Sobre Torcer Pasajes - Iglesia de Cristo en Cali

Comentarios

Transcripción

Sobre Torcer Pasajes - Iglesia de Cristo en Cali
“Malas Sospechas”
La Biblia advierte contra el peligro de las “malas sospechas” (1 Tim. 6:4). En 1 Crónicas 19,
Nahas el rey de Amón, murió (v.1). “Y dijo David: Manifestaré misericordia con Hanún hijo de
Nahas, porque también su padre me mostró misericordia. Así David envió embajadores que lo
consolasen de la muerte de su padre” (v.2). Sin embargo, ciertos líderes políticos entre los
amonitas estaban desconfiados (maliciosos, malpensados) y dijeron a Hanún, “¿Crees tú que David
está honrando a tu padre porque te ha enviado consoladores? ¿No han venido a ti sus siervos para
reconocer, para destruir y para espiar la tierra?” (v.3 – LBLA).
Hanún, actuando según las sospechas de ellos, trato mal y humilló (afrentó) en gran manera a los
siervos de David. Como resultado, una guerra destructiva de muerte y destrucción pronto siguió.
Todo esto fue causado por las “malas sospechas”.
Una actitud sospechosa es difícil de combatir. Uno que tiene una disposición tan profana
(impura) siempre “justifica” sus razones por sentirse como lo hace. Ve toda mano extendida y
ayudadora como un puño agarrado. Observa su sonrisa como prueba de que se está burlando de él.
Si usted le da un huevo para el desayuno, cree que lo está llamando “gallina”, y así sucesivamente.
No hay forma de satisfacer un estado mental negativo y desconfiado. Tales personas esparcen sus
obscuros pensamientos a los demás y hacen que se vuelvan recelosos e inconstantes. Atribuyen
motivos malos aún a las palabras y hechos mas ingenuos e inofensivos. Véase 1 Cr. 19 referido
arriba.
Hermanos, cuidado con esta postura tenebrosa. El verdadero amor no es malpensado,
desconfiado, maliciosos ni sospechoso (suspicaz). “No hace nada indebido” (1 Cor. 13:5). No
asume, ni da por hecho lo peor. Espera lo que es bueno y pone la mejor construcción sobre los
motivos y hechos de los demás. El amor edifica. La sospecha destruye. El amor une. La sospecha
divide. El amor confía. La sospecha duda. El amor sonríe. La sospecha mira encolerizadamente.
El amor atrae. La sospecha repele. El amor perdona y olvida. La sospecha recuerda lo que nunca
sucedió. El amor aprecia este artículo y exhortación. La sospecha dice, “estaba dirigido a mí”.
(Por una vez, los temores del sospechoso se confirmaron. Así era).
[Guardian of Truth XL: No. 16, p. 14, Larry Ray Hafley].

Documentos relacionados