Efesios 6

Transcripción

Efesios 6
Lección de Escuela Dominical
Pastor, Enrique González
Iglesia Bautista Trinidad
Arlington, Texas
15 de Enero 2017
CAPITULOS FAVORITOS DE LA BIBLIA
Lección 46
Efesios 6 – La Batalla En Contra Del Diablo
INTRODUCCION: Efesios 6 trata básicamente con ponernos la armadura del Señor en nuestra batalla en
contra de Satanás. Para esta lección no vamos a discutir el significado actual de las diferentes partes de la
armadura. Estaremos discutiendo algunas cosas sobre la batalla en nuestra pelea en contra del diablo, por lo
correcto y por Cristo.
I.
ESTAMOS SUPUESTOS A SER FUERTES EN EL SEÑOR. Efesios 6:10. En otras palabras,
debemos “ser poderosos en Señor,” o “fortalecernos en el Señor y en el poder de Su fuerza.” Para
poder andar como es digno del llamado y para poder pelear la batalla por Dios, debemos fortalecernos
en El. Lo que verdaderamente está diciendo es que la batalla es Suya; la fuerza debe venir de El. No
podemos ganar la batalla en nuestra propia fuerza; debemos depender de El y Su poder diariamente
en la batalla en contra de lo incorrecto.
II.
DEBEMOS RECORDAR QUE EL DIABLO ES NUESTRO ENEMIGO. Efesios 6:11. Es
interesante notar que este es el único lugar en todos los escritos de Pablo donde él definitivamente
menciona a Satanás. El constantemente reconoce el hecho de la existencia de Satanás y una y otra
vez se refiere a la naturaleza del mundo donde reina Satanás; más sin embargo, éste es el único lugar
donde menciona su nombre. Aquí se nos hace reconocer el conflicto antiguo en el cual estamos
envueltos. Es un conflicto entre Dios y Satanás, entre aquellos en el lado de Dios y aquellos en el
lado del mandato de Satanás. Debemos reconocer el hecho de que el diablo es nuestro enemigo.
Debemos pelear en contra de él. No debemos solo ignorarle, debemos pelearle. No debemos
solamente rehusar de aceptar sus tentaciones; debemos de atacar en contra de él.
III.
DEBEMOS LUCHAR. Efesios 6:12. La palabra “lucha” aquí tiene que ver más con lo militar que
lo atlético. De hecho, sugiere “combate de uno a uno.” En otras palabras, cada uno de nosotros
debemos pelear en contra del diablo en el poder del Espíritu Santo. Sin embargo, nota que la pelea no
es en contra de carne y sangre. Esta no es la esfera de nuestro conflicto. Debemos pelear en contra
de principados, en contra de poderes, en contra de gobernadores de las tinieblas de este mundo, en
contra de huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. No debemos pelear los unos contra
otros. No debemos pelear individuos. Debemos pelear lo incorrecto. Debemos amar al pecador y
odiar el pecado. Debemos amar al que hace lo malo y odiar lo malo. Debemos amar al que hace lo
incorrecto y odiar lo incorrecto. Debemos amar al que está lleno de error pero odiar el error.
IV.
DEBEMOS VESTIRNOS DE LA ARMADURA DE DIOS Y TOMAR LA ARMADURA DE
DIOS. Efesios 6:11-13. Esto es un juego de palabras interesante. “Vestíos de la armadura de Dios”
es vestirnos para una parada. “Tomar la armadura de Dios” es prepararnos para la pelea. En otras
palabras, debemos hacer ambos. El verso 11 dice que debemos “vestirnos de la armadura de Dios,”
lo que significa que debemos dejarle saber a la gente en que bando estamos. Debemos usar el
uniforme. Debemos mostrar la armadura. Debemos dejarle saber al mundo que estamos listos para la
batalla, pero luego debemos también “tomar la armadura de Dios.” Debemos pelear la batalla por
Dios; debemos meternos en la guerra. Por lo tanto, debemos hacer ambos--pelear y dejar que la gente
vea nuestro uniforme y nuestra armadura. Debemos demostrarle a la gente en que bando estamos, y
debemos pelear por lo correcto en ese bando. No entraremos en la armadura en detalles: la verdad
para los lomos, la justicia para el pecho, el Evangelio de la paz para los pies, la fe para el escudo, la
salvación para el yelmo, la Palabra de Dios para la espada, oración y súplica lo cual hace efectiva la
armadura, etc., sea lo que sea, debemos tomarla y vestirnos con ella. Notarás que la armadura no
tiene nada para la parte de atrás. Toda la armadura es para el frente. Dios no espera de nosotros que
V.
demos nuestra espalda sino que sigamos adelante. El no espera de nosotros que resistamos el ataque
del diablo; El espera que ataquemos al diablo.
DEBEMOS TENER PAZ EN LA BATALLA. Efesios 6:23. El cierra la discusión mencionando
que debemos tener paz. Esto es bien interesante porque estamos en una guerra. ¿Cómo podemos
tener paz en una guerra? Esto no significa que tenemos que tener paz con el diablo. Esto significa
que debemos tener paz cuando peleamos contra el diablo. La paz describe la posible experiencia de
todos aquellos que caminan como es digno y entran en conflicto en contra de las fuerzas del mal. En
medio de este conflicto, la paz es dada a estos soldados. Esta paz es combinada con amor y gracia,
como es mencionado en el verso 24. La palabra “gracia” significa por supuesto que toda la batalla y
toda nuestra relación con Cristo es por la gracia de Dios y la salvación que derivamos de ella.
(Maestro, pasa un tiempo discutiendo el plan de la salvación como es dado por gracia de Dios, por
gracia a través de la fe. Puedes regresar a Efesios 2:9-10 para esto. Diles la gracia que Dios da a
aquellos que son inconversos, la batalla que debe ser peleada por aquellos que son salvos, y la paz
que Dios da en la batalla a aquellos que están peleando.)

Documentos relacionados