Pascua - Soluzione web

Comentarios

Transcripción

Pascua - Soluzione web
Pascua Juvenil
Presentación.
“Maestro, enséñanos a orar”. (Lucas 11,1)
La Pastoral Juvenil de la Diócesis de Sonsón Ríonegro y la Parroquia Nuestra Señora
del Rosario Chiquinquirá de El Santuario, presenta una propuesta clara de Celebración
Pascual para los Jóvenes, con el fin de insertarlos en el Misterio de la Salvación de
Dios, otorgada en Jesucristo Salvador del Mundo, y de facilitar el trabajo con ellos en
estos días santos.
En esta oportunidad, presentamos un material basado en la propuesta Diocesana de vivir
la Oración y las Comunidades Cristianas, que en la Pascua encuentra su fuente y
seguridad, y que se concreta en la venida del Espíritu Santo: Pentecostés. Todas las
actividades, celebraciones y encuentros que aquí se contienen, giran en torno a la
petición de los Discípulos a Jesús: “Maestro, enséñanos a orar”. Es así que hemos
definido y delineado nuestro objetivo: Hacer que los Jóvenes encuentren en la oración la
única y mejor fuente para el diálogo con Dios. Además queremos que con el trabajo en
comunidades, se fortalezca la vida comunitaria de la fe, pues los jóvenes unidos pueden
ser como lo pide la Iglesia: “El futuro del mañana”.
En este material te ofrecemos: Celebraciones, Catequesis, Actos de piedad, actividades;
en fin un mosaico pastoral concreto para los jóvenes en esta Semana Santa, y para la
preparación y celebración de Pentecostés.
Metodología de trabajo.
Este material es fruto de una larga experiencia en el trabajo de la Pascua Juvenil, en la
que han intervenido una multitud de líderes, que año tras año, han aportado su
experiencia de fe, para que todo lo que se realice sea efectivo y viable. Por eso
sugerimos que el rodaje de toda la Pascua este distribuido en grupos que hemos llamado
Comunidades. Este año, cada grupo llevará el nombre de las Primeras Comunidades
Cristianas.(Ver anexo 1).
Cada comunidad estará dirigida por un líder idóneo de la Pastoral Juvenil Parroquial, al
que hemos llamado Pastor; si las condiciones lo permiten, es bueno además que el
Pastor tenga a su vez uno o dos colaboradores, éstos llevan el nombre de guías. Ellos,
pastores y guías, conformarán el equipo central o timón de la Pascua Juvenil. Todas las
mañanas deberán reunirse antes que los demás jóvenes y realizarán su oración personal,
y terminada la jornada, sería bueno que realizaran una evaluación. Sugerimos que la
Pascua Juvenil se inicie el día sábado (víspera de Domingo de Ramos), y se prolongue
hasta el día Miércoles Santo, o inclusive, si existe la posibilidad, hasta el Domingo de
Resurrección.
Otras consideraciones:
Es bueno que todas las actividades se preparen con mucha anterioridad, que se tengan
en cuenta las sugerencias presentadas antes de cada una de ellas.
Equipo Diocesano de Pastoral Juvenil
1
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Introducción.
“Ha llegado la hora de ser glorificado el Hijo del Hombre. En verdad, en verdad os digo:
si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda el solo; pero si muere, da mucho
fruto. El que ama su vida, la pierde. Y el que odia su vida en este mundo, la guardara
para una vida eterna”. (Jn. 12,23/25)
Nuevamente, entramos en la celebración más importante de nuestra fe cristiana, La Fiesta
de la Pascua. En ella, derrochamos todo el afecto del corazón, para celebrar nuestra
salvación y redención dada en Jesús a través de su sacrificio en la cruz, y de su gloriosa
resurrección del lugar de los muertos. Porque dice el Apóstol, Dios al mundo amó, y de
tal manera fue su amor, que a su Hijo Unigénito él nos dio, para que todo aquel que crea
en él, tenga vida eterna, y es esta razón suficiente, para alegrarnos y festejar todo lo que a
través de su generosidad se nos ha dado.
Por eso, la Pascua se convierte para nosotros los cristianaos en la mejor oportunidad para
glorificar, alabar, bendecir, y aclamar a Dios por todas sus bondades, por la magnificencia
de la creación, y por la inigualable acción redentora por medio de Jesucristo su Hijo,
quien entregado a la voluntad de su Padre, lo acepto todo solo dejando que Dios actuara
en el mundo. El sin reparo trajo a nosotros la Palabra divina que reposaba junto a Dios, y
con su caminar llenó a nuestro mundo de esperanza y alegría, y con cada acción suya, nos
recordaba que Dios existía y que por siempre vive.
Vivir la Pascua, se debe convertir para cada cristiano, en su principal tarea del año, pues
en ella, las demás celebraciones anuales encuentran su sentido y significación. Es aquí
donde radica nuestra preocupación: que todos los jóvenes de nuestra Diócesis, y aquellos
sobre los que realizaremos nuestra acción pastoral, puedan vivir a plenitud su encuentro
Pascual, su fiesta cristiana de la Pascua Juvenil. Por ello, con reflexiones, celebraciones,
encuentros, y un elenco de actividades, nos acercaremos al encuentro directo con el
Maestro, en esta oportunidad para suplicarle que nos “Enseñe a orar”.
Es a través de la oración, y de la vida en comunidad, en donde podremos celebrar a
plenitud nuestra fiesta sagrada, es a través del dialogo con el Maestro Jesús, en que
nosotros, junto a los jóvenes que se acercan, y en busca de aquellos que están lejos, donde
encontraremos la mejor manera de empezar una nueva vida, “Nacida del agua y del
Espíritu”, y es desde aquí, que seremos “Luz del Mundo y Sal de la Tierra”
Que esta aventura de la Pascua Juvenil, este llena de éxitos para todos; para quienes
sacando de nuestro tiempo vivimos entregados a la Pastoral, para quienes consagrados a
Dios, inmolamos nuestra vida junto a El en la cruz, y para quienes como lideres, damos lo
mejor de nosotros para exaltar y glorificar el nombre de Jesucristo.
Y por encima de todo, que Dios bendiga y dirija nuestro trabajo Pastoral.
ANÍMATE A VIVIR LA PASCUA
2
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Propuesta de Programación.
A continuación presentamos un posible bosquejo para la celebración de la pascua
juvenil con sus respectivas actividades.
SÁBADO (antes de Domingo de Ramos).


Consagración de Pastores y guías. Conformación de comunidades (Horas de la
tarde).
Reflexión nocturna (Horas de la noche).
DOMINGO DE RAMOS.




Reflexión Jesucristo es Rey (Para realizarla antes de la Procesión de Ramos).
Procesión de Ramos (A la hora de cada parroquia).
Jornada de recreación ( Horas de la tarde)
Eucaristía Juvenil (A la hora de cada parroquia).
LUNES SANTO




Rosario de Aurora.
Maestro enséñanos a orar (la oración) (Horas de la mañana)
El muro y el puente (la comunidad) (horas de la tarde)
Celebración de la luz (en la noche)
MARTES SANTO



Tras las huellas del Maestro: Vía crucis y Acto penitencial.
Día de Campo: Descubriendo a Dios en la naturaleza (Después del Vía crucis)
Celebración Familiar (Horas de la Noche).
MIÉRCOLES SANTO



Desierto “Maestro, enséñame a orar” (en la mañana, y todo el tiempo necesario).
Eucaristía de clausura (En la noche)
Si se cree conveniente después de la Eucaristía celebrar un ágape (Ver anexo 6)
Si la Pascua Juvenil se extiende hasta el domingo de Resurrección, sugerimos las
siguientes actividades:
 Hora Santa con los jóvenes (En la noche del jueves Santo)
 Celebración a María y ágape (sábado en la tarde)
 Eucaristía de Clausura (Domingo a la hora acostumbrada en cada parroquia).
3
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Consagración de Pastores y
Guías.
Nos reunimos en el lugar asignado previamente y después de realizar una breve presentación de la
Pascua Juvenil, y de unos cantos de animación, celebramos la Consagración de los jóvenes que han sido
escogidos para ser Pastores y guías, ellos al iniciar esta celebración deberán estar en el escenario,
estrado o altar. Es necesario, que previamente se escoja un signo o símbolo que portaran estos jóvenes
durante la Pascua. Es bueno que el sacerdote encargado de la Pastoral Juvenil presida esta celebración,
de lo contrario lo podrá hacer una persona idónea.
Canto: Mosaico de animación.
Comentario inicial:
“Jóvenes, en nombre de Dios os exhortamos a ensanchar vuestros corazones a las
dimensiones del mundo, a escuchar la llamada de vuestros hermanos y a poner
ardorosamente a su servicio vuestras energías. Jóvenes, luchad contra todo egoísmo ...
Sed generosos, puros, respetuosos, sinceros, y edificad con entusiasmo un mundo mejor
que el de vuestros mayores” (Mensaje del Concilio a los Jóvenes).
Jóvenes, bienvenidos a la Celebración anual de la Pascua Cristiana. En esta oportunidad,
reunidos bajo el lema: “Maestro, enséñame a orar”, celebraremos la vida de Jesucristo
en su Pasión, Muerte y Resurrección; como jóvenes inquietos venimos al encuentro con
Jesucristo vivo, motivo, pilar y timón de nuestra vida. Serán unos días de profunda
reflexión, de integración y vida comunitaria con nuevos jóvenes, de análisis de nuestra
vida, y sobre todo un espacio para aprender a los pies del maestro el arte de hablar con
Dios.
Ahora, presenciaremos la consagración de los Jóvenes que han decidido ser los
instrumentos de Dios para guiarnos y conducirnos en esta celebración pascual, ellos serán
nuestros Pastores y Guías, con su ejemplo y testimonio serán los que nos muestren el
camino del encuentro con Dios.
Presidente: En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Que la paz y gracia de Jesucristo nuestro maestro, este siempre con ustedes.
Todos: Y con tu Espíritu.
Presidente: En nombre de Dios les doy las gracias por haber aceptado la invitación de
venir a pasar junto a El estos días Santos. Pero antes de iniciar nuestra fiesta Pascual,
pedimos al mismo Dios que bendiga a este grupo de Jóvenes que se convertirán en
instrumentos suyos para guiar y acompañar nuestros pasos en estos días de encuentro.
Ellos sin ningún reparo, han querido sacrificar su tiempo para entregarse por completo a
Dios a través del servicio evangelizador que desde hoy realizaran, y con su compromiso
cristiano quieren convertirse para ustedes en modelos dignos a seguir.
Canto: Jesucristo me dejo inquieto.
Lectura del Evangelio.
Presidente: Les anuncio el Santo Evangelio según San Lucas 11, 1-10.
4
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Reflexión.
(Sugerimos en este espacio, realizar una corta reflexión en torno al evangelio, a la consagración y al
objetivo de la Pascua Juvenil)
Consagración.
Presidente: Jóvenes, antes de consagrarlos a Dios en el servicio de Pastores y Guías de la
Pascua Juvenil, les pido que hagan publica su decisión de entrega a Dios.
Joven 1: Nosotros, quienes por designio de Dios hemos sido elegidos para ser sus
mensajeros en esta Pascua Juvenil, hacemos público nuestro deseo de aceptar su encargo
de llevar su palabra a todos quienes estarán a nuestro lado.
Joven 2: Yo, en nombre de todos mis amigos y compañeros, demuestro el deseo firme de
servir a Dios, entregando todas nuestras fuerzas, energías y de tiempo completo a su
servicio. Por eso le pido que nos bendiga y nos mande a cumplir su misión, nosotros
pondremos nuestro trabajo, él cosechará los frutos.
Presidente: Jóvenes, si ese es el deseo verdadero que tienen, yo en nombre de Dios los
bendigo y consagro como Pastores y Guías de todos los que participaran de esta
Celebración Pascual, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,
animándolos a pregonar el mensaje del Evangelio a todos los hombres. Y como muestra
de esta consagración recibirán este signo que les recordará su compromiso ante Dios y
ante los demás jóvenes.
(En este momento se impone el signo escogido sobre cada Pastor y cada Guía, mientras
tanto se entona un canto vocacional)
Canto: Pescador de Hombres, o Alma Misionera.
Comentario final:
Hemos presenciado la bendición y consagración de estos Jóvenes como nuestros Pastores
y guías, ahora con la seguridad de poseer lideres que acompañaran nuestro camino
Pascual en nombre de Dios, nos disponemos a iniciar nuestra Pascua Juvenil. No sin antes
recibir también una bendición especial, para entregarnos con plena madurez a la acción de
Dios en estos días santos.
Presidente: Que Dios Todopoderoso, los bendiga también a ustedes jóvenes, para que
asuman con seriedad y madurez las enseñanzas que en nombre de Dios impartiremos
sobre ustedes, de manera que al clausurar nuestra Pascua, se conviertan en Hombres y
Mujeres nuevos. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Canto final.
(Una vez terminada la consagración, se procederá a la conformación de los
grupos o comunidades).
Joven, ¡Aun estas a tiempo!
5
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Reflexión nocturna.
En horas de la noche nos reunimos con los jóvenes, para realizar una reflexión nocturna, en
torno a la decisión que ellos han tomado al participar de la Pascua Juvenil; con el titulo de
“Joven, ¡Aun estas a tiempo!”, pretendemos que los jóvenes reflexionen sobre los diversos
aspectos que encontrarán en su participación en esta Pascua, sobre todo, su decisión de dejar
que Dios actué en sus vidas. Aunque sea una reflexión, se hará en forma de celebración, por
eso necesita un presidente y una organización previa
Canto: Mosaico Carismático de alabanza.
Comentario inicial:
Amigos, en la tarde de hoy nos hemos dado cita para inaugurar nuestra Pascua Juvenil
de este año. Ahora nos congregamos nuevamente para reflexionar y analizar junto a
Jesús, la decisión que hemos tomado de venir a participar de estos días santos junto a
El. Aunque ya estemos incertos en una comunidad dentro de esta Pascua, en esta noche
realizaremos una reflexión personal que solo entre tú y Jesús podrán analizar, por eso te
invitamos a que no dejes que algo perturbe tu encuentro con El, el éxito de estos días
dependerá de lo que hoy hables con El.
Joven 1: Jóvenes, en torno a Jesús Maestro nos agrupamos en esta noche, solo con el
fin de dialogar con El, para llegar a un acuerdo entre los dos; El te pedirá hoy que te
entregues por completo a participar de esta Pascua y dejarte invadir por su acción, y Tu
le pedirás que te enseñe a orar. Joven, recuerda: “Aun estas a tiempo”
En estos momentos iniciamos un mosaico de escenas bíblicas representadas sucesivamente, en
las que Jesús hable de la oración. Proponemos el Pasaje de Lucas11,1: “Señor, enséñanos a
orar”, Lucas 12, 22-34 “Donde está tu riqueza, allí esta tu corazón” Lucas 22,39-46. Una vez
terminadas las representaciones de estos pasajes bíblicos, entra un Joven diciendo, ojalá en
forma de dramatización:
Joven 1: La oración, creo que es el mensaje central de lo que Jesús nos dice en esta
noche, si aunque no lo creas, la oración. Un santo dijo que ella era “la fuerza del
Hombre y la debilidad de Dios” (San Agustín). Es tan importante usarla, que los
discípulos de Jesús, no quieren quedarse atrás, por el contrario, al ver que Jesús no
tomaba la iniciativa, ellos lo acosan y le piden: “Maestro, enséñanos a orar”. Quizás hoy
nosotros como Jóvenes no sepamos en realidad lo que es y significa la oración, pero de
eso tratara nuestra Pascua Juvenil, de saber lo que ha significado, y de su importante
necesidad para nuestra vida cristiana. Por ahora, contentémonos con saber que
Jesucristo en estos días santos nos ayudará a entrar en contacto con El en un dialogo
familiar, que en síntesis es la oración.
Joven 2: La oración, tal vez por lo que hemos visto, oído y conocido, no se pase por
nuestra mente, pues creemos que la oración es solo la repetición monótona pero
consciente de oraciones, o lecturas ya establecidas; pero que equivocados estamos, en
realidad ella es el instrumento que como seres humanos utilizamos para lanzar nuestra
voz al cielo y escuchar lo que Jesús nos dice.
Joven 1: Además de la oración, en esta oportunidad reflexionaremos sobre las
comunidades cristianas, es decir, sobre lo que ellas son, y como nos pueden servir a
nosotros los jóvenes en nuestro crecimiento y desarrollo personal y espiritual.
6
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven 2: Es cierto, la vida de las primeras comunidades cristianas fue la que permitió
que nuestra fe se propagara por todo el universo; el estilo de vida de sus gentes atrajo a
muchos seres humanos a unirse a la Iglesia de Dios, pues todos vivían como si fueran
uno solo, todo lo compartían y todo era de todos. Vivir en comunidad es más que hacer
montón, es mas que sumar en la lista; es ante todo, pertenecer a un grupo que tiene un
ideal común, y luchar por conseguirlo, por eso nuestra Pascua formará una gran
comunidad cristiana, que buscará encontrarse con Jesucristo en la reflexión de su
misterio salvador.
Joven 1: Ahora, los invito a que reunidos en comunidades, reflexionemos un poco mas
sobre el sentido de nuestra Pascua Juvenil, y de la decisión definitiva que haz de tomar
en esta noche.
Ahora nos reunimos en comunidades a lo largo del recinto donde nos encontremos, y luego el
Pastor asumiendo la voz, sigue con su grupo en tónica de reflexión utilizando y leyendo la
siguiente guía.
La oración y las comunidades: itinerario de la pascua
Jóvenes ya escuchamos que la dirección de nuestra Pascua Juvenil estará orientada
hacia la oración y las comunidades cristianas. Es en la oración, donde nosotros
podemos encontrar la ayuda para entrar en diálogo directo con Dios, es a través de ella
que podemos dirigir nuestra mirada a Dios, suplicándole que nos regale variedad de
cosas en que en determinadas circunstancias de nuestra vida necesitamos, es a través de
ella que podemos dar importantes cambios en nuestra vida, como tomar decisiones,
recobrar fuerza para la acción, encontrar refugio y esperanza en los momentos de dolor.
Es con ese sencillo instrumento que nosotros podemos pedir lo que necesitamos con
mayor urgencia y rapidez, es con ella que nos daremos cuenta de lo que en realidad
nosotros queremos y de lo que Dios quiere de cada uno de nosotros.
Pero, también es importante señalar que junto a la oración, haremos énfasis en la vida
de comunidad, tomando como ejemplo las primitivas comunidades cristianas de la que
nos habla el libro de los hechos de los apóstoles, es por eso que llevamos como nombre
de nuestra comunidad, el nombre de una de ellas. Es en las comunidades cristianas
donde la fe se hizo más fuerte, donde cada miembro tomo fuerza para dar testimonio de
su fe y de su convicciones religiosas. Tomaremos a las comunidades cristianas como un
ejemplo digno a seguir, pues en ellas cada uno vivía según su carisma, y lo ponía al
servicio de todos, es algo así como lo dicen los tres mosqueteros: “Uno para todos, y
todos para uno”. Jóvenes, por lo que acaban de escuchar, han de saber entonces que para
poder participar en esta Pascua deben cumplir algunas condiciones. Ahora recibirás una
hoja en la que te colocamos una serie de condiciones a cumplir, y luego tu pondrás un
compromiso personal. Finalmente la firmaras si estas de acuerdo, y la entregaras a tu
Pastor que la conservará por todos estos días santos.
Ahora cada joven recibe la siguiente hoja, deberá firmarla si esta de acuerdo, y además
colocar su compromiso personal. Al final el Pastor recoge las hojas y las guarda con mucha
seriedad y responsabilidad.
Joven, ¡Aun estás a tiempo!
Asume tu compromiso
7
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven, en nombre de Dios, gracias por aceptar su invitación a pasar junto a El estos días
santos de nuestra Fe. Quizás el día que te lanzaste a la aventura de participar de la
Pascua Juvenil no tenias ni la mas mínima idea de lo que trataría, ahora después de esta
breve reflexión lo sabes, por tanto tu decisión ha de ser mucho mas consciente y
comprometida, pues al saber el rumbo de nuestras actividades, te motivarás más, o por
el contrario querrás desistir y dejar de lado tu participación.
Ahora, lee con atención el compromiso que debes adquirir ante Dios y la Iglesia para
celebrar la Fiesta de nuestra fe, y colocando tu nombre, y por ultimo plasmando tu
firma, decidirás venir a vivir junto a Cristo la mejor y mas arriesgada aventura de tu
vida: Tu propia resurrección.
Yo _______________________ me comprometo con Dios a vivir
estos Santos días de la Semana Santa, unido a mis amigos y
compañeros, con los cuales compartiré esta Pascua Juvenil.
Hago firme propósito de dar lo mejor de mi en todas las
actividades y celebraciones que se realicen. Me comportare a la
altura de un buen cristiano, dando testimonio de mi fe sin ningún
prejuicio, ni condicionamiento. Aceptaré las correcciones que se
me hagan, con tal de ser mejor persona cada día.
Además me comprometo: _______________________________
_____________________________________________________
_____________________________________________________
_____________________________________________________
_____________________________________________________
_____________________________________________________
_________________________________________
____________________________
Firma
Joven, nuevamente Bienvenido a esta Fiesta con Jesús
Una vez terminado el tiempo de reflexión por comunidad, cada Pastor recogerá en una carpeta
bien presentada todas las hojas de compromiso, y luego las presentara ante toda la comunidad,
en el momento indicado. Luego, nos congregamos todos nuevamente en el escenario o salón
principal, para finalizar con nuestra reflexión. En el escenario se debe tener un lugar especial
para depositar las carpetas que traen los Pastores.
8
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven 1: Jóvenes, ya hemos realizado un compromiso claro con Dios y con nosotros
para estos días Santos, ahora lo único que falta es lo más importante, que el compromiso
que has adquirido lo cumplas de corazón.
Joven 2: Ahora amigos, los Pastores depositarán nuestras hojas de compromiso en este
lugar, con el fin de mostrar que ellos son reales y verdaderos, y que de corazón
queremos cumplirlos, es Jesús quien con su compañía nos ayudará a llevarlo a feliz
cumplimiento.
Mientras se canta, los Pastores depositan las hojas en el lugar indicado; es conveniente
que se haga de manera ordenada y uno por uno, y que el Pastor haga una pequeña
oración al presentar sus compromisos.
Canto: Alto escúchame.
Comentario final (Una vez terminado el canto)
Jóvenes, de esta manera concluimos nuestro primer encuentro Pascual, mañana es un
nuevo día, y con entusiasmo aclamaremos a cristo como Rey; con tu compromiso y la
bendición de Dios, podrás cantar victoria de resurrección al terminar estos días santos.
Les deseamos a todos una feliz noche, y que Dios los bendiga.
Al final, si se puede, realizar un avivamiento con cantos carismáticos, de manera que
los jóvenes vayan encontrando ambiente para le día de mañana.
Domingo de Ramos
Al inicio de la jornada Dominical de la Pascua Juvenil, proponemos que los jóvenes se reúnan
en un lugar especial, un tiempo antes de la procesión de Ramos, que sea prudencial, para
reflexionar en torno a Cristo Rey; pues durante este recorrido los Jóvenes aclamaran a Cristo
como Rey, por eso creemos conveniente hacer una reflexión con ellos en torno al Reinado de
Cristo.
Jesucristo es el Rey.
Leer: Jn 18, 33-37
Brevemente entramos a reflexionar sobre un tema capital, que en un día como hoy,
recobra gran importancia y significado. Hablamos de el Reinado de Dios reflejado en
Cristo su Hijo. Tomamos como punto de partida el significado corriente de la palabra que
ha sido definida como: “espacio de tiempo en que gobierna un Rey”, y es en este espacio
en que el Rey trata de dominar y mantener su predominio sobre todas las cosas que
pertenecen a su reino, y además, conquistar nuevas cosas para si. Entre los reyes
encontramos grandes hombres que dejando una huella imborrable en su reino,
permanecen para siempre en su historia, pues dando lo mejor de sus personas han
permitido un desarrollo integral, firme y seguro de su reino; pero también han existido
aquellos que no han llenado las expectativas, y que por el contrario han defraudado a su
reino y lo han conducido a la absoluta miseria, dejándolo sin ilusiones, sin esperanzas y
sumido en la mas desoladora problemática. Es por eso, que frente a la historia de estos
reyes muchos prefieren callar, o dar una opinión imparcial y subjetiva de lo que en
realidad ocurrió. Ante este panorama podemos preguntarnos: ¿Qué significa en realidad
un reinado? ¿Tiene validez en nuestros días el reinado?.
9
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Acercándonos un poco a la tradición bíblica, hemos de anotar que, Rey ante todo significa
“caudillo de Dios”, es decir, que el Rey es la persona que en nombre de Dios dirige los
pasos de el reino hacia la liberación y felicidad. Desde esta perspectiva hemos de decir
que ellos son elegidos directamente por Dios, tal es el caso de David y su hijo Salomón,
quienes por inspiración y mandato divino lucharon por la consolidación de el reino de
Israel y con su sabiduría lo llevaron a ser reconocido como fuerte e importante a los ojos
de los demás pueblos. Pero en el transcurso de los años, su fuerza se va debilitando y su
poder que no solo residía en su ejercito sino también en Dios se va perdiendo, hasta que
llega el momento de su definitiva consumación.
Dios que nunca olvida a su pueblo suscita a los Profetas para que asuman su voz, y como
lo hacían los reyes en su tiempo lo hagan ahora ellos: Dirigir a los hombres por el camino
de la salvación. En ellos renace la esperanza de un reino futuro en el que por siempre
reinara la justicia, en el que la maldad nunca tendrá cabida y en que la igualdad será un
derecho inalienable; esto a su vez se convierte en una promesa divina, por eso los
Israelitas ven en el futuro Rey a una persona fuerte, poderosa, con suficiente capacidad
militar y de gran inteligencia, que pondrá a los enemigos en su lugar y a los contrarios al
reino los destruirá. Pero cuando la promesa divina se cumple, los Israelitas no se percatan
de la presencia de este rey entre ellos, pues contrario a lo que pensaban este es pobre,
humilde, sencillo, de un pueblo poco conocido. Hablamos aquí de la persona de Jesús,
que cuando irrumpe en la historia de Israel, su único mensaje fue “Conviértanse que el
reino de los Cielos esta cerca”, es decir que la promesa de Dios esta apunto de cumplirse;
es aquí donde empezamos a encontrar la diferencia entre en un reino humano y el reino
propuesto por Jesús.
Jesús habla de un reino diferente al Judío, pues ponían sus esperanzas en un materialismo.
Jesús pone el reino de Dios en relación inmediata con su propia persona y misión. No solo
anuncia la venida del reino de Dios sino que lo inaugura con sus obras; sus milagros
proclaman la venida de el reino. De ahí que exija para si, la misma resolución que para el
reino de Dios, o se esta con el o contra El. En su entrada en Jerusalén, el jubilo de el
pueblo se dirige tanto a su persona como al reino de Dios venidero. Jesús es Rey, no solo
porque tiene el poder de Dios, sino porque El mismo es la manifestación de el reino de
Dios. Por eso ante la pregunta de Pilato El responde con seguridad: “Tu lo haz dicho, Yo
Soy Rey” (Jn 18,37). Jesús es Rey, y su reinado se ejerce no sobre un territorio
delimitado, sino sobre la existencia de cada hombre que acogiendo su palabra se convierte
y asume el reino con madurez y responsabilidad.
Quien acepte el reino de Jesús no tiene porque renunciar a nada bueno que halla en el
mundo, ni volver la espalda a ninguna empresa humana, ni desentenderse de problema
humano alguno; lo único que habrá de hacer es afirmar con palabras y hechos que no hay
nada que temer, nada de que preocuparse, nada capaz de desalentarlos. Lo que haga no
será lo que le diferencie de los demás, sino la forma de hacerlo, su estilo es el del hombre
que ha encontrado un tesoro oculto.
10
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Consignas a Cristo Rey
Para la procesión de Ramos.
Sería bueno que éstas consignas se hagan en dos grupos.
Grupo 1
Grupo 2
1. Tu que estas en el cielo ..................................Maestro, enséñame a orar.
2. Vivir para Cristo........................................................ si, solo para Cristo.
3. Bendito el que viene............................................... en nombre del Señor.
4. Semana mayor..........................................................semana de reflexión.
5. Cristo nuestra pascua...........................................motiva nuestra marcha.
6. Cristo es el rey de la vida........................................gritemos con alegría.
7. La juventud con Jesús.....................................................encuentra su luz.
8. Alabemos al Señor ......................................... que nos brinda su perdón.
9. Cristo vive para siempre......................... en el corazón de todo viviente.
10. Viva el Señor............................................................. el Mesías salvador.
11. Abre tu corazón..................................................... a la acción del Señor.
12. Estamos unidos..................................................... para glorificar a Dios.
13. Canta pueblo de Dios......................................... a aquel que es tu Señor.
14. Hosanna en el cielo............................... a quién recorre nuestro sendero.
Sugerimos además cantos de alabanza, que se entonen con los jóvenes durante el
recorrido:
 Hosanna hey
 Viva la fe.
 Yo te alabo con el corazón.
 Mi Dios esta vivo.
 Vamos a bendecir, entre otros.
EUCARISTÍA JUVENIL
Comentario Inicial:
“Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan sus fieles; que
proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas; explicando tus hazañas a
los hombres, la gloria y majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo tu
gobierno va de edad en edad”.
Jóvenes, hoy nos unimos al canto de toda la iglesia para aclamar a Cristo, que humilde,
sencillo, y como cualquier otro hombre entra en Jerusalén, y que a la vista del pueblo es
recibido como Rey. Nos cuenta la Sagrada Escritura que al reclamo de los orgullosos y
prepotentes frente a lo que estaba sucediendo, Jesús les responde: “si ellos se callan
hablaran las piedras”. Es por eso que al inicio de esta Pascua Juvenil no queremos
11
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
apagar nuestra voz, sino por el contrario, unirla a toda la humanidad para decir que
Cristo es el Rey. Por tal motivo participamos de esta Eucaristía con todo entusiasmo, a
la vez que le suplicamos como sus discípulos: “Maestro enséñanos a orar”.
PRECES:
PRESIDENTE:
Maestro bueno, hoy hemos unido nuestra voces para reconocer tu reinado
sobre nuestras vidas, mira a éstos jóvenes que inquietos se reúnen para
alabarte y escucha las plegarias que te dirigen en éste día santo. Nos
unimos en oración diciendo:
Maestro bueno, enséñanos a orar.

Recibe Señor nuestra humilde plegaria, en la que te pedimos por toda tu Iglesia
Santa , en especial por el Santo Padre quien junto a nosotros se define “un Joven
de 83 años; otórgale la salud y la fuerza necesaria para dirigir a tu Pueblo Santo.

Recibe Señor la aclamación de nuestro corazón que te suplica y pide por
Colombia nuestra patria. Ella al igual que nosotros esta consagrada a ti, por tal
motivo inspira nuestras obras para que actuando conforme a tu voluntad
logremos la paz y el desarrollo que tanto anhelamos.

Son muchos los que sufren el dolor y la desesperación, muchos que por
situaciones adversas no encuentran seguridad ni esperanza; dirige tu mirada
sobre ellos, de manera que asistidos por tu ayuda puedan superar todos sus
problemas.

Hemos iniciado con gran alegría nuestro encuentro Pascual de este año; ahora
junto a tu presencia Sacramental te rogamos que nos des la docilidad suficiente
para atender a tu llamado, y así poder crecer como personas.
PRESIDENTE:
Recibe Señor Jesucristo, Rey del cielo y de la tierra, éstas oraciones que te
presentamos, que han salido de nuestro corazón joven, y otórganos la
gracia de permanecer firmes en nuestro propósito de vivir contigo. Te lo
pedimos a ti que vives y reinas para siempre. Amén.
Plegaria Eucarística:
Sugerimos que se utilice como plegaria Eucarística alguna de las que utilizamos en la
misa de niños , con el fin de hacer más compartida la plegaria.
COMENTARIO FINAL:
Bendecimos a Dios, y le estamos agradecidos por la celebración de ésta eucaristía en la
que nos ha permitido aclamarle como el rey de nuestras vidas. La vida continua, y la
12
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
prolongación de ésta celebración debe hacerse efectiva en los diferentes actos de nuestra
Pascua Juvenil.
Primer momento: (en la mañana)
Lunes Santo
Maestro, enséñanos a orar!
Encuentro sobre la Oración.
Se puede iniciar con una ambientación y animación general. Luego por grupos o
comunidades se hace la siguiente motivación y descripción de la propia experiencia.
OBJETIVO: Profundizar el tema de la oración partiendo de la propia experiencia y
brindando aportes significativos que impulsen a una mayor comunión y relación con
Dios.
MOTIVACIÓN Y DESCRIPCIÓN:
El pastor y los guías dirigen la siguiente actividad invitando a participar con seriedad y
respeto, a vivir lo que se les propone. Es una actividad de introspección personal que
requiere un tiempo prudencial de reflexión.
Primer momento:
Se invita a que cada uno piense en su familia, algún recuerdo de su infancia, que
imagine los paisajes que a lo largo de su vida más ha conservado en la memoria. Que
piense en las personas que ha conocido o encontrado en el camino en situaciones
difíciles y de dolor a las que sinceramente hubiera querido ayudar porque, más que
lástima, despiertan com – pasión. Recuerda un momento, celebración, o situación en la
has sentido que Dios te ha acompañado. Finalmente, resaltar la importancia de las
propias vivencias y hacer una breve socialización de lo que han hecho.
Segundo momento:
1. Piensa en uno de los mejores momentos de tu vida, donde has sentido la
mayor alegría y serenidad.
2. Ahora piensa en uno de los momentos más difíciles que has tenido en tu vida.
3. ¿Crees que Dios ha tenido algo que ver en esos dos momentos? ¿cuál ha sido su
intervención?
Tercer momento:
compartir las experiencias de las preguntas anteriores y brindar el siguiente
aporte:
 Dios está presente siempre en todos los momentos de la vida de toda persona.
 Aún en los acontecimientos difíciles de la vida, no porque se alegre con el dolor,
sino dando la luz y la fortaleza para asimilarlos y aún superarlos.
13
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
 Más aún, aunque no te des cuenta, no lo percibas, aunque digas no creer, el ha
estado allí y siempre va a estar.
 Él quiere comunicarse contigo y lo hace a través de tu familia, de la naturaleza,
de los demás, de tus vivencias... pero ante todo por medio de su Hijo Jesucristo.
Ahora bien, hay un medio especial para descubrirlo y dialogar con El: la
Oración.
ANÁLISIS DEL TEMA:
“Y sucedió que, estando él orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno
de sus discípulos: «Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus
discípulos.» El les dijo: «Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre,
venga tu Reino, danos cada día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros
pecados porque también nosotros perdonamos a todo el que nos debe, y no nos
dejes caer en tentación.» (Lucas 11,1-4).
¿Qué es la oración?
La oración es a la vez algo fácil y difícil. Fácil porque hablar con Dios es algo que
podemos hacer en cualquier momento, prácticamente en cualquier circunstancia. Y es
difícil porque a veces no sabemos exactamente qué es hacer oración, porque las
ocupaciones diarias nos absorben o simplemente porque hay una gran resistencia a
sentarse un rato para hablar con Dios. Para poder hacer bien la oración, para rezar bien,
es importante entender qué es la oración.
Orar es hablar con Dios, de tú a tú, como le habla un hijo a un padre. Y a Dios podemos
decirle cualquier cosa: lo que vivimos, nuestras preocupaciones, lo que hemos logrado,
en lo que necesitamos su ayuda, incluso contarle nuestro día tal y como lo haríamos con
la gente a la que le tenemos confianza y le queremos. La oración es un dirigirse a Dios
para alabarlo, agradecerle, reconocerlo y pedirle cosas que sean para nuestro bien.
Es buena idea conocer la definición de oración de algunos autores espirituales, santos,
doctores de la Iglesia y el Santo Padre:
• No es otra cosa oración mental, a mi parecer, sino tratar de amistad, estando muchas
veces tratando a solas con quien sabemos nos ama (SANTA TERESA, Vida, 8, 2).
• La oración es la elevación del alma hacia Dios y la petición de lo que se necesita de
Dios. (SAN PEDRO DAMIAN, en Catena Aurea, vol. III, p. 304)
• Oración es ese diálogo con Dios, de corazón a corazón. (J. ESCRIVÁ DE
BALAGUER, Es Cristo que pasa, 119)
• La oración es el reconocimiento de nuestros límites y de nuestra dependencia: venimos
de Dios, somos de Dios y retornamos a Dios. Por tanto, no podemos menos de
abandonarnos a El, nuestro Creador y Señor, con plena y total confianza [...]. La oración
es, ante todo, un acto de inteligencia, un sentimiento de humildad y reconocimiento, una
actitud de confianza y de abandono en Aquel que nos ha dado la vida por amor. La
oración es un diálogo misterioso, pero real, con Dios, un diálogo de confianza y amor.
(JUAN PABLO II, Aloc. 14-III-1979)
14
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
El Catecismo de la Iglesia Católica nos explica en síntesis que "La oración es la
elevación del alma hacia Dios o la petición a Dios de bienes convenientes" (CEC 2590).
En las definiciones anteriores encontramos varias palabras "claves" en el concepto de la
oración: diálogo, elevación, adoración, tratamiento de amistad. En la oración nuestra
mente se eleva a Dios para alabarlo y pedirle cosas convenientes a nuestra salvación.
Hay muchos tipos de oración, y conforme se avanza en ella la Gracia de Dios comienza
a actuar más y más en el alma, pero no olvidemos nuestro concepto fundamental.
Cómo hacer oración
Estando en el lugar apropiado, “Entra en el aposento de tu alma; excluye todo, excepto
Dios y lo que pueda ayudarte para buscarle; y así, cerradas todas las puertas, ve en pos
de Él. Di, pues, alma mía, di a Dios: busco tu rostro Señor; Señor, anhelo ver tu rostro.”
(San Anselmo de Canterbury, Proslogión, cap. 1)
Antes de hacer tu oración, determina cuánto tiempo vas a dedicarle. Aunque muchos
autores dicen que es mejor "un ratito de oración bien hecha" que nada, también es cierto
que es importante tener la disciplina y la fortaleza para dedicar un tiempo exacto en la
oración. A veces sentimos que el corazón se nos desborda y podríamos estar fácilmente
haciendo oración por mucho tiempo, al contrario a veces no tenemos ganas, estamos
"secos" o tenemos dificultades para la oración y tras un par de minutos ya deseamos
levantarnos. Como hacer oración requiere formar un hábito es buena idea comenzar con
poco tiempo (por ejemplo cinco minutos), incrementando poco a poco el tiempo (media
hora en la mañana y media hora en la tarde, metas ambiciosas, pero adecuada para este
mundo moderno).
Para empezar tu oración, recuerda el orden y las cosas que debes y puedes pedir en la
oración.
Puedes también tomar un libro de lectura espiritual o las Sagradas Escrituras
meditándolo y comentándolo con Dios en tu oración. "Meditar lo que se lee conduce a
apropiárselo confrontándolo consigo mismo. Aquí, se abre otro libro: el de la vida. Se
pasa de los pensamientos a la realidad. Según sean la humildad y la fe, se descubren los
movimientos que agitan el corazón y se les puede discernir. Se trata de hacer la verdad
para llegar a la Luz: "Señor, ¿qué quieres que haga?". (CEC 2706)
A quién se dirige la oración
Cuando hacemos oración ¿A quién la hacemos? Estrictamente la oración podemos
dirigirla a Dios en su Santísima Trinidad, a la Virgen y podemos pedir la intercesión de
los santos y a los ángeles para que presenten nuestras oraciones al Señor.
Nuestras oraciones deben ser dirigidas a Dios. "No hay otro camino de oración cristiana
que Cristo. Sea comunitaria o individual, vocal o interior, nuestra oración no tiene
acceso al Padre más que si oramos "en el Nombre" de Jesús.
Y sin duda, el motor fundamental de la oración es el Espíritu Santo, pues siguiendo
nuevamente al Catecismo “Nadie puede decir: «¡Jesús es Señor!», sino por influjo del
Espíritu Santo" [1Co 12,3 .]. Cada vez que en la oración nos dirigimos a Jesús, es el
Espíritu Santo quien, con su gracia, nos atrae al camino de la oración. Puesto que El nos
enseña a orar recordándonos a Cristo, ¿cómo no dirigirnos también a él orando? Por
15
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
eso, la Iglesia nos invita a implorar todos los días al Espíritu Santo, especialmente al
comenzar y al terminar cualquier acción importante.
En dónde hacer oración
San Juan Crisóstomo decía que "Orar es siempre posible. (...) “Es posible, incluso en el
mercado o en un paseo solitario, hacer una frecuente y fervorosa oración. Sentados en
vuestra tienda, comprando o vendiendo, o incluso haciendo la cocina.”
Sin duda, el mejor lugar para hacer oración es frente al Santísimo Sacramento, pues ahí
está Jesús Sacramentado quien nos ve y nos oye verdaderamente. El mismo Jesús que
descansaba en Betsaida, a quien tocaban los enfermos esperando su curación, al que
crucificaron en el Calvario y quien resucitó al tercer día está oculto en un pedacito de
Pan. Ahí está verdaderamente Jesucristo. Por lo tanto, no hay un lugar mejor para hacer
la oración que estando frente al Sagrario. Por diversas razones, por la dificultad de
dirigirnos a un templo. Capilla, etc., nuestra casa puede ser el lugar ideal para hacer
oración.
TODOS JUNTOS:
Se recomienda que este momento sea con todos los jóvenes de la pascua. No es sólo leer este
decálogo, es aplicarlo y que en un momento de oración espontánea se agradezca el trabajo de
la mañana. Se puede terminar con la oración del Padre Nuestro
DECÁLOGO PARA ORAR CON SENCILLEZ
1.- Tómate cada día dos minutos de tiempo para estar solo y en paz. Relaja
tu cuerpo, tu cabeza y tu corazón.
2.- Habla a Dios con sencillez y naturalidad y dile todo cuanto te preocupa.
3.- Entra en diálogo con Dios cuando estés en el trabajo diario.
Háblale, aunque sólo sea unos segundos, donde quieras que estés.
4.- No es necesario que uses fórmulas extrañas. Háblale con tus propias
palabras. Él entiende perfectamente.
5.- Convéncete de esta verdad: Dios está contigo y quiere ayudarte.
6.- Tu oración es inmediatamente eficaz, más allá de tierras y mares y
protege donde quiera que se encuentren tus familiares y personas queridas y
hace que les llegue a ellas el amor de Dios.
7.- Cuando ores, reafirma la actitud Jesús de estar dispuesto a aceptar la
voluntad del Padre.
8.- Pídele a Dios que te dé fuerza para hacer todo cuanto esté en tus manos,
y el resto queda en buenas manos; en las suyas.
9.- Di una oración por aquellos que no te quieren o te han tratado mal.
10.- No te olvides de rezar por tu comunidad, por tu país y por la paz en el
mundo.
16
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Segundo momento: (en la tarde)
El muro y el puente
Encuentro sobre la comunidad
Se puede iniciar con una ambientación y animación general. Luego por grupos o
comunidades se hace la siguiente motivación y descripción de la propia experiencia.
OBJETIVO:
Profundizar en las primeras comunidades como fruto de la resurrección del Señor y
ejemplo a seguir para las comunidad cristianas actuales .
MOTIVACIÓN Y DESCRIPCIÓN:
El pastor invita a los jóvenes de su comunidad a realizar el siguiente ejercicio.
a.
Tiene copiado en un afiche la siguiente cita bíblica:
“Los que acogieron su Palabra fueron bautizados. Aquel día se les unieron unas 3.000
almas. Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles, a la comunión, a la
fracción del pan y a las oraciones. El temor se apoderaba de todos, pues los apóstoles
realizaban muchos prodigios y señales. Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo
en común; vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según
la necesidad de cada uno. Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un
mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y
sencillez de corazón. Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo. El
Señor agregaba cada día a la comunidad a los que se habían de salvar” (Hch. 2,41-47).
b.
c.
Pide a alguno de los jóvenes que lea el afiche.
Divide a la comunidad en 4 subgrupos y cada uno responde la siguiente Ficha.
d..
Se comparte en plenario las conclusiones del trabajo.
1. Que nos llama la atención de la cita bíblica.
2. Imaginemos según la cita bíblica como sería un día común y corriente en
la vida de esta comunidad.
3. De estas características cual son aun conservadas en las actuales
comunidades cristianas
4. Que conclusiones o enseñanzas nos deja la reflexión de esta cita bíblica.
ANÁLISIS DEL TEMA.
PRIMER MOMENTO:
Hemos reflexionado ya, sobre la experiencia de la oración en la Iglesia, y de su
importancia para nuestra vida. Ahora, entramos a reflexionar un poco, sobre la
experiencia de fe de las primeras comunidades cristianas, que movidas por el Espíritu de
Jesús resucitado, esparcieron su palabra por todos los confines del mundo, y como dice
17
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
el sacerdote norteamericano Andrew M. Greeley: “Aquel que predicaba, después de su
resurrección, se convirtió en el predicado”. Y desde ella, reflexionaremos sobre
nosotros, vistos en clave de comunidad, como lugar propicio y apto para vivir a plenitud
las enseñanzas de Jesús.
Ahora bien ¿qué entendemos por comunidad? ¿cuáles son los rasgos más importantes
de una comunidad cristiana? Se ha dicho certeramente que el texto más importante es el
de Hch 2, 41-47 que recoge la experiencia de la primera comunidad cristiana. Ellas son
grupos de hombres y mujeres que se reúnen, según la tradición más antigua, el día del
Señor (Ap 1,7). Entre todos se establece una relación de fraternidad. De este modo, el
misterio de comunión que constituye a la Iglesia (ver LG 1) se hace visible incluso a los
ojos de los no creyentes, que dicen: Mirad cómo se aman. Son como una gran familia.
La Iglesia no es ejército (relación de obediencia: superior-inferior) ni tampoco escuela
(relación de enseñanza: maestro-discípulo) sino comunidad (relación de fraternidad:
hermano-hermano). Lo dice Jesús: Todos vosotros sois hermanos (Mt 23,8). Para
empezar una comunidad, no hace falta mucho: donde dos o tres se reúnen en su nombre,
allí está el Señor en medio de ellos (Mt 18,20).
El fundamento de esa comunión, lo que verdaderamente aglutina a la nueva familia de
los discípulos, es la Palabra de Dios. Dice Jesús: Mi madre y mis hermanos son aquellos
que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen (Lc 8,21). Quien acoge la Palabra, se
vincula a la comunidad. En las primeras comunidades, la Palabra de Dios se hace
experiencia de Cristo (Hch 2,36) y experiencia de conversión (2,38;ver CC 257-265).
La comunidad es lugar de perdón y de acción del Espíritu (Hch 2,38). Es lugar de
enseñanza, de comunión, de celebración y de oración (2,38.42). En la comunidad se dan
señales (2,45), que confirman la Palabra anunciada. La comunión de corazones se
traduce en una efectiva comunicación de bienes (2,44 y 4,32). La comunidad es
acogedora y abierta a la incorporación de nuevos miembros (2,47).
Las primeras comunidades se encuentran en situación política y religiosa adversa. Dice
San Pablo: Atribulados en todo, mas no aplastados (2 Co 4,8-9). En la Carta a Diogneto,
de mediados del siglo II, se dice de los cristianos: A todos aman y por todos son
perseguidos. Se los desconoce y se los condena. Se los mata...y, sin embargo, los
mismos que los aborrecen no saben decir el motivo de su odio (V,11-17).
Las primeras comunidades son minoría dentro de la sociedad, pero son como una
ciudad levantada en lo alto de un monte (Mt 5,14), como levadura en la masa (Lc
13,21). En ellas se da un fuerte proceso de evangelización: de adultos, también de niños.
Se reúnen donde pueden, generalmente en las casas (Hch 2,46;ver 12,12;1 Co
16,19;Flm 2;Col 4,15). En nuestro tiempo, es preciso rehacer el tejido comunitario de la
Iglesia. Sin tejido comunitario, a la Iglesia se le ve el esqueleto y, en vez de atraer,
espanta (ver Ez 37,11). Es a través de la vida comunitaria, que la Iglesia, integrando a
todas las personas sin excepción , construye un nuevo universo, dirigido por el amor y,
donde se vive la comunión. Cada miembro de ella, aporta sus actitudes y cualidades
para enriquecerla y darle plenitud, para adornarla de grande virtudes, y sobre todo para
que la acción que se realice además de ser mas completa, sea mas eficaz.
SEGUNDO MOMENTO:
Una vez terminado este primer momento, el pastor invita a los jóvenes a realizar el
siguiente ejercicio este nos invita a reflexionar sobre nuestras actitudes en la vida en
18
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
comunitaria. Se necesita tener preparado marcadores suficientes, hojas de papel bond,
y cinta para luego pegar .
Se lee la siguiente reflexión:
Desde el mismo instante en que nacemos , empezamos un desarrollo personal que
siempre va acompañado de otras personas que están a nuestro lado. La vida en
comunidad se hace necesaria para, poder alcanzar nuestras metas e ilusiones. La vida
en comunidad exige que cada uno dé lo mejor de si, para que la misma sociedad en la
cual estamos incertos, pueda crecer y llegar a un desarrollo integral y balanceado, en la
que todos se vean beneficiados. Pero muchas veces, nosotros, aunque conscientes de la
importancia de la vida en comunidad, actuamos y obramos como si así no lo
consideráramos. Muchas veces con nuestros actos, opacamos y detenemos la vida
normal de nuestra comunidad, en variadas oportunidades nos convertimos en piedra de
tropiezo, y en el muro que divide a nuestra sociedad.
El Pastor invita a los jóvenes a copiar en la hoja de papel bond una actitud o antivalor
que ellos tengan y consideren que impide de alguna manera su vida en comunidad... al
terminar los invita a escuchar la siguiente historia
El Muro.
“Un hombre en cierta ocasión, cansado de soportar las diferencias que tenia con sus
vecinos, decidió construir un muro que separara definitivamente su propiedad de las de
los demás, un muro lo suficientemente alto, por encima del cual nadie pudiera pasar, lo
suficientemente fuerte que nadie pudiera derribar. Y así fue, en pocos días, después de
conseguir los materiales, construyo una fortaleza alrededor de su casa, un muro tan
espléndido que nadie podía ni siquiera imaginar. Durante los primeros días su objetivo
se cumplió, nadie podía perturbar la tranquilidad que el sentía dentro de esta amol de
cemento. Todo era tranquilidad, todo era serenidad, no había nadie a su lado que
contradijera sus ideas, que pensara distinto a el. Visto así, el logro lo que quería. Pero al
transcurrir el tiempo, noto que la soledad estaba invadiendo su vida, que así, en esa
soledad no sabia para quien vivía. Fue así que decidió construir una escalera que le
permitiese observar por encima del muro y ver que hacían los demás; y vaya sorpresa.
Cuando asomo su cabeza por encima de su construcción, vio en las calles a los niños
jugar, vio a los hombres dirigirse al colegio, al trabajo, a las reuniones, y fue allí donde
descubrió que solo no podía vivir. La nostalgia invadió su alma y su vida, y decidió
destruir su muro, y mas bien destinar los materiales con lo que lo construyo, para
edificar un puente donde se necesitara”
Al terminar de escuchar la reflexión el pastor propone construir un muro con los
antivalores de todos de la siguiente manera:
Pesimismo
Pereza
intolerancia
Oposición
Egoísmo
Falsedad
19
Corrupción
mentira
Afán de
protagonismo
Las criticas
destructivas
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Un muro es elaborado con diversidad de materiales, a veces duros, otras no tanto, unos
son grandes, otros son pequeños. Pero a pesar de su diferencia y de sus características,
en esencia los muros cumplen una misma función: apartar una cosa de otra. Por
ejemplo, dentro de una casa un muro sirve para dividir las habitaciones, la cocina, la
sala, etc. Dentro de la vida comunitaria, nosotros muchas veces nos convertimos en
muros que dividen, que no dejan convivir; somos a veces como aquel hombre que
prefiere la soledad a ser contradicho por los otros, que prefiere apartarse a entrar a
colaborar en la edificación de un mundo mejor. Ahora, sobre la hoja en blanco, vamos a
colocar una falta que nos construye a nosotros un muro ante los demás, por ejemplo, el
pesimismo, con el cual a todo hora cuestionamos las acciones que hacemos por nuestra
comunidad, y luego uniremos las hojas de todos y construiremos un gran muro.
El Puente.
“Con los materiales con los que el hombre aquel construyó su muro, se construyó
cuidadosamente un puente, que sirvió para unir a un pueblo con otro, pues existía un río
caudaloso que los dividía. Fue así que la unión de la comunidad, permitió que el
comercio, la cultura, las costumbres y vivencias de ambos pueblos se compartiesen y así
enriquecieran su vida social”
El pastor invita a los jóvenes para que en otra hoja de papel bond, copien el valor
contrario al antivalor o actitud negativa que había copiado para construir el muro por
ejemplo si escribieron odio ahora deben escribir amor. Al terminar invita a continuar
con la reflexión.
Caso contrario al muro, el puente no divide sino que une. Aunque hecho con el mismo
material, el puente tiene una finalidad muy diferente, la de unir. Es así, que en nuestra
vida comunidad debemos buscar constantemente ser puentes que unan a una persona
con la otra, que busque soluciones ante una dificultad, que aporta experiencia y trabajo
para el desarrollo integral y eficaz de nuestra comunidad. Yo puedo ser puente cada vez
que trabajo por los demás, cada vez que valorando lo que soy, aporto experiencia e
ideas a mi comunidad. Es hora de ser puente, es hora de cambiar lo que en nosotros
parece ser muro para convertirlo en puente, de manera, que siendo instrumentos de
unión podamos construir un mundo mejor.
El Pastor invita a los jóvenes a construir un puente con esos valores que han copiado
en la hoja de papel bond. Para esto debe tener dibujado en un pliego de papel el
esquema de un puente.
Nota : se debe guardar el muro y el punte para la celebración de la luz.
Tercer momento: (en la noche)
Celebración de la luz.
Al calor del fuego!
En horas de la noche nos reunimos todos en un lugar cercano desde donde haremos un breve
recorrido de oscuridad y de silencio, cada grupo portará su muro y su puente, ojalá llevado
por todos los miembros de la comunidad. En el lugar escogido para realización de la
20
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
celebración, deberá haber cuando lleguemos música ambiental, que ayude a la concentración
y vivencia de la noche; allí también estará la fogata lista, pero sin encender, es además
necesario tener unas antorchas, de acuerdo al numero de comunidades. Una vez llegados todos
allí, empezamos la celebración siguiendo el esquema que a continuación presentamos.
Comentarista:
Como seres humanos, experimentamos de múltiples maneras el temor a andar en la
oscuridad y a permanecer en un silencio sepulcral, que en vez de regalarnos calma, lo
que nos aporta es un miedo y espanto grande. Esto se hace mucho mas complicado,
cuando existen situaciones que nos obligan a vivir así, en oscuridad y silencio, y aunque
la certeza de que la luz del sol disipara y terminara con la oscuridad, andamos como
ciegos en pleno día. Es entonces cuando necesitamos que la mano de otro ser tome la
nuestra para acompañar nuestra existencia. En esto radica la importancia de la vida en
comunidad, pues aunque pueda ser cierto que la oscuridad pueda permanecer por mucho
tiempo a nuestro lado, no lo tenemos miedo, pues unidos a nuestros semejantes la
venceremos con nuestro calor humano. Joven, en esta noche unidos venceremos a la
oscuridad, unidos todos como hermanos y, aferrados a Jesucristo nuestro Maestro con
valentía y decisión, pues esta noche la viviremos “Al calor del fuego”.
Al calor del fuego, reflexionaremos brevemente sobre los momentos en que con
intención, o por solo descuido, opacamos hasta incluso apagamos nuestra luz, y dejamos a
muchos sin la única esperanza de salir adelante. Porque Joven, solo podemos brillar
siempre y cuando exista alguien que pueda percibir nuestra luz, de lo contrario seremos
luz que solo ilumina el propio destino.
Ahora, en comunidad examinemos que tanto alcance tiene nuestra luz, o que tan poco
alumbra y brilla. Porque el maestro nos dijo “Alumbre así vuestra luz delante de los
hombres”.
En estos momentos los jóvenes se sientan a lo largo del lugar, y colocan los muros dentro del
circulo o semicírculo que formen. Una vez formados, un grupo de jóvenes leerá o si es posible
dramatizara la siguiente reflexión.
Joven 1: La comunidad se rige por principios que la identifican, y que permiten que la
convivencia sea mucho más sana y agradable. Es así, que incumplir, o infringir alguna de
sus partes, destruirá la armonía que la misma comunidad traía.
Joven 2: En nuestra vida comunitaria muchas veces dejamos de ser luz, y mas bien, nos
convertimos en artefactos que apagan además de la propia, otras luces. Es así, que
debemos examinar nuestra vida en torno a la vida de sociedad y de hermandad, porque
recuerda joven, si viniste al mundo es para vivir en comunidad, y nadie nace solo, ni nadie
vive y subsiste por si solo.
Joven 3: En nuestra vida de sociedad, muchas veces nos hemos convertido en muros, que
antes que unir, dividen; en variadas oportunidades somos los que causan división,
rencores, los que siempre nos oponemos a todo, somos lo que todos lo vemos mal, y nada
nos parece interesante.
Joven 1: El pesimismo, la negatividad, la desesperanza, que muchas veces asaltan
nuestras vidas, se ve reflejada en cada una de nuestras acciones comunitarias. Muchas
21
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
veces nos adelantamos a los hechos, y por miedo a perder o a fracasar, dejamos las cosas
de lado, y preferimos quedarnos con los brazos cruzados.
Joven 2: Convertidos en seres que no buscan el desarrollo y crecimiento de nuestra
sociedad, alzamos un gran muro, después del cual, nadie puede pasar. Somos muros
cuando no dejamos progresar a los demás, cuando arraigados en el pesimismo no nos
lanzamos a las aventuras de un mundo mejor.
Joven 3: Pero llego la hora, en que de muros nos convirtamos en puentes, que unan a una
orilla con otra, que creen lazos de amistad y de compromiso entre todos los miembros de
la sociedad. Ahora tu muro, puede convertirse en un puente, y algunos miembros de tu
comunidad, harán que el muro que con facilidad construimos, caiga, para convertirse así
sea con dificultad, en un verdadero y gran puente.
En estos momentos, los guías de cada comunidad, y dos o mas jóvenes, entran con su
muro y dando una breve vuelta en torno a la leña escogida para la fogata y luego lo
colocan en el piso alrededor de la fogata, de manera que se pueda pisar, y por el cual los
pastores puedan andar cuando se dirijan a encender sus antorchas. Mientras tanto se
canta o se coloca de fondo la canción: Comenzar de nuevo(Alberto Plaza). Una vez
terminado el canto, se procede a encender la fogata de la siguiente manera:
Lector:
Jesús dijo: "Yo soy la luz de este Mundo" después afirmó que nosotros también somos
"La Luz del mundo", Luz que debe alumbrar en medio de las tinieblas, en las calles, con
la mujer que fue abandonada con tres hijos por su esposo, el niño golpeado por su
padre, con los padres que ven a su hijo sumirse en las drogas... Es el momento preciso
para reflejar la Luz de Dios no sólo a través de palabras sino con nuestro estilo de vida,
una vida que refleje a Dios en toda su paz, con toda su misericordia y piedad. En
tiempos en los cuales la corrupción y falta de credibilidad en el mundo aumenta y la
falta de vidas llenas de Dios y de valores morales y espirituales son escasas, es
necesario que una generación comprometida con Dios y su propia nación se levante
para impartir la Luz de Dios en las tinieblas de soledad, tristeza, temor y angustia que
hay en el mundo. Creo que Dios puede hacer lo mismo y aún mayores cosas, sólo le es
necesario jóvenes que tengan las mismas convicciones, los mismos valores y la misma
pasión de servir a Dios y a su generación siendo la Luz de este mundo.
Joven 1: Nos decía la canción, hay que comenzar de nuevo, y por eso, en esta noche al
reunirnos al calor del fuego, llenos de entusiasmo para aportar algo nuevo a nuestra
comunidad, representados en nuestros pastores, encendemos nuestra luz por un mundo
mejor, esta vez guiados por Jesús que es la Luz del Mundo.
Joven 2: Amigos, llego la hora de darle mas brillo a esta noche, de alumbrar a todos los
hombres y mujeres que están sin esperanza y sin ilusión. Es hora de volver a vivir en la
luz, y dejar la oscuridad de lado, porque desde ahora ella será solo un recuerdo.
Joven 3: Ahora, cada uno de nuestros pastores saldrá con su luz encendida desde su
comunidad, y uniéndose a los demás, formarán una gran luz que encenderán nuestra
fogata.
22
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Ahora, cada pastor enciende la antorcha y sale con ella desde su comunidad, y va en busca de los
demás pastores, una vez todos unidos encienden la fogata y permanecen cerca de ella. Mientras
tanto se entona o escucha la canción :Enciende una vela, y una vez terminada, llevarán
nuevamente la luz a su comunidad y encenderán las velas de los que allí se encuentren con él.
Con alguna alusión especial pueden echar al fuego los muros que dividen y en el lugar donde
estos estaban se colocan y se leen los valores del puente. Luego se continúa la celebración de la
siguiente manera:
Joven 4: Jóvenes, nuestra noche ya ha sido iluminada, con el compromiso serio de ser
constructores y defensores de nuestra comunidad, espontáneamente los invito a compartir
sus luces con los de su grupo y con aquellos que tu quieras iniciar una amistad seria en
esta Pascua Juvenil y para siempre, y dile lo que deseas, lo que te ha gustado de aquella
persona, en fin, lo que quieras.
Ahora se deja un espacio grande para que los jóvenes compartan sus luces, y conversen entre
ellos, es un momento de mas espontaneidad, eso si, sin perder el sentido de la celebración.
Mientras esto sucede se puede colocar música de fondo, la que se crea conveniente, o entonar
cantos de amor y amistad. Cuando se crea oportuno se interrumpe el intercambio de luces y se
invita, a que todos unidos cantemos el Padrenuestro, y así, terminemos nuestra celebración.
Joven 1: Amigos, nuestro compromiso comunitario, se ve reflejado en nuestro trato de
amistad. Muchos hemos iniciado seriamente ahora un momento de amistad, y lo vas a
culminar cantando a Dios Padre, como su Hijo Jesús, que es nuestro maestro, nos enseno
a orar, por eso cantamos.
Canción: Padrenuestro.
Comentario Final:
Amigos, al calor del fuego, hemos celebrado nuestra vida en comunidad. Con la luz
nuevamente encendida llego la hora de hacerla brillar. Mañana llega una nueva jornada, y
en ella el encuentro con Dios se debe hacer claro y definitivo, porque seguimos en busca
de nuestro objetivo: que el Maestro, nos enseñe a orar! Para todos una feliz noche y que
Dios los bendiga siempre.
Primer momento: (en la mañana o la tarde)
Martes Santo
Tras las huellas del Maestro!
VÍA CRUCIS Y ACTO PENITENCIAL
Para este vía crucis, se hace necesario organizar previamente el recorrido, y se debe
escoger un grupo de jóvenes que dramaticen el vía crucis, en caso tal, se pueden leer en
forma de narración.
Canto: Cristo rompe las cadenas (u otro adecuado).
23
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Comentario inicial.
“Si alguno quiere venir en pos de mi, niéguese a si mismo, tome su cruz y sígame” (Mc.
8,34).” El vía crucis de Cristo es un camino que continua en la historia de la Iglesia y de los
cristianos. A lo largo de los siglos, una multitud que nadie consigue calcular de hombres y
mujeres, de jóvenes como nosotros y de ancianos, han llevado y siguen llevando la cruz con
el Maestro y por los mismos motivos del maestro. Como seres humanos estamos propensos
a sufrir una serie indeterminado de dificultades, de problemas y sufrimientos que, en
ocasiones, opaca nuestra existencia y la hace perder su razón. Pero al caminar junto al
maestro, encontramos que El con su ejemplo de sacrificio nos enseña a mirar la vida con
otros ojos, con esperanza e ilusión, pues El que todo lo puede, nos ayudara a superar
nuestras dificultades. Joven. Nos hemos reunido en estos momentos para recorrer el
camino del Maestro, a fin de que reflexionando sobre su vida, aprendamos de El lo
necesario para continuar nuestro caminar por esta vida, siendo mejores hombres y mujeres
para nuestra comunidad. Joven, es hora de ir: Tras las huellas del maestro.
Joven 1: En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.
Amigo Jesús, en esta oportunidad nos hemos reunido tus jóvenes, dispuestos a caminar
junto a ti el Camino de la Cruz, para que tomados de tu mano, encontremos en Ti razones
suficientes para continuar viviendo con esperanza. En estos tiempos, nos encontramos
tristes y desconcertados por la situación social de nuestra Diócesis y nuestro País, nos
perturbamos cada vez que sentimos que la voz de la violencia acalla nuestra misma voz; por
eso unidos a Ti y aferrados a tu cruz, te pedimos que nos enseñes a orar y a vivir en
comunidad, de manera que podamos pedir siempre los que nos conviene y ante todo
podamos hacerlo realidad en nuestra vida comunitaria. Amen.
Joven 2: Amigos, vamos a reflexionar ahora sobre la vida de nuestro Maestro Jesús, cada
una de las dificultades por las que tuvo que pasar para poder llegar a la cima del Calvario, y
desde allí poder vencer a la misma muerte, y otorgarnos el regalo de su resurrección.
Participemos con mucha fe, con gran alegría de este camino de la Cruz.
En estos momentos empieza la dramatización. Sale Jesús, los soldados, y una persona que haga de
Poncio Pilato, y este ultimo dirá:
Poncio Pilato: Yo, Poncio Pilato, procurador romano de la provincia de Judea, sentencio a
muerte a este hombre, y lo entrego a ustedes para que lo castiguen como es su costumbre.
Se le acusa de predicar doctrinas extrañas, de enseñar cosas diferentes a nuestras
costumbres, y ante todo por proclamarse el Hijo de Dios.
Comentarista:
I ESTACION:
JESUS ES CONDENADO A MUERTE
Te adoramos Oh Cristo y te bendecimos
Que por tu santa Cruz redimiste al mundo.
EVANGELIO:(Mc 15, 13-15)
La gente volvió a gritar: ¡Crucifícale ! Pilato les decía: pero ¿ Qué mal ha hecho? Pero
ellos gritaron con más fuerza: ¡Crucifícale!.Pilatos, entonces queriendo complacer ala
gente, les soltó a Barrabas y entregó a Jesús, después de azotarlo, para que fuera
crucificado.
24
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Quien hace de Jesús, realiza esta meditación en forma actuada, o si es necesario de forma leída,
pero siempre conservando el sentido: qué mensaje le daría Jesús a los jóvenes en cada una de las
estaciones que él recorrió para dar la vida por nosotros?.
Jesús: Joven yo me entrego voluntariamente a la muerte, mi amor me impulsa a dar la vida
por mis amigos, por ti, por toda la Humanidad. Amigo, solo tu sabes de mi inocencia, solo
tu sabes y comprendes que digo la verdad. Defiéndeme ante los demás, anuncia mis
palabras a los que están a tu lado, solo así me librare del muerte a la que tantos corazones
me han condenado. Joven, estas de mi lado, o por el contrario, ¿estas contra mi?
PETICION:
Jesús, te pedimos que nos des fuerzas para seguir tu ejemplo y no tener miedo A
proclamarte ante los demás, a defenderte y a decir sin miedo, que eres inocente, que eres
inocente en el hombre que muere, en el hombre que tiene hambre, en el hombre que es
despojado de su tierra.
II ESTACION:
JESUS CARGA CON LA CRUZ.
LECTURA: Jn. 19, 16-17.
" Entonces se le entregó para que fuese crucificado. Tomaron, pues, a Jesús, y él cargando
con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario, que en Hebreo se llama Gólgota."
REFLEXION:
Jesús: Sobre mis hombros acaban de colocar una cruz, como si fuera poco con el desprecio
de los hombres. Su peso es grande, pero sobre todo porque cargo con todas tus culpas.
Joven, pero no te preocupes, yo por amor llevo tus defectos, tus fallas, pero te pido que por
lo menos camines de mi lado, porque creo que eso aliviara un poco su peso. O es que
¿quieres dejar todo el peso sobre mi?
PETICION :
Te pedimos, Señor, que cada día seamos hombres y mujeres más comprometidos con los
necesitados y marginados de nuestro mundo; que cada día seamos más solidarios con su
dolor, que es nuestro dolor.
III ESTACION
JESUS CAE POR PRIMERA VEZ
EVANGELIO: (Jn.1,9-11)
La Palabra era luz verdadera que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. En el
mundo estaba y el mundo fue hecho por ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y
los suyos no la recibieron.
REFLEXIÓN:
Jesús: Joven, sobre mis hombros cargo con tus fallas, pero a veces se hacen muy pesadas e
insoportables. No sabes cuanto fastidia el tallo de la cruz, no sabes cuan incomodo es llevar
por las calles de tu pueblo este madero a la vista de propios y extraños. Acabo de caer es
25
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
cierto, pero te voy ha demostrar que caer no es fracasar, quedarse en el piso, eso si lo es.
Joven. No seas ajeno a mi dolor, recuerda que estoy aquí es por ti.
PETICION :
Construir un mundo basado en el amor, el respeto, el perdón, la tolerancia, la generosidad...
es difícil. Te pedimos que en ti encontremos la fuerza para hacerlo; que seas tú nuestro
Maestro.
IV ESTACION:
JESUS SE ENCUENTRA A SU SANTISIMA MADRE
EVANGELIO:(Jn.19,25-27)
Junto a la Cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María la mujer de
Cleofás y María Magdalena. Jesús viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien
amaba, dice a su madre:"Mujer, ahí tienes a tu hijo". Luego dice al discípulo:"Ahí tienes a
tu madre". Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.
REFLEXIÓN:
Jesús: Mi santa Madre, cada vez me sorprende mas. No solo me brindo lo mejor de si para
educarme y darme la posibilidad de encarnarme. Sino que en todo momento esta
apoyándome. Me duele verla sufrir, y quisiera ocultar mi dolor para que ella no sufre mas.
Joven, a ti te lo digo, Honra a Tu padre y a Tu Madre, así me agradaras mucho, y a ellos los
harás felices.
PETICIÓN
La vida de María es expresión viva de las actitudes del verdadero discípulo de Cristo.
Enséñanos, Padre Bueno, a saber llegar hasta el final; a acompañar a Jesús en todos los
momentos de sus enseñanzas; a no abandonarle ante la primera dificultad, y sobre todo,
enséñanos a valorar el esfuerzo de nuestros Padres.
V ESTACION:
JESUS ES AYUDADO POR EL CIRENEO A LLEVAR LA CRUZ.
LECTURA: Mt. 27, 32-33.
" Al salir, encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón, y le obligaron a
llevar su cruz. Llegados a un lugar llamado Gólgota, esto es, Calvario."
REFLEXION:
Jesús: Nadie quería ayudarme, no hubo espontáneos que se ofrecieran a ayudarme a cargar
la cruz. Ahora, mas que nunca, me siento abandonado, me siento solo, ninguno se atreve a
ofrecer su vida para ayudarme a llevar la cruz. Ni siquiera Tu, que eres el verdadero dueño
de este madero. Joven, muchas veces me siento solo al no poder contar con tu ayuda, me da
tristeza saber que me entregas la cruz, y a ti ya no te importa nada. Reacciona, por favor
ayúdame.
PETICION:
Te pedimos Maestro, que hoy al estar tras tus huellas, podamos comprender que la cruz
que llevas, es nuestra cruz, que si alguien de poner la frente y el esfuerzo para ayudarte
26
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
somos nosotros, los responsables de tu tragedia. Solo queremos ser mejores, solo con tu
ayuda lo lograremos.
VI ESTACION:
LA VERONICA ENJUGA EL ROSTRO DE JESUS
Lectura del profeta Isaías
Muchos se asustaron al verlo, porque su cara estaba tan desfigurada que ya no parecía un
ser humano.
REFLEXIÓN:
Jesús: todo no podía ser tan malo. Después de las caricias de mi Madre, entre el pueblo
expectante sale esa valiente mujer, que además de secar mi rostro que estaba bañado en
sudor, dio testimonio de su amor por mi. Joven, es que el camino de la cruz es difícil,
muchos de mis amigos ocultaron su identidad y se mezclaron entre el pueblo. Cuantas veces
tu haces lo mismo, y te escudas entre tus amigos, para no mostrar que crees en mi, eso duele
mas que esta pesada cruz.
PETICION
Señor , que como aquella mujer sepamos descubrir tu rostro en el rostro de todo el que
sufra; que como ella, nos arriesguemos a enjugarle el rostro y a ayudarle, y por encima de
todo a dar testimonio de tu amor ante nuestros amigos.
VII ESTACION:
JESUS CAE POR SEGUNDA VEZ
EVANGELIO
Van a una propiedad cuyo nombre es Getsemaní, y dicen a sus discípulos: "Sentaos aquí
mientras yo hago oración".Toma consigo a Pedro, Santiago y Juan y comienza a sentir
pavor y angustia. Y les dice: Mi alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y
velad. Y adelantándose un poco caía en tierra y suplicaba que a ser posible pasara de El
aquella hora, y decía: ¡ Abba, Padre!. Todo es posible para TI, aparta de mi esta copa; pero
que no sea lo que yo quiero, sino lo que quieras Tú.
REFLEXIÓN:
Jesús: Joven, mi mayor debilidad es mi amor apasionado; mi locura es entregarme sin
condiciones. Siempre me gustó presentarme con la debilidad del verdadero amor: desde
Belén hasta la Cruz. Quizás tu no entiendas esta locura de amor, porque te falte la
experiencia del amor por el otro. Amigo, es cierto, he caido por segunda vez, pero esto no
es el fin, es el inicio de una victoria que con esfuerzo y sacrificio lograremos.
PETICION:
Señor Jesús, enséñanos el camino que lleva a sentirse amado por el Padre como
tú te sentiste para dar la vida, superándolo todo, como tú lo hiciste.
VIII ESTACION:
JESUS ENCUENTRA A LAS MUJERES DE JERUSALEN.
LECTURA: Lc. 23, 27-28.
27
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
" Les seguía una gran multitud del pueblo y mujeres que se dolían y se lamentaban por él.
Jesús, volviéndose a ellas dijo: “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí; llorad más bien por
vosotras y por vuestros hijos."
REFLEXION:
Jesús: Joven, al iniciar este camino tu te decidiste a seguir mis huellas, pues me consideras
tu maestro. No creas que ha sido fácil, ha costado mucho, he aguantado mucho. Pero ahora,
después de tanto dolor encuentro otra satisfacción, un grupo de mujeres, que haciendo
alarde de su condición salen a mi encuentro, aunque a mi me toque consolarlas. Quizás a
estas alturas me veas muy mal, tal vez acabado y derrotado, y por eso ahora a la vez que te
consuelo, te pido que creas en mi, yo seré capaz de llevar tu cruz hasta el final.
PETICION:
Señor, todos estos días te estamos pidiendo que nos enseñes a orar. Ahora, al ver lo que
acaba de pasar en tu camino, te suplicamos que nos ayudes a creer plenamente en Ti, en que
tu eres el amigo que nunca nos fallas.
IX ESTACION:
JESUS CAE EN TIERRA POR TERCERA VEZ.
EVANGELIO: Mc 14,32-36.
" Mientras los discípulos dormían, Jesús cayó por el suelo hasta tocar la tierra con su cara.
E hizo esta oración: " Padre, si es posible, que se aleje de mí este cáliz; pero no se haga mi
voluntad sino la tuya ".
REFLEXIÓN:
Jesús: Caer por tercera vez en el camino de la cruz, puede significar que me estoy
entregando a la muerte en fragilidad, con todas las consecuencias. Joven, quizás muchas
veces te hallas propuesto hacer cosas y con el tiempo te eches para atrás; ahora me pides
que te enseñe a orar, al transcurrir el tiempo puedes caer, y dejar de lado lo que me pediste,
recuerda he caído tres veces, pero por encima de todo siempre me levanto.
PETICION.
Te pedimos Señor , por todos los que caen en la desilusión , la desesperanza y el miedo ,
por los que se ven sin fuerzas para continuar el camino, por los que no saben amar sin
recibir recompensa. Para, que fijándose en ti, pongan en ti su fuerza.
X ESTACION.
JESUS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS.
EVANGELIO: LC 23,33-34.
Llegados al lugar llamado Calvario, le crucificaron allí a El y a los malhechores, uno a la
derecha y otro a la izquierda. Jesús decía: "Padre perdónales porque no saben lo que hacen".
Se repartieron sus vestidos echando a suertes.
REFLEXIÓN:
Jesús: Ser pobre es tener un corazón lleno de caridad. El que es rico, vive tan pendiente de
sus bienes y de si mismo..., que se le ha vaciado el corazón y no puede ser feliz. Esta parte
de mi camino nos enseña el valor del despojo, de la pobreza. Al final de la vida sólo
quedará el amor. Todo lo demás, que tanto nos preocupa, pasará.. La clave de la alegría
cristiana está en el gozo de hacerse pobre amando hasta darlo todo, porque dejando a un
28
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
lado aquello el “poder”, el “tener” y la “búsqueda del placer”, encontramos la verdadera
vida y la verdadera alegría. Es así que podrás de verdad aprender a orar.
PETICION.
Señor, te pedimos que seamos capaces de emprender un camino en el que no busquemos la
riqueza o la comodidad material, sino que busquemos ser ricos amando y dándonos a los
demás, y a través del dialogo contigo podamos realizar lo que pedimos.
Para esta estación, es bueno que se haga en un lugar en el que permanezcamos hasta el final, pues
allí mismo realizaremos un pequeño acto penitencial.
XI ESTACION:
JESUS ES CRUCIFICADO.
LECTURA: (Mt. 27,34-39)
"Le dieron a beber vivo mezclado con hiel; pero él, después de probarlo, no quiso beberlo.
Una vez que le crucificaron, se repartieron sus vestidos, echando a suertes. Y se quedaron
sentados allí, para custodiarlo. Sobre su cabeza pusieron, por escrito, la causa de su
condena: “éste es Jesús, el Rey de los judíos”. Y al mismo tiempo que a él, crucificaban a
dos salteadores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Los que pasaban por allí, le
insultaban, meneando la cabeza."
REFLEXIÓN:
Jesús: Ha llegado la hora de mi crucifixión. Estoy clavado en la cruz y alzado en alto.
Siempre es difícil entender la locura de la cruz, algo incomprensible para tu entendimiento
pero, sin embargo, en ella está la clave de mi seguidor de : dar la vida por todos, sin
reservarnos nada. Joven mi vida es tuya, ahora atado y clavado en cruz te doy todo lo que
soy.
PETICION:
Enséñanos, Jesús, a amar no sólo “más o menos”, no sólo “un poco” sino a ser generosos
con nuestra vida como tú lo hiciste, enséñanos a no poner disculpas al amor.
XII ESTACION.
JESUS MUERE EN LA CRUZ.
EVANGELIO: JN 19,31-34.
Los judíos, como era el día de la preparación para que no quedasen los cuerpos en la cruz
el Sábado, porque aquél Sábado era muy solemne, le rogaron a Dilato que les quebrara las
piernas y los retiraran. Fueron, pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del
otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las
piernas sino uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió
sangre y agua.
REFLEXIÓN:
Jesús: Joven, aparentemente he llegado al final. Mi camino termina, ahora debo darte mi
vida; tu sabes que tu vida me pertenece, pues ahora también te digo que mi vida te
pertenece, ya me voy, por favor que al morir no se en vano mmi camino, aprovecha esta
29
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
oferta de salvación. Pero antes de irme quiero decirte, que aunque parezca, el camino no
termina aquí, persevera, y espera la noche pascual, solo allí descubrirás cual realmente es tu
destino: La Victoria.
Joven, en tus manos encomiendo mi espíritu.
Comentarista:
Todo moribundo experimenta
la sombra de la angustia de la soledad,
el abandono total.
Pero ¿El Padre puede abandonar al Hijo?
El grito de Jesús es un grito misterioso,
de sufrimiento total,
de esperanza contra toda esperanza.
Los labios de Jesús
confiesan otro misterio:
La sed de su cuerpo es sed divina.
Y Jesús muere ante los que le miran
y ante los que se burlan de El.
Reclinó su cabeza coronada de espinas.
Y ante el pasmo de cielo y tierra
pende colgado y muerto
el cuerpo del Hijo de Dios.
PETICIÓN
Te pedimos, Señor, que no se produzcan más muertes de hombres inocentes , que tu
muerte y la muerte de todos los hombres sirva para crear un Mundo Nuevo, y que por
encima de todo aprovechemos la oferta de la salvación dada por ti.
A este estación llegamos con nuestro vía crucis. Si en las horas de la noche no han
planeado la celebración familiar se puede programar este acto penitencial, de lo contrario
se puede hacer inmediatamente reunimos todos en el mismo lugar en el que realizamos las
últimas dos estaciones, y continuamos nuestra celebración con las siguiente guía.
ACTO PENITENCIAL
Canto: Tenme piedad Oh Dios.
Comentarista:
Amigos, ya hemos ido tras las huellas del maestro. Ahora al contemplar su muerte,
entraremos a realizar un examen de conciencia mas fuerte frente a la vida nuestra, en
paralelo con la vida de nuestro maestro Jesús.
Todos se sientan, y con música de fondo se realiza el siguiente examen.
Examen de conciencia:
Lector 1:
30
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
* Las piedras son duras, frías, insensibles, resbaladizas, no son capaces de
empapar. Tu corazón es duro y frío como la piedra cuando...
... no eres sensible al grito del que está solo, enfermo necesitado...Frío, calculador para
buscar tu propio interés y para sacar provecho de las situaciones. Impenetrable e
insensible ante tanto amor tanta ternura tanto cuidado como Dios tiene de ti...
Resbaladizo y duro cuando Él te busca y te llama porque te quiere a su lado, de los
suyos...
¿Nos interesa seguir con el corazón de piedra para que Dios no encuentre calor y no
entre a fondo, ni nos complique la vida, ni nos pida demasiado?
Lector 2:
* Lo que es diminuto tiene poca capacidad. Cuando algo está raquítico le falta
vida. En un recipiente pequeño cabe poco, entran pocas cosas. Tu
corazón se empequeñece ...
...Cuando sólo piensa en sí mismo, cuando en él no hay sitio nada más que para ti;
cuando Dios y los demás no caben porque estorban. Cuando no hay sitio para el Amor y
en consecuencia tampoco hay sitio para Dios. Porque a Dios le gusta que los corazones
de los hombres sean como el suyo: grandes para amar, fuertes para luchar y dilatados
para abrazar...
¿Abriremos las puertas de nuestro corazón, ensancharemos su capacidad de acogida?
En solitario no tenemos futuro.
Lector 3:
* Las heridas, los golpes, las enfermedades... causan sufrimiento y limitan
posibilidades de vida y de felicidad. Tu corazón se rompe, está herido, se rasga...
...cuando es demasiado sensible a cualquier palabra o acción de violencia o de
desprecio, quisquilloso; cuando por cualquier cosa se molesta. Se agranda y empeora la
herida cuando el odio por la ofensa la mantiene viva y reverdecida. Se rompe tu corazón
cuando no llevas con valentía tus cruces, cuando reniegas de ellas y de sus sufrimientos.
Rasga tu corazón la voluntad de Dios no aceptada; una vida de fe mediocre que siempre
te deja insatisfecho.
¿No es hora de curar las heridas de nuestros corazones y recomponerlos?
Lector 4:
*Los hombres hemos usado las cadenas para atar fuerte. Son signo de esclavitud.
El que está encadenado tiene reducida la capacidad de movimiento y de apertura a
otros horizontes de vida y de felicidad. Tu corazón está encadenado...
...cuando como Israel adoras y te encadenas a dioses menos exigentes: tu comodidad, el
sexo, el tener mucho y consumir más, el aparentar, ser primero, el mejor, el más
importante, el qué dirán... Alguno de estos dioses que nos atan tienen la cualidad de
darnos una "felicidad" inmediata, pero luego nos dejan vacíos, solos... esclavos.
No es fácil ser libre en nuestro mundo; son muchos los señores que quieren apropiarse
de nuestros corazones. ¡Qué fácil resulta enredaise y adorar a otros dioses!
Lector 6:
31
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
* Lo que está manchado se ha llenado de impureza, se ha contaminado e incluso
puede terminar echándose a perder. Mancha equivale a suciedad. Tu corazón se
mancha...
... con las mentiras, las hipocresías, los rencores, las impurezas, las borracheras, las
malas palabras, la violencia, los celos y las envidias, las ambiciones y las divisiones...
Mancha y echa a perder tu corazón, tu autosuficiencia que te impide ser limpio de
corazón para poder ver y experimentar en él a Dios con todo su amor.
Y por el tiempo que permanecemos con el corazón machado tengo la impresión de que
no tenemos mucha gana limpiarlo. Lo malo del asunto es que el corazón, la conciencia
manchada remuerde, crea intranquilidad, nos priva de paz.
Alguien proclama la Palabra que dice:
Lector 7:
"Dice el Señor: Derramaré sobre vosotros un agua pura y quedaréis purificados.
Os purificaré de todas las manchas y de todos los ídolos. Os daré un corazón nuevo
y os infundiré un espíritu nuevo. Os arrancaré del cuerpo el corazón de piedra y os
pondré un corazón de carne, infundiré mi espíritu en vosotros para que viváís
según mi voluntad" (Ez. 36, 26-27).
Canto: El hijo pródigo.
Lector 1:
Cuando nos metemos en el corazón de Dios,
El sabe enderezar los nuestros.
Nuestro Dios sabe curar los corazones.
Nuestro Dios sabe sanar los corazones afligidos.
Nuestro Dios sabe infundir vida en el corazón.
Nuestro Dios sabe ablandar los corazones.
Nuestro Dios es capaz de romper el corazón de piedra.
Nuestro Dios es capaz de darnos un corazón de carne.
Nuestro Dios sabe dar corazón de hijos.
Nuestro Dios conoce mi corazón y el tuyo y hoy quiere llenarlos de gracia,
como llenó de gracia el corazón de María.
¿Quieres entrar en el corazón de Dios?
¿Quieres que Dios sea dueño de tu corazón?
(Silencio para la reflexión)
Canto: LA ORACIÓN DEL POBRE.
Lector 2:
Dice Jesús que del corazón nace todo lo bueno y todo lo malo.
Que los pensamientos y deseos negativos nacen de lo profundo del corazón.
Que los proyectos y los planes del hombre se forjan en el corazón.
Dice que si el árbol del corazón es bueno, los frutos serán buenos.
Dice Jesús que la medida del hombre es su corazón.
Lo dice Jesús, el hombre del corazón manso, dulce y humilde.
32
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Jesús el hombre lleno en su corazón de la ternura y de la misericordia de Dios. Jesús,
"corazón de Dios'' abierto de par en par a los hombres.
Reconozcamos nuestra situación, necesitamos un corazón nuevo. Dirijamos al Señor
súplicas para que tenga piedad de nosotros y nos conceda su gracia, su amor, un corazón
nuevo.
Lector 3:
Joven, ya de alguna manera hemos reflexionado sobre nuestras faltas, ahora, con la
oración que el maestro nos enseño, nos disponemos a terminar nuestra oración.
Digamos entonces:
Padrenuestro...
Si hay posibilidad de la confesión, se invita en estos momentos a que se confiesen, los
demás, podrán retirarse.
Miércoles
Santo
El desierto es para realizarlo por bases, en la ultima se realizará, o bien sea la Eucaristía, o
una exposición del Santísimo. En cada base se da un espacio suficiente en la que se le dará a
los jóvenes la hoja correspondiente para la reflexión.
DESIERTO ESPIRITUAL
Maestro, enséñame a orar!
Y sucedió que, estando él orando en cierto lugar, cuando terminó, le dijo uno de sus
discípulos: «Señor, enséñanos a orar, como enseñó Juan a sus discípulos.» El les dijo:
«Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino, danos cada
día nuestro pan cotidiano, y perdónanos nuestros pecados porque también nosotros
perdonamos a todo el que nos debe, y no nos dejes caer en tentación.» (Lucas 11,1-4).
Sugerencias para orar y vivir mejor el desierto
 Dedica a la oración un tiempo bien determinado; recuerda que no tienes afán, lo
único que te debe preocupar es el encuentro con tu Maestro Jesús.
 Elige bien el lugar para orar: es necesario que sea silencioso y recogido. Si puedes,
cierra los ojos y piensa en la imagen de Jesús, y trata de hablarle en tu mente y en tu
corazón, como si esa imagen fuera su presencia delante de ti.
 Si lo crees necesario, ponte de rodillas, con los hombros erguidos, los brazos
relajados; si aprendes a orar también con tu cuerpo, tu oración será más atenta.
 Comienza con la señal de la cruz bien hecha: tocando la frente, consagra al Padre tus
pensamientos; tocando el pecho, consagra a Cristo tu corazón, tu capacidad de amar;
tocando los hombros consagra al Espíritu tus acciones, tu voluntad.
 Divide la oración en tres tiempos iguales: cuanto más organices tu oración, tanto más
fácil se te hará.
33
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
 Dedica el primer tiempo al Espíritu Santo; maestro de oración; concéntrate en la
presencia del Espíritu en ti. Dice San Pablo: “Sois templo de Dios y el Espíritu de
Dios habita en vosotros.” Procura dialogar con él, expónle los asuntos difíciles que
tienes entre manos. Invócalo con fe: “¡Ven Espíritu Creador!”.
 El segundo tiempo dedícalo a Jesús. Hay oración de escucha: toma los parágrafos de
la Palabra de Dios que te han sido indicados para tu reflexión y trata de leerlos como
si Jesús te hablase personalmente. Escucha también la voz de tu conciencia.
Interrógate: “Señor, ¿qué quieres de mí?” “Señor ¿qué desapruebas en mí?”.
 Dedica al Padre el tercer tiempo. ¡Ama! Quédate en silencio ante El, inmerso en El:
“En El vivimos, nos movemos y existimos”. Ama. Ayúdate a permanecer en silencio
diciendo: “¡Padre mío, mi todo!” Toma algún propósito práctico y ofrécelo como un
acto concreto de tu amor.
 No termines nunca la oración, ni tu desierto, sin tomar una decisión práctica que
cumplirás lo antes posible. Acostúmbrate a amar con obras; la oración debe llevarte a
actuar.
Termina con un pensamiento sobre María Santísima; pídele, con un Ave María, la
gracia de aprender a orar y el don de gustar de la oración y ser constante.
DESEO PASAR ESTA MAÑANA CONTIGO...
¿ ESTÁS DISPUESTO ?
Nuestra vida está llena de ruidos, de prisas, de agobios y de angustias. Sólo podemos
acallar todas estas fuentes de ruido haciendo más y más y más cosas, en una carrera
hacia delante y cuyo final, objetivo y sentido no alcanzamos muchas veces a adivinar.
Pero además, ¡ es que nos cuesta buscarlo !
En el fondo sabemos que hay algo que no está bien, hay algo que tenemos que vencer
cuando sólo podemos vivir con lo exterior, cuando somos incapaces de entrar dentro
de nosotros mismos... Porque somos cristianos, y esto supone algo más. Hemos
comprendido que nuestra vida tiene sentido si la ponemos al servicio de lo que Dios
quiere de nosotros. Pero, claro, todos esos ruidos nos impiden escuchar debidamente la
voz de Dios sobre nuestra vida.
Los Evangelios nos dejan clara referencia de la costumbre que Jesús tenía de retirarse:
los cuarenta días de desierto antes de comenzar su Misión, esos ratos y esas noches en
los que Jesús "se retiraba solo a orar", el Huerto de los Olivos... ¿ Por qué? ¿ Cuál es el
sentido?: el encuentro desde lo más profundo de sí mismo con Dios para "hacer la
Voluntad del Padre". En silencio y soledad. Esa es la vida de Jesús y la vida del
cristiano. Para empezar a vivir todo esto sirve esta día. Entra con ganas en el
DESIERTO, EL TIEMPO DE BUSCAR LO QUE DIOS QUIERE DE NOSOTROS.
Abandónate en sus manos, con plena confianza.
El Señor quiere pasar la mañana contigo... quiere vivir una experiencia de amistad solo
contigo.
Joven, estas a punto de iniciar un recorrido junto a Jesús. Ayer recorriste el camino de la
cruz, hoy caminaras por tu propio sendero, por tu propia vida. En este día no existe
nadie mas que tu y El. Durante nuestro encuentro pascual has podido compartir junto a
34
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
tus amigos; ahora, llega el momento mas importante dentro de todo nuestro recorrido
pascual, el encuentro personal con Jesucristo. Por eso te invito, a que no te dejes
contagiar por el ruido externo, a que no te dejes distraer por las cosas que a tu lado
pasan. Concéntrate y pon tus ojos fijos en los de Jesús, prepárate y pon tu corazón cerca
al de Jesús para que lo busques con intensidad. Porque en este día el Maestro te
Enseñara a orar.
Ahora lee nuevamente el pasaje evangélico que encuentras al inicio de esta hoja, y
escribe enseguida, cual es tu petición para Jesús en este desierto espiritual. Recuerda,
los discípulos de Cristo sintieron la necesidad de pedirle que les enseñara a orar, como
Juan el Bautista enseñó a los suyos. Pídele lo que crees que necesitas y trata de que en
tu encuentro con el Maestro, puedas alcanzar lo que deseas. Mientras vas caminando,
piensa en tu compromiso, y haz crecer en ti el deseo de encontrar a tu Señor.
Jesús, hoy yo quiero pedirte _______________________________________________
______________________________________________________________________
Que el Maestro te conceda, lo que pide tu corazón!
2. Para orar bien, primero “confía en el Señor y El hará su obra”
Cuentan que un alpinista, desesperado por conquistar el Everest, inició su travesía, después de
años de preparación, pero quería la gloria para él sólo, por lo tanto subió sin compañeros.
Empezó a subir y se le fue haciendo tarde, y más tarde, y no se preparó para acampar, sino
que decidió seguir subiendo decidido a llegar a la cima, le obscureció.
La noche cayó con gran pesadez en la altura de la montaña, ya no se podía ver absolutamente
nada. Todo era negro, cero visibilidad, no había luna y las estrellas eran cubiertas por las
nubes.
Subiendo por un acantilado, a solo 100 metros de la cima, se resbaló y se desplomó por los
aires caía a una velocidad vertiginosa, solo podía ver veloces manchas más oscuras que
pasaban en la misma oscuridad y la terrible sensación de ser succionado por la gravedad.
Seguía cayendo en esos angustiantes momentos, le pasaron por su mente todos sus gratos y
no tan gratos momentos de su vida, él pensaba que se iba a morir, más sin embargo, de
repente sintió un tirón muy fuerte que casi lo parte en dos Sí, como todo alpinista
experimentado, había clavado estacas de seguridad con candados a una larguísima soga que
lo amarrada de la cintura. En esos momentos de quietud, suspendido por los aires, no le
quedó más que gritar:
"AYÚDAME, DIOS MÍO", "AYÚDAME, DIOS MIO" De repente una voz grave y profunda de los
cielos le contestó: ¿Qué quieres que haga?
"Sálvame, Dios Mío".
¿Realmente crees que te pueda salvar?
"Por supuesto, Dios Mío". ¡ENTONCES CORTA LA CUERDA QUE TE SOSTIENE!
Hubo un momento de quietud y silencio. El hombre se aferró más a la cuerda y reflexionó.
Cuenta el equipo de rescate que al otro día encontró colgado al alpinista congelado, muerto,
agarrado con fuerza con las manos a la cuerda A DOS METROS DEL SUELO.
Para tu reflexión...
Joven, confía en El Señor, y El hará su obra en Ti. Convéncete de que lo que con fe has
pedido al inicio de este desierto a Dios, El te lo concederá, siempre y cuando Tu lo dejes
35
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
actuar. Muchas veces, por miedo a fracasar, dejamos que el temor y la pereza nos venza,
en oportunidades que nos da la vida, perdemos mucho, pues por simple miedo a no
poder alcanzar lo que nos proponemos, no las aprovechamos. Hoy Jesús, te invita a
vivir según su voluntad, pero a tu estilo. Es decir, lo que tu quieres asumir desde la fe,
lo puedes hacer con la ayuda y compañía del Maestro. Junto a El, aprenderás a dirigirte
a Tu padre Celestial que es tu creador. Tomado de la mano de El lograras, todo aquello
que con decisión quieres alcanzar.
Piensa en un momento si el fueras el hombre alpinista,
 ¿Hubieras cortado la cuerda sin saber que te esperaba allá abajo?
 Habrías hecho caso a las palabras del Maestro, sin importar lo que pasara?
 Tu como joven, confías plenamente en Dios?
Joven, el Maestro esta de tu lado, acepta su ayuda, nunca la desprecies. Ante todo
piensa que a través de tu oración el podrá actuar en este día en tu vida. Y recuerda que
para una buena oración, debes confiar plenamente en que Dios podrá hacer lo que Tu
necesitas.
3. Entra en tu aposento... y ora a tu
Padre!
“Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu aposento y, después de cerrar la
puerta, ora a tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te
recompensará. Y al orar, no charléis mucho, como los gentiles, que se figuran que por
su palabrería van a ser escuchados. No seáis como ellos, porque vuestro Padre sabe lo
que necesitáis antes de pedírselo”. (Mt. 6,6-8)
Joven, siéntate un momento, y cierra la puerta de tu mente, y no dejes que nadie te
distraiga, solo así podrás encontrar a Tu Padre celestial. Durante tu caminar, has pedido
a Jesús que te enseña a orar, y es ahora cuando Jesús te la clave para lograrlo, ya sabes
que debes confiar plenamente en El, pero pon atención a lo que El mismo te dice:
“Cuando vayas a orar entra en tu aposento (en tu vida), cierra la puerta (es decir:
concéntrate), y ora a Tu padre”.
Jesús nuestro maestro, nos hace varias recomendaciones para orar. En la primera nos
invita a la modestia, a la sencillez y a purificar el corazón de todo deseo desordenado
que nos conduzca más a buscarnos más a nosotros mismos que al Señor: “Cuando recen
no hagan como los hipócritas, que gustan orar de pie en las sinagogas y en las esquinas
de las plazas para que los hombres los vean. Ellos ya recibieron su premio” (Mt.6,5).
En la segunda nos recomienda el recogimiento, el silencio y la soledad que permitan el
encuentro íntimo con Dios:”Tu, cuando reces, entra en tu pieza, cierra la puerta y reza a
tu Padre que está en lo secreto, y tu Padre que ve en lo secreto, te premiará” (Mt.6,6).
En la tercera nos exhorta a escuchar a Dios y a confiar en la bondad de un Padre, de
quien solo se puede esperar cosas buenas: “Al orar no multipliquen las palabras, como
hacen los paganos, que piensan que los van a escuchar porque hablan mucho. Ustedes
no recen de ese modo, porque antes que pidan, el Padre sabe lo que necesitan” (Mt.6,78).
36
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
La oración es pues ese dialogo de amistad con un amigo, con Dios, aquel que te ha dado
todo sin esperar nada a cambio; es ese dialogo fraterno y ameno entre aquel que todo lo
sabe, y entre nosotros que queremos que El nos cuente algo. Hablar con Dios, esa es la
clave, es hablar, dialogar, contarle nuestras cosas; orar no es inventar discursos, no es
preparar un parlamento que a veces ni es cierto, para que el nos escuche; el mismo
evangelio nos cuenta que Jesús dijo, que inclusive antes de que pidamos algo Dios, ya
nos lo ha concedido, es decir, que mientras hablamos con Dios, El en ese instante esta
actuando.
Orar es pues, entablar una conversación espontánea con Dios, es contarle lo que
creamos importante decirle, es tener presenta a Dios en todo lo que hacemos, es por
encima de todo ponerlo por delante de todo cuanto hagamos. Joven, si se te hace difícil
el hablar con Dios, dirige tu mirada al cielo, y si no lo encuentras, dirige tu mirada a la
tierra, y con cada acción buena que realices, estarás orando a Dios, porque con tu actuar
estas demostrándole lo mucho que lo amas.
Joven recuerda, “La oración es la fuerza del Hombre, y la debilidad de Dios”
Si crees que Dios no esta junto a Ti cuando le hablas, lee lo que el te escribe, y
convéncete de su presencia en cada instante de tu Vida.
Yo, Jesús, Dios...¡ESTOY SIEMPRE CONTIGO!
Me necesitas? Estoy aquí contigo. No puedes verme, sin embargo soy la luz que te
permite ver. No puedes oírme, sin embargo hablo a través de tu voz. No puedes
sentirme, sin embargo soy el poder que trabaja en tus manos.
Estoy trabajando en ti, aunque desconozcas mis senderos. Estoy trabajando, aunque no
reconozcas mis obras. No soy una visión extraña. No soy un misterio.
Sólo en el silencio absoluto, más allá del "yo" que aparentas ser, puedes conocerme, y
entonces sólo como un sentimiento y como fe podrás hablarme.
Sin embargo, estoy aquí contigo. Sin embargo, te oigo. Sin embargo, te contesto.
Cuando me necesitas, estoy contigo. Aunque Me niegues, estoy contigo. En los
momentos en que más solo crees encontrarte, Yo estoy contigo.
Aun en tus temores, estoy contigo. Aun en tu dolor, o desamparo, o desesperación,
estoy contigo.
Estoy contigo cuando oras y cuando no oras. Estoy en ti, y tú estás en Mí. Sólo en tu
mente puedes sentirte separado de Mí, Pues sólo en tu mente están las brumas de " lo
tuyo" y "lo Mío". Sin embargo, tan sólo con tu mente, puedes conocerme y sentirme.
Vacía tu corazón de temores ignorantes. Cuando quites el "yo" de en medio, podrá
conocerme. De ti mismo no puedes nada, pero Yo todo lo puedo.
Yo estoy en todo. Aunque no puedas ver el bien está allí, pues Yo estoy allí. Estoy allí
porque tengo que estarlo, porque Yo Soy.
Sólo en Mí, tiene el mundo significado. Sólo en Mí, toma el mundo forma. Sólo en Mí,
el mundo sigue adelante. Soy la ley en la cual descansa el movimiento de las estrellas y
el crecimiento de toda célula viva. Soy el amor que es el cumplimiento de la ley. Soy
37
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
seguridad. Soy paz. Soy tu unificación. Soy la ley por la cual vives. Soy el amor en
que puedes confiar. Soy tu seguridad. Soy tu paz. Soy uno contigo. Yo Soy.
Aunque falles en encontrarme, Yo nunca dejo de encontrarte. Aunque tu fe en Mí es
insegura, Mi fe en ti nunca flaquea. Porque te conozco, porque te amo, mi bien amado,
estoy contigo... ¡siempre!... ¡ahora mismo! Aquí estoy enseñándote a orar.
Ahora, continua tu camino, en busca del Maestro, ya de alguna manera has entrado en
contacto con El; prepárate para abrazarlo, para hablarle, para pedirle, para
suplicarle, en fin, cuando llegues donde El, disfruta con su presencia y no dejes pasar
esta oportunidad, pues El esta a tu lado.
Joven, ya has entrado en contacto directo con Dios. Ahora solo siéntate un momento y
con mucha fe ora y habla a tu Amigo Jesús, y reza despacio este salmo de
interiorización, luego continua tu camino en dirección hacia Dios.
Señor Tu me conoces, por eso eres mi
amigo!
Señor: Tú me llegas hasta el fondo y me conoces por dentro. Lo sé: Me conoces cuando
paro o cuando no sé que hacer. Mis ilusiones y mis deseos los entiendes como si fueran
tuyos. En mi camino has puesto tu huella, en mi descanso te has sentado a mi lado,
todos mis proyectos los has tocado palmo a palmo.
Tú oyes el corazón del hombre sumido en el silencio, cuando aún no tiene palabras
para unirse a ti. Es increíble: Me tienes agarrado totalmente, me cubres con tu palma y
me siento tuyo. Como grano de arena en el desierto, como gota de agua perdida en el
mar, así me encuentro ante ti.
Dios mío, quiero abrir mis brazos y abrazarte. Quiero llegar hasta tu orilla y nunca
toco tu tierra. Me digo y no sé responderme:
-¿A dónde iré que no sienta el calor de tu aliento?
Me digo:
-¿A dónde escaparé que no me encuentre con tu mirada?
Cuando escalo mi vida y me supero, allí estas tú. Cuando me canso en el camino y me
siento barro, allí, perdido en mi dolor, te encuentro a ti. Cuando mis alas se hacen
libertad sin fronteras y toco el despertar de algo nuevo; cuando surco los mares de mis
sueños y pierdo la arena pegadiza de mis playas, allí está tu mano, y tus ojos y tu
boca....
Allí, como AMIGO. AMIGO FIEL, de nuevo estás TU. Si digo cansado:
-Que la tiniebla me cubra de negro como un paraguas viejo y roto; si digo desanimado.
-Que el día se haga noche sobre mí y me envuelva en su manta robándome el camino,
ni la tiniebla, Señor, es oscura para ti y la noche, Señor, es clara como el día.
Tú eres como MANANTIAL DE DONDE BROTA EL RIO, como RAIZ DE DONDE
ARRANCA EL ARBOL. Tu vida se ha hecho vida en mis entrañas, me has dado el
origen y quieres que camine hacia la META QUE NO ES OTRA SINO TU.
SOY TUYO:
38
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Sólo tu AMOR da respuesta a mi pregunta.
Me amabas ya cuando me tejiste en el seno de mi madre.
Te doy gracias porque ME HAS LLAMADO A SER FELIZ.
Señor, me conoces hasta el fondo de mi alma, no se te esconde nada de cuanto soy, en
lo más profundo. Yo me pregunto si el sentido de mi vida puede darse, ¿si le faltas TU?
Señor: aunque mi árbol se quede sin hojas, aunque la poda lo deje desnudo y
solo, aunque el frío lo apriete hasta hacerle llorar, Señor, en mi árbol, mi hoja
SERAS SIEMPRE TU. Dios mío, sondéame para conocer mis sentimientos,
mira si mi camino se desvía o se vuelve camino muerto. Guíame por el camino
nuevo que has abierto entre los hombre. Quiero hacer de él UN PROYECTO
PARA MI VIDA, sí. Y paso a paso, desde lo hondo de mi ser, VIVIR PARA TI.
Para esta ultima estación o base, debe estar expuesto el santísimo, de manera que los jóvenes
puedan realizar su oración en esta base junto a la presencia sacramental de Jesús. Al final se
puede realizar la Eucaristía, de no serlo así, se finaliza con una oración general y con la
bendición del Santísimo.
Maestro, aquí estoy!
Joven, acabas de llegar junto a la presencia sacramental de Jesús. Ahora dirige tu mirada
hacia a El, y repasa brevemente todo lo que hasta aquí has recorrido. Finalmente, habla
con El y dile que deseas vivir continuamente en contacto con El, que quieres ser
testimonio ante la comunidad en la que vives. Si quieres utiliza estas palabras para
hablarle:
Amigo Jesús, durante este día he querido salir a tu encuentro. Desde que
decidí salir en tu búsqueda, sabia que el único que se beneficiaria de este
encuentro era yo, y que solo para ti seria el encuentro con un de tus hijos.
Pues bien, ya se que me amas, se que te preocupas por mi, se que te interesas
por lo que a mi me suceda, por eso estoy convencido de que en realidad me
has enseñado a orar, prueba de eso es que ahora te estoy hablando
directamente, sin miedos ni restricciones.
Mi amigo, mi gran amigo, que sorpresa, cuando quise participar de esta
semana de fe no había pensado en las cosas hermosas que aquí encontraría;
pero mira, vaya felicidad, me encontré nada mas y nada de menos que
contigo, con el Dios que han deseado ver todos los hombres, con el ser a
quien todos se rinden, y aquí, directamente hablando conmigo, como si hace
tiempo que fuéramos amigos. Jesús, no es que yo sea oportunista, pero si
quisiera pedirte tantas cosas, por ejemplo salud, inteligencia, capacidad para
entender a los demás, pero la emoción no me lo permite; por eso solo quiero
decirte que lo que Tu consideres que mas necesito, lo pueda alcanzar, solo así
sabré de verdad que soy tu discípulo.
39
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
En fin amigo mío, te pido que pactes algo conmigo, y es que cada vez que
quiera hablar contigo estés dispuesto a escucharme, aunque se que así siempre
ha sido, pero solo quiero estar seguro. Jesús, yo te amo y mi único deseo es
amarte para siempre, gracias por este tiempo tan maravilloso. Y recuerda que
aquí estoy.
Joven no digas...
No digas Padre,
si cada día no te portas como su Hijo.
No digas nuestro,
si vives aislado en tu Egoísmo.
No digas que estás en el cielo,
si solo piensas en las cosas terrenas.
No digas santificado sea tu nombre, si no lo honras.
No digas venga a nosotros tu reino,
si lo confundes con el éxito material.
No digas hágase tu voluntad,
si no la aceptas cuando es dolorosa.
No digas danos hoy nuestro pan,
si no te preocupas por la gente con hambre,
sin cultura y sin vivienda.
No digas perdona nuestras ofensas,
si guardas rencor a tus hermanos.
No digas no nos dejes caer en la tentación,
si tienes intención de seguir pecando.
No digas líbranos del mal,
si no tomas partido contra el mal.
40
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
No digas amén,
si no has tomado en serio las palabras del PADRE NUESTRO.
EUCARISTÍA DE CLAUSURA
MONICIÓN INICIAL:
“Todo pasa y todo queda, paro lo nuestro es pasar; pasar haciendo camino, camino
sobre la mar… Caminante no hay camino, se hace camino al andar”
Con gran satisfacción llegamos en esta noche, al final de nuestro encuentro diario de
Pascua Juvenil. Ya nos encontramos listos para dar testimonio de la resurrección de
Jesucristo. Hoy volvemos nuevamente a nuestra vida normal; solo que esta vez vamos
con algo nuevo en nuestra existencia. El maestro nos ha enseñado a orar, y ahora vamos
con la ilusión de continuamente hablar con El. Además aprendimos a vivir en una
comunidad determinada, al ejemplo de las primeras comunidades cristianas.
En fin, en esta Eucaristía nos unimos junto a Jesús, para decirle que nos de el valor
suficiente para luchar por lo que queremos, y sobre todo, que no otorgue la
perseverancia necesaria para buscar lo que durante esta Pascua Juvenil nos hemos
trazado.
PETICIONES.
PRESIDENTE:
Amigos, con alegría llegamos al final de estos santos días, que como
hermanos de una misma comunidad de fe hemos vivido junto a Jesucristo
nuestro Maestro. Sabemos a través de la oración todo lo que a Él le
pidamos, se nos concederá, elevemos entonces nuestros ojos al cielo y
clamemos al buen Señor, que escuche nuestra oración. Nos unimos
respondiendo:
Maestro, escúchanos.

En la Iglesia encontramos el mejor medio para permanecer en tu amor. Te
suplicamos Señor que por el testimonio de sus Pastores, podamos permanecer en la
verdadera fe, y por siempre conservemos las enseñanzas que ellos no dan de parte
tuya.

Te entregamos la vida del Santo Padre Juan Pablo II, de nuestro Obispo Ricardo
Tobón Restrepo, de nuestro párroco y de la vida de los sacerdotes que están a
nuestro lado. Que por tu resurrección puedan seguir adelante en sus labores
pastorales.
41
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil

Amigo nuestro, en tus manos ponemos a todos los jóvenes que colocaron su
esfuerzo para que nosotros pudiéramos encontrarnos contigo a través de la reflexión,
de la oración y de la formación, recompensa sus esfuerzos por darnos lo mejor.

También te entregamos amigo nuestro, a todos los que decidimos aceptar tu
llamado, y que sentimos la necesidad de volver a tu lado. Ahora te suplicamos que
mantengas viva esa llama que por tu amor en esta Pascua se encendió, para que por
siempre brille.
PRESIDENTE:
En tus manos colocamos Maestro bueno, todas las suplicas de estos
jóvenes, que en este año se unieron para celebrarte, y además para aprender
a orar junto a ti. Que todo lo que han aprendido se multiplique en su vida
comunitaria. Te lo pedimos a Ti, que vives y reinas por los siglos de los
siglos. Amen.
Plegaria Eucarística.
Sugerimos que se utilice una de las plegarias Eucarísticas para misa con Niños.
COMENTARIO FINAL.
Llegó la hora de partir, nuestra celebración eucarística ha llegado a su fin, y con ella la
Pascua Juvenil. Han sido días de gran alegría, celebramos a Cristo nuestro amigo, lo
llamamos la luz del mundo, caminamos junto a él por el camino del dolor hasta llegar a la
gloria de la resurrección. Nos dimos cuenta que orar es tan sencillo como hablar a uno de
nuestros mejores amigos. Gracias a todos por confiar en Dios y por haber aceptado su
invitación a participar de la pascua juvenil. Y recuerden, por la oración, podemos hablar
todos los días con Dios. Felices Pascuas Cristianas de la resurrección de Cristo.
42
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Material anexo.
En este material anexo, ofrecemos algunas otras celebraciones adicionales que se pueden
realizar en los días siguientes al Miércoles Santo, o en otro día que se crea oportuno.
1. Comunidades de Pascua.
A continuación proponemos los nombres de las comunidades o grupos para esta Pascua Juvenil. Los
nombres están basados en las primeras comunidades Cristianas. De acuerdo al numero de Jóvenes que
participen, asi será el numero de grupos que se crearan. Ellos son:
1. Colosas.
Se hallaban en Frigia, a orillas del Lico, no lejos del lugar en que este desemboca en el
Meandro, y sobre la gran vía comercial que, partiendo de Efesos, y pasando por
Magnesia, Colosas y Apamea, llevaba a Tarso y proseguía de allí hasta Siria. Colosas
era una ciudad grande y prospera, que debía su riqueza ala cría de ovejas, cuyos
productos se elaboraban y vendían en ella. Esta comunidad Cristiana, fue fundada por
Epafras; Pablo dirige una de sus cartas a los Colosenses.
2. Corinto
Ciudad Griega de la antigüedad. Por su situación sumamente favorable junto a dos
puertos se convirtió Corinto en la mayor ciudad portuaria de Grecia, cruce de los
caminos entre Oriente y Occidente. Al mismo tiempo, sin embargo, era una ciudad con
extremos contrastes sociales: dos tercios de las población, esclavos, extrema pobreza y
un escaso numero de hombres acaudalados, y con muy mala fama por su baja
moralidad. Pablo visito esta ciudad dos veces, y se presupone un tercer viaje después de
su cautiverio Romano.
3. Filipos.
Fue fundada en el siglo VII a C. con el nombre de Krenides (fuentes), y en 360 a C. la
reconstruyo Filipo II, la eligió como residencia y le dio su nombre. Gracias a su
ubicación poseía importancia estratégica y sobre todo comercial. En su segundo viaje
misional, hacia el 51 d.C., fundo Pablo la comunidad Cristiana de Filipos, compuesta
prácticamente solo de paganos convertidos. Dicha comunidad, que dio muestra de
afecta y fidelidad a Pablo, era hasta tal punto su predilecta, que solo de ella acepto
ayuda personal.
4. Roma.
Roma era la capital del imperio que domino la vida de las primeras comunidades
Cristianas. Sobre el origen de la comunidad Cristiana de Roma, nos atenemos a los
datos de la tradición. Esta llama a Pedro y Pablo fundadores de la misma. Pero es muy
posible que el Evangelio fuese predicado primeramente en Roma por algunos de los
Colonos Romanos, Judios y Prosélitos (el que se acerca), que estuvieron presentes en el
sermón de Pedro el día de Pentecostés. Pero el gran florecimiento de la comunidad
Cristiana tiene que ser debido a la palabra de alguna destacada personalidad apostólica.
43
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
5. Efeso.
Capital de la provincia Romana de Asia. La población incluía un grupo Judío fuerte y
privilegiado. Abundaba allí la practica de la magia. Pablo visito la ciudad en su segundo
y tercer viaje misional, y la segunda vez residió tres años en Efeso hasta que lo hicieron
abandonar la ciudad.
6. Jerusalén.
En el plan de las esperanzas mesiánicas de Israel, Jerusalén había de participar de todo el
esplendor de los tiempos mesiánicos. Se encuentra sobre un monte a unos 760m sobre el
nivel del Mediterráneo, la ciudad tiene abundancia de oro y plata. El apóstol Santiago fue
quien estuvo al frente de esta comunidad en sus primeros años de existencia, como su
primer Obispo. Pablo llama a la Iglesia de Cristo “la Jerusalén de arriba” y en otra de sus
cartas la denomina “Ciudad del Dios vivo, Jerusalén Celestial”.
7. Tesalónica.
Ciudad comercial de Macedonia, muy favorablemente situada. En tiempo de Pablo había
allí una comunidad judía y Pablo predicó en su sinagoga, sin gran éxito , en su segundo
viaje apostólico. Mas adhesiones se gano entre los griegos, fundando entre ellos una
Iglesia, que en su mayor parte se componía de obreros manuales y pequeños
comerciantes. Pablo dirige dos de sus cartas a esta comunidad.
8. Antioquía.
Ciudad emplazada a ambas riberas del Orontes, en una fértil llanura entre los montes
amanos y Kasios. La población se componía de griegos y romanos inmigrados, así como
de Sirios indígenas. Los judíos eran ricos y propagaban su religión. La ciudadanía
antioquena era muy estimada, y fue concedida a los judíos allí residentes y a los de otros
lugares. Mediante los cristianos venidos de Palestina, Chipre y Cirene, se formo allí una
comunidad cristiana, no solo de judíos, sino también de gentiles. Fue visitada por primera
vez por Bernabé y Pablo. Fue en este lugar, donde por primera se utilizó el nombre de
Cristianos.
9. Chipre.
Isla del mediterráneo oriental. Allí, vivían judíos, entre otros Bernabé y Mnason. El
cristianismo se introdujo en Chipre por cristianos huidos de Jerusalén. Pablo y Bernabé
visitaron la isla en su primer viaje misional y, posteriormente, Bernabé y Juan Marcos.
10. Macedonia.
Región en la costa septentrional del mar Egeo, habitada por los macedonios, que
formaban parte de los griegos, pero que constituían un resto de la población primitiva. En
el N.T. , Macedonia es la provincia romana de este nombre, que Pablo visito en sus viajes
apostólicos segundo y tercero, y que menciona a menudo en sus cartas.
11. Laodicea.
Importante ciudad comercial e industrial de Frigia, centro de la medicina de su época. En
Laodicea había muchos bancos y casas comerciales; una de las industrias mas importantes
era la fabricación de una lana negra. Fueron famosos varios médicos de Laodicea, sus
nombres se han conservado sobre monedas locales. El cristianismo fue predicado en
Laodicea al igual que en Colosas y Hierapolis, por Epafras, probablemente discípulo de
Pablo.
44
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
12. Esmirna.
En Ap. 1,11, Iglesia del Asia Menor, a cuyo Obispo se le dirige la misiva de Ap. 2,8-11.
se alaba a esta Iglesia y se le anima con miras a las futuras persecuciones. La Iglesia
compuesta de judeo cristianos, fue tal vez fundada por San Pablo. Es famoso su Obispo
Policarpo.
Si es necesario, también proponemos estas otras:
Creta, Damasco, Pérgamo, Filistea, Filadelfia, Tiatira, Alejandría, Lida, Cesarea,
Hebreos, Sardes.
2. Hora Santa Juvenil.
En sintonía con Dios!
Canto: Dios Esta Aquí.
Comentario inicial.
La oración es fundamental en la vida Cristiana, porque es el alimento de la fe y el medio
para conservar y aumentar la amistad con Dios. ¿Por qué nuestra Fe y nuestra amistad
con Dios es tan débil? Pues por que no oramos, porque no nos comunicamos con Dios.
Y cuando la relación de una persona se interrumpe o se distancia, el afecto y la amistad
se acaban. Si queremos tener una Fe firme y una estrecha amistad con Dios, el mejor
camino es Orar. La oración es la conversación con Dios. Cuando la persona habla con
Dios, se dice que hace oración. Y como toda autentica conversación, la oración ha de
ser un dialogo, en el cual se permite hablar con Dios, se le oye y se le responde.
En esta noche, nos hemos reunido para glorificar a Dios por el regalo que nos ha dado
en su Hijo Jesús, y de manera especial para darle gracias por su presencia sacramental
en medio de nosotros, que nos da la plena certeza de que nos escucha. Por eso,
hablaremos con El, tal es el objetivo de nuestro encuentro, orarle de la misma manera
que nos enseñó. Jóvenes, es hora de entrar en sintonía con Dios a través de la oración.
Prepárate y deja que El actué en Ti.
Presidente: Amigo Jesús, en esta noche del Jueves Santo, nos reunimos para hablar
contigo, y para contarte algo de nuestra vida. Hoy recordamos de manera especial el
mismo momento en El que tu por amor, decidiste quedarte junto a nosotros a través de
la Eucaristía. Hoy hacemos memoria además, de tu entrega incondicional a la muerte
solo por la causa de nuestra salvación. Te pedimos, que a medida que reflexionamos en
tu vida, comprendamos tu grandioso regalo de salvación.
Maestro, hemos venido para orar, de la misma manera que Tu nos lo enseñaste, con la
misma intensidad que lo hicieron los Apóstoles a tu lado, con la misma sencillez que
hace un niño, con la misma transparencia que lo hace el enfermo. En fin, estamos aquí
para hablarte, para suplicarte que nos escuches, y sobre todo, que comprendamos este
grandioso sacrificio que haces por nosotros en la Eucaristía.
45
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Jesús, ya han pasado algunos días de nuestra fiesta pascual, y en ella gracias a Ti, hemos
estado aprendiendo a orar y con intensidad, y quizás muchos de nosotros por primera
vez, hemos tomado en serio la oración como medio para charlar contigo. Pero sabemos
que eso no te importa, sabemos que ante todo lo importante es que estamos aquí a tu
lado para hablarte, para contarte muchas cosas que para ti no son desconocidas. En esta
noche entrar en sintonía profunda contigo se convierte en nuestra obsesión. En fin
Señor, ante tu presencia eucarística tributamos todo honor y gloria para Ti.
Palabra de Dios (Mt 26,36-46).
Entonces va Jesús con ellos a una propiedad llamada Getsemaní, y dice a los
discípulos: «Sentaos aquí, mientras voy allá a orar.» Y tomando consigo a Pedro y a
los dos hijos de Zebedeo, comenzó a sentir tristeza y angustia. Entonces les dice: «Mi
alma está triste hasta el punto de morir; quedaos aquí y velad conmigo.» Y
adelantándose un poco, cayó rostro en tierra, y suplicaba así: «Padre mío, si es
posible, que pase de mí esta copa, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú.»
Viene entonces donde los discípulos y los encuentra dormidos; y dice a Pedro:
«¿Conque no habéis podido velar una hora conmigo?
Velad y orad, para que no caigáis en tentación; que el espíritu está pronto, pero la
carne es débil.»
Y alejándose de nuevo, por segunda vez oró así: «Padre mío, si esta copa no puede
pasar sin que yo la beba, hágase tu voluntad.»
Volvió otra vez y los encontró dormidos, pues sus ojos estaban cargados.
Los dejó y se fue a orar por tercera vez, repitiendo las mismas palabras.
Viene entonces donde los discípulos y les dice: «Ahora ya podéis dormir y descansar.
Mirad, ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de
pecadores. ¡Levantaos!, ¡vámonos! Mirad que el que me va a entregar está cerca.»
Reflexión:
Cuentan que un humilde zapatero tenía la costumbre de hacer siempre sus oraciones en
la mañana, al mediodía y en la tarde. Se servía de un libro de plegarias porque no se
sentía capaz de dirigirse al Creador con sus pobres palabras.
Un día, se sintió muy mal porque, estando de viaje, olvidó su libro. Nuestro buen
zapatero le dijo entonces a Dios: "Perdóname, Dios mío, porque necesito orar y no sé
cómo. Ahora bien, ya que Tú eres un Padre de amor voy a recitar varias veces el
alfabeto desde la a hasta la z, y Tú que eres sabio y bueno podrás juntar las letras y
sabrás qué es lo que yo te quiero decir". Cuenta la historia que ese día Dios reunió a sus
ángeles en el cielo y les dijo conmovido que esa era la más sincera y la más bella de las
oraciones que le habían hecho en mucho tiempo.
Una oración con las cualidades de la plegaria que hace milagros, cierra heridas, ilumina,
fortalece y acerca los corazones, es decir, una plegaria humilde, confiada, sincera y
amorosa. ¡Cuánta necesidad tenemos de estas oraciones! Todos debemos aprender a
orar con el corazón, a alabar, a bendecir, a perdonar, a agradecer. Y, claro, a tener bien
presente que la oración se ve en la acción, en los buenos frutos y en un compromiso por
la justicia y por la paz. En efecto, actuar sin orar es desgastarse y orar sin actuar es
engañarse. Dios es nuestro Padre, y en Jesús nos indico la verdadera forma de hablarle,
pero además nos invita a pensar en lo que acompaña nuestra oración, por eso nos
recalca:
46
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Di Padre, si cada día te portas como hijo y tratas a los demás como hermanos.
Di Nuestro, si no te aíslas con tu egoísmo.
Di que estás en los cielos, cuando seas espiritual y no pienses sólo en lo material.
Di santificado sea tu Nombre, si amas a Dios con todo el corazón, con toda el alma y
con todas tus fuerzas.
Di venga a nosotros tu Reino, si de verdad Dios es tu rey y trabajas para que Él reine en
todas partes.
Di hágase Tu voluntad, si la aceptas y no quieres que sólo se haga la tuya.
Di danos hoy nuestro pan, si sabes compartir con los pobres y con los que sufren.
Di perdona nuestras ofensas, si quieres cambiar y perdonar de corazón.
Di no nos dejes caer en tentación, si de verdad estás decidido a alejarte del mal
Di líbranos del mal, si tu compromiso es por el bien.
Y di Amén si tomas en serio las palabras de esta oración.
Jóvenes, es a eso lo que nos invita Jesús en esta noche, y sobre lo que hemos
reflexionado en estos días santos. Es a través de la oración que nosotros podemos
vencer al mal y destruir la mediocridad de nuestra vida. El maestro nos enseña a velar,
es decir, a ser constantes en nuestra intención de permanecer a su lado, y también nos
invita a orar, porque es a través de nuestro contacto directo con El, de nuestra sintonía
con su Espíritu, que podemos salir adelante y alcanzar lo que esperamos. Amigos, Jesús,
quien esta presente en este lugar, nos ha enseñado a orar, porque no solo el sabe la
manera correcta de hacerlo, sino porque El sabe quienes en realidad somos, y que es lo
que verdaderamente nos conviene.
Canto: Tu Señor sabes bien
Ahora, mientras se coloca música de fondo, entran un grupo determinado de jóvenes, ojalá
vestidos con túnicas blancas, y llevando en sus manos ofrendas florales, se acercan al
monumento y las depositan allí, mientras otro joven realiza la oración de ofrecimiento.
Comentario:
“Porque solo tu eres digno de adoración, porque eres el Cordero de Dios que se inmola
por nuestra salvación, porque te consideramos nuestro mejor y mas grande amigo,
porque nos das lo mejor de ti para que nosotros encontremos en ti un ejemplo de
superación, por eso te tributamos un homenaje de adoración; recíbelo, pues es hecho
con todo nuestro amor”
Amigos, en estos momentos, algunos jóvenes, presentaran una ofrenda de adoración a
Jesús de parte nuestra, con ella le mostramos nuestro amor.
Oración de ofrecimiento:
Maestro, a tu lado hemos vivido momentos que difilcimente podemos olvidar; estar a tu
lado nos ha permitido comprender que nuestra vida tiene un sentido mucho mas que
material, que como Hijos de Tu Padre, también estamos llamados a la Gloria y felicidad
47
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
que perdura; Amigo nuestro, han sido días de suprema alegría junto a Ti, de profunda
reflexión de nuestra vida frente a la tuya. Y por si fuera poco, hoy recordamos tu
entrega incondicional a la voluntad de tu Padre, no sabes cuan orgullosos nos sentimos
de ser tus amigos. Por eso hoy te hacemos este homenaje de agradecimiento por lo que
significas para nosotros, y te ofrecemos nuestra vida, lo mismo que Tu nos diste, ahora
te lo entregamos, dispuestos a dar testimonio de Ti a donde quiera que vayamos. Señor,
recibe nuestra ofrenda de vida, y continua por favor siendo nuestro amigo.
Luego de esta oración de ofrecimiento, invitamos a los jóvenes a realizar una oración personal
de alabanza a Dios por todo lo que nos concede, es un momento espontáneo que se prolongara
por un tiempo prudencial. Terminado este momento, realizamos la oración del Padrenuestro.
Padre Nuestro:
Presidente: Jóvenes, la oración que a continuación pronunciaremos, son exactamente
las mismas palabras que Cristo enseñó a sus Discípulos. Ahora nosotros, Hijos de Dios
por el Bautismo, las pronunciaremos, seguros de que con ellas, estaremos hablando a
nuestro Padre que esta en el cielo. Por eso concientemente cantemos y proclamemos
nuestra oración universal: Padrenuestro.
Finalizada la oración, despedimos a los jóvenes, no sin antes invitarlos a vivir
intensamente la presencia de Jesús en la Eucaristía
Joven, este es mi legado!
Siete palabras de Jesucristo en la cruz.
Comentario inicial:
Jóvenes, Cristo fue sincero, supo ser valiente, dijo la verdad. El sin temor proclamo el
Reinado de Dios y dijo que Dios era Padre, que era bueno, y que a todos nos quería por
igual. Busco al pecador, al igual que el Pastor busca la oveja perdida. Por ello le
llevaron a la cruz. En esta tarde del día más desconcertante de la historia del hombre,
vamos a recordar las palabras de Jesús en el suplicio de la cruz. El momento del Amigo
que dio y sigue dando la vida por todos. Ante este episodio de la historia de la
humanidad, solo queda decirte que te dejes “admirar” por Jesús de Nazaret, e imites su
ejemplo, en sus palabras hay sinceridad y transparencia, y en ellas encontramos un
legado importante para vivir. Pon atención a cada una de su palabras, y siéntelas en lo
profundo de tu corazón. Joven, no seas espectador del drama de la cruz, se mas bien
creyente y testigo de la vida que en ella se genera.
1- "Padre, perdónales porque no saben lo que hacen" (Lc 23, 34).
Gracias por haber pedido perdón por todos. Efectivamente, no es teoría: no sabían lo que hacían.
Tenías razón. Ni siquiera los del Sanedrín, aquellos que conocían cuanto había dicho Moisés (Jn
5, 36-46). Te creían peligroso; uno que estorbaba sus planes religiosos y políticos; que podía ser
un peligro para todo el pueblo, como profetizó sin querer el Sumo Sacerdote Caifás (Jn 11, 4752). No habían leído ningún tratado de cristología, ni podían saber nada de lo que iban a decir
de Ti los grandes Padres y los concilios ecuménicos del primer milenio cristiano. ¡Qué iban a
poder saber los pobres de todo eso! Te juzgaban desde su situación, su cultura, sus intereses de
tejas abajo; con su mentalidad político-religiosa, en un país ocupado y profanado por el ejército
romano. Eras demasiado inesperado, sorprendente, en contradicción con sus entendederas. ¡Qué
48
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
bien les conocías a todos, desde Pilatos a Herodes, al Sanedrín, a tus mismos desconcertados
discípulos, a la gente que pedía y aplaudía lo que se le dijera (¡sucede también hoy!). Tú
comprendiste y por eso perdonaste. A nosotros, en cambio, nos sucede lo contrario: tendemos a
buscar y a encontrar siempre culpables de nuestros males; y nada nos resulta tan antipático
como ver nuestros defectos reproducidos en los demás.
2- "Hoy estarás conmigo en el paraíso" (Lc 23, 39-43).
Gracias porque el único santo canonizado por Ti fue un ladrón. Si las cosas están así, ¿quién no
va a tener esperanza de ser salvado? Nosotros hubiéramos canonizado en vida a aquel valiente
discípulo y a aquellas mujeres que te acompañaban con su ternura y compasión femeninas; y,
desde luego, a tu dolorida madre. Y no a aquel sinvergüenza, al que llamamos ahora San Dimas
¡A buenas horas arrepentirse cuando ya no hay escape!
3- "Mujer, ahí tienes a tu hijo. Hijo, ahí tienes a tu madre" (Jn 19, 25-27).
Gracias por haber pensado en tu madre, viuda, y ahora perdiendo al único hijo..., y de aquella
manera. Aquel joven valiente, junto a ella, te la iba a cuidar como se merecía. ¡Qué madre la
tuya! Llevaba tiempo preparándose para esta sorpresa final...; desde aquella mañana de hacía
tantos años en que se lo vaticinó el anciano Simeón cuando fuiste llevado al Templo para ser
presentado al Padre (Lc 2, 35). ¡Qué entereza de mujer la suya! ¿Adónde habían ido a parar los
Pedro, Santiago, Andrés..., que hacía pocas horas juraban que no te iban a abandonar, y estaban
incluso dispuestos a morir contigo (Mt 26, 30-35)? ¡Menos palabras y más hechos! Solo
quedaba aquel joven que te había caído en simpatía (el "discípulo amado") por su entusiasmo,
fogosidad e inexperiencia; si bien él mismo reconoce honestamente en su Evangelio que "era
conocido del sumo sacerdote" (Jn 18, 15-16), indicando tal vez que a él no le podían hacer nada
mientras que los demás varones hubieran corrido serios peligros... Nosotros probablemente
hubiéramos pensado en nosotros mismos, y nos hubiéramos escondido como los demás
apóstoles, esperando que pasara la tormenta y que nadie nos delatara... Los entendidos dicen,
además, que con este gesto quisiste confiar, en la persona de aquel discípulo, tu madre a la
comunidad y la comunidad a tu madre; porque la Iglesia no existe sin María, ni María fuera de
la Iglesia (Hech 1, 14).
4- "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado? (Mt 27, 46-47).
Tú que poco antes, durante la última cena, habías dicho a tus discípulos: "... Os dispersaréis
cada uno por vuestro lado y me dejaréis solo. Pero no estoy solo, porque el Padre está conmigo"
(Jn 16, 32). Gracias por no habernos escondido tu sensación de soledad. ¿Quién no se hubiera
sentido solo, sumergido en semejante fracaso después de todo lo que habías intentado hacer a lo
largo de tu vida? ¿Dónde se había escondido el Padre? Nosotros probablemente nos hubiéramos
quejado acre y abundantemente? Gracias porque, pocas horas antes, en Getsemaní (Mt 26, 3646; Heb 5, 7-10), oraste tu repugnancia a la muerte que te esperaba. Seguramente este
sentimiento fue todavía más fuerte en la cruz, antes de encomendar tu espíritu al Padre. Si
supieras el miedo, el pavor y la perplejidad que nos vienen a casi todos nosotros ante la puerta
de la muerte... A algunos tu oración al Padre pidiendo que te librara de aquella angustia tan
humana les ha escandalizado a lo largo de los siglos; a otros nos ha consolado y dado confianza.
¡Qué cercano a nosotros fuiste! Realmente te hiciste en todo semejante a nosotros, excepto el
pecado (Heb 4, 15-l6). En Ti se cumplió anticipadamente lo que años más tarde dirá Pablo:
"Cuando soy débil entonces es cuando soy fuerte" (1Cor 12, 10); la gracia del Padre se
manifestó en tu debilidad (1Cor 12, 9).
5- "Tengo sed" (Jn 19, 28).
Gracias por tu sinceridad. ¿Quién no iba a tener sed después de haber perdido tanta sangre?
Nosotros hubiéramos criticado interiormente a aquellos soldados: ¿no se podían dar cuenta ellos
mismos de que por fuerza estabas sediento, deshidratado, Tú y los otros dos crucificados?
49
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
6- "Todo esta consumado" (Jn 19, 30).
Gracias por tu humildad reconociendo que tu venida entre nosotros había concluido su misión.
A nosotros nos cuesta reconocerlo cuando llega la hora según Dios; hora que no coincide con
nuestros planes, cálculos y aspiraciones ¡podíamos haber hecho más, incluso por Ti! ¡hemos
tenido poco tiempo para demostrar todo lo que valemos! A Ti te bastó muy poco: unos meses de
vida pública, algún año apenas. Moriste tan joven...; ¿qué son poco más de treinta años? Según
nosotros, hubieras podido rendir mucho más en milagros, en sabias afirmaciones y poéticas
parábolas...; y, sin embargo, era ya más que suficiente.
7- "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23, 46).
Gracias por tu fe, tu esperanza y amor incondicionales al Padre. Efectivamente, después de todo,
en este mundo ¿qué nos queda sino confiar en El? Nosotros le hubiéramos reprochado su
ausencia, su falta de justicia fulminante en favor nuestro. ¿No era Su causa la que estaba en
juego? Te habían incluso provocado pidiéndote que bajaras de la cruz (Mt 27, 39-42); y Tú
bajaste, sí, un poco más tarde, pero no sostenido por manos de ángeles, sino por los brazos
nervudos y valientes de Nicodemo y José de Arimatea, dos que habían dado la cara por Ti en la
discusión del Sanedrín y ahora incluso ante Pilatos (Mt 27, 57-60; Mc 15, 43-46; Lc 23, 50-53;
Jn 19, 38-40).
Terminada la ultima palabra, hacemos un momento de oración con los jóvenes, y nos
preparamos a la procesión del santo sepulcro.
Homenaje de los jóvenes a la muerte de Jesús.
Para leerse al final de la procesión del santo sepulcro.
Joven 1: Señor, todavía unas palabras a toda esta escena. Gracias por tus largos momentos de
silencio, por tu respiro cada vez más jadeante y apagado; por tus frases durante aquellas
interminables horas en la cruz: pocas, entrecortadas, salidas de lo más profundo, macizas,
preñadas de esta típica mezcla humano-divina que te había caracterizado a lo largo de tu paso
entre nosotros. Gracias porque no pediste a nadie que tomara nota de ellas (nosotros lo
hubiéramos hecho, o al menos deseado: ¡era un momento tan importante!); pero, ¿cómo iban a
olvidarlas aquel joven, tu madre y las parientas y amigas que te acompañaban en aquel trágico
mediodía? ¿Y cómo se las iban a callar luego, dejando de transmitírnoslas? ¡Qué bien conocías
a todos ellos! Y ¡qué bien nos conoces a nosotros!
Joven 2:Hay quien ha dicho que moriste en cruz, derramando toda tu sangre, porque solo así se
podía aplacar la ira del Padre por nuestros pecados. Señor, ¡éste no es el Padre del que Tú nos
habías hablado!; aquel Padre, misericordioso y con ganas de hacer fiesta, de la parábola del hijo
pródigo (Lc 15). Tu Padre, nuestro Padre, no es un verdugo truculento, sediento de sangre. Al
contrario, si hay algún padre "como Dios manda", éste solo puede ser Él. A parte el hecho de
que, si te hubieran condenado los judíos, te hubieran apedreado como a Esteban (Hech 7,1-8,3)
o a la adúltera (Jn 8, 2-11), e incluso intentaron ya hacer más de una vez contigo (Jn 8, 59; 10,
31-39).; y si hubieras sido ciudadano romano te hubieran decapitado, como sucedió según la
tradición a un apóstol que era ciudadano romano: Saulo de Tarso (Hech 22, 25-29). La muerte
en cruz era considerada demasiado humillante para un romano; los romanos crucificaban solo a
no romanos. Podías haber muerto a los ochenta años plácidamente en una cama, rodeado por tus
seguidores y parientes, y nos hubieras redimido igualmente; porque lo que nos redimió fue tu
amor fiel al Padre y a nosotros con todas las consecuencias...; por eso, hasta la cruz si hubiera
sido necesario... ¡y lo fue, debido a la envidia del Sanedrín y a la cobardía de Pilatos! No te
arredraste ante nada ni ante nadie. Solo el abrazo crucificado con la muerte te pudo parar. El
Padre, en cambio, estuvo contigo, como le pediste en Getsemaní, cuando tu humanidad se
resistía a acabar de aquella manera (Mt 26, 36-46; Heb 5, 7-10). Los humanos conocemos bien
este miedo y repugnancia al sufrimiento y a la muerte; ¡te comprendemos perfectamente! El
Padre te sostuvo y te resucitó: ¡ésta fue su respuesta a tu oración! Así se comporta un padre
50
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
cuando puede; y Él es el Padre por excelencia, del cual procede toda paternidad en el cielo y en
la tierra (Ef 3, 15).
Joven 3: Descansa en paz, finalmente, Señor, aunque sea sobre la losa fría del sepulcro. El
Padre está ya preparando la gran fiesta de la Resurrección. Quizás por eso parecía haberse
ausentado del Calvario...; pero no, no era verdad. El estaba totalmente presente cuando
experimentabas cómo solemos morir tus hermanos. De no ser así, ¿cómo hubiera podido ser tu
Cruz y tu muerte el lecho en el que dejarnos caer serenos y confiados cuando llegue el final de
nuestros días? ¿Qué punto de referencia hubieras sido si hubieras muerto viendo con tus ojos
mortales al Padre, tranquilo y feliz, rodeado de ángeles, como te han pintado a veces nuestros
artistas? No, nosotros no morimos así.
Joven 4: Como demostrará la resurrección después de la tragedia, el Padre no estaba lejos; al
contrario, Te estaba arropando con el hueco de sus grandes manos. También en Ti se cumplió lo
que veinte siglos más tarde dirá, en verso, uno de tus seguidores: "Y llegaré de noche, / con el
gozoso espanto / de ver, / por fin, / que anduve, / día tras día / sobre la misma palma de tu mano"
(P. Casaldáliga). Tanto si la noche ha sido plácida como borrascosa, nadie puede impedir que al
día siguiente salga de nuevo el sol. Por eso, nuevamente gracias Señor. Tus hijos que te queremos
mucho.
Se termina con el rezo del Padrenuestro.
Celebración Mariana
Proponemos una celebración en honor de la Santísima Virgen Maria, para el día Sábado
Santo, con el fin de despertar un sentimiento en los jóvenes de veneración hacia la Virgen
Maria, meditando en su condición de Madre.
Porque eres Madre mía...
Canto: Maria Música de Dios.
Comentario inicial:
“Alégrate Maria, porque eres llena de gracia. Porque en ti por siempre esta el Señor;
desde ahora y por toda la historia de la humanidad serás llamada mujer favorecida y
bendita de Dios”
Joven. En esta tarde nos reunimos para celebrar a María Madre de Dios, la perfecta
discípula de Jesús, que a su lado aprendió a orar. María al pie de la cruz hace memoria de
“las cosas que guarda en su corazón”. Pasa por su corazón lo que ha sido la vida de Jesús,
desde su comienzo hasta este mismo momento en que lo contempla colgado de la cruz.
Repasa también la historia de su propia vida. El descubrimiento del plan de Dios para su
vida, sus dudas, las dificultades, la poca claridad, su fe creciente, su fidelidad...
Como hijos agradecidos, queremos en esta celebración, rendir un sentido homenaje de
admiración y veneración a Maria, Madre de Dios y Madre de todos nosotros, de quien
recordamos hoy su momento de dolor y soledad, tras la perdida de su Hijo querido. En
ella vemos un ejemplo de lucha y esperanza, de plena confianza en Dios que actúa
siempre en bien de los que El ama. Jóvenes, en este tarde, reflexionaremos sobre Maria,
y daremos gracias a Dios por todo lo que nos ofrece por medio de ella.
51
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven 1: Maria, como puede ser que a pesar de tanto dolor en tu alma permanezcas
siempre firme?
Joven 2: Madre nuestra, será posible que nosotros ante las dificultades de nuestra vida,
podamos igualmente permanecer en pie y en la lucha?
Joven 1: Mujer fuerte, hoy como jóvenes nos preguntamos sobre lo que haces tu por
amor, y con inquietud nos preguntamos: Como haces para amar tanto?
Joven 2: Maria, como haces para permanecer en contacto directo con Dios, cuando las
circunstancias son adversas y difíciles?
Joven 3 (mujer): Joven, son muchas las preguntas que frente a mi vida tu puedas tener,
soy consciente de los múltiples interrogantes que en tu corazón se albergan con respecto
a lo que asumí en mi misión de ser la Madre de Dios. Joven, no creas que ante muchas
cosas no sentí miedo, no olvides que por encima de todo soy mujer y que como tal sufro
y siento como lo haces Tu, pero por amor a Dios y lo que soy, me arriesgue y acepte
hacer lo que Dios quería. Hoy a ti te digo, que soy la Madre y Dios, pero también soy
Tu madre, por eso sufro y lucho por ti.
Joven 1: Maria, si , es cierto, son muchas las cosas que de tu vida no comprendemos,
son muchas las cosas que nos inquietan, pero ante todo queremos brindarte un homenaje
porque eres Madre mía...
Canto: Gracias Madre mía
Lectura del Evangelio (Lucas 1, 39-45)
Reflexión:
¿Cómo te imaginas a María?, ¿cuáles crees que son los rasgos que mejor definen su
manera de entender y vivir la vida?, ¿cómo aparece la relación de María con
Jesús?,¿qué es lo más admirable en ella?, ¿en que podría parecerme yo a ella?, ¿en qué
he de cambiar yo para parecerme más a ella?
¿Tiene algún tipo de presencia en mi vida cristiana, en mi oración... la figura de
María?, ¿qué es hoy para mi?
María buscó a Dios, aceptó fiel y confiadamente su voluntad y se puso en camino.
¿Buscas tú a Dios?, ¿crees que es posible construir una vida, tu vida, como María lo
hizo, de acuerdo con los valores del Reino de Dios? (servicio, entrega, gratuidad,
alegría, pobreza, oración, amor, solidaridad, compromiso, testimonio, ilusión, fidelidad,
esperanza, confianza, caridad...), ¿por dónde crees que deberías empezar?, ¿cómo te
planteas la vida?, ¿la vives en autenticidad (desde lo mejor de ti mismo) o dejas que
otros la vivan por ti?
Joven, no importa que tanto te parezcas a Maria, lo que realmente vale la pena es qué
tanto te esfuerzas por imitar sus virtudes y valores. Maria, es cierto, poseyó grandes
cualidades que la hizo ser favorecida por Dios para la misión de ser su Madre, pero al
igual que ella, Tu posees grandes actitudes que te ayudan a ser lo suficientemente capaz
de emprender una misión dada por Dios.
Hoy, en la celebración de nuestra pascua cristiana, reflexionamos sobre el papel de
Maria en la obra de la Salvación, y con sorpresa nos encontramos que su actuación fue
52
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
grande y decisiva, pues imaginémonos si Maria no hubiera aceptado con todo su
corazón el llamado de Dios, las cosas entonces hubieran sido diferentes. Además
encontramos que ella no hizo nada extraño y lejos de su realidad humana y de mujer.
Maria, como cualquier persona, dio lo mejor de si para cumplir la misión de ser la
elegida de Dios para cuidar y educar al Hijo de Dios.
Joven, Maria vivió a plenitud su existencia, en eso radico su autenticidad y personalidad
fuerte y atrayente. Nuestro papel de cristianos nos invita a vivir con esa misma
intensidad el llamado de Dios, a ser auténticos y verdaderos discípulos suyos ante toda
la humanidad. Y recuerda, Maria es la Madre de Dios, pero Dios quiso que también
fuera la nuestra, acéptala y pídele que te ayude a ser un buen Hijo.
Canto: Maria es esa Mujer
Ahora se reparte la hoja de “Oración con el Magnificat de Maria”, y terminada esta oración,
rezamos el Padre nuestro.
Comentario:
Ahora, vamos a dirigir nuestra oración a Dios, utilizando las mismas palabras de Maria,
con ellas glorificamos a Dios por sus maravillas, y nos unimos a Maria en su suplica de
Madre.
ORACIÓN CON EL MAGNÍFICAT DE MARÍA (Lc 2, 46-55)
María es para nosotros modelo de oración,
por eso oramos al Padre como lo hizo María
María: Proclama mi alma la grandeza del Señor.
[email protected]: Señor, Tú eres grande y lleno de gloria. Ante tí me siento pequeño, pero
confiado y seguro. Te alabo por todo loo que has hecho y haces continuamente por mi.
M: Se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador.
T: Señor, me lleno de alegría cuando pienso en ti. Yo sé que me quieres y me escuchas.
En tí encuentro siempre fuerza y ayuda.
M: Porque ha mirado la humillación de su esclava.
T: Señor, Tú te fijas en los pobre y humildes de este mundo. Ellos son tus predilectos.
Que yo no busque crecer ni destacar, sino servir y compartir.
M: Desde ahora me felicitarán todas las generaciones.
T: Señor, Tú enalteces y encumbras a los que se hacen humildes y pequeños. Ellos
serán grandes y reconocidos a lo largo de los años. Que mi grandeza sea agradarte en
todo.
M: Porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mi.
T: Señor, Tú escoges a los sencillos de este mundo para llevar a cabo tu obra salvadora.
Que yo sepa cooperar con humildad para dar a conocer tu mensaje.
M: Su nombre es santo y su misericordia llega a sus fieles de generación en
53
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
generación.
T: Señor, Tú eres el único santo. Nosotros somos pecadores. Purifícanos de nuestras
faltas y cantaremos eternamente tu misericordia.
M: El hace proezas con su brazo.
T: Señor, a lo largo de los años Tú has hecho maravillas en favor de la humanidad.
Continúa ayudándonos para poder encontrar en nuestra vida la verdadera paz y
felicidad.
M: Dispersa a los soberbios de corazón; derriba del trono a los poderosos y
enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los
despide vacíos.
T: Señor, Tú estás al lado de los pobres y los humildes, de los que sufren y son
marginados; quieres su salvación y liberación. Ayúdanos a comprometernos para
superar toda opresión y luchar por la justicia y la igualdad.
M: Auxilia a Israel su siervo, acordándose de la misericordia, como lo había
prometido a nuestros padres, a Abraham y su descendencia por los siglos.
T: Señor, a lo largo de los años Tú acompañaste a Israel y, fiel a tus promesas, le
ayudaste y protegiste. Sigue hoy animando a la Iglesia y a toda la humanidad, para que
entre todos construyamos un mundo más humano y solidario, que cada día se parezca
un poco más al soñado por Dios. María abre el corazón.
Canto: Arcilla entre tus manos.
Joven 1: No se cómo hemos llegado hasta aquí. Todo esto me parece un sueño del que
no tardaré en despertarme. La gente del pueblo ha contemplado entre impasivos y
orgullosos todo el proceso de tu condena. Cómo si nada les importase, es más cómo si
fuese justo. Hemos quedado tan pocos a tu lado en el último momento. Casi no tengo
palabras para expresarte todo lo que siento. Y queda tan poco tiempo. Te vas y yo no
puedo hacer nada para evitarlo.
Joven 2: Desde que naciste he intentado estar contigo en todo momento. Me parece
increíble que aquello que comenzó para mí como una gran aventura termine así. Y es
que fue como un gran sueño que una niña tan humilde como yo pudiera participar en la
gran obra que Dios tenía preparada para su pueblo.
María: De pequeña me educaron en la fe pero nunca pude imaginar que Dios me
eligiera para ser nada menos que la madre de el salvador. Por eso al principio dude de si
sería capaz de aceptar la voluntad de Dios. Ahora puedo decir que no me arrepiento de
nada. Ha sido tan increíble vivir contigo. Podría estar aquí días enteros dándote las
gracias por permitirme compartir tu tarea.
Joven 1:Y a partir de ahí me deje llevar por ti. Todo iba bien. Eran muchos los que te
seguían y te aclamaban. Llegamos a ser una verdadera familia. ¿Donde están todos
esos? ¿Es que se acabo todo para ellos? Tú les dijiste que merecía la pena venderlo todo
para comprar el campo que guarda el tesoro, descubrir la perla escondida... ¿ya se han
cansado de buscar?
54
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven 2: Quizás me sienta un poco decepcionada porque no es fácil aceptar este final.
Aquello que comenzó de manera más explícita en aquella boda de nuestros amigos en
Caná ¿Te acuerdas? No les quedaba vino y yo te pedí que dieses un paso más. Tú, como
muchas veces has hecho a lo largo de tu vida me enseñaste que ese no era el plan de
Dios, que estas no eran las obras que tenías que hacer. Tu lugar estaba entre los pobres,
los débiles, los afligidos... y yo no dude, entonces, en seguirte. Hay tanto por hacer y
quedan tan pocas fuerzas después de esto. Cómo podremos continuar tu tarea sin ti.
Seguro que Dios tiene algo pensado.
Maria: Cuando veníamos de camino me acorde de tu padre, de que pensaría si
estuviese aquí. Me parece que fue ayer cuando angustiado te buscaba... eras tan
pequeño. Pero enseguida comprendió lo que tenías que hacer y se sintió orgulloso y
feliz. Te prometo que voy a intentar continuar tu obra. Voy a intentar que todo este
sufrimiento no sea en vano. A pesar de que de que tengo el corazón atravesado por una
espada como aquel anciano me había dicho. Ahora entiendo que le quería decir a José
cuando dijo que serías signo de contradición. Y tanto molestabas qué tuvieron que
matarte? No entiendo como pueden haber permanecido impasibles ante tu mensaje.
Joven 1: Pero sabes, por otra parte aún a pesar del dolor me siento orgullosa de ti, de
ser tu madre. De poder decir a todo el mundo cómo viviste y como te desviviste. De
poder contar a todos, que yo que te tuve en mis entrañas sé de que estaba hecho tu
corazón. Es más, sé que un Dios como el tuyo y el mío no va a permitir que las cosas
queden así. No puede hacerlo. Es un Dios de vida y no de muerte, de vivos y no de
muertos. Un Dios que sólo sabe transmitir vida y para el que la muerte del inocente no
acontece en balde
Joven 2: Al igual que a tus discípulos, fuiste Tú el que realmente me enseño a orar a
acercarme a Dios con la confianza de una hijo con su padre y por eso ahora voy
atreverme a dirigirme a Él junto a mis demás amigos, para que nos de el valor
suficiente para poder continuar por el camino de la fe. Padre Nuestro que estás en los
cielos...Ave Maria.
Cometario Final:
Maria, de nuevo gracias por ser nuestra Madre, y por asumir con amor el regalo de ser la
Madre de Dios. Ahora, nos disponemos nosotros a celebrar nuestra amistad en la fiesta de
la Pascua, pues sabemos que en la resurrección de tu Hijo, encontramos el fundamento de
nuestra Fe.
Jóvenes, ya hemos celebrado a Maria, ahora solo nos falta imitar su ejemplo y tomarla
como Nuestra verdadera madre, ese es el reto, que sea nuestra Madre.
6. ÁGAPE
55
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
“Somos miembros de una misma
Iglesia”
Inicialmente, nos reunimos todos en general para la introducción del ágape, luego seguiremos
las instrucciones para la realización y desarrollo del signo.
Motivación:
Nos cuenta la historia de la primera comunidad cristiana, que ellos lo tenían todo en
común. Que todo lo compartían porque se sentían hijos de un mismo Padre, miembros
de un mismo cuerpo. Por eso, su fe se fortalecía cada día, y al pasar de los mismos días
muchos se agregaban al número de los elegidos, pues por el testimonio de los apóstoles
se animaban a unirse a la causa del Reino de Dios, a ser miembros de una misma
Iglesia.
Nosotros, ya hemos compartido un buen tiempo juntos. Nos hemos unido a una misma
causa que ha sido la celebración de la Pascua Cristiana. Ahora, emprendemos una
celebración que cerrará los vínculos de amistad que durante estos días se ha ido
fraguando en torno a nuestras vidas. Participemos con mucha intensidad de este
momento fuerte de compartir, sólo así, con sinceridad y transparencia, podemos seguir
el ejemplo de la primera comunidad cristiana que se unió en el amor.
Canto: Si una buena amistad.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles (Hch 2,41-47).
Una vez leído el pasaje de los Hechos, podemos hacer un pequeño comentario sobre lo
que ha sido nuestro encuentro pascual, y sobre lo que en este día se debe hacer más
fuerte. Si se quiere, se puede utilizar las siguientes pistas.
Al inicio de nuestra Pascua Juvenil, nos encontrábamos inquietos por lo que en
ella podría pasar. Sobre lo que alrededor de nuestra vida iba a acontecer. Hoy, ya
hemos descubierto algo de lo que en ese momento no sabíamos.
Durante estos días hemos tenido un triple encuentro: Con el Maestro, que nos
enseño a orar, y nos dio ejemplo de vida; con nuevos amigos, que con su
presencia hoy hacen ya parte de nuestra historia; y con nosotros mismos, que
con la ayuda divina hemos emprendido un proceso de cambio.
Hoy, llegamos a un momento cumbre de nuestra celebración pascual, un pacto
de amistad, en el que unimos y estrechamos más los lazos que hasta este
momento nos ha unido.
Ahora, nos distribuimos por comunidades, mientras escuchamos música de fondo. El
signo de este momento será la partición del Pan. Por eso el Pastor debe estar muy bien
dispuesto para este signo celebrativo y de compartir. Una vez organizados por grupos,
el Pastor entabla un diálogo con los integrantes de su comunidad frente a lo que eran
ellos antes de llegar a la Pascua, y de cómo salen ahora a enfrentar un mundo como
auténticos cristianos. Terminado este diálogo, iniciamos la segunda parte de la
siguiente manera. Ahora, repartiremos el Pan de manera colectiva a los Pastores, y
luego ellos lo llevaran a sus grupos.
56
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Joven 1: Amigos, de alguna manera, todos hemos dado un cambio en nuestra maneras
de ser y de pensar frente a la fe, en éstos días santos de la Pascua Juvenil. Hoy,
celebramos nuestra transformación en torno al signo sagrado del Pan y del Vino, por eso
todos nuestros pastores, en nombre de cada uno de nosotros recibirá el Pan y lo llevará
hasta nosotros, para que en común unidad, todos seamos como nos lo pide Jesús: Uno
solo para que el mundo crea.
Joven 2: Jesús, antes de morir dio a sus discípulos el Pan y el Vino, y les dio el
mandato de hacer lo mismo por todos los siglos. Hoy, cerca de terminar de nuestra
Pascua, haremos también este signo, aunque no de manera sacramental, si de manera
espiritual. Con esto, estaremos perpetuando el mandato del Maestro de Comer del
mismo Pan, y de beber del mismo Vino, para conmemorar su muerte hasta que vuelva.
Joven 1: Ahora, entregamos a nuestros Pastores el Pan y el Vino, en sigo de unidad, las
misma que nos movió a participar en esta Pascua Juvenil, y la misma que tanto nos
insistió el Maestro, para que “El mundo sepa que somos sus Discípulos”.
Ahora, el Sacerdote o delegado de la pastoral, o en su defecto otra persona idónea,
entrega el pan y el vino a los Pastores diciendo las siguientes palabras:
Sacerdote: Reciban los signos sagrados del Pan y del Vino; los mismos signos que por
la oración sacerdotal se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo Nuestro Dios y
Señor, y que hoy en cada una de sus comunidades, se convertirá en signo de
compromiso cristiano, adquirido en la celebración de esta Pascua, y recuerden, por
medio de la oración Dios se hará presente en sus vidas, lo mismo quién se hace
presente en la Eucaristía.
Canto: Eucaristía milagro de amor
Mientras se canta, los Pastores se dirigen a sus comunidades. Cuando los están en sus
grupos iniciarán la Fracción del pan insistiendo en la unidad que los debe caracterizar
como grupo, luego les da un pedazo de pan, y hacen un pequeño brindis por su grupo,
por sus vidas, por su amistad. Transcurrido un espacio de tiempo prudencial, quien
preside la celebración invita a terminar con la oración del Padrenuestro. Si se cree
conveniente también por grupos se pueden entregar los recordatorios de la Pascua
Juvenil.
Abrazo de Paz:
Ahora como signo de nuestra unidad fraternal y como hijos de un mismo Padre que nos
Ama, expresemos nuestros sentimientos de alegría con un abrazo de Paz. Ve a la
persona que quieras y dile algún valor que le hayas visto en estos días de pascua.
Pasado el abrazo de la paz, cantamos la oración del Padrenuestro
Canto: Padrenuestro.
57
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
La celebración de Pentecostés, será continuación de nuestro proceso pascual. Es decir, aquí
trataremos de profundizar en la acción de Jesús que nos enseño a orar, ahora, bajo la efusión
del Espíritu Santo. Proponemos varios momentos para esta celebración: Catequesis, taller y
celebración. A continuación presentamos un posible horario, para el día que se piense realizar,
puede ser el día sábado víspera de la Solemnidad de Pentecostés.
2:00 pm.: Encuentro y Animación.
2:30 pm.: Catequesis
4:00 pm.: Taller
7:30 pm.: Vigilia y Celebración de Pentecostés.
10:00 pm.: Celebración Eucarística.
Primer momento: Catequesis.
El Espíritu Santo,
enriquece nuestra comunidad.
1. Motivación y Descripción.
Cuento: La Puerta del corazón.
Un hombre había pintado un bonito cuadro. El día de la presentación al público,
asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba
de un famoso pintor, reconocido artista. Llegado el momento, se tiró el paño que
revelaba el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una impresionante figura de Jesús
tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la
puerta, parecía querer oír si dentro de la casa alguien le respondía. Hubo discursos y
elogios. Todos admiraban aquella preciosa obra de arte. Un observador muy curioso,
encontró un fallo en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista:
"Su puerta no tiene cerradura. ¿Cómo se hace para abrirla?". El pintor respondió: "No
tiene cerradura porque esa es la puerta del corazón del hombre. Sólo se abre por el lado
de adentro".
Es de esta manera que empezamos a reflexionar sobre la venida del Espíritu Santo sobre
nuestras vidas, El solo entra donde el corazón del hombre se lo permita, por eso la
cerradura se encuentra hacia adentro, para que solo el mismo hombre sea quine decida
si Dios podrá actuar en El o no.
2. Análisis del Tema.
Significado de Pentecostés:
Joven, los cincuenta días pascuales y las fiestas de la Ascensión del Señor que
celebramos hace ocho días, y Pentecostés forman una unidad. No son fiestas aisladas de
acontecimientos ocurridos en el tiempo, son parte de un único plan de salvación.
Pentecostés es fiesta Pascual y fiesta del Espíritu Santo. La Iglesia sabe que nace en la
resurrección de Cristo, pero se confirma con la venida del Espíritu Santo. Es hasta
entonces que los Apóstoles acababan de comprender para que fueron convocados por
Jesús; para que fueron preparados durante estos tres años de convivencia intima con El.
58
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
La fiesta de Pentecostés, es como el aniversario de la Iglesia. El Espíritu Santo
desciende sobre aquella comunidad naciente y temerosa, infundiendo sobre ella sus siete
dones, dándoles el valor necesario para anunciar la Buena Nueva de Jesús; para
preservarlos en la verdad, como Jesús lo había prometido (Jn 14,15); para disponerlos a
ser sus testigos; para ir, bautizar y enseñar a todas las naciones. Es el mismo Espíritu
Santo que, desde hace dos mil años y hasta ahora, sigue descendiendo sobre quienes
creemos que Cristo vino, murió y resucito por nosotros; sobre quienes sabemos que
somos parte y continuación de aquella pequeña comunidad ahora extendida por tanto
lugares; sobre quienes sabemos que somos responsables de seguir extendiendo su reino
de amor, justicia, verdad y paz entre los hombres.
En la celebración de la Pascua Juvenil, nos dimos cuenta de la gran importancia de la
vida en comunidad; por medio de la venida del Espíritu Santo, nuestra comunidad se
enriquece y crece cada día, pues con su asistencia todos nosotros, miembros de una
misma Iglesia aportamos un grano de arena en la edificación constante del reino de
Dios. Y también aprendimos, que por medio de la oración, el Maestro nos hace
permanecer unidos. Recordemos, Pentecostés es la confirmación de la Iglesia, que unida
en oración recibió el resplandor divino que la movió y la sigue moviendo a dar
testimonio de la verdad en todas las naciones del universo.
3. Sustentación doctrinal y bíblica.
Leer Hechos 2, 1-13. y hacer un breve comentario de la lectura.
 Es en Pentecostés, que los apóstoles inician propiamente su labor misionera.
 La presencia del Espíritu de Dios, los enriqueció a ellos con nuevos dones y
talentos, que puestos al servicio del Evangelio se hicieron mucho mas fecundos t
fructíferos.
 Pentecostés, no solo motivo a los apóstoles a cumplir su misión, sino que, además,
se multiplico su acción en la comunidad cristiana naciente, que también se unio a
la causa del Evangelio.
 Por la presencia del Espíritu, cada día la iglesia fue creciendo en numero y en
fecundidad.
 Es una condición importante para la recepción del Espíritu Santo, querer que El
este dentro de nosotros, y sobre todo, tener un estilo fuerte y claro de oración.
 En nuestra Pascua Juvenil vimos como el Maestro que nos enseñaba a orar,
también nos prometía el Espíritu que permanecería a nuestro lado; hoy esa
promesa se cumple.
 El espíritu trae consigo muchos dones, en especial la tradición bíblica nos ha
hecho tener presente siete, de los cuales en un momento reflexionaremos.
4. Oración.
Sugerimos terminar este momento con una breve oración al Espíritu Santo.
Segundo momento: Taller.
Este taller sugerimos hacerlos por comunidades (si previamente se han conformado los
mismos grupos de la Pascua Juvenil, de lo contrario se distribuirán nuevamente) a
59
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
cada grupo se le entrega un Don diferente, de acuerdo al numero de grupos, algunos
dones quedaran repetidos. Al final del taller se puede realizar una plenaria en la que se
hable de cada uno de los dones del Espíritu. Cada grupo deberá leer la historia, luego
la pequeña explicación, y con base en ello elaborar una cartel lo mas creativo posible,
que explique su Don.
1. Don de la SABIDURÍA
El don de la Sabiduría se nos da para conocer la voluntad de Dios, su proyecto en el
mundo.Nos hace posible ver a Dios en los acontecimientos, personas, detalles... y nos
enseña a vivir como Dios quiere...
¿Lo contrario?: la necesidad para entender y cimentar la propia vida en otros pilares.
Las campanas del templo / de Anthony de Melo - Ed. Sal Terrae
El templo había estado sobre una isla, dos millas mar adentro. Tenía un millar de
campanas. Grandes y pequeñas campanas, labradas por los mejores artesanos del
mundo. Cuando soplaba el viento o arreciaba la tormenta, todas las campanas del
templo repicaban al unísono, produciendo una sinfonía que arrebataba a cuantos la
escuchaban.
Pero, al cabo de los siglos, la isla se había hundido en el mar y, con ella, el templo y
sus campanas. Una antigua tradición afirmaba que las campanas seguían repicando
sin cesar y que cualquiera que escuchara atentamente podría oírlas.
Movido por esta tradición, un joven recorrió miles de millas, decidido a escuchar
aquellas campanas. Estuvo sentado durante días en la orilla, frente al lugar en el que
en otro tiempo se había alzado el templo, y escuchó con toda atención.
Pero lo único que oía era el ruido de las olas al romper contra la orilla. Hizo todos los
esfuerzos posibles por alejar de sí el ruido de las olas, al objeto de poder oír las
campanas. Pero todo fue en vano; el ruido del mar parecía inundar el universo.
Persistió en su empeño durante semanas. Cuando le invadió el desaliento, tuvo ocasión
de escuchar a los sabios de la aldea, que hablaban con unción de la leyenda de las
campanas del templo y de quienes las habían oído y certificaban lo fundado de la
leyenda. Su corazón ardía en llamas al escuchar aquellas palabras… para retornar al
desaliento cuando, tras nuevas semanas de esfuerzo, no obtuvo ningún resultado. Por
fin decidió desistir de su intento. Tal vez él no estaba destinado a ser uno de aquellos
seres afortunados a quienes les era dado oír las campanas. O tal vez no fuera cierta la
leyenda. Regresaría a su casa y reconocería su fracaso. Era su último día en el lugar y
decidió acudir una última vez a su observatorio, para decir adios al mar, al cielo, al
viento y a los cocoteros.
Se tendió en la arena, contemplando el cielo y escuchando el sonido del mar. Aquel día
no opuso resistencia a dicho sonido, sino que, por el contrario, se entregó a él y
descubrió que el bramido de las olas era un sonido realmente dulce y agradable.
Pronto quedó tan absorto en aquel sonido que apenas era consciente de sí mismo. Tan
profundo era el silencio que producía en su corazón…
¡Y en medio de aquel silencio lo oyó! El tañido de una campanilla, seguido por el de
otra, y otra, y otra… Y en seguida todas y cada una de las mil campanas del templo
60
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
repicaban en una gloriosa armonía, y su corazón se vio transportado de asombro
y alegría.
2. Don de ENTENDIMIENTO
El don de Entendimiento nos hace penetrar en las verdades divinas propuestas por la fe.
Nos posibilita descubrir al Crucificado en el resucitado y a éste vivo en nuestro mundo.
¿Lo contrario?: la vulgaridad en las cosas espirituales, no ver más allá de lo evidente,
no descubrir los dinamismos profundos de la vida desde Dios.
El maestro/ de María Inés Casalá - inédito
Un anciano tenía fama de sabio y la gente acudía a él en busca de ayuda o de consejo.
Y cuando un forastero preguntaba por qué le decían maestro, en qué consistía la
sabiduría, o qué ciencia dominaba ese hombre que parecía un humilde campesino, la
gente no sabía muy bien qué responder.
- Es un hombre feliz, vive en paz con todos, era una de las tímidas respuestas.
Un joven que escuchó hablar de él y que ansiaba adquirir conocimientos, se presentó
una noche para pedirle que le enseñara. El anciano se sorprendió del pedido, pero
aceptó con entusiasmo. Hacía muchos años que vivía solo y le gustó la idea de tener a
alguien con quien compartir su tiempo nuevamente.
A la mañana siguiente, se levantaron y prendieron el fuego para calentar agua y
cocinar el pan que habían dejado preparado la noche anterior. Mientras esperaban que
el desayuno estuviera listo, el maestro se sentó en un banquito y se puso a contemplar
por la ventana. El discípulo, parado detrás de él, trataba de poner la mirada en el
mismo lugar que el maestro, para descubrir qué estaba mirando tan concentrado. Por
la ventana sólo se veía el campo, flores silvestres, el gallinero y los perros recibiendo
los primeros rayos del sol. A los pocos minutos, el joven se aburrió y se fue a sentar.
Tomó un libro de su mochila y comenzó a leer. Sin embargo, a cada momento se
distraía y pensaba cómo el maestro podía perder el tiempo sin hacer nada. Cuando el
olor a pan inundó la habitación, el maestro se levantó, preparó el te, colocó dos jarros
sobre la mesa y el pan sobre una servilleta. Se sentó, indicó, con un gesto de su mano,
al discípulo que hiciera lo mismo y comenzó a comer el pan cortándolo en pedacitos y
mojándolos en el té caliente. El discípulo estaba asombrado: el maestro se había
olvidado de agradecer la comida. Sin disimular y para que el otro se diera cuenta de su
error, agachó la cabeza durante unos instantes como si estuviera rezando. Después,
comenzó a comer. Cuando terminaron el desayuno, colocaron cada cosa en su lugar y
el maestro le preguntó al joven de qué quería conversar. En el instante en que le iba a
contestar, se abrió la puerta de golpe y entró un niño corriendo:
- Maestro, maestro, mire el pescado que saqué del agua, hoy vamos a comer como
reyes.
El maestro se levantó, aplaudió la hazaña del niño y se ofreció para ayudarlo a limpiar
el pescado. Mientras tanto, le preguntó por toda la familia, y le explicó varias maneras
de cocinarlo. Antes de que se fuera, le regaló un pequeño recipiente con un condimento
especial para darle más sabor a la preparación.
61
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
El discípulo estaba asombrado y desconcertado. Ya había pasado más de medio día y
no había aprendido nada.
A partir del momento en que el niño dejó la casa, cada vez que el maestro se iba a
poner a conversar con él, alguien del pueblo interrumpía la conversación. Iban a
pedirle algo o a llevarle un pequeño regalo -una papa, una planta de lechuga, un
zapallito-, como agradecimiento por alguna ayuda que él les había dado. Pasó el día y
anocheció. El maestro cortó las verduras y puso el caldo en el fuego, mientras amasaba
con mucha dedicación el pan para el otro día. Comieron y se fueron a dormir.
Los días siguientes fueron más o menos similares: pasaban las horas yendo de un lugar
a otro, ayudando o visitando a las personas del pueblo; trabajaban la pequeña huerta;
alimentaban a las gallinas y juntaban los huevos que regalaban al que los necesitaba.
Una noche, entre la respiración profunda del maestro y la bronca acumulada por no
aprender nada nuevo, el discípulo daba vueltas en la cama sin poder dormir. No sabía
si irse o quedarse. Por fin, casi entrada la madrugada decidió probar durante un día
más. Al amanecer, el maestro se levantó, se desperezó y comenzó a prender el fuego
para el desayuno.
Puso el agua a calentar, el pan a cocinar, y se sentó en el banquito a mirar por la
ventana.
Así lo encontró el joven cuando despertó. Se dio cuenta de que todo iba a seguir igual
que los días anteriores. Al enojo que había acumulado se le sumó el mal dormir y
estalló:
- ¡Yo vine a buscar sabiduría, a entender las cosas de la vida, a aprender a vivir mejor,
y lo que me encuentro es alguien con una vida común, diría que vulgar, que ni siquiera
es capaz de tener un momento para reflexionar y agradecer al creador por todo lo que
recibió de él!
El maestro lo miró con los ojos tristes; una expresión que nunca antes le había visto. Y
le contestó:
- Cuando contemplo la mañana por la ventana, veo las flores, huelo su perfume y de
esa manera, usando mis ojos y mi olfato para gozar de lo que Dios hizo para nosotros,
lo alabo. El campo y el gallinero, son los que nos ofrecen la comida de cada día y, al
mirarlos, no me queda más que agradecer por la vida. Los perros descansando me
recuerdan que pasaron toda la noche en vela cuidándonos mientras dormimos.
Esto me lleva, necesariamente, a agradecer a Dios que en todo momento y sin
descansar tiene sus ojos puestos en nosotros para acompañarnos, para cuidarnos y
para hacernos felices. Eso me llena de alegría y paz. Ya no necesito nada más, porque
estoy seguro de que Dios está conmigo. Cada persona que golpea mi puerta me hace
sentir útil, necesario, querido. Cada vez que recibo un pequeño regalo de la gente
humilde de la aldea, siento que es Dios mismo que me lo da, sirviéndose de las manos
de los demás y me recuerda, así, que no soy el único que puede dar.
El discípulo estaba tan enojado que casi no escuchó las palabras del anciano.
Agradeció, por educación, el hospedaje y volvió a su pueblo, olvidándose por mucho
tiempo de lo que el maestro le había dicho.
Allí, conoció una chica de quien se enamoró. Se casaron y formaron una familia.
62
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Cierto día, al volver de trabajar en el campo, vio desde lejos a sus hijos jugando. Se
acercó despacio y desde atrás de un árbol se quedó mirando. Así lo descubrió su
esposa que le preguntó:
- ¿Qué estás haciendo acá? ¿Qué hacés mirando a los niños jugar?
- Estoy mirando la maravilla más grande que Dios nos ha regalado, estoy alabándolo
mientras escucho sus gritos y sus cantos, estoy dando gracias por el trabajo que me
permite traerles todo los días un pedazo de pan, y estoy dando gracias a Dios, porque
si yo, que soy muy débil, cuido de ellos y me preocupo, cuánto más él con todo su poder
y su inmenso amor.
Ese día el hombre recordó las palabras de su maestro y entendió.
3. Don de CONSEJO
“El don de Consejo no consiste en una luz clarísima; en ese caso ya no tendríamos
problemas, pues es fácil actuar cuando todo se ve nítidamente. El don de Consejo viene
en nuestra ayuda cuando la situación es incierta, escogiendo razonablemente (después
de haber orado, pensado, reflexionado, después de habernos aconsejados) el camino que
parece de momento mejor, dispuestos a corregirlo si es necesario”.
El don de Consejo se nos da para serenar la angustia que suele preceder a las decisiones
difíciles...
¿Lo contrario?: No pedir consejo a nadie (ni a Dios ni a los hermanos...) no asumir con
fe y decisión el acompañamiento espiritual... pensar que yo no necesito de nadie para
caminar en la fe, que Dios me habla directamente...
La madre, la muerte y el ángel/ de Eugenia
En pleno día -por tiempo y por edad- la mujer vestía de noche. La oscuridad de su pena
hacía juego con la suelta cabellera, los ojos insondables y la túnica. Cansada de llamar a
la Muerte, que bajó la caperuza, tapó sus oídos y vagó por el mundo sólo por no oírla,
acudió al Angel.
- Señor: he perdido a mi hijo. ¡Era tan pequeño que cabía exactamente en la cuna de mis
brazos! En vano llamé a la Muerte para que me lo devolviera...
- ¿No sabes, Mujer, que la muerte no devuelve nada...?
- Le rogué que me llevara junto a él. No fui escuchada. No tengo paz ni consuelo. Toda
yo soy una estéril lluvia de lágrimas.
- Resignación, Mujer.
- Lo soñé con amor. Lo engendré con amor. Lo esperé con amor. Lo dí a luz con amor...
Y me fue arrebatado. No tiene sentido. (*)
- Busca las palabras de la resignación y de la fe -dijo el Angel y desapareció.
La Mujer cerró sus desolados ojos. Cuando los volvió a abrir estaba en una iglesia que
destilaba esplendor. En los murales, pintores de clara estirpe idealizaron hasta el
arrebato místico, los rostros de vírgenes y santos.
63
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Se arrodilló ante el sacerdote.
- Padre: he perdido a mi hijo. No tengo paz ni consuelo. En vano he llamado a la
Muerte. Vivo en martirio.
- Bienaventurados los que sufren porque de ellos será el reino de los cielos... Dios da y
Dios quita. Tu criatura, mujer, es un ángel grato a los ojos del Señor. Resignación, hija
mía, resignación.
Cubierta con su cabellera como un manto, fue a una sinagoga. Refulgían la estrella de
David y los candelabros de siete brazos. Se arrodilló ante el rabino.
- Señor: he perdido a mi hijo. Lo engendré con alegría. No tengo calma, ni consuelo, ni
sentido mi vida. Soy un dolor.
- Un Rabí perdió a su hija recién nacida y, en su acompañamiento, iba alegre... Cuando
le preguntaron el motivo, repuso: Me alegra devolver a Jehová un alma tan pura como
cuando él me la dio... Dios da y Dios quita. Resignación, hija mía, resignación.
Envuelta en la oscuridad de su cabellera y de su pena, la mujer entró en la mezquita.
La filigrana de la piedra reproducía, hasta el infinito, el nombre de Alá. Se hizo un
ovillo a los pies del Imán.
- Señor: he perdido a mi hijo. Era tan pequeño que mis brazos le bastaban. Lo amaba y
lo perdí. No tengo consuelo.
- La verdadera tumba de los mortales no está en la tierra sino en el corazón de los
hombres... Tu hijo está vivo en tu corazón. Vida y muerte no nos pertenecen, Dios da y
Dios quita. Resignación, hija mía, resignación.
Arrebujada en el manto vivo de su cabellera, la madre entró en una capilla evangelista.
Las paredes eran grises y desnudas. Sólo un crucifijo fino, de madera negra. En lo alto,
los fragmentados colores de un vitraux. Dobló su torturada humanidad ante el Pastor.
- Señor: he perdido a mi hijo. Era tan pequeño y tan grande mi dolor. Vivo penando y
sin consuelo.
- En el día del juicio final veremos los rostros de él y de los seres que amamos. Dios da
y Dios quita. Resignación, hija mía, resignación.
En lágrimas, ya sin fuerzas, la madre era una figura oscura, espasmódicamente sacudida
por sollozos y el viento.
Ajena a la vida que pasaba a su alrededor, sólo recordaba el hijo que tuvo en sus brazos
y se perdió como en un sueño...
El Portero Celestial, con infinita pena le alzó el rostro.
- Mujer, levántate. Voy a llevarte ante quien comprenderá tu dolor.
Por un instante, la madre abandonó su oscuridad de cuerpo y espíritu.
- ¡Señora...! - suplicó ante la augusta figura.
64
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
- Tú que perdiste a tu Hijo, dime, ¿cuál es la fórmula del consuelo...?
Entonces, a dos mil años del hecho, los ojos de la virgen María se llenaron de
lágrimas...
4. Don de FORTALEZA
“Es la fuerza para cumplir lo que Dios quiere de nosotros a fin de servir al Evangelio,
sobre todo en tiempos difíciles, de cansancio, de prueba”.
Es un don no sólo para el martirio, sino también para la vida cotidiana en momentos de
desolación.
¿Lo contrario?: miedo al compromiso, falso respeto humano... Desconfiar de la ayuda
de Dios.
Pataleando/ de Mamerto Menapace - Ed. Patria Grande
Una ranita salió con una amiga a recorrer la ciudad, aprovechando los charcos que
dejara una gran lluvia. Ustedes saben que las ranitas sienten una especial alegría
luego de los grandes chaparrones, y que esta alegría las induce a salir de sus refugios
para recorrer mundo.
Su paseo las llevó más allá de las quintas. Al pasar frente a una chacra de las afueras,
se encontraron con un gran edificio que tenía las puertas abiertas. Llenas de curiosidad
se animaron mutuamente a entrar. Era una quesería. En el centro de la gran sala había
una enorme tina de leche. Un tablón permitió a ambas ranitas trepar hasta la gran olla,
en su afán de ver cómo era la leche.
Pero, calculando mal el último saltito, se fueron las dos de cabeza dentro de la tina,
zambulléndose en la leche. Lamentablemente pasó lo que suele pasar: caer fue una
cosa fácil; salir era el problema. Porque, desde la superficie de la leche hasta el borde
del recipiente, había como dos cuartas de diferencia. Y aquí era imposible ponerse en
vertical. El líquido no ofrecía apoyo ni para erguirse ni para saltar.
Comenzó el pataleo. Pero, luego de un rato, la amiga se dio por vencida. Constató que
todos sus esfuerzos eran inútiles y se tiró al fondo. Lo último que se le escuchó fue:
"Glu-glu-glu", que es lo que suelen decir los que se dan por vencidos.
Nuestra ranita, en cambio no se rindió. Se dijo que, mientras viviera, seguiría
pataleando. Y pataleó, pataleó y pataleó. Tanta energía y constancia puso en su
esfuerzo, que finalmente logró solidificar la nata que había en la leche y, parándose
sobre el pan de manteca, hizo pie y saltó para afuera.
5. Don de CIENCIA
“El don de Ciencia nos hace partícipes de la ciencia divina, que nos permite conocer las
ciencias humanas con juicio recto, viéndolas en relación con Dios”.
¿Lo contrario?: el no querer enterarse de los signos de los tiempos.
Cuento para trabajar el don de Ciencia
El canto del gallo/ de Anthoy de Mello - Ed. Sal Terrae
65
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Una anciana mujer observó con qué precisión, casi científica, se ponía a cantar su
gallo, todos los días, justamente antes de que saliera el sol, llegando a la conclusión de
que era el canto de su gallo el que hacía que el sol saliera.
Por eso, cuando se le murió el gallo, se apresuró a reemplazarlo por otro, no fuera a
ser que a la mañana siguiente no saliera el astro rey.
Un día la anciana riñó con sus vecinos y se transladó a vivir, con su hermana, a unas
cuantas millas de la aldea.
Cuando, al día siguiente, el gallo se puso a cantar, y un poco más tarde comenzó a salir
el sol por el horizonte, ella se reafirmó en lo que durante tanto tiempo había sabido:
ahora, el sol salía donde ella estaba, mientras que la aldea quedaba a oscuras. ¡Ellos
se lo habían buscado! Lo único que siempre le extrañó fue que sus antiguos vecinos no
acudieran jamás a pedirle que regresara a la aldea con su gallo. Pero ella lo atribuyó a
la testarudez y estupidez de aquellos ignorantes.
6. Don de PIEDAD
“Es el sentimiento profundo de ser hijos, el gusto íntimo del que llama a Dios -Padre-.
Hace referencia a familiaridad, facilidad para tratar efectivamente con Dios como Padre,
hace referencia a espontaneidad, gusto de sentirse bien con Él.
Abandono en el Padre como el niño pequeño (Abba).
Este don está a la base de toda espiritualidad y oración cristianas.
Este sentimiento supera la angustia, el miedo, las preocupaciones...
Este don nos hace responder “tú eres mi Padre” a quien nos dice “tú eres mi hijo”.
¿Lo contrario?: la dureza de corazón, la frialdad, la falta de afecto con Dios, la idea de
Dios como juez...
Un asunto de monos / de Pedro Ribes - Ed. San Pablo
El señor Robinson llegó a casa fatigado llevando un gran mono cómodamente sentado
en sus hombros. La señora Robinson se sintió muy preocuada al ver a su marido en
semejante estado:
-¿Qué te pasa querido?- le preguntó afectuosamente -¿Por qué tienes ese aspecto tan
cansado y deprimido.
-A decir verdad- repuso él -tu madre tiene tanta culpa como cualquiera. Apenas pedía
verla, prorrumpió en denuestos contra mí sin parar. Ella y el resto de la familia.
Santiago y Dora son por el estilo. Siempre están encima de mí. Dicen que no deberías
haberte casado nunca conmigo. Tu madre decía que ella y tu padre sospechaban lo que
iba a suceder…
-Tonterías querido- le interrumpió su esposa, tranquilizándole -Tú eres el mejor de los
maridos del mundo. No les hagas caso. Yo les diré unas palabras la próxima vez que
vaya a verlos. Lo arreglaré todo, no te preocupes. Ahora siéntate aquí y serénate. Ea,
deja que te quite ese enorme mono de tus hombros.
66
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Inmediatamente le quitó el mono y lo colocó sobre sus propios hombros. Ello hizo que
el señor Robinson se sintiera muy aliviado. Serenado y de nuevo feliz, decidió ir a ver a
algunos amigos del club de bolos y marchar con ellos a un pub.
Al poco rato, llegó del colegio el joven Frank. Traía un pequeño mono posado en sus
hombros.
-Querido- exclamó su madre con ansiedad -qué ha ocurrido en la escuela hoy?
-Estoy harto, mamá. La profesora me ha reñido por algo que no he hecho. Dijo qe era
un descarado y marrullero y que daba mal ejemplo a toda la clase.
-¡Cómo se ha atrevido a decirte cosas así! Déjamela a mi cuenta. Iré a verla mañana
por la mañana a primera hora. Olvídala de momento. Sal a jugar con tus amigos, y yo
te llamaré cuando esté listo el té.
Apenas la señora Robinson le había quitado el pequeño mono de los hombros, Frank
olvidó inmediatamente lo ocurrido en la escuela y se fue contento a jugar.
Poco después llegó Ángela a casa. Había estado en la fiesta de cumpleaños de una
amiga, pero ciertamente su aspecto no era el de haberlo pasado bien. También ella
traía un pequeño mono sobre los hombros, y su madre sospechó que había estado
llorando.
-Qué te ocurre, querida? ¿No fue bonita la fiesta?
-Ha sido horrible, mamá. Algunas chicas me han estado insultando. Dijeron que era
una niña muy mimada. ¡Las odio!
-No hagas caso, querida. Dime quiénes fueron esas antipáticas y yo informaré a sus
padres exactamente de lo ocurrido. Ahora cámbiate y vete a jugar. Yo te daré una voz
tan pronto como esté preparado el té. Ea, deja que te quite ese mono de tus hombros.
Así era la señora Robinson. Una mujer muy amable y muy querida; tenía numerosas
amistades, que a menudo iban a verla durante el día. Ella escuchaba afectuosamente
sus problemas y se mostraba preocupada al ver monos sobre sus hombros.
No obstante, según pasaban los días, la señora Robinson comenzó a sentirse también
cansada. Evidentemente, no era la que solía ser y parecía preocupada por algo. Perdió
el gusto pot la vida, y parecía incapaz de hacer frente a sus deberes de esposa y madre.
Con frecuencia ahora se lamentaba y gruñía de una manera muy extraña, comenzando
a preocupar a la familia y a las amistades.
Un día, una buena amiga la tomó aparte y le habló sin rodeos:
-Escucha, Sandra; vengo dándome cuenta últimamente de lo deprimida que pareces
estar. Evidentemente, sabes de qué se trata, ¿verdad?
-Bueno, en realidad no estoy segura, Gladys. Verdaderamente, no me he sentido nunca
como ahora. Supongo que estoy algo cansada. Me siento abrumada últimamente, ya
sabes.
-Ciertamente lo estás. El verdadero problema son todos esos monos que tienes posados
encima de tus hombros. Y tú eres la única que puede hacer algo al respecto. El remedio
67
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
está en tus manos. Manda de paseo esos monos. No son tuyos; ¿por qué has de
llevarlos encima? Deshazte de ellos.
-¿Lo crees así?- dijo pensativa la señora Robinson.
-Sí, supongo que debo dejarlos. Después de todo, tienes razón. Realmente no me
pertenecen; me parece, pues, que voy a dejarlos y que vuelvan a subirse a los hombros
de las personas a las que realmente pertenecen.
En cuestión de días, la señora Robinson volvió a ser ella misma. Los monos habían
vuelto a quienes pertenecían y ella sintió nuevas energías. Entonces se encontró de
nuevo deseosa y capaz de ayudar a su familia y a sus amistades.
7. Don de TEMOR DE DIOS
Es el temor del que no quiere ofender al Padre porque le ama y es consciente de la
propia debilidad. Es un don muy cercano a la Piedad. No es temor servil a castigo
alguno.
El Temor de Dios en nuestra vida personal de la fe significa que somos conscientes de
poseer un tesoro muy valioso que custodiar, de que podemos profanarlo y de que nos lo
pueden robar. Por eso es preciso confiar en el poder de Dios, en su fuerza, no en nuestra
presunción.
¿Lo contrario?: confiar en nuestras propias fuerzas y creernos semi-dioses.
Cuento para trabajar el don de Temor de Dios
Cuidado / de Anthoy de Mello - Ed. Sal Terrae
El sacerdote anunció que el domingo siguiente iría a la iglesia el mismísimo Jesucristo en persona y,
lógicamente, la gente acudió en tropel a verlo. Todo el mundo esperaba que predicara, pero él, al ser
presentado, se limitó a sonreír y dijo: "Hola".
Todos, y en especial el sacerdote, le ofrecieron su casa para que pasara aquella noche, pero él rehusó
cortesmente todas las invitaciones y dijo que pasaría la noche en la iglesia.
Todos pensaron que era apropiado.
A la mañana siguiente, a primera hora, salió de allí antes de que abrieran las puertas del templo. Y
cuando llegaron el sacerdote y el pueblo, descubrieron horrorizados que su iglesia había sido
profanada: las paredes estaban llenas de "pintadas" con la palabra "¡Cuidado!". No había sido
respetado ni un solo lugar de la iglesia: puertas y ventanas, columnas y púlpito, el altar y hasta la Biblia
que descansaba sobre el atril.
En todas partes "¡Cuidado!", pintado con letras grandes o con letras pequeñas, con pincel o aerosol, y
en todos los colores imaginables.
Dondequiera que uno mirara, podía ver la misma palabra: "¡Cuidado!".
Ofensivo. Irritante. Desconcertante. Fascinante. Aterrador. ¿De qué se suponía que había que tener
cuidado? No decía. Tan sólo decía "¡Cuidado!".
El primer impulso de la gente fue borrar todo rastro de aquella profanación, de aquel sacrilegio. Y si no
lo hicieron, fue únicamente por la posibilidad de que aquéllo hubiera sido obra del propio Jesús.
Y aquella misteriosa palabra, "¡Cuidado!", comenzó, a partir de entonces, a surtir efecto en los feligreses
cada vez que acudían a la iglesia. Comenzaron a tener cuidado con las Escrituras, y consiguieron
servirse de ellas sin caer en el fanatismo. Comenzaron a tener cuidado con los sacramentos, y lograron
santificarse sin incurrir en la superstición. El sacerdote comenzó a tener cuidado con su poder sobre los
68
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
fieles, y aprendió a ayudarles sin necesidad de controlarlos. Y todo el mundo empezó a tener cuidado con
esa forma de religión que convierte a los incautos en santurrones. Comenzaron a tener cuidado con la
legislación eclesiástica, y aprendieron a observar la ley sin dejar de ser compasivos con los débiles.
Comenzaron a tener cuidado con la oración, y ésta dejó de ser un impedimento para adquirir confianza
en sí mismos.
Comenzaron, incluso, a tener cuidado con sus ideas sobre Dios, y aprendieron a reconocer su presencia
fuera de los estrechos límites de la Iglesia. Actualmente, la palabra en cuestión, que entonces fue motivo
de escándalo, aparece inscripta en la parte superior de la entrada de la iglesia, y si pasas por allí de
noche, puedes leerla en un enorme cartel de luces multicolores.
Cuarto momento: Celebración de Pentecostés.
Esta breve celebración, será ante sala a la Eucaristía, por eso debe realizarse fuera
del templo, pero relativamente cerca. Se deben disponer luces suficientes para cada
uno de los participantes, y sobre todo el Cirio Pascual deberá estar presente en esta
celebración encendido desde el inicio en un lugar visible.
Canto: Mosaico de avivamiento (un tiempo considerable que anime y cree ambiente de
Pentecostés).
Monición de entrada
Bienvenidos todos a este encuentro de oración. Somos la familia del Resucitado, que
buscamos sinceramente al Señor. Estamos aquí con todo lo que somos y tenemos. Con
todo lo que nos falta. El Señor nos sondea y nos conoce. Así nos ama. El nos habita en
lo más profundo. Nos ama entrañablemente. Nos ama con inmensa ternura.
Nos hemos reunido en esta noche para revivir juntos la llegada del Espíritu, la fuerza
del Espíritu que queremos que llegue a toda la creación y en especial a nuestra
comunidad, para ser signos ante el mundo de unidad y de oración. Pues a los pies del
maestro hemos aprendido a orar, y con la venida del espíritu, confirmaremos nuestro
compromiso.
CANTO:
Canto de invocación al Espíritu Santo
Joven 1: Amigos, hoy hemos estado reflexionando sobre la presencia del Espíritu
Santo en la Iglesia, sobre su estadía continua en la historia de nuestra fe. El ha estado
siempre que con Fe como comunidad lo hemos invocado, en esta noche, lo invocamos y
le suplicamos que infunda sus dones sobre cada uno de nosotros.
Joven 2: El espíritu de Dios, hoy, al transcurrir cincuenta días de nuestra fiesta y
encuentro pascual, viene a confirmar nuestro compromiso adquirido. A través de la
Pascua Juvenil le pedimos a Jesús que nos enseñara a orar, y El gustoso por medio de la
reflexión y del encuentro con El nos enseñó lo mismo que a su Discípulos.
Joven 1: Ahora, sabiendo que El trae consigo muchos dones, los recordaremos y a la
vez le pediremos que nos los otorgue para que nuestra vida cristiana sea mas fecunda.
69
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Por eso en torno al Cirio Pascual que simboliza la Luz de risto encendida desde la
Pascua, daremos luz a cada uno de los dones que además de la oración, el Señor nos
dará con su Espíritu.
Canto: Esta es la luz de Cristo.
Ahora, leeremos un trozo de cada Don del Espíritu Santo, ojala lo haga un joven de
esta comunidad, luego quien preside esta celebración enciende desde la luz del cirio, la
luz de todos los miembros de la comunidad que en la tarde reflexionaron en dicho Don.
Don de la SABIDURÍA
El don de la Sabiduría se nos da para conocer la voluntad de Dios, su proyecto en el
mundo.
Nos hace posible ver a Dios en los acontecimientos, personas, detalles... y nos enseña a
vivir como Dios quiere...
¿Lo contrario?: la necesidad para entender y cimentar la propia vida en otros pilares.
Don de ENTENDIMIENTO
El don de Entendimiento nos hace penetrar en las verdades divinas propuestas por la fe.
Nos posibilita descubrir al Crucificado en el resucitado y a éste vivo en nuestro mundo.
¿Lo contrario?: la vulgaridad en las cosas espirituales, no ver más allá de lo evidente,
no descubrir los dinamismos profundos de la vida desde Dios.
Don de CONSEJO
“El don de Consejo no consiste en una luz clarísima; en ese caso ya no tendríamos
problemas, pues es fácil actuar cuando todo se ve nítidamente. El don de Consejo viene
en nuestra ayuda cuando la situación es incierta, escogiendo razonablemente (después
de haber orado, pensado, reflexionado, después de habernos aconsejados) el camino que
parece de momento mejor, dispuestos a corregirlo si es necesario”.
El don de Consejo se nos da para serenar la angustia que suele preceder a las decisiones
difíciles...
¿Lo contrario?: No pedir consejo a nadie (ni a Dios ni a los hermanos...) no asumir con
fe y decisión el acompañamiento espiritual... pensar que yo no necesito de nadie para
caminar en la fe, que Dios me habla directamente...
Don de FORTALEZA
“Es la fuerza para cumplir lo que Dios quiere de nosotros a fin de servir al Evangelio,
sobre todo en tiempos difíciles, de cansancio, de prueba”.
Es un don no sólo para el martirio, sino también para la vida cotidiana en momentos de
desolación.
¿Lo contrario?: miedo al compromiso, falso respeto humano... Desconfiar de la ayuda
de Dios.
70
Diócesis de Sonsón-Rionegro
Pascua Juvenil
Don de CIENCIA
“El don de Ciencia nos hace partícipes de la ciencia divina, que nos permite conocer las
ciencias humanas con juicio recto, viéndolas en relación con Dios”.
¿Lo contrario?: el no querer enterarse de los signos de los tiempos.
Don de PIEDAD
“Es el sentimiento profundo de ser hijos, el gusto íntimo del que llama a Dios -Padre-.
Hace referencia a familiaridad, facilidad para tratar efectivamente con Dios como Padre,
hace referencia a espontaneidad, gusto de sentirse bien con Él.
Abandono en el Padre como el niño pequeño (Abba).
Este don está a la base de toda espiritualidad y oración cristianas.
Este sentimiento supera la angustia, el miedo, las preocupaciones...
Este don nos hace responder “tú eres mi Padre” a quien nos dice “tú eres mi hijo”.
¿Lo contrario?: la dureza de corazón, la frialdad, la falta de afecto con Dios, la idea de
Dios como juez...
Don de TEMOR DE DIOS
Es el temor del que no quiere ofender al Padre porque le ama y es consciente de la
propia debilidad. Es un don muy cercano a la Piedad. No es temor servil a castigo
alguno.
El Temor de Dios en nuestra vida personal de la fe significa que somos conscientes de
poseer un tesoro muy valioso que custodiar, de que podemos profanarlo y de que nos lo
pueden robar. Por eso es preciso confiar en el poder de Dios, en su fuerza, no en nuestra
presunción.
¿Lo contrario?: confiar en nuestras propias fuerzas y creernos semi-dioses.
Una vez terminada esta parte, pasamos en desfile al templo, para la celebración de la
Eucaristía.
71
Diócesis de Sonsón-Rionegro

Documentos relacionados