alejandro jodorowsky - Seminario-POP

Transcripción

alejandro jodorowsky - Seminario-POP
SÉMINAIRE P.O.P.
5 SESSION
ALEJANDRO JODOROWSKY:
ECOS Y VISLUMBRES DE POESÍA CHILENA
POEMAS PARA LA PUESTA EN COMÚN
Texto 1: “JUNTO A MÍ, TAN LEJANA”
(Sólo de amor, p. 86-87).
Ay, ese ensordecedor pedido Ay ese derrumbe
Ese querer hacerte aire y tierra y piel y sangre
Como la luz, como la miel, como una loba negra
¿Qué más puedo ofrecerte sino mi propio centro?
Y desde allí jurar por mi vida desprenderme
De mí mismo hasta lograr que tú seas el alma
Que emana de mi carne como una bestia invisible.
¿Quién conoce el gusto anaranjado de tu sombra?
¿Quién como tú de las jirafas escucha el canto mudo?
¿Quién ve en ti esa luz que viene de otros mundos?
Porque cubres con tu aliento mi soledad de niño
Porque a mi puerta cerrada la abres con un gesto
Cautivo surjo yo con tu rostro grabado en mi cara
Sin que el abismo donde desembocan los sueños
Nos separe oh tú bella como un incesto consentido
Como el cuello que se ofrece al tajo como alfiler
De bruja atravesando un corazón de cera
Vienes de otros mundos donde fuiste araña
Y ángel con alas de piedra y remolino de fango
Por eso la voz con que me llamas no se parece al alba
Ni a la noche pero sí al sonido del himen que se rasga
Desde adentro cuando da a luz una Virgen inasible
Nadie vino antes a morar en mis oídos como hambre
Que alimentar con mis palabras hasta quedarme mudo
Cada flecha que lanzabas llegaba siempre a mi pecho
La certeza con que hundías tu amor en mis recuerdos
Hizo de la herida que me parte el cuerpo tu esqueleto
Hoguera que no se apaga Fin del olvido para siempre
Aún antes de nacer yo sabía que vendrías ¿Cómo entonces
Invocar el sufrimiento si los muros estaban suprimidos?
1
Texto 2: “DOS”
(Pasos en el vacío, p. 74-75)
¿Dónde moran los hombres que ceden su piel al Ser que los habita?
¿Quién ha encontrado el palpitante punto rojo que es vertiente del amor?
Separado del transcurrir el tiempo se convierte en aroma
Hasta mi corazón llegan las olas del orgasmo divino
¿Insemina lo eterno y lo perfecto ¿para qué?
Debajo de mis ropas ya no existe nadie.
Viniendo de mí mismo viajo hacia mí mismo.
No es existir ni tampoco no existir. Es perder el peso y la sombra
Atravesar la propia carne como abriéndose paso en un muro de piedra.
No hay observador. Ya ni siquiera soy lo que no soy.
Mi rostro es una máscara pegada al hueso.
Mis oídos vierten húmeros y triángulos.
Las plantas de mis pies lamen la tierra.
Entro en el aire como si fuera un templo.
No tengo pensamientos sino pirámides de flores.
Púas de luz son engendradas por mis células.
De mi ano surgen ríos de mariposas azules.
Me digo hombre pero llevo a una mujer montada en el pecho.
¡Cuidado! Si te acaricio el rostro te lo cambio.
Deja que azote el horizonte con tus vértebras.
Te lo repito: ni siquiera soy lo que no soy.
No me lo puedo impedir, voy a devorar tu sombra.
Voy a expulsar la memoria de tus ojos,
Te sacaré de las orejas la borra de palabras
Haré que un ángel hunda los colmillos en tu seno.
De mi diamante interior cada faceta es una puerta.
Tú, como un viento azucarado, lo atraviesas.
Me convierto en una rosa transparente.
Una lluvia de sangre inunda las estrellas.
Tú la bebes hundida en la nostalgia de haber sido carne.
Los círculos concéntricos de mi ausencia van llenando tu universo.
Me has permitido renacer al reventar mi ojo insomne,
Al enfundar tu lengua en mi alma hasta dejarla hueca.
Vamos juntos cada cual por su camino.
Cuando tratamos de hablar nos surge una canción
Que calma a la bestia enloquecida.
El pez tan buscado se entrega a la red.
Por fin el fin regresa a su comienzo.
2
SÉMINAIRE P.O.P.
5 SESSION
ALEJANDRO JODOROWSKY:
ECOS Y VISLUMBRES DE POESÍA CHILENA
Texto 3: “AMOR, AÚN”
(Pasos en el vacío, p. 64-65).
Arrastrado por el inexplicable torrente,
Espejo creador de espejos
Surco labrado en el sueño
Ya no puedo seguir en la jaula del uno.
¿Acaso el día sólo sirve para multiplicar mi sombra?
Una mirada de ojo a ojo surgida de la nada
En lo que no soy de pronto hundes tu dardo
Nuestra piel convertida en evangelio
Juntos caemos en el remolino de sangre
Ascendiendo de precipicio en precipicio
Para fabricar en el tiempo un nido eterno
Yo era una campana azotada por el viento
Tú una vertiente de saliva y néctar
Decidimos no volver a pronunciar una palabra
La gruta entre tus piernas gestaba monedas de oro
Que rodaban hirviendo hasta entrar en mi pecho
Gestos expresando lo inefable gritos de luciérnaga
Un temblor de carne extendiéndose por la Tierra entra
Condenador a vivir en una ilusión que no nos comprendía
Asesinando los minutos establecíamos ritos sagrados
Embalsamábamos fulgores, imágenes
Inventadas por el agua, hongos que crecían
En los restos del banquete fúnebre.
Nos acariciábamos hasta alisarnos como esferas
¿qué más podíamos pedir? Éramos dos golondrinas
Paradas en la espalda de un esqueleto cojo
Hoy soy tu sepulcro, tú eres el mío, de aquí al más allá
Hemos borrado los límites. No quiero conocer tu nombre.
Abriendo la tumba de la resurrección
Quiero estar en tu centro, quiero que seas
La superficie espesa de mi inexistencia
Calor febril de lo sublime, respirar agónico
De tu abismo en éxtasis, viaje abismal
Hacia los cuatro pliegues del cosmos,
Convertido en un falo luminoso
Yo por fin y para siempre
El sembrador de tus placeres
Andrógino azul que reinas en mis sueños.
3
Texto 4: “MANZANA SAGRADA”
(Pasos en el vacío, p. 50)
Veo alejarse mis huesos y mi carne
Hacia un abismo de donde surgen luces
Cedo la inteligencia al vuelo de las aves
Socavo mi alma hasta convertirla en cáliz
¡qué más da ser sombra o árbol!
Ahora es el instante en el que me consumo
Un río de plumas atraviesa los encierros
Todo dice ave y amén al mismo tiempo
Un ojo solitario gesta piedras de luz
Sentado en la orilla de mí mismo
Renuncio a mis huesos a mi nombre
A mi falo de buitre a mis deseos torvos
Al ave macilenta que anida en mi cabeza
Al hueco donde gira la ilusión de ser.
Ha llegado el momento de hablar en línea recta
No son palabras son mordiscos son fracturas
Larvas vacías derramando fantasmas
Géiser que la boca arroja hacia lo alto
No es implorar no es engañarse ni decir
Lo somos todos. No es hundirse en cada espejo
Cual sepulcro del alma Es el momento
En que los cuervos devoran la materia
Y el pensamiento se disuelve en semen y sospechas
De la memoria sólo quedan lágrimas de vidrio
Punto esencial en un mundo que se esfuma
Encuentro el paraíso en el sabor de una manzana
Texto 5: “DEL OCHO AL NUEVE”
(Pasos en el vacío, p. 31)
Texto 6:
“VORÁGINE DE SISTEMAS”
(Pasos en el vacío, p. 13)
Soy un hombre de lunes a jueves
Me despierto el viernes sin mi doble,
Invisible, nada que se mueve,
Algo me conviene ser tan pobre.
No sé adónde voy del ocho al nueve,
Los piojos devoran mi alma noble,
Con dolor nace el alma que requiere
Encontrar un pan donde dios sobre.
Hay sistemas de 1 rodeado de 12
Hay sistemas de 10 disimulando al 1
Hay sistemas de 9 periféricos
Y un décimo central
Hay sistemas de 7
Nacidos de los repettidos cruces
De dos sulebras
Hay sistemas sin números
Que nos crucifican en un valle infinito
Y desierto.
4

Documentos relacionados