Descargar

Comentarios

Transcripción

Descargar
VISITA AL “SENDERO DEL GARABATO”
MATERIAL DE APOYO PARA
DOCENTES
LA VIDA EN EL PIEDEMONTE
As
is
gico
Zooló
Cerr o
de la Gloria
Lugar: Cuenca Aluvional Piloto El Pilar
de
Fr
an
ci
o
sc
Lic.Agricola
D.A.D.
Sa
n
Parque Gral. San Martín
Ciudad de Mendoza
Parque Genea
r l
San Matr ín
al
uíz Le
Av. R
CRICYT
ias
Zanjon Fr
Club Mendoza de
e atas
Rg
Boulongne Sur Mer
A. Villanueva
oreno
M. M
Es una propuesta dirigida a estudiantes de la EGB, Polimodal, Terciarios y público en general
que estén interesados en la observación y el conocimiento de la naturaleza.
Para pedir información contactarse con:
IADIZA
Tel.: 4280080 / 4287995 de 10 a 14 hs.
Carlos Tello o Claudia Campos
Dirección: IADIZA - IANIGLA (CRICYT) Av. Riuz Leal s/n Parque Gral. San Martín, Mendoza (5500)
Grupo de Investigaciones
ORGANIZAN
Grupo de Investigaciones de la Biodiversidad y
Transferencia Educativa (IADIZA, CONICET)
Unidad de Ecología y Manejo de Cuencas (IANIGLA- CONICET)
de la Biodiversidad
(IADIZA, CONICET)
Unidad de Ecología
y Manejo de Cuencas
(IANIGLA- CONICET)
Equipo de trabajo:
Dra. Claudia M. Campos
Téc. J. Benjamín Bender
Lic. Estela Borghi
Lic. María Cecilia Juárez
Vet. Silvia Brengio
Téc. Rafael Bottero
Biól. Valeria Campos
Prof. Carlos Tello
Téc. Maria Sol Balangione
Prof. Marianela Bonada
con Ilustraciones de: Bender, J. B. (Láminas a color)
Scoon, M. C. (láminas blanco y negro).
INDICE
El piedemonte..............................................................................3
¿Quiénes viven en el piedemonte?...............................................4
La vegetación del piedemonte......................................................4
La fauna del piedemonte...............................................................6
Las interacciones entre los seres vivos del piedemonte...............11
Relaciones alimentarias en el piedemonte: cadenas, redes
y pirámides tróficas.....................................................................16
El suelo del piedemonte..............................................................17
El impacto del hombre en el piedemonte.....................................18
Bibliografía de referencia............................................................19
1
El impacto del hombre en el piedemonte:
El piedemonte mendocino es un ecosistema
particularmente frágil en cuanto al riesgo aluvional, ya que a su
condición natural de regulador de los flujos de agua
provenientes de las cuencas del oeste, se suma el fuerte
impacto de las actividades humanas.
Muchas actividades humanas afectan negativamente el
piedemonte, particularmente aquellas que implican la extracción
de plantas nativas. En efecto, como ya hemos remarcado antes,
la vegetación cumple un papel clave en la dinámica de este
ecosistema. El follaje de las plantas (cobertura vegetal), la
presencia de mantillo (restos de materia vegetal) y la fijación del
suelo por medio de las raíces actúan como un freno natural
atenuando las corrientes de agua y evitando la pérdida de suelo
por escurrimiento.
En el suelo, la lluvia se infiltra cuando hay vegetación que
detenga su escurrimiento, o fluye sin que nada la detenga.
Cuando esto último ocurre, las lluvias intensas arrastran
grandes cantidades de tierra produciéndose los temibles
aluviones (como los de los años 1788, 1895, 1913, 1934, 1960,
1970). Estos aluviones provocaron en Mendoza numerosas
víctimas y cuantiosos daños materiales, como la destrucción del
dique Frías.
La vegetación del piedemonte formaba extensos montes
de jarilla, garabato, retamos, chañar brea y otras especies.
Actualmente la cobertura vegetal se reduce drásticamente por la
tala indiscriminada, la quema y el desmonte.
Al encontrarse cerca de los centros urbanos, el
piedemonte sufre el impacto del establecimiento de barrios, la
instalación de basurales a cielo abierto, la tala de vegetación
para su uso como combustible o para protección de jardines, el
sobrepastoreo (producido por la cría de ganado), la extracción
de áridos (ripieras), la circulación sin control de vehículos todo
terreno, la caza de fauna silvestre, etc.
Si las personas no tomamos conciencia del uso irracional
al que estamos sometiendo a este ambiente no debemos
sorprendernos del impacto que puedan tener los aluviones
sobre las ciudades asentadas debajo del piedemonte.
18
El piedemonte
Empezaremos esta revisión recordando qué es el
piedemonte o pedemonte mendocino:
El piedemonte, como su nombre lo indica, comprende el
sector inferior del sistema de montañas, extendiéndose
desde la zona de contacto con la llanura y ascendiendo
hacia el oeste hasta los 2.000 metros sobre el nivel del mar
en la zona montañosa. El clima es cálido, propio de las
zonas desérticas, y pueden registrarse temperaturas muy
bajas. Las precipitaciones son escasas e irregulares, se
concentran en verano y tienen un promedio anual de 200
El piedemonte mendocino es un ecosistema muy frágil por
varias razones. Por un lado, es un ambiente muy árido, por lo
tanto el agua disponible para las plantas es escasa. El suelo es
sedimentario y joven, y los cerros presentan pendientes muy
pronunciadas. Las precipitaciones, si bien son escasas, ocurren
el verano y tienen gran intensidad. Además, el piedemonte se
encuentra muy cerca de zonas urbanizadas, por lo cual el
impacto del hombre es muy grande: construcción de barrios,
instalación de basurales, extracción de materiales, destrucción
de la vegetación, provocación de incendios, caza de fauna
silvestre, etc.
El piedemonte tiene un importante valor ecológico: es el
ecosistema que resguarda al Gran Mendoza del impacto de los
aluviones. La conservación de este ambiente trae aparejados
grandes beneficios para la población humana: la protección a
largo plazo de vidas y recursos económicos que podrían
perderse a causa de accidentes aluvionales y el beneficio de
mejorar la calidad de vida de las personas al poder disfrutar de un
hermoso espacio natural para la recreación y el esparcimiento.
3
Relaciones alimentarias en el piedemonte: cadenas,
redes y pirámides tróficas.
Cada ser vivo necesita materia para la construcción de su
estructura y energía para desarrollar sus actividades. Por medio
de los alimentos obtiene los materiales con los que formará los
tejidos de su cuerpo y la energía necesaria para funcionar. Todos
tenemos que comer para vivir, pero no todos comemos las
mismas cosas. En una comunidad, los organismos pueden
dividirse en tres grandes grupos según su comida: productores,
consumidores y descomponedores.
Los productores son las plantas verdes, capaces de
elaborar su propio alimento a través de un proceso llamado
fotosíntesis. Utilizan la energía solar para transformar
sustancias inorgánicas (agua, sales y dióxido de carbono) en
sustancias orgánicas que constituyen los tejidos y órganos de las
plantas.
Los consumidores, en cambio, no pueden elaborar su
alimento y dependen de otros organismos para vivir. Los que se
alimentan directamente de las plantas son los consumidores
primarios (herbívoros como las vizcachas, las maras y los cuises).
Los que se alimentan de los herbívoros son los consumidores
secundarios (como el puma, el zorro, el hurón). Y la cadena puede
seguir con los consumidores terciarios, como una lechucita de las
vizcacheras que se alimenta de la marmosa o comadreja enana
que a su vez comen insectos que se alimentan de plantas.
Por último, los descomponedores se encargan de
procesar los restos de plantas y animales y completan el ciclo de
la materia devolviendo al suelo los nutrientes que luego utilizarán
las plantas.
Estas cadenas tróficas que parecen tan simples, en realidad
se entrelazan formando las redes y pirámides tróficas donde
intervienen muchos organismos que se relacionan entre sí.
Mientras que la materia cumple ciclos en el ecosistema, la energía
fluye y se gasta a medida que vamos ascendiendo en la pirámide
trófica y la naturaleza requiere para subsistir una fuente
inagotable de energía: la energía solar.
16
Garabato
Algarrobo
Cactus
Jarilla
También las plantas se adaptan a diferentes situaciones
ecológicas:
! en las laderas de solana (expuestas a una mayor insolación)
con suelos secos y pobres en materia orgánica, pueden
encontrarse: cactáceas, chañar brea, pastos.
! En laderas de umbría (con menor exposición solar), con
suelos húmedos y ricos en materia orgánica, se observa
abundancia de verbenas, llaullín y vegetación arbustiva.
Pueden determinarse las características o el grado de
perturbación de una región por la presencia de plantas
indicadoras de:
! suelos salinos, arenosos y profundos: la zampa.
! escurrimiento y erosión lineal: retamo, garabato, chañar brea,
senecio.
! sobrepastoreo: cactáceas
! acción del fuego: pasto amargo y coirón
! Buen estado del ambiente: Stipa plumosa
! remoción del suelo: llaullín, tomillo y senecio.
5
El algarrobo es una especie clave en las zonas áridas.
Dentro del ecosistema, sirve como alimento a otros organismos,
abrigo, protección y lugar de nidificación. Además participa en el
enriquecimiento y la protección del suelo.
Flores: son utilizadas como alimento (néctar, polen, partes de la
flor) por insectos y aves; lugar de caza (para aves insectívoras,
moscas, Mantis, etc.); lugar de apareamiento (para abejas,
Lepidópteros, Coleópteros, Himenópteros, etc.); son
polinizadas por abejas, avispas, etc.
Entre los mamíferos, el grupo de los roedores (vizcachas,
cuises, ratones de campo, tunduques) y los edentados (piches,
armadillos o mulitas) prefieren utilizar cuevas como refugio. Allí
están en un ambiente protegido, con menores temperaturas y
más humedad.
Algunas especies construyen complejos
sistemas de galerías (cuises, tunduques, vizcachas), mientras
que otras sólo cavan cuevas que utilizan como dormideros
(maras) o construyen nidos con el material del lugar (ratones de
campo).
Hojas y ramas: son consumidas por herbívoros como insectos y
roedores (ratones de campo, cuises, vizcachas, maras, ratones
cola de pincel, etc.). La corteza de los árboles pequeños es
utilizada por los cuises en épocas de sequías prolongadas. Las
ramas de los renovales son consumidas por los tunduques.
El pelaje de los mamíferos también ayuda a conservar la
temperatura del cuerpo, evitando el sobrecalentamiento y el
enfriamiento. Para mantener en óptimas condiciones la grasa del
pelo y dejar señales olorosas, los animales realizan baños de
arena. Algunas zonas del cuerpo funcionan como “ventanas de
calor”, porque permiten eliminar el exceso de calor. Pueden ser:
orejas finas, membranosas y poco peludas, cuernos, patas,
hocico y áreas desprovistas de pelos (partes de vientre, axila,
ingle, escroto).
Frutos (vainas) y semillas: son un recurso que aparece en forma
explosiva y abundante. Las vainas son altamente nutritivas
(ricas en proteínas, vitaminas e hidratos de carbono) y no
tóxicas. Las semillas están protegidas por una parte leñosa del
fruto (artejo) y por un tegumento impermeable. Las vainas son
consumidas por animales que pueden actuar como
depredadores o dispersores, según destruyan o no las semillas.
Algunos animales consumen las semillas, y otros además las
utilizan como sitios de cría (larvas de insectos). Depredadores:
algunas aves (loros, Cyanoliseus patagonus, catitas Myopsita
monacha), roedores (cuises, ratones de campo), insectos
(gorgojos, escarabajos, hormigas, larvas de lepidópteros, etc.).
Dispersores: roedores (vizcacha, mara), carnívoros (zorro),
ganado (vaca, caballo).
Raíz: es parasitada por Prosopanche spp., una angiosperma
que carece de clorofila y toma alimento de las raíces del
algarrobo. Además, dentro de nódulos en las raíces, se alojan
las bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico, manteniéndose
entre el algarrobo y las bacterias una relación obligatoria
(simbiosis o mutualismo), ya que el algarrobo les proporciona un
lugar donde vivir y las bacterias hacen que el nitrógenos del aire
esté disponible en el suelo para las plantas.
14
Y si se trata de obtener agua, los animales del desierto
consumen frutos, larvas de insectos, hojas, etc. cuando están
disponibles en el ambiente. Entonces no es raro ver a un
carnívoro como el zorro comiendo frutos de piquillín y vainas de
algarrobo, comportándose entonces como un oportunista. En
muchos casos, los animales participan en la dispersión de
semillas, ya que cuando consumen los frutos tragan también las
semillas y luego las eliminan en las heces. Las semillas de
algarrobo, por ejemplo, son dispersadas por muchos animales:
vizcachas, maras, zorros, ganado doméstico.
Cuis (Microcavia australis)
Zorro (Lycalopex gynmocercus)
Roedor
7
La depredación se produce cuando una población se
beneficia a costa de otra. Un ejemplo sería el puma que se
alimenta de maras y vizcachas. Otra forma de depredación es la
herbivoría, en la que un animal consume partes de una planta.
El parasitismo es en esencia idéntico a la depredación,
excepto que el parásito no elimina completamente al huésped
(el individuo parasitado) sino que lo explota a lo largo de cierto
de tiempo. Ejemplos de este tipo de interacción son los piojos de
la cabeza en humanos. Otro ejemplo es la flor de tierra o
huáchar que es una planta parásita de las raíces del algarrobo.
También hay especies hemiparásitas, llamadas así porque no
viven totalmente a expensas del huésped (por ejemplo, la liga y
la planta huésped. La liga sólo obtiene savia bruta de los vasos
del huésped y ella es capaz de realizar fotosíntesis y fabricar la
savia elaborada). Un caso que suele confundir es el de las
plantas epífitas, como el clavel del aire. Sin embargo, el clavel
del aire sólo utiliza como soporte a otras plantas de las cuales no
extrae recursos alimentarios, e incluso crece también sobre
alambres o postes.
El comensalismo se presenta cuando una de las
poblaciones se beneficia mientras que la otra no recibe ningún
efecto. Por ejemplo, la garcita bueyera que se alimenta de los
insectos que espanta el ganado mientras pastorea o se
desplaza.
A modo de integración y para poder comprender la
complejidad de las interacciones,
presentamos dos
interesantes ejemplos regionales: las interacciones de la liga y
las del algarrobo en el ecosistema.
12
Otro grupo de animales presente en el piedemonte son los
invertebrados. Entre ellos, los artrópodos son el grupo más
diverso y son componentes fundamentales en casi todas las
cadenas tróficas. Ellos utilizan variados recursos alimentarios y a
la vez son el alimento de aves, anfibios, reptiles, mamíferos y
otros artrópodos. Participan en infinidad de procesos del
ecosistema, como el reciclado de nutrientes del suelo,
polinización, control de plagas, etc.
Los artrópodos son invertebrados con patas articuladas.
Este grupo incluye a los arácnidos (arañas y escorpiones o
alacranes), que tienen 4 pares de patas, y a los insectos, con 3
pares de patas. Los insectos son los artrópodos más diversos.
Sobre las plantas podemos encontrar una gran cantidad de
insectos que consumen hojas, raíces, corteza, frutos, polen,
néctar, semillas. Entre ellos están las orugas (larvas de
mariposas), las langostas, las hormigas, los gorgojos, las
chinches, los pulgones, etc. Estos animales sirven de alimento a
los depredadores, como arácnidos y algunos escarabajos.
Un grupo muy adaptado para la vida en las zonas áridas es
el de los escarabajos o cascarudos. La mayoría de ellos son
detritívoros, es decir, consumen materia orgánica en
descomposición y restos de vegetales y animales. Otros
detritívoros son las moscas, y su papel en el ecosistema es
importante porque participan en el reciclado de nutrientes.
También hay insectos hematófagos (hembra del mosquito,
vinchucas) que se alimentan de la sangre de otros organismos y
pueden transmitir enfermedades como el Mal de Chagas o el
dengue.
Los arácnidos más conocidos son las arañas y los
escorpiones, ambos depredadores.
Los escorpiones tienen un par de palpos terminados en
pinzas para manipular su alimento, un par de quelíceros con
fuertes dientes y un aguijón por el que tienen salida las glándulas
del veneno. Tienen un comportamiento repoductivo muy
interesante ya que, durante el cortejo, el macho y la hembra se
toman por sus pinzas y se mueven en círculos realizando una
danza nupcial que puede durar horas.
9
Las arañas son un grupo muy diverso y poco conocido.
Existe arañas que tejen la tela circular para cazar a sus presas,
como la araña de jardín o araña cara de indio (Argiope), que tiene
un abdomen gris o verde con dibujos blancos. Otras especies
viven bajo las cortezas de los árboles o en hendiduras entre las
piedras, otras construyen cavidades tapizadas con tela y
puertitas con bisagra. Algunas especies se entierran
parcialmente en el suelo y se quedan quietas para sorprender a
sus presas, mientras que otras saltan o escupen para capturar
los animales de los cuales se alimentan. Muchas arañas viven
sobre plantas en cucuruchos de hoja cosidos con tela o sobre las
flores camufladas con sus colores. Las arañas pollito son de gran
tamaño y pueden vivir más de 15 años; viven en cuevas
construidas por ellas o bajo piedras o troncos. Las arañas pollito
son inofensivas y pacíficas, y su mordedura no tiene mayores
consecuencias; sin embargo, su cuerpo tiene cerdas urticantes
que ocasionan molestias cuando tenemos contacto con ellas.
Otra araña común es la araña lobo (Lycosa), que transporta
primero la bolsa con sus huevos y luego a sus crías ya nacidas,
hasta que pueden independizarse.
Es sabido que los arácnidos poseen glándulas del veneno y
por lo tanto son venenosos, pero no todos son peligrosos para la
salud del hombre. Por lo tanto, no hay que tenerles miedo pero
tampoco demasiada confianza, ya que cualquier araña o
escorpíón que se sienta amenazado se defenderá “picando” a su
agresor. Las únicas arañas realmente peligrosas son la viuda
negra (Latrodectus) y la araña de los cuadros (Loxosceles).
Loxosceles
Escorpión
Latrodectus
Es importante saber que ante el ataque de animales venenosos se
recomienda lavar la zona afectada con agua y jabón neutro, beber abundante
agua, colocarse la vacuna atitetánica y consultar inmediatamente al médico.
En Mendoza, el establecimiento que atiende a los afectados por animales
ponzoñosos es el Hospital Carlos Lencinas (Av. Talcahuano s/n, Godoy Cruz
TE: 4272557/ 4272600).
10
Las interacciones entre los seres vivos del piedemonte:
Dentro de un ecosistema, los seres vivos mantienen
relaciones entre sí e interactúan cuando, de algún modo,
penetran en la vida de los demás. Estas relaciones pueden ser
entre individuos de la misma especie (relaciones
intraespecíficas) o entre individuos de distintas especies
(relaciones interespecíficas).
En la naturaleza, los recursos tales como alimento,
nutrientes minerales, agua, sitios de nidificación y hábitat en
general, no se encuentran en forma ilimitada, por lo que los
individuos que tienen requerimientos o necesidades muy
similares van a competir por esos recursos. Este tipo de
interacción es la competencia. Algunos casos de competencia
se presentan entre animales y plantas exóticos introducidos por el
hombre y especies silvestres. Por ejemplo, la introducción de
liebres de Castilla con el objeto de obtener carne y pieles
ocasionó competencia con la mara o liebre criolla.
Otras interacciones son el mutualismo y la
protocooperación, en que dos especies se asocian para obtener
beneficios una de otra. En el primer caso, la asociación es
obligatoria, es decir, una especie no puede sobrevivir sin la
presencia de la otra. Un ejemplo de mutualismo (también llamado
simbiosis) lo constituyen los líquenes que están formados por un
hongo que provee la parte estructural o de soporte y un alga que
provee la energía mediante la fotosíntesis. También es un ejemplo
la relación entre bacterias fijadoras de nitrógeno atmosférico y las
plantas leguminosas (como el algarrobo y el garabato).
La protocooperación es una asociación no obligatoria, en
la cual cada especie puede vivir independiente de la otra. Entre
los numerosos ejemplos, tenemos las relaciones entre animales
dispersores de semillas y las plantas (aves que dispersan
semillas de liga en el piedemonte, mamíferos que consumen
frutos y dispersan semillas por medio de las heces) y entre
animales polinizadores y las plantas (abejas, abejorros y
picaflores que obtienen el néctar de ciertas flores y llevan el polen
adherido a su cuerpo facilitando la polinización).
11
Las aves son abundantes en el piedemonte. También
están adaptadas para vivir en las zonas áridas. Pierden poca
agua en sus deyecciones, poseen el plumaje que funciona
como una capa aislante de temperaturas extremas y gracias al
vuelo tienen una importante capacidad de desplazamiento. El
piedemonte alberga una valiosa diversidad de aves,
representadas por decenas de especies que frecuentan
distintos hábitats y poseen variados hábitos alimenticios.
Algunas especies son endémicas de Sudamérica (su
distribución geográfica se limita a esa región), otras son
migratorias y tienen en el piedemonte sus sitios de nidificación,
alimentación y/o reproducción. Como ejemplos podemos
mencionar el cortarramas (con un canto similar al ruido de una
bisagra), uno de los pocos pájaros que come hojas, al gallito
copetón y la catita serrana.
Algunas especies de aves del piedemonte sufren el
impacto de la caza por personas que las capturan para usarlas
como mascotas. Particularmente son perseguidas las aves
granívoras, como el sietecuchillos, porque es más fácil
mantenerlas en cautiverio, y las aves canoras. Por esta causa,
las poblaciones de algunas especies se ven reducidas, a lo que
hay que agregar que legalmente no está permitido capturar
animales silvestres.
Garza
Perdiz
Lechucita de las
vizcacheras
Otros vertebrados que se pueden encontrar en el
piedemonte durante la primavera y el verano son los sapos. Los
anfibios pasan los meses fríos y secos enterrados en el suelo, a
la espera de que las lluvias provean de agua a los charcos y
cursos temporarios. También en esta época aparecen reptiles,
como las culebras y lagartijas. Tanto anfibios como reptiles son
ectotermos, vale decir que no generan calor metabólicamente
sino que utilizan el calor del ambiente, por lo tanto se ocultan de
la radiación o se exponen a ella de acuerdo a sus necesidades
corporales.
8
13
La vegetación del piedemonte tiene una función ecológica
muy importante: es la estructura que sostiene el suelo con sus
raíces y también amortigua la caída y el paso del agua. De esta
manera, las partículas de suelo no quedan sueltas y expuestas a
la acción del agua y del viento, vale decir, las plantas disminuyen
la erosión. Si la vegetación no frenaran el agua, producto de las
fuertes precipitaciones, que circula por la pendiente de la
montaña entonces se producirían intensos aluviones, con las
consabidas pérdidas de vidas humanas y económicas.
La fauna del piedemonte:
Para poder sobrevivir en los ambientes áridos es
fundamental evitar la pérdida de agua. Los animales pueden
perder agua de su cuerpo por medio de la orina, la transpiración
y la respiración. Y si bien el agua libre en el ambiente (charcos,
cursos de agua) es escasa, los animales pueden obtenerla a
través de sus alimentos (frutos carnosos, hojas, insectos, etc.) y
en algunos casos almacenarla en sus cuerpos en forma de
grasa (por ejemplo, la grasa que acumula en su cola la marmosa
o comadreja enana). De todas formas, las especies reducen la
pérdida de agua a través de adaptaciones comportamentales
que les permitan realizar sus actividades sin exponerse
demasiado a la radiación solar. Por ejemplo, muchas especies
son excavadoras o subterráneas, otras son de hábitos
crepusculares o nocturnos y otras se resguardan bajo la
cobertura vegetal.
6
Cobertura general de la planta: es una especie heliófila,
vale decir que crece bajo alta exposición solar. Esta planta
modifica las condiciones microambientales a través de la
moderación de la temperatura, disminución de la intensidad
luminosa, disminución de la evaporación, enriquecimiento del
suelo (por acumulación de materia orgánica, aumento en las
concentraciones de fósforo y nitrógeno). Sirve de abrigo (para
arañas, escorpiones, ácaros, hormigas, aves), lugar de
nidificación y construcción de cuevas (aves, roedores). Algunas
especies vegetales (gramíneas) crecen preferentemente bajo la
cobertura del algarrobo.
El algarrobo como recurso para el hombre:
El hombre utliza la sombra del algarrobo, su madera (para
leña, construcción de muebles y utensilios), los frutos (para
preparar alimentos y para alimentar al ganado), la resina (como
tintura de color negro para chaguares, lana o algodón).
Usos de los frutos o algarrobas: en tiempo de cosecha, las
vainas se consumen crudas, se preparan como añapa y aloja
(bebida alcohólica), o se tuestan, muelen o pisan las semillas
para agregarles leche. Las vainas cosechadas pueden
conservarse para hacer harina, patay (pancitos secos de harina
de algarroba), arrope (jugo o miel de algarroba) y bolanchaos.
15
Con esta presentación, creemos que vale la pena el
esfuerzo de aprender sobre este ecosistema y de decidirnos a
tomar decisiones concretas para su protección.
¿Quiénes viven en el piedemonte?
Además de las personas que vivimos en zonas aledañas
al piedemonte, muchos seres vivos adaptados a las zonas
áridas habitan este ambiente.
La vegetación del piedemonte:
El tipo de vegetación que predomina es un matorral bajo,
formado por arbustos que no superan los 3 metros de altura.
Muchos de ellos tienen tallos fotosintéticos (de color verde)
debido a la ausencia de hojas (afilia). Otros arbustos tienen altas
concentraciones de sales o resinas en sus hojas.
En el estrato inferior hay plantas como las suculentas
(cactus) con hojas transformadas en espinas para reducir la
pérdida de agua por transpiración. Además, crecen plantas de
vida corta (efímeras) que cubren el suelo después de las lluvias.
Para reducir al máximo la pérdida de agua por
transpiración, las plantas presentan algunas adaptaciones
como las siguientes:
Ö reducción del tamaño de las hojas (por ejemplo en el
garabato, el algarrobo, las jarillas)
Ö pérdida de las hojas (por ejemplo en el ala de loro, el monte
de la perdiz, el retamo)
Ö producción de sustancias resinosas (por ejemplo en jarillas y
falsa jarilla)
Ö presencia de cubierta cerosa (por ejemplo en el retamo)
Ö presencia de acodos (tallos que al entrar en contacto con el
suelo producen raíces adventicias, formando un nuevo
individuo. Por ejemplo el llaullín)
Ö tallos almacenadores de agua (por ejemplo en cactus)
Ö tallos fotosintéticos (por ejemplo chañar brea, cactus)
4
El suelo del piedemonte:
En esta región, el suelo se forma muy lentamente por
procesos físicos, químicos y biológicos a partir de rocas
sedimentarias. Estas rocas sufren un proceso de meteorización
que comprende desagregación, descomposición y transporte
que son inducidos por el agua y la temperatura. La fricción que
sufren las rocas al ser transportadas por las corrientes desgasta
los bordes modelando piedras redondeadas, mientras que las
partículas más finas que se desprenden durante este proceso
forman el suelo. Por otra parte, las variaciones diarias de
temperatura ayudan a fraccionar las rocas en piedras más
pequeñas.
En las regiones con climas áridos, los suelos son secos y
pobres en materia orgánica. La escasa formación de humus se
debe a que las altas temperaturas deshidratan rápidamente la
materia orgánica, y esta escasa humedad, junto con la salinidad y
la fuerte radiación impiden el desarrollo de microrganismos
descomponedores.
En el piedemonte, el suelo está compuesto por capas de
materiales que provienen del transporte y sedimentación de
sucesivos escurrimientos, por lo que no se distinguen horizontes
bine definidos.
En el piedemonte los cerros presentan pendientes muy
pronunciadas y las cuencas se nutren principalmente de las
aguas provenientes de las lluvias de verano. Las lluvias pueden
producir una fuerte erosión del suelo por el impacto de las gotas
en el terreno (erosión por salpicadura). Esta erosión se ve
agravada cuando hay escasa cobertura vegetal que intercepta la
caída del agua, por lo que el agua escurre por laderas y cauces
acarreando abundante material suelto del suelo (erosión por
escurrimiento). De esta manera, las precipitaciones de gran
intensidad asociadas a las características del relieve provocan
violentos flujos de agua y barro, los cuales se conocen como
aluviones.
Se considera que el riesgo aluvional está directamente
relacionado con el relieve, el clima del lugar y las acciones del
hombre.
17
BIBLIOGRAFÍA DE REFERENCIA
ABACA M. C. y A. R. VILA. 1991. Una invitación a la educación ambiental Vol.
1 y 2. Fundación Vida Silvestre Argentina, Buenos Aires, Argentina.
173 p.
BHARAT CORNELL, J. 1982. Vivir la naturaleza con los niños. Ediciones 29,
Barcelona, España. 126 p.
BUTTON, J. Y FRIENDS OF THE EARTH. 1990. Háztelo Verde! . Mil ideas
para poner ecología en tu vida cotidiana . Editorial Integral.
CAMPOS, C. Y DE PEDRO, M. 2001. La vida en las zonas áridas: el desierto
mendocino. Zeta Editores. Mendoza.
CORNEL, J 1994. Compartir el amor por la naturaleza. Editorial Ibis.
Barcelona; 177 pp.
CRONIN-JONES, L. 1992. The schoolyard wildlife activity guide. Florida
Game and Fresh Water Fish Commision; 207 pp.
CRONIN JONES, L. The schoolyard wildlife activity guide. USA.
FEINSINGER, P. Actividades de educación ambiental en el patio escolar.
USA.
FUDENA Eds. 1976. Hazlo y muéstralo. Juego internacional de proyectos
conservacionistas. Caracas, Venezuela. 64 p.
GIRDANO, M., COMETTA, A., GUYOT, V., CERIZOLA, N. Y BENTOLILA, S.
1991. Enseñar y aprender Ciencias Naturales. Troquel Educación; 167
págs.
IBARRA DE CORREA, J. 1999. Fauna y flora de Mendoza. Fundación
Cullunche. Mendoza.
MINISTERIO DE AMBIENTE Y OBRAS PÚBLICAS- DIRECCIÓN GRAL. DE
ESCUELAS. 1999. Guía de Educación Ambiental. Flora y Fauna de
Mendoza.
PÉREZ, D. R. Y NAVARRO, M. C. Curso: Ecología de la región árida
neuquina. Conceptos, recursos y enseñanza. Univ. Nac. Del
Comahue, Escuela Superior de Salud y Ambiente.
PICHICIEGO. 1994. Serie Monográfica. Contribuciones Técnicas , Unidad
de Zoología y Ecología Animal.
RICO VERCHER, M. 1990. Educación ambiental: diseño curricular. Serie
Educación y futuro Nº15. Ed. Cincel, Madrid, España. 236 p.
VIDELA, F., ROSI, M., PUIG, S. Y CONA, M. 1997. Vertebrados de Mendoza y
sus adaptaciones al ambiente árido. Inca Editorial. Mendoza.
WEISSMANN, H. 1993. Didáctica de las Ciencias Naturales. Paidós
Educador; 292 págs.
19

Documentos relacionados