La Economía Digital en México

Comentarios

Transcripción

La Economía Digital en México
INTRODUCCIÓN AL COMERCIO ELECTRÓNICO
El Concepto de Comercio Electrónico.
Este concepto es de cuño reciente y en constante evolución, por lo que no existe una acepción
unánimemente aceptada del término. Dado que, además, existen antecedentes próximos en el
tiempo, este es por tanto un concepto evolutivo que puede variar desde cualquiera de los
procedimientos de telepago mediante los protocolos EDI (Electronic Data Interchange) hasta
nuevas formas de comercio aún por definir y realizar.
Una definición algo ambigua pero con un gran consenso de aceptación, y eso con notables
reservas, seria la del comercio realizado a través de Internet. Aún así, esta definición no solo
seria imprecisa sino también restrictiva, puesto que supone limitar su aplicación. En realidad,
definir el comercio electrónico requiere no solo precisar las actividades que lo constituyen
sino también el entorno en que estas se producen, las relaciones que se requieren y los
mecanismos que lo posibilitan.
Antecedentes del comercio electrónico.
Tras las formas de pago precursoras del comercio, como el billete y la letra de cambio, la era
electrónica introdujo otros medios, como las denominadas tarjetas de pago, extendidas en el
ámbito del transporte o para las llamadas telefónicas desde teléfonos públicos, si bien tenían
el inconveniente de valer solo para el uso de servicios específicos pero no para la compra de
bienes.
En la carrera por flexibilizar el comercio y dotar de nuevas herramientas su actividad,
aparecieron nuevas formas de pago e intercambio, hasta llegar a la tarjeta de crédito que fue
posible gracias al desarrollo de medios electrónicos e informáticos. Estas disfrutan de una
amplia aceptación en la actualidad. Su proliferación planteó problemas de compatibilidad que
poco a poco se fue resolviendo en sus aspectos más prácticos, como universalidad de cajeros
automáticos, etc. No obstante, aún presentan sus limitaciones, dado que requieren sistemas de
lectura y validación, deben ser firmadas, es un proceso más lento que el pago en metálico, y la
compra o transacción queda registrada, lo que en muchos casos no es deseado por el usuario o
vendedor.
Pero cuando se intentó poner en comunicación ordenadores se hizo preciso refinar la
interoperación entre las redes de transporte de información - las redes de datos como Iberpac
en España - y los terminales de usuario. Ello se plasmó en el establecimiento de las normas
OSI (Interconexión de Sistemas Abiertos) que tenían la bendición de los organismos
internacionales (ISO), lo que definía las reglas del juego entre los operadores de
comunicaciones y los usuarios avanzados.
Múltiples actividades de intercambio como el comercio pero también la enseñanza o los
transportes detectaron la necesidad de normalizar los mensajes y formatos que permitiera su
procesamiento automático, lo que al finalizó con lo que vino a llamarse EDI (Electronic Data
Interchange) que facilitaba extraordinariamente las operaciones comerciales.
Quizá la concepción de EDI llevaba implícitas ciertas rigideces, lo que en su momento frenó
su desarrollo. Además, las comunicaciones EDI no disponían de interactividad, lo que no
permitía su uso para negociaciones, búsqueda, etc. Lo cierto es que las comunicaciones EDI
nunca cumplieron con las expectativas puestas en ellos, y su progreso existió pero fue lento.
Ahora lnternet permite superar algunas de esas rigideces, al emplear de forma generalizada
tecnología multimedia - las páginas Wéb - que permite transmitir información textual, gráfica,
sonora o imágenes en movimiento o en tres dimensiones, lo que supone una gran ventaja
competitiva con los medios anteriormente usados por el comercio en general. lnternet permite
la interactividad y, además, avanza de forma mucho más rápida que sus antecesores, en parte
por proceso de normalización simplificado - a veces se adoptan normas de facto - y tiene unos
procedimientos que se universalizan y que, por tanto, requieren un mínimo de formación o
entrenamiento, A ellos se añaden unos costes muy bajos de instalación y de explotación, por
lo que lnternet se halla en posición ventajosa para competir con sus predecesores.
La naturaleza del comercio electrónico.
Todo tipo de bienes y servicios son susceptible de ser suministrados o gestionados a través de
lnternet, pero dependiendo de la naturaleza de ellos, habrá que recurrir en mayor o menor
medida a los medios del comercio convencional. Así, aquellos relacionados con la moda o la
industria pesada necesitaran utilizar para al menos algunas de las etapas de una compra los
medios tradicionales, como por ejemplo para su promoción o entrega. Otros medios, como
servicios jurídicos o programas informáticos podrán ser negociados, comprados y entregados
íntegramente mediante medios electrónicos.
El comercio electrónico no precisa hasta ahora cuales son los límites que le separan del
comercio tradicional, y es posible que ambos se mezclen en función de la generalización de
ciertas prácticas. Por ejemplo, los pagos por medios electrónicos podía generalizarse incluso
para los casos de comercio tradicional, siempre que ello presenta ventajas para las partes.
En la actualidad se considera que el comercio electrónico no viene a sustituir al comercio
tradicional, sino a crear uno nuevo, con todas aquellas mercancías, bienes o servicios que
hagan idóneo el uso de este tipo de medios. Habrá también un comercio híbrido que utilizará
una combinación de técnicas electrónicas y convencionales para la promoción, venta o pago
de los intercambios comerciales.
El comercio electrónico no se limita a lnternet. El video-texto y la teledifusión posibilitan la
telecompra. Los catálogos pueden editarse en medios electrónicos en reserva como los CDROM, y ya están en marcha servicios de telebanco mediante redes privadas. Es simplemente
que lnternet como vehículo de comercio tiene unas ventajas intrínsecas que hacen de ella el
instrumento idóneo para una implantación masiva.
Relaciones del comercio electrónico.
El modelo tradicional.
El comercio tradicional se apoyaba, tanto en su vertiente convencional como sus variantes
electrónicas, en unas relaciones mutuas de confianza y compromiso entre comprador y
vendedor, y sus garantías se basaban en un conocimiento mutuo o relaciones personales. Ellas
tienen el soporte legal y financiero de los pedidos, presupuestos, facturas, etc. en sus aspectos
de adquisición, mientras que los de pago se hallan soportados por innumerables prácticas
comerciales y bancarias, como la letra, el cheque, la transferencia, etc. La red de
comunicaciones, cuando esta era utilizada, se limitaba a facilitar los contactos y las
comunicaciones entre las partes.
Un nuevo modelo de comercio.
El comercio electrónico viene a proponer una extensión de las funciones de la red a la hora de
establecer relaciones de confianza y compromiso entre las partes. De esta manera, la red
permite garantizar los derechos de las partes sin requerir el establecimiento de relaciones
preliminares entre partes para cada transacción. Ello es importante, porque el establecimiento
de estas relaciones es algo costoso en términos de tiempo y medios, y en todo caso, no está al
alcance de todos los comerciantes y usuarios, ni justificado ante transacciones de cuantía baja
o media.
La figura adjunta ilustra este modelo. Cada parte que interviene en una transacción establece
relaciones solo con la red, y en ella deberán residir los instrumentos de garantía exigibles para
el comercio electrónico.
Estos instrumentos de garantía no son inherentes a la red de comunicaciones - Internet - y
deberá ser provisto por entidades incardinadas en la red, y se espera que ello se haga posible
en los próximos años. Esta infraestructura, compuesta por servicios de comunicaciones y
entidades de garantía, será básica para la implantación del comercio electrónico, y su
implantación llevará tiempo, porque se requiere, además, que los usuarios, compradores y
vendedores, depositen en ella su confianza de forma colectiva. Esta infraestructura deberá
adaptarse a la diversidad de este comercio, a los requisitos impuestos por las tecnologías de
comunicaciones utilizadas, y a los distintos entornos legales y financieros de un mercado
global.
Actividades abarcadas por el comercio electrónico.
En una fase avanzada del comercio electrónico, este comprenderá actividades muy similares a
las del comercio actual, salvadas diferencias específicas de cada tipo de comercio. Estas
actividades deben ser enfocadas desde dos perspectivas, la del comprador o demandante, y la
del vendedor u ofertante. En cualquier caso, prácticamente en cada caso, la actividad en una
rama tiene su contrapartida en la otra.
En el nuevo comercio, se producirán los procesos de promoción y búsqueda, evaluación de
ofertas, pedidos, entregas y pagos. Para cada uno de ellos podrán darse entidades
especializadas por campos y procesos. Son de sobra conocidas las entidades que intervienen
en los pagos, como VISA o Cybercash. Dan&Bradstreet realiza evaluaciones para los
servicios de tipo legal o financiero, y en España, varias revistas hacen informes periódicos de
calidad de ciertos productos en favor del consumidor masivo. Las tareas de promoción se van
popularizando a través de Internet pero aún son muy necesarios no solo nuevos buscadores de
información sino también es posible que se requiera en un futuro una reorganización de la
información disponible para los usuarios.
Repercusiones del comercio electrónico.
Ni amenaza ni panacea.
El comercio electrónico no nace con la vocación de sustituir el tradicional y en ese sentido no
debe verse como una amenaza, si bien algunos de los medios utilizados en el comercio
electrónico son susceptibles de ser también aplicados de forma general a todo el comercio,
como puede la publicidad en las páginas Web o las ayudas a los nuevos medios de pago.
Tampoco es, por tanto, una panacea que admita todo tipo de transacciones, ni que realice el
milagro de activar el comercio tradicional más allá de lo que sugieren la oferta y la demanda.
El comercio electrónico es una oportunidad para un nuevo comercio de aquellos bienes y
servicios que por su naturaleza se prestan a ser dados a través de Internet, como pueden ser
servicios de asesoría legal o fiscal, programas informáticos, juegos e industria del ocio,
educación, y una gran parte de servicios relacionados con la información, etc. Por otra parte,
la generalización y abaratamiento de costes para realizar transacciones permite bajar el
umbral de compras y contrataciones que pueden realizarse, los que se denominan a veces
micropagos, y cuya utilización no era eficaz con medios anteriores, ni se justificaba en
términos económicos y prácticos.
Oportunidades y Beneficios.
Globalización.
Los suministradores podrán disfrutar de una presencia global a un coste impensable a través
de otros medios. Para los consumidores, tendrán la opción de una capacidad de elección
dentro de una oferta extensa que no vendrá limitada por distancias geográficas ni restricciones
al comercio.
Mayor contacto entre productores y usuarios.
La cadena de distribución se acorta y con ellos los plazos y tiempos de respuesta, al poder
realizarse pedidos y respuestas de forma casi instantánea, y tener conocimiento rápido de
disponibilidades o precios. Ello es especialmente cierto para aquellos cuya distribución puede
hacerse de forma electrónica.
Reducciones de costes y precios.
El acortamiento del ciclo de compra conlleva disminución de costes, no solo por requerir un
número menor de intermediarios - de promoción, entrega, cobro, etc. - sino que un gran
número e estos procesos pueden ser automatizado, reduciéndose los costes en órdenes de
magnitud, lo que inevitablemente quedara reflejado en los precios de las mercancías.
Mejora de la competitividad y calidad de servicio.
La proximidad al usuario y el acortamiento de ciclos de respuesta son elementos
fundamentales que posibilitan una mejora de la calidad de servicio, como servicios de
consulta o de post-venta, y de una mejora de la competitividad, al disponer de mecanismos
que realimentan al vendedor de forma más directa con información acerca de la aceptación de
productos o el perfil y preferencias de sus clientes, lo que ha de permitir finalmente una mejor
relación cliente-vendedor.
Nuevas actividades y nuevos negocios.
Las nuevas tecnologías potenciarán no solo el comercio existente en la actualidad, sino es
sobre todo una oportunidad para el desarrollo de nuevos productos, en especial aquellos que
por su naturaleza pueden beneficiarse más del comercio electrónico, como pueden ser todos
aquellos en que la mercancía o servicios estén constituidos por información, como asesoría
legal o financiera, enseñanza, noticias, etc.
Impacto en la organización del comercio.
El nuevo comercio deberá organizarse de una forma diferente. Dada la cantidad de
información que puede llegar a concentrarse en esta actividad, será necesaria la presencia de
intermediarios de la información, como para el establecimiento de contactos, búsqueda o
clasificación de la información, etc.
Podrán existir empresas y tiendas virtuales, que unirán sus recursos para poder constituir una
oferta conjunta de bienes y servicios que les sitúen en ventaja competitiva. Muchas empresas,
de esta manera, podrán reducir costes reduciendo sus puntos de venta directa.
Deberán aparecer nuevas empresas que presten apoyo a todas las actividades de este
comercio, como son las que suministren servicios de medios de pago, banca emisora de
dinero electrónico, etc. y en general todas aquellas que presten los servicios necesarios para el
desarrollo el comercio electrónico y sus tareas anejas de seguridad y garantías, como
validación de documentos, firma electrónica, etc.
El comercio electrónico en la actualidad.
Un mercado prometedor.
La dificultad de hacer un retrato robot al comercio electrónico radica en su vertiginoso ritmo
de cambio, lo que es natural cuando una actividad nueva se halla aún en sus inicios. Por otra
parte, están aún por definirse las pautas y actitudes del gran público ante este nuevo medio.
Además, no es realista extrapolar las tendencias de unos entornos donde el comercio se ha
desarrollado a otros donde es más incipiente. Experiencias pasadas demuestran que los
comportamientos del mercado norteamericano no siempre tienen idéntica respuesta en el
europeo. Esto ha ocurrido con las ventas por catálogo o la distribución electrónica de servicios
turísticos.
El comercio electrónico va siempre vinculado a la expansión de Internet, ampliamente
instalada en el ámbito de la empresa y con una rápida penetración en los hogares. En la
actualidad, el entorno norteamericano presenta una actividad considerable en el uso de
Internet para fines comerciales, y de hecho, gran cantidad de empresas han constituido de
forma individual, o asociada con otras, nodos servidores Web a fin de mejorar sus cifras
comerciales. Algunas muestran unas cifras considerables. Cisco, una empresa fabricante de
equipos de comunicaciones tiene unas ventas a través de su nodo de mil millones de dólares, y
al mismo tiempo, General Electric declara unos ahorros considerables al utilizar Internet para
sus compras. Dell Computer vende ordenadores personales por valor de un millón de dólares
diarios.
Un caso merecedor de especial atención es el de Amazón, un distribuidor de libros que ha
vendido a través de su servidor Web más de dos millones de libros, diez veces más que
cualquier librería real en el mundo, que por otra parte, necesitaría, además, dotarse de cientos
de personas de oficina para atender tal demanda. Esta librería virtual, al ahorrarse los gastos
de locales y de personal de otras librerías, se permite hacer descuentos de hasta el 40 % sobre
los best-seller y no menos de un 10 % para la mayoría de los libros. Pero Amazón no guarda
en sus almacenes más allá de 400 títulos, mientras que el resto de los pedidos los cursa a uno
de los grandes distribuidores en la vecindad de Seatle, Ingram Books, - la razón por la que se
instaló en sus proximidades no se comprende si se tiene en cuenta la insensibilidad de las
comunicaciones Internet a la distancia - y con frecuencia también, los dirige directamente a
los editores.
Amazón es también un ejemplo de una nueva forma de comerciar, y para ello utiliza
estrategias que le permiten mantener una clientela fiel. Su nodo sirve como centro de
discusión, en donde los lectores pueden expresar su opinión sobre sus libros favoritos. Los
autores de los libros son entrevistados automáticamente y el lector potencial puede encontrar
referencias al autor o sobre otros libros con temas relacionados. Críticas literarias, resúmenes
de libros, etc. forman parte de la relación de Amazon con sus lectores. Además, se incentiva a
otros servidores en Internet a dirigir a Amazon los pedidos que no pueden ser satisfechos por
ellos, ofreciendo comisiones de hasta el 8 % sobre el valor de la venta así generada. Amazon
esta así en disposición de disponer de una gran base de datos con el perfil de sus clientes, a los
que puede anunciar nuevas publicaciones o sugerir lecturas próximas al interés del cliente. De
esta forma deja de ser algo más que una supertienda para convertirse en un aliado de sus
lectores, un escaparate de la actualidad editorial o un foro de discusión literaria.
Las razones por las que las empresas establecen un servidor son variadas. También influye la
naturaleza de los bienes y servicios vendidos y su idoneidad para el comercio electrónico. En
la actualidad se vienen realizando de forma periódica encuestas sobre todo tipo de actitudes,
estrategias y cualquier otro tema relacionado con el comercio electrónico. Una gran mayoría
obtienen beneficios o piensan tenerlos en pocos meses, si bien la experiencia de comercio en
la Web es determinante.
Fuente: Microsoft - The Economist
No es oro todo lo que reluce.
Si bien es cierto que los actuales estudios muestran unas estadísticas muy prometedoras, el
mundo real las viene a poner en su justo término. Al menos en el tiempo presente, y a pesar de
las ventas millonarias de algunos puestos Web, el usuario que se lanza al ciberespacio se ve
inundado de una gran oferta de productos de los que, en muchos casos, no le reporta gran
utilidad.
Desde que comenzó el comercio electrónico con la liberalización de Internet, muchos
comerciantes de los que lo intentaron sufrieron grandes decepciones, varios han registrado
cuantiosas pérdidas, y otros como MarketPlace-MCI, subsidiaria del gigante americano de las
comunicaciones, tuvo que cerrar sus puertas. Nadie duda de la sinceridad de las promesas del
comercio electrónico, pero el camino es incierto y lleno de espejismos, y muchas de las
antiguas predicciones, hechas hace ya un par de años por los expertos, han resultado
fundamentalmente erróneas.
Una de las razones es que el dinero del comercio se halla principalmente en las relaciones
empresa - empresa, cuyo volumen se estima hasta diez veces mayor que el del consumidor. El
comercio dirigido a este segmento - en donde se habla de microtransacciones - tardará en
desarrollarse. Es cierto que el comercio entre entidades y empresas vía Internet se ha
desarrollado grandemente, pero ha de tenerse en cuenta que ello es el resultado de una
utilización cada vez mayor de los mecanismos de Internet para operaciones comerciales que
antes usaban telex, fax, teléfono o correo ordinario, y que ahora van siendo sustituidos por
medios que, como el correo electrónico o las páginas Web, viene apadrinados por la trinidad
de mas rápido, más fácil, más barato.
Así lo transmiten los promotores de nodos Web que, por el momento, solo un 3 % de los
nodos ofrecen venta directa a las empresas, y un 9 % los orientados a los consumidores, según
Forrester Research, un consultor de Massachusetts. El consumidor por otra parte viene a
utilizar Internet para búsqueda, pero los pasos finales de pedido y pago viene a realizarlo por
procedimientos tradicionales.
Debe recordarse también el perfil de usuario y del promotor de servicios Internet, que por lo
general son gente muy familiarizada con las nuevas tecnologías pero suelen adolecer de
experiencia práctica en las áreas de comercio donde se introduce. Se viene a dar también la
circunstancia de que estos nuevos distribuidores son por lo general desafiantes que quieren
disputar a los negocios ya implantados su posición de privilegio en el mercado, circunstancia
que une varias dificultades, entre las que sobresalen las de variar los hábitos de compra de los
consumidores por un lado, y la de modelar los gustos y crear nuevas necesidades por otro.
A esta incertidumbre, los escépticos del comercio electrónico añaden varias sospechas, aún no
constatadas. Por un lado, que el consumidor vaya a aceptar y familiarizarse con las
microtransacciones, pequeños pagos que el consumidor deberá hacer con frecuencia como
contrapartida a pequeños servicios - noticias, ocio, etc. - que en muchos casos son gratuitas
actualmente. Otra sospecha recae sobre la actitud del consumidor, que podría mostrarse
satisfecho con los actuales medios de pago - tarjetas de crédito - si a ellos se incorporan
ciertos mecanismos relacionados con la seguridad, lo que ya se halla en vías de realización.
El futuro del comercio electrónico.
Este requiere el desarrollo en tres campos de forma prioritaria:
En primer lugar, nuevas formas de pago, en donde existen dos conceptos innovadores, el
dinero electrónico y los pagos en línea, ambos estrechamente relacionados. Los objetivos de
estos desarrollos son:
 la necesidad de abaratar el coste del dinero y de los medios existentes de pago
 flexibilidad para utilizarlo en pequeñas compras y pagos instantáneos
 aumentar la seguridad y la protección contra el fraude
En segundo lugar, los aspectos de la seguridad y de la protección contra el fraude, con sus
conceptos asociados de garantía del anonimato y confidencialidad, requieren un nuevo marco
legislativo, por el momento prácticamente inexistente en nuestro país. Y en tercer lugar, el
desarrollo de una infraestructura de garantías que posibilite el comercio electrónico y genere
la confianza necesaria de los usuarios.
EL COMERCIO ELECTRÓNICO Y LA PROPIEDAD INTELECTUAL EN LOS
PAÍSES EN DESARROLLO
1.
El comercio electrónico o “ecommerce” –el intercambio comercial de productos o
servicios entre las partes que utilizan el sistema mundial de redes informáticas y de
telecomunicación- continúa experimentado un rápido crecimiento a lo largo del mundo, en los
países desarrollados y en desarrollo, tanto en amplitud como en importancia. Muchas de las
tempranas predicciones sobre el rápido crecimiento del valor del comercio electrónico han
resultado ser precisas, aunque sigue existiendo el temor de que dicho crecimiento tecnológico
podría ampliar las grandes diferencias que existen en el terreno digital entre los países
tecnológicamente avanzados y los no tan avanzados. Sin embargo, Internet ha demostrado ser
al mismo tiempo un instrumento mediante el que los países en desarrollo mejoran el acceso a
herramientas tecnológicas y de información como los soportes lógicos, así como el acceso a
los mercados mundiales de sus productos y servicios. El crecimiento más rápido de la
capacidad de conexión y del uso de Internet, por ejemplo, se está produciendo en la región
asiática.
2.
A medida que el comercio electrónico ha desarrollado su potencial, la cuestión de las
grandes diferencias existentes en el terreno digital se ha hecho más sutil, hasta abarcar las
diferencias existentes entre los países desarrollados y en desarrollo, la población urbana y la
rural, el hombre y la mujer, los jóvenes y las personas de edad. Los gobiernos nacionales,
organizaciones intergubernamentales, incluida la OMPI, y la comunidad internacional en su
conjunto han emprendido la tarea de velar por que se reduzcan estas diferencias, en lugar de
que se hagan mayores, utilizando a menudo esas mismas tecnologías.
3.
En la primera Conferencia Internacional de la OMPI sobre Comercio Electrónico y
Propiedad Intelectual, el Director General, Dr. Kamil Idris, presentó el Programa Digital de la
OMPI, un plan de 10 puntos en el que se esboza el programa de la Organización durante los
próximos años para abordar las cuestiones de comercio electrónico relacionadas con la
propiedad intelectual. El Programa Digital se centra en las necesidades que tienen los países
en desarrollo en el campo del comercio electrónico, así como en las distintas maneras en que
la Organización podría abordar y satisfacer dichas necesidades. A continuación figuran varios
de los aspectos sobresalientes de la labor efectuada por la OMPI en el cumplimiento de su
Programa Digital.
4.
El primer punto del Programa Digital, fundamental entre sus iniciativas, consiste en
ampliar la participación de los países en desarrollo mediante la utilización de WIPONET y
otros medios, para:
–
–
–
tener acceso a la información en materia de propiedad intelectual;
participar en la formulación de la política mundial; y
aprovechar las oportunidades de utilizar los activos de propiedad intelectual en
el comercio electrónico.
5.
WIPONET es el proyecto de red mundial de información aprobado por los Estados
miembros de la OMPI en 1998 con el fin de conectar las oficinas de propiedad intelectual y la
Oficina Internacional mediante el establecimiento de una red informatizada que permita el
intercambio de datos y comunicaciones en materia de propiedad intelectual. WIPONET
también proporcionará a las oficinas de propiedad intelectual una conexión normalizada a
Internet, así como una serie de herramientas y servicios básicos relacionados con Internet, que
estarán a disposición de todo el que tenga acceso a Internet. WIPONET se pondrá en marcha
durante 2001 con el fin de interconectar alrededor de 330 oficinas de propiedad intelectual
en 171 Estados miembros y se basará en gran medida en las infraestructuras existentes en
materia de comunicación a escala mundial.
6.
WIPONET tiene por fin prestar asistencia a los países en la administración de los
sistemas de protección en materia de propiedad intelectual. En el terreno práctico, el proyecto
WIPONET ofrecerá a los países en desarrollo la oportunidad de poner en marcha sistemas
basados en redes, proporcionando la infraestructura básica y el acceso a Internet a corto plazo,
sin tener que efectuar la por otra parte necesaria inversión en costosos sistemas de
automatización que hacen gran uso de soportes físicos, así como la oportunidad de tener
acceso inmediato, mediante una red establecida, a colecciones de datos que se hallan bien
cuidadas.
7.
Además del proyecto WIPONET, la OMPI ha tratado de ampliar la participación de los
países en desarrollo en la formulación de la política mundial sobre cuestiones de propiedad
intelectual, llevando a cabo varias reuniones regionales sobre cuestiones de comercio
electrónico con la participación de expertos internacionales y locales. En 2000, se
organizaron estas reuniones en países como Brasil, China, Jamaica, Jordania, Polonia y
Tailandia. Con el fin de fomentar estos objetivos educativos, la Academia de la OMPI, que
ofrece un programa eficaz de enseñanza a distancia para la educación y formación
especializada en cuestiones de propiedad intelectual, prepara actualmente un módulo de
comercio electrónico que se pondrá en marcha a finales de 2001.
8.
En su segundo punto, el Programa Digital establecía la entrada en vigor del WCT y del
WPPT antes de diciembre de 2001 como uno de los objetivos principales de la Organización,
a fin de abordar la repercusión de las tecnologías digitales en el reconocimiento y observancia
de determinados derechos de propiedad intelectual. El Tratado de la OMPI sobre Derecho de
Autor (WCT) y el Tratado de la OMPI sobre Interpretación o Ejecución y Fonogramas
(WPPT), los denominados “Tratados Internet”, se negociaron en 1996 con el fin de abordar la
definición y el alcance de los derechos en el entorno digital, así como varias de las cuestiones
planteadas por la observancia de los derechos y la concesión de licencias en línea. El WCT
trata de la protección de los autores de obras literarias y artísticas, incluidos los libros,
programas informáticos, películas, música y obras de arte. El WPPT protege los “derechos
conexos” de los artistas intérpretes o ejecutantes y productores de fonogramas. Ambos
tratados reflejan un amplio consenso internacional sobre la manera en que deberían abordarse
el derecho de autor y los derechos conexos en el entorno digital y es necesario que se
produzcan 30 ratificaciones o adhesiones a cada uno de ellos antes de su entrada en vigor.
Actualmente, el WCT cuenta con 21 ratificaciones o adhesiones, mientras que el WPPT
tiene 18, y la OMPI se muestra optimista y cree que se conseguirá el objetivo de hacer que los
tratados entren en vigor a finales de 2001.
9.
El tercer punto del Programa Digital pretende promover el ajuste del marco jurídico
internacional para facilitar el comercio electrónico mediante:
–
–
–
la extensión de los principios del WPPT a las interpretaciones o ejecuciones
audiovisuales;
la adaptación de los derechos de los organismos de radiodifusión a la era digital;
y
el avance hacia la concertación de un posible instrumento internacional sobre la
protección de las bases de datos.
10. La protección de los artistas intérpretes o ejecutantes de obras audiovisuales constituía
la cuestión más apremiante que había que afrontar, tras la conclusión de los Tratados Internet
en 1996, a fin de fortalecer la posición de dichos artistas en la industria audiovisual
suministrando una base jurídica más clara para el uso internacional de obras audiovisuales,
como las de televisión, cine y vídeo, tanto en los medios tradicionales como en las redes
digitales. Del 7 al 20 de diciembre de 2000, la OMPI convocó una Conferencia Diplomática
sobre la Protección de las Interpretaciones y Ejecuciones Audiovisuales, en la que
negociadores procedentes de más de 120 países acordaron provisionalmente una serie de
reglas sobre el trato nacional, los derechos morales y los derechos patrimoniales sobre las
obras audiovisuales, que abarcan el derecho de reproducción, el derecho de distribución, el
derecho de alquiler y el derecho de radiodifusión y comunicación al público. Era la primera
vez que se otorgaban derechos morales a los artistas intérpretes o ejecutantes de obras
audiovisuales en relación con cualquier distribución o modificación de sus interpretaciones o
ejecuciones que pudiera ser perjudicial para su reputación.
11. Se efectuaron avances importantes en el fortalecimiento de los derechos de los artistas
intérpretes o ejecutantes sobre sus interpretaciones o ejecuciones audiovisuales. Sin embargo,
la Conferencia Diplomática no pudo llegar a un acuerdo sobre la cuestión relacionada con el
derecho de cesión, a saber, la manera en que deberían adquirir los productores los derechos de
los artistas intérpretes o ejecutantes, es decir, mediante presunción legal o acuerdo. La
Conferencia Diplomática concluyó tomando nota de que se había alcanzado un acuerdo
provisional sobre 19 de los 20 artículos examinados y recomendó a las Asambleas de los
Estados miembros de la OMPI, que se reunirán en septiembre de 2001, que volvieran a
convocar otra Conferencia Diplomática con el fin de llegar a un acuerdo sobre las cuestiones
pendientes.
12. La cuestión de la protección de las bases de datos y de los derechos de los organismos
de radiodifusión en el ámbito internacional sigue examinándose en el seno del Comité
Permanente de la OMPI sobre Derecho de Autor y Derechos Conexos, que celebró su última
sesión en Ginebra en abril de 2000.
13. En cuarto lugar, el Programa Digital tiene por fin ejecutar las recomendaciones del
Informe del Primer Proceso de la OMPI relativo a los Nombres de Dominio de Internet y
seguir tratando de establecer la compatibilidad entre los identificadores en el mundo real y
virtual mediante el establecimiento de normas de respeto mutuo y la supresión de
contradicciones entre el sistema de nombres de dominio y los derechos de propiedad
intelectual.
14. El Informe del Primer Proceso de la OMPI relativo a los Nombres de Dominio de
Internet, titulado “La gestión de los nombres y direcciones de Internet: cuestiones de
propiedad intelectual”, fue publicado en abril de 1999 y en él se efectuaban recomendaciones
destinadas a evitar y solucionar conflictos entre las marcas y los nombres de dominio en el
sistema de nombres de dominio de Internet (DNS). La Corporación de Asignación de
Nombres y Números de Internet (ICANN) adoptó varias recomendaciones fundamentales
para el establecimiento de un procedimiento administrativo uniforme de solución de
controversias, en forma de Política Uniforme de Solución de Controversias y su Reglamento,
conocida como la Política Uniforme, con el fin de solucionar los conflictos entre las marcas y
los nombres de dominio. La Política Uniforme se aplica a todos los titulares de nombres de
dominio de los dominios genéricos de nivel superior (gTLD), en la actualidad .com, .org y
.net, así como a todos los casos manifiestos de registro abusivo de nombres de dominio y
ocupación indebida del ciberespacio. Como consecuencia de la Política Uniforme, los
titulares de marcas pueden someter controversias para su resolución por expertos
independientes que se encargan de dictar una resolución en menos de 45 días.
15. En diciembre de 1999, la ICANN acreditó al Centro de Arbitraje y Mediación de la
OMPI en calidad de primer proveedor de servicios de solución de controversias que
administra el procedimiento de solución de controversias en virtud de la Política Uniforme.
Hasta enero de 2001, el Centro de la OMPI ha recibido más de 2.000 demandas sobre
controversias en materia de nombres de dominio, de las cuales 1.070 han sido resueltas
utilizando el procedimiento de solución de controversias en línea, que resulta rápido y
económico.
16. Además de los servicios de solución de controversias relacionados con los gTLD, la
OMPI ha prestado asistencia a los administradores de varios de los más de 240 dominios de
nivel superior correspondientes a códigos de países (ccTLD), asesorándolos sobre las políticas
de administración de nombres de dominio y facilitando servicios de solución de controversias.
En enero de 2001, utilizaban el Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI en calidad de
proveedor de servicios de solución de controversias 17 administradores de ccTLD, a saber, los
administradores de .AC (Isla de la Ascensión), .AG (Antigua y Barbuda), .AS (Samoa
Americana), .BS (Bahamas), .CY (Chipre), .FJ (Fiji), .GT (Guatemala), .MX (México), .NA
(Namibia), .NU (Niue), .PH (Filipinas), .PN (Isla Pitcairn), .RO (Rumania), .SH (Santa
Elena), .TT (Trinidad y Tabago), .TV (Tuvalu), .VE (Venezuela) y .WS (Samoa Occidental).
Hasta la fecha, el Centro ha recibido 16 demandas sobre nombres de dominio
correspondientes a ccTLD, de las cuales han sido resueltas seis.
17. En el Informe del Primer Proceso de la OMPI se observaba que era necesario estudiar
nuevamente la necesidad de proteger en el sistema de nombres de dominio determinados
identificadores que estaban protegidos en cierta medida en el mundo físico, pero no en dicho
sistema. Consecuentemente, la OMPI recibió una solicitud de varios de sus Estados
miembros para que iniciara el Segundo Proceso de la OMPI relativo a los Nombres de
Dominio de Internet con el fin de estudiar el registro abusivo de estos identificadores, a saber:
–
–
–
–
–
nombres propios;
Denominaciones Comunes Internacionales (DCI) para sustancias farmacéuticas;
nombres de organizaciones intergubernamentales internacionales;
indicaciones geográficas, términos geográficos e indicaciones de procedencia; y
nombres comerciales.
18. El 10 de julio de 2000, la Organización inició el Segundo Proceso de la OMPI,
mediante medios electrónicos y consultas regionales, con el fin estudiar el alcance de los
problemas que habían sido experimentados en estos ámbitos y elaborar recomendaciones
sobre la mejor manera de evitar conflictos y de solucionarlos. La primera serie de consultas
regionales sobre la primera solicitud de comentarios en este proceso tuvo lugar de agosto a
octubre de 2000 en Brasil, Jordania, Polonia y Tailandia. Está previsto llevar a cabo la
segunda serie de consultas regionales de febrero a mayo de 2001 en Argentina, Australia,
Bélgica, España, Estados Unidos de América y Ghana. El informe final del Segundo Proceso
de la OMPI se publicará y se enviará a los Estados miembros de la OMPI y a la comunidad de
Internet en julio de 2001.
19. En la petición de los Estados miembros también se solicitaba a la OMPI que
estableciera las prácticas óptimas con el fin de prestar asistencia a los administradores de
ccTLD para evitar y solucionar controversias en materia de nombres de dominio. Tal y como
se ha mencionado, la OMPI ha avanzado bastante en la labor desarrollada en relación con los
ccTLD, y ha sido particularmente importante la labor de cooperación con los administradores
de ccTLD de países pequeños y en desarrollo.
20. El quinto punto del Programa Digital procura desarrollar los principios adecuados con
el fin de establecer, en el momento oportuno y a nivel internacional, normas para determinar
las circunstancias de responsabilidad en el ámbito de la propiedad intelectual de los
proveedores de servicios en línea que resulten compatibles y factibles dentro de un marco de
normas generales de responsabilidad para los proveedores de servicios en línea. Con el fin
de tratar de las complejas cuestiones que se plantean en este ámbito, la OMPI organizó un
Taller sobre la responsabilidad de los proveedores de servicios en línea, en Ginebra, el 9
y 10 de diciembre de 1999, y continua estudiando su evolución.
21. El sexto punto del Programa Digital pretende promover el ajuste del marco institucional
para facilitar la explotación de la propiedad intelectual en interés del público, dentro de una
economía mundial y de un medio global a través de las coordinación administrativa y,
cuando lo deseen los usuarios, la aplicación de sistemas relativos a:
–
–
–
la interoperabilidad e interconexión de los sistemas electrónicos de gestión del
derecho de autor y los metadatos de dichos sistemas;
las concesiones de licencia en línea para la expresión digital del patrimonio
cultural; y
la administración en línea de controversias relativas a la propiedad intelectual.
22. En el ámbito de los sistemas electrónicos de gestión del derecho de autor, la OMPI
sigue estudiando las numerosas iniciativas del sector privado y está al corriente de la
evolución de la industria y de sus repercusiones en el sistema internacional de propiedad
intelectual.
23. La concesión de licencias en línea para la difusión digital del patrimonio cultural se ha
desarrollado sobre todo en forma de explotación en línea de las colecciones digitalizadas de
grandes museos de bellas artes. Está claro que Internet ofrece un gran potencial a todos los
países para llegar a una audiencia mundial y comercializar la explotación de su patrimonio
cultural, si bien se plantean problemas importantes de costes y seguridad relacionados con
esta iniciativa. La OMPI continua estudiando estas iniciativas del sector privado y
proporciona asesoramiento previa petición a varios museos de países en desarrollo sobre las
cuestiones de propiedad intelectual planteadas por dichas actividades.
24. La administración en línea de controversias relacionadas con los derechos de propiedad
intelectual ofrece una solución a los problemas planteados por la necesidad de solucionar las
controversias que surgen de las transacciones que se efectúan en el mundo sin fronteras del
comercio electrónico. Estas controversias guardan a menudo relación con partes que se hallan
a grandes distancias y en distintas jurisdicciones y que es posible que prefieran solventar sus
controversias de la misma manera que llevan a cabo sus actividades comerciales. La solución
en línea de controversias permite a las partes iniciar o defender sus reivindicaciones por
medio de Internet, aumenta la rapidez y eficacia del mecanismo de solución de controversias
y permite a las partes intercambiar documentación de manera instantánea y sin incurrir
prácticamente en ningún costo. Los escritos se tramitan, almacenan y archivan por medio de
sistemas automatizados de gestión de documentos y son examinados en todo momento por las
partes autorizadas mediante un interfaz basado en Internet. El sistema en línea de solución de
controversias incluye servicios tales como el de las notificaciones automáticas, un sistema de
pago en línea y bases de datos que permiten el registro y archivado de los escritos
presentados. Dichos sistemas en línea también podrán incluir servicios audiovisuales que
permitan a las partes llevar a cabo reuniones o vistas en línea con los árbitros, reduciendo de
esta manera los costos de viaje y de conferencia.
25. El Centro de Arbitraje y Mediación de la OMPI ha utilizado de manera satisfactoria los
sistemas de solución de controversias comenzando por la administración de controversias en
materia de nombres de dominio, tal y como se ha descrito, y tiene previsto al menos
perfeccionar los sistemas con miras a una aplicación más amplia.
26. El séptimo punto del Programa Digital tiene por fin introducir y desarrollar
procedimientos en línea para la presentación y administración de solicitudes internacionales
para el PCT, el Sistema de Madrid y el Arreglo de La Haya, lo antes posible.
27. El sistema del Tratado de Cooperación en materia de Patentes (PCT) ha supuesto uno de
los éxitos mayores dentro del mundo de las patentes en la última década, permitiendo a las
personas obtener patentes a escala internacional. El PCT ha simplificado el procedimiento de
solicitud, búsqueda y transmisión de solicitudes de patente a escala internacional, reduciendo
al mismo tiempo el costo de la obtención de la protección internacional por patente, y facilita
el acceso del público a un caudal de información técnica relacionada con las invenciones.
Actualmente son 109 los Estados miembros del PCT y el sistema continua experimentando un
crecimiento importante: en 2000 se presentaron 90.948 solicitudes del PCT, es decir, un 23%
más de solicitudes que durante el mismo período del año anterior.
28. La comunidad internacional del ámbito de las patentes, incluida la OMPI, trabaja para
aprovechar las modernas tecnologías de la información, de las que es ejemplo el soporte
lógico PCT-EASY, ampliamente utilizado para la preparación de solicitudes. El proyecto
IMPACT, que la OMPI lleva a cabo actualmente, establecerá nuevos sistemas que permitirán
presentar y tramitar electrónicamente las solicitudes del PCT.
29. En el ámbito de las marcas, también se han producido nuevos acontecimientos
recientemente en el Arreglo de Madrid relativo al Registro Internacional de Marcas y su
Protocolo, que han dado lugar a reformas en el registro internacional de marcas. Tras
comenzar con nueve Estados contratantes en 1996, en la actualidad son 49 los Estados parte
en el Protocolo de Madrid. A medida que más Estados pasan a ser parte en dicho Protocolo,
la OMPI aumenta el uso de las tecnologías digitales para racionalizar la administración de sus
procedimientos.
30. El octavo punto del Programa Digital se refiere a la necesidad de estudiar y, según
convenga, responder en forma eficaz y oportuna a necesidad de medidas prácticas destinadas
a mejorar la administración de activos digitales culturales y de otro tipo, en el ámbito
internacional, mediante, por ejemplo, la investigación de la conveniencia y eficacia de:
–
procedimientos y formularios tipo para la concesión mundial de licencias de
activos digitales;
–
la notarización de documentos electrónicos; y
–
la introducción de un procedimiento para la certificación de sitios Web que
cumplan con las normas y procedimientos adecuados de propiedad intelectual.
31. Tal y como se ha descrito, la OMPI sigue estando al corriente de las iniciativas del
sector privado en estos ámbitos, a fin de determinar si existe la necesidad de que tome parte
en ellas en el futuro.
32. El penúltimo compromiso del Programa Digital es estudiar cualesquiera otras
cuestiones incipientes de propiedad intelectual relacionadas con el comercio electrónico y,
cuando proceda, establecer normas en relación con dichas cuestiones. De esta manera, la
Organización continúa con su política de afrontar los problemas reales a medida que se
producen, sin prejuzgar las cuestiones y las tecnologías ni pretender encontrar soluciones que
abarquen todos los problemas y que no satisfacen las necesidades de sus Estados miembros y
sus comunidades. En este ámbito, la OMPI lleva a cabo una labor de coordinación con
algunos miembros fundamentales de los sectores público y privado para mantenerse al
corriente de los últimos acontecimientos y prever las necesidades de las partes interesadas
estudiando y estableciendo normas y directrices prácticas que aborden dichas necesidades.
Ejemplos de estos programas son el estudio de la OMPI de los sistemas electrónicos de
gestión del derecho de autor, los proyectos de aplicación de proveedores de servicios y el
Segundo Proceso de la OMPI relativo a los Nombres de Dominio de Internet, mencionado
anteriormente.
33. En el décimo y último punto del Programa Digital se hace la promesa de que la OMPI
coordinará con otras organizaciones internacionales la formulación de las posturas
internacionales convenientes sobre cuestiones horizontales que afectan a la propiedad
intelectual, en particular:
–
–
la validez de los contratos electrónicos; y
la jurisdicción.
34. La OMPI continua cooperando con la comunidad de organizaciones internacionales
intergubernamentales con el fin de armonizar la labor que se lleva a cabo en el ámbito del
comercio electrónico y asegurarse de que no queda ningún problema por estudiarse.
35. En el ámbito de la jurisdicción, que tiene una importancia especial para la solución de
controversias y la observancia de los derechos de propiedad intelectual en el entorno digital,
la OMPI convocará un Fórum sobre Derecho Internacional Privado y Propiedad Intelectual,
en Ginebra, el 30 y 31 de enero de 2001. El Fórum abordará las cuestiones emergentes en el
ámbito del comercio electrónico y la función de la solución alternativa de controversias, a la
vez que se pondrán de relieve las distintas iniciativas internacionales en los ámbitos del
derecho de autor y derechos conexos, así como en el de la propiedad industrial (patentes y
marcas).
36. Con vistas al futuro, la OMPI convocará su Segunda Conferencia Internacional sobre
Comercio Electrónico y Propiedad Intelectual, que se celebrará en Ginebra del 19
al 21 de septiembre de 2001. La Conferencia abordará los últimos acontecimientos mundiales
en la era digital, incluidos los desafíos y las oportunidades para todos los Estados miembros, y
desarrollará el programa futuro de la Organización en materia de comercio electrónico.
LA ECONOMÍA DIGITAL EN MÉXICO
1.
Introducción
La fusión de las telecomunicaciones y la informática está transformado nuestra forma de
vivir, pensar, conocer, estudiar, trabajar, hacer negocios y entretenernos. Es prácticamente
imposible imaginarnos un mundo sin el Internet, super computadoras de bolsillo, teléfonos
celulares con capacidad de hacer negocios y transacciones en línea, etcétera. Esta fusión
tecnológica hace posible la difusión de manera instantánea de información y conocimiento a
través de medios electrónicos, así como la prestación de servicios educativos, bancarios,
salud, recreativos y gobierno en línea, reduciendo de manera significativa las distancias y los
tiempos.
En este sentido, las tecnologías nos permiten avanzar más rápido y a costos mucho menores
en la provisión de diversos servicios básicos, así como en la inserción de nuestras
comunidades y sus productos en los mercados y en la nueva economía.
A lo largo de las tres últimas décadas el precio real del procesador de la PC’s ha caído
99.99%, en promedio 35% cada año.
Predio de almacenaje y velocidad, US Dlls.
1970 1999
Costo de 1 Mhz de procesamiento 7,601 0.17
Costo de 1 Mgb de almacenaje
5,257 0.17
Costo de enviar 1 trillón de bits
150,000 0.12
Fuente: The Bank Credit Analysis, federal Reserve. Bank of Dallas, citado en Survey the New
Economy, The Economist September 23rd 2000
Sin embargo, el acceso a las nuevas oportunidades derivadas de la convergencia tecnológica
no ha sido equilibrado entre naciones, regiones y personas, como resultado de la llamada
brecha digital entre México y el mundo, y entre los mexicanos.
La brecha al interior del país se profundiza cada día, donde si bien el número de usuarios de
Internet ha experimentado un explosivo crecimiento, el acceso es limitado y ha sido
desequilibrado entre regiones y segmentos de la sociedad. Por ejemplo, en México
únicamente 9.3% de las viviendas cuentan con una computadora en su hogar, en el Distrito
Federal 21.6% poseen computadoras y en contraste siete entidades de nuestro país presentan
porcentajes inferiores al 5%. Situación similar se presenta en la densidad telefónica.
Otro ejemplo, es el acceso a Internet de las cabeceras municipales de las principales regiones
de México, mientras que en el Distrito Federal el 100% de las delegaciones están conectadas a
la red, en el sureste sólo el 4% de las cabeceras municipales tienen acceso a Internet.
Es por ello que es indispensable acelerar las tendencias históricas en la penetración y
cobertura de las telecomunicaciones e informática, disminuyendo su desigual distribución
geográfica y social, a fin de facilitar el acceso al conocimiento, a los servicios y a los
mercados.
Cabeceras Municipales con acceso a Internet
(acceso local por Dial-Up)
Es necesario integrar los esfuerzos aislados de diversos actores vinculados, no sólo en el
aspecto tecnológico y regulatorio, sino en los contenidos y servicios, siendo indispensable
planificar el desarrollo de las telecomunicaciones y la informática con una visión integral,
equitativa y de largo plazo.
2.
Situación de la Informática en México
De acuerdo con el informe del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática,
sobre la situación de la informática en México realizado en marzo de 2001, ésta puede ser
descrita a través de cuatro aspectos fundamentales: economía digital, infraestructura
tecnológica, gobierno en línea y sociedad de la información.
I.
Economía digital
Un importante indicador de la creciente participación de la informática en la economía es el
Producto Interno Bruto Informático (PIB), el cual creció 27.2% en términos reales en el año
2000 respecto a 1999, esto es 4 veces más que la economía en su conjunto. Sin embargo, el
sector informático participa con 3.5% del total de la economía. Dentro del PIB informático,
el sector de mayor crecimiento fue el de las telecomunicaciones, con un incremento del 28.4%
durante el año pasado, seguido del equipo y periféricos para procesamiento informático que lo
hizo en 22.9%. El sector servicios profesionales en informática creció 4.9% durante el año
pasado a tasa anual y en términos reales.
No obstante esta dinámica, el desarrollo de la industria manufacturera informática se
encuentra ampliamente concentrada regionalmente en los estados de la frontera norte y el
occidente del país (Baja California, Chihuahua, Nuevo León, Sonora, Tamaulipas y Jalisco),
de tal forma que estas 6 entidades en conjunto absorben el 69% de los establecimientos y el
94% del personal ocupado, con una destacada presencia de establecimientos dedicados a la
maquila de exportación.
Por lo que se refiere a la balanza comercial de equipo informático, las exportaciones totales
sumaron 8,141 millones de dólares (MD) el año pasado, cifra que se compara favorablemente
con los 6,399 MD que se exportaron en 1999. Por su parte las importaciones ascendieron a
8,258 MD. El desempeño creciente del sector exportador ha permitido una reducción
significativa en el déficit comercial de bienes informáticos al pasar de (-)1,416 MD en 1998 a
sólo (-)117 MD en el año 2000.
En cuanto al comercio doméstico al por mayor de equipo informático, se puede apreciar que
dicha actividad se concentra en el Distrito Federal, Jalisco y Nuevo León en donde se realizan
el 56%, 19% y 10% de las ventas de computadoras, periféricos y consumibles,
respectivamente.
II.
Infraestructura informática
El parque instalado de computadoras personales (PC´s) en México muestra un crecimiento
constante. Se estima de manera preliminar que existen 65 equipos por cada mil habitantes,
cifra muy superior a la que se tenía hace 5 años de 26, pero resulta notablemente inferior a la
que observan nuestros principales socios comerciales, Estados Unidos y Canadá con 500 y
260 computadoras por cada mil habitantes, en cada uno de ellos.
Usuarios de Internet
Fuente: Comisión Federal de Telecomunicaciones
Un indicador de las desigualdades entre las entidades federativas, tiene que ver con la
infraestructura telefónica o teledensidad (número de líneas telefónicas por cada 100
habitantes). A nivel nacional la densidad telefónica es de 11.2%. Con base en este indicador
es posible establecer cinco grandes grupos:
El primero conformado por 5 entidades cuya densidad telefónica es superior a 15% (Baja
California, Baja California Sur, Distrito Federal, Jalisco y Nuevo León);
Segundo grupo de 11 estados con índices entre 10 y 15% (Aguascalientes, Colima, Coahuila,
Chihuahua, Estado de México, Morelos, Querétaro, Quintana Roo, Sinaloa, Sonora y
Tamaulipas);
El tercer grupo de 6 entidades con índices entre el 8 y 9% (Durango, Guanajuato, Michoacán,
Nayarit, Puebla y Yucatán);
El cuarto grupo integrado por 7 estados, con índices entre 6 y 7% (Campeche, Guerrero,
Hidalgo, San Luis Potosí, Tlaxcala, Veracruz, Zacatecas); y
El último grupo conformado por 3 entidades con una densidad telefónica menor al 6%
(Chiapas, Oaxaca y Tabasco).
A manera de comparación, se puede señalar que para el conjunto de los países miembros de la
Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico, este indicador es de 50.5 por
ciento.
III.
Gobierno en línea
Prácticamente todas las secretarías de Estado cuentan con una página en Internet donde
proporcionan información sobre su sector y los servicios que ofrecen a la ciudadanía. De las
entidades paraestatales del gobierno, 120 cuentan también con un sitio en Internet, donde
presentan información correspondiente a sus atribuciones y ámbitos de competencia. Y todos
los gobiernos estatales brindan información a través de un sitio electrónico sobre las
diferentes actividades económicas de su región, su industria, lugares turísticos más
importantes, así como sobre la administración estatal.
El uso de redes de datos en la Administración Pública, también se ha incrementado.
Actualmente, la mayor parte de las dependencias y entidades del Gobierno Federal cuentan
con una red para la transmisión de voz y datos (redes institucionales).
IV.
Sociedad de la información
Los bienes duraderos más frecuentes en las viviendas mexicanas son la televisión y la radio,
que están presentes en alrededor del 85% de ellas. Un menor porcentaje dispone de teléfono
36.2% y solamente 9.3% cuenta al menos con una computadora.
Este último dato es altamente indicativo de la existencia de la denominada Brecha Digital, que
ha surgido como respuesta al acceso desigual que tienen las personas a las Tecnologías de la
Información (TI), situación que está causando importantes disparidades entre las entidades
más desarrolladas y las que presentan mayores rezagos.
Dicha brecha se aprecia al notar que mientras en el Distrito Federal 21.6% de las viviendas
poseen computadora, y en las viviendas de Baja California, Sonora, Chihuahua, Nuevo León
y Jalisco alrededor de 15% disponen de esta tecnología, en el extremo opuesto siete entidades
presentan porcentajes inferiores a 5 por ciento.
Existen grandes diferencias según las características socioeconómicas de los hogares con
computadora. De éstos, únicamente el 2% reciben ingresos mensuales de hasta cuatro salarios
mínimos . El 14% se ubica entre más de 4 y 8 salarios mínimos; en cambio de los hogares
que disponen de al menos una computadora en la vivienda, el 84% percibe ingresos superiores
a 8 salarios mínimos.
En función de la edad del jefe(a) de familia también se aprecian diferencias entre los hogares
con computadora. En los casos donde el jefe o jefa tiene 31 años o más, el 91% de los
hogares disponen al menos de una computadora, situación que contrasta significativamente
con los hogares encabezados por jóvenes menores de 20 años donde el indicador se ubica por
debajo del 1 por ciento.
Asimismo, la escolaridad está fuertemente relacionada con la posesión de una computadora.
En efecto, el 81% de los hogares que disponen de computadora en el país, el jefe de familia
tiene un nivel académico de preparatoria o superior.
De esta forma podemos apreciar que los niveles de ingreso, la edad del jefe(a) y su nivel de
escolaridad, son elementos decisivos para la posesión y posible aprovechamiento de una
computadora en beneficio familiar, y la correlación es positiva.
En suma, con la información señalada en los cuatro apartados anteriores, se puede apreciar
que existen grandes contrastes en el desarrollo informático en México. Por un lado su PIB
Informático crece a una tasa muy elevada, al mismo tiempo se observa una importante
concentración geográfica de esta industria y grandes disparidades para el acceso relacionadas
con la situación socioeconómica de la población.
3.
Sistema e-México
Dado que es indispensable acelerar las tendencias históricas en la penetración y cobertura de
las telecomunicaciones e informática y disminuir su desigual distribución geográfica y social,
a fin de facilitar el acceso al conocimiento, a los servicios y a los mercados, se requiere
integrar los esfuerzos aislados de diversos actores vinculados, no sólo en el aspecto
tecnológico y regulatorio, sino en los contenidos y servicios, siendo indispensable planificar
el desarrollo de las telecomunicaciones y la informática con una visión integral, equitativa y
de largo plazo. De esta necesidad surge el Sistema e-México.
Durante su mensaje a la Nación momentos después de su toma de posesión el 1 de diciembre
de 2000, el Presidente Vicente Fox dio instrucciones al secretario de Comunicaciones, Pedro
Cerisola, de iniciar a la brevedad el proyecto E-México, “a fin de que la revolución de la
información y las comunicaciones tenga un carácter verdaderamente nacional y se reduzca la
brecha digital entre los gobiernos, las empresas, los hogares y los individuos, con un alcance
hasta el último rincón de nuestro país”.
3.1
Misión del Sistema e-México
El Sistema e-México no es un proyecto de un solo sector, es un proyecto de carácter nacional
que demanda una amplia participación de la sociedad en su conjunto, con la misión de:
Eliminar las diferencias socioeconómicas y culturales, así como las barreras de acceso a la
información y a los servicios.
Integrar e intercomunicar a todos los mexicanos por medio de un sistema de componentes
tecnológicos y sociales.
Facilitar el acceso a través de los medios electrónicos a servicios sociales básicos como:
Aprendizaje
Intercambio comercial y cultural
Salud
Trámites de gobierno
3.2
Objetivos del Sistema e-México
Los objetivos generales del sistema e-México son:
I.
Impactar en el desarrollo integral de la sociedad, mediante la integración de un sistema
tecnológico y de contenido social.
II.
Eliminar las barreras de acceso a la información y a los servicios.
III.
Reducir la brecha digital de los mexicanos entre sí y con el resto del mundo.
3.3
Agendas de acción del Sistema e-México
Estos objetivos se encuentran representados en cuatro agendas interrelacionadas entre sí, estas
son:
I.
Administración y gestión. Coordinar a los diferentes grupos participantes en el
desarrollo, administración, operación, mantenimiento, control y financiamiento del Sistema eMéxico, para que éste sea eficaz y eficiente.
II. Legal y tarifario. Derecho a la información, acceso universal, privacidad, seguridad,
firma y factura electrónica.
III. Tecnología e interconexión. Conectividad: la cobertura de servicios se enfocará a cubrir
en el 2001 a la conexión de las 2,427 cabeceras municipales del país, para alcanzar en 2006 la
cobertura del 97% de la población mexicana a través de 10,000 localidades interconectadas.
IV. Contenidos y programas. Contenidos dirigidos a grupos étnicos y multilingües;
migrantes, y personas con capacidades especiales.
Programas:
e-gobierno. Garantizar el libre acceso de los ciudadanos a los servicios públicos y trámites
ante los distintos niveles de gobierno (servicios y trámites en línea, difusión de la información
y cuentas pública; y ventanillas únicas de atención, convergencia de dependencias).
e-eduación. Brindar nuevas opciones de acceso a la educación y capacitación (educación
interactiva, capacitación a distancia y educación multilingüe).
e-salud. Facilitar el acceso a servicios y contenidos de salud a distancia (consultas y
diagnósticos en línea, apoyo clínico a médicos de pequeñas localidades, fomento a la
medicina preventiva, y asesoría e investigación médica).
e-economía. Promover el desarrollo y competitividad de las actividades productivas y
comerciales en México, a través de nuestra incorporación en la “nueva economía” (apoyo a
las PyMEs, promoción al campo mexicano, incorporación de las empresas sociales a la nueva
economía y fomento al sector turístico nacional).
De los programas de e-economía, e-educación y e-gobierno se desarrolla el Programa Integral
para el Desarrollo de la Economía Digital (PIDEG), con la participación de los sectores
público y privado.
4.
Programa Integral para el Desarrollo de la Economía Digital (PIDEG)
En 1990, la adecuación de la política de comercio exterior de México para el desarrollo de la
industria de la electrónica permitió el crecimiento de la manufactura de esos productos en
nuestro país, dando por resultado que uno de cada tres dólares de nuestras exportaciones de
manufacturas proceda de la industria electrónica, sin embargo, esta industria es todavía una
gran importadora de partes y suministros.
En México se carece de una política concertada con la industria que permita el desarrollo de
un verdadero encadenamiento productivo, que genere oportunidades para el desarrollo de
proveedores nacionales para la industria. La industria del software en nuestro país es aún
incipiente, al igual que la interconexión electrónica entre proveedores, empresas y clientes.
Por el lado de las PyMEs, a pesar de que su costo de acceso a la economía se ha reducido en
términos reales, éstos son altos comparados con los de nuestros principales socios
comerciales. Las habilidades gerenciales de las PyMEs requiere un urgente desarrollo.
De estas necesidades, surge el PIDEG.
4.1
Misión del PIDEG
La Misión del PIDEG es acelerar el proceso de desarrollo de la economía digital en las
empresas, para incrementar la competitividad de la economía mexicana y desarrollar la
cultura de digitalización de la sociedad, particularmente en los consumidores.
4.2
Premisas
Las premisas contenidas en el programa son:
i.
Que el país alcance sus metas en materia de crecimiento económico y estabilidad
macroeconómica y las mantenga durante la década
ii.
Que el sector privado adquiera los siguientes compromisos
Las grandes empresas deben ser designadas responsables del más alto nivel para
propiciar la informatización en su rama de responsabilidad
Que el sector privado aporte recursos, de manera organizada, para apoyar el desarrollo
de proyectos específicos.
iii. Que la Secretaría de Educación conceda máxima prioridad a la vinculación del sector
productivo con la tecnología de la información y rapidez en la adecuación de programas
iv.
Que el gobierno federal se coordine eficientemente dentro del Sistema E-México
4.3
Objetivos estratégicos
Los objetivos estratégicos están dirigidos a tres áreas de acción principales: industria de
tecnologías de la información; adecuación jurídica en el ámbito federal y local; y
digitalización de procesos de empresas y gobierno.
A. Industria de Tecnologías de la Información (software y manufacturas de artes y
equipos). En esta área están contemplados cuatro objetivos:
1.
Impulsar el desarrollo de la industria del software en México, como un sector de alto
valor agregado para el crecimiento económico sustentable del país.
2.
Promover la exportación de estos productos, en especial los desarrollados por las
pequeñas empresas.
3.
Aprovechar las ventajas de la red de tratados comerciales de México para atraer
inversión extranjera dedicada al desarrollo de la industria de tecnologías de la información.
4.
Fomentar el desarrollo de la industria de partes y suministros de la industria electrónica.
Se planea lograr estos objetivos a través de la atracción de inversión extranjera, aprovechando
la red de tratados comerciales y los Acuerdos de Protección y Promoción Recíproca de las
Inversiones que México tiene; el desarrollo de la industria de segundo nivel, y de los servicios
conexos con clase mundial, para incrementar el valor agregado nacional de la industria
electrónica, a través del fomento a la creación de PyMEs de software mexicano ; y del
desarrollo de capital humano, acorde a los requerimientos de la industria.
B.
Adecuación jurídica en los ámbitos federal y local
Objetivos:
1.
Disponer de un marco regulatorio que ofrezca seguridad plena a los agentes económicos
para que interactúen electrónicamente en todos los órdenes.
2.
Inducir la adecuación de la normatividad relacionada con las transacciones electrónicas
en los órdenes municipal y estatal.
Para tal efecto, el gobierno federal será promotor de una reforma legislativa integral, para la
utilización de los medios electrónicos, ópticos o cualquiera otra tecnología en las actividades
empresariales. Asimismo, se buscará que el proceso legislativo de los ámbitos federal y local,
se lleve a cabo en forma paralela y para que el contenido de las respectivas reformas sea
semejante se propondrán leyes modelo, también podrá convocarse en materia de economía
digital a una gran conferencia de congresos locales, para que se discuta ampliamente el
sentido global de las adecuaciones y se procure su aplicación.
C.
Digitalización de procesos de empresas y gobierno
Objetivos:
1.
Abatir los costos de entrada a la economía digital de las PYMES.
2.
Propiciar la mejora en la competitividad de las empresas a través del encadenamiento
digital de las cadenas productivas.
3.
Disminuir el costo de las transacciones de las empresas con el gobierno, digitalización
de trámites y servicios.
4.
Promover la reconversión digital del gobierno.
Para lograr estos objetivos, el gobierno convocará a las organizaciones del sector privado, así
como a las grandes empresas de los sectores privado (productoras de equipos, comunicaciones
y soluciones) y público (CFE, PEMEX), para que a través del esfuerzo coordinado se pueda
llegar a más empresas en menos tiempo en el desarrollo de sistemas de proveduría por medios
electrónicos. Asimismo, se establecerá una fundación con el apoyo de los sectores público y
privado para promover la reconversión de los procesos y las cadenas digitales de proveeduría
entre las PyMEs. Esta fundación participará en el diseño de programas de promoción,
aplicaciones, capacitación y capital de riesgo para el desarrollo de proyectos masivos.
5.
Conclusiones
El desarrollo de las industrias relacionadas con las tecnologías de la información ofrece una
gran oportunidad a las personas, empresas y países para lograr un salto en la competitividad
de sus economías y alcanzar mejores niveles de vida.
En México, la situación actual requiere que el gobierno asuma un liderazgo en la promoción
del desarrollo de las industrias de Tecnología de la Información y en el fomento a la
reconversión digital de procesos para lograr mejoras en la productividad de nuestra economía.
El Programa Integral para el Desarrollo de la Economía Digital debe ser la expresión de la
suma de voluntades de los empresarios, sus organizaciones, académicos, el público en general
y el gobierno.
Las políticas públicas que de este programa emanen deben convocar a la acción de todos,
aprovechando sinergias para abreviar camino que nos conduzca a remontar la brecha digital
que se ha generado entre los distintos actores de la economía nacional, así como con nuestros
principales socios comerciales.
En el año 2000 se promulgaron con el consenso del Congreso de nuestro país las primeras
reformas en materia de uso de medios electrónicos, ópticos o cualquier otra tecnología para
reconocer los actos civiles federales y a los de comercio celebrados por dichos medios, a
efecto de otorgarles seguridad jurídica, reconocimiento probatorio en procesos judiciales y
protección a los consumidores. Sin embargo, falta aún adecuar otras normas para aprovechar
esos recursos, sin olvidar que la adecuación jurídica que corresponde a los órdenes estatal y
municipal es lenta.
COMERCIO ELECTRÓNICO EN AMÉRICA LATINA
Introducción
El presente documento es un primer acercamiento a un análisis de la realidad del comercio
electrónico en América Latina. Se centra en presentar el fenómeno del Comercio Electrónico
en la región, dando cuenta de los principales factores por lo cual se ha desarrollado y por los
cuales tiene una expectativa de desarrollo.
Se puede considerar que el principal ítem a analizar primeramente es la definición de
comercio electrónico, la cual puede ir desde la definición restrictiva: El Comercio Electrónico
es: “el pago electrónico dentro de Internet, de un bien adquirido por Internet”, a una
definición abierta, que indica que: “el comercio electrónico, es el intercambio de bienes y
servicios por medios electrónicos, siendo su pago posible también por dicho medio”, pasando
por la propuesta por la WTO: “the distribution, marketing, sale or delivery of goods and
services by electronic means.”.
Es decir en el Comercio Electrónico se puede contar desde el sistema Amadeus utilizado por
IATA para la reservación y pago de pasajes de avión hasta el recientemente desarrollado SET,
incluyendo los desarrollos en SSL, cheques electrónicos, desarrollos de Electronical Data
Interchange (EDI), por citar algunos, hasta la posibilidad de recibir un mail con información
sobre una empresa, y establecer algún vínculo comercial posterior, al tener que el marketing
es una parte de la cadena de Comercio.
Es por ello que proponemos una definición para este informe. “El Comercio Electrónico es la
adquisición de un bien o un servicio, que utiliza los medios electrónicos tanto para algun parte
o todo el proceso del acto de comercio”.
Asimismo debemos indicar que el fenómeno denominado Comercio Electrónico se encuentra
dentro de un fenómeno social mayor que podemos denominar Sociedad Digital, que implica
el acercamiento de las Tecnologías de la Información a nuestra realidad, por lo que el análisis
del Comercio Electrónico no se debe hacer aislado de esta realidad, sino dentro del marco de
la misma.
De este modo tenemos un Comercio Electrónico Directo y uno Indirecto. Directo es aquel en
donde el bien o servicio se recibe inmediatamente; el indirecto aquel que se recibe después de
un lapso de tiempo; el recibirlo de una manera u otra no esta enlazado con el tiempo sino con
que el primero tiene el medio electrónico para entregar el bien o servicio y el segundo
requiere ir a un mundo “de atómos”.
Asimismo dentro de estas dos posibilidades existe una división: el Comercio Electrónico
Completo y el Comercio Electrónico Incompleto. Hablaremos de C.E. Completo cuando el
pago se realice directamente por medio del sistema electrónico, mientras que el indirecto será
mediante el pago, del bien o servicio adquirido, fuera del sistema electrónico.
En sentido estricto se puede decir que América Latina, se tiene C.E., tanto del tipo directo
como del indirecto, pero en la mayoría de los casos este resulta siendo incompleto,
fundamentalmente por lo referido al pago por medio de tarjetas de crédito, punto que se
analizará más adelante, habiéndose entendido que le proceso de Comercio Electrónico no es
solo el pago sino que alguna de las partes del acto de comercio se realiza por medios
electrónicos.
Asimismo es necesario indicar que el Comerció Electrónico comprende, principalmente,
cuatro variantes que tienen que ser analizados a profundidad. El primero de ellos, el que más
éxito tiene, Business to Business, el negocio a negocio, entre una empresa y sus proveedores,
el de mayor éxito y de mayor eficacia, seguirá siendo el de mayor desarrollo; hay que indicar
que en Latinoamérica se encuentra en fase de pleno desarrollo, y que aun muy pocas empresas
utilizan la potencialidad de esta opción. El que se espera sea el de un desarrollo notable, el
segundo de ellos, el Business to Consumer, por el cual la mayoría de empresas están
apostando en un futuro próximo (sobre todo las pequeñas y medianas empresas); la
expectativa de esta variante de Comercio Electrónico, se centra en que el usuario latino crezca
en su volumen. La tercer variante es el Business to Goverment, desarrollado en una escala
menor, pero la que podría ser de enorme utilidad en el futuro considerando que en la mayoría
de los países de Latinoamérica, por legislación esta estipulado que una cantidad de los bienes
adquiridos por el estado tienen que ser a las pequeñas y medianas empresas, siendo el uso del
comercio electrónico en este aspecto el más útil para este fin; las experiencias de portales de
compras estatales resulta siendo beneficiosa sobre todo en lo referido a procesos de
desburocratización y transparencia. Finalmente, la cuarta variante del C.E. estará dado por el
Citizen to Goverment, es decir la figura que el ciudadano y el estado entran en una relación
por medio electrónico, para pago de tributos, pagos de seguridad social, entre otros temas,
este desarrollo se deberá impulsar en un futuro próximo en Latinoamérica, considerando los
grados de burocratización existentes.
Dados estos conceptos y realidades preliminares desarrollamos el presente informe que hace
un análisis de la realidad de América latina para Comercio Electrónico, así como ir
proporcionando las diversas soluciones que se han estado desarrollando y aquellas que
podrían beneficiar un desarrollo mayor del Comercio Electrónico.
Análisis
Cuatro son los temas que se analizaran en el presente informe. Los Medios de Pago para el
consumo de bienes y servicios por medio del Comercio Electrónico. Los Sistemas de
Seguridad que se están utilizando. Los Aspectos Legales que se presentan en América Latina
y como influyen en el comercio electrónico, y finalmente un análisis de la población de
América Latina y como influye en desarrollos de Comercio Electrónico.
Claro esta que además de estos puntos están los de desarrollo de estrategias de Marketing,
siendo claro que el ejemplo de www.elsitio.com, portal argentino para la compra y venta,
suerte de puesto de remates permanente (y virtual), cuando comenzó su campaña fuera de
Internet tuvo mas aceptación (y subió su cotización, llegándose a comprar el 33% de la
empresa, en mas de 40 millones de dólares), que durante su propaganda dentro de Internet. El
proceso de creación de una marca de “Internet” no solo esta ligado a la inversión inicial sino a
la capacidad de respuesta y preservación del cliente. Sin descontar que el buen servicio que
un usuario pudo obtener será la mejor publicidad. Las estrategias de estudios de mercado para
la colocación de una página web, deberá también analizarse para el inicio de un proyecto de
comercio electrónico.
Medios de Pago
Cuando nos referimos a los medios de pago estamos incluyendo el uso de tarjetas, tanto de
crédito como de débito (siendo el uso de las primeras claramente marcado en Latinoamérica),
el uso de tarjetas pre-pagos, cybercash, cheques-virtuales, entre otros.
El pago, en el proceso de Comercio Electrónico se puede realizar directamente en línea o
fuera de ella, siendo el sistema utilizado por muchos de los proyectos analizados, el pago por
tarjeta fuera del sistema electrónico, es decir, el sistema electrónico servía (y sirve) para el
pedido del bien y/o servicio.
Si hablamos de un pago por un bien o servicio por medio electrónico (en especial de Internet),
tenemos en cuanta que el desarrollo del EDI para el negocio entre empresas (B2B), ha sido
exitoso, puesto que en la mayoría de los casos, el dinero estaba en una suerte de “predepósito”, (una suerte de cuenta corriente abierta a favor de la empresa vendedora o
proveedora, por parte de la otra), o basado en la confianza entre las partes (recordaremos el
concepto de confianza, sobre todo cuando analicemos los sistemas de seguridad existentes
para Comercio Electrónico).
Si es de pago por medio de tarjetas de crédito tenemos que distinguir claramente donde es que
se realiza la transacción, o mejor dicho donde se encuentra el servidor de pagos. Es muy
probable que la mayoría de los usuarios de Internet en Latinoamérica hayan utilizado alguna
vez la opción de adquirir un bien por medio de Internet, claro esta que le pedían el número de
la tarjeta de crédito, fecha de caducidad, y otros datos del usuario, para luego hacer el envío o
la entrega, sea del bien o el servicio adquirido. Ahora bien, en su mayoría los servidores para
comercio electrónico (los gateways de pago) están fuera de América Latina (la mayoría en
Estados Unidos), por ende en un sentido estricto, lo que sé esta teniendo es una suerte de
Merchant’s (de hecho hay muchos de ellos proporcionando sus servicios, a empresas latinas
que desean desarrollar soluciones de comercio electrónico). La solución presentada por IBM
en Ecuador, indicaba que la opción IBM Payment Suites, desarrolla una estrategia de esta
índole. Pero en un sentido estricto para comprar por medio electrónico con tarjetas de crédito
se tienen que realizar con tarjetas internacionales, mientras los servidores de pago no estén a
nivel local. Cabe reconocer los desarrollos en México, Brasil, Venezuela y Perú, para el
desarrollo de Comercio Electrónico Completo y un pago por medio electrónicos, siendo que
cada cual de estos desarrollos tiene sus especificaciones, siendo el del Perú, el más reciente
desarrollado por Visanet, al igual que el de Brasil, desarrollado por Visanet (Brasil),
generando suerte de portales de donde se pueden adquirir los diversos productos (de diversas
empresas) por medio de pago electrónico.
A la fecha se cuenta con Plataformas de Pago (Pasarelas de Pago) a nivel regional de modo tal
que resulta relativamente “económico” para un negocio poder tener acceso a una plataforma
de pago con tarjeta.
Cabe destacar que el desarrollo presentado por Garbarino (Argentina) resulta siendo de
interés, puesto que este tenía previamente a su desarrollo de Comercio Electrónico por medio
de Web, una infraestructura de comercio por medio de adquisición de Teléfono, basándose en
un concepto denominado MOTO (Mail Order – Telephone Order), asimismo tenía una
eficiente red de distribución de los pedidos. Es necesario señalar que el trabajo con una
adecuada red de distribución de bienes (sobre todo), es la base para un proyecto duradero de
Comercio Electrónico. Garbarino sigue utilizando el MOTO aun en su versión Web, puesto
que adquiere los datos del usuario (los solicita en la pagina web), entre los datos solicitados
esta el número telefónico, el cual una vez recibido genera una llamada por parte de una
operadora que toma el pedido y termina el circuito con la entrega del bien (Garbarino es una
empresa dedicada a la venta de electrodomésticos).
Es necesario señalar el caso peculiar de Cuba, que debido a una serie de problemas de índole
político, tiene problemas tanto en la fase de pago con tarjeta de crédito como con los servicios
de distribución de bienes fuera de la isla. Siendo la posibilidad de un Merchant en asociación
con un punto en la isla el más factible, y de hecho se realiza de este modo, pero el punto de
enlace en la isla, tiene una sola cuenta en donde se depositan los fondos obtenidos de la venta
de productos, pero a su vez esta única cuenta tiene “sub-cuentas” a nivel local.
Ahora bien, es fundamental analizar que en América Latina la población que accede a
Internet, es su mayoría, es gente que puede obtener una computadora (claro esta que los
proyectos de cabinas publicas y ciber-cafes son la excepción a la regla), por ende poseen una
tarjeta de crédito. Pero son una porción reducida del mercado, al que hay que agregar que la
cantidad de tarjetahabientes en Latinoamérica es muy baja comparada con Europa o Estados
Unidos, por lo cual soluciones de pago por medio de tarjetas de débito resultaría siendo más
viables y prácticas, siendo el desarrollo de los mismos tecnológicamente viables. (Cuando se
analice el concepto de SET, se verá con más detalle).
Soluciones de Tarjetas Pre-Pago y cybercash resultarían también efectivas, dándose el caso en
especial en España donde han sido desarrolladas por Visa, el concepto de Cyber-Cash con un
banco español, con un relativo éxito. Es por ende tanto las formas de pago fuera de sistemas
electrónicos como las formas alternativas de pago electrónico las que serán fundamentales
para el desarrollo del Comercio Electrónico en Latinoamérica, teniéndose que tener muy en
cuenta las opciones de Tarjetas de débito y Cyber-Cash.
Sistemas de Seguridad
Se tienen dos opciones claramente definidas SSL o SET. Siendo el primero el más utilizado
en toda Latinoamérica, al ser más económica de desarrollar, pero hay que mencionar que no
fue un protocolo utilizado primariamente para comercio electrónico, sino para
comunicaciones seguras. SET se desarrolla después en un proyecto en el cual participaron
VISA, MasterCard, IBM, Microsoft, entre otras empresas.
El SSL, utilizada con éxito por Amazon.Com (paradigma del uso del mismo), sirve
fundamentalmente para la obtención de los datos de los compradores, para luego ser
procesado en un sistema de MOTO (Mail Order – Telephone Order).
Asimismo el SET, ya se encuentra en una versión 2.0, que incluye la utilización de SmartCards (es decir el uso de chips), y opciones de tarjetas de débito, y otras opciones para el
manejo de diversas opciones de compra por medios electrónicos, con lo cual el sistema esta
tendiente a la mejora, siendo esta versión muy superior a la anterior (SET 1.0), y la que
favorecerá el desarrollo del Comercio Electrónico en la región.
Ambas soluciones están ligadas a los desarrollos de firmas y certificados digitales, y su
validación por parte de los gobiernos de América Latina. El análisis de los desarrollos legales
de estos ítems se analiza en el siguiente punto.
En los casos analizados el sistema más utilizado ha sido el SSL, con aplicaciones de ASP.
SET se reconocen en los desarrollos de los principales sitios de Comercio Electrónico (por lo
menos usando parte del proceso en SET) y el proyecto SET de Visa en el Perú. En los
servidores el sistema que más se utiliza es el Windows NT, pero teniéndose en cuenta que hay
una predisposición al uso de otros sistemas.
La Legislación
Latinoamérica presenta una diversidad de opciones en lo referido a legislación en torno al
Comercio Electrónico, pero debemos indicar que esta puede ser una contra-sentido.
El Comercio Electrónico no es un nuevo comercio electrónico “per-se” sino una modalidad
del Comercio, ya existente, por lo cual la aplicación de las cláusulas contractuales preexistentes (al Internet) son de aplicación. Es cierto que se tienen nuevos aspectos que analizar
pero que estos requieren una legislación complementaria mas no primaria.
La mejor opción es pues tener una legislación marco sobre el tema de Sociedad de la
Información o Sociedad Digital, y considerar entre sus aspectos lo referido al Comercio. De
otro lado tenemos que son en las legislaciones donde se ha regulado el valor probatorio de los
documentos electrónicos, donde tiene un mejor desarrollo el comercio electrónico, puesto que
se esta validando el medio y el acto independientemente de la tecnología específica para la
transacción comercial. Asimismo el hecho de legislar sobre documento electrónico permite
que se puedan utilizar dicha legislación en otras areas de la Sociedad.
El primer antecedente claro de una regulación sobre Comercio Electrónico, esta planteado por
el Documento de las Naciones Unidas sobre una “Ley Marco de Comercio Electrónico”. “La
Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI), como
órgano de las Naciones Unidas encargado de fomentar la armonización y unificación del
derecho mercantil internacional, emprendió una amplia labor sobre los aspectos jurídicos del
comercio electrónico, que condujo a la adopción de la Ley Modelo sobre Comercio
Electrónico (...) en junio de 1996. El objeto principal de la Ley Modelo es facilitar el
comercio electrónico ofreciendo un conjunto de reglas internacionalmente aceptables que
puedan ser empleadas por los Estados en la sanción de legislación para superar los obstáculos
e incertidumbres jurídicas que existan en relación con el uso de medios de comunicación
electrónicos en el comercio internacional. También ofrece a los comerciantes directrices para
eliminar algunas de las barreras jurídicas al comercio electrónico al preparar acuerdos
contractuales”. (UNCTAD/SDTE/BFB/1 ítem 10).
El desarrollo de la Ley UNCITRAL ha resultado de mucha ayuda para la creación de
legislaciones nacionales, teniendo en cuenta que es una ley marco, que fundamentalmente esta
basada hacia lo que es EDI; y establece de una manera clara el valor probatorio del
documento electrónico. Existen pocas legislaciones que hayan tomado el documento
UNCITRAL como molde único de desarrollo de legislación, pero ciertamente que es una
buena base a tomarse.
Los principales problemas habientes en el Comercio Electrónico están relacionados con: la
seguridad-de-la-identidad-del-otro y con la validez del contrato realizado por medios
electrónicos. Dado que no vamos a analizar a profundidad otros aspectos cabe mencionar que
los informes de la WIPO para Propiedad Intelectual aplicada al Internet, por ende al Comercio
Electrónico, están dados hacia los contenidos colocados y sobre todo a los derechos marcarios
relacionados con los nombres de dominio, tema que se encuentra de cierta manera superado
con la declaración de la WIPO en el “Estudio sobre Comercio Electrónico y Propiedad
Intelectual” (Mayo del 2000), donde se indica lo siguiente: “181. Los nombres de dominio
son una forma simple de dirección de Internet diseñados para permitir a los usuarios localizar
de una manera fácil sitios en Internet. (…) Un nombre de dominio es una dirección
alfanumérica de una computadora, como www.wipo.int, que permite al usuario localizar un
sitio de Internet sin necesidad de recurrir a la única dirección numérica subyacente, conocida
como dirección de protocolo de Internet (IP). (…) 184. Al aumentar las actividades
comerciales en Internet, los nombres de dominio han adquirido cada vez más importancia en
tanto que identificadores comerciales y, como tales, han provocado conflictos con el sistema
de identificadores comerciales que existía antes de la aparición de Internet. (…) Un sistema –
el DNS- se administra sobre todo de manera privada y da lugar a registros que tienen una
presencia mundial, accesible desde cualquier lugar del mundo. El otro sistema –el sistema de
derechos de la propiedad intelectual- se administra de manera pública sobre una base
territorial y da lugar a derechos ejercibles únicamente en el territorio concernido”.
De igual manera, lo relacionado al almacenamiento de datos personales debe ser estudiado a
profundidad (aunque el trabajo realizado por la Secretaria de Derecho Comparado de la Corte
Suprema de la Nación, Argentina, elaborado por la Dra. Mercedes Urioste, es un análisis
completo del tema en cuestión). Hay que considerarse con cuidado el almacenamiento de
data, al estar protegido el usuario, en la mayoría de países de Latinoamérica, sino es por la
garantía constitucional del Habeas Data por la Acción de Amparo. (El tema esta relacionado
con las técnicas de SPAM, Data-Mining y similares para envío de información no solicitada).
La aplicación de la legislación vigente sobre Derechos de los Consumidores también es dable
en los procesos de Comercio Electrónico, así como la legislación sobre publicidad, el hecho
de legislar casuísticamente pudiera generar un problema regulatorio interno.
Tel como hemos indicado líneas arriba tanto la validez del contrato electrónico como la
seguridad-de-la-identidad del otro son aspectos que requieren un respaldo jurídico fuerte para
poder desarrollar un Comercio Electrónico vigoroso. Con respecto a la validez del contrato
electrónico o de la transacción esta tiene que estar estipulada en una normativa sui generis
dado que la mayoría de legislaciones y codificaciones no contemplaban la posibilidad de una
“contratación por vía electrónica”, cabe destacar que los primeros en desarrollar
conceptualizaciones de contratos electrónicos son los italianos. En las modificaciones a los
códigos civiles, procesos de reforma que en varios países de Latinoamérica se han dado en
simultaneo, se están incluyendo aspectos relacionados a la contratación electrónica, dándole
validez a los contratos realizados por medios electrónicos, tales son las propuestas de
modificación del código civil argentino, o las modificaciones al código civil mexicano o al
código civil peruano, en lo referido a la manifestación de la Voluntad por Medios
Electrónicos.
Del presente informe se han excluido, los aspectos de la prueba de las obligaciones y de la
forma del contrato, tema sobre el cual hay extensa doctrina, y requiere un análisis a
profundidad. “Como simple información, hay que decir que la prueba de las obligaciones por
medios y soportes informáticos es una disciplina más procesal que Civil. La Doctrina Italiana
es la que ha elaborado con mayor detenimiento la idea de un documento informático”(Jaime
Tomás Guerra Balic, “La Conclusión de Contratos por Medios Informáticos”. Informática y
Derecho #8, Universidad Nacional de Educación a Distancia, Mérida. España).
En lo que respecta a la identificación del usuario tenemos que varios países de la región se
han desarrollado Leyes para dar validez a las firmas digitales y a los certificados digitales,
arriesgándose a legislar sobre una tecnología (que debemos indicar es la mejor a la fecha)
habiéndose aprobado ya las legislaciones de Colombia, Perú, Argentina; en México se hizo
una modificación al código civil sobre esta materia; en Venezuela y Chile se aposto por el
valor probatorio de los mensajes electrónicos, mientras que aun se encuentra a la espera la
Ley en Ecuador. Es importante señalar que en Argentina se poseí una ley marco (que data de
1998) para el uso de firma digital, pero en el ámbito público, en la actualidad esta pasando
hacia el congreso una propuesta normativa para que la firma digital también sea valida para el
sector privado.
En el marco de las legislaciones antes mencionadas se han venido estableciendo diversas
entidades con el fin de certificar las firmas. Tenemos pues así que se han establecido en la
región, fundamentalmente, entidades de registro (dependientes en la parte de la elaboración de
los certificados de entidades fuera de la región, tipo Verisign, Feste, ACE, etc.). En la mayoría
de los casos, están funcionando como entidades que brindan un servicio informático, más la
validación de firmas no esta aun reglamentada (a excepción de Argentina para el Sector
Público o Colombia).
Los Usuarios
De acuerdo con los datos del World Bank (World Development Indicators 1999), se tiene que
por cada 1000 habitantes se tienen las siguientes “Telephone Mainlines” para América:
Promedio (110), Argentina (191), Brasil (107), Chile (180), Colombia (148), Costa Rica
(169), México (96), Perú (68), Trinidad & Tobago (190), Venezuela (116). En promedio se
esta mejor que Asia-Pacifico, Sud-Asia, Medio Oriente y Norte de Africa y el Sub-Sahara
Africano, pero menos que Europa y Asia Central (Se han analizado solo países en vías de
desarrollo)
En cuestiones de host por cada 10000 personas tenemos que mientras que los países
desarrollados presentan una media de 312 host, para los países en desarrollo hay una media de
6 host por 10000 personas. Teniendo el total de host la siguiente distribución: Canadá & Usa
el 64.1%, Europa el 24.3% y Australia, Japón & Nueva Zelandia el 7.0%; del 4.6% restante,
Asia-Pacifico tiene el 2.9%, Africa el 0.5% y América Latina y el Caribe 1.2%. (Fuente: ITU
1999: Challenges to the Network: Internet for Development).
De acuerdo al 1999 Atlas Web-Based User Survey and IDC, las salidas de capital causadas
por el Comercio Electrónico serían las siguientes (compras locales/importaciones): América
Latina (26% / 74%), Europa (59% / 41%), Asia-Pacífico (35% / 65%) y USA (90% / 10%).
América Latina tiene dos particularidades en su población que son necesarias tener presentes
para el desarrollo de proyectos de Comercio Electrónico. Primero alta movilidad. Mucha
población de América se encuentra fuera de América Latina (fundamentalmente en USA),
siendo a su vez un grupo económicamente activo, que envía divisas a América Latina
(teniéndose que analizar este fenómeno), siendo asimismo propuestas como la hecha por
Rosatel por el día de la Madre pasado, buscando que compren los que se encuentran en el
extranjero para aquellos que se encontraban en el país, una suerte de “compra de entrega
local”. Asimismo la movilidad entre los países de la región es clara, teniendo que al tener una
lengua en común en la mayoría de países (aunque hay comunidades de habla portuguesa,
francesa, inglesa). Es posiblemente el Perú uno de los países con mas movilidad, se calcula en
alrededor de 2 millones los peruanos fuera del Perú.
La segunda característica que presenta la población de América Latina, es que no existe una
equitativa distribución de la riqueza, ni un desarrollo de la cultura de la “Tarjeta de Crédito”.
Por lo que es frecuente que aquellos que pudieran volverse en un público potencial del
Comercio Electrónico no pudieran obtener los bienes y/o servicios ofrecidos al no contar con
Tarjetas de Crédito, pero si existen en gran cantidad las Tarjetas de Débito.
Es necesario recalcar también que las soluciones que se han presentado en Latinoamérica, en
especial el caso de las Cabinas Públicas en el Perú, que han permitido una mayor llegada a los
habitantes de las Nuevas Tecnologías, y por ende de acceso a soluciones y ofertas de
Comercio Electrónico. El Esquema de Cabinas Públicas se esta implementando en El
Salvador, y en Argentina actualmente se esta llevando al cabo el desarrollo de centros
comunitarios de acceso a Internet en las bibliotecas de los municipios, en el Gran Buenos
Aires (la provincia de Buenos Aires), siendo de esta manera una herramienta de desarrollo,
pero hay que tener en cuenta que esta población no es poseedora de Tarjetas de Crédito, pero
esta usando Internet.
Algunas Conclusiones Primarias
1.
El Proceso de Comercio Electrónico en Latinoamérica se encuentra en una fase inicial.
Debe satisfacerse primeramente el mercado local para luego pasarse a desarrollar el mercado
exterior.
2.
El principal factor de poco crecimiento del Comercio Electrónico esta dado por el tipo
de usuario/población que se encuentra conectada a la red en Latinoamérica.
3.
La legislación existente, complementada con la que se ha venido dando en todos los
países de la región, es un marco aceptable para el Comercio Electrónico, pero se ha
descuidado un desarrollo político regional y local, de Sociedad Digital.
4.
El Comercio Electrónico del tipo B2B es el de mayor crecimiento pero tambien el de
mayor “facilidad” de realizar; es en los procesos de B2C y B2G los que deberán tener un
“gran” crecimiento en los próximos años.
5.
La posibilidad de encontrar en el Comercio Electrónico una herramienta para el
mejoramiento de la balanza de Comercio Exterior, estará íntimamente relacionada a la
capacidad de respuesta de los negocios locales a requerimientos extranjeros, tras completar
los requerimientos locales.
6.
El Estudio completo sobre el Comercio Electrónico en la región requerirá un trabajo de
campo de recopilación de información in situ (o por medio de cuestionarios) en el que se
involucre a actores de las diversas modalidades de comercio electrónico, así como a un
trabajo permanente de recopilación de información y mantenimiento de un centro documental
de experiencias en Comercio Electrónico.
Bibliografía
ALADI – Secretaria General. “Situación Actual y Perspectivas del Comercio Electrónico en
la Región. 28 de Mayo del 2001.
ALADI/CEPAL/SELA. “Antecedentes del Comercio Electrónico y Asuntos de Interés para
Países Menos Avanzados – Nota Informativa”, Quinta Reunión de Responsables
Gubernamentales de Política Comercial de América Latina y el Caribe; Lima, noviembre de
1999.
ALCA – Comité Conjunto de Expertos del Gobierno y del Sector Privado sobre Comercio
Electrónico. “Recomendaciones a los Ministros”. Abril 2001.
Alfa-Redi. Revista de Derecho Informático (Artículos sobre E-commerce). http://www.alfaredi.org
Apoyo Consultores. “El Comercio Electrónico en el Perú”. Hechos y Eventos (99-22). 1999,
Lima, Perú.
Centro de Estudios de Desarrollo Económico – Facultad de Economía – Universidad de Los
Andes. “La Tecnología de la Información y de las Comunicaciones en Colombia”. Proyecto
Andino de Competitividad, Documentos de Trabajo. Abril 2001
Centro de Investigación de la Universidad del Pacífico. “Preparación de los Países Andinos
para Integrar las Redes de Tecnologías de la Información: El Caso de Perú”. Proyecto Andino
de Competitividad, Documentos de Trabajo. Febrero 2001
Emarketer. “The eLatin American Report”. http://www.emarketer.com, Enero 2001.
Hove, Didier van der. “La Experiencia Latinoamericana en Internet”. Tiendasurbanas.com,
2000, Colombia.
Iriarte, Erick. “Informe sobre Comercio Electrónico en América Latina”, Informe para la Red
Científica Peruana. Diciembre 1999, Lima, Perú.
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Informe de Desarrollo Humano 2000”.
Washington, 2000.
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. “Informe de Desarrollo Humano 2001”.
Washington, 2001.
Universidad Católica Boliviana. “Tecnología de Información en Bolivia”. Proyecto Andino de
Competitividad, Documentos de Trabajo. Mayo 2001.

Documentos relacionados