Informe Evaluación Final AACID-La Chureca

Comentarios

Transcripción

Informe Evaluación Final AACID-La Chureca
Programa “DESARROLLO
DESARROLLO URBANO Y
HABITACIONAL DEL BARRIO DE
ACAHUALINCA
ACAHUALINCA”
“
AACID - Alcaldía Municipal
de Managua
Borrador Informe
Evaluación final externa
7 de abril de 2014
________________________________________________
Agradecemos la participación de las personas beneficiadas por el programa, de la Oficina
de la Agencia Andaluza de Cooperación Andaluza al Desarrollo (AACID) y de las
entidades públicas (municipales y estatales) implicadas en el programa en el curso de
esta evaluación. Queremos reconocer aquí que la colaboración del equipo técnico del
PDIBA y de la AACID ha sido óptima. La organización de entrevistas y grupos focales, el
acompañamiento en visitas de campo y el aporte de documentos y explicaciones
razonadas sobre lo sucedido nos han facilitado el trabajo de evaluación y nos ayudan a
soportar las afirmaciones y recomendaciones que en este informe se ofrecen.
________________________________________________________
Empresa Consultora: Nicadobe S.A.
Equipo consultor:
Alberto Gómez
Joaquim Rabella
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Índice
1-
Introducción
3
1.1 Antecedentes
3
1.2 Objetivos de la evaluación
4
1.3 Enfoque metodológico
4
1.4 Condicionantes y límites del estudio realizado
8
Descripción del programa y su contexto
2-
Análisis de los criterios de evaluación e interpretación de la
3información recopilada
13
3.1 Pertinencia
13
3.2 Eficacia
14
3.3 Eficiencia
19
3.4 Impacto
21
3.5 Viabilidad (sostenibilidad)
22
3.6 Coherencia
26
3.7 Apropiación
29
3.8 Alineamiento
31
3.9 Armonización
32
4-
5-
9
Prioridades horizontales Plan Andaluz Cooperación 2008-2011
33
4.1
Enfoque de género
33
4.2
Protección del medio ambiente y su gestión sostenible
36
4.3
Fortalecimiento institucional público
37
Conclusiones
38
5.1 Conclusiones generales
38
5.2. Conclusiones para cada resultado
42
1
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
6-
Lecciones aprendidas y buenas prácticas
46
7-
Recomendaciones
47
7.1 Recomendaciones para proyectos similares
48
7.2 Recomendaciones para la sostenibilidad del programa
49
7.3Recomendaciones para otras instituciones
51
8. ANEXOS
53
2
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
1-
Introducción
1.1
Antecedentes
En el marco de una visita oficial a Nicaragua en agosto de 2007 de la entonces
vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ella acudió al
barrio de Acahualinca y a La Chureca de la mano de la Agencia Española de Cooperación
Internacional para el Desarrollo (AECID) y de una ONG española y su contraparte, que ya
habían trabajado con alguno de sus proyectos en La Chureca. Desde ese mismo
momento ya se manifestó el compromiso del Gobierno español en llevar a cabo un
proyecto de sellado del basurero y de búsqueda de alternativas para todas estas
personas y familias que vivían de la recogida de basura en dicho vertedero1.
La empresa pública española TRAGSA fue la responsable de llevar a cabo una asistencia
técnica, encargada por la AECID, para elaborar un documento de formulación del
proyecto, con los anexos técnicos correspondientes (cierre del vertedero, planta de
reciclaje, etc.). Dicha asistencia técnica comienza a finales de 2007 y finaliza en el primer
cuatrimestre de 2008, por lo que el proyecto se inicia en ese mismo año. En el marco de
este macroproyecto, uno de los mayores en presupuesto de la historia de la cooperación
española (38.2 millones de euros), es donde la Agencia Andaluza de Cooperación
Internacional al Desarrollo (AACID) decide que puede aportar y complementar esfuerzos
para el logro de los objetivos planteados.
Los tres objetivos (o resultados principales) del proyecto original giran en torno a reducir la
degradación urbanística, la degradación ambiental y la marginalidad de los colectivos más
desfavorecidos del barrio de Acahualinca, entendido este como un conjunto de 14 barrios
y asentamientos cercanos al barrio Acahualinca. Se decide que la aportación de la AACID
se centre en la construcción de las viviendas junto a otros componentes urbanísticos y
habitacionales del barrio de Acahualinca, que pueden afectar de una manera indirecta a la
difusión de los mismos en la ciudad de Managua y en el país.
La Agencia Andaluza de Cooperación para el Desarrollo (AACID), al finalizar del
programa, contrata a un equipo evaluador para realizar una evaluación final externa de
este programa, cuyo informe presentamos a continuación.
1
Noticia de El Mundo: De la Vega se adentra en el vertedero de 'La Chureca', un viaje a las entrañas de la
miseria (disponible en internet el 26 de marzo de 2014):
http://www.elmundo.es/elmundo/2007/08/04/espana/1186186540.html
3
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
1.2
Objetivos de la evaluación
Los Términos de Referencia de la evaluación final del programa establecen que esta debe
analizar la intervención desde los cinco principales criterios de evaluación marcados por el
Comité de Ayuda al Desarrollo (CAD) de la OCDE y que retoma para sus evaluaciones la
Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo (AECID): pertinencia, eficacia,
eficiencia, impacto y viabilidad (o sostenibilidad). Bajo esta concepción, esta evaluación
final externa se sustenta en los siguientes objetivos:
Objetivo general
•
Analizar los objetivos y resultados propuestos por el proyecto, en términos de
pertinencia, eficacia, eficiencia, impacto y viabilidad del diseño y sostenibilidad de
los resultados, así como obtener lecciones aprendidas y recomendaciones.
Objetivos específicos (según los TdR)
•
Evaluar los procedimientos técnicos y operativos desarrollados por el proyecto en
cada uno de los ejes de trabajo, mediante la revisión de los indicadores de
resultados.
•
Evaluar las estrategias usadas en la implementación del proyecto y medida en que
las mismas han posibilitado el logro de los resultados.
•
Evaluar y analizar la relevancia, eficacia, eficiencia y pertinencia de los
instrumentos implementados por el proyecto.
•
Evaluar y sistematizar las actividades realizadas en el marco del proyecto,
analizando de manera crítica las acciones realizadas y la capacidad de gestión del
equipo implementador del proyecto.
•
Visualizar las experiencias y lecciones aprendidas en el proyecto.
•
Recomendaciones al proceso desarrollado
Este informe de evaluación, aun cuando hará un ejercicio de análisis sobre el diseño y
ejecución del programa, tratará de poner su mayor énfasis en las recomendaciones y
comentarios que puedan ser útiles a los diferentes actores para la sostenibilidad de las
acciones del programa y para el desarrollo de otras acciones similares en el futuro.
1.3
Enfoque metodológico
Metodología de investigación aplicada
La presente evaluación se desarrolló a partir del mes de febrero de 2014, con la
aprobación del plan detallado de trabajo presentado al Comité de Seguimiento de la
evaluación el día 6 de febrero. El 10 de febrero tuvo lugar una reunión para aprobar dicho
plan en las oficinas del proyecto PDIBA (Proyecto de Desarrollo Integral del Barrio
4
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Acahualinca). En dicha reunión el Comité de Seguimiento de la evaluación realizó algunas
sugerencias o ajustes al plan presentado que fueron aceptadas por el equipo consultor y a
partir de ahí se comenzó a contactar a las diferentes personas que serían entrevistadas o
que formarían parte de los diferentes grupos focales que se llevaron a cabo en el marco
de esta evaluación, según fechas inicialmente propuestas por el Comité de Seguimiento
de la evaluación.
Debe señalarse que los Términos de Referencia (TdR) de esta evaluación final
contemplaban dos productos diferenciados: la evaluación del programa AACID y la
actualización de un diagnóstico realizado en el barrio de La Chureca en 2009 (financiado
por la AECID). Por tanto, la empresa Nicadobe S.A. elaboró una sola propuesta con
objetivos comunes y con metodologías diferenciadas, para conseguir finalmente los dos
productos solicitados. El otro producto es un diagnóstico socioeconómico realizado con
financiación del proyecto AECID que se basa fundamentalmente en encuestas realizadas
en 2014 y 2009. Los datos de estas encuestas procedentes de las 247 familias que
habitan ahora en el nuevo barrio Villa Virgen Guadalupe y antes vivían en la antigua
Chureca aportan datos cuantitativos interesantes que van a ser presentadas en este
informe cuando se estime que aporten datos significativos a tener en cuenta. Debe
también señalarse que se trata de una encuesta típica de censo, por lo que su
información es bastante completa, aparte de que fue complementada por preguntas que
propuso el equipo consultor y el Comité de Seguimiento de ambos productos de la
consultoría.
Las técnicas de investigación propuestas para esta evaluación final (entrevistas, grupos
focales, visitas a obras) tienen un perfil mayor de investigación cualitativa, como puede
verse en las técnicas que más adelante se describen, aunque no rehúyen el análisis de
datos cuantitativos recopilados por las diversas fuentes de verificación del programa,
como es el caso de los datos del diagnóstico socioeconómico en cuyo proceso también ha
estado involucrado el equipo consultor.
La metodología de la evaluación fue ajustada a los tres elementos principales destacados
en los objetivos de la evaluación: pertinencia de la intervención, consecución de objetivos
y resultados del programa y análisis de la sostenibilidad de los bienes, servicios u
organizaciones/instituciones impulsados por el programa. También se prestó atención a
algunos temas transversales (equidad de género, medio ambiente y fortalecimiento
institucional público) que coinciden con las prioridades horizontales de la cooperación
andaluza en su Plan 2008-20112. Las visitas de campo, entrevistas, grupos focales y
análisis de información se llevaron a cabo en su totalidad por el equipo de evaluador
seleccionado.
En alguna ocasión o visita al barrio con motivo de alguna entrevista o grupo focal se llevó
a cabo un diálogo colectivo informal para escuchar percepciones sobre las algunas
temáticas o beneficios que llegaron al barrio o algunas problemáticas señaladas por
algunas personas que nos abordaron. El día 20 de febrero se organizó un taller de
devolución y validación de los hallazgos preliminares encontrados por el equipo consultor,
del que se puede destacar la participación de 19 personas de diferentes ámbitos, con
aportes y matizaciones a lo expuesto por el equipo consultor.
2
Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo 2008-2011. Disponible en internet (25 de marzo de 2014):
http://www.juntadeandalucia.es/export/drupaljda/Plan%20Andaluz%20de%20Cooperaci%C3%B3n%20para
%20el%20Desarrollo%20(PACODE).pdf
5
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Preguntas y criterios de evaluación
Toda evaluación o investigación parte de preguntas clave que deben hacerse las
personas del equipo evaluador y/o el equipo técnico del proyecto. Y estas deben
responderse a lo largo del proceso de evaluación. La matriz de evaluación de la oferta de
la empresa consultora Nicadobe S.A. (ver anexo 2), centrada en los principales criterios
de evaluación (pertinencia, eficacia, eficiencia, impacto, sostenibilidad, coherencia,
apropiación y cobertura), recoge las principales preguntas claves que han guiado la
recolección de información y el análisis de la misma. Estas preguntas se centraron no solo
en los resultados e impactos del proyecto, sino también en aspectos del diseño y del
proceso de implementación del proyecto.
Técnicas de levantamiento y análisis de la información
Durante la fase de levantamiento de información se combinaron las siguientes técnicas de
evaluación:
•
Revisión de información secundaria. Los principales documentos relacionados con
el programa fueron revisados y analizados desde diferentes ópticas, tales como la
calidad y pertinencia de la información suministrada, la identificación de vacíos, o las
relaciones entre la documentación. Entre los documentos generales y específicos del
programa revisados se destacan: formulación del programa AACID, diagnóstico y
formulación del Proyecto de Desarrollo Integral del Barrio Acahualinca (TRAGSAAECID), acuerdo administrativo entre AECID y Alcaldía de Managua, Términos de
Referencia del programa firmado por alcaldía de Managua y AACID, documentación
de las modificaciones del programa, Plan Andaluz de Cooperación para el Desarrollo
(2008-2011), Programa Operativo AACID por País Prioritario Nicaragua 2009-2011,
informes de capacitación a Dirección de Urbanismo, documentación sobre el proceso
del concurso de vivienda social, documentación y propuestas de revitalización de zona
del vertedero, materiales y ponencias del foro sobre urbanismo y vivienda social,
documentación del proceso de urbanización del barrio Villa Virgen de Guadalupe con
propuestas previas y planos, fotos y fichas de información de viviendas antiguas de La
Chureca, propuesta previas al diseño de vivienda y taller de selección de diseño de
viviendas con beneficiarios/as, expedientes de licitación y contratos de uno de los
bloques de viviendas y de la escuela construida en el barrio, algunos ejemplos de
actas de recepción sustancial y control de obras pendientes (entre empresa y
supervisores del proyecto) y de formatos de entrega de viviendas a beneficiarios/as,
talleres a estos/as para la reubicación y traslado, manual de traslado y
acompañamiento de poblaciones a nuevos asentamientos (sistematización de la
experiencia), reglamento de comité de líderes, informes finales del diseño de
abastecimiento de agua potable y de saneamiento de 12 barrios del distrito II de
Managua, convenio de colaboración entre alcaldía de Managua y ENACAL (Empresa
Nacional de Acueductos y Alcantarillados), documentación con especificaciones
técnicas sobre el resto de obras (canchas, parques, etc.) realizadas en el sector de
Acahualinca.
•
Entrevistas. El criterio de selección de las personas entrevistadas fue su participación
en la puesta en marcha de actividades o el conocimiento privilegiado de ciertos
aspectos del programa. Durante el proceso de evaluación se entrevistaron a 26
personas clave. Estas personas clave o actores del programa, fundamentalmente del
6
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
equipo técnico del proyecto PDIBA, de la alcaldía y de otras instituciones implicadas,
fueron entrevistadas por el equipo evaluador con ayuda de una guía de entrevista
semi-estructurada, con una duración promedio de una hora, con excepción de algunas
que se extendieron más debido a la relevancia de los temas abordados (ver listado en
anexo 5). Las guías de entrevistas, diferenciadas según actores, así como las guías
de grupos focales, pueden verse en el anexo 4. Estas entrevistas, concebidas como
un encuentro cara a cara entre evaluadores y actores clave, se centraron en la
comprensión de las perspectivas que tienen las personas consultadas respecto a los
temas de interés. Sin embargo, se sondeó más allá de las respuestas ofrecidas
inicialmente y se procuró que la persona entrevistada profundizara sobre los temas
que adquieren interés especial para los interrogantes principales planteados en la
evaluación (logros, percepciones sobre el programa, dificultades, mecanismos de
participación y coordinación, institucionalización de medidas que garanticen la
sostenibilidad, fortalezas, acciones para mejorar la implementación, otras
recomendaciones, etc.).
•
Grupos focales. Esta técnica fue desarrollada con modelos y dinámicas participativas
específicas, fundamentalmente con líderes y beneficiarios/as de las comunidades.
Con estos grupos se profundizó en el análisis de capacidades, roles de los diferentes
actores, calidad de las actividades y alternativas de sostenibilidad. Las reuniones con
grupos focales fueron realizadas con el propósito de conseguir información sobre
algún resultado específico (como en el caso del grupo focal planeado sobre el
resultado 1) o sobre determinados de actores o beneficiarios/as del programa: grupo
focal con población del barrio Villa Virgen de Guadalupe, con población del sector de
Acahualinca que no perteneciera al barrio Villa Virgen de Guadalupe, y con personas
participantes en las diferentes comisiones que han funcionado en la vida del proyecto
(comisiones de salud, educación, vida plena y sin violencia, formación técnica).
•
Visitas a viviendas de beneficiarias/os y a otras obras del programa. En algún
momento de las visitas al barrio Villa Virgen de Guadalupe se pudo acceder al interior
de un cierto número de viviendas del total de las construidas. La visita pretendía
verificar la calidad de los acabados de las viviendas y la satisfacción manifestada por
las familias que las habitan, entablando una breve conversación sobre las
percepciones de las personas beneficiarias. En el caso de las otras obras realizadas
por el programa AACID, incluida la escuela de Villa Virgen de Guadalupe, se organizó
una visita con el responsable de la AACID en Nicaragua para ver dichas obras,
acompañados de una ingeniera del proyecto PDIBA y de otro técnico de la AACID. Se
realizaron visitas a tres de los parques y recintos deportivos en los que el programa
hizo mejoras, a la Empresa de Tratamiento de Residuos Sólidos (EMTRIDES) y al
relleno del vertedero, al Centro de Formación Profesional Acahualinca y la Casa del
Adolescentes, a la escuela del barrio y a la escuela Morazán y al nuevo pozo que
abastece de agua a los barrios del proyecto.
•
Taller de revisión y validación. Se desarrolló un taller al final de la fase de
recopilación de información, poniendo a disposición de los diferentes actores del
programa el análisis previo de evaluación, según los resultados de las entrevistas y la
implementación de todas las técnicas de recolección de información de campo.
Asistieron a este taller 19 personas de diferentes ámbitos (Alcaldía de Managua,
líderes del barrio, gerente de la planta recicladora EMTRIDES, MINSA, MINED, ONG
implicada en el barrio, técnicas/os del proyecto, responsables del proyecto
ALMA/AECID/AACID). Se puede ver el listado y la presentación de este taller en el
7
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
anexo 7. Durante las sesiones se identificaron vacíos, matizaciones, acciones
prioritarias y se validaron las conclusiones y recomendaciones presentadas.
1.4 Condicionantes y límites del estudio realizado
A continuación se detallan algunos aspectos que a juicio del equipo consultor han influido
en el desarrollo de la consultoría y merece la pena señalarlos para ser tenidos en cuenta
en la lectura del presente informe.
En primer lugar, debe recordarse aquí lo que ya se señaló en los apartados anteriores.
Este programa de la AACID se convierte en parte integrante del Proyecto de
Desarrollo Integral del Barrio Acahualinca (PDIBA), el más grande los proyectos
impulsados por la AECID en América Latina. Una prueba de ello es que la ejecución
de los fondos del programa AACID está a cargo del equipo técnico del PDIBA
(contratado por la alcaldía de Managua), responsable de la ejecución de la totalidad
del proyecto. En este sentido, como ya señalamos en nuestro plan de trabajo, aunque
en el informe de evaluación externa nos hemos centrado en las acciones y resultados
del programa AACID, a lo largo del proceso de recolección de información no siempre
ha sido fácil para las personas consultadas distinguir entre la parte del proyecto
PDIBA financiada por AACID y el resto. Sin embargo, aunque la difícil distinción exista
para beneficiarios/a e incluso para otros/as actores relacionados con el proyecto
PDIBA, si ha aparecido algún comentario relevante en torno a otras acciones del
proyecto PDIBA (donde está inserto el programa AACID) y consideramos que debe
aparecer en el informe de evaluación final de este programa se deslindará claramente
a qué proyecto o contribución corresponde dicho comentario.
La información secundaria generada por el programa o relacionada con él que ha
podido revisar el equipo consultor ha sido amplia. En general, se considera que la
gran mayoría de los informantes clave fueron abordados y que la información fue
triangulada, entendida la triangulación como la confrontación de una pluralidad de
metodologías y fuentes para lograr un grado de validez mayor de dicha información.
Por dificultades de agenda a la hora de hacer coincidir a las diferentes personas
involucradas en el resultado primero del programa (participantes del foro vivienda y del
diplomado en gestión ambiental y desarrollo urbano, técnicos de la alcaldía e INVUR,
profesores y estudiantes universitarios y otros/as expertos/as), se decidió finalmente
no llevar a cabo dicho grupo focal. No obstante, sí se pudo contar con las
informaciones suministradas sobre este resultado por 3 técnicos/as de la Dirección de
Urbanismo de la Alcaldía de Managua, por un técnico de INVUR que participó en
actividades del programa y por otros/as técnicos y responsables del programa por
parte de la alcaldía o de la AACID.
8
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
2- Descripción del programa y su contexto
2.1 Resumen
Titulo
Localización
Socios locales
Presupuesto
Duración
Desarrollo urbano y habitacional del barrio de Acahualinca
Barrio de Acahualinca, Managua, (Nicaragua)
Alcaldía de Managua / AECID
Coordinaciones con Ministerio de Educación, Ministerio de Salud,
Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL),
Instituto de Vivienda Urbana y Rural (INVUR), Instituto Nacional
Tecnológico para la formación técnica y profesional (INATEC), entre
otras
2.985.000 EUR (sin intereses)
Fecha inicio oficial: diciembre 2008 (fecha firma TdR: octubre 2008)
Primera prórroga del programa: 9 meses (hasta septiembre 2012)
Primera prórroga del programa: 6 meses (hasta marzo 2013)
Primera prórroga del programa: 4 meses (hasta julio 2013)
Primera prórroga del programa: 3 meses (hasta octubre 2013)
Fecha finalización: octubre de 2013
2.2 Sobre la ubicación geográfica y la población del barrio Acahualinca
Managua es la capital de Nicaragua, la ciudad más grande del país con más de un millón
de habitantes. Linda al norte con el lago Xolotlán o lago de Managua, como puede verse
en el mapa que se muestra en la página siguiente. A raíz del terremoto de Managua de
1972, surge La Chureca, el histórico vertedero de Managua, que comienza con la
acumulación de los escombros provocados por el sismo. Desde esta fecha, todos los
desechos sólidos producidos en la capital han ido a parar a este vertedero, convertido en
el mayor basurero de Nicaragua.
El vertedero se encuentra en el barrio Acahualinca, en el distrito II de Managua, en el
extremo noroeste de la ciudad y a orillas del lago Xolotlán. En realidad, lo que el proyecto
PDIBA considera como sector de Acahualinca es un conjunto de barrios o urbanizaciones
progresivas, de mayor antigüedad y consolidación (Aserrío, Alemania Democrática, Rafael
Ríos, Alfredo Silva), y de asentamientos espontáneos (Anexo Las Brisas o Los Martínez,
Anexo Linda Vista Norte, Rafael Ríos, Bajos de Acahualinca 1, Bajos de Acahualinca 2,
COPRENIC, Este del Alfredo Silva o Los Rieles, Los Martínez Sector Oeste y el Pantanal
1). Estos últimos asentamientos son de carácter espontaneo y de desarrollo mucho más
reciente, por lo que ocupan terrenos sin ordenación ni servicios urbanos. También se
puede apreciar un sector nuevo, el Cerro Los Martínez. La población de todos estos
barrios, junto a La Chureca, es de aproximadamente 18 mil habitantes.
Aparte de estos barrios y asentamientos señalados, al principio del proyecto (2008) nos
podíamos encontrar también con el asentamiento de La Chureca, cercano al basurero del
mismo nombre. Allí vivían casi 200 familias en condiciones de gran insalubridad, riesgo y
hacinamiento, cuya fuente de ingresos era el vertedero. Allí laboraban hombres, mujeres,
ancianos y niños/as para cubrir sus necesidades básicas, también en condiciones muy
precarias. A estas familias irían dirigidas muchas de las actividades del proyecto, entre
otras, la construcción de sus viviendas en un lugar digno y seguro.
9
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Además de la fuerte afectación que tenían los humos, desechos y la contaminación
producida por el basurero en este conjunto de barrios y asentamientos encuadrados en el
barrio de Acahualinca, existe en la mayor parte de ellos una baja calidad de acceso a los
servicios básicos en relación con otros barrios de Managua. Por tanto, en el barrio se
hace presente la pobreza y extrema pobreza, aunada con servicios básicos precarios o
inexistentes. El diagnóstico realizado por TRAGSA señala además alguna de las
condiciones de vida en el barrio, entre ellas:
“Las condiciones habitacionales son también muy deficitarias y el hacinamiento constituye
una de las características más generalizadas. Los hogares más pobres presentan un
promedio de 7 personas por hogar, de las cuales, 3 de ellas serían menores de 13 años”.
“Los indicadores de educación infantil se encuentran por debajo de la media nacional. En
Acahualinca, el analfabetismo promedio entre los niños-as y adolescentes de 8 a 17 años,
es el doble que en el global del municipio de Managua (10% y 5% respectivamente)”.
10
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
2.3 Modelo y mecanismos de ejecución
Los fondos de este programa corresponden a una subvención concedida a la Alcaldía
Municipal de Managua, la cual realizó diversas aportaciones al proyecto PDIBA, como las
de personal propio o la de los terrenos donde se reubicaron las familias de La Chureca.
En la financiación del programa AACID también aparecen aportaciones del INVUR,
relacionadas con la financiación y organización de la actividad del foro de urbanismo y
vivienda social, aparte del rol importante que jugó esta última institución en el diseño de
las viviendas y en la declaratoria de interés social que permitió la construcción de las
viviendas a un bajo costo.
En los Términos de Referencia firmados por la AACID y por la Alcaldía de Managua se
describe brevemente el programa, con sus objetivos, resultados y actividades y se
establecen algunos condicionamientos para el funcionamiento administrativo y financiero
del programa. Según estos Términos de Referencia, se establece que las acciones del
programa AACID son complementarias del proyecto PDIBA, financiado fundamentalmente
11
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
por la AECID y que, teniendo en cuenta que ya existe un acuerdo administrativo entre la
Alcaldía Municipal de Managua y la AECID, la AACID y la alcaldía reconocen a la
codirección del proyecto PDIBA y a la unidad técnica y administrativa del mismo como la
estructura encargada de la ejecución técnico financiera del proyecto PDIBA y, por tanto,
también del propio programa AACID. Dicha unidad técnica tiene sus oficinas en el barrio
Acahualinca.
En este sentido, la responsable de la ejecución de las actividades del programa es la
propia alcaldía, con la coordinación y acompañamiento de la oficina de la Agencia
Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AACID) en Nicaragua.
12
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
3- Análisis de los criterios de evaluación e interpretación de la información
recopilada
3.1 Pertinencia
A partir de los documentos y testimonios valorados por el equipo evaluador se puede
afirmar que los objetivos planteados en el programa se corresponden con las prioridades
y necesidades observadas en la población beneficiaria y que los resultados se adecuaron
al contexto en el que se realizó. Los objetivos planificados, coinciden con las necesidades
habitacionales y urbanísticas, en sentido amplio, surgidas del proyecto general de la
AECID. Se estima que en los cuatro grandes componentes del programa existe
pertinencia en las acciones propuestas.
La primera línea de actuación del programa, sobre planificación urbanística participativa,
encuentra justificación en la escasa tradición de planificación urbana y de su gestión en el
país. Si uno de los aportes del programa se enfocaba en aspectos urbanísticos, no cabe
duda de que el debate nacional en Nicaragua sobre vivienda social es necesario, aunque
esté poco desarrollado. La idea del programa, tal como se apuntaba a ello en el objetivo
general era potenciar el “carácter modélico” o demostrativo de la intervención. Y este
programa (o el proyecto PDIBA en el que estaba inmerso), por su dimensión y sus
características, podía ser muy demostrativo en ambos aspectos.
Las actividades del resultado 1 ejecutadas resultan coherentes desde los objetivos
planteados en el programa, además de que son elogiables por no ser habitual el tenerlos
en cuenta en proyectos de este tipo. Una de las actividades de este resultado 1, el
concurso para idear opciones de rehabilitación de los espacios del basurero, trató de
aprovechar la reciente preocupación de la alcaldía sobre la creación y/o mejoramiento de
nuevos espacios urbanos (puerto Salvador Allende, parque Luis Alfonso Velázquez, etc.),
para que en su momento también esta zona de Acahualinca, en el otro extremo de la
ciudad, pueda atraer a visitantes de la ciudad o de fuera.
En cuanto a la urbanización, reubicación, construcción de viviendas y su legalización
(resultado 2), en un país cuyo déficit de viviendas está cifrado en 957.000 viviendas todo
esfuerzo de suplir ese déficit debe ser bienvenido. En el caso de La Chureca, las
condiciones habitacionales indignas y de riesgo (cercanía de vertedero y posibilidad de
inundaciones) en las que vivían las casi 200 familias justifican plenamente la necesidad
de vivienda digna. Por otro lado, todos/as sabemos que los cambios culturales son lentos
y que una reubicación de este tipo exigía preparación, organización y capacitación, para
promover el cambio de vida y el traslado de estas familias. En lo que a la construcción de
las viviendas se consideran necesarios y apropiados todos los pasos que se siguieron:
expediente técnico, licitación, contratación, construcción con supervisión, entrega y
titulación.
El resultado 3 del programa (agua potable y saneamiento) se concentra en la necesidad
existente en para el barrio Acahualinca. Según el informe de TRACSA, de abril de 2008,
“Aproximadamente el 50% de las viviendas del área cuenta con servicio de alcantarillado,
con grandes diferencias entre sectores. Los sectores consolidados un 90%, los
asentamientos espontáneos hacia un 20%, La Chureca 0%”. “La red de agua potable
alcanza el 100% en los sectores consolidados y aproximadamente un 50% en los
asentamientos espontáneos”. Las necesidades en este campo son amplias y solo pueden
13
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
ser abordadas desde la confluencia de aportaciones variadas. Ante la inexistencia de
estudios y planificación sobre el sistema de agua potable y saneamiento del barrio, esta
parecía claramente la primera actividad que debía implementarse, tal como fue valorado
por parte de la alcaldía, ENACAL y la AACID, en el transcurso del programa. La
perforación de un pozo como primer paso en la solución al mejoramiento del sistema va
en la dirección correcta de dar más caudal a todo el sistema.
Por último, el programa se plantea mejorar la red de equipamientos del barrio como
elemento fundamental de la calidad de vida. Los niveles superiores a otros barrios de
Managua en pobreza y pobreza extrema presente entre las familias de las
aproximadamente 18 mil personas de los barrios del programa ameritaban una
intervención en el conjunto de los barrios ya señalados. Además, el barrio Acahualinca
cuenta con otros problemas sociales: grupos juveniles de riesgo, drogas, trabajo infantil,
analfabetismo, afectaciones del vertedero y de la dinámica de las actividades de reciclaje
en el barrio, etc. Se estima absolutamente necesario acompañar a las viviendas del barrio
Villa Virgen de Guadalupe con equipamientos para contribuir al desarrollo cívico y social
del barrio, así como de contribuir al mejoramiento de los equipamientos del barrio
Acahualinca.
A la hora de valorar la pertinencia de un proyecto, es importante preguntarse por la
presencia de un buen diagnóstico. En el caso que nos ocupa, se puede decir que existe
un diagnóstico bastante completo, realizado por la empresa pública española TRAGSA,
que puso las bases de la formulación del proyecto PDIBA y, por tanto, también del
programa AACID. Además, debe señalarse que en este diagnóstico inicial, la empresa
TRAGSA tuvo en cuenta estudios anteriores, sobre todo, en torno al cierre del vertedero y
al manejo de desechos sólidos. En dicho diagnóstico se contó, por tanto, con la opinión
expertos internacionales y de diferentes cooperaciones internacionales así como de cada
uno de sus estudios: la Agencia de Cooperación Internacional Japonesa (JICA) realizó un
estudio sobre el mejoramiento del sistema del manejo de los desechos sólidos
municipales en la ciudad de Managua, la Agencia Canadiense de Cooperación se centró
más en el precierre y cierre técnico del vertedero, con ayuda del Banco Interamericano de
Desarrollo (BID) se realizó una consultoría para el apoyo a la gestión ambiental y al
manejo de los desechos sólidos, se han contratado estudios a diferentes empresas del
sector como Conjuris, Prointec o grupo Mapreco., etc.
La pertinencia de la intervención es indudable en todos sus componentes, lo cual tiene
que ver con una adecuada identificación de estos.
3.2 Eficacia
En general, puede decirse que los resultados planteados en el programa han sido
satisfactoriamente conseguidos. Demos un repaso a dichos resultados: planificación
participativa para la reordenación y mejora urbana y habitacional en el barrio Acahualinca
(resultado 1); reubicación en viviendas dignas de 200 familias en condiciones de
insalubridad y alto riesgo (resultado 2), asegurada la disponibilidad de servicios de agua
potable y saneamiento de calidad para todos los habitantes del barrio de Acahualinca
(resultado 3); construido equipamiento social y comunitario adecuado y estratégico que
incida en la mejora de la calidad de vida y en la valoración de la población (resultado 4).
14
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Antes de entrar a valorar determinados componentes del proyecto y su eficacia, se puede
decir que existe una aprobación por parte de la población beneficiaria: la valoración del
proyecto PDIBA (en su totalidad) es excelente o buena en el 82.6% de las familias, según
las encuestas del diagnóstico socioeconómico financiado por la AECID realizadas en
febrero de 2014. De hecho, estas encuestas del diagnóstico socioeconómico funcionan
como una línea de base. Si bien no alcanzan el conjunto de resultados del proyecto
PDIBA o del programa AACID ayudan en gran manera a medir los alcances de
indicadores y resultados del proyecto, especialmente los referidos a la calidad de vida y a
la percepción de satisfacción de la población que antes vivía en La Chureca.
Los logros principales relacionados con los objetivos y resultados del programa son los
siguientes:
Resultado 1
1. Existe una valoración positiva de los actores principales consultados sobre la
consecución de los objetivos de las diferentes actividades finales de este
resultado: foro, cursos y diplomado para funcionarios de alcaldía.
2. Las propuestas y la exposición itinerante (paneles) sobre la reutilización de
terrenos del vertedero son una buena demostración de lo que se puede hacer
(también con terrenos considerados irrecuperables). Además, pueden servir
como base para posteriores proyectos en la zona.
3. El concurso de ideas sobre vivienda social no fue lo eficaz que hubiera cabido
esperar. La participación fue muy baja, presumiblemente a causa de la
convocatoria y/o de la poca tradición en este tipo de actividades.
4. Para conseguir los objetivos planteados era fundamental fomentar la
participación de la alcaldía, del INVUR, del MTI y de diferentes universidades
(desde profesores/as a estudiantes) en estas actividades del resultado 1.
5. La planificación urbana ha demostrado ya su eficacia como base del barrio
actual (Villa Virgen Guadalupe), también con capacidad de poderse articular
con los otros barrios del sector y con futuros proyectos costaneros.
6. El resultado 1 se cumple según nuestra valoración, aunque difícilmente se
puede hablar de reordenación del barrio sin la existencia de un plan completo
de reordenación urbana para el sector Acahualinca (un indicador del
resultado 1). Sin embargo, se debe destacar que las actividades del resultado
2 se centran en el diseño y construcción de un barrio concreto, el Villa Virgen
de Guadalupe, como una iniciativa modelo.
7. De igual manera, hay menciones en el resultado 1 a “indicadores adecuados
de calidad de vida urbana, en especial para mujeres, niños y personas con
discapacidad”, que aparentemente estaban ligadas a un plan de reordenación
urbana del barrio Acahualinca, actividad que finalmente se eliminó en una de
las modificaciones del programa.
Resultado 2
1. La reubicación se realizó en un lugar seguro y adecuado, con servicios
urbanos básicos. De hecho, los servicios públicos de los que dispone este
barrio (agua, alcantarillado, luz, calles con adoquines y andenes, presencia
de policía, comisaría de la mujer, puesto de salud, escuela, centro cultural
comunitario con su pequeño museo, canchas, parques, columpios para
niños/as, etc.) son muy superiores a los que tienen los barrios aledaños. Y
15
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
posiblemente a la de la mayor parte de barrios de la capital. En la encuestas
realizadas a 247 familias del barrio Villa Virgen de Guadalupe (de las 258
totales), que antes vivían en La Chureca, el 69.6% afirma que hay más
seguridad en su barrio y el 75% de las familias se muestra satisfecho (mucho
y bastante) con los servicios del barrio.
2. La urbanización funciona perfectamente, tras algo más de un año desde la
llegada de la totalidad de las familias. Sin duda, es el barrio del sector mejor
urbanizado del entorno. La subida del nivel de toda el área urbanizada (de la
cota 43 a la 45, por recomendaciones técnicas de la alcaldía) contribuirá a la
eficacia esperada, frente a posibles riesgos relacionados con las subidas de
agua del lago.
3. En la urbanización se observó algún problema de escorrentía pluvial, ajeno a
su diseño, que provoca inundaciones en dos viviendas de una esquina de la
urbanización, a la desembocadura de la calle al cauce, prácticamente
obturada y que debe repararse.
4. La implicación de la población en la elección del diseño de la vivienda fue
algo importante para la satisfacción final de las familias. De hecho, en la
encuesta, el 82% de las familias afirma que le gustan mucho o bastante las
divisiones de la vivienda y un 97% usa la cocina dentro, tal como fue
diseñada, a pesar de que la costumbre de algunas familias nicaragüenses es
colocarlas en el exterior de la vivienda.
5. La distribución de las viviendas entre las familias se realizó con criterios
claros (explicados en el manual de reubicación) y aceptados por la
comunidad, pese a las dificultades encontradas por cambios excesivos de
parejas y de familias extendidas.
6. Se pasó de 200 viviendas planeadas en el resultado a 258 viviendas
finalmente construidas (un 129% de cumplimiento), para las correspondientes
familias beneficiarias. Se puede decir que resultado 2 está más que cumplido.
Las nuevas familias formadas tienen su vivienda propia, lo que se responde
perfectamente a “vivienda digna” del resultado 2.
7. Las viviendas se construyeron según el diseño aprobado. A partir de dicho
diseño se llevó a cabo la licitación, sin mayores problemas.
8. De igual manera que se escucharon reclamos por estos acabados, también
las familias reconocen que tras entrar a su vivienda recibieron una serie de
muebles y utensilios (mesas, sillas, camas, tanque de gas, etc.) que no
estaban pensadas en el diseño inicial de lo que se les entregaría, pero que
finalmente fue posible gracias al aporte del Gobierno de Reconciliación y
Unidad Nacional a través del SINAPRED (Sistema Nacional de Prevención de
Desastres).
9. Se dieron los pasos necesarios para la construcción de las viviendas. Con los
habituales problemas que puede surgir en cualquier proceso de este tipo
(como los retrasos, etc.), pero que no afectaron de forma importante a la
construcción.
10. La entrega de las viviendas se realizó con procedimientos y formatos
apropiados. Como equipo consultor tuvimos acceso a algún ejemplo del acta
de recepción sustancial y control de detalles pendientes (firmado por la
empresa contratada y el/la supervisor/a del proyecto) y al formato de entrega
de viviendas. En el primero de estos formatos los supervisores contratados
por el proyecto para determinados bloques de viviendas exponían los detalles
pendientes con los que la empresa debía cumplir. En el formato de entrega
de viviendas a la población, las familias tenían la oportunidad de escribir sus
16
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
observaciones sobre todo aquello que no estuviera en orden en su vivienda.
En nuestras visitas al barrio Villa Virgen de Guadalupe encontramos quejas,
que consideramos no significativas, sobre algún desperfecto de alguna
vivienda aislada (detalles pequeños que podían haber sido causados por mal
uso y ya fuera de la garantía).
11. La satisfacción de la población sobre el proyecto de viviendas fue grande. Se
les dio la oportunidad de puntuar algunos componentes del proyecto PDIBA
del 1 al 10 y el nivel de satisfacción de la población sobre las viviendas fue de
un 82.6% con la máxima puntuación. Existe una menor aceptación de los
otros dos grandes componentes del proyecto PDIBA. Si nos fijamos en la
puntuación que obtienen estos componentes de 6 hacia arriba (aprobado en
el ámbito académico en Nicaragua): encontramos que un 95.5% de familias
aprueba al proyecto de viviendas; un 68% a la planta de tratamiento de
residuos, EMTRIDES, y solamente un 46.2% al cierre del vertedero.
12. Se ha constatado el esfuerzo del proyecto para acabar con el “gueto” de La
Chureca y para lograr la integración con la otra población del barrio. Aunque
hay que hacer notar alguna resistencia de la población a dicha integración.
Por ejemplo, hay quien no considera que las canchas pertenezcan “a su
barrio” (el de lo churequeros, nombre que todavía orgullosamente
mantienen), pues las usan más las otras familias de Villa Virgen de
Guadalupe que no proceden de La Chureca.
13. Hasta el momento de la evaluación se ha percibido que existe por parte del
proyecto y de la población un control sobre las ventas de viviendas. No se ha
dado, según nuestra información, ninguna venta en las 258 viviendas, aunque
sí parece que así ha sido en la otra etapa del barrio (que tiene
aproximadamente unas 600 viviendas, entre las financiadas por la AACID y
las de la Alcaldía de Managua con fondos propios, para la reubicación de
famialias ubicadas en áreas peligrosas de la costa del lago). Estas ventas no
pueden darse hasta 5 años después de la concesión. Sí se ha dado el caso
de algún alquiler, por causas justificadas y con conocimiento de la dirección
del proyecto PDIBA.
14. Existió un trabajo eficaz del comité de líderes en el período de construcción,
con reuniones periódicas, con participación en las decisiones que afectaban a
todos/as y en la comunicación con el resto de familias del barrio de La
Chureca. Dicho comité tuvo el acompañamiento por parte del equipo técnico
del PDIBA, así como formación proporcionada por este proyecto.
15. Después de la entrega de viviendas, el comité local de líderes, formado para
ayudar en el complejo proceso de reubicación (según marca su reglamento),
se fue diluyendo. Hoy no hay constancia de existencia de organización barrial
en las 258 viviendas, aunque sí existen varias expresiones organizativas para
desarrollar labores relacionadas con la alfabetización, salud u otras.
Resultado 3
1. Los estudios para la ampliación de la red de agua potable y de saneamiento
realizados fueron recibidos por las instituciones correspondientes, a
satisfacción de ALMA-ENACAL, y deberán servir en el futuro para la mejora
en estos 12 barrios del distrito II (microsectores 54, 55 y 65)
2. El sistema de agua potable y de saneamiento se encuentra funcionando en la
actualidad bien en el barrio Villa Virgen de Guadalupe.
17
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
3. El pozo perforado en terrenos de la escuela Morazán, que ahora ya es
gestionado por ENACAL, ha mejora el abastecimiento de agua en el barrio y
llega a unas 36 mil personas (6.946 conexiones), que habitan en barrios del
programa y otros barrios cercanos.
4. No siempre que se perforan pozos se puede conseguir el objetivo de captar
agua, o de captarla de una calidad mínima. En este caso, la perforación del
pozo tuvo éxito en su objetivo de encontrar agua. Además, la calidad del
agua fue adecuada, pues se temía por una posible contaminación por la
proximidad del lago.
5. No se amplió la red de agua potable ni de saneamiento, según marcaban dos
indicadores de la matriz del marco lógico del programa. El representante de la
AACID en Nicaragua nos explicó que la actividad de ampliación de estas
redes se modificó tras la reducción de la inversión AECID en temas de agua y
saneamiento en el barrio Acahualinca. En relación con este tema, el informe
de TRAGSA de abril de 2008 proporcionaba estos datos: “Aproximadamente
el 50% de las viviendas del área cuenta con servicio de alcantarillado, con
grandes diferencias entre sectores. Los sectores consolidados un 90%, los
asentamientos espontáneos hacia un 20%, La Chureca 0%”; “la red de agua
potable alcanza el 100% en los sectores consolidados y aproximadamente un
50% en los asentamientos espontáneos”. Por tanto, para poder “asegurar la
disponibilidad de servicios de agua potable y de saneamiento de calidad para
todos los habitantes del barrio de Acahualinca” (resultado 2) se hubiera
necesitado de una gran cantidad de recursos que no estaban en el
presupuesto del programa de la AACID.
Resultado 4
1. La participación en comisiones de trabajo en el barrio Villa Virgen de
Guadalupe de diferentes instituciones públicas y organizaciones ha mejorado
la eficacia del trabajo en salud, educación, lucha contra violencia, formación
técnica.
2. El trabajo de las comisiones y de las instituciones se ha visto complementado
por el trabajo voluntario de promotoras del barrio en dichas temáticas. La
organización y capacitación de estas promotoras ha sido impulsada por el
proyecto PDIBA.
3. Los equipamientos del barrio Villa Virgen de Guadalupe, que contribuyen a
“mejorar la calidad de vida”, se encuentran entre los aspectos mejor
valorados en las entrevistas, grupos focales y en la encuesta. Hay muchos 10
de puntuación a los diferentes equipamientos: un 70% se lo dan al edificio de
la policía y a los espacios deportivos; un 75% al centro cultural y a espacios
comunitarios; un 82% a las calles y andenes.
4. Hay una valoración positiva del barrio por parte de la población. En la
encuesta reconocen que llegan más personas ahora a su barrio (un 86%), lo
que representa una buena integración. Además, creen que su barrio es mejor
a otros barrios de Managua (un 67.6%) y que a los visitantes les gusta
bastante o mucho su barrio (un 86%).
5. El Centro de Formación Profesional Acahualinca (CFPA) y la Casa de
Jóvenes y Adolescentes cumplen con su objetivo de proporcionar formación
técnica y profesional a jóvenes del barrio. El proyecto se esforzó con buen
desempeño por impulsar la participación de jóvenes de familias de la antigua
Chureca.
18
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
6. Pudimos conversar con casos exitosos de personas que se formaron en
estos oficios u ocupaciones, y ahora se dedican a esta actividad (bisutería,
repostería, piñatas, etc.) como fuente de ingresos. Esta formación forma parte
del proceso de reconversión laboral, complementado con el Programa Usura
Cero (de pequeños préstamos). Aunque la actividad sea informal, artesanal y
de producción de pequeña escala, demuestra que hay quien ha visto
realmente la utilidad de dicha formación.
7. La escuela Virgen de Guadalupe funciona desde 2013 con capacidad para
atender a más de 500 alumnos/as. De hecho, el año 2014 ha tenido una
matrícula de 596 alumnos/as, en turnos de mañana y tarde. Se han detectado
algunos problemas de funcionamiento en la escuela como la falta de energía
eléctrica (responsabilidad de MINED). El excesivo abandono de alumnos/as
matriculados/as en 2013 (de 629 a 364, según datos de MINED) se debe en
gran parte a que las matrículas se realizaron en febrero y a que mientras
duraba la construcción (la escuela inició en junio) muchas madres y padres
decidieron trasladar a sus hijos/as a otros centros escolares.
8. Se aprecia la satisfacción de la población y de los/as jóvenes con los
equipamientos (parques, canchas) y con las actividades de promoción
deportiva y cultural. En la encuesta se pueden descubrir buenos porcentajes
de valoración, uso y actividades en el barrio Villa Virgen de Guadalupe.
9. Desde la apreciación de la población consultada en el grupo focal sobre
actividades en el sector de Acahualinca (en otros barrios diferentes del barrio
Villa Virgen de Guadalupe), la población del barrio valora los equipamientos
construidos y mejorados por el programa AACID (presente en el resultado 4).
En general, si hablamos de eficacia, tenemos que decir que se han “mejorado las
condiciones urbanas y habitacionales del barrio de Acahualinca” (objetivo específico),
especialmente en lo que se refiere al cambio en las condiciones de vida de la población
que antes habitaba en La Chureca. Esto puede ser observado más claramente en el vídeo
que realizó TRAGSA, La Chureca, Una historia de transformación3, aunque este esté más
enfocado a la transformación del basurero municipal, convertido ahora, según un artículo
reciente de El País, en el más moderno vertedero de América Latina4.
3.3
Eficiencia
En un programa como este, con un porcentaje elevado de construcciones y obras de
mejora (viviendas fundamentalmente, además de la escuela, perforación del pozo,
mejoras en edificios, canchas, parques, etc.), se considera normal que se hayan
producido modificaciones en el presupuesto, en gran parte debido a las licitaciones de las
diferentes actividades que producen variaciones en el presupuesto inicial de cada
actividad.
3
La Chureca, una historia de transformación. Vídeo realizado por TRAGSA. Disponible en internet (28 de
marzo de 2014): http://www.youtube.com/watch?v=6v7_ohq6GX8
4
La Chureca de Managua, de la inmundicia al más moderno vertedero de América Latina (El País, 23 de
marzo de 2014). Disponible en internet:
http://economia.elpais.com/economia/2014/03/23/agencias/1395584032_433841.html
19
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Los retrasos y prolongaciones en el período de ejecución de un proyecto o programa
podrían ser valorados negativamente desde el punto de vista de la eficiencia, porque se
invirtieron más gastos en personal y en otros gastos fijos de oficina en la realización de
las actividades previstas. No obstante, pensamos que en este caso dichos retrasos tienen
mucho que ver con el componente central de este programa, que es la construcción de
las viviendas. En primer lugar, las obras de urbanización tardaron más de lo previsto. Y en
segundo lugar, hay que señalar que se nos informó que hubo una primera licitación que
fue declarada desierta y que algunos de los bloques de viviendas sufrieron algunos
retrasos de varios meses, que fueron aceptados por la dirección del proyecto y por el
comité conjunto.
Esta evaluación final no está focalizada en una revisión exhaustiva de cifras para llevar a
cabo un análisis riguroso de coste-beneficio, coste-utilidad o coste-efectividad. Sin
embargo, en donde ha sido posible establecer números y relaciones sobre las inversiones
y construcciones realizadas, se han hecho los análisis correspondientes para disponer de
una mayor claridad en torno a la eficiencia de las obras más importantes del programa.
1. Por la poca inversión en el resultado 1, lo conseguido en las actividades
correspondientes se puede considerar aceptable en cuanto a su eficiencia (cursos
con funcionarios municipales, propuestas de desarrollo urbano, foro sobre
urbanismo y vivienda social).
2. Los costos de urbanización financiados por la AECID (2.605.453 $) repercuten en
algo más de 4000 dólares por vivienda, teniendo en cuenta a todas las viviendas
del nuevo barrio. Se considera eficiente, teniendo en cuenta la dimensión y el
elevamiento general del terreno, que debió hacerse de la cota 43, inicialmente
pensada, a la 45, por el peligro que representaban las inundaciones de Managua
que habían llegado a niveles históricos. Por otro lado, la compra de terreno como
aporte de la alcaldía, aun con dificultades en la negociación con los dueños, fue
facilitada por la declaración de utilidad pública de la Procuraduría General de la
República (PGR) del terreno en 2009 a su precio catastral.
3. Los diseños de las viviendas que fueron considerados a la hora de la selección
fueron hechos desde la alcaldía, INVUR y desde el propio proyecto. Por lo que
implicaba este diseño y por el carácter demostrativo del programa consideramos
adecuado que fuera así. Hablando de eficiencia, debe señalarse que esta opción
tiene un costo inferior a una contratación externa.
4. Se considera que el método para seleccionar las empresas constructoras de las
viviendas fue el apropiado, tanto por realizarse conforme a las normativas
existentes para este tipo de contrataciones como por conseguir la máxima
eficiencia. Los procesos de licitación de los fondos del programa AACID (sobre
todo, las viviendas y la escuela) fueron revisados por evaluadores. Tras la
documentación revisada y la constatación de los precios finales, estimamos
correctos los pasos dados en dichos procesos y su aporte a la eficiencia del
proyecto.
5. El costo promedio de la construcción de viviendas por m2 (202 $) en relación con
el tipo de vivienda es positivo. La dispersión entre los 4 lotes (229$, 194$, 202$ y
187$) también es perfectamente normal y denota un ahorro en los últimos bloques
de viviendas tras revisar a la baja algunos elementos estructurales de la vivienda
que se consideraron susceptibles de ser reducidos.
6. Tras las visitas realizadas a las viviendas del proyecto se pudo observar que
muchas personas aprovecharon materiales de su casa antigua (sobre todo el zinc
para cercar su patio), lo cual redunda en un mayor aprovechamiento de los
20
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
recursos existentes. El programa AACID dio el apoyo técnico de profesionales
para acompañar el diseño y la construcción de soluciones con mayor calidad
estética para 51 intervenciones en el mismo número de viviendas.
7. En cuanto al pozo y al aporte de agua a los barrios del programa, parece más que
justificada la inversión. Con la perforación del pozo se esperaba aproximadamente
unos 1000 galones (1 galón=3,78 litros) por segundo, pero se alcanzaron en este
pozo 1400 galones por segundo. El agua de este pozo sirve en la actualidad
también para abastecer a otros barrios que no forman parte del barrio
Acahualinca.
8. El costo total de la escuela fue de 559,417.20 dólares. La construcción de
1.299,47 m2 costó 373.529 $, lo que supone un costo de 287 $ / m2. Un costo
también más que razonable para la calidad de la escuela construida.
9. Las inversiones en educación para la niñez han sido probadas por su alta
eficiencia tanto para la sociedad, como para los/as niños/as. Por ello, y sin poder
profundizar demasiado sobre la calidad de los procesos de enseñanza-aprendizaje
dentro de la escuela o de capacitación y de apoyo al profesorado, esta inversión
es considerada clave para las nuevas generaciones de estas familias, tanto para
fomentar cambios culturales respecto a su pasado “churequero” como para
ampliar sus posibilidades formativas y profesionales. La escuela preescolar y
primaria pone las bases fundamentales de esta educación.
10. No tenemos indicadores muy precisos para poder medir la eficiencia de los talleres
de capacitación del programa AACID, aunque no cabe duda de la necesidad de
invertir en un programa de capacitación para la reubicación, para la formación
técnica y ocupacional y para los negocios.
Para finalizar nuestra reflexión sobre la eficiencia en el programa, el hecho de que el
dinero de la subvención fuera enviado en su totalidad a Nicaragua a comienzos del
programa y de que este se gestionara debidamente y con fluidez (con la mayor parte del
dinero generando intereses) dio como resultado una cantidad nada despreciable de más
de 237 mil dólares de intereses que fueron invertidos en la construcción y equipamiento
de la escuela del barrio Villa Virgen de Guadalupe.
3.4
Impacto
En general, es indiscutible el impacto que ha tenido el proyecto sobre la población de La
Chureca y sus barrios aledaños en lo que respecta a medio ambiente, desarrollo social,
laboral y habitacional. Si queremos ver más allá de la consecución de los diferentes
objetivos y resultados previstos en el programa (eficacia) y si tenemos que centrarnos en
los efectos más destacados atribuidos a la intervención del programa, en este caso unida
a la totalidad de acciones del proyecto PDIBA, señalaríamos los siguientes principales
impactos observados en la población:
1. Son observables ahora en el barrio Villa Virgen de Guadalupe unas condiciones
dignas de vida para la población, reconocidas por sus protagonistas. Los cambios
que han experimentado en su vivienda, en su barrio y en su trabajo inciden también
en otro tipo de transformaciones que pueden apreciarse en su modo de vida sobre
aspectos como la higiene, la salud o cómo manejar la basura.
2. De igual manera, es de destacar la elevación de la autoestima de un colectivo
marcado por la discriminación y estigmatización, por su trabajo histórico de
recolectores de basura. Hablando sobre sus alumnos/as, en un momento nos
21
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
comentó la subdirectora: “Ahora se sienten seres importantes”. En los/as
adultos/as, esta autoestima está relacionada con su nuevo trabajo en la planta, con
su nuevo entorno de servicios (salud, educación, créditos, etc.) y con la valoración
superior de su vivienda y su barrio sobre gran parte del resto de viviendas y barrios
de alrededor.
3. Se ha dado un fuerte impulso a su consideración como ciudadanos y ciudadanas
con derechos, deberes, valores, habilidades, y capacidades para asumir
responsabilidades, como lo son la propiedad y el mantenimiento de su vivienda, el
pago de servicios básicos, etc. Todo esto debe contribuir de forma decisiva a la
dignificación de toda la población de la antigua Chureca y a la facilitación del
abordaje de los problemas familiares.
4. Se han dado pasos decisivos por parte los/as beneficiarios/as para salir del gueto
de La Chureca, desde una lógica social pero también urbana y de integración al
resto de la ciudad. Aunque todavía les cuesta entender que ahora ya son parte de
un barrio donde conviven con otras familias y con otros barrios, es inevitable pensar
que el contacto con otras personas y no sólo del barrio Villa Virgen de Guadalupe
(en las calles, en los espacios comunitarios, en la escuela, en el puesto de salud,
etc.) les ayudará en su integración al sector de Acahualinca y a la ciudad.
5. El pozo perforado junto a la escuela Morazán está abasteciendo agua a los barrios
del programa AACID, pero también ha tenido impacto en otros barrios que no se
encontraban dentro del área del proyecto. El nuevo pozo atiende aproximadamente
al doble de personas de las consideradas por el proyecto en el barrio Acahualinca.
Además, al brindar agua el nuevo pozo a los barrios del proyecto, el agua de la
laguna de Asososca que abastecía a estos se ha “liberado” para atender a otros
sectores de la ciudad de Managua.
Para otros impactos importantes en la población habrá que esperar para ver cómo se
producen en el transcurso de los próximos años. También habrá que esperar para ver, por
ejemplo, cómo el nuevo modelo de vivienda social (más grande y algo más cara que las
viviendas de interés social típicas) podría funcionar e implementarse en el futuro. Se
puede decir lo mismo del bien valorado diseño de la nueva escuela del barrio Villa Virgen
de Guadalupe. De igual manera, si se le presta atención y se le da continuidad a los
novedosos debates sobre planificación y vivienda social, como los fomentados por el
proyecto, este puede convertirse en un precedente muy positivo para generar un impacto
relevante en el país.
3.5 Viabilidad (sostenibilidad)
En este apartado se hará una valoración sobre la posible continuidad en el tiempo de los
efectos positivos generados con la intervención una vez retirada la ayuda. Un año de
funcionamiento del barrio Villa Virgen de Guadalupe es un tiempo razonable que nos
ofrece ya buenos indicadores para observar algún problema referente a la sostenibilidad o
para prever la sostenibilidad de ciertos componentes del programa, de sus viviendas,
servicios, equipamientos y de la urbanización.
Resultado 1
1. La sostenibilidad de las acciones del resultado 1 sobre planificación urbana y
vivienda social, por ser puntuales (cursos, concursos, foro, etc.), dependerán
en gran medida de la voluntad e interés de las principales instituciones
22
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
implicadas (Alcaldía de Managua/INVUR), aunque este ha sido suscitado e
impulsado por el programa AACID. Esta voluntad política de las instituciones
para mantener ciertos aspectos o profundizar en una determinada dirección
será también clave para el análisis de la sostenibilidad de las acciones del
programa. Y dependerá también de la continuidad que den a las políticas
iniciadas las nuevas autoridades municipales que surjan de las próximas
elecciones municipales.
Resultado 2
1. La sencillez conceptual de la urbanización, los materiales utilizados y su
mantenimiento parecen garantizar su viabilidad. El diseño de la urbanización,
además de promover la integración social y la vida comunitaria, facilita la
limpieza de la alcaldía y la vigilancia policial.
2. El tipo de construcción de las viviendas y su régimen de propiedad las hace
fácilmente sostenibles. Aunque todavía las familias no tienen el título de
propiedad, sí cuentan con la carta de asignación y la constancia de
adjudicación, que son los pasos previos a la titulación. La confianza en la
propiedad de sus propias viviendas (a diferencia de las anteriores de La
Chureca) ayudará al mantenimiento apropiado de las mismas.
3. Con los datos de la encuesta (82.6% que puntúa al proyecto de viviendas con
la nota máxima) y el contacto con la población beneficiaria se considera que
el sentimiento de pertenencia y satisfacción con la nueva vivienda es óptimo,
por lo que se descartan las ventas incontroladas de viviendas en esta etapa
del barrio (la condición de entrega de vivienda es que no se pueden vender
en 5 años). A ello ha contribuido notablemente el seguimiento de la unidad
técnica del proyecto PDIBA, que está al tanto de algunos casos especiales de
familias, a las que se ha autorizado a alquilar su vivienda por circunstancias
especiales (algo no permitido como regla).
4. La urbanización y las viviendas se realizaron con materiales nacionales,
aprovechando los sistemas de trabajo, las tecnologías y la mano de obra
locales.
5. En todo momento, la sostenibilidad de un proyecto de viviendas debe
asentarse sobre la importancia de la legalidad del terreno. En este caso, y
aun con la polémica que generaron las negociaciones y los reclamos al
respecto de los dueños (familia Martínez), finalmente se decidió una
declaratoria de utilidad pública de estos terrenos por parte de la Procuraduría
General de la República en 2009, que fue refrendada posteriormente por la
Corte Suprema de Justicia para desestimar los recursos de los dueños.
6. Los cambios culturales profundos requieren procesos continuados. El informe
del consultor de la capacitación para la reubicación señaló una serie de
efectos positivos observados por él en las capacitaciones implementadas con
todas las familias. Sin embargo, también afirmó como limitación: “El tiempo
fue muy poco dada la importancia de los temas abordados, íntimamente
vinculados a su vida diaria y al mejoramiento de sus condiciones de vida”.
7. El taller para la reubicación insistió en el debido cuidado de sus viviendas, las
cuales se encuentran en buenas condiciones según lo observado. Se valora
como algo positivo el apoyo del proyecto PDIBA con pintura para reutilizar el
material de sus casas antiguas (zinc y otros materiales), en función de cerrar
espacios en las nuevas y como intervención demostrativa de mejoramiento
y/o construcción de cercos con materiales reutilizables.
23
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
8. En las encuestas se preguntó a la población sobre cuántos cuartos usaban
para dormir. El 58.3% respondió que usaba dos o menos. El equipo técnico
del proyecto PDIBA nos comentó que esta fue una opción consciente
pensando en la inevitabilidad del crecimiento de los/as niños/as y de las
familias e incluso de la formación de nuevas familias al interior de la vivienda.
Es, por tanto, una medida pensada para la sostenibilidad de la “vida digna”
para todos los miembros de la familia.
9. Por cuestiones de presupuesto no se protegió el zinc de la cubierta con
anticorrosivo, con lo cual la vida útil del zinc (techo) disminuye sensiblemente.
En la medida de lo posible debería subsanarse esta deficiencia de la
sostenibilidad de los techos, preferiblemente con la participación de los/as
beneficiarios/as.
10. Para las familias que habitan las 258 viviendas del barrio el pago de los
servicios básicos es el aprendizaje de un hábito nuevo. En este sentido, la
realización de pagos de forma escalonada resulta una interesante propuesta
“pedagógica” para “irse acostumbrando al pago”. De hecho, ya se está
pagando el servicio del agua y el pago de la energía eléctrica comenzará
pronto. Definitivamente el pago de estos servicios no gusta a la población:
hay pobladores que nos reconocieron que no pagan y hay quien se quejó de
que les dijeron que no pagarían luz y agua durante 2 o 3 años. Pero la
ciudadanía implica deberes también, como apuntábamos en un apartado
anterior, lo cual es un nuevo aprendizaje.
11. Muchas veces se ha valorado en el ámbito de la cooperación el posible
inconveniente de que los/as beneficiarios/as no aporten “nada” (en tiempo,
dinero, etc.) al proyecto de su nueva casa. Este posible inconveniente es el
de no valorar en su justa medida lo recibido. Aun entendiendo el caso muy
particular de La Chureca, no aportar nada dificulta los cambios en la “cultura
de la mano extendida”, a la que habían contribuido muchos grupos y
organizaciones asistencialistas que habían llegado años atrás a La Chureca,
por lo que habría que seguir pensando en cómo fomentar cambios culturales
en una población que ha recibido mucha ayuda asistencial y todavía no se
quiere acostumbrar a la nueva vida, en la que ya no hay prácticamente
ayudas. En las encuestas de 2014 ya se constata un cambio en la realidad de
las ayudas asistenciales a las familias del barrio, ya que el 87.4% de las
familias asegura que no reciben ayuda, lo cual difiere completamente de los
datos del año 2009, en el que el 91.1% aseveraba que sí recibían ayuda.
12. El nuevo barrio tiene una buena conexión con el resto de la ciudad, aunque
las vías de acceso puedan mejorarse en el futuro.
13. Existe una sistematización o manual de reubicación, que está publicada y que
ha sido compartida con personal de otros distritos de Managua. También se
cuenta con una sistematización de la experiencia organizativa y de la
capacitación para futuras intervenciones similares en Managua y en el país.
14. La apropiación del proceso por parte de los receptores de la ayuda (alcaldía y
familias) se considera alta. Se observa que la alcaldía ha liderado y asumido
como propios los planes impulsados por el programa. Las personas
consideradas como beneficiarios/as pueden y deben sentirse cada vez más
protagonistas también de la intervención realizada y de la gestión presente y
futura de lo que ha dejado el proyecto, de sus viviendas y equipamientos
comunitarios.
15. Las diferentes versiones (de líderes y lideresas del barrio, de una lideresa de
los Gabinetes de Salud, Comunidad y Vida de la otra etapa y del equipo
24
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
técnico del PDIBA) sobre la disolución real del comité de líderes coinciden en
la falta de voluntad o de sentimiento de su necesidad, por parte de las
familias del nuevo barrio. Sin embargo, contradictoriamente hay quien nos ha
señalado ya la necesidad de su existencia ante ciertas problemáticas del
barrio y alguna lideresa nos ha mostrado su disposición a volver a formar
parte de dicho comité.
16. El tema de la organización comunitaria en el barrio es clave para la
sostenibilidad de la convivencia y la solución de las problemáticas que
surgen. La falta de organización barrial no ayuda a enfrentar los problemas
comunitarios. Un grupo organizado del barrio podría negociar mejor ante las
instituciones o empresas correspondientes y/o también hablar con los/as
vecinos/as implicados y/o morosos/as en algún servicio, en función del bien
común del barrio.
Resultado 3
1. El sistema de bombeo de agua potable construido se encuentra adaptado
tecnológicamente al país y a las capacidades institucionales de las entidades
responsables (ENACAL).
2. La sostenibilidad del servicio de agua a los barrios queda en manos de
ENACAL, la institución competente en la materia. Los gastos de
mantenimiento, de energía eléctrica para el bombeo o de personal están a
cargo de ENACAL y quedan garantizados.
3. Los estudios realizados (sobre agua potable y sobre saneamiento) ponen las
bases para actuaciones futuras. El nuevo tanque de almacenamiento de
agua, señalado en dicho estudio como necesidad y como paso posterior al
pozo, está construyéndose en la actualidad.
Resultado 4
1. A nuestro juicio, debe resaltarse la importancia del modelo de responsabilidad
compartida y la participación de la población del barrio como promotoras/es
(de violencia, de salud, de educación), en coordinación con las instituciones
estatales correspondientes.
2. En cuanto a la sostenibilidad de la escuela, esta fue entregada al MINED, que
queda a cargo de la misma y de su matrícula, con alrededor de 600
alumnos/as en el año 2014. Debe ponerse atención al problema de la
asistencia de los/as niños/as a la escuela en los próximos años, con medidas
apropiadas como la “merienda escolar”, que se implementa en las escuela, o
el acompañamiento a las familias más problemáticas.
3. La sostenibilidad de la educación de la niñez y la adolescencia depende
mucho del trabajo con padres y madres. Hay quien nos habló de “disciplinar
a los padres” para que el niño sea puntual, vaya a clase, cuide su higiene,
etc.
4. La alcaldía debe ser considerada como la institución clave para el análisis de
la sostenibilidad, tanto en relación con el barrio Villa Virgen de Guadalupe
como con el barrio Acahualinca. La relación y la comunicación fluida con las
diferentes instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil serán
factores importantes para la sostenibilidad futura.
5. Se vislumbra una continuidad difícil de algunas actividades culturales y
deportivas cuando se acaben los fondos de dichas actividades para
25
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
equipamientos deportivos o profesionales. Aun así, se prevé que continuarán
también algunas actividades bajo la responsabilidad de las organizaciones
culturales y deportivas existente en el Distrito II de Managua (Movimiento
Cultural Leonel Rugama, y el Movimiento deportivo Alexis Arguello). Además,
valoramos positivamente la presencia de porterías de fútbol en el barrio,
impulsadas por el proyecto PDIBA, que seguirán usándose en el futuro para
la práctica del deporte.
6. Para la sostenibilidad de la inversión en el parque Acahualinca las personas
participantes en el grupo focal pidieron más seguridad o presencia de policía
para evitar el vandalismo y la presencia atemorizante de las pandillas en
dicho parque.
7. Los espacios públicos del barrio (el centro cultural y los juegos infantiles)
deben tener una mínima iluminación para que pueda ser usada por la
población y no por personas poco respetuosas de dichos espacios.
Aun con valoraciones positivas en muchos aspectos de la sostenibilidad del programa
AACID (y del proyecto PDIBA en general), entre las personas consultadas hay varias que
opinan que debería haber algún tipo de continuidad a través de un proyecto como este,
que ha iniciado un cambio radical en los modos de vida de la población de la antigua
Chureca, continuidad que debería enfocarse fundamentalmente al acompañamiento
social, sobre todo, a niños y adolescentes. Y es que ante un proyecto de este tipo pueden
chocar dos concepciones: una, que considera que un proyecto de tanta inversión debería
ser ya sostenible al final de su período de ejecución; y otra, que los cambios culturales
para personas que cambian de forma radical su modo de vida son tan dilatados en el
tiempo que el acompañamiento social sigue haciéndose necesario. Por nuestra parte, nos
inclinamos más a compartir esta segunda visión.
3.6 Coherencia
El grado de consecución de los objetivos previstos de un programa depende, en cierta
medida, del diagnóstico y de la calidad de la propuesta y del marco lógico pensados a tal
efecto. De ahí que el análisis de este criterio de análisis de la coherencia se realice a dos
niveles: uno interno, que valora la articulación de los objetivos de la intervención con los
instrumentos propuestos para lograrlos y su adecuación a los problemas; y otro externo,
que analiza la compatibilidad de la intervención con otras estrategias y programas con los
que pueda tener sinergias o complementariedad.
Desde el punto de vista de la coherencia interna, los problemas identificados se
corresponden con los resultados propuestos y las actividades planteadas responden
también de forma coherente a los mismos. En términos generales el marco lógico tiene
una buena lógica de intervención tanto vertical como horizontal.
La complementariedad con el proyecto AECID proporciona al programa AACID una
herramienta de un gran valor orientativo, que es el diagnóstico socioeconómico realizado
en 2009 a todas las familias de La Chureca. Dichas encuestas marcan la línea de base de
la que se parte para poder ir comprobando las mejoras en los diferentes aspectos de la
encuesta (salud, educación, trabajo, ingresos, etc.) e incluso también en aspectos
habitacionales y urbanísticos, más propios del programa AACID. Las preguntas de la
encuesta fueron reforzadas en 2014 para captar otros aspectos finales y de satisfacción
con el proyecto, con los aportes del responsable de la AACID en Nicaragua, del
26
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
responsable del proyecto PDIBA de la AECID, de la propia codirectora del PDIBA y del
equipo consultor. Aunque no es una línea de base que abarca de manera completa (a
todos sus resultados) ni al proyecto AECID ni al programa AACID, sí al menos nos
proporciona unos niveles elevados de detalle sobre los alcances del proyecto en la
población del barrio Villa Virgen de Guadalupe que antes habitaba en La Chureca.
Si observamos la lógica vertical del marco lógico y las relaciones causa-efecto del
mismo, el objetivo general habla de contribuir al desarrollo integral del barrio Acahualinca,
potenciando el carácter modélico de la intervención para la mejora y crecimiento de áreas
urbanas en el país, mientras que el aporte fundamental que plantea la AACID para el
proyecto PDIBA es la mejora de las condiciones urbanas y habitacionales del barrio
(objetivo específico del programa). Los cuatro resultados o componentes del programa
contribuyen de forma lógica al cumplimiento de los objetivos: planificación participativa
para la reordenación y mejora urbana y habitacional en el barrio Acahualinca (resultado
1); reubicación en viviendas dignas de 200 familias en condiciones de insalubridad y alto
riesgo (resultado 2), asegurada la disponibilidad de servicios de agua potable y
saneamiento de calidad para todos los habitantes del barrio de Acahualinca (resultado 3);
construido equipamiento social y comunitario adecuado y estratégico que incida en la
mejora de la calidad de vida y en la valoración de la población (resultado 4). No obstante,
tal vez la alusión a la mejora urbana y habitacional del barrio Acahualinca y a la
reordenación urbana no debería haber aparecido en ambos objetivos (específico y
general), pues la consecución de esos aspectos en el objetivo específico debería
llevarnos a un objetivo de grado superior.
Hay dos resultados que tuvieron problemas de cumplimiento (resultado 1 y 3). Estos
problemas se deben a varios factores: a la redacción concreta del resultado, en algunos
casos a que son demasiados ambiciosos o a que no se valoró suficientemente la
importancia de los factores externos. En el caso del resultado 1, que apunta a un plan de
reordenación urbana (también presente en el objetivo específico), sí está redactada una
hipótesis que dice: “La Alcaldía Municipal cuenta con capacidad y voluntad para la
implementación de la planificación urbana desarrollada”. Aquí podemos observar que
estaba planteada una hipótesis cuya valoración posterior no fue tan optimista una vez
comenzado el programa, por lo que se optó por eliminar este proceso participativo de
reordenación urbana, que requiere de una cierta inversión, pero también de un gran
esfuerzo en tiempo de la propia institución. En el caso del resultado 3, creemos que el
resultado fue formulado de forma demasiado ambiciosa (“para todos los habitantes del
barrio Acahualinca”), a sabiendas de las profundas deficiencias en el sistema de agua
potable y en el alcantarillado del barrio, mostradas por el diagnóstico de TRAGSA de 2008
y recogidas en el documento de formulación del programa: un 50% de todas las viviendas
del área sin alcantarillado y un 50% de hogares sin alcantarillado sanitario en los
asentamientos espontáneos del sector. Lo más apropiado, a nuestro entender, hubiera
sido redactar un resultado que dependiera exclusivamente de la intervención del
programa de la AACID, como así lo fue en otros resultados. No obstante, si no se eligiera
esta opción y hubiera existido en el momento de la formulación una convicción fuerte de
que el resto de obras de ampliación del sistema de agua potable y del alcantarillado
estaba asegurado con los fondos de la AECID, al menos dicha hipótesis debería haber
quedado plasmada en las hipótesis correspondientes al resultado 3.
Se considera que las actividades formuladas para los cuatro resultados son necesarias y
suficientes para alcanzar los resultados y objetivos previstos. Sin embargo, el
cumplimiento de los resultados también depende de hipótesis que deben ocurrir para que
27
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
el programa cumpla su objetivo. En general, las condiciones previas de la formulación del
proyecto se cumplen para facilitar la ejecución de las actividades, pues son
requerimientos mínimos relativos sobre todo a las instituciones participantes. También las
hipótesis se cumplen, en general, satisfactoriamente y posibilitan la consecución de
objetivos del programa. Muchas de estas hipótesis se refieren a la alcaldía y a la
población de La Chureca, que se apropian y lideran bien del programa y colaboran
respectivamente para hacerlo posible. Por ejemplo, en los resultado 1, 2 y 4 se puede
destacar el cumplimiento de las hipótesis en lo que respecta al liderazgo de la alcaldía y la
facilitación de la gestión de varios aspectos del programa, así como la voluntad de la
población de reubicarse. Las hipótesis del resultado 3 se cumplen, en gran parte, por la
voluntad y los aportes de ENACAL.
En un programa como el que estamos evaluando, dado el gran protagonismo de la
alcaldía, un factor externo que podría causar el fracaso del proyecto (o de componentes
parciales) o causar serios problemas para su ejecución es el del cambio en las
autoridades municipales. En este caso, las nuevas autoridades municipales retomaron
con plena apropiación la idea del proyecto de las autoridades anteriores,
Para la lógica horizontal del marco lógico, aparte de las hipótesis o factores externos
anteriormente citados, es fundamental la definición de buenos indicadores por cada
resultado u objetivo, que deberán especificar grupo beneficiario (para quiénes), la
cantidad (cuánto), la calidad (cómo), el tiempo (cuándo), la ubicación (dónde). De ahí que
el indicador debe ser medible (con información disponible u obtenible), objetivo (que
refleje hechos y no impresiones subjetivas para que todas las personas puedan coincidir
en si se ha cumplido o no), y verosímil (que los cambios registrados puedan atribuirse al
proyecto o programa en cuestión)5.
Podemos afirmar que los indicadores son adecuados para medir la consecución de cada
uno de los resultados. Además, son indicadores claros y fácilmente medibles. En lo que
respecta a las fuentes de verificación, la correspondencia con los indicadores es bastante
clara en este programa, aunque a veces no coinciden en número con los indicadores.
Para una mayor claridad, se recomendaría especificar la relación entre cada indicador y
la/s fuente/s de verificación de dicho indicador, resaltando en la formulación del programa
esa relación por niveles en la tabla correspondiente o por medio de letras indicativas (por
ejemplo, el indicador I1R1 con sus fuentes de verificación FV1I1R1 y FV2I1R1, etc.).
Por todo lo dicho, se considera que el programa tiene una buena lógica y adecuación en
sus objetivos, resultados, actividades, indicadores e hipótesis. Sin embargo, a
continuación, se plantean algunos comentarios (menos significativos) o posibles mejoras
sobre la relación horizontal entre fuentes de verificación, indicadores y resultados.
•
En el resultado 1 se habla de la reordenación urbana del barrio Acahualinca con
“indicadores adecuados de calidad de vida urbana, en especial para mujeres,
niños y discapacitados”. Si se le concede importancia a estos indicadores, como
para aparecer en la redacción del resultado, al menos deberían estos indicadores
del plan de reordenación urbana haber aparecido como un indicador más con
5
NORAD. Enfoque del Marco Lógico como herramienta para planificación y gestión de proyectos orientados
por objetivos. 1993. Pág. 39-42. Disponible en internet (13 de febrero de 2013):
http://pendientedemigracion.ucm.es/cont/descargas/documento31576.pdf?pg=cont/descargas/documento3157
6.pdf
28
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
•
algún nivel de concreción mayor. En caso contrario, podría haberse eliminado esa
parte de la formulación del resultado, para haberse concretado en un indicador o
actividad concreta.
En cuanto al resultado 3, se valora que el conjunto de los indicadores no alcanzan
a demostrar que se ha cumplido la totalidad del resultado 3, que habla de
“disponibilidad de los servicios de agua potable y saneamiento de calidad para
todos los habitantes del barrio de Acahualinca”. En este caso, hubiera sido
preferible no apuntar a “todos los habitantes” en el resultado, esperando aportes
de otros financiadores (AECID), y centrarse en lo que se puede conseguir con el
aporte que puede hacer la AACID con su presupuesto.
Desde el punto de vista de la coherencia externa se puede decir que el programa se
desarrolla de forma coherente con el Programa Operativo por País Preferente (POPP) de
la AACID en Nicaragua 2009-2011. En este programa se afirma que las zonas prioritarias
serán las áreas del mapa de Nicaragua con mayores niveles de pobreza, pero también las
“zonas urbanas marginales de Managua”6. La actuación de este programa se encuadra
perfectamente en la línea prioritaria 1 de este POPP, centrada en “servicios sociales
básicos, con especial incidencia en educación básica, salud primaria y reproductiva,
vivienda digna, saneamiento y acceso a agua potable y seguridad alimentaria”. Sin
embargo, el proyecto PDIBA al que complementa este programa también contiene
elementos de otras líneas prioritarias de dicho POPP: apoyo institucional, atención a
grupos de población más vulnerables, dotación de infraestructuras y mejora de la calidad
del medio ambiente. Se puede decir que los componentes del programa se identifican con
las líneas de desarrollo locales y con las líneas promovidas por la Junta de Andalucía en
Nicaragua, tal como se plasmó en el documento de formulación del programa. También el
programa se ubica de forma coherente con lo que propone el Plan Director de la
Cooperación Española 2009-2012 en cuanto a contenidos temáticos de servicios sociales
básicos (vivienda, agua, educación, etc.).
3.7 Apropiación
La valoración general es que ha habido una buena participación y apropiación por parte
de las instituciones correspondientes. La alcaldía de Managua, a través de la unidad
técnica contratada por la propia alcaldía, ha sido la gran protagonista del proyecto PDIBA,
en su ejecución y seguimiento. Aunque es cierto que el diseño y formulación de la
intervención fue realizado por la empresa TRAGSA, por encargo de la AECID, con
consultas a todas las instituciones públicas implicadas, no cabe ninguna duda de que la
problemática de la basura, del vertedero y del asentamiento de La Chureca estaba en la
agenda de la Alcaldía de Managua. En cuanto al proyecto habitacional de la AACID en
Villa Virgen de Guadalupe, ha sido perfectamente asumido y apropiado por las
autoridades nicaragüenses, lideradas por la Alcaldía de Managua, que en todo momento
ha tomado las decisiones estratégicas y operativas del mismo. Algunos hechos que
demuestran la apropiación son los siguientes.
1. La Alcaldía de Managua participó inicialmente en el diseño técnico de la
urbanización (desde la Dirección de Urbanismo), aunque luego no estuvo
demasiado al tanto de su ejecución. La alcaldía asumió su papel de liderazgo
6
Ver POPP Nicaragua 2009-2011 en:
http://www.juntadeandalucia.es/aacid/images/Ambitos/POPP_Nicaragua_AACID_09_10.pdf
29
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
2.
3.
4.
5.
6.
en las actividades del fomento de la planificación, aunque con una cierta
descoordinación con la Dirección de Urbanismo
La Dirección de urbanismo de la Alcaldía encontró la nueva urbanización
adecuada al Plan Regulador de Managua, especialmente por sus conexiones
con los barrios vecinos y su posible entronque con el proyectado paseo
costanero.
Hoy en día es clara la apropiación de la nueva urbanización por parte de la
alcaldía y sus responsabilidades en ella.
En el programa AACID, las solicitudes de modificación del programa fueron
realizadas por la alcaldía y las decisiones diarias de la ejecución estaban en
manos del personal del proyecto (contratado por la alcaldía).
Otras instituciones involucradas en el proyecto (Ministerio de Salud,
Educación, INATEC, Policía, etc.) han liderado, ya desde el funcionamiento
del proyecto PDIBA, las comisiones que han funcionado y las acciones de su
sector en el barrio.
La población se ha apropiado, en su inmensa mayoría de las viviendas de las
que son propietarios/as, Otra apropiación más compleja, pero con igual
importancia, es la que la población ha comenzado a hacer de “su barrio”.
Han existido varios acuerdos entre instituciones para la puesta en marcha de diferentes
componentes del programa, como es el caso del convenio realizado entre la Alcaldía de
Managua y ENACAL, para la puesta en marcha de las actividades del resultado 3. Todas
las demás instituciones públicas implicadas han participado en el componente de
intervención que les afectó. La apropiación tiene que ver con cómo las instituciones
ejercen un liderazgo efectivo sobre sus políticas y estrategias de desarrollo, en este caso,
acompañadas de cerca por la Alcaldía de Managua y por la unidad técnica del proyecto
PDIBA.
El taller de revisión y validación de las conclusiones iniciales del equipo consultor (tras el
trabajo de campo, las entrevistas y los grupos focales) es una actividad importante para la
revisión y validación de las mismas, pero también para la apropiación por parte de actores
del programa de las impresiones y resultados preliminares del trabajo de evaluación
externa realizado, recogidas de bastantes actores y beneficiarios/as del programa, de
cara a futuras intervenciones en los diferentes campos del programa. A este taller
acudieron personas de las diferentes instituciones que jugaron un papel importante en el
programa, para expresar sus opiniones y matizaciones sobre los hallazgos iniciales
hechos por el equipo consultor.
Se estima que hubo buena comunicación con las personas de La Chureca, ahora ya en el
barrio Villa Virgen de Guadalupe. De hecho, en la comunidad se ha valorado
positivamente el trabajo diario que han realizado las diferentes personas del equipo
técnico, y en particular las promotoras del proyecto, por su cercanía, escucha y
comunicación sobre los alcances y avances del proyecto. Las asambleas o reuniones
comunitarias existieron por sectores en todo el período de La Chureca. Sin embargo, las
asambleas o reuniones generales con sectores o la totalidad de las familias en el nuevo
barrio no han existido, a excepción de algún caso aislado, como el de la problemática de
los montos elevadísimos de las facturas de agua que recibieron algunas familias. En el
caso de las viviendas, la población fue consultada sobre el modelo que prefería y ese fue
el que se puso en práctica, por lo que pudieron opinar y apropiarse como comunidad del
tipo de casa que querían. Pero también es cierto que un 28% de las familias consultadas
opinaron en las encuestas que a las viviendas les faltaban determinados acabados
30
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
(azulejos y doble techo, sobre todo, y también la pintura total del exterior de la vivienda),
recalcando bastantes de ellas que no les dieron la vivienda que les habían prometido, tal
vez a causa de no haber establecido desde el proyecto un mínimo de lo que tendría la
vivienda desde el principio, para no fomentar expectativas que al final no se
correspondieron con la realidad.
3.8 Alineamiento
Se estima que la cooperación andaluza con este programa ha sido coherente con las
estrategias e instrumentos de planificación de los socios en el país y ha tratado de
enmarcar su ayuda en las estrategias de desarrollo del municipio y del país. Una de las
preocupaciones de la alcaldía en los últimos años ha sido la de atender, y en algún caso
reubicar, a las familias pobres de Managua que viven a orillas del lago en lugares de
riesgo. La Chureca perfectamente encajaba en esa población meta, con todas las
especificaciones y estigmatizaciones que cargaban sus pobladores por trabajar en el
vertedero. Se puede afirmar que las estrategias, actividades y procedimientos se han
hecho siguiendo las estrategias, leyes y normativas de Nicaragua. Señalamos algunos
1. La AACID se convirtió en un socio del acuerdo previo entre AECID-Alcaldía
de Managua para la ejecución del proyecto PDIBA y fomentó que las
actividades fueron dirigidas por instituciones locales y desde sus lineamientos
técnicos y políticos.
2. La urbanización está perfectamente de acuerdo con las políticas y normas
generales de urbanización de Nicaragua, y concretamente de Managua. Y en
el futuro, las viviendas y el barrio deberán participar lógicamente en los
lineamientos generales de la alcaldía y demás instituciones nacionales.
3. Pese a la intervención del INVUR, los diseños de las viviendas difieren de las
“oficiales” de interés social, las típicas de 6 m x 6 m. El proyecto optó por
mejorar este modelo típico, dadas las circunstancias del barrio y de la
población y el carácter modélico o demostrativo del proyecto, con el
beneplácito del INVUR.
4. Los pasos seguidos en el proceso de construcción de las viviendas se ajustan
a las normativas y lineamientos de las instituciones nacionales.
5. Los procedimientos de AACID son considerados normales y no complicaron
las gestiones administrativas habituales del equipo del proyecto PDIBA o de
la alcaldía a la hora de hacer desembolsos para las actividades, para
compras directas o licitaciones de bienes o servicios.
6. Hay un alineamiento con la política estatal de agua potable y con las acciones
de futuro propuestas por el estudio aprobado por ENACAL: el pozo en la
escuela Morazán financiado por el programa y, más tarde, la construcción de
un tanque de ENACAL para abastecer a 12 barrios (de los microsectores 54 y
55), actualmente en construcción. Además, quedó el estudio sobre
alcantarillado sanitario de 12 barrios, también aprobado y en manos de la
institución rectora en esta materia, ENACAL:
7. Las actividades de organización barrial y capacitaciones estuvieron en línea
con las directrices gubernamentales y municipales de estructurar a la
población en torno a temas de su interés.
31
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
3.9 Armonización
La coordinación entre todas las instituciones implicadas ha sido correcta y fluida, desde el
liderazgo de la Alcaldía de Managua. También, aunque en menor grado, se han articulado
desde el proyecto organizaciones no gubernamentales que trabajaban en la zona.
La armonización de la intervención de la AACID se ha realizado a través del equipo de
trabajo del proyecto PDIBA, y en conjunto con las diferentes instituciones donantes y
participantes (AECID y otras). De hecho, la comunicación fluida entre las 3 instituciones
citadas no hubiera sido tan fácil sin la presencia de un equipo de trabajo propio y
centralizado en el proyecto PDIBA. Con el aporte de la alcaldía de Managua se alcanzó la
cifra del total de aproximadamente 600 viviendas construidas que conforman el barrio Villa
Virgen Guadalupe. Consideramos, además, adecuado el procedimiento de comunicación
entre los 3 actores. Por ejemplo, las cartas de no objeción de la AACID a solicitudes de
modificaciones de presupuestos (carta alcaldía), por ser complementario el programa al
de AECID.
El diseño de las viviendas contó con propuestas diferentes y la participación de INVUR,
alcaldía y AACID, en buena coordinación. Y también contó con la opinión de
beneficiarios/as.
En la construcción de la urbanización y las viviendas, liderada por la alcaldía y su
codirectora del proyecto, colaboraron ENACAL, INE, MINED, MINSA, Policía Nacional,
entre otras instituciones, sin mayores problemas de coordinación. Fue algo baja la
participación de la Dirección de Urbanismo de la alcaldía en esta fase constructiva, según
su propia opinión.
La negociación de las actividades del resultado 3 (sistema de agua) y de los aportes de
cada institución fueron logrados desde el entendimiento ENACAL/ALMA/AACID en torno a
lo que podía y debía hacerse con el presupuesto disponible. En el componente del agua
potable hay que resaltar el importante trabajo de cooperación española en Nicaragua y en
el mundo, por lo que se puede afirmar que los estudios sobre agua potable y saneamiento
del programa están en línea con una de las prioridades de la cooperación española,
especialmente visible en Nicaragua. La AECID ha destinado 150 millones de dólares a
este tema y ha impactado en la vida de 540,000 personas (110,000 hogares).en los
últimos cinco años. Según el responsable de la Unidad de Desarrollo Sostenible, Agua y
Saneamiento, de la AECID, Miguel Torres, el 84.6% de este fondo se ha dirigido a
ENACAL para ejecutar proyectos en el área urbana7, por lo que la contribución del
programa de la Junta de Andalucía se muestra complementaria a este esfuerzo de la
cooperación española en Nicaragua.
La AACID complementa las obras identificadas por la AECID en los barrios del programa.
Por ejemplo, a las obras de mejora en las escuelas de la AECID, se suma la AACID en la
escuela Morazán, en la mejora de parques y canchas deportivas o en inversiones de
mejorar de infraestructuras en la Casa del Adolescente y en la Escuela Taller de
Acahualinca.
7
Jarquín, L.: Cooperación ha invertido US$ 297 millones en agua. El Nuevo Diario. Nicaragua. Disponible en
internet (18 febrero 2013): http://www.elnuevodiario.com.ni/nacionales/275262-cooperacion-invertido-us297-millones-agua
32
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Ha existido coordinación además con otros actores de cooperación que han trabajado
durante el período del programa, como es el caso de la UNOPS, agencia de Naciones
Unidas encargada de varios de los trabajos de la urbanización del barrio Villa Virgen de
Guadalupe.
Hemos podido escuchar críticas diferentes de doble dirección acerca de la relación
mejorable entre la alcaldía y algunas ONG (otras ONG se integraron mejor en el trabajo
de las comisiones coordinadas desde el PDIBA). De las ONG se nos ha dicho que eran
muchas las que llegaban a La Chureca, que no hacían propuestas al proyecto, que
actuaban por su cuenta o que eran demasiado asistencialistas. En el caso contrario, se
habla de una alcaldía que no daba suficiente información sobre el barrio, que no
convocaba a todas a las reuniones, o que convocaba a reuniones y comisiones
fundamentalmente para proponer que las ONG se sumen a las actividades de las
instituciones. Armonizar y coordinar acciones va en beneficio de la población beneficiaria.
En este sentido, una mejor coordinación y comunicación sobre los diferentes esfuerzos
que se llevan a cabo en el barrio Acahualinca redundaría en más eficacia y eficiencia de
los programas aquí desarrollados. Un esfuerzo de ambas partes debe pasar por
reconocer el liderazgo de las instituciones públicas y por el importante papel que la
sociedad civil y sus proyectos pueden jugar en un barrio como el de Acahualinca.
4-
Prioridades horizontales del Plan Andaluz de Cooperación 2008-2011
4.1 Enfoque de género
Antes del comienzo del proyecto, ya se disponía de datos y estadísticas de las brechas de
género entre hombres y mujeres en La Chureca. Estas estadísticas de la línea de base
(antes y después del proyecto) nos proporcionan una valiosa información sobre los
cambios que se han producido en los temas de equidad de género en la población y nos
dan pie para poder hacer juicios acerca de en qué medida estos cambios han sido
influenciados o provocados por el proyecto PDIBA.
En cuanto al ámbito laboral, según datos del censo realizado por Dos Generaciones en el
basurero de La Chureca trabajaban 1267 personas, de las que el 27.8% eran mujeres
(345). El dato que arroja el diagnóstico socioeconómico de 2009 es similar: un 35% del
total de las personas que trabajaban en el reciclaje de basuras eran mujeres. Hoy en día,
aunque todavía hay personas que siguen trabajando en el reciclaje de basuras fuera del
trabajo de la planta, la gran mayoría de las familias trabajan (o han tenido en algún
momento la oportunidad de trabajar en ella) en la planta de reciclaje de desechos sólidos.
Del personal de la planta de las antiguas familias de La Chureca, según la encuesta de
2014, el 44% de las personas que trabajan son mujeres. Esto demuestra un avance
significativo en cuanto a la inserción en el mercado laboral y en cuanto a la autonomía
económica de las mujeres.
El avance también es sustantivo (para hombres y para mujeres) en cuanto a condiciones
de seguridad e higiene en el trabajo y a la garantía del seguro social (antes inexistente).
Si analizamos los salarios declarados por hombres y mujeres que reconocen tener un
salario permanente, podemos percibir también el cambio en los salarios de las mujeres,
que ahora alcanzan el 91% del salario promedio de las personas encuestadas, mientras
que en 2009 alcanzaban solo el 61% del salario promedio de las personas que decían
33
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
tener un salario permanente. Esto se debe, en gran parte, a la existencia de trabajo en la
planta, pues ahora reconocen tener un salario permanente 127 mujeres y en 2009 solo
22.
Esto es lo que dicen las encuestas realizadas. Sin embargo, en uno de los grupos focales
que se llevaron a cabo para analizar (primero entre mujeres y luego entre hombres) los
resultados preliminares de las encuestas, una mujer sacó a relucir un aspecto cualitativo
importante que tal vez no se visualiza en las estadísticas. Ella nos contó las dificultades
que pasaban las “mujeres solas” que quería recolectar materiales en La Chureca, al ser
amedrentadas, violentadas o incluso marginadas por la fuerza para que no pudieran
competir en la recogida de materiales con otros hombres. Esto parece ser, según su
testimonio, algo que no les pasaba a las mujeres que iban a La Chureca con su pareja,
pero sí les sucedía a las mujeres que iban solas. Esto evidentemente ha cambiado en la
actualidad.
En torno a la equidad de género entre hombres y mujeres de estas familias, es muy
importante que las brechas educativas se vayan reduciendo. Y así ha estado sucediendo
en los últimos años. Los niveles académicos, medidos desde el último año o grado
aprobado, muestran una mejoría para hombres y para mujeres. En 2009 los índices
académicos eran muy similares para hombres y para mujeres. En 2014, hay un mayor
porcentaje de mujeres que de hombres, a partir de 5º grado de Primaria. Y llama la
atención que hay un 2.7% de mujeres en la universidad, por solo 1.4% de los hombres.
Sin embargo, todavía hay más mujeres (16%) que hombres (12%) sin ningún tipo de
escolaridad, aunque este dato ha descendido en 5 puntos porcentuales tanto para
hombres como para mujeres. En cuanto a la formación ocupacional, los niveles de
formación entre hombres y mujeres en 2009 eran similares (37% y 36%). Sin embargo, en
2014 son las mujeres quienes se destacan por encima de los hombres, con un 45% sobre
el 35% de hombres que expresan haber recibido formación ocupacional. Este tipo de
formación es fundamental para la inserción de las mujeres en el mercado laboral y se
puede afirmar que el proyecto PDIBA ha contribuido a que esto haya sido así.
En relación con la formación ocupacional, debe destacarse que en la actualidad existen
40 microemprendimientos para el autoempleo entre estas familias, mayoritariamente de
mujeres, que fueron acompañados con su correspondiente capacitación y microcrédito.
Aunque el programa de Usura Cero beneficia fundamentalmente a las mujeres en el
barrio, se nos informó que en el caso de este barrio se hizo una excepción a la regla (solo
mujeres como beneficiarias del programa Usura Cero del Gobierno) y se aceptó también a
varones como destinatarios de microcréditos.
El programa de la AACID ha contribuido al aumento de los activos de la familia,
fundamentalmente con la nueva vivienda entregada. Se ha fomentado desde el proyecto
que los dueños de esta vivienda sean ambos cónyuges, y de hecho 59 de las 247
viviendas encuestadas (24%) están a nombre de ambos. Respecto al resto de viviendas,
hay un dueño único de la casa en 78 casos (31%), y una dueña única en 110 hogares
(44%). Este también es un buen dato en comparación con las estadísticas nacionales y
con las posibilidades de que las mujeres y sus hijos puedan sufrir problemáticas en caso
de que el nombre de la vivienda esté solamente a nombre del cónyuge masculino.
Otro aspecto importante que va más allá de lo económico y lo laboral es la participación
comunitaria y política de las mujeres. A lo largo del proyecto, funcionó el comité local de
líderes, formado en su mayoría por mujeres. Las mujeres lideresas han tenido siempre
34
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
una fuerte influencia en los asuntos de la comunidad, cuando las familias habitaban el
asentamiento de La Chureca. De hecho, Ramona López, una de las lideresas de La
Chureca ya fallecida, que ha dado nombre al centro cultural del nuevo barrio en su
recuerdo, fue la lideresa con la que habló la exvicepresidenta del Gobierno español en la
visita a La Chureca de 2007 que dio origen al proyecto.
Hemos hablado ya de manera muy positiva en otros apartados de esta evaluación acerca
de las promotoras solidarias voluntarias y de otros tipos de promotores/as en el barrio. La
contribución que hacen de forma voluntaria en los campos de la prevención de la
violencia, de la salud y/o de la educación debe resaltarse. Sin embargo, estas tareas de
promotoras se encuentran feminizadas, es decir, mayoritariamente son llevadas a cabo
por mujeres del barrio. No hay ningún hombre en el grupo de promotoras que luchan por
prevenir y combatir la violencia en los hogares y en el barrio, de la mano de la Policía
Nacional, y solo existe un hombre como promotor de salud en el barrio. Si hablamos de
relaciones de género, situaciones como estas deben también ser transformadas en la
realidad y en la mentalidad de las personas, para cuestionar los roles de hombres y
mujeres en los hogares y en la sociedad. En concreto, habría que incentivar el
conocimiento amplio y el debate sobre la existencia del hombre promotor de salud en el
barrio, para facilitar que esto pueda darse también en otros roles familiares y comunitarios
normalmente asignados a las mujeres. Las reflexiones personales y colectivas de estos
hechos deberían abonar a un replanteamiento general de los roles de género
tradicionales de hombres y mujeres.
En el ámbito de la realización de tareas y de los roles al interior del hogar, que pocas
veces se mide en un proyecto de cooperación y en muy pocas ocasiones se trabaja desde
los proyectos, hemos encontrado datos de retroceso en la participación masculina en las
tareas del hogar, según lo expresado por las personas de las familias que completaron las
encuestas. En todas las actividades enumeradas por la encuesta (cuidado de los/as
niños/as, lavado y planchado, preparación de alimentos, ayudar a estudiar a los hijos,
cuidado a enfermos/as, limpieza y orden en la casa, reparación de las cosas de la casa),
los hombre descendieron en su porcentaje de realización de las mismas en el hogar
aunque mínimamente en la mayoría de estas. En el único caso en que el hombre es más
señalado que las mujeres (reparación de las cosas de la casa), hay también un descenso
respecto a 2009, del 81% al 57%. Esto quiere decir que no basta con alguna capacitación
sobre la temática de la igualdad de género y sobre la arbitrariedad impuesta de los roles
asignados a hombres y mujeres para llevar adelante cambios en aspectos culturales
como este que se viven al interior del hogar. Hay que recalcar que este proyecto se
comporta de manera excepcional al medir este aspecto en su línea de base, pero no
estaría de más que este tema pudiera estar presente en alguna actividad o indicador, para
que realmente se dedicaran esfuerzos de forma más efectiva a conseguir una mayor
igualdad de género también en el hogar.
Han existido capacitaciones sobre igualdad de género promovidas por el proyecto PDIBA
que han dado pasos en la concienciación sobre la igualdad de género. Además, la
codirectora del proyecto es una mujer y el equipo de la unidad técnica del PDIBA ha
estado compuesto casi exclusivamente por mujeres, algo que se valora muy
positivamente dado que sabemos que en muchas ocasiones aprendemos y cambiamos
más por lo que vemos y experimentamos que por lo que nos enseñan o explican.
35
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
4.2 Protección del medio ambiente y su gestión sostenible
En general, es indiscutible el impacto medioambiental que ha tenido el proyecto sobre la
población de La Chureca y sus barrios aledaños en lo que respecta a reducción de
contaminación y mejora medioambiental del barrio. Tras 40 años en los que no se ha
dado ningún tratamiento a la basura de La Chureca, la población ha sentido positivamente
el cambio en el barrio, después de la fuerte afectación que tenían los humos, la
contaminación y los desechos producidos por el basurero en este conjunto de barrios y
asentamientos encuadrados en el sector de Acahualinca.
Una de las mayores y más importantes tareas del proyecto PDIBA, desde el punto de
vista presupuestario, ha sido el sellado del vertedero. Los beneficios que ha traído al
barrio y a la ciudad el cierre del vertedero han sido varios: estabilización de la basura
vertida con su compactación y sellado, protección de la atmósfera de las continuas
quemas de basura en la superficie del basurero y de las partículas contaminantes en
suspensión, un control mayor de los lixiviados del basurero (líquidos resultantes de un
proceso de percolación, al entrar en contacto con residuos sólidos), la preservación de
aguas y suelos, la reducción de gases invernadero y la reducción del vertido de residuos,
con la ayuda de la separación y aprovechamiento de la planta de tratamiento.
Existe toda una red de pozos de captación del metano y otros gases para su posible
aprovechamiento como energía o para quemarlo, aunque en la actualidad dichos pozos
expulsan el metano a la atmósfera. El metano se produce en los vertederos debido a que
los residuos orgánicos se descomponen sin oxígeno suficiente. Las alternativas
económicas para aprovechar dicho metano como energía han resultado demasiado caras
por el momento y se siguen analizando otras alternativas económicas de
aprovechamiento del metano o de los desechos sólidos no reciclables. Por ello, uno de los
aspectos mejorables desde el punto de vista medioambiental es esta expulsión de metano
a la atmósfera (que ya existía también en el pasado), sabiendo que es el segundo gas
que más contribuye al efecto invernadero8.
Existe una línea de base para medir los cambios y avances en cuanto a la calidad de vida
de los nuevos habitantes del barrio Villa Virgen de Guadalupe y sus percepciones sobre el
proyecto, pero no existen indicadores sobre los cambios medioambientales provocados
en el barrio y en la ciudad por el proyecto PDIBA. Parece que finalmente no se llevaron a
cabo algunas de las actividades planeadas en el componente medioambiental del
proyecto de la AECID que estaban relacionadas con el monitoreo y la evaluación de estos
cambios: estudio de calidad de las masas de agua superficiales y subterráneas del
vertedero; monitoreo de la calidad de las masas de agua tanto subterránea como
superficial; realización de un estudio de calidad de aire para establecer una línea base de
calidad atmosférica; monitoreo de la calidad de aire atmosférico.
En la urbanización del barrio de Villa Virgen de Guadalupe, además de respetar los
espacios verdes y comunitarios correspondientes, se ha construido un modelo de vivienda
urbana de bajo costo, respetuosa del medio ambiente y adaptada al entorno. De igual
manera, la elevación del nivel de suelo de la urbanización se realizó siguiendo criterios de
8
Campaña Change, de la Unión Europea, para comprender el cambio climático:
http://ec.europa.eu/clima/sites/campaign/pdf/gases_es.pdf
36
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
gestión del riesgo, para que no pudieran encontrarse de nuevo estos habitantes del barrio
en riesgo ante eventos como inundaciones u otros.
Aunque sean dos detalles de bajo presupuesto, habría que resaltar dos acciones para la
gestión sostenible del medio ambiente en la nueva urbanización. Una de ellas es la
colaboración del proyecto con la plantación de árboles frutales y de sombra a lo largo de
las calles de la nueva urbanización y en el patio de las viviendas. Esto trae efectos
positivos desde el punto de vista medioambiental, desde el punto de vista de la estética y
la calidad de la urbanización y desde el punto de vista nostálgico de algunos/as
pobladores/as que echaban de menos los “palitos” de sus antiguas viviendas de La
Chureca. Por otro lado, llama positivamente la atención la presencia de bastantes
papeleras o cestos de basura colocados por el programa, con mensajes como “Deposita
la basura en su lugar” o “Porque me gusta jugar en lo limpio”, tanto en la escuela como en
otros edificios comunitarios. Esto demuestra la importancia de ir creando la mentalización
desde pequeños acerca del uso adecuado de la basura, en la escuela y en el barrio, en
un clima social de poca atención a la colocación de la basura en su lugar.
4.3 Fortalecimiento institucional público
Se han realizado ya algunas referencias al fortalecimiento institucional, fundamentalmente
enfocado en la alcaldía de Managua, en el análisis de los diferentes criterios de
evaluación. Este fortalecimiento ha consistido en mejoras en equipos, infraestructuras y
capacitación de personal de la alcaldía o de otros funcionarios. Por ejemplo, los equipos y
las infraestructuras construidas o mejoradas por la AECID y la AACID para el Centro de
Formación Profesional Acahualinca, la Casa de Adolescentes y Jóvenes o para las
diferentes escuelas del sector han sido valorados como un aporte sustantivo para el
fortalecimiento de la oferta educativa del barrio Acahualinca y de la calidad en dichos
servicios.
Las actividades del resultado 1 tienen un claro componente de fortalecimiento
institucional, dado que para conseguir los objetivos planteados era fundamental fomentar
la participación de la alcaldía, del INVUR, del MTI y de diferentes universidades. La
participación de todas estas instituciones en estas actividades estaba pensada para que
las actividades funcionaran exitosamente pero también para que los conocimientos,
propuestas y experiencias en ellas presentadas pudieran servir para el desarrollo de las
instituciones y de sus profesionales.
La Dirección de Urbanismo de la Alcaldía de Managua participó como actor clave en la
actividad de fortalecimiento de las capacidades municipales para la planificación y
ordenación urbana. Quince funcionarios de catastro y urbanismo asistieron a un
Diplomado en Gestión Ambiental y Desarrollo Urbano y fueron capacitados en Arc Gis.
Asimismo la Dirección de Urbanismo fue dotada con 8 nuevos equipos de computación y
software especializado para el óptimo funcionamiento de su Sistema de Información
Urbana. Según sus funciones establecidas, revisó y aprobó los diseños de la urbanización
y de las viviendas. Sin embargo, desde la propia Dirección de Urbanismo se nos explicó
que hubiera sido positivo que la Dirección de Urbanismo hubiera tenido un mayor
protagonismo en el diseño, aprobación y ejecución de la urbanización de Villa Virgen de
Guadalupe, para reforzar su liderazgo en la planificación urbana de la zona.
37
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
El manual para la reubicación es una sistematización del proceso de capacitación y
preparación vivido con la población de La Chureca que puede ser útil a distintas
instituciones para futuras experiencias de este tipo. Además, el programa contribuyó con
dos detallados estudios sobre el diseño del sistema de abastecimiento de agua potable y
del sistema de alcantarillado sanitario, que fueron validados por ENACAL, la entidad
rectora en esta materia. Estos estudios, que incluyen el diagnóstico y el plan de actuación
para el futuro, fueron orientados y aprobados por ENACAL y la Alcaldía de Managua. De
hecho, ya están contribuyendo a poner en práctica las acciones necesarias planteadas
(pozo financiado por el programa, tanque de almacenamiento y otras), y seguirán
contribuyendo en el futuro a la mejor planificación en estos servicios al sector de
Acahualinca y aledaños. Lo implementado por el programa proporciona bases importantes
para el desarrollo del sector a corto y medio plazo. La valoración, en general, es positiva
respecto al actuar del programa en este campo.
5-
Conclusiones
5.1 Conclusiones generales
1. Pertinencia. El programa es pertinente y coincide con las necesidades
habitacionales y urbanísticas, en sentido amplio, que se diagnostican en el
proyecto general de la AECID. Si bien las necesidades fundamentales que atiende
el programa son de la población de La Chureca, los objetivos del programa se
enlazan con la escasa tradición de planificación urbana y de su gestión en el país
así como en el insuficiente debate institucional sobre aspectos urbanísticos o
referentes a la grave problemática del déficit de viviendas en el país. Por eso, el
programa enfatiza el “carácter modélico” o demostrativo de sus acciones (diseño
de urbanización, diseño de viviendas sociales y escuelas, concursos de ideas para
revitalización del basurero y sobre vivienda social). En última instancia la
importancia de las diferentes construcciones o mejoras de infraestructuras del
programa, como resalta el resultado 4 del programa, estriba en la mejora de la
“calidad de vida” de la población del barrio Villa Virgen de Guadalupe y del barrio
Acahualinca, caracterizado en el diagnóstico inicial como un barrio de Managua
especialmente afectado por la pobreza y por otros problemas sociales añadidos
(grupos juveniles de riesgo, drogas, trabajo infantil, analfabetismo, afectaciones
del vertedero y de la dinámica de las actividades de reciclaje en el barrio, etc.). De
ahí, la pertinencia a nuestro entender de los diferentes componentes
habitacionales y urbanísticos del programa.
2. Eficacia. Podemos afirmar que los resultados planteados en el programa han sido
satisfactoriamente conseguidos con numerosos logros que resaltamos en nuestro
informe, entre los que destacan: satisfacción y valoración positiva del programa
AACID en sus diferentes componentes según los distintos actores consultados;
viviendas en un lugar seguro, digno y con servicios básicos adecuados; la vivienda
como lo más valorado por las personas beneficiadas; la implicación de la
población en la elección del diseño de la vivienda; criterios claros para reubicación
de las familias y para la entrega de viviendas; abastecimiento de agua para los
barrios del proyecto y para otros barrios; el trabajo en comisiones sectoriales
apoyados por promotoras/es; apoyo a jóvenes y adultos en su formación técnica y
ocupacional y en sus emprendimientos; funcionamiento de la escuela con un buen
número de alumnos/as. Hay que decir que la línea de base (financiada por la
38
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
AECID) ayuda en gran manera a medir los alcances de indicadores y resultados
del proyecto PDIBA referidos a la calidad de vida y a la percepción de satisfacción
de la población que antes vivía en La Chureca. El equipo técnico cumplió una
función importante para que los resultados se cumplieran. En cuanto al resultado 1
se cumple también según nuestra valoración, aunque difícilmente se puede hablar
de “reordenación del barrio” en sentido amplio (según la redacción del resultado)
tras la eliminación de la actividad del plan de reordenamiento urbano para el barrio
Acahualinca.
3. Eficiencia. Casi un 85% del presupuesto total del programa corresponde a la
construcción de las 258 viviendas y de la escuela del barrio (más de 3 millones y
medio de dólares). El costo promedio de la construcción de viviendas por m2
(202$) en relación con el tipo de vivienda es positivo. La dispersión entre los 4
lotes (229$, 194$, 202$ y 187$) también es perfectamente normal y denota un
ahorro en los últimos bloques de viviendas tras revisar a la baja algunos elementos
estructurales de la vivienda. El costo de la escuela, con mejores acabados,
también fue razonable, pues se situó en 287$/m2. Además, los diseños de las
viviendas no se contrataron externamente sino que fueron asumidos por las
instituciones participantes (alcaldía, INVUR y AACID). En cuanto al pozo y a su
aporte de agua a los barrios del programa, parece más que justificada la inversión,
porque se encontró agua de una calidad suficiente, con un caudal mayor del
esperado (1.400 galones por segundo) y se abastece a otros barrios que no
forman parte del barrio Acahualinca. La práctica de la transferencia total de
recursos al principio del programa a Nicaragua se manifiesta muy adecuada por la
suma importante de intereses que genera, y que se reinvierte en el programa.
4. Impacto. Los impactos del programa se observan más claramente en el barrio
Villa Virgen de Guadalupe por la concentración del presupuesto y de las acciones
del programa de la AACID y del proyecto PDIBA en él. Los impactos más
destacados en la población son: los cambios en su vivienda, en su barrio y en su
trabajo que promueven unas condiciones dignas de vida, reconocidas por sus
protagonistas; la elevación de la autoestima de un colectivo marcado antaño por la
discriminación y estigmatización y su consideración como ciudadanas/os con
derechos y deberes; los pasos decisivos para salir de su gueto, desde una lógica
social y también urbana; la ampliación del abastecimiento de agua potable tiene un
impacto importante en la calidad de vida de aproximadamente 36 mil habitantes
directos y otros miles de forma indirecta (ahora con servicio de agua de la laguna
de Asososca, que antes atendía al barrio Acahualinca).
5. Viabilidad (sostenibilidad). Es sensato confiar en la sostenibilidad de la
urbanización y las viviendas, dado que el tipo de construcción de las viviendas y
su régimen de propiedad las hace fácilmente sostenibles. La confianza en la
propiedad de sus propias viviendas y los talleres brindados a las familias ayudarán
al mantenimiento apropiado de las mismas. La urbanización y las viviendas se
realizaron con materiales nacionales, aprovechando los sistemas de trabajo, las
tecnologías y la mano de obra locales y tienen una buena conexión con la ciudad.
El sistema de bombeo de agua potable construido se encuentra adaptado
tecnológicamente al país y a las capacidades institucionales de las entidades
responsables (ENACAL). Por otra parte, se vislumbra una continuidad difícil de
algunas actividades culturales y deportivas cuando se acaben los fondos para
dichas actividades. Para la sostenibilidad de la inversión en el parque Acahualinca
39
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
hay quienes pidieron más seguridad o presencia policial para evitar el vandalismo
y la presencia atemorizante de las pandillas. En esta misma línea, también en el
barrio Villa Virgen de Guadalupe se observa que la escasa iluminación de la zona
del centro cultural y de los juegos infantiles es un obstáculo para el uso de la
población de dichos espacios por la tarde-noche. La actividad del fortalecimiento
del comité de líderes fue útil durante el período que funcionó el comité local, pero
al final del programa el comité local no está funcionando.
6. Coherencia. En cuanto a la coherencia interna, el análisis del marco lógico revela
que los problemas identificados se corresponden con los resultados propuestos y
que las actividades planteadas responden también de forma coherente a los
mismos. En general, puede decirse que existe una muy buena lógica horizontal y
vertical en dicho marco lógico, con indicadores claros, fácilmente medibles y
adecuados para medir la consecución de cada uno de los resultados. Solo habría
que mencionar algunos aspectos mejorables de los indicadores y de la redacción
de los resultados 1 y 3, que tienen problemas de cumplimiento desde su redacción
actual. Desde el punto de vista de la coherencia externa se puede decir que el
programa se desarrolla de forma coherente con el Programa Operativo por País
Preferente (POPP) de la AACID en Nicaragua 2009-2011 y también con lo
planteado por el Plan Director de la Cooperación Española 2009-2012.
7. Apropiación. La valoración general es que ha habido una buena participación y
apropiación por parte de las instituciones correspondientes. La Alcaldía de
Managua, a través de la unidad técnica contratada por la propia alcaldía, ha sido la
gran protagonista del proyecto PDIBA, en su ejecución y seguimiento. En cuanto al
proyecto habitacional de la AACID en Villa Virgen de Guadalupe, ha sido
perfectamente asumido y apropiado por las autoridades nicaragüenses, lideradas
por la Alcaldía de Managua, que en todo momento ha tomado las decisiones
estratégicas y operativas del mismo. Hoy en día es clara la apropiación de la
nueva urbanización por parte de la alcaldía y sus responsabilidades en ella. Otras
instituciones involucradas en el proyecto (Ministerio de Salud, Educación, INATEC,
Policía, etc.) han liderado, ya desde el funcionamiento del proyecto PDIBA y del
programa AACID, las comisiones que han funcionado y las acciones de su sector
en el barrio. En el caso de las viviendas, la población fue consultada sobre el
modelo que prefería y ese fue el que se puso en práctica, por lo que pudieron
opinar y apropiarse como comunidad del tipo de casa que querían. Sin embargo,
también es cierto que un 28% de las familias consultadas opinaron en las
encuestas que a las viviendas les faltaban determinados acabados, recalcando
bastantes de ellas que no les dieron la vivienda que les habían prometido, por
expectativas que surgieron en el transcurso del proyecto.
8. Alineamiento. La cooperación andaluza, en este programa, ha sido coherente con
las estrategias e instrumentos de planificación de los socios en el país y ha tratado
de enmarcar su ayuda en las estrategias de desarrollo del municipio y del país. La
AACID se convirtió en un socio del acuerdo previo entre AECID-Alcaldía de
Managua para la ejecución del proyecto PDIBA y fomentó que las actividades
fueran dirigidas por instituciones locales y desde sus lineamientos técnicos y
políticos. Por ejemplo, los pasos seguidos en el proceso de construcción de las
viviendas se ajustaron a las normativas y lineamientos de las instituciones
nacionales. Los procedimientos de AACID son considerados normales y no
complicaron las gestiones administrativas habituales del equipo del proyecto
40
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
PDIBA o de la alcaldía a la hora de hacer desembolsos para las actividades, para
compras directas o licitaciones de bienes o servicios. En cuanto a la visibilidad, se
observaron los carteles con el logo de la AACID junto a las obras realizadas por el
programa en Villa Virgen de Guadalupe y en el barrio Acahualinca (escuela
Morazán, pozo, etc.).
9. Armonización. La coordinación entre todas las instituciones implicadas ha sido
correcta y fluida, desde el liderazgo de la Alcaldía de Managua. También, aunque
en menor grado, se han articulado desde el proyecto organizaciones no
gubernamentales que trabajaban en la zona. La AACID ha complementado las
obras identificadas por la AECID en los barrios del programa y ha existido
coordinación además con otros actores de cooperación que han trabajado durante
el período del programa, como es el caso de la UNOPS, encargada de ciertos
trabajos de la urbanización del barrio Villa Virgen de Guadalupe. Se ha percibido
que la relación entre la alcaldía y algunas ONG (otras ONG se integraron mejor en
el trabajo de las comisiones coordinadas desde el PDIBA) es mejorable. Si
armonizar y coordinar acciones va en beneficio de la población beneficiaria, un
esfuerzo de ambas partes debe pasar por reconocer el liderazgo de las
instituciones públicas y por el importante papel que la sociedad civil y sus
proyectos pueden jugar en un barrio como el de Acahualinca.
10. Enfoque de género. Los datos desagregados por sexo de la línea de base (de
antes y después del proyecto) nos proporcionan una valiosa información sobre los
cambios que se han producido en los temas de equidad de género en la población
del barrio Villa Virgen de Guadalupe. Según la encuesta de 2014, el 44% de las
personas que trabajan en la planta son mujeres, lo que es un avance significativo.
Han mejorado los salarios de las mujeres y, por tanto, su autonomía económica,
ya que ahora reconocen tener un salario permanente 127 mujeres y en 2009 solo
22. Además, y aunque a un ritmo menor que en el ámbito laboral, también las
brechas educativas se van reduciendo entre hombres y mujeres, en cuanto a
educación en general y en lo que respecta a formación ocupacional, en gran parte
fomentado por las actuaciones del proyecto PDIBA. Las mujeres se han destacado
por su participación como lideresas comunitarias en el que comité local, en el que
eran mayoría, y por su colaboración como promotoras solidarias voluntarias. En
este último aspecto, estas labores de promotoras/es están demasiado feminizadas
(violencia, salud, educación, etc.), pues no hay casi hombres colaborando en este
tipo de voluntariado, lo cual se inscribe bien dentro de los roles tradicionales de
género. La codirectora del proyecto y el equipo de la unidad técnica del PDIBA ha
estado compuesto casi exclusivamente por mujeres, algo que se valora muy
positivamente. El proyecto se comporta de manera excepcional al medir el tema
de las tareas y roles al interior del hogar en su línea de base. Sin embargo, en la
encuesta de 2014 sorpresivamente descendió la participación de los hombres en
estas actividades del hogar, aunque mínimamente en la mayoría de estas.
11. Protección medioambiental y su gestión sostenible. Es indiscutible el impacto
medioambiental que ha tenido el proyecto sobre la población de La Chureca y sus
barrios aledaños en lo que respecta a reducción de contaminación y mejora
medioambiental del barrio. El sellado del vertedero (realizado por el proyecto
PDIBA) ha traído múltiples beneficios medioambientales al barrio y a la ciudad:
estabilización de la basura vertida con su compactación y sellado, protección de la
atmósfera, control mayor de los lixiviados del basurero, preservación de aguas y
41
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
suelos, reducción de gases invernadero y reducción del vertido de residuos. Dos
detalles importantes aunque de bajo presupuesto nos gustaría resaltar: la
plantación de árboles frutales y de sombra a lo largo de las calles de la nueva
urbanización y en el patio de las viviendas; y la presencia de bastantes papeleras
o cestos de basura colocados por el programa de la AACID en la escuela y en
edificios comunitarios del barrio Villa Virgen de Guadalupe. Dos aspectos
mejorables del proyecto PDIBA en este aspecto serían: la expulsión de metano a
la atmósfera que se mantiene en la actualidad y la falta de medición de los
cambios en los indicadores medioambientales en la zona.
12. Fortalecimiento institucional. Este fortalecimiento ha consistido en mejoras en
equipos, infraestructuras y capacitación de personal de la alcaldía o de otros
funcionarios. Por ejemplo, los equipos y las infraestructuras construidas o
mejoradas por la AECID y la AACID para la Escuela Taller de Acahualinca, la
Casa del Adolescente o para las diferentes escuelas del sector. Las actividades
del resultado 1 tienen un claro componente de fortalecimiento institucional y en
ellas participó la Dirección de Urbanismo de la Alcaldía de Managua como actor
clave. Sin embargo, desde la propia Dirección de Urbanismo se nos explicó que
hubiera sido positivo que la Dirección de Urbanismo hubiera tenido un mayor
protagonismo en el diseño, aprobación y ejecución de la urbanización de Villa
Virgen de Guadalupe, para reforzar su liderazgo en la planificación urbana de la
zona. El manual para la reubicación que surge del programa puede ser útil a
distintas instituciones para futuras experiencias de este tipo. Además, el programa
de la AACID contribuyó con dos detallados estudios sobre el diseño del sistema de
abastecimiento de agua potable y del sistema de alcantarillado sanitario. La
valoración, en general, es positiva respecto al actuar del programa en este campo.
5.2. Conclusiones para cada resultado
RESULTADO 1
1. Interés innegable del programa por fomentar el debate nacional sobre
planificación urbana y vivienda social. El programa intentó aprovechar el
volumen del proyecto PDIBA y su proyección municipal y nacional por ser una de
las zonas más complejas de Managua para fomentar este debate en un país con
poca tradición en el tema de la planificación urbana y del fomento de la vivienda
social.
2. Propuestas interesantes para la rehabilitación del vertedero. Las
propuestas surgidas de la tercera actividad, “Concurso de ideas sobre
rehabilitación de los terrenos del vertedero”, son de suficiente entidad para ser
tenidas en cuenta en el momento de urbanizar en área de la Chureca, cuando en
algún momento del futuro este se traslade a otro lugar.
3. Importancia de la convocatoria de actividades de este resultado. Si bien el
Primer Foro Nicaragüense fue considerado un éxito, junto al concurso antes
mencionado, encontramos que la baja participación en el concurso sobre vivienda
social probablemente pudo tener su origen en una intensidad insuficiente en la
preparación, convocatoria y lobby previo.
42
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
4. Es difícil predecir el impacto de estas actividades. Es difícil ahora predecir el
impacto que pueden tener estas actividades pioneras de debate urbanístico y
habitacional. Habrá que esperar su continuidad, ligada a la voluntad política de
mantenerlas y darles la importancia que tienen, como ocurrió durante el programa.
5. Implicación de múltiples actores clave. Se implicaron en este esfuerzo la
Alcaldía de Managua, el INVUR, MTI, MARENA, ENACAL, ENEL, ENATREL,
universidades, etc. Esta articulación de instituciones es vital para temas tan
pluridisciplinares como la planificación.
RESULTADO 2
1. Satisfacción general de la población sobre el proyecto de viviendas. El
componente de las 258 viviendas, eje principal de este programa, ha sido muy
satisfactorio para la población beneficiaria.
2. Efectos positivos evidentes en la población. Las viviendas y equipamientos
del barrio han tenido su efecto en la mejora de la forma de vida de la población de
La Chureca, desde todos los puntos de vista (integración a la ciudad, salud,
educación, medio ambiente, relaciones vecinales, seguridad...). Todo hace esperar
que estos efectos se mantengan y consoliden, con el acompañamiento de la
alcaldía y de otras instituciones implicadas en el proceso (MINED, MINSA, Policía
Nacional, INATEC, ONG locales, etc.).
3. Los procedimientos de selección del modelo de vivienda y del proceso de
construcción fueron adecuados y claros. El diseño de la vivienda fue
consultado y aprobado por la población y el procedimiento de la distribución (con
criterios objetivos) no generó quejas.
4. Modelo de viviendas ajustado a criterios de vivienda social del país. El
modelo de viviendas se ajusta a los criterios de vivienda social del INVUR (menos
de 60 m2 y con determinado presupuesto). Se apostó por una mayoría de
viviendas de 3 dormitorios, previendo los aumentos en las familias. En este
sentido, tanto las viviendas como la urbanización y equipamientos están bastante
por encima de la media en este tipo de proyectos.
5. Costo aceptable de las viviendas. El coste de las viviendas, y también el de la
escuela, se ajustan a lo normal en el país para este tipo de construcción.
6. Documentación que acredita la propiedad de los/as beneficiarios/as. En
Nicaragua se valora mucho tener el título de propiedad de la vivienda en regla, por
la compleja problemática sobre la propiedad en los últimos decenios. La población
cuenta ya con cartas de asignación y constancias de adjudicación, pero falta el
último paso, la entrega de títulos de propiedad, que parece totalmente a punto. La
propiedad de las viviendas debe mantenerse al menos por 5 años. A partir de esta
fecha, la propiedad no tendrá limitaciones de venta y entrará en la dinámica de
cualquier barrio, aunque es posible que haya poca movilidad dado que la mayor
parte de la población trabaja en la “planta”, cercana al barrio.
7. Justificación de entrega de vivienda sin aporte de beneficiarios/as. Si bien
es discutible en general la entrega de las viviendas sin aporte alguno (pago,
43
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
trabajo u otro), se puede justificar, como en otros casos excepcionales, por las
particulares características de La Chureca y la urgencia y dificultad de la
reubicación.
8. La implicación de la población y sus reclamos sobre las viviendas. La
implicación de la población y del comité de líderes en todo este proceso fue bueno
y sin incidentes, aunque se constatan algunas críticas puntuales. A la pregunta de
la encuesta de la línea de base sobre si observó algún problema en el proyecto, la
mayoría de las personas destacó problemas relacionados con la entrega de la
vivienda: su disconformidad con el retraso en la entrega o con los acabados que
afirman que les prometieron.
9. Queda un manual de reubicación para futuras experiencias de este tipo. La
sistematización de la experiencia y el proceso de capacitación y preparación para
la reubicación tienen un posible valor añadido para futuros eventos y necesidades
de reubicación de población.
10. Algunos problemas constructivos por resolver o mejoras posibles.
Podrían hacerse algunas mejoras a las viviendas del programa como la aplicación
de la pintura anticorrosiva en los techos de las viviendas para su mayor durabilidad
y la instalación de luminarias en algunos espacios comunitarios del barrio Villa
Virgen de Guadalupe. A otros problemas, como el de la escorrentía pluvial en
alguna calle o la construcción de más accesos a barrios vecinos, que superan las
competencias del programa de la AACID, también debe prestárseles atención.
11. Tecnología apropiada y mantenimiento sencillo. El mantenimiento de las
estructuras físicas, con materiales del país y técnicas constructivas muy sencillas,
hacen prever un mantenimiento fácil e incluso mejoras futuras en las viviendas,
parques y equipamientos.
RESULTADO 3
1. Aporte significativo a la planificación sobre agua potable y saneamiento en
el barrio Acahualinca. Aparte de que se proporcionaron los servicios de agua
potable y saneamiento en el barrio Villa Virgen de Guadalupe (con la
complementariedad de los fondos de la AECID), el programa contribuyó con dos
detallados estudios sobre el diseño del sistema de abastecimiento de agua potable
y del sistema de alcantarillado sanitario, que fueron validados por ENACAL, la
entidad rectora en esta materia. Los estudios fueron orientados y aprobados por
ENACAL y la Alcaldía de Managua, instituciones que firmaron un convenio para la
perforación del pozo en la escuela Morazán.
2. Impacto del servicio de agua ampliado a otros barrios no previstos. La
perforacion del pozo realizada con fondos del programa posibilitó la ampliación del
área de abastecimiento de agua potable, con un impacto importante en la calidad
de vida de aproximadamente 36 mil habitantes, aproximadamente el doble de
los/as beneficiarios/as previstos en el programa. Además, también hay
beneficiarios/as indirectos ya que ahora con el servicio de agua de la laguna de
Asososca, que antes atendía al barrio Acahualinca, se abastece a otros barrios.
44
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
3. El objetivo de este resultado fue demasiado ambicioso. Dado que alrededor
del 50% de las viviendas del sector no cuenta con servicio de alcantarillado, con
grandes diferencias entre barrios, y que la red de agua potable, aunque alcanza el
100% en los sectores consolidados, no llega al 50% en los asentamientos
espontáneos, parece demasiado ambicioso haberse planteado el objetivo de
“asegurar la disponibilidad de servicios de agua potable y de saneamiento de
calidad para todos los habitantes del barrio de Acahualinca”. El programa AACID
no amplió la red de agua potable ni de saneamiento, actividad que se modificó tras
la reducción de la inversión AECID en temas de agua y saneamiento en el barrio
Acahualinca.
RESULTADO 4
1. Trabajo positivo de comisiones y promotoras en el barrio. La participación
en comisiones de trabajo en el barrio Villa Virgen de Guadalupe de diferentes
instituciones públicas y organizaciones ha mejorado la eficacia del trabajo en
salud, educación, lucha contra violencia, formación técnica. El trabajo de las
comisiones se ha visto reforzado por el trabajo voluntario de promotoras del barrio
en dichas temáticas, capacitadas por el proyecto PDIBA. También se han
organizado con buenos resultados ferias barriales en las que se ha tratado de
profundizar de manera más lúdica y pública en temas de salud, nutrición y otros.
2. Equipamientos del barrio Villa Virgen de Guadalupe muy bien valorados
por la población. Junto a la escuela financiada por la AACID, los otros
equipamientos del barrio, que sirven “para mejorar la calidad de vida” y fueron
financiados por la AECID, fueron de los aspectos mejor valorados en las
entrevistas y grupos focales. En la encuesta muchas familias los puntúan con un
10 de puntuación (entre 0 y 10): al edificio de la policía y a los espacios deportivos
(un 70%); un 75% al centro cultural y a espacios comunitarios (un 75%); a las
calles y andenes (un 82%). Además, reconocen que ahora llegan más personas a
su barrio (un 86%), creen que su barrio es mejor a otros barrios de Managua (un
67.6%) y consideran que a los visitantes les gusta bastante o mucho su barrio (un
86%).
3. Satisfacción de la población y de los/as jóvenes con las actividades de
promoción deportiva y cultural. En la encuesta se pueden descubrir buenos
porcentajes de valoración, uso de equipamientos y actividades en el barrio Villa
Virgen de Guadalupe. También son valoradas positivamente las rehabilitaciones
de dotaciones deportivas y espacios públicos, así como las actividades culturales y
deportivas promovidas en el barrio Acahualinca.
4. Promoción de la formación técnica y profesional con nuevas ofertas para
el barrio. El Centro de Formación Profesional Acahualinca (CFPA) y la Casa del
Adolescente cumplen con su objetivo de proporcionar formación técnica y
profesional a jóvenes del barrio. El proyecto se esforzó con buen desempeño por
impulsar la participación de jóvenes de familias de la antigua Chureca, aunque, en
realidad, la oferta ha servido para jóvenes de todo el barrio Acahualinca e incluso
algunos/as de otros barrios. De hecho, observamos casos exitosos en los que
algunas personas aprovecharon dicha formación (repostería, bisutería, piñatas,
etc.) para obtener algunos ingresos familiares extras.
45
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
5. La escuela Villa Virgen de Guadalupe funciona desde 2013 con gran
demanda. La escuela de preescolar y primaria construida por el programa, cuyo
diseño ha sido elogiado y tal vez algún día pueda ser replicado por el Ministerio de
Educación, recibe alrededor de 600 alumnos/as en sus diferentes turnos. La
escuela se encuentra en la actualidad más cerca de las viviendas de los/as
niños/as, por lo que facilita su asistencia.
6. Respuestas de acompañamiento y solución al problema de deserción
escolar. Hubo una excesiva deserción en 2013, explicable en gran parte por la
matrícula realizada en febrero, y la marcha de alumnos/as a otros centros mientras
se terminaba la construcción de la escuela, dado que el curso escolar comenzó en
junio. El comedor escolar construido con fondos de la AACID sirve para
implementar el programa de “merienda escolar”, que es una motivación de las
familias de escasos recursos para acudir a la escuela. El MINED es consciente de
la problemática de los/as niños/as de este barrio y las dos psicólogas del distrito
atenderán más de cerca este año 2014 a la escuela del barrio Villa Virgen de
Guadalupe. En respuesta a esta problemática escolar, la AECID también motivó a
la Fundación Telefónica (de Movistar), para que por medio de una ONG
internacional (Care), diera atención psicológica y acompañamiento a los/as
niños/as que presentan mayores dificultades de aprendizajes y otras
problemáticas de comportamiento o relacionadas con la no asistencia a clase, por
los hábitos culturales de los/as niños/as trabajadores/as en la antigua Chureca.
7. Importancia del cuido y la vigilancia de dotaciones deportivas y parques.
En este sentido, nos señalaron algunas personas consultadas que la
responsabilidad debe ser compartida entre la población y las instituciones (alcaldía
y policía fundamentalmente). En el barrio Acahualinca se nos señaló la diferencia
existente entre el centro deportivo María Gadala, bien cuidado y vigilado por la
alcaldía, y el parque cercano al museo de Acahualinca, donde se observan
algunos desperfectos.
6- Lecciones aprendidas y buenas prácticas
1. Adecuación del esquema de codirección y del equipo técnico del proyecto
PDIBA. Para la ejecución de proyectos de grandes dimensiones como este, se
constata que pese a la codirección formal del proyecto, la eficacia de este se ha
visto reforzada al ser liderado por personal nicaragüense contratado por la
alcaldía, con una muy buena coordinación y articulación con las demás
instituciones implicadas. Se constata también la necesidad e importancia de un
equipo técnico amplio y multidisciplinar para la ejecución y seguimiento de
actividades.
2. Ubicación de la oficina del proyecto. A lo largo del proyecto y de las diferentes
vicisitudes del mismo, se ha demostrado la importancia de la cercanía y la
comunicación constante con las diferentes familias de La Chureca. En este
sentido, debe reconocerse la importancia de la pequeña oficina que se abrió en La
Chureca en la que trabajaba diariamente personal del equipo técnico del PDIBA
para mantener el contacto con la población y con sus inquietudes. De igual
manera, se valora positivamente la ubicación final de las oficinas del proyecto
PDIBA, antes situadas en otro barrio de Managua, en el barrio de Acahualinca.
46
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
3. Política financiera de AACID de entrega de la totalidad de fondos al principio.
Se reconoce como algo muy positivo para futuros proyectos la política financiera
de la AACID de donar todo el financiamiento al inicio del proyecto (no suele ser así
en otras agencias). Por una parte, con esto se asegura la ejecución del proyecto
sin sobresaltos, ya que hay proyectos que se interrumpen o sufren las crisis
presupuestarias de los donantes. Por otra parte, esta práctica genera intereses,
que en este caso han sido fundamentales para terminar el programa con mayores
alcances de los previstos inicialmente.
4. Aprendizajes en el manejo de la basura. Las capacitaciones recibidas por todas
las familias para el adecuado manejo de la basura ha servido para los/as
trabajadores/as de la planta, pero también para el colectivo en general, pues
todavía hay quienes trabajan por su cuenta en el reciclaje de desechos sólidos.
Además, nos ha llamado positivamente la atención la presencia de bastantes
papeleras o cestos de basura colocados por el programa, con mensajes como
“Deposita la basura en su lugar” o “Porque me gusta jugar en lo limpio”, tanto en la
escuela como en otros edificios comunitarios. Esto demuestra la importancia de ir
creando la mentalización desde pequeños acerca del uso adecuado de la basura,
en la escuela y en el barrio, en un clima social de poca atención a poner la basura
en su lugar. Esta concienciación sobre el adecuado manejo y almacenamiento de
materiales (para evitar riesgos de salud y otros) debe seguir ampliándose a
muchos lugares y viviendas del barrio Acahualinca, donde el reciclaje sigue siendo
una dinámica que forma parte importante de los ingresos familiares del barrio.
5. Innovación y carácter demostrativo de aspectos urbanísticos del programa.
Los programas de cooperación deben promover en la medida de lo posible la
innovación en las temáticas que abordan. El nuevo diseño de la vivienda social, de
la escuela y de la propia urbanización del barrio Villa Virgen de Guadalupe y su
funcionamiento actual pueden motivar el análisis de estos temas o incluso la
réplica de los mismos en otros contextos. Los diseños, planteamientos
urbanísticos y materiales constructivos son importantes, en gran parte, por su
repercusión en la calidad de vida de la población. Es indudable que la
urbanización del barrio Villa Virgen de Guadalupe, el aumento en el volumen de
agua potable de la red general o las mejoras en parques, escuelas y dotaciones
deportivas del barrio Acahualinca son acciones positivas que redundan en una
mejor calidad de vida. Sin embargo, sigue siendo un reto para arquitectos/as,
ingenieros/as y científicos/as sociales seguir planteando ideas novedosas que
redunden en una mejora de la calidad de vida para la población.
7- Recomendaciones
A continuación, presentamos algunas recomendaciones que surgen del análisis de los
aspectos abordados anteriormente. No hemos dividido las recomendaciones por actores,
puesto que la mayor de las recomendaciones sirve tanto para la AACID, como
financiadora de la subvención, como para la Alcaldía de Managua, como ejecutora directa
de las acciones. También hay otras recomendaciones para alguna de las instituciones
implicadas en alguna de las actividades concretas del programa.
47
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
7.1
Recomendaciones para proyectos similares
1. Continuidad para debates y formación en planificación urbana. Para dar
continuidad a este interesante proceso de formación y debate en Managua y en el
país una manera adecuada es la de partir de la realización de proyectos
concretos, como se ha hecho desde el proyecto de la nueva urbanización de Villa
Virgen de Guadalupe, tanto a efectos de disponer de financiamiento de fondos
como para anclar el debate en aspectos y experiencias concretas. Por tanto,
habría que aprovechar proyectos urbanísticos o de vivienda social de este tipo
para reavivar un debate que abre nuevas miras., con arquitectos, urbanistas,
municipalistas, sociólogos, ministerios, alcaldías universidades, sector privado,
actores nacionales e internacionales, etc.
2. Estudio de diseños diferentes de viviendas de interés social. Deberían
estudiarse varios diseños de vivienda de interés social en función de los diferentes
lugares o circunstancias. Por ejemplo, tal vez sería bueno comenzar a debatir
sobre algún modelo de viviendas plurifamiliares.
3. Mayor protagonismo de la Dirección de Urbanismo. Para futuras
urbanizaciones, debería tener mayor protagonismo a la Dirección de Urbanismo de
la Alcaldía, en el diseño y aprobación de urbanizaciones nuevas, para reforzar su
liderazgo en la planificación. Esto dependerá de ambas partes, de quienes estén a
cargo de dichas urbanizaciones y de la propia voluntad o disponibilidad de
recursos humanos por parte de la Dirección de Urbanismo.
4. Importancia de invertir en divulgación para evitar concursos desiertos. La
inversión no necesariamente debe ser de dinero y publicidad sino que también se
puede y se debe invertir en otra tipo de esfuerzos que implican organización,
difusión y establecimiento de contactos multiplicadores de la idea (por ejemplo, en
universidades, etc.).
5. Mejoramiento de la comunicación con el conjunto de la población sobre las
características y acabado de sus viviendas. Si bien fue valiosa la consulta a la
población sobre el modelo de vivienda, un porcentaje significativo de la población
expresa inconformidad sobre ciertos acabados que dicen que les prometieron en
la vivienda (azulejos, falso techo, pintura total exterior, etc.). Si bien las hipótesis
sobre el porqué de esta percepción de algunos/as pobladores/as pueden ser
varias, podrían vislumbrarse algunas posibles opciones para mejorar estas
cuestiona en otros proyectos: establecer desde el principio del proyecto un mínimo
de lo que tendría la vivienda para no fomentar expectativas sobre aspectos que no
se cumplan (y dejar la posibilidad de que si el presupuesto lo permite finalmente,
se puedan hacer más y mejores acabados), entrega de documentación escrita a
familias (con las características finales de las viviendas que recibirán), asambleas
comunitarias u otros métodos.
6. Divulgación del manual de reubicación en otros municipios. Sería necesario
divulgar el proceso de traslado seguido en La Chureca, entre las instituciones
responsables de la promoción de viviendas de tipo social, para replicarlo con las
correcciones y mejoras necesarias, en Managua (donde ya se dio un taller) y en
otros municipios de Nicaragua.
48
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
7. Dar créditos a todos los financiadores en la publicidad del proyecto. Hemos
visto los carteles con los financiadores en todas las obras que hemos visitado,
tanto de la AACID como de la AECID, así como en publicaciones o documentos
generados, por lo que se puede decir que se ha cumplido bien con la visibilidad.
Sabemos que no es fácil que en las noticias cortas que aparecen en los medios,
redactadas de forma rápida y urgente, se tenga en cuenta o se cite a los
financiadores de un proyecto. Sin embargo, esto es algo que debe cuidarse en la
publicidad propia del proyecto. Por ejemplo, en uno de los vídeos de divulgación
realizados sobre el proyecto PDIBA por TRAGSA, de 12 minutos y ya citado en
este informe, aparecen las viviendas sin mencionar de dónde procedía su
financiación. De igual manera, pudimos observar publicidad en alguna televisión
nacional donde aparecieron estas viviendas, sin citar a la AACID.
8. Buzón de sugerencias del proyecto. El puesto de policía presente en el barrio
Villa Virgen de Guadalupe tiene un buzón de quejas y sugerencias que abre
periódicamente. Aunque los reclamos se han presentado en el proyecto de forma
directa, este podría ser un mecanismo para fomentar la participación de la
población con ideas de mejora para la ejecución del proyecto.
9. Coordinación mayor entre instituciones públicas y organizaciones no
gubernamentales. Se puede reforzar la coordinación de acciones con las ONG
con experiencia y proyectos en la zona de intervención de un proyecto, dentro del
liderazgo institucional de las alcaldías.
10. Aprovechamiento del diagnóstico inicial y final sobre las problemáticas en el
barrio Acahualinca para futuras acciones. Además del diagnóstico inicial, las
mejoras realizadas en el barrio Acahualinca dejan una realidad transformada,
aunque todavía algunos problemas pendientes. Esas necesidades y problemáticas
deben abordarse aprovechando la documentación y la experiencia del trabajo de
estos años en el barrio.
7.2
Recomendaciones para la sostenibilidad del programa
1. Aprovechar las propuestas de reutilización de los terrenos del vertedero. La
idea es no dejar en el olvido por parte de la alcaldía o de otras instituciones (por
ejemplo, universidades) las propuestas realizadas sobre esta temática. Dichas
ideas pueden servir para futuros planes y proyectos en la zona y también como
material de estudio en carreras universitarias.
2. Mejorar la presencia policial o la vigilancia en determinadas zonas. Para
contribuir a la sostenibilidad del barrio deberá mejorarse la presencia policial o la
vigilancia en determinadas zonas, especialmente los parques y canchas
deportivas.
3. Promoción de actividades lúdicas en la calle y actividades estimulantes para
el cuido del barrio y de las viviendas. Hay que intentar fomentar los estímulos
positivos y no sólo los negativos (“castigos”) para promover cambios culturales
positivos para la convivencia y el cuidado de los espacios comunes. Así, podrían
organizarse premios para el cuidado y las mejoras urbanas del barrio, por ejemplo,
un premio a la calle más limpia, debates para poner nombres a las calles, etc.
49
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
Además, se debe seguir brindando apoyo y asesoría sobre mejoras y
ampliaciones posibles de las viviendas, desde la alcaldía o el gabinete local.
4. Luminarias para espacios comunitarios del barrio Villa Virgen de Guadalupe.
Se recomienda dotar de luminarias las zonas verdes (parques) del barrio, de los
chinos (columpios) y cercanas al centro cultural. Según se nos ha transmitido, ya
el equipo técnico del proyecto PDIBA está haciendo las gestiones pertinentes para
ello.
5. Mantener la coordinación interinstitucional. Deberá mantenerse en el futuro la
misma buena coordinación institucional que la observada durante el proyecto en el
mantenimiento de los servicios y equipamientos del barrio.
6. Facilitación de estímulos y capacitación a promotoras/es voluntarias/os. Ha
existido un aporte voluntario de tiempo y esfuerzo por parte de promotoras/es, que
ha aportado mucho a la eficacia y eficiencia de acciones concretas de salud,
educación, etc. Si bien son aportes no remunerados, debe prestarse atención a la
motivación de estas/os promotoras/es con ciertas capacitaciones y estímulos.
También se podría aplicar esto a profesores/as que dan su tiempo voluntariamente
en las escuelas para clases de refuerzo escolar, según se nos contó desde el
MINED.
7. Actividades educativas, culturales y lúdicas como elementos de integración.
Es recomendable continuar realizando actividades educativas, culturales y lúdicas
como elementos de integración en el barrio y con los barrios vecinos.
8. Conexión del barrio con buses urbanos. Sería bueno mejorar la comunicación
del barrio con el resto de ciudad a través de alguna línea de buses urbanos que
pudiera prolongar su trayecto hasta algún punto del mismo o contiguo a algún
barrio vecino, que pudiera resultar beneficioso para ambos.
9. Pintar los techos de zinc con protección anticorrosiva. Para asegurar una
mayor durabilidad de las láminas de zinc de los techos de las viviendas debe
aplicarse una pintura especial de protección anticorrosiva. En esta u otras posibles
acciones de apoyo a la mejora de las viviendas se podría poner en funcionamiento
un sistema en el que los/as beneficiarios/as tengan algo que aportar (por ejemplo,
la mano de obra o una parte de los costes)
10. Reactivación y fortalecimiento de la organización barrial de Villa Virgen de
Guadalupe. Proponemos reactivar (o crear de nuevo) una organización barrial, ya
sea esta un comité barrial como el del proyecto o un gabinete de la familia, salud y
vida, fortalecerla y dotarla de continuidad para el futuro. Todo ello para mejorar la
comunicación y la unión de los pobladores entre ellos/as y ante instituciones o
empresas de servicios para enfrentar los nuevos retos del barrio.
11. Realización de una investigación sobre la realidad social y económica de las
personas del censo de pepenadores de La Chureca que no están en la
planta. Aunque hemos constatado la realización de acciones con las personas
que antes trabajaban como pepenadores/as y ahora no trabajan en la planta
(cursos de formación técnica y ocupacional, fomento de emprendimientos, etc.),
ellas son las que han sido más perjudicadas por el cierre del vertedero, al menos
50
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
laboralmente. Esta investigación podría darnos luz sobre la efectividad de las
acciones del proyecto con este colectivo como los cursos de formación o los
microcréditos, y mostrar las alternativas laborales y económicas por las que han
optado.
12. Reforzar la coordinación de acciones con las ONG con experiencia y
proyectos en la zona. En los futuros procesos de consolidación del barrio y de su
integración a la zona, tanto las ONG como las diferentes instituciones públicas
deben prestarse atención mutua a los diferentes programas sociales que se
implementan en el barrio Acahualinca, siempre desde el respeto al liderazgo
institucional que corresponde a la Alcaldía.
13. Divulgación de diagnósticos e informes sobre el barrio. Es recomendable que
la información y documentación surgida del proyecto PDIBA (diagnóstico inicial,
informe comparativo de línea de base, otras sistematizaciones o informes finales)
pueda divulgarse públicamente, para que otros actores de desarrollo puedan
visualizar lo realizado e impulsado por el proyecto así como los retos para el
futuro. Al menos, sería recomendable compartir esta información con agencias
donantes, con las instituciones públicas, y con otros actores relevantes y ONG que
trabajan y han trabajado en La Chureca y el barrio Acahualinca.
14. Continuidad con propuestas de acompañamiento social, sobre todo, a
niños/s y adolescentes. A pesar de las grandes inversiones realizadas en el
proyecto de viviendas y en equipamientos en el barrio Villa Virgen de Guadalupe,
se considera que, dada las especificidades de la población y la lentitud de ciertos
cambios culturales, sería conveniente acompañar con propuestas de
acompañamiento social a la población, fundamentalmente a los/as niños/as y
adolescentes.
7.3
Recomendaciones para determinadas instituciones
La mayor parte de las recomendaciones, dirigidas a las instituciones participantes en el
programa (fundamentalmente a la Alcaldía de Managua y a la AACID), ya fueron
recogidas anteriormente. Sin embargo, todavía vamos a presentar algunas
recomendaciones específicas que no encajan adecuadamente en los dos apartados
anteriores.
PARA LA AACID
1. Separación de cuentas bancarias para el funcionamiento de la AACID y de
las subvenciones en Nicaragua. El monto de la subvención a una institución
como la alcaldía de Managua no debería incorporar montos para los gastos
propios del personal de la AACID que da seguimiento y trabaja en los informes
periódicos de la AACID. Por tanto, convendría tener una cuenta con la subvención
para la ejecución del socio local y otra para gastos de seguimiento de la AACID,
por razones lógicas y de independencia en el desarrollo de sus funciones propias.
En este caso, la persona contratada con fondos AACID estaba a su vez integrada
en el equipo técnico del proyecto PDIBA. Respecto a esto, sería positivo que la
oficina de la AACID en Nicaragua no tuviera que depender de las cuentas de la
51
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
subvención al socio local (en este caso, la Alcaldía Municipal de Managua) para
sus propios gastos de funcionamiento. Además, y dado que las cuentas bancarias
de la AACID en la actualidad están a nombre de la AECID, lo ideal sería que la
AACID, tras un acuerdo con la AECID, pudiera llegar a inscribirse como otra
agencia de cooperación más en Nicaragua para visibilizar su acción en el país y
para tener sus propias cuentas bancarias.
2. Valorar la posibilidad de modificación de resultados e indicadores. El
documento de formulación y su marco lógico son la guía para llevar a cabo la
ejecución y la labor de monitoreo, sabiendo que pueden existir errores de diseño,
factores externos que aparecen en la ejecución que pueden ser revisados con
cierta flexibilidad. De hecho, en este programa ya se dieron modificaciones
presupuestarias e incluso la eliminación de alguna actividad, como la del plan de
reordenación urbana del barrio Acahualinca, en sentido amplio. Si hay conciencia
de que los indicadores pueden ser mejorados o eliminados, o que los resultados
deben ser revisados, debe ser valorada esta posibilidad en las modificaciones
presentadas. Esta posibilidad debe valorarse, sobre todo, en los casos en que la
formulación de alguno de los componentes del programa no haya dispuesto del
tiempo para la correcta identificación de indicadores, acciones o para la concreción
de un presupuesto ajustado de cada una de ellas.
PARA EL MINED (Ministerio de Educación)
1. Gestiones para la conexión de la energía eléctrica en la escuela. El MINED
debe responsabilizarse de las gestiones necesarias para que haya cuanto antes
energía eléctrica en la escuela.
2. Sacar el máximo partido a las computadoras de la nueva escuela. Ligada a la
recomendación anterior, es evidente que sin energía eléctrica no se puede
aprovechar el recurso privilegiado que tiene esta escuela nicaragüense. Para la
optimización del uso de estas computadoras, el MINED no debería solamente
conformarse con la familiarización del estudiantado con diferentes programas del
ambiente Windows, sino que debería procurar trabajar con software especializado
centrado en actividades específicas de asignaturas (español, matemáticas,
ciencias, inglés, etc.), ya sea software libre que pueda ser conseguido fácilmente
(en internet) o incluso haciendo gestiones para conseguir softwares comerciales a
precios razonables o formulando alguna petición de apoyo a la cooperación
internacional para esto.
52
Programa “DESARROLLO URBANO Y HABITACIONAL DEL BARRIO DE ACAHUALINCA” Alcaldía Managua/AACID
Evaluación Final – Abril 2014
8. ANEXOS
Anexo
Título
Contenido
Cantidad
Anexo 1
TDR de la consultoría
1 archivo
Anexo 2
Oferta técnica y
económica del equipo
consultor
Propuesta de plan de
trabajo y agenda de
visita de campo
Términos de Referencia de la
consultoría
Oferta que se presentó al
concurso de evaluación
Propuesta de visita de campo
con mayor nivel de
concreción respecto a la
oferta inicial
Formatos de guías de
entrevistas y para grupos
focales.
1 archivo
Contabilización de personas
e instituciones involucradas
en el programa consultadas
Detalle de nombres de
participantes en los grupos
focales y sus fechas.
Presentación con
conclusiones preliminares y
posibles recomendaciones de
cara al futuro, listado de
participantes.
Selección de fotos del barrio,
de reuniones, obras y otros
aspectos observados.
CV de cada miembro del
equipo consultor
1 archivo
Documento de formulación
1 archivo
Presentación en power point
con un resumen del informe
de evaluación
Resumen ejecutivo
1 archivo
Anexo 3
Anexo 4
Anexo 5
Anexo 6
Anexo 7
Formatos de las
herramientas de
levantamiento de
información
Listado de informantes
clave entrevistados
Tabla de grupos
focales y sus
participantes
Taller de revisión y
validación
Anexo 8
Fotos del proceso de
las visitas de campo
Anexo 9
Curriculum vitae de
miembros del equipo
consultor
Formulación del
programa
Presentación en power
point del informe
Anexo 10
Anexo 11
Anexo 12
Resumen ejecutivo de
la evaluación final
1 archivo
5 archivos
1 archivo
2 archivos
147 fotos
2 archivos
1 archivo
Por razones de espacio los anexos no han sido incluidos en el cuerpo de este informe,
pero se pueden obtener en el CD ROM de la evaluación final.
53

Documentos relacionados