
por uno, varios o todos los tripulantes al mismo tiempo confiando así nuestro destino “al
elegido”, a “los mejores” o a todos, donde el único grupo que va sin comillas es todos pues
todos son todos los que estén en cada momento y al mismo tiempo, mientras que a elegido
y mejores los encomillamos pues todos elegiríamos en ese orden si supiéramos con certeza
que realmente los son.
El elegido de una religión es seguido con fe (Cristo, Buda, Mahoma) porque el
creyente sabe que es el elegido de verdad.
Los mejores de un equipo de fútbol tienen la confianza de sus compañeros que
saben que ellos objetivamente la manejan mejor.
En los temas político sociales la cosa no está tan clara y los pueblos siguen a líderes
individuales o grupales –partidos políticos– con más o menos suerte. Algunos demócratas
acusan de fundamentalistas a quienes lo son. Lo que no se entiende es porque los acusan de
tener y defender fundamentos.
Un Rey Electo
Algo similar sucede a los pragmáticos. Estos anuncian la muerte de las ideologías.
Ya no hay más ideas, ahora sólo cosas y hechos, sucesos. Primero murió Dios, ahora La
Idea. No deja de ser una idea y como tal debe ser escuchada, lo absurdo, lo increíble es que
se nieguen a aceptar su clasificación como idea. No notan que al decir pragmatismo están
diciendo: –tengo una idea. Quiero imponer una ideología. ¿Cuál?, la ideología de que no
hay más ideologías. ¡Qué lindo! Póngalo en la pila de las ideologías existentes. Se aceptan
todas las Ideas.
Tan amplio es Dios que en este sistema operativo del pensar nos permitió hasta
negarlo. También imaginar, fantasear, confundir, en fin jugar con el pensar. Verdadera
función del hombre, de este acumulador de tiempo que se creyó acumulador de cosas
porque también lo dejan jugar a esto y ser feliz o no que también se puede.
Porque ser desgraciado es una opción y está para el que quiera votar por ella.
Tanta libertad hay en la imaginación que en materia de inventos de organización de
gobiernos todo es posible. No se menciona a menudo pero existe un Rey que es electo. Si,
su Santidad El Papa –rey de roma–, es elegido por el sínodo de cardenales. Los reyes más
terrenales asumen en nombre de Dios, por su sangre, aquel que es el representante de Dios
entre los hombres es elegido por sus pares.
20
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
21
HISTORIA SISTÉMICA
Por un grupo de los mejores en su actividad. Algo así como, con perdón y salvando las
abismales diferencias, si al ministro de educación lo eligieran los más educados, o al de
salud un grupo destacado de médicos conocedores profundos de la temática. Y esto nos
lleva a un embudo de ideas.
El timón que no sabemos aun si dar a uno, varios o todos ¿qué capacidad requiere?
¿Qué hay que saber para manejarlo?
La nieta de una amiga, de nombre Agustina, paseaba por la playa del Alfar a mi
lado todos los días. Era una pequeña de 6 o 7 años y preguntaba acerca de la arena, el mar,
los cangrejos, etc. Mis respuestas, no se porque, comenzaron pretendidamente informativas
y fueron transformándose en fantasiosas, creo que su fascinación ante los agregados
imaginativos me motivaba, y así jugábamos a que pedacitos de patas de cangrejo eran uñas
de sirenas o dientes de tiburón, las piedritas joyitas de Dios, la arena oro atomizado, las
mareas conductas del mar, etc.
Agustina que en su colegio, se conoce intercambiaba preguntas con respuestas más
serias y formales, preguntó un día a su abuela –mi amiga–, –Carlitos, ¿a qué escuela fue?
Carlitos era yo, la escuela, la que ella pretendía para su espíritu.
El hombre ya nace salvado. No hay que hacer nada. No te rescates, no esperes que
te salven. Ya está previsto
La reina de las caracolas
Tiempo después le envié un regalo pedorro. La abuela de Agustina, de visita en
Mar del Plata ya retornaba y pasamos por la herradura del puerto a comprar algunas cosas
para ella. Se me ocurrió y busqué un obsequio, lo cual no me resultó fácil en los locales
abiertos en ese momento. Terminé comprando una especie de Barbi autóctona con
caracoles pegados abundantemente a su alrededor. Si algo se podía decir de aquel recuerdo
de mar del plata cabría destacar su escasa finura. Pero el perro que tenemos es la gata me
dije y allí fue con mi amor y algún remordimiento.
Agustina quedó encantada de esta reina de las caracolas y anunció lograría para sí
dicho título cuando tuviera la edad adecuada para intentarlo. Le falta poco.
Los Deberes del Hombre
Es así que nos pondremos positivos y sin agredir a monárquicos, aristócratas o
demócratas diremos otras verdades sobre ellos para después recién ver como algunos
monárquicos, con ciertos aristócratas y muchos demócratas asesinaron a un matrimonio de
jóvenes.
22
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
Sí, les cortaron las cabezas y tomándolas de los cabellos las sacudieron con
entusiasmo para que el pueblo, espectadores…, como llamarlos sin ofender al Hombre,
contemplara la obra, el logro de la revolución más promocionada de la historia humana que
nos legó sus magníficos Derechos del Hombre.
Como era un conjunto de reclamantes y no de donantes. Como eran más mendigos
que dadores. Como el rencor ocupaba más espacio que el amor y los pedidos más que la
voluntad de darse, se olvidaron; en realidad estaban incapacitados para ello, se olvidaron
decimos de dejarnos Los Deberes del Hombre. No podían hacerlo tenían capacidades
diferentes.
La aritmética revolucionaria: como votó la Convención
Los tribunales especiales son la injusticia por definición
La presencia de activistas dentro y en los alrededores del lugar del juicio aseguran la
injusticia en algún sentido por la presión que ejercen, pero en realidad más aún porque son
el signo evidente de que es lo que quiere el poder, que es quien le permite estar y ejercer la
presión.
Sólo ejercen presión sobre algunos, porque quien ordena juzgar quiere que así sea y
esto actúa como presión sobre todos. El resultado de estas operaciones algebraicas ya se
conoce en el sentido de positivo o negativo sólo falta conocer la cifra exacta de estos juicios
de resultado fijo.
Luis XVI, ahora Luis Capeto no podía salir inocente de aquel tribunal que no era tal.
Juzgado por enemigos o neutros amenazados, en un clima de exaltación en su contra.
Digamos, para ni discutir el tema, que fuera culpable. Digamos que lo era. Igual fue
un asesinato porque el procedimiento seguido fue criminal como tal. Se plantaron pruebas,
se falsearon testimonios, se agredía de palabra al acusado durante el procedimiento. Una
vergüenza. Un circo digno de sus organizadores a quienes correspondió la vergüenza para
siempre.
Los actores, en general pobre gente empujada por sus intereses o ignorancia,
queriendo quedar bien con el poder, que como todo poder de esa calaña no duró casi nada y
les sirvió para ser cómplices del asesinato y conseguir posiblemente algunas docenas de
facturas.
Hay quienes en los grandes momentos, en las ocasiones de la historia no pueden
superar su vocación de ganapanes. Se doblan casi gratis, no sólo son berretas, además son
baratos.
Los normales, que los había, eran superados en número y por la situación. Todo
valor tiene un límite y el indigno avanza sobre él con amenazas y ejemplificaciones. Se
23
HISTORIA SISTÉMICA
24
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
podía perder la posición económico social y hubo quienes la arriesgaron, se podía perder el
honor y el prestigio y algunos lo apostaron por sus creencias, se podía perder la libertad
algunos la perdieron, se podía perder la vida y muchísimos la entregaron.
Quedaban menos y estos menos aún empezaban a ver que podían perder la vida de
sus padres, de sus parejas de sus hijos y ¿hasta donde llega un hombre en sus convicciones?
¿Cuánto resiste? ¿Es culpable si afloja? Algunos se fueron. Yo no diría que huyeron,
porque sería cruel definir por el cierre lo que fue un camino. Pienso hicieron con la
revolución lo que el poeta con su amante más que indigna, necia.
…No se templa el acero damasquino
metiéndolo en el fango.
Yo te alcé en mis estrofas sobre todas
hasta rozar los astros
tócale a mi venganza de poeta
dejarte abandonada en el espacio.
Y allí partieron aquellos idealistas de la revolución que pretendieron alcanzar sus
generosos objetivos con decentes metodologías dejando algunos pocos compañeros que
fueron arrastrados por la turba.
Nuestro respeto a estos franceses que vemos como la verdadera revolución, la de la
idea y la fuerza del cambio. Rogamos compense nuestro profundo desprecio por los
organizadores y las piezas de la maquinaria asesina de los hombres y de la Idea
revolucionaria, incapaces de ver cosas grandes con sus ojos pigmeos.
Nos queda como aprendizaje, el consuelo de saber que la injusticia como fenómeno
es siempre un oportuno escenario para ejemplos de dignidad humana.
Si uno no. ¿Cuántos si?
El viejo timón puede ser manejado por uno, varios o todos.
En la actualidad existen numerosos países gobernados por monarquías.
La aristocracia de los griegos y romanos clásicos tuvo su gran momento en el
medioevo y el mejor defensor del período en Ortega y Gasset. Es probable que la Gran
Bretaña con su parlamento y su cámara de los lores sea lo más parecido en la actualidad a
un diseño de ese tipo.
El intento de dividir las cámaras en senadores y diputados tuvo en un principio
intenciones de prestigiar al primer cuerpo de los Senectus, los mayores, los mejores, los
más ancianos, los más sabios, los más aptos dejando un segundo cuerpo del entusiasmo y la
energía para la representación popular.
25
HISTORIA SISTÉMICA
Pero esto se desvirtuó en algunos países trasformando la escala de calidades en
diferencias de representación. Un cuerpo de senadores formado por ilustres y reconocidos
ciudadanos, entre quienes podrían figurar ex presidentes, premios Nobel, científicos de
primer nivel, etc. todos ellos insospechados de corrupción, podría ser el germen de una
aristocracia pura o complementaria de un régimen monárquico o presidencialista.
Lo difícil de encontrar, los mejores para un modelo aristocrático, es que los mejores
son en principio honrados antes que destacados por otros méritos y de esto hay poco.
Un ejemplo de honradez, algunos hay
De la boca de quien fuera mi padrino y maestro escuche esta historia que sintetizo.
Él era pobre jugaba a la pelota de trapo sobre la calle Chile de Buenos Aires, entre San José
y Santiago del Estero. Todos los días por la tarde paraban un momento para dejar pasar a un
señor con su maletín tipo médico. El señor saludaba agradeciendo a los pibes su gentileza.
Así por años, luego mi padrino supo –ya de grande– que el señor había sido
visitador médico, luego Vicepresidente de la República Argentina y luego vuelto a ser
visitador médico. Y todo ese tiempo bajó del mismo tranvía con el cual fue a sus dos
diferentes trabajos, con similar traje y maletín volviendo a la misma casa. Este hombre se
llamó Elpidio González.
Honestos no nos quedan
Elpidio González fue el vicepresidente de la Nación durante la presidencia de Don
Hipólito Irigoyen, honesto, al punto también de recordar mi maestro que cuando lo
derrocaron y tiraron sus bienes a la calle, estos eran una cama de hierro y unos pocos
trastos.
Elpidio González fue miembro del Partido Radical en Argentina. Quien esto me
contó conoció y frecuentó en su edad madura a todos los políticos de su época y siempre
rescató a este hombre y esa conducta.
Mi padrino era peronista del partido adversario al de Elpidio pero compartía con él
el partido de la honestidad, que es transversal, como el de la inteligencia. Él también murió
pobre luego de una vida de éxito profesional y numerosos cargos de importancia. Hicieron
lo suyo y no robaron.
Si alguien conoce un pueblo de hombres honestos deje el gobierno en manos de
todos.
Si tiene algunos honestos entre los ciudadanos entréguele el poder.
26
CARLOS ANTONIO ACURSO – PATRICIA SOPRANZETTI DE ACURSO
Si sólo conoce a uno como el del ejemplo no tema en nombrarlo rey o cualquier otra
cosa.
No se dejé engañar por los cagatintas y ladronzuelos, las palabras que ponen en los
papelotes o papelones oficiales no son importantes, lo importante son los hombres. La
discusión no es con qué nombre sino quién o quiénes en términos concretos.
El timonel es un conductor y quiera usted llamarlo chofer, manejador, conductor de
formula 1, carrerista, motorman, o como guste el asunto es quién es. Si se llama Fangio
póngalo y deje que el título en los papeles lo escriba el Automóvil Club. No es importante.
27
HISTORIA SISTÉMICA
28

Documentos relacionados