Puntos Sobresalientes Isaias 43 a 46

Comentarios

Transcripción

Puntos Sobresalientes Isaias 43 a 46
Puntos Sobresalientes Ministerio de Enero 5 semana de 2017
CAPITULO 43:
w08 15/10 págs. 21-22 párr. 4 ¿Trata usted a los demás con profundo respeto?
4. ¿Cómo considera usted la comisión de dar testimonio de Jehová?
4
Otra forma de honrar a Jehová es participando en la predicación. En la antigüedad, Jehová invitó a los
israelitas a ser sus testigos, pero ellos no cumplieron con su comisión (Isa. 43:1-12). Constantemente le daban la
espalda y “causaban dolor [...] al Santo de Israel” (Sal. 78:40, 41). Con el tiempo, el pueblo perdió por completo el
favor de Jehová. Nosotros, en cambio, valoramos muchísimo el privilegio que tenemos de dar testimonio de él y
de dar a conocer su nombre. Nos sentimos así por el gran amor que le profesamos y por el intenso deseo que
tenemos de que se santifique su nombre. Ahora que sabemos la verdad acerca de nuestro Padre celestial y de
sus propósitos, ¿cómo vamos a dejar de predicar? Nos sentimos como el apóstol Pablo, quien dijo: “Necesidad
me está impuesta. Realmente, ¡ay de mí si no declarara las buenas nuevas!” (1 Cor. 9:16).
w09 15/2 pág. 23 Se alienta a los misioneros a ser como Jeremías
Para concluir la graduación, el presidente les recordó a los presentes que los graduados habían aprendido
diversas maneras de aumentar su credibilidad. Una vez que estén en su asignación, su credibilidad hará que su
testimonio sea aún más poderoso (Isa. 43:8-12).propósitos, ¿cómo vamos a dejar de predicar? Nos sentimos
como el apóstol Pablo, quien dijo: “Necesidad me está impuesta. Realmente, ¡ay de mí si no declarara las
buenas nuevas!” (1 Cor. 9:16).
w10 15/2 págs. 19-20 No caigamos presa de la propaganda de Satanás
Es cierto que las Escrituras también nos comparan a frágiles “vasos de barro” (2 Cor. 4:7). El origen de nuestra
debilidad es el pecado y la imperfección que hemos heredado de Adán (Rom. 5:12). Por eso, si se nos dejara
solos, seríamos incapaces de soportar los ataques diabólicos. Pero no hay que olvidar que los cristianos
contamos con la ayuda de Jehová. A pesar de nuestros defectos, valemos mucho para él (Isa. 43:4). Además, si
se lo pedimos, nos da espíritu santo (Luc. 11:13). Gracias a esa fuerza, tenemos “poder que es más allá de lo
normal”, el cual nos permite aguantar los golpes de Satanás (2 Cor. 4:7; Fili. 4:13). Así que si nos ponemos “en
cw93 15/1 págs. 21-22 párr. 11 ¿Por qué debemos guardarnos de la
idolatría?
Otra razón para guardarnos de la idolatría es que la veneración de ídolos esinútil. Aunque algunos ídolos hechos
or los hombres parezcan reales —muchas veces tienen boca, ojos y orejas—, no pueden hablar, ver, oír ni hacer
ada a favor de sus devotos. (Salmo 135:15-18.) Esto quedó demostrado en el siglo VIII a.E.C., cuando el profeta
e Dios registró en Isaías 43:8-28 lo que es, en efecto, un caso judicial entre Jehová y los dioses-ídolos. El pueblo
e Dios, Israel, estaba de un lado, y las naciones mundanas estaban del otro lado. Jehová desafió a los dioses
falsos de las naciones a decir “las cosas primeras”, es decir, a profetizar conontra de él, sólidos en la fe”, Dios os
ará firmeza y fortaleza (1 Ped. 5:8-10). ¡No hay por qué temer al Diablo! exactitud. Ninguno pudo hacerlo.
Dirigiéndose a su pueblo, Jehová dijo: “Ustedes son mis testigos [...] y yo soy Dios”. Las naciones no pudieron
probar que sus dioses existieron antes que Jehová ni que pudieran profetizar. ero Jehová predijo la ruina de
Babilonia y la liberación de su pueblo cautivo.
w15 15/6 págs. 21-22 párr. 7 Qué lecciones nos enseña el padrenuestro (primera parte)
7. a) ¿Qué privilegio tenemos quienes formamos parte del pueblo de Jehová? b) ¿Qué responsabilidad
tiene cada uno de nosotros?
7
Es un gran privilegio conocer el nombre de Dios y pertenecer al pueblo que lleva ese nombre (Is. 43:10;
Hech. 15:14). La primera petición que hacemos en el padrenuestro es: “Santificado sea tu nombre”. Si le pedimos
eso, lógicamente también debemos pedirle que nos ayude a no hacer o decir nada que pueda manchar su santo
nombre. No quisiéramos ser como algunos cristianos del siglo primero que predicaban una cosa y hacían otra.
El apóstol Pablo les dijo: “La gente [...] habla mal de Dios, por culpa de ustedes” (Rom. 2:21-24, Traducción en
lenguaje actual).
w08 15/10 págs. 13-14 párrs. 9-10 La respuesta de Jehová a una oración ferviente
9, 10. a) ¿Cuál fue el “lugar santo de habitación” de Jehová en la antigüedad? b) ¿De qué bendiciones
disfrutan el resto ungido y las “otras ovejas”?
9
En la antigüedad, se hizo referencia a la Tierra Prometida como el lugar santo de habitación de Dios.
Recordemos el canto de victoria que los israelitas entonaron tras su liberación de Egipto: “Tú en tu bondad
amorosa has guiado al pueblo que has recobrado; tú en tu fuerza ciertamente los conducirás a tu lugar santo de
Página 1
habitación” (Éxo. 15:13). Posteriormente, en ese “lugar [...] de habitación” se estableció el templo, con su
sacerdocio, y también una ciudad capital, Jerusalén, con una línea de reyes descendientes de David que se
sentaban sobre el trono de Jehová (1 Cró. 29:23). Jesús tuvo buenas razones para llamar a Jerusalén “la ciudad
del gran Rey” (Mat. 5:35).
10
¿Qué hay de nuestros días? En el año 33 nació una nueva nación, “el Israel de Dios” (Gál. 6:16). Dicha
nación, compuesta de los hermanos ungidos de Jesucristo, cumplió la tarea que el Israel carnal no logró llevar a
cabo: ser testigos del nombre de Dios (Isa. 43:10; 1 Ped. 2:9). Jehová les hizo a ellos la misma promesa que
había hecho al antiguo Israel: “Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16; Lev. 26:12). En 1919,
Jehová entabló una relación especial con los restantes del “Israel de Dios”. En ese momento, el resto ungido
tomó posesión de una “tierra”, un campo de actividad espiritual en el que disfrutan de un paraíso espiritual (Isa.
66:8). Desde los años treinta, millones de “otras ovejas” se han unido a ellos (Juan 10:16). La felicidad y la
prosperidad espiritual de estos cristianos del día moderno son prueba convincente de lo bueno que es someterse
a la justa soberanía de Jehová (léase Salmo 91:1, 2). Eso enfurece muchísimo a Satanás.
yp1 cap. 22 págs. 159-160 ¿Qué puedo hacer si me veo atrapado entre dos culturas?
Es natural querer sentir que uno pertenece a un grupo, ya sea una familia o una cultura específica. Pero no
cometas el error de pensar que eso determina cuánto vales. Jehová no te juzga basándose en el origen o la
cultura e tu familia, como sí hace mucha gente. “Dios no es parcial”, declaró el apóstol Pedro. Y luego añadió: En
toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto” (Hechos 10:34, 35). Si de verdad quieres pertenecer a un
grupo, preocúpate por agradar a Jehová Dios para que él te incluya en su familia (Isaías 43:10; Marcos 10:29,
30). Y siendo francos, ¿no es ese el mejor grupo al que puedes pertenecer?
yb10 pág. 3 Carta del Cuerpo Gobernante ¡Qué privilegiados somos de llamarnos testigos de Jehová!
Portamos el nombre del Soberano del universo, un nombre eterno, incomparable y único. Y fue nada menos que
Jehová quien puso sobre nosotros ese nombre que nos identifica, especialmente desde el año 1931 (Isa. 43:10).
Por eso, con legítimo orgullo nos llamamos testigos
de Jehová.
w07 1/2 pág. 25 párr. 15 Nunca dejemos de intensificar nuestro aprecio
15. ¿Por qué no debe sentirse nadie desalentado por su servicio a Jehová si lo está haciendo de corazón?
El atronador grito de alabanza que asciende hasta Jehová todos los años es señal del profundo aprecio que
sienten sus siervos por el privilegio de conocerlo y ser sus testigos (Isaías 43:10). Hay que reconocer que el
sacrificio de alabanza que ofrecen algunos de nuestros hermanos enfermos o de edad avanzada es comparable
a la ofrenda de la viuda. Pero no olvidemos que Jehová y su Hijo sienten genuino aprecio por todos los que
rinden servicio a Dios con todo el corazón, pues estos dan lo mejor de sí (Lucas 21:1-4; Gálatas 6:4).
w14 15/6 págs. 14-15 párr. 14 “Tienes que amar a Jehová tu Dios”
14. ¿Qué inmenso privilegio nos ha concedido Jehová?
14
Nos ha concedido el inmenso privilegio de ser sus testigos (Is. 43:10-12). Amamos a Jehová por
darnos esta gran oportunidad de apoyar su Reino y de llevar un mensaje de consuelo a todos los que sufren en
este mundo. Podemos hablar con total confianza y convicción, pues nos basamos en la Palabra del Dios
verdadero, quien siempre cumple lo que promete (lea Josué 21:45 y 23:14). Como vemos, tenemos innumerables
razones para amar a Jehová. Pero ¿cómo podemos demostrar que realmente lo amamos?
es12 pág. 106 Es posible que usted haya sido en algún momento siervo ministerial o anciano, pero
dejara de desempeñar esas funciones. Claro, no hay duda de que sigue amando a Jehová, y puede estar seguro
de que él también lo quiere. Si usted se encuentra en esa situación, no se desaliente. Piense en cómo está
bendiciendo Jehová su ministerio y su hogar. Edifique espiritualmente a su familia, visite a los enfermos y anime
a los débiles. Sobre todo, no descuide su privilegio de proclamar las buenas nuevas y alabar a Jehová como
Testigo suyo (Sal. 145:1, 2; Isa. 43:10-12).
w10 15/2 pág. 25 párr. 5 ¡Bienvenidos al mejor camino en la vida!
5. Mencione algunas de las bendiciones que reciben quienes se bautizan.
Si decide bautizarse, su vida tendrá el más noble de los propósitos, y se sentirá feliz de saber que está haciendo
lo que agrada a Dios (Rom. 12:1, 2). El espíritu santo le ayudará a cultivar cualidades cristianas como la fe y la
paz (Gál. 5:22, 23). Dios contestará sus oraciones y bendecirá sus esfuerzos por vivir como manda la Biblia.
Página 2
Usted realizará su ministerio con más gozo, avivará su esperanza en la vida eterna y, sobre todo, al dedicarse y
bautizarse, demostrará que realmente desea ser testigo de Jehová (Isa. 43:10-12).
it-2 pág. 677 Poder, Obras poderosas
Mediante la caída de la poderosa Babilonia, Jehová demostró de nuevo que era el único Dios, puso de relieve la
irrealidad de los dioses paganos y los avergonzó. Su pueblo fue testigo de todo ello. (Isa 41:21-29; 43:10-15;
46:1, 2, 5-7.)
lv pág. 212 El saludo a la bandera, las votaciones y el servicio civil
Los testigos de Jehová creemos que honrar la bandera con saludos y reverencias, a menudo mientras se entona
un himno, es un acto de culto que atribuye la salvación a la patria y a sus líderes, en vez de a Dios (Isaías 43:11;
1 Corintios 10:14; 1 Juan 5:21).
g 12/07 pág. 21 Cómo se ha dado a conocer el nombre de Dios
Pese a que en la actualidad no aparece en monedas ni en billetes, el nombre divino se está proclamando como
nunca antes. Hace siglos, Dios escogió a un pueblo para que le sirviera y le dijo: “Ustedes son mis testigos [...], y
yo soy Dios” (Isaías 43:12). No hay moneda que pueda cumplir esta importante labor. Lo cierto es que quienes
estamparon el nombre divino en sus monedas dieron un falso testimonio de él, pues sostenían que él los
ayudaba en sus sanguinarias guerras. Sin embargo, en nuestros días hay personas que están dando a conocer
el nombre de Dios del modo que él desea.
w07 15/1 pág. 9 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Respuestas a preguntas bíblicas:
Isaías 43:18-21. ¿Por qué se mandó a los judíos que regresaron del exilio que ‘no se acordaran de las
cosas anteriores’? No fue porque debieran olvidar los actos de liberación que Jehová había ejecutado en el
pasado. Más bien, Jehová deseaba que lo alabaran por “algo nuevo”, por algo que experimentarían en carne
propia. Por ejemplo, por su viaje a salvo a Jerusalén, tal vez siguiendo una ruta más directa a través del desierto.
Por su parte, los miembros de la “gran muchedumbre” que saldrán de “la gran tribulación” también tendrán
nuevos motivos para glorificar personalmente a Jehová (Revelación [Apocalipsis] 7:9, 14).
w95 1/9 pág. 12 párr. 18 Los testigos contra los dioses falsos
18. ¿Cómo probó la liberación de Israel de Babilonia que Jehová es el único Dios verdadero?
Israel sería libertado. ¿Por qué? Jehová explica: “Para que [Israel] relate la alabanza mía”. (Isaías 43:21.)
Suministró otra oportunidad de dar testimonio.
w16 abril pág. 21 párr. 15 ¿Por qué debemos reunirnos para adorar a Dios?
15. ¿Qué le demostramos a Jehová cuando asistimos a las reuniones?
15
Al asistir a las reuniones, demostramos que apoyamos la soberanía de Dios. Es cierto que Jehová nos da el
mandato de reunirnos, pero no nos obliga a obedecerlo (Is. 43:23). Por eso, depende de cada uno mostrarle a
Jehová cuánto lo amamos y hasta qué punto apoyamos su derecho a gobernarnos (Rom. 6:17). Por ejemplo,
puede que en el trabajo nos presionen para que faltemos con frecuencia a las reuniones. O es posible que el
gobierno nos prohíba reunirnos y nos amenace con multas, prisión o cosas peores. O quizás prefiramos disfrutar
de algún tipo de entretenimiento en vez de ir a una reunión. ¿Qué haremos en estas situaciones?
¿Obedeceremos a Jehová? (Hech. 5:29). Sin duda, él se siente muy contento cuando decidimos apoyar su
soberanía (Prov. 27:11).
w07 15/1 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Isaías 43:25. Jehová borra las transgresiones por causa de sí mismo. El hecho de que obtengamos liberación del
pecado y la muerte y alcancemos la vida eterna es secundario en comparación con la santificación del nombre de
Jehová.
CAPITULO 44:
w09 1/10 pág. 5 El espíritu santo: ¿qué es realmente?
Por qué no puede ser una persona Hablando de las bendiciones que su pueblo recibiría, Dios comparó el
espíritu santo al agua. “Derramaré agua sobre el sediento, y arroyos que fluyan suavemente sobre el lugar seco
Página 3
—prometió—. Derramaré mi espíritu sobre tu descendencia, y mi bendición sobre tus descendientes.” (Isaías
44:3.)
w99 1/9 pág. 24 párr. 17 Ten éxito en la vida
17. ¿En qué sentido es un lector diligente de la Biblia “como un árbol plantado al lado de corrientes de
agua”?
El salmista dice además que el hombre que tiene éxito en la vida es “como un árbol plantado al lado de corrientes
de agua”. Es posible que la expresión corrientes de agua se refiera a las acequias que se utilizaban en los
huertos para regar los árboles (Isaías 44:4). La lectura diaria de la Biblia es como esta fuente infalible de
sustento y reanimación (Jeremías 17:8). Todos los días recibirás la fuerza que necesitas para hacer frente a las
pruebas y dificultades. Si aprendes el modo de pensar de Jehová, tendrás la sabiduría que necesitas para tomar
decisiones
prudentes.
w13 15/3 págs. 16-17 párr. 16 ¿Qué hará ahora que ha “llegado a conocer a Dios”?
16. ¿Por qué debemos meditar en nuestra dedicación a Jehová?
16
Medite en su dedicación. Nuestra posesión más valiosa es la amistad que tenemos con Jehová. Él conoce a
los que le pertenecen (lea Isaías 44:5). Examine con oración la calidad y la profundidad de su relación con él.
Y, relacionado con esto, recuerde la importante fecha de su bautismo; así no olvidará que con él hizo pública la
decisión más trascendental de todas las que haya tomado.
ol parte 3 pág. 9 párr. 8 ¿Quiénes habitan el mundo de los espíritus?
8. ¿Cómo es Jehová, y qué debemos hacer si deseamos tener su favor?
¿Cómo es Jehová? Es un espíritu todopoderoso y glorioso. Es el Ser Supremo, incomparable, sin igual
(Deuteronomio 6:4; Isaías 44:6). Jehová le dijo a Moisés: “Yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción
exclusiva”. En otras palabras, para tener el favor de Jehová, debemos adorarlo únicamente a él. No quiere que le
rindamos culto a nada ni a nadie, sino solo a él (Éxodo 20:3-5).
w04 15/5 pág. 4 Podemos alegrar a Dios
Como toda persona viva real, Jehová puede pensar y actuar. Además de cualidades y sentimientos, tiene sus
preferencias. De hecho, en la Biblia abundan las expresiones que revelan lo que le agrada y lo que no. A
diferencia de los dioses e imágenes hechos por el hombre, que no hacen sino reflejar las características y
cualidades de sus creadores, el Dios todopoderoso, Jehová, dio origen a los sentimientos del ser humano
(Génesis 1:27; Isaías 44:7-11).
w07 15/1 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Isaías 44:8. Tenemos el apoyo de Jehová, quien es estable y firme como una roca. ¡Jamás temamos dar
testimonio de que él es el Dios verdadero! (2 Samuel 22:31, 32.)
w07 15/1 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Isaías 40:17, 23; 41:29; 44:9; 59:4. Las alianzas políticas y los ídolos son ‘irrealidades’. Confiar en ellos no vale
de nada.
bt cap. 18 pág. 146 párr. 19 “Busquen a Dios”
19 ¿Cómo mostró Pablo con tacto que la idolatría es absurda
El apóstol estaba ya listo para invitar a sus oyentes a la acción. Retomando la cita de los escritos griegos, dijo:
“Visto, pues, que somos linaje de Dios, no debemos imaginarnos que el Ser Divino sea semejante a oro, o plata,
o piedra, semejante a algo esculpido por el arte e ingenio del hombre” (Hech. 17:29). Obviamente, si los seres
humanos somos obra de Dios, ¿cómo va a adoptar él la forma de un ídolo, que es obra del hombre? Con mucho
tacto, Pablo había revelado lo absurdo que es dar culto a imágenes (Sal. 115:4-8; Isa. 44:9-20).
Página 4
w93 15/1 pág. 22 párrs. 13-14 ¿Por qué debemos guardarnos de la idolatría?
13. ¿Qué revela la idolatría acerca de los idólatras?
14. ¿Qué quedará probado permanentemente en el Tribunal Supremo del Universo?
13 También nos guardamos de la idolatría porque el practicarla indica que carecemos de sabiduría. El idólatra
escoge parte de un árbol para formar un dios a fin de adorarlo, y con otra parte enciende fuego para cocinar su
comida. (Isaías 44:9-17.) ¡Qué tontedad! El que hace y adora dioses-ídolos también sufre vergüenza porque no
puede presentar testimonio convincente que pruebe la divinidad de tales dioses. Pero la Divinidad de Jehová es
indiscutible, pues él no solo predijo la liberación de su pueblo cautivo en Babilonia, sino que también la produjo.
Se repobló Jerusalén, se reedificaron las ciudades de Judá y la “profundidad acuosa” de Babilonia —el río
Éufrates— se evaporó, pues dejó de ser una fuente de protección. (Isaías 44:18-27.) Ciro el persa conquistó
Babilonia, tal como Dios había predicho. (Isaías 44:28–45:6.)
14 Las imágenes de los dioses perdieron aquel caso judicial al no poder probar su divinidad. Y lo que le ocurrió a
Babilonia de seguro le sucederá a su paralelo moderno, Babilonia la Grande, el imperio mundial de la religión
falsa. Tanto ella como todos sus dioses, parafernalia religiosa y objetos idolátricos pronto desaparecerán para
siempre. (Revelación 17:12–18:8.) En el Tribunal Supremo del Universo quedará probado permanentemente que
Jehová es el único Dios vivo y verdadero y que cumple su Palabra profética.
g 2/06 pág. 29 ¿Hay un solo Dios verdadero?
Además, adorar a cosa o persona alguna aparte de Jehová Dios sería una tremenda pérdida de tiempo y de
energías, y esta es otra razón por la que la Biblia condena tal práctica. El profeta Isaías dijo con acierto: “¿Quién
ha formado un dios o fundido una mera imagen fundida? De ningún provecho en absoluto ha sido” (Isaías 44:10).
Las Escrituras también afirman que “todos los dioses de los pueblos son dioses que nada valen” (Salmo 96:5). Si
los dioses falsos no valen nada, adorarlos tampoco sirve de nada.
ip-2 cap. 5 págs. 66-67 párrs. 12-13 El Dios verdadero predice liberación
12, 13. ¿Por qué no puede el hombre fabricar ninguna imagen que merezca adoración?
12
¿Se santifica la materia al darle la forma de un objeto de adoración? Isaías nos recuerda que la fabricación
de imágenes no es más que una actividad humana. Quien las hace utiliza las mismas herramientas y técnicas
que cualquier otro artesano: “En cuanto al que talla hierro con el podón, él ha estado ocupado en ello con
las brasas; y con los martillos procede a formarlo, y sigue ocupado en ello con su brazo poderoso.
También, le ha dado hambre, y por eso se halla sin poder. No ha bebido agua; de modo que se cansa. En
cuanto al que talla en madera, él ha extendido el cordel de medir; lo traza con tiza roja; le va dando forma
con una escofina; y con un compás sigue trazándolo, y gradualmente lo hace como la representación de
un hombre, como la hermosura de la humanidad, para que esté sentado en una casa” (Isaías 44:12, 13).
13
El Dios verdadero creó todos los seres vivos de la Tierra, entre ellos el hombre. La vida consciente es un
maravilloso testimonio de la divinidad de Jehová, pero, lógicamente, todo lo que Dios creó es inferior a Él.
¿Puede el hombre sobrepasar a Dios en ese aspecto? ¿Puede fabricar un objeto que sea superior a él mismo, al
grado que merezca su devoción? Cuando alguien hace una imagen, se cansa y le da hambre y sed. Aunque
sufre tales limitaciones humanas, por lo menos estas indican que la persona está viva. Pero el ídolo que fabrica,
sin importar que le dé forma humana o quede hermoso, es una figura inerte. Las imágenes no tienen nada de
divinas. Jamás ninguna ha “ca[ído] del cielo”, como si procediera de otra fuente que no fuera el hombre mortal
(Hechos 19:35).
___________________________________________________________
lr cap. 27 pág. 142 ¿Quién es nuestro Dios?
La mayoría de las personas adoran a dioses que no son “el único Dios verdadero”. Muchas veces adoran objetos
hechos de madera, piedra o metal (Éxodo 32:4-7; Levítico 26:1; Isaías 44:14-17). E incluso a algunos hombres y
mujeres famosos los llaman dioses, estrellas o ídolos. Pero ¿se debe dar gloria a todos estos?...
w94 15/9 pág. 28 ¿Está aprendiendo usted de nuestro Magnífico Instructor?
Observe, por ejemplo, cómo utiliza Jehová una ilustración muy impactante para demostrarnos la inutilidad de los
ídolos. Isaías 44:14-17 dice: “Hay uno cuyo negocio es cortar cedros; y toma cierta especie de árbol, aun un
árbol macizo [...]. Plantó el laurel, y [...] ha llegado a ser algo para que el hombre mantenga ardiendo el fuego. De
manera que él toma parte de él para calentarse. De hecho, hace un fuego y realmente cuece pan. También se
pone a trabajar en un dios ante el cual pueda inclinarse. Lo ha hecho una imagen tallada, y se prosterna ante
ella. La mitad de él realmente la quema en un fuego. Sobre la mitad de él asa bien la carne que come, y queda
satisfecho [...]. Pero de lo restante de él realmente hace un dios mismo, su imagen tallada. Se prosterna ante ella
Página 5
y se inclina y le ora y dice: ‘Líbrame, porque tú eres mi dios’”. Las ilustraciones como esta son medios
convincentes de ayudar a las personas sinceras a rechazar la idolatría y las doctrinas falsas.
w92 15/3 pág. 29 Justino... filósofo, apologista y mártir
A los cristianos del segundo siglo se les consideraba ateos porque rehusaban adorar a los dioses paganos.
Justino respondió: “No somos ateos, [...] cuando nosotros damos culto al Hacedor de este universo, [...]
Jesucristo [...] ha sido nuestro maestro en estas cosas [...] el hijo del mismo verdadero Dios”. Respecto a la
idolatría, Justino dijo: “[Ellos] hacen cosas que luego llaman dioses. Esto no solamente es contrario a la razón,
sino que además es, a nuestro juicio, injurioso a Dios [...] ¡Qué estupidez decir que hombres intemperantes
fabrican y transforman dioses para ser adorados[!]”. (Isaías 44:14-20.)
g94 8/3 pág. 17 La singular festividad del nazareno negro
Otra pregunta que merece nuestra atención es si tiene algún sentido honrar a una imagen. La Biblia siempre ha
sido clara a este respecto. Nos dice: “No saben ni entienden nada. Tienen ofuscados la vista y la mente y no ven
ni entienden. Son incapaces de reflexionar, no tienen sentido ni inteligencia para pensar: [...] ¿Voy a postrarme
ante un pedazo de madera?”. (Isaías 44:18, 19, La Casa de la Biblia.)
w07 15/1 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Isaías 44:18-20. La idolatría es una señal de que el corazón se ha corrompido. Nada debe ocupar el lugar de
Jehová en nuestro corazón.
ip-2 cap. 5 págs. 69-70 párrs. 17-18 El Dios verdadero predice liberación (Isaías 44:21-23)
18. a) ¿Qué buena razón tiene Israel para alegrarse? b) ¿Cómo pueden los siervos de Jehová de hoy día
imitar su ejemplo de misericordia?
18 Israel no formó a Jehová; él no es un dios hecho por el hombre. Todo lo contrario: Jehová formó a Israel para
que fuera su siervo escogido, y cuando libere a la nación, demostrará su divinidad una vez más. Dios se dirige a
su pueblo con ternura y le asegura que, si se arrepiente, cubrirá totalmente sus pecados, ocultará sus
transgresiones como si fuera tras una masa impenetrable de nubes. Esta es, sin duda, una buena razón para que
Israel se alegre. Por otra parte, el ejemplo de Jehová impulsa a sus siervos de la actualidad a imitar su
misericordia. Un modo de hacerlo consiste en ayudar a los que han errado, con el fin de que se restablezcan en
sentido espiritual, si es posible (Gálatas 6:1, 2).
w14 15/8 págs. 23-24 párr. 9 Escuchemos la voz de Jehová dondequiera que estemos
9. ¿Por qué es muy importante detectar enseguida cualquier mala inclinación?
9
Cuando una enfermedad se detecta pronto, hay más posibilidades de que el paciente se salve. De forma
parecida, si detectamos enseguida cualquier mala inclinación y actuamos de inmediato, evitaremos ser
“pescados vivos” por Satanás para hacer lo que él quiere (2 Tim. 2:26). Por eso, si nos damos cuenta de que
hemos permitido que nuestros pensamientos y deseos se alejen de lo que Jehová espera, ¿qué debemos hacer?
Volver humildemente a él sin perder un segundo, abrir de par en par los oídos y escuchar sus consejos con todo
el corazón (Is. 44:22). Una decisión mal tomada podría dejarnos marcados y provocarnos mucho sufrimiento en
este sistema de cosas. ¡Cuánto mejor es que reaccionemos antes de caer en la trampa!
w14 15/12 pág. 14 párr. 13 ¿Entendemos el significado?
13. Explique la parábola del hijo pródigo.
13
¿Qué significa la parábola del hijo pródigo? El padre compasivo de esta narración representa a nuestro
amoroso Padre celestial, Jehová. El hijo que pide su herencia y la malgasta representa a los que se han apartado
de la congregación. Al hacerlo, es como si se fueran a “un país distante”, el mundo de Satanás que está alejado
de Jehová (Efes. 4:18; Col. 1:21). Sin embargo, algunos de ellos con el tiempo recapacitan y hacen un gran
esfuerzo por recorrer el camino de regreso a la organización de Jehová. Él los perdona con gusto, porque han
sido humildes y se han arrepentido (Is. 44:22; 1 Ped. 2:25).
w98 15/4 págs. 5-6 ¿Qué futuro le espera?
Cualquiera que haya leído las Santas Escrituras sabe que estas contienen literalmente centenares de profecías.
Se predijeron con detalle sucesos históricos tales como la caída de la antigua Babilonia, la reconstrucción de
Jerusalén (en los siglos VI a V a.E.C.) y la subida y caída de los reyes de Medo-Persia y Grecia (Isaías 13:17-19;
Página 6
44:24–45:1; Daniel 8:1-7, 20-22). El cumplimiento de tales profecías es una de las pruebas más fuertes de que
las Sagradas Escrituras verdaderamente son la Palabra de Dios, pues solo Él tiene el poder tanto de prever el
futuro como de decidir lo que sucederá. En este sentido, las Santas Escrituras efectivamente contienen el futuro
escrito de antemano.
pc pág. 15 párr. 9 Una guía para toda la humanidad
Ningún ser humano puede predecir el futuro. Por tanto, si un libro contiene profecías que una y otra vez se han
cumplido con precisión, es imposible que su autor sea humano. Eso sucede con la Biblia: contiene cientos de
profecías, y muchas ya están cumplidas. Algunos ejemplos son la caída de Babilonia (predicha con varios siglos
de antelación), el orden en que aparecerían varios imperios mundiales, la destrucción de Jerusalén y el exilio de
los judíos en Babilonia (Isaías13:17-19; 44:26; Jeremías 25:8-12; Daniel 8:5-8, 20-22).
w08 1/10 pág. 3 ¿Puede alguien predecir el futuro?
A diferencia de Dios, el ser humano es incapaz de predecir el futuro. “No te jactes del día siguiente —escribió el
sabio rey Salomón—, porque no sabes lo que un día dará a luz.” (Proverbios 27:1.) Hoy pasa lo mismo: el
hombre no puede anticipar ni siquiera su propio futuro. Pero ¿por qué Dios sí puede hacerlo? Porque él conoce a
la perfección todo lo que ha creado, incluidas las inclinaciones y la naturaleza del ser humano. Así que, cuando lo
considera oportuno, puede predecir con exactitud cómo reaccionará una persona o incluso una nación entera. No
solo eso, también puede controlar el desenlace de los sucesos. Siempre que sus profetas dicen algo en Su
nombre, él “hace que se realice la palabra de su siervo” y “lleva a cabo por completo el consejo de sus propios
mensajeros” (Isaías 44:26). Únicamente Jehová puede hacer eso.
ip-2 cap. 5 pág. 74 párr. 26 El Dios verdadero predice liberación
26. ¿Por qué nos fortalecen la fe las profecías de Isaías y su cumplimiento?
Desde la perspectiva actual, más de dos mil quinientos años después de que Isaías pronunciara sus profecías,
podemos ver que Dios verdaderamente “lleva a cabo por completo el consejo de sus propios mensajeros” (Isaías
44:26). El cumplimiento de las profecías de Isaías es, por tanto, un ejemplo destacado de la confiabilidad de
todas las profecías de las Santas Escrituras
kl cap. 2 pág. 18 párr. 17 El libro que revela el conocimiento de Dios
17. ¿Qué profecías predijeron la caída de Babilonia, y cómo se cumplieron?
La caída de Babilonia. Isaías y Jeremías predijeron la caída de Babilonia ante los medos y los persas. Un dato
notable es que la profecía de Isaías sobre este suceso se escribió unos doscientos años antes de que Babilonia
fuera conquistada. Los siguientes aspectos proféticos están bien documentados históricamente: se secó el río
Éufrates desviando sus aguas hacia un lago artificial (Isaías 44:27; Jeremías 50:38), las puertas de Babilonia que
daban al río quedaron abiertas por descuido (Isaías 45:1) y un gobernante llamado Ciro llevó a cabo la conquista
(Isaías 44:28).
g 2/11 pág. 16 Un libro digno de confianza. Cuarta parte
La Biblia cuenta que el rey Ciro II liberó a los judíos cautivos en Babilonia y les dio permiso para regresar a
Jerusalén y reconstruir el templo de Dios, que los babilonios habían destruido en el año 607 antes de nuestra era
(Esdras 1:1-7; 6:3-5). Este relato está corroborado por el Cilindro de Ciro, un documento de arcilla que se
descubrió en las ruinas de Babilonia en 1879. La inscripción menciona a Ciro por nombre y narra su política de
permitir que quienes habían sido tomados cautivos por las naciones que él conquistaba regresaran a la tierra de
sus antepasados con sus objetos religiosos. El escritor bíblico Isaías registró las palabras proféticas de Jehová
concernientes a Ciro: “‘Todo aquello en que me deleito él lo llevará a cabo por completo’; aun en mi decir de
Jerusalén: ‘Será reedificada’, y del templo: ‘Te será colocado tu fundamento’” (Isaías 44:28).
w09 15/1 pág. 25 párr. 16 Fijémonos en el Siervo que Dios ha aprobado
16. a) ¿Cómo fue “ensalzado en gran manera” Jesús en 1914? b) ¿Qué ha logrado Jesús desde
entonces?
En 1914, Jesús fue “ensalzado en gran manera” cuando Jehová le otorgó una posición aún más elevada: el trono
del Reino mesiánico (Sal. 2:6; Dan. 7:13, 14). Desde entonces, ha estado “sojuzgando en medio de [sus]
enemigos” (Sal. 110:2). Primero sometió a Satanás y a sus demonios y los arrojó a la Tierra (Rev. 12:7-12).
Luego, en su papel de Ciro Mayor, liberó del yugo de “Babilonia la Grande” a sus hermanos ungidos que estaban
en la Tierra (Rev. 18:2; Isa. 44:28). Ahora encabeza una obra mundial de predicación que ha reunido a “los
Página 7
restantes” de sus hermanos espirituales, así como a millones de “otras ovejas”, los leales compañeros del
“rebaño pequeño” (Rev. 12:17; Juan 10:16; Luc. 12:32).
ip-2 cap. 6 pág. 92 párr. 27 Jehová, “un Dios justo y un Salvador”
27. ¿Por qué pueden los cristianos de hoy confiar plenamente en las promesas de Jehová?
¿Por qué pueden los miembros de la gran muchedumbre estar seguros de que dirigirse a Dios significa
salvación? Porque Sus promesas son dignas de confianza, como muestran claramente las palabras proféticas el
capítulo 45 de Isaías. Así como Jehová tuvo el poder y la sabiduría necesarios para crear los cielos y la Tierra,
también dispone del poder y la sabiduría necesarios para hacer realidad sus profecías. Y tal como se encargó de
que la predicción sobre Ciro se cumpliera, así cumplirá todas las profecías bíblicas que aún no se han realizado.
Por consiguiente, los adoradores de Jehová pueden tener la certeza de que él pronto volverá a demostrar que es
“un Dios justo y un Salvador”.
CAPITULO 45:
be pág. 272 párr. 3 El mensaje que debemos proclamar
Por lo tanto, el mensaje que debemos divulgar no enseña que basta con pertenecer a una religión y creer en
algún dios. Más bien,
hemos de brindar a nuestros oyentes la oportunidad de aprender que el Creador del
cielo y la Tierra es el único Dios verdadero (Isa. 45:5, 18, 21, 22; Juan 17:3).
ip-2 cap. 6 págs. 81-82 párr. 11 Jehová, “un Dios justo y un Salvador”
Recordemos que esta profecía de Isaías se escribió unos doscientos años antes de que tuvieran lugar los
sucesos en cuestión. Al escucharla, algunos pueden haberse preguntado: “¿De verdad dispone Jehová del poder
necesario para cumplirla?”. La historia da testimonio de que así es. Jehová explica por qué es lógico creer que
puede realizar lo que dice: “Yo, Jehová, quien formo luz y creo oscuridad, hago paz y creo calamidad, estoy
haciendo todas estas cosas” (Isaías 45:7). Todo lo creado —desde la luz hasta la oscuridad— y todos los
avatares de la historia —desde la paz hasta la calamidad— están sujetos al control de Jehová. Así como crea la
claridad del día y la negrura de la noche, traerá paz para Israel y calamidad para Babilonia. Jehová tuvo poder
para crear el universo, y también lo tiene para cumplir sus profecías. El conocimiento de este hecho alienta a los
cristianos de la actualidad, quienes estudian minuciosamente su palabra profética.
w16 enero pág. 26 párrs. 15-16 “Iremos con ustedes”
15, 16. ¿Qué cosas debemos tener en cuenta sobre los 144.000 que Jehová escoge?
15
Jehová es el que decide en qué momento de la historia elige a los ungidos (Rom. 8:28-30). Él comenzó a
elegir a los ungidos después de la muerte y resurrección de Jesús, y parece que todos los miembros de la
congregación cristiana del siglo primero eran ungidos. Después de eso, durante cientos y cientos de años, la
gran mayoría de quienes afirmaban ser cristianos en realidad no lo eran. Jesús dijo que serían como la “mala
hierba”. Sin embargo, durante todos esos años, Jehová siguió eligiendo a algunas personas fieles. Ellos fueron
como el trigo del que habló Jesús (Mat. 13:24-30). Y en estos últimos días, Dios ha seguido eligiendo personas
para que sean parte de los 144.000. Si él decide elegir a algunos de ellos poco antes de que venga el fin,
¿quiénes somos nosotros para cuestionarlo? (Is. 45:9; Dan. 4:35; lea Romanos 9:11, 16). No seamos como los
trabajadores del ejemplo de Jesús, que se quejaron porque su patrón les pagó lo mismo que a los hombres que
solo trabajaron una hora (lea Mateo 20:8-15).
16
No todos los que tienen la esperanza de ir al cielo son parte del “esclavo fiel y discreto” (Mat. 24:45-47).
En el primer siglo, Jehová y Jesús solo usaron a un número reducido de personas para alimentar a su pueblo.
Por ejemplo, solo unos cuantos ungidos fueron usados para redactar las Escrituras Griegas Cristianas. Algo
parecido pasa hoy: solo unos pocos ungidos están siendo usados para darnos “alimento al tiempo apropiado”.
La Biblia los llama “el esclavo fiel y discreto”. Independientemente del número de ungidos, recibimos el alimento
espiritual mediante este grupo.
g03 8/10 págs. 13-14 ¿Aprueba Dios los estilos de vida alternativos?
La Biblia asemeja la situación del ser humano ante su Creador a la del barro en manos del alfarero: “Oh hombre,
¿quién, pues, eres tú, realmente, para que repliques contra Dios? ¿Acaso la cosa moldeada dirá al que la
moldeó: ‘¿Por qué me hiciste de esta manera?’?” (Romanos 9:20). Por la forma como Dios hizo al varón y a la
mujer queda patente que la atracción sexual entre ambos es lo natural y, por consiguiente, la inclinación erótica
hacia miembros del mismo sexo, animales o niños es algo contranatural (Romanos 1:26, 27, 32). De modo que
quien procura satisfacer tales tendencias contranaturales se coloca en oposición a Dios, y la Biblia da esta
Página 8
advertencia: “¡Ay del que ha contendido con su Formador, como un fragmento de vasija de barro con los otros
fragmentos de vasija de barro del suelo! ¿Debe el barro decir a su formador: ‘¿Qué haces?’?” (Isaías 45:9). Es
lógico que el Hacedor del ser humano dé instrucciones respecto a la sexualidad. Por lo tanto, ¿no sería lógico
también que los humanos las obedecieran?
w08 1/1 pág. 17 La Biblia y la evolución: ¿son compatibles?
A medida que analice las pruebas y crezca su fe, se convencerá de que cuando lee la Biblia, en realidad está
escuchando al Creador. Él nos dice: “Yo mismo he hecho la tierra y he creado aun al hombre sobre ella. Yo... mis
propias manos han extendido los cielos, y a todo el ejército de ellos he dado órdenes” (Isaías 45:12). Que no le
quepa duda: jamás se arrepentirá del esfuerzo que haga por comprobar por usted mismo que Jehová es el
Creador de todo el universo.
w08 15/1 pág. 26 párr. 6 Considerados dignos de ser guiados a fuentes de aguas de vida
El fiel apoyo de las otras ovejas a los ungidos fue predicho por el profeta Isaías, quien escribió: “Esto es lo que ha
dicho Jehová: ‘Los trabajadores no retribuidos de Egipto y los mercaderes de Etiopía y los sabeos, hombres de
alta talla, se pasarán ellos mismos aun a ti, y tuyos llegarán a ser. Detrás de ti andarán’” (Isa. 45:14). Los
cristianos que tienen la esperanza terrenal andan, por decirlo así, detrás de la clase del esclavo y su Cuerpo
Gobernante, siguiendo su guía. Como “trabajadores no retribuidos”, las otras ovejas emplean de buena gana sus
energías y recursos para apoyar la labor mundial de predicación que Cristo encargó a sus seguidores ungidos en
la Tierra (Hech. 1:8; Rev. 12:17).
w15 15/9 pág. 19 párr. 6 Cómo nos demuestra su amor Jehová
6. ¿Por qué decimos que la Tierra es una prueba del amor que Jehová nos tiene? (Vea la imagen del
principio.)
6
Por ejemplo, piense en la Tierra. La Biblia dice que Jehová “la ha dado a los hijos de los hombres” (Sal.
115:15, 16). Los científicos han gastado muchísimo dinero tratando de encontrar planetas como el nuestro.
Y aunque es cierto que han encontrado cientos de planetas, ninguno tiene las condiciones necesarias para
sostener la vida. Al parecer, la Tierra es única. Imagínese lo que eso significa: de entre todos los planetas del
universo, el nuestro es el único que Jehová creó para que fuera nuestro hogar: un lugar acogedor y hermoso (Is.
45:18). Esta es sin duda una prueba clara del amor de Dios (lea Job 38:4, 7 y Salmo 8:3-5).
w12 15/4 pág. 3 párrs. 1-2 El Hijo está dispuesto a revelarnos al Padre
1, 2. ¿Qué pregunta intriga a muchas personas, y por qué?
¿QUIÉN es Dios? Esta pregunta intriga a muchas personas. Por ejemplo, aunque la mayoría de quienes
afirman ser cristianos creen que Dios es una Trinidad, una gran parte reconoce que esta doctrina es imposible de
entender. Cierto religioso escribió en una de sus obras: “Es una doctrina que supera los límites de nuestra mente.
Permanece fuera de la esfera de la razón natural o de la lógica humana”. Por otro lado, casi todos los partidarios
de la teoría de la evolución no creen que Dios exista y atribuyen todas las maravillas de la creación al ciego azar.
Cabe señalar, sin embargo, que en vez de negar la existencia de Dios, el propio Charles Darwin dijo: “Me parece
que la conclusión más segura a la que puedo llegar es que el tema en sí queda más allá del alcance del intelecto
del hombre”.
2
Prescindiendo de lo que crean, en un momento u otro la mayoría de las personas se hacen preguntas sobre
la existencia de Dios. Pero muchas dejan de buscarlo al no encontrar respuestas satisfactorias. Ciertamente,
Satanás “ha cegado las mentes de los incrédulos” (2 Cor. 4:4). No es de extrañar que casi toda la humanidad
esté hundida en un pozo de ignorancia y confusión respecto al Padre, el Creador del universo (Isa. 45:18).
w11 15/12 pág. 31 ¿Recuerda usted? ¿Cómo sabemos que la Tierra sobrevivirá al año 2012?
Basándose en los ciclos del antiguo calendario maya, algunas personas afirman que el mundo acabará en el año
2012. Pero no será así, pues la Biblia deja claro que la Tierra fue creada para ser habitada y que durará para
siempre (Ecl. 1:4; Isa. 45:18) (1/12, página 10).
g 11/11 pág. 13 Las cumbres del clima. ¿Pura palabrería?
La Biblia nos dice que “el Formador de la tierra y el Hacedor de ella [...] no la creo sencillamente para nada”
(Isaías 45:18). También nos asegura que “la tierra permanece para siempre” (Eclesiastés 1:4, Reina-Valera
Contemporánea).
Página 9
w11 1/7 págs. 5-6 ¿Por qué la vida parece no tener sentido?
El propósito de Dios para la Tierra y los seres humanos sigue siendo el mismo que al principio. Mediante el
profeta Isaías, Jehová declaró que es el Creador de la Tierra y que “no la creó sencillamente para nada, que la
formó aun para ser habitada” (Isaías 45:18). Pronto, muy pronto, se encargará de que se haga realidad su
propósito para este planeta. Y cuando ya nadie pueda negar que su manera de gobernar es justa, nada impedirá
que él destruya con su infinito poder a los causantes de la maldad y que haga cumplir su voluntad (Isaías 55:10,
11).
w10 1/12 pág. 30 Un secreto que se puede contar
Como vimos, el Reino de Dios se mantuvo en secreto durante mucho tiempo. De hecho, desde que Dios expulsó
a Adán y Eva del jardín de Edén hasta que vino Jesús y reveló el secreto, los siervos de Dios no habían recibido
mucha información sobre ese Reino. Solo sabían que Jehová aún quería convertir la Tierra en un paraíso
(Génesis 1:26-28; 2:8, 9; Isaías 45:18). Algunos de ellos describieron lo bonito que sería vivir en la Tierra cuando
llegara el Reino de Dios (Salmo 37:11, 29; Isaías 11:6-9; 25:8; 33:24; 65:21-24).
w10 1/12 pág. 25 ¿Dónde está el Paraíso del que habla la Biblia?
Pero ¿habrá cambiado el propósito de Dios? De ninguna manera. Jehová mismo nos asegura: “Así resultará ser
mi palabra que sale de mi boca. No volverá a mí sin resultados, sino que ciertamente hará aquello en que me he
deleitado” (Isaías 55:11). Y más de tres mil años después de la creación del primer ser humano, la Biblia
confirmó que “el Formador de la tierra y el Hacedor de ella [...] no la creó sencillamente para nada”, sino “para ser
habitada” (Isaías 45:18). No hay duda de que la voluntad de Dios sigue siendo la misma: que la Tierra sea un
paraíso.
___________________________________________________________
pc pág. 19 párr. 4 Cultive fe en el Creador
Como vemos, Dios hizo que los dos primeros humanos, Adán y Eva, vivieran felices y en paz en un jardín
conocido como el Edén. Sus condiciones de vida eran perfectas, disfrutaban de un trabajo gratificante y con el
tiempo tendrían hijos perfectos. Nunca envejecerían ni morirían. Además, junto a toda su descendencia
dominarían la Tierra y la convertirían en un paraíso donde vivirían eternamente con la bendición de Dios. Eso es,
en resumen, lo que Dios se propuso para los seres humanos y para la Tierra (Isaías 45:18). ¿No le parece que
Jehová es un Dios muy amoroso y generoso? ¿Verdad que es un placer adorar y tener fe en un Dios tan bueno
y compasivo? (Salmo 36:9; 103:13; Revelación 4:11.)
w08 1/9 pág. 28 Nuestro planeta tiene “fiebre”: ¿Será posible detenerla?
Si Dios ha creado la Tierra con agua en abundancia, la ha situado a la distancia idónea del Sol y la ha dotado de
una mezcla perfecta de gases, tiene que haberlo hecho con una finalidad. La Biblia indica cuál es ese propósito
al decir que “no la creó sencillamente para nada, [sino] que la formó aun para ser habitada” (Isaías 45:18).
w03 1/7 págs. 9-10 párr. 3 “¡Miren! Este es nuestro Dios”
Jehová nos ha revelado su modo de ser. Toda amistad se basa en conocer a fondo a la persona y apreciarla por
sus virtudes. Piense en lo que esto implica. Si Jehová fuera un Dios escondido e inaccesible, jamás podríamos
aproximarnos a él. Sin embargo, lejos de ocultarse de nosotros, quiere que lo lleguemos a conocer (Isaías
45:19). Y al revelarse a sí mismo en su Palabra, la Biblia, en términos que nos resultan comprensibles, no solo
demuestra que nos ama, sino también que desea que lo conozcamos y lo amemos como nuestro Padre celestial.
w02 15/1 págs. 3-4 ¿Confía usted en un Dios real?
Examinemos, por ejemplo, la veneración a imágenes o símbolos. Quienes confían en los ídolos y los utilizan al
orar, los ven como salvadores dotados de poderes sobrehumanos y capaces de recompensar a las personas o
salvarlas del peligro. Pero ¿pueden realmente salvarnos? Respecto a dichos objetos, el salmista cantó: “Los
ídolos de las naciones son plata y oro, la obra de las manos del hombre terrestre. Boca tienen, pero no pueden
hablar nada; ojos tienen, pero no pueden ver nada; oídos tienen, pero no pueden prestar oído a nada. Además,
no existe espíritu en su boca”. De hecho, son dioses que ‘no pueden salvar’ (Salmo 135:15-17; Isaías 45:20).
g05 8/11 pág. 7 La solución definitiva al problema de la pobreza
¿Es este Reino el gobierno que necesitamos? ¿Es justo e incorruptible? ¿Tiene la capacidad de corregir las
injusticias? ¡Claro que sí! La persona que lo estableció, Aquel a quien nos dirigimos con las palabras “Padre
nuestro que estás en los cielos”, es el “Dios justo y [...] Salvador”, quien se distingue por ser “justo en todas sus
obras” (Isaías 45:21; Daniel 9:14). Puesto que la Biblia dice que sus “ojos” son tan puros que no soporta “ver lo
Página 10
que es malo”, sabemos que su gobierno nunca se volverá corrupto (Habacuc 1:13). Y como él “no es parcial, sino
que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto”, tenemos la certeza de que se interesa por igual
en el bienestar de cada uno de nosotros (Hechos 10:34, 35; Romanos 2:11).
w05 1/7 pág. 22 párr. 3 Buenas nuevas para gente de todas las naciones
A principios del siglo XX se predicaba solo en unos cuantos países; hoy los testigos de Jehová estamos activos
en 235 países (Hoy 236). Verdaderamente, las buenas nuevas del Reino se están llevando hasta “los cabos de la
tierra” (Isaías 45:22).
CAPITULO 46:
ip-2 cap. 7 págs. 93-95 párrs. 1-3 Se adora a Jehová de nuevo
1. ¿Cuáles son dos de las principales deidades babilónicas, y qué se predice respecto a ellas?
3. a) ¿Qué sacudirá a los babilonios? b) ¿Qué aprendemos hoy de lo que les sucedió a las divinidades
babilónicas?
CUANDO los israelitas estén desterrados en Babilonia, los rodeará la adoración falsa. En los tiempos de Isaías,
el pueblo todavía vive en su tierra y tiene el templo y el sacerdocio, pero muchos miembros de la nación dedicada
de Dios han sucumbido a la idolatría. Por consiguiente, es fundamental prepararlos para que no se dejen
intimidar por los dioses falsos de Babilonia ni sientan la tentación de servirlos. Isaías profetiza lo siguiente acerca
de dos de las principales deidades de esa nación: “Bel se ha doblado, Nebo está agachado; sus ídolos han
llegado a ser para las bestias salvajes y para los animales domésticos, las cargas de estos, piezas de equipaje,
una carga pesada para los animales cansados” (Isaías 46:1). Bel es la divinidad suprema de los caldeos, y Nebo,
el dios de la sabiduría y la $erudición. El hecho de que sus nombres estén incluidos en nombres propios
babilónicos como Belsasar, Nabopolasar, Nabucodonosor y Nebuzaradán, por mencionar solo unos pocos,
indica el respeto que muchos guardan a ambas deidades.
3 Los babilonios recibirán una sacudida cuando se den cuenta de que sus preciados ídolos no son más que
cargas que deberán transportar bestias cansadas. Hoy ocurre igual. Los dioses del mundo, todo aquello en lo
que la gente confía y gasta sus energías y por lo cual incluso da la vida, son una ilusión. La riqueza, el
armamento, los placeres, los gobernantes, la patria o sus símbolos y muchas otras cosas se han convertido en
objetos de devoción. La inutilidad de tales dioses quedará en evidencia en el momento fijado por Jehová (Daniel
11:38; Mateo 6:24; Hechos 12:22; Filipenses 3:19; Colosenses 3:5; Revelación [Apocalipsis] 13:14, 15).
w13 15/6 pág. 18 párr. 6 Jehová es leal y está dispuesto a perdonar
6. a) ¿De qué otras maneras demuestra Jehová que es leal? b) ¿Cómo nos beneficia eso a sus siervos?
6
¿De qué otros modos demuestra Jehová que es leal? Uno es manteniéndose fiel a sus normas. Él nos
asegura: “Aun hasta la vejez de uno yo soy el Mismo” (Is. 46:4). Sus decisiones siempre se basan en sus
invariables normas sobre lo bueno y lo malo (Mal. 3:6). Además, permanece fiel a su palabra, es decir, cumple
sus promesas (Is. 55:11). Su lealtad nos beneficia a todos sus siervos fieles, pues cuando hacemos lo posible por
obedecer sus normas, podemos estar seguros de que cumplirá su promesa de bendecirnos (Is. 48:17, 18).
w08 15/8 pág. 21 párr. 19 Jehová cuida con ternura a sus siervos de edad avanzada
19. ¿Qué seguridad tienen los cristianos mayores al pensar en el futuro?
Aunque la edad tal vez afecte el servicio del cristiano, el paso del tiempo no disminuye el amor que siente Jehová
por sus siervos leales de edad avanzada. Él tiene en muy alta estima a todos estos fieles cristianos y nunca los
abandonará (Sal. 37:28; Isa. 46:4). Sin duda alguna, los sostendrá y los guiará durante todos los días de su vejez
(Sal. 48:14).
w08 15/4 pág. 4 párr. 6 Rechacemos las “cosas que nada valen”
6. ¿Por qué son inútiles los dioses falsos?
A nuestro alrededor abundan las pruebas de la grandeza de Jehová, tal como indicó David (Sal. 139:14; 148:110). ¡Qué honor fue para los israelitas que el Creador hiciera un pacto con ellos! ¡Y qué insensatos fueron al
alejarse de él e inclinarse ante imágenes talladas y columnas sagradas! En tiempos de crisis quedó demostrado
que sus dioses falsos eran completamente inútiles. Si estos ni siquiera pudieron salvarse a sí mismos, ¿cómo
iban a salvar a sus adoradores? (Jue. 10:14, 15; Isa. 46:5-7.)
g 1/11 pág. 12 Un libro digno de confianza. Tercera parte
La acción de profetizar, o predecir hechos futuros, distingue al Autor de la Biblia —el Dios verdadero, Jehová—
de cualquier otro dios (Isaías 46:9, 10).
Página 11
w11 1/1 pág. 17 ¿Por qué aprender acerca de Dios?
¿Por qué podemos estar seguros de que la Biblia viene de Dios? Porque predice el futuro con total exactitud,
algo imposible para el ser humano (Isaías 46:9, 10). Por otro lado, en cada una de sus páginas está reflejada la
maravillosa personalidad de Dios. Y además, tiene el poder de cambiar por completo la vida de la gente. Por
estas razones, millones de personas están convencidas de que Dios es el autor de la Biblia. (Lea Josué 23:14 y
1 Tesalonicenses 2:13.)
w11 1/1 pág. 14 ¿Sabía Dios que Adán y Eva iban a pecar?
Aun así, puede que alguien se pregunte: “Si Dios todo lo sabe, ¿cómo es posible que no supiera lo que iba a
ocurrir?”. Es cierto que la sabiduría de Jehová incluye la capacidad de saber “desde el principio el final” (Isaías
46:9, 10). Pero eso no significa que siempre utilice esa capacidad, tal como no tiene por qué usar siempre todo
su poder. En su sabiduría, él decide cuándo saber lo que va a pasar y cuándo no. Y solo lo hace si lo considera
apropiado.
El insuperable valor de la educación divina
Como Jehová sabe lo que está a punto de ocurrir, él es quien mejor puede prepararnos para el futuro. Él ya ha
determinado el porvenir de la humanidad (Isa. 46:9, 10). La Biblia indica que “el gran día de Jehová está cerca”
(Sof. 1:14). Y en ese día se cumplirán las palabras de Proverbios 11:4: “Las cosas valiosas no serán de ningún
provecho en el día del furor, pero la justicia misma librará de la muerte”. Cuando se ejecute la sentencia divina
contra este mundo satánico, lo más importante será nuestra relación con Dios. De nada valdrá el dinero, pues
como dice Ezequiel 7:19, “en las calles arrojarán su plata misma, y su propio oro llegará a ser una cosa
aborrecible”. Saber esto nos permite tomar buenas decisiones desde ahora.
w10 15/4 págs. 7-8 párrs. 2-3 El espíritu santo y el propósito de Jehová
2, 3. a) ¿Qué abarca el propósito divino, y cómo afrontó Jehová la rebelión de Adán y Eva? b) ¿Por qué
debemos actuar en sintonía con el propósito de Jehová?
2
Para hacer su voluntad, Jehová no sigue un plan inalterable, sino que actúa de acuerdo con un propósito que
se desarrolla de forma gradual (Efe. 3:11). Este propósito está relacionado con lo que él ha querido desde el
principio: que la Tierra se convierta en un paraíso y que la humanidad viva eternamente en ella disfrutando de
paz, felicidad y perfección (Gén. 1:28). Ahora bien, cuando Adán y Eva pecaron, Jehová tuvo que tomar medidas
para garantizar el cumplimiento de su propósito (léase Génesis 3:15). Determinó que su mujer simbólica
produciría una “descendencia”, un Hijo que terminaría destruyendo a quien sembró las semillas de la rebelión,
Satanás, y corrigiendo los daños que este ha causado (Heb. 2:14; 1 Juan 3:8).
3
No existe poder ni en el cielo ni en la Tierra capaz de impedir que el propósito de Jehová se haga realidad
(Isa. 46:9-11). Su “éxito [es] seguro” (Isa. 55:10, 11). ¿Por qué? Porque está garantizado por una fuerza
irresistible: el espíritu santo. Dado que nuestra vida futura depende del cumplimiento del propósito divino,
hacemos bien en prestar atención a su desarrollo y actuar en sintonía con este. Además, repasar la manera
como Jehová utiliza su espíritu fortalece nuestra fe. Por ello, veamos el papel que ha tenido, tiene y tendrá el
espíritu santo en la realización de su propósito.
g 2/09 pág. 12 ¿Existe la predestinación?
La Biblia expone claramente que Dios tiene la facultad de conocer el futuro. Él sabe “desde el principio el final”
(Isaías 46:10). De hecho, usó a seres humanos como secretarios para que pusieran por escrito muchas
profecías (2 Pedro 1:21). Y es más, lo que predice siempre se cumple con todo detalle porque él tiene la
sabiduría y el poder para realizarlo. Por lo tanto, Dios no solo sabe de antemano lo que va a pasar, sino también
puede predeterminar los sucesos si él quiere. Ahora bien, ¿significa esto que fija nuestro destino individual o la
cantidad de los que alcanzarán la salvación? Las Santas Escrituras demuestran que no es así.
w09 1/6 pág. 23 ¿Cambia Dios de opinión?
Como Jehová no es un Dios voluble, sus normas nunca cambian, y por eso siempre sabemos lo que debemos
hacer para contar con su favor. Lo que es más, tenemos confianza absoluta en que él cumplirá todas sus
promesas, pues él mismo asegura: “Todo lo que es mi deleite haré [...]. Lo he formado, también lo haré” (Isaías
46:10, 11).
Página 12
w07 15/1 pág. 10 Puntos sobresalientes del libro de Isaías (parte 2)
Lecciones para nosotros:
Isaías 46:10, 11. La capacidad de hacer que ‘su propio consejo subsista’, es decir, de cumplir su propósito, es
una prueba inequívoca de la divinidad de Jehová.
w14 15/4 pág. 6 párr. 13 Imitemos la fe de Moisés
13. ¿Cómo nos ayuda Jehová a cumplir nuestras asignaciones teocráticas?
13
Roguémosle a Jehová con fe que nos apoye. Contémosle nuestros temores. Después de todo, él es quien
nos ha dado nuestra comisión, y él nos ayuda a llevarla a cabo. ¿Cómo? Igual que ayudó a Moisés. Primero, nos
da esta garantía: “Yo ciertamente te fortificaré. Yo cierta y verdaderamente te ayudaré. Sí, yo verdaderamente te
mantendré firmemente asido con mi diestra de justicia” (Is. 41:10). Segundo, él fortalece nuestra confianza en sus
promesas: “Lo he hablado; también lo haré venir. Lo he formado, también lo haré” (Is. 46:11). Tercero, nos da “el
poder que es más allá de lo normal” (2 Cor. 4:7). Y cuarto, nuestro amoroso Padre nos ayuda a aguantar en
nuestra asignación rodeándonos de una hermandad mundial de verdaderos siervos suyos que continuamente
están “consolándose unos a otros y edificándose” (1 Tes. 5:11). A medida que Jehová nos capacita para cumplir
nuestras asignaciones en su servicio, nuestra fe en él crece y comprendemos que esas asignaciones son un
tesoro más valioso que cualquier tesoro de este mundo.
g 9/08 págs. 7-10 La vida en un paraíso restaurado
Será un auténtico placer vivir cuando tales condiciones llenen la Tierra, cuando todos amen a Dios y al prójimo
(Mateo 22:37-39). Podemos estar seguros de que la totalidad de las promesas de Dios se cumplirán entonces,
pues él dice: “Lo he hablado [...], también lo haré” (Isaías 46:11).
w12 15/9 págs. 21-22 párrs. 14-15 Imitemos la paciencia de Jehová y de Jesús
14, 15. ¿Desde qué perspectiva debemos ver el sufrimiento humano?
14
Para cultivar paciencia, también debemos ver el mundo y nuestras circunstancias desde la perspectiva de
Jehová. Por ejemplo, aunque durante milenios le ha dolido ver el sufrimiento humano, Dios no se ha dejado
dominar por la angustia. En lugar de quedarse paralizado, envió a su Hijo unigénito “para desbaratar las obras
del Diablo” y reparar todo el daño que este les ha causado a los seres humanos (1 Juan 3:8). Al final, todo
sufrimiento habrá sido pasajero, mientras que el alivio divino durará para siempre. Así pues, en lugar de
abrumarnos ante la maldad del mundo de Satanás o impacientarnos por querer verla eliminada, tengamos fe en
las cosas que no se ven pero que son eternas. Jehová le ha puesto fecha de caducidad a este sistema y actuará
con absoluta puntualidad (Is. 46:13; Nah. 1:9).
15
Durante los últimos días de este mundo malvado, puede que afrontemos pruebas de fe especialmente
duras. Si somos víctimas de la violencia o vemos sufrir a un ser querido, no reaccionemos con enojo. Aunque la
imperfección nos lo ponga difícil, esforcémonos por confiar en Jehová e imitar la disposición que Jesús manifestó
en Mateo 26:39 (léase).
Toda la información ha sido sacada de la Watchtower Library 2016
Este archivo, es simplemente una ayuda para nuestra preparación, el propósito principal de esto,
es que investiguemos más nosotros. (km 9-2006)
Página 13

Documentos relacionados