“Algunos choferes de buses en Managua no saben leer”

Comentarios

Transcripción

“Algunos choferes de buses en Managua no saben leer”
“En Managua algunos choferes de buses no saben leer”
¡OJO, conductores
de unidades
públicas!
E
Manuel Funes Narváez
ste artículo de opinión me nació al vivir una penosa experiencia como usuario de una
unidad de transporte público, en Managua. Resulta que ahora, algunos choferes de
buses se están tomando la libertad de no detenerse completamente en las paradas
indicadas, con el propósito de “ganar tiempo”. Esto crea una gran dificultad a los usuarios. Por lo
general, lo suelen hacer a los usuarios más jóvenes, como yo. Pero lo más feo de esta práctica
es escuchar la retahíla de improperios con la que te reciben, después de habértela ingeniado
para subir a la unidad. Te reciben con expresiones como éstas: -¡haragán!, ¡huevón!, ¡querés
que te chineen para subirte?!, entre otras frases más denigrantes y humillantes. Cuando sufro
una experiencia como ésta pienso en mi interior: -¡pobre de mi Nicaragua!, con trabajadores
públicos así, no vamos a salir nunca de la pobreza y del subdesarrollo, porque la educación va
de la mano con el desarrollo. Todo esto es producto de todo un sistema que no está interesado
en apostarle a la educación. Sin embargo esto no deja de causar decepción e indignación.
También produce muchas ganas de decir cuatro “jotas” buscadas del diccionario y de entrar en
un circulo vicioso de “mala educación” de nunca acabar. Al respecto me limité equilibradamente
y con ánimo de no causar más insultos, a decirle al chofer una sola expresión: ¡Usted está
obligado a detenerse!.
Y es que algunas de éstas personas, que conducen, las tan deterioradas unidades de transporte
público, me atrevo a decir, que son escasos de educación y lo más triste, no saben leer, porque
si supieran leer, notarían un rótulo oxidado que dice: ¡PARADA!. El deber de cualquier chofer es
detenerse completamente, sea cual sea la condición del pasajero. Al hacerlo, se evitan
problemas de accidentes y lesiones a los usuarios y hasta se evitan causar la muerte. Todo
conductor público debe estar conciente que está realizando un trabajo con personas, con seres
humanos, con gente que merece un trato digno y respetuoso. O ¿acaso ellos no tienen hijos
jóvenes? ¿les gustaría que a sus hijos lo tratasen de esa manera?. Una máxima de ética social,
dada por Confucio (551-479 a.C) versa así: “No hagas a otros lo que no te gusta que te hagan a
Ti”.
Managua, 20 de junio 2009

Documentos relacionados