Guía de playas de Brasil

Comentarios

Transcripción

Guía de playas de Brasil
PLAYAS DE
BRASIL
GUÍA DE REFERENCIA
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Las 10 mejores
playas de Brasil
1
Fernando de Noronha.
2
Maragogi
3
Ilha Grande, Angra dos Reis
4
Jericoacoara
5
Alter do Chão
6
Búzios
7
Playas de Río de Janeiro
8
Pipa
9
Playa do Forte
10 Morro de São Paulo
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Alter do Chão
En el extremo norte de Brasil, perteneciente al municipio de Santarém,
estado de Pará, Alter do Chão es un
pequeño poblado que se inserta en el
interior de Brasil, en las costas del río
Tapajós.
Las playas de Alter do Chão son de
agua dulce cristalina, limpias y de arena dorada. Es, probablemente la playa
más hermosa del interior de Brasil, y
para muchos es la mejor playa, comparable con las playas del Caribe.
Su parte más característica es la península arenosa, Ilha do Amor, que
tiene una costa mirando hacia Lago
Verde y otra hacia el río Tapajós.
Como son aguas de río, las playas son
calmas, ideales para disfrutar del sol y
bañarse. En Brasil, se conoce como El
Caribe del Amazonas”. Otra playa imperdible de Alter do Chão es Playa do
Curucuru, fácil de acceder a través del
río.
El pueblo está bien preparado para el
turismo, con diversidad de restaurantes, bares, posadas y hoteles bien instalados.
Además de playas perfectas, Alter do
Chão goza de un litoral verde, de exuberante vegetación.
La mejor época para visitar estas playas es el verano, entre octubre y diciembre. Entre diciembre y mayo los
ríos empiezan a crecer, las lluvias son
abundantes, y de a poco se pierden las
playas. El punto más alto se alcanza
en mayo, mes en el que usualmente
la Ilha del Amor desaparece bajo el
agua. Entre junio y julio comienzan a
bajar las aguas y a reaparecer las playas. Durante Septiembre, se realiza el
sa que integra danzas y ritmos de los
aborígenes nativos del amazonas, con
por los jesuitas durante el siglo XVII.
Una intersección entre lo profano y las
celebraciones cristianas
Qué más visitar:
Sanatrém: Hacia el este, no muy lejos
de Alter do Chão está Santarem, la
ciudad cercana más grande. Además
de tener calles antiguas, Santarem
tiene bonitas playas también, como la
Playa Ponta das Pedras en las orillas
del Tapajó o la Playa do Maracaña.
Desde Santarém también se puede
hacer un paseo en barco para apreciar
el encuentro de las aguas oscuras del
Amazonas con las aguas azules del Tapajós. Eventualmente, se pueden ver
Otro paseo muy recomendable desde
Alter do Chão, es visitar la Floresta
Encantada do Caranazal, a unos 3
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
kilómetros del pueblo. Se trata de una
reserva natural de selva inundada,
por la que se pasea en una canoa que
avanza suavemente, desde la que podremos observar y admirar la diversidad de especies vegetales y animales.
Al estar inmersos en la selva amazónica, hay una amplia oferta turística que
va desde paseos en barco, a senderismo y visitas a comunidades indígenas.
Es muy importante visitar la selva con
guías apropiados que conozcan el terreno, y sepan qué áreas son seguras
para el turismo.
Alter do Chão y Santarém son lugares
ideales para comprar artesanías indígenas originales.
Cómo llegar: hay que ir hasta Santarém en avión, o en barco desde Manaos o Belém.
Lençóis
Maranhenses:
A unos 200 km de San Luis de Maranahos, sobre la costa de Brasil se nos
presenta un espectáculo único: una
barrera desértica –de alrededor de
70 kilómetros de largo– de dunas de
arena blanca, salpicada por lagunas
de agua azul verdosa. El agua de las
lagunas es producto de la acumulación de agua de lluvia. Esta particular
geografía cubre más de 155 mil hectáreas. Aunque el paisaje lo sugiera, Le
Lençois Maranhenses no tiene clima
desértico , ya que las lluvias sobre la
región son abundantes; pero las interminables arenas que forman dunas de
hasta 50 metros de alto, terminan por
dar la impresión de ser un gran desierto con pequeños oasis de agua dulce, uno al lado del otro. En las partes
más cercanas al mar, tenemos las dos
posibilidades: mar salado, con oleaje y
aguas verdes, y lagunas dulces, calmas
y de agua cristalina. Para hacer más
interesante la geografía, en las partes
en las que el parque limita con la selva, se mezclan el blanco interminable
con los profundos verdes de la vegetación, como un oasis perfecto que une
lo mejor de los dos mundos. Un paisaje único.
El mejor momento para visitar
Lençois Maranhenses es justo cuando
termina la temporada de lluvia, a partir del mes de junio y hasta septiembre u octubre. Las lagunas tendrán
de muchos días de Sol. En esta época,
también comienzan los festivales.
Para visitar el Parque Nacional, se
puede llegar en avión a San Luis, y
trasladarse a Caburé o Barreirinhas.
Qué más visitar:
Mejores Playas: laguna Azul, laguna
Bonita, Ponta do Mangue y Barra do
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Tatu. Ubicadas al sur de la barrera de
dunas, son accesibles desde Barreirinhas.
Visitar San Luis vale la pena también.
La ciudad capital del estado de Maranhão. Es una ciudad grande y antigua, fundada en el siglo XVII, con un
interesante y colorido centro histórico
colonial de estilo portugués, declarado
por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.
En Barreirinhas, además de haber
hoteles para alojarse cerca del Parque
Nacional, hay muchas empresas que
venden excursiones a las lagunas, y
es conveniente por la cercanía con las
dunas. Además, desde allí se puede
contratar una excursión para sobrevolar el Parque Nacional, y apreciar
desde el aire las dimensiones de las
dunas, el contraste con la selva y su
belleza singular.
Mandacaru, al este, es un pequeño
poblado de pescadores, bastante tranquilo. Tiene un faro con una gran vista panorámica de las dunas.
Caburé es el lugar perfecto para los
aventureros. Es un paraje con algunas
cabañas para el turismo, sin tendido
eléctrico. Ubicado entre las dunas y el
océano, sus visitantes pueden bañarse
en el agua dulce y en el agua salada.
Tiene cabañas y pequeños restaurantes, perfecto para quedarse un par de
días a descansar en las barreras de
arena.
Al sur, el parque es atravesado por el
río Río Preguiças
de agua tranquila pasa por la selva y
también forma playas apacibles en
sus márgenes cercanas a las dunas.
Algunas agencias de turismo en Barreirinhas ofrecen excursiones para
visitarlo. En el poblado de Atins, el río
se encuentra con el mar. Atins es en
realidad apenas un paraje, con calles
de arena sin nombres ni números. Es
un buen sitio para probar especialidades de mar, bien autóctonas y de buena calidad.
Un poco más al sur está Tutóia, un paraíso de arenas blancas, con 20 km de
playas apenas pobladas sobre el mar.
Está en el delta del río Parnaíba, por
lo que tiene playas verdes de selva y
blancas de arena de mar.
Jericoacoara
A poco más de 300 km al norte de Fortaleza (estado de Ceará, Brasil), está
“Jeri”, como la llaman sus pobladores.
Es conocida por sus calles de arena,
sus dunas, tranquilidad y relajación.
La costa del mar tiene algunas de las
playas más buscadas de Brasil, sobre
Esperando el atardecer en las dunas de “Jeri”.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
todo por la población joven, y hay
quienes las consideran las playas más
lindas. Tiene una amplia franja de
aguas poco profundas, y es conocida
en todo el mundo como la mejor costa de Brasil para practicar kitesurf y
windsurf.
El pueblo, de apenas algunas cuadras
y fácil de cruzar a pie, tiene todos
los servicios, pero permanece lo más
cercano posible a la naturaleza. Es
justamente la característica de pueblo agreste lo que atrae a ecoturistas
que llegan de todas partes del mundo.
La luz eléctrica llegó a “Jeri en 1992,
pero las leyes locales y la protección
del área como Parque Nacional, restringen bastante la entrada de otras
tecnologías. Hoy, el alumbrado público
de las calles está prohibido en el pueblo. Algo importante a tener en cuenta
es que no hay cajeros automáticos ni
bancos en Jericoacoara. Hay un correo
que funciona como pequeño banco
del pueblo, pero las operaciones que
se pueden realizar son muy limitadas.
Conviene llegar con las cantidades de
dinero en moneda local adecuadas
para toda la estadía. El cajero automático más cercano se encuentra en Jijoca, el último pueblo antes de llegar a
Jericoacoara.
Tampoco hay hospitales; solo un pequeño centro médico. Hay servicio
telefónico, y acceso a Internet por todo
el pueblo.
Aunque originariamente fue un pueblo de pescadores, su población actual
es bastante joven, muy amistosa, y
notablemente relajada.
El mejor momento para ir a Jericoacoara depende del interés con el
que se haga el viaje: si estamos planeando hacer deportes tipo kitesurf o
windsurf, la mejor época va de julio
a diciembre. Los vientos son constantes y llueve poco. Los mejores meses
de viento van de agosto hasta mediados de diciembre. Si el viaje se hace
con intención de conocer las playas y
el Parque Nacional sin interés en los
deportes que dependan del viento,
en enero, sobre todo al principio, los
vientos calman (menos arena en el
aire). Hasta julio es temporada de lluvias, pero igual se puede pasar mucho
tiempo en las playas, sin la molestia
del viento.
A Jericoacoara se llega únicamente en
vehículos 4x4, ya que los caminos que
llegan son de arena, y se abren entre
dunas que cambian de lugar por los
vientos. Desde Fortaleza se puede viajar en un bus 4x4, especialmente preparado y que llega al pueblo.
Qué hacer, qué visitar:
Las Lagunas: Además de tener las
playas del mar, Jericoacoara tiene dunas y lagunas de agua dulce, con playas que son calmas todo el tiempo. Sus
arenas son blancas y las aguas transparentes y cálidas. La más conocida es
la Laguna Paraíso.
Windsurf y kitesurf: son los dos
deportes más practicados en Jericoacoara. La combinación de aguas
cálidas, de poca profundidad, y los
vientos alisios que entre julio y diciembre soplan con constancia, hacen
de la playa de Jericoacoara el reducto perfecto para la práctica de estos
dos deportes. En el mismo pueblo hay
escuelas, para quienes van sin conocer cualquiera de estos dos deportes.
También en las dunas se practica sandboard.
Atardecer: cada atardecer se juntan
en la duna los visitantes del pueblo a
observar el atardecer, justo al oeste
del pueblo, donde una gran duna se
enfrenta con el mar.
El Reducto de los Caballitos de Mar:
Además de playas y dunas, hay muchos otros ecosistemas que conviven
en el Parque Nacional donde se inserta Jericoacoara. En el Río Camboa de
Mangue Seco, es el hábitat perfecto
para que se desarrolle una importante población de caballitos marinos de
tres diferentes especies. Esta especie
está protegida y en peligro de extinción, bajo ninguna circunstancia toArriba: Pedra Furada, al este del pueblo.
Ceferino viajes | turismo
PLAYAS DE BRASIL
que o altere su ecosistema.
Pedra Forada: en una playa de piedra y arena hay formaciones rocosas
que forman un arco, totalmente natural. Es una de las atracciones del pueblo. Se encuentra en el extremo este
de Jericoacoara.
Fortaleza:
Capital del estado de Ceará, Fortaleza constituye uno de los tres destinos
más importantes de la costa noreste
de Brasil, justo con Recife y Salvador.
Con sus 34 km de costa, conjuga playas hermosas para pasear y nadar,
con una ciudad grande que tiene un
bonito casco histórico y múltiples
opciones de esparcimiento.
La temperatura media de las aguas es
de 25º C a 28º C, y en cuanto al clima,
tenga mucha variación entre estaciones: la amplitud térmica va de los 23º
a 31º. Por eso, suele decirse que en
Fortaleza siempre es verano. Aunque
tiene estación seca entre agosto y diciembre, la época de lluvias es muy
Anochecer en la playa de Fortaleza.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
benigna, y se disfruta de muy buen Sol
todo el año. ¡Se podría decir que Fortaleza tiene días de radiantes vaciones
garantizados durante todo el año!
Algunas playas de la ciudad no son
buenas para bañarse, y en tal caso
estarán indicadas. Todas las playas de
Fortaleza aseguran un bonito paseo de
día y de noche.
Qué hacer, qué visitar:
un hito en el centro de Fortaleza, se puebla de gente
por la noche y cobra una vida diferente. También es en esta playa donde se
amplia y es la más céntrica de todas.
La calidad del agua no siempre es la
adecuada para bañarse, pero nadie
puede irse de Fortaleza sin dar un
paseo por esta playa. Muy cerca está
el Centro Cultural Dragão do Mar, que
suele tener una interesante programación de artes, y además tiene un planetario.
Hacia el noroeste limita con el Ponte
dos Ingleses, también conocido como
Metálic. Es en realidad un muelle de
120 metros, y en él la gente suele reunirse al atardecer.
También sobre esta playa, hay un bar
llamado “Pirata”, de visita casi obliga-
para todas las edades, que comienza al
atardecer y se extiende durante la noche, con comidas, baile y bandas que
tocan en vivo su música tradicional
llamada forró. Ellos mismos la publicitan como “el lunes más loco del planeta”. ¡Y tienen razón!
: de visita obligada,
es la más frecuentada por los turistas.
Está un poco alejada del centro urbano, pero a cambio tiene espléndidos 6
Km. de arena dorada, aguas muy limpias, y muchos puestos gastronómicos y clubes de playa a lo largo de su
costa. Por la cercanía de las zonas de
favelas, de noche puede volverse un
poco insegura. Se puede llegar en taxi
o fácilmente en bus.
esta playa es
muy céntrica, como Iracema, con muchas instalaciones hoteleras frente al
mar y en el área. También hay muchos restaurantes; es una buena zona
para salir a cenar o almorzar. Es bastante concurrida día y noche.
Al atardecer, se arma una feria de
artesanías frente al mar, frente la Avenida Beira-Mar. Es el mejor lugar para
comprar artesanías en Fortaleza. También es recomendable visitar el Mercado Central, a 100 m de la catedral de
Fortaleza. Es un gran centro de compras, bastante moderno, que en lugar
de tener tiendas de marcas reconocidas y lugares fast food, tiene tiendas
de artesanos y productos regionales.
es la playa que
nida Beira-Mar. Si se quiere hacer un
paseo en barco, esta es la zona en la
que se consiguen. Es conocida por el
mercado de peces que hay, donde se
consigue el pescado más fresco de la
ciudad. Desde la arena, se contemplan
los incontables barquitos de pesca, algunos bien pequeños, otros más grandes, frente a la costa.
construido en
1910, es uno de los teatros más bonitos del país. Se pueden hacer visitas
guiadas. Está en el centro de Fortaleza,
frente a la plaza de José Alencar. Su
fachada es bonita, pero esconde otra
fachada mucho más esplendorosa, del
otro lado de un patio a cielo abierto.
Podemos llegar caminando por las
agradables peatonales del barrio. No
muy lejos está el Museo de Ceará, un
museo de la historia de Ceará.
es un
a 100 m del Mercado Central, no muy
alejado de la playa, y cerca también
del casco histórico en que se encuentra el Teatro José Alencar y Museo.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Fernando de
Noronha:
Se dice que las mejores playas de Brasil están en Fernando de Noronha,
y no con poco fundamento. Su mar
tiene aguas color turquesa, las arenas
son doradas, la tierra está cubierta
por una espesa y exuberante vegetación, y en el mar , fecundo, la vida
marina se multiplica.
Fernando de Noronha es un archipiélago volcánico, compuesto por 21 islas
a unos 360 km de la costa brasilera.
De todas las islas, una sola está habitada (y también se llama Fernando
de Noronha). Todo el archipiélago es
Parque Nacional Marino y Santuario
Natural (se cobra tasa de preservación a diario), y la presencia humana
está restringida. Incluso en la isla que
sí esta habitada, hay muchas normativas que limitan las actividades.
Es una isla ideal para: ecoturismo,
alejarse de las grandes urbes, estar en
contacto con la naturaleza, observar
buceo o esnórquel -siendo el punto
más importante de buceo en Brasil-, y
sentirse en el paraíso.
La limitada oferta hotelera, las restricciones y los altos costos de la isla,
de a poco la convirtieron en un sitio
un poco exclusivo y cada vez más
costoso, pero nadie se arrepentirá de
haberla elegido para su descanso o
sus vacaciones de aventura. En mayor
medida, los alojamientos son posadas
y pequeños hoteles rústicos, o posadas boutique con los servicios básicos,
algunos más elegantes que otros. Los
viajeros tienen que tener en cuenta
que cada establecimiento está cumpliendo con las normas de un Parque
Nacional, y que algunos de ellos no
cumplirán con sus expectativas, y no
se puede comparar los precios de un
hotel en la isla con un hotel en la costa brasilera, ya que a igual precio, en
la isla se obtendrán menores comodidades a cambio de mayores bellezas
naturales.
Para llegar, hay que tomar un avión
en Natal o en Recife.
No hay un mejor momento para ir;
Noronha tiene temperaturas moderadas todo el año (con un promedio
anual de 26º). Los meses más secos
van de agosto a enero.
Lo mejor para hacer:
Buceo o esnórquel: sumergirse en
las aguas del archipiélago es comparable a hacer buceo en el mar Caribe.
El agua tibia, llega a los 27º en verano,
muy transparente y limpia de sedimentos, con visibilidad de hasta 50 m,
también en verano. Hay amplia diver-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
sidad de peces tropicales, pulpos, coloridos corales, rayas, tortugas marinas
y bucear en naufragios hundidos. La
mejor época para bucear va de agosto
a octubre, porque las aguas están muy
calmadas. Entre enero y mayo el mar
tiene más movimiento, hay más lluvias y el fondo marino pierde visibilidad.
Para los principiantes del esnórquel,
la Playa Atalaia es perfecta. Un
acuario natural se forma en sus costa
donde crece el arrecife que da lugar a
gran variedad de vida marina.
Las playas: todas las playas de la isla
son excelentes, pero las de visita obligada son Playa do Sancho –tal vez la
más bonita de Brasil– y Bahía dos Porcos, la segunda más bonita, con sus
Morros Dois Irmaõs, esas dos rocas
que aparecen en las fotografías más
famosas del archipiélago. A la playa
de Bahía do Sancho se llega en barco,
o a través de una escalera en la roca
de las montañas que la rodean. Bahía
dos Porcos, aunque está a un lado de
Bahía do Sancho, es un poco más difícil de acceder, hay que caminar bastante por las piedras, pero el esfuerzo
lo vale.
: aunque es
rante cualquier paseo en barco, el lu-
en el mundo. Aunque no se los puede
ver desde la bahía misma (porque está
prohibido) hay un mirador –Mirante
mejor hora para verlos es por la mañana. También es posible contratar
una excursión en barcos que rodean
la zona y permite mirarlos un poco
más de cerca.
Conocer a las tortugas marinas: y
aprender todo sobre estos fantásticos
animales. La Playa do Leão es uno de
los principales desovaderos de Noronha. También pueden verse en Bahía
do Sancho y Playa de Conceiçao.
Recorrer la isla a través de sus sendas: a lo largo y ancho hay senderos
indicados que van hacia las playas,
recorriendo puntos importantes de la
isla. También hay un sendero histórimáticos del pueblo y sitios donde se
forjó la historia de la isla.
Surf: cada año, durante enero y febrede todo el mundo. En esta época del
año se forman olas altísimas y tubulares, las mejores para surfear en Brasil.
Importante:
¡Lleve una linterna en su valija!
Natal:
Poca lluvia y muchas playas hacen de
Natal el lugar perfecto para ir de vacaciones en cualquier momento del año.
Junto a Fortaleza, es uno de los mayores destinos de playa en Brasil. Como
es una ciudad, también tiene buena
vida nocturna.
Natal está rodeado por grandes dunas,
cubiertas de vegetación. Algunas terminan en el mar, por lo que hay playas urbanas y playas en las dunas, de
gran belleza, tranquilidad y muy cercanas a la ciudad.
En general, el clima es muy estable, y
con temperaturas altas durante todo
el año. Las máximas no superan los
32º y las mínimas no suelen bajar de
los 19º, aunque en algunas oportunidades se registraron mínimas de 15º
a 10º (noches de agosto a octubre). El
período de lluvias es de marzo a julio.
Natal tiene aeropuerto propio, por lo
que se puede llegar directo a la ciudad
(vuelos con escala, generalmente en
San Pablo o Río de Janeiro).
Qué hacer en Natal:
La ciudad no tiene grandes atractivos, pero se puede visitar el centro
histórico, al norte de Natal, que tiene
pintorescas casitas coloniales mezcla-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
una pinacoteca en el Palacio Potengi,
durante mucho tiempo fue sede del
gobierno. También se puede visitar
la antigua catedral en la misma zona
(Igreja Matriz de Nossa Senhora da
Apresentação). Las casas más viejas
de Natal se pueden ver en el barrio Ribeira, de casas bajas y calles angostas,
bastante descuidadas. Sobre Rua Chile
está el museo de cultura popular de la
ciudad. También en este barrio, en la
Praça Augusto Severo, está el hermoso
y antiguo Teatro Alberto Maranháo,
Son grandes dunas cubiertas de mata
atlántica (selva), con senderos a través
del bosque y las dunas, bien indicados
para recorrer todo el parque, área de
las formaciones coralinas que hay, a
donde la gente va a hacer buceo o esnórquel. Las aguas son muy transparentes y hay abundancia de vida marina.
un vivero y un auditorio.
El Carnatal: así se llama el carnaval
fuera de temporada (en portugués,
micareta) más grande de Brasil, y se
festeja en Natal. Cada año se realiza
en diciembre, y la ciudad se inunda de
gente de todas partes del mundo que
asiste. Es el cuarto carnaval más grande del país, y dura tres días.
actividad cultural. El mismo centro de
litar que funcionaba como prisión, es
Patrimonio Histórico y Artístico Nacional. En su interior hay muchas tiendas
de artesanías y galerías de arte, excelente lugar para llevarse recuerdos.
También al Norte de Natal está el Forte Dos Reis Magos, justo en la punta
donde se junta el mar con el río Potengi. Podríamos decir que es una visita imperdible. Es un fuerte militar
construido en el siglo XVI, y la construcción más antigua. Hoy, en el fuerte
funciona un museo.
son buenas. La playa preferida por los turistas es Ponta Negra, y es la que está al
norte, limitando con una gran duna.
Frente a ella hay gran número de establecimientos hoteleros.
Otra playa muy buena es la playa
dos Artistas. Tiempo atrás era la más
elegida de Natal. Es muy amplia y de
gran belleza. Tiene también un vistoso
paseo marítimo.
Al lado del fuerte Dos Reis Magos hay
una playa muy bonita, una piscina
natural formada por los arrecifes de la
costa. Se llama playa do Forte.
Conocer el Parque de las Dunas es
otra actividad recomendada. Con un
área de 1.172 hectáreas, es el segundo
parque urbano más grande de Brasil.
Un poco más lejos, a 55 km está la
playa de Maracajaú. Además de ser
hermosa por sus dunas y palmeras, el
principal atractivo de Maracajaú son
Las playas de Genipabu, en las afueras de Natal –a unos 30 km– es el lugar
preferido de los turistas. Mucho más
que una simple playa, sobre la costa,
hay grandes dunas de arena blanca,
que llegan a los 30 metros de altura.
Entre las dunas, también hay lagunas
buenísimas par bañarse. Se hacen
paseos en buggy y paseos en camellos.
¡Imperdible!
Pipa:
A veces, se considera a Pipa como uno
de los lugares a visitar si vas a Natal,
pero por sus excelentes playas y variedad de actividades, merece atención
especial.
Pipa es un pueblo chico y tranquilo,
alejado de las ciudades, a poco más de
80 km al sur de Natal. Originalmente,
fue una villa de pescadores, hasta que
los turistas descubrieron sus increíbles playas, y los surfers sus buenas
olas.
Pipa pertenece al municipio de Tibau
do Sul, pueblo que está a pocos kilómetros al norte de las playas de Pipa.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Para llegar a Pipa hay que viajar hasta
Natal –el aeropuerto más cercano está
allí– y hacer el resto del camino en bus.
También se puede llegar vía João Pessoa, que está un poco más alejado, a
140 km.
Con un clima tropical, en Pipa –igual
que en Natal– las temperaturas son
muy constantes y altas durante todo el
año. Entre septiembre y febrero recibe
muy poca lluvia, y la temporada alta va
desde diciembre hasta marzo.
Qué hacer:
Visitar la reserva ecológica es una
actividad muy recomendada. Es un
gran bosque de mata atlántica, con 16
senderos diferentes que tienen distinfauna local. Es posible ver una buena
variedad de animales, incluyendo monos, iguanas y diversidad de aves.
ral es muy sencillo en Pipa. Naturalmente estos animalitos se acercan a la
costa, a pocos metros del lugar donde
los turistas están bañándose, y presentan espectáculos de saltos, juegos y
caza de peces. No son animales entrenados ni en cautiverio, y son constantemente monitoreados para su estudio y
preservación. Es común verlos en Playa
Madeiro, Laguna de Guaraíras y Bahía
nes, es tener respeto y ser cautelosos.
Pipa es un buen lugar para hacer múltiples deportes, pero los preferidos de los
turistas son surf y kitesurf. Las playas
tienen vientos constantes, y hay terredes. En Pipa, también hay escuelas de
surf y kite surf.
Las Playas de Pipa:
Desde Tibau do Sul hasta Pipa, hay numerosas playas.
Las más bonita de todas es probablemente Playa do Madeiro, rodeada de
abundante vegetación y de ambiente
calmo. Para surfear, la mejor es Playa
do Amor junto con Playa dos Afogados (al sur de Playa do Amor, una es
continuación de la otra).
En el centro de Pipa también hay una
playa realmente muy bella. Es muy
calma y amplia, está cerca de bares,
restaurantes y muchos hoteles. Por
estar en el centro, también es la más
frecuentada por los turistas. Otra playa
que tiene muchos turistas es Bahía dos
(anteriormente se llamaba
Playa do Curral y algunos lugareños
le siguen llamando así), lugar al que se
amplia y de aguas tranquilas. Para llegar, hay que caminar por la playa hacia
el norte, desde la playa de Pipa.
te y alejadas de la civilización, están
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
las playas: Cacimbinha –al norte de
Playa do Madeiro–; la Playa de Giz
–no tan desierta pero poco conocida;
la Playa das Minas, –muy movida y
un poco peligrosa para nadar– que es
la que más al sur está, la más grande
de todas y tiene piscinas naturales
cuando la marea baja; y la playa Chapadaõ. Esta última está debajo de un
acantilado impresionante y de colores
intensos, y está entre Playa do Amor
y Playa das Minas, en una punta. No
tiene ningún servicio, pero es garantía
de tranquilidad.
Recife
Aunque no esté entre los principales
destinos de Brasil, Recife –capital de
Pernambuco– es una ciudad incomparable y hermosa, que reúne todo
lo que un turista podría buscar para
una vacaciones junto al mar: playas
cálidas y calmas de arena clara, una
ciudad moderna con buena vida nocturna, un casco antiguo histórico bien
conservado, con museos y sitios culturales, un carnaval que dura muchos
días.
Recife tiene aeropuerto propio, al que
se llega haciendo escala usualmente
en Saõ Paulo. Moverse en Recife es
sencillo; tiene una buena red de transporte público formada por buses y
subterráneos.
El clima en Recife es muy constante, tiene temperaturas altas todo el
año y es bastante húmedo. En otoño
e invierno –de marzo hasta agosto y
septiembre, sobre todo junio– baja
hasta los 20º, y es la época de mayores
lluvias. La época más calurosa es septiembre. Aunque haga calor, la temperatura no suele subir mucho más de
los 30º.
Qué visitar:
La ciudad de Recife ofrece mucho
para ver. Fue fundada en 1537 por los
portugueses, y en el siglo XVII tuvo
un período en el que fue sede del gobierno, mientras Brasil estaba bajo el
mando de Holanda. En la parte antigua de Recife –Recife Antigo– se puede apreciar, muy bien conservado, el
legado cultural de los colonizadores.
De la época holandesa es la primer
sinagoga de América:
rael, que está en este mismo barrio
y tiene un pequeño museo. Entre los
mejores exponentes de arquitectura
colonial, rococó y barroco de la ciudad están: la Capilla Dorada –barroca, la más bonita–, la basílica Nossa
Senhora do Carmo, la iglesia de San
Antonio. También la Catedral de Saõ
Pedro dos Clérigos que, construida
en 1782, es una réplica de la Basílica
Santa María Mayor, de Roma.
Recife está atravesada por ríos y ca-
nales, que le otorgan una particular
belleza. Tiene centros de compras
muy modernos, numerosos bares y
restaurantes. Para comprar artesanías
y productos típicos, el mejor lugar es
la Casa de Cultura, que tiene lugar
en una antigua cárcel cuyas celdas son
hoy pequeñas tiendas. Recife es grande y hay muchos sitios donde hacer
compras interesantes.
Vale la pena también ir a visitar Olinda, una ciudad que está pegada a
Recife, 5km al norte. Fue construida
sobre colinas que le dieron el nombre
de Ciudad Alta. Es la ciudad colonial
mejor conservada, y además es Patrimonio de la Humanidad. Con un aire
bohemio, cultural y festivo, es muy
agradable visitarla al atardecer y sentarse en algún restaurant a probar
comidas típicas.
Otra visita recomendada en la ciudad
es el
El instituto, que está en un castillo de
estilo medieval con preciosos jardines,
tiene una amplísima muestra de esculturas, cuadros y objetos europeos y de
Brasil.
El Carnaval de Recife es muy popular. A diferencia del carnaval de Río y
zan una semana antes, con grupos que
Arriba, la playa Boa Vigem de Recife.
Abajo: vista de Recife desde Olinda
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
empiezan a recorrer los barrios al son
de la música. Los ritmos principales
son el frevo y el maracatu
les a las raíces africanas. Los barrios
más concurridos durante el carnaval
son Recife Antigo, y en Olinda, Cidade
Alta.
La Playa Boa Viagem es la hermosa
playa de la ciudad. Se extiende por
más de 7 km. Es bastante calma, y está
protegida por los arrecifes que crean
piscinas naturales.
A continuación, está la playa Pina,
igual de buena pero con mayor vida
nocturna y restaurantes en la zona.
Un poco más allá, hay una playa más
pequeña, Brasilia Teimosa. Aquí se
dejan de ver rascacielos, y el ambiente
es más tranquilo. Pero los que buscan
mayor tranquilidad, deberían visitar
Barra da Jangada, una playa al sur de
la ciudad, bañada por las aguas del
estuario del río Jaboatão. Es calma, el
agua es más oscura pero igual de buena, y tiene la protección natural de los
arrecifes. Cuando sube la marea, un
paseo muy popular es cruzar a Ilha do
Amor en barco. En realidad no es una
isla, sino la punta de una península,
deshabitada y sembrada de cocoteros,
hacia el estuario.
Playa y piscinas naturales en los
arrecifes de Porto de Galinhas.
Quizá el único punto débil en las playas de Recife es la presencia de tiburones en la cercanía de la costa, que
impide a los bañistas alejarse mucho
a las zonas más profundas, que están
del otro lado de los arrecifes que protegen la playa. En realidad, no está
permitido cruzar del otro lado de los
arrecifes por esta misma razón. Aunque no es muy común que sucedan
ataques de tiburones, es recomendable seguir los consejos de los guardavidas y respetar los carteles.
A unos 70 km de Recife están las estupendas playas de Porto de Galinhas.
Se pueden contratar excursiones por
ciudad para conocerlas.
Finalmente, vale decir que las playas
de Recife no son buenas para practi-
Porto de
Galinhas:
Desde hace mucho tiempo, las playas
de Porto de Galinhas están en la lista
de las mejores de Brasil. Este pequeño
pueblo de la costa sur de Pernambuco,
toma su nombre de su peculiar historia: en siglo XIX, cuando ya estaba
Brasil, llegaban embarcaciones ilegales al puerto del pueblo. Para evitar
ser descubiertos, los esclavos –que
vanían a trabajar a los ingenios de
azúcar– llegaban en los cargamentos
de gallinas. Cuando llegaba un nuevo cargamento se decía: “hay gallinas
nuevas en el puerto”.
Hoy, las gallinas son un símbolo de la
ciudad, y pueden verse esculturas con
su forma por la calle.
Para llegar a Porto de Galinhas hay
que ir hasta Recife en avión. Desde
allí hasta Galinhas hay poco menos de
70 km que se hacen en bus. Debido a
ciudad suele inundarse de turistas que
vienen a conocer las playas como parte de su viaje a Recife. Moverse en el
pueblo es sencillo, ya que es bastante
pequeño y se puede hacer a pie, pero
para ir a playas un poco más alejadas,
lo más común es alquilar un buggie.
En Porto de Galinhas hay buena oferta hotelera. La mayoría de los hoteles
son grandes Resorts all inclusive, con
todas las comodidades necesarias.
re mucho del clima en Recife: temperaturas altas y constantes todo el año,
con una temporada de lluvias durante
el invierno. La temporada alta va descoincide con el verano. Durante esta
época los precios y la cantidad de tu-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Las lluvias más fuertes van de junio
a agosto. En estos meses, el agua es
visibilidad del fondo marino, para los
que viajan a la ciudad para practicar
buceo.
Qué hacer:
La principal actividad en Porto de Galinhas consiste en subirse a una “jangada” –una embarcación tradicional
que consiste en una tabla amplia, con
una vela simple y se mueve ayudada
por un remo– y llegar hasta las piscinas naturales que se forman en los
arrecifes cuando baja la marea. Es
importante mirar la tabla de horarios
de marea. Cada día tiene dos mareas
bajas, una por la mañana y otra por la
tarde.
En la ciudad no hay mucho para ver
o hacer. Las noches en general son
bastante tranquilas, ya que la gente va
a Porto de Galinhas a aprovechar el
día. De todos modos hay bares y restaurantes, y sobre todo en temporada
alta, se hacen sesiones de música en
vivo y al aire libre o adentro de los bares. También hay algunas discos –que
en verano llevan DJs a tocar en vivo– y
Al sur de Porto de Galinhas desemboca el río Maracaípe. Una excursión en balsa “jangada”lo llevará río
arriba, hasta donde habitan los hipocampos o caballos marinos, especie
protegida en la región por un proyecto
especial. Otra actividad interesante es
subirse a un kayak o una balsa y bajar
por el río entre los manglares.
En Porto de Galinhas también hay
sendas ecológicas indicadas, que
atraviesan el bosque y pasan por playas y zonas de manglares.
Otra excursión recomendada, es visitar algún ingenio azucarero. Hay
varios ingenios, y es posible contratar
una excursión guiada. El
noas es un ingenio que está en actividad y recibe visitas. Un poco más alejado está el ingenio Gaipió, cerca de
Ipojuca, más bien histórico. Tiene una
gran casa antigua, donde podremos
apreciar cómo transcurría la vida de
los azucareros en el siglo XIX.
Bucear en Porto es una gran experiencia. Hay diversos puntos de buceo,
hay escuela para quienes quieran iniciarse en el deporte. En las costas hay
cuatro naufragios para sumergirse,
además de la multitud de bancos de
arrecifes.
Porto es un muy buen punto de surf
y kitesurf, y fue eligida varias veces
para formar parte del circuito brasilero de surf.
Las playas de Porto de Galinhas son
El paseo en jangada hacia las piscinas
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
movidas cuando hay marea alta, pero
quedan increíbles piscinas cuando
baja la marea. En ellas, de variados
tamaños y profundidad, se puede nadar y hacer esnórquel. Los peces, de
muchos colores, se quedan atrapados
allí, y el agua es tan transparente que
hasta se les puede tomar fotografías.
Las playas más cercanas son la playa
Cupe y playa Porto de Galinhas, una
es continuación de la otra. Son varios
kilómetros de arena blanca. En ambas
hay partes protegidas por los arrecifes, y partes que no. Las zonas sin
arrecifes tienen mucho oleaje, bueno
para hacer surf, pero un poco peligroso para bañarse. La mejor es, en playa Porto de Galinhas, la que se forma
antes de los arrecifes.
Un poco más al norte de Cupe, está la
playa más tranquila de todas, Muro
Alto. Allí los arrecifes forman una inmensa piscina natural con hasta 10 m
de profundidad.
Hacia el sur, la playa de Maracaípe es
olas –y con olas tipo reef break–
durante todo el año, aunque la mejor
temporada va de noviembre a marzo.
En la desembocadura del río Maracaípe también hay una playa, Pontal de
Maracaipe, amplia y de aguas tranquilas.
Piscinas naturales de Maragogi.
Para playas desiertas están Enseadinha, al otro lado de la playa Pontal,
y Camboa, al norte de la playa Cupe.
Enseadinha es una playa con olas bastante suaves, arrecifes, y bastante vegetación. Camboa es continuación de
Cupe, y también tiene la piscina natural que forma el arrecife. Está bien
cerca de la desembocadura del río
Ipojuca.
Por último, mencionar que hay excursiones hacia Ilha de Santo Aleixo, que
tiene bonitas playas de arena suave y
además es frecuentada por buceadores, y a Playa de los Carneros –que no
tiene nada en particular, más que su
hermosura y las piscinas naturales en
marea baja– en el vecino municipio de
Tamandaré.
Eventos:
En Porto de Galinhas hay numerosos
eventos durante del año. El carnaval
es muy alegre y reúne mucha gente,
aunque estando tan cerca de Recife,
este otro brinda un mayor espectáculo.
Durante noviembre, se realiza la Fiesde Galinhas. Es el segundo festival
literario de Brasil. Se hacen exposiciones, eventos literarios y ferias de
libros.
También en noviembre se lleva a cabo
el Festival de Sabores de Porto, el
mejor de los momentos para degustar
buena gastronomía regional.
Durante diciembre, la música se apodera del aire del pueblo, durante el
festival Jazz Porto. Muchos espectácual público.
Maragogi:
Los cocoteros, los arrecifes que forman los corales, el color del agua y la
arena, le dieron a Maragogi el nombre
de “el caribe brasilero”. Si nuestro viaje es para conocer piscinas naturales
y descansar, es el lugar por excelencia. Muchos viajes a Maceió y Porto de
Galinhas incluyen algunos días o una
excursión a Maragogi, que está a unos
125 km al norte de Maceió y a menos
de 100 km. de Porto de Galinhas. ¡No
dude en elegir combinar los tres destinos! Esta tríada costera se complementa muy bien. Maragogi es un pueblo muy pequeño, con infraestructura
para el turismo limitada, que tiene
todos los servicios en el pueblo incluyendo cajeros automáticos y banco,
y cualquier otra falta es cubierta en
resorts que tienen todo incluido. También hay pequeños hoteles y posadas.
Maragogi es un buen destino también
para viajar en familia. Maragogi se
Para probar platos locales, pequeños
pueblos como Maragogi son ideales,
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
ya que la cocina es bien autóctona.
A Maragogi se llega en avión a través
de Recife o de Maceió, con escala en
LOS ARRECIFES:
Los corales son animales del
mar, que pueden ser blandos
o duros y tienen diferentes
formas y colores. Viven en
colonias, y segregan una
sustancia -carbonato de calcioque va formando arrecifes,
estructuras duras, pétreas,
sobre la cual se multiplican
los corales. Estos arrecifes
son un ecosistema importante
para cientos de especies del
mar que los usan de refugio.
También sirven de barrera
protectora natural para los
ecosistemas de la costa que
no pueden vivir con el movimiento del mar abierto, como
los manglares.
Además son importantes para
las tortugas marinas, que se
alimentan de corales y viven
en los arrecifes. Muchas especies animales se reproducen
y viven exclusivamente entre
estas formaciones coralinas.
São Paulo o Río de Janeiro. El viaje en
bus o transfer para llegar a Maragogi
es semejante en ambos casos, ya que
las dos ciudades está casi equidistantes de Maragogi.
El clima es tropical húmedo. Mantiene
temperaturas altas todo el año, pero
bajan un poco entre julio y agosto. Las
lluvias son más frecuentes de mayo a
julio. Los mejores meses para ir son
desde octubre a marzo, pero realmente la ciudad se disfruta todo el año.
Casi la única actividad que hay en
Maragogi, además de pasar interminables horas en la playa, es visitar las
piscinas naturales. La verdad es que
es difícil cansarse de los corales y las
aguas transparentes, tan limpias y
verdes de las franjas de coral. Es un
paraíso marítimo. Estas piscinas están
a algunos kilómetros mar adentro, y
para visitarlos hay que contratar una
excursión, unos catamaranes que trasladan a los turistas hasta los arrecifes.
Estas visitas dependen de la marea, y
tienen horario y cupos restringidos,
porque la franja marítima de corales
que esta frente a Maragogi, es parte
del Área de Preservación Ambiental
Costa dos Corais, que regula el acceso
de los turistas a las barreras de coral.
Aunque estemos tan lejos de la costa,
los bancos de arena bajo los corales
mantienen la profundidad muy baja,
es muy seguro y no hay peligros tanto para adultos como para niños. Lo
único que hay que tener en cuenta es
que los arrecifes son ecosistemas muy
frágiles, que no resisten la contaminación ni los daños físicos que se les
puede causar al pisarlos o tocarlos. El
respeto por la naturaleza es la regla
número uno al sumergirnos en su hábitat.
Cuando no se está en los arrecifes, la
playa de Maragogi es muy agradable. Hacia el sur de la ciudad, a unos
10 km hay un pueblo aún más pequeño: Japaratinga. La playa de este lugar
es preciosa, el agua es muy calma, y
de poca profundidad por metros y metros. Todo el camino hasta Japaratinga
tiene playas desérticas o semi desérticas, una más linda que la anterior.
Al norte del pueblo, el río se junta con
el mar, y la playa tiene el agua semidulce. La mejor playa de la región de
Maragogi es la Playa de Burgalhau, 5
km al norte del pueblo. Tiene piscinas
naturales y es recomendable especialmente para ir con niños. También hay
hoteles importantes en esta playa y
alrededores.
Maceió:
Es la capital del estado de Alagoas y también su punto turístico más importante.
Mar adentro, en las piscinas naturales.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
En ella, se combina una moderna ciudad, los vestigios de la vida colonial en
Brasil, arte y cultura.
Maceió tiene una vibrante cultura de
playa. La infraestructura turística es
muy buena y la oferta hotelera es alta.
La mayoría de los hoteles y resorts
se distribuyen en a lo largo de sus 15
playas.
Maceió tiene un moderno aeropuerto
propio, al que se arriba haciendo escala en Saõ Paulo o Río de Janeiro.
El clima es tropical. Las temperaturas se mantienen altas todo el año.
Diciembre y enero registran las máximas anuales, y además es la estación
seca. Las máximas llegan a los 22º.
Igual que sus ciudades vecinas, durante el invierno baja un poco la temperatura, sin dejar de ser cálido, y además
hay más lluvias, sobre todo en julio.
Las playas se disfrutan todo el año,
pero en primavera y verano, como
llueve menos las aguas son más transparentes, mejores condiciones para
hacer buceo y esnórquel.
La ciudad no tiene grandes atracciones, pero se aprovecha para hacer algunas compras –en Maceió hay varios
shoppings– y tiene buena vida nocturna. Hay un mercado de artesanías bastante grande, el Mercado de Artesanato
en pleno centro de Maceió. Sobre la
playa del barrio Pajucara (un barrio
con mucha oferta turística) también
hay una pequeña feria diaria, un conjunto de tiendas de artesanías que se
llaman Pavilhao Do Artesanato.
La feria de artesanías más grande es
la Feirinha De Artesanato Da Pajucara,
en el barrio del mismo nombre. Cuenta con unos 300 puestos de productos
regionales y nacionales, además de
opciones gastronómicas: imperdible.
Otra visita interesante es el Museo
Théo Brandão, de folklore y antropolomuy hermoso, frente al mar, justo la
zona más turística de la ciudad. En el
museo hay una buena colección de
objetos relacionados con la historia
y la cultura de la zona. Por la noche,
la iluminación nocturna lo hace más
vistoso.
Las playas de Maceió son tan buenas
como las de Maragogi y Porto de Galinhas, protegidas por los arrecifes y
con piscinas naturales en los bancos
coralinos, solo que tienen mucho más
turismo, y el movimiento propio de las
playas que forman parte de una ciudad.
Las playas que recorren la costa de la
ciudad tienen unas ramblas amplias,
un paseo obligado al atardecer y al
anochecer de Maceió.
La playa más popular es la del barrio
Pajucara. Cerca del centro, amplia y
calma, ideal para bañarase. Tiene piscinas naturales en los arrecifes, pa-
raísos para hacer esnórquel, buceo y
para nadar también, a las que se llega
en “jangada”, tradicional embarcación
brasilera.
La Playa Ponta Verde es otra buena
playa urbana, aunque más adecuada
para hacer surf o windsurf. Al bajar
la marea tiene piscinas naturales también. Está en una zona muy turística,
con todos los servicios, muchos bares
y restaurantes.
Entre Pajucara y Ponta Verde está la
playa Dos Sete Coqueiros. Como lo
deja saber su nombre, tiene muchos
cocoteros en la playa y, para muchos,
la parte más linda de la rambla.
Hacia el sur, pasando el puerto están
las playas más céntricas. La Playa da
Avenida es muy linda para pasear,
pero está muy contaminada para bañarse. La que le sigue, playa Do Sobral
tiene aguas movidas, más apta para
surf que para bañarse.
Hacia el norte, la playa Jaticúa es hermosa y tranquila. Aunque está alejada
del centro tiene mucha infraestructura turística, con restaurantes, bares,
puestos de comidas, quioscos, hoteles.
Otra playa muy bonita es la playa Do
Pratagi, conocida por su estatua de
una enorme Sirena, construida sobre
los arrecifes. Es muy fácil llegar a la
estatua, que está a pocos metros de la
costa. Entre el arrecife y la playa se
arma una piscina natural ideal para
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
niños y adultos, rodeada de vegetación y muy escénica. Buena para bañarse.
Para hacer surf, kite o windsurf, las más
recomendadas son Cruz das Almas, con
una parte muy poco poblada; y Guaxuma, que tiene mucho oleaje y está a 10
km del centro.
Un poco más lejos de la ciudad, la
playa Do Francés, a unos 20 km de la
ciudad, está siempre muy frecuentada
por los turistas que visitan Maceió. Se
forman piscinas naturales entre los
arrecifes cuando baja la marea y tiene
restaurantes y bares en la costa.
Para playas tranquila, la playa de Riacho Doce es muy tranquila. Hay un río
que desemboca cerca de la playa, y
Al sur de Maceió, obligada las paradisíacas playas de Barra de San Miguel
(muy protegidas por los arrecifes) y
sobre todo su espectacular Playa do
Gunga, en la desembocadura del Río
San Miguel sobre la Lagoa do Roteiro.
La playa es un gran banco de arena
entre el agua del río y el mar, protegida por la barrera de arrecifes. Calmas
aguas en un paisaje natural ideal.
Casi en el límite entre el estado de
Alagoas y Sergipe, Feliz Deserto es un
pueblo con una gran playa que se extiende por muchos kilómetros. Son
amplias extensiones de arena que parecen nunca acabar.
La Costa dos
Coqueiros:
El estado de Bahía es el mejor, en
a sur es una sucesión de arena clara
y mar para todos los gustos. Todo el
litoral que va desde donde comienza
Bahía, hasta donde empiezan las playas de Salvador, se llama Costa dos
Coqueiros.
En esta línea,
-
-
rim forman, en conjunto, el polo más
turístico del norte de Bahía.
Para llegar a estas playas, hay que
viajar por aire hasta Salvador, y desde
allí, hacer el resto del trayecto hacia el
norte por tierra, en bus o en transfer.
La ruta que recorre cada uno de los poblados y playas, se llama Linha Verde o
Ruta Ecológica, porque atraviesa toda
un inmensa área de zonas protegidas.
El Clima en la “Costa dos Coqueiros” es
tropical, húmedo y cálido. La temperatura promedio es de 28º, y las máximas son de 33º. En invierno, no bajan
mucho realmente, pero sí hay fuertes
lluvias, sobre todo de mayo a julio,
aunque también es común que llueva
bastante hasta septiembre.
Playa en la desembocadura del río,
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Costa do Sauípe está 110 km al norte
de Salvador. Este no es un pueblo, sino
un complejo turistico formado por cinco grandes hoteles resort internacionales con todo incluido, y seis posadas
de estilo colonial, un poco más pequeñas, que le hacen honor a las tradiciones y a la historia bahienses. Adentro
de estos hoteles no falta nada. Tienen
toda clase de actividades disponibles
o canchas de golf profesionales, hasta
excursiones a las áreas naturales protegidas, paseos a caballo o deportes de
agua como kayak y surf.
Hay un centro comercial, el Vila da
Playa. Es una recreación de los pueblos de la región de Bahía, con una
plaza principal, una pequeña iglesia, y
casitas coloridas. Hay tiendas, bares y
restaurantes que ofrecen comidas regionales. Cada anochecer comienzan a
Las playas son muy lindas, muy amplias y tienen buen oleaje.
Costa do Sauípe es ideal para familias
o grupos que viajan con niños, o para
viajantes solitarios que quieren conocer gente.
está cerca del mar, pero
tierra adentro. En idioma de los aborígenes de la región, imbassaí –en tupy:
Arriba y abajo:
Las playas de Playa do Forte.
aguas”. Es el nombre del río que baja
hacia el mar y baña las costas del pueblo. Como si le costara abrirse paso,
antes de llegar al mar da vueltas y se
dibuja hacia el norte, paralelo al mar,
hasta su desembocadura. Antes del
mar, hay dunas de arena, y en ellas el
río forman lagunas apacibles y limpias.
En el mismo río hay actividades para
hacer, como navegar en kayak, en
bote o en jangada. Otras actividades
frecuentes son los paseos a caballo y el
avistaje de aves.
La playa está un poco alejada, pero
nada que presente un desafío. Hay
que cruzar el río por un puente caminando o en carritos de golf, y luego del
puente la amplia franja de cocoteros.
El mar tiene buen oleaje. Se puede hacer surf, windsurf y kite. Además, hay
puntos de buceo.
Imbassaí tiene todos los servicios, y
la mayoría de los hoteles que hay, son
resorts todo incluido, sin dejar de ser
una pequeña villa apacible, exuberante de vegetación y en contacto con la
naturaleza. El mejor destino de la Costa dos Coqueiros para los que buscan
tranquilidad.
Playa do Forte es la más famosa de
las cuatro playas principales y también la que mayor infraestructura tiene. Está a poco más de 90 km al norte
de Salvador, y se llega en bus o transfer desde el aeropuerto o el centro de
Salvador.
El pueblo es pequeño, pero tiene de
todo y está en constante crecimiento.
Hay establecimientos hoteleros para
todos los gustos, y gran variedad de
tiendas, bares y restaurantes. Estos
pequeños pueblo como Playa do Forte
son los mejores para conseguir buenas
artesanías y para comer platos bien
típicos. Aunque es pequeño, tiene movimiento constante, de día y de noche,
y es muy concurrida por turistas. Hay
restaurantes y bares de todo tipo, muchos con agradables sesiones de música en vivo. Imperdible visitar el bar de
Souza, un clásico del pueblo.
En Playa do Forte hay mucho para
hacer. A 3 km del centro están las ruiantigua del país, el Castillo Garcia
D’Avila. Construido en el siglo XVI, por
los portugueses recién llegados a estas
tierras, el castillo era en realidad la
casa de García D’Avila. Comenzaron a
llamarlo castillo porque parecía una
fortaleza. La construcción incluye una
capilla que hoy está restaurada. Las
ruinas están inmersas en un paisaje
natural muy verde, con abundantes
cocoteros y cercano a la playa. Está en
una colina, elevada a 68 mt del nivel
del mar, y se puede llegar por la ruta,
o atravesando el bosque por senderos
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
que pueden ser transitados en vehículos quatriciclos o en bicicleta.
Cerca de Praia do Forte hay una muy
interesante reserva ecológica: Sapiranga. Tiene cerca de 600 hectáreas
protegidas, de exuberante mata atlántica (selva tropical de la región en
peligro de extinción). Es un hábitat
lleno de vida; en el que a cada paso
se descubren animales –es bastante
(muchas orquídeas y bromelias), gran
variedad de aves y de árboles. En su
increíblemente bello paisaje se puede
caminar por alguna de las siete sendas
bien señalizadas que tiene, o recorrerlo
en bicicleta, a caballo o cuatriciclo.
En el río Pojuca, es muy entretenido
subirse a un kayak y navegar por las
aguas calmas. Es bueno también para
bañarse.
Desde Imbassaí y desde Costa do Sauípe salen tours hacia la reserva. Las
distancias no son muy grandes.
Durante los meses que van de julio a
octubre, en la costa de Playa do Forte
se ven ballenas jorobadas. Hay que
contratar la excursión en barco que
dura 3 horas. Es muy seguro ver ballenas en cada excursión, pero en caso de
que eso no sucediera, al día siguiente
se vuelve a hacer el viaje, sin costo
adicional.
También las tortugas tienen un hogar
en esta playa. En la sede del proyecto
, que se ocupa de la preservación y reproducción segura de las
tortugas marinas. Todas las especies
que llegan a las costas de Brasil están
en peligro de extinción. Hay grandes
piletones en los que se las puede apreciar. Estas tortugas en cautiverios, son
tortugas rescatadas o en tratamientos.
Una visita al proyecto es muy recomendada, sobre todo si se viaja con
niños, que aprenderán la importancia,
la belleza, y la fragilidad de estos encantadores animales del mar. Para ver
la apertura de los huevos y el camino
de las pequeñas tortugas al mar, habrá que ir entre diciembre y marzo.
Las playas principales de Praia do
Forte son Praia do Lord y Papa Gente.
Las dos son muy pedregosas. En Praia
do Lord se forman piscinas naturales
al bajar la marea, buenísimas para
bañarse. En Papa Gente también, pero
de mayor profundidad, ideales para
hacer esnórquel. El agua es muy transparente y la visibilidad es perfecta. El
fondo de las piscinas está cubierto de
corales y abunda en vida marina.
Para tomar sol y bañarse en playas
que tengan más arena en el fondo, es
más recomendable la playa del Eco
Resort. Tiene aguas muy calmas.
Cerca de Playa do Forte está
,
a solo 6 km de distancia hacia el sur.
Originalmente era un pueblo de pescadores, que progresivamente se volvió
turístico. No tiene mucha infraestructura, pero es muy agradable viajar
para pasar el día en sus extensas playas de arena. La más frecuentada es
Playa da Espera, conocida por la belos barquitos sobre las transparentes
aguas verdes. En esta misma playa se
forman piscinas naturales al bajar la
marea, ideales para hacer esnórquel.
También cerca de la costa hay un naufragio, excelente para hacer buceo.
En Playa do Porto los turistas disfrutan de un mar calmo entre los arrecifes, y eventualmente se ven tortugas
marinas nadando. Para hacer surf, la
playa indicada es Playa das Ondas y
Playa do Perú, la mejor para este deporte en toda la Costa dos Coqueiros.
En la desembocadura del río Pojuca
también hay una playa muy agradable. Hay excursiones sobre el río, para
conocer los manglares, o subir hacia
sus rápidos en kayak.
San Salvador
de Bahía:
Corales y fauna marina, en el rico
ecosistema de los arrecifes.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
El estado de Bahía brilla por su larga
costa de playas, una al lado de la otra,
en la costa y tierra adentro también.
Salvador es su capital, y además era la
capital de la primera Brasil, colonia de
llegar a una ciudad que no solo tiene
50 km de playas exuberantes, sino
que también tiene riqueza histórica y
cultural. Vibrante y festiva, Salvador
es una ciudad muy diversa, y además
muy masiva, en ella habitan cerca de
3 millones de personas. Como en todas
las grandes ciudades de Brasil, hay favelas dispersas por toda su extensión.
Estas son los barrios pobres de Brasil,
muy peligrosos para los turistas; es
importante saber dónde están y mantenerse alejados. Fuera de las favelas,
la ciudad es segura.
Para llegar a Salvador, los aviones que
vuelan desde Argentina hacen una escala en São Paulo o en Río de Janeiro.
El aeropuerto de Salvador está 28 km
alejado del centro, al límite con Lauro
de Freitas. Hay buses muy seguros que
van desde el aeropuerto hasta Praça
de Sé, en el centro histórico de Salvador. Allí, en el barrio Barra –sobre la
costa del mar– y en barrio Ondina,
están la mayoría de los hoteles.
El clima en Salvador es tropical cálido
y húmedo. La amplitud térmica entre
estación y estación es mínima, y realmente las temperaturas se mantienen
templadas todo el año. La máxima no
sube de los 30º y la mínima no baja de
los 21º, en general. La temporada de
mayores lluvias va de mayo a julio.
Qué hacer:
En la ciudad hay mucho para hacer y
algunas de estas visitas son imprescindibles, como visitar el casco histórico de la ciudad. Salvador tiene una
Ciudad Baja y una Ciudad Alta. Estos
nombres están directamente relacionados con la altura; Ciudad Alta está
elevada, en la sierra y Ciudad Baja, en
la costa. El casco histórico de Salvador
está el la Ciudad Alta.
Salvador fue fundada en 1545 por Tomás de Souda, y su barrio más antigüo
fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El más emblemático es Pelourinho, que en porcolumna que se usaba para colgar los
cuerpos o las cabezas de aquellos que
por alguna causa habían sido ajusticiados , como una muestra de poder
para la sociedad. En el Pelourinho hay
una de estas columnas, histórica. La
ciudad se fundó en este barrio, por su
situación de altura, vista a la bahía y
posibilidades de defensa. Fue durante
mucho tiempo el sitio de residencia
de las mejores casas de Salvador. Hoy,
sus fachadas coloridas y sus iglesias
centenarias nos cuentan su historia.
Pelourinho es un barrio fascinante,
lleno de vida. Todo el tiempo se puey es obligación de viajero sentarse en
un bar a disfrutar de algún grupo de
música brasilera, o en un restaurante
a pedir un plato típico. En sus calles se
pueden ver a las bahianas, esas mujeres mulatas con vestidos típicos de la
región de Bahía y sonrisas gigantes,
vendiendo acarajés en las calles. El
acarajé es uno de los platos típicos
de la región de Bahía, son unos bollos
hechos con masa de porotos, que se
fríen usualmente en aceite de palma, y
que se rellenan comúnmente con una
salsa de camarones. Si no se anima a
comprárselo a una bahíana, no se puede abandonar Bahía sin haberlo probado al menos en un restaurant.
Otro espectáculo común en las calles
de Pelourinho son los grupos de capoeira, practicando su arte en medio
de la gente que se junta a su alrededor
a mirarlos.
En el barrio hay varias iglesias muy
hermosas que visitar, como la iglesia
de São Francisco, un bellísimo exponente del barroco en Brasil. Lo que
por fuera es sencillo, por dentro se
convierte en exuberancia.
Pero el templo de visita obligada es la
,
en Colina Sagrada, un poco alejado de
Pelourinho. Aunque es un templo católico, también es el mejor lugar para
ver como se mezcla esta religión con
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
el candomblé, el culto más extendido
en la región de Bahía. El candomblé
tiene raíces africanas, y sus adeptos
creen en un dios único, que también
creó unas divinidades secundarias,
espíritus, mediadores entre los hombres y su dios. Resultado del sincretismo, muchas de esas deidades tienen la
forma de santos de la iglesia católica.
En Salvador, el dios del candomblé
Desde el puerto se ve, ya en el mar, o
mejor dicho en la bahía, el Forte Saõ
Marcelo, con su curiosa forma circular. Fue construido en el siglo XVII
sobre un banco de arena, para defenderse de las invasiones holandesas.
Actualmente, está cerrado mientras se
refacciona.
miles de cintas de colores atadas en
de Arte Moderno de Bahía. En la antiguedad funcionaba como espacio para
el desembarco y embarco de azúcar.
Además de las exposiciones, suelen
hacerse conciertos de jazz y bossa
nova. Esta hacia el sur del Mercado
Modelo, desde donde se puede llegar
caminando.
La tradición indica que hay que pedir
tres deseos, hacerle tres nudos y ofrecerla a Nuestro Señor. Cada año frente
de las más importantes de la ciudad:
la Fiesta del Lavado (Lavagem do Bongan, cantan, danzan, y lavan las esca-
Otra visita recomendada es el Solar
do Unhão, un muy buen conservado
Una forma de pasar de la Ciudad Baja
a la Ciudad Alta, es con el Elevador
Lacerda, visita turística obligatoria.
Es un ascensor de 72 metros, inaugurado en 1873. Tiene hermosas vistas
del puerto y la bahía.
Cerca del elevador está el Mercado
Modelo, en el área del puerto. Adentro
Salvador tiene un gran carnaval, uno
de los tres más importantes del país.
Es todo un espectáculo que vale la
pena vivir. A diferencia del carnaval
ta transcurre en las calles –y no en el
Sambódromo–, de modo que cualquiera puede sumarse al festejo. Comienza
seis días antes del miércoles de ceniza,
y el circuito por la ciudad tiene unos
25 kilómetros.
feria de artesanías y productos regionales.
Las Mejores Playas de la ciudad:
Salvador tiene muchas playas en sus
kilómetros y kilómetros de litoral,
con mucha variedad, para elegir la
que más guste, o para visitarlas todas.
Como la ciudad, las playas dan de un
lado hacia el mar, y del otro lado a la
Bahía de Todos los Santos.
Porto Da Barra: como lo indica en su
nombre, esta playa está en barrio Barra, en la punta sureste de Salvador.
Es una playa urbana, no muy grande
pero sí muy calma. Esta playa está un
poco antes del Faro del fuerte de San
Antonio y la costa rocosa que lo antecede. Es la más bonita de la ciudad y
se llena de gente. En las cercanías hay
buenos restaurantes. Lo más lindo en
esta playa es mirar el atardecer, con la
bahía como escenario.
Playa do Farol da Barra es la playa
que está después del faro, ya de cara
al mar del océano atlántico. Su nombre viene del faro del Fuerte de San
Antonio. Este fuerte que data del siglo
XVII puede visitarse. En el lado opuesto está el morro de Cristo, que es una
colina con una estatua de Cristo que
también se puede visitar caminando.
Las aguas de la playa tienen un oleaje
suave hasta la mitad de la playa que
está cercana al fuerte, la otra mitad
es más movida. La zona de la playa
Arriba, playa Vermelha.
Abajo, el Faro y la playa do Farol da Barra.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
no tiene mucho que ofrecer, más que
algunos bares y restaurantes.
Playa de Ondina es otra playa muy
popular entre los turistas. Está en el
barrio Ondina, de clase media y alta,
con muchos hoteles y restaurantes
muy buenos en las cercanías. El mar
es por momentos muy sereno, y en
otros, un poco bravo, según las mareas. La costa es un poco rocosa, y se
arman algunas piscinas entre las rocas y la arena.
La próxima playa muy buena es Playa
Pituba. Entre Ondina y Pituba hay dos
playas más. Una es Río Vermelho, que
es muy escénica pero no recomendada
para bañarse, ya que hay barcos en la
cercanía y la costa es un poco sucia.
La otra playa, Amaralina es hermosa y
muy larga, aunque a veces se ensucia
bastante con algas marinas. En la costa tiene un paseo, y suele estar llena
de vendedores y bahianas vendiendo
acarajé. Las aguas de Amaralina tienen bastante oleaje.
La playa Pituba, al norte de la ciudad,
es una de las más extensa de Salvador.
Tiene mucho oleaje y es la playa que
se elige para hacer surf.
Playa do Jardim dos Namorados y
Playa de Jardim de Alah son una gran
playa separada en dos por un río. No
son buenas para bañarse, pero brindan agradables paseos. Alrededor hay
cen ferias de artesanía.
La siguiente playa muy buena es la
, en el extremo norte
de Salvador. Esta playa es además hermosa, con un parque de cocoteros en
la costa, un faro y algunos restaurantes y bares cerca de la playa. Gracias
a los arrecifes cercanos a la costa, el
agua es bastante calma.
Pasando Itapuã está la playa Stella
Maris, también muy tranquila y rodeada de vegetación, pero con aguas
más movidas.
La última de las playas de la ciudad es
Flamengo, elegida por los que buscan
un poco más de tranquilidad. El mar
acá tiene bastante oleaje.
Las Mejores playas fuera de la ciudad:
para llegar a la isla
hay que tomar un ferry en Salvador
y viajar una hora. El traslado vale la
pena; estaremos alejándonos de la
gran urbe, para llegar a un paraíso de
playas de aguas tranquilas que es en sí
mismo un destino en el cual quedarse
por varios días a relajarse. En la isla
hay muy buena infraestructura turís-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
tica y hotelera. Toda la costa de la isla
tiene playas de arena bañadas por las
aguas de la Bahía de Todos los Santos
y por el océano atlántico, y el interior
de la isla está cubierta de espesa vegetación boscosa, recorrida por ríos, con
manglares y pantanal bahíano. También hay numerosas aldeas, y pequeñas iglesias muy antiguas, de la época
de la conquista. Se trata de una isla
bastante grande. Las playas más conocidas están en la parte de la isla que
mira hacia el océano, que está protegida por arrecifes de coral, y en la
punta norte. La más famosa de todas
es ‘Ponta de Areia’, de arena blanca
y agua calma. También “Conceiçao”,
serena y de agua transparente; tiene
un gran resort en la playa. Para hacer
surf, la playa adecuada sería “Penha”.
Uno de los paseos más recomendados
es subirse a un barco y recorrer el
pantanal bahíano.
La Isla de los Frailes
es otra isla de la bahía. No tiene cara
al mar. Las playas de esta isla son muy
tranquilas y el agua el clara, y una
exuberante vegetación por donde se
mire. La isla tiene muy poca infraestructura turística, que solo consiste en
bares y restaurantes. No hay hoteles,
ni hosterías ni posadas, solo se visita
de día. Esto la convierte en un paraíso
de tranquilidad. La isla, que tiene 8
km, es reserva ecológica. Tiene amplí-
simas playas totalmente despobladas.
Morro de São Paulo:
Llegar a Morro es un poco difícil. Está
en una isla protegida del archipiélago
de Tinharé, a 60 km por mar desde
Salvador. Al pueblo no se puede ingresar con vehículos por tierra, porque la
circulación está prohibida (con algunas excepciones), y no veremos calles
que no sean de arena. Los dos modos
de llegar son barco y avioneta. Pero
todo esto hace de Morro un lugar más
deseado aún. Las playas son realmente una joya de la naturaleza, un paraíso bien conservado. En el poblado
hay toda la infraestructura hotelera
y turística necesaria. Hay posadas,
pequeños albergues, hoteles y resorts
todo incluido. El pueblo tiene tiendas,
bares y restaurantes de toda clase. Si
las playas del pueblo son tranquilas,
las que se alejan un poco son casi desérticas. Ideal para descansar, pies en
el agua, bajo los cocoteros, con el sonido del mar y la naturaleza.
Porto Seguro:
En el siglo XVI y al mando de Pedro Alvares Cabral, los portugueses llegaban
a las tierras de lo que ahora es Brasil,
desembarcando en Porto seguro. Por
eso toda esta zona se conoce como
“Costa do Descubrimiento”. Está al sur
del estado de Bahía.
Con un litoral marítimo muy bien conservado y poco contaminado, Porto
Seguro se convirtió en un importante
destino de turismo. Los precios son
muy moderados, y se inunda de turistas durante el verano, de todos lados
pero principalmente de Brasil y del
sur de América. Las costas de Porto
seguro tienen algunas de las más elegidas playas de Brasil, como Trancoso
y Arraial D’Ajuda.
Para llegar, hay que tomar un avión
que seguramente hará escala en Río
de Janeiro o Saõ Paulo, antes de bajar
en el aeropuerto de la ciudad de Porto
Seguro.
El clima es tropical, cálido todo el año,
con máximas que tuvieron picos históricos de hasta 40º. En el invierno,
la temperatura se modera bastante,
pero también hay muchas lluvias. La
temporada de lluvias va desde abril a
julio. Es mejor evitar viajar en el mes
de octubre, pero no por el clima que
en realidad en esa época es ideal, sino
porque se llena la ciudad de estudiantes que van a pasar sus vacaciones.
Arriba, Morro de São Paulo.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Qué ver en Porto Seguro:
En la ciudad hay muchos restaurantes, tiendas, bares, centros comerciales grandes y muchos buenos hoteles.
Una parte de los hoteles grandes y
resorts todo incluido están sobre las
playas, en las afueras de Porto seguro.
En el centro hay buena vida nocturna
durante todo el año. El centro no es
muy vistoso, pero sí lo es su barrio
histórico, visita obligada de la ciudad.
Con típicas casitas coloniales muy coloridas y antiguas iglesias, es una joya
de la historia y de la arquitectura de
Brasil. La UNESCO lo declaró Patrimonio Mundial de la Humanidad. Está
sobre una colina, rodeado de verde
y no es muy extenso. En temporada
baja, cuando no hay tanto turismo, el
paseo por las calles antiguas es más
disfrutable. En la ciudad vieja está el
Museo de Porto Seguro, con sitio en la
antigua cárcel. Hay varias iglesias. No
deje de visitar la iglesia Nuestra Señora da Penha, construida en el siglo
XVIII, y la Iglesia del Outeiro de la Glória. Desde la colina, la vista del mar es
muy escénica.
Passarela do Álcool es otra visita
obligada de la ciudad, sobre todo por
la noche, a partir de las 18 h (en esta
zona de Brasil oscurece muy temprano). Es una gran feria que tiene artesanías, bares y restaurantes. Lo más
lindo es cuando empiezan a sonar las
bandas de música en vivo.
Desde la ciudad parten barcos hacia
el Arrecife de Fora. Hay que salir
temprano y cuando baja la marea. Es
un gran banco de arrecife a unos 40
minutos de la costa. La visita es apta
para todas las edades. Además de
corales, hay abundancia de peces de
colores y estrellas de mar. No son tan
hermosos en comparación con otras
barreras coralinas de Brasil, como
las de Maragoggi o Porto de Galinhas,
pero si nunca antes visitó un arrecife, le parecerá maravilloso. Y si ya lo
hizo, ¡internarse en el mar y tomar
contacto con la naturaleza, siempre
resulta una experiencia divertida! Imperdible.
La que está más al norte es la playa de
Mutá, a 10 km de Porto Seguro, en
el límite con Coroa Vermelha. Ofrece
aguas tranquilas, arrecifes que la protegen, arena suave y la posibilidad de
volar en ultraligero.
A 9 kilómetros del centro está la Reserva da Jaqueira. Es un área protegida de naturaleza, pero principalmente es una reserva aborigen. Es el
mejor lugar pata comprar artesanías.
En la reserva podremos interactuar
con los aborígenes, probar comidas
típicas y recorrer las sendas de la selva. Una visita muy recomendable para
toda la familia.
La playa de la ciudad se llama Cruzeiro. Está cerca de la desembocadura
del río, que ensucia mucho el agua.
Aunque no es muy buena para bañarse es hermosa para pasear.
Hacia el sur y el norte hay playas más
lindas, con infraestructura hotelera
cercana para alojarse también.
Siguiendo hacia el sur está la playa
generalmente inundada
de turistas. En esta playa se forman
tranquilas piscinas naturales, en las
que bañarse es un placer. Ofrece alquiler de kayak y botes banana.
También acá se puede contratar un
paseo en helicóptero.
Mundaí también tiene piscinas naturales. Es menos concurrida y más
tranquila. Las aguas de esta playa son
muy calmas. Cuando la marea baja, se
puede practicar buceo en las piscinas
naturales. En la costa hay puestos de
comida y bares.
Punta Grande, la playa que le sigue,
es una playa con mucho arrecife en
la costa, por lo que también tiene muchas piscinas naturales.
Barramares (también llamada Rio
dos Mangues) es muy popular entre
los turistas porque tiene instalaciones
para hacer deportes, muchos puestos
en la playa, y tiendas.
Curuipé, a solo 3 Km. del centro, es
una playa bastante concurrida por
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
familias, pero también muy tranquila.
Al igual que sus vecinas, tiene piscinas
naturales y aguas calmas. Ideal para
hacer esnórquel en los arrecifes cercanos.
es calmo, ya que está protegido por
los arrecifes, transparente y de color
verdoso. Para hacer windsurf o kite, la
playa indicada es Araçaipe.
Por las noches en las playas de Arraial
es una playa muy vistosa, muy arbolada por cocoteros cercanos al mar, y de aguas tranquilas.
Los puestos de comida de estas playa
tienen buena fama por sus platos con
mariscos.
A un lado de Porto Seguro pasa el río
Buranhem. Con solo cruzarlo en balsa,
estaremos en Arraial D’Ajuda, una
playa y pueblo pequeño que se convirtió en un destino turístico en sí mismo.
En contraste con Porto Seguro, este
pueblo es más tranquilo pero muy
animado. Hay toda clase de hoteles,
restaurantes, posadas y bares. Arraial
comenzó su vida siendo un pueblo
pesquero, hasta que se descubrió su
potencial turístico y se convirtió en un
destino tan deseado como Porto Seguro. Arraial D’Ajuda es el destino que
eligen los turistas que buscan un poco
más de tranquilidad, contacto con la
Las playas son cada una más hermosa
que la otra, con interminables extensiones de arena clara, rodeadas de vegetación abundante y selvática. El mar
son playa Mucugé y Parracho. Tampueblo.
Hay un parque acuático ecológico
muy interesante. Además de piscinas
y toboganes, tiene tirolesas, paredes
de escalada, caminatas en las copas de
los árboles (por cuerdas) alquiler de
cuatriciclos y rapel. Algunas actividades culturales completan la propuesta,
con presentaciones de capoeira y acercamiento a la cultura de los aborígenes de la región. En lo que a ecología
una muestra educativa de corales, su
hábitat y su importancia. Y todo con
vistas a una de las mejores playas de
Arraial, la playa Mucugué.
Otro poco más al sur está
Una aldea pequeña de pescadores,
que fue descubierta por un grupo de
hippies en busca de tranquilidad. Rúshemio, con el tiempo se volvió en un
destino un poco de lujo, aunque no los
tenga. Si Arraial es tranquilo, Trancoso es el sosiego. Trancoso tiene una de
las mejores playas de esta costa: la playa Do Espelho. Aguas completamente
calmas, una amplia franja de arena,
arrecifes que forman piscinas, y la
selva que se acerca al mar tanto como
puede, son un paisaje idílico para relajarse de solo pensarlo.
El centro de Trancoso es el “Quadrado”, un campo verde rectangular
bastante grande, con una iglesia en el
punto más alto, y rodeado de coloridas
casitas que son tiendas, posadas, restaurantes. De noche es muy hermoso
para sentarse a comer o tomar algo en
un bar.
es un destino de playa al
sur de Trancoso, ya en el límite de Bahía. Está en la desembocadura del río.
El pueblo es poco más que un paraje.
Para sus turistas, un remanso de paz.
La infraestructura es mínima, pero a
cambio ofrece una playa paradisíaca y
el contacto constante con la naturaleza. En su contra tiene que llegar puede ser problemático si llueve, ya que
las rutas son de tierra y se vuelven
intransitables. Para ir a pasar un tiempo a esta aldea, hay que llevarse todo
lo necesario. No hay muchas tiendas,
hay grandes resorts. Lo más común es
Arriba: playa Pitinga en Arraial D’Ajuda.
Abajo: el río en Caraíva.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
dormir en Trancoso o Arraial D’Ajuda,
y hacer una excursión a Caraíva. Además de las playas y el retiro total del
mundo, en Caraíva se puede visitar
un Centro Cultural de Tradiciones Indígenas Pataxó. En el río hay algunas
actividades disponibles también, como
pasear en kayak o en balsa. Es un río
muy limpio y apto para bañarse.
El mar tiene playas ideales para hacer
kitesurf, y los arrecifes cercanos son
muy buenos para hacer buceo.
Armaçao de
Búzios:
Ubicado en las costas color esmeralda
de la región de los Lagos, en el estado
de Río de Janeiro, Búzios es un destino bien conocido por los turistas argentinos. Tiempo atrás, en la década
de los 70’ el pueblo sufrió una oleada
inmigratoria desde nuestro país. Es
muy normal encontrarse con otros
argentinos que están visitando, o que
están recibiendo visitantes. Antes de
ser destino de turismo mundial, era
un pueblo de pescadores. Cuando
empezó a crecer, el gobierno quiso
conservar su encanto de pueblo y resque no pueden superar cierta altura,
y por eso veremos que nada tiene más
de dos pisos. Gracias a esto, Buzios se
mantuvo poco poblada y tranquila.
Pero los turistas llegan a montones a
este lugar, que muchos consideraron
el “Saint-Tropez”de Brasil.
Está en una península muy verde y
muy accidentada, con playas que se
orientan hacia los cuatro puntos cardinales.
El clima en Búzios es muy moderado. Los veranos son cálidos sin ser
sofocantes, son la estación de lluvia
y también la temporada alta. Los inviernos son templados con días frescos, y prácticamente no llueve, lo que
permite pasar semanas enteras al Sol,
disfrutando de las playas. A diferencia
del norte de Brasil, pueden haber días
tan frescos que no sea posible bañarse. El agua es tibia con corrientes frías
durante el verano; y oscilaciones que
van de los 20º a los 24º. Búzios tiene
el clima ideal para ir en cualquier momento del año.
Para llegar a Búzios hay que viajar en
avión hasta Río de Janeiro, y desde allí
tomar un bus o contratar un transfer.
Desde Río de Janeiro, hay 190 km, llendo hacia el noreste.
Qué hacer:
En Búzios hay muchísimo para hacer.
La ciudad es pequeña pero muy activa. El centro es pequeño y está bien
cerca de la playa. El mar llega a pasos
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
de la calle, el paseo por esta costa es
muy hermoso, sobre todo cuando no
hay tantos turistas. En el mar se multiplican los barquitos y los veleros.
La calle principal y de caminata obligada es Rua Das Pedras, que apenas
se extiende unos 600 metros. Se le dice
así, porque en lugar de tierra o asfalto, tiene piedras. A ambos lados de la
calle hay variedad de tiendas, puestos
de artesanías, bares y restaurantes de
estilo rústico. Predomina la arquitectura de piedra y madera, con tejas rojas o de colores. También las casas de
colores vivos. De noche está siempre
muy animada. Esta calle es punto de
encuentro para la gente, y lugar en el
que conocer nuevos amigos también.
La Orla Bardot, es una costanera que
comienza donde Rua das Pedras se
junta con la playa. El paseo es obligado, y la belleza del paisaje marítimo
en conjunto con las casitas y tiendas
de la costanera, invita a hacerlo. El
escenario es bien diferente de día y de
noche, así que recomendamos hacerlo
cada vez. El nombre viene de Brigitte
Bardot, una afamada actriz francesa,
que tiene estatua de bronce propia a
mitad del camino. La historia cuenta
que allá por los años 80, Bardot buscaba en Brasil algún lugar alejado y
tranquilo donde relajarse. Descubre
Búzios, que pronto empieza a llenarse
de periodistas que llevan su nombre
al mundo. De algún modo, Búzios le
debe un poco de su crecimiento a la
propaganda que tuvo con la llegada de
Brigitte.
El relieve con colinas de Búzios da lugar a dos miradores que no hay que
perderse: uno es el Mirante do Forno,
ubicado entre las playas Brava y Playa
do Forno. La vista es hacia el mar y a
la playa do Forno. Está en un barrio
muy tranquilo y residencial. Los tours
en trolley que se ofrecen en Búzios
paran en este mirador durante su recorrido.
El otro es el Mirante de João Fernandes, más bonito aún que el anterior.
Desde este mirador se ve buena parte
de la península. La subida al mirador
es bastante empinada. No se pierda
visitarlo durante el atardecer.
Para quienes lo practiquen o quieran
aprenderlo, Búzios cuenta con un importante campo de Golf, uno de los
mejores de Sudamérica, alejado del
centro y cerca de la hermosa playa
Rasa.
Las opciones de hacer ecoturismo y
turismo aventura, están a la orden del
día. En el límite entre Búzios y Cabo
Frío, hacia el sur, está la reserva Serra
das Emerências. La vegetación predominante es mata atlántica (selva), que
se distribuye entre las sierras carac-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
terísticas de esta región. Los senderos
de la reserva revelan las bellezas naturales inmediatamente. Al lado del
camino hay orquídeas y bromelias, y
eventualmente es posible ver algunos
habitantes animales, como los monos
león dorados (en peligro de extinción),
mariposas y gran variedad de aves.
Otra, un poco más cercana, es la Reserva arqueológica, antropológica y
geológica Taúa, en Búzios. También
permite observar muchos animales y
mucha vegetación pero, además, en
esta reserva hay ruinas de pueblos
indígenas.
Los que buscan más aventura no pueden dejar de visitar las vecinas Sana
y Casimiro de Abreu. Con sierras y
playas, en estos lugares se puede hacer escalada, rafting en el río Macae,
rappel, senderismo y paseos a caballo. El paisaje supera las espectativas:
selva, playas, cascadas, río y lagunas.
Las dos localidades están a una hora
de Búzios, una cercana a la otra. En
Búzios hay agencias de turismo que
organizan las excursiones.
También se puede hacer senderismo
en Búzios mismo, y recorrer la península para descubrir sus playas.
El mar es apto para toda clase de actividades. Con tantas playas de agua
calma, hacer kayak es muy relajante.
También hay excursiones en barco, de
pesca y de paseo.
La buena visibilidad del mar en
Búzios es muy buena para hacer buceo y esnórquel. Hay varios puntos
recomendados para los que ya saben,
y también hay escuelas para los que
quieren aprender. Normalmente, hay
unos 25 metros de visibilidad. Con
aguas ricas en nutrientes, las costas de
Búzios tienen gran diversidad marina.
Se observan, entre otras especies, corales, peces de colores, tortugas marinas, rayas. Las playas para hacer buen
esnórquel son João Fernandes, João
Fernandinho, del Forno, Azeda y Azedinha. Para hacer buceo, es muy popular la Ilha da Ancora, que tiene una
profusa fauna marina.
Las playas de Buzios son ante todo,
paradisíacas. Casi todas están en bahías formadas en la costa. Eso las protege mucho del mar abierto, y las hace
muy calmas y de oleajes suaves. Sin
embargo es posible hacer surf, kitesurf y windsurf. Las playas adecuadas
para estos deportes, son:
Geribá, la mejor de todas. Tiene escuela de surf en la playa misma y tienda de alquiler de equipo. También es
una playa muy popular para los turistas, y cuenta con buena infraestructura. Tiene numerosos bares y puestos
de comida. Durante temporada alta,
nocturnas. El público de la playa es
mayormente joven. Sobre la playa está
el Fishbone Café, un conocido punto
de encuentro en Búzios. Durante el verano, como todas las playas de Buzios
que miran hacia el sur, las aguas son
un poco más frías, porque reciben
aguas de una corriente de agua que
viene del sur de América (corriente de
las Malvinas).
Brava: Rodeada de las sierras, acantilados y vegetación, es una playa poco
poblada. El mar es muy movido, con
mucho oleaje. Eso aleja a muchos bañistas, y atrae a los que quieren estar
tranquilos, y a los deportistas de surf.
Hay un sendero que cruza la colina y
lleva a la playa Olho de Boi, la playa
nudista de Búzios.
: es una playa muy amplia que
da al mar abierto, con bastante oleaje.
Tiene pocos bares y un resort cercano.
Es tan amplia que a veces se usa para
aterrizar con parapente o ala delta.
En Búzios hay algunas playas que son
muy lindas para pasear pero no para
bañarse.
Las otras playas de Buzios son las mejores para bañarse y tomar sol:
Rassa y Baia Formosa, son toda una
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
gran playa, la más larga, con agua tibia, poca profundidad y oleaje muy
suave. Hay buen viento, bueno para
los practicantes de kitesurf y windsurf. No tiene puestos de comidas, ni
bares, ni sombrillas.
Generalmente, hay pocos turistas.
Manguinhos es la continuación de las
dos anteriores. A diferencia estas, tiene restaurantes. Hay un complejo que
se llama Porto de Barra, donde hay 15
restaurantes para elegir lo que más
nos guste.
es una de las más lindas.
Es pequeña, con una buena franja de
arena y una franja rocosa a la que se
puede acceder para hacer esnórquel.
El agua es super mansa, transparente
y como si eso fuera poco, muy tibia,
porque no recibe corrientes frías.
La playa Virgens es difícil de acceder.
Tendremos que esperar a que baje la
marea y caminar por un senderito un
poco escarpado para llegar a su costa
Con Playa dos Amores pasa lo mismo. No es buena idea llevar niños a
estos paseos. El esfuerzo de llegar lo
vale. Las playas están desiertas y son
muy pequeñas, pero idílicas.
La playa del centro, Canto, está siempre llena de barquitos porque tiene
embarcaderos muy cerca. El agua está
limpia, apta para bañarse, aunque no
es la playa que más eligen los turistas.
La playa de Ossos es hermosa, pequeña y calma. Está donde termina la
costanera, pasando playa Armaçao. El
paisaje es cautivador. Si bien es apta
para bañarse, usualmente hay muchos
barquitos muy cerca de la playa.
Las dos playas que le siguen Azeda
y Azedinha son más propicias. Son
calmas como una piscina y el agua es
cristalina. Se puede hacer esnórquel.
João Fernandes es la playa más elegida por los turistas. Hay muchos hoteles a su alrededor y está bien preparada para el turismo. Aguas cálidas,
calmas y transparentes dan forma a la
playa perfecta. Por uno de sus lados se
accede a la playa João Fernandinho,
muy pequeña y muy serena. La playa
Ferradura de Búzios aparece en toda
buena postal de la ciudad. Su nombre
viene de la forma de herradura que
tiene la costa. Es muy calma porque
tiene mucha protección del mar abierto. Es una playa bien grande, que tiene
muchos bares y restaurantes.
Otra playa con forma de herradura es
Ferradurinha, menos concurrida y
más salvaje, pero con aguas igual de
calmas. Es una de las tantas playas
diminutas que tiene Búzios.
Forno es una playa con vegetación
salvaje. Su característica especial está
en el color rosado de la arena. El agua
es tranquila y llega mucho turismo
a hacer buceo y esnórquel. Cerca de
Forno está Foca, que más que una
playa es una piscina natural entre las
piedras.
Saliendo de Búzios está la playa José
Gonçalves. Está adentro del área de
la Reserva Ecológica de las Emerências. La costa es rocosa, y da al mar
abierto. Tiene olas que se pueden surfear.
Camino a Cabo Frío está la playa Caravelas. Es muy linda. Da al mar
abierto, y tiene un oleaje que sirve
para hacer surf. Hay un resort en su
cercanía que tiene restaurante y bar.
Hacia el sur de Búzios está Cabo Frío.
Es una ciudad mucho más grande que
Búzios, muy preparada para el turismo. No tiene el encanto de pueblo
de playa que tiene Búzios, pero tiene
una amplia oferta para los turistas.
Los precios en Cabo Frío son bastante
más bajos que en Búzios. Las playas
son buenas, pero lo que hace especial a Cabo Frío son sus posibilidades
privilegiadas de buceo. Es uno de los
lugares más importantes y con más
variedad marina en Brasil para hacer
buceo. Muchos la consideran como
la capital del buceo de Brasil. Lo que
sucede en la Región de los Lagos (de
Búzios hasta Arraial do cabo), es que
se encuentran dos corrientes marinas
opuestas: una de aguas cálidas que
viene del norte, y otra de aguas heladas, que viene del sur –la corriente de
Malvinas, que baña el litoral argentino. Lo que sucede en este cruce de
aguas se conoce como “resurgencia”.
El agua fría que va por los fondos,
do especiales condiciones para la vida
marina. Como consecuencia adicional, a veces el agua de las playas está
más fría de lo que esperaríamos en
una costa de Brasil. Algunos visitantes
consideran que el agua del mar que
baña Cabo Frío y Arraial do Cabo, es
muy fría. Esto depende de las ‘resurgencias” y la época del año, pero a
grados más que en la costa atlántica
argentina durante el verano (más tibia
que Mar del Plata).
Más al sur de Cabo Frío está Arraial
do Cabo. Entre Arraial y Búzios hay
apenas poco más de 30 km. Este pueblo es más semejante a Búzios: tranquilo y no tan poblado como Cabo Frío
–aunque en crecimiento–-, con más
vida de playa. A diferencia de Búzios,
las vida nocturna es escasa. Arraial do
Cabo es un destino para descansar del
mundo.
Sus playas parecen sacadas de una
transparente color turquesa, limpia, y
calma total.
Las principales son: playa dos Anjos,
playa do Forno –que es la más bella de
todas–, playa Grande, Prainha, Prain-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
has do Atalaia, y Playa Ilha do Farol.
Una excursión obligada es el paseo
en barco por las playas, que entra en
la Gruta Azul. Los barcos salen desde
Playa do Forno. La Gruta Azul es una
cueva en la Ilha do Farol, cuyas paredes de piedra son de varios colores, el
agua limpia y muy transparente, de
color turquesa intenso, que adentro de
la gruta se ve más azul. En la zona de
la gruta también se hace buceo, la profundidad aproximada es de 35 metros.
Río de
Janeiro:
la marca registrada de la ciudad más
vibrante de Brasil. Decir Río de Janeiro es decir carnaval, Cristo Redentor,
Ipanema. Es el destino turístico más
importante de Brasil.
Esta maravillosa ciudad fue además
capital de la colonia portuguesa por
muchos años, y capital de Brasil misma como imperio y como república.
Su historia es rica, y su legado cultural
es abundante.
Igual que en todas las ciudades grandes de Brasil, Río tiene muchas favelas
mezcladas en diferentes partes de la
ciudad. Conviene no salir de los lugares turísticos y moverse con precaución.
A Río de Janeiro se llega en avión con
vuelo directo. Cuenta con dos aeropuertos.
El clima es tropical muy húmedo y
muy cálido, con máximas que llegan a
los 40º. Las mejores épocas para visitar son el otoño y el invierno, que tienen temperaturas más templadas.
Lo mejor para hacer:
Río de Janeiro tiene muchísimo para
ver, pero las tres atracciones turísticas
más importantes son su carnaval, las
playas, y el monte Corcovado con el
Cristo Redentor.
La ciudad es muy interesante. Tiecasco histórico, que principalmente
se pueden ver en el barrio Centro. No
perderse la Iglesia de la Candelaria, el
interior del convento de Saõ Bento, la
modernísima Catedral Metropolitana,
Los Arcos de Lapa, el Palacio de Tiratería Colombo.
Otro barrio con mucha personalidad y
vistas coloniales es el pintoresco barrio Santa Teresa, en la altura de un
morro, con vistas hermosas de la ciudad. Es un barrio bohemio y relajado.
Hay muchos ateliers de arte y galerías
abiertas al público. Sobre la calle Largo das Guimarães, no deje de sentarse
en algún bar o restaurante local.
El Cristo Redentor es el paseo obligado en Río de Janeiro. Una estatua de
30 metros de altura, construida en granito, se levanta con los brazos abiertos
a 709 metros sobre el nivel del mar.
Está en la cima del morro Corcovado,
dentro del
,
que es un inmenso parque urbano, el
más grande de Brasil. Antiguamente
en su extensión había sembradíos de
café. Adentro del parque hay sendas,
miradores y puntos de escalada.
Una combinación imperdible para
un día en Río de Janeiro es subir temprano al barrio Cosme Velho, tomar
el tren para subir al Cristo Redentor
y dar un paseo por Largo do Boticario, una bonita calle colonial de Río de
Janeiro.
El Carnaval de Río es para muchos
turistas el principal motivo de su viaen el Sambódromo de Río, pero en
los blocos callejeros (grupos de carnaval) y las bandas de música.
La mayoría de las escuelas de samba
pueden ser visitadas durante todo el
año; si no se puede asistir al carnaval,
presenciar un ensayo puede ser un espectáculo en sí mismo. La entrada al
sambódromo es paga, por lo que con-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
viene comprarlo con toda la anticipación posible.
Las Playas:
Después del Carnaval y el monumento Cristo Redentor, Río de Janeiro es
conocida mundialmente por tener
playas que están entre las mejores del
mundo. Ya sea que se busque tranquilidad o muchedumbres, surf o aguas
tranquilas, las salidas familiares o las
playas nudistas, siempre es posible
encontrar una playa ideal en Río. La
mayoría de las playas son urbanas y
fáciles de acceder.
La playa de Arpoador se despliega
por unos 800 metros anteriores a la
playa de Ipanema, desde la piedra de
Arpoador, y está ubicada frente al parque Garota de Ipanema, en el barrio
Ipanema, poblado mayormente por la
case media y alta.
Hay que dedicar una tarde para mirar
un atardecer desde la Piedra do Arpoador.
tiene 2 km de
calmas aguas, que se extienden a lo
largo de la Avenida Vieira Souto. La
playa y la avenida son muy concurridas de día y de noche, y para los que
buscan opciones gastronómicas, el barrio cuenta con restaurantes de muy
buen nivel.
Una foto clásica en la playa de Leblon
es el atardecer con el Sol cayendo
atrás del morro Dos Irmaõs. La playa
de Leblon es la continuación de Ipanema hacia el sur, y solo está dividida de
ésta otra por el canal Jarim de Alah.
Leblon es un barrio de clase alta, y su
playa es frecuentada por grupos familiares con niños pequeños ya que
dispone de un área especial para ellos
ya, cercano a la entrada de la favela
de Vidigal hay un mirador que ofrece
espectaculares paisajes de la costa de
Leblon e Ipanema.
La playa Joatinga, de arenas blancas
es un paraíso encerrado entre rocas y
vegetación, y es especialmente elegida
se de las muchedumbres. Se trata de
una playa de difícil acceso, a la que se
desciende por una escalera en las rocas, por lo que hay que ser muy cuidadoso.
Es recomendable llegar temprano
para aprovechar el día, ya que en las
primeras horas de la tarde el sol se
oculta tras los cerros que la protegen.
Para tener en cuenta:
No hay servicios, ni quioscos, ni alquiler de sombrillas o reposeras en esta
playa.
Copacabana, la playa más famosa
de Río de Janeiro.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Copacabana es la más famosa de las
playas de Río de Janeiro. Al menos 4
km de playa que siguen la línea de la
Avenida Atlántica. Se accede fácilmente en subte o en bus. En ambos extreantiguos fuertes militares abiertos al
público. La playa de Leme se encuentra en el extremo norte, pero no hay
nada que separe realmente esta gran
playa que recorre la costa de los dos
barrios.
A la playa de Copacabana se la llama
poéticamente “Princesinha do Mar”.
Es la más concurrida de Río de Janeiro. Tiene bicisenda y un ancho paseo
hecho con hermosos mosaicos que forman olas negras y blancas, inspirado
en los famosos mosaicos de las plazas
de Lisboa.
Todos los años se lleva a cabo en esta
está entre las más grandes del mundo
(el “Reveillon”), a la que acuden alrededor de 2 millones de personas.
La playa es amplia, y por eso se usa
para practicar deportes de playa y
como escenario de juegos deportivos.
A la izquierda de la piedra do Arpoador encontramos la playa do Diablo,
caracterizada por su oleaje violento.
Esta playa enfrenta directamente al
Abajo: El Cristo Redentor.
mar abierto. Frente a la costa, algunas
palmeras y bancos de plaza la convierten en un agradable lugar para pasar
un buen momento mirando el océano.
La playa Saõ Conrado está en el barrio del mismo nombre. Es un barrio
de clase alta, con Shoppings y comercios lujosos. En contraste, no está muy
alejada de la favela Rosinha. La playa
y su nombre alternativo es playa de
Pepino. Tiene 3 kilómetros de largo.
En el extremo sur hay una plataforma
de ala delta y parapente, donde aterrizan los que bajan desde Piedra Gávea
y Piedra Bonita. Allí también se puede contratar un vuelo en ala delta con
instructor. Es tranquila y no tan concurrida como Copacabana o Ipanema.
Se considera una de las mejores playas de Río de Janeiro.
La playa Vermelha
ña, está ubicada entre dos morros
exuberantes de vegetación, que la
protegen del mar abierto, en el barrio
de Urca. De uno de sus lados están los
morros de Urca y el Pan de Azúcar.
Un paseo con puestos de bebidas se
extiende por los 400 metros de esta
playa. En la base del morro de Urca y
donde comienza la playa, encontramos el camino Claudio Coutinho, una
amplia calle para caminar al costado
del mar, en un maravilloso entorno
natural.
Para aquellos que disfrutan del naturismo, Abricó es la única playa nudista en Río de Janeiro. Es una hermosa costa en el área de conservación
Grumari. Sus aguas son claras y está
rodeada de abundante vegetación.
Tranquila y resguardada de las urbanizaciones, en este lugar no puede ingresar ninguna persona que no
practique naturismo. Hay servicio de
guardavidas y policías, y está debidamente señalizada para evitar confusiones.
La
tiene unos
14 kilómetros de aguas verdes y arenas claras la convierten en la más
larga de la ciudad. Al principio de la
playa se encuentra el afamado parador “Barracada Pepê”, que además de
vender refrescos, frutas y sándwiches,
es punto de encuentro para turistas y
ciudadanos.
Sobre la avenida hay variedad de bares, restaurantes y tiendas, y el paseo
al costado de la playa cuenta con bicisenda.
La playa Barra de Guaratiba está en
un área natural preservada. En uno de
sus extremos comienza la restinga
de Marambaia, zona militar restringida al acceso público. La zona es un
reconocido polo gastronómico de Río
de Janeiro y uno de los mejores lugares para probar exquisitos platos de
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
mariscos y pescados.
Algunos senderos que comienzan en
la costa rocosa llevan a playas paradisíacas y salvajes, donde no llega ningún camino.
La playa Macumba, tiene una larga
costa con paradores, paseo y bicisenda. Cuando la marea está baja, queda
al descubierto la playa en la unión con
la piedra do Pontal, y se puede pasar
de una playa a la otra por sus arenas.
En esos momentos también se puede
subir a piedra, el paseo toma 1 h aproximadamente.
La playa Macumba es frecuentada por
surfers.
Prainha, “La Playita”, como su nombre lo dice, es estrecha, con apenas
700 m de largo, y también es la favorita por los que buscan hacer surf.
Rodeada de colinas cubiertas de vegetación, hay que llegar temprano, porque el sol se oculta tras ellas a media
tarde. Ubicada en Guanabara, se llega
por la avenida Estado do Guanabara.
No hay transporte público que llegue
hasta Prainha, pero en la ciudad hay
un “Surf Bus” que se dedica a llevar
personas que quieran viajar, con espacio para tablas de surf. El viaje dura 1
hora y media.
Recreio dos Bandeirantes es otra
playa muy concurrida por surfers. Es
amplia y tiene muchas horas de sol,
cerros ni colinas que oculten el sol
cuando comienza a bajar. Cuenta con
una pista de skate.
Angra dos
Reis:
Sobre la costa verdísima del estado de
Río de Janeiro, hay un archipiélago de
belleza exuberante. La ciudad más importante es Angra dos Reis. Su nombre
1502, Gonçalvez llega a estas tierra un
6 de enero, dándole por ello un nombre en honor a los Reyes Magos.
En la bahía hay 365 islas, de todos los
tamaños.
Está a 150 km hacia el sur de la ciudad
de Río de Janeiro. Para llegar, habrá
que viajar por aire hasta Río de Janeiro, y trasladarse por tierra hasta Angra.
El clima en Angra dos Reis es tropical,
cálido y muy húmedo. Hay lluvias durante todo el año, aunque mucho más
intensas durante el verano, en enero
y febrero. La temperatura promedio
en el mes más frío –junio o julio– es de
unos 20º. En verano, la temperatura
ronda los 30º.
Entre todas las islas hay unas 2000
playas. El agua en la bahía es muy
tranquila, las playas están protegidas
por las mismas islas. La construcción
y ocupación en las islas y en la costa
está bastante regulada por las leyes
municipales, en un intento por mantener Angra lo más natural posible.
La ciudad es mediana. Sobre la montaña en los últimos años crecieron algunas favelas, que no son tan radicales
como las de las grandes ciudades de
Brasil.
En continente hay todos los servicios,
pero las islas se mantienen con los servicios mínimos.
Qué ver:
Conocer la ciudad: aunque se fundó
en la época de la colonia, no quedan
de las iglesias, que se multiplican hasta por las islas.
En la ciudad no hay mucho que hacer.
Hay algunas tiendas, restaurantes,
bares, feria de artesanías, y no mucho
más que eso. Tiene algunos puntos
históricos como los conventos construidos en el siglo XVI y XVII , que hoy
siguen en pie; las Ruínas do Forte do
Leme, o las ruinas del Ingenio Central
de Bracuhy. Rodeando la bahía, hacia
el sur, también está el Núcleo Histórico da Vila de Mambucaba, que también pertenece a Angra dos Reis. Este
pueblo mantiene buena parte de sus
Está sobre una playa hermosa y tran-
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
quila, buena para bañarse.
En el litoral continental de Angra hay
muchísimas playas que se suceden
una tras otra. Desde el centro de Angra hacia el sur hay un camino que las
recorre todas, la Estrada do Contorno,
que va bien por la costa. Las playas
más populares para el turismo, en este
tramo, son la playa das Gordas, playa
Grande y la playa Figueira. La playa
de Tanguazinho es una de las más
hermosas. Es muy pequeña, y está
rodeada de gran vegetación. No tiene
servicios, es una playa despoblada. La
Playa das Gordas parece una piscina
natural, siempre calma. Desde la orilla se puede llegar nadando hasta una
pequeña isla que tiene construida una
pequeña iglesia dedicada a Nosso Senlidad frente a la playa aledaña, que se
Hacia el norte del centro también hay
muchísimas playas hermosas. Las más
lindas son Éguas Grande e Biscaia.
Pero las playas más bellas están en las
islas. No se puede visitar Angra dos
Reis sin hacer un paseo en barco por
las islas.
La de desembarco imprescindible,
es
. Como su nombre lo
indica es la más grande de todas. En
esta isla hay algunos parajes y pueblos muy rústicos, con calles de piedra
y los servicios mínimos: hay tiendas,
hoteles, algunos bares y restaurantes, pero no encontraremos bancos
ni casas de cambio. La infraestructura turística está bastante bien desarrollada, con buenos hospedajes y
albergues, para todo tipo de viajeros.
Vila do Abraão es el pueblo más grande y principal. La vida nocturna es
mínima, y consiste más que todo en
relajarse en los bares por las noches,
escuchar un poco de música en vivo y
Alrededor de la isla hay playas para
todos los gustos. Para moverse de una
a otra, habrá que caminar, ya que no
hay calles asfaltadas, ni rutas, ni buses
en la isla. Una opción a no caminar,
puede ser subirse a una bicicleta, o tomar un barco. Desde el pueblo principal se llega fácilmente a Playa Preta,
Do Canto, Da Julia, Playa da Crena
y Abraaozinho (todas de gran belleza). A las otras playas es más difícil.
Algunas están a varios días de caminata. Por suerte, caminar por los senderos de la isla, totalmente inmersos en
la vegetación abundante, es parte de
sus mayores atractivos. No se vaya de
la isla sin visitar la Cachoeira da Feticeira (cascada de la hechicera), una
cascada escondida en la montaña a
la que se llega luego de una caminata
un poco exigente. Si arriba temprano,
puede pedirle a los pescadores que lo
lleven de vuelta al pueblo en bote, por
muy pocos reales.
Cuando camine por la isla, preste
atención a los carteles y no se desvíe
de los senderos.
Hay 3 reservas ecológicas en la isla,
que velan por la conservación de su
belleza, y lo que se puede hacer y no
hacer está bien regulado.
Con un guía adecuado y ganas de subir montañas, se puede visitar Pico Do
Papagaio (982 metros), partiendo desde Vila do Abraão. En la cima, la vista
de la isla es inigualable.
Aunque no es apta para personas con
claustrofobia, la Gruta de Acaiá es
una de esas pequeñas bellezas de la
naturaleza. Tiene 1 metro de altura y
30 metros de largo. Su atractivo particular es que el agua en la gruta tiene
de más Sol; un verdadero espectáculo.
Cuando baja la marea, nadie se arrepiente de visitar Laguna Azul. Es una
piscina natural que se forma entre
Ilha Grande y la Ilha dos Macacos. Con
el agua transparentísima, la variedad
de coloridos peces y la poca profundidad, es ideal para hacer esnórkel.
Las mejores playas de la isla son Lopes Mendes y Playa de Dois Rios. La
primera es la preferida de todos, con
3 km amplios de arena clara, mucha
vegetación y aguas cristalinas. Está
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
desierta y da al océano, razón por la
que tiene mucho oleaje. Es también la
mejor para hacer surf.
Dos Rios es una playa de arena muy
cada extremo. El agua es muy tranquila y transparente. Solo se puede
permanecer en ella hasta las 17 h. La
playa tiene algunos servicios básicos.
En la cercanía está la antigua cárcel
de la isla, que actualmente está siendo
recuperada.
Otra playa muy linda es la de Provetá, el segundo pueblo más grande de
la isla. La principal actividad aquí es
la pesca, que es lo que de a poco hace
crecer al pueblo. Hay poco turismo en
el pueblo, en buena parte porque la
mayor parte de la población pertenece
a una comunidad evangélica bastante
cerrada, que está de acuerdo en que
el turismo podría arruinar la vida del
pueblo.
Araçatiba es el segundo pueblo importante de la isla. Hay mucho turismo aquí, y dos playas, separadas por
un sendero de 1 km, que son excelentes para pasar el día bañándose. Este
pueblo es de completo relax. No hay
vida nocturna, más allá de lo que los
hoteles organicen por su cuenta.
Para hacer buceo, la isla entera. Pero el
punto más frecuentado está en la Playa
Vermelha. Desde estas playas parten expediciones a los naufragios de la región.
La segunda isla más visitada desde
ca boa terrestre). Tiene varias playas
paradisíacas, como las afamadas Jurubaíba y Flechas. El mar es muy calmo y propicio para hacer esnórquel y
buceo. También tiene playas con bastante oleaje, elegidas para hacer surf.
En la isla hay algunas posadas, que
hacen que sus huéspedes se sientan en
el paraíso.
Al sur de Angra dos Reis está Paraty.
Además de estar rodeado de un paisaje de profuso verde y un mar idílico,
Paraty tiene el encanto de ser un pueblo colonial, anclado en épocas remotas. El casco histórico está perfectamente conservado; callecitas de piedra
y casitas antiguas de colores vivos y
techos cubiertos de tejas. Una peculiaridad del pueblo es que cuando sube
mucho la marea, se inundan sus calles
totalmente, pero nadie se preocupa,
porque ya forma parte de la vida del
pueblo.
El turismo está bien desarrollado. En
el pueblo hay hoteles, posadas, hosterías, bares, cafés, restaurantes, todo lo
necesario para sentirse a gusto.
Además de la playa, desde el pueblo
hay excursiones tierra adentro. Uno
de ellos es ir en jeep a la cascada do
Tobogã (cascada del tobogán), que
como su nombre lo indica, es una cascada en una piedra que hace las veces
de tobogán para sus visitantes.
Más al sur, en el límite del estado de
Río de Janeiro, están las playas de
nidade, una aldea pequeña que realmente no tiene ningún encanto, pero
con infraestructura turísticas propia y
con playas muy hermosas. Está justo
en la pequeña franja habitable entre
las montañas y el mar, y rodeada de
selva. Ideal para no pensar en nada
más que la tranquilidad y la naturaleza, tiene playas calmas y playas con
grandes olas. La más bonita es Cachadaço, considerada por muchos entre
las más lindas de Brasil. También en la
cercanía hay cascadas y senderos para
hacer trekking.
El destino internacional de playas indiscutido del norte del estado de São
Paulo, es Ilhabela, que en español siguna gran isla, de nombre Ilhabella, a
unos 200 km de la ciudad de São Paulo.
La isla es bien grande, montañosa y
rocosa. No tiene muchas playas, pero
las que tiene son idílicas y exuberantes de verde. En esta isla amarran muchos cruceros que recorren la costa
Abajo: Playa Perequé, cercana al
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
brasileña.
Para llegar, hay que volar a São Paulo,
y desde allí viajar por tierra hasta São
Sebastião, para tomar el ferry que cruza hasta la ciudad principal de la isla,
Ilhabela, cuyo centro –histórico– se
conoce como Vila. En la isla hay todos
los servicios, y se caracteriza por una
amplia variedad de hoteles que inteEl clima es atlántico tropical. Es cálido moderado y húmedo, con lluvias
durante todo el año. Las temperaturas
en verano no suben más de los 30º.
Durante el verano caen las lluvias más
fuertes, entre diciembre y abril.
El invierno también es moderado,
pero bastante fresco durante julio y
agosto, con mínimas que llegan a 13º.
Algo para tener muy en cuenta cuando se viaja a la isla, son los mosquitos.
En Ilhabela hay muchos mosquitos
“borrachudos”. Aunque no transmiten
enfermeades, estos mosquitos provocan irritaciones que pueden durar no
uno sino varios días. Para personas
sensibles a las picaduras, o alérgicas,
puede volverse muy molesto, pero no
son nada que un repelente no pueda
solucionar.
Qué hacer:
Lo primero que hay que conocer, es la
Vila. Es el centro histórico de la isla,
con construcciones coloniales muy
bonitas. Es rústico y encantador. Hay
tiendas, bares y restaurantes para todos los gustos. Imposible no pasear
por Rua do Meio, y llevarse un recuerdito de artesanía regional. El pueblo
tiene una animada vida nocturna, a
pesar de la calma que se respira de
día.
tegida como reserva natural, la isla es
un reducto ecológico ideal para hacer
deportes de aventura y naturaleza.
Hay muchos senderos para hacer trekking, los más concurridos son los
que van a las cascadas. Hay cientos de
cascadas en la isla, las más lindas para
visitar son: dos 3 Tombos, Cachoeira
da Água Branca –que tiene piscinas
naturales maravillosas–, Cachoeira do
Gato –que es la más grande de la isla–,
Cachoeira da Lage –con pozos entre
las rocas que hacen piscinas naturales–, da Toca –con su tobogán natural
de piedra en la cascada– y Cachoeira
do Veloso –una caída de más de 50
metros en la roca, que forma una fuerte ducha. Estas cascadas son todas de
acceso fácil. Hay otras más difíciles de
acceder, y también hermosas.
Hay una senda en la isla que lleva al
Pico de São Sebastião, a 1379 m de
Playa do Bonete.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
personas preparadas.
El mar alrededor de la isla es conocido también por la multitud de veleros
que se reúnen a navegar, por las buenas condiciones de viento. En la isla
se hace cada año el Ilhabela Sailing
Week, el mayor evento de vela en Sudamérica. También se puede aprender
a navegar y alquilar un velero.
Estas buenas condiciones de viento
son propicias para hacer windsurf y
kite.
Otro deporte muy practicado es el buceo. Ilhabela está rodeado de viejos
naufragios accesibles para sumergirse. Hay muchos sitios adecuados para
hacer esnórquel.
La mejor playa de la isla podría decirse que es Playa do Castelhanos, a 20
km de la ciudad, en una bahía a la que
se llega en barco o en vehículos 4x4.
El paisaje es maravilloso; una playa
amplia, protegida por la bahía, rodeada de verde.
Para playas más deserticas, Playa do
Jabaquara, una de las más preservadas de la isla. Tiene aguas muy calmas
y está casi desértica.
Para practicar surf, las playas elegidas
son Bonete y Castelahos. Bonete está
en el pueblo del mismo nombre, que
Balneario de Camboriú.
es principalmente una aldea de pescadores.
Balneario de
Camboriú:
Sobre la costa del Estado de Santa
Catarina, destacan muchos balnearios
importantes de Brasil; Camboriú es
uno de ellos. Camboriú y Balneario de
Camboriú son dos localidades diferentes, aunque una al lado de la otra.
Es una ciudad muy joven y muy grande que ofrece de todo: grandes centros
comerciales, salidas nocturnas, restaurantes de toda clase, playas bellísimas
y un paisaje urbano muy moderno. El
balneario Camboriú es un destino elegido en general por familias y grupos
de jóvenes adolescentes.
Llegar a Camboriú se puede hacer de
dos modos. Uno es un viaje en bus,
que dura entre 28 y 30 horas, partiendo desde Buenos Aires. Otra forma
más rápida es ir en avión hasta Florianópolis, y desde allí trasladarse en bus
o transfer hasta Camboriú.
El clima es templado cálido. El invierno y el verano se diferencian bien.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Los mejores meses para viajar son
durante el verano, entre diciembre y
marzo. La temperatura supera los 30º
y la sensación térmica puede llegar a
los 40º. Durante el invierno la media
está alrededor de los 14º, las noches
son muy frías y además el cielo está
muy nublado con frecuencia.
Qué hacer:
En el centro de Camboriú se suceden
las tiendas y los restaurantes y bares. Frente a la playa principal hay
un gran paseo que la costea de lado a
lado.
Entre los puntos históricos de la ciudad está la iglesia Nossa Senhora do
Bom Sucesso, conocida como Igreja da
Barra, pequeña y modesta, una de las
primeras iglesias de la región. Esta en
la zona de la Barra del río, sobre la sierra al sur del balneario.
En la punta sur del Balneario, donde
desemboca el río, hay un complejo
turístico, Uniplayas, un parque de
diversiones muy en contacto con la
naturaleza, sobre la montaña. Subir
al parque es un paseo en sí mismo.
Hay que tomar un teleférico que parte
de la punta sur de Camboriú hacia la
cima. Las vistas son impresionantes,
llegando a 240 metros de altura.
Una vez allí, hay que visitar los miradores que hay entre las pasarelas que
recorren la selva de Mata Atlántica.
Con un poco más de adrenalina, hacer
arvorismo (caminar entre las copas
de los árboles a través de sogas), bajar
en zip-rider (una silla que desciende
a gran velocidad hasta el otro lado del
cerro), o tomar el teleférico que baja
hacia este mismo lado, donde hay una
tranquila playa, muy buena, que se
llama Laranjeiras. A esta playa también se puede llegar en barco.
Otra atracción popular en Camboriú es el Cristo Luz. Se trata de una
inmensa escultura de Cristo de 33
metros y a 150 m de altura. El cristo sostiene en su mano un gran farol
circular que de noche se enciende con
muchas luces de colores. Tiene dos
miradores, con vistas buenísimas de
la ciudad. Alrededor del Cristo hay
un restaurante, una galería con una
una muestra de arte sacro y una pizzería.
El Parque Santur es un parque zoológico y reserva ambiental. Imperdible
para ir con niños.
Un paseo de lo más agradable. es subirse al barco pirata. Son paseos
temáticos en un barco negro con tripulación vestida para la ocasión y
diversión a bordo garantizada. La embarcación navega hacia la Ilha das Cabras y Playa Laranjeiras. Parte desde
la desembocadura del río Camboriú.
Las playas:
La playa central de la ciudad es la
más concurrida. Tiene 7 km de largo y
aguas bastante calmas, con oleaje suave. En toda la costa hay bares, puestos
de comida, restaurantes, quioscos. A
mitad de su extensión hay una isla alejada por apenas 600 metros. Se puede
llegar a ella en bote o kayak. El paisaje
de la isla al atardecer es cautivante.
Fuera de la ciudad, la ya nombrada
Laranjeiras, pequeña y bastante tranquila, playa Estaleiro, Estalerinho y
playa dos Amores.
Playa dos Amores está a 6 km hacia el norte del centro. Es una playa
de mar abierto, con el oleaje perfecto
para practicar surf, y buenos vientos
para hacer kitesurf y parapente. El
escenario natural que la rodea es hermoso y bastante tranquilo.
Playa del Phino es la playa naturista
de Camboriú. Es realmente muy bella.
Para entrar hay que pagar. Está separada por zonas según la visiten familias, parejas o solteros. Tiene todos los
servicios.
Las playas Estaleiro y Estalerinho
están un poco más al sur, una seguida
de la otra. Son playas para estar en
contacto con la naturaleza. Estaleiro tiene mucho oleaje, buena para el
surf, pero peligrosa para bañarse. La
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
otra tiene aguas tranquilas.
Al sur de Camboriú, otra localidad con
playas muy concurridas es Bombinhas.
Está a 41 km al sur, apenas pasando la
localidad de Portobelo, en la península. Tiene toda la infraestructura turística necesaria para quedarse allí: hoteles, bares, restaurantes, tiendas y algo
de vida nocturna, aunque no como en
Camboriú y ciudades más grandes.
Bombinhas es un destino para ir a la
playa y pasar el día en el mar.
Las playas más turísticas son: playa
de Bombinhas, Bombas, do Ribeiro,
Quatro Ilhas, Mariscal, Canto Grande,
Lagoinha, Sepultura, do Biguá, dos
Ingleses. Son playas que tienen mucho
turismo argentino.
La principal es Bombinhas, de aguas
turismo. En esta playa también se puede hacer esnórquel.
La playa de Bombas es más grande
que la anterior, y tiene más oleaje. A
su alrededor hay muchos comercios y
hoteles.
Mariscal es amplísima y larga. Tiene
bastante oleaje, propicia para hacer
surf. Otra playa buena para hacer surf
es Atalaia, con bastante oleaje y no tan
concurrida.
Canto Grande es la más grande de todas. Tiene una parte calma y otra conmayor oleaje, en la que se puede hacer
surf.
Sepultura es una playa pequeña y calma, tan llena de peces, que a veces no
se necesita esnórquel para mirarlos
moverse en la playa. No tiene oleaje, y
es una piscina ideal para ir con niños
pequeños.
Lagoinha también es una playa que
parece una piscina. Muy tranquila, y
también se puede hacer esnórquel.
Está antes de Sepultura y también es
bastante pequeña.
La playa do Biguá es la más chiquita
de todas con apenas 100 metros. Tiene
aguas tranquila y transparentes. Está
rodeada de mucha vegetación, que le
La playa dos Ingleses o Retiro dos Padres, es tranquila, no muy grande, angosta y buena para hacer esnórquel.
La playa do Ribero es la indicada para
los que buscan paz. No tiene infraestructura, está desierta, y solo se puede
acceder a través de senderos.
Florianópolis
Esta ciudad mitad isla, en el sur del
estado de Santa Catarina, es la capital
y la que mayor turismo atrae en la región sur de Brasil. Coloquialmente, se
le llama “Floripa”.
Es una gran metrópolis, con una parte
en continente y otra parte en isla.
Tiene mucha oferta para el turismo.
A la ciudad se llega en avión o en bus.
En bus el viaje dura unas 20 horas o
más.
El clima es semejante a Camboriú:
cálido y muy húmedo, con estaciones bien diferenciadas. En verano las
máximas llegan a 32º, y en invierno,
la temperatura se acerca a los 10º. Las
lluvias caen mucho más en el verano.
Algo que hay que tener en cuenta de
esta ciudad es que por su gran extensión, hay que elegir bien donde alojarse. En el centro de Florianópolis no
hay playas, y hay que viajar bastante
para encontrarlas, pero es la parte que
tiene más comercios.
En la isla es donde más se concentra el
turismo, sobre todo en la parte norte.
Tiene muchísimas playas, y cada una
mejor que la otra.
Las zonas turísticas más destacadas en
el este de la isla son: Barra da Lagoa,
Lagoa da Conceição, Playa Mole,
Playa Galheta (playa nudista), Playa Joaquina.
En el norte: Cachoeira do Bom Jesus,
melho, Ratones, São João do Rio
Vermelho, Ponta das Canas, Jureré.
Arriba: vista de Florianópolis desde el mirador del cerro.
Centro y Abajo: casco antiguo de la ciudad.
PLAYAS DE BRASIL
Ceferino viajes | turismo
Al oeste, San Antonio de Lisboa.
En el sur hay mucha menor infraestructura y también es mucho más
tranquilo. Los puntos principales son
Campeche, Pântano do Sul y RiDe las 42 playas que Florianopolis se
jacta de tener, las más populares son
Jurerê Internacional, Canasvieras,
Ponta das Canas y dos Ingleses. Son
playas de aguas tranquilas, amplias,
y con mucha oferta turística. Tienen
bares restaurante, muchos hoteles y
buen movimiento nocturno.
Para hacer surf, las mejores son Joaquina y Mole. Tienen un público principalmente joven.
Las playas más tranquilas, en las que
podemos ponernos en contacto con la
naturaleza son Campeche, Cacupé y
Pantano do Sul.
Campeche, a unos 20 km del centro,
tiene playa doble: por un lado, una
larga costa de arena que se extiende
por 11 km. Esta playa es fantástica,
muy buena para hacer surf, pero la
joya está al frente, en la isla de igual
nombre. Es una pequeña isla protegida –porque tiene yacimientos arqueológicos– con una playa serena, de
aguas cristalinas, totalmente paradisíaca. En esta playa se hace buen esnórquel y también buceo. La cantidad
de visitantes y el tiempo de permanen-
cia están limitados. Se llega desde la
playa Campeche, desde Armação do
Sul y desde Barra da Lagoa.
Los yacimientos arqueológicos de la
isla se pueden visitar solo con guías,
que hay que contratar en la isla misma. Se tratan de cuevas con pinturas
Además de las playas, hay muchos
paseos en barcos, que las recorren y
llevan a los turistas a hacer esnórquel
y a nadar en diferentes puntos ¡No se
pierda el placer de navegar y zambullirse!
Además de sus interminables playas,
en Florianópolis hay otros atractivos
turísticos. La ciudad todavía conserva
nial, coloridos y bien conservados, en
el centro histórico. Imperdible el Mercado Público, que tiene tiendas de artesanías y productos típicos.
Se consigue una mirada diferente de
la ciudad, desde el mirador que hay
en el Morro da Cruz. Hay que subir
al atardecer para que la vista nos deje
sin aliento, ver las luces del Puente
Hercilio Luz encenderse, junto con las
de la ciudad. El morro tiene abundante vegetación, y sendas que llevan a
sitios en los que se puede hacer escalada.
La
tiene una
fortaleza que data del siglo XVIII. Se
había construído para defender el
territorio que hoy forma Florianópolis. La fortaleza funciona como museo.
Es una isla pequeña y rocosa, aunque
tiene una pequeña playa de arena.
Lagoa da Conceição, además de ser
la laguna más grande en la isla, tiene una vibrante actividad nocturna,
es un conocido punto de encuentro y
para conocer gente. La costa tiene un
bonito paseo con tiendas de artesanía,
restaurantes y bares. De día, en la laguna, que tiene varias playas, se pueden practicar deportes náuticos como
windsurf, vela, kayak o kitesurf. Tiene
dos miradores, los dos muy buenos,
que ofrecen panoramas de postal que
retratan la isla.
San Antonio de Lisboa, al noroeste
de la isla, es un asentamiento colonial en perfectas condiciones de conservación. Fue una de las primeras
comunidades azorianas de la región.
Las calles de piedras, las casitas de
modernos, le dan un aire calmo a este
pueblito principalmente pesquero (imperdible probar platos típicos, hechos
con frutos de mar frescos). Las mismas características tiene Ribeirão da
Ceferino viajes | turismo
Ilha, hacia el sureste de la isla. Es muy
recomendable hacer una visita a sus
antiguas calles de piedra.
entre la playa de
los Ingleses y Barra da Lagoa hay una
sede de Proyecto Tamar, una asociasión dedicada a conservar a las tortugas marinas de la costa brasilera, todas en peligro de extinción, y a educar
a la gente en la importancia de preservarlas y cuidar su medio ambiente.
Tiene exposiciones, muestras fotográfuerte son las piscinas con tortugas
marinas rescatadas o en tratamiento,
que se pueden observar muy de cerca.
PLAYAS DE BRASIL
9 de Julio 880, Oficina 4 - Comodoro Rivadavia
Tierra del Fuego 1948, local 1 - Rada Tilly.
0810-333 5599

Documentos relacionados