Fundamentos teórico

Comentarios

Transcripción

Fundamentos teórico
Fundamentos teóricoprácticos
para la creación de
situaciones de
enseñanza-entrenamiento en
fútbol
José Alfonso Morcillo
Losa *
Rafael Moreno del
Castillo **
[email protected]
(España)
* Profesor Escuela Universitaria de Magisterio “La Inmaculada”. Adscrita a la Universidad de Granada
** Profesor Asociado del Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal de la
Universidad de Jaén
http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 5 - N° 21 - Mayo 2000
1/2
I. Introducción
Con el presente trabajo, pretendemos acercarnos a lo que los autores, consideramos, es la
realidad del entrenamiento del fútbol en el momento actual. especialmente nos preocupa el
fútbol en su proceso formativo, pues la metodología de entrenamiento que vamos a exponer
pretende principalmente, la enseñanza y el entrenamiento partiendo de la realidad del juego y
cuyo objetivo prioritario será el entendimiento del mismo. Pero a pesar de centrar la atención
en la formación del jugador, consideramos que dicho proceso no tiene fin, y en cualquier etapa
y momento deportivo cobra relevancia. De hecho, actualmente, existen ejemplos, a pesar de las
magistrales individualidades, de equipos que basan su éxito en la continua búsqueda de
superioridad colectiva sobre el rival tanto en ataque como en defensa, mientras otros se bastan
con mantener orden defensivo y encomendarse a sus jugadores brillantes en ataque.
Como justificación primordial, de la elección de esta metodología de entrenamiento basada
en las situaciones de juego, nos apoyamos en una definición de fútbol (Castello, 1999) como:
deporte colectivo que opone dos equipos formados por once jugadores en un espacio
claramente definido, en un lucha incesante por la conquista del balón, con la finalidad de
introducirlo el mayor número de veces posible en la portería adversaria (marcar gol) y evitar
que éste entre e la suya propia (evitar gol).
II. Justificación de la propuesta
Tradicionalmente, muy a pesar de muchos de nosotros, cuando se habla de fútbol, ya sea
iniciación, ya sea alto rendimiento, en la mente de la mayoría de técnicos y directivos, se
acentúan slogans o títulos como:
<<Goles, puntos, campeonato>>
Pocas veces se reconoce una clara mejora del nivel individual de los jugadores y del juego
del equipo, si falta el éxito registrable en forma de goles y victorias.
La necesidad de éxitos inmediatos, imposibilita la valoración de una estructura homogénea de
cantera.
Por otro lado, los conocimientos provenientes de múltiples disciplinas científicas tuvieron un
impacto importante, primero en las modalidades individuales como el atletismo y la natación, y
posteriormente en los Juegos deportivos colectivos, a través de la transposición directa de
medios y métodos, sin tener en cuenta la especificidad estructural y funcional de este grupo de
deportes. (Pinto en Graça y Oliveira, 1997; Seirulo, 1999).
Una de las consecuencias más evidentes ha sido la obsesión por los aspectos de la
enseñanza y el aprendizaje centrados en la técnica individual (Bonnet, 1983; citado por
Pinto, en Graça y Oliveira, 1997), partiendo del principio de que la suma de todos los
desempeños individuales provoca un efecto cualitativo en el equipo y también de que el gesto
técnico aprendido de un forma analítica positiva provoca una aplicación eficaz en las situaciones
de juego.
Esta forma de ver la iniciación, presenta importantes limitaciones, pues descuida factores
característicos de estos deportes, como la incertidumbre, complejidad y adaptabilidad (Devís en
Blazquez, 1999).
En esa misma línea se expresa Wein, 1995, cuando afirma que haber dado prioridad a la
técnica, ha impedido a muchos jóvenes entender el juego en sus aspectos mas básicos,
demostrando en el juego global una evidente imposibilidad de aplicar lo aprendido
anteriormente por haberlo hecho en situaciones aisladas.
Con esta perspectiva se enseña el ¿cómo hacer? (técnica) separado del ¿qué y porqué
hacer? (táctica).
Este método de aprendizaje de lo aislado a lo complejo, descansa sobre la suposición de que
el comportamiento de juego está formado por la suma y acumulación de componentes técnicos,
tácticos, físicos y psicológicos sueltos. Entonces las formas de juego competicionales
difícilmente podrán alcanzar su verdadera meta, ya que implican que se adapte la atención de
la técnica específica de la ejecución motora a su aplicación deportiva.
Según Bugüeman y Albretch, 1996, si resulta que la falta de un factor de comportamiento
excluye todo el comportamiento haciéndolo imposible en su tendencia, hay que deducir que en
el comportamiento de juego interactúan continuamente todos los factores de
comportamiento y que se condicionan entre ellos.
Es obvio, que el Fútbol posee una estructura y funcionalidad muy compleja y
absolutamente distinta de la de los deportes en los que predomina el factor ejecución. Además
de que, en el análisis estructural (Hernández, 1994) de los deportes pertenecientes al grupo de
cooperación oposición, la técnica sólo es uno de los seis parámetros configuradores de la lógica
interna (Reglas, técnica, espacio, tiempo, comunicación y estrategia), sobre todo ocurre que la
ejecución técnica del poseedor del balón va a estar directamente influenciada por otros
aspectos relativos a la situación en ese espacio y en ese momento, de el balón, los
compañeros, los adversarios, …, en definitiva acciones marcadas por la incertidumbre, que por
ello convierten al fútbol en un deporte en el que la percepción y la toma de decisiones son
como mínimo igual de importantes que la ejecución. El fútbol es por tanto, una actividad
abierta, no podemos encuadrarlo e intentar que una habilidad abierta se parezca a una
cerrada, se sacaría de contexto. A partir de que no se juega en el mismo momento y/o en el
mismo lugar, la situación ya cambia (Lillo, 2000).
El Fútbol como actividad cognitiva, debe pretender el desarrollo de la percepción y decisión,
pero después el jugador ha de ejecutar y hacerlo bien, necesita la técnica, pero no la técnica
descontextualizada. Para elegir correctamente la técnica y hacerlo dentro de un espacio y un
tiempo adecuados, debe ser enseñada en el juego, (Lillo, 2000), de modo que el jugador la
utilice sabiendo el porqué y para qué de ese cómo. Nos estamos refiriendo a la capacidad o
estructura coordinativa de este deporte, la cual debe desarrollarse en constante coordinación
con la estructura condicional necesaria y sobre todo con la estructura cognitiva o perceptiva y
decisional (Seirulo, 1999).
El juego del Fútbol continuamente ofrece situaciones variadas. Estas situaciones exigen una
percepción individual y un enjuiciamiento de la misma, para elegir la aplicación de una destreza
como medio técnico táctico. A través de la continuación de la situación de juego (éxito-fracaso)
inmediatamente después recibirá un conocimiento de los resultados de la acción que aumentará
su experiencia.
Esta concepción del entrenamiento tiene como punto de partida una idea del fútbol
considerada como un juego, en el cual los problemas fundamentales planteados a los jugadores
son, por una parte la adaptación de sus conductas a una relación de oposición (jugar contra
adversarios), y por otra la adaptación de sus conductas a una relación de colaboración (jugar
con los compañeros) (Mombaerts, 1998).
Desde esta definición adquiere valor todo lo relativo a la interpretación del juego, la
llamada inteligencia de juego. Es decir, en la mayoría de situaciones de un partido el
jugador debe percibir lo que ocurre a su alrededor para decidir la mejor solución y ejecutarla
con éxito. Cuanto más inteligente sea el comportamiento de juego más alto será el rendimiento
del jugador en el ámbito táctico. El jugador aprende en la competición por la confrontación
activa y exploratoria con el entorno. (Brüggeman y Albrecht, 1996).
El jugador percibe una relación positiva entre el comportamiento mostrado y la situación
actual. Ello le llevará a decidir de forma similar ante situaciones parecidas. Situaciones que son
por otro lado, las que nosotros vamos a construir con el objeto de enseñar dichos
comportamientos.
El comportamiento no se nace, sino que éste se hace, se aprende. (Brüggeman y Albrecht,
1996).
Desarrollar la inteligencia de juego, Saber leer el juego significa que el jugador percibe
todas las posibilidades de juego que existen alrededor suyo. Esto supone a su vez, que este
jugador haya aprendido a pensar colectivamente. (Mombaerts, 1998).
Completamente en esta línea, Lillo, 2000; asevera que al jugador hay que darle cultura
táctica y esta se crea sin mediatizar las respuestas, sino promoviendo actividades de creación
propia que mejoren la capacidad de respuesta del jugador.
Ahora bien, para que la comunicación y en definitiva, las relaciones que se establezcan entre
compañeros y contra los contrarios, favorezcan la labor de conjunción de equipo y se
desarrollen en su mayor grado, es necesario que las situaciones de entrenamiento faciliten una
serie de respuestas a problemas dados en el juego, que permitan su mas rápida interpretación
cuando dichos estímulos aparezcan o se den en la competición.
Como complemento a estos comentarios, incluimos los aspectos de entrenamiento que
Mombaerts, 1998, considera que forman jugadores disponibles para el juego:
 escoger rápido y bien leer el juego.
escoger y realizar rápido y bien, en un juego que exige coherencia y
coordinación de acciones entre compañeros.
realizar rápido y bien en relaciones de espacio y de tiempo cada vez menores.
 dominar la presión emocional.


Se hace tan necesario como obvio, destacar la importancia del entorno de enseñanzaentrenamiento . Un entorno futbolístico no próximo al juego, a menudo también conduce a
resultados de juegos irreales.
En consecuencia, para el aprendizaje del comportamiento del juego se ha de establecer la
relación hacia el entorno real de un futbolista (compañeros y adversarios, porterías, etc.).
Tras todo lo hasta ahora comentado, llegamos a la conclusión de que el comportamiento
de juego del futbolista sólo se puede entender de forma global, que depende de la situación
y en el cual los factores técnica, táctica, físicos y psíquicos aparecen con características
diferentes pero siempre juntos y que por lo tanto también se ha de entrenar en sus
manifestaciones globales. De ahí que la nueva didáctica del juego se base en las
situaciones de enseñanza- entrenamiento, a través de pequeños juegos
reglamentados. (Brüggeman y Albrecht, 1995).
Ventajas de esta metodología de entrenamiento: (modificado de Brüggeman y Albrecht,
1995).
 Situación compleja de aprendizaje, similar a la competición.
El jugador participa individualmente en la construcción del juego colectivo.
 Se pueden enseñar y entrenar de forma relativa aspectos abandonados abajo
una estrategia analítica. Un ejemplo es “el momento sorpresa como medio
táctico”.
 Las correcciones se realizan en juego con la ventaja comprensiva que ello
supone.
 Mayor aprovechamiento del tiempo al disminuir el tiempo de dedicación
exclusiva al entrenamiento de aspectos físicos o técnicos por separado.
 Motivación. Condición importante en el juego real, se observa en el logro de la
victoria, en la consecución o evitación del gol, etc.
 Y SOBRE TODO, posibilidad de aprender entendiendo el juego. Saber ofrecer
una buena y correcta ayuda al compañero, ya sea en ataque o en defensa, va a
ser tan relevante para el juego como un pase ejecutado adecuadamente.

III. Entrenamiento basado en la identificación del juego
Una vez superadas las dificultades de identificación del proceso de enseñanza- aprendizaje
de juego con el aprendizaje de los gestos técnicos, se producen reacciones que, en su mayoría
conducirán al entendimiento del juego a partir de la noción de equipo.
El equipo pasa a ser entendido como un microsistema social complejo y dinámico
(Teodorescu, 1984) representando algo cualitativamente nuevo, cuyo valor global no puede ser
traducido por el sumatorio de los valores individuales, pero si por una nueva dimensión que
emerge de la interacción que ocurre a nivel de los elementos que lo conforman. (Pinto, en
Graça y Oliveira, 1997).
La Metodología de enseñanza de la comprensión del juego se basa en los pequeños juegos
de equipo (SITUACIONES) que representan de forma más o menos reconocible pequeñas
escenas de juego (mantener posesión, gol, etc.)
En la didáctica de las situaciones adquiere sentido la aplicación de reglas sobre las
situaciones con el objeto de reforzar un aprendizaje. Control previo al remate, éxito en la
precisión del remate, anticipación defensiva, desmarque previo al éxito en ataque, etc.
Debido a la complejidad del juego, en la medida en que el que lo practica tiene que, a un
mismo tiempo, referenciar varios elementos: balón, posición en el terreno, objetivo,
compañeros, adversarios, tiempo disponible,…, y sobre todo a las distintas posibilidades en
función del nivel de desarrollo y/o la edad, se impone que el aprendizaje sea en fases y
progresivo, de lo conocido a lo desconocido, de lo menos a lo más complejo. Sería utópico,
construir situaciones con un alto grado de dificultad, incluso basadas en la estrategia global,
para niños que se encuentran en la fase de familiarización con el juego, o como lo llaman
Garganta y Pinto, 1997; Construcción de la relación con el balón.
Lecturas: Educación Física y Deportes · http://www.efdeportes.com · Año 5 · Nº 21
sigue

Fundamentos teórico-prácticos para la creación
de situaciones de enseñanza-entrenamiento en fútbol
José Alfonso Morcillo Losa y Rafael Moreno del Castillo
http://www.efdeportes.com/ Revista Digital - Buenos Aires - Año 5 - N° 21 - Mayo 2000
2/2
La reflexión acabada de realizar sería una disertación que sólo nos llevaría a tener claro el
concepto de comportamiento de juego que se debe poseer. Sin embargo, todo análisis debe
aportar soluciones prácticas que tenga utilidad para los entrenadores, monitores y educadores.
En este sentido, lo interesante es disponer de un instrumento de trabajo metodológico que nos
proporcione simplicidad a la hora de programar nuestras sesiones de trabajo. Esto nos llevaría
de una forma sencilla a sistematizar y optimizar el proceso de entrenamiento. La herramienta
que proponemos es una clasificación de las tareas de enseñanza de los medios técnicos-tácticos
con base el análisis de los mecanismos del acto deportivo.
Según el criterio clasificatorio expuesto, diferenciamos las siguientes situaciones de
enseñanza: (Morcillo y Moreno, 1999).

Tipo 1. Situaciones técnicas o tácticas en entorno estable
Concepto: Tareas desarrollo de los medios técnico-tácticos que limitan su intervención al
mecanismo ejecutor ante unas condiciones espacio-temporales de actuación estándar.
Consideramos que debe existir una diferenciación en cuanto a los objetivos técnicos o tácticos
ya que en el segundo caso se utilizará la técnica como medio de entrenamiento para la
estandarización de movimientos tácticos. Ejemplificación: En la situación tipo 1 del gráfico 1 se
plantea una tarea en la que se pretende la mejora técnica del pase y recepción ( control
orientado ) a través de desplazamientos predeterminados con la única regla de limitar el
número de contactos en función del nivel de los jugadores.

Tipo 2. Situaciones técnicas o tácticas en entorno inestable
Concepto: Tareas de desarrollo de los medios técnico-tácticos que se presentan ante
condiciones espacio-temporales de actuación cambiante en el entorno pero si grado de
oposición real.
SITUACION TIPO 1
SITUACION TIPO 2
Objetivo: Mejora
del control orientado
Objetivo: Desarrollar la observación
de los desplazamientos de los
compañeros para efectuar el pase
Gráfico 1. Situaciones de entrenamiento tipo 1 y tipo 2

Tipo 3. Situaciones técnico-tácticas de juego real simplificado
Concepto: Tareas de desarrollo de los medios técnico-tácticos a través de situaciones de
juego real reducido utilizando reglas que provocan el desarrollo de comportamiento de juego
global. Estarán incluidas en este grupo situaciones con oposición real a excepción del 11 x 11 o
algunas cercanas (10 x 11, ...) que posibiliten el desarrollo de comportamientos tanto
específicos como genéricos. Las situaciones citadas estarían excluidas de este grupo puesto que
intentarían reproducir de forma absoluta la realidad del juego tanto global (número de
jugadores por líneas, situaciones escalonadas o paralelas, ...) como contextualizado, es decir,
actuación específica de un grupo de jugadores en un momento de tiempo y espacio concreto.
Si observamos el gráfico 2, apreciaremos la diferencia en cuanto al planteamiento
perseguido. En la situación 3.1. el objeto es el desarrollo tanto conceptual como efector del
medio técnico-táctico de grupo: pared; mientras que en la situación 3.2. la intención es
reconocer el momento idóneo de utilizar dicho medio para combatir la defensa en zona.
SITUACION TIPO 3.1.
SITUACION TIPO 3.2.
Objetivo: Provocar un análisis
constante de la situación para
realizar paredes
Objetivo: Perfeccionar el ataque
organizado ante un tipo de defensa
específica
Gráfico 2. Situaciones de entrenamiento tipo 3

Tipo 4. Situaciones técnico tácticas de juego real.
Concepto: Tareas de desarrollo de los medios técnico tácticos a través de situaciones de
juego real, 11 x 11 o similares, haciendo hincapié en alguno aspecto técnico-táctico colectivo
particular sin dejar de atender el comportamiento global del juego.
SITUACION TIPO 4
Objetivo: Entrenar los momentos de presión y mejorar el repliegue
intensivo con pressing desocupando el carril contrario al balón
Gráfico 2. Situaciones de entrenamiento tipo 3
Una vez descritas las distintas situaciones debemos realizar un breve análisis con el fin de
observar la implicación de éstas en cada una de las fases de la acción del futbolista. En el
cuadro 4 podemos ver que a medida que la situación es más global la implicación de las fases
va aumentando progresivamente, es decir, pasamos de las situaciones técnicas o tácticas en
entorno estable donde el mecanismo ejecutor es quien determina la eficacia en la acción a las
situaciones técnico-tácticas de juego real simplificado donde son todos los mecanismos los
responsables del resultado eficaz de la acción.
RELACION ENTRE LOS MECANISMOS DEL ACTO DEPORTIVO Y LOS TIPOS DE SITUACIONES
TIPO DE
SITUACIONES
MECANISMO
PERCEPTIVO
MECANISMO
DECISION
TIPO 1
MECANISMO
EJECUTOR
***
TIPO 2
****
*
**
TIPO 3
***
***
**
TIPO 4
***
***
***
Aunque esto no nos debe llevar a pensar en una planificación del entrenamiento con base en
tareas puramente globales, desechando tareas analíticas puesto que cada una tendrá su
funcionalidad, sí nos debe dirigir hacia un modelo de tareas de entrenamiento donde el sujeto
tenga una participación activa y formativa, tanto a nivel cognitivo como efector, cada uno en su
medida después de toda lo fundamentado.
En la enseñanza del fútbol interesa sobre todo desarrollar en los practicantes una
disponibilidad centrada en la asimilación de reglas de acción y principios de gestión de espacio
de juego como una forma de comunicación y contracomunicación entre los jugadores.
Requisitos que deben cumplir las situaciones construidas (modificado de Graça, 1997)
 Preservar la autenticidad del juego.
Contemplar los principios del juego idénticos (progresar, evitar progresión, …),,
centrando la atención al menos en uno de ellos.
 Tener siempre presentes las relaciones de cooperación - oposición, intentando
ser superior tanto en unas como en otras.
 Establecer una dinámica en el juego entre las fases de ataque y defensa.
 Utilizar los elementos estructurales, tanto como objetivos de las situaciones, así
como variables sobre las que intervenir en la construcción de las situaciones de
enseñanza- entrenamiento.
 Adecuación al estado efectivo de los jugadores.
o Ni demasiado difícil (aburrimiento) ni demasiado fácil (sin
concentración)
o Un sólo elemento a aprender (significativo).
o Diferentes niveles de rendimiento.

Las diferentes posibilidades metódicas de modificar el grado de dificultad de las distintas
tareas dentro de un juego de equipo, también permiten dirigirlas a jugadores de diferente nivel,
debiendo utilizar un grado de dificultad adecuado a sus posibilidades (exigencias físicas,
técnicas y tácticas). Ejemplos de los aspectos del juego que podemos modificar son:

 Extensión del campo de juego, zonas permitidas y prohibidas.
Nº de jugadores y relaciones en el equipo y con el rival. Posibilidades e
imposibilidades d intervención sobre el balón y sobre los compañeros y/o
contrarios.
 Velocidad del juego.
 Duración de juego.
La situación debe poder modificarse jugando sobre diferentes variables: espacio, tiempo,
consignas, jugadores, roles y subroles, etc.
La correcta utilización de las Reglas va a ser el aspecto fundamental que permita construir
situaciones globales y sobre todo que estas se utilicen con sentido. El objetivo con ello
perseguido, no es otro que reforzar la consecución del contenido ó medio que pretendamos
entrenar-enseñar.
Las modificaciones de las reglas permiten intervenir en el comportamiento del juego,
actuando sobre una determinada fase, medio técnico - táctico, espacio de acción, principio del
juego, etc.
Para el desarrollo de las mismas nos apoyamos en sus precursores: (Brüggeman y Albrecht,
1996).
Reglas de provocación: su cumplimiento favorecen de forma especial algún/os elemento/s
del juego. De esta manera se consigue la repetición necesaria para un proceso de aprendizaje
efectivo. Igualmente se pueden situar todos los aspectos parciales de cada factor (físico,
técnico,...) en el centro de atención de la formación .
Las reglas de provocación han de garantizar la libertad de actuación del jugador así como
que mantenga las posibilidades de toma de decisión.
Ej. En una situación de 3 contra 3 con porteros, para reforzar la realización de
contraataques, no se permite defender a los jugadores situados por detrás del balón una vez
que se produce su pérdida. Los aspectos reforzados podrán ser referidos a cualquiera de los
aspectos que conforman el comportamiento del futbolista (físico, atencional, …).
A las citadas reglas de provocación, añadimos lo que Fradua, 1999, llama Reglas
inespecíficas o no habituales. Con esto el autor, pretende referirse a la inclusión de
aspectos o acciones que no se dan en el juego real, pero que pueden favorecer la consecución
del objetivo pretendido. En el ejemplo antes descrito, consistiría en que los jugadores que han
quedado por detrás de la línea del balón pueden intervenir después de haber abandonado el
campo por su propia línea de fondo y después volver a él.
IV. Construcción de una forma jugada
1. Determinar el objetivo de enseñanza-entrenamiento

 global o parcial (físico, técnico, táctico, psíquico)
a corto, medio o largo plazo (dentro del proceso de enseñanzas o como
corrección de algún aspecto observado).
2. Preparar las condiciones del ejercicio

Espacio que permita fluidez.
 Demarcaciones claras.
 Petos de colores distinguibles
 Disponibilidad de balones que den continuidad.
 Tiempos de trabajo que permitan la consecución del objetivo físico.
 Tiempos de pausa que favorezcan la realización de correcciones.
3. Establecimiento de las Reglas de juego

Limitaciones y acciones permitidas en la acción de juego (nº de toques,
posibilidad de realizar entradas en defensa o exclusivamente interceptar
balones, entrada a partir del primer contacto, etc.).
 Tiempo de juego. Si es excesivo provoca monotonía . Los demasiados cortos
disminuyen la comprensión, el grado de participación y la asimilación.
 Consecución y Valoración de los goles. Sirve para incentivar la motivación,
intensidad y atención realizando la regla introducida como medio de
consecución de un logro mayor, y favoreciendo el proceso de aprendizaje.
4. Definición del objetivo o finalidad de la situación
No necesariamente tiene que ganar el equipo que mas goles marca, sino que puede vencer
aquel que mas tiempo mantiene la posesión, que mas veces consigue trasladar el balón de un
extremo al otro, que mas balones recupera, que mas veces consigue elaborar una situación de
finalización aunque no consiga el gol, que más goles marca con la cabeza, que más tiempo
mantiene el balón alejado de su portería, etc. Ahora bien, sea cual sea es necesario, no sólo
que lo sepan y por ello lo pretendan sino que sobre todo LO ENTIENDAN Y SEPAN POR Y PARA
QUE LO HACEN.
5. Conocimiento del contenido que Refuerza la Regla
 Entender el porqué de las reglas en su aplicación al entendimiento del juego.
 Deben permitir varias soluciones con el fin de no coartar la toma de decisiones
individual.
Ejemplo de una situación de enseñanza entrenamiento
“A + B contra C según el gráfico pasar el balón de uno a otro extremo teniendo que tocarlo
todos los componentes de un equipo antes de poder pasarlo al otro extremo”
Esta situación no es sino un ejemplo de utilización de los elementos constitutivos del Fútbol
(uso del espacio, tiempo, colaboración, oposición, Reglas, …) que nos permite crear una
situación que responde a lo que deseamos entrenar-enseñar. Es decir, utilización al gusto de los
ingredientes para elaborar el guiso elegido.
Comenta Seirulo (1999) que se trata de crear una microsituación en el entrenamiento que
permita al individuo adoptar la toma de decisiones oportunas, que a la vez estén mejorando la
capacidad cognitiva y a la vez estén mejorando la capacidad condicional.
En este caso, mediante ese uso del espacio (distribución en tres zonas) y con el resto de
reglas incluidas el objetivo podría ser: cambios de orientación, velocidad en el juego, cambios
de ritmo en el juego, mejora de los pases cortos y medios, creación de líneas de pase,
momentos de presión, cobertura y profundidad defensiva, etc.
Además si nos detenemos un momento y reflexionamos sobre la situación surgen
innumerables posibilidades de intervención-modificación sobre la situación, en función de lo que
de ella demandemos:
Por ejemplo podríamos: permitir o restringir el nº de toques, el nº de defensas que pueden
entrar en la zona delimitada, el nº de jugadores que tienen que tocar el balón previamente al
cambio de orientación, inclusión de porterías sobre las que finaliza el equipo en defensa tras
recuperar el balón y con la oposición exclusiva del equipo contrario a la portería elegida con el
fin de provocar el contraataque, mezclar jugadores en las distintas zonas para generar líneas de
pase interiores, etc.
En este caso, no hemos llegado a matizar las capacidades condicionales afectadas o
desarrolladas, pero únicamente restaría crear las situaciones respetando la planificación física
previa, adaptando los aspectos técnico-tácticos y psicológicos a ésta, con el objeto de respetar
los principios y leyes del entrenamiento (tiempos de recuperación, supercompensación, etc.).
Bibliografía


BLAZQUEZ, D. (1999) La iniciación deportiva y el deporte escolar. INDE.
Barcelona.
BRÜGGEMAN, D. Y ALBRECHT, D. (1996) Entrenamiento moderno del fútbol.
Hispano Europea. Barcelona.
 CASTELLO, J. (1999) Fútbol. Estructura y dinámica del juego
GRAÇA, A. Y OLIVEIRA, J. (1997) La Enseñanza de los Juegos Deportivos.
Paidotribo. Barcelona.
 HERNANDEZ, J. (1994) Análisis de las estructuras del juego deportivo. INDE
Barcelona.
 LILLO, J. M. (2000) Consideraciones de aplicación al entrenamiento de la
táctica. Training Fútbol, 47, 8-14. Valladolid.
 MOMBAERTS, E. (1988) Fútbol: entrenamiento y rendimiento colectivo. Hispano
Europea. Barcelona.
 MORCILLO J.A. Y MORENO, R. (1999) Propuesta de estructuración y


secuenciación de los medios técnico-tácticos y modelo de clasificación de las
tareas de enseñanza en fútbol. RED, tomo XII, 3, 20-24.
SEIRULO, F. (1999) Criterios modernos de entrenamiento del Fútbol. Training
Fútbol, 45, 8-18. Valladolid.
 WEIN, H. (1995) FUTBOL a la medida del niño. CEDIF. Madrid.

Documentos relacionados