Escuela de Chicago informe - Historia de la Arquitectura USPS

Comentarios

Transcripción

Escuela de Chicago informe - Historia de la Arquitectura USPS
Catedrático:
Arq. Alejandra Vaquero
Asignatura:
Historia de la Arquitectura IV
Estudiantes:
Nicole A. Quiroz - 1080360
Tema:
“La Escuela de Chicago y La Vanguardia Americana”
Fecha de Entrega:
28 de Mayo de 2010
San Pedro Sula, Cortes
INDICE
Introducción………………………………………………………………………..
pág. 3
Escuela de Chicago y la vanguardia americana…………………...
pág. 4
La escuela de Chicago…………………………………………………………
pág. 5 - 10
Le Baron Jenney (1832-1907)
El padre de la escuela de Chicago……………………………………….
pág. 11
Autores de la escuela de Chicago………………………………………..
pág. 12
Henry Hobson Richardson (1838 - 1886)
William Le Baron Jenney (1832-1907)
Burnham & Root
Dankmar Adler (1844-1900) y Sullivan…………………………………..
pág. 13
Louis Sullivan (1856- 1924).…………………………..……………………..
pág. 14
Características…………………………….………………………………......
pág. 15
Aparición de Frank Lloyd Wright……………………………………….
pág. 16
Conclusiones………………………………………………………….…………..
pág. 17
Glosario………………………………………………………………….………....
pág. 18
Bibliografía………………………………………………………………………..
pág. 19
2
INTRODUCCION
La ciudad de Chicago sufre el conocido gran incendio que la deja es su gran mayoría destruida, lo
que supondrá el tener que volver a levantarla de nuevo. Esta necesidad de crear nuevos edificios,
dará pie al surgimiento de la denominada Escuela de Chicago. Junto a esta, aparecerá un nuevo
concepto en la arquitectura de aquellos años; el rascacielos. Chicago es una ciudad floreciente en
ese tiempo, por ello se produce una gran especulación sobre los terrenos y una gran demanda de
construcción.
3
Escuela de Chicago y
La Vanguardia Americana
En el lugar donde el rio Chicago desemboca en el lago
Michigan, el ejército americano funda en 1804 el
fuerte Dearborn (Primera Sangre), destruido por los
indios en 1812 y reconstruido inmediatamente
después, la ciudad se extiende poco a poco hasta
alcanzar, a finales de siglo, 1900 millas cuadradas y
1.700.000 habitantes.
En las primeras décadas, la mayor parte de la ciudad
se construye con madera. Se emplea este material,
desde un principio, según una técnica particular que
ha recibido el nombre de balloon frame.
Se trata de una estructura sin la habitual jerarquía de
elementos principales y secundarios, unidos por
La Balloon Frame (de Singer, a History of
ensamblajes, sino que se basa en multitud de
Technology, 1954-1958)
listones delgados de dimensiones normalizadas
colocados a La Balloon Frame (de Singer,
distancias moduladas y fijadas con simples A History of Technology, 1954- clavos; los vanos,
puertas y ventanas, son 1958), necesariamente múltiplos del modulo fundamental; un entramado
de tablas en diagonal asegura la resistencia al viento de la estructura, y un segundo entramado de
tablas machihembradas defiende el edificio de la intemperie.
Esta estructura permite la explotación de producción industrial de la madera, en dimensiones
unificadas, y esta posibilitada, también, por el bajo precio de los clavos de acero; por otra parte,
reduce el tiempo de la puesta en obra y no requiere mano de obra especializada, es decir, está
concebida para que cualquiera pueda construirse su propia casa con poco o ningún utillaje.
Los principios de este sistema están contenidos ya, en embrión, en la carpintería de los edificios
coloniales; la invención de Snow constituye otra aplicación característica del concepto americano
el estándar en la arquitectura, y aun hoy se utiliza ampliamente, con algunos perfeccionamientos,
en la industria de la edificación en los Estados Unidos.
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona:
Editorial Gustavo Gili.
4
Escuela de Chicago
Los protagonistas de esta situación son conocidos con el nombre
de “escuela de Chicago’’ estilo arquitectónico surgido a finales
del siglo XIX y principios del XX en la ciudad de Chicago. Este
hecho fue pionero en la introducción de nuevos materiales y
técnicas para la construcción de grandes edificios comerciales.
La primera generación, que se encarga de reconstruir la ciudad
luego del incendio que sufre en 1871, se compone de
ingenieros, muchos de los cuales se han formado en la ingeniería
militar durante la guerra de sucesión: William Le Baron Jenney
(1832-1907), William W. Boyington (1818-1898), J.M van Osdel
(1811-1891). Entre estos destaca Le Baron Jenney, y los
proyectistas más importantes de la segunda generación salen de
su estudio; Daniel H. Burnham (1854-1923, que trabaja con John
W. Root), William Holabird (1854-1923). Martin Roche (18551927) y Louis Sullivan (1856- 1924), que se asocia con Dankmar
Le Baron (1905). Home Insurance
Building, Chicago, Illinois
Adler (1844-1900).
Este hecho se suma a la realidad de una ciudad
con impulso propio y determina el nacimiento
de una nueva generación de arquitectos. A fines
de 1800 Chicago había llegado al millón de
habitantes y era la ciudad de mayor crecimiento
de Estados Unidos y la segunda metrópoli de la
Nación. Muchas personas desde todos lados se
habían trasladado para vivir en ella, y ahora su
reconstrucción era una cuestión de orgullo
comunitario.
La obra de estos proyectistas tiene un marcado
carácter unitario, sobre todo entre 1879 (año
en que Le Baron Jenney construye su primer
The Chicago Loop Alliance (1803).
edificio alto con metal) y 1803 (fecha de la
exposición colombiana), del que depende la The Chicago Loop Alliance peculiar fisonomía del
Loop, el centro comercial de Chicago; los hombres de la época observan ya esta peculiaridad, y no
se les ocurre otro nombre para determinarla que el de la propia ciudad.
http://gentearte.com/arquitectura/la-escuela-de-chicago-y-la-vanguardia-en-la-arquitectura-americana/
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona:
Editorial Gustavo Gili.
5
Los edificios de gran altura concebidos son posibles de construir gracias a ciertos adelantos
tecnológicos:
1- La estructura de esqueleto en acerola, perfeccionada
por Le Baron Jenney, el cual permite aumentar la altura
sin tener que darle un grosor excesivo a los pilares de los
pisos de abajo, permitiendo también abrir a lo largo de
las paredes vidrieras casi continuas, iluminando así
crujías profundas, para soportar las cargas, Baumann
propone en 1873 nuevos sistemas de cimentación en
piedra, los cuales se perfeccionan poco a poco hasta
llegar al “Chicago caisson’’ de cemento, que se emplea
por primera vez en 1894. Así, se abandona el tradicional
sistema de mampostería de ladrillos y se adopta un
esqueleto independiente que recibe los entrepisos y los
cerramientos. Este es básicamente un gran entramado
de vigas de acero revestido con materiales ignífugos, por
lo cual es resistente al fuego.
William Le Baron Jenney, Fair Store,
Chicago, 1890-1891
2- El ascensor eléctrico difundido por Le Baron Jenney
1891 (que reemplaza al hidráulico y al de vapor instalado
por primera vez por E.G. Otis en Nueva York en 1857 C.W. Baldwin y resuelve el transporte en
vertical a lo largo del edificio), el teléfono y el correo neumático (tubería que interconecta todos
los pisos y los diferentes locales del edificio) permiten el provechoso funcionamiento de los
grandes edificios de altura.
Otra de las innovaciones de la época fue el
uso de pilares de hormigón como soporte o
cimiento de las construcciones, lo que daba
solución al desafío de un suelo arenoso y
fangoso.
Las
ventanas
extendidas
horizontalmente fueron también impuestas
por esa generación de arquitectos, las
ventanas
podían
ahora
tener
las
dimensiones que se desearan, lo que
eliminaba los muros de carga.
Estas innovaciones generaron la necesidad
de desarrollar los ascensores eléctricos,
permitieron suprimir elementos decorativos
tradicionales en beneficio de gigantescas
superficies acristaladas, y propiciaron un
equilibrio estético entre líneas horizontales y
verticales.
Detalle del Fair Building de W. Le Baron Jenney
(1891).
6
Así, es en Chicago donde surge por primera vez el edificio de altura que llamamos rascacielos.
Cuando se lo considera desde el punto de vista de la perspectiva es juzgado con rigor porque es un
dispositivo carente de proporciones y unidad. Pero cuando se dejan de lado los hábitos visuales
tradicionales se puede ver que se trata de un nuevo procedimiento mental por que contiene una
nueva forma de ver la arquitectura y exige ser juzgado con nuevos criterios formales.
Así, los rascacielos contienen la posibilidad de una radical transformación de la escuela
arquitectónica tradicional, el principio en que se fundan puede servir para armonizar el nuevo
escenario urbano con las exigencias de la nueva ciudad industrial. Vistos así, los experimentos de
la escuela de Chicago constituyen una importante contribución a la formación del movimiento
moderno. Pero al final los resultados adoptados por los ingenieros tienen dos salidas: la vuelta al
conformismo de los estilos históricos y la experiencia individual de la vanguardia.
http://www.arthistory.upenn.edu/spr01/282/w2c2i06.htm
http://gentearte.com/arquitectura/la-escuela-de-chicago-y-la-vanguardia-en-la-arquitectura-americana/
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona:
Editorial Gustavo Gili.
En 1893, año en que los europeos se encaminaron en
tropel a la exposición de Chicago, lo que provoco
entusiasmos de la gente fue el rutilante Monadnock,
con sus 16 pisos, no las ya abundantes estructuras de
esqueleto. Root había concretado su intención:
´´La arquitectura se las ingenia para ser
sensacionalista; un revival sigue tan rápidamente a
otro que el niño recién nacido muere sin que hayamos
podido saber cuál era el color de sus ojos ni de su
piel...Hasta los más jóvenes de entre nosotros han
asistido por 2 veces a la reinterpretación de toda la
cuestión estilística del pasado… El objetivo debería
consistir en absorber el espíritu de los antiguos
maestros, no en copiar sus productos.´´
Monadnock Building, Chicago, Burnham &
Root, 1891
Pues bien, arcaicamente plasmado en los perfiles en
disminución propios de un pilón egipcio, lo que
denota una sensibilidad sumamente aguda en cuanto a
percepción, el Monadnock se impone por sus diáfanas
superficies, combadas apenas por las pululantes y
sinuosas bow-windows.
Con los dos Leiter Buildings de 1879 y 1889, William Le Baron Jenney legitima la armadura
metálica. Más promotor que artista, este hombre ataca la estructura del edificio y deja que hable
7
por sí misma, pasando por alto las sutilezas
formales. Su taller se convierte en la plataforma de
lanzamiento de aquellos nombres que Monadnock
Building, Chicago, encarnan el luminoso decenio
del primer diseñada por la firma de Burnham &
racionalismo en los Estados Unidos: Root, 1891
William Holabird y Martin Roche, conocidos por el
Tacoma Building de 1891 y por el Marquette de
1894, donde teorías de ventanas tripartitas son
vehículo del ritmo vertical de las pilastras y,
principalmente, Daniel Burnham y Louis Sullivan.
La clamorosa traición de 1893 ensombrece la
personalidad de Burnham; durante el ventaneo
precedente, sin embargo, corrobora con sus
eminentes facultades organizativas la veta
creadora de John Root. Después de haber
inmolado la Escuela de Chicago en el altar neoclásico de la exposición colombiana, termina el
Reliance Building, envoltura purísima de quince pisos movida por el cartílago vítreo de los
resplandecientes voladizos, homenaje postrero al colega prematuramente desaparecido. Es el
epilogo del rascacielos moderno en aquel periodo
Daniel Burnham, 1890. Reliance Building
del Middle West deberán pasar 35 años antes de
que la influencia del racionalismo europeo convenza a Raymond Hood de modelar el Daily News
Building de Nueva York y casi cuarenta para que la asociación entre George Howe y William
Lescaze produzca la mole de la Philadelphia Savings Fund Society. Burnham & Root, Holabird &
Roche y, sobre todo, Adler & Sullivan orquestan un ciclo arquitectónico que, ampliado por una
lista de profesionales modestos, convierte Chicago en epicentro de la construcción mundial en la
penúltima.
http://www.google.hn/imgres?imgurl=http://www.arcspace.com/travel/burnham/16burnham.jpg
http://www.google.hn/imgres?imgurl=http://www.monadnockbuilding.com
Zevi, B. (1980). Historia de la Arquitectura Moderna. S.L. Barcelona:
Poseidón.
Los arquitectos de la generación siguiente a la de Le Baron Jenney se esfuerzan por desarrollar un
nuevo tipo de edificio que contenga soluciones formales radicalmente distintas de las heredadas
de la cultura anterior; por otra parte, quieren dominar arquitectónicamente del tipo de edificio,
sin tener a su disposición otros elementos que los de aquella cultura. Así los resultados que hoy
nos parecen más importantes se han obtenido, precisamente, cuando el esfuerzo compositivo ha
sido frenado por alguna razón. Root advierte, en cierto modo, esta contradicción cuando escribe
en 1890: ´´Era peor que inútil prodigar en ellos (los modernos edificios de muchos pisos) adornos
delicados…por el contrario, debían, con su masa y sus proporciones, inspirar con un vasto
sentimiento elemental la idea de las grandes, estables y conservadoras fuerzas de la civilización
8
moderna. Un resultado de los métodos tal como he indicado, ser la descomposición de nuestros
proyectos arquitectónicos en sus elementos esenciales. La estructura interna de estos edificios ha
llegado a ser tan vital que debe imponer de forma
absoluta el carácter general de las formas exteriores; y
las necesidades comerciales y constructivas han
llegado a ser tan imperativas, que todos los detalles
arquitectónicos empleados en expresarlas, deben ser
modificados
consecuentemente.
Bajo
estas
condiciones estamos obligados a trabajar, de forma
precisa, con objetivos precisos, empapándonos
totalmente en el espíritu de la época, de modo que
podamos dar a su arquitectura la forma de arte.´´
Sin embargo, el problema queda formulado en los
términos propios de la cultura a renovar (masas,
proporciones, ornamentos, estructura interna y
formas exteriores, etc.); el esfuerzo renovador se
diluye así en muchos esfuerzos aislados, inspirados en
cualquier aspecto menos habitual y mas periférico de
la tradición ecléctica, como cuando Root compara el
Monadnock con un pilar egipcio.
Burnham y Root, (1890-1892). Great
Northern Hotel
El realismo a lo Jefferson, según el cual la cultura
americana atribuye a los valores culturales una
especie de consistencia material y separada, permite a los arquitectos de Chicago interpretar
algunas de las exigencias de un moderno centro direccional con una notable carencia de
prejuicios, y de ahí que consigan progresos en el sentido de las formas puras de que habla Giedion,
anticipándose en algunas décadas a los arquitectos europeos; sin embargo, al mismo tiempo; les
impide sistematizar dichos resultados, en la medida en que entonces entran en juego relaciones
entre valores que la cultura americana no está dispuesta a valorar. Así, cuando bajo la presión de
las exigencias urbanísticas se trata de hacer balance de estas experiencias y ordenarlas en un
sistema, no queda otra posibilidad que recurrir al clasicismo, es decir, a un sistema importado, ya
dispuesto, que no necesita más mediaciones. Sullivan y Wright consideran que la vuelta al
neoclasicismo es el resultado de una opción errónea, hecha por algunas personas, que ha bastado
para interrumpir el anterior cauce de pruebas. El juicio negativo puede ser mantenido, pero
plantea una limitación ya contenida en todo el ciclo de la escuela de Chicago; en realidad, las
búsquedas de Jenney, de Root, de Holabird y Roche, etc, no salen fuera, voluntariamente, del
ámbito de la cultura ecléctica, pero fuerzan de hecho los limites de esta cultura, intentando
introducirle algunos temas nuevos que contengan sugerencias formales inéditas.
Sin embargo, los resultados alcanzados no son normalizables ni transmisibles, y la única forma
coherente de extraer de ellos una norma general, cuando el cambio de exigencias económicas y
funcionales lo exigen, consiste en ascender desde las experiencias singulares hasta los
9
presupuestos culturales comunes, pero en el curso de esta operación se pierde el contenido
original de las propias experiencias; lo que queda es, precisamente, el eclecticismo del punto de
partida y el pretendido mínimo común denominador no puede ser otro que el clasicismo.
La postura de Burnham es, por tanto, perfectamente lógica; interpreta las exigencias de
organización, nacidas en el momento en que la ciudad ha alcanzado una cierta consistencia, de la
única forma posible, mientras Sullivan se queda anclado a un planteamiento individualista ya
superado por los acontecimientos. La retícula uniforme de la vieja ciudad se ha extendido de tal
forma que alguna de sus calles rectilíneas alcanza los 40 kilómetros de longitud, y no cumple ya
sus funciones originales. Burnham da al problema una solución formalista, pues superpone a la
retícula un sistema simétrico de nuevas calles en diagonal, contenido en un semicírculo de casi 32
kilómetros de diámetro, pero tras esta solución se plantean difíciles problemas de circulación, de
zonificación, de distribución de los edificios públicos. Como el plan que en los mismos años hace
Berlage para Amsterdam, no se saber dar forma definitiva a estas exigencias sin pedir prestadas
las reglas volumétricas tradicionales.
Los días de la escuela de Chicago están ya lejanos; esta claro para todos que la ciudad no puede
seguir ya creciendo a base de iniciativas aisladas, sino solo mediante una coordinación general
apropiada, aunque los instrumentos de esta coordinación sean, todavía, débiles e inciertos.
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona:
Editorial Gustavo Gili.
10
El padre de la Escuela de Chicago
William Le Baron Jenney construyó en 1880 el primer edificio
del mundo con una estructura enteramente de metal. Fue
también Jenney quien en 1868 estableció en Chicago su
estudio, que se transformaría en una verdadera escuela para
un grupo de arquitectos que incluía entre otros a Martin
Roche, William Holabird y a Louis Sullivan. Las primeras
estructuras de la Escuela de Chicago, como el Montauk y el
Auditorium, tenían tradicionales paredes de ladrillo y piedra,
pero sería el esqueleto de acero su legado más importante.
Cuando en 1884 la compañía Home Insurance pidió a Jenney
diseñar su torre de oficinas, estos arquitectos diseñaron un
atrevido esqueleto metálico para soportar el peso del edificio.
Después que el trabajo había comenzado la compañía
Carnegie-Phipps Steel Company -avizorando las posibilidades
económicas de este nuevo mercado- informó a Jenney que
podría proveerlo de vigas de acero para suplantar las de hierro
que estaban utilizando hasta entonces.
Esta nueva construcción, a pesar de ser costosa, tenía ventajas abrumadoras. Las paredes eran
finas y se colgaban de los marco de acero; y los pisos también se colocaban fácilmente. Las
paredes exteriores ya no eran parte del soporte del edificio y podían ser substituidas por cristales
del tamaño deseado. La recientemente inventada iluminación eléctrica contribuía a que el
conjunto se transforme en un completo y revolucionario tipo de construcción. El Home Insurance
Building en la esquina de las calles La Salle y Adams se transformó así en la semilla de la
arquitectura naciente.
Esta generación de arquitectos fue conocida como “La Escuela de Chicago” y uno de sus
principales representantes fue Louis Sullivan. Su aporte más importante fue el diseño de
diferentes tipos de rascacielos, con la estructura interior de hierro bajo una atractiva fachada de
mampostería.
El Wainwright Building, el Guaranty Building y el Carson Pirie Scott Department Store son edificios
que llevan su firma. Obras destacadas de la Escuela de Chicago son: el Monadnock Building y el
Rockery Building (1885-87) de Burnham y Root, el Auditorium Building (1886-90) de Adler y
Sullivan, y el Carson Pirie Scott Store (1899-1904) de Sullivan.
http://www.hispago.com/arquitectura/escuela-de-chicagoAutores de la Escuela de Chicago
11
Autores de la Escuela de Chicago
Y todo esto sucede en EE. UU. Y no en Europa porque es en el nuevo continente donde la
referencia histórica tiene menos peso e importancia. Europa siempre tiende a mirar de una
manera al pasado y esto se refleja en las corrientes artísticas del viejo continente. Para empezar a
hablar de la Escuela de Chicago podemos ir destacando a varios autores;
Marshall Fields Store, 1881
Henry Hobson Richardson (1838 - 1886); autor del
Marshall Fields Store, no es un edificio que cuente con
demasiados pisos pero ya empieza a despuntar entre los
demás. El exterior del edificio es muy sencillo (se realiza
una libre interpretación del románico europeo). Los muros
son consistentes, de piedra no pulimentada (tradición
constructiva de Massachusetts), pero los vanos
(ventanales) están cumpliendo la función de captar la luz.
Podemos destacar la utilización de diferentes formas y
tamaños. La estructura rotunda, en su carácter sólido y
unitario, le hace sobresalir y afirmar su individualidad en
el caos urbano que lo acoge.
William Le Baron Jenney (1832 - 1907); El padre de la
Escuela de Chicago proyectó El Home Insurance Company
Building en 1884, siendo considerado el primer edificio
construido con esqueleto de hierro, a pesar de que algunas
de sus paredes tenían función sustentante. Inaugura
también las dudas estéticas para acomodar las plantas de
oficinas en una tipología como ésta, que no tenía
precedentes. Había la necesidad de concentrar a más gente
en menos espacio y así surgió este edificio, que se convirtió
en el primero con 10 pisos.
Con la técnica de engarces de hierro a base de pilares, vigas
y entramados recubiertos de una sustancia protectora
contra el fuego, se lograrán edificios de muchos pisos sin
necesidad de que los pilares sean muy gruesos, permitiendo
el sistema eliminar casi por completo el muro. Así se
Home Insurance Company, 1884
establecen entre los pilares numerosos ventanales, las
típicas "bow-windows" de tres cristales, permitiendo la ventilación de los amplios interiores y la
iluminación necesaria. También surgen las llamadas ‘Chicago Windows’, ventanas de dos partes
divididas por una parte central fija.
12
Burnham & Root; Dos arquitectos muy importantes en la
Escuela de Chicago. En el estudio de Le Baron Jenney se
conocerán Daniel Burham y John Root, dos personajes que
sintetizan las dos componentes de la realidad profesional
americana. Burham era practico, emprendedor, con gran
capacidad para las relaciones públicas, era el promotor,
realista y cínico, mientras que Root era más artístico, con un
talento más cultivado. Juntos construyen edificios como el
Rokery Building, el Reliance Building o el Monadnock Building
entre otros.
Rookery Building, 1888
D. Adler y Henry L. Sullivan
Trabajaron durante 15 años juntos. El
“Auditorium” de Chicago es la primera obra
del equipo formado por Dankmar Adler y
Henry L. Sullivan. Es un edificio de complejo
programa, destinado a funciones de teatro
de la ópera, para seis mil espectadores,
hotel y oficinas. Los protorrascacielos de
Chicago habían insistido en la estética del
bloque, pensando las fachadas como un
elemento de simple cerramiento externo.
Para Sullivan, en el Auditorium, la fachada
cobra vitalidad propia, estableciéndose la gradación y densificación de macizos y huecos, como en
los palacios del Quattrocento florentino. Los primeros pisos son de granito en rústica mientras que
los altos, de arenisca, se engloban en una serie de arcuaciones, sobre las que cabalgan los pisos del
remate. El resultado es la estratificación compensada en sentido vertical y horizontal, y la
comprensión del edificio como un todo íntegro y no como la simple multiplicación de plantas que
eran los protorrascacielos al uso. Este edificio en sección, tiene una composición mucho más
compleja ya. Algo muy interesante es el aspecto funcional de la colocación de cada parte del
edificio. Incorpora la innovación del sistema de ventilación del aire, al igual que otro tipo de
instalación, que hasta ese momento no se conocían. La gran ópera o teatro está sustentada por
unos grandes arcos, que facilitaban la propagación del sonido. Este edificio tiene una base de
piedra, que le da un aspecto renacentista.
Chicago, el Auditorium, Adler & Sullivan, 1887
www.wikipedia.com
13
Louis Sullivan (1838-1886)
En 1885, Henry H. Richardson (1838-1886) se traslada a
Chicago para proyectar los grandes almacenes Marshall, Field
& Co., que se inauguran en 1887, un año después de su
prematura muerte. Este edificio produce una gran impresión
en L. Sullivan, que tiene entonces treinta años, y, según cuenta
el mismo, determina su vocación artística. También Sullivan,
como Richardson, estudia en Paris entre 1874 y 1876: en 1879
entra en el estudio de D. Adler y en 1881 se convierte en su
socio, iniciando una colaboración que durara hasta 1895.
Las ambiciones de Sullivan se plasman en sus primeras obras,
tales como el Rotschild Building de 1881, con una decoración
desmesurada a base de fundición y piedra esculpida. En 1886
la firma Adler & Sullivan recibe el encargo de construir en la
Wabash Avenue un complejo que contenga auditórium,
diversas salas para reuniones, un hotel y locales para oficinas;
entre los primeros proyectos y el definitivo hay una gran
diferencia, debida probablemente a la influencia del Marshall, Field & Co. Warehouse, inaugurado
en 1887.
Mientras que en los edificios contemporáneos de la escuela
de Chicago—como el Home Insurance de Le Baron Jenney—
el barniz estilístico es sumamente tenue y los intentos de
dar a las fachadas una gradación volumétrica quedan casi
inadvertidos, de forma que queda en primer plano la
uniformidad rítmica derivada de la estructura, el edificio de
Richardson es una composición perfectamente graduada y
acabada según los cañones tradicionales; los ocho pisos
interiores quedan arropados por un revestimiento macizo y
reagrupados en cuatro zonas mediante los grandes arcos
que se densifican sabiamente hacia lo alto. En relación con
las experiencias de la escuela local, hay un evidente paso
atrás, pero se trata de una arquitectura espaciosa, sencilla y
perfectamente resuelta, mientras que los edificios
circundantes son pequeños y mal compensados. A partir de
1890 Sullivan estudia la aplicación a los rascacielos de estos
Wainwright Building, 1890
principios de composición; su primer intento, como atestigua
Wright, es el Wainwright Building de St. Louis (1890-1891).
Nace así el verticalismo, característico de los rascacielos de Sullivan. En 1896 Sullivan hace una
exposición teórica de este modo de proyectar. Sullivan demuestra su confianza en que la
composición de tipo geométrico sea un hecho natural y, por lo tanto, siempre susceptible de ser
armonizada con la naturaleza funcional del tema; es como si pensara en una arquitectura regulada
por las necesidades objetivas, dejando a la fantasía solo la tarea de acentuar subjetivamente las
características fundamentales del edificio.
14
Así, cuando proyecta los almacenes Carson, Pirie & Scott
(1899-1904)--, Sullivan Se siente inclinado a subrayar
precisamente el ritmo de las ventanas, todas iguales en
Chicago, vista del almacén Carson, Pirie & Scott (L.Sullivan,
1899) las seis plantas tipo, limitándose a construir el último
piso más bajo, con los cerramientos retirados. Aquí, la
estructura reticular interna se proyecta tranquilamente al
exterior, sin ningún refuerzo vertical u horizontal, y al quedar
suavizadas las relaciones entre las masas, utiliza una
abundante decoración que, como en sus obras juveniles,
sirve para distinguir la zona del basamento del resto del
edificio.
Partiendo de esta postura intelectualista y sustancialmente
evasiva, Sullivan critica duramente las contradicciones de la
escuela de Chicago, pero piensa que cada uno de los
problemas abordados puede Detalle del Carson, Pirie & Scott
resolverse en el plano de las ideas, es decir, mediante un
esfuerzo individual; la solución a un problema cultural debería poderse descubrir de la misma
forma como la lámpara eléctrica ha sido descubierta por Edison y, una vez pensada, debería estar
dispuesta a entrar en la realidad sin mediaciones posteriores. Sullivan no está en disposición de
comprender, se encuentra aislado de improviso. La experiencia concluye con una dura derrota,
que Sullivan paga en su propia persona; el drama cultural se transforma en un drama personal.
Chicago, vista del almacén
Carson, Pirie & Scott (L.Sullivan,
1899)
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.
Características generales
En la mayoría de los edificios pertenecientes a la Escuela de Chicago, encontramos varios
elementos comunes que podemos considerar como características generales de esta Escuela:
Estructuras metálicas (esqueletos o armazón de hierro) que, entre otras cosas, permitirá
realizar edificios con gran altura.
Uso del pilar de hormigón como soporte o cimiento. Será la solución al desafío de
construir sobre un suelo arenoso y fangoso.
Ventanas extendidas horizontalmente por toda la fachada (con las dimensiones que se
desee, dado que ya no serán necesarios los llamados muros de carga):
Posible eliminación de los muros de carga (gracias a esta estructura metálica)
Desarrollo del ascensor eléctrico
Con respecto al exterior, se suprimen los elementos decorativos (tan habituales en la
arquitectura artística de finales del siglo XIX). Se apuesta por superficies lisas y acristadas.
Predominan las líneas horizontales y verticales.
Atractivas fachadas de mampostería.
http://es.wikipedia.org/wiki/Escuela_de_Chicago_%28arquitectura%29
15
Aparicion de Frank Lloyd Wright (1867-1959)
Nacido en Wisconsin en 1867, en 1887 se establece en
Chicago y a fines de ese año entra a trabajar en el estudio de
arquitectos más notables de la ciudad: Adler & Sullivan. Por
estos años estos arquitectos proyectan algunos de los
edificios considerados emblemáticos de la vanguardista
“Escuela de Chicago”: el Auditorium Building, el Wainwright
Building de St. Louis, entre otros, con la colaboración del
joven Frank, que se destaca por su inventiva al tiempo que
crece en experiencia al trabajar junto a Louis Sullivan, el
artista y teórico de la sociedad.
La propuesta de la Escuela de Chicago es generar nuevos
modelos constructivos a partir de la incorporación de los
logros industriales a la estructura del edificio, empleando
vigas y columnas de hierro y acero para sostener los forjados
de las plantas. Y frente a la arquitectura historicista en boga
entonces (sobre todo a partir de la Exposición Universal de 1893 realizada en Chicago), Sullivan
proponía que cada edificio debía manifestar ya en su fachada su función y su estructura interna, y
no colocar de manera estándar fachadas históricas. De ahí el lema que caracteriza a esta corriente:
“Form follows function”, la forma sigue a la función. De acuerdo a la función, se distribuían las
formas del edificio, de manera totalmente natural, incluyendo su fachada. Y frente a las fachadas
austeras y verticales características de Europa, proponían una arquitectura “americana” que se
desplegara en forma horizontal, que dijera del vasto paisaje y del amplio espacio disponible de
este lado del Atlántico.
De esta primera etapa de la obra de Wright no sólo destaca la influencia ejercida por Sullivan, sino
también su incipiente admiración por la arquitectura japonesa, estudiada a través de estampas y
de la que pudo observar en un templo erigido en la citada Exposición de 1893. Esta arquitectura va
a estar presente en su obra a través de la búsqueda de integración del edificio al entorno natural,
en el uso de la planta interior abierta, la acentuación de la horizontalidad, las hileras de ventanas y
la proliferación de cubiertas que se prolongan en amplios aleros.
En 1893, Frank Lloyd Wright se desvinculó de Adler & Sullivan e inició en forma independiente su
práctica profesional. En los años siguientes va a realizar varias viviendas particulares en las que de
a poco se va definiendo el estilo de vivienda con el que lograría gran éxito a principios del siglo XX:
“las casas de la pradera”. Se trata de casas dominadas por el amplio alero de la cubierta, que la
hace parecer más baja de lo que es, fachadas horizontales, espacios abiertos en el interior, y de
diferentes alturas como forma de delimitación.
Con el transcurso de los años, en los escritos y conferencias de Wright, se van definiendo los
principios de la denominada “arquitectura orgánica”, que él representa: la naturaleza como fuente
de verdad moral y de inspiración. La presencia de la naturaleza en su obra no se realiza
representándola literalmente, sino que aparece a través de la abstracción geométrica de sus
formas. Y estas formas orgánicas y geométricas pueblan todos los objetos que él diseñaba
especialmente para cada una de sus viviendas: ventanas, cristales, luminarias, muebles, etc.
16
Conclusiones
La solución que se adopta es la construcción en vertical: muchos pisos elevados sobre una planta
reducida.
La ciudad iba a resurgir de sus cenizas con menos ataduras que nunca. Se materializarían
concepciones arquitectónicas alejadas de lo tradicional, sin inhibiciones y con singular
atrevimiento. Sobre la base de los altos costos de la tierra, los ambiciosos arquitectos de Chicago
pensaron una metrópoli vertical. Necesitaban dar solución a la gran demanda de espacio de todo
tipo que experimentaba la ciudad en su reconstrucción. Para ello introdujeron el uso del armazón
de hierro para soportar las estructuras. Estos esqueletos eran livianos y facilitaron el nacimiento
de los rascacielos.
Como es lógico, se empezaron a construir edificios con un número de pisos que a nosotros nos
parecería ridículo pero que en esos tiempos era todo un logro
17
Glosario
Machihembradas: es un sistema para ensamblar tablas de madera cepillada por medio de rebajes
y cortes en sus cantos, para lograr por medio de la sucesión de piezas encajadas entre sí una sola
superficie lisa, uniforme y solidaria.
Pululante: bullir, abundar, proliferar, multiplicarse, agitarse.
Metrópoli: Ciudad principal por su importancia o extensión:
Mampostería: Obra hecha con piedras desiguales ajustadas y unidas con argamasa sin un orden
establecido:
Ignífugos: Que protege contra el fuego: pintura ignífuga.
Tropel: Movimiento acelerado y ruidoso de varias personas o cosas que se mueven con desorden.
Veta: Faja o lista de una materia que se distingue de la masa en que se halla interpuesta:
Epilogo: Última parte de algunas obras, desligada en cierto modo de las anteriores, y en la cual se
representa una acción o se refieren sucesos que son consecuencia de la acción principal o están
relacionados con ella.
Sinuosas: Que forma curvas, ondas o recodos.
Tripartitas: Se aplica al contrato, acuerdo o reunión que está formado por tres grupos de
personas.
18
BIBLIOGRAFIA
Referencias bibliográficas bajo las Normas APA
Benévolo, L. (2002). Historia de la Arquitectura Moderna. Barcelona: Editorial Gustavo Gili.
http://www.hispago.com/arquitectura/escuela-de-chicago
www.wikipedia.com
Zevi, B. (1980). Historia de la Arquitectura Moderna. S.L. Barcelona: Poseidón.
19

Documentos relacionados

La escuela de Chicago y la vanguardia americana

La escuela de Chicago y la vanguardia americana 1891 y por el Marquette de 1894, donde teorías de ventanas tripartitas son vehículo del ritmo vertical de las pilastras y, principalmente, Daniel Burnham y Louis Sullivan.

Más detalles