La presente imagen podría considerarse una prefigura del Padre de

Comentarios

Transcripción

La presente imagen podría considerarse una prefigura del Padre de
La presente imagen podría
considerarse una prefigura del
Padre de la Patria, quien bajo
la protección de la Virgen de
Guadalupe se lanza a la guerra,
aunque en esta ocasión quien
enarbola el estandarte con la
imagen de Guadalupe es san
Miguel Arcángel quien lucha
contra las potestades del mal.
Índice
GRUPO EDITOR
Presidente
Mons. Diego Monroy Ponce
Director
Lic. Arturo Rocha Cortés
Editorial
Lic. Ángel Roa Hernández
Jefe de Formación
Ricardo Galindo Melchor
Colaboradores
P. Juan Ortiz Magos - P. Gabriel Rodríguez Martín
del Campo - Diácono Mario Bustamante Rubio - Iván
Martínez Huerta - Arturo Pardo Ayala - Ricardo Galindo
Melchor - Lidia Binzhá Guerrero - Lic. María de la
Concepción M.C. de Jiménez - Lic. Marcela Vallecillo
Gómez - Lic. Samuel Jiménez Hernández - María
Guadalupe Bustamante Rosas.
Boletín Guadalupano es una publicación mensual y
gratuita de la Basílica de Guadalupe A.R. La distribución
es realizada por la propia Basílica, con domicilio en Plaza
de las Américas núm. 1, Col. Villa de Guadalupe, Deleg.
Gustavo A. Madero, C.P. 07050, México, D.F. Tel.: 55776022 exts. 201 Redacción y 161; fax 5577-5038. Correo
electrónico: [email protected]
org.mx. web: www.virgendeguadalupe.org.mx.
Registro de SEPOMEX (en trámite). Certificado de
Licitud de Contenido núm. 10545, expedido por la
Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas
Ilustradas de la SEGOB, el 26 de noviembre de 2004.
Certificado de Licitud de Título núm. 12972, expedido
por la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas
Ilustradas de SEGOB, expedido el 26 de noviembre
de 2004. Certificado de Reserva de Derechos al Uso
Exclusivo núm. 04-2004-102812475400-106, expedido
por la Dirección de Reservas de Derechos del Instituto
Nacional del Derecho de Autor, el 28 de octubre de
2004.
Diseño
Arturo Pardo, Arturo Rocha
Formación Editorial
Arturo Rocha y Ricardo Galindo
Impresión
Litográfica Fca S.A. de C.V.
Acalotenco 74, Col. Santo Tomás, C.P. 02040, Deleg.
Azcapotzalco, México D.F., con un tiraje de 10,000
ejemplares.
PUBLICACIÓN GRATUITA. PROHIBIDA SU VENTA
Los artículos y demás contribuciones publicadas en
el Boletín Guadalupano no reflejan necesariamente el
sentir de la Insigne y Nacional Basílica de Guadalupe. Y
son responsabilidad exclusiva de sus autores.
3
Mons. Diego Monroy
Ponce saluda a todos
los peregrinos y lectores
Diseño de interiores:
Arturo Rocha, Ricardo Galindo, Lidia Binzhá.
En Portada
Acontecimiento
Guadalpano
Monumenta
Guadalupensia
Mexicana
Nueva Sección
10
Nuestro
Seminario
12
Pastoral
El Seminario Conciliar
de México, Nuestro
Seminario
La Pascua de la Madre de Dios,
la Asunción de la Virgen María
Pbro. Dr. Julián Arturo López
Mons. Jorge Palencia Ramírez de Arellano
15
Cultura y
Arte
Los hijos de Loyola,
promotores de Nuestra
Señora de Guadalupe
Alma Olguín
22
19
Crónica
Guadalupana
Un regalo espiritual:
la reliquia de san Juan
Bosco en Basílica
Lic. Marcela Vallecillo Gómez
Peregrinaciones
27
Tonantzin Guadalupe
y los indígenas
Diócesis de la Arq. de Monterrey
Femenil de la Dióc. de Celaya
mayo
Testimonios de confianza en
Tonantzin Guadalupe
Ma. Guadalupe Bustamante Rosas
Maura Guadalupe Galindo
Misiones
-Bendecimos y alabamos al Dios
de la vida por el paso a la gloria del
Pbro. José Morales.
-Nuestra Peregrinación a Roma y
Tierra Santa
Lic. María de la Concepción M.C. de Jiménez
2
6
Lic. Arturo Rocha Cortés
31
Diseño de Portada:
Arturo Pardo Ayala
Mensaje del
Rector
Visita nuestro sitio en internet:
www.virgendeguadalupe.org.mx
6 Editorial
7 Un retablo guadalupano
en Arceniega, España
24 Efemérides de agosto
35 Peregrinaciones de
septiembre de 2010
MENSAJE DEL RECTOR
Hermanos y hermanas: paz y bendición en el Señor.
Los dogmas del credo cristiano pareciera que se oponen a la razón y a la ciencia, pues
ninguno de ellos está al alcance de la inteligencia humana. Su incomprensibilidad e
inaccesibilidad han puesto siempre en crisis a muchos, llámense teólogos, filósofos, libres
pensadores..., incluso, a los mismos cristianos.
Para entender cada una de estas verdades el hombre de hoy deberá asumirlas desde la
experiencia vital de la propia fe, de la búsqueda constante y del encuentro con Dios, en la
insondabilidad de sus misterios; de lo contrario, las elucubraciones que al respecto de ellos
se hacen sólo llevaran a la contrariedad y al desencanto, pues los designios de Dios no son
los de los hombres; el hombre no entiende el modo y el actuar de Dios. El ser humano no
podrá tener acceso a las cosas divinas sino con el auxilio de la Gracia. Es necesario decir,
como lo hacemos cada domingo en la asamblea litúrgica, Señor, yo creo, pero aumenta mi
fe.
Dios, mis amados hermanos y hermanas, es precisamente Dios no por los misterios que
lo envuelven o con los que a lo largo de la historia lo hemos arropado, sino porque es
totalmente distinto a nosotros. Él es el Totalmente Otro. Y, aunque se nos ha revelado en su
amado Hijo Jesucristo, para llegar a Él, Eterno Padre, debemos hacerlo por el único camino
y única puerta que es Cristo. Nadie va al Padre sino es por mí; yo soy el Camino, la Verdad
y la Vida. En la encíclica Fe y Razón se nos dice que Jesús vino a revelar los secretos
de Dios. Sin embargo, ese conocimiento es fragmentario por un lado, y por el otro, está
limitado a nuestro entendimiento y sólo la fe permite penetrar en el misterio favoreciendo su
comprensión coherente.
Los dogmas, queridos hermanos y hermanas, lejos de ser meras elaboraciones teológicas
o resultado de controversias doctrinales, son verdades que nos hacen gustar de y aspirar a
las cosas celestiales; ponen de manifiesto la cercanía de Dios, su amor y predilección por
los hombres. Son puestos para creerse y vivirlos con todas sus consecuencias, sin olvidar
también que a nadie se le obliga creer. Aceptarlos es un acto de libertad de cada persona.
Lo que si nos reclama hoy nuestra condición de cristianos ante el dogma tradicional es
una profundización de la doctrina cristiana y una formación de la conciencia, en una más
perfecta correspondencia y fidelidad con la auténtica doctrina; pero estudiada y presentada
ésta, por otra parte, conforme a la investigación y a las formas modernas del pensamiento.
Ya sobre este particular, el Siervo de Dios Juan Pablo II, nos insistía en la necesidad de
estudiar, escudriñar y conocer la fe. Varias alusiones a este empeño las encontramos en la
encíclica Ecclesia in América.
Todo esto, hermanos y hermanas, a propósito de la solemnidad de la Asunción de María,
dogma mariano de fundamental importancia que celebraremos el próximo 15 de agosto,
a sesenta años de su proclamación pontificia. Esta verdad de fe, digna de ser creída por
todos los cristianos, celebra la subida en cuerpo y alma de la Madre de Dios a los cielos.
Fue declarado por el Papa Pío XII recién terminada la Segunda Guerra Mundial. En medio
de 36 cardenales, 555 obispos y amplio número de representantes eclesiásticos, el pontífice
romano, proclamó solemnemente el 1 noviembre de 1950, el dogma de la Asunción de
María a los cielos en cuerpo y alma.
3
Mensaje del Rector
Este privilegio mariano como el resto que a la Virgen santísima se le reconocen, a saber su
Inmaculada Concepción y Virginidad Perpetua, son consecuencia de su Maternidad Divina,
misma que también se proclama como verdad de fe. En los últimos tiempos, numerosos
cristianos del mundo entero han pedido a la Santa Sede se reconozca también como dogma
a María como Abogada y Corredentora de los cristianos.
Seguramente en tiempos no muy lejanos, el Magisterio de la Iglesia acojerá esta petición,
proclamándola solemnemente como verdad de fe y dada a los fieles para alcanzar de ella
los abundantes y copiosos auxilios de la Madre de Dios, quien continuamente nos a asistido
y acompañado surcando los mares de la historia, aun en sus momentos más dramáticos. Su
continua protección e intercesión ha sido el consuelo y ayuda de muchos discípulos de su
amado Hijo. No hay cristiano sobre la tierra que invocándola no reciba de Ella protección y
auxilio.
Así, hermanos y hermanas, los invito a celebrar junto con nosotros esta solemne
conmemoración. El sábado 14 de agosto tendremos en esta Basílica las solemnes vísperas de
la fiesta y el lunes a las 9:00 de la mañana, la Santa Misa. No celebraremos esta solemnidad
el domingo pues recordemos que la misa dominical tiene precedencia sobre cualquier otra
fiesta. El domingo es el día único y exclusivo del Señor Resucitado.
Aprovecho este mensaje, amados hermanos y hermanas en el Señor, para compartirles el
obsequio con que nuestro buen Padre Dios ha distinguido a esta Iglesia Particular, obsequio
que ha sido por partida doble, pues el pasado 30 de julio, Su Eminencia el Cardenal Norberto
Rivera Carrera ordenó en esta Insigne y Nacional Basílica de santa María de Guadalupe a
dos nuevos obispos para el servicio del pueblo santo de Dios que peregrina en esta ciudad.
S.E. Mons. Andrés Vargas Peña y S.E. Mons. Adolfo Miguel Castaño Fonseca fueron
nombrados por el Santo Padre Benedicto XVI como obispos auxiliares del eminentísimo
señor Cardenal. Su presencia nos llena de alegría y gratitud a Dios, pues a través de ellos
se continúa la sucesión apostólica, garante de unidad y comunión de esta Iglesia Particular
con la Sede de Roma. Además su presencia en medio de nosotros nos recuerda la continua
promesa de Dios de dar pastores a su Pueblo según su Corazón.
Que el Señor Jesús, quien los ha confirmado en su servicio mediante el rito de la ordenación
episcopal, les conceda a cada uno de ellos mantenerse en fidelidad y amor a la Iglesia. Que
el Espíritu septiforme les ayude a dar con su testimonio de vida, razón del Buen Pastor.
Los ponemos a cada uno ellos en el Corazón Inmaculado de nuestra Niña y Muchachita,
santa María de Guadalupe. Que Ella los lleve siempre en el hueco de sus manos, en el
cruce de sus brazos. Muchas felicidades excelentísimos señores, sean muy bienvenidos. Los
recibimos con filial esperanza cristiana.
Mons. Diego Monroy Ponce
Vicario General y Episcopal de Guadalupe
Rector del Santuario.
4
EDITORIAL
E
l seminario es el corazón de la diócesis. En él
se cultivan las jóvenes vocaciones sacerdotales
y el obispo es su principal mentor. De las
múltiples preocupaciones del obispo, el seminario se
constituye en una de capital importancia, pues de él,
habrán de salir los futuros sacerdotes que atenderán
a la diócesis.
Después del obispo, el rector del seminario, es el
responsable de la formación de los candidatos a la
vida sacerdotal. Junto con él, un grupo de peritos,
expertos en diversas disciplinas humanísticas,
filosóficas y teológicas acompañan las diversas
etapas de la formación de los seminaristas.
Dada la importancia del seminario en la vida de una
diócesis, hemos considerado conveniente crear
una nueva sección que nos acerque a la vida de
nuestro seminario diocesano, el Seminario Conciliar
de México, institución tricentenaria, que bajo la
protección de la Inmaculada Virgen María ha formado
centenares de sacerdotes al servicio de esta Iglesia
arquidiocesana.
La sección estará a cargo del Pbro. Lic. Miguel Ángel
Vázquez Sánchez, actual vicerector del Seminario
Menor. El primer artículo de esta sección es de
la pluma del rector de la mencionada institución
eclesiástica, el Pbro. Dr. Julián Arturo López
Amozurrutia. El P. Julián en su intervención deja muy
clara la relación que existe entre el Seminario y la
Basílica de Guadalupe. Además anticipa lo que será
propio de dicha sección –compartir la obra de Dios
en la vida de los seminaristas– quienes a su manera
narrarán cómo Dios los ha llamado a su servicio y las
situaciones que para ello han tenido que sortear.
Para nuestro Boletín como para sus lectores será
una sección muy enriquecedora. La acogemos
con entusiasmo, la ponemos en manos de María
santísima de Guadalupe, a Ella, a su cuidado y
protección maternal, encomendamos la historia
vocacional de cada uno de estos jóvenes
seminaristas. Acompañamos también esta nueva
sección con el deseo vivo de suscitar a través de ella
nuevas vocaciones. Que el Señor eche sus redes y la
pesca sea numerosa.
El resto de las secciones como de costumbre
nos ofrece distintos y valiosos temas. Monseñor
Monroy nos acerca con el lenguaje coloquial que lo
caracteriza al tema de los dogmas. El conocimiento
de los misterios de la fe no obedece a la mera
facultad cognoscitiva del hombre. Para ello es
necesario el auxilio de la gracia. Nos insiste en la
necesidad de conjugar fe y razón, pero sin olvidar que
el único camino para lograr la asimilación del divino
misterio es Cristo, Jesús, Camino, Verdad y Vida.
Monseñor Palencia, en la sección de Pastoral, se
detiene a reflexionar sobre la pascua de María, que
no es otra cosa sino su asunción gloriosa a los cielos
en cuerpo y alma. La proclamación de esta verdad de
fe es para los cristianos una anticipación de nuestra
resurrección. Allá donde está Ella esperamos estar
nosotros.Nuestra adhesión a esta verdad de fe se
fundamenta en la Escritura, en el testimonio de los
Padres de la Iglesia y por su puesto en la Sagrada
Liturgia. De todo ello Monseñor Palencia hace una
interesante catequesis.
Las Hermanas Siervas de Jesús Sacramentado, en
la sección conociéndonos, presentan a través de un
brevísimo esbozo la vida de su fundador, el Siervo
de Dios Silviano Carrillo Cárdenas, quien les legará
como herencia espiritual su celo eucarístico, que
impulsará toda la obra que él fundara a principios del
siglo veinte.
La obra de Silviano Carrillo Cárdenas llega a nuestros
días gracias al apostolado de sus hijas, las Siervas de
Jesús Sacramentado, quienes desde hace cincuenta
y seis años, cerca de este santuario dan vida al ideal
de su fundador educando a los niños, adolescentes
y jóvenes que reciben año con año en el Colegio
María Curie. Este apostolado educativo lo realizan
las hermanas al amparo de la Señora del Cielo, santa
María de Guadalupe.
En esta ocasión por conducto del Museo de la
Basílica nos llega la contribución de la investigadora
Alma Olguín, quien presenta a los Jesuitas como
promotores del culto guadalupano.
La base de su disertación se recrea en un lienzo
del siglo XVIII, atribuido a Cristóbal de Villalpando,
donde aparece san Ignacio de Loyola. Resalta en su
artículo la importancia de Francisco de Florencia en la
propagación de dicho culto.
Así, queridos lectores, con éstos y otros temas
(como el anuncio de la anhelada publicación de
la Monumenta Guadalupensia Mexicana) llega a
ustedes este esfuerzo editorial. Lo ponemos en sus
manos. Esperamos lo disfruten.
5
Acontecimiento Guadalupano
Monumenta
Guadalupensia
Mexicana
Colección facsimilar de documentos
guadalupanos del s. XVI
T
rras siete años de reunir facsmilarmente en
las páginas de este órgano de difusión y en
esta misma sección, las fuentes documentales
guadalupanas del s. XVI, varias de ellas nunca
antes fotografiadas o aun paleografiadas, la Insigne
y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe,
bajo los auspicios de Mons. Diego Monroy Ponce,
y el apoyo del Grupo Estrella Blanca, publica la
Monumenta Guadalupensia Mexicana. Colección
de documentos guadalupanos del s. XVI, obra del
director de nuestro Boletín Guadalpano, Mtro. Arturo
Rocha.
El trabajo reúne cuarenta valiosos documentos del
siglo de la conquista que fundamentan la historicidad
del acontecimiento guadalupano, así como hermosas
láminas de obra pictórica perteneciente al Museo de
la Basílica de Guadalupe, repartidos en trescientos
folios a todo color.
Esta colección de monumentos documentales
guadalupanos –precedida de una Presentación de
Mons. Diego Monroy, unas Palabras Preliminares
del campeón del guadalupanismo en México, Mons.
José Luis Guerrero Rosado, y un Prólogo del autor–,
ofrece al investigador especializado así como al lector
a quien mueve la sola devoción, valiosos instrumentos
que apuntalan históricamente el más entrañable de
los acontecimientos: las teofanías de Santa María
de Guadalupe a Juan Diego Cuauhtlatoazin, primer
santo amerindio.
La obra que será presentada en breve, se hallará a
disposiciòn del público en la colecturía de la INBG, el
mes de septiembre.
6
Artículo
Un retablo
guadalupano en
Arceniega,
España1
Mina Ramírez Montes
Instituto de Investigaciones Estéticas,
Universidad Nacional Autónoma de México
A José Iturrate
In memoriam
E
l estudio de la historia de Querétaro me llevó
a conocer Arceniega, villa de la provincia
de Álava en lo que llaman el País Vasco o
Euzkadi, en España. A unos cuantos kilómetros
de Arceniega se encuentra el caserío de Llanteno,
donde nació Juan Antonio de Urrutia y Arana en 1673,
reconocido, años más tarde, como el marqués del
Villar del Águila, en tierras mexicanas, donde intervino
como capitán de coraceros en el motín de la ciudad
de México de 1692. Fue después justicia mayor del
corregimiento de la capital del virreinato. El destino
lo llevó por temporadas a la ciudad de Querétaro
donde fue superintendente en la construcción de
uno de los acueductos más bellos de nuestro país, el
cual todavía se mantiene en pie y es hoy un símbolo
monumental de la ciudad. Juan Antonio había sido
bautizado en el santuario de Nuestra Señora de la
Encina en Arceniega, días después de nacido. Es
precisamente en ese templo donde se conserva
un retablo dedicado a la Virgen de Guadalupe,
seguramente patrocinado por algún vasco, natural de
Álava, quien agradecido por la fortuna conseguida
en las Indias, a costa de los indios, quiso dejar huella
de la Virgen más famosa y milagrosa de México y
de la América. Es probable que la donación fuese
testamentaria, como muchas otras, y sólo llegase el
caudal para el fin determinado y al destinatario, lo que
propició que se generara menos documentación al
respecto. Las familias Urrutia, Retes, Miñaur y otras
enviaron donaciones, objetos valiosos, especialmente
platería, o fundaron capellanías en tierras españolas.
En poblaciones cercanas como Llodio y Amurrio
también hay retablos laterales presididos por lienzos
de la Guadalupana, y en Belandria un cuadro de autor
mexicano, firmado en 1776 por Manuel de Peralta.2
7
Artículo
El santuario de la Encina ha sido estudiado por José
Iturrate,3 quien fuera párroco de este templo en el
siglo pasado, acucioso investigador en archivos, pero
que en este caso concreto tuvo poca suerte, al no
haber encontrado noticias ni de su benefactor ni de
sus constructores, arquitecto, ensamblador o pintor, ni
tampoco de su fecha de manufactura. Este santuario
es también mariano y está dedicado a la aparición de
la Virgen María en un árbol de encino, iconografía que
se aprecia al centro del retablo mayor, de fina talla,
obra del siglo XV, donde los escribanos dan fe del
milagro.
“…había en la ocasión en México, pintores españoles
de bastantes créditos y Manuel Correa4 en materia
de copias tenía el aplauso de todos los españoles,
que a una voz decían podían [a]parecer en España
sus copias y con aplauso del pintor indiano. Es
también de advertir que todo México y toda la América
está llena de imágenes de la Virgen de Guadalupe o
Tepeyacac y raras son las que se parecen al original,
y es corriente en que todos los pintores así españoles
como indios, que sólo el indio que tiene el don pinta
con más semejanza a esta Señora. En ese tiempo el
indio con tales dotes era Luis de Texeda… 5
Al lado de la epístola, a la cabeza de la nave
lateral, está el retablo de la Virgen de Guadalupe, la
mexicana, de madera dorada, con tallas fitomorfas
policromadas, trabajo anónimo por ahora, fechable,
según la forma de sus soportes, hacia finales del
siglo XVII o principios del XVIII. Se soporta en
un banco y se inicia con una predela, en cuyas
calles se aprecian tres lienzos sobre tabla de La
Anunciación, La adoración de los pastores y El taller
de Nazareth. Sigue el cuerpo principal donde está
el cuadro de la guadalupana, enmarcado por fina
hojarasca y rematado por un ático de base dorada
sin ornamentar; sobre ésta, al centro, un nicho donde
está la escultura sedente del apóstol San Mateo,
autor del evangelio que consigna la genealogía de
Jesús, según la carne. Así parece señalarlo el propio
santo con su dedo índice puesto sobre el libro abierto,
sirviéndole de atril la cabeza del niño angélico u
hombrecillo alado que siempre le acompaña y le sirve
de distintivo. Flanquean la imagen dos pilastrillas
ornamentadas.
De Tejeda se conocen obras desde 1669, pero
es preciso señalar que cuando uno moría, se
congregaban otros indios pintores y entre ellos
se elegía al que demostraba pintar mejor a la
Guadalupana.
En el cuerpo principal vemos la tabla de Santa María
de Guadalupe. Su iconografía responde a la imagen
del ayate de Juan Diego, pero su color de piel y el
de su vestuario son más luminosos y más intensos.
Cuando Micaela Portilla, la gran investigadora y
escritora de las cosas de su tierra, Álava, autora
del Catálogo Monumental, dice “(l)a calidad de las
pinturas, así como el carácter de la tabla, parecen
indicar un origen americano a este retablo...”, me
pregunto ¿qué querría decir doña Micaela al hablar
de calidad. Le parecería esta obra de buena factura o
de pincel inferior. Seguramente ella no supo que:
8
Artículo
Infiero por tanto que esta pintura de la Guadalupana
no debió haber cruzado el mar, sino que fue
ejecutada en la propia sede. También lo demuestran
la ejecución y el desorden de las pinturas de las
cuatro apariciones. Era común en México que la
lectura de éstas fuese de izquierda a derecha y de
arriba hacia abajo y no en “Z” invertida como en este
colateral se presenta. La Primera Aparición la sitúa
en el ángulo inferior derecho, y entre Juan Diego y
la Virgen media un ángel, menos acostumbrado, que
parece acercar al indio hacia la visión, dónde con
mucha timidez recibe el mensaje de la Virgen morena.
En La Segunda aparición, ángulo inferior izquierdo, se
ve a Juan Diego con el ángel tras de sí, en actitud de
huir de la Virgen, porque dada su condición racial se
creía poco digno de crédito. Lástima que esa herencia
perviva, cuando son en primer lugar los indios,
descendientes de las etnias mesoamericanas, los
dueños de esta tierra y de sus recursos. La Tercera
aparición, ángulo superior derecho, muestra a Juan
Diego hincado, triste y acongojado por la enfermedad
de su tío Juan Bernardino; pero obediente al mandato
de la Señora, recoge en su tilma la prueba que se
le ha dado. La cuarta y última, arriba a la izquierda,
es La Aparición de la Virgen al obispo fray Juan de
Zumárraga, cuando Juan Diego despliega su tilma
llena de rosas con la imprimación de la Señora en
su ayate, escena que se realiza en el despacho del
mitrado, la que también presencia el clérigo Juan
González.
El enmarcamiento de las pinturas es el retablo, este
tipo de estructura que ha evolucionado desde la edad
media adquiriendo cada vez mayores dimensiones
y que logró ocupar todo o casi todo el testero de
las iglesias, de los muros laterales, las cabeceras
de las capillas y todo aquel espacio donde podía
soportarse un paramento para exhibir los misterios
de la fe cristiana con fines didácticos. Esta obra
está soportada en su cuerpo principal por columnas,
que separan las tres calles o espacios verticales,
ornamentadas con vides frondosas, siendo la central
de mayor anchura. En todos los demás espacios
libres hay flores, hojarasca y algunos roleos, excepto
en la base del ático donde quedan áreas sin labrar.
En el entorno de la figura del santo dos pilastras,
incipientes estípites adornados por colgaduras de
granadas, fruta representativa de la iglesia, por la
gran cantidad de granos que posee, es decir fieles
que conforman el cuerpo de Cristo. En el remate de
las estípites y en los extremos laterales del ático se
aprecian cuatro recipientes con hojarasca a manera
de floreros.
Lo que hay que destacar del retablo y de todas las
imágenes guadalupanas dispersas en el mundo es
la presencia guadalupana, en esta ocasión en tierras
alavesas. Imagen que no sólo es una embajadora
mexicana en el extranjero, sino una fuente de
devoción y un consuelo en la tribulación de todas
aquellas madres o esposas, cuyos hijos o maridos
habían abandonado la patria para forjarse un porvenir
en ultramar.
NOTAS
Agradezco al escultor Luis Padura las fotografías que me envió
del retablo y a Pedro Echeverría algunos datos sobre guadalupanas
en tierras alavesas.
1
Catálogo Monumental. Diócesis de Vitoria. Tomo VI. Vertientes
Cantábricas del Noroeste alavés. La ciudad de Orduña y sus
aldeas. Vitoria: Caja de Ahorros de Vitoria - Gasteizko Kutxa,
1988. Monografía: “Santuarios de Nuestra Señora de Orduña,
La Antigua, Nuestra Señora de la Encina y Nuestra Señora del
Yermo”, cuyo autor es José María de Azcárate Rístori, p. 138-139.
2
El santuario de la Virgen de la Encina, Vitoria-Gazteiz:
Diputación Foral de Álava, 1998.
3
4
Seguramente quiso decir Juan Correa, mulato.
Véase Vida del padre [Juan Bautista] Zappa escrita por el padre
Juan María Salvatierra catalogada en Mina Ramírez Montes,
Catálogos de documentos de arte en el Archivo General de la
Nación. Ramo Historia, México: Universidad Nacional Autónoma
de México, Instituto de Investigaciones Estéticas, 1988, Núm. 20,
ficha. 288.
5
9
NUESTRO SEMINARIO
El Seminario
Conciliar
de México,
Nuestro
Seminario
Pbro. Dr. Julián Arturo López Amozurrutia
Seminario Conciliar de México – Rector
E
10
l Año Sacerdotal convocado por Su Santidad el
Papa Benedicto XVI ha concluido felizmente.
La Iglesia ha tenido una oportunidad
extraordinaria para reflexionar sobre el ministerio
que realizan los sacerdotes, de orar por ellos, de
animarlos y convocarlos a la fidelidad. Ante nuestros
ojos queda con claridad la urgencia de seguir
pidiendo al Buen Pastor que no deje de suscitar
el entusiasmo de varones que se entreguen con
generosidad a esta insustituible vocación en la Iglesia.
en ellas una velada de oración para pedir al Señor
por los sacerdotes. Los segundos jueves de mes
las puertas de Casa Tlalpan fueron abiertas a todo
el pueblo de Dios, para la celebración eucarística
solemne. Muchas y muy variables gracias se
derramaron en este tiempo sobre nuestra iglesia local.
Ahora se despliega ante nuestros ojos el horizonte
de una renovada invitación del Señor a “remar mar
adentro”, para continuar profundizando en el llamado
que el Señor nos hace a la santidad.
El Seminario Conciliar de México ha vivido el Año
Sacerdotal con gran intensidad. A lo largo del curso
2009-2010 recibimos una gran cantidad de visitas,
particularmente de sacerdotes que fueron formados
en esta institución y que ahora desempeñan su
ministerio en los más diversos campos de nuestra
amada Arquidiócesis. Tuvimos también la dicha de
visitar todas las vicarías territoriales para celebrar
Es para mí motivo de gran júbilo inaugurar con
estas palabras lo que, Dios mediante, será una
participación continua del Seminario en esta
publicación. Son muchos los lazos que unen
al Seminario con la Basílica de Guadalupe. De
acuerdo con el Concilio Vaticano II, el Seminario es
el corazón de la Diócesis. Por gracia
Nuestro Seminario
absolutamente singular, la Iglesia de México puede
dirigir su mirada hacia el Tepeyac sabiendo que
ahí se encuentra la presencia cálida y protectora
de Santa María de Guadalupe. A lo largo de su
formación, los futuros sacerdotes invocan a la Madre
del Salvador con un gran cariño filial, y viven con
la certeza de recibir de su intercesión una gran
cantidad de dones para su respuesta vocacional.
Tanto la capilla de Casa Tlalpan como la de Casa
Huipulco son presididas por una hermosa escultura
de la Inmaculada Concepción, en la cual el manto
azul estrellado, en gracioso movimiento, nos evoca
siempre a nuestra Madre de Guadalupe.
Pero no sólo nuestros ojos se dirigen hacia ella. Antes
que nosotros la miremos, somos conscientes de que
Ella nos mira. Su cariño materno va fraguando los
corazones sacerdotales de la misma manera que lo
hizo acompañando el crecimiento humano del Sumo y
Eterno Sacerdote. A los pies de María, las vocaciones
sacerdotales surgen, crecen y maduran para poderse
postrar ante el Obispo y recibir de sus manos la
sagrada ordenación. También por gracia especial,
muchas generaciones formadas en el Seminario
Conciliar de México han tenido la dicha de ser
ordenadas precisamente en la Basílica de Guadalupe.
Aceptando la invitación que se nos ha dirigido,
esperamos compartir aquí lo que es la vida del
Seminario en las personas que lo constituimos,
en particular a través del testimonio vocacional de
los jóvenes que se están preparando actualmente
para ser sacerdotes. Cada vocación es un misterio.
Entretejido en el mismo llamado a la vida, una
participación singular en el corazón sacerdotal
de Cristo se le entrega al sacerdote, para que
anunciando la Palabra de Dios, convocando a la
comunidad a la vida de caridad y celebrando la
sagrada liturgia, se asocie a la ofrenda del Señor
y encabece a su pueblo. ¿Por qué elige a quienes
elige?, ¿qué camino concreto les hace seguir?, ¿a
través de qué experiencias personales los integra
al grupo de los ministros ordenados?, es todo un
misterio de su amor. A pesar de ser distintos, sin
embargo, todos están llamados a encontrarse en el
único corazón que es nuestro Señor Jesucristo.
Será la intención de estos testimonios, compartir
esa obra de Dios en la vida de los seminaristas.
Y esperamos que pueda servir también para
que quienes los lean se comprometan a orar por
estos hombres valientes que, en un tiempo tan
sorprendente como el nuestro, deciden aceptar la
provocación del Señor a formar parte del presbiterio.
Igualmente, confiamos en que sus palabras sencillas
puedan ser, también, un instrumento para que el
Señor encuentre igualmente la respuesta afirmativa
en otros jóvenes en cuyo corazón esté latiendo el
llamado a la vida sacerdotal.
La Inmaculada, casa de Huipulco
11
PASTORAL
La Pascua
de la Madre
de Dios, la
Asunción de la
Virgen María
Mons. Jorge Palencia Ramírez de Arellano
Vicerrector y Coordinador General de la Pastoral del Santuario
andrea del sarto
Asunción de la Virgen
1530
Óleo sobre panel, 309 x 205 cm
Galería Palatina (palazzo pitti), Florencia
 
E
l día 15 de Agosto celebramos la Solemnidad
de la Asunción en cuerpo y alma de la Virgen
María a los cielos. Este dogma de la Asunción
se refiere a que la Madre de Dios, luego de su vida
terrena fue elevada en cuerpo y alma a la gloria
celestial. La tradición de la Iglesia celebró desde sus
inicios este acontecimiento de la Pascua de la Madre
de Dios y la declaración dogmática fue proclamada
solemnemente por el Papa Pío XII, el 1º de noviembre
de 1950, en la Constitución Munificentisimus Deus:
“Después de elevar a Dios muchas y reiteradas
preces y de invocar la luz del Espíritu de la Verdad,
para gloria de Dios omnipotente, que otorgó a la
Virgen María su peculiar benevolencia; para honor
de su Hijo, Rey inmortal de los siglos y vencedor del
pecado y de la muerte; para aumentar la gloria de
la misma augusta Madre y para gozo y alegría de
toda la Iglesia, con la autoridad de nuestro Señor
Jesucristo, de los bienaventurados apóstoles Pedro
y Pablo y con la nuestra, pronunciamos, declaramos
y definimos ser dogma divinamente revelado que La
12
Inmaculada Madre de Dios y siempre Virgen María,
terminado el curso de su vida terrenal, fue asunta
en cuerpo y alma a la gloria del cielo”. (AAS. Pio XII
1nov1950)
¿Por qué es importante que desde el Santuario
de Santa María de Guadalupe recordemos y
profundicemos en el Dogma de la Asunción de la
Santísima Virgen María al Cielo? El Nuevo Catecismo
de la Iglesia Católica nos da la respuesta precisa y
clara: “La Asunción de la Santísima Virgen constituye
una participación singular en la Resurrección de
su Hijo y una anticipación de la resurrección de los
demás cristianos”. (CEC. No. 966)
La importancia de la Asunción para nosotros, sus
hijos e hijas, radica en la relación que hay entre la
Resurrección de Cristo y la nuestra. La presencia de
la Virgen María, mujer de nuestra raza, ser humano
como nosotros, quien se halla en cuerpo y alma ya
glorificada en el Cielo, es eso: una anticipación de
nuestra propia resurrección.
Pastoral
La Asunción de María en cuerpo y alma al cielo es un
Dogma de nuestra fe católica, expresamente definido
por el Papa Pío XII hablando “ex-cathedra”. Pero,
¿qué es un dogma? Puesto en los términos más
sencillos, dogma es una verdad de Fe, revelada por
Dios, contenida en la Sagrada Escritura o contenida
en la Tradición de la Iglesia, como es el caso de la
Asunción de la Virgen María, y que es propuesta
por la Iglesia como realmente revelada por Dios. En
este caso S,S. Pio XII, el Papa en 1950, habló “excathedra”, es decir, habló y determinó algo en virtud
de la autoridad suprema que tiene como Vicario
de Cristo y Cabeza Visible de la Iglesia, Maestro
Supremo de la Fe, con intención de proponer esta
tradición antiquísima de la Pascua de la Madre de
Dios y la proclamó como creencia obligatoria de los
fieles Católicos.
El Catecismo de la Iglesia Católica (No. 966)
mencionado anteriormente, nos lo explica el texto
de la Constitución Pastoral de la Iglesia, del Concilio
Vaticano II: Lumen Gentium 59: “Finalmente, la
Virgen Inmaculada, preservada libre de toda mancha
de pecado original, terminado el curso de su vida en
la tierra, fue llevada a la gloria del Cielo y elevada al
Trono del Señor como Reina del Universo, para ser
conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los
señores y vencedor del pecado y de la muerte”.
S.S. Juan Pablo II, en variados textos de sus
Catequesis sobre la Asunción, explicó esto mismo en
los siguientes términos:
“El dogma de la Asunción afirma que el cuerpo
de María fue glorificado después de su muerte.
En efecto, mientras para los demás hombres la
resurrección de los cuerpos tendrá lugar al fin del
mundo, para María la glorificación de su cuerpo se
anticipó por singular privilegio” (AAS. JP II, 2-julio-97).
“El Nuevo Testamento, aun sin afirmar explícitamente
la Asunción de María, ofrece su fundamento, porque
pone muy bien de relieve la unión perfecta de la
santísima Virgen con el destino de Jesús. Esta unión,
que se manifiesta ya desde la prodigiosa concepción
del Salvador, en la participación de la Madre en la
misión de su Hijo y, sobre todo, en su asociación al
sacrificio redentor, no puede por menos de exigir
una continuación después de la muerte. María,
perfectamente unida a la vida y a la obra salvífica
de Jesús, compartió su destino celeste en alma y
cuerpo.” (AAS. JP II, 2-julio-97).
La Pascua de la Madre de Dios
El relato sobre la Virgen María, Madre del Señor
Jesús, en la Sagrada Escritura, y específicamente en
el Nuevo Testamento, termina con las escenas de la
Cruz (Jn 19, 25- 27) y de la Pascua de Pentecostés
(Hch 1, 13- 14): ella ha culminado de esa forma su
camino de creyente, de figura y principio de la Iglesia,
como lo proclama la tradición cristiana. Pero, desde
los primeros escritores cristianos han pensado y han
escrito sobre la Pascua de la Madre de Dios, que se
expande y expresa del todo en su muerte y en su
pascua, es decir, por su resurrección y Asunción al
cielo, desde donde ella intercede por los hombres,
hermanos de su Hijo Jesucristo, como proclama el
Vaticano II (Const. Sobre la Iglesia, 58- 59).
La fe en la asunción del cuerpo de María se funda
en los genuinos escritores de Oriente, este hecho
es mencionado en los sermones de San Andrés
de Creta, San Juan Damasceno, San Modesto de
Jerusalén y otros. En Occidente, San Gregorio de
Tours (De gloria mart., I, iv) es el primero que lo
menciona.
Baste citar a Santiago de Sarug († 521), según
el cual: “el coro de los doce Apóstoles, cuando a
María le llegó «el tiempo de caminar por la senda
de todas las generaciones», es decir, la senda
de la muerte, se reunió para enterrar el cuerpo
virginal de la Bienaventurada” (Discurso sobre el
entierro de la santa Madre de Dios, 87-99 en C.
Vona, Lateranum 19 [1953], 188). San Modesto de
Jerusalén († 634), después de hablar largamente
de: “la santísima dormición de la gloriosísima Madre
de Dios, exalta la intervención prodigiosa de Cristo,
que la resucitó de la tumba para tomarla consigo en
la gloria” (Enc. in dormitionem Deiparae semperque
Virginis Mariae, nn. 7 y 14: PG 86 bis, 3.293; 3.311).
San Juan Damasceno († 704), por su parte, se
pregunta: : “¿Cómo es posible que aquella que en
el parto superó todos los límites de la naturaleza, se
pliegue ahora a sus leyes y su cuerpo inmaculado
se someta a la muerte?”. Y responde: “Ciertamente,
era necesario que se despojara de la parte mortal
para revestirse de inmortalidad, puesto que el Señor
de la naturaleza tampoco evitó la experiencia de
la muerte. En efecto, él muere según la carne y
con su muerte destruye la muerte, transforma la
corrupción en incorruptibilidad y la muerte en fuente
de resurrección” (Panegírico sobre la dormición de la
Madre de Dios, 10: SC 80, 107).
13
Pastoral
Los cristianos comenzaron a celebrar desde antiguo
(siglos IV- V) el tránsito y triunfo pascual de María,
en la fiesta de Asunción. La fiesta era celebrada en
la Iglesia de Santa María la Mayor en Roma, desde
el siglo sexto. Para la época del Papa Sergio I (700)
esta fiesta era una de las principales festividades en
Roma; la procesión comenzaba en las puertas de la
Iglesia de San Adrián. Siempre fue fiesta y día sagrado
de precepto. En la Iglesia Griega de Oriente continua
esta fiesta hasta el 23 de agosto inclusive, y en algunos
monasterios del Monte Athos se prolonga hasta el 29
de agosto (Menaea Graeca, Venice, 1880), o así lo era
antiguamente. En algunas de las diócesis de Baviera y
las de Brandenburgo, Mainz y Frankfort mantienen el 23
de septiembre como la “Fiesta de la Segunda Asunción”,
o los “Cuarenta Días de la Asunción”.
Tuvieron que pasar muchos siglos hasta que la iglesia
declarara el dogma de la Asunción, diciendo que María:
“terminado el curso de su vida en la tierra, fue llevada
a la gloria del cielo y elevada al trono como Reina del
universo.” (Pío XII, año 1950). Pero los fieles habían
esperado al dogma: ellos venían celebrando de manera
pacífica y gozosa el misterio de la pascua de María,
como muestran los textos anteriormente citados sobre
su Dormición y Asunción.
La Virgen María habiendo sido Ella durante nueve
meses Tabernáculo viviente del Verbo de Dios
encarnado en su Hijo Jesús, ( Juan.1: 14;) por privilegio
de Él, no podía consentir que su Madre a la que tanto
amaba, padeciera su cuerpo corrupción, puesto que
Ella la llena de Gracia, ( Lucas.1: 28;) estaba exenta de
pecado en virtud de su Inmaculada Concepción. El Hijo
de Dios vino a destruir la obra del maligno. Triunfando
con su Pasión y muerte de Cruz con triple victoria,
sobre el pecado, la concupiscencia y la muerte. Esta
triple victoria de Cristo, evidentemente tuvo que tocar a
María  Madre del Hombre Dios Jesús, una participación
principalísima y privilegiada que al no haber conocido
pecado, no podía que su cuerpo conociera corrupción
consecuencia de todo pecado. Así pues, ni el pecado ni
la concupiscencia, ni la muerte tendrán poder sobre Ella.
La Virgen María murió sin duda, como su Hijo, pero no
fue su muerte obra del maligno o del pecado; y por lo
tanto, no será su muerte, como la nuestra, que lleva a la
descomposición del cuerpo y se prolonga en el sepulcro
hasta el día de la resurrección final.
Ella fue inmaculada en su concepción sin pecado
original, en atención a que Dios la había señalado y
escogido, para ser la Madre de su Hijo el Verbo de
Dios.( Juan.1. 11.14;) Ella la llena de gracia, favorecida
por Dios con la plenitud de toda gracia, de su amor
14
y de sus dones. Por lo tanto debemos proclamar,
que el cuerpo incorruptible de la Madre de Dios, (
Lucas.1: 43;) no hizo nada más que pasar por la
muerte, y que reunido prontamente después con su
alma bienaventurada gloriosa, fue llevado al cielo. Ante
esta fiesta principal para nuestro Santuario – Basílica
de Guadalupe, la Pascua, la Asunción de la Virgen
María en cuerpo y alma a los cielos, reflexionemos las
palabras de SS. Juan Pablo II:
“La liturgia de hoy nos presenta la resplandeciente
imagen de la Virgen elevada al cielo en la integridad
del alma y del cuerpo. En el esplendor de la gloria
celestial brilla la Mujer que, en virtud de su humildad,
se hizo grande ante el Altísimo hasta el punto de que
todas las generaciones la llaman bienaventurada (cf. Lc
1, 48). Ahora se halla como Reina, al lado de su Hijo,
en la felicidad eterna del paraíso y desde las alturas
contempla a sus hijos. Con esta consoladora certeza,
nos dirigimos a ella y la invocamos pidiéndole por sus
hijos: por la Iglesia y por la humanidad entera, para
que todos, imitándola en el fiel seguimiento de Cristo,
lleguen a la patria definitiva del cielo.
María, la primera entre los redimidos por el sacrificio
pascual de Cristo, resplandece hoy como Reina de
todos nosotros, peregrinos hacia la patria inmortal.
En ella, elevada al cielo, se nos manifiesta el destino
eterno que nos espera más allá del misterio de la
muerte: un destino de felicidad plena en la gloria
divina. Esta perspectiva sobrenatural sostiene nuestra
peregrinación diaria. María es nuestra Maestra de vida.
Contemplándola, comprendemos mejor el valor relativo
de las grandezas terrenas y el pleno sentido de nuestra
vocación cristiana.
Desde su nacimiento hasta su gloriosa Asunción, su
vida se desarrolló a lo largo del itinerario de la fe, la
esperanza y la caridad. Estas virtudes, que florecieron
en un corazón humilde y abandonado a la voluntad de
Dios, son las que adornan su preciosa e incorruptible
corona de Reina. Estas son las virtudes que el Señor
pide a todo creyente, para admitirlo a la misma gloria de
su Madre. ” (AAS Juan Pablo II 15 agosto 1997)
Santa María de Guadalupe, Mujer vestida de sol, ante
los inevitables sufrimientos y las dificultades de cada
día, ayúdanos a tener fija nuestra mirada en Cristo.
Ayúdanos a no tener miedo de seguirlo hasta el final.
Y desde donde resplandeces como Reina y Madre
nuestra, vela por nuestra patria y por nuestro continente.
Muéstranos a Jesús, el fruto bendito de tu vientre, ¡oh
clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!
CULTURA Y ARTE
Los hijos de
Loyola, promotores
novohispanos
de Nuestra Señora de
Guadalupe
Alma Olguín
Investigadora del Museo de la Basílica de Guadalupe
Cristóbal de Villalpando
San Ignacio de Loyola
Siglo XVIII
Óleo sobre tela
139.4 x 69.9 cm.
L
as órdenes religiosas provenientes de Europa
que arribaron al continente americano durante
el periodo virreinal fueron determinantes
en el desarrollo histórico de la Nueva España.
Franciscanos, dominicos, agustinos y jesuitas,
son algunos de los grupos religiosos cuya labor
evangelizadora fue a la par de su desempeño
artístico, social y político. A lo largo del territorio
mexicano existe una gran cantidad de obras
artísticas que ponen de manifiesto los alcances
logrados por las congregaciones religiosas
en diversos ámbitos sociales y en diferentes
momentos históricos. Como lo fue la Compañía
de Jesús a lo largo del siglo XVII y XVIII, al
desempeñar un papel protagónico en el desarrollo
político-cultural del acontecimiento guadalupano.
Si bien es cierto fue en el norte del territorio
novohispano donde se dedicaron a la
evangelización de los pobladores de esas tierras
hasta ese momento agrestes y adversas, en el
centro del virreinato sobresalieron por su importante
desempeño en la educación, destacándose por
su grandeza de letras y doctrina, suma erudición y
trato grave, espiritual y serio.1
La Compañía de Jesús llegó a la Nueva España en
1572 y para el siglo XVII sus colegios -como el de
san Pedro y san Pablo en la ciudad de México- era
donde los criollos (que en ese momento encabezan
la economía virreinal) deseaban inscribir a sus hijos
seguros de que recibirían la mejor educación. Fama
de ninguna manera gratuita, pues importantes
piezas de literatura del periodo se deben a la pluma
de destacados miembros de la Compañía, como
Mateo de la Cruz, Antonio Paredes, José Mariano
Vallarta, por mencionar sólo algunos.
Muchos de los textos jesuitas son de carácter
mariológico, en los que se desarrolla el misterio de
la Inmaculada Concepción, de quien eran devotos
y a quien dedicaron varias de sus congregaciones.
Y fue también la Señora del Tepeyac, Santa María
de Guadalupe, tema recurrente en sus escritos y
sermones. En este sentido es el padre Francisco
Florencia quien mejor representa a los jesuitas que
fueron la voz de una sociedad que vio en la Imagen
guadalupana un símbolo que satisfacía a plenitud
sus necesidad espirituales y sociales, pues ella
mejor que nadie representaba a este nuevo grupo
15
Cultura y arte
social que no se identificaba a sí mismo como
español ni indígena, sino novohispano: los primeros
mexicanos.
El padre Florencia, destacado guadalupanista,
nació en San Agustín de la Florida en 1620, realizó
sus estudios en el Colegio de San Ildefonso y
en 1643 ingresó a la Compañía de Jesús donde
obtuvo, gracias a su inteligencia y virtudes,
importantes cargos como el de maestro de teología
y filosofía en colegios de la orden. Fue procurador
de todas las provincias de Indias y rector del
Colegio de San Pedro y San Pablo. Escritor
prolífico, destacan entre sus obras: La historia de
la provincia de la Compañía de Jesús de Nueva
España, Zodíaco Mariano y, por supuesto, La
estrella del norte de México…esta última es una
pieza en la que reivindica la imagen guadalupana
como símbolo totalmente novohispano exento de
cualquier influencia española, dotando de una
identidad propia tanto a la virgen de Guadalupe,
como a la sociedad que representaba. También
replanteó el acontecimiento de la conquista,
insertándolo dentro del plan “divino” y no en
los deseos de expansión y colonización de una
monarquía:
[…] para Florencia la cristianización de México está
fundada en la acción de Dios y no en la acción
histórica de la conquista y evangelización por
parte de España. De ahí que la historia de México
adquiere su validez y su legitimación a la luz de
historia salvífica de Dios con los hombres.2
Otro destacado jesuita gran defensor y promotor
del culto guadalupano, fue Francisco López quien
en 1756 regresó de un viaje realizado a Roma
donde consiguió el nombramiento para la Virgen
de Guadalupe de Patrona de la Nueva España,
con misa y oficio propio, concedidos por el papa
Benedicto XIV.
Así como en las letras, también en las artes
plásticas con gran maestría aplicadas en las
fachadas y muros de sus escuelas e iglesias, es
común apreciar representaciones que apoyaron y
promovieron la devoción guadalupana, donde se
aprecia a la Virgen de Guadalupe como personaje
principal de las composiciones, acompañada
por san Ignacio de Loyola, padre fundador de la
16
Compañía de Jesús, cuyo retrato se presenta en
esta ocasión.
Esta pieza de reciente adquisición y que pertenece
a la colección de pintura del Museo de la Basílica
de Guadalupe, fue realizada por Cristóbal de
Villalpando artista que gozó de prestigio y fama en
el siglo XVIII.
En el cuadro se aprecia a san Ignacio de pie,
portando un elegante atuendo que a pesar
de la bien lograda decoración aurea aplicada
por el pintor, denota una sencillez y sobriedad
característica de la Compañía de Jesús. Nacido
en Loyola (Guipúzcoa, España) en 1491, durante
su juventud ejerció carrera militar, que abandonó
al ser herido de gravedad, incidente que lo acercó
durante su convalecencia a lecturas piadosas
que marcaron el inicio de su conversión. Fue un
hombre de penitencia y sacrificios, a cuya pluma se
deben los Ejercicios Espirituales, obra que sugiere
la reflexión y meditación como actividades que
refuerzan la fe personal.
En la composición elaborada por Villalpando que
ahora se comenta, se perciben los elementos
iconográficos característicos del santo fundador: el
libro de las Constituciones sostenido en una de sus
manos, en donde se lee Ad Majorem Dei Gloriam
y las siglas de Jesús, rodeadas de un resplandor,
que contrasta con el tenebrismo aplicado en la
escenografía de fondo de la escena, consiguiendo
así un contraste de claros y oscuros, característico
de la pintura barroca.
A pesar de los logros conseguidos por los hijos de
Loyola en la Nueva España, fueron expulsados del
reino en 1767 por el rey Carlos III al considerarlos
ajenos a los fines y objetivos de la corona.
Notas
Crónicas de la Compañía de Jesús en la Nueva España, México:
Universidad Nacional Autónoma de México, 1995 (Biblioteca del
estudiante universitario, 73) p.17.
1
Richard Nebel, Santa María Tonantzin Virgen de Guadalupe.
Continuidad y transformación religiosa en México, México: Fondo
de Cultura Económica, 1995, p. 156.
2
CONOCIÉNDONOS
Hermanas Siervas
de Jesús Sacramentado
Colegio María Curie
R. M. Raquel Asiain Corona, SJS
Lic. Samuel Homero Jiménez Hernández
E
l Siervo de Dios Silviano Carrillo
Cárdenas de santa memoria, legó en
herencia a sus hijas las Siervas de
Jesús Sacramentado –congregación fundada
por él, a la que pertenecemos las religiosas
bajo cuya responsabilidad está el Colegio
María Curie–, ese grande y ferviente amor a
la Eucaristía que fue el motor de todas esas
acciones sorprendentes de su celo sacerdotal.
Su amor ardiente a Jesús Sacramentado le hizo
desplegar todas sus energías en bien de las
almas y llegar a ser un sacerdote ejemplar:
incansable en el confesonario, reverente en el
altar, lleno de unción en el púlpito, abnegado
para trabajar y sufrir sin quejarse, de ardiente
celo por la gloria de Dios, pregonero del triunfo
de Cristo y celoso trabajador de su Reino, en
suma: Un sacerdote según en Corazón de Jesús.
De este heroico y santo sacerdote, llamado a
difundir el mensaje vibrante de la Verdad, del
Amor y de la Santidad de Dios, recibieron las
Siervas de Jesús Sacramentado el carisma
propio de su Congregación: adoración a Jesús
Sacramentado y educación cristiana de la niñez
y juventud. Así, las Religiosas Siervas de Jesús
Sacramentado, quedan insertas en las misión
salvadora de la Iglesia, porque educar es
continuar la obra liberadora de Cristo: liberar
del pecado, de la ignorancia, del error y de
cuanto esclaviza al ser humano.
El Colegio “María Curie”, ha trabajado durante
56 años bajo el manto protector de santa
María de Guadalupe, ayudando a la niñez
y a la juventud con un amor muy grande y
generoso, tratando de comprender y ayudar
a niños y jóvenes conociendo las condiciones
y el ambiente familiar en que se encuentran,
proponiéndoles el camino hacia la verdadera
libertad, en un amor sin medida por la Verdad,
por la Luz y por la Vida.
De este heroico y santo sacerdote, llamado a
difundir el mensaje vibrante de la Verdad, del
Amor y de la Santidad de Dios, recibieron las
Siervas de Jesús Sacramentado el carisma
propio de su Congregación: adoración a Jesús
Sacramentado y educación cristiana de la niñez
y juventud. Así, las Religiosas Siervas de Jesús
Sacramentado, quedan insertas en las misión
salvadora de la Iglesia, porque educar es
continuar la obra liberadora de Cristo: liberar
del pecado, de la ignorancia, del error y de
cuanto esclaviza al ser humano.
17
Conociéndonos
El Colegio “María Curie”, ha trabajado durante
56 años bajo el manto protector de santa
María de Guadalupe, ayudando a la niñez
y a la juventud con un amor muy grande y
generoso, tratando de comprender y ayudar
a niños y jóvenes conociendo las condiciones
y el ambiente familiar en que se encuentran,
proponiéndoles el camino hacia la verdadera
libertad, en un amor sin medida por la Verdad,
por la Luz y por la Vida.
Queremos educar al estilo del Siervo de
Dios Silviano Carrillo, que fue y sigue siendo
abanderado del respeto a la dignidad humana
y adalid de la verdad. Así, siguiendo las
huellas del P. Silviano, ejercemos las Siervas,
la investidura sacerdotal recibida en el
Bautismo, la cual renovamos al consagrarnos al
servicio de Dios y de su Iglesia, por medio de
los votos de castidad, pobreza y obediencia.
El aspecto de promoción vocacional está bien
organizado a nivel general y de provincia,
pero ante todo nos hemos comprometido a dar
testimonio personal y comunitariamente, para
ser ejemplo de vida para la niñez y la juventud
por nuestro buen trato, educación, cortesía,
acogida y vivencia de fe.
Ilustrísimo Mons. Diego Monroy Ponce con la
Madre Superiora Provincial Yolanda de María Inmaculada
Comunidad Religiosa de las Hermanas Siervas de Jesús Sacramentado
18
CRÓNICA GUADALUPANA
Un regalo espiritual:
la reliquia de san
Juan Bosco en
Basílica
Lic. Marcela Vallecillo Gómez
Comunicación Social Basílica de Guadalupe
Hna. Gabriela Murguía Aguilar
Hijas de María Auxiliadora - salesianas
Equipo de Comunicación Social
Provincia Ntra. Sra de Guadalupe México sur
L
a Familia Salesiana está de fiesta y México con
ellos. El cuatro de agosto llegó a nuestro país
la Reliquia Insigne de San Juan Bosco que
permanecerá hasta el mes de septiembre, tiempo
en el que recorrerá varias ciudades de la Republica
Mexicana, para fortalecer el crecimiento en la fe,
la esperanza y la caridad de los católicos y de la
orden de los Salesianos en particular. A la Basílica
de Guadalupe, llegará la reliquia el día 7 de agosto a
las 8:45 horas, y será recibida por Monseñor Diego
Monroy Ponce, Vicario General y Episcopal de
Guadalupe y Rector del Santuario.
Este recorrido se realiza con motivo de los 150 años
de la fundación de la Congregación Salesiana así
como del bicentenario del nacimiento de San Juan
Bosco en 2015. El pasado 25 de abril, la urna que
porta la reliquia fue bendecida en la Basílica de
María Auxiliadora en Turín Italia, por el Rector Mayor,
el Padre Pascual Chávez Villanueva (mexicano)
Superior general de los Salesianos de Don Bosco,
dando inicio a la peregrinación por 130 países de los
cinco continentes donde está presente la obra de la
Familia Salesiana; llegará a la catedral de cada lugar
como un signo de que el santo y el carisma salesiano
es un don en y para la Iglesia Católica.
QUIEN FUE SAN JUAN BOSCO
San Juan Melchor Bosco, conocido como Don Bosco,
fue, desde la perspectiva cristiana, el primero en
luchar por defender oficialmente los derechos de los
niños y los jóvenes de todo el mundo.
Huérfano de padre a los dos años de edad, vivió su
infancia en plena revolución industrial y en medio de
continuos cambios políticos, ideológicos y morales que
complicaron la situación social, y marcaron su vida.
A los 26 años, ya siendo sacerdote, llegó a Turín y se
encontró con la miseria de muchos jóvenes en las
calles y en las cárceles, por lo que decidió consagrar
su vida a ayudarlos y a protegerlos. Más adelante,
creó un nuevo modelo de educación llamado “Sistema
preventivo”, en el que se enseñaba a los jóvenes en
talleres de capacitación, escuelas y oratorios para
sacarlos de la pobreza e ignorancia. Aseguraba que
es imposible formar a un joven por medio de la razón,
si no se entienden sus problemas y se le apoya en
resolverlos, con la ayuda de Dios.
19
Crónica
Guadalupana
Conociéndonos
Asumía que el niño debe ser protegido contra toda
forma de abandono, crueldad y explotación. “No
deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad
mínima adecuada y, en ningún caso se le permitirá
que se dedique a alguna ocupación o empleo que
pueda perjudicar su salud o su educación o impedir
su desarrollo físico, mental o moral”, señalaba.
Escribió centenares de cartas y libros dedicados a la
niñez y a la juventud de todo el mundo.
Por otra parte, en cuando a los derechos laborales,
Don Bosco exigía el derecho a un contrato y una
jornada laboral justos, con días de descanso y buena
remuneración, a fin de formar buenos cristianos y
honrados ciudadanos, útiles a su país, a su familia, y
a la sociedad.
Don Bosco fundó la Familia Salesiana que
actualmente tiene presencia en los cinco continentes,
en 129 países con cerca de 16,568 salesianos,
15,324 Salesianas de los cuales 117 son obispos. Los
salesianos y salesianas han auspiciado más de 1,200
escuelas, más de 1,200 obras de promoción social y
apoyan en mil parroquias, en todo el mundo.
El 26 de Junio de 1935, el Papa Pio XI lo canonizó
–44 años después de su muerte–, y lo nombró
“Specialis Portector Puerorum et Iuvenum
20
Mexicanae Reipublicae”, Especial protector de la
niñez y la juventud de la República Mexicana.
Por su parte su Santidad Juan Pablo II lo proclamó
“Padre y Maestro de la Juventud”, en la clausura
de las celebraciones por el centenario de su muerte.
Un título que define a San Juan Bosco y que se ha
convertido a la vez en un proyecto de vida para
muchos verdaderos educadores.
Por su obra y por los milagros alcanzados, Don
Bosco también es patrono de los niños de la calle,
los magos, ilusionistas, actores, los soldados de las
fuerzas especiales, los periodistas, los aprendices de
talleres, así como publicistas, actores de doblaje y
personas que trabajan en los circos.
LA VENERACIÓN DE LAS RELIQUIAS
Con su Resurrección Jesús es “exaltado” por Dios
(Hch 2, 23). La Iglesia está convencida que su
misión está fundada en la experiencia pascual, en el
encuentro de cada cristiano con Jesús Resucitado.
Así tenemos un nuevo horizonte para la vida y nuevo
sentido para la muerte. La vida es un camino que
se puede andar con esperanza, pues la muerte no
es el fin del hombre, sino el medio para volver a su
destino final: Dios Padre.
San Juan Bosco ahora contempla a Dios en plenitud;
en vida, contempló a Dios a través de los niños y
los jóvenes y ahora intercede por nosotros porque
permanece con Dios. El paso de la reliquia de
San Juan Bosco, viene a recordarnos e invitarnos
a experimentar lo que el contempló siempre: el
profundo misterio de Dios que le reveló su misión. No
tiene otro fin, más que impulsarnos a crecer en el
amor, en la esperanza y en la caridad.
PROGRAMA
La reliquia llegó a nuestro país el cuatro de agosto,
a las 17:30 horas al Santuario de Santa María
Auxiliadora . Estará en la Basílica de Guadalupe
el día 07 de agosto, donde será recibida a las
8:45 horas por Monseñor Diego Monroy Ponce,
Vicario General y Episcopal de Guadalupe y
Rector del Santuario. Luego peregrinará por las
ciudades de Puebla, Oaxaca, Veracruz, Mérida, Tuxtla
Gutiérrez, San Cristóbal, Zitácuaro, Morelia, Uruapan,
Querétaro, León, Guadalajara, Colima, Sahuayo,
Zamora, San Luis Potosí, Saltillo, Monterrey,
Chihuahua, Cd. Juárez, Nogales, Sonora, Los Mochis,
Hermosillo y Tijuana.
El programa hasta el 31 de enero del 2014 es el
siguiente:
Interamérica, desde marzo hasta octubre del 2010.
Asia Este de Oceanía, desde noviembre del 2010
hasta abril del 2011.
Asia Sur, desde mayo hasta noviembre del 2011.
África-Madagascar, desde diciembre del 2011 hasta
abril del 2012, julio y agosto del 2012.
Europa Oeste, mayo y junio del 2012 , y desde
septiembre hasta noviembre del 2012.
Europa Norte, desde diciembre del 2012 hasta
agosto del 2013.
Italia MOR, desde septiembre del 2013 hasta enero
del 2014.
Bienvenido San Juan Bosco que continúa
impregnando con su testimonio evangélico la vida de
cientos de jóvenes y niños en todo el mundo. Como
él, la Iglesia sigue llena de hombres y mujeres santos
que continúan dando su vida sin reservas por el bien
del pueblo de Dios. ¡Enhorabuena!
Para mayor información consultar: www.
donbosco.mx
21
C
on el compromiso de trabajar para trasformar
la sociedad de nuestra patria, convencidos
de que esto se puede hacer con la ayuda
del Padre Celestial, la comunidad arquidiocesana
de Monterrey, conformada por Monseñor José
Francisco Robles Ortega, pastor de esta jurisdicción,
sacerdotes, consagrados, religiosos y religiosas y
peregrinos procedentes de las diversas parroquias de
aquella región, participarán en su peregrinación anual
a la Basílica de Santa María de Guadalupe.
Esta romería tendrá verificativo el próximo 12 de
agosto a las diez de la mañana. Quieren agradecer
a Guadalupe por la dicha de volver a encontrarse en
su casita y estar aquí a sus plantas como hijos de
Ella que son, para honrarla, venerarla y agradecerle
por todos los favores que se manifiestan en su vida
cotidiana.
Quieren expresarle su agradecimiento por su inmenso
amor para con ellos, pedirle los fortalezca en la fe, la
unidad y estar en profunda comunión con la Iglesia.
22
Desean desde lo más profundo de su corazón que
el Padre del Cielo reciba estas almas que se han
adelantado en el camino y que cada uno de ellos
alcance la Gloria eterna para que descansen en paz.
Que Ella, la Madre del verdaderísimo Dios por quien
se vive, consuele a las personas de buena voluntad
que perdieron a su familiares y pronto encuentren
resignación. Piden también haya justicia y paz en
nuestra patria para que todos y todas en conjunto
sean corresponsables de su amor misericordioso y a
su vez responsables, constructores y trabajadores por
el bien de la sociedad y de la patria.
Foto: Comunicación Social INBG
Foto: Comunicación Social INBG
En esta ocasión quieren encomendar en las Sagradas
manos de Ella, a todas y cada una de las persones
que sufrieron la lamentable pérdida de seres
queridos y bienes patrimoniales, como sus hogares,
a consecuencia de la tormenta tropical “Alex”, que
azotó varias regiones de Monterrey, Nuevo León,
provocando pérdidas materiales que dejó a su paso.
Foto: Comunicación Social INBG
María Guadalupe Bustamante Rosas
Comunicación Social de la INBG
Foto: Comunicación Social INBG
Peregrinación
de la Arquidiócesis
de Monterrey
Foto: Comunicación Social INBG
PEREGRINACIONES
XXXIX Peregrinación
femenil de la Diócesis de
Celaya
María Guadalupe Bustamante Rosas
Comunicación Social de la INBG
C
on mucha dicha de poder llegar al Tepeyac,
lugar tan significativo de fe para los católicos y
fervientes devotos de la Virgen de Guadalupe,
peregrinas de la Diócesis de Celaya, llevarán a cabo
su trigésima novena peregrinación con la noble
intención de postrarse a sus pies y manifestarle el
gran amor que sienten por su mamita del cielo, Santa
María de Guadalupe.
Caminaron durante nueve días, bajo la protección
y cuidado de la Virgencita, jornadas en las cuales
tuvieron un encuentro consigo mismas, tiempo
para reflexionar sobre cada una de sus vidas, sus
quehaceres, sus aciertos, desaciertos y dispuestas a
hacer la voluntad del Padre del Cielo.
Se congregarán estas mujeres fieles a su fe el
próximo domingo 8 de agosto. La misa se celebrará
en el altar mayor de esta Basílica a las seis de la
mañana; momento importante, pues todas ellas
ofrecerán a María sus sacrificios, sus faltas y sus
desobediencias; para que con su amor infinito, la
Virgen de Guadalupe las transforme en mujeres
de bien y sean portadoras de su mensaje de
Foto: Comunicación Social INBG
Peregrinaciones
evangelización, para que llegue a todos y cada una
de sus familias y personas allegadas.
Quieren implora las llene de inmensa alegría y gozo
para vivir en armonía con sus familiares, las fortalezca
y las ayude a enfrentar, superar los problemas y
obstáculos que se presenten, sobre todo es estos
tiempos en que la sociedad vive un ambiente de
incertidumbre e inseguridad.
El viernes 30 de julio emprendió su andar, rumbo a la
Ciudad de México, la Peregrinación Femenil a Pie del
Bajío al Tepeyac, número XXXIX, en la que se espera
contar con tres mil peregrinas. Como parte inicial de
este andar se efectuó la santa misa en la Catedral,
a la que asistieron 500 peregrinas que partieron al
Santuario Mariano. “La mayoría son personas que
desde que inició la peregrinación no han dejado de
asistir a una sola, aunque también hay quienes vienen
por primera vez, con el objetivo de pagar alguna
manda o bien por el simple hecho de ir a conocer la
imagen de la Santísima Virgen”, señaló Sara Esquivel
Oliveros, presidenta diocesana.
23
EFEMÉRIDES
Efemérides de agosto
Mercedes Aguilar Lara
Archivo Histórico de la INBG
1521
Después de varios meses de sitio, el 13 de agosto, Tenochtitlan, capital
del imperio mexica, cae en poder de los españoles; Cuauhtémoc es
hecho prisionero.1
1523
El 13 de agosto llegaron a Veracruz los franciscanos Fray Pedro de
Gante, Fray Juan de Tecto y fray Juan de Ayora, fueron los primeros
evangelizadores de México.2 Fray Pedro de Gante se distinguió como el
primer educador de los indígenas. La visión de estos primeros frailes les
llevó a aprender la lengua de los indígenas para poder evangelizarlos.
Adecuaron en lo posible la cultura cristiana que ellos representaban a
la cultura indígena que empezaban a conocer, dando con ello paso a
la inculturación. Fray Pedro de Gante entendió el carácter festivo de la
cultura indígena y su gusto por las representaciones. Esto le impulsó a
promover el teatro evangelizador. Las críticas al trabajo de los franciscanos
fueron muchas, pero la influencia que tuvieron en todo lo que se hizo
posteriormente da fe de su valía. Esta influencia puede sentirse en la
Colegiata de Guadalupe en el siglo XVIII, ya que el Rey Fernando VI (1751)3
mandó se establecieran canonjías y prebendas de lenguas. Es decir, los
sacerdotes que pretendían esos cargos debían saber náhuatl, mazahua u
otomí para mejor evangelizar a los pueblos indígenas que vivían en torno a
la Colegiata.
1645
Nace el 14 de agosto en la Ciudad de México el gran erudito novohispano
Carlos de Sigüenza y Góngora. Se distinguió como poeta, periodista,
matemático, astrónomo, historiador y geógrafo. Se formó con los jesuitas
en donde cultivo el gran fervor por la Virgen de Guadalupe. Fruto de
ello y del amor a su patria es el grande y bello poema guadalupano que
titulo Primavera Indiana (1668). Fue estudioso de la historia antigua de
México y primera gran conciencia de la mexicanidad. Sigüenza y Góngora
atribuyó a Antonio Valeriano, principal colaborador indígena de Sahagún,
la historia o relato sobre la aparición de la Virgen de Guadalupe, conocido
como Nican Mopohua (1552-1560?). Muere el 22 de agosto de 1700 en el
Hospital del Amor de Dios donde era el capellán.4
24
Efemérides
1822
Instalación de la Orden Imperial de Guadalupe, el 13 de
agosto, en la Colegiata de Guadalupe. Canta la misa el
Ilustrísimo Obispo de Puebla y predica el Dr. Don Agustín
Iglesias. Fue creada por la Soberana Junta Provincial
Gubernativa, los Estatutos los elaboró el Generalísimo
Almirante, Agustín de Iturbide, como Presidente de la
Regencia del Imperio, la cual gobernó antes de que se
le nombrara Emperador. El objetivo era condecorar
el verdadero mérito y acciones magnánimas con que
muchos hijos de este suelo se distinguieron al establecer
la época de la libertad de la patria.5 Se eligió a la
Virgen de Guadalupe como protectora de ésta orden en
reconocimiento de los beneficios que todos debían a la
Providencia por su intercesión, y en consonancia con la
voluntad general por la gran devoción que le profesan los
mexicanos.6
1823
El 19 de agosto se trató en la reunión del
Cabildo de Guadalupe sobre la disposición
del Soberano Congreso de que se reciban
en dicha Iglesia los huesos de los héroes
de la patria para que de este lugar fuesen
conducidos a México.7 El 20 de agosto afirmó
el canónigo Antonio María Campos que tenía
noticia se iban a exhumar los huesos del
señor Morelos, y que, estando cerca de la
Colegiata el curato de San Cristóbal pudiera
ser que de una hora a otra los condujeran
a esta Iglesia, lo que hacía presente al
Venerable Cabildo para que se determinara el
modo de recibirlos. Se determinó que cuando
llegase el caso saliera el Venerable Cabildo
acompañado de sus ministros hasta la puerta
de la Iglesia. Debían colocarse los restos en el
nicho que estará en la bóveda de los señores
capitulares. Poniendo el secretario el recibo
de ellos y una certificación circunstanciada del
modo como se recibieron.8
25
Efemérides
1859
En plena Guerra de Reforma, mediante un decreto del 11
de agosto, don Benito Juárez suprime varios días de fiesta y
conserva vigente la observancia del 12 de diciembre; Melchor
Ocampo lo refrendará.9
Foto: Comunicación Social INBG
1910
El Papa Pío X declara el 24 de agosto a la Virgen de
Guadalupe como Patrona de América Latina.10 Lo habían
pedido setenta arzobispos y obispos de América Latina.11
NOTAS
Ramiro Navarro de Anda, “Efemérides Guadalupanas”, en Álbum conmemorativo del 450 aniversario de las apariciones
de Nuestra Señora de Guadalupe, México: Ed. Buena Nueva, 1981, p. 272
2
Id.
3
ahbg, Secretaría Capitular/Reales cédulas, Caja 362, exp.26
4
Ernesto de la Torre Villar y Ramiro Navarro de Anda, Testimonios históricos guadalupanos, México: FCE, 1999, p.
12,26, 334.
5
Estatuto de la Imperial Orden de Guadalupe, Reproducción en facsímil, del original facilitado por don Antonio M. Vera,
p.9
6
Ibid., p.2
7
ahbg, Secretaría Capitular/Actas de Cabildo, Caja 310, libro 2, f.74v
8
Ibid., f.75r
9
Torre Villar y Navarro de Anda, op. cit., p. 280
10
Ibid., p.285
11
Ignacio H. de la Mota, Diccionario Guadalupano, México, Panorama Editorial, 1997, p.210
1
26
TONANTZIN GUADALUPE
Testimonios
de confianza
en Tonantzin
Guadalupe
FOTO: Pastoral Indígena INBG
Maura Guadalupe Galindo
Pastoral Indígena INBG
L
os siguientes párrafos son testimonios
de hermanos indígenas, que llenos de
fe y confianza en Tonantzin Guadalupe,
reconocen el mensaje de María como San Juan
Diego Cuauhtlatoatzin, encontrando en ella una
madre solícita dispuesta a derramar bondad y
protección a los suyos. Jesús que nos dice “Pidan
y se les dará; busquen y encontrarán; llamen a la
puerta y les abrirá “(Mt 7, 7-8)… ella en su casita
del Tepeyac invita a sus hijos a dialogar con ella
para escuchar sus plegarias.
Las peticiones a la Santa Madre se recogieron de
diferentes grupos indígenas migrantes a la ciudad
de México durante el mes de mayo de 2010 y
otras durante la visita de las Imágenes Peregrinas
de San Juan Diego Cuauhtlatoatzin y Tonantzin
Guadalupe.
27
Tonantzin Guadalupe
“Mamita María, te doy gracias por el día de hoy que
puedo respirar, puedo ver las flores, la naturaleza.
Un día más por despertar y gracias a tu Hijo puedo
trabajar y traer el sustento a mi familia. Cuídame a
mí a mis hijos y a mi marido que anda de migrante.
Concédeme nunca olvidar mis raíces y de dónde
somos”.
“La Virgen me está ayudando con los niños para
que sigan su estudio. Cuando rezo le digo, el Padre
Nuestro y el Ave María, que me cuide mis hijos
porque hay mucha droga, mucho alcohol. Pido a la
Virgen de Guadalupe porque no sabemos donde
andan todo los días. Dios tan grande, Dios tan
poderoso cuida de mis hijos”.
Isidra Maximilian. Otomí. Santiago Mexquititlán
28
Apolonia Francisco Miguel. Otomí, Santiago
Mexquititlán
“Virgencita de Guadalupe: te doy gracias porque
nos cuidas, nos proteges y nos has ayudado a
salir adelante. Que nunca nos falte comida y que
siempre estemos bien de la salud. Cuida a mis
hijos, que no se enfermen, y a mi esposo porque es
peligroso su trabajo que se sube hasta arriba de los
edificios porque es demoledor. Que no tengamos
problemas y te pido por los niños de la calle que se
drogan y que no es bueno”.
Cristina Juan Pedro. Otomí, Santiago Mexquititlán
“Virgencita de Guadalupe, gracias por darme salud
a mí y a todos los que necesitan de ti. Con tu lindo
manto que tienes, te pido que cobijes a mis hijos
a mí y a toda la familia y a toda la gente que cree
en ti, y protege a mi hijo que está en el reclusorio.
Cuídalo con tus manitas para que no le pase nada
porque el mismo se reconoce pecador y hazle
entender”.
FOTO: Pastoral Indígena INBG
Ma. Juana López. Mazahua, Toluca
29
Tonantzin Guadalupe
Tonantzin, Madrecita del Tepeyac, te vengo a
saludar en este día .Gracias por ser nuestra
muchachita linda de toda la tierra. Hoy día mi
madrecita, te quiero agradecer por nuestra patria,
por nuestros hermanos y hermanas indígenas.
Ellos cada día nos transforman con su riqueza, nos
cautivan a ser fieles a nuestras tradiciones Con
ellos te conocimos y con nuestro ser te vamos a
amar.
Jesús Tlecuile. Mixteco a.a.
Madre, te doy gracias por permitirme estar en tu
presencia y de darme el privilegio de tener en mis
manos a tu Divino Hijo y de darme el privilegio
de ser tu hija y poder contemplar tu imagen por
muchas horas como si fueran segundos. Espero
tener la dicha de verte allá donde serás mi carta de
presentación ante tu Divino Hijo.
Agustina Martínez (MESE) Zapoteca
Virgencita, gracias de estar frente a ti. Te pido por
las personas que necesitan de ti. También por mí
que nunca me dejes.
Paula Francisco. Nahuatl. Veracruz
Madre, gracias por estar conmigo en este
momento. Gracias por llevarme a tu Hijo Jesús al
servicio de los hermanos. Intercede por mí para
que sea fiel a cada momento de mi vida. Protege y
acompaña a mi familia en cada momento, Amén.
Hilaria Calixto, Tlapaneca. Guerrero
Madre María, ya quiero que esté bien mi niño,
ayúdame porque que lo necesito .Que mi niño
con leucemia se alivie. Ayúdame mucho porque no
esté triste porque me siento sin fuerza y mi hijo que
tengo allá me lo cuide porque yo estoy preocupada
porque no tiene trabajo y mi hijo está chico y no
puede trabajar.
Guadalupe Pedraza; Tlapaneca; Gro.
San Juan Dieguito te pido de todo corazón que
encontremos a mi hermana Diana y que donde
quiera se encuentre tenga salud. También te pido
por todos los de mi familia.
Iván, Tomatlan, Puebla
San Juan Diego escucha mis plegarias y
nunca olvides a mis familiares, no tengo con
que agradecerte todos los favores que me has
concedido.
Familia Oloarte Becerra, Tomatlan, Puebla
Virgencita y San Juan Dieguito Soy Dany una de
tus hijas que te quiere mucho, me gusto salir a
caminar contigo y me gustaría que nos volvieran a
visitar la Imágenes Peregrinas. Te pido que cuides
a mis papas, mis seis abuelitos y a todos mis tíos;
te pido por el eterno descanso de mis abuelitas
Clemen y Alta Gracia.
No permitas que yo te deje de querer como te
quiero y cuídame de todo peligro.
Daniela, Tomatlan, Puebla
Rita Hernández, Nahuatl Huasteca Veracruzana
Lupita, mi Morenita preciosa ayuda principalmente
a los jóvenes que hablen con los adultos porque el
no hablar los lleva por caminos malos en este difícil
andar.
Tamara Quintana, Mazehualme
30
FOTO: Pastoral Indígena INBG
María, gracias porque eres mi Madre y me diste
al verdadero Dios. Estás ahí para escucharnos y
que te digo lo que tu ya sabes y lo que tenemos: la
vida, la tierra, nuestra comida y nuestro trabajo y la
salud
MISIONES
Foto: Misiones Guadalupanas INBG
Bendecimos y
alabamos al Dios de
la vida por el paso
a la gloria del Pbro.
José Morales
“El Padre Morales se vistió de luces y
partió a la Casa del Padre”
Lic. María de la Concepción M.C. de Jiménez
Misiones Guadalupanas INBG
E
l pasado martes 27 de julio por la tarde, el
Pbro. José Morales Flores pastor y amigo muy
querido de la Diócesis de Querétaro realizó su
paso a la gloria. Entre sus encomiendas ministeriales
podemos destacar las siguientes: Párroco de la
Parroquia de Santa Ana por 37 años; Director
Espiritual de la Asociación de Peregrinos a Pie de
Qro. al Tepeyac del año 1973 al año 2006; vocero
de la Diócesis de Qro.; periodista innato, apasionado
de la comunicación; Capellán de los Gallos Blancos
y de la Plaza de Toros Santa María, fiel aficionado a
la tauromaquia; colaborador del Diario de Querétaro;
conductor del ameno programa “Charlas Matinales”
en 670 de AM.
Manifestamos nuestro reconocimiento y gratitud por
su valiosa colaboración, apertura y apoyo continúo
que dispensó por más de 9 años a Mons. Diego
Monroy y a su equipo misionero en la aplicación
de la pastoral de la peregrinación del santuario.
Actividad apostólica que dio origen a una sólida y
estrecha amistad entre ambos sacerdotes. Por lo
que el rector siempre elevó sus oraciones pidiendo
la intercesión maternal de la Niña del Cielo por la
salud de su amigo sacerdote. Una vez enterado de
este hecho trascendental colmado de esperanza
cristiana y alabanza al Señor de la Vida, se dispuso
a viajar a la ciudad de Querétaro para celebrar
en la Parroquia de Santa Ana, la misa de cuerpo
presente de su querido amigo Padre Pepe como él
le nombraba. La celebración se realizó a las doce
del día con la participación de miles de fieles. A su
llegada fue recibido por múltiples muestras de cariño
de sacerdotes, feligreses, peregrinos y peregrinas
queretanos entre ellos Pbro. Javier Bocanegra,
Pbro. Marco Antonio Cornejo; Ing. Sandra Siliceo, Sr.
Ernesto González; Lic. Ignacio Rubio y otros muchos
que le abrazaban y lloraban con él como el caso de
la “guerita” fiel servidora de la comunidad y del Padre
Morales.
En su homilía Mons. Monroy dio testimonio del
Padre Morales por su entrega y donación en el
ejercicio del ministerio sacerdotal, así como de su
celo evangelizador a través del amor maternal de
Santa María de Guadalupe. Expresó a los presentes:
«Hemos ganado un santo, un intercesor; por eso
no podemos estar tristes como los que no tienen
esperanza, pues si creemos en Cristo Jesús tenemos
esperanza y nos consuela la futura inmortalidad.
Querétaro especialmente tendrá siempre un
ejemplo a seguir de entrega, de pastor, de ser
humano, él ya terminó su peregrinación nosotros
vamos a tener que seguir peregrinando,
31
Misiones
¡Gracias Padre Morales por su testimonio de vida
y ministerio sacerdotal, por su donación y entrega
amorosa al pueblo peregrino de Dios, vivirá siempre
en nuestros corazones. En fe y esperanza, podemos
decir que Dios ya le ha otorgado la corona de gloria¡
Foto: Asociación Pía de Peregrinos al Tepeyac
enfrentándonos a terribles realidades como las
que vivimos hoy en nuestro país, teniendo que
luchar juntos para que se mejore y se transforme,
no dejaremos que se nos vaya de las manos.
Tenemos que exhalar el perfume de los bautizados
y el Padre Morales nos dio testimonio de esto, era
tan polifacético que en todas sus actividades vivió
el Evangelio, dando testimonio de coherencia y de
fe, no sólo de cristiano sino de sacerdote ministerial
eminentemente guadalupano»
Fotos: Misiones Guadalupanas INBG
Nuestra
Peregrinación a
Roma y Tierra
Santa
Testimonio de Amor, Unidad,
Comunión y Oración
1ª. Parte
D
iecisiete días maravillosos de incontables
vivinecias espirituales y experiencias de
comunión fraterna, podemos testimoniar y
compartir cincuenta peregrinos animados y guiados
por nuestro Padre y Pastor Mons. Diego Monroy
Ponce. Peregrinación que se transformo en una
verdadera comunión y solidaridad fraterna y sobre
todo un viaje al interior y lo más profundo del corazón;
que nos hizo vivir unidos en gozo y esperanza
la celebración de nuestra fe en cada lugar que
visitamos.
32
El domingo 6 de junio participamos los peregrinos en
compañía de nuestras familias en la misa de envío
que presidio el rector del santuario, y llegado el día
martes ocho de junio partió nuestra peregrinación
rumbo a la Roma y Tierra Santa. En cada momento
y lugar no podíamos ocultar el sello indeleble del
amor maternal de nuestra Señora de Guadalupe
como hijitos muy amados por Ella. Con una confianza
serena en el Señor de la vida, dimos testimonio no
sólo de nuestra fe y devoción a la Niña del Cielo,
sino también de nuestra identidad, tradición, alegría y
cultura que nos distingue como mexicanos en todo el
mundo.
Misiones
Nuestro primer destino fue la ciudad de Roma,
bendecidos por Cristo Sumo y Eterno Sacerdote
asistimos a la Clausura del Año Internacional
Sacerdotal convocado por S. S. el Papa Benedicto
XVI. La Plaza de san Pedro estaba vestida de fe,
fidelidad, entrega, donación y servicio al cuerpo
místico de Cristo, la Iglesia, por miles de sacerdotes
venidos de todas partes del mundo para renovar
su ministerio y vocación. Siendo los sacerdotes
el Corazón de Jesús, les exhortó el Papa a vivir
con los sentimientos de Cristo, Buen Pastor, a ser
mensajeros audaces del Evangelio, ministros fieles
de los Sacramentos y testigos del amor. Mas tarde
tuvimos la gran dicha de orar juntos en la tumba del
Siervo de Dios Juan Pablo II nuestro amado y querido
Papa. En comunión con Mons. Monroy renovamos
nuestra fe apostólica pidiendo la intercesión de Santa
María de Guadalupe para mantenernos siempre en
unidad y comunión eclesial.
Visitamos diversas Basílicas como la de san Pedro
que destaca por su majestuosidad; construida en
el año 324 por Constantino, restaurada a partir
del 1506 dC., interviniendo los grandiosos artistas
Rafael y Miguel Ángel. La Basílica de Santa María
la Mayor, fue construida por el papa Liberio, dato
revelado por la tradición, en el lugar dicen que
nevó en pleno verano después de la aparición de
la Virgen; impresiona por su belleza y solemnidad.
La Basílica de san Juan en Luterano considerada
la más importante después de la de san Pedro, fue
construida a principios del s. IV, dañada por incendio
y terremoto, saqueada por los bárbaros y restaurada
por Borromini en el año 1600 dC. Dicha basílica,
fue escenario de diversas ponencias donde los
sacerdotes y laicos del tercer milenio reflexionaron
sobre el Cenáculo como lugar de intimidad con Cristo
fuente de la Eucaristía y Ministerio sacerdotal.
Concluimos el recorrido, en la Basílica de san Pablo
Extramuros la más grande de la ciudad después de
la de san Pedro, fue destruida casi en su totalidad
por un incendio en el año 1823 dC., se restauró en el
año 1829 dC., su interior es inmenso y regio. Cabe
destacar que en cada una de ellas vivimos momentos
de profunda oración y compromiso cristiano. Fue
realmente prodigioso visitar el Museo del Vaticano,
mucho admiramos el esplendor de la Capilla Sextina
sede de solemnes ceremonias como el Cónclave.
Sus frescos se deben a los hombres más conocidos
en el mundo de la pintura italiana; primero y antes
que nadie Miguel Ángel, pero también a Signorelli,
así como Botticelli y Rosellini estos últimos los más
grandes exponentes de la escuela florentina.
Un momento muy especial lo vivimos en la ciudad
de Asís, elevada sobre el Monte Subiaso, construida
en piedra rosa, sus calles son estrecha y sinuosas,
lugar en el que se yergue la basílica de san Francisco
de Asís, en donde encontramos dos iglesias una
inferior decorada con pinturas de Giotto y Lorenzetti.
Ahí se encuentra una cripta que guarda los restos
del santo. La iglesia superior está enriquecida
también por frescos de Giotto que ilustran la vida
del san Francisco. Después de un amplio recorrido
celebramos la santa misa en la Capilla de la Paz,
ubicada en el interior de esta basílica.
En su homilía Mons. Monroy expuso el don
maravilloso de la paz de Cristo que exige de cada
uno de nosotros la experiencia de su amor que nos
conduce a pedir perdón y otorgar perdón, dando
frutos de reconciliación y unidad fraterna, así como
de la incansable búsqueda del bien para todos.
Momentos más tarde bajamos a la basílica de
Santa María de los Ángeles, construida en 1569 y
coronada por la bella cúpula de Alessi. Confina
33
Misiones
en su interior la mística Porziúncola, núcleo del primer
convento franciscano y la Capilla del Tránsito, donde
murió san Francisco en el mes de octubre del año 1226.
Para entrar en contacto con algunos aspectos de la
vida de las primeras comunidades cristianas acudimos
a la Catacumba Domitilla una de las más grandes
de Roma encontrando frescos que muestran la
profunda fe en Dios y la veneración de los mártires
enterrados en ese lugar. Con gran expectación
llegamos al Coliseo Romano, que bajo este nombre
se denomina al Anfiteatro Flavio, porque cerca de él
había una gigantesca estatua de Nerón que recibió
el nombre de Coloso, según la tradición de ahí el
nombre de Coliseo, obra concluida en el año 80 dC.
Su cupo era para cincuenta mil espectadores que
presenciaban los famosos juegos sangrientos, luchas
entre gladiadores, caza de animales feroces, batallas
navales o naumaquias y para lo cual llenaban la arena
con agua para su representación, también fue lugar de
martirio para los primeros cristianos. Actualmente se
encuentra en ruinas por la devastadora naturaleza, pero
también por la mano del hombre que no dudo en robar
materiales para construir sus casas y otros edificios.
La calle san Vincenzo Luchéis nos condujo hasta la
imponente Fontana di Trevi (Fuente de Trevi), con
todo su despliegue escenográfico, construida hacia
fines del s. XVII por N. Salvi a petición expresa del
papa Clemente XII. En el centro se puede contemplar
la estatua de Océano sobre un carro tirado por dos
tritones. Es costumbre tirar una moneda en la fuente,
que simboliza el mar, para garantizar el retorno a esta
ciudad espléndida, ¡por supuesto que todos lo hicimos!
Plaza España, sugestiva y elegante, se sitúa en el
centro de Roma, de ahí irradian numerosos calles
conocidas, como vía Margutta donde exponen muchos
pintores, vía del Babuino famoso por negocios de
anticuarios, vía Condotti con sus distinguidas boutiques
y su célebre café Greco. En el centro de la plaza
destella la fuente de la Barcaza. Obra de Bernini. Plaza
Navona, siempre muy transitada disfrutamos mucho de
34
sus imponentes fuentes, fue construida sobre el antiguo
estadio de Domiciano en el año 86 aC., de ahí su forma
ovalada. Se trata según la tradición, de la fuente de los
cuatro ríos más importantes de los cuatro continentes
como: Danubio (Europa), Ganges (Asia), Nilo (África)
y Río de la Plata (América) En el mes de diciembre
la plaza se trasforma en un mercado donde se puede
adquirir todo para el Belén. Finalmente nos despedimos
de la bella Italia compartiendo una cena inolvidable
donde degustamos vinos, alimentos, música y cantos
típicos del lugar, entonando a una sola voz ¡arrivederci
Roma!
Antes de partir a Tierra Santa agradecimos a nuestro
Dios y a la Virgen de Guadalupe, por este don
de concluir con bien nuestra primera parte de la
peregrinación, así también elevamos nuestra oración
por quienes nos atendieron y orientaron. Como nuestra
estupenda guía Sonia A. Vargas así como la gracia
de vivir esta experiencia perdurable. El solo hecho de
recordar nos hará volver vivir estos hechos y alentar
así nuestra esperanza cristina. Recordaremos el
agradable paseo al final del día por la Av. Marconi, con
sus pintorescos escenarios en donde pudimos degustar,
desde una rica fruta, un sabroso queso mozarella, un
delicioso gelato, hasta contemplar las lámparas de
múltiples colores del puestecillo ubicado en la acera
y algunas otras bellezas italianas. ¡Gracias Señor
Jesucristo por las celebraciones de nuestra, por las
personas, lugares, momentos, oraciones y reflexiones
comunitarias, lágrimas, risas, cansancio, clima muy
caluroso pero sobre todo gracias por el gozo y la
esperanza! Indudablemente que peregrinamos bajo el
amparo de la Muchachita del Tepeyac, que nos protegió
en todo momento, así como el cuidado cálido y paternal
de nuestro Buen Pastor Mons. Diego Monroy.
Amigos lectores muy queridos, no se pierdan la próxima
emisión de este boletín en la que compartiremos con
ustedes la segunda parte de nuestra peregrinación
guadalupana en la cual narraremos nuestra experiencia
espiritual en Tierra Santa.
ACTIVIDADES PASTORALES
Oración Matutina de Laudes. Todos los días a las 8:30 hrs.
Misa Solemne Capitular. Todos los días a las 9:00 hrs.
Misa para “Etnias”. Todos los domingos a las 16:00 hrs. Misa Vocacional. Todos los domingos a las 15:00 hrs. Rito Penitencial Comunitario Todos los viernes de 11:00 -13:00 hrs,
Exposición del Santísimo Jueves 10:00 -17:00, en su capilla:
Santo Rosario: Lunes a jueves en el Altar Mayor 17:00 hrs.
Viernes, sábado y domingo, 17:30 hrs., Antigua Basílica.
Taller de Pastoral Indígena Sábados de 10:00 a 14:00 hrs.
MISA POR RADIO, TELEVISIÓN E INTERNET
Cadena RASA, 620 AM
Todos los Domingos, 9:00 hrs.
XHTV, Canal 4 TV
15 de agosto 2010
a las 9:00 hrs.
www.virgendeguadalupe.org.mx
Todos los Domingos, 9:00 hrs.
MISAS Y PEREGRINACIONES DE SEPTIEMBRE 2010
Día
Hora Peregrinación
Día
Hora Peregrinación
04
10:00 Diócesis de Ecatepec
18
09:00 Club de Banqueros de México, A.C.
05
12:00 Asociación de Madereros
10:00 Encuentros Conyugales, IAP.
09:00
13:00 Empleados deL Nacional Monte de 19
Piedad
16:00
08
09:00 Misa Solemne de la Natividad de la 22
15:00
Virgen de María
Familia García Velázquez
23
11:00
09
10:00 Antorcha Guadalupana de San 25
12:00
Nicolás Terrenate, Tlaxcala
26
11:00
12:00 Padres Agustinos Provincia de Michoacán
15:00
11
14:00 Acción Católica Mexicana
12
10:00 Diócesis de Zacatecas
27
16:00
70 aniversario Grupo Estrella Blanca
15
12:00 San Pedro Tultepec
12:00 Misioneras Guadalupanas del
16
Espíritu Santo
30
Hospital Juárez
San Juan Bautista de González Ortega, Puebla
Día Mundial del Turismo
Médicos Católicos y Cemex Concretos
Movimiento Juan Pablo II para las familias
Radiodifusores Asociados.
09:00 Periódico El Universal
16:00 Parroquia de San Juan Bautista
35

Documentos relacionados