Pasion y encanto en la experiencia analÃtica. DANIELA GAVIOT

Comentarios

Transcripción

Pasion y encanto en la experiencia analÃtica. DANIELA GAVIOT
PASION Y ENCANTO EN LA EXPERIENCIA ANALITICA
En septiembre de 2012 la Red de la Asociación de Psicoanálisis de la
Plata con los auspicios del Área Virtual Analítica (A.V.A) y la revista
Conceptual-estudios de Psicoanálisis organizó en la ciudad de Bahía Blanca la
presentación del libro Pasión y encanto en la experiencia analítica de Marcelo
Ale. Participaron de la mesa, el autor, Guillermina Martinez, miembro de la
APLP y del Centro Psicoanalítico de Tres Arroyos, Hernán Cenoz del IOM de
Bahía Blanca y Daniela Gaviot, de la APLP y del IOM de Bahía Blanca.
Este texto editado en 2010 por El ruiseñor del Plata, ediciones de la
APLP está conformado por tres apartados: La pasión del juego del vocablo, El
brillo de lo real y El encanto del sonido, estructuración que sigue el recorrido
de un análisis. El estilo del autor torna simple y llano este trayecto que en una
experiencia analítica va de la pasión al encanto transitando en forma rigurosa
los puentes y debates que se establecen entre Freud y Lacan. Marcelo Ale se
detiene en aquellos puntos de la teoría que en Freud permanecen como
enigmáticos o contradictorios, e indaga en Lacan las posibles respuestas a
dichos atolladeros, identificando los distintos nombres, que Freud y Lacan,
desde las disciplinas con las que cada uno de ellos contaba según su época,
llaman a una misma problemática. El autor elige en este texto aquellas
disciplinas de referencia que permiten un análisis del lenguaje desde un punto
de vista semántico, sintáctico y pragmático ya sea desde la lingüística a través
de Saussure, Benveniste, Jackcobson, Wittgenstein, la filosofía del lenguaje
con Austin, Fregue, Peirce y la lectura minuciosa de los tratados de oratoria de
la Grecia antigua para deslindar cuál es la particular estructura del lenguaje
que le concierne al psicoanálisis.
De la pasión del comienzo de los análisis en busca del sentido de
los síntomas al encanto del final donde las palabras ya no vehiculizan un
sentido, sino que pesan por su sin-sentido, por el encanto que produce su
sonido, su musicalidad,
encanto, degustación para ese que las pronuncia.
Diferencia entonces, las palabras como verbo que entran en el mundo
simbólico del Otro conectadas a una significación, a un sentido y las palabras
como canto, como notas musicales portadoras de un goce que se obtiene no a
partir de su sentido sino de su sonido.
Del verbo al canto, de la novela picaresca de Francisco de Quevedo,
referencia de Lacan en su Seminario 5 a la escritura de James Joyce, al final
de su enseñanza. La literatura que enseña al psicoanálisis es una de las vías
que escoge el autor para explicar este paso del sentido al sonido. Marcelo Ale
destaca el gusto de Quevedo por jugar con el vocablo con un estilo que
privilegia la ironía, la parodia, el doble sentido, el uso de la metáfora, la alusión,
recursos retóricos para crear sentido y que son comparadas con las técnicas
que el inconsciente pícaro, que descubre Freud, utiliza para crear sus
formaciones.
Por último se interroga el autor acerca del interés que los
analistas encuentran en Joyce, alguien que destruye, distorsiona y recompone
el lenguaje con la creación de neologismos. El procedimiento de Joyce
consiste en hacer un “picadillo de significante”, en términos de Lacan, método
que apunta a lo más real de la lengua, no al sentido. Si a la entrada del
análisis el síntoma es entendido como metáfora, como mensaje a descifrar a
partir de un inconsciente estructurado como un lenguaje, que implica el
funcionamiento de una cadena de significantes que producen sentido hacia el
final del análisis Lacan introduce el concepto de sinthome, el que Marcelo Ale
define a partir de una concepción del lenguaje diferente, en tanto se aísla de la
cadena una letra que escribe un nombre de goce singular, el sinthome como un
nombre propio de goce.
Daniela Gaviot

Documentos relacionados