ACENTO16

Transcripción

ACENTO16
¡En esta esquina…!
En la orientación correcta
Manuel Salazar
Sectores políticos y sociales progresistas han lanzado el grito de No a la
Corrupción y la Impunidad, que en este momento concreta en el reclamo de
que Félix Bautista, el entre muchos “metido al medio”, sea condenado por
enriquecimiento ilícito.
A propósito de que este caso se dilucida en la Corte Suprema de Justicia
varias organizaciones políticas se han unido para desarrollar una línea de unidad
de acción con paradas, marchas y vigilias en lugares públicos, que me parece la
orientación correcta y debe mantenerse, ampliarse y crecer hasta
convertirse en oleadas continuas de masas.
El reclamo ha tomado el curso que aconseja la política; presionar desde las
calles, plazas públicas y medios de comunicación; y no el de la pendiente
jurídica, que si bien genera noticias, no es confiable por razones diversas para
los fines de castigar la corrupción y poner fin a la impunidad.
El tema de la “judialización de la política” lleva poco en su tratamiento; pero
bastante se ha avanzado y algunos especialistas la consideran un derrotero que
no llega a los resultados que se proponen sus promotores.
En el ideal del Estado de derecho que constituye la esencia de la linea de
muchas militancias progresistas, es coherente que estas recurran a los
tribunales de la República para dilucidar asuntos que tienen una carga política
en tanto son asuntos públicos que por demás involucran a políticos. Pero en el
terreno de los hechos y de la realidad dominicana, el recurso jurídico no pasa
de la propaganda.
Aquí, solo el interés político y muy personal de Balaguer convirtió en reo de la
justicia al ex presidente Jorge Blanco y a algunos de sus funcionarios. Casi el
100% de los casos parecidos reposan en los archivos muertos de los tribunales.
La política tiene como escenarios las calles y plazas públicas; el debate en los
medios de comunicación masiva y en los foros públicos; y por supuesto, las
urnas. A estos escenarios, militancias como las que asumo, integran además las
1
barricadas insurreccionales en un momento álgido de la confrontación nacional
o de clases.
La política tiene sus dinámicas, códigos, lógica y escenarios. “Cada cosa va con
lo suyo”, diría el gran José Martí.
Abre un paréntesis. En los tiempos hacia el tercer mandato de Felipe
González en España, Narciso Isa Conde recibió la visita de un veterano
dirigente del Partido Comunista de España, y me invitó a compartir una cena
conversación con este en un restaurant del centro histórico de la ciudad. En
ese momento las organizaciones sindicales de ese país preparaban una huelga
general, y preguntamos a nuestro interlocutor sobre ese hecho.
Él, muy veterano y conocedor de la lógica de la política, nos dijo: “habrá una
huelga total. El mismo gobierno la alienta a través de la UGTE. Por ahí serán
vaciadas todas las tensiones actuales, que son muchas. El gobierno responderá
luego, no antes, a algunas demandas; y en lo adelante, el camino será expedito
para la reelección de Felipe”.
Efectivamente. Así ocurrió todo. Cierra el paréntesis.
En Estados Unidos, quizás en Italia, los tribunales son espacios para dilucidar
asuntos relacionados con el patrimonio público frente al poder de los políticos.
Pero aquí son recursos aleatorios a la lucha política, más cuando la justicia
está bajo el control de los imputados.
No olvidemos que en República
Dominicana alcanzamos hace poco, entre 1996- 2012, la condición de
“democracia de electores”, y esta misma se mueve a menos en las condiciones
en la que un solo partido controla todos los estamentos del Estado.
Entonces, es algo saludable que el movimiento haya adoptado la orientación
correcta cuando se propone desarrollar en calles y plazas públicas, donde
puede tomar la forma de una gran alianza de masas. Este es el espacio en el
que los casos de corrupción no se archivan, ni prescriben.
2

Documentos relacionados