OLAS DE CALOR : IMPACTO SOBRE LA PRODUCCIÓN LECHERA

Transcripción

OLAS DE CALOR : IMPACTO SOBRE LA PRODUCCIÓN LECHERA
OLAS DE CALOR : IMPACTO SOBRE LA PRODUCCIÓN LECHERA EN LA CUENCA CENTRAL ARGENTINA
Valtorta, S.C.1 ; Gallardo, M.R. 2 y Leva, P.E. 3
INTRODUCCIÓN
En la cuenca lechera central de la Argentina existen
períodos del año durante los cuales las condiciones
meteorológicas afectan el desempeño de los rodeos, que
están mayormente integrados por vacas Holando argentino
(Valtorta y Leva, 1998a y b). Se han desarrollado en la zona
diversos trabajos que permitieron comprobar la efectividad
de diversas prácticas de manejo ambiental (Valtorta et al.,
1996; 1997) y nutricional (Gallardo, 1998).
Por otro lado, se registran durante la época estival eventos
extremos de ola de calor. Una ola de calor se define como
un período anormalmente cálido y, generalmente, húmedo
de, por lo menos, un día de duración pero que,
comúnmente, dura de varios días a varias semanas (AMS,
1989). Una definición operativa expresa que son al menos 3
días con temperaturas máximas por encima de umbrales
seleccionados (Hahn et al., 2001). En la cuenca central
Argentina se ha demostrado el impacto de olas de calor
sobre la producción de vacas lecheras bajo diferentes
manejos (Valtorta et al., 1997, 2002). En el presente trabajo
se analizan las respuestas productivas durante una ola de
calor, en animales que recibían diferentes manejos
ambientales y nutricionales.
MATERIALES Y MÉTODOS
La experiencia se desarrolló en el tambo experimental de la
EEA Rafaela (INTA), desde el 12 de enero hasta el 3 de
marzo de 2003. Cincuenta y dos vacas Holando argentino
en lactancia media se usaron en un diseño factorial en
parcelas divididas en el tiempo para analizar el efecto de la
dieta y la refrigeración previa al ordeño sobre la producción
de leche. Los tratamientos fueron: testigo no refrigerado
(TNR), testigo refrigerado (TR), balanceado no refrigerado
(BNR) y balanceado refrigerado (BR). La dieta T se
formuló con pastura de alfalfa y un concentrado comercial
en base a maíz y afrechillo de trigo; la B, por otro lado,
también utilizó pastura de alfalfa y un balanceado especial
para verano, que contenía germen de maíz. La relación
forraje: concentrado para T y B fue 81:19 y 68:32,
respectivamente. La pastura se manejó en franjas diarias. Se
ordeñó dos veces por día, a las 05:00 y 17:00. Previo a los
ordeños, las vacas R recibieron un ciclo de 30 minutos de
refrigeración por medio de aspersión y ventilación. Entre
las 10:00 y el ordeño vespertino, todos los animales se
enviaban a un potrero adyacente al tambo, donde recibían
sombra y agua a voluntad.
La producción individual diaria fue registrada
automáticamente a través del sistema AFIMILK® (Afikim,
Israel).
La información meteorológica fue obtenida de la Estación
Agrometeorológica del la EEA INTA-Rafaela, distante 500
m del lugar del ensayo. El ambiente fue caracterizado por el
índice de temperatura y humedad (ITH) según la
metodología propuesta por Thom (1958). Se consideró
como una ola de calor cuando el ITH medio diario era
superior a 72 durante por lo menos 3 días consecutivos.
La información fue sometida a análisis de regresión, para
determinar el impacto de las condiciones meteorológicas
sobre la producción y detectar una posible recuperación de
los animales durante la ola de calor.
RESULTADOS Y DISCUSIÓN
El ITH medio durante el período de desarrollo del ensayo
fue de 72,6  6,54, es decir, superior al límite de confort
para los animales de origen europeo (Armstrong, 1994). Se
detectó una ola de calor cuya duración fue de 10 días con
un ITH medio de 76,31,88.
El análisis de regresión mostró una reducción significativa
en la producción de leche de todos los tratamientos, excepto
el BR. La disminución observada en la mayoría los
tratamientos durante la ola de calor es coincidente con lo
informado por Valtorta et al. (1997; 2002). Esta reducción
no puede ser atribuida a la variación normal de la curva de
lactancia dado el corto lapso analizado. Además, se registra
una fase de recuperación de la producción.
Se determinaron los días de reducción (figura 1a) y
recuperación (figura 1b) de la producción de leche durante
la ola de calor.
a
b
Figura 1. Variación de la producción de leche durante el desarrollo de una ola de calor en vacas con diferente manejo ambiental y
nutricional. T: dieta testigo; B: dieta balanceada; NR: sin refrigeración; R: con refrigeración. Se observan las fases de disminución
(a) y recuperación (b) de la producción.
1CONICET,
INTA, FCA-UNL; 2 INTA EEA Rafaela; 3 FCA-UNL. Ruta 34 km 227, 2300, Rafaela-Santa Fe.
[email protected]
El número de días en que se aprecia reducción en la
producción de leche es más corto en los tratamientos B que
en los T (figura 1). Sólo se observa una recuperación
significativa (p<0.10) en los grupos R (figura 2). Estas
respuestas demuestran los beneficios de la utilización de
sistemas de refrigeración y del manejo nutricional durante
el verano.
CONCLUSIONES
La ocurrencia de olas de calor afecta el
desempeño de vacas lecheras de alta producción
en sistemas pastoriles. En este caso se registró
una reducción promedio del 9.,1% de la
producción individual para todos los tratamientos.
El aumento promedio de la producción de leche
después de la ola de calor fue del 5,7%, lo que
indica que el nivel de estrés térmico sufrido por
las vacas no les permitió una total recuperación
El manejo del ambiente y la nutrición puede
modificar las respuestas productivas frente a estos
eventos. La disminución promedio de la
producción de los grupos refrigerados fue del
8,7%, en tanto que para los grupos no
refrigerados se registraron mermas del 9,4% en
respuesta a la ola de calor.
La producción se recuperó de manera más
marcada (8,5%) en los tratamientos refrigerados
que en los no refrigerados (2,9%)
Dentro de cada grupo de refrigeración, los
animales que recibieron dieta balanceada
presentaron mayor producción.
BIBLIOGRAFÍA
AMS (Am. Meteorological Society). 1989: Glossary of
Meteorology, 5th Edition. Boston, MA, USA.
Armstrong DV. 1994: Heat stress interaction with shade
and cooling. J. Dairy Sci., 77, 2044-2050.
Gallardo MR. 1998. Manejo nutricional. En: Producción de
leche en verano. Centro de Publicaciones Universidad
Nacional del Litoral, Santa Fe, Argentina. pp: 47-63.
Hahn L, Mader T, Spiers D, Gaughan J, Nienaber J,
Eigenberg R, Brown-Brandl T, Hu Q, Griffin D,
Hungerford L, Parkhurst A, Leonard M, Adams W, Adams
L. 2001. Heat wave impacts on feedlot cattle:
considerations for improved environmental management.
In: Stowell, R.R.; Bucklin, R.; Bottcher, R.W. (eds.)
Livestock Environment VI: Proceedings of the sixth
international symposium, Louisville, Kentucky. ASAE, St.
Joseph, MI, 49085-9659, USA. pp: 129-139.
Thom EC. 1958. Cooling-degree days. Air conditioning,
heating and ventilation, 7, 65-72.
Valtorta SE, Gallardo MR, Castro HC, Castelli ME. 1996:
Artificial shade and supplementation effects on grazing
dairy cows in Argentina. Trans. ASAE, 39, 233-236.
Valtorta SE, Leva PE, Gallardo MR, Fornasero LV, Velés
MA, García MS. 1997. Producción de Leche: Respuestas a
la alta temperatura. Archivos del XV Reunión Latino
Americana de Producción Animal y IX Congreso
Venezolano de Zootecnia. Maracaibo, Venezuela, 24 al 28
de noviembre de 1997. Pp.400-401.
Valtorta SE, Leva PE. 1998a. Caracterización del ambiente
físico. En: Producción de leche en verano. Centro de
Publicaciones Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe,
Argentina. pp: 9-20.
Valtorta SE, Leva PE. 1998b. Repuesta del animal al
ambiente. En: Producción de leche en verano. Centro de
Publicaciones Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe,
Argentina. pp: 21-37.
Valtorta SE, Leva PE, Gallardo MR, Scarpati OE. 2002.
Milk production responses during heat wave events in
Argentina. Proc.16 Congress of Biometeorology. Kansas
City, Missouri, USA,Pp: 98-101.

Documentos relacionados