MUSEO D EU

Comentarios

Transcripción

MUSEO D EU
M USEO
D EU
Guía del visitante
¿QUÉ ES LA FUNDACIÓN DEU FONT?
El Sr.. Antoni Deu Font, que fue durante muchos
años
notario
del
Vendrell
y
un
apasionado
coleccionista de obras de arte, hace mucho tiempo
manifestó su voluntad de donar la totalidad de sus
colecciones en la villa del Vendrell. Este ofrecimiento
fue aceptado por el Ayuntamiento en el año 1987 con
el compromiso de construir un museo para exponer el
conjunto de obras de arte
que formaban su legado
y, para gestionar en el
futuro
este
nuevo
patrimonio que pasaba a
ser de titularidad pública,
se
constituyó
la
FUNDACIÓN PÚBLICA
MUNICIPAL que lleva
su nombre.
EL CONTENIDO DE LA DONACIÓN
El conjunto y diversidad de obras de arte que ha ido
recogiendo el señor Antonio Deu a lo largo de su vida
forman una unidad inseparable con la sensibilidad y
el afán íntimo que caracterizan a todo coleccionista.
Su criterio personal particulariza todo el legado,
donde no puede buscarse ni una unidad temàtica, ni
cronológica, ya que se define por su diversidad,
entroncando con la tradición de los grandes
coleccionistas catalanes como Victor Balaguer,
Eduard Toda o el mismo Frederic Marés. De las tallas
religiosas a la escultura actual, de la pintura y el
dibujo a la colección de alfombras orientales, de los
platos limosneros y morteros al conjunto de muebles
de época, o del vidrio modernista a la cerámica
contemporánea forman un conjunto que , a pesar de
las
dificultades
museística, no se
ha querido romper
con el fin de que el
visitante
pueda
entender el anhelo
y los sentimientos
del coleccionista
que
representa
su
instalación
EL EDIFICIO
El edificio que acoge el Museo está situado en el
centro de la población, en uno de sus centros
neurálgicos - la Plaza Nueva ,
junto a otros de
singular importancia para la villa del Vendrell , como
son la casa nativa de Pau Casals y la casa solariega de
Àngel Guimerà, ambos
de propiedad pública y
destinados a actividades
vinculadas con el mundo
de la cultura . El Museo
Deu se ubica en la antigua casa señorial de la familia
Palau Rabassó , una de las típicas construcciones del
siglo pasado . Su fachada - debidamente restaurada- y
el templete que corona el edificio- elemento
simbólico que identifica el logotipo del Museo -se
han mantenido en su estado original . También se ha
conservado y adaptado el antiguo jardín de la parte
trasera de la casa que , convertido en un espacio muy
acogedor , se intercala en el itinerario de la visita al
Museo como un elemento de relajación y disfrute de
la naturaleza.
Por otra parte , todos los elementos interiores son de
nueva construcción y destaca el espacio vestibular ,
donde una escalera de grandes dimensiones comunica
las dos plantas superiores con la planta baja y el
sótano , y marca la separación entre la antigua
fachada el edificio y la construcción nueva . La zona
de exposición del Museo está dividida en cuatro
plantas , las cuales determinan los espacios donde se
han ubicado las diferentes colecciones de exposición
permanente que forman el contenido principal del
Museo. La planta sótano se ha destinado a acoger
exposiciones temporales , mientras que en el jardín se
realizan diversas actividades lúdicas .
LA COL.LECCIÓN DE PINTURA
El fondo del museo cuenta con una importante
colección de pintura formada por más de ciento
cincuenta oelos. Se pueden ver diferentes corrientes
artísticas, entre las que destacan autores
representativos del arte catalán. La tendencia
luminista aparece de la mano de Tomás Moragas,
Mas y Fontdevila o Ramón Martí Alsina.
La corriente impresionista está representado con la
obra de Eliseo Meifrén y con el individualista
Francisco Gimeno, para culminar con la magnífica
obra de Joaquim Mir El Torrent de Pareis.
También admiraremos el arte modernista con la
representación de Ramon Casas y el novecentismo
reflejado en las figuras de Joaquín Sunyer.
Del importante foco artístico que fue la Escuela de
Olot encontraremos paisajes de Ivo Pascual, uno de
sus fundadores, Melchor Domenge o Enrique
Galvey.
La muestra, continúa por tendencias constructivistascon
paisajes
de
Miquel
Villà-,
y
también
postimpresionistas con la obra de Francisco Todó o
la particular pintura de Grau Sala.
Los figurativista -con las visiones peculiares de Josep
Roca Sastre- o los fauvistas con la muestra de Josep
Mompou - y expresionistas representados por Julián
Grau Santos cierran este breve recorrido.
LA COLECCIÓN DE ESCULTURA.
La muestra de escultura que acoge el Museo es rica y
variada. Están representados escultores tan
consagrados en el novecentismo como Josep Clarà o
Arístides Maillol de quien disponemos de una de las
pocas obras de este autor en Cataluña.
La escultura propia del modernismo está presente con
autores tan destacados como Enric Clarassó y Josep
Llimona.
También podemos encontrar la obra de Josep
Granyer con su peculiar bestiario, Apel.les Fenosa
con sus figuras femeninas inspiradas en el mundo
vegetal y Manolo Hugué con las características
"manolas" o los "toreros"
Pueden contemplarse obras de otros autores
suficientemente significativos como Enric Monjo y
el novecentista Joan Rebull para terminar admirando
el indigenismo mexicano impregnado en la escultura
de Josep Cañas.
DIBUJOS Y ACUARELAS
Unos trescientos cincuenta dibujos y acuarelas
forman el fondo del Museo, aunque principalmente
los que podemos admirar son los de tendencia
surrealista de Ramon Calsina o satíricos de Josep
Aragay.
Entre los acuarelistas más destacados de Cataluña hay
que contar con los paisajes de tono suave de Frederic
Lloveras o los de trazo más áspero y marcado como
son los del figurativista Ceferino Olivé.
Tenemos que destacar en mención aparte la
importante muestra de dibujos de Ricard Canals, de
una marcada línea impresionista. Donde las formas
crean sugerentes bocetos.
VIDRIO DE NANCY Y VIDRIO SOPLADO
CATALÁN
Esta colección tan peculiar está formada por las obras
de Emile Gallé y los hermanos Daum, artistas
singulares que representan las tendencias del Art
Nouveau y de la escuela francesa de Nancy.
Luces y jarrones con motivos naturales y paisajísticos
se pueden observar en esta muestra, donde el vidrio
trabajado con mezclas químicas y ácidos se
transforma en modelados de una sutileza
extraordinaria.
El juego de transparencias entre la luz y la forma es
patente también en los objetos de vidrio soplado
catalán. Las distintas piezas del siglo XVIII forman
un conjunto de vidrio afiligranado. Botellas, porrones,
cántaros y almorrachas establecen una serie de
filigranas de lacticinios y de incrustaciones
coloreadas donde los reflejos crean las formas.
LA CERÁMICA
En el Museo se puede contemplar la espectacular
luminosidad de la cerámica de reflejos metálicos
producida por los hermanos Serra y pasar sin
solución de continuidad a la austeridad de las formas
del gres de Llorens Artigas o a las rebuscadas de
Antoni Cumella, que completa la trilogía de los
grandes ceramistas contemporáneos catalanes.
LA COLECCIÓN DE MARFIL
El trabajo minucioso y delicado puede observarse en
las tallas y los relieves de marfil. Algunos relieves,
réplicas de obras de Rubens donde se representan
escenas alegóricas de la vida de María de Médici,
plasman una delicada ejecución donde las formas y
los volúmenes desempeñan un papel primordial. Las
tallas, de procedencia oriental, son de la época Meiji
en Japón.
LA COLECCIÓN DE ALFOMBRAS
Un buen número de alfombras orientales adorna el
suelo del museo. De manufacturas diferentes Hereke,
Ghom, Kashan ... -, estas alfombras de procedencia
persa o turca ofrecen al visitante una policromía y una
temática muy variadas. Hay alfombras de oración y
otra de ornamentación, donde las representaciones
animales, humanas, florales y geométricas crean un
conjunto vistoso y elegante tejido con hilos de seda y
oro.
ARTE RELIGIOSO: BACINAS, TALLAS Y
ORFEBRERIA.
Más de cien piezas forman la colección de bacinas o
platos limosneros. La vistosidad de estas piezas no
impide disfrutar de un amplio recorrido iconográfico.
Temas y nombres tan conocidos como el pecado
original, la Inmaculada, San Jorge, San Cristóbal,
ciervos, ángeles ... decoran la base de estos platos de
estilo renacentista.
Casi se puede hacer un amplio recorrido por la
historia del arte religioso observando las tallas del
Museo. Del Cristo románico a las esculturas barrocas
de santos y mártires bien conocidos por la iconografía
cristiana, pasando por las Sedes Sapientiae góticas o
las pequeñas vírgenes de Malinas, forman un
conjunto amplio de representaciones.
La colección es mayoritariamente de escuela
castellana. Así por ejemplo, destaca una Flagelación
atribuida a Alonso Berruguete o un San Sebastián
con las características propias de Alejo de Vahía.
Pueden destacarse también obras alemanas como La
Dormición de la Virgen del taller de Veit Stoss o el
relieve
de
La
Anunciación
de
Tilman
Riemenshneider.
La colección de orfebrería religiosa formada por
diferentes objetos de uso litúrgico: píxides, navetas,
cálices ..., elementos de plata de elegante
manufactura entre las que destacan las cruces
procesionales.
LA CASA DEL COL.LECCIONISTA.
El Museo acoge dos espacios saturados de obra donde
es difícil dirigir la vista a un elemento determinado.
El objetivo de este montaje no es otro que el de
acercar al visitante a la manera de vivir entre la obra
de arte y el coleccionista. Se reproducen en estos
espacios la habitación y el despacho de la antigua
vivienda del donante, el señor Deu.

Documentos relacionados