vida apostólica - Compartir en Cristo

Comentarios

Transcripción

vida apostólica - Compartir en Cristo
VIDA APOSTÓLICA:
El estilo de vida evangélica de los Apóstoles
La "vida apostólica" o "apostolica vivendi forma", se ha llamado así porque indica una forma de
vida al estilo de los Apóstoles. Incluye las exigencias del "seguimiento evangélico",
especialmente la práctica permanente de los llamados "consejos evangélicos", con o sin votos.
Es imitación de la misma vida de Cristo, para participar en su camino de misterio pascual.
Los textos evangélicos sobre la "vida apostólica" ponen en relación el envío (la misión) y las
exigencias del seguimiento evangélico (Mt 9,35-10,42; Mc 6,7-13.30-31; Lc 9, 1-10 y 10, 1-21).
A través de la historia, se han ido profundizando las características de es vida, comentado los
textos que indican encuentro con Cristo, seguimiento, comunión y misión (Mt 4,18ss; 19,21ss;
Mc 3,13; 10, 17ss; Lc 6,12ss; Jn 10; 17; 21; Hech 20,17ss; 1Pe 5,1ss; textos paulinos, etc.). La
aparente "separación" de Jesús y de sus apóstoles respecto a los demás, indica una mayor
cercanía e inserción: ser libres para el anuncio y el testimonio del evangelio (las
bienaventuranzas y el mandato del amor).
Esta "vida apostólica", desde los tiempos evangélicos, la asumen también otras personas
invitadas por Jesús. No sólo encontramos el grupo de los setenta y dos (Lc 10,1), sino también
el grupo que, después de Caná, "con su Madre y con sus parientes", ha creído en él y le
acompaña en su "descenso a Cafarnaún" (Jn 2,11-12). Había también "muchas mujeres" que
repartieron sus bienes para seguirle en su predicación "por las ciudades y aldeas" (Lc 8,1-3). El
seguimiento evangélico o seguimiento radical de Cristo, como "vida apostólica", no se ciñe,
pues, al grupo de los doce, sino que se amplía a otros que quieren compartir la misma vida de
Cristo.
En toda forma o modalidad de "vida apostólica" se ha hecho referencia a la comunidad eclesial
primitiva, en torno a los Apóstoles, cuando "todo lo tenía en común" (Hech 2,44) y, por tanto,
eran "un solo corazón y una sola alma" (Hech 4,32). Por esto, "daban testimonio con gran
energía de la resurrección de Jesús" (Hech 4,33).
Seguimiento radical, fraternidad, misión
Además de la práctica de la pobreza, obediencia y castidad (por la práctica de los llamados
"consejos evangélicos"), la "vida apostólica" incluye, con diversos matices, una cierta vida
comunitaria (de encontarse, para compartir y ayudarse), así como la disponibilidad misionera
incondicional. El seguimiento radical, la comunión fraterna y la disponibilidad para la misión
universal son elementos esenciales de la "vida apostólica", a la que están llamados los sucesores
de los Apóstoles (obispos y presbíteros), así como otras personas según diversas modalidades
personales o comunitarias (personas de "vida consagrada", etc.).
Sacerdotes ministros y vida consagrada
La "vida apostólica" de los Doce tiene que ser una realidad en quienes son "sucesores" de los
Apóstoles: los Obispos con sus presbíteros. "El ministerio ordenado surge con la Iglesia y tiene
en los Obispos, y en relación y comunión con ellos también en los presbíteros, una referencia
particular al ministerio originario de los apóstoles, al cual «sucede» realmente, aunque respecto
el mismo tenga unas modalidades diversas" (PDV 16).
Esta realidad de "sucesión apostólica", que debe ser auténticamente evangélica, está al servicio
de cualquier modalidad de "Vida Apostólica", que, por ello mismo, necesita encontrar en el
Presbiterio de la Iglesia particular (en el Obispo y sus presbíteros), las notas caracaterísticas de
la "vida apostólica" de los Doce.
La "vida consagrada" se ha presentado siempre como una imitación y prolongación de la "vida
apostólica" o vida evangélica de los doce Apóstoles (cfr. San Atanasio, Vita Antonii). "Los que
actualmente siguen a Jesús abandonándolo todo por El, imitan a los Apóstoles que,
respondiendo a su invitación, renunciaron a todo lo demás. Por esta razón tradicionalmente se
suele hablar de la vida religiosa como apostolica vivendi forma" (VC 93).
Documentos: PDV 4-5, 15-17, 22, 24, 42, 46; VC 1, 14, 22, 31, 34, 45, 93-94.
Estudios: AA.VV., El presbítero, discípulo y misionero de Jesucristo, en América Latina y el
Caribe (Bogotá, CELAM. 2007); CL. BOFF, La vita della comunione dei beni, la regola di S.
Agostino (Assisi, Cittadella Ed., 1991); J. BOFILS, Les sociétés de vie apostolique: identité et
législation (Paris, Cerf, 1990); S.M. GONZALEZ SILVA, La Vida Religiosa Apostólica
(Madrid, Pub. Claretianas, 1985); I.E. LOZANO, Vida Apostólica, en: Diccionario Teológico
de la Vida Consagrada (Madrid, Pub. Claretianas, 1989) 1793-1083.

Documentos relacionados