C. S. Lewis - Cronicas de Narnia 3 - La Travesia del Explorador del

Transcripción

C. S. Lewis - Cronicas de Narnia 3 - La Travesia del Explorador del
Visualização do documento
C. S. Lewis - Cronicas de Narnia 3 - La Travesia del Explorador del Amanecer.doc
(494 KB) Baixar
C. S. LEWIS
Â
LAS CRONICAS DE NARNIA
Â
Â
LIBRO III
Â
“LA TRAVESIA DEL “EXPLORADOR DEL AMANECER”
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
ILUSTRACIONES DE
ALICIA SILVA ENCINA
Â
Â
COMENTARIO DE
ANA MARIA LARRAIN
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
EDITORIAL ANDRES BELLO
Â
Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida
en manera alguna ni por ningún medio, ya sea eléctrico, quÃmico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia,
sin permiso previo del editor.
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Primera edición, 1988
Segunda edición, 1990
Tercera edición, 1992
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
Â
© Originalmente publicado en inglés por
William Collins Sons & Co. Ltd.
bajo el tÃtulo: The voyage of the “Dawn Treader”
Â
Â
Traducción de
MARIA ELENA PEREZ DE ARCE ARAYA
MARÝA ROSA DUHART SILVA
Â
Â
Distribución sólo para Chile
Â
© C.S. LEWIS
Â
Â
© EDITORIAL ANDRES BELLO
Av. Ricardo Lyon 946, Santiago de Chile
Â
Inscripción Nª 68.843
Â
Se terminó de imprimir esta cuarta edición
de 5.000 ejemplares en el mes de octubre de 1993
Â
IMPRESORES: Alfabeta
Â
Â
IMPRESO EN CHILE / PRINTED IN CHILE
Â
ISBN 956-13-0728-5
Â
Â
Â
INDICE
IÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â EL CUADRO DE LA
HABITACIONÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 5
IIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â A BORDO DEL EXPLORADOR DEL
AMANECERÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 11
IIIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LAS ISLAS DESIERTASÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 18
IVÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LO QUE CASPIAN HIZO EN ESE
LUGARÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 25
VÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LO QUE LA TORMENTA TRAJO
CONSIGOÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 31
VIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LAS AVENTURAS DE
EUSTAQUIOÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 36
VIIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â COMO FINALIZO LA
AVENTURAÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 44
VIIIÂ Â Â Â DOS ESCAPADAS MILAGROSASÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 50
IXÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LA ISLA DE LAS VOCESÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 58
XÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â EL LIBRO DEL MAGOÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 64
XIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LOS ZONZOPODOS FUERON
FELICESÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 70
XIIÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LA ISLA OSCURAÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 77
XIIIÂ Â Â LOS TRES DURMIENTESÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 83
XIVÂ Â Â EL PRINCIPIO DEL FIN DEL MUNDOÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 89
XVÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â LAS MARAVILLAS DEL ULTIMO
MARÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 96
XVIÂ Â Â Â EL VERDADERO FIN DEL MUNDOÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 102
COMENTARIO DE ANA MARÃA LARRAÃNÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â 111
IÂ Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â Â EL CUADRO DE LA HABITACION
Â
Â
ABIA un niño llamado Eustaquio Clarence Scrubb y casi merecÃa ese nombre. Sus padres lo
llamaban Eustaquio Clarence y sus profesores, Scrubb. No puedo decirles qué nombre le daban sus
amigos, porque no tenÃa ninguno. El no trataba a sus padres de “papá” y de “mamá”,
sino de Haroldo y Alberta. Estos eran muy modernos y de ideas avanzadas. Eran vegetarianos, no
fumaban, jamás tomaban bebidas alcohólicas y usaban un tipo especial de ropa interior. En su casa
habÃa pocos muebles; en las camas, muy poca ropa, y las ventanas estaban siempre abiertas.
A Eustaquio Clarence le gustaban los animales, espeÂcialmente los escarabajos, pero siempre
que estuvieran muertos y clavados con un alfiler en una cartulina. Le gustaban los libros si eran
informativos y con ilustraciones de elevadores de granos o de niños gordos de otros paÃses haciendo
ejercicios en escuelas modelos.
A Eustaquio Clarence no le gustaban sus primos, los cuatro Pevensie —Pedro, Susana,
Edmundo y LucÃa—. Sin embargo, se alegró mucho cuando supo que Edmundo y LucÃa se iban
a quedar durante un tiempo en su casa. En el fondo le gustaba mandar y abusar de los más débiles;
y aunque era un tipo insignificante, ni siquiera capaz de enfrentar en una pelea a LucÃa, ni mucho
menos a Edmundo, conocÃa muchas maneras de hacer pasar un mal rato a cualquiera, especialmente
si estás en tu propia casa y ellos son sólo visitas.
Edmundo y LucÃa no querÃan por ningún motivo quedarse con sus tÃos Haroldo y Alberta.
Pero realmente no lo pudieron evitar. Ese verano su padre fue contratado para dictar conferencias en
Norteamérica durante dieciséis semaÂnas y su madre lo acompañó, pues desde hacÃa diez
años no habÃa tenido verdaderas vacaciones.
Pedro estudiaba sin descanso para un examen y aprovecharÃa sus vacaciones para prepararse
con clases particulares del anciano profesor Kirke, en cuya casa los cuatro niños tuvieron
fantásticas aventuras mucho tiempo atrás, en los años de la guerra. Si el profesor hubiera vivido
aún en aquella casa, los habrÃa recibido a todos. Pero, por diversas razones, se habÃa empobrecido
desde aquellos lejanos dÃas y ahora habitaba una casita de campo con un solo dormitorio para
alojados.
Llevar a los otros tres niños a Norteamérica resultaba demasiado caro, asà es que sólo fue
Susana. Los adultos la consideraban la belleza de la familia, aunque no una buena estudiante (a pesar
de que en otros aspectos era bastante madura para su edad). Por eso, mamá dijo que “ella iba a
aprovechar mucho más un viaje a Norteamérica que sus hermanos menores”. Edmundo y
LucÃa trataron de no envidiar la suerte de Susana, pero era demasiado espantoso tener que pasar las
vacaciones en casa de sus tÃos.
—Y para mà es muchÃsimo peor —alegaba Edmundo—, porque tú, al menos, tendrás
una habitación para ti sola; en cambio yo tengo que compartirla con ese requete apestoso de
Eustaquio.
La historia comienza una tarde en que Edmundo y LucÃa aprovechaban unos pocos minutos a
solas. Por supuesto, hablaban de Narnia; ese era el nombre de su propio y secreto paÃs. Yo supongo
que la mayorÃa de nosotros tiene un paÃs secreto, pero en nuestro caso es sólo un paÃs imaginario.
Edmundo y LucÃa eran más afortunados que otras personas: su paÃs secreto era real. Ya lo habÃan
visitado dos veces; no en un juego ni en sueños, sino en la realidad. Por supuesto habÃan llegado
allà por magia, que es el único camino para ir a Narnia. Y una promesa, o casi una promesa que se
les hizo en Narnia mismo, les aseguraba que algún dÃa regresarÃan. Te podrás imaginar que
hablaban mucho de todo eso, cuando tenÃan la oportunidad.
Estaban en la habitación de LucÃa, sentados al borde de su cama y observaban el cuadro que
colgaba en la pared frente a ellos. Era el único de la casa que les gustaba. A tÃa Alberta no le gustaba
nada (por eso el cuadro habÃa sido relegado a la pequeña pieza del fondo, en el segundo piso), pero
no podÃa deshacerse de él porque se lo habÃa regalado para su matrimonio una persona a quien
no querÃa ofender.
Representaba un barco... un barco que navegaba casi en lÃnea recta hacia uno... La proa era
dorada y tallada en forma de una cabeza de dragón con su gran boca abierta; tenÃa sólo un mástil
y una gran vela cuadrada, de un vivÃsimo color púrpura. Los costados del barco, lo que se podÃa
distinguir de ellos al final de las alas doradas del dragón, eran verdes. El barco acababa de encumbrar
sobre la cresta de una imponente ola azul que, al reventar, casi se te venÃa encima, llena de brillos y
burbujas. Obviamente, el barco avanzaba muy veloz impulsado por un alegre viento, inclinándose
levemente a babor. (A propósito, si van a leer esta historia y si aún no lo saben, métanse bien en
la cabeza que en un barco, mirando hacia adelante, el lado izquierdo es babor y el derecho, estribor.)
Toda la luz del sol bañaba ese lado de la nave, y allà el agua se llenaba de verdes y morados. A
estribor, el agua era de un azul más oscuro debido a la sombra del barco.
—Me pregunto —comentó Edmundo— si no será peor mirar un barco de Narnia cuando
uno no puede ir allÃ.
—Incluso mirar es mejor que nada —señaló LucÃa—, y la verdad es que ese es un barco
tÃpico de Narnia.
—¿Siguen con su viejo jueguito? —preguntó Eustaquio Clarence, que habÃa estado
escuchando tras la puerta, y entraba ahora en la habitación con una sonrisa burlona.
Durante su estada con los Pevensie el año anterior, se las arregló para escuchar cuando
hablaban de Narnia y le encantaba tomarles el pelo. Por supuesto que pensaba que todo esto era una
mera invención de sus primos, y como él era incapaz de inventar algo por sà mismo, no lo
aprobaba.
—Nadie te necesita aquà —le dijo frÃamente Edmundo.
—Estoy tratando de hacer un verso —dijo Eustaquio—, algo más o menos asÃ:
“Por inventar juegos sobre Narnia, algunos niños están cada vez más chiflados”.
—Bueno, para comenzar, Narnia y chiflado no riman en lo más mÃnimo —dijo LucÃa.
—Es una asonancia —contestó Eustaquio.
—No le preguntes lo que es una aso-cómo-se-llama —pidió Edmundo—. Lo único que
quiere es que se le pregunten cosas. No le digas nada y a lo mejor se va.
Frente a tal acogida, la mayorÃa de los niños se habrÃa mandado cambiar o, por lo menos, se
habrÃa enojado; pero Eustaquio no hizo ni lo uno ni lo otro, sino que se quedó allà dando vueltas,
con una mueca burlesca, y en seguida comenzó nuevamente a hablar.
—¿Les gusta ese cuadro? —preguntó.
—¡Por el amor de Dios! No lo dejes que se ponga a hablar de arte y todas esas cosas —se
apresuró a decir Edmundo.
Pero LucÃa, que era muy sincera, ya habÃa dicho que a ella sà le gustaba y mucho.
—Es un cuadro pésimo —opinó Eustaquio.
—No lo verÃas si te vas para afuera —dijo Edmundo.
—¿Por qué te gusta? —preguntó Eustaquio a LucÃa.
—Bueno, por una razón muy simple —respondió LucÃa—: realmente el barco parece
moverse. Y el agua se ve como si estuviera en verdad mojada. Y las olas se ven como si en verdad
subieran y bajaran con la marea.
Es evidente que Eustaquio podrÃa haber respondido de mil maneras a este comentario, pero no
dijo nada, porque en ese mismo momento miró las olas del cuadro y vio que efectivamente parecÃan
subir y bajar. Sólo una vez habÃa estado en un barco (y aquella vez únicamente hasta la cercana
isla de Wight) y se mareó en una forma horrible. El ver las olas en el cuadro lo hizo volver a
experimentar esa desagradable sensación; se puso verde y trató de mirar otra vez, pero en ese
momento ocurrió algo que hizo que los tres niños quedaran con la boca abierta, mirando con ojos
fijos.
Seguramente lo que ellos vieron es difÃcil de creer cuando se lee en un libro, pero el
presenciarlo fue igualmente increÃble. Todos los elementos del cuadro comenzaron a moverse, pero
no como ocurre en el cine, ya que los colores eran demasiado claros, limpios y reales como para una
pelÃcula. Se sumergió la proa de la nave en la ola, haciendo explotar una masa de espuma; luego la
ola se alzó tras el barco y por primera vez se pudieron ver su popa y cubierta, pero pronto volvieron
a desaparecer con el impacto de la siguiente ola que lo azotó, levantando nuevamente su proa. En
ese mismo momento, un cuaderno que estaba tirado en la cama al lado de Edmundo comenzó a
agitarse, luego se elevó y, por último, cruzó suavemente los aires hacia la muralla que estaba tras
él. LucÃa sintió que su peló le azotaba la cara como en los dÃas de viento; y ese era un dÃa
ventoso, pero el viento soplaba desde el cuadro hacia ellos. Y de pronto, junto al viento vinieron los
ruidos: el murmullo de las olas, el golpe del agua contra los costados del barco, los crujidos y el fuerte
rugido constante que el agua y el aire producÃan de proa a popa. Pero fue el olor, ese olor violento y
salado, lo que finalmente convenció a LucÃa de que no estaba soñando.
—¡Basta! —se oyó la voz chillona de Eustaquio, rechinando de miedo y rabia—. Esto
debe ser un truco estúpido inventado por ustedes. ¡Basta! Se lo diré a Alberta... ¡Ay!
Los otros dos niños estaban más acostumbrados a las aventuras, pero asà y todo cuando
Eustaquio dijo “Ay”, ambos dijeron “Ay” al mismo tiempo. La causa fue una gran ola
salada y frÃa que reventó justo fuera del cuadro, dejando a los niños sin respiración por su
chasquido, además de completamente empapados.
—¡Voy a hacer añicos esa porquerÃa! —gritó EustaÂquio.
Y a continuación sucedieron muchas cosas al mismo tiempo. Eustaquio se precipitó hacia el
cuadro. Edmundo, que sabÃa algo de magia, dio un salto y corrió tras él advirtiéndole que
tuviese cuidado y no fuera tonto. LucÃa trató de cogerlo por el otro lado, pero fue arrastrada hacia
adelante. Y ahora sucedÃa que o bien ellos se achicaron, o el cuadro se hizo más grande. Eustaquio
saltó para tratar de descolgarlo de la pared y de pronto se encontró parado en el marco; lo que vio
frente a sà no era un vidrio, sino que el mar de verdad, y viento y olas que se precipitaban contra el
marco, como contra una roca. Se desequilibró y trató de agarrarse a los otros dos, que habÃan
saltado a su lado. Hubo un segundo de lucha y griterÃos, y cuando creyeron haber recuperado el
equilibrio, se levantó a su alrededor una gran ola azul que los arrastró y los precipitó al mar. El
grito desesperado de Eustaquio se acalló repentinamente cuando se le llenó la boca de agua.
LucÃa dio gracias a Dios por haber practicado mucho su natación durante el verano anterior;
pero no se puede negar que le habrÃa ido mejor con brazadas más lentas y si el agua no estuviera
mucho más frÃa de lo que parecÃa cuando era sólo un cuadro. Aun asÃ, mantuvo la calma y se
sacó los zapatos con los pies, como debe hacerlo cualquier persona que cae al agua vestida.
También man...
Arquivo da conta:
WelsonSantos
Outros arquivos desta pasta:
 C S Lewis - Os Quatro Amores.pdf (573 KB)
C S Lewis -- Cristianismo puro e simples.doc (189 KB)
 C. S. Lewis - Teologia Moderna e a CrÃtica da Biblia(ensaio).pdf (72 KB)
 C S Lewis - Trilogia Cosmica 1 - Alem do Planeta Silencioso.doc (521 KB)
 C.S. Lewis - O Problema do Sofrimento.pdf (286 KB)

Outros arquivos desta conta:

As Cronicas de Narnia
Relatar se os regulamentos foram violados








Página inicial
Contacta-nos
Ajuda
Opções
Termos e condições
PolÃtica de privacidade
Reportar abuso
Copyright © 2012 Minhateca.com.br

Documentos relacionados