Los puentes de Valencia

Comentarios

Transcripción

Los puentes de Valencia
Los puentes de Valencia
1.- Inicio
La actual ciudad de Valencia, al igual como muchas otras ciudades europeas tiene su origen en un
antiguo asentamiento romano. En este caso se buscó la cercanía de un río (Tirius) que proveyera de
agua a sus habitantes y la proximidad al mar que facilitara el comercio y el transporte.
La primera constancia documental de la ciudad de Valencia, la tenemos en un escrito, reproducido
sobre una losa de mármol en la actual Plaza de la Virgen.
vídeo Plaza Virgen
"El cónsul en Hispania Décimo Junio Bruto dio a los que habían servido a las órdenes de Viriato
los campos y la ciudad que ha de llamarse Valentia"
El urbanismo tradicional romano establecía el trazado de una vía en la dirección Norte-Sur, (cardo) y
otra en la dirección Este-Oeste, (decúmano). Ambas vías se cruzan en el Foro. Curiosamente esa disposición urbanística se mantiene en la actualidad.
vídeo cardo-decúmano
El foro de la Valentia-Edetanorum (Los edetanos son los íberos que poblaban parte de Castellón y
Valencia antes de la llegada de los romanos, es decir, los auténticos dueños de la región, de ahí lo de
Valentia Edetanorum "Valencia de los edetanos") estaba situado en el centro de una isla donde el río
Turia, también llamado Tirius o Tyris, se abría en dos brazos. Posteriormente, el brazo sur fue cegado
quedando solamente el lado norte. También se construyó una muralla rodeando la ciudad y el río
Turia quedó enfrente de la ciudad amurallada que es la disposición urbana actual.
foto plano valencia
Junto a las actuales Torres de Serranos existía un puerto al que accedían los barcos remontando el río.
Incluso en el siglo XIX barcas de poco calado llegaban hasta la actual calle de las Barcas. La
orografía de la ciudad es pues, prácticamente llana y la cota del antiguo Foro y actual Plaza de la
Virgen de los Desamparados, Catedral y Micalet, es imperceptible pero notablemente superior a la
zona del cauce del río. De hecho, en las sucesivas riadas que ha protagonizado el río Turia, y concretamente la de 1.957 de la cual fui testigo, preservó "milagrosamente" del desastre esa zona. La
simple observación del actual plano de Valencia permite comprobar cómo el río "rodea" esa zona de
mayor cota vertical "plegándose" y cambiando claramente de dirección.
© Vicente Viana Martínez
Pág 1
Los puentes de Valencia
foto cotas riada 1957
Con el transcurrir del tiempo la necesidad de construir puentes que permitieran el paso a la ciudad se
hizo necesario y de aquí arrancan los puentes más antiguos que ahora se conservan; Trinidad, Serranos, San José, Real, Mar. Con el ensanche de la ciudad al otro lado del río y la demolición de la muralla a finales del siglo XIX la necesidad de los puentes se hizo mayor y se construyeron nuevos
puentes, más grandes, más anchos, incluso alguno como el puente del Real se ampliaron para el paso
de vehículos rodados.
Como consecuencia de la gran riada de 1.957 se decidió desviar el cauce del río Turia hacia el sur de
la ciudad. Dicha obra finalizó a finales de los años 80 (siglo XX). Desde entonces el río Turia, ya no
pasa por el centro de la ciudad.
En el lugar por donde pasaba el río, lógicamente quedó un cauce seco, y en ese espacio se ha procedido a dotarlo de jardines, zonas de esparcimiento, zonas deportivas y de recreo, siendo la Ciudad de
las Artes y las Ciencias su conjunto más emblemático.
Esto no ha frenado la construcción de nuevos puentes, más bien los ha incentivado para favorecer así
el tráfico rodado entre los nuevos barrios creados y recuperados. En todo caso su diseño ya no está
destinado a soportar el embate de las aguas embravecidas sino más bien a embellecer la zona del
nuevo cauce, circunstancia perfectamente detectable por cualquier observador atento.
En total son 24 los puentes y pasarelas peatonales, sobre el antiguo cauce del río Turia que definen el
urbanismo de la ciudad y que podemos clasificar en 3 grandes grupos.
puentes clásicos, del siglo XVII y anteriores.
puentes de comienzos del siglo XX
puentes de los años 80 (siglo XX) y posteriores, ya sobre el cauce seco.
El trazado del cauce abarca unos 13 km y sobre sus pretiles en ambas riberas, existen multitud de
detalles arquitectónicos e históricos. Nosotros vamos a fijarnos exclusivamente en sus 24 puentes
deteniéndonos en los más importantes por su belleza e interés histórico.
El orden elegido ha sido el de comenzar desde la desembocadura del río Turia en el Mediterráneo e ir
avanzando aguas arriba, numerando los puentes y pasarelas en orden ascendente, según los puentes
© Vicente Viana Martínez
Pág 2
Los puentes de Valencia
existentes en septiembre-2011, descartando aquellos que hayan sido destruidos por el devenir histórico.
Voy a prescindir de dar excesivos datos técnicos como su longitud, anchura, etc. En todo caso la longitud de todos los puentes oscila entre los 150 y los 200 m aproximadamente.
© Vicente Viana Martínez
Pág 3
Los puentes de Valencia
1.- Puente de Nazaret
Situado junto a la desembocadura del río Turia, carece de interés. Es simplemente un puente para el
tráfico de mercancías entre el puerto y la zona de Nazaret convertida en un gran almacén de contenedores.
© Vicente Viana Martínez
Pág 4
Los puentes de Valencia
2.- Puente de Astilleros
El puente de Astilleros une el Puerto y la Comandancia de Marina con el barrio de Nazaret, una zona
muy degradada socialmente.
Está construido en hormigón armado y piedra artificial. Los barandales están compuestos de hierro
fundido ornamentado entre pilastras de hormigón para apoyo de las farolas.
En su origen tuvo una zona central con adoquines y raíles para el paso de los tranvías, que posteriormente fue eliminada y transformada en calzada para el tráfico.
© Vicente Viana Martínez
Pág 5
Los puentes de Valencia
3.- Pasarela Fórmula I
Se trata de una pasarela de reciente construcción realizada "ad-hoc" para dar servicio a las infraestructuras del circuito de Fórmula I. Tiene un uso puramente peatonal y curiosamente es el único
puente cubierto para proteger del Sol y la lluvia a sus usuarios.
Está vallado, no se permite su uso público. Tan solo da servicio al personal organizador de la prueba
y al público espectador.
© Vicente Viana Martínez
Pág 6
Los puentes de Valencia
4.- Puente ferrocarril
La línea del ferrocarril Valencia-Barcelona está soterrada a su paso por la ciudad, de hecho al fondo
de esta foto se aprecia el túnel. Es claramente visible la duplicidad del soporte de las vías. Ignoro si lo
hicieron para reforzar los apoyos o para quedar mejor alineados con el soterramiento.
© Vicente Viana Martínez
Pág 7
Los puentes de Valencia
5.- Puente "Jamonero" o Azud de l'or
Este puente de Santiago Calatrava fue inaugurado a finales del 2.008. Forma parte del conjunto de la
Ciudad de las Artes y las Ciencias junto con el Ágora y el Oceanográfico.
Cierra la ronda norte de Valencia. Se trata de un puente colgante atirantado, cuyo mástil se eleva
hasta los 125 metros de altura sobre el nivel del mar, en su culminación la curva del mástil es tangente a la vertical. Los 29 cables sustentadores simulan las cuerdas de un arpa, aunque jocosamente
se le llame "jamonero". El nombre oficial proviene de un antiguo azud o "escalón" artificial dispuesto sobre el cauce original con el fin de "laminar" la corriente del río antes de la desembocadura.
Su perfil acentuadamente curvo ha ocasionado más de un grave accidente de tráfico cuando, debido al
semáforo en rojo, existen retenciones en uno de sus extremos, no visibles desde el otro extremo del
puente. La zona peatonal, caso único de todos los puentes de Valencia, discurre por el centro del
puente lo cual permite contemplar y fotografiar los espectaculares cables sustentadores.
Estéticamente es muy impactante y aunque desde el punto de vista puramente ingenieril resulta excesivo (marca Calatrava). Sin embargo, la belleza de sus formas entronca perfectamente dentro de la
estética del conjunto de la Ciudad de las Artes y las Ciencias.
© Vicente Viana Martínez
Pág 8
Los puentes de Valencia
6.- Puente Monteolivete
Este puente son en realidad dos puentes perfectamente diferenciados. Cuando se circula en coche
sobre ellos no es perceptible este detalle pero desde fuera son claramente distinguibles, aparte los estilos son radicalmente diferentes. El primero debido a Santiago Calatrava es a mi juicio el más hermoso de todos los que cruzan el Turia y debido al notable arco que describe, el más complicado de
resolver ingenierilmente.
El segundo, perfectamente disimulado por un muro - escalera, está formado por arcos parabólicos
sobre soportes rectangulares de hormigón. Las dos tonalidades; blanco + marrón le confieren su señal
de identidad.
En ambos casos los carriles de circulación dejan un amplio hueco separando un sentido de la marcha
del otro.
Las láminas de agua que lo circundan y su posición justo en el centro del conjunto C.C.A. acentúan
su impactante estética arquitectónica.
© Vicente Viana Martínez
Pág 9
Los puentes de Valencia
7.- Puente Avenida de Francia o del Reino
Enlaza la Avenida del Reino de Valencia con la Avenida de Francia, fue inaugurado en 1.999.
Construido por el ingeniero de la U.P.V. D. Salvador Monleón Cremades. Tiene una longitud de 220
metros y es el mas largo de la ciudad con 4 carriles en cada sentido más las aceras.
Lo que más llama la atención de este puente son sus características cuatro esculturas, una a cada lado
del puente, llamadas "los guardianes del puente". Son cuatro esculturas en bronce de tradición gótica.
La iluminación del puente se realiza mediante farolas de tradición art-decó.
Visto desde el interior parece como una catedral gótica, con numerosas gárgolas de cabeza de águila,
los pilares a todas luces excesivos, la decoración lateral con esas falsas puertas o ventanales ojivales.
Realmente es sorprendente y muy original. No todo iba a ser estilo Calatrava y Monleón ha sabido
crear un puente muy personal, con un estilo armonioso, muy acertado estéticamente.
© Vicente Viana Martínez
Pág 10
Los puentes de Valencia
8.- Puente del Ángel Custodio
Obra del ingeniero Arturo Piera, fue construido en los años 40, resultó gravemente dañado durante la
riada de 1.957. Fue restaurado y ampliado en 1967. Dispone de dos sentidos de dirección, de 4 carriles cada uno separados por un bordillo central. Une la Avda. Peris y Valero con Eduardo Boscá. Antes de la construcción de la circunvalación a Valencia soportaba todo el tráfico pesado que cruzaba
Valencia de norte a sur.
Tiene seis apoyos de piedra sobre los que descansan vigas rectangulares de canto, de hormigón armado, sosteniendo el tablero.
Recientemente se le han incorporado farolas de hierro fundido estilo comienzos del XIX para darle un
toque personalizado a un diseño claramente funcional pero pobre estéticamente, característico de
aquella época.
© Vicente Viana Martínez
Pág 11
Los puentes de Valencia
09.- Puente de Aragón
El puente de Aragón une la Gran Vía Marqués del Turia con la Avenida del Puerto. Fue inaugurado
en 1.933. Recibe su nombre por la antigua estación de ferrocarril ya desaparecida, situada en sus cercanías que cubría la línea hacia Aragón. La construcción de este puente convirtió en peatonal el
Puente del Mar.
Fue construido por Arturo Monfort, José Burguera y Gabriel Leyda. Dispone de seis arcos parabólicos que le confieren un tono elegante y majestuoso. Recuerda el perfil de algunos puentes parisinos
sobre el Sena.
En el entronque con los pretiles del río hay cuatro esculturas labradas en piedra, del escultor valenciano José Terencio Farré. Por el lado del puente recayente a Marques del Turia, representan a La
Fama y al Labrador, y en la parte recayente a la plaza de Zaragoza, representan al Pescador y a Valencia. No olvidemos que estamos en plena Segunda República, de ahí la ausencia de estatuas de
santos, sustituidas por figuras alegóricas.
© Vicente Viana Martínez
Pág 12
Los puentes de Valencia
10.- Puente del Mar
Es obra del cantero Francisco Figuerola. Construido entre 1592 y 1596 con piedra sillar, tras ser destruido el anterior puente de madera o mampostería por una riada del Turia en 1589.
Recibe el nombre de Puente del Mar, por ser este el camino original hacia el Puerto y el Grao, de
donde procedían muchas mercancías que llegaban a la ciudad de Valencia por mar.
Dispone de diez arcos ojivales rebajados. Sobre el puente se instalaron dos casalicios actualmente
ocupados por imágenes de San Pascual Bailón y la Virgen de los Desamparados (1.943).
Durante el siglo XVIII se efectúan reformas en el puente, consistentes en poner adornos de bolas en la
balaustrada y abrir algunos asientos o bancos en sus muros laterales.
En 1933 se convierte en puente peatonal tras realizar Javier Goerlich Lleó las grandes escalinatas y
los dos pináculos que adornan ambos lados del puente. Es el único puente totalmente peatonal de todos los que tiene la ciudad.
Llama la atención un recurso ingenieril que se repite en todos los puentes antiguos, salvo en el de San
José. La presencia de unos huecos de sección cuadrada, de unos 45 cm de lado que perforan de parte
a parte los muros de sustentación del puente. Concretamente 5 huecos en cada muro y además ….
¡perfectamente alineados!. Se puede ver una orilla del río desde la otra orilla a través de esos huecos.
El motivo es igualar la presión hidrostática a un lado y al otro de cada muro para así evitar empujes
laterales en caso de fuerte crecida del río con régimen turbulento lo cual provocaría indefectiblemente
presiones distintas a la derecha y a la izquierda de cada muro.
© Vicente Viana Martínez
Pág 13
Los puentes de Valencia
11.- Puente de las flores
Este puente fue inaugurado en diciembre de 2.002. Tiene su origen en la necesidad de crear una pasarela provisional que supliera al cercano Puente de la Exposición, mientras se construían la Estación
del Metro en el lecho del cauce del Turia y el nuevo puente de la Exposición, actualmente llamado
"La peineta".
Con tal motivo y mientras se realizaban esas obras, nació el actual, que recibe el nombre "De las flores", porque existe un denso muro de flores de brillantes colores separando las 4 calzadas de circulación de las vías peatonales.
Llama la atención en este puente la ligereza de sus apoyos. Un tablero totalmente horizontal sostenido
tan solo por CATORCE APOYOS en forma de ligeras columnas hexagonales de sección variable.
Esto se consigue con una estructura atirantada de acero paralela al tablero por su parte inferior.
Un bonito e interesante puente, tanto por arriba como por debajo.
© Vicente Viana Martínez
Pág 14
Los puentes de Valencia
12.- Puente de la Exposición
El puente de la Exposición nace en 1909 con motivo de la celebración de la Exposición Regional
Valenciana de ese año. Se trataba de un bello puente de hormigón armado (uno de los primeros construidos con este material en la ciudad), pero fue destruido por la riada de 1957.
En su lugar se levantó otro puente o más bien una pasarela bastante fea que a finales del siglo XX ha
sido sustituida por el actual puente conocido como "La peineta". Es una obra del arquitecto Santiago
Calatrava. En su base se encuentra una de las estaciones de metro, también del mismo autor.
El puente tiene una longitud de 131 metros y una anchura de 26 metros, está construido en acero,
pintado en color blanco. Tiene un sólo vano con 4 carriles de circulación notablemente curvado, teóricamente sustentado por un arco de 14 m de altura inclinado 20º sobre el plano vertical. Entre el arco
y el tablero hay 20 elementos metálicos que hacen la función de cables sustentadores del puente. Este
arco junto con los elementos sustentadores dan al puente su nombre popular de "La peineta".
Visto desde abajo se aprecian las costillas metálicas de forma triangular que le dan ligereza y resistencia. Se aprecia también cómo los apoyos laterales del tablero curvado están desplazados cada uno,
unos 12 m respecto de los pretiles, para así disminuir la longitud del arco. Ello me permite pensar que
el puente junto con su carga de trabajo se autosustentaría sin necesidad de "peineta" alguna, pero
entonces … ya no sería un Calatrava.
© Vicente Viana Martínez
Pág 15
Los puentes de Valencia
13.- Puente del Real
El actual Puente del Real comenzó a construirse en 1595 y se finalizó en 1598 con motivo del enlace
entre Felipe III y la reina Margarita. Las obras fueron realizadas por Joan Pasqual. Es pues de la
misma época que el Puente del Mar. Tiene diez arcos muy rebajados sin clave, con tajamares y huecos en los muros sustentadores. Es el puente más ornamental, ya que su objetivo era conducir al Palacio del Real, residencia de los reyes del Reino de Valencia.
Una anécdota relacionada con el anterior Puente del Real ocurrió en 1528 cuando el puente estaba
construido con materiales frágiles como madera y mampostería. El caso es que agolpada la gente en
el puente para ver pasar al emperador Carlos I de España en su visita a Valencia, el frágil puente se
hundió y cerca de mil personas cayeron al río ante los mismos ojos del emperador.
Se adorna con dos casalicios, uno en cada lado dedicados a San Vicente Ferrer y a San Vicente Mártir. En 1750 el cantero Bautista Pons realizó obras de adecentamiento del puente con la construcción
de bancales o asientos, así como adornos de bolas con pies piramidales en la balaustrada.
Fue reconstruido en 1966, tras la riada de 1957 ampliándolo con seis vías de tráfico e idéntico aspecto
lateral del anterior.
© Vicente Viana Martínez
Pág 16
Los puentes de Valencia
14.- Puente de la Trinidad
Este puente recibe su nombre por su cercanía al Monasterio de La Trinidad. Une la calle del Salvador
con la calle Alboraya. Es el más antiguo de la ciudad y el primero realizado en piedra. Esta obra de
ingeniería fue construida en el 1402 (siglo XV) por Mateu Texidor y reedificado en el siglo XVI tras
la riada de 1517.
Este puente es de factura gótica, posee nueve grandes arcos apuntados de estilo gótico y dispone de
dos escaleras para bajar al lecho del río.
Poseía unas esculturas que fueron derribadas en el asedio carlista de la ciudad en 1823 y se reemplazaron en el año 1947 por otras que son las que tiene en la actualidad, que representan a San Luis
Beltrán y a Santo Tomas de Villanueva, procedentes del puente de San José y realizadas por el escultor de origen italiano Ponzanelli.
© Vicente Viana Martínez
Pág 17
Los puentes de Valencia
15.- Puente de madera
Es simplemente una pasarela peatonal muy cercana y casi paralela al Puente de Serranos, originalmente de madera y actualmente (septiembre-2011) en restauración. No tiene ningún interés histórico
ni arquitectónico pero es un lugar emblemático a nivel popular pues da acceso a la antigua estación
del ferrocarril de vía estrecha que conecta la ciudad con los pueblos circundantes.
Es un caso muy curioso, porque el puente de Aragón toma el nombre de la antigua estación de Aragón. En cambio, esta humilde pasarela de madera le da su nombre a la estación, la cual se denomina
"Estación del Puente de Madera" o "de fusta".
Es uno de los puentes destruidos por la riada de 1.957 y posteriormente reconstruido.
© Vicente Viana Martínez
Pág 18
Los puentes de Valencia
16.- Puente de Serranos
Fue construido entre 1518 y 1550, ya que las sucesivas riadas que se producían y sobre todo la riada
de 1517 arruinaban todos los puentes de madera o de mampostería que se construían. Es por tanto el
segundo en antigüedad después del Puente de La Trinidad.
Realizado por Juan Bautista Corbera dispone de nueve arcos de medio punto rebajados sin clave,
ejecutados sobre sillares de piedra picada. Este puente dispone de una amplia rampa escalonada para
bajar al lecho del río. Fue ampliado en el siglo XIX en la margen derecha del río formándose un amplio espacio ajardinado denominado Alameditas de Serranos que abarca desde el puente de San José
hasta el de la Trinidad.
Recibe el nombre de Serranos por encontrarse en este lugar la puerta por la que entraban los viajeros
procedentes del interior de la comarca de Los Serranos. Las famosas torres de Serranos son junto con
las de Cuarte los dos únicos restos de la antigua muralla de la ciudad.
Tenía dos casalicios que fueron destruidos en 1809, durante la Guerra de la Independencia ante la
posibilidad de que en los casalicios pudieran colocarse piezas de artillería. En la actualidad el puente
no cuenta con ninguna imagen ni adornos de cualquier tipo en la balaustrada.
© Vicente Viana Martínez
Pág 19
Los puentes de Valencia
17.- Puente de San José
La primera referencia de la existencia del puente es en 1486. Tal como lo conocemos es obra de Jerónimo Negret y Sebastián Gurrea y las obras finalizaron en 1608. Posee trece arcos escarzanos de
sillería, de menor anchura que los otros puentes.
Sobre dos tajamares existían inicialmente sendas esculturas de San Luis Beltrán y Santo Tomas de
Villanueva obras del italiano Jacobo Antonio Ponzanelli realizadas en 1693, que fueron trasladadas al
Puente de La Trinidad donde se conservan en la actualidad. En su lugar se ha colocado una escultura
de San José, con una inscripción que dice: "Las fallas a su santo patrón. Valencia 1951".
Construido enfrente del convento de San José que todavía se conserva de donde toma su nombre
© Vicente Viana Martínez
Pág 20
Los puentes de Valencia
18.- Puente de las Artes
Este puente fue inaugurado a finales de 1990, es obra del arquitecto Norman Foster (autor también
del Palacio de Congresos). Une la calle Guillem de Castro con el barrio de Marchalenes.
Hay dos tableros de circulación, cada uno con 4 carriles más la acera peatonal, separados entre sí por
un hueco de 20 metros. Están apoyados sobre las ménsulas simétricas de 4 enormes piezas de
hormigón de atrevido diseño.
La solución es original en cuanto al diseño, pero el feo color gris del hormigón desnudo, no hacen el
puente muy atractivo visualmente, destacando las enormes farolas centrales que equilibran la gran
anchura del puente. El perfil lateral, por donde discurren las aceras, está festoneado para darle algo de
vida a un puente a mi juicio excesivamente pétreo.
Sin embargo, visto desde abajo se aprecia la originalidad de la forma de las ménsulas con esa curvatura casi rasante al lecho del río, llevando al límite la resistencia a la tracción del hormigón.
Junto a él está situado el IVAM (Instituto Valenciano de Arte Moderno), de ahí su nombre.
© Vicente Viana Martínez
Pág 21
Los puentes de Valencia
19.- Pasarela Nuevo Centro
Es una simple pasarela peatonal situada paralelamente al puente de Ademuz para dar servicio al cercano Centro Comercial y acceder a la estación de autobuses.
Está realizada en hormigón armado prefabricado, notándose claramente el ensamblaje de las piezas
en las juntas de dilatación.
Carece de ningún interés histórico o arquitectónico.
© Vicente Viana Martínez
Pág 22
Los puentes de Valencia
20.- Puente de Ademuz o de las Glorias valencianas
Fue construido en 1958 por el ingeniero Carlos Fernández Casado. Une la Gran vía de Fernando el
Católico con la Avda. de Pío XII, salida importante hacia la carretera de Ademuz, Liria, Paterna, Feria de Muestras, Canal 9, Palacio de Congresos y ….quizá al nuevo Mestalla si se acaba algún día.
Es un diseño puramente utilitario, carente totalmente de interés estético, para asumir la carga inmensa
de tráfico que soporta, a base de una plataforma de hormigón armado sobre pilares cilíndricos del
mismo material.
Observando con atención los pilares del puente, vemos que aparecen como "serrados" con una grieta
notable en su mitad. El motivo no es otro que convertir cada pilar en dos pilares unidos por una "rótula", disminuyendo así su longitud de pandeo y transmitiendo menor momento flector a los apoyos,
permitiendo de esta forma, aligerar las zapatas de sustentación.
Como anécdota comentar que hace unos años era lugar de acampada de mendigos y sin techo, formándose un asentamiento que iba a más. El Ayuntamiento tomó la decisión de convertir esa zona en
un gran estanque, lo cual expulsó a quienes lo usaban.
© Vicente Viana Martínez
Pág 23
Los puentes de Valencia
21.- Pasarela metálica
Otra pasarela peatonal totalmente metálica sustentada sobre piezas metálicas en forma de "Y". Permite acceder a un cercano Centro Comercial.
Cuando el Turia circulaba por el cauce, en esa zona existía un azud, un escalón perfectamente visible
en la actualidad. En medio de la pasarela existe una construcción dedicada a albergar una pequeña
sala de exposiciones.
© Vicente Viana Martínez
Pág 24
Los puentes de Valencia
22.- Puente de Campanar
Enlaza las avenidas de Pérez Galdós y la del Maestro Rodrigo, y bajo él discurre el tramo del jardín
del Turia dedicado a la práctica deportiva, concretamente al atletismo.
Es un puente funcional con simples vigas rectas de hormigón armado colocadas sobre apoyos transversales, no tiene más pretensiones que la de soportar el intenso tráfico al que está sometido.
Es quizá el puente más feo de toda la colección. Sin embargo, conscientes de ello, han procurado disimular esa condición tapándolo lateralmente con muros de hormigón tapizados de verde, creando
zonas ajardinadas, una lámina de agua y pasarelas peatonales a distinta altura, junto con una enorme
escultura-regadera para desviar la atención de la vista hacia esas zonas.
© Vicente Viana Martínez
Pág 25
Los puentes de Valencia
23.- Puente Nueve de Octubre
Construido entre 1.986 y 1.989 por el entonces joven arquitecto Santiago Calatrava, sigue inacabado
pues falta la lámina de agua del proyecto original.
El puente está formado por dos tableros, uno para cada sentido de circulación de dos carriles cada
uno, más la acera peatonal y en el centro existe un gran espacio descubierto. Destaca principalmente
la forma de los apoyos, por una parte triángulos de hormigón al estilo de los tajamares clásicos y por
la otra parte esbeltos pilares metálicos simplemente apoyados, como bielas, lo cual le confiere una
sensación de gran ligereza. Completan esa imagen de levitación, los mástiles de las farolas como
agujas con una pequeña bola en su extremo.
A cada lado del puente dos esculturas sobre altos pedestales que parecen unas alas desplegadas. Es la
obra de un artista incipiente que va experimentando su peculiar estilo que posteriormente le haría famoso
Recibe el nombre de Nueve de Octubre, en conmemoración del día en que el rey Jaime I el Conquistador entró en la ciudad de Valencia el año 1238.
© Vicente Viana Martínez
Pág 26
Los puentes de Valencia
24.- Pasarela parque de cabecera
El final de nuestro recorrido lo marca esta pasarela peatonal, un puente colgante sobre el Parque de
Cabecera que da acceso al Bioparc.
Son dos grandes arcos parabólicos en acero hueco pintados en blanco, ampliamente separados en los
apoyos pero que van acercándose en su punto más alto. De los arcos cuelgan los cables que sostienen
el tablero peatonal.
Una solución sencilla, elegante y estéticamente agradable, perfectamente conjuntada con el estanque
y sus barquitas simulando cisnes, que conforman este pequeño parque. Es el final de nuestro viaje por
el antiguo cauce del río Turia. Unos centenares de metros más arriba, se encuentra el punto donde el
río se desvía, ahora hacia el sur.
En el año 1957 quienes vivimos la catastrófica riada jamás pudimos llegar a imaginar cómo la tragedia iba a cambiar de forma tan notable el urbanismo y consecuentemente la historia de la antigua
"Valentia edetanorum".
© Vicente Viana Martínez
Pág 27

Documentos relacionados