Derechos de la Niñez y la Adolescencia

Transcripción

Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Boletín Estadístico Trimestral
Año 2 - Nº. 8 Octubre - Diciembre 2012
Derechos de la Niñez
y la Adolescencia
Maltrato infantil en El Salvador
ISNA
Ediciones
El Sistema de Información para la Infancia, SIPI
El SIPI está orientado a brindar información oportuna y confiable sobre las niñas, niños y adolescentes atendidos
directamente por el ISNA, o a través de las instituciones privadas que son supervisadas por este, a efecto de
promover y restituir sus derechos y generar información para la elaboración de políticas públicas a favor de
la niñez y adolescencia en El Salvador. El SIPI registra información sobre salud, educación, situación legal,
desarrollo psicosocial, atención médica, nutricional, entre otras. Además recopila datos socio-demográficos,
movimientos de población interinstitucional e información sobre sus familias. El ISNA es la institución pública
responsable del procesamiento y difusión de la información producida por el Sistema.
Los Subsistemas del SIPI y las áreas de atención del ISNA.
Subsistema de Atención Inicial: recopila información de niñas y niños de 0 a 7 años atendidos en los Centros
de Atención Inicia (CAI) [i], de todas aquellas características personales y de su familia; también, datos de
una evaluación inicial que incluye características de la estructura familiar, del grupo de convivencia y de las
condiciones de la vivienda. Incluye además una evaluación en el área psicológica, médica y nutricional.
Las instancias de atención para el periodo son: 185 Centros de Bienestar Infantil/CBI y 14 Centros de Desarrollo
Integral/CDI. Para otros Centros de Atención Inicial públicos o privados, el subsistema de Atención Inicial se
complementa con la información del Subsistema de Entidades.
Subsistema de Protección: recopila información sobre la atención a niños, niñas y adolescentes vulnerados o
amenazados en sus derechos, a través de dos modalidades: población en acogimiento institucional y población
en seguimiento externo. La información primero se registra en las Unidades de Atención Inmediata y prosigue
según el caso en los Albergues o Centros de Restitución de Derechos o unidades de seguimiento externo.
Recoge para cada niño, niña o adolescente los datos descriptivos de su familia, su grupo de convivencia y
su vivienda. Registra la atención mensual brindada, movimientos de ingreso, reingreso, egreso, traslado y los
cambios de medida. Semestralmente registra los datos de la evaluación de los niños y niñas de 0 a 6 años y
de la evaluación a mayores de 6 años. La evaluación incluye diversas áreas como: nutrición, salud, educativa,
ocupacional o vocacional, social y psicológica.
Este subsistema recoge información de las siguientes unidades de atención: 8 de Atención Inmediata; 3 Centros
de Acogida Inmediata o de Emergencia; 9 Centros de Restitución de Derechos; 8 unidades de Atención Externa.
Subsistema de Inserción Social: recopila información sobre la atención a adolescentes y jóvenes de ambos
sexos en conflicto con la Ley Penal Juvenil. Se recopila en dos modalidades: población bajo medidas de
internamiento (provisional o definitiva) y población con bajo medidas no privativas de libertad. En el primero
de los casos la información se registra directamente en los Centros de Inserción Social (CIS). El Subsistema
recoge para cada adolescente o joven los datos descriptivos de su familia, su grupo de convivencia y su
vivienda. Registra la atención mensual brindada de movimientos de ingreso, reingreso, egreso, traslado y los
cambios de medida. Sus instancias de atención son: 4 Centros de Inserción Social y 3 de Unidades de Medio
Abierto.
Subsistema de Entidades: recopila información de las actividades de supervisión y coordinación del ISNA
a las Entidades que brindan atención a niños, niñas y adolescentes y que se encuentran registradas y sus
programas acreditados ante el CONNA, las cuales pueden ser: Gubernamentales o No Gubernamentales. Se
cuenta con el registro de los datos de la Entidad y de los movimientos de la población atendida en los Centros
de Restitución de Derechos de esas instituciones. El subsistema recoge información para el período de 244
Entidades inscritas y 750 Programas.
[i]Los CAI incluyen: Centros de Bienestar Infantil (CBI), Centros de Atención Integral (CDI).
Derechos de la Niñez
y la Adolescencia
Edición 008
Maltrato infantil en El Salvador
Atención Inicial
Restitución de Derechos
Inserción Social
Entidades
4
12
17
24
30
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Maltrato infantil en El Salvador
En el tercer trimestre de 2012, la violencia ejercida en contra de niñas, niños y adolescentes
ha sido un fenómeno que ha ocupado las columnas de los principales medios informativos
del país. Por maltrato debe entenderse “toda acción u omisión que provoque o pueda
provocar dolor, sufrimiento o daño a la integridad o salud física, psicológica, moral o sexual
de una niña, niño o adolescente” (art. 38, LEPINA).
En el caso de la violencia intrafamiliar, las niñas, niños y adolescentes están sujetos a sufrir
violencia directa e indirecta; la primera, debido a la generalización del maltrato como
método disciplinario o como forma común de relacionarse entre los miembros de un hogar
en el contexto de los valores patriarcales y adultocéntricos; la segunda, explicada por la
violencia que pueda generarse entre padres y madres de familia o los responsables directos
del cuido de la niñez y que indirectamente los victimiza.
Según menciona Gaborit, entre los factores que inciden en el maltrato infantil se encuentran:
el estrés familiar y socioeconómico, el aislamiento social de la familia, la aceptación social
de la violencia, el alcoholismo y la drogadicción, la transmisión intergeneracional del abuso
y las prácticas de crianza1. Con respecto al último de estos factores, es importante señalar
que las prácticas de crianza están influidas por la educación tradicional en la que se justifica
el maltrato a partir de la concepción religiosa imperante, presentándose incluso diferencias
en el cuido de niñas y niños, y siendo, de este modo, los canales de transmisión de los
estereotipos y roles de género2.
Actualmente, no existe un consenso acerca del perfil del agresor de niños, niñas o
adolescentes. Ello se debe a que un perfil encasilla a ciertas características la probabilidad
de que una persona ejerza violencia en contra de un niño o niña. Por otro lado, el maltrato
infantil tiene a la base las actitudes y conductas adultocéntricas de la sociedad patriarcal;
el maltrato hacia la niñez es vertical y por tanto se ejerce por la sola posibilidad de poder
ejercerlo. No obstante, es posible hablar de “un patrón general de desprecio y violación
Gaborit, Mauricio. “La violencia ubicua y el abuso infantil”. En: Portillo, Nelson, Mauricio Gaborit y José
Miguel Cruz (Comp.). Psicología social de la posguerra: teoría y aplicaciones desde El Salvador. UCA
editores. 2006. Págs. 331 – 347.
2
Savenije anota que para muchos padres o madres de familia “usar violencia para corregir o castigar a un
niño no es un problema. Tomando en cuenta que a ellos mismos cuando eran niños también les pegaban
para corregirlos, tal vez no es de extrañarlo mucho”. Savenije, Wim. Maras y barras. Pandillas y violencia
juvenil en los barrios marginales de Centroamérica. FLACSO. 2009. Pág. 83.
1
4
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
de los derechos de los demás” a partir de la incidencia de formas del trastorno antisocial
de la personalidad, es decir, de características que pueden aumentar el riesgo de que un
adulto o adulta ejerza violencia contra un niño o niña. Entre esos rasgos se encuentran los
siguientes3:
a) Fracaso para adaptarse a las normas sociales en lo que respecta al comportamiento legal.
b) Deshonestidad.
c) Impulsividad o incapacidad para planificar el futuro.
d) Irritabilidad y agresividad.
e) Despreocupación imprudente por su seguridad o la de los demás.
f) Irresponsabilidad persistente.
g) Falta de remordimientos, indiferencia o justificación del haber dañado o maltratado a
otros.
Estos elementos, es importante reiterar, aumentan la probabilidad de que las personas
adultas, hombres o mujeres, ejerzan algún tipo de maltrato en contra de niñas, niños o
adolescentes. El maltrato puede estar vinculado con elementos circunstanciales como son
algunos estados emocionales de los padres o responsables; pero, en el fondo, el maltrato
se ejerce por la sola posibilidad de ejercerlo, es decir, por la posibilidad de dominar o
subordinar al niño o a la niña mediante métodos violentos.
El maltrato incide transversalmente en todas las esferas de desarrollo de la niña o el niño.
Por un lado, existen efectos físicos como “lesiones en la piel, fracturas en el cuerpo, daños
en el sistema nervioso, traumas en las vísceras, daños oculares y hasta la muerte4”. En
los últimos días, ha sido notorio el caso en que una niña de un año con once meses fue
vapuleada por su padrastro, causándole graves daños en su sistema nervioso hasta el punto
de que la niña ya no habla ni camina5.
3
APA. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Masson. 2002. Pág. 789.
Gaxiola Romero, José Concepción y Martha Frías Armenta. “Las consecuencias del maltrato infantil: un
estudio con madres mexicanas”. En: Revista Mexicana de Psicología. Vol. 22. No 2. Sociedad Mexicana
de Psicología. 2005. Pág. 364.
5
La prensa gráfica. “Bebita maltratada con daño en sistema nervioso”. Septiembre, 2012. Nota en: http://
www.laprensagrafica.com/el-salvador/social/282044-bebita-maltratada-con-dano-en-sistema-nervioso.
html
4
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
5
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Otros efectos de igual relevancia se manifiestan en el plano psico-social de la niña o el
niño: “el abuso infantil no solo afecta la salud física y la seguridad de los niños, sino puede
afectar la visión que éstos tienen del mundo, las relaciones sociales y el ajuste psicológico
de aquellos que lo experimentan”6. En esta esfera caben todos aquellos trastornos a la
personalidad o a la conducta que luego repercutirán en las relaciones interpersonales del
niño o la niña, por ejemplo: comportamiento antisocial, retardo en el desarrollo cognitivo
y trastornos por estrés postraumático. En el largo plazo, y dependiendo de la gravedad del
maltrato, la víctima puede presentar depresión, baja autoestima y menor autoeficacia en la
edad adulta7.
Según ha sido señalado por varios estudios, en el largo plazo el maltrato hacia la niñez y la
adolescencia se convierte en uno de los factores que atiza la violencia social en general. “Una
socialización deficiente en forma de ausencia o negligencia por parte de los adultos, castigos
físicos y maltrato que sufren a manos de los mayores, más un ambiente poco agradable en
casa y toda la incomodidad que eso implica. Esos son los jóvenes más vulnerables frente a
dinámicas sociales que fomentan conductas violentas y delictivas, porque esas experiencias
les empujan afuera y pueden generarles el deseo de estar con sus pares en la calle8” . Así
por ejemplo, muchas y muchos actuales miembros de pandillas “provienen de familias
problemáticas y crecieron en ambientes hostiles, fueron objetos de desvalorización en su
hogar y en su comunidad.
Además, para los adolescentes un ambiente agradable entre compañeros suele ser muy
atrayente y muchas veces preferible a lo que encuentran en sus casas”9 .
Derivada de la definición que proporciona la LEPINA, el maltrato puede clasificarse como:
maltrato físico, maltrato psicológico y emocional, abuso sexual, y descuido o abandono.
El maltrato físico se refiere a todas aquellas formas en las que un niño o adolescente es
agredido corporalmente por un adulto u otro menor de edad10. Sin embargo, ésta última es
la mayoría de las veces determinada por las relaciones ambientales, mientras que el maltrato
“vertical” de un adulto hacia un niño o adolescente puede tener un claro contenido de
6
Gaxiola y Frías. Ibíd.
Gaxiola y Frías. Ibíd.
8
Savenije, Wim. Óp. cit. Pág. 225.
9
Ibíd. Pág. 123.
7
6
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
dominación adultocéntrica al ser utilizada la violencia como método disciplinario11. Según
datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2010, una de cada
cuatro personas que es atendida por el sistema de salud por motivo de lesiones es niño,
niña o adolescente; estas lesiones pueden haber sido provocadas por actos de violencia
cometidos en el hogar o fuera de él.
Por otra parte, el maltrato psicológico y emocional se refiere a las actitudes de indiferencia,
insultos, ofensas o desprecio12. En ese sentido, dentro de este tipo de maltrato debería
incluirse la invisibilización de la opinión del niño la niña, lo cual contraviene las disposiciones
del derecho a la participación y de forma sucedánea dificulta su empoderamiento psicosocial y la incidencia que, mediando el desarrollo progresivo de sus facultades, puede tener
en la determinación del devenir social. Estas situaciones pueden incidir en que las niñas,
los niños y los adolescentes sean inseguros en sus relaciones interpersonales y los hace más
vulnerables a ser revictimizados13.
Un tipo particular del maltrato es el abuso sexual, definido por la LEPINA como “toda
conducta que atente contra la libertad e integridad sexual de una niña, niño o adolescente”
(art. 55, LEPINA). Este tipo de maltrato repercute en todos los ámbitos de la vida de la
víctima, pues engloba secuelas graves a nivel físico, psicológico y social que son de difícil
superación. A nivel físico son destacables la rotura muscular en áreas genitales, trastornos
en las funciones normales de excreción (enuresis y encopresis), embarazo no deseado (en
el caso de las adolescentes); en el área psicológica: la baja autoestima, sentimientos de
10
Se incluye en esta categoría algunas formas del maltrato que otros autores han señalado como formas
cuya particularidad las elevaría al carácter de tipologías, como por ejemplo: el síndrome de Münchhausen
por poderes, el síndrome del bebé zarandeado, entre otros. Cf.: Celedón Rivero, José y Sáleme Negrete,
Yadith. “Efectos del maltrato infantil en la inteligencia emocional y el desarrollo del juicio moral en niños.
Estudio cualitativo”. Facultad de Psicología. Universidad Cooperativa de Colombia. Pág. 25.
11
Al respecto, el Comité de los Derechos del Niño ha señalado: “El Comité reconoce que la crianza y el
cuidado de los niños, especialmente de los lactantes y niños pequeños, exigen frecuentes acciones e
intervenciones físicas para protegerlos. Pero esto es totalmente distinto del uso deliberado y punitivo de
la fuerza para provocar cierto grado de dolor, molestia o humillación”. Comité de los Derechos del Niños.
Políticas públicas y derechos humanos. 2007. Pág. 172.
12
Celedón y Sáleme Negrete. Óp. Cit. Pág. 25.
13
Satir señala: “Cada palabra, expresión facial, ademán o acto de un progenitor, envía al niño un mensaje
de autoestima. Es deprimente comprobar que muchos padres no se percatan de los mensajes que envían
(…) los hijos de familias conflictivas a menudo tienen sentimientos de inutilidad… Estos niños tienen el
riesgo de desarrollar conductas autodestructivas contra sí mismos y los demás. Gran parte del potencial
individual se entorpece cuando sucede esto”. Satir, Virginia. Nuevas relaciones humanas en el núcleo
familiar. Editorial Pax México. 1991. Págs. 39 – 41.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
7
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
rechazo hacia si mismo/a, agresividad, conductas autodestructivas, entre otras; en el aspecto
social: victimización por parte de la familia, la comunidad y la sociedad en general.
Los efectos a nivel psico-social deben ser tenidos en cuenta de forma particular, debido a
que es particularmente perturbador el shock que genera la sexualización forzada del sujeto
en el contexto de una sociedad que precisamente niega el ejercicio de la sexualidad y la
estigmatiza como un pecado o como una conducta fuera de la moral prevaleciente. Este
shock es más fuerte y perturbador si el victimario se encuentra en el círculo de personas
cercanas a la víctima, como ocurre en la mayoría de los casos14.
Por su parte, por descuido o abandono se entiende “no atender las necesidades físicas y
psicológicas del niño, no protegerlo del peligro y no proporcionarle servicios médicos, de
inscripción del nacimiento y de otro tipo”, según el Comité de los Derechos del Niño; el
abandono representa una forma de violencia. Puede derivar en vulneraciones sucedáneas
como el trabajo infantil, el inacceso a servicios de educación y salud, vulnerabilidad a sufrir
las demás formas de maltrato, entre otros.
En El Salvador, el descuido se ha expresado tradicionalmente de distintas maneras, por
ejemplo, con la falta de supervisión en actividades que de por sí representan un riesgo
para la salud y bienestar del niño o la niña, tal el caso de las niñas y niños afectados
con quemaduras por la manipulación de pólvora15. Ello no obvia la responsabilidad que
las instituciones de seguridad ciudadana deben asumir en la regulación de este tipo de
actividades.
Según cifras del Sistema de Información Para la Infancia (SIPI), las principales formas de
maltrato por las que son atendidos niños, niñas y adolescentes en el sistema de restitución
de derechos son negligencia o descuido (39.01%), maltrato físico (20.86%), abandono
(18.92%) y abuso sexual (17.98%); otras formas de maltrato que se presentan son el
La prensa gráfica. “Acusan a abuelastro de agredir sexualmente a niña de dos años”. Agosto, 2012.
Nota en: http://www.laprensagrafica.com/el-salvador/judicial/280017-acusan-a-abuelastro-de-agredirsexualmente-a-nina-de-dos-anos.html.
15
Diario El mundo. “Bloom registra 26 niños quemados con pirotécnicos”. Diciembre, 2011. Nota en: http://
elmundo.com.sv/bloom-registra-26-ninos-quemados-con-pirotecnicos.
14
8
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
maltrato psicológico (3.21%) y la negación de los servicios de salud y educación (0.2%)16.
El total de atenciones muestra una tendencia al alza, de tal modo que entre 2006 y 2010
las atenciones por maltrato se incrementaron en un 14.8% anual. Así, el maltrato infantil
es un fenómeno presente en la sociedad salvadoreña, problemática que además presenta
una clara tendencia a incrementarse ya sea al interior de los hogares como fuera de ellos.
Un elemento que no puede quedarse fuera del análisis, es el carácter de género que
asume el maltrato en contra de la niñez y la adolescencia. Según estadísticas del SIPI, de la
población atendida en 2011 por el Sistema de Restitución de Derechos el 58.2% son niñas
o adolescentes mujeres; igualmente, de los casos de violación sexual registrados por el
Instituto de Medicina Legal (IML) en personas menores de 15 años, el 87.6% corresponde
a niñas y adolescentes mujeres17. Ello expresa la obligación de que las políticas, programas
y proyectos a todo nivel incorporen el enfoque de género para la mejor garantía de los
derechos de la niñez y la adolescencia; en este punto es crucial el involucramiento de todos
los actores sociales: escuela, comunidad, familia y aparato estatal.
La LEPINA en su artículo 38 determina que todo niño, niña o adolescentes tiene derecho
a ser protegido frente a cualquier clase de maltrato y que el Estado “tiene la obligación de
establecer políticas públicas y programas para la prevención, atención y erradicación del
maltrato”. Ello implica que la problemática del maltrato hacia la niñez debe ser abordada
desde una concepción sistémica en la que pueda promoverse la prevención de toda forma
de maltrato, la respuesta social y estatal para la restitución de los derechos de las víctimas,
y la aplicación eficaz de las sanciones pertinentes a los victimarios.
Sin embargo, según el Procurador para la Defensa de los Derechos Humanos, en la
implementación de la LEPINA existen aún muchos vacíos, principalmente debido a la
precariedad de la inversión pública en materia de derechos de la niñez y la adolescencia18.
La negación de los servicios de salud y educación, se incluye como maltrato puesto que configura una
forma de negligencia con respecto a los derechos inherentes de niñas, niños y adolescentes. Esta negación puede ser realizada por diferentes actores sociales, principalmente por instituciones de salud y de
educación, públicas o privadas.
17
Según datos presentados en: ISDEMU. Segundo Informe Nacional sobre la Situación de Violencia contra
las Mujeres. ISDEMU. 2010. Págs. 32 – 33.
18
La prensa gráfica. “PDDH dice que aún hay fallas en la LEPINA”. Septiembre, 2012. Nota en: http://www.
laprensagrafica.com/el-salvador/social/282184-pddh-dice-que-aun-hay-fallas-en-la-lepina.html
16
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
9
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Sin embargo, es de considerar que aunada a esta situación se encuentra la ausencia de un
enfoque de derechos de la niñez como eje transversal en las políticas públicas, es decir, la
aún embrionaria aplicación de los principios de prioridad absoluta e interés superior del
niño y la niña.
Con respecto a la situación particular de las niñas y las adolescentes mujeres, es importante
tener en cuenta que en el marco de la legislación en contra de la discriminación por
razones de género –principalmente, la Convención sobre la Erradicación de todas las
formas de Discriminación Contra la Mujer (CEDAW) y la Ley de Igualdad, Equidad y No
Discriminación de Género (LIE)- deben implementarse medidas de acción positiva que
permitan equilibrar la diferencia histórica entre hombres y mujeres en el acceso a la
justicia y a la garantía de sus derechos.
Es importante mencionar que la erradicación del maltrato infantil es un proceso que atañe
tanto al Estado como a la familia y a la sociedad civil. En ese sentido, el abordaje debe
partir de una gestión interinstitucional en la que la garantía de los derechos sea vista de
forma holística, es decir, abordando la parte de la promoción de los derechos de la niñez
y la adolescencia, la restitución efectiva de derechos que son vulnerados, y la sanción de
los casos de maltrato de modo que éstos no queden en la impunidad.
Estructuralmente, existen las condiciones para que el maltrato infantil sea una realidad
presente en la sociedad salvadoreña. La dinámica de la pobreza y la exclusión, la violencia
económica como base funcional de la violencia en todas sus formas, sigue gestando que
la niñez y la adolescencia se configuren como grupos vulnerables a la incidencia del
maltrato. En cuanto al maltrato infantil producido por la violencia social, Martín-Baró
argumenta que la niñez y la adolescencia se ve sometida a un trauma psicosocial que “(…)
puede constituir una consecuencia normal de un sistema basado en relaciones sociales de
explotación y opresión deshumanizadoras. En otras palabras, el trauma psicosocial puede
ser parte de una “normal anormalidad” social. Esta “normal anormalidad” social afecta
muy particularmente a los niños (niñas y adolescentes), que deben construir su identidad
y desarrollar su vida en la red de esas relaciones deshumanizadoras”19 . Dos grandes tipos
19
Martín-Baró, Ignacio. “Guerra y trauma psicosocial del niño salvadoreño”. En: Martín-Baró, I. (Comp.).
“Psicología social de la guerra: trauma y terapia”. UCA Editores. 2000. Págs. 236 – 237.
10
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
de experiencias traumatizantes para los niños, niñas y adolescentes que el autor plantea,
son: a) la experiencia de hechos de violencia y destrucción, empapados con frecuencia por
la crueldad y el horror, y b) la experiencia de las separaciones físicas y personales”20.
Hechos de violencia tales como las muertes por homicidios en la comunidad; o bien, las
separaciones de su lugar de habitación (ya sea por la violencia o por éxodo rural), o de los
seres queridos por divorcios, migraciones, encarcelamientos, entre otros; son fenómenos
que victimizan a niñas, niños y adolescentes y que encuentran su causa originaria en
la dinámica social estructural. En este sentido, el entorno económico y social del país,
caracterizado por altas tasas de desempleo y subempleo, altas tasas de pobreza, bajos
niveles de inversión, altos índices de delincuencia, criminalidad y homicidios, entre otros
elementos, coadyuvan a la victimización, desvalorización y desempoderamiento individual
y grupal, especialmente en el caso de la niñez y la adolescencia.
Un fenómeno que muchas veces se deja de lado es el maltrato y la vulneración de derechos
en general que se da en el marco del acogimiento institucional como medida para garantizar
los derechos de la niñez y la adolescencia, ello a pesar de que en ciertas circunstancias
puede. La institucionalización vulnera los derechos de niños, niñas y adolescentes, a
partir de: a) formas directas de maltrato por parte del personal encargado de su cuido
y protección o por parte de sus iguales; b) desvinculación de la niña o el niño con sus
familiares o responsables, incidiendo sobre el apego y la estabilidad emocional del niño o
niña institucionalizado; c) la prisionalización21, entre otros fenómenos.
Así mismo, el principio del interés superior de la niña, niño o adolescente (art. 12, LEPINA)
establece que en toda medida judicial y administrativa debe evaluarse oportunamente si
el acogimiento institucional es la medida adecuada y no vulnera más derechos de los que
garantiza. Por ello mismo, el acogimiento institucional “constituye una medida judicial
de protección, de carácter estrictamente temporal, excepcional y por el menor tiempo
posible” (art. 129, LEPINA). Por ello, es fundamental que desde el Estado se apueste por la
prevención y el trabajo coordinado más que por medidas en las que puedan ser vulnerados
los derechos de niñas, niños y adolescentes.
20
Ibíd. Pág. 237.
Bermúdez-Fernández define la prisionalización como la introyección del código de conducta y de valores
que dan contenido a una subcultura carcelaria; en el mediano plazo ello puede llevar a asumir conductas y
actitudes lesivas para el propio desarrollo de las y los adolescentes. Bermúdez-Fernández, José Ignacio.
“Efectos psicológicos del encarcelamiento”. En: Sierra, Juan Carlos, Jimenez, Eva María y Buela Casal,
Gualberto (Coords.) Psicología forense: manual de técnicas y aplicaciones. Biblioteca Nueva. 2006. Pág.
352.
21
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
11
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Atención Inicial
Durante el año recién pasado el programa de Atención Inicial del ISNA contaba con 199
centros, entre los que estaban 185 Centros de Bienestar Infantil (CBI) y 14 Centros de
Desarrollo Integral (CDI), estos atendieron una población aproximada de más de siete mil
niños y niñas durante ese periodo22
Con la entrada en vigencia de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia
LEPINA, los servicios que se brindan a través del programa de Atención Inicial debieron
adecuarse según los términos establecidos en esa Ley; los nuevos roles del Instituto (también
generados a partir de la entrada en vigencia de la LEPINA), generan el reacomodamiento
de varias de las áreas sustantivas del Instituto, sin embargo, el programa de Atención Inicial
sigue siendo uno de los que ofrece el ISNA y que se relacionan estrechamente con la
prevención primaria.
El programa se ejecuta en dos modalidades Centros de Bienestar Infantil (CBI) y Centros
de Desarrollo Integral (CDI), los segundos con un carácter netamente urbano, ambas
modalidades atienden una población que se encuentra entre los cero y los siete años de
edad.
Durante el cuarto trimestre del año dos mil doce, el programa, en ambas modalidades,
atendió un total de 5946 niños y niñas, ocupando las últimas el 47% del total, estos y estas
ingresan al programa entre las edades de 4 a 5 años (Tabla 1).
Como se mencionó antes, una de las modalidades del programa de Atención Inicial es
netamente urbana (CDI); sin embargo, la otra modalidad atiende niños y niñas de la zona
urbana y rural, tenemos que el 54% del total de atendidos y atendidas procede del área
urbana, de estos y estas, el 28.9 fueron niños y el resto niñas, el mismo comportamiento se
observa en el área rural, en donde los niños ocuparon el 24% de los y las atendidos.
La mayoría de las y los atendidos viven junto a su padre y madre (58.4%), el 36.1% vive
en un hogar en donde la madre asume totalmente la responsabilidad de su crianza, solo
el 1.3% vive exclusivamente con su padre (Tabla 1), lo que nos muestra que las tareas
relacionadas a la crianza de las niñas y los niños sigue siendo asumida casi exclusivamente
por las mujeres, esto tiene un trasfondo basado en conductas impregnadas de un fuerte
contenido propio de la ideología machista.
22
12
Sistema de Información para la Infancia (SIPI), (ISNA). 2012.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Tabla 1. Perfil sociodemografico de las niñas y niños en los Centros de Atención
Inicial. (CBI, CDI). Octubre - diciembre 2012.
Población y Edades
Niñas
Niños
Total
CBI
CDI
Total
%
CBI
CDI
Total
%
Población atendida
2,240
555
2,795
47
2,492
659
3,151
53
5,946
Edad promedio (años)
5.19
4.7
5
4.84
Procedencia
Población del área urbana
941
555
1,496
25.1
1,061
659
1,720
28.9
3,216
Población del área rural
1,299
0
1,299
21.8
1,431
0
1,431
24
2,730
Total
2,240
555
2,795
47
2,492
659
3,151
52.9
5,946
Ambientes sociofamiliar
Población que vive solo con
su madre
802
235
1,037
17.4
839
269
1,108
18.63
2,145
Población que vive solo con
su padre
29
10
39
0.6
24
17
41
0.69
80
1,325
281
1,606
27
1,524
341
1,865
31.37
3,471
Vive con otro*
45
16
61
1
51
23
74
1.2
135
No dato de padre/madre
39
13
52
0.8
54
9
63
1
115
2,240
555
2,795
47
2,492
659
3,151
79.8
5,946
790
200
990
16.6
891
256
1,147
19.2
2,137
1,170
0
1,170
19.6
1,252
0
1,252
21
2,422
Población en condiciones
de pobreza Relativa Urbana
118
205
323
5.4
136
220
356
5
679
Población en condiciones
de pobreza Relativa Rural
99
0
99
1.6
128
0
128
2.1
227
No pobres Urbano
33
150
183
3.0
34
183
217
3.6
400
No pobres Rural
30
0
30
0.5
51
0
51
0.9
81
2,240
555
2,795
47
2,492
659
3,151
53
5,946
Vive con ambos
Total
Población en condiciones
de pobreza Extrema Urbana
Población en condiciones
de pobreza Extrema Rural
Total
Fuente: Sistema de Información Para la Infancia (SIPI), ISNA 2012.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
13
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
La pobreza es una condición que tiene sus orígenes en aspectos estructurales del sistema
económico imperante en nuestro país, esto afecta directamente a las familias salvadoreñas y
consecuentemente a la niñez; según la tabla 1, el 91.9% de las niñas y los niños atendidos
en el programa de Atención Inicial son pobres, hay que recalcar que el 76.6% se encuentra
en pobreza extrema (35.9 en el área urbana y 40.7 en la zona rural); solo el 8.1% no se
encuentran en condición de pobreza (Tabla 1).
Tabla 2. Niñas y niños atendidos en Centros de Atención Inicial (CDI - CBI), por
mes, según región. Octubre - diciembre 2012.
Región Central
y Paracentral
Región Occidental
Mes
Región Oriental
Total
Femenino Masculino Femenino Masculino Femenino Masculino
Octubre
483
540
1,711
1,999
555
568
5,856
Noviembre
478
540
1,701
1,979
543
557
5,798
Diciembre
472
537
1,681
1,944
537
549
5,720
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
La mayor parte de la población atendida procede de la región central del País, esto debido
a que – como ya hemos mencionado en otro volúmenes – existe una concentración de los
servicios en la zona Central y Paracentral del País, teniendo que la mayoría de las atenciones
realizadas en el trimestre se llevaron a cabo en esa región, lo cual presenta la menor cantidad de niños y niñas atendidos es la zona occidental; sin embargo, no existe una diferencia
significativa entre la región occidental y la oriental.
Tabla 3. Rangos de edad de niñas y niños atendidos en el Programa de Atención
Inicial, según modalidad de atención Octubre – diciembre 2012.
CBI
Total
%
83
777
11.8
449
528
5,036
76.2
324
35
48
792
12
2,492
555
659
6,605
100
Femenino
Masculino
De 0 a 3 años
227
313
71
De 4 a 7 años
1,676
1,855
De 7 y más*
337
2,240
Rango de edad
Total
CDI
Femenino Masculino
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
*En este rango se incluyen niños y niñas que cumplen la edad de 7 años durante el año de
atención en el programa o que han sido referidos bajo una medida de protección al programa.
14
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
La Tabla 3 indica que la mayoría de las atenciones se brindan a niños y niñas con edades entre los 4 y los 7 años de edad, (76.2% del total de atenciones), luego existe una diferencia
del 0.2% entre los rangos de edad de 0 a 3 años y el de 7 años y más. Siendo este último
el de mayor cantidad entre esos dos rangos con el 12% de las atenciones.
La Tabla 4 evidencia que la mayor cantidad de población se encuentra justamente en el
rango de edad propio del inició de una serie de atenciones que se encaminan a crear las
condiciones para una futura incorporación del niño y la niña a la educación básica. La Ley
General de Educación, establece en el Artículo 18 que la Educación Parvularia es la que
normalmente comprende tres años de estudio y propiciará el desarrollo integral en el educando de cuatro a seis años de edad, justamente el rango de edad que muestra la mayor
cantidad de atención por parte del programa de Atención Inicial.
Cabe cuestionarnos si el programa de Atención Inicial, posee las competencias necesarias
para ser considerado Educación Parvularia; la connotación del programa es otra, más bien
en el caso de los CBI brindan estimulación temprana, actividades de entretenimiento y
alimentación; en el caso de los CDI, algunos reproducen el currículo establecido por el Ministerio de Educación, específicamente para la Educación Parvularia.
Tabla 4. Cantidad de niñas y niños atendidos en el Programa de Atención Inicial,
según modalidad de atención y departamento de procedencia.
Octubre - diciembre 2012.
Departamento
Femenino
CDI
Masculino
Femenino
Masculino
Total
%
Ahuachapán
62
71
0
0
133
2.2
Santa Ana
81
107
190
229
607
10.2
Sonsonate
155
142
0
0
297
5.0
Chalatenango
208
222
0
0
430
7.2
La Libertad
345
420
28
29
822
13.8
San Salvador
334
360
313
358
1,365
23.0
Cuscatlán
132
143
0
0
275
4.6
La Paz
108
129
24
43
304
5.1
Cabañas
79
144
0
0
223
3.8
San Vicente
176
181
0
0
357
6.0
Usulután
319
301
0
0
620
10.4
San Miguel
33
46
0
0
79
1.3
Morazán
193
201
0
0
394
6.6
La Unión
15
25
0
0
40
0.7
2,240
2,492
555
659
5,946
100
Total
CBI
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
15
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Tenemos que la mayoría de los niños y niñas atendidos provienen de 4 departamentos. San
Salvador (23%), La Libertad (13.8%), Usulután (10.4%) y Santa Ana (10.2%), del resto de
los departamentos, cuatro suman el 24.9% (Chalatenango, Morazán, San Vicente y La Paz),
mientras que entre los departamentos que atiende la menor cantidad de niños y niñas tenemos a San Miguel con 1.3% y la Unión con 0.7%.
El departamento de La Unión es el que presenta la menor cantidad de niños y niñas atendidos, para el año 2011 este departamento atendió un total de 54 niñas y niños23, para el
último trimestre de este año la cantidad se redujo a 40 niños y niñas.
23
16
Sistema de Información para la Infancia (SIPI), (ISNA). 2012.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Restitución de Derechos
El Programa de Restitución de Derechos del Instituto cuenta con dos modalidades de atención: la primera de las modalidades es la que se relaciona al seguimiento a las medidas
de protección que son privativas de libertad (Acogimiento de Emergencia y Colocación
Institucional) y la segunda es la que brinda seguimiento a todas aquellas medidas que no
implican la separación del niño, niña o adolescentes de su entrono familiar.
La restitución de derechos forma parte del proceso de reparación en el caso de una víctima
de violación de derechos, en este caso de una víctima menor de edad que ha sufrido una
vulneración en los mismos.
Esta etapa consiste en regresar el derecho (vulnerado), al estado en que debería encontrarse
para que el niño, niña o adolescente pueda gozar del mismo, esto pasa por una serie de
acciones que van desde la bienvenida de un menor de edad que ingresa a un Centros de
Restitución de Derechos, hasta el trabajo con la familia buscando el reintegro del niño, niña
o adolescente a la misma.
Tenemos que para el cuarto trimestre del presente año la cantidad de niños, niñas y adolescentes atendida fue de 1, 379 niños, niñas y adolescentes, en su mayoría de los rangos
de edad comprendidos entre los 12 a los 18 años (adolescentes), quienes ocupan el 45.4%
del total de atenciones del periodo, los niños y niñas comprendidos en el rango establecido
para la primera infancia ocupan el 19.7% (Tabla 5), el rango de edad de niños y niñas entre
los 6 y 9 años representa el 13.6% de las atenciones.
La procedencia de las y los atendidos en el programa de Restitución de Derechos del Instituto, se encuentra categorizada en dos zonas o áreas, la urbana24 y la rural25, la primera es
de donde proviene la mayor cantidad de niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus de-
24
Entendiendo esta como: El área habitada o urbanizada, es decir, la ciudad misma más el área contigua
edificada, con usos de suelo de naturaleza no agrícola y que, partiendo de un núcleo central, presenta
continuidad física en todas direcciones hasta el ser interrumpida, en forma notoria, por terreno de uso
no urbano como bosques, sembradíos o cuerpos de agua. La población que ahí se localiza es calificada
como urbana. Habitat International – Latinoamérica. Disponible en: http://www.hic-al.org/glosario_definicion. cfm?id_entrada=1
25
Entendiendo por área rural la que se caracteriza por la disposición dispersa de viviendas y explotaciones
agropecuarias existentes en ella. No cuenta con un trazado o nomenclatura de calles, carreteras, avenidas, y demás. Tampoco dispone, por lo general, de servicios públicos y otro tipo de facilidades propias de
las áreas urbanas. Disponible en: http://www.dane.gov.co/files/inf_geo/4Ge_ConceptosBasicos.pdf
26
El área metropolitana de San Salvador comprende los municipios de San Salvador, Ayutuxtepeque, mejicanos, Cuscatancingo, Ciudad Delgado, Soyapango, Ilopango, San Marcos, Antiguo Cuscatlán, Nueva
San Salvador, Apopa, Nejapa y San Martín. Según lo disponen los Estatutos de la Oficina de Planificación
del Área Metropolitana de San Salvador (OPAMSS), publicados en el Diario Oficial número 24, Tomo 306,
de fecha 3 de febrero de 1990,
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
17
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
rechos con un 61.1%, es importante señalar que del Área Metropolitana de San Salvador26
ocupa el 28.5% de las atenciones27 (Tabla 5).
Tabla 5. Perfil sociodemogrfico de las niñas y los niños atendidos en el Programa
de Restitución de Derechos. Octubre - diciembre 2012.
Población atendida
0 a 3 años
3 a 6 años
6 a 9 años
9 a 12 años
12 a 15 años
15 a 18
18 y más
Procedencia
Población del área urbana
Población del área rural
Población del AMSS
Ambiente socio-familiar
Población en condiciones de
precariedad sanitaria de la vivienda*
Población mayor de 7 años de edad
que no tiene escolaridad**
Con quien vive el Niño, Niña o
Adolescente
Población que convive con madre
Población que convive con padre
Población que convive con ambos
Población que convive con otros***
Población que vive solo
Niñas
%
Niños
%
Total
812
58.88
567
41.12
1,379
60
63
102
110
185
253
39
Niñas
48.00
45.65
54.26
50.46
63.79
75.30
46.43
Porcentaje
65
75
86
108
105
83
45
Niños
52.00
54.35
45.74
49.54
36.21
24.70
53.57
Porcentaje
125
138
188
218
290
336
84
Total
478
334
168
Niñas
56.70
62.31
61.54
Porcentaje
365
202
105
Niños
43.30
37.69
38.46
Porcentaje
843
536
273
Total
320
55.17
260
44.83
580
201
55.07
164
44.93
365
Niñas
%
Niños
%
Total
195
20.38
151
15.78
346
39
89
212
4.08
9.30
22.15
22
50
183
2.30
5.22
19.12
61
139
395
6
0.63
10
1.04
16
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
*957 casos tiene información en el Formulario de familia, los porcentajes están calculados en base a esa
cantidad. **Población mayor de 7 años es: 1,060, de estas 658 niñas y 402 niños.
***Para otros incluye: Madrastra, padrastro, abuela, abuelo, hermanos, otras personas, esposo/a o hijos.
Cabe señalar que en el área metropolitana de San Salvador (AMSS), confluyen las dos áreas de categorización de la procedencia de la población: urbana y rural.
27
18
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Como se observa en la Tabla 5, son 957 los casos que presentan información sobre la familia
de las niñas, niños y adolescentes que fueron atendidos en el programa de Restitución de
Derechos; de estos, en su mayoría habitan con personas ajenas a su familia nuclear (padre,
madre y hermanos o hermanas), el 41.3% del total de atendidos y atendidas vive con “otras
personas”, en donde se incluyen: madrastra, padrastro, abuelo, abuela, tíos o tías, esposo o
esposa e hijos o hijas; solo el 14.5% vive con su padre y madre, sin embargo, el 36.1% vive
solo con su madre, este comportamiento se viene observando durante todo el año 2012.
Es importante señalar que el 60.6% de las niñas, niños y adolescentes atendidos y atendidas
en el programa de restitución de derechos viven en condiciones de precariedad sanitaria
de su vivienda (Tabla 5), lo que incide negativamente en su desarrollo integral y constituye
una vulneración del derecho a un nivel de vida digno y adecuado, el Artículo 20 literal b)
de la LEPINA dice que “todas las niñas, niños y adolescentes tiene derecho a gozar de un
nivel de vida adecuado, en condiciones de dignidad y goce de sus derechos(…) literal b)
vivienda digna, segura e higiénica, con servicios públicos esenciales como agua potable,
alcantarillado y energía eléctrica”.
La educación de los niños, niñas y adolescentes es un derecho que es determinante para favorecer su desarrollo integral, este se encuentra recogido en el Artículo 28 de la Convención
Sobre los Derechos del Niño, la LEPINA lo reconoce en el Artículo 81, la Tabla 5 nos indica
que el 34.4% de los niños, niñas y adolescentes mayores de 7 años28 no tiene escolaridad,
siendo estos y estas el 78.9% del total de la población atendida.
Es importante señalar que las niñas y adolescentes mujeres, son las que ocupan el primer
lugar en cuanto a cantidad en todos los datos, el 58.9% del total de la población atendida
han sido niñas y adolescentes mujeres.
Tabla 6. Población atendida en el Programa de Restitución de Derechos por
modalidades de atención según género. Octubre - diciembre 2012.
Modalidad de atención
Niñas
%
Niños
%
Total
Atención institucional
Atención externa
Total
403
409
812
57.7
60
58.88
295
272
567
42.3
39.9
41.12
698
681
1,379
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
28
Se establece la edad de 7 años tomando en cuenta que a partir de esa edad el niño o la niña inician los
procesos concernientes a la educación básica (Ley General de Educación, Artículo 20).
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
19
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
El programa de Restitución de Derechos posee dos modalidades, la primera denominada para efectos de diferenciarlas - “atención institucional” y la segunda nombrada como “atención externa”, esta última directamente asociada a la ejecución y supervisión de aquellas
medidas de protección no privativas de libertad, el 49.4% de las niñas, niños y adolescentes
fueron atendidos bajo esa modalidad; el resto fueron protegidos y protegidas bajo una medida privativa de libertad, asociada a un Centros de Protección. (Tabla 6).
Tabla 7. Total de niñas, niños y adolescentes por motivo de atención en el
departamento de Restitución de Derechos, según género.
Octubre - diciembre 2012.
Motivos
Niñas
%
Niños
%
Total
Abandono
145
49.15
150
50.85
295
Negligencia o descuido
120
50.85
116
49.15
236
Abuso sexual infantil
165
90.16
18
9.84
183
Maltrato físico y psicológico
105
58.01
76
41.99
181
Víctima de tráfico ilegal del país (salida)
15
71.43
6
28.57
21
Niño, Niña o Adolescente en situación de
9
47.37
10
52.63
19
calle
Explotación sexual comercial
14
100
0
0
14
Inducción a la mendicidad
4
33.33
8
66.67
12
Orfandad
6
54.55
5
45.45
11
Explotación económica
7
70
3
30
10
Negación de los servicios de salud
6
75
2
25
8
Víctima de tráfico ilegal (Ingreso al país)
3
42.86
4
57.14
7
Negación de los servicios de educación
2
66.67
1
33.33
3
Trabajo infantil
1
50
1
50
2
Utilización en actividades ilícitas
1
50
1
50
2
Peores formas de trabajo infantil
0
0
1
100
1
Trabajo de alto riesgo
1
100
0
0
1
Tráfico ilegal de personas
0
0
1
100
1
Trata de personas
1
100
0
0
1
Otros*
207
15.01
164
11.89
371
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
Total
812
58.88
567
41.12
1,379
*Para otros se incluye: Cuidado Personal y Protección (13.2%); irrespeto y desobediencia a madre,
padre, responsable y maestro (8.05%); Problemas de la familia y el niño (2.7%); sin identidad legal
(0.65%), irrespeto a los derechos de otras personas (0.3%); no información (0.2%); Educación
formal y aprendizaje de oficio (0.3%); protección provisional por referencia de ente legal (0.15%);
servidumbre (0.1%); adicción a drogas y alcohol (0.2%); Extravío (1%).
20
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
A pesar que la mayoría de la población atendida (50.6%), recibieron esa atención bajo una
medida que los privaba de su libertad, específicamente la medida de Acogimiento Institucional y Acogimiento de Emergencia, estas según la LEPINA deberían ser aplicadas de
forma excepcional y por el menor tiempo posible.
Las niñas y las adolescentes mujeres son las que sufren más la aplicación de medidas que
limitan su libertad (58.9% del total de atendidos y atendidas).
Como podemos observar en la Tabla 7, el motivo por el que la mayoría de niños, niñas y
adolescentes son atendidas y atendidos por el Instituto es por sufrir abandono, entendiendo este como “la falta de protección y cuidado mínimo por parte de quienes tienen el deber
de hacerlo y las condiciones para ello”29.
Es importante señalar a la negligencia y descuido como el segundo motivo de ingreso al
programa de restitución de derechos, esta ocupa el 17.1% del total y se encuentra relacionada con el primer motivo (abandono), le sigue el abuso sexual infantil, el cual junto al
maltrato físico y psicológico ocupan el 26.4%. (Tabla 7).
Algunas vulneraciones que dan motivo al ingreso tienen como víctimas a personas de un
solo sexo (exclusivamente); por ejemplo, tenemos que la explotación sexual comercial tiene
como víctimas exclusivamente a las niñas y adolescentes mujeres, mientras que las peores
formas de trabajo infantil presenta un comportamiento contrario, igual que el tráfico ilegal
de personas.
Tabla 8. Tiempo promedio de duración en meses de la medida de Acogimiento
Institucional, según modalidades de atención y grupos de edad.
Octubre - diciembre 2012.
Grupos de edad
Centros de protección
Centros de acogida de
emergencia
Centros de educación
especial
0 a 3 años
3 a 6 años
6 a 9 años
9 a 12 años
12 a 15 años
Femenino
17.97
17.9
38.09
38.1
55.03
55
66.00
66
57.86
57.9
Masculino
19.89
19.9
38.06
38.1
55.34
55.3
62.79
62.8
62.98
62
Femenino
4.78
4.8
12.03
12
4.99
5
11.59
11.6
10.58
10.6
Masculino
5.33
5.3
15.14
15.1
12.35
12.3
31.63
31.6
40.99
41
Femenino
0
0
0
0
0
Masculino
0
0
0
0
0
15 a 18
18 y más
Total
68.97
68
50.74
50.7
354.66
354.7
76.11
76.1
120.16
120.2
435.33
435.3
19.57
19.6
38.82
38.8
102.36
102.4
6.48
6.5
2.53
2.5
114.45
114.4
44.26
44.3
176.71
176.7
220.97
221
125.22
125.2
180.92
180.9
306.14
306.1
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
29
Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF. “Maltrato Infantil, UNICEF responde”. Disponible en: http://www.unicef.cl/archivos_documento/18/Cartilla%20Maltrato%20infantil.pdf
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
21
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Las medidas de Acogimiento (Institucional y de Emergencia), poseen un carácter netamente
temporal y de excepcionalidad, es decir. Deben ser aplicadas por el menor tiempo posible
y solo deben resolverse si no existe otro recurso (luego de verificar que no hay ninguna
otra opción); el fuerte contenido ideológico propio de la doctrina de la situación irregular
o tutelar que sustenta este tipo de medida de protección (privativa de libertad), puede
generar condiciones que agraven la situación de vulnerabilidad de las niñas, niños y adolescentes.
La Tabla 8 nos indica que en todas las modalidades de atención la medida de acogimiento
(institucional y de emergencia), sobrepasa el tiempo establecido por la Ley, teniendo que
para los Centros de Acogida de Emergencia, para los que la LEPINA ha establecido un tiempo de acogimiento que no debe sobrepasar los 15 días, para el caso los adolescentes hombres con edades entre los 12 y 15 años, son quienes permanecen mas tiempo bajo esta modalidad 41 meses (aproximadamente 3.4 años), mientras que en el caso del sexo femenino,
las niñas con edades entre los 3 a 6 años, se encuentran a la cabeza con 12 meses.
En general el promedio de internamiento en la modalidad de Acogimiento de Emergencia
es para las niñas y adolescentes mujeres de 26.2 meses (2.1 años); mientras que para los
niños y adolescentes hombres es de 16.3 meses (1.4 años). Lo anterior definitivamente va
en contra de lo que se establece en el Artículo 123 de la LEPINA.
En la otra de las modalidades, denominada como Centros de Protección, en el entendido
que este es el recuento de las niñas, niños y adolescentes que se encuentran protegidos por
la medida de Acogimiento Institucional (bajo la competencia de los Juzgados Especializados en Niñez y Adolescencia), tenemos que según la Tabla 8, los adolescentes hombres con
edades entre los 15 y 18 años son quienes permanecen más tiempo bajo esa medida: 76.1
meses (6.3 años); mientras que las adolescentes mujeres bajo esos mismos rangos de edad
permanecen 68.97 meses (5.7 años), siendo este el tiempo más alto para ambos sexos; el
promedio general de permanencia de las niñas, niños y adolescentes bajo esta modalidad
es de 50.7 meses (4.2 años) para las niñas y adolescentes mujeres y 62.19 meses (5.1 años)
para los niños y adolescentes hombres.
La LEPINA no ha señalado expresamente un tiempo máximo bajo el cual deberían ser
sometidas las niñas, niños y adolescentes bajo la medida de protección de Acogimiento
Institucional; sin embargo, esa Ley en el Artículo 129, señala que la medida posee un carácter estrictamente temporal, excepcional y por el menor tiempo posible, al mismo tiempo,
señala en el mismo Artículo que “la medida deberá ser revisada por la autoridad judicial en
el plazo máximo de tres meses”, en ese tiempo se deberán crear las condiciones propicias
22
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
para que la medida sea sustituida por una que no implique la separación de la niña, niño
o adolescente de su entorno familiar30.
Es importante señalar que existe una población que sobrepasa los tiempos razonables que
debería de tener la medida de Acogimiento Institucional; sin embargo, esta población
posee características que determinan esa situación: muchos y muchas son de filiación desconocida, todos y todas son adolescentes, hombres y mujeres con discapacidad mental y
motora; en este caso en particular el promedio de institucionalización es de 153.1 (12.7
años) para los adolescentes hombres y de 110.5 meses (9.2 años), muchas de las personas
que se encuentran protegidas en los Centros de Educación Especial son mayores de edad
que por su condición no pueden valerse por si mismas.
30
Es necesario señalar que propiciar el cambio de medida de Acogimiento Institucional a una que no implique la separación de la niña, niño o adolescente de su entorno familiar, procede siempre y cuando las
condiciones que dieron origen al ingreso del o la menor de edad al Sistema de Protección Especial hayan
sido superadas o lo que es lo mismo, que en el entorno familiar existan las condiciones favorables para el
desarrollo integral de la niña, niño o adolescentes, debiéndose resolver el cambio de medida tomando en
cuenta el Interés Superior del niño, la niña o el adolescente.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
23
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Inserción Social
La justicia penal juvenil determina una serie de medidas de carácter socioeducativo a ser
aplicadas a las y los adolescentes y jóvenes31 que sean acusados y/o encontrados culpables
de haber cometido o colaborado en la comisión de un hecho tipificado como delito por el
“Código Penal”.
La “Ley Penal Juvenil” (en adelante LPJ) en su Art. 8 determina cuáles son las medidas
socioeducativas a aplicar a las y los adolescentes y jóvenes que se encuentran en un proceso
judicial de índole penal. Dichas medidas son: “a) orientación y apoyo sociofamiliar; b)
amonestación; c) Imposición de reglas de conducta; d) Servicios a la comunidad; e) Libertad
asistida; y, f) Internamiento”.
Estas medidas pueden ser de carácter provisional o definitivo. Cuando se trata de medidas
de tipo provisional, éstas no pueden tener una duración mayor de 90 días (Art. 17 de la
LPJ) y son aplicadas durante el período en que la Fiscalía General de la República realiza
las investigaciones pertinentes para que las Juezas o Jueces de Menores determinen la
responsabilidad penal o no de la o el adolescente o joven.
Ahora bien, el Art. 17 de la LPJ argumenta que las medidas socioeducativas de tipo definitivo
no podrán tener una duración mayor de 5 años, salvo que las o los adolescentes tuviesen
16 años de edad al momento de la comisión del delito que se les imputa; en estos casos,
la medida puede llegar a durar hasta 7 años. Sin embargo, el Art. 15 (inc. 4º) de la LPJ
argumenta que para las y los adolescentes que habían cometido ciertos delitos (definidos en
dicho Art.), la duración máxima de la medida será de 15 años y no podrá ser cambiada por
una medida de libertad asistida32 a menos que la o el adolescente o joven haya cumplido
las 2/3 partes del tiempo de duración de la medida de internamiento.
31
En el presente documento se utiliza el término joven para hacer referencia a las personas que ya han
cumplido los 18 años (y por ende, son personas mayores de edad); y diferenciarles así, de las y los adolescentes. Es necesario tener presente que a la fecha el ISNA atiende a personas que, aún y cuando son
mayores de edad, se encuentran sujetos y sujetas a la legislación penal juvenil. Ello se debe a que fueron
acusados y/o encontrados culpables de haber cometido o colaborado en la comisión de una infracción
penal cuando eran menores de edad. Por otra parte, es importante resaltar la carencia de instituciones
que brinden atención especializada a la población mayor de edad, por lo que el ISNA debe continuar brindándoles atención. No se omite mencionar que actualmente existen 2 “Centros Intermedios” cuya función
se detallará brevemente más adelante.
32
Se hace referencia a “Libertad asistida”, para denominar a las demás medidas socioeducativas definidas en el Art. 8 de la LPJ, a excepción de la medida de internamiento.
24
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
El Art. 181 de la LEPINA argumenta que “la ejecución y organización de programas para la
implementación de las medidas dictadas por los Tribunales de Menores y de Ejecución de
Medidas al Menor corresponderá al ISNA, debiendo informar periódicamente al Tribunal
correspondiente todo cambio de conducta del adolescente, así como el cumplimiento
de las medidas”. Es por tal motivo, que el ISNA a través de la Subdirección de Inserción
Social brinda atención a las y los adolescentes y jóvenes sujetos a la justicia penal juvenil;
quienes se encuentran con medida de tipo provisional; por otra parte, quienes cumplen una
medida de tipo definitivo, están bajo las disposiciones de las Juezas y Jueces de Ejecución
de Medidas al Menor.
En este apartado, se analizarán algunas de las características de la población atendida por
la ya mencionada subdirección del ISNA, a través de sus 2 áreas de trabajo: Los Centros de
Inserción Social (CIS) y el Departamento de Medidas en Medio Abierto.
Centros de Inserción Social
Los CIS son las entidades del ISNA destinadas a albergar a las y los adolescentes y jóvenes
que están cumpliendo medidas de internamiento. Al interior de estas instituciones es
donde la población interna debe de participar en diferentes componentes del programa
de inserción social desarrollado en cada CIS, que les permita una formación integral. Por
ejemplo, se cuenta con componentes de formación vocacional, formación académica,
deportes, atención psicosocial, entre otros.
En la Tabla 9, se muestra la cantidad de adolescentes y jóvenes que cumplen este tipo de
medidas provisionales y definitivas. Nótese que la inmensa mayoría de población atendida
la constituyen las y los adolescentes que poseen edades comprendidas entre los 16 y los
Tabla 9: Adolescentes atendidos en los Centros de Inserción Social, según rango
de edad, tipo de medida y sexo. Octubre – diciembre de 2012, .
Rango de edad
Rango de edad
Tipo medida
Provisional
Femenino Masculino
Definitivo
Femenino Masculino
Total
%
Total
%
De 12 a < 14 años
0
0
1
7
8
0.9
De 14 a < 16 años
0
9
12
81
102
11.8
De 16 a < 18 años
5
61
34
324
424
49.3
> 18 años
7
58
30
232
327
38.0
Total
12
128
77
644
861
100
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
25
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
17 años, seguida por las y los jóvenes que ya han cumplido los 18 años de edad. Menos
del 1% de la población atendida posee edades comprendidas entre los 12 y los 13 años.
En cuanto al tipo de medida que se encuentra cumpliendo la población atendida, la menor
parte (el 16.3%) cumple medida de tipo provisional; consecuentemente, la mayoría (el
83.7%) se encuentra cumpliendo una medida de tipo definitivo.
La Tabla 10 muestra los delitos que se les imputan a las y los adolescentes y jóvenes que
cumplen medidas de internamiento en los CIS. Se identifica claramente que el 73.5% de
la población se encuentra acusada de delitos de “Homicidios” y “Extorsión”. Al respecto, la
realidad social del país muestra que ambos delitos son de los más sonados en los medios de
comunicación; así por ejemplo, según reporta un periódico de gran circulación en el país, el
Tabla 10: Adolescentes atendidos en los Centros de Inserción Social, según delito
cometido. Octubre – Diciembre, 2012.
Delito cometido
Delito cometido
El
El
Espino
Espino
Sendero
de
Libertad
Tonacatepeque
Tonacatepeque
Femenino
Femenino
Total
Total
%
%
Homicidios
Extorsión
Robos
Violación y agresiones sexuales
Comercio, posesión, tráfico y tenencia de
drogas
Tenencia, portación o conducción de
armas de guerra
Tenencia, portación o conducción ilegal
de armas de fuego
Secuestro y Privación de libertad
Hurtos
Asociación ilícita y pertenencia a maras
Lesiones
Incumplimiento de medida
Receptación
Otros*
Total
71
30
14
6
6
85
58
20
30
6
170
152
15
7
10
20
46
5
2
7
346
286
54
45
29
40.3
33.2
6.3
5.2
3.4
0
3
20
1
24
2.8
10
0
6
2
18
2.1
5
1
4
0
1
2
2
152
6
5
1
4
0
0
2
220
4
6
5
0
2
1
2
400
2
0
0
3
0
0
1
89
17
12
10
7
3
3
7
861
2.0
1.4
1.2
0.8
0.3
0.3
0.7
100
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
* Bajo esta categoría se engloban los siguientes delitos: “Amenazas” (0.2%), “Fabricación, portación o
conducción ilegal de arma de fuego artesanal” (0.2%), “Incumplimiento de los deberes de asistencia económica” (0.1%), “Trafico de objetos prohibidos en Centros Penales” (0.1%); y, “Desórdenes, daños y actos
de terrorismo” (0.1%).
26
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
2012 finalizó con un saldo de 2,641 homicidios33; en cuanto a los delitos de “Extorsión”,
según el mismo periódico, estos bajaron un 10% durante el 201234.
Un tercer delito que genera marcado malestar en la sociedad (y sin duda también en las
personas que lo sufren), son los delitos de “violación y agresiones sexuales”, delitos que
según reporta el periódico “La Prensa Gráfica”, durante el 2012 aumentaron con relación a
años anteriores, atendiendo el Instituto de Medicina Legal, un total de 1,891 casos de este
tipo de delitos.35
Departamento de Medidas en Medio Abierto
La Ley Penal Juvenil establece que las medidas de “libertad asistida” deberán de ser
impuestas de preferencia; mientras, que la medida de internamiento deberá ser impuesta
en forma excepcional36. Es importante recordar que en la medida que no sea contrario al
interés superior de las y los adolescentes, es preferible que ellas y ellos permanezcan en
su entorno familiar y comunitario, ya que eso contribuye positivamente en su proceso de
socialización; esto a su vez, constituye parte fundamental en el proceso de consolidación de
la personalidad de ellas y ellos.
El Departamento de Medidas en Medio Abierto, a través de sus unidades regionales
atiende a población adolescente y joven con medida definitiva impuesta por una Jueza o
un Juez de Menores. Por otra parte, existen adolescentes y jóvenes quienes inicialmente se
encontraban sometidos a internamiento y que posteriormente la Jueza o Juez de Ejecución
de Medidas al Menor decidió cambiar a una medida de libertad asistida37. Es necesario
tener presente que incumplir con las condiciones propias del régimen de libertad asistida
puede implicar nuevamente el sometimiento al internamiento38.
Las Unidades Regionales brindan seguimiento y acompañamiento a las y los adolescentes
y jóvenes, según las especificaciones que posea la medida socioeducativa impuesta39; como
por ejemplo, la asistencia a centros educativos, participar en actividades de formación
vocacional, etc.
La Prensa Gráfica (08-enero-2013); “Medicina legal: 2,641 homicidios durante 2012”. Disponible desde
internet en: http://www.laprensagrafica.com/Medicina-Legal--2-641-homicidios-durante-2012
34
La Prensa Gráfica (28-diciembre-2012); “Fiscalía asegura que extorsiones bajaron 10% en 2012”. Disponible desde internet en: http://www.laprensagrafica.com/Fiscalia-asegura-que-extorsiones-bajaron-10-en-2012
35
La Prensa Gráfica (11-enero-2013); “Violaciones sexuales se incrementan en 2012”. Disponible desde
internet en: http://www.laprensagrafica.com/violaciones-sexuales-se-incrementaron-en-2012
36
“Ley Penal Juvenil”, Art. 15.
37
Ibíd, Art. 15.
38
Ibíd, Art. 21.
39
Ibíd, Arts. 8 – 14.
33
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
27
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Además, las Unidades Regionales deberán notificar a la Jueza o Juez de Ejecución de Medidas al Menor las novedades pertinentes acaecidas a las y los adolescentes y jóvenes40.
La Tabla 11 muestra como la mayoría de la población atendida por éste departamento
es de sexo masculino (el 91%) y proviene de la zona central y paracentral (el 57.3%). Así
mismo, más de la mitad de la población atendida es mayor de 18 años; ello, debido a la
falta de una institución que brinde seguimiento a las y los jóvenes que ya han cumplido la
mayoría de edad y que se encuentran sometidos a la legislación penal juvenil, con medidas
de libertad asistida.
Tabla 11: Adolescentes atendidos por el Departamento de Programas en Medio
Abierto, según rango de edad y Unidad Regional que les brinda atención.
Octubre – Diciembre, 2012.
Rango de edad
Rango de edad
Unidad Central y
Paracentral
Unidad Occidente
Unidad Occidente
Unidad Oriente
Unidad Oriente
Total
%
Total
%
Femenino
Masculino
Femenino
Masculino
Femenino
Masculino
De 12 a < 14 años
De 14 a < 16 años
De 16 a < 18 años
0
3
18
4
41
127
0
1
5
0
10
50
1
1
7
1
13
65
6
69
272
0.8
9.2
36.2
> 18 años
Total
21
42
217
389
5
11
76
136
6
15
80
159
405
752
53.8
100
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
La Tabla 12 muestra los delitos que por los cuales las y los adolescentes y jóvenes se encuentran en las Unidades Regionales del Departamento de Medidas en Medio Abierto. Nótese
que estos varían con respecto a los delitos mostrados en la Tabla 10, solamente los delitos
de “extorsión” se mantienen entre los mayormente cometidos por la población atendida;
por otra parte, la comisión de delitos no se concentra de la misma forma, sino que se distribuye de manera diferente. Posiblemente ello se deba a que las y los adolescentes y jóvenes
implicados en estos delitos participaron los mismos en forma más indirecta o “menos agravada”, como lo puede ser por ejemplo, el que hayan participado a través de complicidad o
colaboración para la consumación del delito que se les imputa; o bien, el que dicho delito
se tipifique como “en grado de tentativa”.
Ver: Art. 17 de la “Ley Penal Juvenil” y Art. 10 de la “Ley de vigilancia y control de ejecución de medidas
al menor sometido a la Ley Penal Juvenil”.
40
28
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Tabla 12: Adolescentes atendidos por el Departamento de Programas en Medio
Abierto, según delito cometido y Unidad Regional que les brinda atención.
Octubre – Diciembre, 2012.
Delito cometido
Delito cometido
Unidad
Unidad
Unidad
Unidad
Occident Oriente
Occidente Oriente
e
Total
Total
%
%
Extorsión
165
54
54
7777
296
296
39.3
Comercio, posesión, tráfico y tenencia de
drogas
Violación y agresiones sexuales
66
33
33
1515
114
114
15.2
57
16
16
2020
93
93
12.4
Homicidios
38
14
14
1515
67
67
8.9
Tenencia, portación o conducción ilegal de
armas de fuego
Asociación ilícita y pertenencia a maras
33
77
77
47
47
6.3
29
33
77
39
39
5.2
Tenencia, portación o conducción de armas
de guerra
Robos
12
88
1515
35
35
4.7
11
88
66
25
25
3.3
Fabricación, portación o conducción ilegal
de arma de fuego artesanal
Trafico de objetos prohibidos en Centros
Penales
Lesiones
3
44
22
99
1.2
3
00
44
77
0.9
5
00
11
66
0.8
Secuestro y Privación de libertad
4
00
22
66
0.8
5
431
00
147
147
33
174
174
88
752
752
1.0
100
Otros*
Total
Unidad
Central y
Paracentral
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
Nota: en la Unidad de Ausencias Temporales se reportan dos casos como población atendida, uno por
el delito de Homicidio y otro caso por Secuestro y Privación de libertad
* En esta categoría se engloban los siguientes delitos: “Hurto” (0.5%), “Incumplimiento de medida”
(0.4%); y, “Uso y tenencia de documentación falsa” (0.1%).
La Justicia Penal Juvenil debe aspirar a la efectiva inserción de las y los adolescentes y jóvenes a la sociedad a través de un proceso dinámico que trascienda el enfoque punitivo y
en donde intervenga la familia, la comunidad y la sociedad, tal como lo determinan los
principios de “formación integral” y “reinserción en su familia y en la sociedad”, expuestos
en el Art. 3 de la Ley Penal Juvenil. Así mismo, no se deben dejar de lado los principios de
protección integral de la niñez y adolescencia expuestos en los Arts. 9 – 14 de la LEPINA.
De manera, que la justicia penal juvenil no debe tener una connotación de castigo y revictimización para la o el “victimario”; sino que debe trabajar las condiciones de vulneración
de derechos de la niñez y adolescencia que pueden de una u otra forma, estar a la base del
comportamiento delictivo de ellas y ellos. E ahí la importancia del principio de “prioridad
absoluta”.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
29
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Entidades
Las Entidades de Atención constituyen un recurso para la atención de las niñas, niños y adolescentes sometidos al Sistema Nacional de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia,
este se vale de las Entidades de Atención para favorecer la restitución de derechos en el caso
de los menores de edad vulnerados en los mismos.
La Red de Atención Compartida (RAC), institución creada por la LEPINA, aglutina a todas las
Entidades de Atención que pretenden desarrollar programas en favor de las niñas, niños y
adolescentes, estas presentan ciertas características que son abordadas en este documento.
El Artículo 171 de la LEPINA, establece que las entidades de atención (que forman parte
de la RAC), pueden ser de naturaleza “privada, pública o mixta y estar constituidas bajo
cualquier forma de organización autorizada por el ordenamiento jurídico salvadoreño41”;
así tenemos que, la mayoría de las Entidades de Atención poseen una naturaleza de tipo
No Gubernamental, siendo el 87.8% Organizaciones No Gubernamentales (4.4% son ONG
con carácter internacional), mientras que el 12.2% son Gubernamentales, de estas últimas
el 8.8% son Gobiernos Municipales42.
Tabla 13. Entidades registradas en el ISNA, según tipo de programa que ejecutan.
Octubre – diciembre 2012.
Tipología de programa
Cantidad
%
Prevención
521
60.7
Centro de Atención Inicial
201
23.4
Restitución de Derechos
75
8.7
Otros programas
25
2.9
Programas Especializados
23
2.7
Hogar de Atención Inicial
13
1.5
Total
858
100
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
41
Pudiendo ser Asociaciones y Fundaciones sin Fines de Lucro (Ley de Asociaciones y Fundaciones Sin
Fines de Lucro), Asociaciones de Desarrollo Comunal (Código Municipal), Iglesias (Ley de Asociaciones y
Fundaciones Sin Fines de Lucro), Sindicatos (Código de Trabajo), etc. Al tenor de este Artículo se puede
señalar que una Persona Natural o un Comerciante Individual no puede formar parte de la Red de Atención
Compartida y por ende no podría considerarse una entidad de atención, siendo estás últimas las únicas
que pueden brindar atención a niños, niñas y adolescentes, siempre que cumplan con lo establecido en la
Ley y sus respectivos reglamentos.
42
Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
30
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
La LEPINA establece que las Entidades de Atención tienen una serie de funciones, entre las
que están: la protección, defensa, estudio, promoción y difusión de los derechos de la niñez y adolescencia43, para lograrlos estas pueden desarrollar programas que pueden tener
como finalidad la prevención, protección, atención, restitución, promoción o difusión de
los derechos de las niñas, niños y adolescentes44.
La Tabla 13, nos muestra que la mayoría de los programas se orientan a la Prevención, del
total, el 60% se orienta hacia esa tipología, los Centros de Atención Inicial son los que les
siguen en cuanto a cantidad, ocupando el 23.4% del total, solamente el 8.7% se dedica a
la Restitución de Derechos, existen además otros denominados bajo las tipologías de “otros
programas”, “Programas Especializados” y “Hogares de Atención Inicial”; juntos, llegan al
7.1%. En total existen 858, desarrollados por 204 Entidades de Atención.
Es importante tomar en cuenta que las Entidades de Atención además de poseer finalidades - específicas establecidas en la Ley – y al mismo tiempo desarrollar programas bajo
varias tipologías, también los ejecutan tomando en cuenta diversas áreas de atención, las
que pueden estar referidas en los componentes del mismo; para el caso, tenemos que la
mayoría de se refieren a la atención a áreas como la extrema pobreza (23.9%), el cuidado
diario (20.8%), la desnutrición con el 8%, el abandono parcial y total (7.1%), el maltrato
físico o psicológico (6.3%), entre otras.
Es importante señalar algunas disparidades en cuanto a las áreas de atención de las Entidades45, por un lado tenemos que el 20.8% se dedica a labores de cuidado diario, lo que
implica brindar atención a niños y niñas (menores de 7 años), a través de una serie de
componentes como la estimulación temprana, el desarrollo de la motricidad fina y gruesa,
etc. Sin embargo, solo el 0.7% plantea que posee como área de trabajo la atención a niñas,
niños y adolescentes que han sido víctimas de Explotación Sexual Comercial.46
Es necesario que las Entidades de Atención orienten sus programas y áreas de trabajo para
atender problemáticas que escasamente son intervenidas, el Artículo 170 de la LEPINA,
establece que la Red de Atención Compartida, debe coordinarse (esta es una función del
ISNA), a fin de “garantizar la mejor cobertura nacional y local, evitar la duplicidad de esfuerzos y servir de manera eficaz y eficiente la protección de los derechos de la niñez y
adolescencia”.
Artículo 169 LEPINA. – Definición de los miembros de la RAC.
Artículo 116 LEPINA. – Finalidad de los programas.
45
Las Entidades de Atención en sus respectivos programas pueden desarrollar más de un área de atención.
46
Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
43
44
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
31
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
La cobertura de las Entidades de Atención es en su mayoría nacional (33.3%), o lo que
es lo mismo, ejecutan sus programas en todo el País, las que poseen una cobertura de
tipo municipal ocupan el 22.5%, mientras que solo el 0.5% ejecuta sus programas al
nivel territorial más específico como es a nivel de caserío47; relacionando estas cifras con la
naturaleza de las Entidades de Atención, tenemos que la mayoría de las que desarrollan sus
programas a nivel nacional son Organizaciones No Gubernamentales (56 en total).
Tabla 14. Entidades registradas en el ISNA, según sector al que se dirige el
Programa, Proyecto o Centro. Octubre - diciembre 2012.
Sector al que va dirigido el
programa
Cantidad
%
Urbana
317
36.9
Rural
378
44.1
Urbano-Rural
163
19.0
Total
858
100
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
En la Tabla 14 podemos observar el comportamiento de las Entidades de Atención según
el sector al que dirigen sus actuaciones, teniendo que la mayoría de estas acciones van
dirigidas a la zona rural (44.1%); sin embargo, la diferencia de estas con la urbana es de
solo 7.2%, teniendo que los programas que se dirigen a los dos sectores (urbano – rural)
constituyen el 19.0% del total.
La cobertura geográfica se desglosa de la siguiente manera: Nacional 33.3%, zonal 19.6%, municipal
22.5%, departamental 19.1%, cantonal 2.9%, regional 2.0% y caserío 0.5%.
47
32
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
Tabla 15. Perfil sociodemográfico de las niñas, niños y adolescentes atendidos
y atendidas en Acogimiento Institucional en Entidades registradas en el ISNA.
Octubre – diciembre 2012.
Población atendida
Niñas
%
Niños
%
Total
0a3
3a6
6a9
9 a 12
12 a 15
15 a 18
18 y más
Procedencia
Población del área Urbana
Población del área Rural
522
12
21
61
118
155
140
15
Niñas
326
196
54.9
48
42
51.3
53.9
55.4
60.6
57.7
%
52.6
59.4
428
13
29
58
101
125
91
11
Niños
294
134
45.0
52
58
48.7
46.1
44.6
39.4
42.3
%
47.4
40.6
950
25
50
119
219
280
231
26
Total
620
330
Población del AMSS
Ambiente socio-familiar
164
Niñas
58.2
%
118
Niños
41.8
%
282
Total
256
55.5
205
44.5
461
154
52.7
138
47.3
292
Niñas
86
%
Niños
85.6
%
Total
86.4
Niñas
98
17
%
16
2.8
Niños
72
16
%
11.7
2.6
Total
170
33
51
168
10
8.3
27.4
1.6
27
149
6
4.4
24.3
1
78
317
16
Población en condiciones sanitarias precarias de la
vivienda*
Población >7 años que no tienen escolaridad**
Institucionalización
Promedio en meses de institucionalización en
Centros de Protección
Con quien vive el Niño, Niña o Adolescente
Población que convive con madre
Población que convive con padre
Población que convive con ambos
Población que convive con otros***
Población que vive solo
Fuente: Sistema de Información para la Infancia (SIPI). ISNA 2012.
*614 casos tiene información en el Formulario de familia, el porcentaje está calculado en base a esa
cantidad
**Población mayor de 7 años es de 845, de estos 477 son niñas y 368 niños, el porcentaje está
calculado en base a esa cantidad.
***Para otros incluye: Madrastra, padrastro, abuela, abuelo, hermanos, otras personas, esposo/a o
hijos.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
33
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
En relación a la población atendida por las Entidades tenemos que en su mayoría se encontraban entre las edades de 12 a 15 años (29.5%), siendo la del rango de edad de los 0 a
los 3 años las que presentan la menor cantidad con 2.6% (Tabla 15), es importante tomar
en cuenta que los datos corresponden a las niñas, niños y adolescentes que se encuentran
protegidos bajo la medida de Acogimiento Institucional en los programas destinados para
ese fin.
Es importante señalar que el 53.8% de las y los atendidos son adolescentes (entre los 12 y
18 años de edad)48, de los cuales lel sexo femenino ocupa el primer lugar con 57.7% del
total de las y los atendidos; esto nos indica que la mayoría de las y los protegidos bajo las
medidas privativas de libertad (Acogimiento Institucional), son adolescentes hombres y mujeres, siendo estos y estas las que más reiteradamente sufren vulneraciones en sus derechos
que dan origen a su ingreso a un Centro.
De los atendidos y atendidas la mayoría proviene del área urbana (65.3%) y el 29.7% del
total de las y los atendidos proviene del área metropolitana de San Salvador, para todas las
áreas la mayoría de las atenciones recaen sobre niñas y adolescentes mujeres, teniendo que
para el área urbana estas ocupan el 52.6% y para el área rural el 59.4% (Tabla 15).
La misma tabla también nos indica que la mayor parte de las y los atendidos (75.1%), habitan viviendas que no cumplen con las condiciones sanitarias que se consideran necesarias
para un nivel de vida digno y adecuado49; residir en un lugar que reúna las condiciones
necesarias para favorecer el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes, definitivamente está ligado a la posibilidad de gozar de nuestros derechos.
La Ley General de Educación, establece que al cumplir los siete años los niños y niñas, se
deberían encontrar listos para iniciar sus estudios de educación básica, esta es obligatoria
y gratuita (si es impartida por el Estado)50; sin embargo, en los Centros el 34.6% de los
atendidos y atendidas mayores de siete años de edad no cuenta con escolaridad, de estos
el 52.7% son niñas y el resto niños (Tabla 15).
Al igual que en el caso de los otros programas ejecutados por el Instituto, en este caso, los
La LEPINA define en el Artículo 3 a los adolescentes desde los doce años cumplidos hasta cumplir los
dieciocho.
49
El Artículo 20 de la LEPINA, recoge el Derecho a un nivel de vida digno y adecuado, que entre otros
aspectos establece que las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a una “vivienda digna, segura e
higiénica, con servicios públicos esenciales como agua potable, alcantarillado y energía eléctrica”.
50
Artículo 16 de la Ley General de Educación.
48
34
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No. 8 • Octubre-Diciembre 2012
Derechos de la Niñez y la Adolescencia
ejecutados por las Entidades de Atención, específicamente los asociados a la ejecución de la
medida de Acogimiento Institucional, tenemos que la mayoría de las y los atendidos viven
con personas ajenas a su familia (nuclear) (51.6%), sin descartar que pudieran convivir con
miembros de su familia ampliada por consanguinidad o afinidad (abuela, tíos, tías, abuelo,
padrastro, madrastra, etc.) o personas ajenas a la misma (vecinos, amigos, etc.), es de recalcar que como en otros periodos de tiempo, ocupan el segundo lugar los hogares en donde
la madre exclusivamente ejerce las labores de crianza (27.7%) (Tabla 15), mientras que solo
el 5.4% de las niñas, niños y adolescentes son criados de forma exclusiva por sus padres y
el 12.7 vive con ambos progenitores.
Lo anterior es un reflejo de la concepción social imperante en nuestro país respecto a las
responsabilidades en la crianza de las niñas, niños y adolecentes, la cual en la mayoría de
los casos recae exclusivamente en las mujeres; esta condición, determina – en muchos casos
- las relaciones futuras de los menores de edad respecto a sus pares, familias, comunidad,
etc.
BOLETÍN ESTADÍSTICO TRIMESTRAL
Año 2 - No.8 • Octubre-Diciembre 2012
35
Boletín Estadístico Trimestral
Año 2 - Nº. 8 Octubre - Diciembre 2012
Derechos de la Niñez
y la Adolescencia
Instituto Salvadoreño para el Desarrollo
Integral de la Niñez y la Adolescencia
Subdirección de Investigación y Estadísticas
Departamento de Investigación
Avenida Irazú y Final Calle Santa Marta, Col. Costa Rica
No.2 San Salvador,
El Salvador, Centroamérica.
PBX: (503) 2213-4700
www.isna.gob.sv

Documentos relacionados