Document

Comentarios

Transcripción

Document
1.- Características esenciales de la Ciudad Moderna:
Político: Durante el Edad Moderna se crean los estados nacionales y la
monarquía absoluta. Esto implica la extensión del régimen jurídico a todo el
territorio, si bien no ha todas las clases sociales.
Económico: Por esta época nace el capitalismo mercantil, que tendrá en el
descubrimiento de América y en la deriva del cabo de Buena Esperanza sus
hitos más significativos, ya que dará a los mercaderes la posibilidad de
comerciar con otros ámbitos geográficos. Todo esto supone una nueva
concepción de la ciudad como un lugar donde relacionarse y un punto
organizador del espacio regional. La ciudad es el centro del mercado sobre la
que confluyen las mercancías, pero pierden poder político y las influencias que
tuvieron en la Edad Media.
Social: El espíritu racionalista de la Edad Moderna se acometen operaciones
de cirugía urbana: ensanchamiento de calles, creación de perspectivas,
salones, arboledas, paseos, etc. La ciudad refleja la grandeza del Estado y la
monarquía, y se señalan diversos edificios emblemáticos creando espacios y
puntos de vista que los destaquen. La ciudad comienza a tener una fachada,
pero también tendrá espacios singulares y recogidos, que crean luces y
sombras, muy del gusto barroco.
Actividades Urbanas: Durante toda la Edad Moderna el caserío será bajo y
pobre, con amplias huertas interiores donde se suelen depositar las heces. Los
longueros son más estrechos que nunca, y las órdenes religiosas, que se han
vuelto urbanas, tienen amortizado gran parte del suelo. Los gremios son
poderosos y ejercen un severo control funcional y espacial sobre la producción,
la calidad, la venta y el acceso a la profesión. La ciudad moderna del siglo XVI
continúa siendo, en gran medida, medieval.
2.- La Ciudad Renacentista: El mayor número de hombres libres y su
accesibilidad a los centros de estudio y universidades, dan nueva forma y
aspecto a la ciudad medieval de calles angostas y torcidas que se transforma
dando paso a la solución que impone esa nueva vida. Desde el punto de vista
de la arquitectura y el urbanismo, los renacentistas tenían las enseñanzas de la
antigüedad romana y en especial el códice de Vitrubio. Con todo ello y dado el
típico espíritu de los hombres de la época, se puede afirmar que la ciudad ideal
del renacimiento era más una construcción intelectual y utópica.
En estos criterios se aprecia una evidente articulación entre arte, política,
lúdica, defensa y urbanismo. No cabe duda que La Utopía de Tomás Moro, La
Ciudad del Sol de Campanella y otras elucubraciones de la misma hondura y
belleza, inspiraron a los renacentistas.
3.- La Ciudad Barroca: El urbanismo barroco se caracterizó por un sentido
teatral y espectacular. En el barroco se produce un cambio radical en el modo
de entender la ciudad. El espíritu de la “ciudad-estado” cerrada en sí misma
que de un modo u otro había subyacido en la ciudad medieval y en el
Renacimiento, desaparece para dar paso a la ciudad capital del Estado. En
ella, el espacio simbólico se concibe subordinado al poder político, cuyo papel
sobresaliente tratará de destacar la arquitectura urbana mediante un nuevo
planteamiento de perspectivas y distribución de espacios. Los elementos
formales cobran fuerza frente al carácter humanista de la polis griega.

Documentos relacionados