1 - Promofest

Transcripción

1 - Promofest
Guión de cortometraje
Daniel Castro Villanueva
1. ZONA CAMPAMENTO. EXTERIOR. DÍA.
Sopla el viento en un campo con poca vegetación. Sólo hay
unos árboles cuyas secas ramas crujen al ser mecidas por el
movimiento del aire.
Frente al extenso campo, tres tiendas de campaña de color
pardo, de las que usan los militares.
Cerca de las tiendas, un bicicarro (mezcla de bicicleta y
carro) viejo y abollado.
Hace poco que ha amanecido.
Seis soldados acaban de desayunar frente a las tiendas,
todos ellos presentan un aspecto lamentable.
Un joven SOLDADO (16, cara de niño, delgado) se está
ajustando una venda sobre una herida en su pierna
izquierda. La herida tiene mala pinta. No puede reprimir un
gemido al apretarla. Junto a él, una muleta primitiva, de
madera.
Otro soldado, más veterano, mira la herida de su compañero
con una extraña indiferencia mientras se enciende un
cigarrillo.
El SARGENTO (35, aunque parece mayor) se dirige con una
pequeña bandeja a una de las tiendas. Se detiene a la
entrada.
SARGENTO
Permiso, mi capitán.
Desde dentro, una voz le contesta.
CAPITÁN (OFF)
Pase, sargento.
2. TIENDA DE CAMPAÑA. INTERIOR. DÍA.
El sargento deposita ante el CAPITÁN
bandeja con el desayuno.
(35,
fibroso)
la
Éste mira el contenido de la bandeja. No hay casi nada.
CAPITÁN
¿Esto es lo que nos queda para
desayuno?
SARGENTO
Bueno, esto es… una ración doble.
2
El capitán alza las cejas, sorprendido.
CAPITÁN
¿Los soldados están comiendo la mitad
de esto?
El sargento guarda silencio.
SARGENTO
Para mañana no queda nada… como no
salgamos pronto de aquí tendremos que
comernos los unos a los…
El capitán, seco, interrumpe las quejas del sargento.
CAPITÁN
¿Quería algo más, sargento?
SARGENTO
Sí, mi capitán. Hay…
El capitán mira al sargento, interrogándole en silencio.
SARGENTO
Hay… un voluntario.
El capitán está verdaderamente sorprendido. Tarda un
segundo en hablar. Toma la bandeja, que no ha tocado, y se
la pasa al sargento.
CAPITÁN
Llévese esto y repártalo entre los
soldados. Y diga al voluntario que
venga.
El sargento asiente, toma la bandeja, y sale.
El capitán se lleva la mano a los ojos, está muy cansado.
Suena la radio, se escucha muy mal.
RADIO
Compañía 66, aquí cuartel general.
Centro de operaciones 3. ¿Me reciben?
Cambio.
CAPITÁN
Aquí Compañía 66, le habla el capitán…
cambio.
RADIO
3
Cuartel general solicita su posición
exacta. Cambio.
CAPITÁN
345º grados de latitud, 342º de
longitud. Cambio.
RADIO
¿Repiten posición de ayer? Cambio.
CAPITÁN
Negativo. Avance de quince metros.
Cambio.
RADIO
Mi capitán. El Comandante quiere hablar
con usted. Cambio.
Se escucha el ruido del transmisor pasando de una mano a la
otra.
COMANDANTE (OFF RADIO)
¿Compañía 66?
CAPITÁN
A la orden, mi Comandante.
COMANDANTE (OFF RADIO)
Capitán, necesito que avancen de una
vez. Los sectores Norte y noroeste
serán aniquilado si no les llegan
refuerzos y suministros. Cambio.
CAPITÁN
Hacemos todo lo que podemos, mi
comandante. Ya saben que el terreno
está…
COMANDANTE (OFF RADIO)
Lo sé, Capitán, pero necesito que los
camiones y las tropas puedan pasar por
allá a las siete de esta misma tarde.
Cambio.
CAPITÁN
¿Esta tarde? Mi comandante eso es
imposible. Cambio.
COMANDANTE (OFF RADIO)
Me da igual que sea imposible. Es una
orden. Cambio y corto.
4
El capitán cuelga el auricular de la radio y mira hacia la
entrada de la tienda.
CAPITÁN
¿Así que eres tú?
Junto a la puerta se encuentra el SOLDADO, el joven de la
muleta que se ajustaba la venda.
SOLDADO
Con su permiso, mi capitán.
CAPITÁN
Entra.
Con cierta habilidad, el soldado toma su muleta y avanza
unos metros, se detiene frente al capitán.
CAPITÁN
Descansa.
El soldado relaja su posición de “firmes”.
CAPITÁN
¿Por qué quieres hacerlo?
SOLDADO
Quiero ser útil, mi capitán. Si
seguimos a este ritmo no llegaremos
nunca al otro lado…
CAPITÁN
¿Alguien te ha pedido que te presentes
voluntario?
SOLDADO
No. Ha sido idea mía, mi capitán.
CAPITÁN
¿Cuántos años tienes?
SOLDADO
Dieciséis… casi, mi capitán.
El capitán resopla.
CAPITÁN
¿De dónde eres?
SOLDADO
5
De un pueblo pequeño…
El capitán suspira y piensa durante un instante.
CAPITÁN
¿Viven tus padres?
SOLDADO
Sí.
CAPITÁN
¿Hermanos?
SOLDADO
Dos, mayores.
CAPITÁN
¿Has estado alguna vez con una chica?
SOLDADO
No le entiendo, mi capitán… ¿quiere
decir si…?
El capitán le interrumpe.
CAPITÁN
¿Has follado alguna vez?
SOLDADO
No. Pero tengo una novia.
CAPITÁN
Joder. Pues de mucho no te sirve.
El soldado no contesta.
CAPITÁN
¿Sabes? No vas a volver a ver a tu
novia. Ni a ella ni a tus padres, ni a
tus hermanos…
El soldado mueve la cabeza, como triste por tener que
llevar la contraria a su capitán.
SOLDADO
Bueno… eso no es del todo seguro… mi
capitán.
El capitán le corta en seco.
CAPITÁN
6
Si te metes en ese campo… es
absolutamente seguro.
El soldado agacha la cabeza.
SOLDADO
Sí, mi capitán.
CAPITÁN
¿Sigues
ofreciéndote como voluntario?
SOLDADO
Sí, mi capitán.
CAPITÁN
¿Por qué quieres morir?
SOLDADO
No quiero morir, mi capitán, pero…
tampoco me importa correr el riesgo.
CAPITÁN
¿Por qué?
SOLDADO
Porque creo que lo hago por una buena
causa.
El Capitán permanece callado.
SOLDADO
…además, yo no creo que la muerte sea
el final…
El capitán
soldado.
parece
sorprendido
por
la
última
frase
del
CAPITÁN
¿Cómo? ¿Crees en la reencarnación o
algo así?
SOLDADO
No… pero sí creo que hay una vida
después de la muerte, mi capitán. Es lo
que me enseñaron mis padres y…
El capitán intenta una sonrisa.
CAPITÁN
7
Bueno, hay mucha gente que cree que ha
otra vida pero no tienen muchas ganas
de comprobarlo…
SOLDADO
Yo no tengo miedo, mi capitán.
El capitán alza las cejas, incrédulo.
CAPITÁN
¿Estás dispuesto a morir sin haber
visto una ciudad, sin haberte acostado
con una chica…?
SOLDADO
Sí, mi capitán.
El capitán, algo desanimado por las respuestas del soldado,
señala la salida de la tienda.
CAPITÁN
Muy bien, soldado. Puedes retirarte.
SOLDADO
A la orden, mi capitán.
El capitán se sienta, suspirando. Mientras, el soldado sale
de la tienda, caminando con su muleta.
Junto a la entrada de la tienda aparece el sargento de
nuevo.
SARGENTO
Permiso, mi capitán.
CAPITÁN
Pasa.
El capitán se lleva la mano a los ojos de nuevo.
CAPITÁN
No puedo mandarle. Es un crío. No sabe
lo que dice.
El sargento deja un momento de pausa.
SARGENTO
Entonces… ¿seguimos el plan previsto?
El capitán mira a su sargento.
8
CAPITÁN
No estás de acuerdo, ¿verdad?
SARGENTO
¿Quiere que le diga lo que pienso, mi
capitán?
CAPITÁN
Sí.
El sargento habla en un tono muy serio. Incluso frío.
SARGENTO
Pienso que debería mandar al crío. Está
herido. No nos sirve… Ni siquiera
estando bien sería capaz de luchar como
un hombre.
El capitán interrumpe al sargento, airado.
CAPITÁN
Sin embargo, es el único que ha tenido
el valor de venir a ofrecerse
voluntario.
El sargento asiente.
SARGENTO
Tiene más valor que cualquiera de los
demás. Pero no sirve para el combate.
El capitán esboza una sonrisa triste.
CAPITÁN
Sólo sirve para ir al matadero,
¿verdad?
SARGENTO
Haciéndolo nos ayudaría a todos, mi
capitán.
El capitán mira a su sargento en silencio.
Permanece un momento pensativo. Es un silencio que
parece durar un siglo.
CAPITÁN
Prepara el carro.
SARGENTO
A la orden, mi capitán.
9
Cuando ya está a punto de salir, el sargento se vuelve de
nuevo hacia el capitán.
SARGENTO
Ha hecho bien, mi capitán, a veces hay
que tomar decisiones difíciles…
El capitán le corta en seco.
CAPITÁN
Puede retirarse, sargento.
El sargento obedece.
3. ZONA CAMPAMENTO. EXTERIOR. DÍA.
Ante un extenso campo, un viejo carro metálico con dos
ruedas unido a una bicicleta. Un soldado pinta con pintura
negra sobre las gomas de las ruedas traseras.
Junto a él, el sargento tiende al soldado un viejo abrigo
militar.
SOLDADO
¿Para qué es el abrigo? No hace frío.
SARGENTO
Póntelo, por favor.
SOLDADO
¿No quiere decirme para qué es, mi
sargento?
El sargento no puede continuar hablando. El soldado mira el
abrigo de nuevo. Parece entender. Comienza a ponérselo.
SOLDADO
Es para que… mi cuerpo no quede en mil
pedazos y puedan enterrarme en una sola
pieza, ¿no?
El sargento no responde. Cuando el soldado se ha terminado
de poner el abrigo, las mangas le quedan largas, así que
tiene que darles una vuelta a los puños para tener libres
las manos.
El capitán sale de la tienda. Todos los hombres adoptan
también la posición de firmes.
El capitán se dirige al soldado, que está junto al carro,
todo lo erguido que le permite su cojera.
10
CAPITÁN
¿Sabe usted cuál es su misión?
SOLDADO
Sí, mi capitán.
El Capitán mira hacia el campo. Señala hacia unos
árboles a una distancia de unos trescientos metros.
CAPITÁN
La zona minada acaba aproximadamente
donde aquellos árboles.
El soldado asiente.
SOLDADO
Sí, mi capitán. Intentaré llegar lo más
lejos posible.
El capitán asiente en silencio. Luego le da una
palmada.
CAPITÁN
Suerte, soldado.
SOLDADO
Gracias, mi capitán.
El soldado, después de dejar la muleta en el suelo, intenta
subir al carro, pero le resulta difícil. El sargento tiene
que ayudarle.
Ya sentado en el sillín, el soldado mira al frente.
Ve un campo pedregoso, sin nada extraño a la vista.
Mira al capitán, que asiente.
El soldado aprieta fuerte las manos en
comienza a pedalear. Lo hace lentamente.
el
manillar
y
El carro chirría a cada pedalada.
El capitán se da la vuelta. No quiere ver lo que ocurre.
Sin embargo, por mucho que se aleje, seguirá escuchando el
chirrido, que es casi el único sonido en el silencio del
campo.
4. CARRO. EXTERIOR. DÍA.
11
El carro recorre el campo lentamente.
Las ruedas traseras van dibujando dos líneas paralelas de
pintura negra, trazando un camino seguro.
El soldado mira algo más allá, a cierta distancia comienza
una zona de árboles.
5. ZONA CAMPAMENTO. EXTERIOR. DÍA.
Los soldados y el sargento observan
carro. Lo hacen en silencio.
el
movimiento
del
Mientras tanto el capitán mantiene la mirada fija en un
punto lejano.
Uno de los soldados grita.
SOLDADO 2
¡Venga, chaval! ¡Que tú puedes!
6. CARRO. EXTERIOR. DÍA.
Sobre el carro, el soldado,
pedaleando.
muy
concentrado,
sigue
Mira al frente, los árboles están ya un poco más cerca.
Gira un poquito el manillar. La trayectoria del carro, y el
camino de pintura, se tuerce ligeramente.
7. ZONA CAMPAMENTO. EXTERIOR. DÍA.
El capitán mira un momento hacia el carro, que ya está
alejado.
Luego, cuando se da la vuelta…
…se escucha una terrible explosión. Y el ruido metálico del
carro volcando.
Unas décimas de segundo después, una bandada de pájaros
asustados que eleva el vuelo desde un árbol seco.
Después, todo permanece en silencio.
El capitán tarda en volverse hacia
explosión. Tiene los ojos húmedos.
el
lugar
de
la
Una columna
explosión.
el
lugar
de
la
humo
negro
se
va
de
humo
se
eleva
El capitán mira al cielo,
dispersando poco a poco.
desde
donde
el
12
El capitán carraspea, se toma un segundo para contener la
emoción y grita.
CAPITÁN
¿Distancia aproximada, sargento?
SARGENTO
Setenta y cinco metros, mi capitán.
El capitán baja la mirada a la tierra de nuevo, se ajusta
la gorra del uniforme y habla al sargento con tono neutro.
CAPITÁN
Avancen hasta la nueva posición.
SARGENTO
A la orden, mi capitán.
El sargento regresa hacia el lugar donde están los demás
soldados.
El capitán toma aire y se vuelve también.
13

Documentos relacionados