Descargar

Comentarios

Transcripción

Descargar
V
UNIVERSIDAD DE MAIORES DE VIGO
CURSO ACADÉMICO 2011-2012
PRIMER CURSO
MATERIA: A NOSA CIDADE E AS SUAS
COUSAS
PROFESORA: ELISA PEREIRA
2 de Febrero de 2012
Salida para visitar
Bouzas
Muy temprano, a las 4 de la tarde, con la ola de
frío siberiano azotando los curtidos cutis nos reunimos
en la Alameda de Bouzas.
En un lugar soleado, Elisa forma cuatro grupos
de trabajo para recabar información.
A cada grupo le asigna un tema de investigación.
Desperdigados por la bella villa de Bouzas,
comenzamos el trabajo de campo preguntando a los
boucenses sobre arquitectura, industria, religiosidad o
personas importantes que ha dado la villa.
Durante media hora, cada grupo intenta
entrevistar sobre el tema que les ha correspondido, a
los escasos vecinos que se atreven a pasear en tan
siberiana tarde, para volver a reunirnos con Elisa y
comenzar la visita utilizando la información recabada.
Los orígenes de Bouzas se remontan a la villa
romana allí asentada siguiendo la línea de costa desde
Panjón. Se le otorga el derecho a tener alfolí (depósito
de sal) y carga y descarga de mercancías en 1501.
Siendo una población mayoritariamente marinera
concentrada en torno a una ermita, se extiende desde
la ribera del mar hasta el Outeiro da Pardaiña.
Comenzamos el recorrido viendo un edificio
racionalista de Castro Represas, el nuevo Mercado
(muy mal recuperado en nuestra opinión) y la rosaleda
de Genaro de la Fuente arrancada de la Plaza de
Portugal y colocada en un lugar que impide apreciar su
belleza.
Nos adentramos en las callejuelas por la Rúa de
S. Miguel; haciendo allí esquina con la Rúa dos
Alfolíes, están las ruinas de una casa mariñeira con la
fecha inscrita en sus piedras. ¡Año 1639!
Continuamos por el lugar donde estaba la ermita,
transformada con los años en la Iglesia de S. Miguel de
Bouzas del siglo XVI en estilo ecléctico. Recorremos
su exterior luchando con los gélidos aires e imaginando
lo fácil que debió resultarle a Francis Drake el asalto a
la villa (lo hizo en dos ocasiones) o a los piratas
portugueses, porque esta noble villa nunca tuvo
murallas para su defensa.
Paseamos por las rúas; vemos la placa dedicada a D.
Severino Pinal Pernas último alcalde de la villa hasta
1904, cuando fue integrada en el Concello de Vigo.
Seguimos por la Rúa do Santo Cristo, la Plaza de
Urzaiz, la Rúa do Pazo y Santa Ana para llegar a Os
Ferreiros donde está el Pazo dos Lira, perfectamente
conservado, propiedad de una Sra. farmacéutica según
nos informa una compañera amiga suya.
Bajamos Os Ferreiros, vemos por fuera la capilla
del pazo y llegamos a la Plaza de
M. Diego Santos
recién restaurada. Su fuente central adornada con
conchas de vieira nos recuerda a la concha encontrada
en las proximidades de la Rúa Real durante la visita al
casco histórico, y de las que tampoco sabemos su
significado. Tal vez algún día lo averigüemos…
Atravesamos el Campo das Redes (hoy
Alameda) donde los marineros extendían las redes
para su reparación y también lo utilizaban como
campo de la feria de ganado y alimentos. Cruzamos la
calle Alfredo Brañas, totalmente olvidada en las
recuperaciones urbanísticas, hasta llegar al Cruceiro
Vello, pasando por el lugar donde estaban los antiguos
cines y el bar Redondela famoso por sus empanadas.
En el Cruceiro Vello de 1802 terminamos no
solamente la visita, también acabamos las visitas de A
NOSA CIDADE E AS SUAS COUSAS. Hoy es la
última clase.
Nos vamos a tomar un chocolate caliente para
entrar en calor y despedirnos de Elisa, agradeciéndole
el gran trabajo que ha realizado y le manifestamos
nuestro deseo de continuar con sus enseñanzas en los
cursos siguientes.
Gracias Elisa. Hoy conocemos y amamos un poco más
nuestra Ciudad.
Mary Noticias
Reportaje Fotográfico
Al sol en la Alameda preparados para comenzar la visita
Primeras explicaciones
Con la rosaleda al fondo y al borde de la congelación
En el Cruceiro Vello, milagrosamente sin congelar.
Chocolatito, café caliente y despedida
Fotos: Mary Noticias