elementos del género lírico

Comentarios

Transcripción

elementos del género lírico
ELEMENTOS DEL GÉNERO LÍRICO
El género lírico es aquel en que el poeta canta sus propios sentimientos. Es
de carácter subjetivo porque la fuente, el sujeto de la inspiración, es el poeta
mismo.
El nombre de lírico viene de los griegos, que cantaban estas composiciones
al son de la lira.
La lírica o género lírico es un género literario en el que el autor expresa
sus sentimientos y emociones. Suele utilizar como forma habitual el verso y la
primera persona. El presente, pasado y futuro se confunden. Comunica las más
íntimas vivencias del hombre, lo subjetivo. Comunica estados anímicos.
En este género, el autor abre su mundo interior. Se expresa básicamente
a través de versos, pero también se puede manifestar en prosa, pues lo que la
define es la expresión de sentimientos. La máxima expresión del género lírico es el
poema. El poema es un conjunto de versos reunidos en estrofas. Los rasgos más
importantes de la lírica son la musicalidad, el simbolismo y la evocación.
I. Subgéneros: La lírica contiene los siguientes subgéneros:
1. Géneros Mayores








Canción: es un poema admirativo que expresa una emoción.
Himno: es una canción muy exaltada (religiosa, nacional o patriótica).
Oda: Composición poética en la cual el hablante lírico expresa con
exaltación su admiración por algo o alguien; según el tema que se cante,
puede ser sagrada, heroica, filosófica, amatoria.
Elegía: La Elegía es un subgénero de la Lírica que designa por lo general a
todo poema de lamento o poema triste. La actitud elegíaca consiste en
lamentar cualquier cosa que se pierde: la ilusión, la vida, el tiempo, un ser
querido etc... La elegía funeral (también llamada endecha o planto en la
Edad Media) adopta la forma de un poema de duelo por la muerte de un
personaje público o un ser querido, y no ha de confundirse con el epitafio o
epicedio, que son inscripciones ingeniosas y lapidarias que se inscribían en
los monumentos funerarios, más emparentados con el epigrama, otro
género lírico.
Égloga: Subgénero lírico que se desarrolla mediante un monólogo pastoril
o más frecuentemente un diálogo en que unos pastores se cuentan sus
historias de amor en medio de un paisaje idealizado.
Lira: es un tipo de estrofa de cinco versos de la métrica española
compuesta de tres versos heptasílabos (siete sílabas) y dos endecasílabos
(once sílabas)
Sátira: es un poema sarcástico.
Opera: es un drama cantado con acompañamiento instrumental que, a
diferencia del oratorio, se representa en un espacio teatral ante un público
2. Géneros Menores









Madrigal: es un breve poema idílico.
Enigrama: es un breve poema satírico.
Epigrama: Composición poética breve que expresa un solo pensamiento
principal festivo o satírico de forma ingeniosa.
Epístola: es una escritura dirigida o enviada a una persona o un grupo de
personas, que usualmente es una carta, y una muy formal, a menudo
didáctica y elegante. Las cartas de Apóstoles a Cristianos en el Nuevo
Testamento son a menudo referidos como epístolas.
Fábula: es un relato breve de ficción, protagonizado por animales que
hablan y escrito en prosa o verso con una intención didáctica de carácter
ético y universal formulada la mayor parte de las veces al final, en la parte
denominada moraleja, más raramente al principio o eliminada ya que puede
sobreentenderse o se encuentra implícita
Letrilla: La letrilla es una composición poética breve, dividida en estrofas
simétricas al final de las cuales se repite un mismo pensamiento en uno o
más versos denominados estribillos.
Soneto: es una composición poética de origen italiano que consta de
catorce versos endecasílabos, esto es, de once sílabas, distribuidos en dos
cuartetos y dos tercetos. En cada uno de los cuartetos riman el primer verso
con cuarto y el segundo con el tercero, y ambos cuartetos deben usar las
mismas rimas. En los tercetos las rimas pueden disponerse a gusto del
poeta, si bien la estructura clásica del soneto prefiere la rima CDC DCD o
CDE CDE. La estructura métrica del soneto es pues ABBA ABBA y CDC DCD
o CDE CDE.
Redondilla: Combinación métrica de cuatro octosílabos en que conciertan
los versos primero y cuarto, tercero y segund.
Zarzuela: género lírico-dramático español, en el que se alternan escenas
habladas, otras cantadas y bailes incorporados. Se cree que el nombre
deriva del pabellón de caza homónimo, cercano a Madrid donde, en el siglo
XVII, se llevaban a cabo este tipo de representaciones para la corte
española.
Para el análisis de una obra lírica debemos conocer algunos elementos que
le son propios. A continuación, haremos una breve descripción de ellos:
1. Obra lírica.- Es la obra literaria en la que predomina la expresión de los
sentimientos del hablante.
2. Mundo lírico.- Se manifiesta en las obras líricas y está constituido por los
sentimientos y emociones del hablante.
3. Hablante lírico.- Es un ser hecho de lenguaje, diferente al poeta, a través
del cual este expresa sus sentimientos y emociones.
Ejemplo:
Yo no quiero que a mi niña
golondrina me la vuelvan.
Hablante lírico: Una madre
Madre, cuando sea grande
¡Ay qué mozo el que tendrás!
Hablante lírico: Un hijo
Señora, dicen que donde,
mi madre dicen, dijeron,
el agua y el viento dicen
que vieron al guerrillero.
Hablante lírico: Una voz que
sabe lo que ocurrirá.
4. Actitud del hablante.- Es el modo de captar y mostrar la realidad. El
hablante lírico puede entregar sus sentimientos a través de tres actitudes
básicas:
a) Actitud enunciativa.
b) Actitud apostrófica.
c) Actitud de la canción (carmínica).
a)
La actitud enunciativa se hace presente cuando el hablante está casi
contando algo. Generalmente se ocupan tiempos verbales en 1° y 3°
persona. Observa más objetivamente aquello de lo que habla.
Ejemplo:
Margarita, está linda la mar
y el viento;
lleva esencia sutil de azahar
tu aliento.
(A Margarita. Rubén Darío)
Ya en la mitad de mis días espigo
esta verdad con frescura de flor
(Gabriela Mistral)
b) La actitud apostrófica es aquella en que el hablante se dirige a un “tú”
al que interpela, al objeto que provoca su canto. Generalmente se usa en
los himnos, las odas y los salmos.
Ejemplo:
“Señor, tú sabes cómo, con encendido brío,
por los seres extraños mi palabra te invoca”.
(El Ruego. Gabriela Mistral)
Me gustas cuando callas
porque estás como ausente
(Pablo Neruda)
c)
Actitud de la canción.- Es la más lírica de todas y la encontramos en las
obras poéticas llamadas canciones. El hablante lírico se refiere
preferentemente a su propia interioridad.
Ejemplo:
“La tierra es dulce cual humano labio,
como era dulce cuando te tenía,
(G. Mistral)
5. Motivo lírico. Es cada momento de una obra lírica en que se expresa la
interioridad del hablante y los sentimientos y emociones que experimenta
ante un objeto, elemento o aspecto de la realidad. Los motivos son
vivencias para el alma humana. Son portadores de un mensaje espiritual.
Pueden ser motivos líricos el amor, la Patria, la alegría frente a una actitud,
la naturaleza, la angustia por el transcurrir de la vida, etc.
Ejemplo:
¡Cómo de entre mis manos te resbalas!
¡Oh, cómo te deslizas, edad mía!
¡Qué mudos pasos traes, oh, muerte fría,
pues con callado pie todo lo igualas!
Motivo: Angustia del paso del tiempo que
conduce inevitablemente
a la
muerte.
Por una mirada, un mundo;
por una sonrisa, un cielo,
por un beso…, ¡yo no sé
que te diera por un beso!
Motivo: el amor.
6.
Objeto lírico. Puede ser una persona, animal, cosa, objeto personificado
que sirve al hablante lírico para expresar su interioridad.
Ejemplo:
Vosotras, las familiares,
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares
me evocáis todas las cosas.
Objeto: las moscas.
Porque es áspera y fea,
porque todas sus ramas son grises
yo le tengo piedad a la higuera.
Objeto: la higuera.
Jaca negra, luna grande,
y aceitunas en mi alforja.
Aunque sepa los caminos
yo nunca llegaré a Córdoba.
Objeto: la muerte.
7.
Lenguaje lírico. Es un lenguaje figurado (connotativo) que emplea las
palabras con significados distintos a los verdaderos. El poeta utiliza
diferentes figuras literarias o recursos para dar elegancia, belleza y
profundidad a lo que dice.
Algunas figuras literarias más usadas, son:
a)
Comparación. Recurso literario que consiste en destacar o establecer
semejanzas entre los elementos (objetos, personas, animales, situaciones,
hechos).
Este parecido se expresa a través de un elemento comparativo (como, así
como, tal como, parece, tal cual) o sin que este esté presente.
Nubes vaporosas,
nubes como tul,…
(G. Mistral)
La mujer y las flores
son parecidas:
mucha gala a los ojos
y al tacto espinas.
b)
(Espronceda)
Personificación. Recurso literario que consiste en atribuir acciones o
cualidades a objetos o seres que no pueden realizarlas por no ser propias de
su naturaleza.
La tierra está llorando.
Vamos callando.
(P. Neruda)
Se calzó las botas el señor reloj,
se calzó las botas para andar mejor.
La sierra rechinaba
cantando
sus amores de acero.
(Parra)
c)
Metáfora. Consiste en establecer identidad, igualdad absoluta entre los
elementos. La relación de identidad que se establece, significa que un
elemento puede ser reemplazado totalmente por otro.
En la metáfora se puede mencionar uno solo de ellos porque, como son idénticos, basta referirse a
uno para saber cuál es el otro. Otras veces el hablante (o narrador) nombra los dos elementos,
pero dice que uno es el otro.
En la metáfora siempre hay como base la comparación de la que no se
menciona el elemento comparativo.
Lo que en la comparación es semejanza, en la metáfora parece ser
identidad.
Hierbecita temblorosa… (G. Mistral)
Manitas de los niños
que al granado se tienden,
por vosotros las frutas
se encienden.
(G. Mistral)
Mil panderos de cristal
herían la madrugada.
(García Lorca)
Mañana, a mañana, casi al filo del alba
d)
(G. Blanco)
Hipérbole. Es una exageración con la que el hablante lírico quiere
destacar una característica de algo.
Esta figura literaria se usa mucho en el lenguaje coloquial.
Me muero de hambre.
Ese hombre tiene el corazón de piedra.
Tengo los pies como hielo.
Trescientas rosas morenas
lleva tu pechera blanca.
(G.Lorca)
e)
Hipérbaton. Consiste en la alteración del orden lógico de la oración. Se
usa para destacar algo que interesa al hablante.
… Cuando por el monte oscuro
baja Soledad Montoya.
(García Lorca)
Que se apague la guitarra
que la patria está en duelo.
f)
(P. Neruda)
La repetición o reiteración. Se puede repetir una palabra o frase al
principio, al medio o al final para dar mayor intensidad a los sentimientos.
¡Ay mis camisas de luto!
¡Ay mis muslos de amapola!
(García Lorca)
Si se repite la conjunción y la repetición se llama polisíndeton.
Todo se hunde en la sombra: el monte y el valle
y la iglesia y la choza y la alquería.
g)
(A. Bello)
La adjetivación. Muchos poetas usan el adjetivo para dar colorido,
sonoridad y gusto al lenguaje.
Hay un grupo de adjetivos que reciben el nombre de epítetos por destacar cualidades propias o
inherentes al sustantivo.
El león fiero.
La inocente paloma.
La blanca nieve.
h) Metonimia. Consiste en tomar la parte por el todo.
Las piquetas de los gallos (toma las espuelas por el ave).
La juventud canta (todos los jóvenes).
Aquí no hay sombra (no hay árboles).
Es todo corazón (bondadoso).
i)
Sinécdoque. Consiste en tomar el todo por las partes.
Los mortales (por el hombre).
Mil pechos aguerridos te defienden (los soldados).
j)
Senestesia. Consiste en atribuir la percepción de algo por otro sentido que
no es el natural.
Colores chillones (oído)
Dulces melodías (oído)
Ásperas palabras (oído)
De olores forestales
inundo mis sentidos
(Parra)
II. Principales elementos del poema
1. El verso
Es la menor división estructurada que encontramos en el poema, es un conjunto
de palabras sujetas a medida y cadencia según reglas fijas y determinadas. Sólo
tiene razón de existir cuando se encuentra en función de otro u otros versos,
formando parte primero de la estrofa o de la serie y luego del poema.
Medida: es la cantidad de sílabas métricas que compone un verso.
2. Clases de versos
Según el número de sílabas, los versos pueden ser:


Simples: cuando constan de un solo verso. A su vez, los simples pueden ser
de arte menor (cuando contienen, como mucho, ocho sílabas) y de arte
mayor (cuando contienen entre nueve y once sílabas, inclusive).
Compuestos: A partir de las doce sílabas, inclusive, los versos se consideran
compuestos, es decir, formados por dos versos simples, separados por una
cesura.
3. El ritmo
El ritmo es la musicalidad de un verso. Todo verso simple tiene siempre un acento
en la penúltima sílaba y en los versos compuestos aparece un acento en la
penúltima sílaba de cada hemistiquio. Este acento fijo en la penúltima sílaba se
llama acento estrófico. Todos los acentos de cada verso que coinciden con el signo
par o impar del acento estrófico son acentos rítmicos; los acentos que no coinciden
con el signo par o impar del acento estrófico son acentos extrarrítmicos. Por fin,
puede darse el caso de que junto a una sílaba que lleva acento rítmico aparece
otra sílaba acentuada, el acento de esta sílaba se llama acento antirrítmico. Este
acento es muy importante ya que el poeta puede servirse de él para remarcar una
palabra sobre la que quiere llamar la atención.
4. Estrofa. Conjunto de versos cuya forma se repite a lo largo de un poema, con
características iguales. En la poesía moderna, las estrofas no tienen todas el mismo
número de versos, ni la medida ni la rima. Se reconocen porque en la estructura
del poema van separadas por un espacio.
Las estrofas clásicas más comunes, son:

Cuatro versos (cuarteta)

Cinco versos (quintilla)

Ocho versos (octava)

Diez versos (décimas)
5.
Métrica. Ciencia que se ocupa de la versificación. Sus aspectos
principales se refieren a la rima, ritmo y medida de los versos.
6. Rima. Es la igualdad o semejanza de sonidos finales de los versos entre sí. Hay dos tipos de
rima:
a) Rima consonante.
b) Rima asonante.
La rima consonante es aquella que se establece entre los versos cuyos finales, a
partir de la última vocal que se pronuncia con acento, son iguales, incluyendo
vocales y consonantes.
Luna
Cuna
La rima asonante es aquella que se establece solo en las vocales de los versos a
partir de la última vocal acentuada.
sombrero
viento
pino
libro
selva
naturaleza
Poesía y Hablante Lírico
La poesía pertenece al Género Lírico porque este género se refiere al mundo de los
sentimientos y emociones, es decir, a la influencia y repercusión de la realidad en el espíritu
del hombre, en el mundo interior del escritor, la cual provoca en él un estado anímico o
emoción única.
Al género lírico pertenecen todas las obras escritas en verso o prosa en las que se
expresan sentimientos y emociones íntimas, individuales, personales. De acuerdo a esto,
las obras líricas, entre ellas la poesía, tienen un carácter subjetivo porque muestran
sentimientos y emociones personales. Por ejemplo: Hay personas que al ver una puesta de
sol en el mar se emocionan. Algunos de ellos sienten la necesidad de escribir esas
emociones y sentimientos, los cuales pueden ser de alegría, tristeza, nostalgia, rabia, etc.
(todos estos sentimientos son íntimos, son parte de nuestro mundo interior). Si además
están escritas en forma de verso o prosa lírica significa que es una poesía y que, por
consecuencia es una obra que pertenece al género lírico.
Una poesía, además de las dos características nombradas anteriormente, debe también tener
cierta sonoridad especial y ritmo.
La persona que escribe un poema se llama Poeta; el poeta es el que expresa un sentimiento
ante la realidad o suceso (carácter subjetivo).
Elementos de una creación lírica:
1) Objeto lírico: Circunstancia o ser que provoca un estado anímico determinado en el
poeta.
2) Temple de ánimo: Emoción o estado de ánimo del poeta.
3) Motivo lírico: Corresponde al concepto o a la idea presente en una determinada
composición poética. Esta idea o concepto representa lo más importante del mensaje,
siendo por lo general un sustantivo abstracto, como la tristeza, el amor, la soledad, la
nostalgia, la angustia, etc. En otras palabras, se refiere al sentimiento que surge del estado
anímico y de la circunstancia.
4) Hablante lírico: es el personaje o ser ficticio creado por el poeta para trasmitir al lector
su realidad, su propia forma de verla y sentirla; es decir, es el que entrega el contenido del
poema, el que trasmite estas impresiones, sentimientos y emociones al lector, él se encarga
de mostrar la realidad del poeta.
Ver: Analizar un poema
La lírica pertenece a los géneros literarios, del mismo modo que la narrativa y el
drama. Cuando hablamos del concepto “lírica”, estamos aludiendo a todo lo que
desciende de la “lira”, es decir, de un instrumento musical que acompañaba –
antiguamente - a la poesía cantada; de allí nace esta palabra, que a medida que
avanzan los tiempos, ha adquirido otros modos de manifestación, ya no centradas en
el canto propiamente tal.
Etimológicamente hablando, la lírica tiene su origen en Grecia, ya que en ese lugar era
común oír recitaciones de poesía en sitios públicos, por parte de una persona o de un grupo
o coro y esta declamación era en compañía de alguna instrumentación musical, por lo
general, de la lira.
En la actualidad la lírica abarca a las obras poéticas en todo su espectro, a las creaciones de
carácter subjetivo y de manifestación de sentimientos por parte de un hablante, quien
escribe por medio de versos o de rima poética. La lírica se relaciona con la métrica, con la
musicalidad y el ritmo. El hablante lírico expresa sus emociones, por ello este género está
asociado con la función expresiva del lenguaje. El género lírico no busca ser una fiel
representación de la realidad del mundo, ya que esa no es su finalidad inicial, sino la de
expresar la interioridad del o los hablantes. El mundo no busca ser representado, pues el
mundo de uno no es igual para otro, ya que la lírica apunta a la subjetividad de cada
exponente.
Características del Género Lírico







Posee una voz única dentro del poema, quien enuncia y es el hablante lírico.
Subjetividad, valoración del interior de los hablantes. Éste se mira hacia sí mismo,
retrospección.
Traspasa el temple de ánimo del hablante (tristeza, felicidad, angustia, etc.).
El tema de la lírica dependerá de la intención del que expresa, puede ser variado.
Por lo general, la lírica, se escribe en versos; pero también pueden hallarse escritos en
prosa poética.
Los poemas poseen un ritmo, que va guiando la lectura y le da un sentido a los versos que
configuran cada estrofa.
Los poemas se estructuran teniendo en cuenta la métrica, que es el número de sílabas que
componen al texto.
El Hablante y su Actitud Lírica
El hablante lírico es un ser que no existe como tal, es un ente de ficción, el que es creado
por el autor. Este hablante expresa su sentir, su interior por medio de la poesía, de una
forma directa o indirecta, adoptando una actitud lírica.
Como fue mencionado anteriormente, dentro de las características de la lírica, el hablante
posee una actitud determinada al momento de expresarse. Estas actitudes líricas pueden
estar entrelazadas entre sí y no manifestarse de modo único dentro del poema, aunque no es
algo tajante. De esta forma las actitudes líricas se tipifican en:
La Actitud Enunciativa
Es cuando quien se expresa, el hablante, recurre al algo externo y lo toma para sí mismo y
lo da a conocer, lo exterioriza. En este tipo de actitud se utiliza la narración, para poder dar
un toque objetivo al poema y “explicar” lo que se ve. Por lo general, el hablante lírico
muestra su interior a través de la descripción de paisajes, personas, cosas o hechos. Se
utiliza la tercera persona gramatical (él, ella, lo, ellas, ellos, se), asimismo, se asocia a la
función referencial o representativa del lenguaje.
“El río Guadalquivir
va entre naranjos y olivos.
Los dos ríos de Granada
bajan de la nieve al trigo”.
La Actitud Carmínica
Esta es la actitud que tiene que ver con el canto, que es el elemento fundamental de la
poesía. Es cuando el hablante lírico expresa su sentir por medio del ritmo y de los versos de
cada estrofa y manifiesta su temple de ánimo. Actitud netamente subjetiva. El hablante
utiliza la primera persona gramatical (yo, me, mi, nosotros, nos) y está relacionado con la
función emotiva o expresiva del lenguaje.
"Tengo hambre de ti,
de tu presencia, de tu fragancia,
de tu poder;
hambre que duele, que debilita,
que desespera, por ti”.
La Actitud Apostrófica
El hablante lírico toma lo exterior y lo traduce en un mensaje al “tú”, su discurso va
dirigido esencialmente a un “otro”, a la segunda persona gramatical (sea tú, vosotros,
ustedes, os, te, ti) y se expresa con fuerza, intensidad y vigor, interpelando de manera
directa al lector; por esta razón, este tipo de actitud responde a la función apelativa del
lenguaje. Esta forma de expresión puede adquirir elementos dramáticos en su modo de
manifestarse, pues va mezclando la objetividad con subjetividad dentro del poema.
“Si vas para Chile,
te pido que pases por donde vive mi amada:
es una casita, muy linda y chiquita,
que está en la falda de un cerro enclavada.
La adornan las parras, la cruza un estero
y al frente hay un sauce, que llora y que llora
porque yo la quiero.
Si vas para Chile, te ruego viajero,
Le digas a ella que de amor me muero”.
El Motivo Lírico
Se refiere al tema que se expresa en el poema y que guarda relación con el “objeto lírico”,
que es lo que nutre de inspiración al poeta, le motiva e impulsa a crear. El motivo lírico es
el resultado de poner al “objeto lírico” por escrito y que se transmita por medio del
hablante.
Temple de Ánimo del Hablante
Corresponde al estado anímico del hablante, lo que logra transmitir con sus palabras por
medio del poema. Quedan de manifiesto los sentimientos de temor que tenga el emisor o de
inseguridad, dicha, regocijo, pesimismo, pesadumbre, rabia, incertidumbre u otros, a través
de las líneas que componen el texto. Por ejemplo, en el siguiente trozo el temple del
hablante lírico es el amor:
“Por amarte robaría una estrella y te la regalaría,
por amarte cruzaría los mares sólo por abrazarte;
por amarte juntaría la lluvia con el fuego,
por amarte daría mi vida sólo por un besarte”
¿Recuerdas que habíamos recogido la definición de la lírcia o poesía como un género literario que
se caracteriza por ser cauce de expresión de la subjetividad del hombre, sus sentimientos y
emociones al observarse a sí mismo y al contemplar el mundo en el que está inmerso?
Ahora mira lo que decía sobre la poesía Jorge Luis Borges, ese excepcional escritor argentino que
algo sabía de estos temas:
“La poesía es algo tan íntimo, algo tan esencial, que no puede ser definido sin diluirse. Sería como
tratar de definir el color amarillo, el amor o la caída de las hojas en el otoño. Yo no sé cómo
podemos definir las cosas esenciales. Se me ocurre que la única definición posible sería la de
Platón, precisamente porque no es una definición, sino porque es un hecho estético. Cuando Platón
habla de poesía, dice: “Esa cosa liviana, alada y sagrada”. Quizás eso puede definir en cierta forma
a la poesía, ya que no la define de un modo rígido, sino que ofrece a la imaginación esa imagen de
un ángel o de un pájaro”.
¿Qué crees tú? ¿Es la poesía algo que pueda encerrarse en un concepto rígido? ¿Se excluyen
ambos acercamientos a lo esencial de la poesía?
Pese a la dificultad que presenta la poesía para definirla de una manera definitiva, en la
expresión poética se distinguen claramente dos modalidades generales en las que lo lírico se
puede manifestar:
Como poesía verbal, es decir, con un contenido analítico de lectura secuencial de izquierda a
derecha, sujeta a ritmo y cadencia (sonetos, romances, décimas) o bien compuesta de versos
libres de toda medida.
Y como poesía visual, cuyo contenido se lee globalmente, igual que en cualquier imagen,
agregando esta vez especial significación al valor gráfico, pues la tipografía, el tamaño de la letra,
la sangría y los espacios en blanco tienen un sentido propio.
La poesía verbal distingue entre dos grandes tipos de composiciones:
Las que surgen como una forma estructurada, es decir, con un número estricto de sílabas, versos
y estrofas (sonetos, romances, décimas, etc.), y las composiciones que surgen libres de toda
forma.
Una de las más conocidas formas de poesía estructurada, es el soneto. Esta es una composición
estrófica constituida por catorce versos divididos en dos cuartetos y dos tercetos, es decir, dos
estrofas de cuatro versos, seguidas por otras dos estrofas de tres versos cada una.
En la versión clásica del soneto, creada por el poeta italiano del Renacimiento Francesco Petrarca,
cada uno de los versos del soneto debía contar con once sílabas (endecasílabos), pero en las
composiciones modernas, las sílabas por verso varían entre catorce y dieciséis.

Documentos relacionados