Revista Brisas - Brisas del Titicaca

Comentarios

Transcripción

Revista Brisas - Brisas del Titicaca
Brisas
Órgano de difusión de la Asociación Cultural Brisas del Titicaca/ Ene/Feb/Mar/2016
El gol de
Humareda
La
puneñidad
de María
Rostworowski
Los
premios
de Brisas
Puno
no es pobre...
lo han empobrecido
2
TALLERES
Base de
acción del
Consejo
Directivo
2016-2017
Honestidad
y transparencia
Enérgico
¡Sí juro! del
flamante
presidente
Delbert
Adolfo Terán
Dianderas.
Los nueve
nuevos
dirigentes,
en señal de
conjunción
institucional.
E
l nuevo año 2016 para
Brisas del Titicaca
significó inaugurar
también un nuevo
Consejo
Directivo
surgido de un proceso electoral
impecable,
que
asumió
funciones el lunes 4 de enero
con la presidencia de Delbert
Adolfo Terán Dianderas.
En el discurso de asunción,
Terán Dianderas ratificó los
fundamentos del Programa
de acción entregado y dado a
conocer en la campaña electoral
y cuya base esencial es la
honestidad y la transparencia
en la gestión.
Delbert juramentó ante su
predecesor, Edgar Augusto
Cornejo Malma, en una
ceremonia protocolar que
contó con la presencia de los
miembros de los estamentos
de control de la Institución,
asociados, invitados especiales
e invitados en general.
Entre los invitados estuvo el
ex senador, Róger Cáceres
Velásquez, quien fue autor en
1985 y gestor de la ley por la
que se expropió en favor de
Cálido abrazo
Revista Brisas
3
Una inmensa
fila para dar
los parabienes
al nuevo
Consejo
Directivo.
Brisas del Titicaca el predio
que entonces alquilaba en el
jirón Wakulski, hoy Héroes de
Tarapacá.
Al término de la ceremonia,
una larga fila de concurrentes
se formó para dar el saludo
de bienvenida y parabienes al
nuevo Consejo Directivo (CD).
Rumbo a los 100 días de gestión,
el CD ha hecho observancia
minuciosa de cuanto manda
el Estatuto y ha centrado
su acción en emprender
todas las modificaciones y
regularizaciones físicas y de
procedimiento, exigidas por
las instancias de Defensa
Civil, acción que incluye la
instalación de un grifo hidrante
que no solo beneficia a Brisas
en caso de siniestros, sino a
los vecinos en 100 metros a la
redonda.
Otras atingencias obligaron a
la modificación de varias de
nuestras puertas de ingreso así
como la distribución de mesas
en el Salón Principal, aparte de
modificaciones en las redes de
distribución de electricidad,
iluminación y ventilación.
Acompañan a Delbert, en la
vicepresidencia, Juan José Vera
del Carpio; en la Secretaría
General,
Pablo
Condori
Charca; en la Tesorería, Luis
Alfredo Valencia Mendoza;
en la Vocalía de Cultura e
Investigación, Zelideth Chávez
Cuentas;
de
Actividades
Sociales y Recreativas, Sonia
Noemí Zúñiga Villegas; de
Actividades
Educativas,
José Luis Hernández; de
Actividades Artísticas, Juan
Carlos Molina Luján; y de
Comunicaciones e Imagen
Institucional, Rolando Valentín
Urbina Zúñiga. ¡¡Éxitos!! w
Promesa de
honor del
Comité de
Damas.
Revista Brisas
Brisas
44 4Revista
ACBT, más de 50 años y su medallero
Recordar es
volver a vivir
S
us casi ya 54 años de
vida institucional, le han
permitido a la Asociación
Cultural Brisas del Titicaca ver
crecer cada año los escaparates
de los premios, medallas,
condecoraciones, diplomas,
trofeos
y
distinciones,
conferidos a su gestión sobre
todo cultural en el país y en el
exterior .
Los reconocimientos recibidos
a lo largo de estos esforzados
y gratificantes años tienen
que ver con la tarea realizada
fundamentalmente
en
el
cultivo, defensa y difusión de
expresiones artísticas como la
danza y la música de Puno, así
como de estas manifestaciones
de otros puntos del país.
Y pormenorizan también
esas distinciones el paso de
nuestros estamentos artísticos
en escenarios tan disímiles
como las pampas de Junín
y los coliseos de Huánuco,
la Concha Acústica de Lima
o los luminosos escenarios
de los Teatros Municipal,
Segura y del Gran Teatro
Nacional o escenarios que
los aplaudieron en México y
Europa.
Así, hay documentos y
preseas que recuerdan
la actuación de nuestro
Elenco de Danzas,
por ejemplo, en el
Festival Internacional
de Danzas, del Estado
de Nayarit, México; o
en la Escuela de Danza
Folklórica de Macuilxochitl,
también México; en el
Festival Confolens Artes y
Tradiciones Populares del
Mundo, en Francia.
En el Perú, el Congreso
de la República, el
Ministerio de Cultura,
el entonces Instituto
Nacional de Cultura,
las
Universidades,
las Fuerzas Armadas,
los Ministerios y los
Municipios limeños y
de otras ciudades, nos
expresaron su aprecio
y admiración en sendos
documentos, diplomas y
otros objetos recordatorios.
Entre los más importantes
y destacados diplomas,
medallas
y
premios
Revista Brisas
TALLERES
recibidos, son de mencionar:
•Premio Nacional de Folklore
‘KUNTUR’ 1995, discernido
por el Instituto Nacional de
Cultura.
•Medalla de Honor del
Congreso de la República,
1988
•Medalla de Honor de la
Cultura Peruana, otorgada
por el Instituto Nacional de
Cultura, 2008
•Medalla de Honor al
Mérito, entregada el 2014 por
el Centro de Documentación,
Defensa y Apoyo al Folklore
(CENDAF).
•Medalla y placa entregada
por la Embajada de la
República de Indonesia.
•Condecoración ‘Orden Cuna
de los Incas’, Municipalidad
Provincial de Puno.
•Distinción del Estado de
Nayarit, México.
•Distinción
y
medalla
del Festival de Confolens,
Francia.
Las páginas presentes
quieren
vivificar
aquellos momentos de estas
distinciones, volverlas a
exponer ante los asociados
y los amigos de Brisas del
Titicaca, como documentos
que señalan paso a paso
el devenir artístico de
esta nuestra emblemática
institución. w
5
6 6Revista Brisas
Revista Brisas
Consejo
Directivo
2016-2017
Presidente:
Delbert Adolfo Terán
Dianderas
CONTENIDO DE ESTA EDICIÓN
6 llaves para el
desarrollo de Puno
María Rostworowski,
de linaje puneño
Tesorero
Luis Alfredo Valencia
Mendoza
Caporales,
elegía a la danza
Vocalías
* Actividades Culturales
e Investigación:
Zelideth Chávez Cuentas
* Actividades Sociales y
Recreativas:
Sonia Noemí Zúñiga
Villegas
12-13
Víctor Humareda,
el gol de su vida
* Actividades Artísticas:
Juan Carlos Molina Luján
* Actividades
Educativas:
José Luis Hernández
Morales
* Comunicaciones e
Imagen Institucional
Rolando Valentín Urbina
Zúñiga
Brisas
Director:
Adolfo Huirse Cayro
Fotografías:
Jesualdo Portugal Castello
Diseño y diagramación:
Luis Aguinaga Luján
10-11
8-9
Vicepresidente
Juan José Vera del Carpio
Secretario
Pablo Condori Charca
7
Historias
del charango
22-23
Educación: en pos de
un Instituto de danzas
26-27
Cultura Andina,
transformaciones
20-21
Juan Bustamante,
vida y peripecias
31-32
40-41
Organo de difusión de la Asociación Cultural Brisas del Titicaca
Vocalía de Comunicaciones e Imagen Institucional
Titular: Rolando Urbina Zuñiga
Edición Trimestral – Ene/Feb/Mar 2016 Colaboradores en esta edición:
Juan José Vera del Carpio, Antonio
Muñoz Monge, Luis Guzmán
Palomino, Edmundo Guillén
Guillén, Hernán Amat Olazával,
Jean Marie Ansión Mallet, René
Calsín Anco, Guillermo Vásquez
Cuentas, Américo Valencia Chacón,
Walter Rodríguez Vásquez, Mario
Ibáñez Machicao, Frida Rodas,
Arturo Vásquez Salazar, Rubén
Tamayo Molinedo, Víctor Colque
Valladares.
Redacción
Jr. Héroes de Tarapacá 168, (1ra
Cdra. Av. Brasil) Cercado de Lima.
Teléfonos: (511) 715-6960 / 715-6961
/ 715-6962
Impresión
M&M Inversiones Gráficas
8
Revista Brisas
Pasturas que
no abundan
pero que son
absolutamente
necesarias.
“En este
sentido, serán
necesarios
por lo menos
unos 15 años
de acciones
en inversión
y expansión
económica”.
Juan José Vera
del Carpio
6
Puno no es pobre; está empobrecido
llaves para el
DESARROLLO
E
l 10 de abril asistimos al ritual democrático que cada
cinco años nos invita a participar de la elección de
nuestros representantes ante el Poder Legislativo y
a elegir al Presidente de la República y con él, adoptar una
alternativa de gobierno que no sólo incluye planes sino, y sobre
todo, una concepción del desarrollo, junto con los equipos de
profesionales que deberán ejecutarlos.
Abordamos
este
tema
considerando que este no es
el espacio para tratar temas
políticos partidarios, pero sí
una tribuna de reflexión.
En esa línea no es difícil
encontrar
una
primera
dificultad (incoherencia, diría
yo) y es que estas actividades
políticas se realizan al margen
del destino de las regiones
por cuanto la elección de las
autoridades de los Gobiernos
Regionales es motivo de una
actividad diferente en fecha,
forma y contenido, y, por tanto,
sus resultados casi siempre
devienen en inconexos con la
realidad local.
Sin embargo, en este contexto
bien vale la pena que quienes
tenemos a Puno como parte
de la preocupación del Perú,
aprovechemos la oportunidad
para demandar que nuestros
futuros
representantes
nacionales y regionales tengan
presente algunos aspectos,
que en el caso de Puno, deben
tomarse en cuenta, al margen
de las coyunturas temporales
y pasajeras que a veces,
como problema sociales, de
seguridad pública o como
distracción por enredarnos en
rencillas menores, nos impiden
ver los temas de fondo.
Por lo mismo me es oportuno
recordar lo que denomino
‘las seis llaves del Desarrollo
Regional’, cuya explotación
nos permitiría solucionar los
principales problemas de Puno:
la falta de empleo, producción
de alimentos, pobreza rural,
seguridad fronteriza y maltrato
al medio ambiente.
No voy aburrirlos con cifras,
Para ello los invito a revisar mi
libro, que aunque publicado
hace 5 años, aun muchas de sus
cifras tienen vigencia. Quisiera
ser más bien prospectivo y
propositivo, es decir, abordar
el qué se debería hacer.
¿QUÉ HACER?
De acuerdo a nuestra realidad,
creo que hay seis elementos o
proyectos que deben abordarse
antes de llegar al 2021, año
del Bicentenario de nuestra
Independencia.
Previamente quisiera reiterar
que alcanzar las condiciones
básicas para un nivel de
bienestar sostenido en Puno
no es cuestión de un período
de gobierno. Pienso que si
Revista Brisas
continuadamente se trabaja en
este sentido, serán necesarios
por lo menos unos 15 años
de acciones en inversión y
expansión económica.
Pero esta tarea debe ir
acompañada de un gasto social
importante, que dadivosamente
proteja a la tercera edad, pero
que agresivamente rescate a
los niños, desde su nacimiento
hasta los 16 a 18 años, de
tal forma que se tenga una
nueva generación de puneños
bien alimentados, con base
económica segura, con un
soporte familiar sólido y con
un nivel educativo suficiente
como para competir en el
espacio globalizado, que es el
escenario que toca vivir en el
siglo XXI.
Escrito esto, voy a los seis
proyectos
que
debemos
abordar para capitalizarnos.
1.
Cambio
tecnológico
agropecuario.
Tradicionalmente
hemos
repetido que la vocación de
Puno es agropecuaria. Esta
afirmación no parece ser tan
certera o, en todo caso, es
demasiado general. Lo cierto
es que Puno tiene alrededor
de 900 mil hectáreas arables, y
medio millón de hectáreas en
laderas con pastos naturales
útiles y que, en ambos casos,
son de clara vocación ganadera
y no agrícola.
Por ejemplo, el tiempo ha
demostrado que, si bien
históricamente en algunos
lugares se trabajó agricultura
en
camellones,
creando
microclimas artificiales, esta
opción no es viable en el siglo
actual por el costo de la mano
de obra.
En
cambio
sí
podemos
hablar de agricultura en la
estrecha franja ribereña del
anillo circunlacustre del Lago
Titicaca, que nos aporta 100 mil
hectáreas para la explotación
agrícola y pecuaria, aunque
sin por lo menos contar con
infraestructura de riego, ni
defensas ribereñas, etc.
Esto es lo tradicional. Los
desafíos de la modernidad
nos dicen que debe cambiarse
la soportabilidad tradicional
de nuestras pasturas en la
altipampa (10 hectáreas de
pastos naturales por vacuno) a
la sustitución de no menos de
200 mil hectáreas que deben
ser sembradas de alfalfas,
tréboles y ray grass, que nos
darían 200 mil cabezas de
ganado vacuno mejorado, una
producción lechera de especial
importancia y de carne más
competitiva para el mercado
nacional.
Esto también significaría pleno
empleo directo e indirecto
para unas 400 mil personas
que daría la oportunidad de
erradicar la pobreza rural.
Hay
en
esto
acciones
concurrentes de educación,
tecnología, capitalización y de
alguna reubicación espacial, de
tal manera que tengamos un
hombre nuevo en un altiplano
más verde y menos agreste.
2. Desarrollo de la minería.
No cabe la menor duda
que Puno tiene importantes
riquezas mineras; que la
minería requiere de altos
niveles de inversión para
su explotación que Puno no
tiene; que el desarrollo minero
trae importantes beneficios
en el empleo, el consumo y la
modernidad. No quepa duda,
tampoco, que la minería mal
llevada comporta un grave
riesgo contaminador para
personas, animales y medio
ambiente.
Sin embargo, pese a todos
estos problemas, se necesita
explotar las riquezas mineras
que
se encuentran
en
abundancia. El asunto está
en definir un esquema que
garantice la bondad de las
inversiones
mineras,
que
deben, por lo tanto, atender
9
con solvencia los asuntos
económicos, productivos, la
situación social del entorno en
donde se desenvuelve: que no
altere negativamente el medio
ambiente y que se comprometa
a las acciones de educación que
requiere la población joven
para un Puno moderno.
3. Desarrollo energético
No me cabe la menor duda
que un gran negocio para
Puno es la producción y
comercialización fuera de la
región de energía de origen
hídrico. Falta desarrollarse 3
etapas de San Gabán, hay la
prospección del Inambari. Y
existe un enorme potencial en
la cuenca del Atlántico, por
tener depósitos y cursos de
agua a 5 mil metros de altitud
y la posibilidad de caídas de
agua, en cadena, que pueden
generar cantidades de energía
que, sin embargo, hoy se
pierden, pues vemos discurrir
las aguas sólo como paisajes.
Puno necesita capitalizarse
con la explotación racional
y ecológicamente sostenible,
de estas inmensas riquezas
hidro energéticas. Como en
otros casos, se requiere definir
un esquema de inversión
que permita generar riqueza
regional y al mismo tiempo
abrir la llegada de capitales
que no tenemos.
4. La propuesta del turismo
La Festividad de la Virgen de
la Candelaria, las más de 400
danzas identificadas en Puno,
la variedad de paisajes en una
cuenca cerrada como es la del
Pasa a la pág. 15
Hidroeléctrica
de San Gabán.
10 Revista Brisas
‘…
deberá
seguir
iluminándonos
en la
búsqueda de
esa
nación andina
que ella
estudió y que
hasta ahora
no hemos
logrado
construir …’
La
puneñidad
de MARÍA
E
lla sentía en lo profundo de su alma su origen andino,
puneño, para ser precisos. ‘Soy la chola polaca’, decía
haciendo alusión a las dos vertientes de su sangre,
Polonia, patria de su padre, y el Perú, cuna de su madre puneña
Rita Rebeca Ana Tovar del Valle.
Era hija, nieta y bisnieta de
puneños, que no se dude,
porque la familia Tovar estaba
afincada en Puno desde el siglo
XVIII. Sí, se trata de María
Rostworowski Tovar, la ya
casi legendaria historiadora
peruana que nos abandonó
este marzo aciago, siete meses
después de haber cumplido
100 años de vigorosa y
culturalmente prolífica vida.
Hija del aristócrata polaco Jan
Jacek Rostworowski, afirmaba
con genuino entusiasmo ‘he
sido concebida en los Andes, en
Puno’, por lo que se reclamaba
andina total.
Nacida en cuna aristocrática,
tuvo la suerte de ser educada
en varios países europeos,
Polonia y Francia, y luego en
el Sacré-Cœur de Bruselas,
Bélgica, y el Roedean School,
Inglaterra.
Era
políglota,
hablaba
fluidamente francés, inglés y
polaco, aparte naturalmente
de su lengua materna. Sin
embargo, se lamentó no haber
podido nunca aprender el
quechua.
Casó dos veces en su vida,
primero con el conde Zygmunt
Broel-Plater, con quien tuvo a
su única hija, Krystyna BroelPlater Rostworowski.
Tras divorciarse, se casó
con el empresario peruano
Alejandro Diez-Canseco, que
luego sería Secretario General
Departamental del partido
Acción Popular, quien ejerció
una gran influencia en su
vocación
de
historiadora,
según confesión de la propia
María.
SU PROGENIE
Al evocar a su progenie
andina, decía “Mi abuelo
Agustín Tovar fue uno de los
primeros peruanos que se
graduó de ingeniero agrónomo
en los Estados Unidos y fue
uno de los fundadores de La
Molina. Era un hombre muy
emprendedor. Perteneció al
Partido Civilista: fue senador
por Puno y Presidente del
Senado, donde se encuentra
su retrato. Compró haciendas
en Jauja y es justamente yendo
a ellas que le dio pulmonía o
pleuresía, no sé, y murió un
mes o dos antes de que yo
naciera... El hermano de mi
madre, Fernando Tovar, era
un experto en cine y teatro;
tenía las primeras cintas que
se hicieron y una biblioteca
inmensa de teatro”.
LA HISTORIADORA
Fue alumna libre de la
Universidad Nacional Mayor
Revista Brisas
de San Marcos y dos de sus
grandes maestros fueron Raúl
Porras Barrenechea, quien la
introdujo en los procedimientos
historiográficos y el análisis
de las fuentes históricas (en
especial, las crónicas), y el
antropólogo norteamericano
John Murra, gracias a quien
se adentró en el estudio de la
etnohistoria.
Vinculada desde su fundación al
Instituto de Estudios Peruanos
(IEP), publicó bajo ese influjo
varias de sus más celebradas
obras, especialmente las que
fueron fruto de su amor por
el Incario, como ‘Historia del
Tahuantinsuyu’(sic), el libro de
ciencias sociales más vendido
en toda la historia peruana,
según señalan los especialistas.
SU VISIÓN
Su ‘Historia del Tahuantinsuyu’
–lo dice Efraín Gonzales
de Olarte- da cuenta de
una sociedad que no era
socialista ni feudal, que tuvo
una organización social que
emergía de grupos humanos
que habitaban los Andes
y sus vertientes costeñas y
amazónicas, y que tenían
que resolver el problema de
sobrevivir y desarrollarse
en un medio geográfico de
gran variedad ecológica, con
recursos naturales específicos
y limitados, para lo cual
crearon
sistemas
sociales
jerárquicos, que llevaron a la
creación del Estado inca. El
trabajo acucioso de María fue
revolucionario porque nos dio
una comprensión más realista
de nuestro pasado, alejada de
la visión idealizada, mítica
y añorada que habíamos
heredado. ALGO DE SU
PENSAMIENTO
En una entrevista del 2007, la
historiadora expuso algo que
nos concierne porque toca
aspectos de nuestro mayor
problema nacional.
‘Hay un problema con la
enseñanza de la historia.
En el colegio, a los chicos
los trauman, les cuentan de
un gran imperio y olvidan
los tejidos de Paracas, por
ejemplo, o el resto de culturas.
Pero además, cuentan que un
grupito de extranjeros venció
fácilmente a este maravilloso
imperio. El chico entonces
no quiere saber nada de los
que se han dejado vencer tan
fácilmente. Eso yo también lo
tuve y si no llego a analizar la
conquista de Cajamarca, no
escribo un libro. Las causas
son conocidas, las visibles:
la superioridad europea en
cuanto a la pólvora, el sable,
el caballo. Pero lo importante
es que hay causas invisibles.
¿Qué se cocinaba entonces en el
Perú de esa época? Eso no se ha
estudiado. No existió la utopía
de Garcilaso de la Vega. Un país
no es una maravilla desde todo
punto de vista. Había pasiones,
odios, muertes. El Inca dejaba
a los grandes señores andinos
en su puesto si se sometían,
pero si no, los cambiaba y
ponía a otros. En todo caso,
los
dejaba
empobrecidos,
porque les quitaba sus mejores
tierras, que eran trabajadas
por la gente del lugar, pero
cuya cosecha se dirigía a
los depósitos estatales. Los
mejores hombres eran enviados
a la guerra, forzosamente. Y
no volvían, no sólo por las
muertes en combate, sino por
las grandes distancias que
debían recorrerse. O morían
o se quedaban. Los mitimaes,
por otro lado, eran enviados
lejos para cumplir tareas de
gobierno. Los grandes señores
andinos
estaban
entonces
deseosos de quitarse a los incas
de encima. Viene Pizarro y
aprovecha la oportunidad. La
reacción inca, con la caída del
Incario, es Manco Segundo,
quien trata de hacer un
movimiento andino, pero no
lo logra por la desunión, las
envidias y las mezquindades.
No fue un puñado de españoles,
sino la masa grande del
mundo andino que apoyó a los
invasores. Los señores andinos
no pensaron que Pizarro fuera
a quedarse, y de ahí su apoyo.
Hay pruebas: Huacra Páucar,
un curaca de Jauja, apunta en
un quipu todo lo que le da a
los españoles, víveres, armas,
medios de transporte. Le quitan
su apoyo a Manco Segundo y
se lo dan a Pizarro. Luego, ya
establecida la Real Audiencia,
este gran señor andino de
11
Jauja hace traducir su quipu
al español, en un documento
que se ha encontrado, y pide
una encomienda a cambio de
los favores prestados, y por
supuesto se la niegan’.
Manco Inca, sitiando Lima
y Cusco, ¿estuvo cerca de
triunfar?
‘Es cierto, y es también una
prueba del apoyo a los españoles
y no a los incas. Manco Inca
manda un ejército para tomar
Lima. Estaban entrando por el
río, aprovechando las piedras
y los guijarros que frenaban
a los caballos españoles.
Pero de buenas a primeras,
según la crónica anónima,
se van. ¿Qué había pasado?
La concubina de Pizarro era
Inés Huaylas Yupanqui, hija
de Huayna Cápac y de la
curaca de Huaylas. Ella llamó
en auxilio a su madre, quien
mandó un ejército para luchar
a favor de los españoles. Ahí se
ve la conducta de los grandes
señores andinos.
SU LEGADO
Ha muerto la historiadora
de
raíces
puneñas,
ha
muerto, pero debemos seguir
disfrutando de su portentoso
legado intelectual, un legado
que como puneños también nos
pertenece, y que, nadie lo dude,
deberá seguir iluminándonos
en la búsqueda de esa nación
andina que ella estudió y que
hasta ahora no hemos logrado
construir. w
“Manco Inca,
sitiando Lima
y Cusco,
¿estuvo
cerca de
triunfar?”
12 Revista Brisas
CAPORALES
n el marco de la cultura popular puneña, en aquella parte
que comprende a la danza y la música, existe sorda
polémica sobre la identidad de algunas expresiones
coreográficas que son constantemente cultivadas, ejecutadas,
practicadas por los pueblos de la región de Puno.
mientras tanto caben aún
algunas ideas valiéndonos a
manera de ejemplo de una de
las danzas en cuestión: Los
Caporales.
En este campo, viene de la
vecina y realmente hermana
república
de
Bolivia
el
reclamo constante por la
identidad boliviana de ellas,
con argumentos no siempre
validados por la historia, junto
con adjetivos insultantes, que
hacen aparecer a los puneños
como perpetradores de plagio,
robo, estafa y otras cosas más.
Por desgracia, hay en nuestro
medio, hechos y fenómenos
EL CONTEXTO
Como se sabe, la meseta del
Collao, ese gran promontorio
que se destaca por sus
dimensiones en la cordillera
sudamericana de los Andes,
ofreció históricamente a los
primeros pobladores y a los
que con el tiempo vinieron
después,
la
base
física
caracterizada principalmente
por un colosal cuerpo de agua
–el Lago Titicaca y afluentesen medio de tierras altas de
E
Guillermo
Vásquez
Cuentas
que dan pábulo a ese
sostenido vituperio, debido
a la grosera y consumada
imitación de ciertas estampas
coreográficas, pero sobre
todo –y lo que es más gravea causa de la apropiación
de su identidad cuando no
al silencio culpable sobre
el debido reconocimiento
público de su bolivianidad.
El tema debe ser objeto de
investigación
científica;
Revista Brisas
modificando durante sucesivos
procesos de transculturación
y
aculturación,
múltiples
estampas
coreográficas
o
danzas.
Desde una óptica puneña,
clasificamos las danzas que se
practican en nuestra realidad
actual en Danzas autóctonas o
aborígenes (que vienen desde
lo precolombino y subsisten
sin o con pocas adquisiciones
foráneas) y en Danzas mestizas
(ridícula y huachafamente
llamadas de “trajes de luces”)
y, a su vez éstas últimas
en
altiplánicas
(comunes
al espacio físico-social del
altiplano y aparecidas antes de
la fundación de Perú y Bolivia,
como la diablada, morenada,
wacawaca, kullawa, llamerada
y otras) y bolivianas (que
aparecieron en el ámbito de la
ya conformada República de
Bolivia como es el caso de los
Caporales).
orografía llana, llamadas por
todo ello, Altiplano.
En ese retazo de planeta
florecieron culturas que se
turnaron en la ocupación,
aprovechamiento y control
del inmenso territorio o de
alguno de sus confines. Es
muy sabido el prolongado
pasado común que antecede
a la fundación de Perú y
Bolivia. Seria ocioso repetir
todo lo divulgado por muchos
estudiosos al respecto y por
nosotros mismos en algunos
escritos1, puesto que para el
propósito de este breve trabajo
interesa dejar sentado que, en
ese mismo espacio geográfico
convivieron
gentes
que
produjeron logros culturales
multifacéticos y sincréticos.
Una de las dimensiones de
ese multifacetismo es el arte
popular coreográfico2, que
como en cualquier parte del
mundo nace del ensamble
inteligente e indivisible de
la música (ritmo y melodía)
con la danza (el movimiento
corporal).
Múltiples expresiones del
arte
popular
coreográfico
nacieron en diversas épocas
del largo trajinar del homo
altiplanicus. Unas vienen desde
el brumoso tiempo preincaico,
otras desde el incario y la
colonia. En cada una de esas
épocas se fueron creando y
LA DANZA DE LOS
CAPORALES
El término Saya (baile)
alude a un género de danzas
afrobolivianas que experimentó
una serie de cambios en su
proceso evolutivo. Empezó
con los Tundiques, danza
típica de la comunidad negra
que vive en el ubérrimo valle
de los Yungas, perteneciente
a la circunscripción de La
Paz, Bolivia, en donde están
las localidades de Chicaloma,
Coroico y otras.
En sus inicios el Tundique –
según el investigador paceño
Luis Machicao Avaroa- era
danza ejecutada solo por
hombres, quienes mientras se
desplazaban iban cantando y
tocando pequeños bombos.
Arrastraban cadenas, bajo el
severo mando de un negrero
o “caporal”. No había pues
mujeres en el grupo. Según
Machicao la danza expresa “los
sentimientos de los esclavos negros
desarraigados en el siglo XVI para
venir a trabajar como esclavos de
los españoles en las minas de plata
de Potosí”.
La Agrupación Puno de Arte
Foklórico y Teatro APAFIT,
institución puneña que durante
varios años presentó danzas
altiplánicas
ante
diversos
13
“Hay en
nuestro
medio,
hechos y
fenómenos
que dan
pábulo a ese
sostenido
vituperio,
debido a la
grosera y
consumada
imitación de
ciertas
estampas
coreográficas”.
14 Revista Brisas
públicos del Perú, tuvo en
su repertorio la danza de los
Tundiques, que la tomó de un
conjunto de Yunguyo y este a
su vez de Bolivia.
El Tundique derivó, con
el correr de los años, en la
Tuntuna gracias a la liberación
de ataduras en el hombre –
que además dejó el bombo- y
la inserción de la mujer en el
conjunto de danzantes. Los
movimientos
se
tornaron
más ágiles, la vestimenta
se modernizó con el uso
característico de blondas en
los brazos de los danzarines,
pero en todo caso, sin perder el
ritmo propio de los tundiques
que se mantiene hasta hoy:
Dos golpes seguidos en sonido
sordo de bombo, un breve
espacio de silencio y otra vez
dos golpes seguidos y así
sucesivamente. En el siempre
cambiante proceso, melodías y
cantos fueron apareciendo con
profusión en el vecino país, sin
dejar ese marco rítmico.
Más tarde, en base a las
experiencias anteriores vino
la Saya propiamente dicha,
de
movimientos
gráciles,
elegantes,
delicados
de
las mujeres y de briosos y
varoniles
desplazamientos
de los hombres. Entre ellos
estaba en primera línea el
caporal (capataz elegido por
los colonizadores españoles
para supervisar el trabajo
de los esclavos, que dirige la
danza agitando un látigo).
La Saya ganó gran difusión
y aceptación en los países
andinos.
Una de las figuras de danzante
en esa Saya, esto es el Caporal,
se reprodujo en número
apreciable llegando a constituir
un conjunto separado de
danzarines, lo que dio como
resultado la conformación de
la Danza de los Caporales.
Confirmando ese proceso, el
experto folklorista boliviano
Jorge Godínez Quinteros3
señala que “El Caporal es una
danza… cuyas raíces están en la
SAYA, ritmo y baile que deviene
a su vez del TUNDIQUI… La
independencia del Caporal de
la Saya o del Tundiqui o de la
Tuntuna nació por 1971 en la
entrada de la festividad del Gran
Poder… nació mucho después de
la creación de Bolivia”.
Ese
desarrollo
dancístico
continuó con la introducción
de nuevas figuras dancísticas
como
las
“machitas”
y
caporales extraordinarios. El
gusto de las juventudes por la
danza se expandió no solo en
Bolivia, sino también en el Perú
y otros países vecinos.
En
Puno
ganó
práctica
masiva a cargo de numerosas
agrupaciones, al punto que
se ha integrado con fuerza
a la coreografía popular
puneña. Puneños y amigos
de puneños de otras ciudades
especialmente del sur y centro
del Perú, han afirmado su
impresionante
propagación
creando múltiples grupos y
conjuntos de Caporales. Hasta
instituciones de identidad
puneña se han empeñado
en su difusión y ejercicio. La
Asociación Central Folklórica
Puno con sede en Ate, asì
como algunas otras entidades
representativas de provincias
y distritos de Puno en Lima y
Callao organizan recurrentes
concursos de Saya Caporal
como si se tratara de una
estampa puneña; el Club
Departamental Puno en el
Concurso Nacional de Música
Puneña que se llevó a cabo
en 2015 puso entre las formas
musicales concursables al
boliviano Caporales como
si fuera puneño; en Brisas
del Titicaca es una de las
danzas de mayor vistosidad
para beneplácito del público
nacional y extranjero, aunque
los presentadores ignoren
sistemáticamente mencionar el
origen de la danza; y para no
abundar más, el primer puesto
en el Concurso de Danzas
mestizas en la Festividad de la
Candelaria 2015, fue obtenido
nada más ni nada menos por
la Asociación Centralistas,
bailando con belleza plástica
y destreza… la Danza de los
Caporales.
La trayectoria de la Asociación
Centralistas es rica en hechos y
logros. A ella dedicaremos un
próximo artículo. w
1 Guillermo Vásquez Cuentas: “ayer, hoy
y mañana de la nación aymara”. Revista
Pukara. nº 91. La Paz, Bolivia. 2014. /
“El arte popular coreográfico de Puno:
Patrimonio Cultural del Perú” diario Los
Andes, Puno, febrero 2005
2 Permítasenos señalar en este punto que
nosotros no usamos el término “folklore”
para referirnos a esos fenómenos, en
razón a fundamentos teóricos a los que
nos adscribimos y que no es el lugar ni el
momento de explicitarlos.
3 http://www.educa.com.bo/danzas/
caporales#sthash.unydEiV6.dpuf
Revista Brisas
Viene de la pag. 9
Titicaca, la riqueza que grupos
precolombinos,
que
por
milenios habitaron Puno, nos
legaron innumerables riquezas
culturales, a lo cual se agrega
la heredad hispánica y en fin
todo el cúmulo del bagaje
cultural existente, son una clara
muestra de las posibilidades y
potencialidades turísticas de la
región.
Su explotación está llamada
a ser parte de los grandes
circuitos mundiales que tienen
en Cusco y Machu Picchu el
centro de atracción del Perú, de
lo cual Puno debe beneficiarse
mostrando también su legado.
Esto
requiere
sobretodo
educación, organización y
capitales, que pueden mover
ingentes recursos de empleo
especializado en servicios
gourmet, hotelería, vialidad,
etc. La experiencia mundial
dice que el turismo bien
explotado, con una población
amigable y educada, y
actividad
sectorial
bien
planteada, es una fuente
inagotable de recursos para el
bienestar de cualquier región.
5.- La pesquería como opción
El Altiplano es un gran
anfiteatro,
en
donde
la
cordillera occidental que viene
de Argentina y Chile por el sur,
y por el este la Cordillera Real
Boliviana (ambas se juntan
en el Nudo de Vilcanota, en
Cusco), configuran las laderas
altoandinas y cordilleranas
que encierran a las grandes
pampas del Altiplano que
cubren Puno y dan origen
al contenido hídrico de una
cuenca endorreica (cerrada),
que tiene como vaso colector al
Lago Titicaca, luego de haber
conformado antes tres grandes
sub cuencas mayores (de los
ríos Ramis, Coata e Ilave) y 11
menores que, en su formación,
dejan centenares de lagunas
y ríos que los serpentean por
doquier.
Pues bien, este portentoso
fenómeno geográfico es una
inmensa y potencial riqueza
de explotación ictiológica.
La pesquería, no tanto a
partir de peces nativos de
difícil comercialización y que
necesitamos preservarlos en
sus ámbitos naturales, sino por
la explotación de la especie
trucha y otros salmónidos,
criados en cautiverio, es una
posibilidad para la región,
pero que no termina de cuajar
en un proyecto de magnitud y
estabilizarse en su explotación.
La inmensa riqueza que
significa la pesquería en Puno
aun es una realidad incipiente
pero con un extraordinario
potencial.
6. Biodiversidad y Desarrollo
La cuarta parte del espacio o
territorio regional mira hacia
el norte, es diametralmente
opuesto al paisaje andino y
tiene como destino final el
Océano Atlántico. Me refiero
obviamente a las provincias de
Sandia y Carabaya.
Ambos territorios son de
trópico húmedo, propios de
las latitudes tropicales en que
nos encontramos (entre 15 y 18
grados sur), en pleno trópico
de capricornio, es decir, debajo
de la línea ecuatorial.
Estas condiciones geográficas
nos permiten visualizar al inicio
espacios cordilleranos que más
adelante bajan abruptamente
hasta los 300 m.s.n.m.
En el decurso, dos valles
importantes
son
testigos
de cómo las aguas andinas
descienden hacia el llano
amazónico: son los valles del
Tambopata y del Inambari.
Esta
formidable
realidad
geográfica cobija en sus
entrañas la más inimaginable
riqueza biológica. Los cultivos
tropicales,
especialmente
cítricos, son algo natural.
Especies de alto nivel comercial
como el café y el cacao son
parte de la fuerza productiva,
ahora contaminada con el
ilegal y pernicioso cultivo de la
15
coca que poco a poco va dando
espacio a la producción de
alcaloides prohibidos como la
cocaína.
Esta es un área que desde las
alturas de Cuyo Cuyo o San
Gabán, hasta las Pampas del
Heath, aún está por explotar.
Deberemos ser cuidadosos con
el equilibrio medio ambiental
pero eso no niega que la
explotación ordenada de la
madera haga de la zona un
polo de explotación forestal.
Por otro lado, la biodiversidad
debe hacernos explotar con
mayor racionalidad económica
algunos árboles frutales, pero
para ello debemos arriesgar
yendo más al norte, abandonar
un poco el abrigo de los valles
cuyas altas y a veces casi
verticales paredes hacen que
la producción sea de pequeños
bolsones, como si fueran
muestrarios o vitrinas naturales
de innumerables productos.
Allí hay una veta, aunque más
remota que las otras, pero que
debe ampliarse y enrolarse en
el desarrollo regional.
PUNO
EMPOBRECIDO
Debo
cortar
aquí
este
testimonio, con la esperanza
que sirva de material de
reflexión para quienes están
en la contienda electoral para
dirigir, desde el gobierno y la
política, los próximos años de
la vida de un millón y medio
de puneños y de treinta y dos
millones de peruanos.
Que sepan que Puno no es
pobre. Puno está empobrecido
por la historia, los malos
dirigentes y la vergüenza del
centralismo. Puno tiene las
suficientes riquezas para dar
bienestar a todos sus hijos. w
Cultivo
de truchas
en jaulas
flotantes.
16 Revista Brisas
La Rinconada
en plena
efervescencia.
“Estadísticas
para el
período
2012-2014,
muestran
una estrecha
correlación
negativa entre
la menor
producción
de la minería
informal de
Madre de
Dios (y Puno)
en el Perú
y la mayor
exportación de
oro en Bolivia”
Por Ing°
Rubén
Tamayo
Molinedo.
Puno en medio del gran juego
Sombras en
la ruta del oro
A
quí en el Perú era apenas un rumor que luego fue
confirmado: desde al menos 2012, parte del oro que en el
sur del Perú es extraído de manera ilegal e informal, salió
como contrabando por la frontera de Puno hacia la Paz-Bolivia.
La
ruta
es,
en
Puno:
Desaguadero y Tilali, cerca
del lago Titicaca, y la localidad
minera de La Rinconada y
Suches; y Madre de Dios en
la ruta que lleva a la ciudad
de Cobija, en la Amazonía
boliviana.
En el caso de Puno, el oro es
transportado hacia Bolivia
usando ‘mulas humanas’,
carros blindados y avionetas
para evadir su captura. Es
noticia aceptada en Bolivia
que los productores de oro
peruanos hacen inmensas colas
en la popular zona de la Garita
de Lima o en la calle Tarapacá
de la ciudad de la Paz, para
vender el oro transformado en
barra.
Desde 2007 la minería aurífera
ha experimentado cambios
sustanciales. En ese entonces,
la producción informal de
oro estaba focalizada en cinco
regiones: Puno, Ica, Arequipa,
La Libertad y – principalmenteMadre de Dios. Hoy, esta
actividad
se
desarrolla
prácticamente a lo largo y ancho
del país; y ya no se circunscribe
a la extracción de oro, sino que
se ha extendido a la extracción
de plata, cobre y zinc.
Según estudios recientes, las
estadísticas para el período
2012-2014,
muestran
una
estrecha correlación negativa
entre la menor producción de
la minería informal de Madre
de Dios (y Puno) en el Perú y
la mayor exportación de oro
en Bolivia, país en el cual la
producción de este metal no fue
significativa hasta el año 2011,
a pesar del fuerte incentivo que
representó el alza sostenida
de su cotización internacional
desde fines de 2002.
Así, hasta 2011 las cifras de
producción y exportación de
oro eran bastante modestas en
Bolivia: no superaban incluso
los niveles que muestra la
minería informal de Madre de
Dios (según los registros del
Minem).
Según Macroconsult, la minería
ilegal deja utilidades por
US$1.000 millones cada año,
así como deja de tributar unos
US$305 millones.
Sería del todo interesante
conocer cuánto es lo que deja
de percibir Puno a partir de las
situaciones que comentamos.
Nuestro colaborador, Ing.
Rubén Tamayo Molinedo,
Revista Brisas
ha preparado para BRISAS
un artículo sobre el tema el
mismo que presentamos a
continuación.
En el Perú, la minería artesanal
ha
proliferado
por
una
combinación de supervivencia
y de oportunidad, siendo un
tipo de minería que explota
exclusivamente oro.
Recordemos que el Perú era un
país cuya tasa de crecimiento
económico venía decreciendo
desde la década de los 70s,
entonces la minería artesanal
se convirtió en un importante
generador de empleo para
personas que no podían
insertarse en los cada vez más
débiles mercados laborales.
La minería formal no produce
empleo de mano de obra, se
sabe que mientras en la gran
minería se necesita 5.5 jornales
para producir un kilogramo de
oro y en la mediana y pequeña
minería se requieren de 60 y 180
jornales, en la minería artesanal
se requiere de 575 jornales.
En un país en grave crisis
económica y de violencia
terrorista, la minería informal
fue una de las actividades más
importantes donde muchos
de nuestros conciudadanos
encontraron una forma de
supervivencia.
EL ‘CASO PUNO’
El departamento de Puno se
encuentra en la sierra sur y es
el departamento más alto del
Perú. Este departamento tiene
una larga tradición minera
que data de la época de la
Colonia. El potencial minero
del departamento incluye
recursos como el oro y, más
recientemente, los metales
básicos.
Las provincias en donde se
concentran las labores mineras
artesanales son San Antonio de
Putina, en donde se localizan
las áreas mineras de Ananea,
La Rinconada, Cerro Lunar y
Ancoccala. Por otro lado, en la
provincia de Sandia se pueden
encontrar las minas de San Juan
del Oro, Yanahuaya y Masiapo,
entre otras.
Hay otras provincias, como
Carabaya y Lampa, en donde
también se desarrolla la
minería artesanal pero de
manera más dispersa. Muchas
de estas áreas mineras se
encuentran ubicadas sobre
los 4,000 m.s.n.m., por lo que
la minería artesanal se torna
en una actividad sumamente
dura.
Solo entre Rinconada y Cerro
Lunar,
aproximadamente
10,000 familias (aprox. 50,000
personas) se dedican a la
actividad minera informal, con
lo que se generan ingresos de
subsistencia.
Y es sabido que durante los
meses de diciembre a marzo,
la población minera artesanal
puede aumentar hasta en un
200%.
LA INTERDICCIÓN
Sobre la base de que los mineros
informales de la región Puno,
contaminan el medio ambiente
y no pagan impuestos, el
gobierno
ha
desarrollado
operaciones de interdicción de
la minería informal, que a la
fecha no muestra resultados
que se puedan denominar
exitosos.
Esto, principalmente, porque
las normas dadas por el
Gobierno Central para la
formalización de estos mineros,
conlleva serias dificultades para
quienes quisieran formalizarse,
porque el cumplimiento de los
actuales requerimientos legales
sobrepasa tanto su capacidad
económica como técnica.
Si bien es deber y obligación
del Estado la protección del
medio ambiente, la aplicación
de un plan de interdicción sin
un estudio serio y planificación
en conjunto para solucionar
la problemática de la minería
informal,
ha
ocasionado
el surgimiento de otros
problemas. Entre estos, la
invasión de ciudades como
Juliaca, con más ambulantes;
la tugurización de la ciudad
con el consecuente incremento
de dificultades en los servicios
de energía, agua, desagüe;
pobreza, incremento de la
delincuencia, etc.
Sabemos que desde que el
Gobierno ha empezado a
combatir la minería informal,
el movimiento comercial de la
ciudad de Juliaca ha sufrido
desaceleración,
incluso
la
recaudación de impuestos
es menor, por cuanto, si la
minería informal no genera
impuestos directos para el
Estado, si genera Impuestos
Indirectos, en base al consumo
de productos. w
17
Fuente: MINEM/
SPOA
18 Revista Brisas
Telésforo Catacora y la Escuela de Perfección
Pionero de la Educa
L
a región Puno es la que
más
ha
contribuido
al proceso educativo
peruano,
tanto
en
la
educación escolarizada como
en la educación comunitaria.
Una de las trascendentes
experiencias educativas es la
Escuela de Perfección dirigida
por el maestro social Telésforo
Catacora, pionera e ilustrativa
experiencia que está inmersa
en la educación comunitaria.
“Un maestro
social, un
predecesor
de la narrativa
andina, un
adelantado
socialista, un
precursor de
la reforma
universitaria y
un pionero de
la universidad
popular y
libre”.
René Calsín
Anco.
¿Qué es la Escuela de
Perfección?.- Es una experiencia
educativa precursora dirigida a
artesanos, obreros y estudiantes.
Es la primera universidad libre y
popular del país, y es la inaugural
experiencia educativa relevante
que
registra
la
educación
puneña. Esta experiencia apeló
a la conferencia como principal
recurso pedagógico.
¿Dónde y cuándo funcionó?.- La
Escuela de Perfección tuvo por
sede la ciudad de Puno, empezó
el domingo 17 de mayo de 1903
y funcionó con notable éxito en
el transcurso de ese año, en el
local de la segunda escuela de
varones. Un periódico daba cuenta
de su inicio en estos términos:
“El domingo se instaló aquí [en
Puno] una sociedad compuesta
de jóvenes estudiosos, dándose
con tal motivo una conferencia
pública, ante numerosa juventud
y artesanos. Presidente activo de
esa agrupación es el Sr. Telésforo
Catacora y honorario el Dr.
Eduardo Vargas” (LB 20/5/1903).
¿Quiénes la promovieron?.La Escuela de Perfección se
tangibilizó gracias a la iniciativa y
a la labor de jóvenes impregnados
de un espíritu emprendedor
e innovador dirigidos por
Telésforo Catacora, quien puso de
manifiesto su talento, su sapiencia,
su emoción social, su espíritu
revolucionario, su identificación
con los sectores postergados y sus
dotes de maestro, conferenciante,
polemista y líder.
A Catacora le colaboraron jóvenes
valores, caso de su entrañable
compañero de andanzas, Francisco
Chuquiwanka Ayulo, y de José
Antonio Encinas que cumplió los
cargos de secretario y docente;
también Demetrio Peralta Díaz y
Bonifacio Aragón, de la Sociedad
Fraternal de Artesanos.
Las Conferencias.- En la Escuela
de Perfección se utilizó como
principal recurso pedagógico a
la conferencia. Veamos algunas
referencias de la prensa sobre
las conferencias que sustentó
el conductor de la experiencia
educativa: “El presidente de
la ‘Escuela’, señor Telésforo
Catacora hizo lujo de sus buenos
conocimientos
sociológicos,
así como de su locuaz y galana
palabra”
(EEP
19/6/1903);
“cuya fácil y elocuente palabra
se va haciendo notable” (EEP
26/5/1903).
El Mensaje.- En las conferencias
de la Escuela de Perfección se
trataron diversos temas, como:
El pueblo, La educación popular,
El alcoholismo bajo sus diversas
fases y Vicios dominantes y la
inmoralidad. Aquí algunos textos
de las conferencias: “Querer
que un pueblo despierte de su
marasmo, que rasgue el velo
que anubla su razón, que sacuda
sus viejas preocupaciones y se
encamine por el sendero que le
conduzca a su verdadero destino,
no es una insensatez ni es una
pretensión vulgar”; “Si es el
imperio de la libertad y de la razón
lo que buscamos… marchemos
juntos avante, juntos combatamos
las supersticiones y las falsedades
con la terquedad con que el
sol rasga las tinieblas”; “Ir tras
un imposible es pretensión de
locos o insensatos; ir tras un fin
consuetudinario es una pretensión
vulgar, ir tras una acción noble
y difícil es una pretensión
magnánima”; “¿Y la conciencia?
¿La razón? ¿Los sentimientos? ¿La
libertad humana? ¿Dónde están?
¡Ah! ¡el maldito alcoholismo, el
terrible flagelo, todo con su hálito
infernal lo ha desaparecido!”.
Las
funciones
teatrales.Telésforo Catacora, además de las
conferencias, promovía funciones
Revista Brisas
19
ción Comunitaria
Juli, tierra donde nació
Telésforo.
teatrales en la Escuela de
Perfección. Al respecto, Manuel
A. Quiroga informaba: “La
propaganda de Catacora no quedó
en la tribuna, ejerciendo mediante
el talento, poderoso influjo entre
los amigos i compañeros de la
Escuela, a fin de culturizar al
pueblo, puso en escena varios
dramas socialistas” (QUIROGA
1925:11).
La Liga Antialcohólica.- La
Escuela de Perfección concretó
la formación de la Liga
Antialcohólica, que se estableció
el 21 de junio de 1903. Un
periódico hacía conocer: “Ayer…
se efectuó la tercera conferencia…
Versó sobre el alcoholismo…
todos los jóvenes que forman la
sociedad, han acordado contribuir
á la constitución de la liga antialcohólica” (EEP 12/6/1903).
Los debates.- La Escuela de
Perfección propició una serie de
polémicas. En uno de los debates
públicos, Telésforo Catacora y
Demetrio Peralta deliberaban
en torno a la religión. Sobre esta
interesante discusión, el maestro
Encinas rememoraba: “En los
debates interviene don Demetrio…
Prosélito de la Iglesia católica la
defendía con calor y vehemencia.
Catacora había llegado al ateísmo;
la gran mayoría de la Escuela lo
seguía. Las polémicas adquirían a
diario mayor interés” (1932:84).
Otro debate de Catacora fue con
Manuel F. Chevarría, sobre la
cultura andina.
Una experiencia pionera.- La
Escuela de Perfección es una
experiencia educativa precursora,
con características de una
universidad libre y popular,
similar a la Universidad Popular
González Prada; sin embargo,
salta a la vista una diferencia: la
experiencia puneña antecedía a la
capitalina en dos décadas, por eso
es pionera a nivel nacional.
¿Quién
fue
Telésforo
Catacora?.- Un maestro social,
un predecesor de la narrativa
andina, un adelantado socialista,
un precursor de la reforma
universitaria y un pionero de
la universidad popular y libre.
Telésforo Catacora nació en la villa
de Juli en 1882; estudió la primaria
en la Escuela Municipal de
Varones de Juli y la secundaria en
el Colegio Nacional de San Carlos
de Puno. En el colegio destacó
como conferenciante. En 1901
incursionó en la docencia, como
maestro de la Escuela Municipal
de Juli e hizo de intérprete
del comisionado Alejandrino
Maguiña. En 1902 emprendió
sus estudios de jurisprudencia en
la Universidad Nacional de San
Agustín, sobresaliendo como
líder estudiantil y un precursor
de la reforma universitaria.
En Arequipa, se integró al
movimiento político y cultural
más importante de su historia,
formó parte del grupo de Mariano
Lino Urquieta, Francisco Mostajo
y Francisco Chukiwanka Ayulo.
Laboró de zapatero y carpintero,
formó parte de la Sociedad
Fraternal de Artesanos. En
1903, instauró la Escuela de
Perfección, a fines de ese año
ofreció un memorable discurso en
Arequipa. En 1904, se retiró de la
universidad arequipeña. En 1905
inició sus estudios en la Escuela
Normal de Varones de Lima, en
la que se distinguió notablemente.
Incursionó con sumo éxito como
narrador y dramaturgo. El 2 de
enero de 1906 falleció en Lima.
TRES
VALORACIONES.Gamaliel Churata en numerosas
ocasiones se refirió a la Escuela
de Perfección y a su conductor,
algunas de esas referencias son:
“La Escuela de Perfección de
Telésforo Catacora… es otro fruto
del sentido educativo y energético
de la raza… y se proponía la
formación del individuo dentro
Telésforo
Catacora
Pasa a la
pág. 47
20 Revista Brisas
VÍCTOR HUMAREDA
EL GOL
multitudinario
A
la memoria de Víctor Humareda Gallegos, a 30 años de
su muerte, nacido en la provincia de Lampa (Puno) el 6
de marzo de 1920, falleció en Lima el 21 de noviembre de
1986.
“La obra no es
una biografía
de Humareda,
sino,
“representa
el impulso
creador de
un artista,
cuya obra nos
hace sentir,
su soledad,
temores
y miedos,
angustias y
frustraciones”,
como explica
el director
de arte Pepe
Sialier.”
Antonio Muñoz
Monge
Puntero derecho de la selección
del equipo de fútbol de la
provincia de Lampa. Ágil,
escurridizo, efectivo, oportuno.
La pelota rueda hasta sus pies,
el estadio repleto está de fiesta.
Es el partido definitivo.
El equipo ganador representará
al departamento de Puno en
el campeonato nacional
a
realizarse en Lima. Todo el
pueblo está ahí presente; la
ciudad ha quedado vacía.
La pelota se detiene en el
chimpún negro e infalible.
Miles de ojos miran al puntero y
al arquero solitario. El puntero
se demora inexplicablemente.
Solo hay cuatro, cinco metros
al arco. Basta un taponazo ¡ de
los que tú sabes Víctor !. Y el
hombre nada. Cómodamente
el arquero se hace de la pelota,
detenida ahí en el césped del
campo. Los gritos y la silbatina
del público rompen la quietud
de la tarde, del instante.
Manos, ojos, palabras, gestos,
gritos, arrinconan al indefenso
e impávido puntero derecho,
que parece no entender lo que
sucede a su alrededor.
Muchos años después de
esa remota tarde pueblerina,
nítida como la luz, el jugador
que no disparó para convertir
su taponazo en un triunfante
y seguro gol, nos diría
sonriendo….
‘No disparé, porque quedé
extasiado
viendo cómo se
ponía el sol detrás del arco,
pintando de colores las
falderías de los cerros. Una
fuerza agradable concentró mi
mirada en ese espacio y a partir
de ese momento, me sentí
empujado a buscar el color,
descubrir los contrastes, las
tonalidades de la naturaleza,
los ocres y amarillos, los verdes
y rojos que merodeaban al
alcance de mi mano, dando
vida a la existencia, dando
vida a la vida”, nos contaría
risueño y nostálgico el gran
pintor Víctor Humareda, que
en setiembre del 2014 “subió”
a escena gracias al dramaturgo
César Vega Herrera en su
obra “Noches de Luna”, una
obra que recorre la vida y la
personalidad de nuestro gran
pintor.
Se muestra en escena su
cuarto de hotel en La Parada,
sus pinturas y por supuesto,
a la inmortal actriz Marilyn
Monroe, su diosa imaginaria y
compañera silenciosa.
La obra no es una biografía de
Humareda, sino, “representa el
impulso creador de un artista,
cuya obra nos hace sentir, su
soledad, temores y miedos,
angustias y frustraciones”,
como explica el director de arte
Pepe Sialier.
EL ESCENARIO
Dos habitaciones en el Hotel
Lima, ocupan los sueños y el
trabajo de Víctor Humareda
Gallegos. Sueños y trabajo que
alimenta en sus largas caminatas
y descansos por la ciudad.
En uno de los cuartos, el
retrato de su madre pintado
por él, lo acompaña desde
hace muchísimos años,
cuando se vino de Buenos
Aires, después de asistir,
becado, a la Escuela Superior
de Bellas Artes “Ernesto
El burdel, acuarela de VH.
de la Corcova”, donde recibió
clases del muralista y artista
gráfico Demetrio Uruchúa y del
notable Enrique Larrañaga.
Esta no es la única presencia en
la soledad creadora de Víctor,
de Humareda. Sus dos cuartos
están habitados por ilustres
amigos, a quienes admira,
respeta y quiere, para poderlos
tener en casa, en inseparable y
amable compañía. Camina con
ellos por los pasadizos del hotel,
los espera en los vestíbulos o se
va al cine como a una cita de
amor.
CONTEMPLA EL
ESPÍRITU UNIVERSAL
Don Francisco José Goya
y Lucientes, Van Gogh,
Rembrandt, Toulouse Lautrec,
Cezanne, lo aguardan para
transponer del brazo, la
cotidianidad repetitiva e irse con
el tiempo eterno, contemplando
el espíritu universal. También
son de la partida para esta
fiesta, Shakespeare, Cervantes,
Kafka, Beethoven, Mozart. Se
me acerca y, casi en secreto
Revista Brisas
El genio
desbordante de
Humareda.
cómplice, me dice, “Te acuerdas
de ese cuento de Kafka, donde
al protagonista lo olvidan en
una jaula, en un circo, perdido
entre la paja….?’
Me demoro en contestar y al
momento le digo que sí, “Un
artista del hambre”. Me contesta
mirando al cielo y “Beethoven
sordo, Chopín tuberculoso,
Mozart en la fosa común…”
El pequeño cuarto taller No.
283, gracias a Mario Sierra
Talaverano, cuartelero del hotel,
amigo y discípulo de Humareda,
ha sido declarado Patrimonio
Cultural. Cuando era habitado
por el artista, parecía colgado
en otra dimensión y en otro
tiempo. Allí la esperaba a
Marilyn Monroe, esperanzado,
silencioso, tristealegre.
Huamareda
tararea
algo
afónico, una melodía y de
pronto rescata del espacio, toma
del aire un cuerpo de mujer
y da dos, tres pasos de tango,
ciñendo su amplio saco, para
luego terminar con una media
vuelta soltando a su pareja.
Una carcajada se revuelca por
todo su cuerpo. Sus ojos tristes
se alegran, escudriñando ese
pequeño momento de juego, de
inocencia, candor, su carcajada
es plena, estentórea, franca.
La existencia
de Víctor
Humareda es la suma de estos
fugaces chispazos que le llenan
el alma y sus ojos te miran
para compartir contigo esos
momentos.
LO MARGINAL
COMO SOPLO
Abajo, la calle es un hervidero
de gentes. Por la avenida 28 de
Julio y Prolongación Huánuco,
transitan numerosas líneas de
ómnibus, micros, combis, que
recorren las entrañas de Lima,
de las que Humareda recoge sus
criaturas, como sombras de un
tiempo anciano. Apenas a una
cuadra se iniciaba La Parada,
la gran despensa de la urbe,
lugar de mil historias diarias,
duras, espeluznantes, donde
la esperanza provinciana ha
anclado su voluntad cargando
bultos, empujando carretillas,
preparando
emolientes,
enfrentando a la vida con lo que
encuentra a la mano.
Por entre ellos, rescatando
ojos,
miradas,
narices,
manos,
greñas,
camina
Víctor Humareda, con pausa,
acomodando
su
cuerpo
al trajín de la calle, a los
empujones. Se pierde por entre
la muchedumbre, desesperada,
sudorosa, vocinglera. A los
pies del gentío, apoyados en
umbrales sucios, regados por
calles miserables, los mendigos
arrastran sus existencias, los
locos juegan a las escondidas
con muecas risueñas, las
putas buscan orillando las
paredes, a clientes solitarios.
Humareda se arregla el grueso
saco con bolsillos amplios,
donde guarda sus queridas
libretas, en las que con grandes
letras apunta frases, nombres,
teléfonos, bocetos, trazos y
se ríe con sus cejas gruesas y
rebeldes, recordando quizás a
su abuelo leyéndole a Víctor
Hugo, allá lejos, en el tiempo
remoto, en el patio de su casa
de Lampa, provincia de Puno,
o asistiendo a sus exposiciones,
vestido de tongo, presentando a
payasos, arlequines, incendios,
procesiones, mujeres ojerosas,
desnudas, jueces, condenados,
tomando innumerables tazas
de manzanilla, casi nunca un
trago, menos un cigarrillo.
De pronto, agarrándose de una
frase que la extrae, la repite, la
enciende, la estruja, la dice…
.”Después de Rembrandt, el
resto son hormigas”, se ríe con
la travesura en los ojos, en el
cuerpo, en su vida…se pone
panes y queso en los bolsillos
de su saco y se zambulle en el
Museo Louvre de París y cae
de rodillas y llora ante Goya,
el Greco, Rubens. El tiempo es
rojo, violeta, lila, azul, verde,
eterno. No sabe que tiempo
estuvo.
Jorge Sarmiento Llamosas
Director de la obra, no demora
en decirnos, la propuesta de
Noches de luna sugiere que
Víctor Humareda, después de
vivir en un medio de obscena
vulgaridad e indecencia, crea
una singular estética exaltadora
de los sentidos que presagia los
contornos de la nueva plástica
de Lima y sus habitantes en el
siglo XXI. Otro gran hombre de
teatro Ernesto Raez, subraya
Noches de luna es teatro para ser
visto como la expresión onírica
de algo que pudo ser siendo o,
como dice Anne Ubersfeld, en
inspirada descripción, el teatro
construyendo la realidad de lo
imaginario. El autor de la obra
César Vega Herrera confirma
emocionado:
Fascinado,
fascinante,
estrafalario,
grande como él solo, Víctor
Humareda, desde el fondo
mágico y enamorado de su
alma, de su soledad, idealiza a
Marilyn Monroe. Talaverano,
su leal y fiel amigo, incapaz
de comprenderlo, “le sigue la
cuerda”.
No ha terminado de morir y
sus cuadros desfilan ligeros,
rápidos, se hacen humo
Humareda, ¡ así es la vida ! w
21
22 Revista Brisas
Necesario recuerdo para nuestra historia musical
Tradiciones
del charango
E
l charango es un instrumento de cuerda andino de muy
amplia difusión en los Andes. Es el primer instrumento
híbrido resultado de la fusión de la cultura andina con
la cultura occidental dominante, y que data, según múltiples
indicios, del siglo XVII.
Américo
Valencia
Chacón (*)
Fue concebido por el mestizo
andino a imitación formal de
la guitarra, de la vihuela o del
guitarrillo.
Sin embargo, el charango posee
un sello propio y distintivo que
traduce nítidamente la estética
musical aborigen.
Una primera característica del
instrumento es su tamaño,
mucho más pequeño que
sus
modelos
europeos.
Probablemente esta elección
tuvo que ver con la facilidad de
su transporte. Pues, al parecer,
el charango tuvo su origen en
los centros mineros de Potosí
(Bolivia) y Huancavelica (Perú).
Y era usado por los típicos
arrieros que en recuas de mulas
cubrían la ruta de intercambio
comercial entre Lima y La Paz
vía Huancavelica. Cusco y
Puno, y llegaban hasta Potosí
y otros pueblos ubicados en
la actual república Argentina.
Se puede fácilmente constatar
que es en estos pueblos donde
en la actualidad existe este
instrumento mestizo.
Una
segunda
importante
característica del charango,
es su timbre agudo v peculiar
modo de interpretarse.
Aunque el charango posee
diversas técnicas de ejecución de
acuerdo al lugar y estrato sociocultural en que se encuentra, es
destacable el típico “rasgueo”
o “tremolado” que en general
se
realiza.
Esta
técnica
básicamente consiste en rasgar
todas las cuerdas con las puntas
de los cuatro dedos de la mano,
excepto el pulgar, manteniendo
la
mano
completamente
relajada imprimiendo a ésta
un rapidísimo movimiento
pendular desde la muñeca.
Aún más. Tradicionalmente
este rasgueo se utiliza también
siguiendo a la melodía que se
interpreta en una o algunas
cuerdas, la misma que resulta
oculta en la densa textura
producida por el rasgueo
de todas las cuerdas a la vez
(“callampeo”). El timbre agudo
de las cuerdas y la textura
producidos con este singular
rasgueado obedecen, desde
luego, una vez más, a los
principios de la estética andina
campesina que en general
prefiere los sonidos agudos y
densos.
LEYENDAS
Es necesario destacar también
la existencia de una serie de
leyendas
y
supersticiones
muy antiguas que ligan al
charango con las sirenas.
Diversas representaciones de
estos personajes mitológicos
interpretando el charango se
encuentran en múltiples obras
de arte colonial (alto relieve en
la Catedral de Puno).
Se cree que las sirenas, mediante
algunos ritos y ceremonias,
proporcionan
poder
de
seducción a los dueños del
instrumento. Pues el charango,
en el mundo andino campesino,
ha estado y está muy ligado a los
tipos de danzas de cortejo entre
jóvenes casaderos, como son las
kashwa y el kajelo. Aunque con
el instrumento se suele también
interpretar música asociada con
ceremonias correspondientes
al matrimonio y a fechas
conmemorativas
del
ciclo
agrario.
El charango consiste en una
caja de resonancia de madera
que generalmente tiene la
forma de una pequeña guitarra
de 15 a 25 cm. de largo, 10 a
20 cm. de ancho y 3 a 4 cm. de
profundidad.
Existen también modelos de
mayor tamaño en el Altiplano
(Paucarcolla, Coata, Capachica)
que se denominan walayehu
o ronroco, y otros de menor
tamaño que el normal que se
denominan chiüacu, manlicho
o chillador (Paniagua 1986).
E1 chillador es propio de los
típicos personajes andinos
denominados carabotas.
En el Altiplano, la caja de
resonancia del charango era
construida con el caparazón
del
armadillo,
mamífero
sudamericano en extinción,
que en quechua se denomina
quirquincho. De modo que
Revista Brisas
en esta región, el charango
toma también el nombre de
quirquincho.
El charango posee también y
en forma similar a la guitarra,
un
mango
de
madera,
generalmente
hecho
de
madera nogal, de unos 35 cm.,
terminado en un clavijero de
madera o metal. El mango
exhibe trastes, los que están
generalmente dispuestos para
la emisión sucesiva de sonidos,
separados a distancias de
segundas menores.
En algunas regiones la forma
clásica mencionada toma otras
formas.
Así, en la península de Capachica
al norte de Puno, el charango
toma forma circular. En otros
lugares fuera del Altiplano, en
diversos pueblos de Ayacucho,
los charangos toman diversas
formas incluidas la triangular y
la trapezoidal.
Existen artesanos de charango
que hacen de este instrumento
verdaderas joyas artísticas con
dibujos geométricos y ribetes de
concha perla y maderas finas.
El
charango
posee,
generalmente, cuatro o cinco
órdenes de doble o tripe
cuerda. Las cuerdas en los
charangos originalmente se
confeccionaban de tripas de
vaca, material que aún persiste
en instrumentos rústicos. En
la actualidad, es común el
uso de cuerdas de metal y de
nylon. Las cuerdas de nylon
son usadas en charangos de los
medios urbanos, como es el caso
de los charangos provenientes
de La Paz, Oruro, Potosí y
otros pueblos bolivianos, o de
los tradicionales charangos de
Ayacucho en el Perú.
Las cuerdas de metal son
generalmente usadas en los
chilladores de Puno y Cusco.
I.as cuerdas empleadas en el
chillador son muy delgadas.
Producen sonidos peculiares
con timbre muy agudo que
caracteriza a este tipo de
charangos, y que una vez más
traduce la preferencia andina
por los sonidos agudos.
El charango posee generalmente
cinco órdenes de doble o triple
cuerda,
en
combinaciones
diversas.
Las
cuerdas
generalmente están afinadas
en La menor, cuya disposición,
conocida en el argot andino
como afinación “corazón” o
“temple diablo”, es la siguiente:
cuerdas de la primera orden
(primeras) afinadas en Mi5; de
la segunda orden (segundas),
en La4; de la tercera orden
(terceras), en Mi5 y Mi4; de la
cuarta orden (cuartas), en Do5;
y cuerdas de la quinta orden
(quintas) afinadas en Sol 4.
Existen, además, en las diversas
comunidades andinas otras
múltiples
afinaciones
del
charango, y en algunos casos
los mismos intérpretes poseen
una particular afinación de
sus instrumentos. Así, en el
Altiplano, los chilladores de
Capachica tienen la siguiente
afinación: Sol#5 (primeras);
Re#5 (segundas); Si (terceras);
Fa#5 (cuartas) y Do# 5 (quintas).
EL KAJELO
El huayño altiplánico de las
alturas cordilleranas tiene
su expresión en la tradición
del kajelo. Kajelo deriva del
termino aymara kajo (hombre
joven). Los típicos personajes
de esta tradición son los
cazabotas o jancas (ladrones),
hombres solitarios de las punas,
excelentes jinetes que cabalgan
en brioso caballo, alegres y
fuertes, curtidos por el gélido
clima de las cordilleras.
Visten unos pantalones forrados
de cuero (karawatañas) sujetos
con varias decenas de hebillas,
zapatos de minero y espuelas.
Se cubren con un poncho de
lana de alpaca terciado al
hombro y una chalina también
de lana, larga y ancha, llevan
en la cabeza un chullo de
color entero y sombrero con
la falda levantada. Portan un
zurriago trenzado de cuero con
terminaciones de bolas de metal
(liwis). Llevan unas alforjas
también de cuero o de lana
sujetas a la montura del corcel y
el infaltable chillador (Paniagua
ob.cit.: 46).
Estos
jinetes
de
altura
son
auténticos
trovadores
enamoradizos que cantan los
kajelos, huayños cordilleranos
acompañados por el charango o
chillador.
Pasa a la pág. 46
23
“Los típicos
personajes
de esta
tradición son
los cazabotas
o jancas
(ladrones),
hombres
solitarios de
las punas,
excelentes
jinetes que
cabalgan en
brioso caballo,
alegres y
fuertes,
curtidos por
el gélido
clima de las
cordilleras”.
24 Revista Brisas
I
nvitado a participar en la
Gran Gala Navideña de la
Konzerthaus de Viena, el
2007 –un certamen que desde
hacía 10 años antes venía
auspiciando el tenor Plácido
Domingo-,
nuestro
más
insigne tenor lírico Juan Diego
Flores anunció entonces que
llevaría al certamen –que
requería una composición del
país del artista invitado- un
villancico en ritmo de huayño
compuesto por él.
Hermoso Pujllay
de Takile.
Un periodista, poco informado
por cierto, encaró a Juan Diego
y le preguntó por qué no había
llevado una marinera en vez
de un huayño, ya que según
el escriba ‘la marinera es la
canción nacional del Perú’.
Como respuesta, JDF le dio una
cara lección: ‘Huayno porque
pienso que la música andina es
nuestra música más peruana,
casi no tiene influencias
españolas ni africanas’.
Y así es porque no hay canción,
ritmo o música de más difusión,
que atraviese de parte a parte
y en todas direcciones los
tejidos patrios, que el huayno,
huayño o wayño, como quiera
escribírsele.
Claro, sin que ello menoscabe
a la tradicional marinera a la
que el país le tributa inmenso
cariño que hay que alentar y
compartir.
No resulta ocioso recordar
que la música andina tiene
sobre nuestro territorio una
tradición que se remonta a 5
mil o más años, tradición que
con el contacto con occidente
y el África, ha dado origen –
dicen algunos estudiosos- a
más de mil géneros musicales,
1,300 puntualizan los más
minuciosos,
que
incluso
han transpuesto los linderos
regionales.
Incomparable género musical
La canción
nacional... ¿CUÁL?
Revista Brisas
de
difusión
panandina,
entonces, el huayño tiene vital
presencia en las comunidades
indígenas y los pueblos
mestizos de los valles, la puna,
el altiplano y la tundra, así
como también en las ciudades y
villorrios de la costa, la sierra y
la selva.
Moteado
su
origen
pre
colombino con influencias
musicales o rítmicas occidentales
y del oriente, ofrece hoy una
extraordinaria
multiplicidad
de
variantes
regionales
debido
fundamentalmente
a la estructura flexible y
relativamente fácil de su ritmo
binario, lo cual le ha permitido
convertirse en soporte de una
serie de productos híbridos que
van de la chicha hasta el rock
andino.
Su
amplia
difusión
ha
conquistado
los
medios
modernos como la radio y el
disco, lo que le ha permitido
desarrollar en todo el territorio
nacional y aun fuera de él,
particularidades que marcan
claras distinciones regionales y
sociales.
Como manifestación cultural
emblemática de la música
andina, ancestral y milenaria,
que enlaza los sentimientos de
nuestros pueblos, se expresa a
través de un vasto bagaje de
diversidad, riqueza y variedad,
de acuerdo a cada región y a
cada pueblo.
Así lo tenemos, escuchamos y
sentimos como sikuri, kaswa,
muliza, huaylarsh, pasacalle,
kajelo, pampeña, chuscada,
morenada, y un larguísimo
etcétera que engloba, por
ejemplo, cientos de ‘carnavales’
y pujllays que vivifican toda la
vértebra andina, describiendo
pensamiento y sentimiento de
una gran nación que siguen
forjando los herederos de las
grandes e irrepetibles culturas
y civilizaciones que tuvieron
como escenario los Andes.
DURA REALIDAD
Sin embargo, a tenor de todo lo
que se escucha en el universo
hertziano peruano tal parece
ser que ni el huayño ni la
marinera fueran símbolos de la
patria musical, al margen claro
de los festivales trujillanos de
la marinera que convocan la
atención durante algunos días
al año.
Las emisoras de radio marginan
la música andina a los horarios
de madrugada cuando no los
ignoran por completo. La TV,
salvo algún programa pagado,
la ignoran absolutamente. La
TV Nacional, tan en auge y
con cambios que motivan el
espíritu, sin embargo, tampoco
le otorga espacios.
En cuanto a la música criolla
(el vals, la polca y la propia
marinera), la TV Nacional le
dedica un par de horas a la
semana con programas donde
el autor de moda es Felipe
Pinglo, con repertorios que
llevan el recuerdo a los años 40,
50 y 60 del siglo pasado.
En cambio, qué fruición con
la que las radios y colorinas
pantallas de la TV le dan
horas de horas a la cumbia,
ritmo colombiano que se
ha peruanizado tanto que
hoy
escuchamos
cumbias
tropicales, selváticas, serranas,
costeñas, sureñas y norteñas.
¿Nos están haciendo virar hacia
entronizar a la cumbia como
canción nacional? Ningún
despropósito sería mayor. w
25
' 'i.:...
'
- , :.:',:4
.-
'!Í.i&i s., e* p I ena' ttir e'*' ih|
.,,.,;:;.:,
;aprettiti&wji: ¡ ,,,
,
De los Talleres hacia un gran Instituto
ffi
#
##ffi
ffiffiffiffiffiffiffiffim#
utr mueuo ret
) tunca será ocioso recordar gue /os Talleres de Música y de
ftfiDrr,ra en Brisas del Titicaca nacieron coma una alternativa
I V tet¡z para los danzarines del Etenco que por causas diversas
no habían podido hacerse de un sitio en
Talleres los hubo para Dar.rzas,
Música (de Estudiantina) y
Sikuris. Durante un tiempo, es
cierto, la modalidad permaneció
en el ostracismo pese a que se
le consideraba una verdadera
cantera desde la cual debían salir
los nuevos y mejores artistas
briseños.
Institucionalizados como parte del
trabajo educativo de la institución
desde hace unos dos
o
tres
Iustros, los Talleres, especialmente
de danzas, han alcanzado un
auge que ya quisieran las más
prestigiosas academias de danza
é1.
de Lima y del país.
Y es que Ia juventud de esta
Lima amestizada le ha agarrado
pasión real a la danza tradicional,
especialmente a la danza puneña o
a la que se baila con tanta fruición
en la Fiesta de Ia
Candelaria,
como sayas, caporales, diabladas,
tuntunas, tinkus y demás.
Los Talleres, tal como han
documentado las
sucesivas
publicaciones periódicas de la
institución desde hace varios
años, han ido progresivamente in
crescendo.
Tampoco
es ocioso recordar
áml
:1
á
§
Reu:¿ra 8zt¿n¿
que uno de los
objetivos
fündamentales, es decir, la razón
de ser de Brisas, es cautelar,
rescatar y difundir la cultura de
Puno, y ahora del país, v esa es
tarea básica de la educación.
Así, hoy pasan de 2 mil los
aiumnos de todas las edades,
matriculados en los más de
un centenar de cursos que se
dictan en e1 local especialmente
acondicionado para tal fin.
*r
:* f
Elocuentes ztistas gráficas que dicen a
las claras cómo se enseña en Brisas y
cómo se preparan los futuros artistas.
k&.#
Es tan vertiginoso el incremento
?**k*
de la dem.anda, que Brisas del
Titicaca ha vueito sobre sus
pasos para reexamjnar el viejo
proyecto de instaurar una entidad
educativa con valor oficial que
prepare a 1c¡s futuros artistas
de nuestras danzas y a los
profesores de danza folklórica, de
tanta demanda en las entidades
educatjvas y, profundizando el
tema, a los nuevos coreógrafos de
danza folklórica que se reclaman
por decenas en todos los pueblos
de nuestro sr-re1o patrio.
Ln c[ecto, hacc algunos .llios
Brisas del 'Iitj.caca Pergeñó
en serio la instauración de un
Instituto Superior o de un CEO
de1 ramo; se hicieron ios primeros
trámites y hasta se l1egó -eso
dicen- a organizar un exPediente
t'
#
.á4;:
w
#n:
28 Revista Brisas
que por razones inexplicables
habría quedado a las puertas
del Ministerio de Educación.
Hoy las condiciones para
fundar una institución de
educación artística como la que
sueña Brisas, han cambiado
pero igualmente es parte de las
miras del Consejo Directivo en
funciones.
“La
construcción
de un proceso
ordenado y
planificado de
la enseñanza
de la danza
y la música
folklórica del
país, con
énfasis en
las danzas y
la música de
Puno, como
mandan los
Estatutos de
la ACBT.”.
Presidente y
vocales de la
ACBT en una
concurrida
clausura de
curso.
PROFESIONALIZACIÓN
En tal caso, Brisas está
mirando con toda seriedad
tal posibilidad, es decir, la
construcción de un proceso
ordenado y planificado de
la enseñanza de la danza y
la música folklórica del país,
con énfasis en las danzas y la
música de Puno, como mandan
los Estatutos de la ACBT.
La
propuesta
encuentra
basamento en la ciencia del
movimiento
humano,
las
etapas y las fases
para
organizar
las
categorías
de
análisis, variables e
indicadores propios
del arte especialmente
danzario así como la
producción
artística
escénica,
aparte
de
involucrar
en
el proceso el arte
folklórico
como
forma de expresión
individual,
de
cohesión social y de
mejora de la calidad
de vida.
En ese camino tiene
peso
específico
el
extraordinario
prestigio ganado por
Cultura física, como premisa
fundamental
Pequeños artistas ya en el escenario.
Brisas del Titicaca como uno de
los organismos provincianos
emprendedores por excelencia
en el país, y el reconocimiento
sin cortapisas de su ejecutoria
artística en el rescate, cultivo
y difusión de las danzas y
la música de Puno, hecho
indubitable que en los últimos
años, dado el fantástico
posicionamiento artístico y
empresarial de Brisas, está
abarcando las danzas del resto
del Perú, con absoluto éxito.
¿Quién con más pergaminos
para
incursionar
en
la
enseñanza profesional del
folklore en el país?
Díganlo los conocedores. w
Revista Brisas
29
C
omo todas las visitas
gratas, la del embajador
Manuel
Rodríguez
Cuadros a Brisas del Titicaca
llenó de pronto un vacío muy
sentido: darle las gracias
por su contribución como
representante del Perú ante la
Unesco, para que la Festividad
de la Candelaria alcanzara
el alto rango de Patrimonio
Cultural Inmaterial de la
Humanidad.
Una muy
grata presencia
El diplomático había llegado
a Brisas en visita privada,
junto a su familia y amigos,
a disfrutar de un almuerzo
y volverse a maravillar con
el formidable espectáculo
de música y danzas que
ofrecemos semanalmente.
Su pers1ona fue rápidamente
requerida por el presidente de
la institución, Delbert Adolfo
Terán Dianderas, quien le
transmitió el anhelo atesorado
sobre su persona.
Invitado a pasar por el salón
de la presidencia junto a su
esposa, Rodríguez Cuadros fue
objeto de un cálido saludo de
bienvenida y agradecimiento
en palabras del presidente
de la ACBT quien recordó las
gestiones del diplomático en
la fase final del proceso de la
mencionada declaratoria, y que
–dijo- eran motivo para tenerlo
entre los más entrañables
amigos de Brisas y los puneños.
Luego fue obsequiado con
un ejemplar del libro ‘Oro y
Fe’ que documenta la entrega
del galardón mundial a la
Festividad puneña.
El
embajador
devolvió
gentilezas señalando a Brisas
como una entidad provinciana
emprendedora y muy exitosa,
además de señera ‘sin parangón
en el país’, en la difusión del
El embajador
Rodriguez
Cuadros recibe
el libro “Oro y
Fe” de manos
del presidente
Con su
familia en el
escenario
Un brindis de
agradecimiento.
folklor de Puno y del Perú.
Luego fue invitado a firmar
el Libro de Visitantes Ilustres
y tras un brindis
recibió
la calidez del abrazo de
despedida briseño. w
30 Revista Brisas
Solidarios médicos puneños en Lima
Una lección de
real altruismo
G
ratitud es un concepto esquivo y escaso en los días que
corren. Pero no para un grupo de cien (100) médicos
egresados de la Facultad respectiva de la Universidad
Nacional del Altiplano que se han asociado en Lima para hacer
de ese concepto una realidad.
“Apoyar el
desarrollo
académico
institucional
de su Facultad
y mejorar la
calidad de la
salud en la
Región Puno”.
Elección de la
Junta Directiva
2016 - 1017
Se trata de la AMEUNAP
(Asociación
de
Médicos
Egresados de la Universidad
Nacional del Altiplano)
En efecto, la Asociación se creó
el 2 de noviembre del 2012,
inscrita ahora en los Registros
Públicos, con el fin de apoyar
el
desarrollo
académico
institucional de su Facultad y
mejorar la calidad de la salud en
la Región Puno. Está presidida
actualmente por el Dr. Manuel
Benavente (Hospital Sabogal)
Uno de sus objetivos al más
breve plazo es la instalación
en Lima de la Clínica Virgen
de la Candelaria cuya meta es
atender la patología compleja
que no se pueda resolver en
Puno, con tecnología de punta
y profesionales altamente
capacitados.
Y no solo eso sino que la
Asociación,
en
un
acto
ejemplificador y de marcado
altruismo, busca –y lo está
haciendo- ampliar la visión de
la salud en el estudiante puneño
de medicina y la educación
médica,
consiguiéndoles
rotaciones clínicas vacacionales
en
diferentes
hospitales
de Lima para ampliar sus
conocimientos.
Es decir, están asociados para
traer de Puno becados a los
estudiantes de medicina de
la UNAP, los más destacados
y
de
relativos
recursos
seguramente, para que en
Lima, allí donde los asociados
ejercen su noble profesión,
adquieran
en
diversos
hospitales capitalinos nuevas
experiencias profesionales.
El esfuerzo se complementa
cuando los estudiantes becados
realizan réplicas para que cada
vez más aumente el número
de estudiantes puneños que
accedan al beneficio de venir a
Lima a capacitarse.
Los últimos cinco estudiantes
de medicina que gozaron
de este puente profesional,
recibieron
preparación
en diversos nosocomios y
finalmente fueron cálidamente
despedidos en un ágape que
la AMEUNAP les brindó en
Brisas del Titicaca.
ACTIVIDAD MÚLTIPLE
La Asociación informa que
ya han participado en tres
Cursos de Actualización en
Medicina, realizados en el local
del Colegio Médico de Puno
con el auspicio de la Facultad
de Medicina de la UNAP,
actuando como expositores
los egresados especialistas
que viajaron de la capital y
los que trabajan en el Hospital
Regional Núñez Butrón, con
asistencia
de
estudiantes,
médicos y público en general.
La organización está en
coordinación continua con
las asociaciones científicas de
estudiantes de medicina de
Puno, a fin de optimizar sus
objetivos.
Por lo demás, todos los primeros
sábados de noviembre los
médicos egresados de Puno
se reúnen en diferentes locales
de Lima en una reunión de
confraternidad donde además
se debaten puntos importantes
como el conseguir logística
para traer a más estudiantes
u organizar los cursos de
actualización o delegar al
organizador de la fiesta de los
siguientes años.
Revista Brisas
31
Tercer
encuentro
AMEUNAP
organizado
por Hospital
Sabogal
A la fecha, se han
realizado encuentros
propiciados por los
médicos
puneños
que trabajan en los
Hospitales Rebagliatti,
Almenara,
Sabogal
y Loayza, y el V
Encuentro AMEUNAP
recaerá este 2016 en
quienes laboran en
el Hospital Cayetano
Heredia.
ALGO MÁS
En la medida de
sus
posibilidades
y
aprovechando
que sus miembros
trabajan en todos
los
hospitales,
la
Asociación está apoyando
de forma directa o indirecta
a puneños que llegan a Lima
por motivos de salud, para
cuyo efecto cuentan con una
red fluida de comunicación
entre los médicos asociados.
Cuatro
de
los
médicos
integrantes de esta formidable
Despedida a
estudiantes
en los salones
de Brisas del
Titicaca.
cruzada pofesional puneña,
son asociados de Brisas
del
Titicaca.
Ellos
son:
Juan Carlos Arapa García,
Radiólogo Intervencionista del
Hospital Edgardo Rebagliati;
Amerly
Menas
Martínez,
Anestesiólogo del Hospital
Mogrut; Percy Rojas Saldívar,
Otorrinolaringólogo
del
Hospital de Puente Piedra;
y Jhon Fritz Rojas Saldívar,
Cirujano Oncólogo del Hospital
Mongrut.
Estos
médicos
briseños constituyen, además,
el
elemento
comunicador
insustituible con la Asociación
de que forman parte. w
Cuarto
Encuentro
Ameunap 2015
Organizado
por el Hospital
Arzobispo
Loayza
32 Revista Brisas
Juan Bustamante
Abanderado de
la justicia social
J
Edmundo
Guillén Guillén
uan Bustamante figura en la historia real del Perú como
el abanderado de la justicia social y del bien común de
los pueblos, principios que distinguieron a la ideología
Jorge Basadre lo llamó Túpac
Amaru III, comparándolo con
el héroe revolucionario de 1780,
honrando la memoria de un
hombre que murió a la cabeza
de sus hombres luchando por
la justicia y el respeto de los
derechos humanos.
Nacido en el altiplano de
Vilque, cercano al lago Titicaca,
Juan Bustamante parece que
tuvo ascendencia incaica por
línea materna.
Él luchó por la vindicación
de los peruanos motejados de
“indios”, para que alcanzaran
también, como él decía,
los “beneficios sociales que la
esplendente independencia del
Perú prodiga a los blancos”.
Combatió por el bienestar de
las mayorías, por la educación
gratuita, por la fraternidad
entre los pueblos, por el
imperio de la justicia, como
remedio a los males de la
República. Luchó, asimismo,
porque en el Perú se diera
prioridad a la producción
para evitar el hambre y por la
dación de leyes que procurasen
la integración nacional.
PARLAMENTARIO,
VIAJERO, ESCRITOR
Después de incursionar en el
parlamento, viajar alrededor
Revista Brisas
del mundo (1841-1844) y en
segundo viaje a Europa ver
las luchas sociales en París en
1848, se aprestó a vindicar de
su infortunio a los pueblos de
la meseta de Puno, mirando
la realidad no desde el
campanario de Vilque, sino en
su dimensión universal, como
un episodio de la lucha general
de los pueblos por la justicia y
el derecho.
Fue así como se unió a la
causa del mariscal don Ramón
Castilla, hombre también de
estirpe andina y quizás en su
compañía fue uno de los que
le inspiraron, con don Pedro
Gálvez, el famoso Decreto
de Ayacucho que abolía los
tributos de los llamados
“indígenas”, para que éstos
peruanos,
no
siguieran
discriminados
sufriendo
en carne viva la más “dura
esclavitud y el más completo
envilecimiento”. Bustamante,
congratulado por este Derecho,
se batió valerosamente en la
batalla de la Palma (1855) y con
tal empeño que fue ascendido
a la clase de coronel por el
mariscal Castilla.
SU HOLOCAUSTO
EN PUSI
En 1866, al conocerse en
Lima el alzamiento indígena
de Huancané y los excesos
perpetrados
contra
los
Poblado
de Vilque,
Puno
rebeldes,
a
sus
airadas
protestas y reclamos sumó Juan
Bustamante la fundación de la
“Sociedad Amigos de los Indios”,
con la participación de los jefes
militares y civiles distinguidos,
entre ellos don Manuel
Amunátegui, Director entonces
del diario “El Comercio”, que
había solicitado al gobierno
serena reflexión y prudencia en
el tratamiento de los pueblos
alzados.
Infortunadamente, los hechos
se
precipitaron
cuando
los pueblos del Altiplano
desconocieron al gobierno
del general Mariano Ignacio
Prado, sumándose a la rebelión
campesina otros pueblos de la
región.
Bustamante, impelido por
su sentimiento andino y por
su afán de justicia, se puso
al frente de los alzados y su
empeño terminó trágicamente.
En la “batalla” librada en el
pueblo de Pusi el 2 de enero de
1868, Juan Bustamante ofrendó
la vida en medio de torturas,
digna y heroicamente. Más
que batalla hubo una matanza,
dispuesta siniestramente por el
coronel Andrés Recharte, jefe
las fuerzas represivas.
Se dijo que ese alzamiento
tuvo el carácter de una guerra
de los “indios” contra la “raza
blanca”, según el testimonio
del general Baltasar Caravedo
que intervino en la campaña
punitiva, esa interpretación
surgió entre
los mestizos
que se distanciaron de los
indígenas no compartiendo
sus exigencias; más aún, se
volvieron contra ellos y los
acusaron de querer destruir
a la raza blanca, invocando
la intervención de la fuerza
pública para terminar con
el trastorno. Pero el ilustre
y probo magistrado José
Gregorio Paz Soldán, Fiscal
de la Nación, en su célebre
dictamen en la causa seguida
contra el coronel Andrés
Recharte por la matanza de
Pusi, dijo que no hubo tal
pretendida guerra de castas y
que la protesta de los pueblos
fue contra la “opresión” y
que el alzamiento había sido
“provocado” por los mismos
opresores que los tenían
sumidos en la “abyección y el
embrutecimiento”.
El
sacrificio
de
Juan
Bustamante no fue un hecho
aislado, sino uno hito en
la secular lucha del Perú
Andino por la justicia social,
la educación democrática,
la integración nacional y la
identidad histórica del Perú.
Su nombre, sus escritos y sus
ideales quedan en pie como
una lección sublime en la lucha
por la justicia y la igualdad
entre todos los peruanos. w
33
Bustamante,
impelido por
su sentimiento
andino y por
su afán de
justicia, se
puso al frente
de los alzados
y su empeño
terminó
trágicamente.
En la “batalla”
librada en
el pueblo
de Pusi el 2
de enero de
1868, Juan
Bustamante
ofrendó la
vida en medio
de torturas,
digna y
heroicamente.
34 Revista Brisas
Muerto por sus ideas
E
n 1849, avecindado en París, Juan Bustamante vio
publicados sus “Apuntes y observaciones civiles,
políticas y religiosas”, libro en cuyas páginas finales
describió la revolución de 1848, aquella que había espantado
al anciano José de San Martín que criticó su tinte “comunista”. Luis Guzmán
Palomino
Bustamante habló de los
proletarios comunistas de
París con otro talante y dijo
que junto con la tricolor
francesa vio ondear la bandera
roja enarbolada por hombres
que “parecían no temer a
la muerte”. Y citó entre los
líderes a un comunista de
avanzada edad, que arengaba
a los revolucionarios gritando:
“¡Viva la república democrática y
social! ¡Adelante los hombres que
tengan alma para seguirnos!”. Pero Bustamante vio también
heroísmo en la Guardia
Nacional, varios de cuyos
integrantes se pasaron a los
insurrectos. Además, destacó
el valor de las mujeres
revolucionarias, entre ellas
Julia, corista del Teatro
Gimnasio de París, que vestida
con elegancia ofrendó la vida
con una bandera en la mano.
Escribió también que junto
con los jóvenes comunistas vio
luchar a “mujeres perdidas”. En total, dice, hubo 16 mil
víctimas en solo cuatro días,
aquel junio de 1848. Al hacer
un balance final, Bustamante
consignó que la opinión
pública parisiense asumió
“que la insurrección quería el
comunismo, o el socialismo,
esto es, la destrucción de la
familia y de la propiedad”.
Pero al escribir esas líneas, se
cuidó de aclarar lo siguiente:
“Yo pienso que también en eso
hay error y exageración... Se
han visto banderas de todos
los colores y con inscripciones
diferentes... Es constante que
los jefes comunistas como
Cabet, Blanqui, Huber y
otros; y los socialistas
tales
como
Barbes,
Prudhom, Luiis Blanc, Thoré
y compañeros, son todos
ellos hombres que si la suerte
quiso dotarlos de riquezas
intelectuales, también les negó
las materiales... Sin embargo,
en las filas de la insurrección el
oro corría con abundancia...”. Esos “Apuntes...” tuvieron
sus 160 páginas iniciales
dedicadas absolutamente a
dar una visión del Perú. Y en
los otros cientos de páginas
hay referencias comparativas
de Europa con el Perú. Tiene
tal importancia que debiera
ser de obligada lectura para
todo estudiante universitario e
incluso escolar. Bustamante, que nació en el
pueblo de Vilque, departamento
de Puno, fue hijo de un español
afincado en Arequipa y de
una indígena del altiplano.
Se educó en Cabanilla, “aldea
miserable”, según sus propias
palabras. Se manifestó muy
agradecido a un Cáceres, de
Puno, tal vez antepasado de los
gamonales del siglo XX. Fue
un ferviente admirador del
gran Andrés de Santa Cruz
y Calaumana. Estuvo de
diputado en el Congreso antes
de su salida a Europa. En 1845
ya protestaba por el maltrato a
los indígenas. Siete meses duró
su primera estancia en Lima,
que le asqueó en extremo.
Porque,
además,
padeció
el racismo. Pero llegó a ser
prefecto de Lima y polemizó
con Manuel Atanasio Fuentes,
uno de sus más ácidos críticos,
quien terminó reconociendo su
valía. En su viaje por el interior
del Perú, Bustamante conoció
entre el Cusco y Apurímac al
hacendado Piérola, dueño de
un cañaveral, a lo que parece
cerca al Pachachaca. Desde
siempre manifestó una clara
posición indigenista, causa que
lo llevaría a ponerse a la cabeza
del
formidable alzamiento
indígena de 1867, en el
altiplano, donde perdió la vida.
El jefe represor de ese
alzamiento, coronel Andrés
Recharte, al concluir su
cruenta tarea hizo pública esta
conclusión: “Los prenotados
individuos (hace referencia al
coronel Juan Bustamante y sus
compañeros) no solo son reos
políticos por haber sostenido el
anómalo gobierno del coronel
Prado, sino sociales por
sus tendencias destructoras
puesto que han implantado
el sistema de comunismo,
porque teniendo todos los
hombres los mismos derechos
naturales deben ser iguales
social y políticamente. Como
esta igualdad en la actual
organización de la sociedad,
no puede realizarse por el
estado en que se encuentran
los indígenas, los referidos
secuaces
del
comunismo
han hecho comprender que
nuestra sociedad es mala y
por consiguiente era necesario
cambiarla”.
Este
Andrés
Recharte volvería a figurar en
los años de La Breña, al servicio
de los traidores partidarios de
Miguel Iglesias.
La vida de Juan Bustamante,
insigne luchador social, si
bien ha sido analizada por
prestigiosos intelectuales,
entre ellos Emilio Vásquez,
Nils Jacobsen, Nicanor
Domínguez y Milton
Godoy, amerita mayores
investigaciones
pues
encierra
aún
varios
capítulos
inéditos.
Una
ocasión
para
emprenderlas
podría
darse el próximo año 2017,
en que recordarremos
el 150 aniversario de su
holocausto. (LGP). w
Revista Brisas
Cuento puneño
Historias de
Mamita Candelaria
T
endría ocho o nueve años, cuando mi abuela Inés me
nombró su secretaria. Yo pensé que el primer encargo
que me haría, sería alcanzarle hojas y lápices, transcribir
algunos de sus poemas o escucharla mientras ella los
declamaba; es decir, asistirla en su quehacer literario. No fue
así, me encargó acompañarla a Puno.
El viaje fue lo esperado y más:
la ternura de mi mamá Inesita,
la casa de Tacna, esquina
con el Puerto, las baldosas
semidestruidas de su enorme
patio, que evidenciaban que
habría sido una hermosa
casona en el pasado,
las
incontables habitaciones, los
mil y un recovecos, túneles con
paredes derruidas y extraños
pasadizos que conectaban
los ambientes, Ruperta y sus
locuras, afincada a la entrada
de la casa, entre la realidad y la
demencia.
Una mañana, salí de la casa
seducida por el retumbar
de bombos, el chasquido de
platillos, la ceremoniosidad
de trompetas, trombones y
el fragor de tubas. Atraída
por aquellos cánticos de
sirenas, ahí me encontraba,
en plena calle Lima, sentada
en la vereda, observando el
magistral paso de danzarines,
músicos y entusiastas. Se
trataba de la Parada en
Veneración a la Virgen de
la Candelaria.
Desde
mi
estratégica
ubicación, la aproximación
de
aquellos
morenos,
provistos
de
sendas
matracas, de rostros oscuros,
de trajes imponentes, de
perlas en hileras que cobraban
vida, no era otra cosa que el
fluir de las balsas en medio
del lago, que se mueven
sobre las aguas según los
vientos que las estremecen.
Quedé
embelesada
con
aquella sonora coordinación
majestuosa.
Se acercaban los Kallawayas,
con sus llanticjs cubiertos
de plumas de suri,
que
giraban hacia acá, hacia allá,
protegiéndonos
mediante
hierbas que se congregaban
en sus ch’uspas, mientras el
tintineo de las monedas de
plata que les colgaban del
pecho, nos alejaban de los
espíritus del mal.
El público me tapaba, así que
tuve que meterme por entre
la gente hasta ubicarme en
primera fila. De pronto, una de
las varillas de la sombrilla de
un bailarín se enganchó con mi
chompa. Él no se dio cuenta,
no sé si por encontrarse en
medio
del
comprensible
éxtasis dancístico o porque
ya venía macerado. Me quedé
unida a su sombrilla y no sabía
qué hacer.
Lo cierto es que una cuadra
lo seguí, con una hebra de mi
chompa unida a su sombrilla
y el bailarín nada de darse
cuenta,
seguía
danzando
impasible, mientras mi frágil
cuerpecillo se balanceaba en un
desorden de movimientos que
jamás había experimentado.
¿Hasta dónde voy a ir a parar?,
me preguntaba preocupada.
Un gringo, que
advirtió la extraña
situación en la que
me
encontraba,
se
acercó
inmediatamente
y rompió la lana,
liberándome
al
instante.
No
sabía
d ó n d e
estaba,
ya era
tarde,
hacía
frío,
empezó a llover,
un nudo en
mi
garganta
y mi pecho
tenía un hueco
a
través
del
que seguramente
se podía ver mi
afligido corazón.
— ¿Dónde has
estado hijita? —era
la voz de mamita
Candelaria.
—
¡Te
he
estado
buscando! w
Frida
Rodas
35
36 Revista Brisas
C
onocí a Juan José en
1965. El año anterior,
conjuntamente
con
José María Arguedas, había
desplegado una fructífera
labor en calidad de Sub
Director de la Casa de la
Cultura del Perú.
Muchos de
sus ensayos
son de una
originalidad
tal que es
imposible
encontrarle
antecedentes
en la historiografía nacional
y aún hispanoamericana.
Hernán Amat
Olazával
Fue a partir de 1970 cuando
empezamos
a
tratarnos
con más frecuencia y así se
fue afincando una amistad
basada en dos cualidades
contradictorias para muchos:
la generosidad y la exigencia.
Y es que esta amistad no
implicaba
aprobación
incondicional sino una pasión
compartida por los temas de
la grandeza de la civilización
andina y la cruenta destrucción
del Imperio de los Incas
ocasionada por la invasión
española.
Sólo así puedo explicarme
cómo se fue dando una
relación entre uno de los más
destacados historiadores que
el Perú produjo en el siglo XX
y un arqueólogo que trabajaba
en el campo y desarrollaba
tareas académicas.
La
universalidad
abierta
de Juan José Vega no tenía
requisitos
formales,
pero
sí había ciertas exigencias
implícitas: uno entendía que si
no regresaba después con una
lectura asimilada, era mejor no
regresar. Vivía entre libros y
su biblioteca era una puerta de
ascenso a la vida, a los espacios
y los tiempos exteriores a los
libros.
No he conocido a nadie
de semejante acuciosidad
intelectual. Le interesaban lo
mismo los acontecimientos
del día como la vida de Manco
Inca y el ocaso de las antiguas
civilizaciones, lo mismo Túpac
Amaru y sus amigos o el
pensamiento de Bolívar que
la nueva cosmología de los
físicos, lo mismo un estudio
de la revolución francesa que
el más reciente descubrimiento
de los epigrafistas mayas o
egipcios, una nueva teoría
literaria o la conversación
de un joven historiador o
arqueólogo.
Y me daba cuenta que un
hombre de esa sapiencia
necesitaba
de muchos y
Juan José a caballo, su otra
pasión.
JJ Vega vive
y pervive
muy distintos interlocutores.
Sentí que a partir de esta
multiplicación de perspectiva
podía comprender un poco
más ese universo llamado Juan
José Vega.
Tras haberlo conocido en las
aulas sanmarquinas primero, y
en las de La Cantuta después, y
haberlo escuchado como eximio
conferencista en múltiples foros
en el Perú y en el extranjero,
soñé alguna vez con una futura
y utópica mesa redonda sobre
la figura de Juan José Vega,
mesa infinita conformada por
arqueólogos,
historiadores,
etnohistoriadores,
antropólogos,
sociólogos,
folkloristas,
literatos,
educadores,
politólogos,
artistas bucólicos, pintores,
estudiosos de la religión, la
mitología y las relaciones
internacionales, además de
los especialistas de lo no
especializado, únicos capaces
de seguir las reflexiones
sobre el amor, el erotismo,
los símbolos, las costumbres,
la buena cocina, el pisco y la
otredad.
El único dogma1 sería la
ausencia del dogma; la única
prohibición, la de invocar
privilegios de territorialidad
disciplinaria.
Juan José nos recordaba una y
Revista Brisas
otra vez que “el saber no reconoce
el pago del tributo en la frontera”.
Debo expresar también que
él
representa mucho más
que un objeto de estudio.
Su irradiación transformó la
propia vivencia de sus amigos
y la legión de sus discípulos.
Por eso, su legado, como el de
sus maestros: Porras, Basadre,
Valcárcel, Dumbar Temple, es
una invitación a la búsqueda
del saber con pasión y con
rigor.
Un Ministro de Estado, al
pie de su tumba, ofreció que
en La Cantuta se implantará
la Cátedra Juan José Vega;
esperamos que ello no se pierda
en la penumbra del olvido.
Quizás nos falte todavía la
perspectiva y la distancia
necesarias para hacer un
balance general de su vasta
producción, de la influencia
de sus ideas y sus creaciones
imaginativas.
Pero aun así, algunos aspectos
son evidentes; sobre todo
su obra histórica, en la que
destacan títulos como La Guerra
de los Viracochas (1963); Manco
Inca, el gran rebelde (1964);
Dioses, Incas y conquistadores
(1967); La poligamia española
en el Perú (1969); Ataohuallpa,
Huáscar y España (1970);
Abogados, jueces y escribanos
en la Conquista del Perú (1972);
Hernando
Pizarro
(1973);
Historia del Ejército Peruano bajo
la dominación española (1981);
La batalla de Las Salinas (1983);
La primera expedición punitiva
del Perú (1984); Los Tallanes
(1988); La conquista del Collasuyo
(1989); Los españoles y los demás
conquistadores del Imperio de los
Incas (1991); Los Incas frente a
España (1992); Túpac Amaru y
sus compañeros (1995) e Identidad
Nacional (1997).
Muchos de sus ensayos son
de una originalidad tal que
es
imposible
encontrarle
antecedentes
en
la
historiografía nacional y aún
hispanoamericana.
Por su nueva visión ante la
“historia oficial”, ha gravitado
sobre varias generaciones
dentro y fuera del país, sobre
todo por haber contrarrestado
con éxito la “visión hispánica” de
la historia del Perú hispánico a
la que se enfrentó como nadie.
Dominó con maestría tanto
el texto extenso, con prosa
vigorosa y bella, como el
artículo breve; practicó las
formas tradicionales y las
experimentales.
Nos
dejó
no una fórmula estilística ni
una retórica en sus escritos
sino una incitación a buscar
nuevas maneras de expresar la
sensibilidad intransferible de
cada uno.
Sus libros constituyen un legado
inconmensurable, pues tienen
una importancia capital para
el cabal conocimiento acerca
de la cruenta e ignominiosa
etapa de la invasión española,
la destrucción del Imperio de
los Incas, la gloriosa resistencia
emprendida por el neo-imperio
establecido en
Vilcabamba
donde destaca la figura señera
de Manco Inca y la revolución
de los Túpac Amaru.
Esta vasta obra diseñada en los
perfiles del campo fragoso de
la investigación tiene el mérito
de imbricar los Incas y sus
hazañas en un cuadro de clara
perspectiva. Cuando se hace el
balance de la frondosa labor de
Juan José se aprecia el inmenso
valor de la larga y prolija
búsqueda documental, del
análisis exhaustivo y fecundo,
de la ingente producción
bibliográfica y del examen de
los acontecimientos históricos
plenos de situaciones políticas
y espirituales. Se advierte
entonces que su obra constituye
una contribución fundamental
para el correcto planteamiento
de
la
significación
y
perspectivas de los capítulos
más azarosos y contradictorios
de la historia del Perú.
La vasta obra de Juan José,
auténtica
contribución
a
la
historiografía
peruana,
produce en el lector una
impresión de confianza y
seguridad, de suelo firme
bajo los pies. Podemos seguir
el camino trazado por su
investigación, admirar los
cimientos
documentales,
ahondar nosotros mismos
gracias a sus referencias
exactas.
La historia de los Incas y de
la Conquista, como la gesta
libertaria de los Túpac Amaru,
se deshace en mil cambiantes
gracias a la pericia del autor en
sugerir.
Hay algo más que inquieta en
la obra de Juan José. ¿Es acaso
la claridad de su pensamiento,
que suscita la reflexión, o
sencillamente la elegancia de
su prosa? ¿Es su capacidad
para estar cerca y, a su vez,
distante del poder?
Sus ideas están teñidas de la
vehemencia que ejerce sobre
las palabras y de ese énfasis que
brota de su espíritu encendido
cuando los accidentes de la
vida lo llevan a participar en
política. La razón que le asiste
está infundida de un espíritu
volcánico que con frecuencia
aflora en sus rupturas o
alejamientos. w
37
Con los niños
a quienes
entregó su
vida y su obra.
38 Revista Brisas
PUNO: un gran
E
l presente comentario espera lograr que los puneños
analicemos y logremos sentirnos orgullosos de tener el
honor de haber nacido en la hermosa y grandiosa tierra
del Lago sagrado del Altiplano y logremos nuestra propia
identidad.
En Puno nació el imperio Incaico,
que en su época fue, en el mundo,
la cultura más importante de gran
adelanto científico, técnico, social
y económico.
Fueron de Puno los “lupacas
o
lupajaques”
hombres-luz,
conocimientos,
sabiduría
y
liderazgo, que emergieron para
fundar en el Cusco este gran
imperio.
Arturo Vásquez
Salazar (*)
CIFRAS ESTADÍSTICAS
En esta época encontramos que
la región de Puno en materia de
población casi es la misma en
los últimos cien años: veamos,
en el censo de 1940, se reporta
1.260.000 habitantes, y en el
2015 se estima 1.360.000, lo
cual nos permite establecer que
la población es la misma que
hace 75 años; sin embargo, está
determinado que el índice de
crecimiento anual es de 3.5% a
4.2%.
Si consideramos que el promedio
de crecimiento anual es de 3.75%,
la población actual debería ser
aproximadamente de 5.350.000
puneños.
La pregunta es ¿Dónde están los 4
millones restantes?
La respuesta apresurada de
muchos es: migraron para
aumentar la población pobre y
muy pobre de otras regiones del
país.
Nos preguntamos, actualmente
¿cuántos menesterosos puneños
hay en las ciudades que
conocemos? Y respondemos: no
hay ninguno.
MIGRACIÓN
FRUCTÍFERA
Luego de un análisis muy
somero, simple, elemental, nos
encontramos con información
técnica y estadística, que nos
demuestra que la migración
de puneños ha determinado
el crecimiento y desarrollo
sostenible de muchos pueblos del
país.
Sin temor puede afirmarse que
Puno exporta cerebros al país y al
Revista Brisas
39
mundo.
Los puneños han demostrado
en todos los periodos y épocas
históricas,
tener
talento,
emprendimiento, capacidad y
trabajo, en todos los campos de
vida, así como en los estudios
a todo nivel: secundarios,
universitarios,
postgrado
y
especialidades; en los procesos
productivos, en los procesos
comerciales, en lo artístico y
principalmente en lo cultural.
PRUEBAS OBJETIVAS
Cuando hablamos de puneños,
estamos considerando a los
nacidos en la Región Puno, a los
hijos de puneños de primera y
segunda generación nacidos en
otras regiones, de forma tal que
nos permite describir la situación
actual (2015) de varias ciudades
del sur del país.
Tacna la heroica, está sustentada
económicamente
en
lo
productivo, comercial y mercado
de trabajo, en los puneños. Así el
72% del sustento económico de
la querida Tacna está en manos
de los puneños, quienes por el
tiempo de su vida, ya quieren y se
consideran tacneños. Pero nunca
dejan de ser puneños social y
culturalmente.
El puerto de Ilo, de igual manera,
supermercados de empresas
transnacionales.
Finalmente, más del 70% de
los estudiantes puneños a nivel
universitario
migran
fuera,
para lograr sus grados, y si
observamos a las Universidades
del sur del país, como la
exportador
tiene el 81% de su economía en
manos de los puneños, y la ciudad
de Arequipa, que es la de mayor
desarrollo del país, está sustentada
en el 74% de los puneños.
EN LA GRAN CAPITAL
En Lima está el gran emporio
de mediana empresa: “Gamarra”
y para conocimiento nuestro, el
41% de esos empresarios son
puneños. Y el gran mercado de
producción de zapatos y partes
o elementos de esta industria,
es decir Caquetá, el 96% está
constituido por empresarios de
Puno, esencialmente de Icho y
Huancané.
Los grandes emporios de
mercados de Unicachi en Lima,
son de propiedad de yunguyeños,
unicachinos, que compiten de
igual a igual con los grandes
Universidad Nacional del Gran
Padre San Agustín de Arequipa,
encontramos que el 51% de sus
docentes de alta calidad científica
son puneños.
Es también necesario recordar
que en el área agrícola, la Región
del altiplano entregó al mundo
productos alimenticios, que
fueron el origen y la base de
lo que hoy alimenta al mundo:
maíz (perla), frejol (tarwi), papa,
quinua, cañigua, entre los más
conocidos. w
(*) Ing. Agrónomo, Primer egresado de la Primera
Promoción de la Universidad Técnica del Altiplano
Puno
Maestro en Ciencias en Desarrollo Rural Colegio
de Post-grado Escuela Nacional de Agricultura
Chapingo - México PhD en Economía Agraria, Universidad de Wisconsing, USA
Especialista del IICA y el BID de la OEA, 25
años, en 12 países de América.- Jubilado-
Unicachi,
todo un
supermercado.
Emporio
zapatero puneño
en Caquetá
40 Revista Brisas
L
as culturas no son
entidades
metafísicas.
Tampoco
lo
son
las culturas andinas ni
amazónicas. En principio,
muchos pueden estar de
acuerdo con esta idea, pero
siguen encendidos los debates
en torno a la “vigencia” o no
de “lo Andino”.
Al hablar de ese modo, caemos
fácilmente en la trampa de
nuestro
propio
lenguaje:
“sin
querer
queriendo”
consideramos “lo Andino”
como una esencia, una
naturaleza
profunda
que
perdura a través de los siglos.
El debatir en esos términos
no conduce a nada, pues es
entonces cuestión de fe el creer
en la existencia o no de esta
Muchas
danzas
tradicionales
se crearon
como formas
ritualizadas
de manejar
conflictos.
Cultura andina
y transformación
esencia oculta.
Claro está, no es casual
nuestra inclinación a creer o
no. Se relaciona directamente
con nuestro origen social y
geográfico. Un estudiante
ayacuchano estará firmemente
convencido de la existencia
de “lo andino”, mientras un
joven limeño de origen criollo
probablemente estará seguro
de que, si bien pudo existir
en el pasado, ya no tiene en la
actualidad ninguna vigencia.
Estos prejuicios no son fáciles
de superar y se originan en
una larga historia colonial de
separaciones y jerarquización
sobre la base de una distinción
fundamental:
indios
y
españoles. Hoy día, no usamos
ya estas categorías, pero para
muchos la percepción del país
en términos culturales sigue
siendo bipolar: “lo Andino” vs.
“lo Occidental”.
Juan Ansión
A PLANTEARLO BIEN
En resumen, nuestro debate
-que
más
bien
parece
confrontación de monólogos
que no se tocan- está
evidentemente mal planteado
cuando entendemos la cultura
como ente metafísico; pero a
su vez no es fácil escapar a la
dificultad precisamente por
el medio cultural que hemos
heredado, que nos empuja
a ubicarnos en una relación
bipolar, valorando uno de los
polos para rechazar al otro
(o para intentar integrarlo en
forma subordinada). Lo que
está en cuestión, entonces,
son las bases mismas de la
discusión y somos nosotros
mismos como actores sociales
formados en una sociedad
discriminadora.
Debemos
entonces poner en tela de juicio
la bipolaridad y, detrás de ella,
la concepción metafísica de la
cultura.
¿Significa esto negar la
existencia de la cultura andina?
De ninguna manera si la
entendemos como un producto
histórico derivado de procesos
sociales muy concretos en
respuesta a retos múltiples que
se han venido presentando a
los pueblos que poco a poco
la fueron creando. Se puede
hablar de cultura andina en
singular, para referirnos a
formas comunes de aprehender
la realidad y actuar sobre ella, o
se puede hablar -para enfatizar
la diversidad- de las diversas
culturas andinas, como de
conjuntos que se pueden
distinguir aunque pertenezcan
a un tronco común.
NINGÚN MISTERIO
Entendida de esta manera, la
cultura andina no es ningún
misterio inaccesible, ni se
requiere de ningún trabajo
esotérico para acceder a ella.
Puede ser conocida, aunque
desconozcamos mucho de ella.
Es más: no ayuda a conocerla
el considerarla una suerte de
entelequia que se rechaza o a
la que se adhiere sin reservas.
Hace falta mucha investigación
para conocerla con precisión y
poder así recoger sus aportes a
la cultura universal.
Conocerla significa observala
en sus productos, en sus
Revista Brisas
manifestaciones, pero sobre
todo conocer a las personas que
hacen uso de ella. La cultura
no está en el aire: es la manera
común y acostumbrada que
tienen las personas de hacer
las cosas. Esto se construye
socialmente, dentro de las
instituciones, en el proceso de
comunicación. Si la cultura
cambia dificilmente, es porque
las personas nos resistimos
a modificar los códigos
aprendidos, a reemplazar
formas de enfrentar situaciones
por otras más adecuadas.
Todos intuimos que los grandes
cambios culturales en el Perú
están ligados a las oleadas
migratorias, el desarrollo de
los medios de transportes
y de comunicaciones y la
masificación de la escuela.
Pero ¿qué sucede dentro de
las personas que viven o han
vivido estos cambios?
EL MIGRANTE
Al
enfrentar
problemas
n u e v o s
en Lima, el
migrante lo hará
echando mano a
sus propios recursos
culturales: a lo que
sabe y sabe hacer.
Buscará apoyo en sus
familiares, confiará en la
ayuda mutua, le parecerá
natural la faena del domingo
para abrir una zanja para el
agua. Extrañará la calidez de
su pueblo y por eso mantendrá
vínculos con sus familiares
allá. Para la vida en Lima
sentirá también la necesidad
de pertenecer a un grupo con
identidad fuerte: puede ser
la asociación de residentes
de su pueblo o tal vez la
propia organización vecinal
o un club deportivo. No hay
nada misterioso en esto, sólo
actitudes muy humanas. Se
podrá aducir que lo dicho
no es especialmente andino,
que es propio de cualquier
grupo humano. Esto es sólo
parcialmente cierto. Todos
los pueblos trabajan y tienen
parientes, pero se distinguen
en su modo particular de
organizar el trabajo, de poner
énfasis o no en trabajos
colectivos,
de
tejer
sus
relaciones entre parientes.
Se distinguen también en
los lenguajes, los rituales,
los modos muy precisos de
reconocerse.
DANZAS Y UNIDAD
Un aspecto interesante es
la relación con el conflicto.
Sugiero que una particularidad
de las sociedades andinas
estuvo en el énfasis muy
grande que pusieron en
desarrollar métodos complejos
para resolver conflictos y
buscar niveles de unidad
mayores
entre
entidades
sociales
pequeñas
muy
cerradas.
Muchas
danzas
tradicionales se crearon como
formas ritualizadas de manejar
conflictos. Muchos conocen
los danzantes de tijeras:
actúan en competencia y en
representación de grupos que
necesitan afirmar su diferencia
y su identidad propia, a la
vez que buscan la paz entre
ellos. Por ello es que la danza
es
también
competencia.
Las comparsas del carnaval
a y a c u c h a n o
son
típicas
representantes de esta misma
búsqueda: identidad del grupo
de parentesco que vive en
un barrio construida desde
la oposición a otros, pero,
inmediatamente, búsqueda y
afirmación de unidad mayor
entre los contrincantes. Todo
ello se expresa en pequeñas
batallas
ritualizadas
cuya
eficacia simbólica se manifiesta
en la consolidación de vínculos
de convivencia. Hoy, tanto en
la ciudad como en el campo,
se han transformado muchos
de estos rituales antiguos
y se han importado otros,
que son además signo
de “progreso” y
de
integración:
los
encuentros
deportivos.
Las
sociedades
andinas
siempre
Pasa a la
pág. 46
41
La pareja
“Willa wi”
o “ídolo”
Puquina de
Ilave
42 Revista Brisas
Centro Musical
“Ayaviri” –
1970, frente
a su local
institucional,
parados de
izq. a der. :
José Mamani,
Alejandro
Frisancho,
Faustino
Rodríguez,
René Villagra,
Filiberto
Villar, Wálter
Rodríguez,
Eladio Medina,
Abelardo
Loayza, Esmaro
Villanueva y
Boris Nieto.
En cuclillas:
Edgardo
Rodríguez
y Nivardo
Castillo. (Foto:
W. Rodríguez)
Walter
Rodríguez
Vásquez
Necesario recuerdo para nuestra historia musical
René Villagra.....
y su marinera
JUSTIFICACIÓN
Todo lo escrito acerca de
la Pandilla Puneña: textos
etnográficos,
descriptivos,
poéticos, etc. son siempre
elogiosos y con matices
de evocación amorosa y
romanticismo colectivo; y es
que sus movimientos danzarios
así lo denotan, además de ser
danza de cómplices atardeceres
y plenilunios complacientes; para
ello sus formas musicales son el
complemento indisoluble.
MARINERA PUNEÑA
Los hasta hoy vigentes ensayos
descriptivos de la Pandilla
Puneña no precisan fecha o
momento histórico en que se
introduce la marinera como
anticipo o preludio necesario
para emprender las mudanzas
o “figuras” de la Pandilla,
de las cuales sí se ocupa con
mucho detalle el Dr. Enrique
Cuentas Ormachea, Presidente
del entonces dinámico y
propositivo Instituto Americano
de Arte, en la revista No. 2-1953
de esta institución, con el título
de “Elogio a la Pandilla”.
En
este
mismo
ensayo
corregido,
aumentado
y
publicado en 1997 por la A. C.
“Brisas del Titicaca”, refiere de
manera muy superficial que
la marinera es interpretada
y ejecutada antes de las
mudanzas de la Pandilla….y
sólo eso. Lo mismo ocurre en
otros textos referentes.
Nos
preguntamos:
¿será
entonces que por ejecutarse sólo
al inicio de la variada gama de
mudanzas de la Pandilla, que
los compositores de música
pandillera hayan compuesto
pocas o contadas creaciones de
esta forma musical? ¿O será
que su estructura armónica
y/o formal resulta complicada
para elaborar o componer una
marinera?
Estas interrogantes pueden
tener respuestas afirmativas
ante las contadas marineras
compuestas
y
registradas,
y de las cuales pocas son
ahora
“emblemáticas”
de
las agrupaciones pandilleras
de Puno, Juliaca o Ayaviri.
“Teodoro Valcárcel”, “Lira
Puno”,
“Unión
Puno”,
“K´otamarka”.etc.;
otras
agrupaciones
tienen
“su
marinera” adaptada a su
propia evolución coreográfica;
APAFIT, por ejemplo, solo baila
con “La Paradita” del Maestro.
Cástor Vera Solano.
Revisando la antología de
marineras de la región, es Puno
ciudad de donde emerge el
mayor número de marineras
Revista Brisas
43
compuestas
y
registradas
respecto a otras localidades,
siendo
además
las
más
populares y preferidas para
bailarlas; luego están Juliaca y
Ayaviri.
Ello va aparejado con la
preferencia por determinadas
composiciones y sus autores.
La mayoría de compositores
populares y académicos optan
por el huayño pandillero como
vertiente de inspiración y pocos
se atreven a componer una
marinera, por así decirlo.
Así, en la antología de
marineras son contadas o
pocas las de Sandia, Carabaya,
Putina, Azángaro, Lampa,
Moho, Huancané, Ilave, Juli y
Yunguyo. En este panorama,
acudo a la historia de una
marinera triunfal registrada
hace 29 años.
“MARINERA DE
MI CAPITAL”
Todo lo brevemente expuesto –
a propósito de un último evento
nacional de música puneña - es
un necesario preámbulo para
rememorar la historia de una
marinera, y con ello expresar mi
recuerdo y homenaje a su autor,
ejemplar maestro, excepcional
amigo, singular compositor
pomateño con alma puneña
y corazón ayavireño: René
Villagra Quiroga.
Corría el año 1987 cuando
la Asesoría Cultural de la
Presidencia de la República del
gobierno de entonces, convocó
al “1er. Festival de Autores y
Compositores Andinos” que se
realizó en Lima.
Las Bases del evento consideró
cinco géneros de música
andina: Huayño, Yaraví-TristeMuliza,
Carnaval-Cashua,
Pasacalle y Marinera Serrana.
Los participantes inscribieron
sus composiciones usando
pseudónimos:
“Lacustre” fue el del “Chino”
René Villagra en el género
“marinera serrana” con el
sugestivo
y
emblemático
título: “Marinera de mi Capital”,
compuesta en Arequipa, porque
allí se fue a radicar luego
de su fructífera trayectoria
magisterial y artística. El
alejamiento de su lar nativo y
la nostalgia vivencial animaron
aún más su trance creador.
Dos semifinales, los días 24
y 25 de junio de 1987 fueron
expectantes para la música
andina nacional; de más de
un centenar de creaciones, 44
fueron expuestas en las dos
fechas con la participación
de reconocidos intérpretes
para ejecutar cada género en
concurso. En la primera fecha
la composición de Villagra fue
interpretada como finalista por
el “Dúo Altiplano”: Asunción
Garnica y su hija Anita Oré.
Es necesario recordar que
en la final se escucharon dos
composiciones puneñas: el
huayño “Ayrampitu” del músico
acoreño Antonio Segundo
Catacora, interpretado por los
Hnos. Paniagua, resultando
ganador de la “Urpicha de Plata”
y “Marinera del Carnaval”, con
Mención Honrosa, del Profesor
cuyocuyeño Nicolás Nalvarte
Maldonado, interpretada por la
cantante Zelma Balda.
El público asistente vibró
de sentimiento andino, las
identidades se conmovieron
cuando la “Urpicha de Oro”
alzó vuelo hacia las manos
del autor de la “Marinera de
mi Capital”… lágrimas de
emoción y nostalgia por Puno,
nos dicen que surcaron el rostro
del “Chino” René Villagra.
Como en el año 1940, cuando
Puno levantó su triunfante
bandera musical con “Paja
Brava” de Rosendo Huirse
Muñoz y “Me voy con mi
paloma” de Alberto Rivarola
Miranda en el Primer Concurso
Nacional de Huayño. MARINERA DE MI CAPITAL,
resulta ser un bello trozo
literario que emana metáfora
identitaria
y
sentimiento
puneñista, arropado con un
excepcional y bien estructurado
tejido sonoro: reto para los
“bastoneros” de cualquier
institución pandillera.
Bailemos
nuestra
marinera
Rajando el suelo,
hermosa y señorial,
rasgando el cielo,
nexo de amor y de embeleso,
con gracia y emoción,
jacarandosa ¡ ay sí ¡
los mantoncitos
Pasa a la
pág. 46
44 Revista Brisas
Crónica de viaje
Un briseño
recorre China
ue una experiencia maravillosa vivida entre el 29 de febrero
y 21 de marzo ùltimos, en que tuve la la oportunidad
de realizar una visita de estudios académicos por la
Universidad Ricardo Palma.
F
El periplo comportó visitas a
empresas industriales y lugares
socio-culturales, y recorrido
de ciudades de sur a norte,
pasando por las provincias más
pobladas: Hong Kong, Tianji,
Shangai, Chogqin, Guangzhou,
Guan Dong, Jiansu-Zheng Zhou,
Tianjin Chongqin ShanDong,
Jinan y Beijing, la capital de la
milenaria China, la tierra del
gran filósofo Confucio.
La fundación de la República
Popular
de
China
fue
proclamada el 1ro. de octubre
de 1949, luego de la guerra
civil, bajo el gobierno de
Mao Tse Tung, en su calidad
de Presidente del Partido
Comunista Chino, que gobernó
hasta 1971.
Mario Ibàñez
Machicao (*)
LA UNIVERSIDAD
Una de las mas importantes
de China, en el mismo centro
de Pekin, es una verdadera
ciudad universitaria, donde el
estudiante encuentra todos los
servicios y atenciones necesarias
para la vida universitaria:
infraestructura
educativa
moderna, campos deportidos
con implementos necesarios,
zonas recreativas, ambientes
naturales para el estudio:
ornamentación
natural con
lagunas, jardines con flores;
leyendas y estatuas de los
grandes pensadores chinos
considerados genios; tiene un
hospital propio, comedores,
bibliotecas, laboratorios de
cómputo, vitrinas con carteles
alusivos a la vida universitaria:
agendas, anuncios académicos
sobre
conferencias.
Nos
sorprendió que la ciudad
universitaria
contara
con
viviendas separadas para los
profesores, y vivienda separada
para los estudiantes. Esta
universidad se precia de que de
sus aulas egresaron los mejores
profesionales, investigadores,
científicos y políticos de la
historia de la gran China, entre
ellos, Mao Tse Tung.
ACTIVIDAD AGRÍCOLA
El extenso teritorio chino es un
mar de sembrios agrícolas de
toda índole, pues es la principal
actividad económica. En lo
industrial-agrícola pudimos ver
granjas de producción de fruta
envasada, como los ciruelos,
fresas, melocotones, cerezos
y hasta el camote que son
deshidratados y, en gran escala,
para la exportación masiva a
toda Asia y países europeos
por los gigantescos puertos de
comercio exterior como es el
caso de Shangai, que está cerca
a la granja lacustre de criaderos
El autor en una fábrica
de frutas envasadas.
de langostinos y camarones
que (cada trabajador tiene su
“parcela” para criar hasta cierto
peso y tamaño del crustáceo)
luego del proceso de envasado,
va a la exportación al mundo
globalizado.
LA PROPIEDAD
PRIVADA
En la China moderna existen
más multimillonarios que en
toda Europa y Estados Unidos
de norteamérica juntos. (Ortega
y Gates, comparativamente
hablando,
son
pequeños
millonarios).
La propiedad privada ya
existe desde Mao, como nueva
corriente de democratización
de este gigante de más de 1,300
millones de habitantes. El libre
comercio crece, la ley de la
oferta y demanda está activa
y en plena vigencia, la atración
de las inversiones extranjeras es
un empuje de la nueva política
gubernamental para su rápido
desarrollo. Sin embargo, es
posible ver en las principales
ciudades
a
vendedores
ambulantes
y
pequeños
Revista Brisas
45
veinte minutos de la ciudad
capital) acuden a diario 300,000
chinos, el visitante extranajero
apenas llega al 0.01%.
LA INDUSTRIA
HOTELERA
La industria hotelera es cada
vez más creciente. Las más
grandes cadenas hoteleras
del mundo han estado o
están construyendo edificioshoteles con super modernos
diseños arquitectónicos de alta
tecnología, nueva generación.
Baste citar a NOVOTEL, donde
nos hospedaron, una de las
cadenas más grandes que tiene
2700 hoteles en el mundo.
El gobierno está apoyando la
política de construcción de
hoteles y mega instalaciones
de tipo “Resorts”, similares a
la cadena “Decameron”, en las
islas, cerca de los grandes ríos
y/o lagunas, a la largo y ancho
del territorio chino.
microcomercializadores.
Se
dice que luego de “un periodo
de
prueba”,
legalmente
aparecerán la micro, pequeña
y media empresa formalmente
establecidas.
LA INDUSTRIA
“Para muestra, basta un
botón” dice el proverbio
popular. Trataré solo el campo
automotríz, que conozco. En
China funcionan varias fábricas
de automóviles pero, al existir
ya la diferencia entre el rico y el
pobre (muy notoria), y al existir
más multimillonarios que en los
EE.UU, los autos preferidos son:
Audi, BMW Volvo, Mercedes
Benz y VW importados, de
precios muy elevados.
En la antípoda, los autos de la
industria china son para las
grandes mayorías. En Pekin, el
90% de los taxis son Hyunday,
coreanos; el 10 % restante de
otras marcas. En contraste, en
Madrid, donde estuve el año
pasado, el mayor porcentaje de
taxis es de marcas chinas.
TURISMO INTERNO
El turismo, una decisión de la
nueva política del gobierno
ofrece a la población nacional
en general, especialmente a la
población alejada de los centros
urbanos y de escasos recursos
económicos, hacer turismo
interno. Beijing, que tiene 24
millones de habitantes, recibe
mensualmente 10 diez millones
de visitantes. Otro dato, a la
famosa “Muralla China” (a
Medios y vías de
movilización.
Hay que ver en las grandes
ciudades
el
crecimiento
vertical y no horizontal de las
viviendas, quizás con algo de
exageración. El 100 % de las
carreteras (hemos recorrido
más de la mitad del territorio
chino) son enormes autopistas,
cada una de tres o cuatro
carriles o canales de circulación.
En las grandes ciudades, los
cruces entre avenidas son de
dos, tres o cuatro pisos, para
evitar la congestión vehicular,
al margen del tren subterraneo
y los metros. Los ómnibus a
gas o gasolina y los trolebusus,
son servicios municipales a la
población. w
Fotos: Mario Ibañez
(*) Bachiller,
Licenciado y
Magister en
Administración;
Doctor en Ciencias Contables y
Empresariales;
ex Becario de
diversas organizaciones; autor
de 10 libros de
su especialidad,
catedrático de
importantes
universidades
peruanas. Post
grado en Japón.
46 Revista Brisas
Viene de la pág. 23
Son el terror y la pasión de las
jóvenes andinas a quienes enamoran con sus cantos.
Los Kajelos en Puno son propios de la zona aymara sur, de
las altas punas de la provincia
de Puno (Chucuito, Acora, Platería) y más al sur Chucuito, Ilave, Pilcuyo, Pomata, Juli, Zepita, Pisacoma y Santa Rosa.
El kajelo es, además, es un gé-
Sirena con
“charango”
lado derecho de
la Catedral de
Puno Jimmy
Valdivia
Frisancho
Viene de la pág 41
fueron
mosaicos
sociales,
como pedacitos de loza de
colores vivos y nítidamente
diferenciados, pegados entre sí
precisamente gracias a rituales y
manifestaciones culturales muy
ricas en expresiones artísticas
muy
elaboradas.
Cuando
fallan estas manifestaciones, se
desencadena el conflicto abierto
y violento, como sucedió
muchas veces a raíz de litigios
de tierra entre comunidades.
Otro método es el debate:
reunirse
para
discutir
exhaustivamente hasta ponerse
de acuerdo. Es el método de la
asamblea, que se practica en
todo el Perú. Una vez tomada
la decisión, todos acatarán las
órdenes del dirigente.
Evidentemente, el desarrollo de
Viene de la pág 43
los pañuelitos.
De paso fino y airoso
tejiendo tradición.
alegre y juvenil,
alma y vida del altiplano,
Derramando un gran raudal
esencia popular,
de la alegría en carnaval,
fuente de ritmo y la danza,
¡ Viva mi Capital !
(bis)
¡ Es Puno Capital !
TESTIMONIO DE PARTE
Siendo ayavireño, también la
música bulle en mi sangre; así,
resultaba un privilegio para
los jóvenes de mi generación
integrar el Centro Musical
“Ayaviri” en una época en
que los concursos de centros
musicales y estudiantinas en
la capital departamental se
constituían en la más exigente,
competitiva e identitaria vitrina
nero poético musical. El texto
de los cantos en aymara son auténtica poesía alusiva al amor y
a la naturaleza.
El kajelo es también un baile de
pareja que realizan tradicionalmente los jóvenes únicamente
al son del charango en reuniones familiares y comunales. w
(*) Tema que compone parte del libro Música Clásica Puneña, publicado por el Gobierno Regional del Puno
las organizaciones populares
en el Perú ha sido posible -o
al menos facilitado- porque
sus integrantes eran personas
acostumbradas a fortalecer
identidades buscando a la vez
cómo integrarlas en unidades
mayores.
Pero aparece también la
dificultad de creación de
una organización social más
moderna que deje de ser
mosaico para -siguiendo con la
metáfora- empezar a mezclar
colores. Aunque no es este el
lugar para hacerlo, desde ahí
se abren muchas posibilidades
de análisis sobre la violencia en
el Perú.
Aquí también es donde se
sitúa la discusión sobre el
futuro de la cultura (de las
culturas) andina(s). ¿Cuán
útiles siguen siendo los modos
acostumbrados de resolver
problemas en el mundo
de hoy? ¿De qué manera
se están transformando al
relacionarse con la corriente
cultural hegemónica que nos
transmiten la escuela y los
medios de comunicación?
¿Qué posibilidades tenemos
de
construir
respuestas
culturales que recojan aportes
múltiples en función de los
nuevos retos de una sociedad
moderna? En lugar de seguir
enfrascados
en
antiguos
prejuicios, en una discusción
metafísica sobre esencias
supuestas, éste es el tipo
de preguntas que importa
responder. Para ello, falta
más investigación empírica
orientada a conocer mejor
a los sujetos herederos y
constructores de cultura.w
musical de los compositores
populares de provincias. Era
la segunda mitad de los años
60´ y mi anhelo se concretaba
al alternar con músicos y
compositores como Amador
Macedo
Avalos,
Faustino
Rodríguez
León,
Filiberto
Villar Rojas….y René Villagra
Quiroga, en cuya presidencia
registramos el tercer álbum de
éste núcleo musical ayavireño.
Para los recién llegados, René
inspiraba confianza y amistad
por su singular don de gentes,
su contagiante alegría, su
depurada y elegante broma a
flor de labios y su metafórico
parlar. Autodidacta en lectura
musical, interpretaba el piano
y su inseparable mandolina.
El CM. Ayaviri ha registrado
algunas composiciones suyas:
el vals “Ciudad de Plata”, los
huayños pandilleros “Puro
Puno”,
“Pandillero
soy”,
“Carnaval en el Lago”.
René Villagra es autor del
Himno a Pomata (1981) y
otros dedicados a colegios de
Arequipa, los valses “Pomata”,
“Al pueblo de Ayaviri”, “Ayaviri
de hermosuras”; las marineras
“Para Chabela” y la triunfante
“Marinera de mi Capital”.
Activista musical en Arequipa;
privilegiadas
fueron
las
instituciones en las que
alternó con otros paisanos
provincianos hasta el final
de sus días. El 14 de Marzo
del 2001 en Lima, dejo de
latir su filosófico y lacustre
corazón, sus cenizas fueron
llevadas a la blanca ciudad….
paradoja de muchos músicos y
compositores puneños, cuyos
restos mortales descansan
lejos de la matriz raigal que
inspiraron sus cantares.
Puno, Marzo 2016. w
Revista Brisas
viene de la pág.19
de prácticas energéticas y la
formación de su espíritu mediante
el estudio libre de la ciencia.
Catacora, trabajador auténtico,
era un sindicalista fervoroso y un
adelantado de la popularización
de la cultura, un precursor de la
Universidad Popular” (1932:VIIVIII); “es significativa la vida de
Telésforo Catacora… dueño de la
mejor mentalidad de su generación
y de un riguroso empeño… fundó…
una ‘Escuela de Perfección’ de la
misma técnica de las universidades
populares. Allí, entonces ya, se
enseñaba con sentido social”
(1973:295); “El precursor del
indigenismo constructivo del Perú
ha nacido en Puno: Telésforo
Catacora” (LN 28/7/55).
Uno de los protagonistas de la
Escuela de Perfección, el maestro
José Antonio Encinas, en una
remembranza señalaba: “Telésforo
Catacora… funda la ‘Escuela
de Perfección’, tipo único de
agrupación social destinada sobre
todo, a depurar la conciencia
de una serie de prejuicios que
la paralizan y atormentan. El
propósito va más lejos; persigue
la rectitud en la vida, la disciplina
en el carácter, la tenacidad en el
impulso. Pertenecen a aquella
Escuela toda clase de elementos,
dándose, por primera vez, la mano
estudiantes y obreros” (1932:84).
El notable historiador Jorge
Basadre, en su célebre Historia
de la República del Perú, aludía
a esta extraordinaria experiencia
educativa precursora en estos
términos: “En los primeros años
del siglo XX se destacó Telésforo
Catacora por su inquietud social
a favor del indio, heredera de la
de Juan Bustamante, por su lucha
contra caciques y latifundistas, por
su acción educacional. Estudiante
de la Universidad de Arequipa,
luchó por su reforma. Al
abandonar los estudios jurídicos
fundó en Puno la ‘Escuela de
Perfección’, a la que ingresaron
elementos de diversas clases
sociales, estudiantes y obreros. Su
radicalismo lo llevó al ateísmo…
Francisco Chuquihuanca Ayulo
fue su compañero de rebeldías y,
en cierta forma, su continuador”
(1964:4265). w
* PERIÓDICOS CONSULTADOS: LB,
La Bolsa; EEP, El Eco de Puno; LN, La
Nación.
En Phoenix, Arizona
Premian a
Rómulo Mucho
Un especial reconocimiento
tributaron
en
Phoenix,
Arizona, en febrero último, al
prestigioso profesional de la
ingeniería peruana Rómulo
Mucho Mamani, puneño de
nacimiento, para mejores señas.
La premiación, canalizada
por la Society for Mining,
Metallurgy & Exploration
(SME), se basó tanto en su labor
al frente de la SME Sección
Perú, como a su extraordinaria
contribución en beneficio de la
industria minera del Perú y del
mundo.
Se premió también sus
esfuerzos por crear una fuerte
relación de trabajo entre SME
y el Instituto de Ingenieros de
Minas del Perú (IIMP).
Este reconocimiento llena de
orgullo a todos los peruanos
toda vez que se trata de un
profesional con más de 30 años
de fructífera actividad como
Ingeniero de Minas con trabajos
en
importantes
empresas
mineras y cementeras y sobre
todo, porque es la primera
vez que la SME otorga esta
distinción a un profesional
peruano y puneño por feliz
añadidura.
El galardón se suma a muchos
otros obtenidos a lo largo de su
trayectoria profesional. Mucho
Mamani es un profesional
muy versátil ya que alterna su
actividad profesional con la
vida académica, empresarial,
institucional y política.
Es profesor de la Universidad
Nacional Mayor de San Marcos
y de otras prestigiosas casas de
estudio. Ha sido Viceministro
de Minas, Presidente del
INGEMMET,
Presidente
del IIMP, Congresista de la
República
Congratulaciones
al pundonoroso y eficiente
profesional puneño. w
47
RevistaBrisas
Brisas
48 Revista
Elogio al autor de un expresivo huayño
Madre de todos
los puneños
M
adre de todos los puneños, Mamita Candelaria,/ luz de
mi pecho atormentado, flor de mi devoción,/ traigo en
mi alma un gran dolor, una esperanza en mi corazón, /el
saber que con tan solo verte se irán mis pesares, /toma mi alma
y mi corazón,/ toma mi vida si así lo quieres en prueba de mi fe.
Mamita
Candelaria
constituye la
creación más
significativa
de los últimos
tiempos en la
producción
musical
puneña.
Víctor Colque
Valladares
Mamita Candelaria es el
tema emblemático en el que
convergen la fe y la tradición
artística del pueblo puneño.
Toma mi alma y mi corazón,
toma mi vida si así lo quieres en
prueba de mi fe. Es sin lugar a
dudas el mensaje más sublime
de Mamita Candelaria, la
canción emblemática de Puno;
es, a la vez, la manifestación
de la reverencia de todo un
pueblo hecha canción.
En efecto, Mamita Candelaria
constituye la creación más
significativa de los últimos
tiempos en la producción
musical puneña.
Su
autor
Raúl
Castillo
Gamarra tuvo el ingenio para
traducir en palabras y sonidos
este emblemático tema que
acompaña a todos los puneños,
a quienes tienen la fortuna de
permanecer a orillas del lago
sagrado de los incas y también
a quienes nos encontramos
lejos.
En verdad para quienes
salimos de Puno, resulta
un regalo extraordinario el
escuchar esta hermosa canción,
particularmente en las voces de
las Hermanas Echarri, la mejor
versión grabada de Mamita
Candelaria; pero también para
quienes tuvimos el privilegio
de escuchar el ensamble de
voces del Coro Polifónico de
la Catedral de Puno, bajo la
magistral dirección de: Adrián
Quispe Tevez.
Y es que en el alma e integridad
psicobiológica de los hijos de
esta tierra bendita, permanece
el recuerdo perenne de la Fiesta
de la Virgen de la Candelaria;
cuando la expectativa de la
colectividad puneña era y
sigue siendo la llegada del 2
de febrero; espera que parecía
muy larga; no obstante la
cortedad de un año, se hacía
verdaderamente extensa, para
volver a escuchar el llamado
a los ensayos de los diferentes
conjuntos de danzas y celebrar
la octava, no sin antes gozar de
la presencia de los conjuntos
nativos que el sábado previo
al 2 de febrero visitaban
nuestra ciudad para danzar
en homenaje a la Virgen de la
Candelaria.
La víspera era sin duda todo
un acontecimiento porque toda
la población entera la vivía
con entusiasmo, algarabía y
entrega, pues todos de manera
espontánea nos movíamos en
las calles al ritmo de los sikuris.
Todo en honor a la Patrona
de Puno. De esta forma
aprendimos por naturaleza
a amar lo nuestro, a amar la
música puneña; aprendimos
a amar la enorme variedad de
danzas puneñas.
Ha pasado el tiempo, y los
puneños de hoy, de quienes
residen en Puno, han logrado
convertir a la Festividad de
la Virgen de la Candelaria, en
el ícono del folclor peruano;
al haber logrado que esta
Festividad
trascienda
del
ámbito local al ámbito nacional
e internacional, siendo hoy
Patrimonio Cultural Inmaterial
de la Humanidad.
Como sabemos, la Festividad
tiene como base los danzarines
de Puno con participación
activa y voluntaria de miles de
jóvenes, adultos y niños, pero
igualmente llegan importantes
grupos de jóvenes de otras
ciudades como Arequipa,
Cusco, Tacna y Lima para
integrarse a los diferentes
conjuntos que participan en
el Concurso de Danzas, en la
Parada el domingo y lunes
de la octava. Pero desde más
allá de las fronteras del país
también llegan miles de turistas
extranjeros que, henchidos de
alegría comparten la algarabía
lacustre y participan en
diferentes conjuntos folklóricos
Fotografía
del Álbum
de Ricardo
Quiñonez.
Festividad
de La
Virgen de la
Candelaria
2014
Revista Brisas
Raúl Castillo
Gamarra, autor
del celebrado
huayño.
con similar fervor al de los hijos
de la tierra que nos vio nacer.
En esta dimensión cabe resaltar
que la Festividad de la Virgen
de la Candelaria no solamente
se celebra en Puno sino
también en Lima por iniciativa
perseverante de la Asociación
Cultural Brisas del Titicaca así
como en otras ciudades por
iniciativa de los residentes
puneños, dándole un matiz de
fiesta de dimensión nacional.
Este es el escenario en el
que
probablemente
tiene
lugar la inspiración de Raúl
Castillo Gamarra para crear
‘Mamita Candelaria’, canción
que no solamente asume el
sentir colectivo de todos los
puneños a nuestra patrona,
sino que expresa con devoción
y precisión magistral el
significado de la Virgen de la
Candelaria para todos y cada
uno de los puneños.
Toma en cuenta la real
trascendencia
de
nuestra
Patrona para unir a los puneños,
para hacer de esta Festividad lo
más representativo del Perú.
Porque en verdad nuestra
virgen es Madre de todos los
puneños, de quienes tienen el
regalo divino de permanecer
en nuestra querida tierra y
de quienes estamos lejos,
con la nostalgia que deja la
evocación del terruño querido
pero igualmente con el
destellante contento cuando
escuchamos las melodías de
la extraordinaria creación de
Raúl Castillo Gamarra.
La Virgen de la Candelaria es
para cada puneño la luz de
nuestra existencia, que con
fulgurante brillo representa la
esperanza de nuestro pueblo;
por ello le cantamos con el
debido respeto para decirle:
luz de mi pecho atormentado,
flor de mi devoción…
La vida en el altiplano es
dura para la percepción del
foráneo; pero para quienes
hemos nacido en esta bendita
tierra es más bien un regalo
divino, dado que el reto del
clima es superado con el don
de la iniciativa y el espíritu
emprendedor del puneño, con
la fortaleza que nos caracteriza,
para con alegría forjar una
especie de paraíso en el que
tienen lugar alegrías, éxitos, y
logro de metas en la realización
personal y el desarrollo
colectivo.
Pero
igualmente
existen
momentos de tristeza y fracasos;
mas el manto de nuestra madre
nos protege permanentemente
cuando esto sucede y por ello
no dudamos en acudir a la
Mamita Candelaria cuando
hay alegrías que compartir y
también cuando las penas y
nostalgias nos agobian para
decirle: traigo en mi alma un
gran dolor, una esperanza en
mi corazón.
Y en la seguridad de encontrar
consuelo divino, de hallar una
respuesta a nuestras congojas
le decimos: el saber que con
tan solo verte se irán mis
pesares. Esta es la forma en que
toda una colectividad siente y
expresa su gratitud a la Virgen
de la Candelaria, como símbolo
de esperanza,
De allí que sin pensarlo dos
veces y en agradecimiento a su
bondad nos atrevemos a decirle
a nuestra venerada madre:
toma mi alma y mi corazón,
toma mi vida si así lo quieres
en prueba de mi fe. Mensaje
que pone de manifiesto la
reverencia a nuestra Mamita
Candelaria.
Así la esperanza vive en
nuestros corazones por la
bondad de nuestra madre y en
la seguridad de contar con su
apoyo reiteramos: Traigo en mi
pecho tu bendición, tu belleza
y tu divinidad, te llevo aquí
dentro de mi alma con amor y
consuelo. Toma mi alma y mi
corazón, toma mi vida si así lo
quieres en prueba de mi fe.
Finalmente para el autor
de
Mamita
Candelaria,
permítame dos mensajes: en
primer lugar agradecer por
este regalo que engrandece la
producción musical así como
la cultura de nuestra tierra, y
también decir: Raúl Castillo
Gamarra tu nombre queda
en lo más representativo de
la creatividad del cancionero
puneño, queda escrito en la
historia musical de Puno cual
si fuese labrado por el cincel
de los escultores atenienses en
el mármol más puro de la cuna
de la cultura universal o acaso,
como dice el himno de nuestra
tierra: por geómetras que
adosaron las piedras de recias
Chullpas de Sillustani.
En honor a la Virgen de la
Candelaria, Patrona de Puno. w
49
50 Revista Brisas
Sentidas
ausencias
definitivas:
Julio Alarcón
(primero de la
izq.) y Tomás
Calderón (en el
acordeón).
Estudiantina de Brisas del Titicaca
Trayectoria
memorable
C
Pepe Morón
(der.) también
nos dejó. Abajo,
4to de la der..,
Humberto
Miranda con
casi 40 años en
la Estudiantina
asi como una solución de continuidad a la apoteosis
que significó la presencia en Lima de APAFIT y el
CM Theodoro Valcárcel, en 1961 y 1962, un grupo
de músicos puneños radicados en la capital decidió la
formación de un conjunto musical.
Y así nació una estudiantina entre
varias, que tendría el acierto –
visto desde la perspectiva de hoyde llamarse ‘Brisas del Titicaca’,
primero como Conjunto Musical y
luego como Centro Musical.
Corría entonces el año 1962 y
varias publicaciones señalan
como miembros iniciadores de esa
agrupación a Policarpo Miranda
Mestas, Tommy Sardón Bacareza,
Jorge Rojas Gironda, Armando
Azcuña Niño de Guzmán, Manuel
Calderón y Antonio Ontiveros
Luna, este último no músico pero
en cuyo cuarto del entonces jirón estudios de Radio Nacional
Gamarra 920 se dio nacimiento al del Perú, en una actuación de
grupo. Oros muchos siguieron los homenaje al aniversario de Puno,
circunstancia por la cual se fijó
mismos pasos.
Se tiene como histórica su el 4 de noviembre como fecha de
presentación la fundación del Centro Musical
el
4
de Brisas del Titicaca, según acuerdo
noviembre de de Asamblea de 9 de enero de
ese año en los 1969.
Con la llegada de bailarines que
conformaron un primer elenco
de Danzas creció su presencia
mientras las directivas buscaban
locales para afincar sus inquietudes
artísticas y de evocación de Puno,
su música, sus danzas y sus fiestas.
Desde entonces, la Estudiantina
ha sido y es parte consustancial
de Brisas del Titicaca, aun
cuando en algún trayecto de
la vida institucional hubiera
casi desaparecido adoptando el
nombre de ‘Genios del Altiplano’.
Fue la dirigencia del cambio y
la consolidación en 1995-97 la
que reinstituyó a la Estudiantina
para ser parte
indisoluble de
nuestra señera
institución.
Tras
varios
discos grabados
y una gran
legión
de
seguidores
y
miles de fans,
es
preciso
resaltar a todos
sus miembros,
esencialmente
a quienes como
Humberto Miranda, cumplieron
casi 40 años en la Estudiantina,
y a quienes nos dejaron
lamentablemente como Tomasito
Calderón, Pepe Morón, Héctor
‘Chiuli’ Aguilar y Leandro
Julio Alarcón a cuya memoria
elevamos
nuestro
recuerdo
imperecedero. w
Revista Brisas
Pato
azul
Pato
Colorado
Viene de la pág, 52
de dos semanas y que sólo
pasen tres días de su tiempo en
el Perú. ¡Se están perdiendo una
de las mejores oportunidades
del mundo para conocer un
país y sus aves!
EN PUNO
La mayoría de las especies de
aves que viven en la Reserva
Nacional del Lago Titicaca se
pueden observar en cualquiera
de los cuerpos de agua
(lagos, estanques o arroyos)
que abundan en los tramos
superiores de los Andes del
país.
Sin embargo, los observadores
de aves les resultará difícil de
conseguir a través de un punto
más fino que este inmenso
lago, que se extiende por
8.380 kilómetros cuadrados.
El zambullidor del Titicaca
común, una especie que vive
alrededor del lago, se puede
divisar a lo largo de las costas.
Y junto a él a una infinidad
de aves que aquí podemos
apreciar.
PARAÍSO
Un
interesante
sitio
arqueológico,
que
es
también un paraíso para los
observadores de aves es el
de las torres funerarias de
Sillustani. Este sitio, construido
en la cima de
una colina que se asoma sobre
el Lago Umayo, ofrece a los
visitantes la oportunidad de
vislumbrar la mayoría de
las especies de aves que se
alimentan de la llanura de la
montaña, así como especies
únicas de mamíferos, como el
cuy silvestre (Cavia tschudii),
un roedor que vive entre las
rocas que llenan los sitios
arqueológicos de la zona.
Hablando
en
términos
ecológicos, son muy pocos los
lugares que pueden competir
con el Perú; esta asombrosa
diversidad hace posible la
presencia de sus más de 1,800
especies de aves, superior a
cualquier otro país del mundo,
con la excepción de Colombia.
Lo más increíble del Perú
es que todavía no es muy
conocido por su ornitología,
y que se siguen encontrando
especies nuevas. La mayoría
de ellas no son realmente raras,
pero se encuentran en algunas
de las áreas más remotas del
país, en regiones que aún son
desconocidas para la biología.
De otro lado, también se están
encontrando nuevas especies
en áreas no tan remotas. El
más reciente hallazgo fue una
Tangara Amarillenta mediana
con cresta anaranjada en
el camino hacia el Parque
Nacional del Manu. El ave sólo
fue vista 4 veces y aún no se le
ha descrito.
NUEVAS,
NUEVAS
Desde
1960
se
han descrito 39
especies nativas
del Perú que
son
nuevas
para la ciencia,
y al menos se
han encontrado
tres más aún
no descritas. He
tenido la inmensa
51
fortuna
de
Cernícalo
participar en el
descubrimiento
de 13 de ellas,
más
que
cualquier otro
ser
humano
vivo. La mayoría
de los tours de
observación de
aves lo llevarán
a lugares donde
se encuentran
algunas
de
las
especies
descritas hace
muy poco.
Otro semillero
de
aves
descritas es el
área de Unchog,
al noreste de
la ciudad de Huánuco, en la
región central del Perú.
Si realmente desea tener una
experiencia en la selva puede
ir en busca de una de las más
espectaculares aves del Perú
recientemente
descubiertas,
el Barbudo Franjiescarlata,
Capito wallacei.
El Perú realmente constituye
el sueño (o el paraíso) para
un observador de aves. Este
país ofrece un despliegue
impresionante de hábitats y
puede fácilmente satisfacer
las expectativas de un viaje de
una semana o uno de varios
meses. Cuanto más observe a
las aves de este país se sentirá
más atraído a visitar nuevas
áreas. w
Kelluncho
Garza azul
El Perú y Puno
Paraíso para
observarlas
Tikicho
Zambullidor
Garza blanca
Suri
El Perú es una tierra de grandes contrastes, ya sea
en el plano cultural, geológico, ecológico o cualquier
otro de los muchos que existen ¿En qué otro lugar
puede desayunar al lado del mar, en una ciudad con
casi 12 millones de habitantes, y pasar esa misma
tarde navegando en un pequeño bote a través de un
río donde es posible que nativos amazónicos aislados
del contacto exterior lo vean pasar?
También puede hacer andinismo por la mañana
y terminar el día en un hotel de cinco estrellas
saboreando una excelente comida.
¿Y dónde es posible reunir una lista nacional
con más de 1,800 especies de aves? Son
precisamente estos contrastes numerosos
y extremos los que hacen del Perú un
sueño para el observador de aves,
según John P. O’Neill, Ph.D., miembro
del equipo de Investigación, Museo
de Ciencias Naturales, Baton Rouge,
Louisiana, EEUU
Es increíble –afirma- que algunos
turistas se apunten para hacer un tour
relámpago que abarca 5 ó 6 países en menos
Pasa a la pág. 51

Documentos relacionados