1 perro por cada 5 personas en el Maule

Comentarios

Transcripción

1 perro por cada 5 personas en el Maule
PUBLICACIÓN MENSUAL DE LA UNIVERSIDAD DE TALCA | WWW.UTALCA.CL | AÑO I - NRO. 10 |SEPTIEMBRE DE 2012
POBLACIÓN CANINA ESTÁ FUERA DE CONTROL
1 perro por
cada 5 personas
en el Maule
El último censo de la Seremi de Salud data de 2007, por lo
que no existen datos actuales lo cual agrava el problema.
De los casi 200 mil canes, casi 80 mil son vagos o callejeros
transitorios, pero con dueño, mientras que 30 mil están
desamparados.
Escanea
este código y
visita nuestro
sitio web
PRIMERA SOCIALIZACIÓN
ENTREVISTA
PROYECTO DE LEY
En los niños
comienza la tenencia
responsable
“Los perros
vagos no surgen
espontáneamente…”
$9 mil millones
para enfrentar
drama sanitario
El sentido de la responsabilidad social de tener
una mascota puede nacer y consolidarse en
esta relación para que el perro reconozca al
infante como un amigo que cuida de él y al
que tiene que respetar. (Págs.2-3)
El especialista Michel Leporati sostiene que
“son las personas que se deshacen de ellos en
forma temporal al soltarlos a la calle, o bien
botándolos definitivamente” los que causan el
conflicto.(Págs.6-7)
Cuerpo legal que regula la tenencia responsable de mascotas y animales potencialmente peligrosos también establece multas
para personas y criaderos de animales.
(Págs.10-11)
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
2 | REPORTAJE
Niños y perros:
Sumario
Claves de la primera
socialización
Es recomendable implicar al niño en las tareas
diarias del cuidado del perro: sacarlo a pasear,
cepillar su pelaje, ocuparse de que tenga agua
limpia y acompañarle al veterinario.
En portada
1 perro por
cada 5 personas
en el Maule
Págs. 2-3
Claves de la primera socialización
Págs. 4-5
Hay un perro por cada
cinco habitantes en el Maule
E
s clave. Según estudios de
Salud del Ambiente, un quiltro, apelativo de abandonado
o callejero, dura un año en la calle.
Abandonado a su suerte, a las enfermedades.
Para el médico veterinario Jorge
Álvarez, es necesario ser más responsables y eso se logra desde la
primera infancia. “En general, los
perros que la gente bota no fueron
socializados de cachorros, por lo
tanto, enfrentan solos la calle y perciben el entorno, personas y otros
animales como una amenaza para su
nuevo territorio”.
Jaurías, ataques, las nuevas razas
mestizas se han vuelto más grandes,
más agresivas. Es por esta razón que
la tenencia responsable de mascotas
debe ser incentivada desde pequeños.
“QUERIBLE Y CUIDABLE”
Págs. 6-7
“Los perros vagos son un problema
muy complejo para la sociedad”
Según explica Rosario Spencer, académica de la Facultad de Psicología
de la Universidad de Talca y Doctora
Págs. 8-9
Infografía: La responsabilidad
de tener una mascota
Págs. 10-11
$9 mil millones para atenuar el
problema
Págs. 12-13
Las experiencias
exitosas en el mundo
ROSARIO SPENCER,
ACADÉMICA DE LA FACULTAD
DE PSICOLOGÍA DE LA
UNIVERSIDAD DE TALCA,
DOCTORA EN PSICOLOGÍA
CLÍNICA: “Que un niño se haga
cargo de algunos de los cuidados
de un perro, no significa que la
completa responsabilidad del
animal esté puesta en él. En este
sentido, no hay que olvidar que el
responsable del perro en una casa
es el adulto a cargo del cuidado
del niño”.
Comunicada
[email protected] Comunicada® es un periodico editado por la
Universidad de Talca, de distribución gratuita.
Impreso en los talleres de Diario El Centro de la Región del
Maule que actúa sólo como impresor.
en Psicología Clínica, la relación de
los niños y niñas con una mascota
puede tener un potencial efecto positivo para su desarrollo.
“Un vínculo en el que hacerse cargo y cuidar de otro, en este caso un
perro, puede contribuir, no obstante
para que un niño aprenda a cuidar
de un perro, disfrutar y aprender
de esta experiencia, requiere de
un contexto apropiado que fomente
esta relación”, sostiene la especialista.
“En primer lugar, para que un niño
aprenda a cuidar de otro debe tener
la experiencia de haber sido cuidado
por adultos a cargo de su bienestar,
generalmente los padres. El modelo
de cómo cuidar de otro se aprende
a partir de las interacciones cotidianas y constantes que el niño
mantiene con sus figuras cuidadoras,
no sólo de lo que observa de esta
interacción, sino lo más importante, de la vivencia de ésta en primera persona como sujeto “querible y
cuidable”. Esto le otorga elementos
básicos para establecer relaciones
sociales y afectivas satisfactorias,
agrega”.
“Que un niño se haga cargo de algunos de los cuidados de un perro,
no significa que la completa responsabilidad del animal esté puesta en
él. En este sentido, no hay que olvidar que el responsable del perro
en una casa es el adulto a cargo del
niño”.
La académica de la Universidad de
Talca opina que adquirir responsabilidades en el cuidado de otro,
progresivamente y de acuerdo a su
edad, puede favorecer en el niño
el desarrollo de la autonomía, la
capacidad de empatía, el aprender
a organizar su tiempo y planificar
tareas.
ADULTOS Y MASCOTAS
“Que el adulto acceda a tener una
mascota para sus hijos, debe tener
a la base el compromiso de parte
del adulto de acompañar a su hijo
en el aprendizaje de cuidar de otros
y hacerse cargo de su bienestar”,
Representante Legal: Álvaro Rojas Marín,
Rector de la Universidad de Talca. Secretario
General: Johann Allesch Peñailillo, Directora
de Comunicaciones: Liliana Guzmán Pincheira.
Editor: Eduardo Bravo Pezoa.
Dirección: 2 Norte 685, Talca, Chile.
Teléfono: (56 71) 200200
explica la doctora en Psicología. Advirtiendo que en esta tarea no se
debe delegar en el niño la total
responsabilidad.
El vínculo puede llegar a
tener componentes afectivos intensos, pero no
reemplaza el cariño
que debiera darse entre niños y sus padres
en una relación bien
tratante, necesaria
para el desarrollo
adaptativo y bienestar del menor. El que
un niño o niña sean
bien tratados por sus cuidadores, desde la temprana
infancia, es el mayor factor
protector para las relaciones
posteriores que el niño implemente con sus pares, con otros
adultos, y con sus mascotas”.
COMUNICACIÓN NO
VERBAL
Los expertos coinciden en que
el dominio de la comunicación
no verbal es clave para la convivencia entre niños y animales. El
menor debe saber que el perro se
comunica, sobre todo, a través de
los gestos que hace con su cuerpo.
Del mismo modo, recibe información mediante la comunicación no
verbal de sus dueños. El hecho que
se acerque demasiado al animal
para abrazarle o poner su cara cerca puede interpretarse por el perro
como una provocación. Eso se debe
a que, en las manadas de lobos, antepasados del perro, este tipo de
acercamiento indica un comportamiento intimidatorio.
Es importante para los padres
aprender de los gestos de los animales. Por otro lado, mirar directamente a los ojos del perro puede
entenderse por este como un reto.
Es recomendable que el niño sepa
que cuando el perro mueve la cola
y agacha su cuerpo y su cabeza indica que está contento o eufórico.
Si tiene las orejas inhiestas y la
cola quieta y hacia arriba, está en
tensión. El perro que arrastra el
cuerpo por el suelo, tiene la cola
entre las patas y las orejas hacia
detrás, comunica que se somete a
otro individuo, ya sea persona o
animal, a quien considera el líder.
Periodistas: María Elena Arroyo, Fredy
Aliaga Vega, Andrea Montoya Macías,
Maricel Contreras Barra, Pilar Valdebenito
Ferrada, Fotografía: Claudio Mancilla
Narvaez, Alejandro Aravena Muñoz, Diseño y
diagramación: Claudio Valenzuela Muñoz
3 | REPORTAJE
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
¿Quién merece
tener una mascota?
E
El sentido de la responsabilidad puede nacer y consolidarse en esta relación para que el perro le reconozca como un
amigo que cuida de él y al que tiene que respetar.
Mordeduras
Debido a que son menos consientes de
sus actos, los niños suelen exponerse
con más facilidad al ataque de
un perro. Cuando ello ocurre, las
mordeduras pueden concentrarse en
las zonas del rostro, cuello y cabeza,
mientras que en el caso de los adultos
en brazos y piernas.
“Esto ocurre porque los niños son más
pequeños y no arrancan, además tienen
menos fuerza para resistir el ataque
como lo hace un adulto”, explicó la
Directora de la Escuela de Enfermería de la Universidad de Talca, Adriana
Vásquez.
Agregó que tras evaluar la gravedad
de la mordedura, si fue superficial o
desgarró la piel, lo primero que se
debe hacer es limpiar la zona afectada
con abundante agua y jabón. “Así
se minimiza el riesgo de contagio
en caso de que el perro tenga rabia,
ya que se destruye el manto lipídico
del virus. En caso que la lesión sea
más profunda se debe comprimir el
sitio de sangramiento y trasladar lo
más pronto posible a un servicio de
urgencia”, precisó.
Vásquez añadió que es de suma
importancia informar al médico el origen
del animal. “Si el perro es de la casa o de
un vecino es más fácil averiguar si tiene
sus controles veterinarios al día. Ahora si
es un vagabundo y mordió sin provocación
también se debe notificar porque así
el especialista podrá evaluar
la aplicación de la vacuna
antirrábica”, precisó.
n la naturaleza existen muchos ejemplos de
cooperación entre diferentes especies. Pero los
seres humanos hemos llevado esto al extremo, dominando para nuestro propio beneficio a todos aquellos
animales, a nuestro alcance, que han permitido
este control. Hemos domesticado muchos de estos
“seres inferiores”, con el objetivo de facilitar tareas
o extraer productos para nuestro provecho. Algunos
ejemplos de ello son los bueyes, caballos o elefantes
para labores de arrastre; las vacas, cabras, o gallinas,
para obtener productos de vestir o alimentos; las
palomas, para enviar mensajes o los perros para ayudarnos a vigilar y cuidar a muchos de los anteriores.
En la actualidad, al vivir en centros urbanos que
concentran gran cantidad de personas, tenemos
menos contacto con la mayoría de las especies que
históricamente nos han servido. Es muy difícil tener
caballos, vacas, ovejas o incluso gallinas en un hábitat
en que apenas queda espacio para el ser humano. Al
visitar los pilotos de las viviendas que actualmente se
construyen, podemos visualizar cuánto espacio queda
para tener otros animales viviendo con nosotros.
Por lo demás, los que ocupan muy poco espacio,
como ratones o ratas llegan sin estar invitados.
En estas condiciones, la relación con otras especies
nos parece más lejana y también muchas de las
tareas en que requeríamos de ellos, ahora son realizadas por máquinas, como tractores, automóviles o
motos. Además, el procesamiento, para obtener sus
productos, se ha especializado y a los hogares llega
el resultado de esta elaboración, ya listo para ser utilizado. No se requiere de la crianza, ni hay espacios
para ello, en los hogares modernos.
Sin embargo, gatos y perros continúan cercanos al
ser humano, siendo de los pocos que nos acompañan en las ciudades. En el caso de los primeros, la
variación entre las razas no es tan grande, por lo que
la mayoría de ellas se adapta en forma similar en los
hogares humanos, pero en el caso de los segundos,
existen razas muy diferentes que se han desarrollado,
mediante la manipulación genética. Hay algunos que
tienen características, de tamaño y/o de carácter que
los hacen adecuados para vivir en espacios reducidos
en estrecho contacto con el ser humano, pero otros
son más adecuados a propósitos como el pastoreo, la
cacería o como perros guardianes y requieren más
espacio.
Muchas personas pueden decidir tener un can como
mascota. Los motivos de esta opción pueden ser
tan variados como las razas que existen, por lo que
es imposible caracterizar dentro de un único perfil a
quienes son dueños de un perro. Las características
de los propietarios van a variar tanto como la raza
del animal (me refiero al perro). Es diferente tener
un Poodle o un Chihuahua, que un San Bernardo,
un Pastor Alemán o un Rottweiler. Cada una tiene
características y necesidades propias. Es necesario
que las personas asuman una tenencia responsable
de mascotas, lo que implica ofrecer al animal las
condiciones para que pueda desarrollar sus potencialidades, de acuerdo a su genética. Esto significa
por ejemplo, que un Dálmata cuyos antepasados
acompañaban diligencias en Europa, recorriendo
grandes distancias, que ha heredado características
que le permiten correr mucho, no puede mantenerse encerrado en un espacio pequeño en que se le
dificulte moverse.
Lamentablemente, para ser dueño de una mascota
no existe como requisito el demostrar la capacidad
de asumir
una tenencia responsable. Como en
toda situación en que se asume el
cuidado de otro ser vivo, el propietario de un animal debería ser capaz
de reconocer y atender a las necesidades
del que está bajo su protección. El problema
surge cuando la persona sólo se preocupa de sí
Ricardo Rey Clericus
Director, Facultad de Psicología
Universidad de Talca
mismo, como es fácil que ocurra en una sociedad
que fomenta el hedonismo, egoísmo y una cultura de
objetos desechables. Una mascota no es un objeto
inerte que puede ser desechado cuando hace algo
que no es del agrado de su dueño, como ensuciar, ladrar, morder, saltar y muchas cosas que los animales
hacen espontáneamente.
Si una persona decide tener una mascota, lo primero que debe tener presente es que toda cercanía con
otra especie acarrea riesgo de transmisión de enfermedades, que debe evitarse con controles periódicos
donde un veterinario. Además, debe tomar en
cuenta que el animal es un ser que en condiciones
normales vivirá una determinada cantidad de años;
que durante la primera etapa de su vida será más
juguetón; luego cuando más adulto, habrá aprendido
a interactuar con su amo; pero se hará nuevamente
más dependiente cuando esté viejo o enfermo.
También para conocer más las características de las
diferentes razas, es recomendable consultar a un
especialista que asesore la elección.
La decisión de tener un animal, implica estar
dispuesto a interactuar con éste. Una mascota tiene
necesidades emocionales, además del alimento y el
abrigo, por lo que hay que acompañarlo tanto en los
buenos como en los malos momentos. Los perros
desarrollan la capacidad de comunicarse con sus
dueños, de expresar y entender estados emocionales. Y no es extraño escuchar de personas que
afirman que sus perros comprenden cuando se les
habla. Hasta el punto en que algunos coinciden con
Lord Byron, que señaló: “Cuanto más conozco a los
hombres más quiero a mi perro”.
En esta interacción hay dos situaciones que aparecen cada cierto tiempo en las noticias y que dan
cuenta de nuestra incapacidad de asumir una tenencia responsable de mascotas. La primera de ellas
es la tenencia de perros potencialmente peligrosos,
que pueden hacer daño por sus características
físicas. En este caso, además de todos los requisitos
señalados antes, quienes tienen estos animales,
deben mantenerlos en condiciones que eviten los
riesgos de daño a seres humanos o a otras mascotas.
La segunda situación que vemos habitualmente en
Chile, es la de los perros abandonados por quienes
los acogieron en algún momento. Hemos naturalizado la visión de manadas de perros vagos por las
calles que terminan atropellados y siendo alimento
para otros animales. Fuimos nosotros quienes
invitamos a estos amigos a vivir con nosotros cuando
nos instalamos dentro de la cueva, pero los echamos
a la calle ahora que nos trasladamos a un pequeño
departamento donde nos estorba, sin embargo
no podemos eludir que todavía es nuestro deber
hacernos responsables de lo que pase con él. De lo
contrario, poco nos diferenciaremos de los demás
animales.
4 | COMUNIDAD
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
En deuda con el amigo fiel
Hay un perro por cada
cinco habitantes
en el Maule
Los chilenos y, entre ellos los maulinos, no somos precisamente
un ejemplo de cómo tratar a nuestras mascotas. Hay necesidad
de educar para una tenencia responsable, algo que para
el presidente del Consejo Regional del Colegio de Médicos
Veterinarios afortunadamente es más fácil de lograr en las nuevas
generaciones.
P
M.A.
ara nadie resulta indiferente
la realidad de nuestro país
respecto a los perros que
deambulan por las calles y plazas,
aparentemente sin dueño. Algunos
estudios estiman que cerca de tres
millones de canes marcan presencia
a lo largo de nuestra larga y angosta
faja. Por eso, la directora de la Unión
de Amigos de los Animales (UAA)
Alejandra Rojas, aboga por una tenencia responsable y asevera que es
primordial el control de la natalidad
y la entrega en adopción de para evitar que los animales sigan proliferando en la vía pública.
“Una tenencia responsable es un
conjunto de responsabilidades que
tiene una persona adulta cuando
es dueña de una mascota”, dice y
detalla entre esos deberes asegurar
alimento, agua fresca para beber,
buena salud y un refugio limpio, seguro y cómodo.
En la Región del Maule, la situación
también es preocupante porque, de
acuerdo a cifras estimativas de población canina correspondientes a
2007, entregadas por la Secretaría
Ministerial de Salud, había más de 198
mil perros entre las cuatro provincias, de
los cuales sobre 47 mil existían en la comuna de Talca, 27 mil 169 en Curicó; 17
mil 901 en Linares; 10 mil 498 en Constitución y 8 mil 524 en Cauquenes.
Sin dueño
Datos actualizados y exactos no existen
porque para eso habría que hacer un censo, lo que implica encuestar casa a casa,
según la Seremi de Salud. Otras estimaciones de la misma fuente indican que
en la región hay un perro por cada cinco
habitantes y que de los198 mil que viven
en el Maule la población canina vaga o
callejera transitoria llega a los 79 mil 323
ejemplares y 29 mil 700 son perros vagos
sin dueño.
Ante esta realidad nadie parece insensible y hay muchas opiniones que coinciden
en relación a medidas para controlar el
problema de los perros vagos y propiciar
la tenencia responsable de mascotas.
En Talca, un primer intento para atacar el
problema surgió hace cinco años con una
ordenanza municipal que no prosperó,
según el alcalde de entonces y actual con-
cejal Patricio Herrera, porque “quienes
se oponían consideraron que era ilegal
y había que esperar un pronunciamiento
del Congreso Nacional sobre el tema,
lo que aún está pendiente”, alega el ex
jefe comunal. “Yo creo que en todas las
comunas, y en Talca especialmente, hay
serias dificultades por la gran cantidad
de perros con hambre y sin atención en
las calles, con un deterioro de la salud de
ellos y problemas para la comunidad y,
por lo tanto, debe existir una ordenanza
municipal que regule la tenencia responsable de mascotas”, insiste.
Lo más adecuado, en su opinión, es disponer de un canil al que se pueda llevar
a todos estos perros vagos y mantenerlos
en buenas condiciones, con la idea de
donarlos a familias que quieran hacerse
responsables de una mascota. También
es partidario de la instalación de un chip
para identificar dueños, multar a quienes
se descuidan con sus perros y comparte la
idea de un proceso de esterilización.
Respecto a lo que está haciendo la actual
administración municipal, asevera que la
campaña es lenta e incompleta porque
debería aplicarse barrio por barrio. Añade que personas que se opusieron a la
ordenanza dictada en su mandato, están
hoy a cargo de enfrentar el problema de
los perros de la calle y con ellos no concuerda respecto a la decisión de devolver
a los perros esterilizados a la vía pública
ni de desestimar el uso de caniles. “Eso
tiene que ver con un problema de salubridad pública también. Por este riesgo, y
por el bien de los perros, y porque nos parecía un problema importante, nosotros
creamos la ordenanza. Ojalá hubiera una
solución de país para ordenar esto, pero
seguimos esperando”, argumenta.
Sensible al tema se declara el concejal
Luis Vielma, vinculado al Kennel Club
y propietario de cinco campeones de
Chile de la raza pomerania. Se muestra
convencido de que la ciudad enfrenta
una situación que no solo es responsabilidad de las autoridades resolver, sino de
todos los ciudadanos porque la tenencia
responsable parte en los hogares. “El
problema parte cuando llega un cachorro
de regalo a una casa. Todos al comienzo
lo encuentran lindo, pero después se dan
cuenta que el perro come, ensucia, hace
pedazo las plantas y entonces tratan de
regalarlo y si nadie lo quiere, lo tiran a
la calle. Creo que casi el 100 por ciento
de los perros nace en un hogar, pero los
dueños irresponsables no asumen su cuidado”, recalca.
Experiencia
en la UTALCA
Desde la Universidad de Talca,
un grupo de personas ofrece un
ejemplo de cómo la comunidad
puede contribuir al control de
la población de perros vagos.
En forma voluntaria, ellas se
encargan de la atención de los
animales que suelen verse en el
Campus Talca.
Eduardo Cofré, Administración
de Campus se encargó hace
dos años de la labor de preocuparse por el estado de estos
perros. Posteriormente asumió
otra función, como conductor
del bus universitario, pero
continuó con su misión anterior
por iniciativa personal, común
a la de algunos estudiantes
“pro animalistas” de distintas
carreras.
“Al campus llegan perros que
siguen a los alumnos, pero la
mayoría de esos animales está
de paso. Son como 10 los que
permanecen acá y todos están
esterilizados y desparasitados”,
cuenta. A la vez destaca el
esfuerzo de los estudiantes
voluntarios por intentar “poner
en adopción” a los canes que
llegan.
“Además, cuando llega un perro
enfermo, procuramos atraparlo
y mantenerlo aislado en un
sector para que no contagiando.
Llamamos al Centro Municipal
de Atención Veterinaria y ellos
vienen a aplicarles el tratamiento que corresponda”, manifiesta.
El funcionario aclara que la idea
es ayudar a los animales, pero
conscientes de que es necesario
el control demográfico.
5 | COMUNIDAD
Denuncia, además, que muchas personas tienen la costumbre de dejar el
perro en la calle cuando se van en la
mañana a trabajar y lo entran al patio
en la noche, conducta que incluso se observa en sectores medios.
Una visión similar sobre los dos aspectos mencionados tiene el presidente del
Consejo Regional del Maule del Colegio de Médicos Veterinarios, Juan Pablo Ríos, y ambos coinciden también en
el hecho que ahora no solo deambulan
“quiltros” por las calles, sino también
perros de raza, como pastores alemanes, cocker spanniels, labradores y fox
terriers. “Cuando dejan el perro en la
calle, muchos se pierden y si uno va a
los caniles, se da cuenta que la mitad de
la población no es quiltro, tienen dueño
y podría ser perfectamente ubicable”.
Identificación
Por eso, es partidario de instalar un
chip en los canes con su identificación y
la de su propietario, lo mismo que opina
Luis Vielma, para multar a los dueños
irresponsables que no cuidan como es
debido a sus mascotas. “Sobre esto hay
que educar a la gente para que tome
conciencia y cuando le regalan un perro,
si no está dispuesto a asumir su cuidado, que no lo acepte”, dice el concejal,
quien además destaca la importancia
de la campaña de esterilización a cargo
del Centro de Atención Veterinaria de
la Municipalidad de Talca.
Para Juan Pablo Ríos, lo primordial es
tener un registro, algo básico para que
pueda funcionar una ordenanza, puesto que se requiere endosar la responsabilidad de un perro abandonado. “El
dato estadístico es necesario y hay que
hacer un estudio acabado. Se está haciendo una campaña de esterilización,
pero se desconoce cuántos animales se
están operando en el día, en la semana o al mes. Al comienzo se decía que
eran 25 diarios, 100 al mes, un buen
número, pero no todas son cirugías de
esterilización”, comenta. Y agrega que
es necesario “chipear” las mascotas y
que exista un canil adonde el propietario pueda acudir a rescatarlas, “y si
no hay un dueño responsable, tratar de
colocarlas en una casa. Una perrita esterilizada es más fácil que la reciban”.
Universo canino
“Se dice que hay un perro por tres habitantes y solo un tercio tiene dueño
responsable, que se hace cargo de sus
cuidados, con su alimentación, vacunas
y que lo saca a la calle con cadena e
identificado”, dice y agrega que es
necesario conocer bien el universo del
problema. En ese sentido, observa que
las universidades que imparten la carrera de Medicina Veterinaria en Talca
podrían colaborar, por ejemplo, a través
de proyectos de tesis.
Por otra parte, advierte sobre dos situaciones negativas, una de las cuales es
la conducta irresponsable de personas
que abandonan mascotas en el canil
del cerro La Virgen, cuyos recursos no
son suficientes. “Muchos perros son
mordidos por otros porque entre ellos
hay canibalismo y, además, cuando un
llega un perro enfermo, contagia a los
restantes. Cada nuevo perro en el lugar
debiera ser examinado por un médico
veterinario y quedar en un ambiente
adecuado, confortable, con comida y
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
agua limpia para beber”, explica.
La segunda advertencia tiene que ver
con el riesgo de contagio de enfermedades a las personas, como parasitismos y leptospirosis que afectan especialmente a niños y personas de edad
avanzada con bajas defensas.
El dirigente del colegio profesional
subraya que pocas ciudades cuentan
con una ordenanza que funcione. A su
juicio, para ello se requiere que estén
involucrados las autoridades locales,
los médicos veterinarios, los alumnos
de la carrera, dueños de clínicas y la
comunidad en general. “Y la educación
es importante. Afortunadamente las
nuevas generaciones valoran bastante
más la tenencia responsable, el bienestar animal, que los mayores que no
cuidamos como deber a nuestros fieles
compañeros”.
APROBADA HACE CINCO AÑOS:
La ordenanza
frustrada
Nuevo impuesto
Como un problema cultural suele calificarse la tenencia irresponsable de
mascotas, como también lo aprecia el
director del Centro de Atención Veterinaria de la Municipalidad de Talca,
Sergio Manzor, para quien todo parte
“de nosotros mismos”. “Cuando uno
tiene un perro, debe pensar hasta en las
vacaciones, en que el perro también se
enferma, que necesita esparcimiento,
cariño y estímulos”, comenta, junto con
criticar don dureza a quienes, aburridos
de sus mascotas, las lanzan a la calle.
Con satisfacción cuenta que para controlar la proliferación de perros vagos,
el centro lleva ya 5.400 esterilizaciones, con lo cual se ha impedido el nacimiento de 35 mil crías, un modelo de
trabajo que se reconoce como el mejor
en Chile, según su comentario.
Pero Manzor quiere ir más allá. Está
mirando cómo se maneja el tema en
Estados Unidos y en algunos países de
Europa, en los cuales la esterilización
es una medida generalizada y los canes
solo se reproducen en centros autorizados. “Si alguna persona quiere tener un
perro sin castrar, debe pagar un impuesto”, aclara.
Medida extrema
Otro concejal de Talca, Manuel Saavedra, presidente de la comisión de salud,
sostiene que el tema de la tenencia
responsable de animales y la población
de perros vagos debe ser abordado por
el concejo municipal, sobre todo porque
según su apreciación se gastan cien
millones de pesos en atención veterinaria, pero faltan medicamentos en los
consultorios. Por esa razón, si bien se
confiesa amante de los perros, aceptaría que en casos de animales callejeros
infectados “como medida extrema se
aplicara eutanasia si no hay recursos
para tratarlos”.
Sobre la campaña de esterilización,
opina que no resuelve el problema
“porque los animales vuelven a la calle
y molestan a las personas” y considera
adecuada la implementación de caniles
y de un chip para obligar a los dueños a
hacerse responsables de sus mascotas.
“Yo conozco a muchos talquinos responsables que están dispuestos a pagar
2 mil pesos para la instalación del chip
en sus perros y estoy de acuerdo en que
debemos buscar soluciones, pero se
debe tener más en cuenta al concejo”,
expresa.
A
un conjunto de buenas intenciones quedó reducida la ordenanza municipal de Talca sobre
“Tenencia y manejo responsable
de animales caninos”, cuya aprobación por el Concejo Municipal
data del 7 de marzo de 2007, en
el periodo del ex alcalde Patricio
Herrera. Sin embargo, no se llegó
a publicar.
La normativa, que consta en el decreto alcaldicio N° 620, del 14 de
marzo de ese año, incluye29 artículos y otros dos transitorios, y se
justifica en la necesidad de recoger
“los principios básicos de respeto,
defensa, protección, salud y control
de los animales en su relación con
el hombre”, ante la presencia de
éstos en el área urbana y rural.
En ese sentido, la ordenanza alude al “gran número de problemas
sanitarios, económicos, medioambientales y sociales, que generan
un ambiente de inseguridad e insalubridad para la ciudadanía y en general para todos los seres vivos que
habitan esta comuna”. Establece
también que el sentido de la ordenanza es asignar responsabilidad a
los propietarios y/o cuidadores de
perros, en el manejo y protección
de éstos, “asegurando la adecuada
convivencia con las personas y con
el entorno”.
Respecto a la regulación de tenencia de animales caninos, la
ordenanza indica que los dueños,
tenedores o responsables de estos
animales están obligados a su mantención y bienestar y, por lo tanto,
deben tenerlos en buenas condiciones higiénicas y sanitarias, lo que
implica cobijo adecuado, alimenta-
ción y agua, oportunidad de ejercicio
físico y la debida atención de acuerdo
a sus necesidades fisiológicas. Además,
señala que quienes alimenten perros
en la vía pública serán considerados
sus dueños y responsables de ellos.
Registro único
Una de las novedades es la creación
del “Registro Único Municipal de Animales Caninos”, medida que algunos
consideran positiva, como el presidente del Colegio de Médicos Veterinarios
de la Región del Maule, Juan Pablo
Ríos, para quien es el punto de partida
de un sistema de control de la población canina a partir del conocimiento
del universo.
La normativa establece también que
los perros sólo pueden circular por
las calles en compañía de sus dueños,
tenedores o responsables, y portar collar o arnés y sujetos por una correa.
Se prohíbe la entrada o permanencia
de animales en locales de uso público
y obliga al propietario o a quien conduzca el perro a recoger y eliminar las
fecas en bolsas u otros dispositivos y
depositarlas en contenedores o papeleros de la vía pública.
Igualmente los propietarios deben
hacerse responsables de mantener a
sus animales domésticos en un refugio
apropiado y en caso de que se perjudique las condiciones de vida de éstos,
pueden ser denunciados por el delito
de maltrato animal, de acuerdo a la
legislación vigente.
Otro punto importante es la creación
del Centro de Rehabilitación Temporal
de Animales Caninos para albergar a
los perros abandonados o extraviados
y desde donde sus dueños los pueden
recuperar en un plazo de cinco
días, previo pago de una multa
a beneficio del centro. Si no son
reclamados, otras personas o instituciones de protección animal
podrían recibirlos a su cuidado.
También en ese lugar se llevarán
los perros enfermos o atropellados
que se encuentren en la vía pública, para su tratamiento y rehabilitación. Ante la imposibilidad de
una recuperación, se considera la
eutanasia “con un método internacionalmente reconocido e indoloro
acorde a la legislación vigente”.
Agresión
Cuando un perro vago agrede a una
persona en la vía pública, el procedimiento fijado obliga a capturarlo
y trasladarlo al centro de rehabilitación temporal donde estará a
disposición de la autoridad sanitaria para su observación.
Entre otros aspectos, la ordenanza prohíbe someter a los animales
a prácticas crueles o peligrosas;
abandonar animales en sitios privados o de uso público; privarlos de
alimento o agua, mantenerlos en
instalaciones inadecuadas, alimentar animales vagos o abandonados
en la vía pública, y pasear o soltar
perros en espacios o recintos habilitados con juegos infantiles.
Respecto a la fiscalización del cumplimiento de estas normas, precisa
que esa labor queda en manos de
inspectores municipales y Carabineros, en tanto las infracciones a la
ordenanza, que aplicará el Juzgado
de Policía Local, oscilan entre 0,5
a 3 UTM.
6 | ENTREVISTA
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
Michel Leporati, Director de la Escuela de Medicina Veterinaria, UST – Talca
“Los perros
vagos son un
problema muy
complejo para
la sociedad”
Si tuviésemos una tenencia responsable de animales, notablemente
disminuiría la población de perros vagos porque éstos no surgen
espontáneamente en las ciudades sino en buena medida cuando las
personas se deshacen de ellos en forma temporal al soltarlos a la calle,
o bien botándolos definitivamente”, explica el experto.
P.V.
E
l médico veterinario Michel Leporati, Director de
la Escuela de Medicina
Veterinaria, UST – Talca, explica
que el aumento de la población
de perros vagos es un problema
de toda la sociedad y no disminuirá
si la ciudadanía no toma conciencia
sobre la tenencia responsable de las
mascotas.
Profundizamos con el experto sobre
este problema y nos indicó algunas
claves para contribuir en la disminución de la población callejera de
caninos en nuestras ciudades.
¿Qué debo considerar para
tener una mascota?
“Primero informarse respecto de
la mascota que estoy eligiendo,
cuáles son sus requerimientos y necesidades y luego estar seguro que
voy a cumplir con lo que necesitan.
Yo no puedo tener un perro de 60
kilos, dentro de un departamento
de 30 metros cuadrados, porque
requiere espacio y condiciones distintas a las que le puedo brindar en
un departamento, por mucho cariño que yo le tenga al animal, necesita un espacio distinto. Tampoco
puedo condicionar al perro a mis
restricciones porque si lo hago, podría tener, por ejemplo, un animal
potencialmente peligroso.
Hay que informarse de las necesidades y del comportamiento de
los animales de compañía antes
de decidirse por una especia en
particular. No es lo mismo hacerse
cargo de un perro que de un gato o
un hámster, y no es aconsejable llegar con el San Bernardo a la casa y
luego darse cuenta que no era para
ese lugar”.
Y los perros vagos, ¿cómo se
controlan?
“Si tuviésemos una tenencia responsable de animales, notablemente disminuiría la población de perros vagos porque éstos no surgen
espontáneamente en las ciudades
sino que en buena medida, cuando
las personas se deshacen de ellos
en forma temporal al soltarlos a la
calle, o bien botándolos definitivamente. Ello genera poblaciones de
perros que se mantiene, sobreviven
y ocupan los espacios públicos urbanos y también rurales, constituyéndose en problemas de salud ambiental, pública y animal, además
de tener graves consecuencias de
bienestar para ellos mismos. Por lo
tanto el tema de la tenencia responsable de animales ha estado
muy vinculado al problema de los
perros vagos”.
¿Qué significa una tenencia
responsable?
“Significa fundamentalmente entender que cuando uno tiene una
mascota se tiene que hacer cargo de las condiciones mínimas de
bienestar que estas requieren. Los
animales sin pretender humanizarlos, no sólo cumplen un rol de
acompañamiento cada vez más
importante en la sociedad, sino
que ellos sufren, se asustan, sienten placer y tienen necesidades
de alimentación, bebida, abrigo y
afecto, entonces, cuando hablamos
de tenencia responsable, junto con
hacernos cargo de evitar que con
nuestra conducta se transformen
en un problema sanitario, vivan en
condiciones de bienestar entonces,
debemos hacernos cargos para
cumplir con eso.
La tenencia responsable da cuenta
de eso, y si esto no ocurre, rápidamente nos encontramos en que los
animales de compañía comienzan
a transformarse, ya no en una solución de compañía ni de apoyo
psicológico, sino en un problema y
al hacerlo, la gente piensa que la
solución más fácil para resolver ese
problema es dejarlos en la calle”.
PROBLEMA DE CALLEJEROS
¿Cómo controlar los canes
sin dueño?
“Hoy en Chile es un gran problema, no hay ciudad que no tenga
una población de perros vagos, que
a la vista, es numerosa. Como decía anteriormente, ello representa
un problema de salud pública, de
seguridad ciudadana, de sanidad
7 | ENTREVISTA
animal y constituye un problema de
bienestar animal también. De esto
se dice poco pero, junto con todos
los factores anteriores, los perros
vagos no lo pasan bien. Muchas veces la gente se opone a controlar la
existencia de perros vagos porque
suponen que van a ser maltratados, sin embargo los perros en esas
condiciones no viven bien porque
están expuestos a enfermedades, a
riesgos, pasan hambre y frio, entonces este discurso ambiguo de que
los perros deben ser dejados ahí y
no hacer nada, inhibe a la autoridad a hacerse cargo del problema
y mientras, la ciudadanía tampoco
lo hace”.
¿Cómo solucionar el problema
en una población que está
muy sensibilizada respecto a
que no sufran los animales?
“El problema es complejo y multivariado. Debe ser mirado desde
una perspectiva de la responsabilidad de los diferentes actores sociales, desde las autoridades nacionales, regionales y locales que tienen
el deber de procurar un ambiente
seguro y libre de riesgos sanitarios.
Los especialistas deben entregar
soluciones técnicas socialmente
aceptables y las personas que de-
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
ben actuar con responsabilidad y
criterio frente a la tenencia y cuidado de mascotas”.
“Nosotros estamos trabajando en
un modelo que pretende abordar
esta problemática ofreciendo soluciones tanto desde la perspectiva
institucional, generando información para la toma de decisiones,
como desde las soluciones veterinarias, sanitarias, epidemiológicas,
hasta las de sensibilización y formación de capacidades en materia
de tenencia responsable entre los
dueños de mascotas”.
¿Cómo sería ese modelo?
“En primer término se debe conocer el comportamiento de las
poblaciones animales a controlar,
identificándolos, rastreándolos y
reconociendo si se vinculan con
otras poblaciones. A partir de ello,
podremos establecer cuántos son,
cómo se comportan y cómo se alimentan para así, definir planes para
entregar soluciones en función de
conocimientos objetivos de lo que
está ocurriendo con esa población.
En paralelo, nos permite conocer
el estado sanitario y los riesgos
de transmisión de enfermedades
que representan para la gente que
convive en el mismo espacio con
estos animales, así como prevenir
situaciones de riesgos tales como
accidentes de tránsito o ataques,
entre otros.
Una segunda línea es la interrupción de los ciclos reproductivos,
tanto de hembras como de machos
y la relocalización de los ejemplares, sacándolos de las calles, ubicándolos en albergues transitorios,
mientras se procura una ubicación
definitiva”.
“Otro componente importante
es la capacitación de la gente, se
tienen que hacer campañas comunicacionales, hay que educar a la
gente, intervenir en los colegios
para entregar elementos de tenencia responsable. En éste ámbito,
se debe recurrir no solo a canales
convencionales sino que también,
a las herramientas que ofrecen las
tecnologías de comunicación e información”.
“Finalmente, con la información
que el propio modelo en sus distintos componentes sea capaz de
generar esperamos establecer un
sistema de retroalimentación que
permita una mejor toma de decisiones frente a este problema, ya
sea en materia normativa y regulatoria, como de tenencia responsable u otra”.
Síntomas de la rabia
1
Se muestra esquivo al
trato con las personas,
se vuelve malhumorado
y no juega.
2
Presenta poca o nula
atención al llamado
de sus dueños y no
obedece órdenes.
3
Se esconde en sitios
oscuros.
4
Si era juguetón y
alegre, se vuelve triste,
silencioso y arisco. Si
por el contrario era
tranquilo se torna en
extremo excitable.
Después de 2 ó 3 días de
manifestar estos trastornos en su
comportamiento:
1
Está muy inquieto y
violento.
2
Rechaza la comida,
pero ingiere elementos
no comestibles como
carbón, madera,
alfombras, paja,
piedras, trozos de tela,
etc.
3
Pareciera “cazar”
moscas imaginarias.
Cuando un
animal está
contagiado
con rabia tiene
síntomas fáciles
de detectar:
Impacto
sanitario
y ambiental*
L
a presencia de perros vagos
en los centros urbanos de la
Región del Maule constituye una
de las principales problemáticas
de los servicios comunales de salud ambiental. Su presencia en
espacios públicos representa un
riesgo para la salud (transmisión
directa y/o indirecta de zoonosis);
para la salud animal (transmisión
de enfermedades a otros animales: domésticos, silvestre y/o
productivos); de contaminación
ambiental (deposiciones, esparcimiento de basura); para la seguridad de las personas (ataques,
mordeduras); para la seguridad
vial (accidentes de tránsito) y por
último para el propio bienestar
de estos animales.
Si bien esta es una problemática ampliamente conocida y sus
impactos en la salud pública y
la sanidad ambiental son crecientes - dándose cuenta de ello
periódicamente en medios de comunicación, particularmente por
episodios vinculados a ataques
de perros a personas- se trata
de una situación fuera de control
cuya resolución es compleja, existiendo poca experiencia y capacidades, para abordar su prevención y vigilancia.
Constituye una de las principales prioridades sanitarias y ambientales para la gran mayoría
de los municipios del país, y aun
cuando existe un diagnóstico
bastante acabado de sus causas,
entre las principales: (1) la falta
de educación para una tenencia
responsable (2) desconocimiento de riesgos sanitarios (3) falta
de institucionalidad, regulaciones
efectivas y disponibilidad presupuestaria (4) dilemas éticos no
resueltos entre actores sociales
respecto de cómo enfrentar el
tema. En términos de soluciones
generalmente se recurre a procedimientos poco efectivos, parciales y muchas veces socialmente
no aceptados (eutanasias), siendo
recurrente la implementación de
campañas de esterilización como
principal acción de control. Estos
último puntos,- eutanasias y esterilizaciones- junto con desmostarse poco efectivos, no da cuenta
de la multidimensionalidad del
problema.
Mientras éste no se aborde desde
su complejidad, con intervenciones
integrales, desde la epidemiología, la salud pública, la sanidad y
el bienestar animal, la educación,
la regulación y, con una mirada de
ámbito territorial y ambiental, las
soluciones seguirán, en la práctica,
teniendo un efecto más mediático
que real, persistiendo el grave riesgo para la salud pública, la sanidad
ambiental y la salud animal que las
poblaciones de perros vagos fuera
de control representan.
Para avanzar en la implementación
de soluciones tecnológicamente
efectivas y socialmente sustentables una de las principales restricciones que los distintos actores
públicos y privados, nacionales y locales deben enfrentar es la escasa
información cuantitativa y cualitativa, a nivel del territorio que permita valorar sanitaria, ambiental,
social y económicamente la real dimensión de este problema y sus impactos En este sentido resulta clave
una acción multidiciplinaria basada
en la ciencia; la educación, la tecnología y la gestión de la información
que apunte a: (1) el reconocimiento y caracterización epidemiológica
del problema, mediante estudios de
dinámicas y cuantificación de las
poblacionales en territorios acotados; al diagnóstico clínico y epidemiológico de problemas sanitarios
zoonóticos y de salud animal y ambiental más frecuentes observados
en las poblaciones estudio y los territorios que habitan. (2) El control
de las dinámicas reproductivas; (3)
la educación de la población en mayor riesgo en escuelas y colegios, la
capacitación continua a través de
organizaciones de base de la ciudadanía y la divulgación a través
de campañas comunicacionales en
medios locales. (4) La integración
de la información en sistemas de
gestión que apoyen la toma de decisiones sanitarias de autoridades
locales, entreguen insumos para
la formulación y retroalimentación
de políticas y toma de decisiones
a las autoridades sectoriales, locales y nacionales; e informen a la
ciudadanía sobre la evolución del
problema y las estrategias para
abordarlo.
*Michel Leporati, Médico Veterinario
10 | ANÁLISIS
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
PROYECTO DE LEY EN EL PARLAMENTO OBLIGARÁ FINANCIAMIENTO:
$9 mil millones para
atenuar el problema
Proyecto de Ley que regula la tenencia responsable de
mascotas y animales potencialmente peligrosos también
establece multas para personas y criaderos, oscilarán entre
los $197.850 y $1.187.100.
M.C.
R
ottwailler, Pitbull, Doberman, son algunos de los nombres que, cada cierto tiempo,
vuelven a hacer noticia convertidos
en protagonistas de violentos ataques a personas, incluso a veces, sus
propios dueños.
Ante cada uno de estos casos se levantan voces reclamando por la falta de normas que regulen la tenencia de especies identificadas como
de riesgo, por su feroz potencial.
Lo cierto es que desde hace años
se tramita en el Congreso un proyecto de Ley que regula la tenencia
responsable de mascotas y animales
potencialmente peligrosos.
Por un largo período el debate se
vio entrabado a causa de un artículo que establecía la eutanasia para
“resolver” la proliferación de perros abandonados, medida que fue
resistida por organizaciones animalistas que obligaron a retirar dicha
indicación.
Superado ese escollo se debió abordar la preocupación de las municipalidades que, con la nueva nor-
mativa, tendrán un activo rol en el
control de la población canina.
Según explicó uno de los impulsores
del proyecto, el senador Francisco
Chahuán, la principal inquietud estaba centrada en el origen de los recursos que los gobiernos comunales
deberían destinar para esos fines.
“Pedimos que se entregaran recursos especiales a este efecto y el Ministerio del Interior comprometió
la suma de 9 mil millones de pesos
para esta materia”, informó.
El nuevo cuerpo legal se encuentra
ahora radicado en la Comisión de
Hacienda del Senado, desde donde
debe ser despachado a la Cámara
de Diputados para el segundo trámite legislativo, proceso para el cual
anunció que pedirán urgencia.
“Lo que no puede ocurrir es que el
Ejecutivo se acuerde de este proyecto cada vez que ocurre un caso
de lesión o de muerte producto a
causa de estos animales”, emplazó.
Adelantó que la normativa establecerá un nuevo régimen jurídico frente a daños o lesiones que se produz-
El proyecto
La iniciativa en trámite en el Congreso establece que: El ministerio
del Interior será el encargado de
elaborar el reglamento para establecer un registro que identificará
a las razas y cruzas consideradas
potencialmente peligrosas.
Fija la Responsabilidad Civil
Objetiva por los daños causados,
y también que el organizador de
eventos con animales se hace
solidariamente responsable de
las lesiones o daños que éstos
puedan causar.
Prohíbe el adiestramiento orientado a incentivar la agresividad del
animal y penaliza su abandono.
Crea un registro con organizaciones no gubernamentales relacionadas al cuidado animal, así
como de criadores y vendedores
los cuales tendrán la obligación
de vender esterilizados los ejemplares de estas especies.
Aplicará una Estrategia Nacional
de Protección de la población
animal a cargo del Ministerio del
Interior, orientada al desarrollo
de campañas para la tenencia responsable, así como de programar
campañas de esterilización de
mascotas masivas y obligatorias.
Cada municipio del país deberá
dictar una ordenanza estableciendo las condiciones de
circulación en la vía pública de
estas especies, así como para su
mantención.
En cada Dirección de Desarrollo
Comunitario habrá un funcionario a cargo de administrar los
recursos destinados para estos
fines.
Prohíbe todo acto que tenga por
objeto la transferencia o entrega
a cualquier título de un animal
perteneciente a una especie protegida o en peligro de extinción.
Establece Fondos Concursables para ONG encargadas de
promover el plan de tenencia
responsable.
can por esta causa, estableciendo
sanciones pecuniarias que recaerán
sobre el propietario del can.
Castigos en dinero
“Cuando los dueños incumplan las
obligaciones que fijará la Ley se expondrán a una multa de 5 a 20 UTM
(entre $197.850 y $791.400), que
en el caso de los criaderos será de
10 a 30 UTM (entre $395.700 y
$1.187.100) y en caso que exista
reincidencia se aplicará el doble de
la multa. Cualquier otra contraven-
FRANCISCO CHAHUÁN,
SENADOR: “Pedimos que se
entregaran recursos especiales
a este efecto y el Ministerio del
Interior comprometió la suma de
9 mil millones de pesos para esta
materia”.
ción tendrá una sanción de 1 a 30
UTM”, puntualizó.
Frente a este proyecto, el senador
Andrés Zaldívar estimó que es un
avance frente a la ausencia de un
marco normativo que regule el
tema. “Quizás habría que revisar las
sanciones, aunque no creo que debamos poner el énfasis en ello. Necesitamos generar un cambio cultural
en la sociedad chilena, y creo que
el proyecto apunta en dicha dirección”, opinó.
En ese sentido, destacó que “busca
el establecimiento de una política
pública, involucra al Ministerio de
Salud, pero no lo deja sólo en esto,
es más, reconoce que es necesario
abordarlo intersectorialmente y, aún
más importante, no pone el énfasis
en los animales, sino en las personas, y en la necesidad de avanzar en
una cultura de tenencia responsable
de mascotas”.
En tanto, el senador Juan Antonio
Coloma resaltó que la normativa
“instala una nueva institucionalidad
en una materia que antes no existía”, resguardando la salud de los
animales, pero a la vez estableciendo medidas para evitar impacto en
la salud de las personas.
En cuanto a los recursos que irán
destinados a los municipios, el parlamentario precisó que “durante el
primer año de vigencia se financiará
con cargo al Tesoro Público y con
posterioridad puede ser asumido en
las distintas leyes de Presupuesto”.
Por otra parte, el senador Guido
Girardi valoró las sanciones que se
incorporarán con la normativa en
trámite.
“Quien quiera tener un perro peligroso, que es como tener un arma
cargada, será responsable de todos
los daños que pueda producir. Además se establecen condiciones penales agravadas y un conjunto de
condiciones para mantener al animal en un sitio seguro y para salir
con él”, aseveró.
PROYECTO LIMITADO
GUIDO GIRARDI, SENADOR:
“Quien quiera tener un perro
peligroso, que es como tener un
arma cargada, será responsable
de todos los daños que pueda
producir. Además se establecen
condiciones penales agravadas y
un conjunto de condiciones para
mantener al animal en un sitio
seguro y para salir con él”.
Quien tiene una visión más crítica
del proyecto es la senadora Ximena
Rincón, quien cuestionó que sólo se
pretenda regular la problemática de
las denominadas razas peligrosas.
“Se dan pautas que apuntan a la
responsabilidad como dueño de un
perro de estas características. Luego, la tenencia responsable obedece
a una actitud frente a todos los animales que hacemos nuestras mascotas”, comentó.
Añadió que la iniciativa además tiene problemas en su fundamento, ya
que a la hora de seleccionar razas
se basa en un estudio hecho en Esta-
dos Unidos, cuya realidad es distinta
a la nuestra.
“Dentro del proyecto no se considera agresivo al Pastor Alemán, simplemente porque en USA los casos
de ataques de esta raza son escasos
y no porque no los haya, sino porque
la raza no es predominante entre
los perros de ese país. Claramente
no es lo que ocurre en Chile, donde es parte de nuestra idiosincracia
y, además, es la que utiliza nuestra
policía, precisamente no por ser una
raza genéticamente pacífica”, graficó.
Según la parlamentaria otra falencia es que sólo habla de perros.
“Nada establece para la tenencias
de gatos. Y hoy en día la evolución
de la rabia tiene al gato como a su
principal vehículo de transmisión
-luego de ser contagiado por el murciélago- antes que al perro, como
ocurría en otra época”, advirtió.
11 | ANÁLISIS
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
25 mil esterilizaciones
Decir que en el Maule existe
un perro cada 5 habitantes
puede no parecer relevante.
Pero cuando esa estimación se
adapta a la realidad de la Región
se puede concluir que, en total,
hay unos 198.300. De esa cifra
79.323 corresponde a población
canina vaga o callejera transitoria y 29.700 son perros vagos, es
decir, sin dueño.
Si bien algunos se limitan a merodear buscando alimento, otros,
en su lucha por subsistir, se
vuelven un peligro para quienes
habitan en el entorno llegando
a convertirse en un problema de
salud pública, situación que se
repite en varias regiones del país.
“El principal riesgo es que los perros
tengan rabia, aunque en Chile los
casos son muy poco frecuentes.
Otros son portadores de parásitos y
pulgas o pueden causar accidentes
entre ciclistas o automovilistas, pero
lejos lo más frecuente son las mordidas”, explicó el Secretario Regional
Ministerial de Salud (Seremi) del
Maule, Hans Lungenstrass.
Para hacer frente a esta realidad, a
fines del año pasado la autoridad
presentó al Gobierno Regional un
proyecto denominado “Capacitación
y Manejo de Tenencia Responsable
de Perros”, orientado a estabilizar
la población canina mediante la
esterilización. “Va como complemento a lo que es la Ley de
tenencia responsable”, acotó el
Seremi.
Lungenstrass señaló que el
objetivo de esta campaña es
esterilizar a 25 mil hembras,
procedimiento que se realizaría en las comunas de Curicó,
Talca, Constitución, Linares y
Cauquenes.
“En una primera etapa el Gore
no lo aprobó porque estimó
que era sectorial. Apelamos
entregando fundamentos de
porqué no es así y ahora en las
próximas semanas deberíamos
tener una respuesta”, indicó.
Promueven
crear Día Nacional
del Quiltro
De tal perro, tal amo
Atribuir el ataque de un perro a
un hecho fortuito es un error, ya
que en la actualidad es posible
responsabilizar legalmente al
propietario del animal.
“Si se han causado lesiones el
dueño puede ser perseguido
penalmente puesto que tiene
la obligación de adoptar los
resguardos necesarios para evitar
los daños que pudiera ocasionar”,
explicó el director del Centro de
Estudios de Derecho Penal (Cedep)
de la Universidad de Talca, Raúl
Carnevali.
“Dependerá del grado de lesión cuál
sería la pena que lleve asociada, que
puede ir desde una multa hasta una
pena de presidio pero que, por lo
general, es remitida”, puntualizó.
Añadió que en casos extremos,
como, por ejemplo, cuando el dueño
actúa con indiferencia frente
a un animal reconocido por su
ferocidad, se puede configurar
un dolo eventual. “En ese caso,
incluso podría ser imputado un
delito de homicidio”, acotó.
Agregó que, en cualquier caso,
el afectado también puede solicitar que se responda civilmente
por el daño causado, a través de
una indemnización monetaria.
C
huscos, Delmont, Vira Lata,
Gozques… si bien estas palabras parecen incomprensibles,
tienen un denominador común y es
que son los términos que se usan en
Perú, Argentina, Brasil y Colombia
para llamar a un personaje infaltable también en nuestras tierras: el
tradicional y querido Quiltro.
Palabra de origen mapuche, el significado de Quiltro no es otro que
“perro”, el cual podemos encontrar en casi todas las calles del país.
Tanto así que la Municipalidad de
Cerro Navia, en la Región Metropolitana, organiza desde hace cuatro años un festival especialmente
dedicado a celebrar este grupo,
cuyos representantes han pasado a
ser parte de muchos hogares.
“En un principio se nos ocurrió hacer una fiesta pequeña, pero llegó
mucha gente y, en total, logramos
atender dos mil perros. Como fue
un éxito al año siguiente repetimos
el evento y llegaron 4 mil. Para
esta nueva versión que se realiza
el primer fin de semana de septiembre, esperamos atender a unos
diez mil”, explicó el alcalde Luis
Plaza.
Junto con entregar atención veterinaria gratuita e incluso servicio
de peluquería, como en todo festi-
val se busca a los mejores representantes de categorías como: el más
“puramente” quiltro; el quiltro con
la historia más linda; el que realice la
mejor gracia; el nombre más creativo;
el mejor cuidado, el más pillo y el que
más se parezca a su amo.
No satisfecho con esto, y como una especie de reconocimiento a este compañero que suple la falta de pedigrí
con una inquebrantable lealtad, Plaza
también se encuentra promoviendo
la instauración del “Día Nacional del
Quiltro”.
“El perro pasa a ser uno más de las
familias, por eso queremos que tenga un día a nivel nacional que quede
registrado en el calendario para así
también hacer conciencia sobre la
tenencia responsable y que este animalito, que tanta alegría nos da, hay
que protegerlo”, dijo el edil.
Agregó que ya ha planteado su idea
a varias autoridades de gobierno, incluso con una fecha tentativa. “Queremos que sea el primer día del mes
de la patria”, explicó.
EL QUILTRO EN EL MUNDO
Los perros vagos están presentes en
gran parte del mundo, lo que cambia
de acuerdo al lugar en que se encuentre es la forma en que son conocidos:
PAÍS
NOMBRES
Argentina
Delmont (del montón)
PP: Puro-perro
Bolivia
Rawe, Chapi, Cachuchín
Brasil
Vira lata
Colombia
Gozques, Chandosos, Criollos, Chandas
Costa Rica
Sarnosos, Zaguates, Casisagua
Ecuador
Runas
El Salvador
Chucho
España
Chucho
Guatemala
Chucho
México
Callejeros, Mestizos, Cuzas
Panamá
Tinaqueros, Callejeros, Tainakers
Paraguay
Delmer (del mercado)
Perú
Chuscos, Corrientes
Puerto Rico
Realengos (manada), Sato
Venezuela
Cacris (unión de las palabras “callejero”
y “criollo”)
12 | RADIOGRAFÍA URBANA
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
Es posible aplicando un conjunto de recetas:
Las experiencias
exitosas en el
mundo
“En Francia utilizan tatuajes en las orejas registro. Las
municipalidades y policías ingresan ese número y saben de
quién es el perro, su historial de dueños y enfermedades”,
explica la Representante Legal de la Unión de Amigos de los
Animales, Pamela Sotomayor.
E
M.A.
n abril de este año un grupo transversal de diputados ingresó al Congreso un
proyecto de Ley que establece el
uso obligatorio de microchip para
la identificación en animales domésticos, “con el objeto de incorporar datos tanto del perro como
del dueño. Así se facilitará a las
autoridades la posibilidad de hacer
un efectivo control de los animales
que deambulan por las calles y, del
mismo modo reforzar la noción del
buen trato y tenencia responsable”.
Si bien quienes se dedican al cuidado
animal señalan que la implementación
de este mecanismo puede ser un aporte, también coinciden en que existen
medidas más simples e igual de eficaces para realizar esa función.
Hay que mirar las experiencias en el
mundo.
“En Francia utilizan tatuajes, yo los he
visto. Todos los perros con las orejas
tatuadas y con registro. Las municipalidades y policías ingresan ese núme-
”Abandonar a un animal en
Europa, en algunos sitios de
España por ejemplo, puede
costarte 11.000 euros, es decir,
unos 6.5 millones de pesos”.
ro y saben de quién es, su historial de
dueños y enfermedades. Es muy útil.
No necesariamente tiene que ser un
chip”, comentó la Representante Legal de la Unión de Amigos de los Animales Pamela Sotomayor.
Dicha técnica no es desconocida en
Chile. Desde hace varios años es aplicada en el Centro Veterinario Municipal de Talca, que ofrece atención clínica y esterilización gratuita para las
mascotas de la comuna.
“A cada perro doméstico que atendemos le tatuamos en la oreja una letra
T, de Talca, o una M, de Municipal si es
callejero. De los T que he operado en
los últimos 3 años sólo en dos ocasiones encontré en la calle perros con esa
letra y uno de ellos pudimos devolverlo
porque se había arrancado de la casa”,
explicó el director del Centro, Sergio
Manzor.
Frente a la idea de masificar el uso del
microchip, el profesional señaló que si
bien “todo suma, no es fundamental
puesto que implica contar con tecnología especial para leer la información”.
“Sería más efectiva una norma que
obligue a las personas a castrar su
perro o gato durante el primer año de
vida y después microchipearlo”, planteó.
En este contexto, Pamela Sotomayor
sugirió mirar los severos castigos que
se aplican en los países desarrollados a
quien deja a su mascota. “Abandonar a
un animal en Europa, en algunos sitios
de España por ejemplo, puede costarte
11.000 euros, es decir, unos 6.5 millones de pesos”, reveló.
CALIDAD DE VIDA
En Chile el problema es serio, los resultados de la última Encuesta de Calidad de Vida Urbana del Minvu revela
que para las personas las principales
necesidades están en el aseo-ornato
e iluminación, y luego los problemas
de su entorno como los perros vagos
(88.5%), las veredas en mal estado
(82.3%), los grafittis (74.1%) y la
carencia de áreas verdes y espacios
públicos (71.4%).
¿Existe algún modelo aplicado exitoso? “En los países desarrollados, no
encontramos ningún perro vago por-
que hay una conciencia adquirida en el
tiempo de convivir con poblaciones de
animales de compañía donde botarlos
a la calle, ya sea por regulación o por
convicción, está fuera de toda posibilidad”.
“Para lograrlo, realizaron acciones
muy parecidas a las que proponemos,
censar a las poblaciones, manejarlas,
generar las condiciones institucionales, ambientales y sociales para que
éstas poblaciones fueran disminuyendo naturalmente sin aplicar soluciones
brutales, como la eutanasia, indiscriminada, que finalmente no ha sido una
solución efectiva ni acá ni en ningún
lugar donde se ha practicado”, explica Michel Leporati, Director de la
Escuela de Medicina Veterinaria, UST
– Talca.
NEUTRALIZAR EL PROBLEMA
¿De dónde sale tanto perro vagos?,
es la pregunta que a diario se hacen cientos de ciudadanos. Para
Sergio Manzor la respuesta es rápida y simple: “De las casas, porque
cuando ya no se sienten capaces de
cuidarlos o pierden el entusiasmo
por la mascota muchas personas las
abandonan y en la calle ese animal
www.lavozdevalpo.cl/
13 | RADIOGRAFÍA URBANA
hará lo que le mande su instinto,
esto es, reproducirse”.
Por lo anterior, afirmó que la forma
más eficaz de control es la esterilización, medida que, curiosamente,
es resistida por parte de la ciudadanía.
“Mucha gente que cree que es una
crueldad cuando no es un daño sino
al revés, ya que en las hembras el
período de celo es de mucho estrés
y maltrato por parte de los machos,
los cuales atraviesan por un período
de gran agresividad. Entonces castrar al animal mejora su calidad de
vida”, precisó.
Manzor precisó que bajo la modalidad Tomar-Neutralizar-Retornar
(TNR) que aplica desde hace más
de 10 años, los perros callejeros
recogidos son esterilizados y luego
devueltos al lugar donde fueron encontrados. “Ni los caniles ni la eutanasia son la solución, perpetúan el
problema, en cambio así el animal
sigue después con su ciclo de vida
–que es mucho menor al de los domésticos- y cuando desaparece no
deja descendencia”, apuntó.
Para graficar el impacto de esta
medida reveló que sólo desde que
partió con el Centro, en 2009, se
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
han esterilizado a 5.400 animales.
“Eso implica que hemos evitado que
nazcan 30 mil perros que andarían
abandonados por las calles”, acotó.
Manzor instó a toda la comunidad a
involucrarse en este tema. “Un buen
ejemplo es la Universidad de Talca
con la cual hemos tenido una buena
experiencia, ya que en el último año
identificamos, tatuamos y esterilizamos a todos los perros que llegan
allí”, relató.
Centro veterinario municipal
Para que el perro sea recibido por el Centro Veterinario Municipal es indispensable
que el dueño autorice su esterilización.
Ubicado en 15 Oriente, entre 5 y 6 Sur, atiende por orden de llegada de lunes a
viernes desde las 14:00 horas, y urgencias hasta las 21:00 horas.
Presta atención gratuita a personas que cumplan con alguno de los siguientes
requisitos:
SOLUCIÓN GLOBAL
1 Liquidación de sueldo con un ingreso menor a 350 mil pesos.
La Sociedad Mundial para la Protección Animal estima que existen
unos 400 millones de ellos en el
mundo, que causa múltiples problemas a la población: mordeduras,
trastornos psicológicos, enfermedades y hasta muertes.
Adicionalmente, crean un problema
estético y contribuyen a ensuciar
las ciudades. Es imperioso procurar
controlarlos, pero los métodos para
hacerlo suelen despertar gran controversia, como ocurre actualmente
en Chile. Recientemente, la comisión de Salud del Senado aprobó
el proyecto de ley sobre “Tenencia
responsable de mascotas y perros”,
que fija un ambicioso plan para
abordar este problema mediante
diversos métodos, incluyendo la eutanasia -el punto más controvertido,
tanto en Chile como en el mundo.
En general, los programas de exterminación de perros -además de su
rechazo por grupos importantes de
la población y del debate ético que
implica- tienen una eficacia sólo
modesta. Por eso, los principales
organismos mundiales competentes
plantean que el mejor control es la
educación de la población, la identificación de los animales, el fomento
de la adopción y, fundamentalmente, la esterilización. La eutanasia se
propicia como último recurso para
perros con enfermedades incurables
que sean un peligro para la salud
pública o tengan un alto grado de
agresividad. En esto coinciden la
Organización Panamericana de la
Salud y la Coalición Internacional para el Manejo de Animales
de Compañía (compuesta por las
principales asociaciones de veterinarios, de salud y de defensa de los
animales a nivel mundial).
La experiencia internacional muestra que la esterilización masiva,
pese a que implica una reducción
sólo gradual de la población canina, es una política eficaz, pero para
que tenga éxito debe ser realizada
en forma masiva y rápida. En Chile,
pueden jugar en contra de este plan
los recursos asignados para esto por
la Dirección de Presupuestos -seis
mil 500 millones de pesos en la etapa inicial, y cuatro mil millones en
régimen-, ya que, según los miembros de la comisión y el Colegio de
Veterinarios, resultan del todo insuficientes. En experiencias exitosas
recientes -como el Proyecto McKee,
en Costa Rica- se han desarrollado
amplios programas de esterilización
en conjunto con las clínicas veterinarias privadas. En el caso chileno,
en su primera etapa podrían sumarse, además, los estudiantes de medicina veterinaria de las distintas
universidades.
2 Tener Ficha de Protección Social.
3 Carne del Consultorio.
4 Cuenta de luz, agua o vivienda obtenida mediante subsidios.
5 Certificado de pensión.
Caniles y criaderos:
¿Quién los regula?
Los caniles –o perreras- ayudan
a controlar a los perros vagos y
mantenerlos dentro de ciertos
márgenes de sanidad, pero aún
falta mucho por hacer. En Curicó
existen dos caniles, “San Francisco de Asís”, privado y otro
de la municipalidad, financiado
con recursos propios. El alcalde
de Curicó, Hugo Rey señala que
en ellos “hay una cantidad de
mascotas limitada, que estamos
dando en adopción mensualmente”.
La autoridad municipal dijo que
la inversión en los caniles se ha
ido incrementando con el paso
de los años de 3 millones de
pesos en 2007 a 30 millones
este año. “Hace pocos meses
se construyó una clínica para
las mascotas y hemos desarrollado un plan donde se han ido
multiplicando los recursos”,
manifestó.
Dentro de este plan está la
política para dotar de microchips a las mascotas, que este
año espera alcanzar a las mil, lo
que les permitirá ser
ubicadas con mayor
facilidad. “Si hay una
mascota que se escapa
y es tomada por
funcionarios del canil,
con el detector de chip
vamos a saber a quién
pertenece y esto puede implicar una multa
para el dueño, ya que
estamos trabajando al
interior de la Municipalidad en una nueva
ordenanza que está ad
portas de estar lista
para su votación en el
concejo”, explica Rey.
El concejal Enrique
Soto está de acuerdo con lo que se ha
desarrollado a la fecha en Curicó,
pero cree que se debería aumentar
la educación hacia la comunidad.
“Hay que trabajar mucho para que
la gente tome conciencia de la
tenencia responsable de mascotas, ahí debemos dar más énfasis.
Deberíamos hacer más campañas
de concientización en conjunto con
organizaciones”.
Sobre esterilización, el municipio
espera operar a 500 perras este año
e ir aumentando el número para que
de aquí a 5 ó 7 años este contenido
el aumento de la población de estos
animales en la ciudad.
El médico veterinario Claudio
Bonatti, destacó la labor del municipio, que ha implementado varias
acciones para detener el número de
perros vagos, pero también insiste
en que la educación es un tema prioritario. “Falta cultura en la tenencia
de animales en general, en este sentido hay mucho por avanzar”, dijo.
Censo canino
A futuro el municipio se ha centrado
además de dos acciones concretas,
la primera es realizar el próximo
año un censo de la población
canina, ya que no existen cifras
concretas al respecto. “Esperamos
tener un estudio para saber también cuánto estamos avanzando y
ver los énfasis que debemos dar en
los recursos”, comentó el alcalde.
Y entregar recursos para la compra
de una clínica móvil, que permita
dar atención gratuita a las mascotas en sectores populares de la
comuna, “para quienes no tienen
los recursos suficientes para pagar
un médico veterinario”.
El criadero la Finca del Tata cuenta
con permisos municipales para
funcionar y exhibe a las mascotas
de manera abierta en el predio
donde se emplaza, en la comuna
de Rauco.
“No existe ninguna entidad que regule, si yo busco normas que debo
cumplir para instalar un criadero
no encuentro nada, no existen, es
todo a criterio personal”, cuenta
la dueña de este criadero Angélica
Riquelme.
Esta empresaria está totalmente
de acuerdo en que exista una mayor fiscalización a los animales que
se encuentran en criaderos. “Espero que exista más fiscalización,
entiendo que en el nuevo proyecto
de ley se regulan los criaderos
en casa, donde no hay espacios
adecuados para los perros, esto
funciona como un segundo sueldo
para las personas, pero las condiciones de vida de los animales es
muy baja”, comenta.
El doctor Bonatti coincide en esto,
“falta normativa, los criaderos de
perros son un negocio y para obtener las crías se requiere que sea
al más bajo costo. Hay personas
que sí son preocupadas de la parte
sanitaria y de la reproductiva, pero
también hay mucho criaderos que
no se preocupan de nada y nadie
los fiscaliza”.
14 | SOCIEDAD
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
SALUD PUEDE APLICAR MULTAS DE HASTA 40 MILLONES:
Cuando los perros
del vecino perturban
la tranquilidad
Familia talquina
llegó a acumular
20 mascotas en su
domicilio.
F.A.
“Ya no se puede aguantar el olor
a orina de perro, de hecho ya no
puedo abrir mis ventanas porque
salen los pelos de los perros por la
ventana y entran a mi departamento”. De esta forma Soledad Soto,
vecina de la Villa Las Américas de
Talca, expresó múltiples veces a
medios de comunicación, municipio y autoridades de Salud, su malestar por la insalubridad generada
por la presencia de casi 20 perros
en el departamento de sus vecinos.
Según el reclamo, el matrimonio
Espinoza Rojas mantuvo —en su
domicilio de sólo 36 metros cuadrados— a más de 20 cachorros de
perros raza ‘cocker spaniel’ desde
el año 2007.
“Ellos son los dos jubilados y pensionados, no trabajan, pero para
nosotros los vecinos que sí necesitamos dormir para ir a trabajar son
muy molestos los ruidos y nos preocupa vivir en un ambiente sano
(…) Hice la denuncia por ayudarlos a ellos y para ayudar a los perritos porque sufren, están siempre
encerrados, desde que nacen hasta
que los regalan o los venden”, explicó Soto en declaraciones a Diario El Centro.
RIESGO SANITARIO
La situación motivó un sumario
por parte de fiscalizadores de la
Seremi de Salud del Maule, quienes constataron la veracidad del
reclamo y el riesgo sanitario que enfrentaban las familias adyacentes a
ese departamento.
Personal de Salud adoptó medidas
sanitarias, logrando retirar los perros de ese domicilio. “Finalmente
los propietarios comprendieron que
tenían que hacer este retiro progresivo y logramos disponer los perros
en otros lugares de manera de que
quedaran sólo con dos, lo que es bastante razonable para la tenencia de
perros en un departamento”, explicó
el Seremi de Salud del Maule, Hans
Lungenstrass.
De esta forma se redujo el riesgo y
las molestias a la comunidad, y como
parte del sumario, se cursó una amonestación al matrimonio Espinoza
Rojas.
MILLONES
Si bien en este caso el procedimiento de los fiscalizadores no aplicó sanciones, el seremi de Salud asegura
que quienes mantengan sus mascotas
en deficientes condiciones sanitarias,
provocando insalubridad y molestias
en el entorno de una comunidad,
arriesgan millonarias multas.
“Por una parte el retiro de los animales por las medidas sanitarias,
y por otra una multa de hasta mil
Unidades Tributarias Mensuales, que
son hasta 40 millones de pesos por
el riesgo que significa hacia la población”, indicó al autoridad regional
del Ministerio de Salud.
El personero sostuvo que si hay familias que se sienten afectadas por la
masiva presencia de animales cerca
de sus hogares, estas deben acudir a
la seremía de Salud o al municipio.
“Para que todos estemos atentos y
sepamos qué tipo de intervenciones
se pueden realizar”, dijo.
Lungenstrass agregó que los propie-
Lamentablemente como Ministerio
de Salud sólo tenemos potestad
frente a perros que sean
portadores de rabia. La ley de
tránsito faculta a los municipios
a mantener el orden en la vía
pública, y eso es algo que falta en
todas las municipalidades del país
El seremi de Salud asegura que quienes mantengan sus mascotas en deficientes condiciones sanitarias, provocando insalubridad y molestias en el entorno de
una comunidad, arriesgan millonarias multas.
tarios de estos animales domésticos
deben respetar a sus vecinos, manteniendo a sus perros con las vacunas
correspondientes y un aseo adecuado.
DOMÉSTICOS
“Las libertades terminan cuando empiezan las libertades del otro y cuando
se generan gados de molestias por la
tenencia de estos animales (…) Los
perros van generando enfermedades
y parásitos. Esto no puede afectar la
salud de los propietarios ni a los vecinos mismos”.
Respecto a los animales domésticos,
el seremi destacó que son los verdaderos responsables del aumento
exponencial de canes en las calles.
Esto porque las especies que viven en
las calles se encuentran desnutridas
y poseen menor tasa de fecundidad.
A diferencia de los canes domésticos
que son soltados durante el día y sólo
regresan a los hogares a comer y pernoctar.
“Los perros de casa son soltados durante el día y son los que finalmente
se reproducen. Los perros vagos en sí
son animales con menor tasa de fecundidad”, expresó.
En opinión de Lungenstrass, es fundamental que se promulgue pronto la
ley de tenencia responsable de mascotas “que dé las atribuciones para
que los dueños sean multados en el
caso de una irresponsabilidad en el
manejo de estos animales”.
dueños de los perros. Si se está en un
campo de varias hectáreas con 10 perros no será el mismo efecto que en
un departamento. En los edificios la
tenencia de perros depende de cada
administración y las condiciones en
las cuales van a mantener los animales. Es propiedad privada pero siempre hay que tener un respeto hacia los
demás”, dijo el seremi.
HACINAMIENTO
El funcionario del Ministerio de Salud, indicó que la actual legislación no
les otorga amplias facultades de fiscalización. “Lamentablemente como
Ministerio de Salud sólo tenemos potestad frente a perros que sean portadores de rabia. La ley de tránsito
faculta a los municipios a mantener el
orden en la vía pública, y eso es algo
que falta en todas las municipalidades
del país, el tener un orden de cuál va
a ser la política definitiva del control
de estos animales”.
Si bien el hacinamiento es un término
que sólo se usa sólo en comunidades
humanas, el representante del Ministerio de Salud explica que el número
de mascotas en un domicilio se regula de acuerdo a cada situación y los
efectos que genere en la vida de los
vecinos.
“A nosotros lo que nos interesa como
Salud es que no haya un riesgo para el
resto de los vecinos y para los mismos
FALTA DE POTESTAD
15 | SOCIEDAD
Comunicada | SEPTIEMBRE DE 2012
La peligrosa evolución
de los mestizos
O
tro de los dramas que provoca la ausencia de una ley
para la tenencia responsable y
en especial, la falta de educación pertinente, son los perros
que ahora vemos en las calles y
que cada cierto tiempo van mutando de acuerdo a las modas.
Hace 15 ó 20 años predominaba el quiltro tipo Siberiano,
juguetón y amigable. La razón,
era muy complejo tener en casa
a esta raza de origen esquimal
muy de moda en los 90.
Pero el peligro creció. De pesar
entre 7 a 9 kilos, hoy se pueden
apreciar ejemplares de hasta
25 kilos, con 10 centímetros
más de alzada, mayor musculatura y fuerza en las mandíbulas,
señala un reciente artículo publicado en Diario La Tercera.
Este cambio tiene su origen en
el mestizaje de los tradicionales
quiltros con razas como Pitbull
y Rottweiler, cuyos dueños los
sueltan o simplemente se deshacen de ellos cuando se transforman en una “molestia”.
Para Carlos Barrera, director
de los Centros de Atención Veterinaria de la Universidad Iberoamericana, “este mestizaje nació como una
moda. Hace 15 años estuvo de moda
introducir perros como los Siberianos
y empezaron a tirarlos para la calle,
también los Akita, los Chow Chow,
Rottweiler, y así empezaron a mezclarse sin control”.
El experto agrega que estos mestizos diseminan más bacterias y, si se
sienten amenazados, atacarán como
cualquier perro, pero con mayor fuerza ya que aunque no son más agresivos genéticamente, su mordida puede
causar más daño.
PARA EVITAR ATAQUES
Para evitar un ataque, lo básico es
alejarse de ellos, ya que sienten la
calle como su territorio. Además,
es imposible percibir su estado anímico, si está adolorido, nervioso o
hambriento, por lo tanto, su reacción no es previsible, y puede ser
violenta.
El especialista tampoco recomienda tratar de desarmar las “levas”,
ya que los perros en celo muestran
sus niveles más alto de testosterona,
por lo tanto, mayor agresividad
al tratar de ganarse a la
hembra.
Sin embargo, un paso
previo en materia de
prevención es evitar
más perros vagando
por las calles. Carlos
Sánchez, del Centro
de Estudios del Medio
Ambiente y Defensa de
los Animales, plantea que
urge cambiar la forma en que la
sociedad se relaciona con los animales. “Cuido a un Rottweiler en mi
cuadra, pero ¿por qué es peligroso?,
¿porque es un Rottweiler o porque
está en la calle? El peligro existe
porque está en la calle: hambriento,
mojado y violentado porque le pegan, le tiran agua, lo expulsan, por
eso reacciona”, puntualiza.
El problema de salud pública derivado de los perros vagabundos,
que suman 80 mil (del millón 300
perros que existen en Santiago) no
radica en su potencial violento, sino
en el mal manejo de sus dueños originales.
Evita los ataques
1
No tener contacto directo
con perros desconocidos.
Nunca hay que tocarlos.
2
Al encontrarse con un perro
No hay que acercarse. Evita
Invadir su espacio.
3
Esquivar las aglomeraciones
perros en celo, puesto que
sus niveles de agresividad se
disparan.
4
Socializar las mascotas
No soltarlas durante
el día sin supervisión.
Defensores de animales
acusan irresponsabilidad de
dueños
“Hay que evitar el hacinamiento de los perros, porque necesitan un espacio
apropiado. Es similar a las
personas, empiezan a existir conflictos y problemas
de salud”, afirma Graciel
Volpi, ex vicepresidenta
de la Sociedad Protectora
Bienestar Animal de Talca.
Agregó que la tenencia
responsable de mascotas
se relaciona con el sentido
común y buen criterio de
las personas. “Cuando se
vive en comunidad se debe
ser mucho más cuidadoso y
pensar lo que le puede afectar a la otra persona, a los
vecinos”, señaló.
En tanto, Pedro Garrido, director regional del Comité
Nacional Pro Defensa de
la Flora y Fauna (Codeff),
admite que los servicios con
competencia en controlar
la tenencia responsable de
mascotas y las organizaciones proteccionistas de
animales, carecen de los re-
cursos necesarios para una adecuada
labor.
PROBLEMA DE GRAN
ENVERGADURA
“Las organizaciones no cuentan
con la capacidad técnica ni recursos financieros. Tratamos de ayudar
que este problema no se incremente, pero esto escapa a calidad de
una sola institución”, dice.
“Además, por ser un problema de
gran envergadura, ninguna institución enfrenta el tema y se posterga
o se dice que es responsabilidad de
otro. Hay una serie de limitantes
legales y económicas”, expresa el
representante de la ONG creada en
octubre de 1968.
Lamenta que la ley de tenencia
responsable esté todavía entrampada en el Congreso. “Sin una
legislación clara, continuará la
irresponsabilidad de los dueños de
animales”.
Respecto a las alternativas planteadas como solución a la insalubridad causada por las jaurías de
perros en la vía pública, Garrido
afirma que existen múltiples inconvenientes para que se constituyan en una solución.
“Si se eliminan los perros vagos
obviamente las sociedades protectoras no estarán de acuerdo.
Si se opta por la castración o
esterilización será sumamente
caro. Un centro o refugio de perros es otra opción, pero no da
abasto porque la mayoría de lo
caniles funcionan con aportes
voluntarios, entonces es todo un
tema de voluntad política, normativa y asignación de recursos
que ninguna institución quiere
enfrentar”, manifestó el director regional de Codeff.
Garrido destacó que no existe
una cultura de responsabilidad
con las mascotas. “Simplemente se mantiene a los perritos,
sin limitar el número. Aunque
se tenga cariño o aprecio, eso
no se traduce en buen cuidado y
manejo de mascotas. Debe también haber consideración hacia
el bienestar de los vecinos”, y
el derecho de un espacio libre,
limpio y sin riesgo sanitario.

Documentos relacionados