Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino: Un

Comentarios

Transcripción

Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino: Un
Cuidado Paliativo para
Mujeres con Cáncer
de Cuello Uterino:
UN MANUAL PARA PERSONAL DE SALUD
QUE TRABAJA EN LA COMUNIDAD
Cuidado Paliativo para
Mujeres con Cáncer
de Cuello Uterino:
UN MANUAL PARA PERSONAL DE SALUD
QUE TRABAJA EN LA COMUNIDAD
RECONOCIMIENTOS
Los autores desean agradecer a las siguientes personas que revisaron el
documento durante sus diferentes etapas de desarrollo:
Berna Basimira, Hospicio de Uganda
Michele Burns, PATH, USA
Rachel Dipio, Hospicio de Uganda
Dra. Martha Jacob, EngenderHealth, USA
Dr. Suphannee Koonsaeng, Instituto Nacional de Cáncer, Tailandia
Dra. Anne Merriman, Hospicio de Uganda
Dr. Rengaswamy Sankaranarayanan, Centro Internacional de
Investigaciones sobre el Cáncer (IARC), Francia
Asimismo, los autores agradecen a Connie Sellors, B.Sc. Phm, por su
revisión sobre medicamentes y dosis. También desean expresar su
agradecimiento a las siguientes personas en Bolivia por participar en
grupos focales sobre el material:
Lic. Victoria Acho Castro, Hospital Nicolas Ortiz Antelo
Dr. Jesús Andia, Hopital Nicolas Ortiz Antelo
Dr. Nelson Bejar, Instituto Oncológico del Oriente Boliviano
Lic. Juan Cayoja Llampa, CARE
Dr. Hugo Cuellar, PROSALUD
Dra. Tereza Pablita Escalante Vargas, PROSALUD
Lic. Olga Galván Gamón, Hospital Alfonso Gumucio Reyes
Lic. Roxana Labo P. Hospital Nuestra Señora del Rosario
Dr. Jesús Méndez, Hospital Nuestra Señora del Rosario
Dra. Gaby Orellana, Hospital Alfonso Gumucio Reyes
Lic. Marina Isabel Orozco, PROSALUD
Dra. Elsa M. Subero, Microhospital La Guardia
Lic. Melffy Rosa Vargas Rosado, Hospital Alfonso Gumucio Reyes
Lic. Irma Villegas Torrico, PROSALUD
Lic. Mery Yupanqui Huayta, Hospital Maria Daza C. Minero
Cualquier error u omisión es responsabilidad de los autores.
EQUIPO DE REDACCION DEL DOCUMENTO
Cristina Herdman, PATH
Karen Levin M.S.W., EngenderHealth
Ilana Dzuba, M.H.S., EngenderHealth
Wendy Castro, M.H.S., PATH
Ketra Muhombe, M.S.W., Kenya Cancer Association
John Sellors, M.D., PATH
Traducido del inglés al español por Liliana Medinaceli.
DISEÑO E ILUSTRACION
Barbara Stout, PATH
Patrick McKern, PATH
El apoyo para el desarrollo de este documento fue provisto por la
Fundación Bill & Melinda Gates a través de la Alianza para la Prevención
del Cáncer Cérvicouterino (ACCP en inglés).
Copyright © 2003, PATH y EngenderHealth. Todos los derechos reservados.
USO DEL MANUAL
El uso de algunas marcas registradas en este manual no implica el apoyo a
ningún producto en particular.
Los autores de este manual han realizado el mayor esfuerzo para
asegurarse que la información en el mismo sea precisa y completa. Sin
embargo, en vista de la posibilidad de cualquier error o cambios que
puedan ocurrir en la medicina, se recomienda a los lectores confirmar la
información (especialmente la que se refiere a medicamentos y dosis) con
otras fuentes confiables.
Este manual fue desarrollado como un instrumento con indicaciones
generales que puede ser usado en lugares que no cuenten con muchos
recursos en cualquier parte del mundo. Puede reproducirse cualquier
segmento de Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino,
o puede adaptarse a las necesidades locales sin necesidad de contar
con el permiso previo; sin embargo, EngenderHealth y PATH deben ser
reconocidos y el material debe estar disponible gratuitamente o al mismo
costo de producción para el solicitante.
Por favor envíe una copia de cualquier adaptación de éste material a:
Cervical Cancer Prevention Team
EngenderHealth
440 9th Avenue
New York, NY 10001 USA
Tel: (212) 561-8000
Fax: (212) 561-8067
Email: [email protected]
Cervical Cancer Prevention Team
Program for Appropriate Technology in Health (PATH)
1455 NW Leary Way
Seattle, WA 98107-5136 USA
Tel: (206) 285-3500
Fax: (206) 285-6619
Email: [email protected]
Una edición de este manual realizada en Kenia, llamada Cuidado Paliativo
para las Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino: Un Manual para Personal de
Salud que Trabaja en Comunidad para Kenia, está disponible en PATH en la
dirección indicada.
Índice
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
Capítulo 1: Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
¿Qué Significa Cuidado Paliativo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
Comprendiendo la Historia Natural del Cáncer de Cuello Uterino . . . 5
Capítulo 2: Manejando Signos y Síntomas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
Flujos Vaginales y sus Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
Sobrecrecimiento de Bacterias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
Fístulas Vesicovaginal y/o Rectovaginal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
Hemorragia Vaginal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Deshidratación y sus Causas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
Nauseas y Vómitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
Diarrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
Fiebre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
Estreñimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
Pérdida de Apetito y Emaciación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
Debilidad y Fatiga . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
Edema de las Piernas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
Ulceras de Decúbito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
Tos o Dificultad para Respirar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
Capítulo 3: Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor . . . . . . . . 33
Uso de Analgésicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
Uso de Analgésicos No Opioides . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Paracetamol . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Ibuprofeno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
Uso de Analgésicos Opioides para Controlar el Dolor
de Moderado a Severo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
Codeína y Dihidrocodeína . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
Morfina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
Fármacos de Ayuda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Medicamentos para el Dolor de Huesos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Medicamentos para el Dolor Neuropático . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
Capítulo 4: Incentivando la Buena Nutrición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45
Alimentos Principales y Alimentos de Ayuda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
Alimentos de Alto Valor Energético . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
Alimentos para Mantener los Músculos del Cuerpo . . . . . . . . . . . 48
Alimentos que Protegen . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Mejores Alimentos a Bajo Costo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Consejos de Cocina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
Dietas Recomendadas para Problemas de Salud Específicas . . . . . . . 52
Anemia, Debilidad, Fatiga, Mareos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
Nausea y Vómitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Diarrea . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Estreñimiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
Capítulo 5: Temas Sociales, Emocionales y Espirituales . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
Comunicándose con una Mujer Enferma y su Familia . . . . . . . . . . . . 56
Cuidándose de Sí Mismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
Cuidando a los que Cuidan a la Mujer Enferma . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
Apoyo social: Tener una Enfermedad Incurable
Puede Cambiar las Relaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
Apoyo emocional: Ayudando a las Mujeres Enfermas y a
los que las Cuidan . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
Depresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
Ira . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Ansiedad y Miedo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
Sentimiento de Culpa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
Temas Espirituales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
Preparándose para la Muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
El Proceso de Duelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Cuando Llega la Muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
Luego de la Muerte . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
Capítulo 6: Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
Referencias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
Apéndices . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
Apéndice 1: Cuadro de Fármacos Disponibles Comúnmente Usados . 79
Apéndice 2: Cuadro Ejemplo de Medicación de Pacientes . . . . . . . . . 81
Apéndice 3: Estadios del Cáncer de Cuello Uterino . . . . . . . . . . . . . . 83
Apéndice 4: Ejemplo de la Historia Clíncia para Cuidados Paliativos . 87
Prefacio
En la mayoría de los países en desarrollo,
muchas mujeres mueren por cáncer de
cuello uterino, que las afecta en mayor
proporción que otros tipos de cáncer.
Esto significa que se coloca una gran
carga sobre las mujeres, sus familias
y sus comunidades, como también
en los proveedores de servicios—
especialmente en regiones pobres y del
área rural. El cáncer de cuello uterino
representa un desafío en el área médica
y psicosocial que puede enfrentarse
en forma efectiva por trabajadores
en salud que tengan conocimientos y
habilidades prácticas.
Este manual fue desarrollado para encarar una necesidad identificada por
los proveedores de servicios médicos, como por ejemplo las enfermeras que
trabajan en comunidades y médicos que trabajan con mujeres que están
muriendo con cáncer de cuello uterino avanzado o que no tienen acceso
a opciones de tratamiento. El manual se enfoca en las recomendaciones
para brindar atención de apoyo a mujeres con cáncer de cuello uterino;
sin embargo, estas técnicas pueden aplicarse cuando se brinda atención a
cualquier persona con dolores crónicos y que se encuentre al final de su ciclo
de vida, cualquiera sea la enfermedad que le afecte.
Este documento no es un texto exhaustivo sobre el tema, sino un manual al
que pueden referirse las enfermeras y los médicos cuando brinden atención
en el hogar a mujeres que estén muy enfermas. Asimismo, este manual no
reemplaza a la capacitación que puedan recibir las enfermeras o los médicos
sobre cuidado paliativo. Idealmente, estos profesionales deberán haber
recibido capacitación especializada a través de un curso de una semana
en un hospicio,* complementado por una práctica de al menos un mes con
el equipo del hospicio. Este manual no infiere en ningún momento que las
enfermeras puedan trabajar sin supervisión. Una enfermera que use este
manual debería referir y consultar con un médico (por ejemplo el encargado
médico local) y deberían trabajar juntos como un equipo. Ciertamente, los
médicos que revisaron este manual expresaron que ellos también deberían
tener acceso al manual para facilitar el trabajo en equipo. En forma ideal,
los equipos de enfermeras / médicos que trabajan en las áreas rurales
deberían tener el apoyo del hospicio local y de un ginecólogo/a, quienes a su
vez deberían recibir apoyo de un centro de radioterapia y quimioterapia.
*
2
Un hospicio se refiere a un hospital donde se cuidan los pacientes con enfermedades terminales
que están en las etapas fi nales de vida. En América Latina, hospitales de referencia, hospitales
oncológicos y unidades de cuidado paliativo cumplen esta función.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Introducción
1
¿Qué Significa Cuidado Paliativo?
La mayoría de las personas desean
morir con dignidad y en paz. Uno de
los servicios más valiosos que puede
ofrecerse a los enfermos terminales y
a sus familias es el cuidado paliativo. El
cuidado paliativo es la atención total
y activa que se brinda a una persona
con una enfermedad terminal, que se
acerca al final de su vida. El cuidado
paliativo incluye el apoyo a pacientes
cuya enfermedad se encuentra en un
estado avanzado y que no responde
a los tratamientos curativos; ésto
incluye la provisión del cuidado para
enfermedades terminales.
El cuidado paliativo:
•
•
•
•
•
Considera la muerte como una parte normal del ciclo vital.
No acelera o retrasa la muerte.
Brinda alivio al dolor y a otros síntomas que perturben a las personas.
Incluye aspectos psicológicos, sociales y espirituales en la atención.
Ofrece un sistema de apoyo para ayudar a los enfermos a vivir tan
activamente como sea posible.
• Ofrece un sistema de apoyo para ayudar a los miembros de la familia en
su proceso de pérdida y tristeza.
— Adaptado de la Organización Mundial de la Salud, 1990.
Las personas que reciben el cuidado paliativo incluyen a la paciente y su
familia. En los países en desarrollo el cuidado paliativo se brinda en el
hogar de las pacientes debido a que el cuidado ofrecido en hospicios u
hospitales puede ser caro, poco accesible, o poco viable. Adicionalmente,
muchas mujeres eligen la opción de morir rodeadas por su propio entorno,
en lugar de hacerlo en un lugar desconocido. En lugar de enfocarse
solamente en la atención médica, el cuidado paliativo también trata las
preocupaciones no relacionadas directamente con la atención médica que
tienen las mujeres cuando se acercan al final de sus vidas. La atención a
las necesidades emocionales, sociales y espirituales de las personas puede
ayudar a aliviar mucha de la tensión y soledad de una persona que se
acerca a la muerte. La comodidad básica de la persona enferma es muy
importante. La mujer con una enfermedad terminal debe mantenerse
limpia y se debe cambiar su posición en el lecho con frecuencia para
prevenir problemas cutáneos y pulmonares. La nutrición también es
importante por lo que debe brindarse líquidos en cantidad suficiente y
alimentos apetitosos.
4
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Este manual de campo se enfoca en entender el cáncer de cuello uterino,
aliviando los procesos físicos asociados con él, lidiando también con temas
sociales, emocionales y espirituales relacionados. El uso de medicamentos
efectivos para el alivio de problemas físicos como el dolor y los flujos
vaginales fétidos es de vital importancia. Estos síntomas son los que
generalmente evitan que las mujeres puedan socializar y continuar con
sus actividades normales. Es importante que las mujeres puedan continuar
visitando a sus amistades y continúen participando en sus actividades
habituales por el tiempo que sea posible. Las maneras en que se puede
ayudar a una mujer a enfrentarse a los desafíos sociales, emocionales y
espirituales de vivir con cáncer de cuello uterino avanzado se discuten en el
Capítulo 5 de este manual.
Comprendiendo la Historia Natural del Cáncer
de Cuello Uterino
Es de mucha ayuda para los proveedores de salud estar bien informados
sobre el cáncer de cuello uterino—con una buena comprensión de cómo se
desarrolla el cáncer y cómo ataca al cuerpo. Un área del cuello del útero
puede haber sido “anormal” por diez o quince años antes de que ocurra el
cáncer de cuello uterino. Esta área anormal que precede al desarrollo del
cáncer de cuello uterino se refiere como la precursora del cáncer de cuello
uterino o “precancer.” Los patólogos se refieren a las lesiones precancerosas
como neoplasia intraepitelial cervical (NIC) de grado leve, moderado o
severo (NIC 1, 2 o 3). Las pruebas de tamizaje, como el Pap y la inspección
visual con ácido acético, han sido diseñadas para detectar la NIC, ya que
es fácilmente tratable con procedimientos para pacientes ambulatorios.
Esta es la razón por la que se da tanta importancia al tamizaje después de
los 30 años pero antes de los 40 a 50 años. Antes de la edad de 30 años,
muchos casos de NIC tendrán una regresión a la normalidad; sin embargo,
luego de esta edad es más probable que la NIC evolucione. Si se detecta
Introducción
5
NIC, puede eliminarse con tratamientos como la crioterapia, reduciendo
enormemente el riesgo de la mujer de sufrir cáncer de cuello uterino.
Sin recibir tratamiento, una pequeña proporción de mujeres con NIC
desarrollará un cáncer en el área anormal, invadiendo luego el resto del
útero y los tejidos cercanos. El cáncer en su etapa inicial crece lentamente
en el área del cuello, vagina y útero, pero luego se extiende a los otros
tejidos blandos de la pelvis y a los huesos. Una mujer puede tener cáncer de
cuello uterino por años antes de desarrollar serios dolores pélvicos y de la
espalda baja, además de flujos vaginales severos. La muerte puede ocurrir
debido al bloqueo de uréter (insuficiencia renal) o por hemorragia vaginal
severa (anemia).
Durante las primeras fases del cáncer de cuello uterino—cáncer que no se
ha extendido más allá del cuello o de la vagina—las mujeres pueden ser
tratadas mediante histerectomía total a través del abdomen (extracción
del útero), que puede incluir o no la extracción de los ganglios linfáticos
de la pelvis y usando radioterapia—en caso de que estos tratamientos
estén disponibles y sean accesibles económicamente. De igual manera, el
cáncer que está confinado a la pelvis puede ser tratado con radioterapia y
quimioterapia, en caso de que este tratamiento sea accesible y disponible.
Para muchas mujeres con cáncer de cuello uterino, la enfermedad puede
estar tan avanzada cuando se la detecta, que no puede ser curada. En
estos casos, lo mejor que se puede hacer es brindar atención paliativa para
aliviar los síntomas y ayudar de esta forma a la mujer y a su familia.
El avance del cáncer dentro del cuerpo se describe en estadios, numerados
de I a IV, y las decisiones sobre si se debe ofrecer atención curativa o
paliativa se basan en el estadio del cáncer. El grado de metástasis que haya
alcanzado en el cuerpo, los síntomas típicos y los posibles tratamientos y
resultados se describen en el Apéndice 3.
6
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Es importante que tanto
la enfermera o auxiliar de
enfermería que trabaja en la
comunidad como el médico
a cargo comprendan cómo
y cuándo el cáncer puede
afectar el cuerpo de la mujer
para que su terapia de
tratamiento sea apropiada y
para que se puedan anticipar
las necesidades de la paciente.
La anatomía básica del
sistema reproductor femenino
se ilustra en la Figura 1.
Trompa de Falopio
Útero
Ovario
Vagina parte
superior
Cuello
uterino
Pared
pelviana
lateral
Figura 1
Introducción
7
Manejando Signos
y Síntomas
2
Este capítulo brinda una visión general
de los síntomas más comunes que
puede sentir una mujer con cáncer
de cuello uterino avanzado; explica
cada síntoma, describe el tratamiento
posible, incluyendo medicamentos
y recomienda cuándo buscar ayuda
médica adicional como ser internación
hospitalaria. El cuidado paliativo
es el único manejo posible para las
pacientes con cáncer de cuello uterino
en los lugares donde los tratamientos
curativos como la cirugía y la
radioterapia no están disponibles o no
son accesibles económicamente.
¡ACLARACIÓN IMPORTANTE!
La información contenida en este manual sobre medicinas y dosificación
sólo debe servir como referencia. La situación médica de cada persona es
única y todas las medicinas deben ser recetadas bajo la supervisión de un
médico calificado.
Las dosis que se recomiendan en el manual son para mujeres con un
promedio de 70 kilogramos de peso y con función hepática y renal
normales y además que hayan mantenido un peso estable por tres meses.
Siempre se debe considerar que estas suposiciones no siempre se cumplan
para una mujer con cáncer de cuello uterino. Si este fuera el caso o si el
peso de la mujer es mucho mayor o mucho menor a 70 kilogramos, la
dosificación correcta de las medicinas debe ser establecidas por el médico.
Las barreras y limitaciones financieras generalmente impiden que la
mujer pueda acceder al tratamiento para cáncer de cuello uterino, aún
cuando esté disponible. Aunque esto cae fuera de nuestro control como
proveedores de servicios, usted puede ayudar informándose sobre recursos
locales potenciales que puedan subvencionar el costo de los servicios o
brindar alguna ayuda financiera para permitirles el acceso a tratamiento,
medicinas, transporte y otros componentes críticos de la atención.
Flujos Vaginales y sus Causas
Las mujeres con cáncer de cuello uterino pueden experimentar flujos
vaginales acuosos, amarillentos, con sangre o de olor fétido. Estos flujos
pueden estar compuestos de sangre, pus, tejidos, orina, heces o cualquier
combinación de éstos. Este síntoma es, a menudo, el resultado de bacterias
que son atraídas al tejido enfermo del cáncer de cuello uterino en la
10
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
vagina. Estas bacterias producen gases de un olor especialmente fétido
y no se pueden eliminar permanentemente. Aunque los esfuerzos para
aliviar este síntoma serán sólo temporales,
existen maneras de ayudar a la mujer y a
los encargados de atenderla a enfrentar el
problema de los flujos vaginales.
SOBRECRECIMIENTO DE BACTERIAS
1. Si una mujer enferma presenta abundante
flujo vaginal, podrá usar pedazos de tela
limpia o de algodón en su ropa interior
para que absorba estas secreciones (ver
Figura 2). Asimismo, se pueden usar las
toallas higiénicas, que se usan comúnmente
durante el período menstrual. Cualquier
protección que se use debe cambiarse
a menudo para ayudar a la mujer a
mantenerse seca y libre de malos olores, en
la medida que sea posible. En caso de que
la piel sea muy sensible, se puede aplicar
vaselina o pasta de óxido de zinc.
2. Para disminuir la cantidad de
sobrecrecimiento de bacterias, se puede
colocar suavemente en la vagina de la
mujer algodón o tela limpia empapada en
una solución de agua limpia mezclada con
polvo de bicarbonato de soda (una cuchara
en 500 ml de agua tibia) o vinagre de mesa
(1 parte de vinagre por 4 partes de agua),
o una solución de metronidazol I.V. La
solución de metronidazol también se puede
Manejando Signos y Síntomas
1
2
3
4
Figura 2
11
elaborar disolviendo de 5 a 10 pastillas aplastadas de metronidazol de
200 mg en 500 ml en agua limpia (hervida y fría). Este paquete de tela
o algodón no debe dejarse en la vagina por más de unas cuantas horas
cada vez que se realiza el procedimiento. Este procedimiento se puede
repetir dos veces al día por 5 días.
3. También se pueden usar periódicamente duchas vaginales (enjuague
para la vagina con una solución contenida en una perilla, una botella
plástica limpia de jugo o con una jeringa) una o dos veces por día por
5 días, para disminuir la cantidad de sobrecrecimiento de bacterias.
Las soluciones mencionadas anteriormente (bicarbonato, vinagre o
metronidazol) puede usarse para las duchas vaginales. Puede ser que
las mujeres no estén familiarizadas con este procedimiento, por lo que
será útil enseñar este proceso a la mujer y a la persona encargada
de su cuidado. Sin embargo, las duchas vaginales pueden producir
hemorragias considerables por lo que deben usarse con precaución.
4. Si se determina que existe un
sobrecrecimiento bacterial, se pueden
usar antibióticos de amplio espectro por
vía oral, como ser:
• Doxiciclina.
• Amoxicilina y metronidazol,
tomados juntos.
Nota: La vaginitis micótica (hongos,
cándida) puede ocurrir como un efecto
secundario del uso de antibióticos
usados por vía oral o tópicos por
vía vaginal. Esto puede tratarse con
antimicóticos. Los antimicóticos más
12
La dosis de doxiciclina
es de 100 mg por vía
oral dos veces al día
por 5 días. La dosis
de amoxicilina es de
250 mg por vía oral,
tres veces al día por
5 días. La dosis de
metronidazol es de
400 mg por vía oral,
dos veces al día por
5 días.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
comunes son: fluconazol 100 mg por vía oral diariamente por 7 días;
ketoconazol 200 mg por vía oral una vez al día por 7 días; y pastillas
vaginales de nistatina, una diaria por 14 días.
5. Aunque no está ampliamente disponible, la radioterapia (irradiación
externa) también puede ser efectiva para controlar el flujo vaginal.
También puede reducir en forma temporal el tamaño del tumor.
¡ACLARACIÓN IMPORTANTE!
Los antibióticos varían en la forma que trabajan en contra de infecciones
bacterianas específicas y el médico debe recetarlos sólo cuando está
seguro que la mujer tiene ese tipo de infección. Es primordial explicar a
la mujer y a los/las encargados/as de su cuidado sobre la importancia
de tomar todas las tabletas recomendadas. Se debe explicar que si no se
toma todo el tratamiento completo, aún cuando ella se sienta mejor, el
problema puede empeorar.
FÍSTULAS VESICOVAGINAL Y/O RECTOVAGINAL
El cáncer puede causar una fístula—una perforación entre la vagina y la
vejiga—causando que la orina fluya en forma incontrolable de la vagina.
Algunas veces la perforación está entre el recto y la vagina y las heces
escapan por la vagina. Ningún fármaco puede detener la pérdida de orina
o heces causadas por la fístula. La cirugía generalmente no logra éxito
y se practica muy rara vez para mujeres con cáncer de cuello uterino,
especialmente debido a que las fístulas tienden a ocurrir durante las
últimas fases de la enfermedad. Colocar piezas de tela limpia en la ropa
interior de la mujer puede ayudar a absorber las secreciones (ver Paso #1
de la Figura 2 en la página 11). Asimismo, cubrir la cama con plástico o
con papel periódico puede ayudar a proteger las sábanas y ropa de cama
Manejando Signos y Síntomas
13
y el mismo colchón. Es importante esforzarse en hacer sentir a la mujer lo
más cómoda y limpia posible para que pueda enfrentarse a estos síntomas.
Si la piel alrededor de la vagina o el ano está muy adolorida, se la debe
proteger aplicando crema de zinc o vaselina.
Hemorragia Vaginal
Este síntoma puede ser muy alarmante para la paciente y su familia
cuando es severo. Las relaciones sexuales o actividades muy extenuantes
pueden provocar hemorragia vaginal. Generalmente, se pasa con reposo
en cama. Si fuera necesario, las compresas vaginales pueden controlar la
hemorragia efectivamente.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital
• Si la hemorragia es severa y persistente, la mujer debe ser referida al
establecimiento médico más cercano para recibir posiblemente una
transfusión sanguínea.
• Si estuviera disponible, la radioterapia (intracavitaria o irradiación
externa) puede ser efectiva para controlar la hemorragia.
Deshidratación y sus Causas
La deshidratación ocurre cuando el cuerpo de la mujer pierde más agua
de la que recibe; puede ser causada por diarrea, vómitos, fiebre alta o por
14
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
estar muy enferma para comer o beber lo suficiente. En climas cálidos, es
más fácil deshidratarse porque la transpiración causa que el cuerpo pierda
agua. Los signos de deshidratación incluyen:
•
•
•
•
•
Sed.
Orina escasa o falta de orina.
Boca muy seca.
Ojos hundidos y secos.
Pérdida de elasticidad de la piel.
Cuando una persona sufre diarrea, vómitos o fiebre alta, no se debe esperar
a los signos de deshidratación—¡se debe actuar inmediatamente para
prevenirla! Ofrezca a la persona bastantes líquidos para reemplazar la
pérdida de agua. Se pueden usar los siguientes líquidos:
• Sales de rehidratación oral o bebidas de rehidratación.
• Cereales aguados, avena cocida, té, sopa, o agua hervida y fría.
Las sales de rehidratación oral generalmente están disponibles en las
farmacias para ser mezcladas con agua hervida. Los líquidos caseros—
especialmente de cereales que son hechos de polvo de arroz, maíz, harina
integral, sorgo, o papas cocidas o puré de papa—son frecuentemente más
baratos y también efectivos cuando se los prepara correctamente. (Ver
Figura 3).
Se deben tomar sorbos de líquidos de rehidratación u otros líquidos
frecuentemente (cada 5 a 10 minutos) hasta que se empiece a producir
cantidades normales de orina. Ofrezca a la mujer una taza del liquido y
déjelo cerca de ella y pídale que beba este líquido cuando se despierte en la
noche. Continúe ofreciendo el líquido en pequeños sorbos aún cuando la
persona vomite.
Manejando Signos y Síntomas
15
Dos Formas de Preparar Soluciones
de Rehidratación Oral ‘Mezcla Hecha en Casa’*
1. CON AZUCAR Y SAL (Azúcar sin refinar o se
puede usar melaza en lugar de azúcar.)
2. CON CEREAL EN POLVO Y SAL
(El arroz en polvo es el mejor. O use maíz
finamente molido, harina integral, Mijo,
Zahína o papas cocidas en puré.)
En 1 litro de AGUA limpia agregue una cuchara
de SAL y 3 cucharas llenas de AZUCAR.
En 1 litro de AGUA limpia añada una cuchara
de SAL y 5 cucharas llenas (o 2 puñados)
de CEREAL en polvo.
1 litro de AGUA
limpia
1 litro de AGUA
limpia
Una cuchara
de SAL
Una cuchara
de SAL
1 litro
de
agua
limpia
1 litro
de
agua
limpia
5 cucharas llenas
(o 2 puñados) de
CEREAL en polvo
3 cucharas llenas
de AZUCAR
Hierva de 5 a 7 minutos
para que se forme un
líquido espeso o una
mazamorra aguada.
Enfríe la bebida
rápidamente y empiece
a suministrarla
al paciente.
A cualquiera de estas
soluciones añada media
taza de jugo de fruta, agua
de coco, o aplaste plátano
maduro, si esté disponible.
Esto suministra potasio lo
que puede ayudar al
paciente a aceptar más
comida y bebida.
PRECAUCIÓN: Antes de añadir el azúcar, pruebe
la bebida y asegúrese de que esté menos salada
que las lágrimas.
PRECAUCIÓN: Pruebe la bebida cada vez antes
de suministrarla para asegurarse que no se haya
echado a perder. Las bebidas con cereal pueden
echarse a perder en pocas horas en clima caliente.
IMPORTANTE: Adapte la bebida a su área. Si los recipientes para medir litros o cucharas no están
disponibles en la mayoría de las casas, ajustar las cantidades a las medidas y formas locales. Donde
tradicionalmente se preparan cereales espesos para las personas enfermas, añada suficiente agua para
hacerlo más liquido, y use esto. Busque la manera más rápida y fácil.
* Adaptada de Donde no hay Doctor, La Fundación Hesperiana, 1992.
16
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Figura 3
Cuándo consultar a un doctor o referir a un hospital:
Los líquidos intravenosos y la hospitalización serán eminentemente
necesarios si además de los signos físicos de deshidratación (sed, poca o
ninguna orina, boca seca, ojos hundidos y pérdida de elasticidad en la piel)
hay otros signos presentes:
•
•
•
•
Pulso rápido (más de 100 pulsaciones por minuto) o pulso débil.
Respiración rápida y profunda.
Convulsiones.
Anuria por más de 24 horas.
NÁUSEAS Y VÓMITOS
Las náuseas y vómitos son signos posibles de varios y diferentes problemas.
Los vómitos pueden resultar de enfermedades que causen fiebres altas,
dolores severos, infecciones estomacales o infecciones por la comida en mal
estado. Las náuseas y vómitos también pueden ser efectos secundarios de
los analgésicos opioides como también de la radiación por el tratamiento
de quimioterapia. En caso de estreñimiento e impacción, deben ser tratados
ya que pueden causar náuseas (ver página 22).
Aunque los líquidos de rehidratación son ideales, el té o refresco de jengibre,
o refrescos de cola pueden ser tolerados mejor que otros líquidos si hay
náuseas y vómitos. Se deben tomar pequeños sorbos cada 5 a 10 minutos.
Cuando el vómito haya pasado, se puede comer pequeñas cantidades de
alimentos sin condimentos como ser bananas cocidas o pan tostado.
Manejando Signos y Síntomas
17
Los medicamentos antieméticos
pueden ser efectivos contra la náusea
y el vómito. Dos de los medicamentos
más comúnmente usados son la
metoclopramida y la proclorperazina.
• La proclorperazina puede ser más
efectiva si la causa de la náusea es
insuficiencia renal.
• La metoclopramida es más efectiva si
la causa es éstasis gástrica (retardo
del vaciamiento gástrico) como
efecto secundario de los analgésicos
opioides.
La dosis de
metoclopramida es de 10
a 20 mg (tabletas)por vía
oral, cuatro veces al día
(antes de las comidas y al
acostarse).
La dosis de proclorperzina
es de 5 a 10 mg (tabletas)
por vía oral cuatro veces
al día.
Nota: La mayoría de las pacientes
que usan morfina deben recibir
regularmente un antiemético (no
cuando lo necesitan) para prevenir las
náuseas.
Si los vómitos severos y la diarrea hacen que tomar medicamentos por
vía oral sea imposible, se puede administrar una inyección subcutánea
o intramuscular de metoclopramida o proclorperazina. Los supositorios
rectales de metoclopramida de 20 mg o proclorperazina de 10 mg también
son efectivos, aunque generalmente no son aceptables y a veces no se
encuentran en las farmacias locales.
18
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Cuándo consultar a un médico o referir al hospital:
• Si los vómitos severos duran más de 24 horas y la mujer no puede tomar
líquidos.
• Si la mujer enferma vomita sangre en grandes cantidades o
repetidamente.
• Si existen signos de deshidratación severa (ver página 14).
DIARREA
La diarrea tiene muchas causas, la más común es la infección ocasionada
por alimentos en mal estado o agua contaminada. Siga los pasos a
continuación para aliviar la diarrea:
1. Algunas veces una mujer enferma estará demasiado débil para poder
asearse y necesitará ayuda. Use bolsas de plástico o guantes de goma
limpios desechables si están disponibles. Lave sus manos con agua y
jabón luego de ayudar a la mujer a limpiarse. Incentive a las personas
que le brindan cuidado a que usen bolsas de plásticos en sus manos
cuando deban limpiar luego de una diarrea.
2. Permita que la mujer coma lo que desee. Sin embargo, las comidas
grasosas, fritas o muy condimentadas pueden empeorar la diarrea en
algunas personas. Mantenga su consumo de líquidos dándole, si fuera
posible, un líquido de rehidratación oral (ver Figura 3, página 16).
3. Si una mujer con diarrea también está vomitando o se siente muy
enferma para comer, consulte las páginas 14 a 17 sobre el tratamiento
para deshidratación, náuseas y vómitos. Cuando sea posible use líquidos
de rehidratación oral.
Manejando Signos y Síntomas
19
4. Las tabletas de 2 mg de loperamida
pueden aliviar la diarrea.
5. Si hay sangre mezclada con las
heces (y si esta sangre no proviene
de la vagina/cuello del útero) o
si hay fiebre (y si no es malaria)
por más de 24 horas, empiece
el tratamiento con cotrimoxazol
sobre el supuesto de que se trata
de una infección intestinal.
Informe al médico supervisor sobre
esta decisión.
La dosis de loperamida
es de 4 mg (dos tabletas)
al inicio, y 2 mg cada
vez que la mujer tenga
diarrea.No se debe
exceder la dosis diaria
máxima de 16 mg.
La dosis de cotrimoxazol
(80 mg trimetoprim/400
mg sulfametoxazol) es de
dos tabletas vía oral dos
veces al día por 10 días.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si la diarrea dura más de 3 días o es recurrente.
• Si la diarrea dura más de 3 días luego que se ha empezado con
antibióticos.
• Si existen signos de deshidratación severa (ver página 17).
FIEBRE
Se considera como fiebre a una temperatura de más de 37° Celsius (C),
usando un termómetro axilar. Si una persona tiene fiebre alta (más de
20
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
39°C), lo más importante es reducir
rápidamente la temperatura del cuerpo.
Una fiebre muy alta (más de 40°C) puede
causar convulsiones y ocasionalmente
puede causar daños al cerebro. Los
siguientes pasos deben tomarse para
reducir la fiebre:
1. Dar paracetamol 325 mg por vía oral
cada 4 horas como sea necesario—un
tratamiento efectivo para la fiebre. Si
la persona con fiebre no puede tragar,
las píldoras pueden ser masticadas o
molidas y mezcladas con agua.
Figura 4
Nota: El uso de medicamentos para reducir la fiebre a menudo causa
escalofríos, pero debe pasar.
2. Destapar a la mujer y sacarle la ropa si fuera necesario, para que le
llegue la brisa fresca.
3. Darle a tomar líquidos fríos.
4. Si tiene fiebre alta, mojarla con una esponja de agua tibia, hasta que la
fiebre ceda.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si la fiebre alta no baja luego de 48 horas.
• Si la fiebre está acompañada de signos de meningitis (cuello rígido y
dolor de cabeza persistente), ictericia, confusión persistente o neumonía.
• Si se presentan convulsiones.
Manejando Signos y Síntomas
21
Estreñimiento
Si una persona presenta defecaciones secas y duras que son difíciles de
pasar o si ha transcurrido mucho tiempo desde su último movimiento
intestinal, se dice que está estreñida. El estreñimiento es un efecto
secundario común de las personas que están en cama o que toman
medicamentos opioides. Se deben seguir los siguientes pasos:
1. A veces la causa del estreñimiento es la impacción fecal (bloqueo de
las heces en el recto distal); esto debe verificarse mediante un examen
rectal. Una enfermera debe remover el bloqueo si las heces están
impactadas. Siga estos pasos para un examen rectal de desimpacción:
• Asegurarse que la mujer esté recostada sobre un lado.
• Cubrir su mano con una bolsa de plástico limpia o un guante de goma.
• Untar su dedo índice con aceite (aceite vegetal, vaselina o líquido de
parafina funcionan bien).
• Insertar el dedo lubricado en el ano tan lejos como le permita el largo
de su dedo.
• Sacar con el dedo tanto de las heces como sea posible.
• Este procedimiento se puede repetir al siguiente día, si es que no se
produce movimiento intestinal.
2. Ofrezca a la mujer cantidades considerables de líquidos. Tomar por lo
menos ocho vasos de agua al día puede prevenir el estreñimiento.
3. Ofrezca a la mujer enferma frutas; vegetales verdes; y alimentos con
fibra natural como ser yuca (mandioca), zanahorias, nueces molidas,
semillas de sésamo y calabaza.
4. Los analgésicos opioides pueden causar estreñimiento. Si una paciente
está tomando analgésicos opioides debe dársele un laxante que estimule
22
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
el movimiento intestinal, en forma regular. No espere hasta que necesite
el laxante. Los laxantes generalmente disponibles incluyen:
•
•
•
•
Senokot® (de dos a cuatro pastillas a la hora de acostarse).
Dulcolax® (una o dos pastillas a la hora de acostarse).
Leche de Magnesia® (una o dos cucharas antes de acostarse).
Aceite de ricino (una o dos cucharas antes de acostarse).
La parafina líquida puede usarse para suavizar las heces (una a tres
cucharas a la hora de acostarse) y también puede aliviar el estreñimiento.
Nota: Nunca administre laxantes a alguien que tiene diarrea o si se
sospecha que hay una obstrucción, o cuando la persona está deshidratada.
El estreñimiento no controlado puede ser una causa importante de náusea.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si el estreñimiento continúa y está acompañado de un dolor constante
o severo en el abdomen y/o de vómitos violentos. Esto puede ser una
obstrucción intestinal.
• Si los pasos detallados anteriormente no producen un movimiento
intestinal luego de 4 días, puede significar que el cáncer de cuello uterino
se ha extendido al colon inferior o al recto, causando una obstrucción
intestinal.
• Se deben usar enemas de retención de aceite o de solución salina o de
agua si dos desimpacciones consecutivas dentro de un período de cuatro
días más el uso de laxantes no producen un movimiento intestinal. Para
mayor comodidad, se aconseja llevar a la paciente a un establecimiento
de salud para realizar este procedimiento.
Manejando Signos y Síntomas
23
Pérdida de Apetito y Emaciación
Las personas enfermas pierden interés en la comida. La pérdida de
apetito puede tener muchas causas incluyendo enfermedades, ansiedad o
depresión. La pérdida de peso significativa se llama emaciación. En una
mujer con cáncer de cuello uterino estos pueden ser los síntomas de los
últimos días de su vida. Ciertas acciones pueden tomarse para mejorar la
pérdida de apetito y la emaciación:
1. El modo en que se presenta la comida puede ser importante para
estimular el apetito. También puede ayudar el evitar que la paciente esté
expuesta a los olores de la comida.
2. Ofrecer alimentos que generalmente sean de su agrado y que pueda
aceptarlos. Los alimentos frescos; jugos de frutas; y frutas, especialmente
naranjas o sandía, pueden ayudar.
3. Ofrecer pequeñas porciones de la
comida que a ella le guste, pero con
más frecuencia.
4. Los corticosteroides (prednisona o
dexametasona) pueden ser útiles
para estimular el apetito. El uso de
uno de estos fármacos debe iniciarse
antes de que la enfermedad esté muy
avanzada y como último recurso.
Se debe advertir a la familia que
aunque la paciente no gane peso, es
probable que recupere su apetito y se
sienta bien en forma general.
24
La dosis de prednisona
es 5 mg (tableta) por
vía oral tres veces al día
por el tiempo que sea
necesario.
La dosis de dexametasona
es de 1.0 o 1.5 mg
(tabletas) por vía oral,
cuatro veces al día por el
tiempo que sea necesario.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Debilidad y Fatiga
La debilidad y fatiga aumentarán
a medida que la persona se
acerque al final de su vida. Esto
puede ocurrir porque la mujer
no está comiendo o bebiendo
en la cantidad suficiente, está
anémica o ansiosa, o no descansa
lo suficiente. La fatiga es común
en mujeres que han recibido
tratamiento de radioterapia.
Varias cosas pueden ayudar a
aumentar el nivel de energía de
la mujer:
• Incentivarla a que consuma
alimentos que le gusten.
• Asegurarse de que obtenga el
descanso adecuado.
• Ayudarla a moverse, caminar,
estirarse si siente que puede
hacerlo.
• Se pueden administrar
corticosteroides (prednisona o
dexametasona) para aumentar
su sensación de bienestar (ver
cuadro en la página 24 con las
dosis necesarias).
Manejando Signos y Síntomas
Figura 5
25
Edema de las Piernas
Muchas mujeres con cáncer de cuello uterino avanzado pueden sufrir
hinchazón severa sin dolor (linfedema), en una o en ambas piernas,
generalmente acompañada de hinchazón en los ganglios inguinales que
causan un bloqueo en el flujo de líquido (linfa) desde las extremidades.
No hay tratamientos que sean muy exitosos para este problema, pero se
sugiere lo siguiente:
• Puede brindar alivio levantando
las piernas o envolviéndolas con
vendas elásticas (pero que no estén
muy apretadas) o, si estuvieran
disponibles, medias de sostén.
• Se recomienda el cuidado de la piel
con baños suaves y masajes con
vaselina.
• Si un área de la piel sobre la pierna
hinchada se torna roja, o hay rayas
rojas, y los ganglios linfáticos en el
área inguinal están muy sensibles,
puede ser señal de que ha ocurrido
una grave infección (linfagitis). Se
aconseja ensayar con un antibiótico
(dos pastillas de eritromicina de
250 mg por vía oral cuatro veces
por día o penicilina V en pastillas
de 500 mg por vía oral, cuatro veces
por día). Estos antibióticos deben
tomarse con un vaso de agua hervida
(250 ml) para evitar problemas
26
La dosis de eritromicina
es de 500 mg (pastillas)
por vía oral, cuatro
veces al día. Si luego de
3 días se nota mejoría,
continuar el uso por
2 semanas.
La dosis de penicilina V
es de 500 mg (pastillas)
por vía oral, cuatro
veces al día. Si luego de
3 días se nota mejoría,
continuar el uso por
2 semanas.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
estomacales. Los antibióticos deben continuarse por dos semanas luego
de comprobarse una mejoría a los tres días de iniciado el tratamiento.
¡ACLARACIÓN IMPORTANTE!
Los antibióticos varían en el modo que actúan contra infecciones
bacterianas específicas y el médico debe recetarlos sólo cuando está
seguro que la mujer enferma tiene este tipo de infección. Es esencial
explicar a la mujer y a los encargados de su cuidado la importancia de
tomar los antibióticos en la cantidad que han sido recetados. Se debe
explicar que dejar de tomar el tratamiento completo (aún cuando ella se
sienta mejor) puede ocasionar que el problema se torne más grave.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si una infección no responde al tratamiento con antibiótico luego de una
terapia de 3 días.
• Si está disponible, la radioterapia de irradiación externa dirigida a los
ganglios linfáticos hinchados puede ayudar a reducir el edema por un
corto período de tiempo.
Nota: La hinchazón, sin dolor, de ambas piernas también puede ser un
signo temprano de insuficiencia renal avanzada. Si este es el caso, ocurrirá
eventualmente una hinchazón general del cuerpo.
Manejando Signos y Síntomas
27
Úlceras de Decúbito
Mantener limpia a la persona enferma puede prevenir las infecciones y
ayudarla a sentirse emocionalmente saludable. Se le debe dar un baño
diariamente. Si la mujer está muy enferma para levantarse de la cama,
debe realizarse su aseo mientras está en la cama, con una esponja y
agua tibia. Sus ropas, sábanas y frazadas deben mantenerse limpias. Una
persona que esté muy débil y no pueda darse vuelta por sí misma debe
recibir ayuda para cambiar de posición por lo menos cada dos horas. Esto
ayuda a prevenir las úlceras de decúbito (también llamadas úlceras por
compresión). Estas úlceras ocurren más a menudo en las nalgas, espalda,
hombros o en los pies y pueden tomar mucho tiempo para sanarse. Las
personas a cargo de cuidar a la mujer enferma deben recibir instrucciones
sobre cómo prevenir las úlceras y cómo mantenerlas limpias una vez que
se desarrollan.
Para prevenir las úlceras de decúbito:
1. Mover a la persona enferma a una nueva posición por lo menos cada
2 horas: de espaldas, de barriga y de costado.
2. Bañarla todos los días, usando un jabón suave y masajear la piel con
vaselina, aceite sin olor, aceite de bebé u otra loción.
3. Usar un colchón suave, sábanas y rellenos. Cambiarlos diariamente y
cada vez que la ropa de cama se ensucie con orina, heces o vómito.
4. Colocar almohadas o almohadones baja la persona para que las
partes huesudas sufran menos fricción (ver Figura 6). Las almohadas
o almohadones pueden hacerse con ropa vieja, algodón, hojas, pasto o
cualquier otro relleno suave dentro de una pieza de tela.
28
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Si una mujer presenta úlceras:
1. Cuando se cambie de
posición, evitar que se
recueste directamente sobre
cualquiera de las úlceras.
2. Lavar las úlceras dos veces al
día con una solución diluida
de agua oxigenada (solución
Figura 6
al 2%) si esté disponible.
También puede usarse jabón
de baño (suave) y agua limpia, o una solución de yodo povidona o
betadina para limpiar las heridas. Se debe quitar cualquier tejido muerto
con pinzas o con trapos limpios. Se debe enjuagar bien con agua fresca y
previamente hervida, y luego cubrir las úlceras con vendas.
3. Para combatir la infección y acelerar el proceso de curación, limpie la
úlcera y cúbrala con uno de los siguientes: azúcar, miel, melazas, papaya
fresca molida, o yogurt sin sabor (leche agria) por lo menos dos veces
al día.
4. Siempre debe usarse guantes desechables
o bolsas de plástico limpias cuando se
trata una herida abierta. La persona que
cura las heridas debe lavar sus manos
antes y después de limpiar y vendar las
heridas.
5. Si las úlceras empiezan a tener mal
olor debido a la infección se puede usar
un antibiótico en polvo (mezcla de
Manejando Signos y Síntomas
No se deben sacar
las costras que
estén duras—éstas
deben caerse por sí
mismas a medida
que las úlceras
se sanen. No cubra
las costras.
29
gramicidina, bacitracina, neomicina) o
metronidazol en polvo (aplastando 200
mg de pastillas de metronidazol) que debe
colocarse sobre la herida para ayudar a
controlar el olor y para que la infección
ceda más rápidamente.
6. Si las úlceras de decúbito están
evidentemente infectadas (dolor,
coloración roja, pus con o sin mal olor) y
la paciente presenta fiebre, se debe iniciar
el tratamiento con antibióticos por vía oral
(cloxacilina).
La dosis de
cloxacilina es de
500 mg (cápsulas)
por vía oral,
4 veces al día por
una semana.
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si la úlcera tiene pus, está hinchada, caliente, duele o tiene marcas rojas
alrededor, puede ser que se trate de la formación de un absceso. La mujer
debe ser examinada en el centro de salud local o en el hospital de distrito
y se debe considerar hacer una incisión para drenar el absceso.
Tos o Dificultad para Respirar
La tos y otras dificultades respiratorias, como la disnea (quedarse sin
aliento), pueden lastimar la garganta y hacer que la persona se sienta
cansada y no pueda dormir. La tos no es una enfermedad por sí misma,
pero es un signo de una posible infección en el tórax (neumonía o
bronquitis). Aunque es raro, la tos puede ser un signo de que el cáncer se
30
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
haya expandido a los pulmones de la persona enferma. El hipo persistente
puede ser un signo de insuficiencia renal. La disnea puede ser una señal
de insuficiencia cardiaca, anemia, asma o una infección torácica. Las
siguientes acciones pueden tomarse para tratar la tos o los problemas
respiratorios:
1. Generalmente es más fácil respirar en una posición de sentada o parada.
Ayudar a la mujer enferma a caminar y sentarse puede reducir las
dificultades respiratorias.
2. Un remedio casero para la
tos puede ayudar a todos los
tipos de tos, especialmente
a la seca (ver Figura 7).
Este remedio necesita una
parte de miel, otra parte de
ginebra o ron. Ofrecer una
cuchara cada 2 o 3 horas.
Otra opción es mezclar
partes iguales de miel,
raíz de jengibre con agua
caliente, o miel y vino (o
whisky).
3. La respiración puede
tornarse tan difícil que
la mujer enferma puede
asustarse. En este caso haga
que se siente y quédese
con ella.
Manejando Signos y Síntomas
Figura 7
31
4. Si una mujer presenta una tos seca muy
severa que interfiere con su sueño, la
codeína en pastillas o en suspensión
puede ser efectiva para aliviar este
síntoma. No se debe usar codeína si se
sospecha que existe una infección en
el tórax.
5. Como sucede con todos los síntomas,
intente de averiguar qué está
causando la tos y trate la enfermedad
directamente. Si es una enfermedad
que no puede ser tratada, como la
fase terminal de un cáncer que se ha
extendido a los pulmones, trate de hacer
que la persona pueda sentirse lo más
cómoda posible.
La dosis para la
codeína es de 30 a
60 mg (pastillas o
suspensión) por vía
oral cada 4 horas.
La dihidrocodeína es
el doble de potente,
por miligramo que
el fosfato de codeína
(por ej., 15 mg de
dihidrocodeína =
30 mg de fosfato
de codeína).
Cuándo consultar a un médico o referir a un hospital:
• Si la persona experimenta dificultad constante para respirar que se ha
tornado severa o se prolonga por más de dos semanas.
• Si la persona está expulsando sangre cuando tose, o pus con mal olor,
probablemente tiene una infección en el tórax.
• Si la persona está perdiendo peso, tiene fiebre persistente y dolor en el
pecho, puede ser que la causa sea una infección crónica del tórax como la
tuberculosis.
• Si ambas piernas están hinchadas y la dificultad en la respiración
se intensifica cuando la mujer está recostada, la causa puede ser
insuficiencia cardiaca congestiva.
32
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Uso de Medicamentos
Modernos para Aliviar el Dolor
3
La mayoría de las mujeres con
cáncer de cuello uterino avanzado
experimentarán dolor en algún
punto de la enfermedad. El dolor
producido por las últimas fases del
cáncer de cuello uterino puede
durar hasta que la mujer enferma
muera. Por lo tanto, a medida que
la enfermedad evolucione, la mujer
podrá experimentar más dolor y
necesitará más medicamentos. Es
importante contar con estrategias
para fortalecer los sistemas de
seguimiento y referencia y asegurar
que las mujeres tengan acceso
continuo a medicamentos.
¡ACLARACIÓN IMPORTANTE!
Por favor considerar nuevamente que las dosis de medicamentos
recomendadas en todo este manual son para una mujer con un promedio
de 70 kilogramos de peso y cuya función hepática y renal sea normal
(ver página 10 para información adicional). Consulte con un profesional
médico calificado si tiene alguna pregunta o necesita alguna guía.
Generalmente, los medicamentos son muy efectivos para aliviar los
síntomas físicos. Sin embargo, antes de iniciar el uso de algún medicamento
es importante verificar con la mujer si tiene antecedentes de alergias a
los medicamentos (como ser edemas, erupciones cutáneas, o dificultad
respiratoria). Muchas personas no recordarán que son alérgicas o que
han tenido una reacción a algún fármaco, pero pueden recordar que
se les advirtió no usar ciertos medicamentos. Si existe alguna duda, es
mejor no empezar con
un nuevo fármaco
antes de consultar con
un médico o con un
farmacéutico. Como
referencia, se brinda una
lista de medicamentos,
por categoría de uso,
en el Apéndice 1
(Cuadro de Fármacos
Disponibles Comúnmente
Usados). Esta lista fue
desarrollada de acuerdo
a las recomendaciones
de profesionales en
salud, hospicios y la
Figura 8
34
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Organización Mundial de la Salud que consideran qué es útil para ofrecer
atención paliativa. Sólo se listan los fármacos que están disponibles y cuya
efectividad ha sido probada.
Los analgésicos de potencia variada también son efectivos para aliviar el
dolor (ver Tabla 1). Si es posible, debe ofrecerse a intervalos regulares, la
menor cantidad de medicamentos de la potencia apropiada, para que el
dolor pueda ser eliminado por completo. Si el dolor no es de alta intensidad,
un fármaco como el paracetamol puede usarse regularmente, con o sin
ibuprofeno. Si el dolor aumenta, la dosis de los medicamentos debe ser
aumentada para aliviar el dolor. Una vez que se alcanza la dosis máxima
de un medicamento, es tiempo de cambiar a otra categoría para controlar
el dolor: esto incluye agregar un nuevo fármaco al que ya esté tomando
la paciente o el reemplazo por otro. El uso de analgésicos se explica más
ampliamente en las páginas 35–42.
Nota: En muchos lugares no se necesita receta médica para la mayoría
de los fármacos excepto por los opioides (opioides y fármacos narcóticos
sintéticos como la morfina).
Tabla 1
Categorías
de Dolor Severo
Analgésicos en Cada Categoría
Fármacos que
Ayudan a Dolores
Neuropáticos/Dolor
de Huesos
Dolor severo
Un opioide fuerte como la morfina.
Amitriptilina
Ibuprofen
Dolor moderado
Paracetamol y/o ibuprofeno más un opioide
débil como el fosfato de codeína o la
dihidrocodeína (DF 118). La dihidrocodeína, por
miligramo, es el doble de potente que el fosfato
de codeína (por ej. 15 mg de dihidrocodeína =
30 mg de fosfato de codeína 30 mg).
Amitriptilina
Ibuprofeno
Dolor leve
Paracetamol y/o ibuprofeno.
Amitriptilina
Ibuprofeno
Adaptado de: Cancer Pain Relief, Second Edition, WHO, 1996.
Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor
35
Nota: No se recomienda el uso de aspirina ya que puede causar problemas
estomacales y hemorragia, especialmente cuando se usa en combinación
con ibuprofeno. El paracetamol es tan efectivo como la aspirina.
Uso de Analgésicos
Existen cinco puntos importantes que las personas que brindan atención
a las enfermas deben saber sobre el uso de analgésicos para el control del
dolor crónico.
1. Dosis orales. Los analgésicos administrados por vía oral en forma de
tabletas, cápsulas y jarabes funcionan igual que los inyectables y son más
fáciles de administrar. De cualquier forma, el analgésico ingresará al
cuerpo de la persona y será efectivo. Generalmente, se recomienda que
las tabletas y cápsulas se tomen con un vaso de agua hervida, puesta
a enfriar.
2. Administración regular. Los analgésicos deben administrarse en intervalos
regulares como se indique “controlando con reloj” (si está disponible
uno de pulsera, pared, o una radio) o usando algún otro evento diario
rutinario como ser la salida del sol (mañana), sol de mediodía (para
la tarde), y puesta de sol (atardecer) como se indique. Cerca de la zona
del ecuador, la diferencia entre la salida del sol, mediodía y puesta del
sol no es muy marcada. En algunas comunidades, se pueden usar otros
eventos recurrentes para administrar los medicamentos. Estos pueden
ser el retorno de los niños de la escuela, o cuando los pollos vuelven por
la noche. En otras comunidades, pueden existir otras señales que pueden
ser más apropiadas. Las dosis regulares son muy importantes debido a
que cada medicamento tiene un efecto o duración específica. El tiempo
de intervalo recomendado entre dosis de cada analgésico asegura que el
dolor no vuelva.
36
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
3. Dosis a la hora de dormir. Dormir puede ser un problema cuando un
medicamento necesita ser administrado en cortos intervalos menores a
ocho horas (por ej. cada 4 o 6 horas). En lugar de despertar a la paciente
(y al que le cuida) durante la noche, para darle una dosis de analgésico,
puede duplicarse la dosis del medicamento a la hora de acostarse. Esto
generalmente previene el dolor sin perturbar el sueño.
4. Fármacos de ayuda. También pueden suministrarse otros fármacos que
pueden ayudar en el dolor de los nervios o huesos. Algunas veces el
cáncer de cuello uterino en sus últimas fases puede causar daño en los
nervios y las mujeres pueden sentir dolores punzantes o quemantes en
la piel. Este tipo de dolor “neuropático” no puede aliviarse solamente
con opioides. La amitriptilina (generalmente usada para la depresión)
puede ayudar a calmar los dolores en las terminaciones nerviosas.
De igual manera, el cáncer puede invadir los huesos pélvicos y causar
dolor debido a un tumor en expansión dentro del hueso. Un fármaco
antinflamatorio como el ibuprofeno puede reducir el edema al interior
del hueso y, por lo tanto, ayudar a aliviar el dolor.
5. Monitoreo y ajustes. Los analgésicos deben ser suministrados basándose
en las necesidades de la mujer enferma. Existen tres acciones posibles
cuando el medicamento ya no alivia el dolor de la persona enferma:
(1) incrementar la dosis, (2) añadir otro fármaco ó (3) cambiar a un
nuevo fármaco. En cualquiera de estas circunstancias, la enfermera
debe comunicar el cambio al médico que esté supervisando el cuidado
de la paciente. Los trabajadores en salud deben observar y escuchar a la
mujer enferma para que puedan determinar de forma precisa y segura
la cantidad y tipo de medicamentos que ella necesita para prevenir el
dolor. En algunas situaciones, no se podrá aliviar todo el dolor de la
persona enferma a través de medicamentos, a pesar de que se realicen
los mejores esfuerzos.
Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor
37
Para ayudar a las mujeres con cáncer de cuello uterino avanzado y a los
encargados de cuidarlas a que hagan el seguimiento de los diferentes
medicamentos para aliviar el dolor, se debe explicar ampliamente el uso de
los mismos.
mañana
mediodia
tarde
noche
Figura 9
1. Explicar para qué sirve cada medicamento, cómo debe tomarse y por
cuánto tiempo. Si es posible, dar instrucciones escritas en el idioma local
para cada medicamento recomendado.
2. Usar dibujos que ayuden a explicar las instrucciones.
Los dibujos pueden explicar la hora en que los medicamentos deben
suministrarse. Los dibujos en la Figura 9 significan que una tableta debe
tomarse cuatro veces al día: una al salir el sol, una al mediodía, otra a la
puesta de sol y otra a la hora de irse a la cama. El cuadro en el Apéndice 2
puede ser usado para ayudar a los encargados del cuidado de la paciente a
mantener un registro de los medicamentos administrados.
La dosis debe repetirse, si una mujer vomita inmediatamente después de
tomar un medicamento (suspensión o pastilla). Sin embargo, si la mujer
38
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
vomita varios minutos después de haber tomado el fármaco, la dosis
debe repetirse únicamente cuando se puede ver que las pastillas han sido
expulsadas en el vómito.
Uso de Analgésicos No Opioides
Se describen a continuación dos de los analgésicos no opioides más
comunes (paracetamol e ibuprofeno).
PARACETAMOL
El paracetamol es un medicamento
ampliamente disponible y relativamente
barato. Su uso debe evitarse en pacientes con
insuficiencia hepática o renal, ya que este
fármaco es eliminado por el cuerpo a través
de estos dos órganos y puede acumularse en
el cuerpo y causar problemas. Las náuseas,
vómitos y dolor de estómago pueden ser signos
de que la paciente ha recibido demasiado
de este tratamiento. Si ocurren estos signos,
reduzca la dosis o deje de administrar este
fármaco y asegúrese de que la mujer beba
suficiente agua.
La dosis de
paracetamol es
de 325 a 650 mg
por vía oral
cada 4 horas
regularmente.
IBUPROFENO
De la misma manera que el paracetamol, el ibuprofeno puede ser usado
para bajar la fiebre y aliviar el dolor moderado. Ya que el ibuprofeno
también reduce el edema y la inflamación, también puede ayudar a
Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor
39
reducir el dolor producido por el cáncer que
se ha extendido a los huesos. El ibuprofeno no
debe ser administrado a mujeres que tienen
problemas de úlceras gástricas.
La dosis de
ibuprofeno es de
400 a 600 mg por
vía oral 4 veces al
día regularmente.
Uso de Analgésicos Opioides para Controlar
el Dolor de Moderado a Severo
Se debe iniciar el uso de medicamentos opioides cuando los fármacos no
opioides ya no controlan el dolor; la codeína y la morfina son ejemplos de
este tipo de medicamentos. Un médico autorizado debe supervisar su uso.
Es importante tomar la codeína exactamente como se prescribe y ser muy
cuidadoso cuando se miden las dosis, para evitar una sobredosis (tomar
demasiado).
Una vez que una mujer con cáncer de cuello uterino avanzado empieza a
tomar un opioide, deberá continuar su uso para controlar el dolor hasta
que muera. Debido a que la mujer necesitará tomar el medicamento para
el dolor crónico, no hay necesidad de preocuparse de la adicción—ésta no
debe ser una preocupación cuando se atienden pacientes con enfermedades
terminales. Lo más importante es asegurarse que tome la dosis correcta
para no experimentar dolor. Una característica clave de los analgésicos
opioides es que la dosis necesitará incrementarse gradualmente.
La meta del tratamiento deberá ser alivio continuo (por 24 horas) del
dolor, usando dosis regulares. Algunas veces, se encuentran disponibles
medicamentos opioides más convenientes, de acción más prolongada, pero
no brindan un mejor control del dolor. Puede ser que los hospitales tengan
40
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
disponibles opioides inyectables (parenterales). Cuando se administra
subcutáneamente, la dosis inyectable generalmente es la mitad de la dosis
oral. Las dosis de opioides por vía rectal son iguales a las dosis por vía oral,
pero generalmente no son aceptadas por las pacientes y los proveedores no
mantienen un stock en las farmacias locales.
Nota: Debido a que las náuseas, vómitos y estreñimiento son efectos
secundarios comunes de los medicamentos opioides, la paciente debe
ser monitoreada regularmente por estos síntomas. Es aconsejable que
el trabajador en salud anticipe estos problemas, sepa sobre su manejo y
recomiende a los encargados de cuidarla formas de prevenir o minimizar
estos problemas (ver las secciones de náusea, vómitos y estreñimiento).
CODEÍNA Y DIHIDROCODEINA
La codeína y la dihidrocodeína
(DF 118) son analgésicos opioides
moderados que ayudan a reducir
Las dosis para la codeína
dolores no muy intensos. Los
es de 30 a 60 mg (tableta o
opioides moderados a menudo
suspensión) por vía oral cada
causan estreñimiento. Los posibles
4 horas regularmente. La
efectos secundarios incluyen
dihidrocodeína es el doble de
somnolencia, náusea, vómitos,
potente, por miligramo, que
picazón y dolores de cabeza. Se
el fosfato de codeína (por ej.,
debe buscar ayuda médica de
15 mg de dihidrocodeína =
inmediato cuando alguien ha
30 mg de fosfato de codeína).
tomado demasiado, ya que esto
también puede causar la muerte. En
algunos lugares, el médico puede
administrar una inyección de naloxona para ayudar a alguien que ha
tomado demasiado de un opioide de acción moderada.
Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor
41
MORFINA
La morfina es el analgésico opioide más
fuerte que está disponible. Solamente debe
La dosis inicial de
ser usada si los medicamentos descritos
morfina es de 10 a
anteriormente ya no son efectivos. Debido
15 mg por vía oral
a que es muy efectiva, se debe hacer todo
cada 4 horas; si fuera
el esfuerzo posible para asegurar que esté
necesario, la dosis
disponible para las mujeres con cáncer
puede incrementarse
de cuello uterino terminal y con dolores
hasta que la paciente
severos que no pueden ser controlados
no sienta dolor
por otros analgésicos. Como la codeína, la
a través de los
morfina debe ser tomada “controlando con
intervalos de 4 horas.
el reloj” y no solamente cuando la paciente
se queja de dolor. Debido a que la morfina
causa estreñimiento, las pacientes que
la toman también deben usar laxantes,
consumir una dieta alta en fibra y beber
suficiente líquido. Las náuseas y vómitos son otro efecto secundario común,
aunque pueden disminuir después de transcurridos algunos días.
Los signos de que se está administrando demasiada morfina incluyen:
respiración débil, inconciencia, estado de coma, falta de respiración. Como
en el caso de la codeína, en algunos lugares, el médico puede administrar
naloxona inyectable para reducir los efectos de la sobredosis.
42
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Fármacos de Ayuda
MEDICAMENTOS PARA EL DOLOR
DE HUESOS
Una mujer con cáncer terminal puede
sufrir severos dolores óseos si es que el
cáncer se ha expandido a los huesos
(generalmente el hueso de la pelvis).
Generalmente, la mayoría de los
fármacos para dolor moderado no tienen
efecto sobre el dolor de huesos, pero el
ibuprofeno, que reduce el edema, puede ser
de alguna ayuda. Es posible que se necesite
medicamentos más fuertes para el dolor,
además del ibuprofeno.
La dosis para el
ibuprofeno es de
400 a 600 mg vía
oral, 4 veces al día,
regularmente.
MEDICAMENTOS PARA EL DOLOR
NEUROPÁTICO
La amitriptilina es un medicamento
ampliamente disponible, usado para tratar
la depresión. En algunas mujeres con
cáncer de cuello uterino avanzado que está
invadiendo el tejido nervioso, este fármaco
ayuda a aliviar el molesto dolor de tipo
neuropático que se presenta. Como el dolor
de huesos, el dolor neuropático puede ser
muy difícil de aliviar a menos que se use
otro fármaco de apoyo juntamente con
los analgésicos.
La dosis inicial
de amitriptilina
es de 10 a 25 mg
por vía oral a la
hora de dormir,
incrementándose
gradualmente a
150 mg a la hora
de dormir, si fuera
necesario.
Uso de Medicamentos Modernos para Aliviar el Dolor
43
Incentivando
la Buena Nutrición
4
La buena nutrición es una
parte importante en la salud
de todos. Consumir alimentos
nutritivos puede ayudar a
las personas a mantenerse
saludables y prevenir algunos
problemas comunes que
surgen por la mala nutrición
como ser debilidad, diarrea y
dolores de cabeza. La buena
nutrición puede ayudar a una
persona con una enfermedad
terminal a mantener su
fortaleza y vivir una vida más
prolongada y cómoda.
Al brindar atención a mujeres enfermas y a sus familias usted tendrá la
oportunidad de enseñarles sobre nutrición. Todos pueden beneficiarse
de esta información, estén sanos o enfermos. Una buena nutrición puede
ayudar a los encargados de cuidar a las pacientes y miembros de la familia
a mantenerse saludables, inclusive cuando la situación se torne difícil.
En algunas familias de escasos recursos, tierra o comida, algunas veces se
toman decisiones para limitar la cantidad de alimentos nutritivos que se
ofrecen a la persona muy enferma para ofrecer más de ellos a los que están
sanos. Es importante explicar a las familias que las personas enfermas
necesitan continuar alimentándose con productos nutritivos en la mayor
cantidad posible para mantener su fuerza. No existe una razón valedera
para limitar o reducir la cantidad de alimentos saludables que se ofrecen
a una persona con una enfermedad terminal. Estas decisiones pueden ser
muy difíciles para una familia, y usted necesitará encarar la situación sobre
la base de su propio conocimiento
sobre el tema y tomando en cuenta
las circunstancias en las que se
encuentre cada familia.
Este capítulo brinda información
sobre alimentos que son altamente
nutritivos y que no cuestan
mucho, lo que podría ayudarle a
trabajar con las familias para que
continúen proporcionando a las
personas enfermas este tipo de
alimento. Este capítulo también
da ejemplos de diferentes tipos de
alimentos y explica porque son
saludables. Los alimentos con alto
contenido vitamínico y minerales
46
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Figura 10
también son descritos. Usted también puede aportar con su conocimiento
de otros alimentos nutritivos que puedan ser provechosos.
Ayudando a una persona enferma a comer:
Las personas que están muy enfermas deben comer en pequeñas cantidades
varias veces al día para ayudarles a conseguir la nutrición que necesitan. Para
quienes están muy enfermos, la comida molida o aplastada podría ser más fácil
de tragar y digerir.
Alimentarse correctamente ayuda al cuerpo a combatir las enfermedades. La
buena nutrición puede ayudar a las personas a sentirse mejor y a quienes están
sanos los ayuda a permanecer sanos.
Alimentos Principales y Alimentos de Ayuda
En la mayoría de las regiones del mundo, las personas consumen un tipo
de alimento principal de bajo costo casi con cada comida. Dependiendo
de donde vive, el alimento principal podría ser arroz, maíz, mijo, trigo,
yuca/mandioca, papa, sorgo, o plátano. Este tipo de alimento principal
generalmente proporciona la mayoría de las necesidades de alimentación
diaria.
Pero la comida principal por sí sola, no es suficiente para mantener a
una persona saludable. Ciertos alimentos de ayuda son necesarios ya
que añaden valor nutritivo a la comida además de proteínas, energía
y vitaminas. Los niños en crecimiento, personas enfermas, mujeres
embarazadas o dando de lactar, y especialmente las personas mayores,
Incentivando la Buena Nutrición
47
necesitan estos alimentos de ayuda para permanecer sanos. Hay
muchos tipos de alimentos de ayuda, los diferentes tipos se presentan a
continuación, con ejemplos para cada grupo.
ALIMENTOS DE AYUDA DE ALTO VALOR ENERGIZANTE
Los alimentos de ayuda de alto valor energizante se pueden añadir a las
comidas principales para aportar energía extra. Este grupo incluye:
• Grasas tales como aceites vegetales, margarina, mantequilla y manteca
de cerdo.
• Comidas ricas en grasas tales como coco, aceitunas y carnes grasosas.
• Nueces tales como maní, almendras, nueces y anacardos.
• Semillas oleaginosas tales como zapallo/calabaza, melón, ajonjolí o
semillas de girasol.
• Azúcares tales como azúcar, miel, melaza, caña de azúcar y azúcar
de palmera.
ALIMENTOS PARA MANTENER LOS MÚSCULOS DEL CUERPO
Los alimentos para mantener los músculos son también conocidos como
proteínas y ayudan a fortalecer el cuerpo.
Este grupo incluye:
•
•
•
•
48
Legumbres, incluyendo frijoles, arvejas y lentejas.
Nueces tales como maní, almendras, nueces y anacardos.
Semillas oleaginosas incluyendo ajonjolí y semillas de girasol.
Productos animales, incluyendo leche, huevos, queso, yogurt, pescado,
carne, pollo, pequeños animales tales como ratones e insectos.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
ALIMENTOS QUE PROTEGEN
Los alimentos que protegen proporcionan importantes vitaminas y
minerales que ayudan a proteger el cuerpo. Este grupo incluye:
• Las verduras, tales como plantas de hojas verde oscuro, tomates,
zanahorias, zapallo/calabaza, camotes o batatas y pimientos.
• Frutas tales como mangos, naranjas, papayas y plátanos.
Mejores Alimentos a Bajo Costo
Muchas personas consumen comidas principales pesadas y con mucho
almidón sin incluir alimentos de ayuda suficientes para proporcionar
la energía extra, mantener los músculos y protegerse. Esto es en parte
porque muchos alimentos de ayuda son costosos—especialmente aquellos
de proteína animal, como leche, huevos o carne. En algunos lugares las
personas no consumen ciertos alimentos debido a sus creencias religiosas o
sociales.
Una familia que no puede comprar alimentos de ayuda más costosos
como los de proteína animal, puede alimentarse mejor si cultiva o compra
alimentos como frijoles, arvejas, lentejas y nueces, y las sirve juntamente
con maíz o arroz en la comida principal. Pero cuando la economía familiar
y las costumbres locales lo permitan, es aconsejable consumir productos de
proteína animal, debido a que aún las plantas con un alto valor proteínico
(para mantener los músculos) a menudo no brindan las diferentes
proteínas que el cuerpo necesita.
Es importante para una mujer con una enfermedad terminal tratar de
comer alimentos variados. Diferentes vegetales suministran al cuerpo
diferentes proteínas, vitaminas y minerales. Por ejemplo, frijoles y maíz
Incentivando la Buena Nutrición
49
juntos satisfacen las necesidades de alimentación mucho mejor que los
frijoles y el maíz por separado. Si se añaden otras verduras o frutas el efecto
es mas provechos. Los beneficios nutricionales de cierto tipo de alimentos se
listan a continuación:
• Huevos y pollo. En muchos lugares, los huevos son una de las mejores y
más baratas formas de obtener proteína animal. Inclusive las cáscaras de
huevo pueden ser hervidas y finamente molidas para mezclarlas con la
comida y aumentar así el nivel de calcio, un mineral importante para los
huesos. El pollo es una forma de proteína animal generalmente barata
especialmente si la familia cría sus propias aves de corral.
• Hígado, corazón, riñones y sangre. Estos son especialmente altos en
proteínas, vitaminas e hierro (para la anemia) y con frecuencia son más
baratos que otras carnes.
• Pescado. El pescado es alto en proteína, generalmente más barato y tan
nutritivo como otras carnes.
• Frijoles, arvejas, lentejas y otras legumbres. Estas comidas son una fuente
buena y barata de proteínas. Si se permite que germinen antes de
cocinarlas y comerlas, su contenido vitamínico será aun más alto.
• Vegetales de hojas verdes oscuras. Las verduras de hojas de color verde
oscuro tienen algo de hierro, mucha vitamina A y algo de proteínas. Las
hojas de las batatas/camotes, frijoles, arvejas, zapallo/calabaza, chayote,
y baobab son especialmente nutritivas. Estas pueden ser puestas a secar o
reducidas a polvo.
• Hojas de yuca. Estas hojas contienen siete veces mas proteínas y vitaminas
que su raíz. Si se consumen juntamente con la raíz, se añade nutrición sin
costo adicional. Las hojas más tiernas son las mejores.
50
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
• Arroz, trigo y otros granos. Estas comidas son más nutritivas si las cáscaras
externas no se quitan durante la molienda. Si las cáscaras permanecen
podrían requerir un tiempo más prolongado para cocinar. La proteína en
el trigo, arroz, maíz y otros granos puede ser mejor aprovechada por el
cuerpo cuando se consume conjuntamente con frijoles o lentejas.
• Frutas y bayas. Muchas frutas y bayas son ricas en vitamina C así como
también en azúcares naturales, además de proporcionar vitaminas y
energía extra.
Figura 11
Incentivando la Buena Nutrición
51
Consejos para Cocinar
• Cocinar verduras, arroz, y otras comidas con poca agua sin hervirlas
demasiado, de manera que se pierdan menos vitaminas y proteínas.
Asegurarse de tomar el agua que queda o usarla para sopas u otras
comidas.
• Cocinar en ollas de hierro o colocar una pieza limpia de hierro o una
herradura limpia en la cacerola cuando se cocinan frijoles y otras
comidas añade hierro a las mismas y previene la anemia. Incluso se
puede obtener más hierro si se añaden tomates.
Dietas Especiales para Problemas de Salud Puntuales
El capítulo 2 discute varios síntomas físicos comunes, ahora se brinda
información adicional sobre cómo brindar la mejor nutrición posible en
respuesta a algunos de estos síntomas.
ANEMIA, DEBILIDAD, FATIGA, MAREOS
Comer alimentos que protegen—esto es, comida rica en vitaminas y
hierro. Este grupo incluye:
• Alimentos de proteína animal, incluyendo carne, sangre, pollo, huevos,
pescado, saltamontes, grillos y termitas.
• Frijoles, lentejas, papas, batatas/camotes y arvejas.
• Tomates, repollos/coles de hojas de color oscuro, nabos, verduras de hojas
verde oscuro y piñas.
• Semillas de girasol.
52
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
NAUSEA Y VÓMITOS:
• Tomar mucho líquido para evitar la
deshidratación.
• Comer galletas de agua o pan seco.
• Comer pequeñas cantidades de comida
varias veces al día.
• Evitar comida condimentada o grasosa.
DIARREA
• Tomar mucho líquido para evitar la
deshidratación.
Si la persona se siente bien como para
comer, intente una selección de los
siguientes alimentos o similares:
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
•
Para nauseas, vómitos
y diarrea NO comer
o beber:
• Grasas o alimentos
grasosos.
• La mayoría de frutas
crudas.
• Cualquier clase de
laxante o purgante.
• Alimentos altamente
sazonados o
condimentados.
• Bebidas alcohólicas.
Plátanos maduros o cocidos.
Galletas de agua.
Arroz, alimentos a base de harina de avena, u otros granos bien cocidos.
Maíz fresco (bien cocido y aplastado).
Papas.
Puré de manzana (cocido).
Papaya.
Pollo (hervido o asado).
Huevos (hervidos).
Carne (bien cocida, sin demasiada grasa).
Frijoles, lentejas o arvejas (bien cocidas y aplastadas).
Pescado (bien cocido).
Incentivando la Buena Nutrición
53
ESTREÑIMIENTO
Comer más frutas, verduras y alimentos con fibra natural, incluyendo:
• Pan integral, salvado de trigo, sorgo, mijo y pan de centeno.
• Yuca o mandioca, zanahorias y nabos.
• Pasas, nueces y semillas de zapallo/calabaza o girasol.
Incluir estos alimentos en la dieta disminuye la necesidad de usar laxantes.
Además ayuda agregar un poco de aceite vegetal a las comidas.
54
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Temas Sociales,
Emocionales y Espirituales
5
Esta sección trata sobre los
aspectos sociales, emocionales
y espirituales relacionados
al cáncer de cuello uterino
avanzado e identifica maneras
de ayudar a las mujeres con
cáncer y a sus familias a
encarar estos temas.
Comunicándose con una Mujer Enferma y su Familia
Mantenerse en contacto permanente con la mujer enferma y su familia es
una buena manera de demostrar compromiso con su buen estado físico y
emocional. Las buenas habilidades de comunicación son esenciales para
brindar apoyo efectivo en el área social, emocional y espiritual. Siguiendo
las sugerencias a continuación, usted puede ayudar a construir una
relación de confianza con una mujer enferma a la que puede ayudar a
sentirse cómoda hablando de sus sentimientos.
• Salude a la mujer y su familia con educación y cálidamente con un
apretón de manos.
Figura 12
56
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
• Empiece hablando de temas generales antes de pasar a temas más
personales.
• Haga preguntas abiertas (éstas son preguntas que no se pueden
responder sólo con un “sí” o un “no”).
• Haga el seguimiento a las respuestas de la mujer con más preguntas.
• Escuche con atención lo que la mujer quiere decir.
• Repita o resuma los puntos más importantes que puntualice la mujer.
• Asegure a la mujer que la conversación se mantendrá en confianza.
• Use términos médicos simples que la mujer pueda entender fácilmente.
Ignorar o censurar a la mujer, o presionarla para que supere sus
sentimientos, sólo puede aumentar su frustración. Algunas veces la mujer
puede mostrarse muy irritable o deprimida y no sentirá deseos de hablar
con el personal de salud. Se debe tener paciencia y darle tiempo mientras al
mismo tiempo que se demuestra empatía. Si ella no desea hablar con usted
o si usted siente que no podrá ayudarla con sus problemas, es importante
que no la haga sentir frustrada consigo misma o con usted, o que usted
sienta que ha fracasado. Los consejeros capacitados o los trabajadores
sociales están generalmente disponibles en los centros de salud o en los
hospitales de distrito.
¿Qué pasa si no se avisa a la mujer que tiene cáncer?
En algunas culturas, los proveedores de salud o los miembros de la familia
pueden pensar que una mujer con una enfermedad terminal no debe
enterarse al respecto. Ellos pueden pensar que las noticias serán muy duras
para que la mujer pueda soportarlas, y que podrá enfermar gravemente
más rápido o que no tratará de sobreponerse a la enfermedad. Algunas
veces, los miembros de la familia piensan que es mejor no decirle nada y de
este modo nadie tendrá que hablar sobre el asunto. Esta es una situación
muy difícil para todos.
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
57
Es importante respetar valores culturales y tradiciones, pero también
es importante saber que se puede complicar la situación o aún volverla
dañina. A través del tiempo, la mayoría de las mujeres que están enfermas
con cáncer de cuello uterino saben que están muy enfermas y que
probablemente morirán. Quitarle a una mujer la oportunidad de discutir
su enfermedad y hacer planes para su muerte es despojarla de su dignidad.
Por lo tanto, es importante explicar a los familiares para que comprendan
que aunque puede ser muy difícil comunicarle sobre la enfermedad, esto
ayudará casi siempre a todos los involucrados a manejar la situación.
Cuidando de Sí Mismo
Brindar atención y apoyo a mujeres con enfermedades terminales, como
también a los encargados de atenderlas diariamente, puede ser un
trabajo que demande mucho de usted tanto física como emocionalmente.
Es importante estar en contacto con sus emociones y tener cuidado
de no exigirse demasiado hasta el punto que la presión y el estrés del
trabajo hagan imposible continuar desempeñándose efectivamente.
Algunas señales que pueden indicarle que está siendo superado por las
circunstancias y que necesita cuidar de sí mismo/a incluyen:
• No sentir entusiasmo por su trabajo. El trabajo se siente como una tarea
pesada y visitar a las familias y brindar atención le produce cansancio.
• Experimentar un aumento de problemas físicos. Puede ser que siente una
sensación de malestar general, cansancio o dolores. Puede experimentar
dolores de cabeza frecuentes, problemas estomacales y alteraciones del
sueño.
• No poder relacionarse con las pacientes de manera positiva o brindar
apoyo. Usted puede encontrar que su paciencia se agota, se enoja
58
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
fácilmente y se ofende por cosas pequeñas. Esto también puede afectar su
relación con sus compañeros de trabajo y su propia familia.
• Experimentar una falta de confianza y pérdida de auto-estima. A
medida que se siente más y más cansado/a usted puede sentir que ya no
es bueno/a para su trabajo o que la gente ya no lo aprecia. Esto puede
reducir aún más su eficiencia en el trabajo y puede hacerle sentir más
deprimido.
Es aconsejable buscar el consejo de algún colega en el que se pueda confiar
o, mejor aún, un consejero capacitado para brindarle orientación si usted se
siente deprimido/a.
El sentimiento de sentirse superado por las circunstancias puede ser evitado
reconociendo ciertas señales y desarrollando estrategias para cuidar de sí
mismo/a. Es importante encontrar formas de olvidarse del trabajo al final
del día.
• Encuentre maneras de relajarse. Esto puede significar encontrar algún
lugar tranquilo para sentarse y charlar con un amigo cercano o con la
pareja, leer, escuchar la radio o música o mirar televisión.
• Los pasatiempos y el ejercicio también pueden ayudar a aliviar el estrés y
brindan placer. Tómese el tiempo para hacer las cosas que disfruta.
• Cuide sus relaciones sociales. Es de suma importancia contar con una
amigo/a cercano, pareja o familiar con el que usted pueda hablar, reír, y
compartir las buenas y malas experiencias.
• Tómese tiempo libre si lo necesita. Ocasionalmente, puede ser de mucha
ayuda dejar el trabajo por unos días, especialmente si una paciente
ha muerto recientemente o cuando la carga de trabajo aumenta
considerablemente. Es muy importante reconocer sus propias necesidades.
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
59
Recuerde que tendrá periodos en los que se sentirá frustrado en su trabajo.
Usted no podrá resolver cada problema y hacer que las cosas mejoren. Pero,
estar disponible para ofrecer atención y apoyo a una mujer enferma y a su
familia es una tarea importante y significativa.
Cuidando a los que Cuidan a la Mujer Enferma
Los miembros de la familia o amigos que cuidan de la mujer enferma en
el hogar generalmente tienen sus propias necesidades durante el curso de
la enfermedad de la mujer y luego de su muerte. Muchas de las personas
a cargo de ofrecer cuidados se sienten mejor si saben que están realizando
un buen trabajo manteniendo a la mujer tan cómoda como sea posible.
Enseñarles cómo brindar una atención que apoye a la mujer enferma puede
ayudarles a sentir que su trabajo hace una diferencia. Algunas maneras en
la que se puede ayudar a estas personas incluyen:
• Recordarles que tomen el tiempo necesario para sí mismos y que puedan
salir y relajarse por cortos períodos de tiempo.
• Ayudarles a planificar como manejarán el cuidado de la mujer enferma y
a compartir sus tareas con otras personas.
• Incentivarles a que hablen sobre sus sentimientos y asegurarles que esos
sentimientos son normales.
• Ayudarles a encontrar a alguien en la comunidad (puede ser un amigo/a
o un consejero) para que les brinde apoyo durante ese período difícil.
Los miembros de la familia y las personas a cargo de ofrecer cuidados
pueden experimentar muchas de las mismas emociones que experimenta la
mujer enferma, que pueden ser miedo, ansiedad e ira y que se manifiesten
justamente cuando usted realiza su visita (ver la página 63 para más
información sobre temas emocionales).
60
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Figura 13
Apoyo Social: Tener una Enfermedad Incurable Puede
Cambiar las Relaciones
Tener una enfermedad incurable puede cambiar la forma en que la mujer
enferma y su familia se tratan entre sí. No existe una manera “correcta” o
“incorrecta” de lidiar con una enfermedad. Lo más importante es que las
personas puedan comunicarse entre sí y ayudarse cuando lo necesiten.
Estrés en la Familia. A medida que una mujer se enferma gravemente, tendrá
que depender mucho más de su familia y amigos para que le brinden
atención y apoyo. Las relaciones dentro de la familia cambiarán y sus
miembros tendrán que tomar nuevas responsabilidades.
Esto puede ser difícil para todos porque las personas pueden estar
inseguras sobre sus nuevos roles o no están dispuestas a cambiar. Brindar
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
61
apoyo a la familia y discutir estos temas con ellos puede ayudar a hacer un
poco más fácil esta transición.
En algunos casos, el esposo de la mujer enferma puede pasar menos tiempo
en el hogar a medida que la enfermedad empeora, o puede abandonarla
al enterarse que está muriendo. Puede ser que no quiera cuidarla, o puede
sentirse muy perturbado al ver que ella está cada vez más enferma y débil.
Cualquiera sea la razón, es importante brindar confort a la mujer y al
mismo tiempo apoyo emocional, social y espiritual.
Es importante recordar que los niños más pequeños en la familia pueden
sentirse muy preocupados y perturbados por la enfermedad de su madre y
requerirán de orientación para ayudarles a enfrentar la situación.
Estigma y exclusión. Algunos miembros de la familia y amigos pueden tratar
de evitar ser vistos o estar cerca de una persona enferma por temor a que
la enfermedad sea contagiosa. Puede ser que no deseen ayudar debido a
sus miedos. Es importante explicarles que el cáncer no es contagioso y así
ayudarles a disminuir su ansiedad sobre las visitas o atención a la mujer
enferma.
Problemas Financieros. La mujer enferma y los encargados de brindarle
atención pueden necesitar ayuda para poder alimentarse, pagar su
alojamiento, pagar los medicamentos y atención médica. Algunas veces,
los amigos y familia y otras personas de la comunidad pueden organizarse
para apoyar a la mujer y reunir los fondos necesarios.
Sexualidad. Debido a que el cáncer de cuello uterino es una enfermedad que
afecta el sistema reproductivo de la mujer, puede cambiar la manera que
ella siente sobre su cuerpo y aún como se siente en su identidad de mujer. A
medida que la enfermedad avanza, la mujer probablemente sentirá dolor o
sufrirá de secreciones vaginales y hemorragias, que pueden resultar en su
62
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
decisión de evitar las relaciones
sexuales, o simplemente no
deseará tener relaciones
sexuales debido a su estado
emocional. Hablar con la
pareja puede ayudarles a
entender mejor qué es lo que
pasa y ayudarles a decidir
qué es mejor para ellos. Si
la pareja se siente cómoda
discutiendo estos temas con
usted, se pueden sugerir
alternativas al coito como
ser masturbación mutua
o simular el acto sexual y
eyacular entre las piernas de
la mujer.
Figura 14
Apoyo Emocional: Ayudando a la Mujeres Enfermas y
a los que las Cuidan
Cuando una mujer se entera de que tiene cáncer de cuello uterino terminal
puede experimentar muchas emociones como shock, ira, culpa, ansiedad
y depresión. Algunos de los temas emocionales más difíciles que pueden
surgir cuando se trata a mujeres muy enfermas se discuten aquí.
Algunas veces los problemas emocionales que la mujer experimente podrán
ser demasiado severos para que sus familiares y las enfermeras que brindan
la atención paliativa puedan manejarlos. Si los problemas emocionales
se tornan severos, ella puede ser referida a un hospital de distrito o a un
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
63
centro de salud donde el personal haya recibido capacitación en orientación
y consejería.
Las mujeres con cáncer de cuello uterino avanzado pueden sentirse
rechazadas, sucias y que no merecen el contacto con otras personas. Por
esta razón, tocar su brazo mientras se habla, tomar sus manos, abrazarla
y darle un masaje pueda brindar un sentimiento de confort y puede
ser emocionalmente muy saludable. El cáncer de cuello uterino no es
contagioso, por lo que se debe aclarar a la mujer, familia y amigas que no
existe ningún peligro en mantener contacto físico con alguien que tenga
esta enfermedad.
Ayudarse a las Mujeres Enfermas a
Mantenerse Activas e Involucradas
La mayoría de las mujeres con una
enfermedad terminal desearán
mantenerse involucradas en las
actividades y tomar decisiones sobre
su vida por todo el tiempo que sea
posible. Una de las cosas más difíciles
para una mujer que está enferma es
sentir que está perdiendo el control
sobre lo que le está pasando. Las
personas que la cuidan pueden pensar,
con las mejores intenciones, que deben
tomar todas las decisiones sobre la
vida de la mujer mientras ella está
enferma. Esto puede ocasionar que
no dejen a la mujer tomar decisiones
importantes o le impidan continuar
con sus actividades regulares
simplemente por tratar de protegerla.
64
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Figura 15
Al contrario, las mujeres enfermas deben ser incentivadas a permanecer
involucradas en todas las actividades normales de su vida previas a la
enfermedad, como ser mantenerse activas socialmente y participar en los
eventos de la comunidad, en la medida que lo deseen.
Algunas mujeres querrán tomar sus propias decisiones sobre qué debe
ocurrir hacia el final de sus vidas o después de su muerte. Una mujer
muy enferma puede tener opiniones definidas sobre el tipo y cantidad
de medicina que se le administra. Asimismo, puede querer hacer planes
especiales para sus hijos/as, o puede tomar decisiones sobre el tipo de
ceremonia que desearía después de su muerte, como por ejemplo, puede
desear que se canten cierto tipo de canciones o se recen oraciones de su
preferencia.
Ayudar a una mujer a mantenerse involucrada en las actividades y en la
toma de decisiones puede hacerla sentir que tiene control sobre su vida en
constante cambio. Durante la última fase de su vida, una mujer con cáncer
de cuello uterino puede perder su independencia y su posición social en
la comunidad, y su rol en la familia puede cambiar. Ayudarla a lidiar con
todas estas pérdidas y cambios puede ser un servicio invaluable.
DEPRESIÓN
La depresión es una reacción emocional común ante las pérdidas de la
vida. La depresión es inevitable cuando una persona tiene que enfrentarse
a la muerte, ya sea su propia y eminente muerte o la de alguna persona
amada. Esta es una reacción normal, y generalmente no dura demasiado
tiempo, y para algunos puede ser una reacción emocional más aceptable
socialmente que la ira. Si la depresión se prolonga por más tiempo de lo
que se considera normal, puede considerarse una “depresión clínica.” Es
importante reconocer la depresión clínica, ya que puede ser debilitante y
debe ser tratada con consejería, medicamentos antidepresivos y monitoreo.
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
65
Una persona puede sufrir de depresión clínica si presenta varias de
estas señales:
• Siente que la vida no vale la pena y no encuentra placer en el contacto
con otras personas, actividades o cosas que disfrutaba.
• Siente tristeza o sentimiento de vacío por un largo período de tiempo.
• Llora o siente ganas de llorar casi todos los días.
• Está retraída o demasiado callada.
• Está cansada, se siente débil o no tiene energía.
• Presenta cambios en sus hábitos de alimentación (más o menos que lo
regular) y la correspondiente pérdida o aumento de peso.
• Tiene dificultades para conciliar el sueño y/o se despierta temprano y no
puede volver a dormir.
• Le es muy difícil concentrarse o tomar decisiones.
• Descuida su higiene personal.
• Cuando se le pregunta directamente, admite que ha pensado en el
suicidio y puede tener un plan y los medios a su disposición.
Si la mujer tiene dos o más de estos
síntomas y la depresión ha durado por
más tiempo del esperado, entonces se
debe considerar el uso de medicamentos
antidepresivos como ser la amitriptilina.
Puede tomar entre 3 y 4 semanas para
que el medicamento funcione. Un
trabajador de salud debe continuar
visitando regularmente a la mujer—por
lo menos cada dos semanas, si fuera
posible. Las visitas deben ser usadas para
evaluar si la mujer está respondiendo al
medicamento, para ofrecerle consejería, y
para monitorear e informar al médico a
66
Un tratamiento típico
es empezar dando al
paciente: amitriptilina
de 25 mg una
pastilla por vía oral
a la hora de dormir
por 2 noches, luego
2 pastillas de 25 mg
a la hora de dormir
por 2 noches, luego
3 pastillas de 25 mg a
la hora de dormir.
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
cargo. Si se puede contar con consejeros en salud mental capacitados, sería
de mucha ayuda que puedan visitar a la mujer en su propio hogar y tener
acceso a los miembros de la familia. Los medicamentos antidepresivos
generalmente se continúan al menos por un tiempo comprendido entre los
cuatro a seis meses, y luego se vuelve a evaluar su necesidad.
¡ACLARACIÓN IMPORTANTE!
Existen diferentes clases de medicamentos antidepresivos y cada uno de ellos
tiene recomendaciones únicas en la dosis y efectos secundarios, y varían
en términos de cuan rápido empiezan a tener efecto sobre la depresión. Los
antidepresivos deberán ser prescritos solamente con el monitoreo cercano de
un profesional en salud calificado.
Una persona muy deprimida puede pensar en suicidarse. Algunas señales
comunes de que la persona se encuentra en este estado de ánimo incluyen
un aislamiento completo y avisos repetidos de sus deseos de morir. Debe
tener en cuenta, que algunas veces una recuperación muy rápida luego de
un largo período de depresión puede indicar que la persona ha decidido
suicidarse. Asimismo, si la mujer habla sobre una forma específica y factible
de suicidarse, ésto a menudo indica que tratará de hacerlo, se deberá
vigilarla cuidadosamente para evitar que se haga daño.
Cuando consultar a un doctor o referir al hospital:
• Para cualquier paciente deprimida que parece experimentar una
depresión prolongada y severa—en mayor medida de lo que se espera con
una depresión reactiva—se deberá discutir inmediatamente el tema con el
proveedor médico a cargo para determinar si está experimentando una
depresión clínica o si necesita medicamentos antidepresivos.
• Si existe una amenaza manifiesta u otras razones que hagan sospechar
posibles intentos de suicidio, la enfermera debe consultar al proveedor
médico a cargo inmediatamente.
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
67
IRA
La ira es una reacción muy común cuando una mujer se enferma
gravemente, pierde control sobre su vida y sobre sus decisiones, o se
encuentra en una situación en la que no puede hacer sentido de lo que
está pasando. Ella puede sentir rabia consigo misma o con otros y estos
sentimientos no siempre podrán entenderse fácilmente por aquellos que
la rodean.
Las personas que experimentan ira extrema, generalmente se calman luego
que se desahogan. Trate de hacer que la mujer hable sobre este sentimiento
y trate de hacerle entender que usted comprende su situación. Cuando se
haya calmado, ayúdele a identificar las fuentes de la ira y trabaje con ella
para resolverlas. A veces las personas a cargo de cuidarlas o los miembros
de la familia—con buena intenciones—piensan que ellos deben tomar
todas las decisiones por la mujer enferma. Los proveedores de salud deben
ayudar a los familiares a entender que evitar que la mujer tome sus propias
decisiones, puede hacerla sentir como que no tiene ningún poder sobre su
vida o hacerla sentir, perturbada, frustrada o enojada.
Cuando las personas experimentan ira, es mejor no enfrentarlas o discutir
con ellas. La discusión puede hacerles sentir más ira o dirigir su frustración
hacia usted. Si existe el riesgo de que una persona en este estado de ánimo
lastime a alguien o se lastime a sí misma, es muy importante buscar ayuda
externa para lidiar con esta situación. Este apoyo externo puede venir de
un familiar, amigo, consejero o líder de la comunidad.
ANSIEDAD Y MIEDO
La ansiedad y el miedo generalmente se originan en la inseguridad sobre
una situación y en cómo afectará a la persona. Estos dos sentimientos
son muy comunes en las mujeres y las personas cercanas a ellas cuando
tienen que enfrentar una enfermedad como el cáncer. Una mujer que
68
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
está muriendo de cáncer de cuello uterino puede experimentar miedo o
ansiedad debido a:
•
•
•
•
•
•
Cambios en los roles familiares y posiciones.
Incertidumbre sobre las relaciones con su esposo y amigas.
Pérdida de control sobre su vida diaria.
Falta de dinero para medicamentos.
Miedo a sufrir, al dolor y la muerte.
Miedo a lo desconocido.
Hablar con la mujer enferma sobre sus sentimientos a menudo ayuda
a aliviar sus sentimientos de ansiedad y miedo. Trate de ayudarla a
identificar la fuente de su miedo y/o ansiedad e identificar las maneras
para poder resolver el problema.
SENTIMIENTO DE CULPA
Una mujer con cáncer de cuello uterino puede sentirse culpable si piensa
que ha hecho algo malo que haya ocasionado el cáncer o que alguien la ha
maldecido. También puede sentirse culpable porque otras personas tienen
que cuidarla, o porque su enfermedad hace las cosas más difíciles para
las personas a su alrededor. Por ejemplo, se puede sentir mal por la falta
de dinero en la familia y porque sus necesidades médicas consumen los
recursos de la familia.
En algunos casos, la mujer enferma puede sentirse culpable por algún
daño que haya podido causar a alguien recientemente o en el pasado. Ésta
puede ser una buena ocasión para disculparse honestamente por las malas
acciones o palabras duras que puedan causar sentimiento de culpa. Buscar
paz de esta manera puede ayudar a todos a sentirse mejor.
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
69
Tanto la mujer enferma con cáncer como los encargados de atenderla
pueden necesitar que se les brinde confianza y apoyo para que no se
sientan abrumados por los sentimientos de culpa. Se les debe asegurar
constantemente, que a pesar de sus mejores esfuerzos, todo ciclo de vida
termina en la muerte.
Temas Espirituales
Cuando una mujer muere, las creencias religiosas y espirituales puede servir
de refugio, pero también pueden ser fuente de preguntas y dudas. Ella puede
tener pensamientos y dudas sobre su vida y qué pasará cuando muera,
asimismo puede pensar que es importante estar en paz con su Dios o hacer
ciertas cosas para que su alma o espíritu estén seguros luego de su muerte.
Es importante respetar y responder positivamente a las creencias
espirituales que tenga una mujer o las personas que la atienden. Hay
muchas cosas que se pueden hacer para ayudar a una persona que tiene
una enfermedad terminal a encontrar paz espiritual, ofrecerle cierto grado
de confort y ayudarla a aceptar la muerte. Ella puede conocer a alguien
en su comunidad cuyo consejo espiritual o sabiduría puedan ayudarla a
encontrar paz y puede necesitar a alguien que le ayude a encontrar a esa
persona para que pase tiempo con ella. También pueden existir grupos
en la comunidad, como ser grupos de mujeres en su iglesia, que pueden
ayudarla a encontrar paz espiritual.
Algunas mujeres posiblemente no desean hablar con una persona religiosa,
pero pueden desear discutir los temas espirituales con alguien que respeten.
Sería de mucha ayuda tratar de encontrar a una persona, como un miembro
respetado de la iglesia o de la comunidad que pueda ofrecer su apoyo.
70
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Preparándose para la Muerte
EL PROCESO DE DUELO
El duelo es el proceso de aceptar una pérdida. El proceso del duelo se inicia
una vez que la mujer enferma y su familia se dan cuenta que ella está
muriendo. El proceso puede involucrar emociones muy fuertes.
A veces, los sentimientos de lamento y pérdida pueden ser tan abrumadores
que una persona no puede continuar con su vida de manera normal,
la persona que experimenta estos sentimientos puede sentir una gran
pena que ocasione depresión. El apoyo recibido de otras personas es muy
importante en esta situación. El apoyo puede recordar a la gente que
atraviesa este proceso que estos son sentimientos normales y que todavía
hay muchas cosas buenas que quedan por experimentar en la vida.
Simplemente sentarse a escuchar y tomar las manos de la persona que
sufre puede ser de mucha ayuda.
Cuando una mujer con cáncer de cuello uterino se acerca al final de
sus días, hay ciertas cosas que pueden ayudarla a morir en paz y a sus
familiares a enfrentar su muerte. Cuando la enfermedad empeora:
• Incentive a la
mujer a hablar
sobre sus deseos y
sentimientos.
• Involucre a la mujer
en la planificación
y en la toma de
decisiones, para
disminuir su ansiedad
y brindarle paz.
Figura 16
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
71
• Hable con ella honestamente sobre qué debe esperar a medida que la
enfermedad avance.
• Asegúrele que sus familiares y los que la cuidan harán todo lo posible
para mantenerla lo más cómoda que sea posible.
• Permita que descanse en un lugar que le sea familiar y donde pueda
mirar y estar incluida en la conversación y las actividades diarias de los
miembros de la familia.
• Si ella está muy enferma, probablemente deseará estar en un lugar
más tranquilo.
• Si ella lo desea, asegúrese que sus amigas y familia estén cerca de ella
para confortarla.
• Tenga cuidado de que las visitas no la perturben.
Cuando Llega la Muerte
Durante las últimas horas de la vida de una mujer, los encargados
de atenderla deben enfocarse en hacerla sentir tan cómoda como sea
posible. La mujer enferma no debe estar sola en estos momentos—muchas
personas tienen miedo de estar sola cuando llega la muerte. Asegúrese de
que la familia esté cerca y que alguien esté sentado cerca de la persona
moribunda. Sentarse con la mujer, tomar su mano, rezar con ella y su
familia puede brindar algo de calma a la familia y a los que cuidan de la
mujer enferma.
Cuando una persona está por morir, generalmente está muy débil y no
puede moverse. La persona deja de comer y beber y pasa la mayor parte
del tiempo en un estado de somnolencia o dormida. Es normal que una
persona que está cerca de la muerte pierda el control de sus movimientos
intestinales y de la vejiga. Por lo tanto, para evitar ensuciar la ropa de
cama se aconseja colocar un plástico o papel periódica encima de las
72
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
sábanas. Es muy importante explicar estas cosas a los familiares de la
mujer enferma y a los que la cuidan para que sepan qué esperar y cómo
puedan brindarle el mejor cuidado posible.
Luego de la Muerte
La familia puede necesitar ayuda para
realizar los arreglos funerarios. Se deben
respetar los rituales y costumbres que las
personas tengan para preparar y mostrar
el cuerpo de una persona muerta. Ofrecer
a la familia su apoyo y escucharles si
quieren hablar de la persona fallecida
puede hacerles sentir cierto confort.
Una vez transcurridos varios días de
la muerte de la mujer, es una buena
idea visitar su casa para evaluar cómo
las personas que la atendieron y sus
familiares están lidiando con su muerte.
Será muy importante averiguar cómo
se sienten, y contactarlos con grupos de
apoyo que pueden ofrecer ayuda social,
emocional o espiritual.
Los miembros de la familia y los que
han cuidado de la mujer pueden sentir
depresión por un largo tiempo luego de
la muerte de su ser amado. Esto es parte
normal del proceso de lidiar con una
Figura 17
Temas Sociales, Emocionales y Espirituales
73
pérdida. La mayoría de los miembros de la familia aceptarán la muerte
de un ser querido y se recuperarán de la depresión con el transcurso del
tiempo. Algunas veces las personas a cargo de su cuidado pueden sentirse
muy deprimidas y pueden también necesitar apoyo o tratamiento para la
depresión.
74
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Conclusiones
6
Brindar cuidado paliativo puede ser
una experiencia poderosa. Usted se
une a personas en una etapa muy
difícil emocionalmente. Estas personas
podrán depender de usted para recibir
consejo y aliento. Asimismo, durante
este tiempo usted podrá desarrollar
amistades cercanas con mujeres
enfermas, miembros de la familia y
otras personas que tengan a su cargo
el cuidado de la paciente y compartir
lágrimas e inclusive momentos felices.
Una persona que brinda un buen
cuidado paliativo puede estar segura
que ha ayudado a otros a través de
uno de los desafíos más grandes de
la vida.
Referencias
Burns AA, Lovich R, Maxwell J. Where Women Have No Doctor: A Health Guide
for Women. Berkeley, CA: Hesperian Foundation (1997).
Healthlink Worldwide. Caring for people who are very sick. AIDS Action
Newsletter 41:1–8 (1998).
National Cancer Institute: Cancernet Web Site (www.nci.nih.gov/cancer_
information/). (Se accedió en diciembre 3, 2003).
O’Neil M, Smith A, Heckelman P, et al. (eds.). The Merck Index, 13th ed.
Whitehouse Station, NJ: Merck & Co., Inc. (2001).
Werner, D. Where There Is No Doctor: A Village Health Care Handbook. Palo
Alto, CA: Hesperian Foundation (1992).
Woodruff, R. Palliative Medicine: Symptomatic and Supportive Care for Patients
with Advanced Cancer and AIDS. Oxford: Oxford University Press (1999).
World Health Organization (WHO). Cancer Pain Relief, 2nd Ed.: With a Guide
to Opioid Availability. Geneva: WHO (1996).
World Health Organization (WHO). Cancer Pain Relief and Palliative Care:
Report of a WHO Expert Committee. Technical Report Series 804. Geneva:
WHO (1990).
World Health Organization (WHO). The WHO Model List of Essential
Medicines. 12th Edition. Geneva: WHO (2002). Available online at
http://www.who.int/medicines/organization/par/edl/eml.shtml.
(Se accedió en diciembre 3, 2003).
78
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
APÉNDICE 1:
CUADRO DE FÁRMACOS DISPONIBLES MÁS COMÚNMENTE USADOS
Categorías
Fármacos Frecuentemente Disponibles
Analgésicos
Ibuprofeno
No opioides
Paracetamol
Fosfato de Codeína
Opioide débil
Dihidrocodeína (DF118)
Opioide fuerte
Medicinas de ayuda
Morfina
Amitriptilina para el dolor neuropático
Ibuprofeno para dolor de huesos
Dexametazona
Estimulante del apetito (usado también
para aumentar el bienestar físico)
Prednisona
Dulcolax
Laxantes estimulantes
Senokot
Anti-nausea/ vómito
Domperidona
Opioides u obstrucción física
de salida gástrica
Metoclopramida
Haloperidol
Uremia/hipercalcemia
Stemetil
Amoxicilina
Polvo Antibiótico
(Mezcla de Neomicina, Bacitracina, Gramicidina)
Cloxacilina
Antibióticos
Cotrimoxazol (160 mg trimetoprim/800 mg
sulfametoxazol)
Doxicilina
Eritromicina
Metronidazol
Apéndices
79
Categorías
Fármacos Frecuentemente Disponibles
Antiséptico vaginal
Betadina yodada
Rehidratación oral
SRO sobres de sales de rehidratación oral
Cuidado de la piel
Antidepresivos
Vaselina
Oxido de Zinc crema
Amitriptilina
Clotrimazol
Antimicóticos
Fluconazol
Nizoral/Hitoral
Nistatina, pastillas vaginales
Antidiarreico
80
Loperamida
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
* Hospicio de Nairobi, Kenya
Nombre
Medicación
(pegar pastilla/
cápsula con
celofán)
Razón de Uso
8 a.m.
10 a.m.
Mañana
2 p.m.
4 p.m.
Mediodia/
Tarde
6 p.m.
8 p.m.
Atardecer
10 p.m.
Hora de
dormir
Noche
APÉNDICE 2: CUADRO EJEMPLO DE MEDICACIÓN DE PACIENTES*
Apéndices
81
82
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
APÉNDICE 3:
ESTADIOS DEL CÁNCER DE CUELLO UTERINO
Estadio I A
El carcinoma está estrictamente confinado al cuello uterino, pero sólo
puede ser diagnosticado por microscopio (no está clínicamente visible).*
Síntomas Comunes: Ninguno (asintomático).
Tratamiento Optimo:
Histerectomía abdominal
total.
Supervivencia de 5 años:
(con tratamiento óptimo):
90–100%.
Trompa
de Falopio
Útero
Pared
pelviana
lateral
Ovario
Cuello
uterino
Estadio I B
Vagina
parte superior
El carcinoma está
estrictamente confinado al
cuello uterino y la lesión presente es microscópicamente (clínicamente)
visible.
Síntomas Comunes: Puede existir un flujo vaginal acuoso, de color
blanco-amarillento y hemorragia pos-coital.
Tratamiento Optimo: Cirugía radical (histerectomía radical con
linfadenectomía pelviana bilateral o radioterapia radical).
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 80–90%.
* Todas las descripciones de estadios están basadas en la nomenclatura de FIGO.
Apéndices
83
Estadio II A
Trompa
de Falopio
El cáncer se ha expandido
más allá del útero, pero
no involucra a la pared
pelviana, del tercio
inferior de la vagina, o el
parametrio.
Útero
Pared
pelviana
lateral
Ovario
Cuello
uterino
Vagina
parte superior
Síntomas Comunes:
Flujo vaginal que puede ser
seroso, mucopurulento, sanguinolento y a veces fétido. Hemorragia vaginal
recurrente incluyendo pos-coital.
Tratamiento Optimo: Radioterapia radical con o sin quimioterapia
concurrente; en casos especiales, cirugía radical más radioterapia.
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 75%.
Estadio II B
El cáncer se ha extendido
más allá del cuello del útero,
pero no ha llegado a la
pared pelviana o al tercio
inferior de la vagina. Existe
un obvio compromiso de los
parametrios.
Trompa
de Falopio
Útero
Pared
pelviana
lateral
Ovario
Cuello
uterino
Vagina
parte superior
Síntomas Comunes: Signos y síntomas similares al II A, a menudo con
dolor en la pelvis menor y espalda baja.
Tratamiento Optimo: Radioterapia radical con o sin quimioterapia
concurrente.
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 50%–60%.
84
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Estadio III A
Trompa
de Falopio
El tumor invade el tercio
inferior de la vagina, sin
extenderse a la pared
pelviana.
Síntomas Comunes:
Similares a II B, a menudo
con dolor durante el coito.
Útero
Pared
pelviana
lateral
Ovario
Cuello
uterino
Vagina
parte superior
Tratamiento Optimo: Radioterapia con o sin quimioterapia concurrente.*
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 20%–40%.
Estadio III B
El tumor involucra el
tercio inferior de la vagina
y se extiende a la pared
pelviana donde ocurre una
hidronefrosis o un riñón no
funciona.
Trompa
de Falopio
Útero
Pared
pelviana
lateral
Ovario
Cuello
uterino
Vagina
parte superior
Síntomas Comunes:
Similares a III A, dolor severo en la parte inferior del abdomen y espalda
baja, a menudo con edema de miembros inferiores en una o en las dos
piernas. Pueden ser señales y síntomas de uremia (insuficiencia renal
crónica) debido a la obstrucción de una o ambas uretras.
Tratamiento Optimo: Radioterapia radical con o sin quimioterapia
concurrente.*
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 20%–40%.
* Estos tratamientos radicales con intenciones curativas, no son tratamientos paliativos. Un tercio
de los pacientes del Estadio III son curados con radioterapia radical con o sin quimioterapia
concurrente.
Apéndices
85
Estadio IV A
El cáncer se ha extendido más allá de la
pelvis a los órganos adyacentes (vejiga y/o
recto).
Útero
Síntomas Comunes: Similares a III B, a
menudo con hematuria (sangre en la orina),
disuria, anemia, pérdida de peso y a veces
fístula vesico-vaginal, fístula rectovaginal.
Tratamiento: Radioterapia paliativa
y/o quimioterapia paliativa y control de
síntomas; Radioterapia radical con o sin
quimioterapia concurrente en casos especiales.
Recto
Vejiga
Vagina
Cuello
uterino
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 5%–10%.
Estadio IV B
El cáncer se ha extendido a los órganos distantes.
Síntomas Comunes: Similares a IV A, pero con señales y síntomas
adicionales de acuerdo al lugar de la propagación del cáncer:
• Riñones—dolor severo en la espalda media.
• Pulmones—intratable, tos no productiva.
• Hígado—distensión abdominal (dolor y sensibilidad en el cuadrante
superior derecho), ictericia.
• Piel—nódulos cutáneos grandes pero sin dolor.
• Nudos linfáticos—ganglios linfáticos sobredimensionados.
• Cerebro—convulsiones, confusión.
Tratamiento: Radioterapia paliativa y/o quimioterapia paliativa y control
de síntomas.
Supervivencia de 5 años (con tratamiento óptimo): 0%.
86
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
APÉNDICE 4:
EJEMPLO DE LA HISTORIA CLÍNICA PARA CUIDADOS PALIATIVOS*
Registro del Paciente para Cuidados Paliativos
Evaluación completada por:
Lugar de la Evaluación:
Establecimiento de Salud donde se realizó el diagnóstico :
Información de la Paciente:
Número Identificación:
Cuidados Paliativos
Ref. No :
Fecha de primera consulta
con la enfermera: (DD/MM/AA)
Nombre paciente:
Apellido paciente:
Estado civil:
Fecha nacimiento: (DD/
MM/AA)
Edad:
Distrito:
División:
Lugar:
Jefe:
Sub-división distrital:
Sub- jefe:
Jefe de la Villa:
Nivel de educación:
Ocupación:
Fuentes de ingreso de la familia:
* Este formato fue diseñado para el Proyecto de Prevención de Cáncer de Cuello Uterino en Kenia del Oeste, para ser
llenado por los coordinadores del distrito de salud o enfermeras del centro de salud para las mujeres que necesitan
cuidados paliativos. Las mujeres llevan el formulario al equipo del Hospital General Provincial de Cuidado Paliativo
para que sea usado como un registro de referencia y para su atención como paciente ambulatorio. Esta muestra del
formulario de referencia para el cuidado de pacientes puede ser adaptada para usar en cuidados paliativos que
ofrecen los proveedores de salud en el cuidado de las mujeres con cáncer de cuello uterino.
Apéndices
87
Contacto
Nombre
del contacto
Relación
Dirección Postal
Lugar
Pariente más
cercano:
Otros familiares/
amigos:
Referencia para Cuidados Paliativos
Paciente referida por:
Razón de referencia:
Historia de la enfermedad dada por:
88
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Sub-distrito
Historia Clínica Actual (Ver lista de síntomas/quejas en el Capítulo 2.)
Síntoma/Queja*
Leve
Moderada
Severa
Duración (semanas)
Dolor
Flujo vaginal
Hemorragia vaginal
Diarrea
Nausea + vómitos
Estreñimiento
Fiebre
Pérdida de apetito
Linfedema
Úlceras de decúbito
Dificultad para respirar
Depresión
Insomnio
Otros (anote abajo)
*Por favor marque la casilla de acuerdo a la severidad del caso.
Diagnóstico
Diagnóstico:
Lugar(es) de la expansión secundaria:
Otras condiciones médicas presentes:
Apéndices
89
Medicamentos Actuales:
Tipo de
medicamento
Nombre
Dosis
Frecuencia
Número
de días
Total cantidad
suministrada
Receta
Sin necesidad de
receta
Alternativa
Historia Clínica Anterior
Condición médica
Si es afirmativa, describa a continuación
¿Existe cualquier otra
enfermedad previa
relacionada?
¿Está la paciente tomando
medicamentos para problemas
diagnosticados anteriormente?
¿Tiene alergias?
¿Puede moverse sin
problemas?
90
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
(Asegúrese de hablar de forma que demuestre su interés cuando haga a la paciente
las siguientes preguntas.)
Aspectos Sociales y Proceso de Dolor
“¿Qué tipo de expectativas tiene su familia para usted?” (trabajo, hogar,
relaciones)
“¿Cuáles son sus intereses?” (¿Qué tipo de cosas le gusta hacer a usted? ¿Qué cosas
puede usted hacer?)
“¿En qué forma esta enfermedad le ha afectado su salud y su vida?”
Averiguaciones sobre la Paciente y Familia con Respecto al Diagnóstico
“¿Han cambiado las cosas para usted y su familia? Si es así, ¿en qué forma?”
“¿Cómo está su familia enfrentando su diagnóstico?”
Aspectos Espirituales de la Vida de la Paciente
“¿Tiene usted establecido algún nexo con la iglesia o con una comunidad religiosa?”
(Si no es el caso) “¿Le gustaría involucrarse con una iglesia o una comunidad
religiosa de alguna manera?”
“¿Cuán importantes son sus nexos con la iglesia o con la comunidad religiosa?”
Apéndices
91
Examen Físico:
Escriba todos los hallazgos clínicos luego del examen tomando en cuenta los
síntomas relacionados.
Apariencia y estado mental:
Diagnóstico
Diagnóstico (de problemas y quejas actuales) en orden de gravedad:
1.
2.
3.
4.
Dificultades de la persona encargada de atender a la paciente
1.
2.
3.
4.
Posibles causas del dolor o la incomodidad
1.
2.
3.
4.
92
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
Plan de Cuidados Paliativos: (Liste cada queja/diagnóstico)
Por favor referirse a la Guía de Campo de Cuidados Paliativos para el manejo
de cada síntoma.
Fecha
Diagnóstico
Atención a la
paciente
Medicamentos actuales
(Dosis, frecuencia, cantidad total
suministrada y número de días para
cada dosis, cuando se necesita nuevos
suministro para cada medicamento.)
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Otras observaciones:
Apéndices
93
Hoja de Seguimiento
Fecha:
DD / MM / AAAA
1. Lista de Síntomas/Quejas (Referirse al Capítulo 2.)
Síntoma /Queja
Leve
Moderado
Severo
Duración (semanas)
Dolor
Flujo vaginal
Hemorragia vaginal
Diarrea
Nausea y vómito
Estreñimiento
Fiebre
Pérdida de apetito
Linfedema
Úlceras de decúbito
Dificulta en la
respiración
Depresión
Insomnio
Otros (anote abajo)
*Por favor marque la casilla de acuerdo a la gravedad.
94
Cuidado Paliativo para Mujeres con Cáncer de Cuello Uterino:
Un Manual para Personal de Salud que Trabaja en la Comunidad
2. Observaciones:
3. Delinear el nuevo plan de atención si sea necesario:
4. Impresión general:
Apéndices
95

Documentos relacionados