Acta Nº3, 28 mar 2011 - Facultad de Arquitectura y Urbanismo

Comentarios

Transcripción

Acta Nº3, 28 mar 2011 - Facultad de Arquitectura y Urbanismo
ACTA Nº 3- 2011 DE LA SESIÓN ORDINARIA DEL CONSEJO DE LA
FACULTAD DE ARQUITECTURA Y URBANISMO
EFECTUADA EL LUNES 28 DE MARZO DE 2011
ASISTEN: El Decano de la Facultad, señor Leopoldo Prat, quien preside la sesión; el Vicedecano,
señor Humberto Eliash, la Directora de Investigación y Desarrollo, señora Paola Jirón; la Directora de
la Escuela de Pregrado, señora Gabriela Manzi; el Director de la Escuela de Posgrado, señor Hugo
Romero; los Directores (S) de Departamento, señores Rubén Sepúlveda, Alberto Gurovich, Guillermo
Tejeda y Carmen Paz Castro; los Directores del Instituto (S), señores Jorge Larenas y Antonio Sahady;
las consejeras elegidas, señoras María Paz Valenzuela y Gabriela Muñoz y los consejeros elegidos,
señores Andrés Weil y Mario Terán; invitados, el Director Académico y de Relaciones
Internacionales, señor Ernesto López; la Directora de Extensión, señora Paola de la Sotta; el Director
del Centro de Proyectos Externos, señor Rodrigo Toro; el Director de Administración y Finanzas,
señor Mario Valenzuela; el Director de Asuntos Estudiantiles, señor Diego Vallejos; el senador
universitario, señor Leopoldo Dominichetti; la representante de la Asociación de Académicos, señora
Amanda Fuentes, y los representantes estudiantiles, Yovely Díaz y María Paz Rodríguez.
SE ABRE LA SESIÓN A LAS 9:10 HRS.
1º APROBACIÓN DE ACTA
Se aprueba el acta de la sesión ordinaria del 27 de enero de 2011.
2º CUENTA DEL SEÑOR DECANO
El Decano da cuenta, en primer lugar, de la aprobación del proyecto "Centro de Investigaciones en
Vulnerabilidad y Desastres Socio naturales”, un Núcleo Milenio, a cargo de académicos de la FAU y de
la Facultad de Ciencias Sociales. Por esta Facultad, el Jefe de Proyecto es el profesor Hugo Romero, y
participan también los académicos Jorge Larenas y Ricardo Tapia. El profesor Romero entrega algunos
antecedentes sobre los “Núcleos Milenio” y señala que este proyecto es una evolución natural de un
grupo de trabajo que se conformó al amparo de una iniciativa desarrollada durante los dos últimos años
por la U de Chile, orientada a facilitar el conocimiento de académicos de diferentes Facultades, que
pudieran generar un proyecto integrado. En este caso, los académicos que contribuyeron desde un
comienzo provienen de los Departamentos de Sicología y de Sociología de la Facultad de Ciencias
Sociales, y del Instituto de la Vivienda y del Departamento de Geografía de la FAU. Este grupo fue
evolucionando durante tres años a través de seminarios y publicaciones conjuntas y finalmente decidió
presentarse al concurso Milenio, a pesar de que tenían poca esperanza de ser seleccionados, ya que, si
bien se ha trabajado en conjunto, aún no es posible tener una unidad conceptual y metodológica como
sería esperable. Destaca que de los 6 proyectos aprobados, dos pertenecen a la Universidad de Chile y
un tercero se desarrolla en conjunto con otras universidades, lo que hace que esta universidad aparezca
como la más significativa en términos de la recuperación de las investigaciones en el área de las ciencias
sociales. Invita a académicos de las distintas unidades a participar en las actividades vinculadas a este
proyecto, específicamente en lo relativo al estudio de casos y en la realización del proyecto mismo.
Agrega que el proyecto fue evaluado por expertos externos y da a conocer algunos antecedentes del
comentario de los evaluadores; en lo que respecta a la evaluación del investigador principal destaca que
una de las características esenciales consideradas es la de tener una amplia experiencia en la dirección
de proyectos de investigación, muchas publicaciones académicas, así como continuidad en las líneas de
trabajo. Llama también la atención sobre la afirmación de que “los signos de reconocimiento académico
son menos fuertes de lo que podría esperarse dentro de su trayectoria académica como investigador
principal”.
Continuando con su “Cuenta”, el Decano informa que por segundo año se está realizando el concurso
“Eolian”, en que participan estudiantes de Diseño junto con alumnos de Ingeniería, y que consiste en la
construcción de un auto solar, y la FAU está apoyando con entusiasmo esta iniciativa estudiantil. Se trata
de una actividad realizada casi exclusivamente por los estudiantes, ya que los académicos prácticamente
no se han involucrado en esta iniciativa. Agrega que el próximo miércoles se hará el “lanzamiento” con
un prototipo en tamaño natural y la competencia se realizará entre Iquique y Chañaral. Lo más
interesante es la relación que se establece a través de esta actividad con la Escuela de Ingeniería.
El Decano informa luego que la FAU se adjudicó dos proyectos en el concurso convocado por la
Rectoría para infraestructura. Uno corresponde al Taller de Prototipos, por un monto de 90 millones de
pesos, más 30 millones que aporta la Facultad; el segundo corresponde a la remodelación del auditorio,
por un monto de 45 millones, más 15 millones de la FAU. Agrega que ambos proyectos se están
trabajando y se calcula que estarán en obra en las vacaciones de invierno. Hace ver que el caso del
Taller de Proyectos es urgente, porque el Departamento de Diseño está en etapa de formación, y agrega
que la participación de su director es importante en la definición de las características del taller, en el
contexto de la política que se pretende desarrollar con respecto a esa unidad.
Señala más adelante, que se están preparando los antecedentes para el concurso de proyectos de
ampliación, en que se va a proponer la construcción del edificio Portugal, que se está desarrollando
como anteproyecto. Explica que son varias las Facultades que van a participar en este concurso, por lo
que la competencia por obtener los recursos va a ser intensa.
2
También informa que se sigue trabajando en las últimas etapas el plan de desarrollo de la Facultad para
los años 2011-2014; la idea es presentarlo a la comunidad y a este Consejo ojalá en el mes de abril.
Destaca la importancia de esta iniciativa para dejar en claro cómo se va a seguir desarrollando la
Facultad una vez concluida la reestructuración y el encasillamiento. Agrega que el Rector pidió a todos
los decanos entregar un resumen de los planes de cada Facultad y un informe sobre el grado de avance
de la elaboración de cada uno de ellos.
En cuanto al tema del presupuesto, informa que se sigue trabajando en el desarrollo de un presupuesto
más detallado que los años anteriores. Recuerda que se entregó un presupuesto muy genérico a
solicitud de la Casa Central, el que consistía fundamentalmente en actualizar el anterior. Pero es
fundamental contar con uno más desglosado, que dé cuenta en forma más precisa de lo que se va a
gastar. Advierte, sin embargo, que la situación es compleja, ya que no existen todavía los departamentos
plenamente constituidos y el plan de desarrollo no está concluido, por lo que es difícil determinar las
tareas a futuro y dimensionarlas en término económicos. Sin embargo, se está avanzando en el tema, ya
que hay que presentar el presupuesto a los organismos centrales. Hace ver que durante los últimos
meses se ha logrado tener un cuadro bastante completo de la situación presupuestaria de la Facultad; se
está trabajando en el tema de revisar los sueldos y otros capítulos fundamentales.
Continuando con su “Cuenta”, explica que lamentablemente coincidió el inicio del año académico con el
encasillamiento; originalmente, este último proceso debería haber concluido a fines de enero, pero por
diversas razones se alargó hasta el mes de marzo, trastornando bastante la organización de la docencia.
Al respecto, destaca que la FAU ha recibido mucho apoyo y felicitaciones de parte de las autoridades
superiores de la Universidad, por la forma en que se ha llevado este proceso y por el hecho de que se
haya podido desarrollar sin excesivos trastornos. Recuerda que la presencia de situaciones poco
transparentes en el tema de los nombramientos fue una de las razones que llevó a la reestructuración.
Explica que por la situación que estaba viviendo la Facultad, se resolvió no introducir cambios
importantes en esas situaciones contractuales y esperar a que los departamentos estén consolidados.
Una vez que se cuente con esa información, se podrá avanzar hacia la normalización. Por este motivo,
se ha incluido el punto de ‘Profesores Invitados’ en la tabla de esta sesión, entendiendo que se trata de
una situación de excepción, bastante compleja.
Durante el debate que sigue a la Cuenta del Decano, el profesor Dominichetti aclara que el “Proyecto
Eolian” tiene más de dos años, hace al menos tres años –quizás algo más, incluso– hay una
colaboración con Ingeniería en el desarrollo de este proyecto. En cuanto al concurso para obtener fondos
para infraestructura, recuerda que también se obtuvieron recursos en años anteriores (para la calefacción
del Titanic, el “techo verde”, etc.). Al respecto, menciona su inquietud en relación con el Taller de
Prototipos, ya que no está claro si este está contemplado en el Plan Maestro de la Facultad, o se va a
invertir en algo que más adelante deberá ser trasladado; menciona al respecto que hay algunos análisis
3
que recomiendan cambiarlo del lugar. En lo que se refiere a la construcción del edificio hacia la calle
Portugal, consulta si ese proyecto se va a difundir en forma más amplia y se va a dar a conocer al interior
de la Facultad, antes de tomar la decisión sobre la construcción de un edificio que va a obstruir la visión
hacia Portugal.
El Decano aclara que no tenía antecedentes sobre el hecho de que el proyecto Eolian se estuviese
desarrollando hace más de dos años; en la reunión en Ingeniería se habló siempre del segundo
concurso. En cuanto al Taller de Prototipos, explica que efectivamente está inserto en el Plan Maestro de
la FAU y se estimó que el actual era el lugar más adecuado. Agrega que se está pensando en un taller
bastante contemporáneo, muy flexible. Hace ver que también va a ser importante este taller para la
acreditación de la carrera de Diseño. Refiriéndose al auditorio, explica que alguna vez se podrá pensar
en un recinto más grande, pero que por ahora es urgente su remodelación. En lo que respecta al edificio
de Portugal, señala que de todas maneras va a ser necesaria una mayor difusión; por ahora es solo una
idea preliminar.
El señor Dominichetti se refiere luego a la afirmación del Decano en cuanto a que no se habían
nombrado académicos en contrata debido a la reestructuración, y aclara que sí se incrementaron
contratos para aquellas personas que iban a asumir algún cargo de administración; considera importante
que quede consignado que en esos casos se hizo una excepción a la norma señalada por el Decano.
3º PROFESORES INVITADOS
La profesora Manzi explica que se le hizo llegar a los consejeros una nómina con los antecedentes
correspondientes a cada uno de los profesores propuestos. Hace ver que en noviembre del año pasado
le comunicó al Decano la constitución del Consejo de Escuela de Pregrado ampliado, las comisiones
asesoras, las funciones de los jefes de carrera y el nombramiento el Subdirector de la Escuela. Tanto el
Consejo como las comisiones asesoras iban a estar vigentes hasta marzo, hasta que se hubiesen
elegido los directores de las unidades, con el fin de contar con la venia de las nuevas autoridades. Por
esa razón se presentó al Consejo de Escuela como temporal, el que quedó integrado por la Directora de
Escuela de Pregrado, el Director Académico, los Jefes de Carrera, Secretario de Estudios, Director de
Asuntos Estudiantiles, Asistente Social, los representantes de los departamentos y los representantes
estudiantiles. Luego entrega antecedentes sobre la constitución de los comités asesores de las carreras.
Agrega que, considerando que esto se había mandado en noviembre con el carácter de temporal, el 24
de marzo volvió a mandar al Decano la constitución del Consejo de Escuela, todavía con el mismo
carácter.
Ante algunas consultas sobre si efectivamente deben estar constituidos los departamentos antes de
formar el Consejo de Escuela, el profesor Dominichetti aclara que el reglamento establece que este
Consejo estará integrado, además del Director de la Escuela y del Subdirector (si lo hubiera), por los
coordinadores o jefes de carreras y por representantes de los académicos que participen en el desarrollo
del plan de estudios, en forma y número determinados por el respectivo Consejo de Facultad. Lo
integrarán también representantes de los estudiantes de la Escuela en número establecido por el
4
Consejo de Facultad, de forma que representen no menos de un cuarto ni más de la mitad del total de los
integrantes académicos. El señor Dominichetti señala que, en consecuencia, los departamentos no
tienen injerencia en lo que es la composición del Consejo de Escuela. Por lo tanto, no es necesario que
los departamentos estén constituidos previamente para regularizar este Consejo.
Se intercambian ideas sobre la forma de proceder en este tema y se plantea la conveniencia de citar a
una sesión extraordinaria. La profesora Valenzuela hace ver que el Consejo de Facultad deberá
resolver previamente el tema de la constitución de los Consejos de Escuela, lo que implica una discusión
larga e informada para asegurar la mejor docencia. Una vez constituidos estos, habrá que darle solución
al tema de los profesores invitados en función de lo que proponga ese organismo. El profesor
Dominichetti concuerda con que debe ser el Consejo de Escuela, constituido en la forma indicada, quien
proponga los nombres de los profesores invitados y sobre eso deberá pronunciarse el Consejo de
Facultad. Por lo tanto, habrá que citar a un Consejo extraordinario para resolver el primero de los temas.
Posteriormente habrá que citar a otra sesión para la proposición de profesores invitados. Agrega que es
importante que la situación de estos profesores se aclare a la brevedad posible.
La profesora Valenzuela se refiere a la lógica de la generación de los profesores invitados, y aclara que,
según el reglamento, se trata de personas destacadas en el ámbito profesional que vienen a enriquecer
el desarrollo de la docencia. Pero no parece presentable que habiendo concluido un proceso de
encasillamiento en que alrededor de 70 personas no han sido encasilladas, haya una nómina de 65
profesores invitados. Esta vía ha sido utilizada para muchos casos especiales, olvidando que se trata de
una situación excepcional; en la nómina aparecen profesores que desde hace muchos años están en
esta situación. Todos ellos nunca han sido calificados ni evaluados, tal como ha debido hacerlo el resto
de los profesores de la Facultad. No parece adecuado seguir consolidando esas situaciones y debiera
haber una discusión sobre el tema. El Decano comparte este planteamiento y agrega que se trata de
una situación que se arrastra desde hace varios años y está dentro de las principales tareas que se
pretende resolver, pero no se ha podido hacer todavía por la situación que está atravesando la Facultad.
El señor Dominichetti recuerda que cuando se aplicó por primera vez el sistema de los profesores
invitados, fue la fórmula que en esos instantes se escogió para poder poner término a una situación poco
clara, ya que estos profesores no pueden permanecer más de un año en esa calidad. No es simplemente
una herencia, sino una situación utilizada para solucionar un problema. El profesor Romero se refiere al
tema de los Consejos de Escuela y explica que el nuevo reglamento establece, al menos en el caso de la
Escuela de Posgrado, que ese organismo estará integrado por los coordinadores de los programas que
existan, los cuales son nombrados por lo claustros académicos; esto hace necesario aclarar previamente
quiénes componen esos claustros. Por eso es necesario tener la información sobre la conformación de
los departamentos.
Después de un nuevo intercambio de opiniones, la profesora Manzi aclara que la coordinación con los
departamentos está dada a través de las Comités Asesores. La profesora Valenzuela recoge una
observación del Decano sobre los concursos y hace ver que para ingresar a la carrera académica
ordinaria se requiere estar en posesión de un título profesional o grado académico, además de ganar el
5
concurso público al que se convoque para tal efecto. En estos momentos hay una cantidad importante de
académicos que han sido evaluados por la Comisión de Evaluación Local, pero que no han ganado un
concurso; sin embargo, ejercen cargos académicos en la Facultad. Se trata de un problema que también
hay que resolver. Más adelante se refiere al tema de los académicos que ingresaron a la Facultad a
través de un concurso el año pasado y manifiesta que ellos reciben una renta que supera la de los
Profesores Asociados de la Facultad. Señala que no es justo que los que han desarrollado su vida
académica en la Facultad durante 20 o 30 años reciban una renta inferior a la de los recién incorporados
a una jerarquía inferior. Pide que se estudie la situación de las rentas para todo el personal de la FAU,
pero que no existan grupos de privilegio, lo que no se condice con el espíritu de igualdad y de equidad
que reina en la Universidad de Chile. El Decano entrega algunos antecedentes sobre el llamado a
concurso del año pasado y señala que debido a los requisitos que se exigían, se supuso que estos
académicos iban a ser evaluados como Profesores Asistentes. Una vez adjudicado el concurso, el
Decano pidió la información a la Oficina de Personal y se le entregó el dato sobre el sueldo de Profesor
Asociado y el de Profesor Asistente. Esa información fue entregada a los académicos seleccionados;
pero el error que había en esa información fue que venía con grado 8 y no 9, que es el que se le asigna a
un Profesor Asistente que ingresa. En el hecho se está pagando ese sueldo a los Profesores Asistentes
que ganaron el concurso; pero a los que queden como Instructor, obviamente se les va a pagar el sueldo
que corresponde a esa jerarquía. La diferencia entre grado 8 y 9 es de algo más de 100 mil pesos;
debido a que se les había ofrecido determinado sueldo, esa diferencia se está pagando a través de una
asignación complementaria que otorga el Decano. En todo caso, se está buscando una forma definitiva
de operar en el futuro. Agrega que en todo lo demás, su sueldo corresponde al de los otros académicos
en su misma situación. La profesora Valenzuela aclara que la renta media bruta de un Profesor
Asociado no supera los 1.600.000, y los académicos recién ingresados tienen un sueldo de 1.760.000. El
señor Valenzuela aclara que esa cantidad proviene del promedio entre la remuneración de un profesor
Asistente que está en grado 8 y la de un Profesor Asociado que está en grado 7. Agrega que se está
trabajando en el diseño de una política de remuneraciones que apunta a que 1.750.000 total haberes
sea lo que reciba un profesor Asistente en grado 8. De acuerdo con la política que se está elaborando,
los académicos recién incorporados debieran haber quedado con 100 a 150 mil pesos menos.
Posteriormente se reinicia la discusión del tema de los Profesores Invitados. Al respecto, la profesora
Manzi explica que en la nómina presentada hay diversas situaciones, incluso figura un grupo que está
jerarquizado, pero que no fue encasillado por no estar haciendo clases el semestre pasado. Entrega
antecedentes de los profesores cuyos nombramientos se propone, pero algunos consejeros manifiestan
sus dudas sobre el procedimiento de aprobación. La profesora Valenzuela hace ver su rechazo a estos
nombramientos, pues considera que no es el momento ni la forma de consagrar la figura del Profesor
Invitado, más aún, si no hay un Consejo de Escuela adecuadamente constituido que garantice que estas
personas son las más idóneas. Además, señala que si se va a aprobar esta nómina, debiera haber un
compromiso de volver a revisar estas situaciones al inicio o antes del inicio del segundo semestre, con el
6
fin de que esto no se constituya en una práctica. Recuerda que había un compromiso de citar dos veces
a este Consejo durante enero para dejar resuelto este tema antes del inicio del año académico, lo que no
se hizo.
La profesora Manzi aclara que este listado se confeccionó a principios de marzo, y en esos días no se
sabía con precisión cuándo iba a estar listo el encasillamiento. Hubo profesores que el día 4 de marzo
comunicaron que abandonaban la Facultad, lo que creó una situación muy complicada que obligó a
postergar el inicio de clases por una semana para poder evaluar las medidas que permitieran normalizar
la situación. Hubo cambios y alteraciones a las nóminas de profesores antes y después del
encasillamiento. El profesor Tejeda hace ver que el Departamento de Diseño tiene en estos momentos
21 académicos activos después del encasillamiento, y que le preocupa especialmente la necesaria
coordinación entre la Escuela y los departamentos, a fin de garantizar la calidad de lo que se está
ofreciendo. Si bien el Departamento de Diseño no se va a inmiscuir en la administración de la docencia,
sí está pendiente de lograr que ciertos vicios instalados en la Escuela de Diseño por la ausencia de un
Departamento, no se prolonguen más allá de lo razonable. Es un hecho que la Facultad está pasando
por un proceso complicado y que hay mucho trabajo que hacer por parte de la Escuela y las carreras,
pero el caso de los Profesores Invitados da cuenta, en cierta medida, de la situación que se está
viviendo. En su opinión, los profesores invitados debieran ser avalados o validados por una instancia
disciplinaria competente, que tenga todos los antecedentes del caso. Para eso están los departamentos,
y sería adecuado que exista un sistema que permita certificar que los académicos propuestos tienen la
categoría correspondiente. Por tal razón es importante que se constituya el Consejo de Escuela, ya que
ahí se produciría la coordinación tan necesaria entre departamentos y Escuela. Reitera que lo importante
es que existan sistemas que garanticen esa coordinación. Hace un llamado a que se busque una
solución a la inquietud de los departamentos respecto de algunos asuntos docentes que deberían
sistematizarse.
El Decano propone realizar un Consejo Extraordinario para analizar el tema del Consejo de Escuela y
también el de los Profesores Invitados. La profesora Manzi recoge las observaciones del profesor
Tejeda y aclara que la selección de los Profesores Invitados ha sido rigurosa y eleva bastante el nivel
que existía anteriormente, especialmente en el caso de Diseño. Agrega que la lista se confeccionó en
colaboración con los directores y que efectivamente ha habido problemas con Diseño, ya que ahí no
existe una cultura de departamento. Muchos de las dificultades que se atribuyen a la Escuela, se originan
en realidad en Diseño mismo. En cuanto a la nómina de Profesores Invitados, en la mayoría de los casos
se trata de personas cuya situación fue conversada con el Departamento de Diseño. El señor Tejeda
aclara que lo que él planteó fue que no había una validación oficial de las calidades de los profesores
propuestos y agrega que efectivamente ha participado en la confección de la lista de profesores.
Más adelante, la profesora Valenzuela hace ver que en la próxima sesión extraordinaria debiera
debatirse el tema del Consejo de Escuela, pero no puede tratarse también el de los Profesores Invitados,
ya que ellos debieran ser propuestos precisamente por ese organismo cuya conformación se va a definir
en esa sesión.
7
La profesora Fuentes concuerda con ese planteamiento y destaca el caso de una profesora de Física,
cuyos antecedentes son claramente insuficientes y no la habilitan para ejercer docencia en la
Universidad. Ese solo caso demuestra la necesidad de que haya una instancia que valide los
antecedentes de los profesores. La representante estudiantil de Diseño señala que no está claro quién
tiene la tuición sobre el Consejo de Escuela, si los departamentos o el Consejo de Facultad, y si el tema
de aseguramiento de la docencia queda en manos de los jefes de carrera. Señala que en una sesión
anterior quedó la impresión de que los jefes de carrera tenían un rol algo más ejecutivo, más que del
aseguramiento de la docencia; fue cuando se cuestionó la jerarquía de algunos de estos jefes de carrera.
La interrogante es si tienen las capacidades validadas para que después no se vaya a poner en duda sus
competencias al momento de asegurar la docencia en los Consejos de Escuela. Otra duda se refiere al
tema de la sistematización del nombramiento de los Profesores Invitados, ya que si esto no se resuelve
pronto, pueden presentarse problemas si finalmente algunos son cuestionados y ya están haciendo
clases. El Decano aclara que el aseguramiento de la docencia tiene que estar dado no solo por el jefe de
carrera, quien también estará dedicado a los aspectos más operativos, sino también por la Escuela junto
con el departamento. La profesora Valenzuela recuerda que el reglamento sobre la constitución del
Consejo de Escuela es del año 2009 y significa una mayor participación de la comunidad, lo que
probablemente tome más tiempo, pero es ineludible ajustarse a dichas normas. El Decano aclara que se
está precisamente buscando la mejor forma de afrontar esta situación especial.
La profesora Manzi plantea que no debe dejarse de lado que este es un semestre muy complejo y hay
una serie de situaciones que deben ser aclaradas y resueltas. No se puede pretender hacer como si este
fuera un semestre normal. Se sugiere que la directora revise el caso de los cuestionamientos aquí
planteados y tome medidas frente a situaciones puntuales.
Finalmente, y después de un nuevo intercambio de opiniones, se acuerda citar a Consejo
extraordinario para decidir el tema de la constitución del Consejo de Escuela; posteriormente, se
hará otra sesión, en que se revisará la nómina de profesores invitados propuesta por ese Consejo
de Escuela. Se aclara que debería haber previamente una o varias propuestas sobre la constitución de
ese Consejo. Al mismo tiempo, se plantea la conveniencia de que se haga ver, desde ya, cualquier
observación sobre el nivel o los antecedentes de los profesores incluidos en la lista. Se aclara
nuevamente que lo que corresponde al Consejo de Facultad es determinar la forma y el número de los
representantes académicos que participan en el desarrollo del plan de estudios de pregrado o programas
de posgrado, así como el número de representantes estudiantiles; los demás integrantes están definidos
por el reglamento. Finalmente, se acuerda que una comisión integrada por el Director Académico, la
Directora de Pregrado y el Director de Posgrado prepare una proposición sobre la constitución
del Consejo de Escuela para ser debatida en la sesión extraordinaria que se citará para tal efecto.
8
4º RESULTADO DEL PROCESO DE ENCASILLAMIENTO
En primer lugar, el Decano informa que se ha recibido una carta de los estudiantes, en que plantean sus
observaciones sobre algunos aspectos relacionados con el tema del encasillamiento, específicamente
sobre la transparencia del proceso y la situación de ciertos profesores de larga trayectoria en la Facultad.
Señala que le contestó a los alumnos, aclarando sus dudas y explicando que el procedimiento dispuesto
por Rectoría establece explícitamente que algunos aspectos del proceso deberán llevarse con reserva y
podrán ser hecho públicos una vez concluido el proceso en su totalidad.
El Vicedecano, como Presidente de la Comisión de Encasillamiento, entrega una serie de antecedentes
sobre el proceso de encasillamiento. Aclara que estos antecedentes forman parte del informe que se
entregará al Rector, al Consejo Universitario y al Senado. Señala que los antecedentes de los miembros
de la Comisión de Encasillamiento fueron analizados con el mismo formulario utilizado en el proceso
general y todos ellos fueron encasillados por la comisión de Casa Central. Agrega que la logística de
este proceso fue muy compleja y tomó varias semanas; también explica que la Comisión se reunió dos
veces por semana. Señala que se nombró a Beatriz Bustos para coordinar el soporte informático del
proceso, y detalla algunas situaciones específicas de la labor realizada, especialmente en lo relativo a
“limpiar” la nómina de académicos de la Facultad, ya que hasta el último momento no se sabía con
exactitud la cantidad de académicos que se estaba evaluando. También hubo que construir una base de
datos que permitiera evaluar en línea a los académicos. Exhibe los datos correspondientes y detalla las
etapas del procedimiento, destacando que actualmente se está en el periodo de apelaciones que debe
fallar el Decano. Muestra también un listado de los criterios utilizados para el encasillamiento,
destacando la calificación académica para los dos últimos periodos, la productividad académica (que
busca identificar el trabajo académico con las líneas priorizadas, de acuerdo a la jerarquía, carrera y
carga horaria), evaluación de estudiantes, plan de desarrollo académico y fortalecimiento de la Facultad y
su departamento; y finalmente la opción del académico por determinada unidad. Para cada uno de estos
criterios, salvo el cuarto, existen opciones numéricas. La comisión decidió no inventar parámetros
nuevos, sino tabular y ponderarlos. Todo esto se hizo mediante un trabajo computacional que consistía,
para asegurar la objetividad del proceso, en que la base de datos estaba en el sistema central de la
Universidad y cada evaluador tenía acceso, con una clave personal, a la cantidad de académicos por
evaluar (a cada uno le tocaban tres académicos que él no conocía) y cuando en alguna variable se
producía una diferencia de dos puntos (de 1 a 5), el sistema avisaba que había una contradicción, ya que
era imposible que dos personas pudieran evaluar en forma tan disímil a una persona con el mismo
criterio y por un mismo hecho o variable; en esos casos se analizaban los antecedentes y se trataba de
llegar a un acuerdo. En total hubo alrededor de 12 situaciones de esta naturaleza; y en todos estos casos
se llegó a consenso. Muestra más adelante, los resultados del proceso, tanto en números reales como
en porcentajes para cada una de las carreras, con los datos antes de las apelaciones. Se intercambian
ideas en torno a las cifras exhibidas y se mencionan algunas situaciones específicas de profesores que
renunciaron antes o durante el proceso; se aclara que ellos figuran como encasillados, pero sus nombres
deberán ser eliminados de la nómina que finalmente se confeccione por unidad académica. El profesor
9
Eliash aclara que la Comisión solo tenía dos opciones: encasillar o no encasillar; no podía poner
condiciones ni rebajar horarios. Por lo tanto, hay profesores que han tenido alta connotación pública y
han sido muy apoyados por los estudiantes debido seguramente a tienen muy buena llegada con los
estudiantes y realizan muy buena docencia, pero por alguna razón quedaron afuera; la Comisión no tiene
atribuciones para mirar las características “externas” de su trabajo y ponderarlas, pero el Decano sí tiene
esa atribución en el proceso de apelación. Informa que hasta el momento hay 52 apelaciones
presentadas. Señala luego que todos los antecedentes serán enviados a Rectoría una vez finalizado el
proceso. El Decano, por su parte, entrega algunos antecedentes sobre el trámite de apelación, cuyo
plazo termina el 31 de este mes, y señala que existen unos pocos casos bastante complejos desde el
punto de vista legal; esto sucede especialmente en el caso de profesores en planta. Estos casos se
están analizando junto con el asesor jurídico. Señala también que su mirada es una mirada de Facultad,
considerando qué es lo que más le conviene a ésta. Hace ver también que si se hizo esto es justamente
para mejorar la calidad académica y, a la vez, conformar departamentos e institutos que fueran
consistentes. En estos momentos, muchas de estas estructuras son insuficientes y habrá que llamar a
concurso y en ellos podrán participar muchos de los profesores que están a honorarios o se encuentran
en situaciones especiales.
Más adelante, el Decano se refiere al tema de la jerarquía académica; hace ver las dificultades que
enfrenta la Facultad por no disponer siempre de académicos con las jerarquías exigidas para ciertas
funciones o actividades. Ese también es un tema en el cual se está trabajando intensamente, pero no se
puede pretender solucionar todas estas situaciones en tan breve plazo.
Se produce posteriormente un prolongado intercambio de opiniones en torno al tema expuesto. La
profesora Valenzuela consulta si el Rector, una vez recibidos todos los antecedentes, emite una opinión
sobre el proceso o simplemente acepta lo que la comisión de la Facultad ha decidido. Aclara que en el
INAP, en el último momento, antes de emitir el decreto definitivo, Rectoría marginó a uno de los
profesores. Al respecto, el Decano explica que no puede asegurar lo que el Rector hará con el informe;
pero se supone que se dará un tiempo para estudiarlo y luego emitirá su resolución, probablemente a
comienzos del mes de mayo. Esto ha llevado a que aquellos profesores que están haciendo clases y
finalmente no queden encasillados, y tienen contrato hasta fines de julio, mantengan su contrato para no
perturbar la docencia. Con respecto al Rector, intuye que no va a haber cambios grandes en el informe.
La profesora Valenzuela también desea saber qué sucede con los académicos que, no habiendo sido
encasillados, vean modificada su jornada laboral; por ejemplo, alguien que tenía 44 horas y no fue
encasillado, apela y se le ofrece una jornada menor, por ejemplo, 21 horas; ese académico ¿va a
concursar?, ¿cuál es su estado jurídico?, o ¿qué solución se les dará? Al respecto, el Decano explica
que al tratarse de profesores en contrata, el Decano `puede contratarlos sin concurso hasta por 21 horas.
La profesora Valenzuela señala que sería importante aclarar estas situaciones desde el punto de vista
jurídico, porque si el reglamento establece que para ingresar a la Universidad de Chile se exige ganar un
concurso, y por otro lado existe una evaluación académica que se mantiene en el tiempo, hay una figura
jurídica compleja que merece ser aclarada. El Decano señala que efectivamente ese es uno de los
10
temas que se están aclarando. En cuanto a los profesores invitados, la profesora Valenzuela señala
que ellos no fueron encasillados y consulta qué procedimiento se seguirá con ellos, ¿se llamará a
concurso esos cargos? El Decano aclara que la idea es que para la mayoría se llamará a concurso,
aunque el Decano tiene la atribución de contratar a académicos por menos horas. En todo caso, se
harán las consultas del caso.
El profesor Dominichetti plantea que con los elementos que expuso el Vicedecano en cuanto a los
factores que se consideraron en el proceso, se percibe una asimetría respecto a cómo funcionó la
Comisión que encasilló a las autoridades, y la que encasilló al resto de los académicos. Si algunas de las
exigencias que mostró el Vicedecano se les aplica a determinadas autoridades, se supone que estas no
debieran haber quedado encasilladas. Esto se va a aclarar más adelante, pero hoy día parece bastante
evidente, con los pocos elementos que hay. Por otro lado, señala que vale la pena repetir algo que
mencionó cuando hizo entrega del cargo: que de hecho esta reestructuración fue planteada en términos
participativos cuando se acordó llevarla a cabo. Recuerda que el propio Estatuto que gobierna a la
Universidad de Chile fue sancionado por un referéndum y todas las instancias fueron participativas, lo
que se echa de menos en este proceso. También comparte el planteamiento de que se debe acudir a las
personas con las que actualmente se cuenta, antes de personas externas; se trata de un factor muy
importante que ojalá se haya aplicado al traer a profesores invitados.
Ante una consulta sobre la fecha en que se elegirán los nuevos directores de unidades, el Decano aclara
que primero deberá concluir íntegramente este proceso con la resolución final del Rector. En ese
momento se podrán fijar las fechas y los plazos para ello. Aclara también que los plazos para la
desvinculación de los académicos se fijan a partir de la resolución que emita el Rector.
En cuanto a la situación de la Comisión de Encasillamiento, el Vicedecano explica que esta sigue
funcionando hasta que se emita el decreto final de Rectoría; específicamente, está preparando el informe
definitivo con la gran cantidad de anexos, así como entregando al Decano los antecedentes que este
solicite para el proceso de apelación.
Más adelante, el Decano se refiere a una carta de los estudiantes en que se aboga por la situación del
profesor Luis Goldsack; agrega que, a diferencia de la Comisión, tiene las atribuciones para adoptar
medidas que permitirán a este profesor enfrentar y solucionar sus problemas de índole administrativa y,
al mismo tiempo, velar para que la Facultad no pierda a un valioso docente. La señorita Díaz señala que
la carta no tuvo el afán de boicotear el proceso; al contrario, los estudiantes están muy interesados en
que se lleve de la mejor forma posible. La carta se envió con el fin de manifestar algunas inquietudes que
habían surgido entre los alumnos después de la reunión del Vicedecano con los dirigentes estudiantiles;
en ningún caso se pretendió presionar. Expone algunas de las inquietudes, especialmente en lo relativo a
una mayor transparencia en los antecedentes y la forma de tabularlas. En el caso particular del profesor
Goldsack, aclara que las gestiones no nacieron de la directiva, sino de los estudiantes. La profesora
Valenzuela plantea que en varias intervenciones se ha mencionado que el Vicedecano tuvo una reunión
informativa con los estudiantes; hace ver que ello deja de manifiesto un trato discriminatorio hacia los
académicos, los que no han sido informados como cuerpo sobre la materia. Recuerda que desde un
11
comienzo ha planteado que este proceso no estaba siendo llevado en forma suficientemente
transparente y que los académicos no habían sido informados sobre la forma en que iban a ser
evaluados. Si bien es efectivo que se está informando en esta primera sesión del Consejo, habría sido
adecuado informar al cuerpo de académicos. Considera muy poco deferente que los estudiantes
supieran antes que los académicos cuáles habían sido los criterios de evaluación. El profesor Eliash
aclara que la reunión con los estudiantes se produjo en el contexto de las turbulencias que podía
provocar este proceso al comienzo del semestre; de hecho, hubo que atrasar el inicio de clases en una
semana debido a las situaciones que se estaban produciendo. Exclusivamente por esa razón se organizó
esa conversación con los estudiantes. Agrega que el impacto que ha tenido este proceso en la actividad
normal ha sido reducido, lo que fue destacado por las autoridades de la Universidad; en parte ello se
debe a que fue posible conversar con los actores oportunamente. Y el momento de informar formalmente
a la Facultad es a través del Consejo de Facultad, tal como se ha hecho en esta oportunidad. El Decano
agrega que se hizo llegar una carta a cada uno de los académicos de la Facultad, independientemente
de la situación en que hubiese quedado. La profesora Valenzuela señala que esa fue una comunicación
de carácter individual, pero lo que se echa de menos es una información al cuerpo académico en su
conjunto. La señorita Díaz también plantea que habría sido más adecuado que todos los estudiantes en
su conjunto hubiesen podido dialogar con los responsables del encasillamiento, más que recibir la
información a través de las directivas. El Decano recuerda que en el decreto de Rectoría se fijan las
formalidades que deben seguirse en este proceso; pero la Comisión y las autoridades de la Facultad
están abiertas a entregar todos los antecedentes que se pueda a los estudiantes y académicos en una
asamblea, si así se solicita. Hasta ahora, se ha informado a las instancias representativas: dirigentes y
Consejo de Facultad. Reitera que las puertas del Decanato y Vicedecanato han estado siempre abiertas
para entregar información a quien la solicite. El Vicedecano reitera que el conducto normal de
comunicación es a través de los representantes de cada estamento. Los directores de unidades y los
dirigentes tienen la responsabilidad de retransmitir a sus bases la información que se les entrega.
5º VARIOS
El Decano da cuenta de las últimas resoluciones de la Comisión de Evaluación, y que son las siguientes:
María Cristina Fragkou, Departamento de Geografía, Profesora Asistente, grado 9; Rodrigo Booth,
Departamento de Arquitectura, Profesor Asistente, grado 9; Mario Ferrada, Instituto de Historia y
Patrimonio, Profesor Asistente, grado 9. Informa también que el profesor Daniel Opazo, fue evaluado
como instructor y está apelando.
Ante una consulta de la profesora Muñoz, se aclara que estas personas quedarán en planta, una vez
que llegue la toma de razón de la Contraloría, lo que aparentemente ya sucedió en el primero de los
nombramientos. En todo caso, se revisará ese aspecto, ya que los tres debieran aparecer en las mismas
condiciones.
12
Respecto al tema de los contratos y las plantas, el profesor Dominichetti señala que hay un instructivo
del año 2009, que recomienda –y en eso el Consejo también podría tomar algunas decisiones– que
solamente los cargos de académicos de jerarquía titular y asociado sean en planta, y que los demás
queden en contrata. Recomienda tomar en cuenta ese instructivo y revisar sus disposiciones.
Ante una pregunta del profesor Dominichetti, se aclara que los nombramientos, cuando se trata de
cambio de jerarquía o grado, solo se informan al Consejo.
El profesor Dominichetti señala que la Facultad se preocupa de que sus miembros sean los mejores, lo
que se regula a través de los concursos. La idea es que los concursos no estén circunscritos a un círculo
cercano por alguna razón que conviene a determinado sector. Al respecto, plantea la situación de un
concurso interno en que se está llamando a un cargo en el estamento de colaboración, para el cual la
Comisión Local de Recursos Humanos estableció que solamente pueden postular quienes están en
propiedad o en contrata, dejando afuera a los que están a honorarios, incluso por largo tiempo y con
buen desempeño. Si la idea es encontrar realmente a los mejores, debería revisarse esta situación, para
que no parezca que no se está buscando a los mejores sino que se está actuando así por la presión de
alguna organización que tiene otras motivaciones. El señor Valenzuela explica que en todas las
Facultades operan las Comisiones de Recursos Humanos, que están compuestas por seis miembros,
tres designados por el Decano y tres por los funcionarios. Este Comité, presidido por el Director de
Administración y Finanzas, estableció que era sano para la Universidad, y siguiendo los lineamientos
centrales que entregó la Comisión Central, para los efectos de concursos para cubrir puestos de personal
de colaboración, darle la prioridad a personas que están actualmente en la Facultad en propiedad o en
contrata; es decir, que los concursos internos –a pesar de que pueden participar personas ajenas a la
Facultad y la Universidad– privilegien la selección de personas que están en propiedad o contrata, es
decir, personal interno de la Facultad, para hacer realidad el hecho de que el personal de colaboración
que realiza estudios de perfeccionamiento pueda ir ascendiendo en la carrera funcionaria. Esto es una
práctica que se sigue en toda empresa; primero se busca al interior de la organización y solo cuando no
se puede cubrir con personal interno, se busca una persona externa, siempre con la idea de encontrar a
la mejor. Respondiendo a una consulta, aclara que el personal de colaboración no será sometido a
encasillamiento. El profesor Dominichetti plantea que el tema es si la Facultad pretende tener a los
mejores o pretende escoger dentro de un círculo reducido; en los académicos los concursos son abiertos
y aquí llegan los mejores. En el caso del personal de colaboración, la Comisión Local está estableciendo
criterios que son distintos, y eso debe quedar claro. Cómo se hace en la empresa privada es diferente a
cómo debe ser en la universidad, toda vez que existen personas que trabajan bajo el régimen de
honorarios por muchos años, y que no son ajenos al quehacer universitario. Con este procedimiento no
se está eligiendo a los mejores, sino que a los mejores dentro de un círculo pequeño. La profesora
Muñoz concuerda con el planteamiento del profesor Dominichetti en esta materia. El Decano plantea
que los mejores van a ser elegidos de todas maneras; si en esta búsqueda primera no hay alguien que
convenza a los evaluadores, se llama a un nuevo concurso, más abierto que el anterior. Cita al respecto
el caso del concurso para elegir al Jefe de Personal, que se repitió y finalmente se llenó el cargo después
13
de un concurso con participación externa. El señor Valenzuela aclara que el Comité Local le presenta
una terna al Decano; y el Decano se reserva el derecho de aceptar esas proposiciones o solicitar nuevas
ternas, o incluso declarar desierto un concurso interno y llamar a un concurso público. Aclara que se
refirió no a la empresa privada sino a cualquier organización, donde se pretende promover a la gente que
se está perfeccionando para ascender.
La profesora Valenzuela solicita que en la próxima sesión extraordinaria del Consejo, se defina la
nómina o el mecanismo para designar profesores tutores para todos los académicos que hacen clases y
que no tienen jerarquía de profesor y para los cuales el reglamento establece la obligación de tener un
profesor tutor. También solicita que este Consejo defina el tema de la composición de la Facultad; es
importante, por ejemplo, saber cuántos académicos adjuntos va a haber; cuántos académicos de la
carrera docente, cuántos de la ordinaria, etc.; eso hay que aclararlo en algún minuto. Por último,
recuerda que el Decano anunció que los profesores que integraran su equipo de trabajo no iban a hacer
clases en universidades privadas, y que ello, iniciado este año, no iba a ocurrir. Sin embargo, hay al
menos dos personas en el equipo del Decano que están haciendo clases en universidades privadas. El
Decano explica que hay situaciones que hay que estar constantemente revisando y ello no siempre es
fácil.
El profesor Gurovich informa que está participando, con el profesor López, en las reuniones del Plan
Regulador de Santiago y señala que se está acabando el tiempo en cuanto a formalizar la defensa de
algunas consideraciones opuestas a las decisiones de la Municipalidad de Santiago en este sector; hay
un plazo que no está muy claro desde un punto de vista jurídico. También informa que se le solicitó a la
FAU que en el Plan Maestro se considere la posibilidad de incluir un área que pertenece a la Universidad
de Chile y que está a un costado de la calle Marcoleta, que fue centro de torturas durante la dictadura; se
está solicitando que todas esas unidades queden protegidas.
Más adelante, la profesora Valenzuela señala que volvió a aparecer en el diario el tema del reestudio
de la ley de patrimonio y de la conformación del Consejo de Monumentos Nacionales. Destaca que es
importante que el Decano plantee al Rector la necesidad de defender la participación de la Universidad
de Chile en este; las instancias privadas, las universidades privadas y otras universidades quieren
también formar parte, lo que va a significar que si la U de Chile no está muy atenta a lo que está
ocurriendo, puede quedar excluida. Destaca que el papel de esta universidad no puede ser olvidado, más
aun si ella y esta Facultad han sido señeras en el estudio del patrimonio. Solicita que se hagan las
gestiones ante quien corresponda.
La profesora Jirón informa que el próximo lunes se abre el concurso Fondecyt de Iniciación en que
todos los académicos recién contratados por la Universidad de Chile están, en cierto sentido, obligados a
participar. Solicita a los directores que promuevan su participación. Hace ver que el año pasado se
presentaron solo tres investigadores al concurso Fondecyt, y este año, hasta la fecha, no ha contestado
nadie. En estas condiciones es difícil que se pueda aumentar el número de proyectos aprobados. Es
importante que los académicos nuevos participen, y los directores tienen un rol importante en la
promoción de estas iniciativas.
14
Más adelante, el profesor López informa que la próxima semana la Biblioteca va a realizar una jornada
de difusión de los sistemas de información en línea para la biblioteca, específicamente para alumnos
tesistas de quinto año de las tres carreras.
Por último, la profesora Manzi informa que desde la Escuela de Pregrado se va a llamar a un claustro
sobre multiescalaridad para poder definir, en una jornada, a grandes líneas lo que la Facultad está
entendiendo por multiescalaridad y para que esos contenidos puedan ir a las mallas curriculares en que
trabaja la Comisión de Modernización Curricular.
SE LEVANTA LA SESIÓN A LAS 11: 50 HORAS
Acuerdos adoptados en esta sesión
*** Se acuerda citar a Consejo extraordinario para decidir el tema de la constitución
del Consejo de Escuela; posteriormente, se hará otra sesión, en que se revisará la
nómina de profesores invitados propuesta por ese Consejo de Escuela (p. 8).
*** Se acuerda que una comisión integrada por el Director Académico, la Directora
de Pregrado y el Director de Posgrado prepare una proposición sobre la constitución
del Consejo de Escuela para ser debatida en la sesión extraordinaria que se citará
para tal efecto (p. 8).
15

Documentos relacionados