En el coran de los Pirineos

Comentarios

Transcripción

En el coran de los Pirineos
En el corazón de los Pirineos
Desde la devoción de Lourdes hasta los más concurridos centros de esquí, éste es un
itinerario por las experiencias más íntimas de los Pirineos galos.
Por M. Soledad Holley,
desde Lourdes, Francia.
EL PEREGRINAJE
Cada 11 de febrero, el santuario de Lourdes se ilumina con millares de velas que portan los peregrinos
venidos de todo el planeta. El año pasado se cumplieron 150 años desde que la Virgen se le apareció a
Marie-Bernarde Soubirous en la gruta de Massabielle, y el recogimiento que se respira en los sitios
donde fue avistada, sigue siendo un bálsamo para quienes buscan alivio.
El santuario comprende dos basílicas –Nuestra Señora del Rosario y la Inmaculada Concepción–, la
Capilla de la Reconciliación, y cientos de llaves de agua dispuestas para que los peregrinos, muchos de
ellos enfermos, beban, se bañen o llenen sus botellas.
De día, la cola para acceder a la gruta puede hacer perder la paciencia del más fiel devoto. La
recomendación es ir de noche. Vale la pena soportar el frío para apreciar con calma la suavidad de la
roca producto del constante paso de las manos de los peregrinos, y tener varios minutos adicionales
de reflexión frente a la imagen de la Virgen.
Lourdes vive del turismo religioso, con una nutrida oferta de recuerdos que van de velas a botellas con
forma de virgen, pasando por medallas y estampitas. Sin embargo, es una ciudad con historia propia
–tiene hasta un castillo medieval que alberga un interesante museo– y costumbres tan arraigadas
como el occitano, la antigua lengua del sur de Francia que todavía hablan sus habitantes.Como
Lourdes queda a pocos kilómetros de los principales centros de esquí de la región, es buena idea
tomar la ciudad como base de operaciones, arrendar un auto y luego perderse por los serpenteantes
caminos rurales.
MENTE EN BLANCO
Es más barato esquiar del lado francés de los Pirineos que en España –28 euros diarios en promedio–,
así que aproveche para ir desde Lourdes a sitios como Cauterets (www.cauterets.com), una aldea en
las inmediaciones del Parque Nacional de los Pirineos, que a la vez es una estación de esquí y que
cuenta con un reputado snowpark.
Más familiar es Luz Ardiden (www.luz.org), que tiene actividades especiales para niños. A su alrededor
hay pueblos donde probar la gastronomía local, como los deliciosos pimientos de piquillo rellenos con
bacalao o las diversas recetas de pato. Tiene 26 pistas, un halfpipe de 120 metros de largo, una pista
de trineo y 105 cañones de nieve artificial para años de sequía.
También puede adentrarse en el corazón del Parque Nacional de los Pirineos, en el Circo Gavarnie
(www.gavarnie.com), una majestuosa formación geológica Patrimonio de la Humanidad, donde se
practica esquí de fondo y caminata con raquetas de nieve. O irse a la segura en Barèges-La Mongie,
los dos centros de esquí que conforman Tourmalet (www.tourmalet.fr), el mayor espacio esquiable de
los Pirineos franceses, con 69 pistas, 40 andariveles, cuatro escuelas y 1.500 metros de desnivel de
fuera de pista.
Ya que está aquí, pague los 30 euros del teleférico y suba hasta el observatorio astronómico del Pic du
Midi (www.picdumidi.com), que ofrece una de las más bellas vistas panorámicas de los Pirineos. En
una noche despejada se puede hasta ver el reflejo de las luces de Zaragoza y Barcelona.
BAJO TIERRA
A 15 kilómetros de Lourdes, por el camino que lleva a Pau, están las Grutas de Bétharram
(www.betharram.com), una gigantesca caverna de tres kilómetros de extensión y casi 800 metros de
profundidad. Descubierta en 1810, fue una de las primeras grutas abiertas al público, y hoy sigue
ofreciendo un circuito de una hora y media que pasa por tres niveles de cavernas. Incluye una corta
navegación por una estrecha laguna subterránea y un paseo en un tren que parece una montaña rusa,
para finalmente ver estalactitas y estalagmitas de 600 millones de años.
EN LAS TERMAS
La región de los Altos Pirineos es pródiga en baños termales. Entre ellos destacan los centros de
Cauterets, Argeles-Gazost y Bagnères de Bigorre (www.bagneresdebigorre-lamongie.com). Aquí
encontrará buenos restaurantes, alojamiento y hasta un casino (www.groupetranchant.com).
La visita no está completa si no se detiene en el centro termal Aquensis (www.aquensisbagneres.com). En el pasado recibió visitas tan ilustres como las de Napoleón y Georges Sand. Hoy
ofrece tratamientos de belleza, un baño turco y varias piscinas, una de ellas sobre una terraza con
vista a un bello bosque, todo en un edificio patrimonial destacado por revistas especializadas
francesas.
Datos prácticos
LLEGAR
A Lourdes vuelan Air France, Lufthansa e Iberia. Otra alternativa es volar hasta Toulouse, que está a
dos horas de Lourdes, y tomar un tren. El pasaje ida y vuelta cuesta desde 45,80 euros. www.sncf.fr
La opción es arrendar un auto con Avis o Hertz desde 100 euros diarios con impuestos. www.avis.com
y www.hertz.com. Para arrendar auto en Europa debe tener carné internacional de conducir. En Chile
lo emite el Automóvil Club. Cuesta 26.000 pesos y es válido por un año. www.automovilclub.cl
DORMIR
Days Inn: sin lujos, sus habitaciones son amplias, sobrias y tiene la opción de pequeños
departamentos. Dobles desde 85 euros diarios. 8 Chemin de L'Arrouza, Lourdes; tel. (33-5) 6253
2920; www.daysinn.com
Le Viscos: tres estrellas en el pueblo de Saint-Savin. Su restaurante merece una visita. Pertenece a la
cadena Chateaux & Hotels de France. Dobles desde 85 euros sin desayuno. 1 Rue Lamarque; tel. (335) 6297 0228; www.hotel-leviscos.com
También puede arrendar casa o departamento con Homelidays, un sitio web que ofrece casi 2.000
viviendas de vacaciones en Francia. Los precios en Bagnères de Bigorre, por ejemplo, van desde 260
euros por semana para cuatro a seis personas. www.homelidays.com
MÁS INFORMACIÓN:
www.tourisme-hautes-pyrenees.com
www.lespyrenees.net
www.lourdes-france.com

Documentos relacionados