5 - EL RINCON DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA

Comentarios

Transcripción

5 - EL RINCON DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
5. LOS CONTENIDOS DE LA UNIDAD DIDÁCTICA DE RELIGIÓN Y MORAL.
(I) ESTRUCTURAS COGNITIVAS DE LOS CONTENIDOS
Se trabaja en este tema sobre los CONTENIDOS de la Unidad Didáctica de Religión. Los Contenidos
teológicos y morales del Currículo de Religión es el tema de otra asignatura optativa. Aquí se ven desde el
punto de vista de su aplicación y desarrollo en la Unidad Didáctica. Mas para ello tendremos que recordar
sucintamente algunos de los supuestos que se ven en aquella asignatura optativa.
De ahí que este tema tenga dos partes: en la primera parte recordaremos brevemente los principales
conceptos sobre los contenidos de Religión. En la segunda parte se trabaja sobre la programación de
contenidos en la unidad didáctica de los diferentes ciclos de la Educación Primaria.
Lo que nos proponemos en el trabajo sobre este tema es:
1. Que los estudiantes sean capaces de identificar los diferentes tipos de contenidos que aparecen en
una Unidad Didáctica.
2. Que sepan determinar qué tipos de contenidos han de incluirse en las unidades didácticas de cada
uno de los Ciclos o Cursos de la Educación Primaria.
3. Que sepan estructurar los contenidos de un tema de Religión, según el objeto y la naturaleza del
mismo.
4. Que sepan valorar en un libro de texto la naturaleza y organización de los contenidos de cada tema o
unidad didáctica.
La Didáctica estudia los contenidos de las ciencias desde dos puntos de vista: desde el punto de
vista de su estructura cognitiva y desde el punto de vista de su aplicación a las tareas del
aprendizaje. La estructura cognitiva de una disciplina escolar viene determinada por el contenido y
el método científico de la Ciencia o Ciencias correspondientes; la aplicación de los contenidos a las
tareas del aprendizaje es consecuencia tanto del planteamiento curricular de la ciencia, que ya tiene
en cuenta las estructuras cognitivas, como del desarrollo de las capacidades de los alumnos en el
momento en que deben realizar el aprendizaje.
Por ello, para afrontar el tema de los contenidos en la programación de la unidad didáctica de
Religión vamos a dividir el estudio en dos partes: en la primera, recordaremos las estructuras
cognitivas de la Religión y la Moral; y, en la segunda parte, estudiaremos cómo llevar a cabo la
programación de contenidos en la unidad didáctica de Religión y Moral.
I.- ESTRUCTURAS COGNITIVAS DE LA RELIGIÓN Y LA MORAL
Programar y desarrollar LOS CONTENIDOS de la Religión con vistas a promover su aprendizaje,
requiere tener en cuenta al menos cuatro puntos de vista diferentes sobre los mismos: el punto de
vista del Currículo escolar en el que se promueve la enseñanza; el punto de vista de la
Epistemología (o estructura cognitiva de lo religioso) , cuyas claves son aportadas por la
Fenomenología de la Religión; el punto de vista de la Teología católica, ciencia a la que pertenecen
los contenidos de la enseñanza; y, finalmente, el punto de vista del desarrollo operatorio de los
alumnos.
53
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
Todos estos puntos de vista se abordan en profundidad en la optativa sobre los Contenidos
Teológicos y Morales del Currículo de Religión. Aquí nos limitaremos a recordar brevemente los
conceptos fundamentales, imprescindibles para el trabajo de programación de la Unidad Didáctica.
1. El punto de vista del Currículo escolar de Religión
En la actualidad, los currículos escolares – también los de Religión - incluyen en sus programas tres
tipos de contenidos: los conocimientos que el alumno ha de aprender, los procedimientos o
destrezas que el alumno deberá adquirir, y las actitudes que deben suscitarse en el alumno al
percibir el valor de lo aprendido. Estos tres tipos de contenido corresponden a lo que STENHOUSE
llama “el capital intelectual, emocional y técnico con el que cuenta la sociedad"1 y que la escuela
tiene como misión “poner a disposición del niño”. Este "capital" es, evidentemente, la cultura, cuya
trasmisión a las jóvenes generaciones está confiada a la escuela. También, en el Currículo de
Religión de la LOGSE encontramos la triple programación de los contenidos, pues también las
sociedades religiosas cuentan con un “capital intelectual, emocional y técnico” acumulado a lo largo
de siglos de experiencia religiosa.
a. En el aprendizaje de conocimientos, los materiales cognitivos son "hechos, conceptos y
principios"2. Los hechos son objetos, sucesos, situaciones, símbolos o imágenes,... percibidos
directamente por los sentidos y, en cuanto tales, objeto del conocimiento del hombre. En Religión,
corresponden a esta categoría de hechos los ritos, los objetos religiosos y, en general, las
manifestaciones externas de la Religión, también llamadas “significantes”, como como veremos más
adelante. Un concepto "designa un conjunto de objetos, sucesos o símbolos que tienen ciertas
características comunes"3. "Mamífero", por ejemplo, es un concepto que designa un conjunto de
animales (objetos, a este efecto), con características comunes. En Religión, la categoría de conceptos,
se aplica, generalmente, a las creencias. Los principios describen las relaciones existentes entre
diversos conceptos y sus hechos correspondientes4. Los principios se conocen también como Leyes
Generales. Un "principio", por ejemplo, es la Ley de Newton. Lo que la Ley establece es la relación
existente entre una serie de conceptos, como son los de peso, masa o volumen, velocidad, tiempo,
aceleración... La Ley de Einstein establece relaciones entre los conceptos de masa, espacio, energía.
Un ejemplo de principio, ley o teoría en la Religión católica puede ser la llamada ley de la
encarnación.
b. Las destrezas o habilidades llevan en el Diseño Curricular el título de "Procedimientos"5.
Un procedimiento es "una secuencia de acciones ... orientadas hacia la consecución de una meta"6.
La orientación hacia la meta es la característica peculiar que convierte una acción en procedimiento.
Por eso, los procedimientos son siempre “procedimientos para...” y se componen siempre de
secuencias de acciones. Una secuencia es una “sucesión ordenada”. En nuestro caso, un
procedimiento es “sucesión ordenada de acciones”... Tomemos como ejemplo un “procedimiento para
la observación”. Una observación científica lleva consigo una serie de pasos: primero, determinar el
objeto a observar; segundo, determinar qué se quiere observar en ese objeto; tercero, planificar la
observación, sobre todo si el objeto a observar es extenso, o los elementos a observar son numerosos;
cuarto, realizar la observación; quinto, registrar los elementos observados; sexto, formular
conclusiones sobre los datos observados; séptimo, realizar un informe sobre la observación llevada a
cabo.
c. En el aprendizaje de contenidos actitudinales intervienen los valores, las actitudes y las
normas.
54
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
Tanto en el uso de la lengua como en la doctrina filosófica de los Trascendentales, un Valor es
aquella cualidad u objeto que la persona percibe como un bien para sí. El valor está, por tanto, en la
realidad con la que la persona se relaciona, y a cuyo conocimiento accede. La actitud es una
orientación generalizada del ánimo hacia el valor. La actitud supone, como dice Coll, "una tendencia a
comportarse de una forma consistente y persistente ante determinadas situaciones, objetos, sucesos o
personas"7. Por su parte, "las normas son reglas de conducta que deben respetar las personas en
determinadas situaciones"8. Respetar a los animales, compartir con los demás, no degradar el medio
ambiente... Las normas de conducta, si son interiorizadas, responden a actitudes más profundas de la
persona. Estas normas concretas que acabo de citar proceden de una actitud de respeto a la vida. Las
actitudes surgen de la percepción de algo como un valor o un bien. De ahí que la percepción del valor
en la realidad conocida constituya el principal generador en la construcción de los contenidos
actitudinales.
La LOCE (Ley Orgánica para la Calidad de la Educación, aprobada en tiempo del Gobierno del PP
y cuya puesta en marcha fue detenida al llegar al Gobierno el PSOE), eliminó de sus propuestas
curriculares tanto los Procedimientos como las Actitudes. El Currículo de Religión aparecido con
este motivo también volvió a dejar como únicos “contenidos” el programa de conocimientos de
Religión. Sin embargo, hay que hacer notar que, tanto los currículos de las demás áreas como el
currículo de Religión, incluía la necesidad de adquirir los anteriores “procedimientos” en los
criterios de evaluación del aprendizaje. Lo cual suponía una exigencia de contenidos
procedimentales, sin la programación adecuada de los contenidos procedimentales. Asimismo, la
referencia a valores y actitudes subsiguientes de los alumnos aparecen en las introducciones a las
propuestas curriculares, pero no se encuentran tan programados como en el currículo de la LOGSE.
Así pues, los contenidos de Religión y Moral que tendremos que programar en la Unidad Didáctica
son los conocimientos, procedimientos y actitudes referentes a la realidad religiosa. Cuáles, en
concreto, han de ser programados en cada uno de los niveles del currículo y cómo ha de llevarse
esta programación, lo veremos en la segunda parte de este tema.
2. El punto de vista de la Epistemología
El segundo punto a tener en cuenta en la programación de los contenidos de Religión y Moral es su
estructura cognitiva: cómo aparece el contenido de la Religión al conocimiento humano.
Los Contenidos cognitivos en Religión son los elementos de la realidad religiosa9, tal como se dan
en la religión que se estudia, y dentro del contexto sociocultural de la sociedad y de la escuela. Pues
bien; en la Religión, esos elementos de la realidad religiosa se manifiestan al conocimiento humano
formando una estructura de significantes y significados. De esos elementos,
- unos aparecen como significantes de lo Sagrado;
- otros definen el significado de esos significantes: es decir, definen lo Sagrado
- y otros, finalmente, aparecen como mediadores de significado.
a.- Los significantes son todos aquellos hechos y objetos de la religión que se perciben a través
de los sentidos y que, directamente o en el contexto religioso, dicen revelar el ser o acción de la
Trascendencia. De los elementos de la realidad religiosa que ya conocemos, son significantes:
- la Liturgia,
- las imágenes y los símbolos,
- el código moral,
- la comunidad religiosa,
- las jerarquías e instituciones,
55
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
-
las personas significativas de lo religioso,
las manifestaciones culturales de lo religioso,
las costumbres y usos sociales,
y todos estos elementos de otras religiones presentes en el entorno.
b.- Los significados son el conjunto de convicciones con las que las personas y los grupos o
comunidades religiosas definen o imaginan la Trascendencia y sus actuaciones sobre el mundo o a
través de los significantes religiosos. Los elementos de la realidad religiosa que se refiere a estas
convicciones de la fe religiosa son las creencias. Las creencias vienen, generalmente, expresadas
en fórmulas doctrinales o enseñanzas institucionales impartidas por las jerarquías religiosas o por
personas especializadas en esa tarea.
c.- Los mediadores de significado son aquellos hechos de la Religión gracias a los cuales resulta
posible conocer las creencias que dan sentido a los significantes religiosos. Los elementos de la
realidad religiosa que son mediadores de significado son, principalmente, tres:
- Las Fuentes (Biblia y Tradición, en el caso de la Religión católica) donde se describen los
arquetipos del ser, la presencia y la acción de la Trascendencia.
- La Historia, que aporta con frecuencia las razones culturales e históricas que han dado
origen a la configuración actual de muchos significantes.
- Las Enseñanzas (jerárquicas o no) realizadas sobre las creencias, cuya finalidad es, con
frecuencia, la explicación sobre la actuación de la Trascendencia a través de los significantes
religiosos.
Estos tres elementos del conocimiento religioso (significantes, mediaciones y significados) se
presentan como una estructura. Esto quiere decir que, en el conocimiento de lo religioso, los tres
elementos son inseparables y que están interrelacionados. Y de esta forma, juntos e
interrelacionados, es como debe realizarse su aprendizaje. Por ello, una de las tareas fundamentales
de la programación de la unidad didáctica consiste, precisamente, en programar esos tres factores
(significantes, significados y mediadores) debidamente interrelacionados. La estructura
epistemológica de los contenidos religiosos que acabamos de analizar nos ofrece la siguiente guía:
56
-
El conocimiento comienza por la percepción sensorial. Este es un hecho que, desde
Aristóteles hasta Piaget , han corroborado los estudiosos teóricos y experimentales de los
mecanismos del conocimiento. Respecto a los contenidos de Religión, esto significa que el
conocimiento de lo religioso comienza siempre por la percepción de los significantes.
-
Para responder a la pregunta espontánea sobre qué significa el significante, buscamos
fuentes solventes, capaces de revelarnos lo que los objetos y hechos percibidos quieren
decir. Esas fuentes son los mediadores de significado. En Religión, éste papel de mediadores
de significado les corresponde a la Biblia, a la Historia, y a las Enseñanzas sobre las
creencias.
-
La respuesta a la pregunta sobre qué significan los significantes se concreta en creencias
sobre la naturaleza y/o acciones de la Trascendencia. La creencia, en este caso, es una
construcción o elaboración mental en la que, a partir de los datos aportados por los
mediadores de significado se define el ser y la actuación de Lo Sagrado. La creencia puede
ser una construcción estrictamente individual o una construcción de la comunidad religiosa.
De ahí que, para la tarea de formular la creencia, se pueda contar generalmente con las
expresiones de creencias individuales de otros creyentes, o con las fórmulas de la fe de la
Comunidad.
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
Para que los contenidos de la Unidad Didáctica de Religión respondan adecuadamente a la propia
estructura epistemológica, deberán concretarse y organizarse del siguiente modo:
SIGNIFICANTES
RELIGIOSOS

MEDIADORES DE
SIGNIFICADO

MODELOS DE
SIGNIFICADOS
En consecuencia, la estructura epistemológica de los contenidos de la religión nos lleva a las
siguientes propuestas sobre los contenidos en la Unidad Didáctica:
1. En cada Unidad Didáctica deben figurar como contenidos significantes religiosos,
mediadores y significados.
2. Cada uno de los significantes religiosos debe estar en relación con sus mediadores y sus
significados correspondientes.
3. Ninguno de los tres elementos (significantes, significados y mediadores) debe estar presente
en la Unidad Didáctica aislado de los demás.
3. El punto de vista de la Teología católica.
Los CONTENIDOS escolares de la Religión dependen de las elaboraciones de la Teología. La
Teología es la ciencia que estudia la Religión desde sus propios supuestos de fe. La Teología
determina cuáles son aquellos aspectos esenciales de la Religión que deben ser aprendidos.
También establece la Teología qué tipo de relación guardan entre sí los contenidos de la religión. Y,
sobre todo, es la Teología la que, a lo largo de los siglos, ha ido estableciendo cuáles son los
verdaderos significados de los significantes religiosos. Todo el sistema cognitivo de los contenidos
de la Religión se basan, en definitiva, en la Teología. Por ello, tanto el contenido como el método de
la Teología resultan imprescindibles a la hora de establecer o programar los contenidos del
aprendizaje de la Religión.
a.- Entre los elementos significantes de la realidad religiosa que son objeto de la Teología
encontramos tres: la Liturgia, el código Moral y la Comunidad eclesial (con sus instituciones,
jerarquías y personas significativas).
Sobre los SIGNIFICANTES LITÚRGICOS
Algunas unidades didácticas tienen como tema o argumento uno o varios significantes litúrgicos. La
Teología católica dice que los significantes litúrgicos tienen cuatro valores o significados: el valor
expresivo, el valor rememorativo, el valor moral o empeñativo, y el valor profético10.
- Valor expresivo quiere decir que los significantes litúrgicos tienen, en primer lugar, un
significado humano: así, por ejemplo, comer el pan significa alimento; o lavar con agua
significa limpieza; o estrechar la mano significa amistad.
- Valor rememorativo quiere decir que los significantes litúrgicos recuerdan siempre alguna
acción que Dios ha realizado a lo largo de la historia bíblica. Por ejemplo, el significante
litúrgico “misa” recuerda la acción de la última cena, y también la cena del cordero pascual
que los Israelitas tomaron en Egipto la noche del la liberación (Éxodo)
- Valor moral o empeñativo quiere decir que el significante litúrgico compromete a quien lo
realiza a vivir de una determinada manera. Por ejemplo: el que participa en el rito litúrgico
57
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
-
de la paz se supone que, cuando acabe la ceremonia religiosa, se va a comportar como un
amigo de aquél a quien le estrechó la mano como amigo en el rito de la paz. Y sería una
contradicción que lo tratase como a enemigo.
Valor profético quiere decir dos cosas: primera, que el significante litúrgico produce un
efecto de salvación sobre el que participa en él. También se llama valor soteriológico, que
quiere decir algo así como “efecto de salvación”. Por ejemplo, el signo litúrgico de la
Penitencia tiene como efecto el perdón de quien expresa su arrepentimiento mediante el rito
o significante. Y en segundo lugar, el valor profético se refiere a que la salvación que
produce en la persona es un anuncio de la salvación final que Dios ha prometido. Así, el
perdón de la penitencia anuncia el perdón de Dios y la eliminación de todo mal al final de
los tiempos.
Pues bien: esto quiere decir que en las unidades didácticas que traten sobre significantes litúrgicos,
los contenidos de esa unidad didáctica deberán proporcionar al alumno, además del conocimiento
del significante que se estudia, los contenidos de esos cuatro significados.
Sobre los SIGNIFICANTES MORALES
Otro tipo de contenidos son los significantes morales. Son significantes morales las normas que
regulan la conducta de los creyentes (mandamientos, por ejemplo). También se toman como
significantes morales los llamados “modelos de conducta”. Llamamos “modelo de conducta” a la
acción o conjunto de acciones que, realizadas por un creyente o por un grupo de creyentes,
reproducen con perfección la normativa religiosa sobre la conducta.
Para la Teología Moral Católica, los elementos estructurales de la conducta moral son tres: la
motivación, la praxis y el juicio moral.
- La motivación es la fuente de la opción personal. La Teología Moral cristiana estudia dos
tipos de motivaciones: la motivación humana de las normas o modelos morales, y la
motivación religiosa. La motivación humana se inspira en el modo de ser natural de las
cosas y de la persona. Por ejemplo: la norma del respeto a la vida está motivada, en primer
lugar, porque la vida es el bien supremo del hombre. La motivación religiosa se inspira en la
fe religiosa: bien en las creencias, bien en el origen divino de las normas. Por ejemplo: la
motivación de la norma del respeto a la vida, para el hombre bíblico estaba en la Alianza
con Dios, que había expresado su voluntad en el Mandamiento “No matarás”; para el
cristiano, la motivación está en lo que había hecho Jesús: no sólo “no matar”, sino que había
dado su vida por otros. La motivación es el contenido que estudia el significado religioso de
la norma o el modelo de conducta.
- La práctica de la Comunidad religiosa a lo largo de la Historia es un contenido que muestra
cómo las normas y los modelos de conductas se han ido adaptando a las diferentes
circunstancias en las que los creyentes han actuado.
- El juicio moral es la esencia del acto moral: el acto moral consiste en el juicio por el que se
discrimina entre el bien y el mal. La formulación del juicio moral es la meta de toda
educación moral.
Así pues, tanto la motivación humana y religiosa, como la práctica de la Comunidad eclesial a lo
largo de la historia, como la formulación del juicio moral sobre la conducta, son los contenidos
propios de cualquier unidad didáctica cuyo tema sea un significante moral.
Sobre la COMUNIDAD ECLESIAL
58
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
La COMUNIDAD religiosa es otro de los significantes fundamentales de una Religión. Es, por
tanto, uno de los CONTENIDOS más importantes de la enseñanza de la Religión. No es posible
conocer una Religión si no se conoce a fondo la Comunidad religiosa que la sustenta, sus
estructuras, sus tareas, su jerarquía y sus creencias sobre la propia comunidad. En el caso de la
Comunidad religiosa cristiana (la Iglesia), la Teología aporta también aquellos contenidos que se
consideran fundamentales para llegar al conocimiento adecuado de la Comunidad: su realidad
activa; su continuidad salvífica; su ejecutoria histórica; su conciencia de sí expresada en creencias.
- La realidad activa está formada por los hechos directos e inmediatos que la configuran en la
actualidad y en el entorno del alumno: las personas que pertenecen a ella, su organización,
las actividades que realiza en el entorno, ...
- La continuidad salvífica se refiere a que las acciones y actuaciones principales de la
Comunidad eclesial son acciones comenzadas u ordenadas a los discípulos por el mismo
Jesucristo, el Señor.
- La ejecutoria histórica contiene aquellos hechos, acontecimientos o personajes de la historia
cristiana que se han destacado a lo largo de los siglos pasados en la realización de acciones o
hechos similares a los que representa la realidad activa actual de la Iglesia.
- Finalmente, la conciencia expresada en creencias se refiere a aquellas afirmaciones
(convicciones, creencias) que expresan el significado religioso que la organización,
acciones, etc. de la Comunidad cristiana tienen para los creyentes hoy.
De este modo, atendiendo a la estructura de la propia Teología actual sobre la Iglesia, podemos
identificar los CONTENIDOS fundamentales de aprendizaje a propósito de este elemento de la
realidad religiosa denominado Comunidad eclesial.
b.- En cuanto a los mediadores de significado hay dos acerca de los cuales la enseñanza de la
Religión debe tener en cuenta su estructura teológica: la Historia de la Salvación y las verdades de
la fe, o formulación de las creencias. La Historia de la Salvación es el contenido de la Biblia, y
narra las relaciones de Dios con la humanidad a través de los siglos. En su obra pedagógica De
Catechizandis rudibus, San Agustín dice que la historia de la salvación comprende “desde en el
principio creó Dios los cielos y la tierra hasta nuestros días”. Por otra parte, las verdades de la fe, o
formulación de las creencias, son formas en que la Comunidad cristiana ha expresado sus
significados religiosos a lo largo de los siglos. Son, por tanto, verdaderos significados religiosos;
aunque, para el que aprende, desempeñen la función de modelos o mediadores para expresar
fielmente sus propios significados.
Estructura teológica de la HISTORIA DE LA SALVACIÓN
La Historia de la Salvación es una interpretación religiosa de los hechos de la Historia. Los hechos
de la Historia son múltiples, lineales y sucesivos; la Salvación es única, global y simultánea. La
Salvación es un presente continuo en la sucesión de hechos de la Historia. Por eso, no se enseña ni
se aprende de la misma manera la Historia que la Historia de la Salvación. Entre los hechos de la
historia puede existir dependencia; entre los hechos de la Historia de la Salvación existe unidad: la
unidad de la acción salvadora de la Divinidad. La Historia de la Salvación sólo es adecuadamente
enseñada o aprendida cuando se percibe la unidad entre los diferentes hechos de la misma.
En la Historia cristiana de la Salvación se reconocen cuatro etapas:
- El Antiguo Testamento, que recoge los hechos de la inicial relación de Dios con el mundo y
la humanidad, a través del pueblo de Israel.
- El Nuevo Testamento, donde se cuentan los hechos de la relación de Dios con la humanidad
a través de Jesús de Nazareth, el Cristo Hijo de Dios, y a través de la Iglesia apostólica.
59
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
-
La Historia de la Iglesia, donde se dan los hechos de la relación de Dios con la humanidad a
través de la Iglesia.
Los hechos del presente, en los que el creyente percibe la relación de Dios con los creyentes
y con la humanidad.
Conocer la Historia de la Salvación supone reconocer la acción de la Salvación en los hechos de los
cuatro momentos de la Historia. Por ejemplo: conocer la promesa que Dios hace a Abraham de
darle un pueblo, una tierra, y un descendiente salvador del mundo(AT), supone saber no sólo el
hecho narrativo de la promesa, sino también que ésta se cumple en el Nacimiento de Jesús
(descendiente salvador del mundo) (NT), o en la Evangelización de los pueblos de Europa o
América (a lo largo de la Historia de la Iglesia), o en la celebración litúrgica del Adviento, en que
los cristianos recuerdan, celebran y reciben renovada en la actualidad la promesa de la Salvación
que renueva la esperanza en el futuro de la humanidad.
De este modo, la concepción teológica cristiana de la Historia, condiciona el tipo y modo de
presentación de los Contenidos de la Religión en la Unidad didáctica, cuando estos Contenidos sean
los hechos de la Historia de la Salvación.
La estructura teológica de LAS CREENCIAS.
Otro de los CONTENIDOS que trasmite la enseñanza escolar de la Religión son las creencias. La
reflexión científica sobre las creencias es el objeto de la Teología. Según el objeto y el método,
existen dos tipos de Teología: la Teología positiva y la Teología especulativa. La primera estudia
cuáles son las creencias fundamentales de la Religión, y cuál es su fundamento. La segunda se
dedica a comprender mejor las creencias, comparándolas con la experiencia y la cultura de las
personas y sociedades de cada época. En la educación primaria, los contenidos del aprendizaje son
los que proporciona, sobre todo, la Teología positiva.; pues la educación primaria tiene de común
con la Teología especulativa que también pretende dar a conocer al alumno las creencias
fundamentales de la Religión, al mismo tiempo que le proporciona la seguridad de su fundamento.
Y así, el aprendizaje sistemático de las creencias, tal como se presenta en la escuela, lleva a
presentar esas creencias tal como aparecen en las principales fuentes de la fe. Para la Teología
católica, esas fuentes son:
- La fuente bíblica, que – por ser revelación de Dios – contiene el contenido más auténtico y
directo de la creencia religiosa.
- La historia cristiana, que muestra cómo los creyentes han vivido y experimentado a lo largo
de la historia una determinada verdad de fe.
- La oración y la liturgia, en las que la Comunidad cristiana ha expresado y expresa sus
convicciones en forma de celebración, fiesta, rito, exaltación, o intimidad, tanto personal
como colectiva. Lex orandi, lex credendi es un viejo aforismo en el que se afirma que “lo
que se cree de verdad es aquello que se ora y se celebra”.
- La vida de los creyentes es otra de las fuentes de las creencias. Porque las personas se
comportan según lo que creen. Las normas de conducta y las costumbres nacen de las
creencias. Por eso, la Teología fundamenta en la vida y conducta de los creyentes las
creencias principales de la Religión. Pero, al estudiarlo, el alumno aprende también cómo las
creencias y convicciones religiosas se expresan en la vida y la conducta personal.
Así pues, a la hora de fijar y organizar los CONTENIDOS de la Unidad Didáctica de Religión
Católica, según el tipo de contenido, habrá que tener como punto de referencia las aportaciones de
60
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
la Teología, tanto para determinar QUÉ contenidos son los que han de incluirse en la Unidad, como
su ORGANIZACIÓN.
d. El punto de vista del desarrollo operatorio del alumno
Al programar los contenidos de la Unidad Didáctica, el cuarto elemento a tener en cuenta es el nivel
de desarrollo de las capacidades del alumno al que esos contenidos se destinan. Esas capacidades y
su evolución las hemos visto en el capítulo referente al TEMA de la Unidad Didáctica. Y es
importante recordar aquí su contenido, porque servirá de base a lo que aquí se plantea. Porque aquí
nos vamos a referir a los CONTENIDOS QUE VAN DENTRO DEL TEMA; pues éstos son
diferentes, según el nivel de desarrollo de los alumnos.
1.- En el Primer Ciclo de Primaria (y segundo ciclo de Educación Infantil) encontramos que
el alumno se halla condicionado por “lo concreto (hechos y objetos)”, y a este condicionamiento
tendrán que ajustarse los contenidos del aprendizaje.
- Los significantes deberán ser, por tanto, aquellos que respondan a la categoría de objetos o
de hechos. Si son significantes litúrgicos, por ejemplo, se tratará de objetos litúrgicos, que
los alumnos sean capaces de describir, como el exterior o el interior del templo, el
“equipamiento” del templo (altar, pila bautismal, ambón...). Puede tratarse también de
acciones concretas que son signos litúrgicos, como partir o comer el pan, hacer la lectura
pública de la Biblia, echar el agua en la cabeza del niño (en el bautismo)... En general, en los
Sacramentos, se elige el objeto o la acción tipo, característico de cada uno de ellos. Si son
significantes culturales, serán sobre todo las imágenes y su descripción el contenido que se
programe. Si se trata de significantes morales, serán contenidos preferibles en esta etapa los
modelos de conducta, mejor que las normas: o las normas, apoyadas en modelos de
conducta...
- Los mediadores bíblicos serán, sobre todo, textos narrativos o imaginativos (parábolas o
comparaciones). Por razones de otro tipo, serán tomados preferentemente del Nuevo
Testamento. En cuanto a mediadores históricos, pueden utilizarse en cuanto que sean
narraciones, y sólo por el hecho de serlo. No como hechos de la historia en relación con
otros hechos, ya que el sentido de la sucesión y estructuración de los hechos en el tiempo y
el sentido de la historia no se han fraguado todavía como capacidades específicas del niño.
- Los contenidos doctrinales quedan todavía fuera de las capacidades del niño, incluso como
resúmenes de hechos vividos o experimentados. Pues el pensamiento formal, que es el que
sustenta las creencias propiamente dichas, no ha hecho todavía aparición en el alumno de
esta edad.
2.- En el Segundo Ciclo de Primaria las capacidades cognitivas del alumno siguen
condicionadas por “lo concreto (hechos y objetos)”; pero es característica de esta etapa el logro de
la “capacidad de síntesis”. La síntesis sobre lo concreto (objetos y hechos) consiste básicamente en
la capacidad para agrupar, organizar, clasificar... Y eso es lo que determina los contenidos del
aprendizaje en esta etapa: hechos y objetos agrupados, organizados o clasificados, o susceptibles de
que el propio alumno pueda hacerlo.
- Los contenidos podrán ser conjuntos organizados de significantes: por ejemplo, tratándose
de signos litúrgicos, los contenidos pueden ser ya ritos o celebraciones completos, con todas
sus partes o sucesión de los diferentes signos que se realizan en cada uno. O, entre los
significantes institucionales, podrán ser contenidos organigramas de funciones o jerarquías
personales o de grupos; los significantes morales podrán ser conjuntos organizados de
normas de conducta (por ejemplo, normas para la relación con Dios, normas de conducta en
la relación con los padres...)
61
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
-
-
Respecto a los contenidos que son mediadores bíblicos, se podrán incluir textos bíblicos que
guardan relaciones entre sí (por ejemplo, textos del Antiguo relacionados con textos del
Nuevo Testamento); o hechos de la Historia que formen secuencia con otros, o que sean
determinantes de otros hechos; asimismo, se pueden introducir frisos históricos simples...
Las fórmulas doctrinales pueden introducirse como contenidos en este nivel, si son
descriptivas de conjuntos de hechos (Por ejemplo, “los Sacramentos son conjuntos de signos
mediante los que el hombre expresa sus actitudes ante Dios y Éste comunica su vida (o su
gracia) al hombre”). También pueden incluirse clasificaciones de hechos o acciones de
cualquier tipo...
3.- En el Tercer Ciclo de Primaria, el alumno alcanza el nivel de las operaciones formales; es
decir, la capacidad para operar mentalmente con abstracciones e ideas. Eso permite que los
Contenidos de la enseñanza puedan ser contenidos abstractos (si bien, todavía, en un nivel de
abstracción elemental). En el caso de los contenidos de la Religión, esto quiere decir lo siguiente:
- Los Contenidos bíblicos pueden ser ideas bíblicas configuradas a partir de textos muy
diferentes: por ejemplo, el concepto de el mal en la Biblia. O el concepto de amor en un
libro de la Biblia o en los libros de una época (Antiguo o Nuevo Testamento, por ejemplo; o
Profetas...). En esos contenidos, el pensamiento adolescente puede ir de la formulación de
las ideas a los textos concretos, tal como le permite su pensamiento hipotético-deductivo.
- Las fórmulas y los esquemas doctrinales, propiamente dichos, pueden ya formar parte de los
contenidos de la unidad didáctica, sin más limitación que la que imponen los conocimientos
previos y los niveles relativamente elementales de abstracción que son posibles en esta
etapa.
- Finalmente, los significantes habrán de aparecer como concreciones de acción y aplicación a
la vida, que provienen de las creencias, y a los que éstas dan sentido.
*** *** ***
Estas cuatro variables son las que configuran los contenidos de la Unidad Didáctica en cada uno de
los niveles de la enseñanza escolar de la Religión. En la segunda parte del capítulo vamos a estudiar
cómo cada uno de los principios aquí estudiados se aplica a la realización de las correspondientes
Unidades Didácticas.
62
Los Contenidos de la Unidad Didáctica de Religión. Su naturaleza
NOTAS Y REFERENCIAS DE ESTE CAPÍTULO
1
STENHOUSE, L., (1987) Investigación y desarrollo del curriculum, Morata, Madrid, p.31.
2DCB
Primaria, p.41.
3COLL,
4Cfr.
C., op. cit., p.138. Ver también NOVAK, D.J., op. cit., p. 18.
COLL, idem.
5DCB
Primaria, pp. 41 s.
6COLL,
C., op. cit., p.139.
7
Idm.
8
COLL, C., op. cit., p.139.
9
Los elementos de la realidad religiosa, tal como los enumera la Fenomenología de la Religión, ya quedaron
enumerados en el capítulo tercero. No obstante, recordaremos aquí su enumeración:
a. Las FUENTES de la fe (Libros Sagrados: Biblia...)
b. Las CREENCIAS
c. La LITURGIA
d. Las IMÁGENES Y SÍMBOLOS característicos.
e. El CÓDIGO MORAL
f. La COMUNIDAD o COMUNIDADES
g. Las JERARQUIAS e INSTITUCIONES
h. Las PERSONAS SIGNIFICATIVAS de lo religioso.
i. Las MANIFESTACIONES CULTURALES de lo religioso...
j. Las COSTUMBRES
Y USOS SOCIALES surgidos de la religión.
k. La HISTORIA de los hechos de la Religión
l. Las OTRAS RELIGIONES...
10
VAGAGGINI, Teología de la Liturgia, Biblioteca de Autores Cristianos, Editorial Católica, Madrid, 1965.
63

Documentos relacionados