01 lecto-escritura - La Ciencia para Todos

Comentarios

Transcripción

01 lecto-escritura - La Ciencia para Todos
Cómo leer
La Ciencia para Todos
207
LA
CIENCIA
PARA
TODOS
Géneros discursivos
VARIA
margarita
alegría
(coordinadora)
La Ciencia
para Todos
Desde el nacimiento de la colección de divulgación científica
del Fondo de Cultura Económica en 1986, ésta ha mantenido
un ritmo siempre ascendente que ha superado las aspiraciones
de las personas e instituciones que la hicieron posible. Los
científicos siempre han aportado material, con lo que han
sumado a su trabajo la incursión en un campo nuevo: escribir
de modo que los temas más complejos y casi inaccesibles puedan ser entendidos por los estudiantes y los lectores sin formación científica.
A los diez años de este fructífero trabajo se dio un paso adelante, que consistió en abrir la colección a los creadores de la
ciencia que se piensa y crea en todos los ámbitos de la lengua
española —y ahora también del portugués—, razón por la cual
tomó el nombre de La Ciencia para Todos.
Del Río Bravo al Cabo de Hornos y, a través de la mar Océano, a la Península Ibérica, está en marcha un ejército integrado por un vasto número de investigadores, científicos y técnicos, que extienden sus actividades por todos los campos de la
ciencia moderna, la cual se encuentra en plena revolución y
continuamente va cambiando nuestra forma de pensar y observar cuanto nos rodea.
La internacionalización de La Ciencia para Todos no es sólo
en extensión sino en profundidad. Es necesario pensar una
ciencia en nuestros idiomas que, de acuerdo con nuestra tradición humanista, crezca sin olvidar al hombre, que es, en última instancia, su fin. Y, en consecuencia, su propósito principal
es poner el pensamiento científico en manos de nuestros jóvenes,
quienes, al llegar su turno, crearán una ciencia que, sin desdeñar a ninguna otra, lleve la impronta de nuestros pueblos.
CÓMO LEER
LA CIENCIA PARA TODOS
Comité de Selección
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dra.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dra.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Dr.
Antonio Alonso
Francisco Bolívar Zapata
Javier Bracho
Juan Luis Cifuentes
Rosalinda Contreras
Jorge Flores Valdés
Juan Ramón de la Fuente
Leopoldo García-Colín Scherer
Adolfo Guzmán Arenas
Gonzalo Halffter
Jaime Martuscelli
Isaura Meza
José Luis Morán
Héctor Nava Jaimes
Manuel Peimbert
José Antonio de la Peña
Ruy Pérez Tamayo
Julio Rubio Oca
José Sarukhán
Guillermo Soberón
Elías Trabulse
Coordinadora
María del Carmen Farías R.
Gloria Cervantes, Rosaura Hernández,
Alejandra Herrera, Elsa Muñiz y Graciela Sánchez
Margarita Alegría (coordinadora)
CÓMO LEER
LA CIENCIA PARA TODOS
Géneros discursivos
la
ciencia/207
para todos
Primera edición,
2005
Segunda reimpresión, 2011
Alegría, Margarita (coord.)
Cómo leer La Ciencia para Todos. Géneros discursivos / coord.
de Margarita Alegría — México : FCE, SEP, Conacyt, 2005
219 p. ; 21 × 14 cm — (Colec. La Ciencia para Todos ; 207)
Texto para nivel medio superior
ISBN 978-968-16-7632-2
1. Ciencia — Enseñanza 2. Divulgación científica I. Ser II. t
LC Q158 .5
Dewey 508.2 C569 V.207
Distribución mundial
Comentarios y sugerencias: [email protected]
www.fondodeculturaeconomica.com
Tel. (55) 5227-4672 Fax (55) 5227-4664
Diseño de portada: Teresa Guzmán Romero / León Muñoz Santini
La Ciencia para Todos es proyecto y propiedad del Fondo de Cultura Económica,
al que pertenecen también sus derechos. Se publica con los auspicios de la
Secretaría de Educación Pública y del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.
D.R. © 2005, FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
Carretera Picacho-Ajusco 227, 14738 México, D.F.
Empresa certificada ISO 9001: 2008
Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra
—incluido el diseño tipográfico y de portada—,
sea cual fuere el medio, electrónico o mecánico,
sin el consentimiento por escrito del editor.
ISBN 978-968-16-7632-2
Impreso en México • Printed in Mexico
AGRADECIMIENTOS
Las autoras de este libro queremos hacer patente nuestro agradecimiento a quienes han coadyuvado para su realización:
En primer lugar a la licenciada María del Carmen Farías,
coordinadora de la colección La Ciencia para Todos, quien con
entrega y fortaleza inició y dirige cada vez con mayor brío el
concurso que da lugar al texto presente. Por supuesto también
al Fondo de Cultura Económica, editorial que con su esfuerzo
ha hecho posible tanto la colección como el concurso, y a la
cual se debe la publicación de este material.
Asimismo, a todos los colegas que en las universidades de los
diferentes estados de la República, o en países hermanos como
Cuba y Colombia, han trabajado con nosotras y nos han aportado sus valiosas y enriquecedoras observaciones.
Finalmente, a nuestra Alma Mater, la Universidad Autónoma
Metropolitana, a la División de Ciencias Sociales y Humanidades, presidida por el licenciado Guillermo Ejea, y al Departamento de Humanidades, dirigido por el licenciado Alejandro
de la Mora, de quienes hemos recibido un apoyo incondicional
y, muy especialmente, a nuestros estudiantes, cuyo trabajo en
clase nos permitió importantes correcciones a un material que,
desde luego, sigue siendo perfectible, y a cuya crítica estamos
abiertas.
7
BIENVENIDA AL LECTOR
Este material ha sido elaborado por profesoras del Departamento de Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, en apoyo al proyecto Leamos la Ciencia para Todos
del Fondo de Cultura Económica. Su finalidad es brindar a los futuros participantes en tal concurso, las herramientas necesarias
para asegurarles la realización de un trabajo más sistemático y
adecuado a los requerimientos de esa justa, lo que indudablemente les permitirá mayor posibilidad de éxito.
No obstante lo anterior, este material es un apoyo útil para
cualquier persona en formación que desee desarrollar su habilidad en la lecto-escritura. Leerlo y practicar los ejercicios en él
propuestos de principio a fin, garantiza aprehender métodos
de lectura necesarios para la exploración, comprensión, análisis y comentario de cualquier texto, así como la apropiación de
una técnica para la corrección de escritos.
En primer lugar, resulta indispensable reconocer las características del tipo de libros al que pertenecen los de la colección
que da lugar a este concurso; razón por la cual en el primer
capítulo se trabaja para ello. Después se identificarán las características del género en que se va a concursar. Hemos pensado
que antes de abundar en ellas es necesario reconocer de manera general por qué el resumen no es reseña, ni ésta ensayo, así
como las particularidades del comentario; es por esto que en el
segundo capítulo se propone la identificación de los distintos
géneros discursivos requeridos para el concurso.
La elaboración de cada uno de los tipos de discurso implica,
necesariamente, la identificación de sus características, así como
el reconocimiento y manejo de estrategias para su estructura9
ción y escritura; los capítulos del i al vi son el espacio en el que
se trabaja con tal finalidad, del resumen al ensayo, pasando
por el comentario y la reseña.
En todos estos capítulos se plantean ejercicios y actividades a
partir de la lectura (con la aplicación de diversas técnicas apropiadas) de fragmentos tomados de algunos títulos de la colección La Ciencia para Todos, antes llamada La Ciencia desde
México. El único encabezado que anuncia el contenido de
cada capítulo es su título; las demás entradas indican la actividad a realizar, pero están enunciadas con el verbo que da nombre a la misma, conjugado en primera persona del plural; pues
pensamos que todos los que tomamos parte en esta aventura,
sea la del concurso o la del trabajo con este material, constituimos un equipo que participa en conjunto; así que, iniciemos con entusiasmo esta empresa.
Los ejercicios y actividades correspondientes a cada entrada
permiten, en primer lugar, la contextualización o ubicación
del o los fragmentos con que se va a trabajar en el marco del libro del cual fueron tomados, no sin antes haber realizado una
lectura exploratoria del mismo. Como segundo paso se propicia la predicción del contenido de esos textos en virtud de la
lectura global; el siguiente consiste en una lectura de comprensión para interpretarlos y asimilarlos; después nos ocupamos
de la identificación del género discursivo de que se trata en cada
capítulo, por medio del análisis del tipo de escrito correspondiente, construido con base en el fragmento con el cual se trabaja.
Ya identificadas dichas particularidades, proporcionamos
apoyos que ayuden a reconocer las estrategias empleadas, en el
caso de cada género, para su elaboración y, por último, se propone un ejercicio (a partir de otro fragmento del mismo libro)
consistente en la producción de un escrito correspondiente al
género discursivo en estudio dentro de cada capítulo.
Al final incluimos algunos soportes al trabajo en los ejercicios, tales como modelos para ser comparados con los escritos
elaborados por el lector (resumen, comentario, reseña o ensayo), y un glosario que permitirá confirmar el significado de los
conceptos clave que dan sustento a ese texto.
Conviene enfatizar que este material es importante, no sólo
para la participación en el concurso Leamos la Ciencia para
Todos, sino para proporcionar una herramienta que permitirá
10
mejorar el trabajo intelectual, en la medida que se practique y
se llegue a emplear en forma automática el mecanismo adecuado de lecto-escritura.
Para trabajar diversas actividades relacionadas con dicho
proceso, se debe considerar de entrada que éste es posible gracias a la inteligencia, pero también su práctica mejora la calidad
del pensamiento. Es decir, se está considerando la lecto-escritura como una herramienta que, por medio de la lectura de este
libro y de la realización de los ejercicios en él propuestos, servirá para mejorar las potencialidades de pensamiento.
El objetivo es que, en dicho contexto, se adquiera un aprendizaje que conlleve el correspondiente cambio de actitud comunicativa mediante la palabra escrita, lo que permitirá el desarrollo de una habilidad útil en todos los aspectos de la vida,
tanto personal como académica.
Si consideramos que el aprendizaje es un proceso que permite convertir en automático lo que requiere ser elaborado de
manera consciente durante su adquisición, con el fin de poder
desarrollar determinadas aptitudes o habilidades de por vida,
pensamos que el material que aquí se presenta ayudará al lector a apropiarse del proceso adecuado para comprender, analizar, valorar y hacer suyos los textos de la colección La Ciencia
para Todos, que le facilitan conocer la gran riqueza de las
aportaciones en las distintas áreas científicas.
La apropiación de dicho proceso se favorece por medio del
reconocimiento y puesta en práctica de una serie de estrategias
que, si este libro se trabaja concienzudamente, de pronto serán
aplicadas de manera automática.
De la misma manera, el lector podrá convertirse en un redactor que emplee habitualmente los criterios de corrección
de escritos que aquí habrá aprehendido. En este terreno es recomendable la ayuda de otros textos de redacción, para recordar aspectos que no fue posible integrar —por no ser la escritura
la única destreza en la que se pretende habilitar al lector—
entre ellos están, por ejemplo, las reglas de puntuación y la ortografía. Conviene revisar algunos manuales al respecto, como
los sugeridos en la bibliografía que aparece al final del libro.
Los seres humanos conocen y repiten la afirmación de que el
hombre se diferencia de los demás animales por ser “pensante”.
En realidad éste piensa de manera natural, sin que haya sido
11
necesaria la enseñanza de cómo hacerlo; sin embargo, también
es cierto que esa capacidad se ha desarrollado a medida que la
especie sigue evolucionando y se ha podido depurar más aún
la facultad correspondiente; es decir, ha logrado agudizar el
sentido común que por naturaleza posee y que le ayuda a resolver las cuestiones prácticas de la vida cotidiana.
El término “pensar” abarca un espectro amplio de actividades cerebrales. Por un lado están las meditaciones filosóficas y
los procedimientos comunes útiles para cubrir las necesidades
de una existencia rutinaria, pero, por otro, también “se piensa”
cuando se quiere realizar una propuesta innovadora. En todos
los casos la expresión del pensamiento tiene lugar por medio
de la palabra y permanece gracias a la escritura.
La escritura en sí misma es un proceso del pensamiento que
conduce a la identificación, la práctica de la voluntad, la búsqueda de un orden lógico y coherente que se logra por medio
del manejo de analogías, contrastes, enumeraciones, clasificaciones, jerarquizaciones, etcétera. Resulta una tarea menos
ardua si se reconoce el empleo de estas categorías en escritos realizados por personas expertas que, en el caso de la colección
La Ciencia para Todos, además de ofrecer modelos de escritura,
permiten conocer temas distintos relacionados con las ciencias
diversas.
La práctica constante de un adecuado proceso de escritura
indudablemente desemboca en el desarrollo de una habilidad
que favorece la calidad de pensamiento. Es necesario practicar,
entonces, las actividades mentales que permiten leer eficientemente, y escribir en forma cohesionada y coherente.
La actividad de escribir exige ciertas habilidades en quien
pretenda llevarla a cabo; evidentemente, lo primero es que dicho individuo tenga algo qué decir y lo segundo, que tenga la
voluntad de hacerlo. Así en esta disposición, la mayor o menor
calidad de su comunicado tendrá que ver con su capacidad
para “pensar antes de hablar”; es decir, para ordenar sus ideas,
y luego expresarlas con claridad, pero también para imprimirles convicción, hacerlas interesantes, y motivar al interlocutor de
manera tal que esté pendiente de su dicho y lo tome en cuenta.
No hay duda de que los participantes en el concurso Leamos la
Ciencia para Todos, impulsados por el entusiasmo, tendrán la voluntad necesaria, pues seguramente estarán dispuestos.
12
En cuanto al escrito que deberán realizar para conseguir su
objetivo, partirán siempre de un texto previo sobre el cual trabajar, y el que escriban reproducirá en forma total o parcial su
contenido; así que el orden de las ideas, en principio, deberá
respetar el mismo que el autor del texto previo ha seguido; no
obstante, cuando se puedan integrar, como en el caso de la reseña y el ensayo, las opiniones propias, juicios valorativos, y
hasta alguna o algunas propuestas en relación con el tema que
se trata, es importante motivar, interesar y convencer al interlocutor, que en este caso será el dictaminador, quien valorará si
el trabajo es eliminado o sigue participando en la justa y, finalmente, si éste merece un reconocimiento especial.
Se invita al futuro concursante y al lector en general, a aventurarse en este libro, con la actitud de quien espera descubrir
el camino hacia el logro de un tesoro: el del aprendizaje eficiente, gracias a la posibilidad de realizar procesos adecuados
de la lecto-escritura. Acometer esta tarea con confianza y entusiasmo garantiza llegar a la meta.
¡Adelante!
Margarita Alegría de la Colina
13
I. El texto de divulgación científica
Elsa Muñiz García
Introducción
Cuando se está en una librería o en una gran biblioteca, repentinamente se recuerda el primer enfrentamiento con un
estante repleto de volúmenes polvorientos. ¡Cuántos ejemplares se observan!: los de historia, las novelas y los cuentos de
escritores famosos o desconocidos, los de texto, los científicos,
las enciclopedias, los diccionarios y, claro, los de arte. ¡Qué torbellino se siente en la cabeza al tratar de leer los títulos! Hay algunos que nos dan mucha información sobre la obra y otros que
no aportan ninguna. Los que son bellos, con pastas gruesas y
elegantes filos dorados; o aquellos que son rústicos, aún con las
hojas pegadas.
¿Acaso se piensa en el trabajo que tienen los libreros y bibliotecarios para ordenar y clasificar tal cantidad de productos
de la mente humana? Seguramente la reflexión se dirige hacia
la importancia que tiene el conocer algo sobre esos pequeños
objetos que tal vértigo causan. ¡Claro —se deduce inmediatamente— que no es tarea fácil!, pero tampoco imposible. El problema es el gran miedo o, tal vez, ¡la gran pereza que se siente!
Así, se presentan dos caminos: volver a la biblioteca o a la librería,
armarse con la espada de Don Quijote y enfrentarse a los grandes molinos de viento en los que se convierten los libros ante
14
nuestros ojos; o bien, regresar a casa a ver televisión, lo que siempre es más fácil. Tal vez sería mejor empezar de nuevo, revivir
el intento por conocer los libros de cerca, por dentro y por fuera, observarlos, tocarlos, leerlos y, finalmente, disfrutarlos.
La propuesta es hacer un breve recorrido por el interior de
algunos de estos objetos de papel y tinta; descubrir la mejor
manera para conocerlos, distinguirlos y hacerlos compañeros
de la vida. Ésta es una invitación. ¡A colocarse unos grandes
anteojos de curiosidad! ¡A armarse de enormes ganas de conocer
los 1000 mundos que ofrecen los libros! ¡A llenarse de pasión
por ellos!
Exploremos algunos libros
A. Invitamos al lector a observar con detenimiento el libro de
la figura i.1; en seguida, a recorrer su estructura: primero, la
portada, el título y el nombre del autor.
Responder:
1. ¿Qué imágenes muestra la portada?
2. ¿Qué pensamientos vienen a la mente al observar las delicadas hojas amarillas?
3. ¿El título es interesante? ¿Qué podríamos pensar a partir
de él?
B. Léase atentamente la contraportada del mismo libro.
Si una, en nuestro tiempo nada imposible, catástrofe ecológica
convierte en mero recuerdo la flora del planeta, los estudiosos y
los nostálgicos de mañana podrán reconstruir mentalmente una
pradera y recordar nombres y descripciones de flores como mercadela, mastuerzo, juanita, jacalasúchil, llamarada, nopalillo —al
lado de otras más conocidas— gracias a poemas como “Florido laude”, de Salvador Novo, en que el poeta asume humildemente una de
las tareas de su mester: rescatar las palabras, los nombres de las cosas:
Lo menos que yo puedo
para darte las gracias porque existes;
para alabar a Dios que te ha creado,
¡oh, flor, milagro múltiple!
15
Figura i.1. Portada del libro de Salvador Novo, Nuevo amor
y otras poesías, Fondo de Cultura Económica, México, 2001
(colección Tezontle), 187 pp.
es conocer tu nombre y repetirlo
en una letanía de colores
y en una sinfonía de perfumes.
Salvador Novo (1904-1974) es uno de los escritores mexicanos más
conocidos del siglo xx debido, sobre todo, a su labor como cronista-periodista en la que con su prosa fina, llena de ironía, incisiva y aun mordaz, retrató su época y a los personajes notables de su
generación, amigos y enemigos. Como poeta su obra se inicia con
XX poemas (1925), que no están “dibujados sobre los empolvados yesos de la Academia”. Todo lo contrario, en el momento de
su aparición provocaron desconcierto pues —apunta Castro
Leal— “no provenían, ni sus rasgos característicos recordaban a
ningún poeta mexicano, español ni hispanoamericano. Podían recordar cierta entonación frecuente en la poesía norteamericana
de la época”.
Aparte del libro citado, este volumen incluye Nuevo amor
(1933), quizá el libro de poesía definitivo de Novo; Espejo (1933) y
poesías que van de su adolescencia a la madurez.
C. Reflexionar y responder las siguientes preguntas en relación con lo leído:
1. ¿Es conocido el autor del libro?, ¿qué más se sabe acerca
de él?
2. ¿Qué tema trata en este texto?
3. ¿Es posible imaginar la forma en que está escrito?
4. ¿Se antoja leerlo?, ¿por qué?
D. Ahora, conviene leer con cuidado la parte del índice del
mismo libro, que a continuación se reproduce:
ÍNDICE
IV
NUEVO AMOR
La renovada muerte de la noche . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tú, yo mismo, seco como un viento derrotado . . . . . . . . . .
Este perfume intenso de tu carne . . . . . . . . . . . . . . . .
Junto a tu cuerpo totalmente entregado al mío . . . . . . . . . .
Hoy no lució la estrella de tus ojos . . . . . . . . . . . . . . . .
Al poema confío la pena de perderte . . . . . . . . . . . . . . .
Glosa incompleta en tres tiempos sobre un tema de amor
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
83
84
85
86
87
88
89
17
Poema interrumpido . . . .
Poema . . . . . . . . . . . .
Breve romance de ausencia
Elegía . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
91
92
93
94
E. Luego de haber revisado el índice, responder:
1. ¿De acuerdo con él, cuál es el tema predominante en el
libro?
2. ¿De qué manera parece ser abordado por el autor?
3. ¿De qué tipo de libro se trata?
F. Ya explorada la obra, se tienen elementos para predecir su
contenido. Invitamos al lector a exponerlo brevemente en las
siguientes líneas.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
G. Proponemos ahora la exploración de este otro libro (figura i.2). Nuevamente se empezará por la portada. Es conveniente observarla cuidadosamente.
H. He aquí las preguntas correspondientes a la exploración
de la portada. Responder:
1. ¿Cómo son los colores elegidos para ilustrarla?
2. ¿Qué sugieren las imágenes que aparecen en la misma?
3. ¿Qué da a entender el título?
I. El siguiente paso es leer con cuidado la contraportada que
a continuación se reproduce:
Jean-G. Lemaire
La pareja humana: su vida, su muerte, su estructura
Si la pareja humana aparece ante el observador ingenuo como un
dato natural de nuestra cultura, no es por ello menos cierto cómo
numerosos pensadores se han ocupado de demostrar que constituye una de las instituciones más complejas de la sociedad.
Apoyado en la especulación teórica, tanto como en la observa-
18
Figura i.2. Portada del libro de Jean-G. Lemaire, La pareja humana:
su vida, su muerte, su estructura, Trad. Marcos Lara, Fondo de Cultura
Económica, México, 2003, 345 pp.
ción directa, en especial en su trabajo como terapeuta de pareja,
Jean-G. Lemaire propone en esta importante obra una visión de la
pareja sumamente rica. El autor se acerca al problema desde diversos ángulos: el primero, inspirado en el trabajo psicoanalítico, estudia los procesos inconscientes individuales que conducen a la
formación de una pareja; el segundo, a partir de una interpretación
sistémica y de modelos cibernéticos, considera a la pareja como un
conjunto estructurado; finalmente, analiza las relaciones que la
pareja, en tanto institución, mantiene con los otros grupos e instituciones sociales. Todas estas aproximaciones son parciales, pero
ninguna puede ser excluida.
Desde el punto de vista del psicoanálisis kleiniano, el autor estudia la constitución inicial de la pareja, no sólo como medio de satisfacción del deseo, sino también como proceso defensivo inconsciente ante la crisis del sujeto; así Lemaire sostiene la tesis de que
detrás de las diversas funciones sociales, procreativas o económicas
que la sociedad intenta hacer llenar a la pareja, se manifiesta una
verdadera función psíquica que permite reforzar las estructuras
defensivas del sujeto, y su lucha contra la muerte y la depresión.
J. Luego de haber leído la contraportada, invitamos a una
reflexión con base en las siguientes preguntas:
1. ¿Cuál es el tema central del libro?
2. ¿Con qué enfoque lo trata el autor?
3. ¿Cómo es el lenguaje en comparación con el del libro
anterior?
4. ¿Qué aspectos del tema resaltan en él, según lo leído?
5. ¿A qué tipo de lector está dirigido?
K. Revisar el siguiente fragmento del índice.
ÍNDICE
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
9
Primera Parte
Metodología
I. El campo de experiencia . . . . . . . . . . . . . . . . . .
II. Lenguajes y modos de interpretación . . . . . . . . . .
20
19
35
Segunda Parte
El inconsciente y la estructuración de la pareja:
la elección del compañero
I. Datos sociológicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Inconsciente y elección espontánea . . . . . . . . . . . .
Determinaciones sociales . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Consecuencias clínicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
II. Datos psicoanalíticos iniciales . . . . . . . . . . . . .
Breve reseña . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Especificidad de un tipo de elección conyugal . . . . . .
La elección referida a las imágenes parentales . . . . . .
Elección de Objeto y pulsiones pregenitales . . . . . . . .
Elección conyugal y organización defensiva . . . . . . . .
III. Datos psicoanalíticos posteriores . . . . . . . . . . .
Escisión, idealización y elección de compañero de pareja
Diferentes maneras de limitar la relación para mantener
la idealización de un Objeto bueno . . . . . . . . . . . . .
Racionalizaciones justificadoras de la idealización . . . .
Elección de tipo de relación y lucha contra la depresión .
La elección de un compañero de pareja como protección
contra el riesgo de un amor intenso . . . . . . . . . . . .
Elección de pareja y reacción ante la intrusión . . . . . .
IV. De la comprensión psicoanalítica a la comprensión
sistémica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Perspectivas grupales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Engranaje de los procesos individuales y estructuración
diádica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Distribución de papeles e inducción por el grupo . . . .
La elección de la debilidad . . . . . . . . . . . . . . . . .
Atracción mutua y colusión . . . . . . . . . . . . . . . . .
45
45
47
50
55
55
56
57
61
66
69
74
76
87
91
93
105
113
114
120
130
135
139
Tercera Parte
El inconsciente y la estructuración de la pareja:
La evolución, la pareja, su vida, su muerte
I. Algunas observaciones descriptivas . . . . . . . . . .
Las primeras fases . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las reacciones precríticas . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Crisis y evolución poscrítica . . . . . . . . . . . . . . . . .
II. Luna de miel, influjo amoroso y lucha contra la muerte
Luna de miel y simbiosis . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Procesos intrapsíquicos: aspectos tópicos . . . . . . . . . .
Influjo amoroso y lucha contra la muerte. . . . . . . . . .
145
148
149
154
157
157
161
170
21
Relación amorosa y desplazamiento del odio. . . . . . . .
Influjo amoroso, devoración del Objeto, devoración por
el Objeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
III. Crisis de la pareja y trabajo psíquico de duelo . . . .
Decepción, falla y relación de Objeto . . . . . . . . . . . .
La ruptura de la idealización y de la escisión . . . . . . . .
El trabajo psíquico de duelo y “desconfirmación” mutua .
IV. Crisis y distanciamiento del Objeto . . . . . . . . . .
El Objeto de amor absorbente . . . . . . . . . . . . . . . .
La angustia frente a la indistinción fusional o la proximidad
El distanciamiento bajo diferentes formas como defensa
contra la invasión de la pareja . . . . . . . . . . . . . . . .
V. El retorno de lo reprimido . . . . . . . . . . . . . . . .
El retorno de Edipo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El retorno de la homosexualidad . . . . . . . . . . . . . .
Retorno de lo pregenital . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El compañero como soporte de las representaciones de
los Objetos malos interiorizados . . . . . . . . . . . . . .
180
182
188
188
194
202
212
212
216
229
234
234
239
245
250
L. Ya revisado el índice, responder:
1. ¿De acuerdo con él, qué aspectos del tema trata el autor?
2. ¿Qué sugiere el empleo de expresiones como “Inconsciente y elección espontánea”, “Atracción mutua y colusión”, y “El Objeto de amor absorbente”?
3. ¿Qué diferencias hay entre el lenguaje de este índice y el
del libro anterior?
4. Además de los títulos de cada capítulo, ¿qué otras partes
integran este índice y cuál es su función?
M. Una vez explorado el libro, se debe realizar la predicción
acerca de su contenido. Exponerla brevemente:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
N. Repetir el proceso anterior para explorar el siguiente
libro (figura i.3). Obsérvese detenidamente la portada.
Ñ. Responder las siguientes preguntas con respecto a esta
nueva portada.
22
Figura i.3. Portada del libro de Alberto Orlandini, El enamoramiento
y el mal de amores, Fondo de Cultura Económica, México, 2004
(colección La Ciencia para Todos, 164), 262 pp.
1. ¿Qué hace pensar la pareja que la ilustra?
2. ¿Qué le querrá decir él a ella?
3. ¿Se puede pensar que los noviazgos han sido iguales en
todas las épocas?
4. ¿Qué pensarían acerca del amor los hombres y mujeres de
la época en que tomaron esta foto?
O. He aquí la información de la contraportada. Como en los
casos anteriores, es conveniente leerla con cuidado.
¿Qué puede esperar el lector de un libro sobre el enamoramiento?
Pocas actividades humanas pueden ufanarse de haber sido y seguir
siendo tratadas con tanta frecuencia y por tantas personas como el
enamoramiento y su dolorosa secuela, el mal de amores. No sería
extraño que de conservarse alguna memoria, escrita en el lenguaje que sea, descubriríamos que los habitantes y creadores de las
civilizaciones más antiguas, por ejemplo los de la Mesopotamia y el
Indo, e incluso la Lucy [mujer] que los antropólogos encontraron
en Olduvai, o el hombre de Tepexpan, pasaron también buena
parte de su vida preocupados por el amor.
Esta obra de Alberto Orlandini versa sobre todas las manifestaciones del tema apoyándose en las autoridades que lo han descrito, opinado al respecto, lo han condenado, alabado o analizado,
desmenuzándolo en infinidad de partes. Se incluye un “glosario
del amor” que va de “acoso sexual” a “viuda negra”, destinado a
mejorar nuestros conocimientos acerca de algo que, sin importar
la edad, puede golpearnos en cualquier momento.
P. Responder estas preguntas referentes a la información leída:
1. ¿Cuál es el tema predominante en este caso?
2. ¿Cómo es el lenguaje en comparación con el de los libros
anteriores?
3. ¿Qué sentido tendrá que el autor incluya un glosario?
4. ¿Qué contraste se encuentra entre las expresiones “enamoramiento”, “mal de amores” y las que aparecen en el
libro de Jean-G. Lemaire, como “pareja humana”, “procesos inconscientes individuales”, “crisis del sujeto”?
5. ¿A qué tipo de lector está dirigido el libro de Alberto
Orlandini?
24
Q. Como parte de la exploración es obligado revisar el índice del libro. Con tal fin, se reproduce en seguida.
ÍNDICE
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
I. Definición del enamoramiento . . . . . . .
II. Los componentes del amor . . . . . . . . .
III. La génesis del enamoramiento . . . . . . .
IV. La evolución inicial del enamoramiento
V. El desarrollo del amor . . . . . . . . . . .
VI. La psicología del enamoramiento . . . . .
VII. Las variedades del enamoramiento . . . .
VIII. Las parejas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
IX. El cortejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
X. El noviazgo . . . . . . . . . . . . . . . . . .
XI. El casamiento . . . . . . . . . . . . . . . . .
XII. El matrimonio . . . . . . . . . . . . . . . . .
XIII. El desenamoramiento . . . . . . . . . . . .
XIV. Formas de evitar el desenamoramiento .
XV. Fidelidad e infidelidad . . . . . . . . . . .
XVI. El divorcio . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
XVII. Las enfermedades del enamoramiento . .
XVIII. El amor a través de la historia . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
9
13
17
35
46
48
50
55
69
81
96
98
100
113
117
119
122
124
164
Glosario del amor . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 182
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 262
R. Se sugiere responder la siguiente pregunta como producto de la comparación entre los libros explorados.
1. ¿Qué diferencias se aprecian entre los temas de este índice y los del libro anterior, no obstante las evidentes similitudes, y cuál es el claro contraste con el explorado en primer término?
S. Por último, y como producto del trabajo explorativo efectuado en el libro de Orlandini, realizar una predicción de su
contenido y escribirla en las siguientes líneas.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
25
Leamos el primer texto en forma global
Se leerá a continuación un texto extraído del libro de Salvador
Novo con el que se está trabajando. Debe hacerse de corrido, sin
detenerse para reflexionar.
AMOR
Amar es este tímido silencio
cerca de ti, sin que lo sepas,
y recordar tu voz cuando te marchas
y sentir el calor de tu saludo.
Amar es aguardarte
como si fueras parte del ocaso,
ni antes ni después, para que estemos solos
entre los juegos y los cuentos
sobre la tierra seca.
Amar es percibir, cuando te ausentas,
tu perfume en el aire que respiro,
y contemplar la estrella en que te alejas
cuando cierro la puerta de la noche.
Responder:
1. ¿De qué trata el texto leído?
______________________________________________________
______________________________________________________
_____________________________________________________
Comprendamos el texto
Para su mejor comprensión, se recomienda leer de nuevo el
texto de Salvador Novo, ahora detenidamente y con atención,
y regresar a él cuantas veces sea necesario para contestar las
siguientes preguntas:
1. ¿El texto es de fácil comprensión, por qué?
2. ¿Cómo se puede calificar su lenguaje?
26
3. ¿Qué quiere decir el autor con la frase “este tímido silencio”?
4. ¿Qué es el ocaso? Definirlo.
5. ¿En qué sentido y con qué finalidad emplea el autor esta
palabra (ocaso) en su texto?
6. ¿Por qué a los juegos y los cuentos también se les aguarda
o espera en el ocaso?
7. ¿Qué sensación transmite el autor al hablar de que espera
a la amada “sobre la tierra seca”?
8. ¿Qué tipo de obras utilizan expresiones como las anteriores?
Realicemos la lectura global
de un fragmento del segundo libro
A. Se trabajará ahora con un fragmento tomado del libro de
Jean-G. Lemaire titulado La pareja humana: su vida, su muerte,
su estructura. Hay que leerlo con la mayor rapidez posible y no
detenerse para tratar de comprender el significado de palabras
que presenten dudas ni pretender aclarar ideas. Solamente
dejemos que la vista recorra el texto de un lado a otro, renglón
tras renglón, a la mayor velocidad posible.
El inconsciente y la estructuración de la pareja:
La evolución, la pareja, su vida, su muerte
Las primeras fases
Entre las primeras [fases evolutivas de la pareja], hay que mencionar aquí brevemente el momento inicial en que se constituye el
vínculo amoroso. No estamos todavía ante un verdadero “nosotros”, sino ante la percepción más o menos consciente de un
deseo que puede aparecer con todas las características de la violencia inesperada. De golpe, en condiciones a menudo imprevistas
o imprevisibles, de una manera vivida como totalmente espontánea, en todo caso nada reflexiva, puede surgir el “flechazo” inicial.
La elección global del ser amado se le impone a la conciencia
antes de toda reflexión crítica, todo razonamiento y todo cálculo. El deseo se centra en la globalidad de los rasgos o de las apariencias de su Objeto. No hay “porqué” y hasta las palabras utilizadas
para definir los fenómenos —seducción, encantamiento, influjo—
aluden precisamente a la influencia mágica o misteriosa de los deseos imprevistos que surgen desde el exterior del Sujeto. El flechazo se
27
comporta como un verdadero hecho consumado. Sea lo que fuera lo que
sigue posteriormente, ese acto manifiesta con claridad que las instancias psíquicas conscientes no intervienen sino después; y entonces ellas pueden ratificar o no esa elección inicial, puesto que ese
deseo, en su espontaneidad impulsiva, puede ser sólo la expresión de
algunas pulsiones parciales mal integradas entre sí e insuficientes,
o demasiado inestables para que tenga tiempo de instaurarse una
verdadera relación amorosa.
Por otra parte, es obvio que, salido de las profundidades del inconsciente de un individuo, tal deseo puede no tener respuesta en
el otro, y no se estará entonces en condiciones de organizar la conciencia de un “nosotros” colectivo, con las modificaciones correspondientes de la frontera entre los “Egos” individuales, tal como
los analizaremos más de cerca cuando estudiemos la luna de miel.
Asimismo, puede sobrevenir un breve “flechazo” en sujetos que están viviendo otra vida de pareja más o menos satisfactoria, pero que
no se romperá por eso, como ocurre en la aventura amorosa y en
las relaciones extraconyugales.
Pero si este “flechazo” no siempre recibe la aprobación posterior de la conciencia reflexiva, es muy rico en informaciones para
la comprensión de los procesos inconscientes que tienen lugar
entre el amante y el amado. Evidentemente, es también fuente de
información para el terapeuta, al menos en la medida en que el
Sujeto que lo ha sentido sea capaz de suministrar las connotaciones que aclaren la significación profunda de dicho fenómeno: circunstancias, características imaginadas del Objeto, etc. En la mayoría de los casos, no aparecen ni esta nitidez ni esta violencia que
son altamente significativas de la expresión del inconsciente. Con
más frecuencia, esta traducción de la irrupción del inconsciente
queda oculta por las circunstancias y por el carácter progresivo de
las tomas conciencia. Dichos fenómenos inconscientes suelen existir, pero entonces están como entrecruzados y recubiertos por
estas consideraciones mucho más racionalizadas, que el Sujeto pone por delante. Como puede comprobarlo todo observador, y
como lo han confirmado los sociólogos, los integrantes de la pareja
son incapaces de precisar directamente, en una entrevista rápida,
la naturaleza de las atracciones que experimentaron uno por el
otro: su respuesta es un discurso complejo, cuyo contenido manifiesto debe ser descifrado constantemente para que se le pueda
encontrar su sentido latente más cercano al inconsciente, o al menos al preconsciente.
Es así como de un modo súbito, a través del “flechazo” o más
lentamente, una vez que el deseo es ratificado por las instancias
28
conscientes, se puede instaurar una relación de pareja si hay reciprocidad de sentimientos. Los beneficios narcisistas para cada uno
son tales que tienden a reorganizar por completo todo el equilibrio intrapsíquico del Sujeto y especialmente las relaciones entre
las diferentes instancias psíquicas. Asimismo, aparecen modificadas, cuando no alteradas, las diversas catexis objetales del Sujeto
durante este periodo fasto, que los interesados aprovechan para
multiplicar sus lazos y organizar un verdadero “nosotros” que los
confirman como colectividad.1
Luna de miel y simbiosis
Después de todo un primer periodo, muy breve para algunos,
mucho más largo para otros, en el cual los integrantes de la pareja
se descubren súbitamente en mayor o menor medida, se reconocen y por fin se eligen, se inaugura un segundo periodo de características muy señalables. Si todo lo que dijimos sobre la elección
del compañero se vive principalmente en el primer periodo, y aun
a veces en los primeros instantes del encuentro, es porque cada
uno espera que se organice con el otro una relación de una densidad y, sobre todo, de una calidad excepcional. Ningún razonamiento, ninguna negación alcanzan a anular la esperanza espontánea
de un encantamiento. Cada uno siente intuitivamente que se dispone a vivir algo nuevo; que va a posar una mirada nueva sobre el
mundo, sobre el compañero y sobre sí mismo, que suprimirá las
relaciones anteriores. Se inaugurará para cada uno una nueva era.
Que esta percepción sea ingenua en la mayoría de los casos, o
que esté a veces complicada con razonamientos o negaciones, no
cambia para nada el hecho de ser profundamente vivida. Seremos
breves en la descripción superficial de esta fase. Lo más destacable
es la anulación, la exclusión para cada una de las partes de todo elemento
agresivo, con respecto al otro. La caricatura es por demás conocida: los
enamorados no se critican nada, y no solamente se perdonan todo,
sino que ignoran la debilidad o el defecto del elegido; no se es capaz de aceptar la menor visión desfavorable y hasta se rechazan las
percepciones propias cuando no están conforme a la visión idealizada que se tiene del otro. La idealización de la que ya hablamos,
alcanza en esta fase sus aspectos más ostensibles, y llega hasta la negación de la realidad: hay una verdadera transfiguración del elegido.
Esta exclusión de todo factor agresivo se traduce no solamente
en la intensa idealización del otro, sino también en la de la vida
1 Jean-G. Lemaire, La pareja humana: su vida, su muerte, su estructura, Fondo de
Cultura Económica, pp. 148-149.
29
amorosa misma que se considera que desde ese momento aportará toda clase de satisfacciones, y sólo satisfacciones. Cada uno espera
mucho del otro y cada vez más. Cada uno idealiza al otro y cada
vez más.
Se trata de una especie de placer de la excitación, que Freud
oponía al placer de la descarga en la vida sexual. La expectativa
aumenta la idealización que, mediante una retroalimentación en
este caso positiva, aumenta a su vez la expectativa.
En el marco de la relación entre los dos componentes de la pareja, cada uno se siente como fundido con el otro, como formando
parte de él —fusión que representa algo más que la posesión, una
especie de grado más avanzado en la desaparición de los límites del Yo, y
en todo caso de los límites entre uno y otro—. Con la condición de
entender el término “agresividad” en su sentido lato, como conjunto de pulsiones que permiten a cada sujeto oponerse, separarse
del otro, individualizarse, existir como un ser distinto y diferente,
se puede concebir esta desaparición de los límites entre uno y otro
como un grado mayor de anulación de toda agresividad entre
ellos, pero si bien la agresividad queda anulada en las relaciones
interpersonales de los dos miembros de la pareja, ella resulta desplazada y desde entonces pasa a reforzar la separación entre cada
sujeto y todos los otros, salvo el elegido: “los enamorados solos en
el mundo”, como dice la expresión harto conocida, se encuentran
bien cuando están apartados del resto de éste por una frontera común que los separa de los terceros, cualesquiera que éstos sean.
Es sabido que estos terceros —parientes, amigos, grupos sociales— no soportan demasiado esta casi desaparición de uno de los
suyos, como si fuera devorado por su relación con su compañero y
quedara perdido para ellos. Es bien conocido que las sociedades
muy estructuradas, donde se vive una intensa participación en un
ideal común de grupo —Iglesias, partidos políticos, etc.— no admiten esta apropiación de un miembro por otro, en nombre de un
amor común. El riesgo puede parecer tan grande para estos grupos, que de manera explícita o implícita se oponen a tales uniones
amorosas, sentidas como una amenaza para la participación en la
lucha colectiva […]
No por azar la Iglesia católica prohíbe el casamiento de los sacerdotes, ni tampoco es azar que se pueda considerar como una “desviación burguesa” un vínculo demasiado profundo o una relación
sexual realizada en una hora en la que habría que participar en un
mitin para criticar el pensamiento de LIin Piao o de Confucio.2
Esta casi “persecución” [a la pareja] por el resto del mundo,
2
30
Alusión a los acontecimientos de Tien. Cf. Le Monde del 17 de agosto de 1976.
contribuye así a reforzar la nueva frontera entre esa pareja y el mundo,
primera frontera de la díada y primera función realizada durante
esta fase decisiva de la vida amorosa.
Cualquiera que sea el origen de la interacción entre esta nueva
pareja y el resto del mundo; ya sea que provenga de que los enamorados, al unirse, se desprenden un poco […] de sus vínculos anteriores, o se deba en parte a las reacciones hostiles del mundo
frente a ellos, lo cierto es que el conjunto de estos procesos tiene
por efecto, no desdeñable, contribuir a la estructuración de la pareja. Así, los límites que separan a los sujetos se atenúan, si es que
no se borran, mientras que tienden a erigirse progresivamente las
fronteras que separan al grupo amoroso del resto del mundo. Una
de las funciones decisivas del trabajo psíquico de esta fase es constituir así las bases de la futura “coalición conyugal”, para emplear
la expresión de Lidz.3
Del mismo modo, Willi4 insiste en la necesidad de una clara
delimitación de la pareja para su funcionamiento normal, y establece cuál es su principio: en una pareja armoniosa la relación
debe verse como privilegiada y distinguirse netamente de toda otra
relación que cada uno pueda tener hacia fuera, mientras que en el
interior de la misma sus miembros deben llegar también a diferenciarse netamente uno de otro.
Además, estas nítidas delimitaciones, ya sea entre los componentes de la pareja o entre la pareja y los demás, deben ser perceptibles para los interesados y para los terceros a la vez, sin ser, no
obstante, demasiado rígidas o impermeables.
Por oposición a esta pareja armoniosa podrían definirse diferentes equilibrios: primero, el que representaría la pareja fusional,
donde sus integrantes conforman una unión simbiótica con un
verdadero Yo común, separado del mundo exterior. Tal relación
puede, sin duda, brindar satisfacciones a los interesados, pero se
corre el riesgo de una pérdida del Yo individual en el marco de
una colusión narcisista. Y a la inversa, tal como vimos a propósito
de la elección de compañero, es posible observar en un amor [enamoramiento] demasiado intenso, cómo sus protagonistas se delimitan de manera muy acentuada entre sí, por temor a perder su
Yo individual, amenazado por la intimidad de la pareja.
Cualesquiera que sean los inconvenientes de una fusión tan
estrecha, o demasiado durablemente estrecha, en esta primera
fase, correspondiente a la luna de miel, suele alcanzarse un esbozo
de pareja simbiótica o fusional, esbozo que, aunque sea discreto, des3
4
Véase, por ejemplo, L’enfant dans la famille, Masson, París, 1970, p. 26.
Willi J., Die Zweierbeziehng, Rotwolt, 1975.
31
empeña un papel estructurador muy importante para la díada. Este movimiento fusional tiene efectos dinámicos que no son solamente
negativos, como se señala habitualmente.
No obstante los posibles peligros evidentes, la aspiración fusional representa una de las fuerzas organizadoras constitutivas, pero
que se volvería patológica si no estuviera contrabalanceada por
otras, cuya reaparición veremos en la evolución de la pareja.
Es interesante que las encuestas de los sociólogos coincidan a
menudo con nuestros datos de origen clínico como, por ejemplo,
sus debates5 en torno al “ciclo de vida familiar”. Por más que hoy
se discute el término6 mismo [de familia], porque se distinguen
mal su definición y sus límites, él permite estudiar, si se admite al grupo familiar como un conjunto, la evolución de éste a través de diferentes fases.
Aunque la enumeración detallada de las diferentes tareas,7 precisadas por algunos autores, sólo tiene un interés clínico, su referencia demuestra qué importante resulta en este periodo, para los
integrantes de la pareja, la elaboración de sus relaciones internas,
y por eso mismo la constitución de una especie de identidad de
pareja, que recién se funda verdaderamente en ese momento. En
efecto, hasta entonces cada integrante de la pareja podía sentirse
atraído o interesado por el otro, pero su individualidad carecía en
absoluto de conciencia del grupo formado; en cambio, la fase de
luna de miel introduce esta toma de conciencia del proceso de grupo. Es una especie de sentimiento de pertenecer al grupo que surge, con mayor o menor importancia según las parejas, según las
condiciones socioculturales y, por supuesto, según las particularidades individuales de cada sujeto; y al margen de todas estas diferenciaciones aparece este fenómeno común, importante, de la toma de conciencia de pertenecer al grupo-pareja. Así, se confirma la
función estructuradora y constitutiva de esta fase de la luna de
miel en la organización diádica.8
5
Cf. Congreso Internacional de Sociología de la Familia, París, 1973.
El “ciclo de vida familiar” representa en el conjunto de los acontecimientos, la
serie organizada en el tiempo de aquellos que son previsibles y que se encontrarán
en la mayoría de las familias (por ejemplo, el compromiso, el casamiento, el nacimiento de hijos, la entrada en la escuela del primero, la partida del último, etc.), por
oposición a los acontecimientos particulares propios de ciertas familias (accidentes,
fallecimientos, guerra, separación impuesta, enfermedad grave).
7 Rappoport R., “Normal Crises, Family Structure, and Mental Health” Family process, 2, 1973, pp. 68-80.
8 Fragmento tomado del libro de Lemaire, op. cit., pp. 157-161.
6
32
B. Luego de este rápido recorrido, se puede escribir en las
siguientes líneas, a manera de predicción, ¿cuál se cree que es
el tema del texto anterior?
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Es recomendable, con la finalidad de conseguir una mejor
comprensión del texto, volver a leerlo cuidadosamente, reflexionar sobre lo que se ha leído y contestar las siguientes cuestiones.
Se puede regresar a la lectura cuantas veces sea necesario para
confirmar las respuestas.
1. ¿Qué características tiene el momento inicial en que se
constituye el vínculo amoroso?
2. ¿Qué es el “flechazo”?
3. ¿De qué otra manera podríamos llamar al “vínculo amoroso”?
4. ¿A qué aluden las palabras seducción, encantamiento e
influjo?
5. ¿A qué se refiere el autor cuando habla del “Objeto del
deseo”?
6. ¿Cuál es el papel de las “instancias psíquicas conscientes”
en la instauración de una verdadera relación amorosa?
7. En consecuencia, ¿cómo se podría explicar en qué consisten dichas instancias, por qué psíquicas, y por qué
conscientes?
8. En el texto se apunta que la idea de cada uno de los
miembros de una pareja de enamorados respecto a que
inauguran una nueva era durante esta primera etapa, la
del “flechazo”, es —en la mayoría de los casos— una percepción ingenua, ¿qué quiere decir con esto?
9. ¿En qué condiciones se organiza un “nosotros” colectivo?
10. Aunque el autor solamente menciona la “aventura amorosa” y las “relaciones extraconyugales”, ¿qué se puede
deducir sobre ellas de acuerdo con el texto?
33
11. ¿Para qué sirve la información que proporciona el “flechazo”?
12. ¿Por qué los integrantes de la pareja son incapaces de
precisar la naturaleza de las atracciones que experimentaron el uno por el otro?
13. ¿En qué condiciones se puede instaurar la relación de
pareja?
14. ¿En qué consisten los beneficios narcisistas para cada
integrante de la misma?
Si no se conoce la historia de Narciso, origen del término “narcisista”, es recomendable leer la introducción al capítulo vi de
este mismo libro, pues en él la autora hace un resumen al respecto. Seguramente después de dicha lectura y regresando al
fragmento de Lemaire que estamos tratando de comprender
ahora, se entenderá el significado de tal palabra.
La catexis es la energía mental o afectiva aplicada a una idea
u objeto, y fasto es sinónimo de feliz o venturoso. Si se está hablando de la etapa del “flechazo”, ¿por qué el hecho de que se
alteren las catexis objetales del sujeto, en el contexto de la exaltación del narcisismo, permite organizar un verdadero “nosotros” que confirma a la pareja como colectividad?
15. ¿Qué esperan de su relación los miembros de una pareja
en esta primera fase de la elección?
16. ¿Cómo se describiría superficialmente esta etapa?
17. ¿En qué consiste la idealización del ser elegido durante
la misma?
Si se ignora quién fue Sigmund Freud, se debe investigar en la
parte enciclopédica del diccionario, en una enciclopedia propiamente dicha, e incluso en internet; luego de haberlo hecho,
responder: ¿por qué este personaje habló del “placer de la
excitación” y del “placer de la descarga sexual”?
De acuerdo con lo que dice el autor, ¿cómo es la relación entre la expectativa y la idealización; a qué se deberá que sea así?
18. ¿Qué significa, en el marco de la relación entre los dos
componentes de la pareja, el estar fundido el uno con el
otro?
34
19. ¿Cómo explica el autor el término “agresividad” en su
sentido lato?
20. ¿Qué implica la “exclusión de todo factor agresivo” de
uno respecto al otro, en la relación de pareja?
21. ¿Qué relación tienen los enamorados con los otros?
22. ¿En la sociedad, quiénes y por qué sienten las relaciones
amorosas como una amenaza para la participación colectiva?
23. ¿Cómo contribuye la primera frontera de la pareja respecto al resto del mundo para la “coalición conyugal”?
24. ¿Según Willi J., por qué es necesaria una clara delimitación de la pareja?
25. ¿En qué consiste la pareja fusional?
26. ¿Cuál es el peligro de este tipo de pareja?
27. ¿En qué consiste esa pareja en la que sus integrantes
temen perder el Yo?
28. ¿Qué tipo de pareja se desarrolla en la etapa considerada
como de “luna de miel”?
29. ¿Cuál es el objetivo fundamental de la fase inicial de
la pareja, y cuál el objetivo primordial de la misma en la
fase de la luna de miel?
30. ¿Qué enfoque tiene el tratamiento del tema amoroso en
este texto?
31. ¿A qué tipo de lector estará dirigido?
32. ¿Cuál se cree que sea la finalidad del autor al tratar el
tema de esta manera?
Llevemos a cabo una última lectura global
A. Por lo que se ha trabajado ya en este capítulo, seguramente
ha quedado claro lo que es una lectura global. Léase, entonces,
globalmente el siguiente fragmento del libro de Alberto Orlandini El enamoramiento y el mal de amores, ya explorado con anterioridad.
VI. La psicología del enamoramiento
El flechazo amoroso, como todos los fenómenos psíquicos, contiene aspectos que llamaremos cognitivos o espirituales, afectivos o
del corazón, motivacionales y vegetativos o del cuerpo.
35
En la cognición se advierten los cambios que a continuación se
presentan.
La “focalización de la atención” en la persona del amado, y la
desatención de otros intereses que se tenían con anterioridad.
Para el filósofo español Ortega y Gasset, el amor-pasión es una
suerte de estrechez de la atención que da al que la padece un aire
especial de embobado y sonámbulo.
Existe un “contacto visual y sensorial” privilegiado con el cuerpo del amado, de tal manera que los enamorados “se comen con
los ojos”, los objetos se perciben más hermosos y con colores más
vivos. La percepción del Objeto de amor se agudiza de tal manera
que el enamorado ve más que los otros, porque nota cualidades y
bellezas que los demás no captan.
El placer que la persona amada provoca en los sentidos la describe el escritor español Juan Valera (1824-1905):
No es ella grata a mis ojos solamente, sino que sus palabras suenan a
mis oídos como la música de mis esferas, revelándome toda la armonía
del Universo, y hasta imagino percibir una sutilísima fragancia que su
lindo cuerpo despide, y que supera el olor de los mastranzos que crecen a orillas de los arroyos y el aroma silvestre del tomillo que en los
montes se cría. (Pepita Jiménez)
Se cambia la percepción del tiempo, que transcurre rápidamente
durante los encuentros y de manera interminable en las ausencias.
En la memoria se registran, de modo priorizado e indeleble, los
detalles más minúsculos de la historia del romance. La fantasía se
exalta y toma como tema reiterativo las ensoñaciones con escenas
que protagonizan los amantes. La idea del Objeto de amor se convierte en un pensamiento fijo, parecido a las observaciones y los
delirios, y todo lo que sucede se relaciona con la idea del amado.
De este modo, si el suspirante ve algo en una vidriera, supone que
le gustará a la amada; si pasa por un lugar, recuerda que allí ocurrió
una cita romántica; y si se encuentra con una persona, asocia con
placer que ella es amiga de su amante. A propósito de las ideas
obsesivoides, Tennov refiere que gran cantidad de los sujetos de
estudio aseguraron que pasaban 85% de su tiempo de vigilia pensando en la persona amada.
El Objeto de amor se idealiza e hipervaloriza como la cosa más
perfecta, bella y virtuosa que pueda encontrarse. En la “ceguera
de amor”, que se trató en detalle anteriormente, se magnifican los
encantos y se minimizan las deficiencias del amante. La valoración
benevolente del enamorado convierte las necedades del amado en
acciones de mérito. No es la regla, pero tampoco resulta infrecuente que el amante se subestime y dé una excesiva importancia a sus
36
pequeñas dificultades frente a la persona que desea agradar. La
aceptación, por parte del amado, provoca un aumento de la autoestima del enamorado; por el contrario, la frialdad ocasiona la pérdida del propio valor. En las personas apasionadas, la presencia o
el tema del amado determinan un estado de desorganización del
pensamiento que se conoce como “turbación mental”. Por eso Jacinto Benavente escribió: “Cuando un hombre se enamora de verdad, es difícil distinguir al tonto del inteligente.”
El corazón del enamorado responde a la presencia de la persona amada con emociones de tipo positivo, como entusiasmo, jovialidad o erotismo ardiente; y por el contrario, los desaires, ausencia
o la pérdida del amante suscitan afectos de tipo negativo, como
angustia, melancolía o ira que pueden llegar a ser enfermizos. A
muchos sujetos enamorados, la presencia de la persona amada les
provoca sensaciones de miedo, timidez y temor a ser rechazados.
El enamoramiento resulta lo opuesto a la tranquilidad, y representa un estado de emociones excesivas que varían del placer a la zozobra y del éxtasis al tormento. Por eso se dice que el amor es un
estado donde se experimentan los goces más elevados y los peores
sufrimientos. El enamorado percibe sus emociones como irracionales, involuntarias e incontrolables. Dice Pascal acerca de las
pasiones del amor: “El amor es un tirano que no tolera compañía;
quiere señorear solo; y necesita que todas las demás pasiones se le
rindan y obedezcan.”
En el cuerpo, el amor-pasión causa modificaciones de las necesidades: se pierde el sueño, se deja de comer y se exalta el deseo
sexual. De este modo, el erotismo del enamorado es muchas veces
superior a la sexualidad trivial de la vida cotidiana. Los cambios
vegetativos se aprecian como lágrimas, rubor, calor en las mejillas,
palidez, “sensaciones en el corazón”, suspiros y desvanecimientos.
Jaques Ferrand (1623) decía que el amor se complace en las lágrimas; por eso, los poetas representan a los amantes llorando. En
la musculatura somática se advierten temblores de la voz y de las manos, y suele suceder que las piernas se doblen.
Según el psicoanalista Bergler, el enamoramiento tiene ocho
características:
1) El sentimiento de felicidad.
2) La tendencia al autosuplicio.
3) La sobrevaloración del amado.
4) La subestimación de la realidad.
5) La exclusividad de la pareja.
6) La dependencia del amado.
37
7) La conducta sentimental.
8) El predominio de la fantasía.
El amor romántico se percibe como una experiencia extraordinaria, distinta del desencanto, del aburrimiento y de la tranquilidad cotidiana. Dice Pepita Jiménez, la heroína de Valera: “No sabía yo lo que era el amor. Ahora lo sé: no hay nada más fuerte en
la tierra y en el cielo”. El estar enamorado resulta una vivencia que
sorprende; crea un determinado modo de percepción; una nueva
visión del mundo y de los otros. La pasión resulta ingobernable
para la voluntad, y nadie puede enamorarse o desenamorarse porque lo desee. Si uno no quiere apasionarse, lo único que puede
hacer es evitar a la persona que nos atrae, y algunos proponen como
remedio heroico el hacernos odiosos para ella, antes de perder el
control de nuestros sentimientos.
El amor-pasión es una experiencia monogámica, debido a que
el flechazo amoroso no ocurre con varias personas a la vez, pero se
puede estar enamorado de una persona y amar sosegadamente a
otras.
El principio de reciprocidad, según el cual amamos a quienes
nos gratifican y evitamos a quienes nos frustran, puede no ocurrir
en el enamoramiento; por eso podemos quedar prendados de alguien que no nos quiere.
La pasión lleva a la fusión de los cuerpos y de los espíritus de los
amantes. Según Alberoni: “El amor separa lo que estaba unido y
une lo que estaba separado”. Por eso los amantes rompen los vínculos con la familia y la pareja anterior, y forman un lazo nuevo.
Aristóteles, en su Retórica, afirmó: “El amor sano es desear todo
el bien al amado para su contento y provecho, no para el de uno
mismo, y por el contrario, dolerse y entristecerse por los males y aflicciones de la persona amada más que de los propios”.
El enamorado está continuamente premiando de modo generoso y gratuito al amante, y se ha dicho que cuando comienza a sacar la cuenta de lo que da y de lo que recibe, se está acabando el
enamoramiento.
Debido a que el amado resulta el objeto más deseado, adquiere
un enorme poder sobre el enamorado y cuando la pasión es unilateral, el que no ama puede abusar y esclavizar al otro.
En opinión de Freud (1921), el Yo se hace cada vez menos exigente y modesto y, en cambio, el amado deviene cada vez más magnífico y precioso hasta apoderarse de todo el amor que el Yo sentía
por sí mismo (libido narcisista), proceso que lleva naturalmente al
sacrificio voluntario del Yo. En este momento puede decirse con
38
razón que el Objeto ha devorado al Yo. El enamorado se hace humilde, y se devalúa.
La relación de amor se caracteriza por el aumento de la receptividad, de la sintonía, empatía y franqueza.
Los amantes tienen una comunicación privilegiada por su apertura, su cuantía y su transparencia; ellos tienen larguísimas conversaciones sobre sus pareceres y sus vidas.
Se dice que los enamorados resultan antisociales porque se aíslan del mundo en un egoísmo de dos, y se desentienden de las
otras personas. La pareja amorosa es rebelde al grupo; su experiencia es privada y secreta; su moral íntima suele ser diferente de la
moral convencional, y ella crea una barrera de exclusión que protege su intimidad de la envidia, hostilidad, intromisión y control
de la sociedad (que siempre amenaza con destruir a la pareja de
amantes).
El proyecto de vida del sujeto se organiza alrededor del Objeto
de amor. Por amor se deja el trabajo, la familia y, a veces, la patria.
El enamorado dice: “tú eres mi vida” y “yo vivo para ti”. En su deseo
de confirmar el amor, los miembros de la pareja se piden continuamente “pruebas” de este tipo: “¿te vas a entregar a mí?, ¿vas a
dejar a tu familia por mí?, ¿te vas a comprometer conmigo?”
El enamoramiento se manifiesta en el lenguaje, el gesto y todo
el movimiento corporal. Es de observación común una regresión
del lenguaje que adopta formas infantiles y abunda en diminutivos. (Los etólogos interpretan que el lenguaje infantil desencadena
el instinto de la atención tierna por parte del amado.)
La actividad gestual y corporal se describirá en detalle en el
capítulo ix, que trata sobre el cortejo. El amor que perdura por
años se ha explicado como “reenamoramientos sucesivos”, y aun
en el apaciguado amor marital queda un núcleo de fuego que se
inició con el flechazo amoroso, y que mantiene el calor de la relación. El amor sólo se conserva si ocurre una fusión de las personas,
convirtiéndose el uno en parte intrínseca del otro, y se establece un
proyecto común de vida. El enamoramiento termina cuando se
atenúa, y pasa al estado de amor marital, se trueca en odio o se disuelve en la indiferencia.
En un estudio de las manifestaciones del enamoramiento en
adolescentes de 14 años, encontramos: alegría (77.2%); nerviosismo (59%); ideas persistentes sobre el amado (45.4%); deseo sexual
(45.4%); rubor (27.2%); temblor en las manos (22.1%), y de la
voz (18.1%); insomnio (13.6%), y anorexia (9%) (Orlandini y
Martínez, 1994).9
9
Fragmento tomado de Orlandini, op. cit., pp. 50-54.
39
B. Es evidente que la lectura global nos permite percatarnos
del contenido general de un texto, así que ahora se puede anticipar cuál es el tema del fragmento de Orlandini.
El fragmento trata de ________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Como ya se vio, el proceso de comprensión de un texto exige
su lectura detenida y atenta. Es necesario, entonces, regresar al
fragmento anterior, leerlo y releerlo tantas veces como se requiera para responder las siguientes preguntas:
1. ¿En qué consiste el “flechazo” para Orlandini?
2. ¿Qué es la “focalización de la atención”?
3. ¿A qué llama el autor “contacto visual y sensorial”?
4. ¿Qué pasa con la percepción del tiempo entre los
enamorados?
5. ¿Cómo es que el “objeto del amor” se convierte en un
pensamiento fijo?
6. ¿Qué significan la idealización y la hipervalorización del
Objeto del amor?
7. ¿Qué es la “ceguera del amor”?
8. ¿En qué casos se da un aumento en la autoestima del
enamorado?
9. ¿En qué casos se da una pérdida de esta última?
10. ¿Cómo se manifiesta la turbación mental?
11. ¿Cómo responde el corazón del enamorado ante la presencia del amado?
12. ¿Por qué se dice que el enamorado experimenta los goces más elevados y los peores sufrimientos?
13. ¿Qué efectos produce el amor-pasión en el cuerpo?
14. Según el psicoanalista Bergler, ¿cuáles son las características del enamoramiento?
15. ¿Qué diferencia hay entre el amor romántico y el amorpasión?
16. ¿En qué consiste el “principio de reciprocidad”?
17. ¿Cómo opera la pasión?
40
18. ¿En qué circunstancias el que no ama puede abusar y
esclavizar al otro?
19. ¿Por qué se desatan procesos de devaluación del enamorado respecto del amado, según Freud?
20. ¿Por qué se dice que los enamorados resultan antisociales?
21. ¿En qué consisten los “reenamoramientos?
22. ¿Qué importancia tiene para el amor la “fusión” de las
personas?
23. ¿Qué finalidad cumplen las citas literarias de la obra
Pepita Jiménez, del escritor Juan Valera, en el capítulo de
Orlandini?
24. ¿Qué diferencia hay entre el empleo que hacen Alberto
Orlandini y Jean-G. Lemaire de los términos psicoanalíticos?
25. ¿Qué semejanzas hay entre ambos textos?
26. ¿Cuál de los dos resulta más comprensible?, ¿por qué?
27. ¿Por qué el otro fue más difícil de comprender?
28. ¿A qué tipo de lector estará dirigido el libro de Orlandini, y qué características del mismo llevan a esa conclusión?
Identifiquemos diferencias entre los textos leídos
A. Una vez que se han explorado estos libros, que se realizaron
las predicciones sobre su contenido, y que se llevó a cabo la lectura de comprensión de los fragmentos elegidos, se pueden responder las siguientes preguntas:
1. ¿Cuáles son las semejanzas encontradas entre los tres
libros con los que se ha trabajado en este capítulo?
2. ¿Cuáles son sus diferencias?
3. ¿Cuál de los tres textos parece más atractivo?, ¿por qué?
4. ¿Cuál de ellos resulta más interesante?, ¿por qué?
5. ¿Cuál tiene más palabras desconocidas, y a qué se debe?
6. ¿En general, qué diferencias se observan en el tipo de
lenguaje empleado en cada caso?
7. ¿A qué se debe?
8. ¿Se puede pensar que alguno de los textos es más bello
que los demás?, ¿por qué?
41
Características
Intimista
Da noticia de los avances
científicos
Sencillo
Universal
Una sola posibilidad de
interpretación
Dirigido a todo público
Temática especializada
Sigue los pasos del
método científico
Complejo
Bello
Con localizaciones
temporales
Da cuenta de hechos
universales en un contexto histórico particular
Interesante
En lenguaje técnico
Ubicado en la vida
cotidiana
Produce placer estético
Ofrece dos o más
posibilidades de
interpretación
Atemporal
Impersonal
Dirigido a lectores selectos
Difunde información
general aportada por
otros autores
Escrito en verso
Pretende redefinir
algunos conceptos
42
Nuevo amor
y otras poesías
La pareja humana: El enamoramiento
su vida, su muerte,
y el mal
su estructura
de amores
9. Respecto a la información, ¿cuál se considera más importante y por qué?
10. En orden de más a menos, ¿cuáles de los libros serían leídos por personas sin mucha preparación escolar y por
qué?
11. ¿Cómo se podría calificar cada uno de los libros de
acuerdo con su tipo?
B. En la página 42 aparece un cuadro con cuatro columnas:
la vertical señala una serie de características que tienen los textos leídos, y la horizontal, los títulos de los mismos. Se solicita
colocar una cruz debajo de cada uno de ellos, de acuerdo con
la cualidad que se le atribuya, para cerrar este capítulo con la
clasificación de los textos y la identificación del que pertenece
al género de divulgación científica.
C. Se sugiere tomar del cuadro las características de cada
uno de los libros y anotarlas donde corresponda:
Nuevo amor y otras poesías
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
La pareja humana: su vida, su muerte, su estructura
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
El enamoramiento y el mal de amores
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
D. De acuerdo con sus características, relaciona ahora los
textos analizados con los géneros que aparecen en la siguiente
lista, escribiendo el número correspondiente en cada paréntesis.
a) Nuevo amor…
b) La pareja humana…
c) El enamoramiento…
( ) Científico
( ) Divulgación científica
( ) Literario
43
Consulta el resultado de este ejercicio al final del libro, en
donde aparecen los modelos de comparación.
E. Luego de haber reflexionado sobre las características de
los tres textos trabajados aquí, es posible intentar escribir una
definición del de divulgación científica.
Es aquel que… ______________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
F. Contrasta la definición elaborada con la que se ofrece en
el glosario al final de este volumen.
RECAPITULEMOS
Es conveniente, por último, reflexionar sobre lo aprendido en este
capítulo, para revisar el proceso seguido en la identificación de los
tipos de libros. Con esta finalidad se solicita responder nuevamente algunas preguntas:
1. ¿Qué pasos se siguieron para explorar los libros?
2. ¿Qué se consiguió con dicha exploración?
3. ¿Cómo contribuyeron las lecturas explorativa y de comprensión para conseguir el objetivo de identificar las diferencias entre
los textos?
4. ¿Cuáles son los tres tipos de textos que se conocieron y que
ahora se pueden identificar?
5. ¿Qué pasos se siguieron para su identificación?
6. ¿Cuáles son las diferencias entre el libro literario y el científico?
7. ¿Cuáles son las características de los textos de divulgación
científica?
Para reforzar este aprendizaje es conveniente recordar los nombres de algunas revistas o libros de divulgación científica que se
han leído, conocido, o que se hayan visto en el puesto de periódicos, librerías o tiendas de autoservicio.
8. ¿Por qué son importantes los textos de divulgación científica?
9. ¿Qué razones hay para seguir leyéndolos?
44
II. Los diferentes tipos de discurso
Margarita Alegría de la Colina
Introducción
En general, quienes deciden concursar en Leamos la Ciencia
para Todos responden a un impulso personal, eligen el libro
con el que quieren trabajar y saben el género en que les corresponde hacerlo; pero, en muchos casos, por más que leen y releen las bases no acaba de quedarles claro cómo empezar ni de
qué manera estructurar su escrito.
Toda persona emprendedora, competitiva y deseosa de alcanzar el éxito, sin duda quiere ir a lo seguro en esta experiencia,
por lo que debe interesarle reconocer las características formales del tipo de discurso que le corresponde.
Quien se dispone a participar en una justa de atletismo, de
lanzamiento de jabalina, por ejemplo, elige la jabalina adecuada, ejercita la carrera de impulso y hace también mucho trabajo
con los brazos para fortalecerlos y conseguir arrojar ese artefacto lo más lejos posible; sin una buena preparación, el lanzador de
jabalina no podría presentar competencia a sus contrincantes.
Si la prueba fuera el clavadismo, se tendría que ejercitar la elasticidad del cuerpo, así como la habilidad para lanzarse desde el
trampolín. Nadie se atrevería a brincar de él y volar por los aires
hasta encontrar el agua de la alberca, sin estar suficientemente
preparado.
Incursionar en la experiencia de la lecto-escritura para, a partir del reconocimiento, comprensión y análisis de un texto, escribir otro es una actividad que requiere también capacidad, así
como el desarrollo de las habilidades necesarias; sin estos elementos no se pueden tener posibilidades de éxito en dicha empresa, por lo que es indispensable que quien desee hacerlo se
habilite en la lectura eficiente, y en el reconocimiento de las características del tipo de discurso en que le corresponda participar en nuestra justa.
¿Cómo llevar a cabo la lectura del texto que servirá de referencia para que el receptor se entere de su contenido, lo comprenda, lo analice y lo valore? ¿Qué elementos se deben obser45
var para reconocer el género discursivo correspondiente? ¿De
qué manera escribir el propio texto para que resulte claro, preciso, y no se aleje de las características del género?
Este capítulo puede ayudar en ese sentido. Es importante reconocer todos los géneros a que convoca el concurso, porque es
muy probable que tarde o temprano se tenga que escribir siguiendo cada uno de estos moldes a lo largo de la formación escolar o profesional. Por ahora se centrará la atención en aquel
género en que se vaya a participar, así es que de este apartado
se puede continuar con el que permita aprehender la manera de
construir el texto correspondiente, no sin antes haber trabajado con el capítulo anterior para reconocer e identificar las características de los textos de divulgación científica a los que
pertenecen los libros de la colección La Ciencia para Todos. Tampoco se debe olvidar el revisar y estudiar el capítulo séptimo, que
ayudará en la corrección del escrito.
Exploremos un libro
He aquí los elementos que hay que revisar para explorar el
libro número 40 de la colección La Ciencia desde México, hoy
La Ciencia para Todos. Es importante realizar una predicción
de su contenido, porque sus dos primeros capítulos serán el
texto previo para el trabajo en el presente apartado, y el hacer
esta primera revisión permitirá contextualizarlos en la obra en
su conjunto.
A. Observemos la portada (figura ii.1).
Responder en relación con la portada:
1. ¿Qué sugiere el título?
2. ¿Qué representará el busto de mujer que ocupa la mayor
parte del espacio?
3. ¿Qué pueden simbolizar las monedas que recubren su
pecho a manera de gran solapa, que se prolonga en una
larga cauda?
4. ¿Cuál será el significado de la cara con mirada desorbitada y una gran boca escupe-monedas, que asoma por arriba de la solapa?
46
Figura ii.1. Portada del libro de Ruy Pérez Tamayo, Acerca de Minerva,
Fondo de Cultura Económica, México, 1995 (colección La Ciencia
para Todos, 40), 205 pp.
5. ¿Qué puede simbolizar la figura femenina desnuda y con
los brazos abiertos que la mujer sostiene en su mano derecha?
6. ¿A qué se deberá que las figuras a espaldas de ella estén
en la oscuridad?
B. Es conveniente leer ahora la información que aparece en
la contraportada.
La Minerva a que se refiere el título de este libro es la diosa romana
de la ciencia y de la sabiduría, que alcanzó su máxima popularidad
durante el reinado de Domiciano (81-96 d.C.) y a quien Adriano
(117-138 d.C.) construyó un templo. Se le considera equivalente y
sucesora de Atenea, aunque esta diosa griega no sólo era patrona
de las ciencias sino también de las artes y de la guerra, asuntos
estos últimos con los que el presente volumen tiene muy poco que
ver, pues se refiere a la ciencia en general, vista no a nivel técnico
sino desde una posición filosófica y accesible, enfocando aquellos
aspectos que seguramente interesan más al lector no científico.
Los temas que se tratan en estas páginas pertenecen a todas las
ciencias de todo el mundo, mas el autor no esconde que es un científico mexicano contemporáneo, que escribe sobre temas universales a partir de su propia experiencia en México. Esta característica
le da uno de sus mayores atractivos y le permite figurar con todo
derecho y propiedad en la colección La Ciencia para Todos. En la
medida en que los temas presentados por el autor incluyen observaciones y reflexiones sobre la ciencia nacional, el presente volumen se constituye en documento valioso no sólo para los interesados en el estado actual de la investigación científica en nuestro
país, sino para aquellos que en el futuro deseen examinar con
detalle la etapa del desarrollo de la ciencia que nos tocó vivir en
México en las últimas décadas del siglo xx.
El doctor Ruy Pérez Tamayo procura darnos una idea más humana y equilibrada de lo que es la ciencia en el mundo actual; una
visión más clara y angustiosa de los problemas por los que atraviesa
en el México de hoy, y una imagen más real de su capacidad para
promover y dirigir la transformación que nuestra sociedad requiere para incorporarse con fuerza y dignidad al siglo xxi.
Ruy Pérez Tamayo (1924) se graduó de médico cirujano en la
unam; hizo cursos de posgrado en Estados Unidos y posteriormente en el ipn. Fundó y dirigió durante 15 años la Unidad de Patología de la Facultad de Medicina de la unam en el Hospital General,
después trabajó como investigador en el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la unam y posteriormente en el Instituto Nacional
48
de la Nutrición “Salvador Zubirán”. Actualmente es jefe de la subdivisión de Medicina Experimental de la Facultad de Medicina de
la unam. Ha recibido muchas distinciones, mas por encima de todas
prefiere la siguiente clasificación: miembro de la especie H. Sapiens. Asegura ser muy feliz gracias a la unam y a sus hijos y nietos,
a sus pocos pero muy queridos amigos de ayer, de hoy y de siempre, y especialmente a Irmgard.
C. Luego de haber leído el contenido de la contraportada,
responder:
1. ¿De quién puede ser el busto de la portada, acerca del
cual ya se reflexionó en el ejercicio anterior?
2. ¿De qué asuntos trata el libro que nos ocupa?
3. ¿Desde qué punto de vista los enfoca el autor?
4. ¿Cuál es el motivo de sus reflexiones?
5. ¿Cómo se refiere Ruy Pérez Tamayo a lo que es la ciencia
en el mundo?
6. ¿Qué se puede esperar de este autor de acuerdo con su
formación profesional?
D. Se debe analizar ahora el contenido del libro, de acuerdo
con el índice:
Introducción. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
9
Primera parte
La estructura de la ciencia
I. La estructura de la ciencia . . . . . . . . . . .
II. Sobre el conocimiento . . . . . . . . . . . . . . .
III. El mayor regalo de la ciencia . . . . . . . . . .
IV. Los límites de la ciencia . . . . . . . . . . . . . .
V. Los experimentos en la ciencia . . . . . . . . . .
VI. La verdad científica (1) . . . . . . . . . . . . . .
VII. La verdad científica (2) . . . . . . . . . . . . . .
VIII. La verdad científica: ¿descubrimiento o invento?
IX. El error en la ciencia . . . . . . . . . . . . . . .
X. El “fracaso” de la ciencia . . . . . . . . . . . . .
XI. El reduccionismo científico . . . . . . . . . . .
XII. El vitalismo en la ciencia . . . . . . . . . . . . .
XIII. En defensa del mesianismo científico . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
13
16
18
21
24
27
28
33
37
40
44
48
52
49
Segunda parte
Del oficio de científico
XIV. Invitación a la ciencia . . . . . . . . . . . . . .
XV. “¿Y si no se me ocurre nada?” . . . . . . . . . .
XVI. La vocación científica . . . . . . . . . . . . . .
XVII. La imaginación en la ciencia . . . . . . . . . .
XVIII. Los primeros pasos del investigador científico
XIX. ¿Qué es un experimento científico? . . . . . .
XX. Sobre el artículo científico . . . . . . . . . .
XXI. La propiedad científica . . . . . . . . . . . . . .
XXII. El alquimista y el científico . . . . . . . . . .
XXIII. Tres clases de hombres de ciencia . . . . . . .
XXIV. La fuga de cerebros . . . . . . . . . . . . . . . .
XXV. Razón y emoción: ¿amigas o enemigas? . . . . .
XXVI. La ciencia básica y la zanahoria . . . . . . . .
XXVII. Sobre la excelencia científica . . . . . . . . .
61
64
67
69
73
76
79
82
85
88
92
97
100
103
Tercera parte
Ciencia, arte y humanismo
XXVIII. Historia, arte y ciencia . . . . . .
XXIX. El genio en el arte y en la ciencia
XXX. Ciencia y humanismo . . . . . . . .
XXXI. Leonardo y la ciencia . . . . . . .
XXXII. Eclesiastés 1:18 . . . . . . . . . . .
XXXIII. Insanabile scribendis cacoethes .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
111
114
117
120
125
128
XXXIV. La ética del científico . . . . . . . . . . .
XXXV. Aladino y frankenstein . . . . . . . . . . .
XXXVI. El doctor fausto en la ciencia . . . . . .
XXXVII. La revolución en la ciencia . . . . . . . .
XXXVIII. La filosofía natural griega y la ciencia
XXXIX. Ciencia y metafísica . . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
135
138
141
143
146
150
. . . . . . . .
. . . . . . . .
y medicina
. . . . . . . .
155
158
Cuarta parte
Ciencia, ética y filosofía
Quinta parte
Ciencia y biomedicina
XL. Ciencia y medicina . . . . . . . . .
XLI. La medicina y la muerte . . . . .
XLII. Ciencia, medicina tradicional
occidental . . . . . . . . . . . . .
50
162
XLIII. ¿Por qué es tan complicada la vida? . . . . . . .
XLIV. La importancia del error en biología . . . . . .
165
168
Sexta parte
Ciencia, economía y sociedad
XLV. La verdadera crisis de méxico .
XLVI. Ciencia y modernidad . . . . . .
XLVII. Ciencia y subdesarrollo . . . .
XLVIII. Ciencia y austeridad . . . . . .
XLIX. Información, ciencia y crisis .
L. Los enemigos de la ciencia . . .
LI. ¿Se puede detener la ciencia? .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
175
182
185
189
193
196
199
Responder respecto al índice:
1. ¿En qué tema se centran los capítulos del i al xiii?
2. ¿Además de la ciencia en sí misma, qué otros elementos
aparecen en la segunda parte del libro?
3. ¿Con qué se relaciona la ciencia en la tercera parte?
4. ¿Qué tipo de reflexiones hace el autor en la cuarta parte,
de acuerdo con el contenido anunciado en el índice?
5. ¿En qué clase de ciencia se centra la quinta parte, y cuál es
su relación con la que le antecede?
6. De acuerdo con los temas incluidos en la sexta parte,
¿cuál es la preocupación del autor?
E. Las notas introductorias de los libros, sean bajo el título
de introducción, prólogo, prefacio, advertencia preliminar,
etc., dan una idea muy aproximada sobre su contenido. Leamos la correspondiente al libro Acerca de Minerva.
Introducción
Hace aproximadamente dos años, la agencia Notimex tuvo la gentileza de invitarme a colaborar con ella escribiendo notas y ensayos
ocasionales de divulgación sobre temas científicos. Tales escritos
serían publicados en algunos diarios de la capital y de la provincia
de nuestro México, así como de varios otros países latinoamericanos. Conociendo la necesidad urgente de interesar e informar al
público mexicano y de toda nuestra América Latina sobre la naturaleza, los alcances y los límites de la ciencia, así como sobre otros
51
muchos aspectos del trabajo científico en general, e interesado y
comprometido desde hace tiempo con la divulgación científica,
acepté de inmediato. Bajo la guía respetuosa y lejana, pero no por
ello menos firme, primero de Jorge Villoro y de Alejandro Rossi, y
después de este último, aprendí algunos de los secretos de la escritura periodística, especialmente el más difícil de todos: la brevedad. Que no aproveché todas sus valiosas lecciones es algo que el
amable lector y yo lamentamos, pero que exime a mis generosos
tutores de todas las torpezas gramaticales y de estilo de estas páginas, que junto con su contenido conceptual, son de mi única responsabilidad.
Aunque escritos para publicaciones de relevancia efímera (no
mayor de 24 horas), los artículos reunidos en este volumen poseen
mayor vigencia temporal, no por su forma sino por el tema al que
se refieren, y por el público a quien están dirigidos. En efecto, una
de las máximas prioridades de los países del Tercer Mundo, transformada en urgente por la profunda crisis económica que nos afecta hoy a todos, es la incorporación de la ciencia no sólo a nuestros
elementos productivos y a nuestra manera de pensar, sino a nuestra conciencia y a nuestra cultura. No es que sin ciencia el futuro
de los países del Tercer Mundo sea incierto: es que sin ciencia no
tenemos futuro. Tal es la razón por la que he decidido volver a publicar mis notas periodísticas sobre el tema, esta vez en forma de libro. Si de alguna manera estas breves páginas, unas sobre temas
actuales, otras menos sujetas a nuestro tiempo, pero todas relevantes a los problemas de hoy y de mañana, de México y de América
Latina, contribuyen a disminuir la distancia entre la ciencia y el
hombre latinoamericano contemporáneo, habrán cumplido con
su objetivo.
Luego de haber leído la introducción, responder:
1. ¿Cuándo escribió por primera vez el autor los textos que
incluye en este libro?
2. ¿De quién fue la invitación para escribirlos?
3. ¿Con qué intención lo hizo?
4. ¿Qué importancia tiene la ciencia en los países del Tercer
Mundo, de acuerdo con Pérez Tamayo?
5. ¿Cuál es el objetivo de este libro, según lo expresa el
autor?
6. ¿Qué se puede esperar de este autor de acuerdo con su
formación profesional?
52
F. Ahora ya hay más elementos para inferir el tema del libro
Acerca de Minerva. En las siguientes líneas se debe escribir la
predicción sobre el tema que trata éste.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Siempre que se lea un libro con la intención de trabajar
acerca de una parte o del total de su contenido es conveniente,
primero, explorarlo por medio del examen de los elementos estructurales que aquí hemos revisado; eso permitirá lecturas
posteriores más eficientes.
Realicemos la lectura global del texto
Ya que se tiene una idea aproximada de la temática del libro
con que aquí trabajamos, presentamos ahora sus dos capítulos
iniciales.
A. Deben ser leídos primero rápidamente, sin detenerse en
parte alguna aunque resulte muy interesante, sin regresar a
líneas anteriores que de pronto parezcan incomprensibles, sin
tratar de aclarar el significado de palabras que presenten duda.
I. La estructura de la ciencia
Vista de manera muy general, la ciencia moderna está basada en
tres elementos distintos, que aparecieron en tiempos muy diferentes durante la evolución de nuestra sociedad. Estos tres elementos
pueden identificarse de varias maneras, pero una de las más claras
es presentándolos como tres renuncias sucesivas a sendas posturas filosóficas que en sus épocas se juzgaron inexpugnables. Tales renuncias pueden caracterizarse de la manera siguiente: 1) renuncia
a las explicaciones sobrenaturales de los fenómenos propios de la
naturaleza; 2) renuncia a la búsqueda de respuesta a las grandes
preguntas, como por ejemplo: ¿de qué está formado el Universo?,
o ¿cuál es el destino del hombre?; 3) renuncia al intento de contestar cualquier pregunta (grande o pequeña) sobre la naturaleza
por medio del uso exclusivo de la razón.
I) El primer paso en el desarrollo de la ciencia ocurrió en Grecia
hace unos 25 siglos (en el siglo v a.C.), cuando un pequeño gru-
53
po de pensadores conocidos como los filósofos presocráticos
empezaron a abandonar sus creencias primitivas y mitos tradicionales sobre la creación del mundo y la naturaleza de todas las
cosas, y a sustituirlos por teorías que no tenían elementos divinos o sobrenaturales, sino que se limitaban exclusivamente a los
componentes propios de la realidad. Se dice que la ciencia y la
filosofía se iniciaron cuando Tales de Mileto (siglo vii a.C.) propuso: “Toda la realidad está formada por agua”, como respuesta
a la antigua pregunta sobre la composición del Universo. Aunque se antoja que la proposición de Tales de Mileto es demasiado simple para constituirse en el cimiento de toda la ciencia y de
toda la filosofía, no es el contenido de la frase sino su sentido
general lo que la hizo importante, y no es lo que dice sino lo que
excluye lo que la hizo inmortal. En efecto, Tales no habla de
Titanes, de Zeus o del Olimpo, su única referencia es a un elemento de la realidad; su proposición se refiere al mundo natural y, por tanto, posee una virtud insigne: se puede examinar
objetivamente para determinar si es cierta o no. Otros filósofos
presocráticos como Anaxímenes, Anaximandro, Parménides,
Empédocles, Alcmeón, etc., hicieron otras proposiciones, distintas a la de Tales en su contenido, pero semejantes en su renuncia a elementos sobrenaturales. En la historia del pensamiento
científico, éste es indudablemente el paso más importante, porque lo hace posible.
II) El siguiente paso en la evolución de la ciencia fue el más prolongado y probablemente el más doloroso, porque culminó
con la abdicación de la filosofía como Regina Scientiarum, y el
surgimiento de los distintos precursores de las diferentes ciencias actuales. Se caracteriza por la sustitución de las grandes
preguntas sobre la naturaleza por otras menos ambiciosas, más
simples y aparentemente intrascendentes, pero con una propiedad maravillosa: eran (y son) potencialmente susceptibles
de respuesta. En los muchos siglos que tardó esta transformación, el mundo occidental vio el surgimiento, la gloria y el colapso del helenismo; la aparición y el derrumbe del Imperio
Romano; la hegemonía política y espiritual de la Iglesia católica; la irrupción y el dominio del Islam en Europa. Sin embargo, renunciar a las grandes preguntas era necesario, pero no
suficiente para que surgiera la ciencia, sobre todo cuando persistía la idea de que las respuestas correctas podían ser generadas por puro raciocinio. En otras palabras, el principal y único
instrumento utilizado para explorar la naturaleza era el cerebro del investigador, quien pensando intensamente y obede-
54
ciendo el principio de la consistencia lógica interna, podía descubrir la verdad sobre los fenómenos naturales. Es indispensable afirmar con toda vehemencia que tal postura es característica de la filosofía, pero que no tiene nada que ver con la ciencia;
de hecho, se trata de una postura típicamente anticientífica.
III) Después de la renuncia a las explicaciones sobrenaturales de
la realidad, y de la renuncia a las grandes preguntas sobre la
naturaleza, lo que todavía faltaba para que surgiera la ciencia
moderna era la renuncia a la autoridad de la razón. Esto no
quiere decir (de ninguna manera) que debía hacerse sitio a la
sinrazón; lo que significa es que debía aceptarse que para
entender la realidad, la razón es necesaria pero no suficiente. El
elemento que falta es absolutamente indispensable para que
la ciencia exista, es una conditio sine qua non; me refiero a la experiencia, al contacto continuo con la realidad por medio de
observaciones, comparaciones, analogías y experimentos. La
ciencia es una actividad humana creativa cuyo objetivo es el
conocimiento; este producto se confirma cuando hay consenso sobre la validez en el seno de la comunidad científica experta. Tal consenso se basa, sobre todo, en la reproducibilidad
de los datos, cuando se siguen las indicaciones especificadas al
respecto. La razón es necesaria, pero la verificación objetiva
de los fenómenos es indispensable. La esencia de la ciencia es
la experiencia, que debe ser pública o reproducible. En la ciencia, la única que siempre tiene la razón es la naturaleza; el oficio del científico es entenderla.
II. Sobre el conocimiento
Una de las características sobresalientes de la especie humana es su
incapacidad para tolerar la incertidumbre, y para tomar decisiones
basadas en información incompleta. Desde luego, tal característica
es más específica del Homo sapiens que la de ser bípedo implume,
no sólo porque está muy extensamente representada en los hombres, sino porque no existe (o no sabemos que exista) en ninguna
otra especie de seres vivientes. Como la gran mayoría de las veces
que debemos decidir no poseemos toda la información necesaria
para ello, nos hubiéramos mantenido en un estado de inactividad
extrema a través de toda la evolución de nuestra especie si no fuera
porque, desde muy temprano, nuestros primeros ancestros encontraron una solución al problema: inventar lo que no sabemos.
El conocimiento verdadero es tan raro que hasta su misma
naturaleza es motivo de discusión en medios académicos. El filóso-
55
fo se pregunta: ¿cuáles son las diferencias entre entender, conocer,
saber y creer? El hombre de ciencia (casi siempre ignorante de los
esfuerzos filosóficos relacionados con su campo) sólo distingue
entre dos categorías: el conocimiento científico, o sea la información
obtenida por medio de una serie de construcciones teóricas sometidas a rigurosas pruebas objetivas (experimentales de otra índole)
realizadas personalmente y filtradas mediante otros investigadores, con las mismas o con otras técnicas, ampliamente diseminadas
a través de los medios de difusión más críticos dentro de la especialidad, de modo que es posible asegurar su percepción y análisis
por la comunidad internacional experta e interesada en el campo;
y el seudoconocimiento constituido por las respuestas al mismo problema generadas por la fe y/o la intuición, o bien por corazonadas, deseos, ilusiones, sueños, caprichos, tradiciones, convivencias,
angustias, tragedias, esperanzas y otras formas más de ideación y
de sentimientos.
Vivimos en un mundo que es 95% fantasía y 5% realidad. En
otras palabras, ignoramos casi todo lo que representa la realidad
que nos rodea y de la que nosotros mismos formamos parte; lo que
realmente conocemos de la naturaleza es una fracción pequeñísima, casi infinitesimal de todo lo que ella contiene. Una de las expresiones más dramáticas de la magnitud de nuestra ignorancia es
la de Newton (quien, paradójicamente, junto con Aristóteles, Galileo
y Darwin y unos cuantos genios más, contribuyó a disminuirla de
manera significativa), cuando dijo:
Yo no sé cómo me juzgue la posteridad, pero siempre me he visto como un niño jugando en la playa, divertido en encontrar de vez en
cuando una piedra más lisa o una concha más bella que las demás,
mientras el gran océano de la verdad yace completamente desconocido frente a mí.
Desde épocas prehistóricas y hasta nuestros días, casi toda la
humanidad ha llenado este inmenso vacío con invenciones fantásticas y sobrenaturales, repletas de magia y antropomorfismo. Es lo
que los antropólogos actuales conocen como el pensamiento primitivo, refiriéndose así no a una estructura mental que pertenece
al pasado sino a una forma de pensar ingenua y simplista, gobernada por categorías absolutas y con un fuerte componente mágico. El mundo primitivo no es un mundo antiguo, más bien es un
mundo infantil.
El conflicto humano que intento resumir en estas líneas no es
ni simple ni reciente; se trata de algo muy complejo y también
muy antiguo. El problema ha estado vigente y sin resolver desde
56
tiempo inmemorial: ¿qué hacer cuando se ignoran una parte o hasta todos los elementos que deberían conocerse para decidir? A través de la historia, el hombre ha producido dos respuestas a esta
pregunta ancestral: I) la más antigua, la tradicional y la más popular ha sido y sigue siendo: “Inventa lo que no sabes, adivina lo que
ignoras, rellena tu ignorancia con fantasía”; y II) la respuesta minoritaria ha sido y sigue siendo: “Detente ante lo desconocido,
confiesa tu ignorancia, vive en la realidad de la incertidumbre”.
Confieso que mis simpatías no se inclinan más al lado minoritario, no obstante que reconozco ir en contra de las mayorías. Al
margen del heroísmo implícito en la filiación admitida, me interesa agregar un comentario final: la filosofía de la ciencia enseña
que las decisiones racionales siempre deberán hacerse sin información completa, que nuestro destino en la Tierra es adivinar la conformación más probable del sector de la naturaleza cuya estructura nos interesa, y trabajar incansablemente en averiguar hasta
dónde nuestra imaginación realmente corresponde a la realidad.
El resultado de este doloroso proceso es lo que llamamos conocimiento. Y nada más.
B. Luego de haber leído en forma global los capítulos, hay
que escribir el tema de que tratan.
I
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
II
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Realicemos una actividad más apoyándonos en nuestro texto
de referencia. Es recomendable leerlo nuevamente, ahora de
manera más minuciosa, en forma analítica, tratando de comprender su contenido, y regresar a él las veces que sea necesario, para llevar a cabo las siguientes tareas:
57
1. Reflexionar sobre las características que hacen de éste
un texto de divulgación científica. Hay que tomar en cuenta lo aprendido en el capítulo anterior de este libro.
2. Deducir el significado de la palabra “sendas”, entendiendo que el autor habla de tres elementos que tienen correspondencia con tres posturas filosóficas.
3. Inferir el significado de la palabra “inexpugnable”, considerando que se habla de tres elementos que no pudieron ser planteados más que en una época muy reciente,
porque en anteriores no habrían podido ser mencionados, debido a las creencias y valores prevalecientes.
4. Inferir también el significado de “insigne”, tomando en
cuenta que la proposición de Tales de Mileto se califica
así, pues “en la historia del pensamiento científico, éste
es indudablemente el paso más importante porque lo
hace posible”.
5. Decidir qué significa la palabra “abdicación”, si se habla
de que la filosofía prácticamente dejó su lugar a los precursores de las diferentes ciencias actuales.
6. Si anteriormente la filosofía estaba por encima de las demás ciencias, ¿qué querrá decir la expresión latina Regina Scientiarum?
7. Determinar qué quiere decir esta otra: conditio sine qua
non, si se refiere a un elemento absolutamente indispensable.
8. Reflexionar acerca de las características del ser humano
a que hace referencia el autor cuando lo califica de bípedo implume,10 si el prefijo bi quiere decir dos (piénsese
en palabras como bicolor, o bicentenario) e in, antecediendo a una palabra, le añade la significación de “sin” (palabras como inconsciente e inútil son ejemplo de ello).
9. Si se considera que la intuición, las corazonadas, los deseos, las ilusiones, etc., de que se habla en el texto se sustentan en ideas, ¿qué querrá decir la palabra “ideación”?
10. Tomando en cuenta la cita de Newton, hay que decidir a
qué se refiere el autor cuando habla de un inmenso vacío que el hombre llena frecuentemente con “invenciones
10 En el caso de la palabra que analizamos se escribe im (plume) en lugar de in por
cuestión ortográfica: en asimilación a la regla: “antes de p y b, siempre se escribe m”.
58
fantásticas y sobrenaturales, repletas de magia y antropomorfismo”.
11. Las palabras “antropomorfismo” y “antropólogo” tienen
la misma raíz, ¿a qué se refieren? Es conveniente tomar
en cuenta que el autor está hablando del devenir histórico del mundo de la época primitiva a la actual: ¿quiénes
han sido históricamente responsables de ese devenir? La
respuesta a esta pregunta se relaciona también con las
palabras cuyo significado se pretende inferir.
12. Decidir el significado de la palabra “ancestral”, considerando que se está haciendo referencia a la respuesta tradicional, la de siempre, en relación con el problema
planteado por el autor.
13. La palabra “minoritario” tiene que ver con lo que va en
contra de las mayorías, entonces, ¿cuál es su significado?
14. ¿Cuáles son los tres elementos que Ruy Pérez Tamayo
considera como base de la ciencia moderna?
15. ¿Por qué aportaciones como la de Tales de Mileto constituyen el paso que hizo posible el pensamiento científico?
16. ¿Por qué considera el autor que la creencia de que el
único instrumento utilizado por el investigador es el cerebro, es una postura típicamente anticientífica?
17. De acuerdo con el texto, ¿qué importancia tiene la experiencia para el conocimiento científico?
18. ¿Cuál es el oficio del científico, según Pérez Tamayo?
19. ¿Qué actitud frente a la incertidumbre caracteriza a los
seres humanos?
20. ¿Cuáles son las dos categorías que distingue el científico
respecto a entender, conocer, saber y creer, y en qué consisten?
21. ¿Qué sugiere hacer el autor cuando se ignoran una parte
o hasta todos los elementos que deberían conocerse para
decidir?
22. Con base en lo anterior, ¿a qué llamamos conocimiento
según Pérez Tamayo?
Si no se logra inferir por el contexto el significado de una o
algunas de las palabras anteriores, será necesario buscarlo en
el diccionario, pero regresar nuevamente al texto de referencia para ubicar con qué sentido se expresan allí.
59
La actividad arriba realizada seguramente ha permitido una
mayor comprensión del texto a partir del cual se produjeron
los que ahora se van a leer; es decir, es el texto de referencia en
relación con éstos.
Identifiquemos cuatro géneros discursivos
A. Léanse ahora en forma global los escritos siguientes, después se realizará la actividad correspondiente.
Escrito 1
De la intuición al conocimiento científico, una reflexión de
Ruy Pérez Tamayo.
Los capítulos de los que se habla a continuación son parte
del libro de Ruy Pérez Tamayo, Acerca de Minerva, publicado
por la sep y el Fondo de Cultura Económica en su colección
La Ciencia para Todos, con el número 40, y cuya primera
edición vio la luz en 1986.
Luego de referirse a los tres elementos en que se basa la
ciencia moderna, el autor —en su primer capítulo— repasa
el desarrollo de esta disciplina remitiéndose a la antigua
Grecia (siglo v a.C.), cuando los presocráticos eliminaron
los elementos divinos de sus teorías acerca de la creación del
mundo, y de la naturaleza de las cosas.
En relación con el primer elemento básico de la ciencia
moderna: la objetividad, Pérez Tamayo, médico cirujano de
profesión con estudios de posgrado en Estados Unidos y el Instituto Politécnico Nacional, alude a Tales de Mileto para quien
“Toda la realidad está formada por agua”. Comenta que esta
frase es importante, no sólo por lo que dice, sino por lo que
excluye, puesto que deja fuera a los dioses del Olimpo para
centrar su atención en un elemento de la realidad lo que, al
permitir examinar el planteamiento objetivamente, hizo posible el pensamiento científico.
El segundo paso, dice el autor, se presentó cuando las
grandes preguntas sobre la naturaleza fueron desplazadas
por otras aparentemente intrascendentes, pero con respuesta posible; este paso es calificado por él como doloroso, por60
que “culminó con la abdicación de la filosofía como Regina
Scientiarum”.
La renuncia a las grandes preguntas, aclara Pérez Tamayo, era necesaria pero no suficiente para que surgiera la
ciencia porque, además, se pretendía generar las respuestas
únicamente en virtud del raciocinio. De manera metafórica,
el autor aborda el último elemento importante para el desarrollo científico: la renuncia a la autoridad de la razón.
Es el lado creativo de la ciencia el que en lo personal me
parece más interesante, pero conviene tener muy en cuenta
la observación de Pérez Tamayo en el sentido de que tampoco se trata de dar paso a la sinrazón, sino de solucionar la
insuficiencia del razonamiento acompañándolo por la experiencia, producto del contacto continuo con la realidad
“por medio de observación, comparaciones, analogías y
experimentos”.
En este capítulo hay una conclusión respecto a la ciencia
como actividad humana creativa cuyo producto es el conocimiento, que tiene validez sólo si cuenta con el consenso de la
comunidad científica experta, gracias a la verificación objetiva de los fenómenos que dieron lugar a la investigación.
Precisamente, el conocimiento es el tema del segundo
capítulo, en el cual el autor nos lleva a la reflexión sobre las
diferencias entre creer, saber y conocer. El conocimiento es
privativo del Homo sapiens quien, incapaz de tolerar la incertidumbre, tuvo siempre la característica de inventar soluciones a los problemas si era necesario. De esta manera, Pérez
Tamayo introduce el conflicto por definir el conocimiento
verdadero.
Lo que ofrece el autor más adelante son definiciones concretas y claras: “Conocimiento científico se llama a la información obtenida en virtud de una serie de construcciones
teóricas sometidas a rigurosos procesos objetivos (experimentales o de otra índole), realizadas personalmente y filtradas mediante otros investigadores”. Se debe además, señala,
asegurar su percepción y análisis por la comunidad internacional experta e interesada en el campo. Por otro lado, define
el seudoconocimiento, el cual tiene que ver con las respuestas a
los tipos de problemas dados por intuición, corazonadas, deseos, etcétera.
61
En la última parte del capítulo ii enfatiza el autor la importancia que, no obstante, tiene la fantasía para el conocimiento científico, remitiendo a Newton, quien siempre se
vio “como un niño jugando en la playa, divertido en encontrar de vez en cuando una piedra más lisa […]”.
Pérez Tamayo finalmente se declara con quienes, ante un
problema que parezca irresoluble, “inventan lo que no saben, adivinan lo que ignoran, rellenan su ignorancia con
fantasía”, porque para él, el conocimiento es el resultado de
un proceso recomendado por la filosofía de la ciencia, en
virtud del cual “las decisiones racionales deberán hacerse
siempre sin información completa”, por lo que concluye que
nuestro destino en la Tierra es adivinar lo más probable, “el
resultado de este doloroso proceso [dice] es lo que llamamos
conocimiento. Y nada más”.
Indudablemente el estilo llano y la contextualización en
el marco de un mundo conocido por el lector común, hacen de
éste un texto de divulgación científica de ágil lectura.
Nota: Es importante observar, respecto al texto anterior, que
todas las frases tomadas textualmente del autor, están escritas entre comillas. Siempre que se citen en forma textual las
palabras de otro, han de escribirse de esta manera.
Escrito 2
La ciencia moderna está basada en tres elementos: 1) la renuncia a las explicaciones sobrenaturales de los fenómenos
propios de la naturaleza; 2) la renuncia a la búsqueda de respuestas a las grandes preguntas, y 3) la renuncia al intento
de contestar cualquier pregunta sobre la naturaleza por medio del uso exclusivo de la razón.
El primer paso se dio cuando los presocráticos empezaron
a sustituir sus creencias primitivas y mitos sobre la creación
del Universo y la naturaleza de las cosas, por teorías que se limitaban a los componentes propios del mundo real. Afirmaciones como la de Tales de Mileto (siglo v a.C.): “Toda la realidad está formada por agua”, dejaban de lado los mitos para
centrarse en el mundo concreto, lo que permitía que fueran
examinadas objetivamente para determinar si eran ciertas o no.
62
El siguiente paso consistió en la sustitución de las grandes
preguntas sobre la naturaleza, por otras menos ambiciosas, pero susceptibles de respuesta. Durante el prolongado periodo
que duró esta evolución, el dominio de la filosofía dejó su
lugar a los distintos precursores de las diferentes ciencias actuales. Esta renuncia no fue suficiente, porque todavía se pensaba que el único instrumento utilizado para explorar la naturaleza era el raciocinio.
El tercer paso fue precisamente la renuncia a la autoridad
de la razón, reconociendo que es insuficiente para entender la
realidad, y que la experiencia es un elemento indispensable
para que la ciencia exista, porque permite verificar objetivamente los fenómenos. La experiencia debe ser pública y reproducible.
Una característica sobresaliente de la especie humana es
el no tolerar la incertidumbre, y como la mayoría de las veces
que los homo sapiens deben decidir no poseen toda la información necesaria, siempre han tenido que inventar lo que
no sabían.
El conocimiento verdadero es motivo de discusión en los
medios académicos; pero el hombre de ciencia distingue sólo
entre conocimiento científico y seudoconocimiento. El primero es la
información obtenida con base en una serie de construcciones teóricas objetivas, filtradas de la persona que las realizó a
otros investigadores y, a través de los medios de divulgación
a la comunidad internacional experta, para que la perciba y
analice. El segundo, está constituido por las respuestas al mismo problema generadas por la fe, intuición, deseo, etcétera.
Sin embargo, desde épocas prehistóricas hasta nuestros
días, la humanidad ha llenado sus vacíos de conocimiento
con invenciones fantásticas y sobrenaturales. De acuerdo con
el pensamiento primitivo, el hombre inventa lo que no sabe,
adivina lo que ignora y rellena su ignorancia con fantasía,
debido a que la ciencia enseña que las decisiones racionales
siempre deberán hacerse sin información completa, por lo
que su destino es adivinar la conformación más probable
del sector de la naturaleza en estudio, y trabajar por averiguar, hasta dónde su imaginación corresponde a la realidad.
El resultado de este doloroso proceso es lo que llamamos
conocimiento.
63
Escrito 3
Con un lenguaje sencillo y contextualizando el tema en la revisión de la evolución cultural de la humanidad, Ruy Pérez Tamayo se refiere, en los dos primeros capítulos de su libro
Acerca de Minerva, a la conformación del pensamiento científico moderno.
De la mención de los presocráticos, pasa a la etapa de sustitución de las grandes preguntas por otras más “aterrizadas”
y susceptibles de respuesta objetiva. Con sencillez, Pérez
Tamayo nos deja clara una gran reflexión: nada menos que
la razón del tránsito entre los planteamientos basados en la
fe y aquellos que empezaron a fundarse en la razón.
La parte en la que se puede considerar que el autor plantea su hipótesis es la relacionada con la importancia de la
creatividad para el conocimiento científico. Al referirse a ello,
expone primero la insuficiencia del raciocinio para dar respuesta a todas las preguntas acerca de los fenómenos naturales; después alude al mundo en que vivimos entre 95% de
fantasía y 5% de realidad, para acabar metaforizando: “Desde épocas prehistóricas y hasta nuestros días, casi toda la
humanidad ha llenado este inmenso vacío con invenciones
fantásticas y sobrenaturales, repletas de magia y antropomorfismo” Ése, calificado por los antropólogos como pensamiento
primitivo, es precisamente el que atrae la simpatía de Pérez
Tamayo, quien apoyándose en la filosofía de la ciencia declara estar con la postura tradicional y popular al problema de
qué hacer cuando se ignoran parte o todos los elementos
para decidir acerca de un fenómeno en estudio, a saber: “Inventa lo que no sabes, adivina lo que ignoras, rellena tu ignorancia con fantasía.”
Esa importancia que Pérez Tamayo le da a la imaginación,
es un ingrediente incitante para el receptor de este libro
que promete, desde sus primeros capítulos, ser un material
creativo y de ágil lectura.
64
Escrito 4
Creencia, sabiduría
y conocimiento: su relación con el poder
La diferencia entre creer, saber y conocer, planteada por
Ruy Pérez Tamayo en su obra Acerca de Minerva,11 ha sido
motivo de reflexión para otros filósofos de la ciencia. Luis Villoro, en un libro que precisamente lleva por título esas tres
palabras,12 evidentemente abarca a profundidad el estudio de
dicha cuestión.
Mientras Pérez Tamayo hace alusión a dicha diferencia,
en los dos primeros capítulos de su obra, únicamente para
enfatizar que el hombre de ciencia solamente distingue entre conocimiento científico y pseudoconocimiento, y para
expresar su propia adhesión a los filósofos científicos que le
dan especial importancia a la creatividad y la fantasía; Villoro sí se ocupa de definir, analizar y contrastar estos conceptos.
El conocimiento, señala Luis Villoro, “es un proceso psíquico que acontece en la mente de un hombre, es también
un producto colectivo, social, que comparten muchos individuos”,13 pero se debe a diversas aprehensiones inmediatas
y directas del objeto de estudio por medio de los sentidos.
Dicho objeto debe tener permanencia y continuidad en el
espacio y en el tiempo a través de sus distintas presentaciones. La existencia del objeto en el mundo real debe estar
por encima de cada una de ellas. Si se dan estas condiciones,
se garantiza que las aprehensiones inmediatas de las cualidades del objeto pueden someterse a ordenación y síntesis,
mediante reglas generales aplicables a toda la experiencia.
Quien conoce algo, ha tenido experiencias de ello de distintos modos; lo ha captado desde varios ángulos y matices,
bajo diferentes perspectivas y, eventualmente, en ocasiones
11 Ruy, Pérez Tamayo, Acerca de Minerva, fce/sep, México, 1986 (La ciencia desde
México, 40), p. 16.
12 Luis Villoro, Creer, saber, conocer, 8ª ed., Siglo XXI, México, 1989.
13 Ibid. (misma fuente que la de la nota anterior: autor, título, datos del libro en
general, excepto la página), p. 11.
65
distintas.14 El conocimiento implica la existencia de algo y la
verdad acerca de ello.
El saber en cambio, dice Villoro, es una especie de creencia cuyas razones se comparan en favor y en contra. Se sabe
luego de que se han eliminado las alternativas que pudieran
desautorizar la creencia. Sin embargo, el saber es flexible,
puede ser corregido, además “la corrección de un saber basado en nuevas razones no implica necesariamente que no
estuviéramos justificados en nuestro saber, antes de tenerlas”,15 de hecho, el concepto de “saber” no incluye un criterio preciso de verdad.
A creer le concede Villoro un sentido restringido: “quiere
decir tener algo por verdadero, pero sin estar seguro de ello
ni contar con pruebas suficientes. Equivale a suponer, presumir, conjeturar, pero no a estar cierto.” 16
Por supuesto que para Villoro, ingredientes del conocimiento son la observación; es decir, sólo se conoce aquello
con lo que se está en contacto directo, y la práctica como
actividad humana dirigida con fines conscientes, o sea, intencional. Se trata, dice, de “comportamientos observables
por cualquiera”. Asimismo, considera este autor a la práctica
como condición del conocimiento, como criterio de verdad
del mismo.
El hombre debe probar la verdad en la práctica, pero Villoro advierte la diferencia entre verdad y criterio de verdad;
mientras la primera, luego de ser probada, es reconocida por
todos, el segundo está constituido por las condiciones que
un sujeto puede señalar para reconocer la existencia real del
objeto de su creencia.
Toda creencia, señala Villoro, supone expectativas sobre
la realidad planteadas a manera de conjeturas o hipótesis
que la práctica puede comprobar o rechazar. En general,
“creer implica tener expectativas acerca del mundo y su
cumplimiento muestra la verdad de las creencias”.17
Es decir, que realmente el conocimiento parte de creencias en relación con las dudas que inicialmente parecen irre14
Ibid., p. 201.
Ibid., p. 192.
16 Ibid., p. 15.
17 Ibid., p. 254.
15
66
solubles. Orientadas por el saber y con base en la observación y la práctica, dichas creencias se pueden llegar a convertir en conocimiento.
En el prólogo de su libro, Luis Villoro plantea que su propósito real es estudiar las relaciones entre el pensamiento y
las formas de dominación; contestar a la pregunta: “¿Cómo
opera la razón humana, al través de la historia, para reiterar
situaciones de dominio o, por el contrario, para liberarnos
de nuestras sujeciones?”18 Diferenciar los conceptos “creencia”, “saber” y “conocimiento”, y ponerlos en relación con
sus motivos, debía ser el primer paso, y esa fue la razón del
libro al que nos hemos venido refiriendo.
Quiero vincular aquí esta reflexión con lo que es la cultura popular; explicar la relación de ésta con las creencias, y la
manera en que los grupos de poder, una vez que encuentran
la correspondencia con las necesidades que las motivan, se las
apropian, las adecuan y les dan una nueva función: la de
control político.
Rudolf Rocker ha dejado clara constancia de la relación
de la cultura popular espontánea con el poder sociopolítico.
Esa cultura que llamamos popular, la producida por el pueblo, es de la que Rocker dice: “No se crea por decreto, se
crea a sí misma y surge espontáneamente de las necesidades
de los seres humanos y de su cooperación social”;19 por otro
lado, el autor señala que “el poder, como tal, no crea nada y
está completamente a merced de la actividad creadora de
los súbditos…”20
En muchas ocasiones, el Estado se apropia de las creencias de la cultura popular y las justifica como conocimiento
base, para construir una ideología que le permita manejar
las situaciones a su conveniencia. Es el caso, por ejemplo, del
carácter de los mexicanos, del cual pensadores como Octavio Paz, Samuel Ramos y Emilio Uranga, entre otros, definieron que era titubeante y enmascarado, con complejo de
18
Ibid., p. 9.
Rudolf, Rocker, Nacionalismo y cultura, Trad. D. A. Santillana, ed. corr. de la
alemana de 1949, s. l. (sin dato del lugar de edición), Reconstruir, s. f. (sin fecha de
edición), p. 71.
20 Loc. cit. (lugar citado: mismo autor, mismo libro y misma página que la nota
anterior).
19
67
inferioridad y desprecio por la vida, con el consecuente culto a la muerte. Con base en esas características tomadas de
las creencias y costumbres populares, la cultura oficial construyó el estereotipo de la mexicanidad, lo que facilitó la forja de una identidad nacional institucionalizada.
Las creencias entonces pueden ser manipuladas, pero
siempre habrá una sabiduría producto de la experiencia de
vida que fortalecerá la cultura popular, no obstante que la
oficial cambie de orientación según los vaivenes de los grupos
en el poder y, por otro lado, si alguna o algunas creencias dan
lugar a investigaciones serias basadas en la observación y comprobadas con la práctica, éstas pueden devenir en conocimiento, y el conocimiento comprobado y reconocido por la
comunidad científica es irrefutable por los grupos de poder.
Bibliografía
Pérez Tamayo, Ruy, Acerca de Minerva, fce/sep, México, 1986,
colección La ciencia desde México, número 40, 199 pp.
Rocker, Rudolf, Nacionalismo y cultura, trad. D. A. Santillana, ed.
corr. de la alemana de 1949, s. l. (sin dato del lugar de edición), Reconstruir, s.f. (sin fecha de edición).
Villoro, Luis, Creer, saber, conocer. Siglo XXI, 8ª. ed., México, 1989.
B. Para identificar el género al que pertenecen cada uno de
los cuatro textos anteriores, hay que revisar lo que se solicita en esta actividad, y regresar a los textos para poder desarrollarla:
1. Identificar cuál es la relación de cada uno de los cuatro
escritos con el texto de referencia:
Escrito 1
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Escrito 2
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
68
Escrito 3
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Escrito 4
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Responder:
1. ¿Cuál de los escritos se apega más al contenido del texto
de referencia?
2. ¿En cuál o cuáles de ellos hay opiniones y juicios valorativos respecto al texto previo?
3. ¿En qué escrito predomina el afán de hacer observaciones
acerca de los capítulos de Pérez Tamayo?
4. ¿Qué función tienen en el escrito 1 las referencias al autor
y los datos bibliográficos de la obra?
5. ¿En cuál de los escritos hay planteamientos propios de su
autor, quien incluso da un nuevo enfoque al tratamiento
del tema?
6. ¿En cuál o cuáles de los escritos hay citas textuales y cuál
es su función?
7. ¿Por qué en el escrito 4 se hace necesario enlistar la bibliografía?
Es importante observar cómo se apuntan las notas en el escrito 4. La información que aparece entre paréntesis para indicar qué quieren decir abreviaturas como ibid., loc. cit. y s.f., aparece aquí sólo para aclarar su significado. En general deben
emplearse sin explicar qué significan.
Existen otras abreviaturas también usuales. Si se va a concursar en el género ensayo, es conveniente el apoyo de algún manual sobre investigación documental para reconocerlas. En la
biblioteca escolar o comunitaria o en las librerías se pueden
encontrar algunos libros al respecto, como los de Ario Garza
Mercado (El Colegio de México), Huáscar Taborga (Grijalbo),
o Ernesto de la Torre Villar (McGraw-Hill), por ejemplo. Es
recomendable también consultar al respecto a los profesores
de español, redacción o escritura.
69
2. Por último, y aplicando la intuición como lo recomienda
Pérez Tamayo, hay que tratar de inferir cuáles de los cuatro
escritos corresponden a los siguientes géneros: resumen,
comentario, reseña y ensayo, respectivamente. Con tal finalidad
se deben relacionar las siguientes dos columnas.
a) Escrito 1
b) Escrito 2
c) Escrito 3
d) Escrito 4
(
(
(
(
) Resumen
) Comentario
) Ensayo
) Reseña
Después de haber trabajado los siguientes cuatro capítulos
del libro, el lector deberá regresar a este último ejercicio para
revisar sus respuestas. Si después de ello todavía se tienen dudas al respecto, se podrá consultar el glosario que aparece al final de la obra, o el modelo de comparación con las respuestas
correctas. Pero si se quiere experimentar el conocimiento por
descubrimiento propio, que resulta ser el más significativo y
seguro, no se deberán evitar los pasos sugeridos.
RECAPITULEMOS
Las recapitulaciones son útiles para revisar cómo se aprendió. Es
conveniente reflexionar sobre las actividades realizadas en este
capítulo, y acerca de la utilidad que éstas ofrecen en relación con
el objetivo de leer para comprender, para conocer y para generar
nuevos textos a partir de otro que sirvan como referencia.
Responder:
1. Antes de intentar un trabajo analítico sobre un escrito, ¿de
qué manera conviene leerlo para tener una idea aproximada
de su contenido?
2. Si se lee ese mismo escrito con fines de estudio, para comprenderlo mejor, para responder ciertas interrogantes sobre el
tema que la obra trata, o para determinar qué tipo de texto es, por
ejemplo, ¿cómo se debe realizar esta tarea?
3. La lectura de un escrito nos puede llevar a la producción de
distintos tipos de nuevos textos. ¿Cuáles se han podido reconocer
en esta lección y qué los caracteriza?
4. ¿Cómo fueron reconocidas estas características?
70
III. El resumen
Margarita Alegría de la Colina
Introducción
Parte de los legados más importantes de la cultura griega a la
literatura universal son los dos grandes poemas atribuidos a
Homero: La Ilíada y La Odisea. Con respecto a la primera obra,
ésta trata sobre el sitio a la ciudad de Troya, Ilión o Pérgamo,
que tuvo acorralados a los griegos por espacio de diez años.
El largo poema homérico alude a los problemas y pesares
que ese acontecimiento trajo sobre griegos y troyanos. Las acciones tienen como núcleo la enemistad que surgió entre los
caudillos griegos Agamenón y Aquiles.
Los dos pueblos mencionados se enfrentaron so pretexto
del rapto de Helena, bellísima mujer esposa de Menelao, rey de
Esparta, de quien quedó prendado Paris, hijo de Júpiter y Leda,
reyes de la Tróade, capital de Troya, a donde éste la llevó para
hacerla su esposa.
Varios reyes se aliaron a Menelao y su hermano Agamenón
para vengar aquella afrenta (aunque realmente lo que buscaban era el dominio de Troya). Uno de los principales fue el divino Aquiles, hijo de Tetis, diosa del Mar, y del rey Peleo, pero
Aquiles se enfurecería después contra estos dos hermanos,
cuando Agamenón, desalentado después de varias derrotas
sufridas ante los troyanos, manifestó a sus aliados que consideraba como lo más prudente abandonar la lucha y regresar a sus
patrias.
Las batallas narradas por Homero son encarnizadas y en ellas
participan dioses, semidioses y hombres. Luego de haber vencido a Héctor, hermano de Menelao, Aquiles, enfurecido, lo arrastra amarrado a su coche con lo que propicia gritos de dolor
entre sus familiares y amigos. Por esta crueldad Aquiles fue castigado y muere más tarde a manos de Paris, quien le disparó una
flecha al talón, única parte vulnerable de su cuerpo.
Si se ha leído alguna vez La Ilíada, resultará obvio que aquí
su argumento ha sido abreviado al extremo, pero lo que nos interesa es recordar quién fue Aquiles, porque queremos hacer
71
referencia e invitar a la lectura de la obra de un autor contemporáneo, el guatemalteco Augusto Monterroso, quien, como
los escritores clásicos griegos y romanos, compone fábulas, y
además se inspira en personajes de aquella época. La que sigue
es una fábula en la que Aquiles tiene un papel protagónico.
Hay que leerla con atención:
La tortuga y Aquiles
Por fin, según el cable, la semana pasada la tortuga llegó a la meta.
En rueda de prensa declaró modestamente que siempre temió
perder, pues su contrincante le pisó todo el tiempo los talones.
En efecto, una diezmiltrillonésima de segundo después, como
una flecha y maldiciendo a Zenón de Elea, llegó Aquiles.21
21 Augusto Monterroso, La oveja negra y demás fábulas, Seix Barral, México, 1989
(Biblioteca de Bolsillo), p. 33.
Monterroso construye su fábula a partir de un elemento
esencial del personaje de La Ilíada. Juega con la parte vulnerable de Aquiles al decir que éste le “pisaba los talones” a la tortuga, a pesar de lo cual ella le gana la carrera, y juega también
con el elemento “flecha”. Una flecha mató a Aquiles y aquí irónicamente el autor dice que este Aquiles perdedor llegó precisamente como una flecha, expresión que comúnmente se emplea para hablar de rapidez.
Hay aquí además una referencia a Zenón de Elea, a quien el
héroe griego maldijo por haber escrito sofismas o razonamientos falsos con el fin de inducir al error, precisamente sobre la
flecha, Aquiles y la tortuga, con los cuales negaba la existencia
del movimiento.
Para comentar acerca de La Ilíada nos hemos referido sólo a
una parte fundamental de esa gran obra, la hemos abreviado.
Como si se tratara de un perfume fino, Monterroso encerró en
el “frasco” de su fábula elementos más esenciales aún: uno
referido a Aquiles en cuanto a su debilidad del talón, y otro a
los sofismas de Zenón, en cuanto a que para construirlos hizo
referencia al héroe griego, a la tortuga y a la flecha.
Abreviar es la base del resumen como género discursivo, y
en este capítulo se trabajará para habilitar al lector en la producción de éste a partir de la lectura de fragmentos de un libro
72
de la colección La Ciencia para Todos. Hacemos la invitación a
acometer esta tarea con interés y entusiasmo, porque la habilidad de síntesis favorece la capacidad de abstracción, producto del discernimiento, y ésta es fundamental en cualquier proceso de aprendizaje.
Exploremos un libro
En seguida se encontrarán los elementos estructurales del
libro El universo interior de Hugo Aréchiga, correspondiente al
número 182 de la colección La Ciencia para Todos.
A. Como se ha enfatizado, observar la portada es el primer
paso para hacer la predicción del contenido respecto a un
libro al que apenas nos estamos acercando. Es conveniente
hacerlo con la del libro de Aréchiga (figura iii.1).
Responder con base en la portada:
1. ¿Qué sugiere el título?
2. ¿Por qué aparece sobre el fondo, en diversos tonos de
azul, un conjunto de estrellas?
3. ¿Qué sentido tiene que en medio y rodeada por estrellas, aparezca la silueta de un hombre sobre una masa
encefálica?
B. En la contraportada casi siempre aparecen datos que nos
permiten tener más ideas respecto al contenido de un libro. Es
conveniente leer la del libro que nos ocupa.
Aunque en varios países del mundo se ha declarado a la más reciente “la década del cerebro”, ya se empieza a mencionar también en círculos internacionales como “la era del cerebro”, anticipando el desarrollo continuo de la investigación en ese campo en
el siglo xxi, así como la búsqueda del conocimiento y los debates
sobre este tema que se han extendido durante tres siglos, generados por el avance de la neurobiología.
Mediante un viaje cosmogónico entre las complejas redes neuronales, así como las relaciones e instrucciones determinadas para
cien mil millones de neuronas, el autor narra con prosa accesible y
amena los encuentros y desencuentros que han inquietado e médicos, biólogos, psicólogos, físicos, químicos, filósofos, matemáti-
73
Figura iii.1. Portada del libro de Hugo Aréchiga, El Universo interior,
Fondo de Cultura Económica, México, 2001 (colección La Ciencia
para Todos, 182), 279 pp.
cos, lingüistas y otros expertos y hasta dilettanti, cuyas contribuciones no deben ser ignoradas, para explorar los confines de nuestro
mundo interior. También participan la ingeniería y la cibernética,
tendientes a crear los nuevos conceptos de la inteligencia artificial,
necesarios para comprender el funcionamiento del cerebro y la
génesis de la actividad mental.
¿Cómo abordar el estudio de nuestra propia mente? Si los
actuales conceptos de la biología no bastan para comprender cabalmente la naturaleza de las interacciones entre neuronas, uniones moleculares y señales eléctricas que generan el fenómeno que
llamamos mente.
Pero tal reto lleva a una nueva y fascinante frontera de la ciencia, y al alcanzarla, entonces podremos comprender las operaciones mentales y sus funciones, y así conoceremos los esfuerzos de
un órgano, el cerebro, para conocerse a sí mismo.
Hugo Aréchiga es médico cirujano; doctor en ciencias e investigador en el campo de la neurobiología, y miembro de diversos
comités editoriales. Fue presidente de la Academia Mexicana de
Ciencias y de la Academia Nacional de Medicina, y actualmente
preside la Academia de Ciencias de América Latina.
Responder, luego de haber leído el contenido de la contraportada:
1. ¿Cuál es el campo de investigación sobre el que trata el
libro?
2. ¿Qué ciencia ha realizado avances en este sentido?
3. ¿Sobre qué versa la narración que el autor hace en la obra?
4. ¿A qué se denomina “nuestro mundo interior”?
5. ¿Qué otras ciencias participan en los estudios de éste?
6. ¿Qué es lo que genera el fenómeno llamado mente?
7. ¿Por qué se dice que el cerebro es un órgano que trabaja
para conocerse a sí mismo?
C. Los contenidos anunciados en el índice permiten una
aproximación mayor a la obra. Hay que revisarlos para hacer
una predicción más cercana sobre los asuntos de que trata.
ÍNDICE GENERAL
Prólogo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
I. Hacia la frontera de lo complejo
. . . . . . . . . . .
7
9
75
Los orígenes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las fronteras de la ciencia . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un órgano que aspira a conocerse . . . . . . . . . . . .
II. El descubrimiento del cerebro . . . . . . . . . . . .
¿Pensamos con el cerebro o con el corazón? . . . . . .
La mente está distribuida en el cerebro . . . . . . . . .
El gran mapa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
III. El telar encantado . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Neuronismo vs. reticularismo . . . . . . . . . . . . . . .
La individualidad de las neuronas . . . . . . . . . . . .
Reflejos en el telar encantado . . . . . . . . . . . . . . .
Reflejos en la torre del silencio . . . . . . . . . . . . . .
Se cierra el círculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
IV. El lenguaje eléctrico del cerebro . . . . . . . . . .
Del pneuma psíquico al potencial de acción . . . . . .
El cerebro despierto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La pila animal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El lenguaje eléctrico de las moléculas . . . . . . . . . .
La luz en el cerebro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
V. El lenguaje químico del cerebro . . . . . . . . . . .
De la selva amazónica al sueño de Loewi . . . . . . . .
Viaje al interior de la sinapsis . . . . . . . . . . . . . . .
Las vías de tránsito en las neuronas . . . . . . . . . . .
El mensaje químico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las cascadas moleculares de la sinapsis . . . . . . . . .
El fin del mensaje . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Qué es un neurotransmisor? . . . . . . . . . . . . . . .
De los langostinos a la enfermedad sagrada . . . . . . .
De los chamanes de Oaxaca a las drogas de la felicidad
De las amapolas a las encefalinas . . . . . . . . . . . . .
La complejidad de los mensajes . . . . . . . . . . . . .
VI. Nuestra imagen del mundo . . . . . . . . . . . . . . .
Viaje desde la caverna platónica . . . . . . . . . . . . .
¿Podríamos oír relámpagos y ver truenos? . . . . . . . .
Los aparatos más finos del mundo . . . . . . . . . . . .
Una etapa logarítmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La gran traducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Lo que le dice el ojo de la rana al cerebro de la rana . .
Sombreros charros en el cerebro . . . . . . . . . . . . .
Las columnas del cerebro . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las proyecciones múltiples . . . . . . . . . . . . . . . .
VII. El autómata interior . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El hombre máquina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
76
11
19
23
23
29
32
41
41
47
49
54
56
61
61
71
74
79
83
87
87
90
98
101
103
105
106
109
111
112
116
119
119
123
123
125
128
133
136
137
142
146
146
La condición de la vida libre e independiente . . .
De la homeostasis a la cibernética . . . . . . . . . .
El control automático . . . . . . . . . . . . . . . . .
El sistema simpático adrenal . . . . . . . . . . . . .
Las hormonas, como agentes homeostáticos . . . .
El mapa del interior . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La autorregulación . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El cerebro es una glándula . . . . . . . . . . . . . .
De la conciencia al automatismo . . . . . . . . . .
VIII. Los programas del cerebro . . . . . . . . . . . .
¿Qué es un programa? . . . . . . . . . . . . . . . .
Los programas motores . . . . . . . . . . . . . . . .
La expresión de la conducta . . . . . . . . . . . . .
Los relojes biológicos . . . . . . . . . . . . . . . . .
Programas para dormir y para despertar . . . . . .
La defensa y el ataque . . . . . . . . . . . . . . . .
¿Programas para el hambre y la sed? . . . . . . . .
Los programas reproductivos . . . . . . . . . . . .
¿Un programa para las emociones? . . . . . . . . .
IX. ¿Qué es la inteligencia? . . . . . . . . . . . . . .
¿Cuál es el sustrato de la inteligencia? . . . . . . . .
La huella de la experiencia . . . . . . . . . . . . . .
Tras la huella del engrama . . . . . . . . . . . . . .
La representación de los pensamientos . . . . . . .
X. La inteligencia de las máquinas . . . . . . . . .
Las máquinas calculadoras . . . . . . . . . . . . . .
La inteligencia artificial . . . . . . . . . . . . . . . .
Perspectivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
XI. La partitura cerebral . . . . . . . . . . . . . . .
Instrucciones para cien mil millones de neuronas.
Las ranas suicidas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Besos entre neuronas . . . . . . . . . . . . . . . . .
La competencia por el espacio . . . . . . . . . . . .
El tránsito bidireccional . . . . . . . . . . . . . . .
Los genes del cerebro . . . . . . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
147
150
153
153
154
155
158
160
161
166
169
169
171
181
182
183
188
192
194
196
199
199
204
211
216
223
225
235
241
243
243
246
252
255
258
263
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
266
Responder respecto al índice:
1. ¿De acuerdo con él, cuál es el tema central de que se ocupa el autor?
77
2. ¿Cómo relacionan cerebro y lenguaje?
3. ¿Qué sentido tendrá el que Aréchiga analice el mapa cerebral, sus programas y la inteligencia, antes de referirse a
las máquinas que realizan funciones “inteligentes“?
4. Después de observar sus contenido explicar: ¿por qué el
capítulo vii se titula El autómata interior?
5. En los capítulos del viii al x se plantea una comparación
entre las inteligencias natural y artificial, ¿en qué términos lo hace?
D. Es conveniente ahora leer el prólogo porque, como ya vimos, la nota introductoria de los libros nos ayuda a tener una
idea más aproximada sobre su contenido.
Prólogo
Sale finalmente a la luz esta versión resumida de algunos conceptos básicos sobre el funcionamiento del sistema nervioso y su relación con las operaciones mentales. En once breves capítulos presento el origen de algunas ideas que han impulsado el desarrollo
de la neurobiología actual, mostrando los logros seminales, desde
la perspectiva que se alcanza a vislumbrar en el momento presente. Como puede fácilmente advertir el lector, ninguno de los fenómenos fundamentales de la actividad cerebral es tratado con detalle.
Existen espléndidas monografías y libros de texto sobre el tema;
algunos de ellos están citados en la bibliografía.
Para quien esté interesado en acercarse a ese universo fascinante
que llevamos en nuestro cerebro, y que nos confiere la calidad de
seres humanos, puede ya resultar difícil encontrar el camino en la
vastedad de la información existente. La encrucijada de la neurobiología con las ciencias cognoscitivas está generando un caudal
tan copioso de información que aun para el especialista en cualquier aspecto del tema resulta ya tan difícil seguir sus detalles,
como ver el conjunto mismo; y muy probablemente la producción
de conocimiento seguirá aumentando, dada la singular importancia del tema. En varios países del mundo se ha declarado a la actual como “la década del cerebro”, y ya se empieza a mencionar
también en círculos internacionales como la “era del cerebro”, anticipando el crecimiento continuo de la investigación en este campo hasta bien entrado el próximo siglo.
Estas manifestaciones de interés en el tema no resultan extrañas si consideramos que la actividad mental es lo más entrañable de la naturaleza humana; por largo tiempo se ha debatido si
78
este producto de la evolución tiene un sustrato biológico similar
al de las diversas manifestaciones de la vida. Desde luego, hay
quienes no aceptan esta concepción. Los debates entre monistas
y dualistas se extendieron durante tres siglos, y apenas recientemente se ha encontrado un espacio de entendimiento, en buena medida generado por el avance de la neurobiología. Explicar
tanto el comportamiento humano como la actividad mental en
términos de funciones cerebrales es un desafío que ha ocupado a
muchos millares de investigadores a lo largo de más de dos mil
años. Gradualmente se han sentado las bases de la neurobiología
y se ha ido cubriendo el foso que ha separado a la biología de la
psicología.
Asimismo, descifrar las interacciones celulares y moleculares
que generan la actividad mental es una de las fronteras más importantes de la ciencia de nuestro tiempo; por fortuna, es ya
campo fértil en el que están surgiendo contribuciones notables.
Uno de los propósitos de este libro es rendir un justo reconocimiento a la pléyade de científicos que han enriquecido nuestro
conocimiento de nosotros mismos. Como podrá encontrarse en
los capítulos próximos, el reto ha atraído a médicos, biólogos, físicos, químicos, filósofos, ingenieros, matemáticos, lingüistas y a
muchos otros expertos, y hasta dilettantis, cuyas contribuciones
no deben ser ignoradas.
La estructura de la obra fue inicialmente concebida por persuasión de un amigo, experto en divulgación científica, el doctor Jorge
Falús, quien desde hace años radica fuera de México, y ya no llegó
a ver el producto final de nuestras largas conversaciones. Con el
prolongado lapso de incubación desde la versión original del índice, se han producido importantes cambios en los materiales y sólo
la paciencia de María del Carmen Farías ha permitido rescatar el
esfuerzo inicial. Quisiera también destacar mi reconocimiento a
Érika Pérez, a Renata Izazola y a Martín Galván por su valioso apoyo en la producción del texto y las figuras. Muchos de los conceptos que aquí se tocan, acusan la forma en que los he discutido con
colegas y alumnos a lo largo de años de enriquecedores intercambios. Por la inexorable rapidez de la renovación del conocimiento
y particularmente en este campo, muchas de las afirmaciones sobre las perspectivas y las líneas más atractivas de investigación serán rebasadas muy pronto y algunos conceptos serán obsoletos en
breve. De cualquier manera, queda para el lector este testimonio
del estado actual de uno de los asuntos más atractivos de la ciencia
de este siglo.
79
De acuerdo con la información proporcionada en el prólogo, responder:
1. ¿Acerca de qué tipo de conceptos trata el libro de Hugo
Aréchiga?
2. ¿Qué recomienda Aréchiga al lector si desea conocer a
detalle las ideas que esboza en su libro?
3. ¿De dónde ha salido el copioso caudal de información
que actualmente se tiene acerca del cerebro y su funcionamiento?
4. ¿Sobre qué ha versado la discusión respecto a la actividad
mental?
5. ¿Cuáles son los desafíos que acepta el autor en este libro?
6. ¿Qué otro propósito tiene en su obra?
E. Como resultado del trabajo de exploración que se ha llevado a cabo, complementar:
Probablemente el libro trata de _________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
_____________________________________________________
Realicemos la lectura global de un texto
Se reproduce ahora un fragmento del segundo capítulo de
El universo interior: Hay que leerlo pasando el dedo lo más rápido que la vista permita renglón tras renglón, sin detenerse a
tratar de comprender el significado de palabras que presenten
duda y sin regresar en busca de relaciones entre los contenidos, sólo se trata de conseguir una idea general acerca de su
temática.
80
II. El descubrimiento del cerebro
El cerebro no puede ser causa de sensación alguna,
ya que en sí mismo es tan inerte como cualquier excreción.
Aristóteles
Las operaciones mentales son efectuadas
completamente en el cerebro.
Hipócrates
¿Pensamos con el cerebro o con el corazón?
Hoy aceptamos como verdad indiscutible que el cerebro es el órgano que produce los pensamientos; sin embargo, no siempre fue
así. Los antiguos asirios ubicaron la mente en el hígado o en el intestino; los mesoamericanos consideraban al corazón como el órgano más noble del cuerpo, tanto, que lo ofrendaban a los dioses; de
hecho, la idea de que el corazón es el asiento de los pensamientos y
de los sentimientos aún subsiste en nuestro lenguaje. Atribuimos
“buen corazón” a las personas bondadosas, calificamos de “cordiales” (cors, corazón) los pensamientos y los actos afectuosos, y las parejas intercambian corazones como símbolos de amor. Veamos el
origen de esta confusión.
Como con tantos otros problemas científicos, podemos rastrear el comienzo del debate en la antigua Grecia […], y los campeones defensores de uno y otro punto de vista fueron nada
menos que Aristóteles (384-322 a.C.), el padre de la Lógica y fundador de la Escuela Peripatética de Atenas, e Hipócrates (c. 460370 a.C.), fundador de la Escuela de Cos, y padre de la medicina
científica.
El primero, interesado en investigar la sensibilidad del cerebro,
probó en animales al tocarlo directamente, sin encontrar respuesta. Además, al cortarlo, no encontró que sangrara. Concluyó entonces, correctamente, que la víscera cerebral es insensible, pero
equivocadamente le negó toda participación en la actividad mental. Su desprecio por el cerebro fue tal que, en su clásico libro La historia de los animales, afirma: “el cerebro no puede ser causa de sensación alguna, ya que en sí mismo es tan inerte como cualquier
excreción”; en cambio, declaró al corazón como el asiento de las
sensaciones, contradiciendo así a su maestro Platón, quien, aunque sin pruebas experimentales propias, se había inclinado a considerar al cerebro como el órgano de la ideación.
Curiosamente, si Aristóteles hubiera realizado en el corazón la
misma experiencia de tocarlo directamente, como hizo 2000 años
81
después William Harvey (1578-1657), también lo habría encontrado inerte al tacto.
Hipócrates, en cambio, buscando explicaciones racionales sobre el origen de las enfermedades, se interesó por la epilepsia, o
“enfermedad sagrada”, como se le llama por atribuirse las terribles
convulsiones corporales propias de ese mal, a la visitación de un
dios en el cuerpo de la víctima. A Hipócrates le impresionó lo generalizado de las convulsiones, y trató de explicarlas basándose en
las observaciones anatómicas que Alcmón y sus discípulos habían
realizado un siglo antes en Crotona, en lo que ahora es el sur de
Italia y entonces formaba parte de la magna Grecia.
Los anatomistas de Crotona habían demostrado la continuidad
del cerebro con los nervios que llegan a todas las partes del cuerpo. Así, en su famoso libro sobre la epilepsia, Hipócrates la despoja
de todo atributo divino y la atribuye a un trastorno del cerebro, tal
como se acepta actualmente. Fue ése el primer caso en la historia
de la medicina, de una explicación anatómica para el origen de la
enfermedad. Pero luego, en el mismo libro, fue mucho más lejos y
afirmó: “los ojos, los oídos, la lengua, las manos y los pies ejecutan
acciones planeadas por el cerebro”.
La controversia no se resolvió sino hasta cinco siglos después,
en África. Alejandro Magno (356-323 a.C.), en su ruta de conquista, fundó en Egipto, a orillas del Mediterráneo, una ciudad que
perpetuaría su nombre. Ahí, en Alejandría, Ptolomeo Soter
( c. 300 a.C.), en un acto sin precedentes, estableció el primer instituto de investigación científica de que se tiene memoria.
El Museo de Alejandría, durante siglos, congregó a los mejores
científicos, dotándolos de lo necesario para sus labores. Por ejemplo, la Biblioteca del Museo fue una de las maravillas del mundo
antiguo. En el Museo se calculó por primera vez el diámetro de la
Tierra; se determinó la diferencia de tamaño entre el Sol y la Luna, y entre otros muchos estudios, se practicaron sistemáticamente
disecciones anatómicas: Herófilo (c. 300 a.C.), y luego Erasístrato
(c. 290 a.C.), los dos anatomistas más importantes de la antigüedad, realizaron observaciones sobre la estructura del sistema nervioso, y este último llegó a realizar experimentos.
Ambos confirmaron y extendieron las observaciones hechas en
Crotona. Comprobaron, desde luego, que tanto el corazón como
el cerebro están comunicados con todo el cuerpo; el primero, mediante vasos sanguíneos; el segundo, por nervios que se ramifican
en todos los confines del organismo. Ya que los dos órganos tienen ramificaciones similares, los argumentos definitivos para confirmar
la tesis de Hipócrates no fueron anatómicos, pues además requirieron experimentos e interpretaciones fisiológicas.
82
La cúspide del conocimiento antiguo sobre el cerebro no se
alcanzó sino hasta el ocaso del mundo griego. En plena era cristiana, cuando Roma gobernaba el mundo, hubo un discípulo del Museo de Alejandría, que practicaba como médico en Pérgamo, y
cuyo nombre, junto con el de Hipócrates, fue reverenciado por los
médicos occidentales por más de un milenio: Claudio Galeno
(c. 129-199 d.C.) quien además de disecciones anatómicas hizo
agudas observaciones clínicas.
Por ejemplo, como médico de los gladiadores del circo, advirtió
que las lesiones que afectaban la columna vertebral provocaban
parálisis e insensibilidad en regiones lejanas al sitio de la lesión.
Ésta en realidad era una observación antigua. Ya los artistas del imperio Asirio habían dejado constancia de que la lesión en la región
dorsal de un animal le provoca parálisis de las patas traseras, que
no han sido lesionadas. Para explicar esta “acción a distancia”,
Galeno propuso que los nervios que se originan en la médula espinal transmiten información sensitiva y motora, entre las extremidades y el cerebro.
Además, siguiendo a Erasístrato, realizó experimentos en animales para confirmar su hipótesis. En su libro fundamental sobre
El uso de las partes del cuerpo presentó tantas pruebas de la participación del cerebro en las funciones conductuales, que desde entonces ya no ha vuelto a ponerse en duda, en el mundo científico, que
el cerebro es el órgano del intelecto […]
Responder con base en la lectura:
1. ¿Cuál es el tema del texto?
2. ¿Cuál será el objetivo de esta parte en relación con el libro
al que corresponde?
Comprendamos el texto
Es conveniente volver a leer el texto y regresar a él cuantas
veces sea necesario para responder el siguiente cuestionario.
1. ¿Qué significa la palabra inerte si se considera su empleo
en el contexto de que la actividad cerebral es insensible y
no participa en la actividad mental?
2. Tomando en cuenta que el prefijo “ex” quiere decir “fuera de”, en palabras como excomulgar (dejar fuera de la
comunidad de los fieles y de los sacramentos religiosos)
83
y exfoliación (echar fuera diversas capas de la epidermis
o piel), y que excreción es derivado de excretar (expeler
las sustancias elaboradas por las glándulas), ¿qué se debe
entender cuando el autor dice que: “el cerebro es tan
inerte como cualquier excreción”.
3. ¿Qué sentido tendrá para el texto el mencionar las aportaciones de los distintos pensadores de la antigüedad
que el autor cita?
4. ¿Qué descubrió Hipócrates al interesarse por la epilepsia?
5. ¿Cuál fue la contribución de Alejandro Magno?
6. ¿Qué descubrieron Herófilo y Erasístrato?
7. ¿Por qué fue determinante la aportación de Claudio
Galeno?
8. ¿A qué conclusión se llegó como resultado de dichas investigaciones en relación con la función cerebral?
9. ¿Por qué será importante conocer estos datos cuando se
habla de “el universo interior”?
10. ¿Será necesario saber qué caracterizó a la Escuela Peripatética y a la de Cos?, ¿por qué?
11. Si se contestó en forma afirmativa la pregunta anterior,
debe realizarse una pequeña investigación en alguna enciclopedia o en un diccionario filosófico para aclarar los
conceptos correspondientes.
Identifiquemos las características del resumen
A. He aquí dos formas de abreviar el contenido del fragmento
anterior:
Opción 1
Los antiguos asirios ubicaron la mente en el hígado o en el
intestino; los mesoamericanos, por su parte, consideraban al
corazón como el órgano más noble del cuerpo. La idea de
que el corazón es el asiento de los pensamientos y de los sentimientos aún subsiste en nuestro lenguaje. Veamos el origen
de esta confusión.
Aristóteles, interesado en investigar la sensibilidad del
cerebro, probó en animales y lo tocó directamente, sin encon84
trar respuesta. Además, al cortarlo, no encontró que sangrara. Concluyó entonces que la víscera cerebral es insensible y
le negó además toda participación en la actividad mental. Su
desprecio por el cerebro fue tal que afirmó: “el cerebro no
puede ser causa de sensación alguna, ya que en sí mismo es
tan inerte como cualquier excreción”; en cambio, declaró al
corazón como el asiento de las sensaciones. Platón, a su vez,
consideró al cerebro como el órgano de la ideación.
Hipócrates se interesó por la epilepsia; le impresionó lo
generalizado de las convulsiones y trató de explicarlas basándose en las observaciones anatómicas de Alcmón y sus discípulos, quienes habían demostrado la continuidad del cerebro con los nervios que llegan a todas las partes del cuerpo.
Así, en su famoso libro sobre la epilepsia, Hipócrates la despoja de todo atributo divino y la atribuye a un trastorno del
cerebro. En el mismo libro fue mucho más lejos y afirmó:
“los ojos, los oídos, la lengua, las manos y los pies ejecutan
acciones planeadas por el cerebro”.
La controversia no se resolvió sino hasta cinco siglos después, en África. Alejandro Magno en un acto sin precedentes, estableció el primer instituto de investigación científica
de que se tiene memoria. El Museo de Alejandría, durante
siglos, congregó a los mejores científicos dotándolos de lo
necesario para sus labores. Allí, entre otros muchos estudios,
se practicaron sistemáticamente disecciones anatómicas. Herófilo y luego Erasístrato, los dos anatomistas más importantes
de la antigüedad, realizaron observaciones sobre la estructura del sistema nervioso, y el último llegó a realizar experimentos. Comprobaron esos estudiosos que tanto el corazón
como el cerebro están comunicados con todo el cuerpo, el primero, mediante vasos sanguíneos; el segundo, por nervios
que se ramifican en todos los confines del organismo.
La cúspide del conocimiento antiguo sobre el cerebro no
se alcanzó sino hasta principios de la era cristiana, cuando
Roma gobernaba el mundo.
Claudio Galeno, quien además de disecciones anatómicas
hizo agudas observaciones clínicas, como médico de los gladiadores del circo, advirtió que las lesiones que afectaban la
columna vertebral provocaban parálisis e insensibilidad en
regiones lejanas al sitio de la lesión.
85
Galeno propuso que los nervios que se originan en la
médula espinal transmiten información sensitiva y motora
entre las extremidades y el cerebro. En su libro El uso de las
partes del cuerpo presentó tantas pruebas de la participación
del cerebro en las funciones conductuales, que desde entonces ya no ha vuelto a ponerse en duda que éste es el órgano
del intelecto.
Opción 2
Los orígenes de los estudios relacionados con el funcionamiento del cerebro iniciaron en la antigua Grecia, con aportaciones como las de Aristóteles, Hipócrates, Platón, Herófilo y Erasístrato, quienes, respectivamente, señalaron que la
víscera cerebral era insensible y sin participación en la actividad mental; que el cerebro no podía ser causa de sensación
alguna, ya que en sí mismo es tan inerte como cualquier “excreción”, que es el órgano de la ideación; que “los ojos, los
oídos, la lengua, las manos y los pies ejecutan acciones planeadas por el cerebro”; que tanto el corazón como el cerebro
están comunicados con todo el cuerpo; el primero, mediante vasos sanguíneos; el segundo, por nervios que se ramifican en todos los confines del organismo.
No fue sino hasta principios de la era cristiana cuando, en
Roma, Claudio Galeno descubrió que los nervios que se originan en la médula espinal transmiten información sensitiva
y motora entre las extremidades y el cerebro. En su libro El uso
de las partes del cuerpo presentó tantas pruebas de la participación del cerebro en las funciones conductuales, que ya no
volvió a ponerse en duda que éste es el órgano del intelecto.
B. Comparemos las opciones
Realizar la siguiente actividad:
1. Analizar cuál de las dos opciones es más parecida al
texto de referencia.
2. Comparar cada una de ellas con este último y subrayar
las partes que sean idénticas en ambos.
3. Encerrar en un círculo, en cada caso, las expresiones
86
que no estaban en el texto previo, y explicar qué función cumplen en el nuevo.
C. Concluir
1. ¿Qué diferencia hay entre la opción uno y la dos?
2. ¿Cuáles de las siguientes operaciones se habrá tenido que
llevar a cabo en cada caso?
Cancelar: Suprimir palabras y expresiones que se refieran
a detalles marginales como ejemplos, información accesoria y explicaciones circunstanciales, cuando no sean necesarias para la comprensión de otra parte del texto. Se trata de información que ya no es necesario rescatar.
Seleccionar: Se eligen partes del texto que son esenciales y
al hacerlo se suprimen otras (repetitivas). Lo que se cancela queda implícito en lo que se selecciona, por lo que se
trata de información recuperable.
Generalizar: Se sustituye una serie de palabras por una
que tenga significado más amplio o generalizado; así,
por ejemplo, tigre, león, pantera, cocodrilo, serpiente,
por animales.
Construir: Debido a un conocimiento previo sobre el
tema, se extrae información desglosada por el autor en
un esquema de contenido más amplio; por ejemplo, en lugar de hacer referencia a grupos de neuronas con características unitarias que establecen interacción, se podría
hablar de redes neuronales.
Conviene observar cuáles de las anteriores operaciones predominan en la opción uno y cuáles en la dos.
Responder:
1. ¿Cuál de las dos opciones conserva casi idéntico el lenguaje del autor original (a no ser por las partes que se suprimen para mantener sólo la esencia de su contenido)?
2. ¿De qué manera se consigue la síntesis en la segunda
opción?
3. ¿No obstante las diferencias observadas, se estaría de
87
acuerdo en que las dos opciones son abreviatura del texto
de referencia?, ¿por qué?
4. ¿En qué casos convendría resumir el texto como en la primera opción, y en qué otros sintetizarlo, como en la
segunda?
Resumamos un texto
Se recomienda leer, primero en forma global, este otro fragmento del capítulo x del libro de Hugo Aréchiga, con la finalidad de tener una idea aproximada de su contenido.
La inteligencia artificial
Como ya vimos, desde los diseños de computadoras hechas por
Von Neumann y sus colegas, estuvo presente la analogía de la computadora con el cerebro humano y, por tanto, la aspiración, en
ocasiones explícita, de reproducir en una máquina la capacidad de
generar pensamiento. De hecho, Alan Turing (1912-1954) propuso
un criterio que ha hecho fortuna, para caracterizar a una máquina
como inteligente, y es que si un observador (necesariamente humano) resultara incapaz de distinguir una operación “inteligente”,
hecha por una máquina, de la realizada por otro ser humano,
habría que atribuir inteligencia a la máquina en cuestión.
Recurrir a un criterio comparativo para caracterizar la inteligencia en una máquina da idea de lo complejo y difícil que es
lograr una definición integral de inteligencia […] Por ejemplo, si
restringimos nuestra exigencia sobre la caracterización de inteligencia a una sola operación, como realizar un cálculo aritmético,
o jugar una partida de ajedrez, ya tenemos la máquina inteligente
de Turing, pero si la ampliamos para sostener una conversación
crítica, en lenguaje coloquial, estamos aún muy lejos de llegar a
esa meta. La magnitud del problema queda ilustrada por la respuesta de Marvin Minsky, uno de los creadores de la inteligencia
artificial, al pedírsele su definición de ella. Se declaró imposibilitado para hacerlo, en vista de que no se podía saber qué es la inteligencia, ni a qué llamar “computadora”.
Efectivamente, como ya revisamos en el capítulo anterior, lo
que llamamos inteligencia es un conjunto de múltiples funciones,
y algunas de ellas aún no están claramente definidas, y por lo que
llevamos tratado en este capítulo, las operaciones de cálculo realizadas por las computadoras varían con las características de éstas,
88
que cambian año con año. Veamos, sin embargo, qué tanto se ha
avanzado en este campo.
En 1956, John McCarthy, Marvin Minsky, Nathaniel Rochester y
Claude Shannon organizaron la primera conferencia sobre inteligencia artificial, y la paternidad del término le ha sido acreditada
al primero de ellos; desde entonces se han ido consolidando las
metas y los criterios para desarrollar ese nuevo campo. Las aspiraciones declaradas son la elaboración de programas de cómputo para realizar operaciones inteligentes, con las limitaciones que
ya revisamos, y generar información útil para conocer la naturaleza de la inteligencia.
Las áreas que más se han desarrollado son las siguientes:
a) Solución de problemas. Ésta es la más antigua, y ha llevado a la
creación de “sistemas expertos”, que son programas de cómputo que aprovechan grandes bancos de datos y generan
soluciones a problemas específicos. Un ejemplo es el diagnóstico médico por computadora. Actualmente, la administración de las grandes corporaciones depende cada vez más
de contar con ese tipo de programas para los manejos administrativos cotidianos. Otro caso, muy publicitado, son los
programas para el juego de ajedrez, con los que se puede
objetivar el avance de este campo, recordando que, hace 30
años, cualquier aficionado de ajedrez tenía oportunidad de
vencer a una computadora, mientras que hoy ya ni el campeón mundial puede hacerlo, y todo parece indicar que la
próxima generación de computadoras dejará al humano tan
atrás en el juego de ajedrez como ya lo dejó en la realización
de cálculos aritméticos […] conforme se dispone de máquinas más potentes, la magnitud de los problemas que pueden resolverse es mayor. Se cuenta ya con aplicaciones de
“sistemas inteligentes” para el arte y otras actividades creativas. La enseñanza, la organización y el manejo de empresas,
la estrategia militar, la planeación institucional y muchas
otras áreas de la vida actual se enriquecen con la inteligencia
artificial.
b) Análisis del lenguaje. Estas operaciones, gracias a la gran capacidad de los equipos de cómputo actualmente disponibles,
permiten analizar la estructura semántica del lenguaje e
incluso crear otros nuevos. Existe la aspiración de lograr, por
este medio, avances considerables en la comprensión de los
procesos intelectuales que generan el lenguaje. La traducción automática entre distintos idiomas es otro de los grandes campos de desarrollo de la computación.
89
Por lo pronto, un tema de evidente interés es la comunicación entre el lenguaje humano y el de la máquina, que aún
ahora es tan indirecta como en las primeras calculadoras, sólo
que hoy se hace mediante teclados [mientras] que antes requería tarjetas perforadas. No obstante que desde hace 35
años se elaboró la primera red semántica para computadoras,
aún no se logra la comunicación verbal entre el operador
humano y la máquina. Quizá no esté lejano el día en que se
cumpla este propósito; por ahora ya es posible plantear una
base de conocimientos con los axiomas de una red semántica.
c) Análisis de procesos neurales. Éste se lleva a cabo al crear programas que permitan analizar la actividad eléctrica de grandes
conjuntos de neuronas e identificar reglas de interacción que
llevan a profundizar en el conocimiento de la lógica que utilizan los circuitos neuronales. Como ya revisamos en el capítulo iii, con el advenimiento de la doctrina neuronal, el reto
para comprender el funcionamiento del cerebro, y eventualmente explicar el origen de la actividad mental, quedó planteado en términos del conocimiento de las propiedades unitarias de las neuronas y de la naturaleza de sus interacciones. El
concepto de “redes neuronales artificiales” es ya tan común
que se recurre a ellas para la solución de todo tipo de problemas. Además, la inteligencia artificial está contribuyendo en
forma importante a describir las reglas de comunicación en los
circuitos neuronales naturales. La creación de algoritmos para producir en redes artificiales el comportamiento de sistemas sensoriales, es un campo de gran desarrollo en inteligencia artificial, al igual que las redes que reproducen patrones de
integración motora.
d) Autoexpansión. Se ha logrado su desarrollo por medio de programas diseñados para automodificarse según la experiencia; se
trata, pues, de una forma computacional de aprendizaje. Un
capítulo particularmente desarrollado entre la autoexpansión y el análisis de los procesos neurales es el de “redes
neurales artificiales”, en el que se crean reglas de asociación
entre modelos de neuronas. La incorporación de “patrones
heurísticos” ( del griego heuriskein, de inventar o descubrir)
permite el “autoaprendizaje” en computadoras. En algunos
casos se aprovechan principios derivados de la neurobiología
como, por ejemplo, tomar la hipótesis de Hebb, que, según
ya vimos, ha tenido confirmación experimental acerca de
que la transmisión en una sinapsis se potencia por efecto del
uso reiterado. Existen ya redes neurales artificiales con “sinapsis hebbianas”, en las que se eleva la cantidad de informa-
90
ción en un circuito conforme se va utilizando. Lo más común
es que eso se logre mediante programación, sin que se afecten los circuitos electrónicos, lo cual difiere del fenómeno
natural, en el que sí hay un cambio estructural. Sin embargo,
empiezan a aparecer circuitos eléctricos “plásticos”, es decir,
capaces de modificar físicamente sus conexiones por efecto
de la experiencia.
También se han creado programas con algoritmos independientes de cualquier base neurológica, planteándose así
la interesante posibilidad de lograr desarrollos inteligentes
por medios físicos y aun lógicos, diferentes a los empleados
en la naturaleza y, aunque por ahora remota, la opción de crear
inteligencias comparables a la humana, sin tener que conocerla cabalmente.
e) Robótica. Participando en la generación de los programas que
hacen funcionar un dispositivo que realiza algún trabajo
mecánico. No olvidemos que el término robot fue acuñado a
partir de la raíz eslava rabota, trabajo. Aun cuando se han realizado grandes avances, los actuales robots están especializados en la realización de alguna función, como transportar
objetos de determinado tamaño, o realizar secuencias de
movimientos muy precisos, pero estereotipados. Esta última
característica resulta muy útil en la industria para producir en
serie, o en medicina, para analizar muestras o ejecutar intervenciones quirúrgicas, de manera que ya es posible para un
cirujano operar —a control remoto mediante un robot— a
un paciente a muchos kilómetros de distancia.
Sin embargo, hay un retraso considerable si la pretensión
es como la del rabino Maharal al construir El Golem; es decir,
un robot que realice de manera integral las funciones sensitivas y motoras propias del humano. Ni los transductores ni las
redes neurales artificiales proporcionan aún algo remotamente comparable a la capacidad de análisis del sistema auditivo o visual, ya no digamos del humano, sino de algún crustáceo
o insecto. Asimismo, la capacidad de desplazamiento independiente de un robot actual es muy limitada […] estamos
pues, en los albores de lo que puede ser una de las grandes
revoluciones tecnológicas […]
Responder con base en la lectura:
1. ¿Cómo se relaciona esta parte con el primer fragmento de
la misma obra, que antes se leyó?
91
2. ¿Cuál es el tema principal en cada caso?
3. ¿Por qué se justifica que este capítulo forme parte del
libro El universo interior?
Comprendamos el texto
Hay que volver a leer el fragmento anterior, ahora en forma
analítica, para realizar las siguientes actividades:
1. Identificar los párrafos introductorios y su finalidad.
2. Distinguir cuál es el objetivo de la información que proporciona el autor a lo largo del desarrollo del tema que
trata en el fragmento.
3. Identificar, subrayándola sobre el texto, la parte de conclusión.
Responder:
1. De acuerdo con el primer párrafo, ¿cuál es el elemento
determinante para atribuir inteligencia artificial a una
máquina?
2. ¿Por qué es importante que, en la parte introductoria, el
autor explique lo que es la inteligencia?
3. Según el inciso a) Solución… ¿qué problemas solucionan
los programas de cómputo?
4. ¿Cuáles son los logros y qué es lo que aún no se consigue
en relación con el análisis del lenguaje por medio de computadoras?
5. ¿Cuál será el contenido de la doctrina neuronal si, según
el autor, se relaciona con las propiedades de las neuronas
y sus interacciones?
6. ¿De acuerdo con el texto, cómo se ha aplicado el concepto de red neuronal a la inteligencia artificial?
7. Dado que la palabra “algoritmo” es un término propio de
la ciencia, puede resultar difícil inferir su significado por
el contexto, así que, si es necesario, habrá que buscarla en
un diccionario de ciencia y tecnología.
8. Luego de leer el inciso d), ¿qué se entiende por autoexpansión?
92
9. ¿Por qué los patrones heurísticos permiten el autoaprendizaje por computadora?
10. ¿Cuál es la particularidad de los circuitos electrónicos
“plásticos”?
11. ¿Qué tendrán que ver los patrones heurísticos, los circuitos electrónicos “plásticos”, y los desarrollos inteligentes
por medios físicos, con la autoexpansión?
12. ¿Cómo ayudan actualmente las computadoras para la
realización del trabajo físico?
13. ¿Cuáles son las limitaciones de los robots?
La actividad anterior ha permitido seguramente comprender mejor lo que se leyó, ahora se está en posibilidades de abreviar el contenido en un escrito más o menos semejante al del
texto de referencia.
Escribamos el resumen
1. Es conveniente aplicar las operaciones que aparecen en el
cuadro que hemos integrado en esta lección para conseguir abreviar el texto; el resultado será un resumen que,
como en el caso de las opciones que presentamos respecto
al primer fragmento, puede conservar en mayor medida el
lenguaje del autor, si predominantemente se cancela y se
selecciona; en cambio, si se tiende más a generalizar y construir, se obtendrá un texto más sintetizado.
2. Después de escribir el resumen habrá que trabajar con el
capítulo vii de este libro. Luego que se haya hecho, conviene leer en voz alta la síntesis y, si es necesario, corregir los
errores de redacción que sea posible identificar.
3. Al final del libro se encontrará un modelo de comparación que servirá de parámetro para considerar lo acertado
del trabajo personal. Es importante consultarlo.
93
RECAPITULEMOS
Reflexionar:
1. ¿Para qué puede resultar útil y necesario resumir textos?
2. ¿Cuál es la primera actividad a realizar sobre un texto que
deberá ser abreviado?
3. ¿Por qué es necesario realizar varias lecturas antes de sintetizar un texto?
4. ¿Qué utilidad tienen las operaciones que hemos sugerido en
esta lección?
5. ¿En qué casos convendrá más cancelar o seleccionar, y
en cuáles otros generalizar y construir?
6. ¿Cómo favorece la realización de resúmenes, el proceso de
aprendizaje de cualquier materia de conocimiento?
7. ¿Será conveniente hacer resúmenes de los apuntes para
preparar los exámenes?, ¿por qué?
IV. El comentario
Gloria Cervantes Sánchez
Introducción
Cuando se ve una buena película, se lee un libro interesante o
se tiene una vivencia que impacta especialmente, es casi una
necesidad platicar de ello con alguien más; hablar de lo que
causó gusto o de aquello que disgustó; hacer comparaciones
con alguna o algunas experiencias semejantes; relacionar aspectos de ésta con otras; en fin, comentar al respecto.
Comentar es una de las actividades comunicativas más importantes en la vida social. Revela el desarrollo de nuestro ser y
nuestra capacidad de sujetos pensantes. Exteriorizamos nuestros juicios y reflexiones oralmente y por escrito mediante comentarios; en ellos vamos representando cómo percibimos el
mundo, al analizar y evaluar nuestro entorno y subjetividad.
94
Se trata de una actividad constructiva lingüística y de pensamiento, que permite expandir y afinar nuestras habilidades
para tener participación social. Si no comentáramos el mundo,
no podríamos interactuar con él. Es una manera de estar en él
e interpretarlo.
En este capítulo se va a examinar el comentario como género
textual, desde la perspectiva de la divulgación científica. Con
ello se pretende construir junto con el lector la noción de comentario de una manera práctica, que finalmente conduzca a
la escritura de comentarios sobre los textos de la colección La
Ciencia para Todos, de manera eficiente, reflexiva y crítica.
Exploremos un libro
Para iniciar diremos que en este capítulo se leerán y comentarán algunos apartados del libro número 172 de la colección La
Ciencia para Todos, que aborda uno de los temas más discutidos de la vida actual: el estrés. Lo primero es explorar el texto
para ubicar los fragmentos del mismo con los que se trabajará
más adelante.
A. Observemos con atención la portada de El estrés. Qué es y
cómo evitarlo (figura iv.1), porque ésta es la carta de presentación del contenido de los libros. Si la portada despierta
expectativas en el lector potencial, éste seguramente hojeará
un determinado libro con interés y, tal vez se decida a leerlo
finalmente.
Responder las siguientes preguntas en relación con la portada, es el
primer paso en la exploración.
1. ¿Qué dice el título?
2. ¿Qué ideas sugieren las figuras y los objetos?
3. ¿Cómo se relacionarán entre sí el título y las imágenes
que aparecen en la portada?
4. ¿Por qué se podrá considerar que la portada es adecuada
o no, para el título del libro?
5. ¿Por qué un título como éste puede formar parte de la
colección La Ciencia para Todos?
6. ¿En qué campo del conocimiento se puede ubicar?
95
Figura iv.1. Portada del libro de Alberto Orlandini, El Estrés. Qué es
y cómo evitarlo, Fondo de Cultura Económica, México, 1999
(colección La Ciencia para Todos, 172), 220 pp.
B. Este libro tiene dos notas introductorias: un prólogo escrito
por el doctor Eduardo Kalina, y unas palabras preliminares del
propio autor. Por problema de espacio, se va a leer en esta exploración únicamente el prólogo; no obstante, la información que
proporciona da elementos suficientes para tener una idea más
aproximada del contenido de la obra, como puede verse en
seguida.
Prólogo
La teoría del estrés y sus aplicaciones en la práctica médica constituyen una de las mayores contribuciones científicas de este siglo a
la medicina social. La cultura del siglo xx está signada por una
constante y veloz capacidad de cambios que se producen en todos
los campos de la ciencia y la tecnología. Esto, con sus riesgos,
repercute y afecta la calidad de vida en la Tierrra, no sólo la humana sino también la de todo el reino animal y vegetal. Además, se
deben tener presentes las consecuencias de esos cambios, que
también involucran el aire, el agua, el suelo y los cielos. Esto coloca
al ser humano en situaciones tan difíciles de sobrellevar, que a
veces cabe pensar que ya no se intenta vivir, sino que desesperadamente se debate en una cultura de la sobrevivencia.
En ocasión del Primer Congreso Ibero Luso Americano de
Medicina Psicosomática realizado en Buenos Aires en 1956, Hans
Selye, el creador de la teoría del estrés, ofreció una definición
poco conocida: estrés es la velocidad de desgaste vital. En consecuencia, la medicina actual requiere enfoques integralistas que
comprendan la psiquis y el cuerpo de las personas, en función de
su contexto socioeconómico y cultural. La teoría del estrés reúne
con excelencia estos requerimientos.
Por lo expuesto, este libro de Alberto Orlandini, escrito en un
lenguaje sencillo, directo y basado en la experiencia clínica, resulta
accesible a un perfil de lectores mucho más amplio que el correspondiente al del mundo médico. Coincido con la validez de esta intención que mi amigo Orlandini expresará en sus palabras preliminares.
Son tantas las víctimas del proceso socioeconómico y cultural
que se desarrolla en esta década final del siglo xx, que los enfoques
médicos requeridos no pueden dejar de contemplar una visión
macroscópica del campo social en el que se trabaja. Este texto
cumple con ese requisito y se convierte, por ello, en un recurso de
gran utilidad, porque no sólo esclarece los significados de una amplia gama de reacciones humanas, que redefine a la luz de las teorías
97
del estrés, sino que también ofrece con visión integradora y pragmática: una orientación hacia las posibles soluciones terapéuticas.
Dr. Eduardo Kalina
Responder en relación con el prólogo.
1. ¿Qué es el estrés y a qué se debe?
2. ¿Por qué un enfoque integralista de la medicina sería el
adecuado para combatir este problema?
3. ¿Cómo maneja el tema el autor en su obra?
C. Como último paso de la exploración, es conveniente revisar también el índice:
ÍNDICE
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Palabras Preliminares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
I. Importancia del estrés como problema en la economía, la sociedad y la salud . . . . . . . . . . . . . .
II. Definición del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estresor: definición y clasificación . . . . . . . . . . . . .
Agentes del estrés según el momento en que actúan . .
Estresor único y reiterado . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estresores únicos y múltiples . . . . . . . . . . . . . . . .
Clasificación de los estresores, según la intensidad del
impacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estresores de acuerdo con su naturaleza . . . . . . . . .
Magnitudes de estresores psicosociales . . . . . . . . . .
Estresores reales, representados e imaginarios . . . . . .
Estresores exógenos, endógenos e intrapsíquicos . . . .
El buen y el mal estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Estresores sinérgicos, antagónicos y ambivalentes . . . .
Estresor causal, mixto o desencadenante de enfermedad
El estrés como una respuesta biológica al estímulo . . .
La respuesta psicológica al estrés . . . . . . . . . . . . .
El estrés y la enfermedad psicogénica . . . . . . . . . . .
III. Biología del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El aparato del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El factor liberador de corticotrofina (crf) . . . . . . . .
El locus coeruleos/norepinefrina (lc/ne) . . . . . . . . .
98
7
9
13
17
18
19
21
21
22
23
25
26
26
27
28
29
29
30
31
31
32
32
34
Respuesta del cerebro al estrés . . . . . . . . . . . . . . .
Respuesta endocrina al estrés . . . . . . . . . . . . . . .
Respuesta del sistema inmunitario al estrés . . . . . . . .
La liberación de catecolaminas en las terminaciones simpáticas y la médula suprarrenal . . . . . . . . . . . . . .
Enfermedades en que se han demostrado anormalidades del sistema del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . .
IV. Psicología del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las cogniciones anómalas . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las cogniciones que propician o reducen el estrés . . . .
El psicotrauma psicoanalítico, como punto de resonancia del estresor actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Mecanismos de enfrentamiento o coping . . . . . . . . .
Factores que facilitan o dificultan los mecanismos de
enfrentamiento. Adquisición de estos mecanismos . . .
Las defensas y su distinción de los mecanismos de enfrentamiento . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tipos de mecanismos de enfrentamiento . . . . . . . . .
Tipos de defensas inconscientes . . . . . . . . . . . . . .
Personalidades vulnerables y resistentes al estrés . . . . .
Las personalidades e instituciones de tipo a y b . . . . .
Personalidades duras y blandas de Kobasa . . . . . . . .
Personalidades, red de apoyo social y estrés . . . . . . .
Formas de respuesta al estrés psicosocial . . . . . . . . .
V. Sociología del estrés . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Inventario de estresores psicosociales . . . . . . . . . . .
Escala valorativa de reajuste social de Holmes y Rahe . .
Las instituciones y el estrés . . . . . . . . . . . . . . . . .
El sentido de la coherencia . . . . . . . . . . . . . . . . .
Marcadores del estrés en los lugares de trabajo y las
medidas antiestrés en las instituciones . . . . . . . . . .
Los sistemas de valores y el estrés . . . . . . . . . . . . .
El estrés en las relaciones interpersonales . . . . . . . .
Prevención y tratamiento de las malas relaciones con el
otro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés en las comunidades . . . . . . . . . . . . . . . .
VI. Las enfermedades por el estrés . . . . . . . . . . . . .
Patogenia de las enfermedades por el estrés . . . . . . .
Tipos de enfermedades psíquicas según la vulnerabilidad
Los síntomas más comunes de las enfermedades situacionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Formas clínicas de la enfermedad situacional . . . . . .
Formas clínicas según la evolución: aguda, intermedia y
prolongada o trastornos postraumáticos . . . . . . . . .
35
35
38
41
44
44
46
48
49
50
51
52
53
61
65
70
73
74
74
77
77
84
87
89
91
94
97
102
102
104
104
107
108
109
119
99
Uso indebido de drogas por estrés . . . . . . . . . . .
Trastornos de los instintos por el estrés: sueño, alimentación y sexo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los trastornos corporales y psicosomáticos por el estrés
El estrés como causa asociada de enfermedades genéticas, constitucionales u orgánicas . . . . . . . . . . . . .
VII. Formas del estrés según el tema traumático . . .
El estrés amoroso y marital . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés sexual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés familiar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés por el duelo . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés académico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés médico y la iatrogenia. Las instituciones
médicas iatrogénicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés ocupacional . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
El estrés militar y de la guerra . . . . . . . . . . . . . .
El estrés de la tortura, el encarcelamiento y los campos
de concentración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VIII. El estrés de la infancia como causa de neurosis y
de transtornos de la personalidad . . . . . . . . .
IX. Factores de riesgo en las enfermedades por estrés
X. Cómo se estudia a un enfermo con estrés . . . . .
XI. Tratamiento del estrés . . . . . . . . . . . . . . . .
Educación para la salud . . . . . . . . . . . . . . . . .
Intervención sobre el estilo de vida . . . . . . . . . . .
Medicamentos con efecto antiestrés . . . . . . . . . . .
Métodos de relajación . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las psicoterapias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las intervenciones sociales . . . . . . . . . . . . . . . .
Consejos sencillos para evitar el estrés . . . . . . . . .
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
121
124
127
132
133
133
135
137
140
143
145
153
155
158
162
164
165
170
171
172
177
179
185
196
197
200
Responder ahora en relación con este elemento estructural del libro:
1. ¿En qué contexto se ubica el estudio del tema, en el capítulo i?
2. ¿De acuerdo con los capítulos ii al v, cuáles son las disciplinas en que el autor ubica el estudio del estrés?
3. ¿En qué niveles identifica Orlandini los problemas causados por el estrés en los capítulos vi al x?
4. ¿Cuál es el capítulo en el que el autor propone soluciones?
100
D. Luego de haber realizado las actividades anteriormente
sugeridas se puede expresar, en las siguientes líneas, una predicción respecto al contenido del libro que se ha explorado.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Leamos globalmente un texto
A. Se trabajará enseguida con un apartado del libro El estrés. Qué
es y cómo evitarlo. Es conveniente leerlo de principio a fin, sin detenerse, de manera uniforme y continua, para reconocer el
tema de que trata.
Los trastornos corporales o psicosomáticos por el estrés
Los sucesos sociales psicotraumáticos actúan sobre los sujetos vulnerables, originándose una reacción emocional displacentera.
Esta respuesta se expresa por medio de tres tipos de cambios corporales. Ocurren aumentos en el tono de la musculatura estriada,
que suelen dar lugar a cefaleas o lumbalgias. Se afecta el sistema
inmunitario, que, al deprimirse, facilita las infecciones. Además, la
exaltación vegetativa a la que se asocia la respuesta endocrina puede llegar a enfermar una víscera […].
Cada persona tiene su talón de Aquiles en cierta víscera susceptible, que ocurre por alguna anormalidad genética, por conexiones nerviosas del tipo de los reflejos de Pavlov, o por simbolizaciones
de la mente. En el primero de los casos, la vulnerabilidad genética
puede deberse a un aumento de la densidad o la sensibilidad de
los receptores para las catecolaminas (adrenalina, noradrenalina y
dopamina) […].
La susceptibilidad de algunas vísceras puede depender de conexiones nerviosas entre los órganos y determinadas emociones.
Por ejemplo, durante un episodio de catarro bronquial, un niño
“aprende” que mediante la tos logra la solicitud de sus padres; luego, inconscientemente, mediante la repetición de la tos consigue
la atención privilegiada de sus progenitores. Cuando el síntoma logra su objetivo, el trastorno se refuerza.
También se dan casos de vísceras susceptibles, porque en ellas
se expresa simbólicamente el conflicto. De esta manera, los deseos
de ser madre pueden ocasionar un embarazo imaginario con aumento del tamaño del vientre, secreción mamaria y suspensión de
101
la menstruación. De igual manera, los conflictos sentimentales se expresan en los órganos del amor, como disfunciones sexuales; o una
maestra que detesta a sus alumnos, lo expresa inconscientemente
como una afonía histérica que le impide hablar.
Los teóricos de los trastornos psicosomáticos han opinado que
cuando hay síntomas en el cuerpo no los hay en el psiquismo, y
que el desarreglo visceral es exclusivo de un solo órgano. En realidad, la experiencia clínica no confirma esta suposición, y es común
que el trastorno ocurra con desarreglos simultáneos del psiquismo y
de varias vísceras. Es de observación común que un sujeto bajo estrés
exhiba ansiedad, cefalea de tensión, lumbalgia y alguna disfunción sexual. Además, los síntomas viscerales pueden cambiar de
órgano en diferentes etapas de la vida.
Responder con base en la lectura:
1. ¿Se puede considerar que el tema es novedoso?, ¿por qué?
2. ¿Con qué campo de conocimiento se relaciona?
3. ¿Qué conocimientos previos ayudarían a comprenderlo
mejor?
4. ¿Qué problema, en concreto, trata el autor de solucionar
en este apartado?
B. Finalmente es posible expresar en pocas palabras cuál es
el tema o el asunto central que trata el fragmento. Se sugiere
hacerlo en las siguientes líneas.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Antes de trabajar con este texto para comentarlo, es conveniente leerlo nuevamente, con detenimiento y regresando a él
cuantas veces sea necesario, con el fin de buscar y seleccionar
información que:
Responder a las preguntas siguientes:
1. El vocablo griego trauma significa herida, golpe; ¿qué significará el término psicotraumático?
102
2. ¿Qué cambios corporales pueden ocasionar dichos sucesos?
3. ¿Qué relación tienen los órganos con determinadas
emociones?
4. ¿Cuál es la tesis del autor sobre la relación entre los síntomas físicos y el psiquismo?
5. La palabra víscera proviene del latín y se refiere a cada
uno de los órganos contenidos en las principales cavidades del cuerpo humano. De acuerdo con esto, ¿qué significará la expresión “síntomas viscerales”?
6. ¿Qué se puede deducir del hecho de que los síntomas
viscerales puedan cambiar de órgano en diferentes etapas de la vida?
7. ¿Qué significa la expresión talón de Aquiles referente
a que cada persona tiene el suyo, si la historia de la guerra de Troya contada por Homero, nos narra cómo el
héroe griego fue vencido al ser herido en el talón, única
parte vulnerable de su cuerpo? Al respecto, es conveniente recordar o leer la introducción al capítulo anterior de
este libro.
8. Si la palabra discapacitado significa que una persona carece de alguna de sus capacidades, ¿qué significara el término displacentera en la frase: “una reacción emocional
displacentera”?22
9. Si las palabras griegas psique y soma significan mente y
cuerpo respectivamente; ¿cuál será el significado de la
expresión: “trastornos psicosomáticos”?
10. De acuerdo con el autor, ¿qué papel juega el estrés en
relación con este tipo de síntomas?
Identifiquemos las particularidades
del comentario
A. Se recomienda leer detenidamente el siguiente comentario
al texto “Trastornos corporales o psicosomáticos por el estrés”.
22 El prefijo “dis” es de origen griego y quiere decir dificultad, otro ejemplo de su
uso es la palabra “disfuncional”.
103
Comentario
Ciertamente es un hecho que la vida actual resulta altamente complicada, sobre todo en las grandes ciudades. Día a día
nos vemos sometidos a una serie de sucesos que no siempre
son agradables, sino que muchas veces pueden ocasionarnos
experiencias poco placenteras. Estas experiencias nos afectan, y pueden llegar a provocar trastornos corporales que se
manifiestan con síntomas como cefaleas o dolores de cabeza, infecciones y enfermedades de algún órgano del cuerpo.
Según el autor del libro El estrés. Qué es y cómo evitarlo, cada
persona tiene su talón de Aquiles; es decir, alguna víscera
u órgano sensible que puede enfermarse si se relaciona en su
funcionamiento con emociones estresantes. A estos fenómenos se les denomina trastornos psicosomáticos, y en ellos se
conjuntan desarreglos tanto corporales como psíquicos.
Este libro resulta de gran actualidad, pues el tema de los
trastornos psicosomáticos es propio de las sociedades urbanas contemporáneas, y cada vez con mayor frecuencia se han
ido conociendo casos de alteraciones psíquicas, a tal grado
que a finales del siglo xx se consideró el estrés como la enfermedad de nuestro tiempo.
En todas las sociedades y en todos los medios, los efectos
de las enfermedades psicosomáticas toman actualmente un
lugar preponderante en la problemática de la vida social de
los países. De ahí que este libro de la colección La Ciencia
para Todos sea tan importante, debido a que hace llegar a
sus lectores explicaciones calificadas, para entender más sobre la complejidad del psiquismo humano.
Además, al enfatizar Orlandini que el hombre posee una
esfera psicológica, la cual interviene directamente como
manifestación, nos amplía la noción de salud; es decir, nos
ilustra acerca de cómo no sólo existe la salud física, sino también la salud que tiene que ver con el psiquismo de los sujetos, por lo que el suyo resulta ser un libro formativo, que
puede llevarnos a modificar ciertas conductas. Al explicar algunos síntomas y sus efectos que nos parecían incomprensibles, el autor nos da la pauta para ser más sensibles a estos
aspectos, e intentar llevar una vida más armoniosa y menos
estresada.
104
Por último, se puede señalar que mientras más conocimientos se tengan sobre estos trastornos que atañen tanto a
lo físico como a lo psíquico, podremos actuar de manera más
acertada, procurándonos una mejor salud al favorecer un
entorno con experiencias más gratificantes. Seguramente un libro que nos lleva a reflexiones como las que hemos hecho
aquí es una obra generosa y de valía. Si acaso, pediríamos al
autor que, por tratarse de un texto de divulgación científica,
nos proporcionara alguna información breve sobre las propiedades de sustancias como la noradrenalina y la dopamina,
que resultan desconocidas al lector no especializado.
B. Para identificar las características del comentario como
género discursivo, se sugiere realizar las siguientes actividades:
1. Distinguir la parte introductoria del texto anterior, marcando con una línea en el margen derecho hasta dónde
llega.
2. Explicar qué función cumple esta parte.
3. Marcar, también al margen, la parte donde termina el
desarrollo de ideas y opiniones.
4. Abarcar con una llave —sobre el mismo margen— la
conclusión.
5. Identificar los adjetivos empleados en voz del comentarista.
6. Distinguir, a partir de ellos, las opiniones del mismo,
tales como: “este libro es de gran actualidad debido a
que…”
7. Extraer de la parte de desarrollo las ideas tomadas del
autor del libro El estrés. Qué es y cómo evitarlo, en una columna; y las opiniones y juicios valorativos (favorables o
desfavorables) de quien escribió el comentario, en otra.
8. Identificar los argumentos o razones en que el autor del
comentario fundamenta sus juicios y opiniones.
9. Explicar, por último, cuál es la función de la conclusión.
10. Como consecuencia de esta actividad definir:
Un comentario es:______________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
105
Escribamos comentarios
A. Hay que leer ahora con atención el texto, “El estrés académico”, otro fragmento del libro de Orlandini.
El estrés académico
Desde los grados preescolares hasta la educación universitaria de
posgrado, cuando una persona está en periodo de aprendizaje
experimenta tensión. A ésta se le denomina estrés académico, y
ocurre tanto en el estudio individual como en el aula escolar. El
maestro o profesor también experimenta este tipo de estrés, pero
para hacer más sencillo el tema, en este texto se hará referencia a
él sólo en función de quien aprende. Los desarreglos del educador se clasificarán como una forma clínica de estrés ocupacional.
En un estudio sobre niños con enfermedades psicogénicas,
observamos que el 18% de los casos se refirió al estrés escolar
como la causa del trastorno. Los estresores más comunes encontrados fueron: la inadaptación al régimen de internado (9%); la
participación del niño en el trabajo agrícola (4%); los conflictos
escolares (3%), y la inadaptación al cambio de institución o escuela (2%). En otro trabajo sobre intentos de suicidio en adolescentes, encontramos que en 10% de los casos se aseguró que el estresor causante fueron los conflictos escolares.
Las instituciones escolares pueden resultar nocivas y ser la causa
del estrés académico. Cuando éstas incorporan exceso de alumnado, se provoca inmanejabilidad y defectos en la atención de las
necesidades particulares de cada colegial. Otros factores de malestar escolar ocurren cuando se dictan demasiadas normas y prohibiciones; se maneja una política autoritaria y con escasa participación de los alumnos en las decisiones administrativas; o cuando los
programas tienen contenidos excesivos, y se dan clases sin pausas
para el reposo y la recuperación de la fatiga.
El autor tuvo que atender a un paciente que asistía a 11 clases
diarias de nivel preuniversitario, con sólo 5 minutos de receso entre cada una de ellas. De ahí la importancia de que los directores de
colegio propicien espacios de tiempo libre para el reposo, la recreación, los asuntos personales y la atención a la pareja, a los amigos y
a los familiares del estudiante.
B. Es conveniente subrayar en el texto las causas del estrés
académico e inferir sus consecuencias, así como organizar la
información en las siguientes tablas:
106
Causas del estrés académico
Consecuencias del estrés
académico
C. Ahora, ya es posible generar comentarios.
Tomando en cuenta las características de este género, se invita
a comentar acerca de las causas del estrés académico y de sus
consecuencias. Asimismo, a argumentar con base en la información que se ha extraído y en la experiencia personal, y a
expresar una valoración al libro de Orlandini, por las aportaciones que realiza en el capítulo que se está comentando. Por
supuesto, es conveniente manifestar también los desacuerdos,
si los hay.
D. Se invita a leer ahora cuidadosamente este otro fragmento del libro con el que estamos trabajando.
El buen y el mal estrés
Una tarea deseada, agradable y fácil produce un estrés saludable, positivo o eustrés. Por el contrario, una demanda no deseada, desagradable, difícil y prolongada significa un estrés no
saludable, negativo o distrés. El carácter de estrés saludable o nocivo no depende solamente de la tarea, sino de la interpretación
que le dé el sujeto. Una invitación a bailar puede resultar embarazosa y ridícula para una persona o brindarle la posibilidad de
placer, de exhibición y galanteo para otra.
En sujetos susceptibles y con baja autoestima, los sucesos positivos pueden no resultar equivalentes de buen estrés. Se ha demostrado que a este tipo de individuos la buena fortuna puede
causarle enfermedades. Por el contrario, los sucesos venturosos en
107
personas no vulnerables y con una autoestima alta, no causan
males.
Las demandas al individuo suelen estar por encima de sus dotes naturales y sus capacidades de enfrentamiento en el estrés
nocivo. El buen estrés es necesario para la salud y el crecimiento
de la personalidad. Cada sujeto requiere cierto nivel de estrés
que le provoque un sentimiento de bienestar. El exceso de estímulos (hiperestrés) o la reducción (hipoestrés) ocasionan malestar o
distrés.
La reducción de estresores físicos, biológicos o psicológicos
provoca un ocio estéril o reposo nocivo que causa fatiga e irritabilidad. Sin lugar a dudas, la mente se trastorna en condiciones de
privación sensorial. La falta de tareas en los lugares de trabajo no
sólo desmoraliza al obrero, sino que, además, le ocasiona aburrimiento, malestar, fatiga y humor depresivo.
E. Se recomienda volver al texto anterior y releerlo en busca
de las características del buen y el mal estrés. Se sugiere organizar dicha información en la siguiente tabla comparativa:
Buen estrés
Mal estrés
F. Una vez extraída y organizada la información del texto, ya
se puede redactar en las líneas, abajo, el punto de vista perso108
nal sobre la importancia de que existan dos clases de estrés.
Para ello, hay que recordar los conocimientos previos sobre
este tema.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
G. Se invita ahora a escribir un comentario en relación con
el tema del fragmento. No hay que olvidar poner énfasis sobre
los aciertos y desaciertos que se observen en esta aportación
del autor.
H. Leamos un fragmento más de nuestro libro El estrés. Qué
es y cómo evitarlo.
III. Biología del estrés
Las reacciones al estrés resultan de gran complejidad, por lo que
permanentemente se descubren nuevos aspectos que incluyen a
todos los tejidos del cuerpo humano.
El cerebro es el órgano principal de respuesta al estrés, pues
determina la actividad de los otros tejidos que, a su vez, influyen
sobre el sistema nervioso mediante cambios metabólicos, como
aumento de la circulación sanguínea del cerebro, y por la acción
de las hormonas y sustancias inmunitarias sobre dispositivos receptores que modifican al propio cerebro y regulan entonces la respuesta al estrés.
Los cambios fisiológicos que provoca el estrés […] pueden ser
mejor comprendidos si se analizan separadamente. Para ello se
esquematizarán en: sistema del estrés; factor liberador de corticotrofina (crf, del inglés corticotrophine release factor); centro vegetativo
coordinador del estrés (locus coeruleus/norepinefrina lc/ne); respuesta del cerebro; respuesta del sistema endocrino; respuesta del
sistema inmunitario; liberación de catecolaminas (adrenalina y
noradrenalina) por las terminaciones simpáticas y la médula suprarrenal, y los cambios en los tejidos periféricos u órganos “diana”.
El aparato del estrés
La respuesta al estrés resulta tan importante para la supervivencia,
que la naturaleza ha creado un aparato para su organización y
control. Los componentes básicos del aparato del estrés son la crf
y el locus coeruleos (lc).
109
El factor liberador de corticotrofina (CRF)
Descubierta en 1955, la crf es un péptido cerebral que se localiza
especialmente en el núcleo paraventricular (pvn, por sus siglas en
inglés) del hipotálamo. Desempeña un papel crucial en la coordinación de los componentes endocrinos, vegetativos, inmunitarios
y conductuales del estrés. Los factores que estimulan la secreción
de la crf son la noradrenalina, la serotonina, la acetilcolina y el
neuropéptido. Y, por el contrario, resultan inhibidores de la liberación de la crf, el cortisol y el sistema gaba/benzodiazepina.
I. Se recomienda examinar con atención el uso del lenguaje
en el texto para realizar la siguiente actividad:
1. Comparar este fragmento con el titulado “El estrés académico”, y explicar qué diferencias se encuentran en cuanto
al vocabulario empleado en cada caso.
2. Analizar también las diferencias entre los ejemplos de
cada fragmento.
3. Observar en cuál de los dos textos hay más términos especializados, y explicar qué efecto causa esto en el lector.
4. Explicar a qué podrá deberse que en “La biología del estrés” haya muchas palabras escritas con letra cursiva.
5. Identificar cuál de los dos fragmentos es narrativo y cuál
descriptivo, y manifestar a qué puede deberse.
6. Distinguir en qué parte emplea el autor un lenguaje más
formal.
7. Reflexionar sobre cuál de los fragmentos podrá ser comprendido por un mayor número de personas, y ¿por qué?
8. Meditar acerca de la razón del autor para utilizar estos dos
estilos en su obra.
J. Con base en el resultado de las actividades anteriores, ya
se puede redactar un comentario con énfasis en el uso del lenguaje y su función en un texto de divulgación científica como
es el de Orlandini. Es necesario recordar la importancia de
las opiniones y juicios de valor favorables o no al texto y, algo
más importante aún, esgrimir argumentos o razones que los
sustenten.
110
Leamos con atención este otro fragmento:
Uso indebido de drogas por estrés
Se ha referido anteriormente que la utilización de drogas puede
ser un mecanismo común de enfrentamiento al estrés. En la época
prehispánica, los mexicanos consumían drogas para pedir a los
dioses la curación de las enfermedades, buenas cosechas y victorias
militares. En la década del noventa, un sujeto fatigado se provee
de energía mediante café, anfetaminas o cocaína; otra persona calma su ansiedad con el tabaco o con medicamentos tranquilizantes;
y un tercer individuo atenúa su tristeza consumiendo alcohol o
anfetaminas.
También se ha dicho que la carencia de valores es un factor predisponente del uso indebido de drogas. Es necesario añadir que
ciertos valores pueden propiciar el uso de fármacos psicotrópicos.
En este sentido, el sujeto que participa del “culto a la velocidad”
propio de las comunidades industrializadas, necesita de drogas
energizantes, como la cafeína, para ponerse a tono con las exigencias de su entorno, acelerar la mente y contrarrestar la fatiga.
Del mismo modo, en algunas comunidades marginales las drogas tienen prestigio como propiciadoras de paraísos artificiales,
éxtasis religiosos y estados placenteros de la mente.
Para la persona alcohólica el beber es como una suerte de automedicación y lo hace con al menos ocho propósitos:
a) con la intención de escapar al estrés, aliviar las tensiones y
reducir la ansiedad;
b) para propiciar el olvido de desventuras y atenuar los desengaños y las heridas;
c) para provocarse estados de placer, alegría, humor, con sentimientos de omnipotencia e invulnerabilidad;
d) se alcoholiza también buscando alivio de los sentimientos de
aislamiento y soledad;
e) para hacer más fáciles las relaciones con las personas;
f) con la finalidad de estimular el coraje;
g) para “disolver” en alcohol el Superyó y las restricciones e inhibiciones morales;
h) y como mitigación de una existencia carente de significado.
K. Las siguientes actividades tienen como finalidad trabajar
por la comprensión de la lectura:
111
1. Argumentar si se considera que la fatiga, la ansiedad y la
tristeza justifican el recurrir a las drogas.
2. Describir cómo los valores de la sociedad moderna predisponen o no a su consumo.
3. Indicar el porqué, si se está de acuerdo en que la carencia de valores es un factor predisponente del uso indebido de drogas.
4. Si se está de acuerdo con el autor sobre los propósitos que
explican el fenómeno del alcoholismo, exponer las razones.
5. Plantear y analizar si se cree que existe una relación directa entre el estrés y las drogas.
6. ¿A qué se refiere el término Superyó? Para confirmar esta
inferencia, recurrir a un diccionario especializado en
psicología.
7. Examinar si es correcto que el autor se refiera a los mexicanos en la época prehispánica y explicar el porqué.
8. Argumentar si se está de acuerdo o no con la teoría
psicológica del aprendizaje acerca del fenómeno de la
adicción.
9. ¿Cuál de las causas de la adicción propuestas por la
sociología es más convincente?
10. ¿Por qué?
11. Analizar cómo la presión social y la publicidad propician
el consumo de drogas. Aportar ejemplos.
12. Reflexionar las razones por las que se da el “culto a la
velocidad” en algunos sujetos, y ¿qué relación guarda esto
con el estrés y las drogas?
13. Evaluar, en general, las ventajas y desventajas de consumir drogas.
14. Hacer una predicción sobre el futuro de la sociedad mexicana, en caso de darse un incremento en el consumo de
las drogas entre los jóvenes.
15. Proponer alternativas que deberían brindar la familia y
la sociedad a los jóvenes para no recurrir a las drogas.
16. Plantear el problema, analizarlo, formular una crítica y
sugerir una solución al fenómeno de la drogadicción en
México.
17. Finalmente, redactar un comentario comparativo sobre
el uso que hacían de las drogas los indígenas de la época
prehispánica y el que hacen los mexicanos en la década
112
actual. Hay que recordar lo importante que es argumentar las opiniones y los juicios valorativos.
Es necesario revisar la escritura de los diversos comentarios que se han producido para garantizar la claridad y precisión de las ideas; para realizar esta tarea de manera eficiente,
es recomendable trabajar con el último capítulo del libro, que
ayudará a identificar algunos de los errores de redacción más
frecuentes.
Se recomienda volver a leer (en voz alta) los comentarios
redactados y realizar una segunda ronda de correcciones si es necesario; asimismo, también se recomienda contrastar los escritos propios con los modelos de comparación que aparecen al
final del libro.
RECAPITULEMOS
Para reflexionar sobre el proceso propio de aprendizaje en relación con la
escritura de comentarios, responder:
1. ¿Cuál es el primer paso para realizar un comentario sobre el
texto previamente leído?
2. ¿Qué importancia tienen la exploración y la lectura global
del mismo para la elaboración de comentarios?
3. ¿Cómo se procede para señalar los puntos del texto que se
desee comentar?
4. ¿En qué se sustentan los comentarios?
5. ¿De qué tipo pueden ser éstos?
Finalmente, ya con el texto leído y comprendido, con los puntos a juzgar
o valorar identificados, y con los argumentos necesarios para dar sustento a dichos puntos de vista, responder:
1. ¿Cómo se estructura un comentario?
2. ¿En qué apartados se integra la información?
3. ¿Qué habilidades comunicativas propician los comentarios?
4. ¿Qué relación existe entre el comentario y el desarrollo del
pensamiento reflexivo de los lectores?
5. ¿Por qué a menudo se observa que un buen lector es un
buen comentarista?
113
V. La reseña
Alejandra Herrera Galván
Introducción
¿Cuántas veces se ha estado en un sitio donde ocurren cosas
extraordinarias o, tal vez, un poco diferentes a las que suceden
normalmente, y se está solo o lejos de la persona con quien
más se quisiera compartir ese momento? Después de vivida esa
experiencia, lo que más se desea es contar y describir a alguien
el suceso maravilloso que se acaba de presenciar.
Por ejemplo, si se tiene la suerte de estar en Acapulco y, como
muchos otros turistas, se toma un autobús a Pie de la Cuesta,
lugar famoso por sus puestas de Sol, al llegar y caminar por la
playa se aprecia lo imponente de esas olas que muy pocos se
atreven a enfrentar para deslizarse y hacer figuras a través de
ellas. Quizá es entonces cuando se extraña más a esa persona
tan especial con quien se quisiera presenciar todas esas maravillas y ahí, entre pensamientos, pies y piernas mojados por las
aguas del mar, sorprende de golpe el crepúsculo: esa gama de
colores que envuelve todo, tonos de rojo, azul, plateado, verde…
y de pronto, en segundos, el mar se traga al Sol; casi de inmediato, la noche. Y uno ahí, sorprendido, conmovido, reconociendo la bendición de haber podido disfrutar tal espectáculo, preguntándose ¿cómo es que esta maravilla ocurre todos los días?
Al regreso, en cuanto se llega a la ciudad, lo primero que se hace
es contar a alguien esa gran experiencia. En ese momento se está
reseñando lo que se vio y vivió.
Lo mismo pasa cuando se va a una fiesta, a un concierto de
rock, a las luchas, a un partido de futbol, al cine o cuando se lee
un libro, pues todo puede reseñarse. Quizá, sin saberlo, se utiliza el género discursivo llamado reseña sobre una determinada experiencia, para poner al tanto a quien no estuvo ahí.
El objetivo de este capítulo es ayudar al lector a reconocer
las características del género, a identificar su molde para que
pueda utilizarlo al generar sus propias reseñas.
114
Exploremos un libro
Como se ha realizado en los capítulos anteriores, se hará una
lectura explorativa, ahora del libro El colesterol: lo bueno y lo malo,
de Victoria Tudela. Se trata del volumen 140 de la colección La
Ciencia desde México, del Fondo de Cultura Económica. Partiendo de él, se escribirá una reseña.
A. Como primer paso de la exploración, es conveniente
observar la portada del libro citado (figura v.1):
Responder a las siguientes preguntas:
1. ¿Qué sugiere el título?
2. ¿Qué puede ser lo bueno del colesterol?
3. ¿Cuál es la relación de la ilustración con el título del
libro?
B. Es conveniente leer el prefacio o introducción que escribió la autora a su libro.
Prefacio
El propósito de este libro es presentar al público en general un
panorama acerca de la sustancia química que, aparte de ser indiscutiblemente uno de los principales factores de riesgo de enfermedad coronaria, es un compuesto indispensable para el buen funcionamiento del organismo humano.
En este texto se subrayan esencialmente tres aspectos:
1. La descripción del colesterol como componente químico del
organismo y sus nexos con aspectos normales de la fisiología
humana.
2. El papel del colesterol en la génesis de la enfermedad coronaria y las razones, hereditarias y ambientales, de la elevación
de los niveles de colesterol en la sangre.
3. El control del colesterol y el papel que en él desempeña la
dieta.
Esta obra fue escrita con la idea de proporcionar información
general acerca del riesgo que conlleva tener en la sangre niveles
elevados de colesterol. Aunque no es un texto para especialistas, el
lector encontrará en él palabras científicas de uso poco común en
el lenguaje cotidiano; también puede ser de utilidad para los pro-
115
Figura v.1. Portada del libro de Victoria Tudela, El colesterol: lo bueno y
lo malo, Fondo de Cultura Económica, México, 2000 (colección
La Ciencia para Todos, 140), 73 pp.
fesionales de la salud, sobre todo en el aspecto de la orientación
dietética.
La autora desea agradecer a todas aquellas personas que contribuyeron a la realización de este trabajo, lo que incluye a compañeros, profesores y alumnos del Departamento de Ciencias de la Nutrición y de los Alimentos de la Universidad Iberoamericana, que
colaboraron haciendo encuestas y recopilando información bibliográfica, así como en la revisión del manuscrito; mención aparte
merecen Carolina Arroyo, Isabel Cruz, Patricia de Gortari, Margarita Nava, Janet Pardío y Lourdes Vázquez. La autora desea manifestar particular agradecimiento al doctor Héctor Antillón González, endocrinólogo del Hospital Sur de Petróleos Mexicanos, por
sus valiosas sugerencias bibliográficas.
Con base en la lectura anterior, contestar las siguientes preguntas:
1. ¿Con qué propósito escribió Victoria Tudela este libro?
2. ¿Cuál promete ser la aportación principal de esta obra?
3. ¿Qué aspecto de la sociedad en que vivimos critica al respecto?
4. ¿Qué elementos de los enunciados en el prefacio hacen
que este libro pertenezca al género de divulgación científica?
5. ¿Cuáles son los aspectos que trata el libro?
6. ¿Cuál es la finalidad de la obra?
7. ¿Qué reporta acerca de la misma la parte de los agradecimientos?
C. Para tener más elementos que nos permitan ir conociendo el libro con el que estamos trabajando, es importante leer
también la información que aparece en la contraportada, misma que enseguida se reproduce:
La palabra colesterol ha salido del lenguaje científico y se ha vuelto tema de conversación. Este compuesto, que había llevado una discreta existencia, irrumpe en la vida del ciudadano común a raíz
del descubrimiento y publicación de su papel en el desarrollo de accidentes cardiovasculares, que son una de las principales causas de
muerte en las sociedades industrializadas.
A partir de entonces se teme al colesterol y se le evita. Las estrategias de mercado de la industria alimentaria aprovechan este recelo y anuncian productos “libres” de colesterol, creando confusión acerca de los productos que deben consumirse.
117
Las concentraciones elevadas de esta sustancia en la sangre
representan un factor de riesgo para la salud y sus altibajos responden a múltiples factores de origen ambiental y hereditario. Pero,
en descargo del colesterol, hay que reconocer que no es el único
villano en la escena de las obstrucciones arteriales; son varios los
factores que, aislados o en conjunto, cargan con la responsabilidad de un infarto.
Además, debemos estar agradecidos al colesterol por permitirnos disfrutar de hormonas sexuales, tener huesos bien calcificados, poder digerir las grasas, resistir las infecciones y la fatiga nerviosa, reparar nuestras células dañadas y regular el nivel de azúcar
en la sangre, entre otros beneficios. El colesterol es una sustancia indispensable para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
En su libro, Victoria Tudela resume los aspectos del conocimiento actual acerca del colesterol que pueden ser de interés para
la prevención de accidentes vasculares por obstrucción arterial;
pero, al mismo tiempo, trata de “limpiar la imagen” de un compuesto químico al que debemos, en muchos órdenes, un buen
estado de salud. Finalmente, propone lineamientos dietéticos útiles para aquellas personas que se ven obligadas a llevar un control
del nivel de su colesterol sanguíneo.
Victoria Tudela estudió biología en la facultad de Ciencias de la
Universidad de Madrid y, posteriormente, se especializó en genética médica en el Hospital des Enfants Malades de París. Es profesora
fundadora de la carrera de nutrición y ciencias de los alimentos de
la Universidad Iberoamericana, donde ha laborado como docente
e investigadora desde 1972.
Para reflexionar sobre lo leído, responder a lo siguiente:
1. ¿Qué tiene que ver el colesterol con las principales causas
de muerte en las sociedades industrializadas?
2. ¿Qué impacto ha tenido esto en el mercado?
3. ¿Cuáles son los factores relacionados con los altibajos del
colesterol en la sangre?
4. ¿Qué beneficios aporta el colesterol al organismo?
5. ¿Qué aporta Victoria Tudela en su libro en relación con el
tema?
6. ¿Qué profesión tiene Victoria Tudela?
7. ¿Qué enfoque puede darle al tratamiento del tema de este
libro alguien con su formación?
118
D. Revisar el índice forma parte de la lectura explorativa, en
seguida se reproduce con este fin:
ÍNDICE
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7
I. “Sin colesterol” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
II. ¿Qué es el colesterol? . . . . . . . . . . . . . . . . . .
III. El colesterol como factor de riesgo . . . . . . . . .
IV. El transporte del colesterol en el organismo
humano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
V. Otros factores de riesgo . . . . . . . . . . . . . . . .
VI. ¿Por qué se eleva la concentración del colesterol
en la sangre? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VII. El control del colesterol en la prevención de la
enfermedad coronaria . . . . . . . . . . . . . . . . . .
9
11
19
Recapitulación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
67
71
21
29
41
46
Responder en relación con el índice:
1. ¿Qué sugiere el título del primer capítulo?
2. ¿A qué responderá la secuencia que da la autora al tratamiento del tema en los siete capítulos de su libro?
3. ¿Qué contenido podría encontrarse en la parte Recapitulación?
E. Una vez explorado el libro ya se está en condiciones de
hacer una predicción de su contenido. Éste es el espacio para
escribirla:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Leamos globalmente un texto
A continuación se reproducen tres capítulos del libro de Victoria Tudela; habrá que leerlos de corrido, sin detenerse a tratar
de aclarar dudas o relacionar ideas. Sólo hay que recorrer el
119
texto de izquierda a derecha a la mayor velocidad posible para
tener una concepción general de su contenido.
I. Sin colesterol
En años recientes han aparecido en los supermercados diversos
productos de la industria alimentaria nacional y extranjera que llevan estas leyendas en sus etiquetas: “Sin colesterol” o Cholesterol Free
(que viene a ser lo mismo pero en inglés).
“Sin colesterol”, se anuncian productos lácteos, margarinas,
leche, yogur; sustitutos del tocino producidos a base de proteína de
soya; diversas marcas de pan de caja que, por cierto, nunca hasta
ahora habían alardeado de no contener colesterol; mayonesas;
maíz para hacer palomitas en horno de microondas; manteca de
cacahuate, entre otros. Hoy se pueden encontrar en los supermercados menús completos, congelados, preparados para la dieta típica de las personas con deficiencias cardiovasculares.
Algunos de los alimentos mencionados, como el pan de caja, se
encuentran desde hace tiempo en el mercado y son generosamente consumidos por la población; pero la mayoría de los que hemos
revisado son productos recientemente importados de Estados Unidos. Ante esta situación es natural que hagamos ciertas preguntas
tales como: ¿con el alimento estamos importando una nueva cocina? Y si es así, ¿qué tendría que ver esa moda con nuestra realidad
nacional? ¿No será que poner “sin colesterol” es un buen recurso
mercadotécnico para que el consumidor compre el producto? Y, si
lo es, ¿con qué fundamentos pueden convencer a nuestra población de que consuma esta clase de alimentos?
Las normas comerciales de algunos países no permiten mencionar en las etiquetas de los alimentos procesados lo que éstos no
contienen; la lista de ingredientes que un producto puede dejar
de contener es infinita. ¿Por qué es importante señalar que un alimento no contiene colesterol?
La verdad es que muchos productos que se anuncian “sin
colesterol” no tienen por qué tenerlo, pues están compuestos por
derivados vegetales que carecen de colesterol. Otros productos
como los lácteos, que generalmente contienen grasas animales, al
ser descremados o al sustituirse la grasa animal por la vegetal,
quedan libres de colesterol. Así, a lo que antes se conocía como
“leche descremada” hoy prefiere llamársele “leche sin colesterol”.
Ambas cosas son ciertas, es descremada y no tiene colesterol, pero
tal parece que al mencionar la palabra colesterol se recurriera al
prestigio de lo científico para atraer a la mayoría de la gente. Así,
con el aval de la ciencia, el consumidor se siente más seguro de
120
adquirir junto con las “palabras mágicas”, un producto de buena
calidad.
El productor simplifica con una etiqueta la tarea del consumidor, quien, al seleccionar, debería leer detalladamente el contenido de las etiquetas de los alimentos que adquiere. El consumidor
puede considerar como norma que si en las etiquetas no aparecen
productos de origen animal, es muy probable que el alimento
escogido carezca de colesterol.
En esta obra se pretende ofrecer a los lectores un panorama
sobre el colesterol para que así, bajo diferentes puntos de vista,
conozcan lo más importante acerca de este compuesto químico, su
papel en nuestra fisiología, así como los perjuicios que, por herencia o por circunstancias ambientales, puede ocasionarnos. Otro
aspecto significativo de este libro es que pretende dar respuesta a
las preguntas de muchas personas con cantidades anormales de
colesterol en su sangre y que carecen de información acerca de cómo
actuar al respecto. En este libro pretendemos responder a las diversas preguntas que las personas se hacen acerca de este compuesto, a nuestro juicio mercadotécnicamente sobreexplotado, ya
que sólo un conocimiento fundado nos puede ayudar a predecir
situaciones y a tomar las decisiones que resulten pertinentes.
II. ¿Qué es el colesterol?
El público está enterado de que tener alto el colesterol es malo
para la salud y, aunque hay personas que saben que éste se relaciona con las grasas, que obstruye las arterias y puede provocar infartos, la mayoría desconoce que se trata de un compuesto químico
indispensable para el funcionamiento normal de nuestro organismo, y en ocasiones piensa incluso que es una enfermedad.
¿Qué es el colesterol?
a) El colesterol es un compuesto químico.
b) El colesterol es un alcohol que pertenece al grupo de los esteroides. Es un esterol.
Los esteroides son compuestos a los que generalmente se les
clasifica como lípidos porque sólo se disgregan en disolventes orgánicos como el alcohol, el éter, la acetona y el cloroformo. Esto significa que no se pueden disolver en agua ni, por lo tanto, en soluciones acuosas como la sangre. Como veremos posteriormente, esto
es de suma importancia para comprender el transporte del colesterol en nuestro organismo. En realidad, la naturaleza química de
los esteroides es diferente a la de los demás lípidos. Los esteroides se
121
pueden clasificar también como derivados de un hidrocarburo: el
escualeno.
La molécula del colesterol está compuesta por átomos de carbono, hidrógeno y oxígeno dispuestos en cuatro anillos unidos entre
sí y con una cadena lateral […] Este compuesto se presenta en la
naturaleza en dos formas: como colesterol libre o como éster, producto de la combinación de la molécula de colesterol con diferentes ácidos grasos.
El colesterol, aislado por primera vez en el siglo xviii, se encuentra ampliamente distribuido en los animales vertebrados e
invertebrados. En los animales superiores se halla en todos los tejidos, pero las concentraciones más elevadas se dan en el cerebro, el
hígado, la piel y las glándulas adrenales.
El colesterol es componente fundamental de las membranas de
muchas células animales; cuando una célula se divide o se rompe tiene que formar una membrana nueva y para ello necesita colesterol.
Este compuesto se encuentra también en las lipoproteínas del plasma sanguíneo, de las cuales hablaremos luego con más detalle.
La célula puede fabricar colesterol en su citoplasma a partir de
compuestos sencillos como el ácido acético, pero también puede tomarlo de la sangre. Esto fue demostrado en 1973 por Joseph L.
Goldstein y Michael S. Rown, de la Universidad de Dallas, quienes
recibieron el premio Nobel de medicina y fisiología en 1985.
Además de servir como elemento estructural de diversas membranas, el colesterol es precursor importante de muchos otros esteroides biológicamente activos, como los ácidos biliares, numerosas hormonas y la vitamina D3.
El colesterol tiene otro efecto biológico no menos ofensivo.
Junto con otros lípidos puede depositarse en las paredes internas
de las arterias, bloqueándolas, y llegar a ocasionar accidentes cardiovasculares como el infarto de miocardio. Posteriormente analizaremos con detalle el papel del colesterol como factor de riesgo en
esta enfermedad.
El colesterol es también un nutrimento, esto quiere decir que está
presente de manera constante en nuestra dieta y que, además, cumple varias funciones metabólicas (como ya mencionamos, está relacionado con la fabricación de las sales biliares y de las hormonas esteroides en nuestro cuerpo). Como el organismo puede fabricarlo, el
colesterol pertenece a la clase de nutrimentos dispensables en la
dieta; esto es, no es forzoso consumirlo, el individuo normal es capaz de producir el necesario para sus requerimientos metabólicos.
El colesterol producido dentro del organismo recibe el nombre
de colesterol endógeno (que se origina en el interior); el que el
122
organismo recibe con la dieta se conoce como colesterol exógeno
(que se origina fuera).
[…]
III. El colesterol como factor de riesgo
Sin embargo, el colesterol no siempre es tan benéfico. En los países industrializados las enfermedades cardiovasculares constituyen
la primera causa de mortalidad; el riesgo de morir por infarto cardiaco es mayor que el de morir por cáncer. Esto ha hecho que
muchos científicos se dediquen a investigar las causas del infarto.
Desde hace tiempo los cardiólogos han identificado la ateroesclerosis como la causa principal de esta enfermedad. La ateroesclerosis no conoce fronteras, está en cualquier parte del mundo; no
solamente es la responsable de los infartos, sino también de accidentes circulatorios en el cerebro, el riñón y las extremidades.
Numerosos estudios señalan que existe una fuerte correlación
entre un nivel elevado de colesterol en sangre y el desarrollo de la
ateroesclerosis, y aunque no es el único factor que se relaciona con
la aparición de esta enfermedad, sí es uno de los fundamentales.
¿Qué es la ateroesclerosis?
Es una enfermedad degenerativa que se manifiesta por la deformación, en forma de abultamiento, de la pared interna de las arterias, con lo cual disminuye la luz de estos vasos (su diámetro interno).
A estos abultamientos se les conoce como ateromas, y se forman
por la acumulación anormal en las paredes de las arterias de glóbulos blancos (macrófagos y linfocitos), células musculares lisas,
calcio, plaquetas y abundante colesterol, además de otros compuestos químicos.
La formación de los ateromas empieza por el depósito de grasa
en forma de líneas o estrías en el revestimiento interno de las arterias. Luego, las estrías se transforman en placas fibrosas y, finalmente, se convierten en lesiones más complicadas. Aunque los
problemas clínicos debidos a la ateroesclerosis se manifiestan en la
edad adulta, el proceso de la enfermedad se inicia en edades tempranas. En individuos entre los 10 y 20 años de edad, que fallecieron por causas no relacionadas con la ateroesclerosis, se han podido observar estrías y vetas de grasa en la aorta y en las arterias
coronarias.
Cuando un ateroma se desarrolla, el diámetro interno de la arteria,
como ya dijimos, se estrecha. Como consecuencia, al tejido irrigado por dicha arteria le llega menos sangre y, por lo tanto, disminuye también el oxígeno (disuelto en ésta) que recibiría normalmente.
123
En el caso de las arterias coronarias, que son las encargadas de
irrigar el corazón, el déficit de oxígeno se traduce en un dolor
característico: la angina de pecho. Si las arterias coronarias se obstruyen totalmente, el tejido cardiaco deja de recibir oxígeno y alimentos, y muere. Esto es lo que se conoce como infarto al miocardio (el miocardio es el tejido muscular del corazón).
Desde hace varios años se sabe que un nivel elevado de colesterol en la sangre se relaciona directamente con el desarrollo de ateromas en las arterias coronarias. El paso siguiente en las investigaciones científicas al respecto ha sido averiguar ¿por qué se eleva el
nivel de colesterol en la sangre? y ¿cómo esto puede ocasionar la
ateroesclerosis?
En respuesta a la primera pregunta, estudios epidemiológicos
han demostrado desde hace tiempo que la elevación del colesterol
en la sangre está estrechamente correlacionada con el consumo
de grasas de origen animal. Éstas se encuentran en los huevos, la
carne y los productos lácteos (mantequilla, crema, quesos, entre
otros), que son consumidos en abundancia en los países industrializados. Durante la Segunda Guerra Mundial, en los países escandinavos y en otros muchos países europeos en la posguerra, la
mortalidad por infarto disminuyó en forma radical debido a la restricción de alimentos impuesta por el racionamiento, pues la gente tuvo menos oportunidad de comer alimentos ricos en grasas
animales (carne, mantequilla, huevos, etcétera).
Las grasas animales, a diferencia de las vegetales, contienen ésteres de colesterol, productos de la reacción de ácidos grasos con
este alcohol. En los organismos de los seres vivos los alcoholes más
frecuentes son el glicerol y el colesterol. Los ésteres del glicerol
son lípidos que conocemos como triacilglicéridos (anteriormente
llamados triglicéridos).
Como resultado de la lectura global, deberá anotarse en las
siguientes líneas una explicación de los temas que tratan los capítulos anteriores: _____________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Se recomienda, para conseguir la comprensión cabal del texto,
volver a leer los capítulos arriba reproducidos, ahora de forma
analítica, y responder:
124
1. ¿Cómo explica la autora el tema del colesterol en el contexto de la vida cotidiana?
2. ¿Por qué lo hace así?
3. ¿Qué crítica hace?
4. ¿Qué pretensión declara tener con su libro?
5. ¿Qué información nueva o desconocida por la mayoría
de las personas se proporciona sobre el colesterol?
6. ¿En qué parte del organismo humano se concentra el
colesterol?
7. ¿Qué efecto positivo tiene dicho compuesto en relación
con las membranas?
8. ¿De qué manera puede fabricar colesterol la célula?
9. ¿Qué quiere decir la expresión: “el colesterol es importante precursor de muchos otros esteroides biológicamente
activos”?
10. Si los ácidos biliares, numerosas hormonas y la vitamina
D3 son esteroides, ¿qué función tienen éstos?23
11. ¿Cuál es el primer efecto nocivo del colesterol?
12. En contraste, ¿qué función benéfica de este compuesto
se menciona enseguida?
13. ¿Por qué algunos organismos pueden no requerir colesterol exógeno?
14. ¿Cuál es la principal causa de mortalidad en los países
industrializados?
15. ¿Cuál es la causa de la mayoría de esos males?
16. ¿Qué relación tiene el colesterol con la ateroesclerosis?
17. ¿En qué consiste dicha enfermedad?
18. ¿Qué son las arterias?
19. ¿A qué se debe la formación de ateromas?
20. ¿Desde qué edad se puede empezar a acumular la grasa
en la aorta y las arterias coronarias?
21. ¿Qué daño provoca un ateroma en las arterias?
22. ¿Qué efecto tiene este fenómeno sobre el corazón?
23. ¿Cuál es la relación del colesterol con ese proceso?
24. ¿Por qué a una persona con problemas de colesterol se
le dice que tiene altos los triglicéridos?
23 Si el contexto resulta insuficiente, es necesario buscar el significado de esta palabra en un diccionario especializado en ciencia, concretamente en biología o genética.
125
25. ¿Qué orientación tiene el tratamiento del tema del colesterol en el libro de Victoria Tudela?
Identifiquemos las características de la reseña
A continuación se presenta una reseña del libro de Tudela, léase en forma global para observar cómo está construida.
El colesterol: lo bueno y lo malo*
Reseña
1. En la colección del Fondo de Cultura Económica, La
ciencia desde México, con el número 140 se ha publicado
el libro El colesterol: lo bueno y lo malo, dedicado a divulgar
los beneficios y las desventajas de este compuesto químico. Casi todos sabemos que el colesterol es nocivo para la
salud, pero no entendemos el porqué. El objetivo que se
propone la autora, Victoria Tudela, bióloga y genetista de
profesión, es explicar que el colesterol desempeña diversas funciones en los organismos vivos y que no todas son
nocivas.
2. Así, la autora define el colesterol como un compuesto químico, un alcohol del grupo de los esteroides, a los que se
les clasifica como lípidos que no pueden disolverse en
agua o en líquidos como el de la sangre, sino en disolventes orgánicos; por ejemplo, el alcohol o el éter, entre otros.
Esta característica explica lo nocivo que puede ser encontrar altas concentraciones de él en las arterias, pues es capaz de producir accidentes vasculares al obstruir el paso
de la sangre por esos vasos.
3. No obstante, el colesterol tiene varias funciones benéficas,
ya que es un componente fundamental de las células y,
por tanto, de las membranas. Cuando una de éstas se rompe, el colesterol es necesario para restaurarla. Las partes
de los animales vertebrados y de los seres humanos donde
se encuentra principalmente este compuesto son los teji* Victoria Tudela, El colesterol: lo bueno y lo malo, Fondo de Cultura Económica,
México, 1996 (colección La Ciencia desde México, 140), 73 pp.
126
dos del cerebro, el hígado, la piel y las glándulas adrenales. Esto significa que el colesterol es indispensable para el
buen funcionamiento del organismo, aunque en cantidades anormales resulta nocivo para la salud. Seguramente
esta información proporcionada por Victoria Tudela será
una revelación para la mayoría de las personas.
4. Otra función importante del colesterol, a decir de Tudela,
es la fabricación de las sales biliares, de numerosas hormonas y de la vitamina D3, sustancias fundamentales para
la salud. Un organismo normal produce el colesterol necesario para vivir, por eso puede prescindir de él en la alimentación.
5. Nos enteramos, gracias a la lectura de esta obra, que existen dos clases de colesterol: el que produce el propio
organismo, fundamentalmente el hígado, llamado endógeno, y el que procede de la dieta que se consume, denominado exógeno, y que viene de los alimentos. El colesterol a su vez produce vitamina D, cuya función consiste en
desarrollar y luego mantener los huesos en buen estado;
también genera sales biliares que forman la bilis, sustancia
indispensable para la digestión y absorción porque rompe
las grasas; asimismo, las hormonas esteroides también son
viables por la acción del colesterol y tienen efectos en los
tejidos de los testículos, ovarios y corteza adrenal. Sin estas hormonas no es posible la vida. Lo aquí señalado por
la autora me lleva a pensar que personas con un mayor
requerimiento de esteroides para contrarrestar enfermedades como el asma o el lupus, deberían ingerir más colesterol exógeno.
6. Sin embargo, advierte la autora que el exceso de colesterol en el organismo de un individuo puede convertirse en
enemigo de su salud. Algunas de las enfermedades cardiovasculares, en ciudades como la nuestra, constituyen la
primera causa de mortandad y están relacionadas con este
compuesto químico, que es un factor importante en el
desarrollo de la ateroesclerosis. Esta enfermedad consiste
en la obstrucción de las arterias, debido a una acumulación anormal de glóbulos blancos, plaquetas y colesterol
en las paredes de estos vasos. A estos abultamientos, llamados ateromas, se debe que el diámetro de las arterias
127
disminuya y que sus paredes se vuelvan frágiles, lo cual
puede ocasionar accidentes vasculares en cerebro y extremidades. Además, la sangre circula con dificultad y no
puede proporcionar oxígeno al tejido que irriga el vaso
obstruido. Por ejemplo, si las arterias que irrigan directamente al corazón, llamadas coronarias, están tapadas, el
tejido de este vital órgano, al desoxigenarse, muere, lo cual
se conoce como infarto al miocardio. La advertencia que
Tudela nos hace es una aportación fundamental, una llamada de alerta respecto a esta mortal enfermedad.
7. Las causas del exceso de colesterol en las arterias pueden
ser la grasa animal que se ingiere en la dieta, o factores
hereditarios que no tienen relación con los alimentos. Se
trata de una insuficiencia del organismo que no permite
la metabolización de este compuesto y para corregirla
será necesario un tratamiento médico. Su prevención se
facilita si se realizan periódicamente análisis de sangre.
8. Sin embargo, señala la autora que la alta concentración
de colesterol en las arterias no es la única causa de las enfermedades coronarias, a ésta habrá que sumar otras como la
hipertensión arterial: “Se cree que la presión arterial elevada contribuye a lesionar la pared interna de la arteria, con
lo cual, debajo de ésta, se facilita la formación de depósitos de colesterol y, posteriormente, de ateromas” (p. 35).
El cigarro y el estrés son otros factores que intervienen en
el desarrollo de las enfermedades coronarias aunque, según
afirma Tudela, se desconoce de qué manera afectan. La
obesidad y la falta de ejercicio también generan colesterol.
Una persona obesa es aquella que consume más energía
de la que gasta, a través de una ingesta de grasas y carbohidratos que se almacenan como grasas. Si a esto se añade la
falta de ejercicio, la acumulación será mayor. Por último,
los enfermos de diabetes que utilizan insulina, también elevan el riesgo de concentrar mayores cantidades de colesterol, debido a que la insulina inhibe la capacidad de metabolizar las grasas.
9. Los últimos capítulos del libro están dedicados a orientar
al lector en cuanto a la manera de disminuir las altas concentraciones de colesterol en la sangre, al presentar tablas
que explican la cantidad de este compuesto en los alimen128
tos de origen animal, y cómo se pueden sustituir mediante la ingesta de grasas vegetales.
10. A través de un lenguaje sencillo y claro, Victoria Tudela
explica en su libro qué es el colesterol, cuántos tipos existen, cuál es su origen y funciones, ayudando así a precisar un término sobre el que todos hablan pero pocos entienden. Quizá hubiese sido enriquecedor que la autora
definiera la diferencia entre ateroesclerosis y arterioesclerosis, pues mientras la primera queda muy bien definida;
la segunda, no; por momentos parece que significan lo
mismo, pero no es así.
11. En términos generales, considero que el libro es bueno
porque conduce lentamente al lector a conceptos difíciles de entender, ya que corresponden a procesos científicos complejos; además, la autora involucra a sus lectores
para que revisen sus niveles de colesterol mediante un
análisis de sangre y a seguir una dieta libre de grasa animal. De esta manera Victoria Tudela contribuye al objetivo principal de esta colección que es hacer accesibles los
conocimientos científicos a todos.
Comprendamos el texto
Para comprender el enfoque con el que la reseña alude a la
obra de referencia, será necesario responder a las siguientes
preguntas:
1. En el párrafo dos hay una definición del colesterol, ¿cuál
es la causa por la que éste puede ser nocivo para la
salud?
2. Buscar en los párrafos tres, cuatro y cinco las funciones
benéficas del colesterol y enlistarlas.
3. ¿Cuál es la relación entre el exceso de colesterol en las
arterias y las enfermedades cardiovasculares? Para contestar habrá que leer con cuidado el párrafo seis.
4. En el párrafo siete se explican las causas del exceso de
colesterol en la sangre: ¿cuáles son?
5. Leer el párrafo ocho y enlistar otras causas de las enfermedades coronarias.
129
Identifiquemos el género reseña
A. Es recomendable volver a leer la reseña con el fin de reconocer los elementos que la caracterizan. Mediante la realización
de la siguiente actividad, responder:
1. ¿Qué diferencia tiene este texto con los que aparecen en
los capítulos anteriores del presente libro; es decir, los
correspondientes al resumen y al comentario?
2. ¿Cuál es la función del primer párrafo?
3. ¿Qué datos menciona?
4. ¿Por qué puede decirse que este párrafo funciona como
una breve introducción?
5. En general, ¿qué temas abordan los párrafos del dos al 11?
6. ¿Cuál es su relación con el texto de referencia (El colesterol:
lo bueno y lo malo)?
7. ¿Por qué es necesario que estos párrafos aparezcan en la
reseña?
8. En general, ¿cómo es el lenguaje que utiliza la autora?
9. Antes de detenerse en los párrafos 10 y 11 es conveniente
leer, aunque sea en forma global, el capítulo cuatro que
trata sobre el comentario.
B. Leer cuidadosamente los dos párrafos arriba mencionados y responder:
1. ¿Hablan del contenido del libro o de sus particularidades?
2. Enlistar los aciertos del libro que señala la reseña.
3. ¿Se menciona algún desacierto? ¿Cuál es?
4. ¿Por qué puede relacionarse esta parte con el capítulo cuatro de este libro de géneros discursivos?
5. ¿Qué tipo de comentarios se hacen en la reseña y en qué
párrafos se encuentran?
6. ¿Qué aparece al final de la reseña?
7. ¿Cómo se le llama a esa serie de datos en cualquier libro?
8. ¿Con qué fin se anotan esos datos en una reseña?
Por último, completar:
1. El párrafo uno desempeña la función de ______________
130
2. Los párrafos del dos al nueve son el _________________
______________________ del contenido del libro reseñado.
3. Los párrafos 10 y 11 contienen un ___________________
______________________ del libro.
En síntesis, estas partes conforman la estructura de una reseña, además de la ficha bibliográfica.
4. En los párrafos _______, ________ y ________ también hay
comentarios.
El espacio donde más frecuentemente aparecen las reseñas, ya sea de textos literarios o científicos, es en la sección cultural de los periódicos. Las revistas normalmente tienen una sección dedicada a la publicación de reseñas sobre nuevos libros.
Como ya se ha mencionado, también pueden reseñarse otras actividades culturales o deportivas.
También es conveniente señalar que una reseña se puede
escribir bajo el título del libro, artículo, película, obra de teatro, etcétera, de que se trate y luego, como en el ejemplo con el
que acabamos de trabajar, la palabra “reseña”; sin embargo,
el reseñista puede elegir también un título de su creación que
sugiera el contenido de la obra tratada y haga alusión a las partes sobre las que se está comentando de manera más enfática.
5. Así, pues, hay que responder en las siguientes líneas, ¿cuál
es la función de una reseña?, ¿con qué objetivo se escribe?
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Produzcamos una reseña
Para ejercitarse en la construcción de este género se procederá
a elaborar una reseña del capítulo vi. “¿Por qué se eleva la concentración de colesterol en la sangre?”, del mismo libro sobre
el que se ha venido trabajando. Hay que leerlo primero en forma
global.
131
VI. ¿Por qué se eleva la concentración
de colesterol en la sangre?
La elevación del nivel de colesterol en la sangre puede ser resultado de diferentes factores. Algunos se atribuyen a condiciones ambientales y son modificables (como el caso de la dieta) y otros se deben a la naturaleza genética de la persona, lo cual no puede
modificarse, aunque sus efectos sí sean remediables.
Cuando una persona tiene el colesterol alto, lo primero que
investiga el médico es si las causas son modificables.
Causas no modificables
La influencia genética que determina la elevación del colesterol por
defectos en los receptores de ldl puede ser de dos tipos: cuando
está condicionada por genes que la persona haya recibido de uno
solo de sus padres o cuando ambos progenitores le hayan trasmitido genes a la vez. Desde luego que es más grave que ocurra esto último,
pero también es mucho menos frecuente. La probabilidad de que
una persona pertenezca a este grupo es una en un millón; en cambio, la probabilidad de que genes defectuosos afecten su colesterol
es de una en quinientas. Los hombres afectados por esta última
situación genética en ocasiones desarrollan enfermedad coronaria
entre los 30 y 50 años de edad; las mujeres, entre los 50 y 60 años.
[…]
Las personas que han heredado genes defectuosos de ambos
progenitores son proclives a sufrir infartos fatales durante la adolescencia.
Se han descubierto otros errores en la información genética
que afectan a las lipoproteínas y que, por lo tanto, influyen en la
concentración del colesterol en la sangre.
Se ha comprobado científicamente que los valores de colesterol
sanguíneo en un niño pueden predecir cómo se comportará éste
cuando sea adulto: niños con niveles de colesterol elevado para su
edad serán adultos con colesterol elevado (mientras no se intervenga para controlar esta situación). Un estudio realizado a lo largo de 15 años sobre el comportamiento del nivel de colesterol
plasmático en 2 000 niños demostró que los factores genéticos empiezan a actuar a edad temprana, con lo cual es posible detectar a
buen tiempo a los individuos con riesgo e iniciar algún tratamiento de control. Generalmente, los casos de colesterol elevado por causas de origen genético tienen que ser atendidos por especialistas,
tanto de la medicina como de la dietética.
La pertenencia al sexo masculino es uno de los factores no
132
modificables que determinan las diferencias en las concentraciones de colesterol sérico. El sexo de la persona es un factor de riesgo, pues la frecuencia de la enfermedad coronaria es cuatro veces
más elevada en los hombres que en las mujeres de entre 30 y 50
años y dos veces más durante la vejez.
Otro factor no modificable, aunque muchos opinen lo contrario, es la edad. La edad es un factor difícil de considerar. La media
de las cifras de colesterol total y de colesterol de ldl aumenta aproximadamente en 40 mg/ml entre los 30 y 40 años de edad.
Causas modificables
Diferentes estudios epidemiológicos han indicado que la alimentación se relaciona en gran medida con la concentración de colesterol en la sangre.
Existe un estudio notable realizado con un grupo numeroso de
japoneses que emigraron de su país a California. Antes de establecerse en ese estado el grupo se asentó por un tiempo en Hawai. Se
observó que las personas experimentaron un aumento en la mortalidad coronaria a medida que se alejaban de Japón, que dicha
enfermedad iba acompañada de un aumento del colesterol en la
sangre y que la cantidad de este compuesto era mayor a medida
que la población se acercaba a California. ¿A qué se debía esto? Se
comprobó que estos emigrantes empezaron a consumir más lípidos saturados y colesterol y menos carbohidratos y alcohol de lo
que acostumbraban cuando vivían en Japón; es decir, que el incremento de colesterol se debió a los cambios en la dieta.
Además, a pesar de que su alimentación resultaba más pobre en
energía total de cómo había sido en su país de origen, estos emigrantes subieron de peso porque hacían menos ejercicio físico.
Todos estos factores debieron intervenir en el aumento de sus niveles de colesterol.
Ya mencionamos el caso de la población escandinava en la cual
el cambio hacia una alimentación más restringida en lípidos durante la Segunda Guerra Mundial favoreció que se redujera el número de casos de enfermedad coronaria.
Durante la década de los 50 se empezó a creer que los lípidos
eran los responsables de la arterioesclerosis. Por esa época se demostró que si se consumían más grasas de origen vegetal que de animal disminuía la concentración de colesterol en la sangre. Sin embargo, el papel de las grasas no quedaba bien definido, aunque hoy
ya se puede establecer una correlación directa entre la concentración de triglicéridos y de colesterol en el suero.
Las investigaciones epidemiológicas sistemáticas orientaron la
133
atención hacia el colesterol. Los resultados no dejaron dudas:
cuanto más colesterol se consumía, mayor era su nivel en la sangre.
Aunque esto resulta obvio en estudios de población, no lo es tanto
cuando se comparan individuos, pues a partir de determinada cantidad de colesterol ingerido (arriba de 400 mg diarios) todos los
individuos presentan aproximadamente las mismas cifras. Es decir, un estadounidense que ingería en 1984 un promedio diario de
600 mg podía presentar las mismas cifras de colesterol que otro ciudadano que consumiera 400 o 500 mg. Se calcula que un cambio
de 100 mg de colesterol en la dieta por cada 1 000 kilocalorías modifica en 12 mg/dl la concentración de colesterol en la sangre.
Algunas enfermedades pueden contribuir a elevar los niveles de
colesterol sanguíneo. La diabetes, el funcionamiento deficiente de la tiroides o del riñón, la enfermedad obstructiva del hígado,
son padecimientos que elevan las tasas de colesterol. Aunque existe
en algunas personas la inquietud acerca de la relación entre el colesterol y el cáncer, por ahora no hay evidencias que la confirmen.
Los médicos deben hacer una evaluación clínica de las personas con colesterol elevado para definir sus causas y establecer así el
diagnóstico correcto.
Ciertos medicamentos contribuyen también a elevar el colesterol
sérico, entre ellos están algunas medicinas que se usan para bajar
la glucosa en la sangre, las progestinas y los esteroides anabólicos.
A. Luego de una primera lectura ya se podrá precisar el
tema que la autora trata en este capítulo y su relación con el
colesterol. Escribirlo en las siguientes líneas:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
B. Invitamos al lector a volver al texto para realizar la lectura
de comprensión, después de hacerla se observarán los aspectos
más relevantes del capítulo vi de El colesterol: lo bueno y lo malo,
lo que permitirá escribir posteriormente la reseña:
1. Identificar los párrafos introductorios y los de conclusión.
2. Localizar la idea directriz o principal en este capítulo.
3. Reconocer los argumentos o razonamientos con que Tudela sustenta su planteamiento.
4. Distinguir las ideas principales de introducción, argumentación y conclusión por medio de las operaciones propias del re134
sumen: omitir, seleccionar, integrar y construir, cuando sea
necesario (para esta parte remítase al capítulo iii de este libro).
5. Plantear los comentarios en las partes que se consideren
pertinentes por ser éstas las que le impulsan a dar una opinión o juicio valorativo (para revisar cómo organizar los
comentarios, conviene que estudie el capítulo iv del libro).
C. Con la información que se ha obtenido de la actividad anterior, escribir la reseña. Se debe contextualizar la obra mediante la
ficha bibliográfica, precisar los datos respecto a la formación y
méritos de la autora y marcar claramente, por medio de comillas,
cuando se estén retomando las palabras e ideas de la misma.
D. Ya escrita la reseña, recomendamos trabajar con el capítulo
vii y último de este libro, pues ayudará a identificar y corregir los
errores de redacción. Una vez hecho esto, es conveniente volver
a leer la reseña en voz alta y realizar las correcciones necesarias.
RECAPITULEMOS
Reflexionar acerca de lo aprendido en este capítulo.
1. ¿Cuál es la utilidad de las reseñas?
2. ¿En qué otras situaciones se pueden construir reseñas?
3. ¿Qué tipo de lectura es recomendable hacer primero cuando
se pretende reseñar un texto?
4. ¿Cuál es la finalidad de este género discursivo?
5. ¿Cuál es el paso siguiente? y ¿para qué resulta necesario realizarlo?
6. ¿Qué elementos estructurales o partes formales debe tener
una reseña? Explicar el tipo de información que debe integrar
cada una de las partes.
7. ¿Qué importancia tiene el resumen para una reseña?
8. ¿Cuál es el papel que los comentariosjuegan en su elaboración?
Es importante subrayar, por último, que las partes que componen la reseña (introducción, resumen del contenido del libro que
se está trabajando y comentario crítico) no necesariamente deben
aparecer en ese orden; también se pueden intercalar tanto las opiniones o cometarios críticos, como información acerca del autor o
autora de la obra reseñada, a lo largo del texto.
135
VI. El ensayo
Rosaura Hernández Monroy
Introducción
En incontables ocasiones nos hemos desplazado de un lugar a otro de la ciudad en la que vivimos, utilizando diversos medios de transporte; en esos largos lapsos de tiempo nuestra cabeza deambula de una idea a otra, nos preguntamos cosas,
observamos a la gente, repasamos las actividades que debemos
realizar ese día, recordamos los pendientes que quedaron de la
jornada anterior; en fin, nuestro cerebro está siempre activo,
pensando.
En una ocasión en que regresaba de la Universidad hacia mi
casa, abordé un autobús urbano, era temprano y estaba semivacío; mi vista distraídamente se encontró con el semblante de
un joven apuesto que leía una revista deportiva. Sus finos rasgos me hicieron recordar a Narciso, el personaje de la leyenda
griega, quien diariamente contemplaba su propia belleza en
un lago. Estaba tan fascinado consigo mismo que un día se cayó
dentro del lago y murió ahogado. En el lugar donde cayó, nació una flor que fue llamada como él.
Oscar Wilde, al rememorar esa historia siglos más tarde,
creó un final diferente; según él las Oréades —diosas del bosque— vieron aquel lago de agua dulce transformado en un
cántaro de lágrimas saladas. Extrañadas por ese cambio, lo interrogaron y él les contestó: “lloro por Narciso porque cada vez
que él se inclinaba sobre mis márgenes, yo podía ver en el fondo de sus ojos mi propia belleza reflejada”.
Realmente, sobre esa leyenda griega se podría realizar una
larga reflexión acerca de la belleza humana, los vínculos de
amistad, la egolatría; incluso, sobre la transmisión de la mitología antigua hasta la actualidad. A través de este capítulo incursionaremos en uno de los quehaceres humanos más importantes que es la reflexión, y veremos cómo a través de ella
podemos llegar a ideas originales susceptibles de materializar
en un ensayo.
Para la realización de ensayos es común apoyarse en ideas
136
de diversos autores, expuestas en varias obras. Cuando nos encontramos ante ese puñado de hojas impresas, generalmente
no sabemos cómo enfrentar el cúmulo de nociones que incluyen, las cuales más de una vez nos hacen sentir perdidos en un
laberinto. A lo largo de este capítulo revisaremos la metodología que nos posibilitará resolver este problema y permitirá organizar un ensayo coherente.
Exploremos un libro
Trabajaremos ahora con el libro número 1 de la colección La
Ciencia para Todos, titulado Un Universo en expansión, de Luis F.
Rodríguez (figura vi.1). Primero, debemos llevar a cabo un reconocimiento general del mismo, para hacer la predicción de
su contenido y no iniciar la lectura sin tener la menor idea acerca de lo que trata. Nuestro primer contacto visual es con la portada. Así que hay que observarla:
A. Con base en la observación anterior, responder las siguientes preguntas:
1. ¿Qué se visualiza primero en la portada?
2. ¿Qué interpretación se le puede dar a ese cúmulo de estrellas que se alejan del centro?
3. ¿Qué sugiere el título del libro?
4. ¿A qué atribuir el título de la colección La Ciencia para
Todos?
5. ¿Por qué razón el logotipo de la colección será la imagen
de ese personaje prehispánico, sentado delante de un
átomo?
B. Otro elemento que aporta información acerca del contenido de un libro es la contraportada. Leámosla:
Luis F. Rodríguez J. nació en Mérida, Yucatán. Estudió la licenciatura de física en la Facultad de Ciencias de la unam. Realizó el doctorado en Astronomía en la Universidad de Harvard, Estados Unidos. En su tesis doctoral presentó evidencia observacional en favor
de la existencia de un hoyo negro supermasivo en el núcleo de
nuestra Galaxia. En 1980 obtuvo el premio Robert J. Trumpler
137
Figura vi.1. Portada del libro de Luis F. Rodríguez, Un Universo
en expansión, Fondo de Cultura Económica, México, 1997 (colección
La Ciencia para Todos, 1), 110 pp.
de The Astronomical Society of the Pacific, el cual se otorga anualmente a la mejor tesis doctoral de astronomía. Ese mismo año fue
designado director del Instituto de Astronomía de la unam. Se le
han otorgado otros premios internacionales importantes.
El trabajo de investigación del doctor Rodríguez ha dado aportaciones particularmente importantes en el área de la formación
estelar, en el descubrimiento del fenómeno de los flujos bipolares,
la elucidación de la naturaleza de la fuente de energía de objetos
Herbig-Haro y la demostración observacional de la existencia de
discos alrededor de las estrellas jóvenes. Este último resultado es
particularmente imporante, pues implica que la formación de planetas es un fenómeno que ocurre en otras estrellas y no sólo en
nuestro Sol. También cuenta con una destacada labor en la divulgación de la ciencia.
Un Universo en expansión presenta en forma clara y amena una
introducción general al mundo de la astronomía, haciendo hincapié en los nuevos e inquietantes descubrimientos y avances en este
campo que, de un mundo ordenado, como se creía no hace mucho que era, se ha vuelto aún más extraño de lo que suponemos.
SECRETARÍA DE EDUCACIÓN PÚBLICA
FONDO DE CULTURA ECONÓMICA
CONSEJO NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA
Responder las siguientes preguntas en relación con la contraportada:
1. ¿Cuál fue la aportación que Luis F. Rodríguez realizó en
su tesis doctoral?
2. ¿Cuáles han sido las contribuciones del doctor Rodríguez
en el área científica?
3. ¿Qué enfoque se puede esperar en el tratamiento del
tema planteado en el título, considerando la formación
del autor?
4. De acuerdo con las instituciones que publican este volumen ¿cómo clasificarlo?
C. Una vez exploradas portada y contraportada, es conveniente abrir el libro y leer el índice general. Hay que hacerlo
con el del libro que estamos revisando.
139
ÍNDICE
Prólogo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Prefacio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
7
11
I.
II.
III.
IV.
V.
VI.
VII.
VIII.
IX.
X.
XI.
La Tierra, un lugar que no tiene nada de especial
El Sol, la estrella más cercana . . . . . . . . . . .
El nacimiento de una estrella . . . . . . . . . . . .
Las tres muertes posibles de una estrella . . . . .
La Vía Láctea: nuestra Galaxia . . . . . . . . . . .
Galaxias por doquiera . . . . . . . . . . . . . . . . .
Un Universo en expansión . . . . . . . . . . . . . . .
La Gran Explosión . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Evolución cósmica . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Las astronomías invisibles . . . . . . . . . . . . . .
La influencia de la astronomía sobre el desarrollo tecnológico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Una experiencia personal . . . . . . . . . . . . . . .
Vida inteligente en el Universo . . . . . . . . . . .
Existo, luego G = 6.67 × 10 -8 cm3 s -2 g -1 . . . . . . . .
Algunos descubrimientos recientes . . . . . . . . .
Tres enigmas de la astronomía contemporánea . .
13
16
19
28
35
40
46
48
55
58
Apéndice: la aportación mexicana a la astronomía . .
101
XII.
XIII.
XIV.
XV.
XVI.
64
69
74
81
88
96
Responder las siguientes preguntas con base en la observación del índice:
1. ¿Por qué abordará el autor a la Tierra y al Sol antes de
referirse al nacimiento de una estrella?
2. ¿Por qué será importante que aluda a continuación a las
galaxias?
3. ¿Qué significa que haya galaxias por doquier?
4. ¿Qué aspectos parece revisar el autor acerca de la evolución de los conocimientos astronómicos?
5. ¿Cuál será la relación de los temas que tratan sobre la
astronomía contemporánea, con el título del libro?
6. Por lo que deja ver el autor en el índice, ¿cómo está estructurado el libro?
Después de este primer acercamiento ha sido posible percatarse de quién es el autor, cuál ha sido su trayectoria académica
y qué aportaciones ha hecho en el terreno de la astronomía. Se
140
ha podido identificar el campo de conocimiento en el cual se
ubica la obra y lograr, seguramente, que los conocimientos
previos del lector en esta área se activen para tratar de comprender la información que se ofrece. Un Universo en expansión
es en verdad un título sugerente que remite a lo dinámico e inabarcable que es el espacio que nos rodea.
D. Luego de la realización de las tareas anteriores, se puede
iniciar un segundo recorrido en busca de mayor información.
La primera lectura obligada es la del prólogo de nuestro libro,
donde siempre un especialista, que no es el autor, presenta
contenidos y objetivos de la obra.
PRÓLOGO
Yo liberé a los mortales del temor a la muerte,
dándoles quiméricas esperanzas
Esquilo, Prometeo (525-456 a.C.)
El doctor Luis Felipe Rodríguez, nacido en Mérida, Yucatán, es
uno de los más jóvenes y distinguidos astrónomos de habla española. Realizó sus primeros estudios, primaria, secundaria y preparatoria, en su ciudad natal, una de las más bellas y atractivas de la provincia mexicana: la ciudad de las mariposas, por sus miles de veletas
que a lo lejos le daban a Mérida un aspecto etéreo y misterioso. Es,
además, el centro metropolitano de una de las zonas de mayor tradición cultural, tanto indígena como mestiza. Luis Felipe Rodríguez no podía escapar de sus antecedentes mayas; antropológica y
astronómicamente hablando, su “destino” era la astronomía.
El doctor Rodríguez hizo sus estudios superiores en la Universidad de Harvard, en donde en 1978 obtuvo el doctorado presentando la tesis Radio Recombination Line Observations of the Ionized Gas
in the Galactic Center. Esta tesis doctoral fue merecedora, en 1980,
del premio “Robert J. Trumper”, que se otorga a la mejor tesis doctoral de astronomía realizada en Estados Unidos.
Aunque entre los años 1973-1974 trabajó como ayudante de
investigador en el Instituto de Astronomía de la unam, no fue sino
hasta el año de 1979, después de doctorarse, cuando se le nombró
investigador titular de tiempo completo. En 1980, la Junta de Gobierno de la unam lo designó director del Instituto de Astronomía.
Teníamos y tenemos como director, al hombre más joven en la historia de la astronomía mexicana.
Rodríguez, ahora de 36 años, tiene un curriculum y una capacidad
141
de trabajo asombrosos: 35 artículos de investigación, la gran mayoría supervisados y aceptados por árbitros exigentes y publicados tanto en México como en Europa y Estados Unidos. Además, varios trabajos de investigación en prensa o en proceso de publicación. Un
gran número de trabajos de divulgación científica y resúmenes científicos publicados. Continuamente imparte conferencias tanto en el
Distrito Federal como en la provincia mexicana o en el extranjero.
Participa activamente en la formación de nuevos astrónomos y sugiere a sus colegas temas de investigación. Su vigor físico e intelectual son espectaculares y, honestamente, envidiables. Sobre todo, es
un joven ejemplar y tiene una larga y fructífera vida por delante.
También se le otorgó el premio “Henri Chrétien 1984” por trabajos en astronomía observacional, que se concede a través de la
American Astronomical Society.
El presente libro de divulgación, Un Universo en expansión, representa un intento serio para informar al público de habla española
sobre algunos aspectos de la astronomía y la astrofísica contemporáneas. Aunque su propósito es liberar a la astronomía moderna
de esa tendencia legendaria antropocéntrica y antropomórfica, es
difícil que lo logre cabalmente. La tarea divulgativa de todo proceso de evolución natural —especialmente en astronomía— nos lleva,
casi inevitablemente, a recurrir a analogías que no dejan de tener
un profundo sentido antropomórfico. Copérnico desplazó a la Tierra del centro del Sistema Solar y del Universo; sin embargo, el Sol
quedaba como centro de nuestra Galaxia. Shapley, llamado el Copérnico del siglo xx, demostró que el Sol es tan sólo una de tantas
millares de estrella ubicadas en un lugar “insignificante”, lejos del
centro galáctico. No obstante el gran Shapley indicó, por algún
tiempo, que no existían galaxias externas a la nuestra.
Actualmente, la mayoría de los científicos postulan la formación de las estrellas mediante un proceso de contracción gravitacional y se cree en la expansión del Universo a partir del átomo
primigenio del abate Lemaître. El Premio Nobel de Física 1970,
Hannes Alfven, señala con ironía y severidad el conflicto entre la
mitología y la ciencia, pero él mismo queda al borde del abismo.
Al leer las pruebas de imprenta del libro de divulgación de Luis
Felipe Rodríguez, vuelvo a pensar en el reto al que nos enfrentamos ante una ciencia que sólo puede sobrevivir si se concibe como
un proceso infinito, que día con día se supera y que nunca termina. Ésta es la característica fundamental de toda verdadera ciencia: siempre debe y puede superarse, siempre será mejor. Esto la
distingue de otras tareas intelectuales, especialmente algunas áreas
de las humanidades y de las artes. No podemos decir que los hu-
142
manistas, escritores o artistas del presente sean mejores que los del
pasado. En cambio, la ciencia actual es mejor que la pretérita y la
del futuro será superior a la presente.
Guillermo Haro
E. La lectura anterior permite contestar las siguientes preguntas:
1. ¿Cuál es el objetivo del libro?
2. ¿Qué representa esta investigación en el contexto general
de la astronomía?
3. ¿Cuál fue la aportación determinante de Copérnico?
4. ¿Qué postulado científico permite al autor hablar de Un
Universo en expansión?
F. Hay un prefacio en este libro, tipo de texto introductorio,
que el propio autor escribe a su obra. Leerlo permite ampliar
la información relacionada con el contenido de la misma.
Enseguida se reproduce con este fin.
Prefacio
Son dos las razones principales que me llevaron a escribir este
pequeño libro cuyo fin es presentar los más importantes descubrimientos astronómicos de nuestro tiempo: 1) Como astrónomo
profesional quiero compartir con otras personas el placer que me
causa el conocimiento de tales hallazgos. Creo que constituyen
uno de los aportes fundamentales del siglo xx a la cultura humana
y, por lo tanto, deben ser divulgados tan profusa y adecuadamente
como sea posible; 2) Creo también que todos los seres humanos
necesitamos interesarnos en algo misterioso, aún sin resolver, algo
que parezca estar más allá de nuestras capacidades. Los científicos
satisfacemos esa necesidad al afrontar los problemas que estudiamos. Por desgracia, muchas personas de pocos escrúpulos se han
aprovechado de esta inquietud tan humana al explotar en libros y
otros medios de comunicación temas tales como la astrología (predicción del futuro mediante horóscopos), los ovni, la percepción extrasensorial, etcétera.
Sería casi imposible enumerar las decenas de libros que sobre
tales pseudociencias se han publicado, muchos de los cuales han
alcanzado gran éxito. Aun cuando algunas de las pseudociencias
ciertamente ameritan un estudio cuidadoso, también es cierto que
143
las pruebas que presentan en su favor son escasas, irreproducibles
y, en muchos casos, falsas. Considero que el público también podría saciar su sed de misterio al fijar su atención en los fenómenos
fascinantes que la astronomía y las otras ciencias ponen al descubierto. Además, éstos tienen la ventaja de ser auténticos. ¿Acaso no
es extraordinario que conozcamos y estudiemos el nacimiento, la
vida y la muerte de las estrellas? ¿No es también notable que experimentos contemporáneos sugieran la existencia de los hoyos negros, regiones irremediablemente separadas de nuestro Universo?
¿No es digno de atención el hecho de que toda la materia del Cosmos, incluida la que forma nuestro organismo, tuvo origen en una
gran explosión cuyos efectos pueden medirse aún hoy por medio
de diversos experimentos? Estos son algunos de los temas cuyo
mejor entendimiento ocupa al astrónomo de nuestro tiempo. De
tales problemas y fenómenos quiero dar una descripción.
Escogí el título Un Universo en expansión porque no sólo nuestro
Universo físico se expande, también lo hace el universo de los conocimientos humanos. A ello contribuyen todas las ciencias pero
particularmente, la astronomía. ¿Hasta dónde llegaremos? En este
momento parecería que el único elemento que puede detener la
expansión del saber de la humanidad es la humanidad misma.
G. Una vez concluida la lectura, contestar lo siguiente:
1. ¿Cuál es la finalidad de este libro?
2. ¿Cuáles son las dos razones del autor para haberlo escrito?
3. ¿Por qué escogió el título de Un Universo en expansión?
4. ¿Qué predicción hace el autor en relación con el conocimiento humano?
H. Con este segundo recorrido se ha concluido la exploración general del libro con la cual se logró algo muy importante: poder predecir su contenido. Se invita a expresar dicha predicción en las siguientes líneas:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
_____________________________________________________
144
Leamos globalmente un texto
A. En los primeros seis apartados de su libro, el autor explica
cómo está organizado el Sistema Solar, la clasificación de los
planetas, la evolución constante del Universo y las características generales de una galaxia; el séptimo es el que da título a la
obra, con base en él se trabajará en los siguientes ejercicios.
Es conveniente leerlo de corrido, sin detenerse a aclarar
dudas ni a tratar de relacionar ideas, sólo pasar la vista lo más
rápidamente posible de un renglón a otro.
VII. Un Universo en expansión
En este Universo ocupado por galaxias de formas diversas, el astrónomo busca responderse las preguntas fundamentales: ¿de dónde
viene todo esto?, ¿a dónde va?
Pero en lugar de sentarse a esperar la iluminación divina que le
dé la respuesta, continúa su labor modesta. Sabe que su trabajo
puede referirse a algún tipo de estrella en particular, a algún fenómeno aparentemente poco importante y no a las grandes preguntas, pero está consciente de que todo nuevo conocimiento es una
pieza más del rompecabezas. Además, nunca se sabe cuándo el estudio sistemático de objetos aparentemente sin importancia puede
dar lugar a un gran hallazgo.
Durante la década de 1920, el astrónomo estadunidense Edwin
Hubble estaba dedicado a estudiar la luz emitida por las galaxias
externas. No se esperaba que esta luz tuviera nada de especial, después de todo, es simplemente la luz sumada de miles de millones de
estrellas como las que conocemos en nuestra Galaxia.
En efecto, el espectro de las galaxias que Hubble obtenía con el
telescopio de 100 pulgadas del observatorio de Monte Wilson era
lo esperado: la suma de la luz de un gran número de estrellas; sin
embargo, tenía algo de desconcertante.
Cuando la luz de una estrella es descompuesta espectroscópicamente, en el espectro resultante aparecen rayas oscuras, partes
que contienen menos luz que las adyacentes. La explicación de
estas rayas es sencilla: en la superficie de las estrellas hay una gran
cantidad de átomos, algunos pueden absorber luz de un color
bien determinado. En particular, el calcio produce dos rayas espectrales muy oscuras que son fáciles de distinguir en el espectro
de una estrella y, por lo tanto, de una galaxia. Para su asombro,
Hubble encontró que las rayas del calcio no aparecían en la región del espectro donde se esperaba que sucediera, que es la
145
región violeta, sino que aparecían corridas hacia la región roja, lo
cual significa que las galaxias que emiten dicho espectro se alejan
de nosotros velozmente. Este efecto de cambio en el color de la
radiación emitida por un cuerpo que se aleja del observador es
equivalente al cambio en el tono de la sirena de una ambulancia
cuando pasa junto a nosotros y después se aleja. A este efecto se le
llama efecto Doppler, en honor al físico austriaco que lo estudió
en gran detalle en el siglo xix.
Hubble continuó estudiando este fenómeno y encontró que, si
suponía que las galaxias que se ven más pequeñas en el cielo son
las más alejadas, eran éstas también las que se apartaban más rápido de la nuestra. Esto lo expresó matemáticamente en lo que hoy
conocemos como la ley de Hubble: v= HD.
En donde v es la velocidad de alejamiento de la galaxia en cuestión y D es su distancia a nuestra Galaxia. H es la llamada constante de Hubble.
¡Un Universo en expansión! Ciertamente, nadie se lo esperaba.
Es importante aclarar que, aun cuando las velocidades de alejamiento son enormes, las distancias son aún mayores, así que no
podemos apreciar directamente el movimiento de alejamiento de
nuestras vidas. Pero si viviéramos cientos de millones de años podríamos observar, a través de este lapso de tiempo, cómo las galaxias
se alejan cada vez más.
Este descubrimiento monumental llevaba a una cuestión importante: ¿qué fenómeno tan poderoso arrojó a las inmensas galaxias
en todas direcciones como si fueran gotas de agua?
Gracias a la colaboración de las mentes más lúcidas entre los
astrónomos de principios del siglo xx se llegó a la conclusión de
que nuestro Universo se originó en el pasado remoto por una titánica Gran Explosión.
B. Con base en la lectura, escribir en las siguientes líneas el
tema de este capítulo del libro de Rodríguez.
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Realizar una lectura más del mismo capítulo, esta vez de manera analítica y cuidadosa, en busca de las respuestas a las siguientes preguntas:
146
1. ¿Qué sentido tienen las preguntas que abren la reflexión
en este capítulo?
2. ¿Cómo definir qué es una galaxia?
3. ¿En qué consiste el efecto Doppler?
4. ¿Cuál es su aportación respecto a la comprensión del Universo?
5. ¿Por qué el descubrimiento del astrónomo Edwin Hubble
contribuyó a entender la forma en que el Universo se ha
expandido?
6. ¿Cuál es la idea central de este capítulo?
7. ¿Cuál es la conclusión a la que llegaron los astrónomos de
principios del siglo xx?
8. ¿Qué partes claramente diferenciadas es posible observar
en el capítulo?
9. ¿Cuál es la función de cada una de ellas?
Identifiquemos un ensayo
La lectura atenta de Un Universo en expansión induce a la reflexión
trascendente de que, aunque el ser humano no se percate, está
en constante movimiento y de que el Universo, a partir de una
gran explosión primigenia, se encuentra en expansión. Como
dijimos antes, después de la comprensión cabal de un texto se
puede realizar la reflexión detenida sobre algún aspecto en su
contenido que llame la atención al lector; así, partiendo de la
idea capital de que el Universo se expande, es posible deducir
que también el conocimiento del hombre, a través de miles de
años, se encuentra en constante expansión y es lo que determina la esencia humana.
A. Resultará interesante leer el siguiente ensayo, escrito a
partir de los planteamientos anteriores.
El conocimiento humano
A través de la historia el hombre se ha preocupado por el conocimiento. Desde épocas tempranas se visualizó el pensar reflexivamente como una característica esencial del ser humano; esta idea
trascendió en la antigüedad y fue condensada en el famoso cogito
147
ergo sum, de los latinos. Por ello, considero que el conocimiento ha
sido la piedra angular del ser humano. Martin Heidegger lo expresó claramente en ese bello texto llamado Serenidad:
De momento, sin embargo —no sabemos por cuánto tiempo— el
hombre se encuentra en una situación peligrosa en la Tierra. ¿Por
qué? ¿Sólo porque podría de pronto estallar una tercera guerra mundial que tuviera como consecuencia la aniquilación completa de la
humanidad y la destrucción de la Tierra? No. La era atómica es un peligro mucho mayor que amenaza, precisamente tras haberse descartado la tercera guerra mundial. ¡Extraña afirmación! Extraña, sin duda,
pero solamente mientras no reflexionemos sobre su sentido.
¿En qué medida es válida la frase anterior? Lo es en cuanto que la
revolución de la técnica que se avecina en la era atómica pudiera fascinar al hombre, hechizarlo, deslumbrarlo y cegarlo de tal modo que, un
día, su pensamiento calculador pudiera llegar a ser el único válido y
practicado.
¿Qué gran peligro se avecinaría entonces? Junto a la más alta y eficiente sagacidad del cálculo que planifica e inventa, coincidiría la indiferencia hacia el pensar reflexivo, hacia una total ausencia del pensamiento. ¿Y entonces? El hombre habría negado y arrojado de sí lo que
tiene de más propio, a saber: que es un ser que reflexiona. Por ello hay
que salvaguardar esta esencia del hombre, hay que mantener despierto
el pensar reflexivo.24
Como vemos, el conocimiento determina nuestra racionalidad y, por lo tanto, nuestra esencia. Por esta razón, la teoría del
conocimiento formó parte de la filosofía a lo largo de toda su historia; me gustaría realizar una revisión de esta mirada filosófica
acerca de cómo conoce el hombre, para de ahí inferir cómo este
saber, permeado socialmente, se ha ido desarrollado en forma
constante.
A lo largo de la historia de la filosofía ha estado presente un
antagonismo irreconciliable en las posturas frente al problema del
conocimiento. Por un lado, se ha partido de una actitud sensualista que coloca la experiencia sensible como la única fuente de nuestro conocer. La inició Demócrito de Abdera con la teoría de las
emanaciones y luego fue conducida por Protágoras cuando afirmó
que “el hombre es la medida de todas las cosas.”25
Por otro lado, Parménides afirmaba que “el pensamiento es
idéntico a su ser, pues nada es fuera del ser”26 otorgándole al pen24
Martin Heidegger, Serenidad, Gedisa, Madrid, 1986. p. 75.
Arnold Toynbee, El pensamiento histórico griego, Sudamericana, Buenos Aires,
1996, p. 146.
26 Ibid., p. 208.
25
148
samiento un carácter ontológico que había de desembocar en la
teoría de los dos mundos de Platón, quien planteó la existencia de
un mundo ideal y uno sensible. En el Cratilo, Platón pone en boca
de Sócrates las siguientes palabras: “… los demás animales no
observan nada de lo que ven ni razonan ni examinan con atención; pero el hombre, a la vez que ha visto, también examina con
atención y razona sobre lo que ha visto”.27 Por tanto, según este
filósofo, nuestra capacidad de conocer y analizar nuestro entorno
es la diferencia sustancial que nos distingue de los animales.
Le corresponde a Aristóteles haber hecho el resumen magistral
de todo el pensar griego, en él confluyen las tendencias sensualistas del conocimiento a las que suma las operaciones racionales, sin las
cuales no es posible la afloración del pensamiento. El Renacimiento, con la irrupción de la burguesía y su nueva mentalidad, se permitió dudar de la autoridad de Aristóteles e hizo nuevos hallazgos
en relación con el conocimiento. Posteriormente, Descartes en el
siglo xvii, y Hume en el siglo xviii, tornan la mirada hacia la interioridad de la conciencia para ver la idea o la simple percepción.
Aunque Kant tiene el mérito histórico de fijar los límites del
conocimiento científico, abre para el saber metafísico una tronera
en la que caben igualmente el subjetivismo y la irracionalidad. Más
tarde, con el materialismo dialéctico, surge una nueva posición
epistemológica que a la vez que coloca el material de nuestras percepciones como fuente insustituible para el acto de conocer, le
agrega un nuevo elemento: la actividad objetiva social. De ahí que
Marx afirmara: “No es nunca la conciencia lo que determina la
vida, sino es la vida lo que determina la conciencia”.28
En conclusión, el conocer es ante todo un punto de vista determinado por el sujeto, el objeto y la praxis social. Así, de toda esta
visión histórica del desarrollo del conocimiento podemos inferir
que a lo largo de todos estos siglos, el hombre ganó mucho en comprensión de su propia condición humana, al tener claro que la
cualidad que lo singulariza de toda la creación es su capacidad de
reflexión crítica.
Bibliografía
Heidegger, Martin, Serenidad, Gedisa, Madrid, 1986.
Marx, Karl y Friedrich Engels, Escritos sobre el lenguaje, Rodolfo
Alonso Editor, Buenos Aires, 1973.
27 Platón, Cratilo, Introd., versión y notas de Ute Schmidt, unam, México, 1988,
p. 26.
28 Karl Marx y Friedrich Engels, Escritos sobre el lenguaje, Rodolfo Alonso Editor,
Buenos Aires, 1973, p. 73.
149
Platón, Cratilo, Introd., versión y notas de Ute Schmidt. unam,
México, 1988.
Toynbee, Arnold, El pensamiento histórico griego, Sudamericana, Buenos Aires, 1967.
Varela, Francisco, Conocer, Gedisa, Madrid, 1988.
B. Para identificar las características del ensayo, es conveniente realizar las siguientes actividades:
1. Inferir el significado de la frase latina cogito ergo sum, considerando que se refiere al “pensar reflexivamente como
característica esencial del ser humano”.
2. Explicar por qué se emplea la expresión “piedra angular
del ser humano”, para referirse al conocimiento.
3. Si no se conoce el significado de la palabra “permear”, es
conveniente buscarlo en el diccionario y tratar de inferir
luego el sentido de la expresión “permeado socialmente”,
en el contexto del quinto párrafo del ensayo.
4. Esclarecer el significado de la palabra “sensualista”, considerando que alude a una actitud “que coloca la experiencia sensible como única fuente de nuestro conocer”.
5. Inferir el significado del término “ontológico”, considerando que se refiere al pensamiento “que es idéntico a su
ser, pues nada es fuera del ser”.
6. La palabra “magistral” se relaciona con “maestría”, responder ¿a qué se alude en el ensayo cuando se habla de
un “resumen magistral del pensamiento griego” hecho
por Aristóteles?
7. Relacionar la palabra “tronera” con el hecho de que ésta
se “abre” y de que por allí “se cuelan” tanto el subjetivismo
como la irracionalidad. Inferir luego su sentido.
8. Si la de Kant es una forma de explicar el origen y la fuente
del conocimiento, como lo fueron las de Aristóteles, Platón, Parménides, Protágoras y Demócrito, respectivamente,
¿qué significado tendrá la expresión “posición epistemológica”?
9. Señalar al margen —por medio de una línea— las partes
del texto que parezcan cumplir con una función diferenciada en relación con el contenido del mismo, y explicar
en qué consiste la diferencia.
150
10. Escribir sobre las líneas las palabras: introducción, desarrollo y conclusión, según corresponda, si las partes sirven para sustentar la idea principal, argumentan las ideas o concluyen respecto a dichos argumentos.
11. En el ensayo hay una postura, idea directriz o tesis, es
conveniente localizarla y subrayarla.
12. Descubrir cuáles son los argumentos que le dan sustento
a la idea central o directriz.
13. Definir cuál es la importancia del punto de vista del
autor en los ensayos.
14. Reflexionar sobre la función que tienen las citas textuales de los pensadores griegos incluidas en el texto.
15. Meditar acerca de la razón que hace necesario incluir la
bibliografía en un ensayo.
16. Opinar si este ensayo es original, o repite lo que usualmente se dice sobre el conocimiento.
17. Se esté de acuerdo o no con la tesis del autor, se solicita
en este punto expresar los argumentos propios al respecto.
18. Enlistar las características del ensayo, tanto en relación
con su estructura como con el enfoque y el manejo del
tema, así como respecto a la necesidad de conocer acerca de dicha temática a partir de los textos de otros, no
sólo del libro que haya motivado la participación en el
concurso, o la reflexión sobre cualquier tema en un contexto exterior a éste, sino de diversos estudiosos en la
materia.
C. Luego de haber reconocido las particularidades del ensayo
como género, se invita a definirlo a través de sus características:
Un ensayo es…
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Se puede verificar lo acertado de la definición escrita arriba,
consultando el glosario que aparece al final del libro.
Hay que tomar en cuenta que los ensayos deben tener un
título que sugiera o refiera directamente a su contenido, y que
151
pueden iniciar con algún epígrafe. Se llama así a la cita que se
hace de las palabras de otro autor, seleccionadas por el autor
del ensayo porque indican la intención de éste, el espíritu que
lo anima o el deseo de poner lo escrito bajo protección del
algún experto en la materia.
Produzcamos un ensayo
Tras hacer un recorrido por la construcción de un ensayo, ha
llegado el momento de aventurarse a la emocionante empresa
de escribir el propio. Con tal propósito es conveniente realizar
las siguientes actividades:
1. Elegir un tema sugerido por los textos leídos en este capítulo, que resulte interesante y sobre el que se tengan lecturas e información precedentes.
2. En relación con ese tema, adoptar una postura que se
convertirá en la propia tesis o idea directriz.
3. Plantear los argumentos que den sustento a dicha idea
tomándolos de los autores antes leídos, ya sea para apoyarse en ellos o para rebatirlos y defender los propios.
4. Escribir una introducción en que se presente el tema a
tratar, la tesis y una explicación, tanto de su importancia
como del enfoque con que se piensa desarrollar.
5. Al ir desarrollando la temática, expresar puntos de vista
personales al respecto. Contrastarlos con los de los autores que se hayan leído, “discutir” con ellos, puede resultar
que se esté de acuerdo o no con sus ideas. Es importante
defender las propias con base en argumentos.
6. A partir de lo planteado en la introducción y en los argumentos sustanciales con que se defendió el punto de vista
personal, escribir una conclusión.
7. Redactar el ensayo cuidando claridad, precisión y ortografía.
8. Recordar que es necesario incluir las citas textuales entre
comillas y escribir al pie de página la nota correspondiente, enlistando los datos del libro igual que se hizo en el
ensayo que nos está sirviendo de referencia.
9. Al final, integrar la bibliografía anotando las fichas de los
152
libros en orden alfabético, de acuerdo con los apellidos
paternos de los autores.29
10. Leer en voz alta el ensayo.
11. Comprobar que el texto sea congruente y esté cohesionado. Para ello se recomienda leer y trabajar el último
capítulo de este libro.
12. Pasar en limpio el texto y darle una presentación adecuada.
RECAPITULEMOS
Como en capítulos anteriores, es recomendable reflexionar sobre la
importancia del ensayo y revisar el propio proceso de aprendizaje.
1. ¿Qué ventajas ofrece este género para el trabajo académico?
2. ¿Por qué podríamos decir que favorece el desarrollo del
pensamiento?
3. ¿Cuál es el primer paso para escribir un ensayo?
4. Ya delimitado el tema ¿cómo se obtiene la información
necesaria y suficiente para organizarlo?
5. ¿De qué manera se deben leer los textos que sirvan de referencia?
6. ¿Cómo resumir y guardar la información obtenida, para luego integrarla al ensayo?
7. ¿Qué constituye la columna vertebral o idea directriz de un
ensayo?
8. ¿Cómo se sustenta y se defiende esa idea?
9. ¿Qué elementos deben integrar la estructura del ensayo?
10. ¿Con base en qué partes se ha de organizar éste?
11. ¿Cuál es la importancia de las notas al texto y la bibliografía?
12. ¿Cómo se procedió para revisar y corregir la escritura?
29 Conviene que para reforzar los detalles referentes a las notas al pie y la bibliografía, así como para constatar la diferencia entre el ensayo y otros géneros como la reseña y el resumen, se lean y trabajen los capítulos ii, iii, iv y v de este libro.
153
VII. El trabajo de corrección
Graciela Sánchez Guevara
Introducción
¿Cuantas personas han estado ante una pantalla de computadora o una hoja en blanco sin encontrar la forma de llenarla
con escritos salidos de pensamientos, ideas, conocimientos, puntos de vista? ¿En cuántas ocasiones han tenido que enfrentar la
difícil tarea de redactar?
Luego de un largo tiempo, la pantalla o la hoja siguen en
blanco porque la palabra o la idea no logran iluminar ese pensamiento, lo que con seguridad les significa la irremediable amenaza de tener que dejarla así, vacía, porque aunque se debe y
se desea escribir, pese a tener la información acerca de la cual se
ha de iniciar un texto, la musa-palabra que da la inspiración no
llega.
Habrá que preguntarse entonces sobre la angustia que han
de sentir los escritores cuya herramienta de trabajo, la palabra,
no se presenta en el justo momento y con la exacta dimensión.
Lo anterior conduce a recordar al célebre escritor Octavio
Paz, quien en su poema “Palabra” describe el estado de ánimo
en el que se encuentran todos aquellos que requieren de esta
herramienta para expresarse. Paz la define como la voz exacta
pero que sale equívoca, oscura y a la vez luminosa. La palabra se
torna traicioneramente fugitiva porque, o no aparece, o sale incontrolable cuando no existe la voluntad humana de nombrarla.
Se trata de invocar las palabras, de abrir las bocas para que
corran armónicas, para que discurran suavemente y vayan llenando los vacíos. Las palabras, entonces, toman la figura de
quien las emplea, delinean las imágenes de aquello o aquellos
a quienes describen, ellas también pueden estar plenas de sentido aunque parezcan vacías, definen las cosas, los espacios, a
los sujetos, y se pegan como lapas a los cuerpos; pero también
pueden abandonar, si se dejan de usar.
En cuántas ocasiones se ha rogado tan sólo por una palabra
que dé la pauta, aquella, la última y la primera. ¿Cuánto hay que
pelear con las palabras?, ¿cuánto se han odiado y amado o in154
cluso ignorado?; sin embargo, se depende de ellas y se buscan,
se atesoran, se juega con ellas, se las golpea, se las desdeña, se las
ha olvidado o se las ha callado; no obstante, ahí están, coqueteando, jugando también con aquellos que las requieren.
Cuántas veces las personas se han dispuesto a escribir lo que
les ha sucedido en el día, ya sea porque tienen la costumbre de
llevar un diario o porque en la escuela les encomendaron realizar una tarea en la que deben describir a una persona, un objeto, un paisaje, un personaje histórico; o emitir su opinión en
relación con algún libro, una película, una reunión familiar o
de amigos; o simplemente decir ¿cómo les fue en el día? cuando
preguntan sus padres; o bien, cuando deben, además de externar su opinión, recurrir a otros autores como referentes para
conseguir su objetivo, es decir, redactar acerca de algún tema.
No obstante la ausencia de las ansiadas palabras, de pronto
llegan como el torrente sanguíneo y le dan forma al pensamiento, es entonces cuando se comienza a redactar, surgen las
ideas y dejan su huella en el papel por medio de la escritura;
sin embargo, la tarea no termina ahí, habrá necesidad de revisar
el texto tras una noche, al menos, de descanso. Al día siguiente
seguramente se encontrará que las ideas no están correctamente expresadas, no se dijo lo que se quería o son confusas o sin
querer se calló lo que realmente se deseaba decir.
En este capítulo se invita al lector a que, primero, pierda el
miedo al papel en blanco para que se inicie en el fascinante
oficio de jugar con las palabras, con las ideas, con los pensamientos, con los puntos de vista, que los exponga sin temor a
ser criticado, lo importante en esta difícil tarea es el reto de
vencer lo vencible; y segundo, encuentre las herramientas para
superar los frecuentes errores de redacción y se habilite en la
escritura clara, concisa, precisa y con estilo propio.
Exploremos un libro
Es importante realizar una predicción del contenido del libro
número 133 de la colección La Ciencia para Todos titulado La
Salud de la población. Hacia una nueva salud pública, de Julio
Frenk, para después trabajar con el capítulo v. “Base de producción: ¿cómo generar nuevos conocimientos?” Por eso, como en
155
los capítulos anteriores, es conveniente realizar la lectura explorativa correspondiente.
A. Observar la portada (figura vii.1)
Conviene realizar las siguientes actividades:
1. Explicar qué sugiere la ilustración de la portada de acuerdo con la disposición de las imágenes, su forma, color y
textura.
2. Relacionar las imágenes que aparecen en la portada con
el título de la obra también incluido en la misma.
3. Explicar cuál es la relación entre el título del libro, La
salud de la población. Hacia una nueva salud pública, y el nombre de la colección La Ciencia para Todos.
B. Es conveniente también, como parte de la exploración,
leer atentamente el texto que aparece en la contraportada. En
seguida se reproduce:
La salud es un espacio, señala Julio Frenk, donde se encuentran la
biología y la sociedad, donde confluyen factores de estos dos aspectos de la vida humana, y la salud pública es una meta donde
esta vinculación cobra fundamental importancia.
La nueva salud pública debe suponer, entonces, un nivel de
análisis que parta de los fenómenos que se manifiestan en la población, de una orientación multidisciplinaria de la investigación y
de un interés fundamental en la transformación de la realidad.
Julio Frenk ofrece en estas páginas una “forma de pensar” la salud, un examen de los elementos necesarios para definir la naturaleza y la misión que deben tener la investigación, la enseñanza y
la práctica orientadas a la salud pública; es, pues, un libro de interés general, además de importante para todo aquel entregado al
estudio de las disciplinas que deben conjugarse en el ámbito de la
salud pública.
En esta obra el autor nos presenta una sistematización excelente del esfuerzo de varios años por renovar la salud pública, a base
de conjuntar la excelencia en la investigación, la pertinencia de
ésta para la toma de decisiones y la mejor forma para llevar a la
práctica las reformas necesarias: los fundamentos para la creación
de nuevas instituciones de salud pública.
156
Figura vii.1. Portada del libro de Julio Frenk, La salud de la población.
Hacia una nueva salud pública, Fondo de Cultura Económica,
México, 2003 (colección La Ciencia para Todos, 133), 166 pp.
Julio Frenk se graduó como médico cirujano en la unam; obtuvo su maestría en salud pública y en sociología, así como el doctorado en organización de la atención médica y en sociología en la
Universidad de Michigan. Fue director fundador del Centro de
Investigaciones en Salud Pública y, más tarde, del Instituto Nacional de Salud Pública. Es profesor titular “C” de la Facultad de
Medicina e investigador nacional nivel ii, y dirige el proyecto
“Economía y Salud” de la Fundación Mexicana para la Salud.
También es autor de numerosos libros, entre ellos el famoso Triptofanito.
C. En relación con el contenido de la contraportada, responder:
1. ¿Cómo concibe Julio Frenk la salud?
2. ¿Por qué la nueva salud pública que propone el autor del
libro tiene un interés fundamental en la transformación
de la realidad?
3. ¿Por qué el concepto de la nueva salud pública no se refiere sólo al ámbito de la medicina y de la enfermedad?
4. ¿Qué es lo que sugiere el autor que debe examinarse
cuando dice que la salud “es una forma de pensar”?
D. Como se ha venido repitiendo, el contenido del índice es
básico en la exploración de un libro, de aquí la conveniencia
de leerlo.
ÍNDICE
Dedicatoria . . . . . . . . .
Prólogo. Guillermo Soberón .
Proemio. Avedis Donabedian
Prefacio. Julio Frenk . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
[7]
9
14
17
Introducción: La salud como punto de encuentro
Salud: biología y sociedad . . . . . . . . . . . . . .
El renacimiento de la salud pública . . . . . . . .
Elementos de una tradición intelectual . . . . . .
Organización del libro . . . . . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
25
26
28
32
33
158
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Parte Primera
Base conceptual:
¿qué es y qué estudia la nueva salud pública?
[35]
I. La salud pública: campo del conocimiento y ámbito para la acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
Definición de salud pública . . . . . . . . . . . . . . . . 38
Los modelos conceptuales en la salud pública . . . . . . 53
II. El universo de la nueva salud pública . . . . . . . . 56
Las dimensiones fundamentales . . . . . . . . . . . . . . 56
Los fenómenos sustantivos de la salud pública . . . . . . 58
III. La dinámica de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
La transición de la salud . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
Los retos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 97
IV. La respuesta social organizada: los sistemas de
salud. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
Los temas de los sistemas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
¿Qué es un sistema de salud? . . . . . . . . . . . . . . . 102
El papel del Estado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
¿Para qué sirven los sistemas de salud? . . . . . . . . . . 123
Parte Segunda
Producción, reproducción y utilización del conocimiento
[129]
V. Base de producción: ¿cómo generar nuevos conocimientos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Los problemas de la investigación . . . . . . . . . . . . .
Vínculos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VI. Base de reproducción: ¿cómo multiplicar el conocimiento? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
La crisis de las escuelas de salud pública . . . . . . . . .
Elementos de reforma . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VII. Base de utilización: ¿cómo traducir el conocimiento en acción? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Excelencia y pertinencia . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Puentes organizados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Ideas y acción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
131
132
140
141
142
143
148
149
156
160
VIII. Conclusiones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 161
159
Resolver, con base en el índice, lo siguiente:
1. Explicar la relación del título de la introducción “La salud
como punto de encuentro”, con el punto de reunión entre biología y sociedad.
2. ¿Cuál será la razón por la que el autor distribuyó el contenido de su libro en dos partes de cuatro capítulos cada una?
3. ¿Dicha distribución facilita la lectura y comprensión del
libro?
4. ¿Por qué?
5. ¿Con qué otros aspectos complementa el autor la nueva
concepción de la salud pública a que hace referencia?
6. ¿Por qué la base de la producción, reproducción y utilización del conocimiento sólo se refiere en el texto al de la
salud pública?
E. Leer el prólogo siempre es conveniente cuando se explora un libro, así que ¡adelante!
PRÓLOGO
He aprendido mucho de Julio Frenk. El tenerle cerca durante mi
gestión como Secretario de Salud, de 1982 a 1988, durante el gobierno de Miguel de la Madrid, me hizo adentrarme, con gusto y
disfrutando plenamente, en el fascinante campo de la salud pública. Por mejor decir, de esa nueva salud pública a la que nos introduce en su libro.
Aun cuando yo había tenido alguna oportunidad de probar el
gran atractivo de la acción sanitaria colectiva, fue hasta el año de
1981, después de más de tres décadas de ejercicio profesional, que
hube de empaparme, lo mejor que pude y mediante un gran esfuerzo, en el conocimiento de los fundamentos, el enfoque y los
efectos de la salud pública y, en especial, de la administración de
los servicios de salud, a fin de cumplir con dos importantes cometidos que se me asignaron. El primero fue llevar a cabo una valoración de los servicios de salud de México y proponer formas de organizar un sistema de salud más eficiente y equitativo. El segundo
fue, precisamente, implantar las opciones aprobadas en octubre
de 1982 por el primer mandatario José López Portillo, en primera
instancia, y luego por el presidente electo Miguel de la Madrid,
una vez que el segundo tuvo a bien designarme titular de la Secretaría de Salubridad y Asistencia.
160
El reto al que tenía que enfrentarme era muy grande pues mi
experiencia profesional se había dado en otra dirección. Un tránsito breve por la medicina interna, con mayor énfasis en la endocrinología, me llevó a la bioquímica, disciplina en la que estuve
inmerso por veinte años en la Universidad de Wisconsin, en el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán” y en el Instituto
de Investigaciones Biomédicas de la unam, si bien en este último
año con más orientación a la biología molecular.
Dos años como coordinador de la Investigación Científica en la
unam y ocho como Rector de la misma institución, complementaron el tiempo previo al momento en que hube de salirle al paso a
la salud pública.
Así pues, mi experiencia, además de en la investigación biomédica, se había dado en la educación superior, en la administración
académica, en el manejo de los recursos humanos y financieros.
Pudiera añadir, por lo mucho que atañe a mi responsabilidad
como Secretario de Salud, que también tuve la ocasión de ejercer
algún liderazgo, sobre todo como Rector de nuestra Máxima Casa
de Estudios.
¿En qué forma había podido asomarme antes a la salud pública? Primero, por la vocación sanitarista de mi padre que fue un
destacado malariólogo; luego, cuando ayudé al maestro Salvador
Zubirán en 1956 a definir los primeros esfuerzos que se dieron en
el Hospital de Enfermedades de la Nutrición para abordar el estudio de la misma como problema de salud pública y en la formación de los primeros médicos nutriólogos; más tarde, cuando
Rector, pude seguir la acción innovadora de José Laguna en la implantación del plan de estudios de medicina general integral que,
en rigor, era un enfoque de la atención primaria a la salud, antes
de Alma Ata. Ciertamente, apenas había rascado la superficie de la
salud pública.
La Coordinación de los Servicios de Salud, que fue el organismo de vida efímera que propuso opciones para integrar un Sistema Nacional de Salud, me dio la ocasión de adentrarme, sobre
todo, en la investigación en políticas y sistemas de salud, pues hubo que realizar varios trabajos en esta área para llevar a cabo la
misión que se me había encargado. Estudié cuanto pude. Bien recuerdo el libro de Milton Roemer sobre el análisis comparativo de
sistemas de salud. Los trabajos de la Coordinación se plasmaron
en el libro Hacia un Sistema Nacional de Salud, que publicó la unam.
Estos antecedentes me proporcionaron el sustento para dar la
debida importancia a mi encuentro con Jaime Sepúlveda y Julio
Frenk, ambos a punto de doctorarse en el verano de 1983. Ellos
161
me abrieron una gran ventana hacia un panorama, si bien complejo e intrincado, a la vez promisorio y, en varios aspectos, alucinante. Con Jaime pude recurrir, más que nada por la naturaleza de la
función en la que me apoyó, a la epidemiología como plataforma
de importantes decisiones que debieron tomarse; particularmente
la emergencia del sida nos ilustró en varias cuestiones trascendentes. Con Julio pude incursionar con mayor consistencia en el ya
iniciado camino de la investigación en políticas y en sistemas de
salud. Los tres planeamos la creación del Centro de Investigaciones en Salud Pública; hubo que hacerlo a escondidas pues eran los
tiempos en los que pensar en nuevas estructuras era ir a “contrapelo” de la implacable compactación del sector público. Ese Centro se estableció en 1984 y se fusionó en 1987 con la Escuela de
Salud Pública de México, creada en 1922, y con el Centro de Investigaciones sobre Enfermedades Infecciosas, creado también en 1984,
para conformar el Instituto Nacional de Salud Pública en Cuernavaca, como organismo autónomo descentralizado de la ssa; ésta
fue una iniciativa de Julio Frenk.
La relación cotidiana con Julio a lo largo de mi gestión como
Secretario de Salud me hizo abrevar en la salud pública, pero en la
nueva salud pública de la cual nos habla en este libro. Quiso, pues,
mi buena suerte que tuviera yo a mi alcance, a través de Julio, este
valiosísimo instrumento.
Cabe aquí preguntar: ¿por qué nueva? El mismo Julio nos dice
que este calificativo no es reciente, pues fue aplicado al menos desde 1919. Sin embargo, hay en el enfoque ahora expuesto elementos novedosos. ¿Quiere esto decir, acaso, que se hacen nuevas
aportaciones a esa, desde antes, nueva salud pública? Más que complicarnos en disquisiciones semánticas quisiera destacar algunas
cuestiones que, a este respecto, me parecen importantes.
a) Lo fundamental para connotar la materia que concierne a la
salud pública es el nivel de análisis poblacional.
b) La salud pública es punto de encuentro de lo biológico y lo
social, el individuo y la comunidad, lo público y lo privado, el
conocimiento y la acción.
c) El universo de la salud pública comprende: áreas de aplicación (poblaciones, problemas, programas en salud maternoinfantil, gerontología, salud mental, dental, ambiental y ocupacional, salud internacional, entre otros); objetos de análisis
(condiciones de salud y respuesta social para contender con
ellas); y bases científicas (ciencias biológicas, sociales, de la
conducta).
162
d) La intrincada relación entre los factores determinantes de la
salud hace indispensable para su entendimiento, en cuanto
a su peso específico en el estado normal o patológico, que su
área de influencia sea visualizada en distintos niveles: sistémico, estructural, doméstico e individual.
e) La compleja respuesta social organizada, es decir, la forma
en que la sociedad responde para contender con las necesidades de salud, tiene como principales protagonistas al gobierno, a los trabajadores de la salud, tanto del sector público como del privado, y a los propios usuarios de los servicios;
las diversas modalidades que pueden identificarse en los distintos países resultan de la manera como esos protagonistas
se acomodan en relación a tres funciones primordiales: financiamiento, regulación (modulación, prefiere llamarle Julio) y prestación de los servicios.
f) La producción, la reproducción y la utilización del conocimiento son partes fundamentales en el ámbito de la salud pública. Precisamente, su vinculación y fomento hacen que la
salud pública ofrezca la recompensa, a quienes la cultivan, de
que es posible llevar el proceso de la investigación a la acción
hasta sus últimas consecuencias: el bienestar del ser humano.
La obra es, como se dice en forma explícita, de naturaleza conceptual. Pienso que esta es una importante contribución, pues
tener claridad en los conceptos con que trata la inteligencia humana es recorrer buena parte del camino del conocimiento, ya que da
pauta para profundizar, fundamentar y consolidar las ideas. Posteriormente, los conceptos se sustentan o no con base en los datos objetivos que son producto, sobre todo, de la investigación científica.
Todo lo explica Julio Frenk de una manera clara que hace la
lectura fácil, atractiva y amena. He dicho antes que aprendí
mucho de Julio por nuestra estrecha convivencia, pero también de
sus escritos, como lo prueba este libro.
Otro mérito de la obra es que haya pensado en cubrir los intereses de varios públicos. Creo que su lectura es obligada para las
personas comprometidas en el cuidado de la salud, estén o no trabajando directamente en la salud pública, para darse una mejor
idea de la sustancia de la disciplina, de sus alcances y limitaciones
y, más que nada, de sus perspectivas. Por otro lado, el libro La
salud de la población. Hacia una nueva salud pública puede ser y será
en muchos casos una iniciación al tema, pues me atrevo a predecir
que esta aportación de Julio Frenk tendrá otra particular virtud:
hacer proselitismo para la causa de la salud pública que verá
163
engrosadas sus filas con jóvenes talentos deseosos de proyectarse
en los cautivadores parajes de esa nueva salud pública.
Guillermo Soberón
Presidente Ejecutivo
Fundación Mexicana para la Salud
F. Ahora, responder acerca del prólogo:
1. ¿Por qué el autor del libro no escribió esta parte introductoria?
2. ¿Por qué es importante que Guillermo Soberón hable de
su propia experiencia como Secretario de Salud en el periodo gubernamental de Miguel de la Madrid, además de
referirse a su trabajo como investigador y rector de la unam?
3. ¿Qué relación hay entre las actividades desempeñadas por
el prologuista, el contenido del libro y su autor?
4. En la contraportada y en el título de la introducción se
ha observado una misma idea: la salud pública tiene un
punto de encuentro entre la biología y la sociedad ¿qué
otros elementos pueden complementar ese punto de encuentro?
5. ¿Por qué el universo de la salud pública no sólo se circunscribe a la medicina o al servicio que se proporciona
en las instituciones de salubridad?
6. ¿Por qué la nueva salud pública tiene como principales
protagonistas al gobierno, a los trabajadores de la salud,
tanto del sector público como del privado, y a los propios
usuarios de los servicios?
7. ¿Por qué la obra de Julio Frenk es considerada por Soberón, más de naturaleza conceptual que práctica?
8. ¿A qué se debe la estrecha relación entre la concepción
de la nueva salud y el financiamiento, la regulación y la
prestación de los servicios?
G. Con los elementos explorados decir de qué trata el libro:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
164
Leamos globalmente el texto
A. Es conveniente leer el siguiente capítulo sin detenernos, no
regresar a párrafos anteriores ni tratar de aclarar el significado
de palabras que no se entiendan.
V. Base de producción:
¿cómo generar nuevos conocimientos?
El edificio de toda tradición intelectual se construye con cuatro
elementos primordiales. Tal como se explicó en la introducción a
este libro, el primero se refiere a la base conceptual, la cual nos
permite especificar los límites de nuestro campo de investigación y
acción. Sobre tal cimiento, es posible levantar la producción, la
reproducción y la utilización del conocimiento.
En forma correspondiente a esa división, en la primera parte
del libro se ha intentado ofrecer una imagen integral sobre el
campo de la salud pública. Además de definirla, se han analizado
las áreas sustantivas que conforman su universo, así como los procesos que impulsan la dinámica de las condiciones y las respuestas.
Lo tratado en la primera parte nos permite reconocer el conjunto
de fenómenos sobre los cuales operan las dos facetas de la salud
pública: como campo del conocimiento y como ámbito para la
acción.
Pero no basta con un ejercicio conceptual. Tras haber definido
los objetos de análisis de la salud pública, es necesario preguntarnos acerca del desarrollo de la investigación científica que permita
producir nuevos conocimientos sobre dichos objetos. Además, es
preciso proponer formas innovadoras de reproducir el conocimiento y de superar las barreras que dificultan su uso como guía racional para transformar la realidad. Tales son los temas de la segunda
parte del libro. En este capítulo inicial analizaremos la generación
de conocimientos a través de la investigación en salud pública. El
siguiente capítulo reflexionará sobre la reproducción del conocimiento, principalmente a través de la formación de investigadores
y profesionales. Finalmente, el último capítulo abordará el reto de
la traducción de los resultados en acciones.
Los problemas de la investigación
Gran parte de la crisis de la salud pública se ha dado por la
debilidad de su base de producción científica. En efecto, la investigación en salud pública ha ocupado un lugar secundario comparada con la investigación biomédica o clínica. Para analizar las raíces
165
y las posibles soluciones a este problema, conviene distinguir dos
aspectos. El primero se refiere a las formas predominantes de
generar conocimiento científico; el segundo tiene que ver con el
diseño de las organizaciones dedicadas a la investigación. Pasemos
a considerar cada uno de ellos.
Investigación con misión
Además de los factores económicos y de las propias formas de institucionalización de la salud pública, es posible que gran parte del
rezago de la investigación en este campo se haya debido al modo
dominante en que la actividad científica se ha desarrollado, el cual
choca con el espíritu integrador que debe caracterizar a la salud
pública.
En el capítulo i aclaramos lo que debe entenderse por investigación y la diferenciamos de otros conceptos afines. Dentro de esa
definición amplia, hay varios modos de aproximarse a la realidad
para explicarla. En la actualidad se ha difundido una imagen convencional de que el progreso científico implica necesariamente la
fragmentación cada vez más fina de los objetos de estudio y la consolidación de disciplinas independientes.
Es innegable que la construcción de paradigmas especializados
ha permitido avances importantes del conocimiento científico, al
facilitar la identificación de fronteras claras en las cuales se concentran los esfuerzos de los investigadores de vanguardia. Así, la subespecialización del conocimiento produce economías de escala, al
evitar la dispersión de los escasos recursos humanos, materiales y
financieros, dedicados a la investigación. Más aún, el trabajo alrededor de preguntas estrechas, si bien sacrifica la amplitud, obtiene
ganancias en profundidad. Ello también facilita el desarrollo de
las instituciones académicas, pues permite consolidar comunidades
científicas cohesionadas alrededor de algún campo muy preciso.
No obstante sus ventajas, la parcelación del conocimiento como
base para organizar la investigación presenta varias limitaciones.
La más importante es que la integración del conocimiento se vuelve una tierra de nadie. Obviamente, la naturaleza no se encuentra
dividida alrededor de las preguntas de los investigadores. Por el
contrario, hay una integralidad en los fenómenos reales que plantea un reto fundamental al conocimiento científico. Gran parte
del desarrollo de la ciencia en Occidente se ha basado en un movimiento por desmenuzar analíticamente esa integralidad. Lo que
ha faltado es un movimiento paralelo de síntesis. Ahí se encuentra,
quizá, la razón principal de que la ciencia sea a menudo atacada
por reduccionista.
166
Como se verá con mayor detalle en el capítulo vii, la fragmentación del conocimiento plantea obstáculos severos a los usuarios
potenciales de la investigación, quienes por lo general tienen que
dar respuesta a problemas que no reconocen las fronteras arbitrarias impuestas por la subespecialización científica. Ello se manifiesta de manera particularmente nítida en campos como la salud
pública, que tienen un vínculo cercano con los problemas de la
población y con las instituciones creadas para resolverlos. En estos
campos aplicados, el decisor se enfrenta a problemas complejos
sobre los cuales demanda información integral, pero la oferta de
conocimiento científico se le presenta en pequeñas parcelas cuya
agregación resulta imposible para responder a sus necesidades. Se
crea, así, una brecha más entre la toma de decisiones y la investigación, que sólo termina por empobrecerlas.
Una forma de contrarrestar la tendencia hacia la fragmentación del conocimiento en el área de la salud es lo que podría
llamarse investigación orientada por misión o, más sencillamente, investigación con misión. Este concepto se refiere al desarrollo de un
esfuerzo de investigación que tiene como propósito modificar
algún aspecto de la realidad, a través de la producción de conocimiento y tecnología. Esa modificación de la realidad es, precisamente, lo que define la misión de la investigación. La investigación
con misión se funda en tres integraciones: a) de niveles de análisis,
b) de objetos de análisis y c) de disciplinas.
La integración entre niveles es posible porque, como vimos en
el capítulo i al explicar la tipología de la investigación en salud,
existe una unidad esencial de los objetos, ya que la única diferencia entre la investigación en salud pública y la biomédica y clínica
se refiere al nivel de análisis. Esto permite diseñar programas integrales de investigación que aborden un problema específico desde
el nivel subindividual hasta el poblacional. Pero además, es preciso
realizar una integración de objetos, de tal manera que se estudien
tanto las condiciones como las respuestas. El reto, entonces, es
seleccionar algunas de las áreas de aplicación que conforman el
universo en la salud pública, tal como fue explicado en el capítulo ii […], para desarrollar investigación que reúna los aspectos
biomédicos, los desarrollos tecnológicos, los ensayos clínicos, los
estudios epidemiológicos de campo y los análisis sociales y económicos sobre los servicios relativos a esa área. Desde luego, ninguna de estas dos clases de integración es posible sin la tercera,
que es la integración de las disciplinas. En efecto, la riqueza de la
salud pública es que se presta a la conjunción de las diversas ciencias biológicas, sociales y de la conducta, alrededor de un problema común.
167
Las ventajas de la investigación con misión sobre el modelo
fragmentario son múltiples. La generación de información completa respecto al problema es más rápida y eficiente, porque la integración del conocimiento se da desde la planeación de la investigación, en vez de ser algo que se intenta al final. Las implicaciones
prácticas de la investigación pueden ser identificadas y traducidas
en acciones más fácilmente. Así, la relación entre decisores e investigadores es de concertación alrededor de una misión compartida, más que de confrontación alrededor de formaciones y expectativas distintas. La formulación de prioridades y la integración de
grupos de investigación también se facilitan al contar con un foco
de atención definido. El financiamiento de la investigación se
vuelve más atractivo al ligarla a una misión clara. La colaboración
interinstitucional y multicéntrica se torna una necesidad. Por último, el conocimiento también avanza más rápidamente, al darse
una integración de enfoques y disciplinas alrededor de problemas
totalizadores.
Todas las ventajas plantean, al mismo tiempo, un enorme reto
para la nueva salud pública: superar el aislamiento para abrirse a
la interacción creativa con la investigación biomédica, la medicina
clínica y las ciencias sociales. A este respecto, resulta alentador el
consenso mundial que parece estarse generando en torno a la necesidad de impulsar la investigación en salud en los países subdesarrollados. Este consenso se refleja en el informe de la Comisión
de Investigación en Salud para el Desarrollo. Entre las principales
recomendaciones del informe destaca el impulso a la “investigación nacional esencial en salud”, esto es, aquella investigación que
todo país, no importa su nivel de desarrollo, debe realizar si aspira
a avanzar con independencia en la obtención de nuevos conocimientos sobre sus propios problemas de salud y en la superación
de la brecha entre el conocimiento y los logros. Aunque la mezcla
precisa de proyectos variará de un país a otro, la investigación
orientada por misión tiene importancia especial para llevar a cabo
dicha recomendación. La comunidad de la salud pública tiene la
responsabilidad de aprovechar el consenso emergente de que es
justamente el tipo de investigación que ella promueve, la que
el mundo de hoy exige.
Además de esta visión integradora, el desarrollo de una sólida
base de producción de conocimiento requiere de un esfuerzo por
crear y consolidar instituciones que tengan en la investigación una
de sus misiones esenciales. Ello abre un tema tan importante
como poco atendido: el diseño y desarrollo de organizaciones para
la investigación.
168
Organización de la ciencia y ciencia de la organización
Desde que la investigación científica dejó de ser una actividad realizada por individuos aislados y con medios más o menos improvisados, el problema de su organización ha adquirido prominencia.
Al igual que gran parte de la vida moderna, la investigación científica se realiza en instituciones complejas que cuentan con una
estructura formal, una elaborada división de las tareas y una serie
de procedimientos explícitos. Como señala Blau, la academia […]
sigue encarnando el ideal de la pequeña comunidad de sabios,
pero no refleja en absoluto la realidad de la enseñanza superior y
la investigación. De hecho, sería paradójico que la ciencia, expresión acabada de la racionalidad, escapara a lo que Max Weber vio
como la gran tendencia a la racionalización de la vida social, tendencia por la cual un número creciente de seres humanos nacen,
mueren y pasan la mayor parte de sus vidas en organizaciones
complejas.
No todas las organizaciones desempeñan su misión con igual
calidad o favorecen el desarrollo de los mismos valores. Por ello, el
asunto del diseño organizacional mejor adaptado a la actividad
científica reviste importancia crítica. Este asunto, sin embargo, no
es ni directo ni sencillo. Como apuntan Hakel y sus colaboradores,
existe una historia, una sociología e incluso, quizá, una psicología
de la ciencia, pero no una ciencia de la ciencia. Identificar el nicho institucional idóneo para algo tan complejo como la investigación científica se vuelve, así, un proceso de ensayo y error, cargado
de intuición, experiencia e incluso arte.
A pesar de ello, el estudio científico de las organizaciones —tema
central de la sociología moderna— ofrece el potencial de aplicar
sus hallazgos a la organización de la propia investigación científica.
Una lección de gran importancia es la necesidad de atender las
tres D de las organizaciones: diseño, desarrollo y desempeño. El diseño se refiere a la definición de la misión y el consecuente establecimiento de una estructura clara que incluya las responsabilidades de cada miembro de la organización, así como las líneas de
autoridad, comunicación, coordinación y control. El diseño organizacional es un proceso interno que generalmente es influido
por factores externos; por lo tanto, comprende los mecanismos
para lograr la mejor adaptación posible de la organización al entorno, incluso para influir sobre él. A su vez, el desarrollo organizacional incluye los procesos, tanto formales como informales, que
permiten a la organización cumplir con su misión, mediante la realización de las potencialidades de sus miembros y el establecimiento de vínculos mutuamente benéficos entre ellos y la organización
169
en su conjunto, así como entre esta última y su entorno. Por último, el desempeño organizacional alude a los resultados obtenidos
en términos de la efectividad y la eficiencia en el cumplimiento de
la misión y los objetivos.
La exposición detallada de todas estas dimensiones de la organización rebasaría con mucho los alcances de este libro. Por ello,
nos enfocaremos sólo en dos aplicaciones de los estudios organizacionales de la investigación científica. Ambas encierran elementos
básicos del diseño y el desarrollo de las organizaciones de investigación, que afectan su desempeño. La primera se refiere a los
esfuerzos de organización para mejorar la interacción entre los investigadores y los encargados de la toma de decisiones. Este asunto
será abordado en el capítulo vii. La segunda aplicación se expresa
en una serie de principios rectores para organizar la investigación.
Estos principios, que serán explicados a continuación, tienen el
propósito primordial de crear los incentivos necesarios para que
exista una carrera estable de investigación.
Ya sea que una institución se dedique exclusivamente a la investigación o bien, que la realice junto con otras funciones como la
educación y el servicio, un problema central de la organización se
refiere al riesgo de lo que puede denominarse la “fuga interna de
cerebros”. Este fenómeno, que quizá sea de mayor magnitud que
la fuga hacia el extranjero, consiste en que un investigador abandone la actividad científica por la administrativa, al enfrentarse a un
sistema de incentivos que privilegia ésta sobre aquélla. Nadie pone
en duda que un investigador que haya alcanzado una fase de madurez en su carrera deba ocupar posiciones dirigentes, sobre todo
en el propio campo de la investigación. El problema se suscita
cuando las recompensas económicas y de poder vencen las preferencias de un investigador por las labores académicas y lo fuerzan
a convertirse en un funcionario.
Es obvio que la fuga interna de cerebros afecta a todas las instituciones de investigación, particularmente en los países subdesarrollados. Sin embargo, el problema es especialmente agudo en
campos como la salud pública, que abordan problemas de alta
pertinencia a la misma administración hacia la que ocurre la fuga.
A fin de preservar los aspectos positivos de esta proximidad y al
mismo tiempo reducir el riesgo de la fuga de cerebros, el diseño y
el desarrollo de las organizaciones de investigación deberían incluir la adherencia a cuatro principios rectores: 1) El principio de
las carreras paralelas. 2) El principio de la autonomía académica.
3) El principio del sacrificio administrativo. 4) El principio de los
incentivos invertidos.
170
1) El principio de las carreras paralelas. Como resultado de una
tendencia a generalizar estructuras verticales de organización,
existe una concepción común que supone que en los organismos
de investigación [hay] una jerarquía integrada, en orden descendente, por director, subdirectores, jefes de departamento y, finalmente, investigadores. En contraste, el primer principio rector
indica que la carrera de investigador debe ser paralela —ni superior ni inferior— a la carrera administrativa.
Sin duda, los investigadores trabajan dentro de una unidad
administrativa y, por ende, quedan sometidos a su disciplina. El
aspecto que aquí se desea destacar es que el investigador debe tener una línea de carrera clara que incluya los distintos niveles de
investigador auxiliar, asociado y titular. Esta línea debe estar claramente diferenciada de la línea administrativa, de modo que la vía
de ascenso sea hacia los niveles superiores de investigador y no
hacia los puestos directivos.
De hecho, ambas carreras operan bajo supuestos de organización muy diferentes. En la administrativa, la autoridad se ejerce
jerárquicamente y se deriva del puesto. En la carrera académica, la
autoridad proviene de los conocimientos y la productividad científica; su ejercicio tiende a ser horizontal, dentro de un espíritu no de
jefes y subordinados, sino de colegas.
2) El principio de la autonomía académica. En teoría, una forma de
satisfacer el principio de las carreras paralelas sería la de diferenciar las dos líneas no sólo funcional, sino también profesionalmente.
Esto implicaría que, así como los investigadores de carrera ocupan
posiciones académicas, exclusivamente los administradores profesionales ocuparan los puestos directivos. La experiencia, sin embargo, ha demostrado que este enfoque del problema suele ser
poco satisfactorio.
En efecto, el trabajo académico tiene algunas particularidades
que difícilmente pueden apreciar quienes no lo han ejercido en
forma directa. Entre esas características especiales se cuenta el hecho de que la investigación requiere de un alto grado de autonomía, pues la mayor parte del proceso intelectual que lleva a un descubrimiento es desconocido y, como tal, no puede codificarse ni
reducirse a rutinas. Además, la buena investigación no se ajusta
fácilmente a las presiones coyunturales a las que el administrador
debe responder.
Quizá como resultado de la propia complejidad del trabajo académico, los investigadores suelen reconocer primordialmente la
autoridad derivada del conocimiento y del ejercicio previo de dicho trabajo. En consecuencia, cuando alguien ajeno a la investiga-
171
ción dirige un centro de producción científica, suele existir un
alto grado de desconfianza mutua entre investigadores y directivos, con el consiguiente desarrollo de conflicto.
La única forma de prevenir este conflicto es respetar la autonomía académica de los investigadores, lo cual implica, necesariamente, que los cuadros de mando de las instituciones de investigación
sean ocupados por investigadores.
3) El principio del sacrificio administrativo. Obviamente, existe
una contradicción potencial entre los dos principios anteriores.
Mientras que uno sugiere que las carreras de investigación y administración deben mantenerse separadas, el otro indica la necesidad de que los puestos directivos de los centros de investigación
sean ocupados por investigadores. La solución a esta contradicción es el principio del sacrificio administrativo, el cual señala
que el ejercicio de un puesto directivo no debe ser una recompensa para la persona que investiga, sino un sacrificio que ella
realiza como parte del compromiso con sus colegas —y con la comunidad científica en general— de preservar el principio de
autonomía académica.
4) El principio de los incentivos invertidos. A fin de que el principio
del sacrificio administrativo no quede como mera declaración retórica, debe contar con un corolario práctico. Este corolario es el
principio de los incentivos invertidos. Su punto de partida es que
el actual sistema de incentivos es tal que continuamente impulsa a
los investigadores a abandonar la carrera académica para pasar a
la administrativa, contribuyendo a la fuga interna de cerebros. En
el nivel más básico, esto se expresa en las más importantes diferencias salariales que suelen existir a favor de los puestos directivos y
en detrimento de los de investigación. El principio de los incentivos invertidos consiste precisamente en invertir este estado de cosas, de tal manera que en cada nivel de la carrera de investigador
exista un mayor incentivo para avanzar al siguiente nivel de esa carrera que para pasar a la carrera administrativa.
Vínculos
Mediante estos y otros principios de organización será posible
lograr para la salud pública un avance que en gran medida explique el despegue de la biomedicina; la profesionalización de la
investigación, esto es, la presencia de una masa crítica de talento
dedicado, de manera primordial, a la producción de conocimiento. Lo cual no significa, en modo alguno, que las personas que trabajan directamente en los servicios de salud no puedan realizar
investigación. Todo lo contrario. Para estas últimas personas la
172
investigación puede representar un componente central de su
labor, la cual sin duda se enriquecería por el apoyo de un cuadro
de investigadores profesionales.
La profesionalización de la investigación no significa tampoco
el aislamiento con respecto a los tomadores de decisiones. De
hecho, el diseño cuidadoso de organizaciones con las estructuras y
los incentivos para nutrir la investigación representa sólo un primer paso. Es indispensable, además, cumplir con la obligación social de transformar el conocimiento en acción, de tal modo que la
calidad de la investigación combine la excelencia científica con
la pertinencia a la toma de decisiones. Este será el tema del capítulo vii. Antes de pasar a él debemos vincular la investigación con su
complemento indispensable: la formación de recursos humanos,
base para la reproducción del conocimiento.
B. Una vez leído el texto en forma global, anotar de qué trata:
______________________________________________________
______________________________________________________
______________________________________________________
Comprendamos el texto
Realizar la siguiente actividad con base en el texto anterior.
Leer de nuevo, con atención y en forma analítica, tratando de
comprender su contenido para llevar a cabo las siguientes tareas.
1. Reflexionar sobre las características de este texto y explicar porqué es de divulgación científica. Es conveniente
haber leído y trabajado el primer capítulo de este libro
para tener bases que sustenten la reflexión.
2. Explicar cómo se relaciona el título del capítulo con su
contenido.
3. ¿Por qué el autor se refiere al “Edificio de toda tradición
intelectual…” cuando explica las bases de conocimiento,
ciencia y sociedad? Conviene escribir el resultado de esta
reflexión y de las que más adelante se sugieren.
4. De acuerdo con la lectura, explicar brevemente cómo se
organiza una imagen integral acerca del campo de la salud pública.
5. Reflexionar acerca del porqué del lugar secundario que
173
ha ocupado la salud pública, y sobre la relación de este
fenómeno con la práctica de la investigación.
6. Escribir la reflexión acerca de las diversas asignaturas
que se imparten en el ámbito escolar: física, matemáticas, química, español, entre otras. ¿Hay una estrecha relación entre ellas o es correcta su separación? Explicar el
porqué.
7. En la lectura se cuestiona la posición de una imagen convencional en la que el progreso científico implica necesariamente la fragmentación del conocimiento, explicar
brevemente cuáles son las limitaciones, según el autor, al
dividir el conocimiento.
8. Reflexionar acerca de la relación entre la investigación
científica y la racionalización de la vida social.
9. Revisar la propuesta del autor respecto a qué es necesario hacer para que la ciencia no sea atacada por reduccionista.
10. El autor menciona que una forma de contrarrestar la
tendencia a la fragmentación del conocimiento en el
área de la salud, es la investigación con misión. Describir
brevemente en qué consiste este concepto.
11. Si se cree que existen ventajas de la investigación con
misión sobre el modelo de separación de las disciplinas,
explicar el porqué.
12. Inferir el significado de las palabras “decisores” y “concertación”, tomando en cuenta que la primera se refiere
a quien tiene relación con los investigadores para llegar
a un acuerdo acerca de la misión compartida.
13. Reflexionar acerca de la necesidad de tener una visión
integradora en el diseño y desarrollo de organizaciones
para la investigación.
14. Las organizaciones, además de tener su visión y misión,
deben funcionar de acuerdo con su diseño, desarrollo y
desempeño. Mencionar brevemente en qué consisten
estos tres aspectos.
15. Inferir el significado de la expresión “fuga interna de
cerebros”, si consideramos que, en general, la fuga de cerebros se refiere a aquellos científicos que realizan estudios en universidades extranjeras o estancias de investigación y ya no regresan a su país de origen, ¿a qué se
174
refiere entonces el autor cuando menciona la fuga interna de cerebros en relación con la administración y la
investigación científicas?
16. Explicar cómo plantea el autor la solución para evitar la
fuga interna de cerebros.
17. Mencionar brevemente en qué consisten los cuatro principios rectores que deben considerarse en el diseño y desarrollo de las organizaciones de investigación científica.
18. Inferir el significado del enunciado “masa crítica de talento” en el contexto del capítulo, tomando en cuenta
que el autor se refiere a los investigadores y a la fuga de
cerebros.
19. Revisar en qué consiste la estrecha relación entre los investigadores científicos y la producción del conocimiento.
20. De acuerdo con la lectura, ¿cuál es la base de producción del conocimiento?
21. ¿Qué parte del edificio intelectual constituye ésta?
22. Explicar brevemente en qué consiste la profesionalización de la investigación.
Identifiquemos errores en la escritura
Se sugiere leer con atención el resumen uno, elaborado con
base en el fragmento anterior. Este contiene errores. En la
siguiente tabla se observan dos columnas, en la primera, el
resumen con los errores señalados en letra negrita y en la
segunda, la denominación de los errores. Se presenta después
una versión corregida del mismo resumen.
Resumen 1
Texto con errores
Detección de errores
1. Julio Frenk en su libro La
salud de la población. Hacia
una nueva salud pública analiza la generación del conocimiento a través de la investigación en salud pública.
Redundancia: salud pública.
175
2. Julio Frenk considera que
la crisis de la salud pública
se debe a que la investigación en esta materia ha
ocupado un segundo lugar
en relación con la investigación biomédica o con la
investigación clínica, por
un lado, y a la debilidad en
la base de la producción
científica, por otro. Para solucionar este problema de
la salud pública, conviene
distinguir dos aspectos: el
primer aspecto se refiere a
las formas predominantes
en que se genera el conocimiento científico para la
salud pública y el segundo
aspecto al diseño de las organizaciones que se dedica
a la investigación de la salud pública.
3. Se ha sostenido que la fragmentación de los objetos
de estudio y la consolidación de disciplinas independientes conduce al progreso científico, sin embargo
esto tiene ventajas y desventajas. Las ventajas se refieren a la construcción de
paradigmas especializadas,
a la identificación de fronteras claras, a la subespecialización del conocimiento
y al desarrollo de instituciones académicas. Las desventajas se producen cuan176
Redundancia: Julio Frenk, salud pública, investigación,
aspectos.
Uso incorrecto del adjetivo
‘este’.
Discordancia: de número entre sustantivo y verbo (organizaciones-dedica).
Discordancia: verbal entre los
sustantivos y el verbo (la fragmentación y la consolidaciónconduce).
Redundancia: ventajas, desventajas.
Discordancia: de género (paradigmas especializadas).
do la integración del conocimiento se vuelve tierra
de nadie y simultáneamente
por la falta de un proceso
de síntesis eficiente que dé
coherencia a la información. La solución para evitar la fragmentación del
conocimiento científico es
la investigación, porque se
fragmenta para trabajar en
primera instancia con aspectos parciales del objeto
de conocimiento pero, como
no se hace un eficiente trabajo de síntesis, el esfuerzo se pierde a falta de una
tarea integradora que dé
sentido a esa información,
que consiste en el desarrollo de un esfuerzo, con misión, cuyo propósito es
modificar algún aspecto
de la realidad, a través de
la producción del conocimiento y la tecnología.
4. La investigación con misión
se concibe cuando se integra los niveles de análisis
relacionado con investigación en la cual se aborde
un problema específico desde el nivel subindividual
hasta el nivel poblacional;
se enfoque los objetos de
análisis que estudien tanto
las condiciones como las respuestas en salud pública
en todos sus ámbitos, y se
Falta de comas en la expresión incidental “simultáneamente”.
Anacoluto o ruptura del discurso: (…porque se fragmente… un esfuerzo) “La solución
para evitar la fragmentación
del conocimiento científico
es la investigación con
misión”.
Discordancia entre el sujeto y
el verbo (los niveles-se integra)
y entre el sustantivo y el adjetivo (los niveles-relacionado).
Redundancia: nivel, análisis,
investigación.
Discordancia: entre sujeto y
verbo (se enfoque-los objetos).
Discordancia de modo verbal
(se integra [modo indicativo]
se enfoque-se busque [modo subjuntivo]).
177
busque apoyo en las disciplinas idóneas en torno a
un problema común.
Anacoluto por ausencia del
adverbio temporal “cuando”
(…se enfoque…se busque)
Redundancia de la preposición en.
5) Con el propósito de integrar la investigación biomédica, la medicina clínica y las ciencias sociales, el
autor expone la necesidad
de planear la investigación
a partir de implicaciones
prácticas como es: la relación entre decisores e
investigadores, la formulación de prioridades e integración de grupos de
investigadores, el financiamiento de la investigación, la colaboración
interinstitucional y multicéntrica, y la integración
de enfoques y disciplinas,
todo ello en torno a un problema en común. Con esta
nueva visión integradora
de las disciplinas se desarrolla una sólida base de producción del conocimiento.
Redundancia: integrar, integración, integradora, investigación, investigadores.
6. La investigación científica
se realiza en instituciones
complejas con estructuras
formales, que tenga una
elaborada división de tareas y una serie de procedimientos explícito; sin
embargo no todas ellas se
desempeñan de la misma
178
Discordancia: (Implicacioneses).
Redundancia: investigación, por
ello…por.
Discordancia de número: entre sustantivo y adjetivo (procedimientos-explícito).
Ambigüedad: no todas ellas se
desempeñan (¿Las instituciones complejas o las estructuras formales?).
manera, por ello el diseño
organizacional cobra mayor importancia por la necesidad de identificar el tipo
de institución científica
que realiza la investigación
y de atender el diseño, desarrollo y desempeño de la
organización.
7. El diseño define la misión
de la organización, consistente en desarrollar un esfuerzo de investigación en
salud pública, a su estructura, a su manual de procedimientos, a los perfiles
de cada uno de sus miembros, y a su comunicación,
coordinación y control.
Anacoluto: (consistente… salud
pública) “El diseño define la
misión de la organización, su
estructura, su manual… ”.
8. Tomando en cuenta los
procesos formales e informales, el desarrollo organizacional permitiendo a la
organización cumplir con
su misión y a sus miembros
vincularse con ella y con el
entorno. El desempeño organizacional se vuelve efectivo y eficiente cuando cumple con su misión.
Gerundios incorrectos: tomando, permitiendo.
9. Para evitar la “fuga interna
de cerebros”, pues las recompensas económicas y el
poder hacen que el investigador prefiera la administración para convertirse en
funcionario, en lugar de continuar con su labor docente
Anacoluto: pues las recompensas…investigación
“Para evitar la `fuga interna de
cerebros´ el autor propone
cuatro principios rectores”:
Uso inadecuado de la preposición “a”.
179
y/o de investigación porque como ya se dijo, los
principios rectores para organizar la investigación tienen el propósito de crear
incentivos necesarios para
que exista una carrera estable de investigación, el
autor propone cuatro principios rectores: el principio
de carreras paralelas consistiendo en que el investigador podrá ir ascendiendo
desde investigador auxiliar
hasta investigador titular,
pasando por investigador
asociado. El principio de la
autonomía académica correspondiendo al reconocimiento de autoridad del
investigador, permitiendo
crear cuadros de mando
ocupados por investigadores. El principio de sacrificio administrativo teniendo el propósito de preservar
la autonomía académica
para que el investigador, al
alejarse de la administración, evite distraerse en
quehaceres puramente administrativos sin dar la debida atención al trabajo
esencial de la investigación
científica y cumpla únicamente con los compromisos con los colegas y la
comunidad científica. Por
último está el principio de
180
Redundancia: principio, investigación investigador, investigadores, invertidos
Gerundios incorrectos: consistiendo, correspondiendo, permitiendo, teniendo.
Redundancia: administrativo,
administración, administrativos, científica, invertidos-invertir.
los incentivos invertidos
consistente en invertir el
hecho de que los administradores ganen más que
los investigadores.
10. Con base en los principios
de organización será posible lograr para la salud
pública un avance que explique el despegue de la
biomédica, la profesionalización de la investigación o masa crítica de
talento dedicado a la producción de conocimiento.
También es fundamental
cumplir con la obligación
social de transformar el
conocimiento en acción,
de tal modo que la calidad de la investigación
combine la excelencia
científica con la pertinencia en la toma de decisiones. Para ello debe vincularse la investigación con
la formación de recursos
humanos, base para la
reproducción del conocimiento.
Discordancia que confunde
el sentido del texto porque
no es el talento el dedicado a
la producción del conocimiento, sino el conjunto de
investigadores al que el autor
llama: “masa crítica de talento” (masa-dedicado).
Redundancia:
investigación.
conocimiento,
Corrijamos errores en la escritura
A. Se sugiere leer con atención el resumen dos de la columna
derecha donde se observa la corrección.
181
Resumen 2
Texto con errores
Texto corregido
1. Julio Frenk en su libro La
salud de la población. Hacia
una nueva salud pública analiza la generación del conocimiento a través de la investigación en salud pública.
1. Julio Frenk, en su libro La
salud de la población. Hacia
una nueva salud pública, analiza la generación del conocimiento a través de la investigación en este terreno.
2. Julio Frenk considera que
la crisis de la salud pública
se debe a que la investigación en esta materia ha
ocupado un segundo lugar
en relación con la investigación biomédica o con la
investigación clínica, por
un lado, y a la debilidad en
la base de la producción
científica, por otro. Para solucionar este problema de
la salud pública, conviene
distinguir dos aspectos: el
primer aspecto se refiere a
las formas predominantes
en que se genera el conocimiento científico para la salud pública y el segundo
aspecto al diseño de las organizaciones que se dedica
a la investigación de la salud pública.
2. Este autor considera que la
crisis en salud pública se
debe, por un lado, a que la
investigación en esta materia ha ocupado un segundo
lugar en relación con la
biomédica o clínica y, por
otro, a la debilidad en la
base de la producción científica. Para solucionar el
problema conviene distinguir dos aspectos: el primero se refiere a las formas
predominantes en que se
genera el conocimiento científico, y el segundo al diseño de las organizaciones dedicadas a la investigación.
3. Se ha sostenido que la fragmentación de los objetos
de estudio y la consolidación de disciplinas independientes conduce al pro-
3. Se ha sostenido que la fragmentación de los objetos de
estudio y la consolidación
de disciplinas independientes conducen al progreso
182
greso científico, sin embargo esto tiene ventajas y desventajas. Las ventajas se
refieren a la construcción
de paradigmas especializadas, a la identificación de
fronteras claras, a la subespecialización del conocimiento y al desarrollo de
instituciones académicas.
Las desventajas se producen cuando la integración
del conocimiento se vuelve
tierra de nadie y simultáneamente por la falta de un
proceso de síntesis eficiente que dé coherencia a la
información. La solución
para evitar la fragmentación del conocimiento científico es la investigación,
porque se fragmenta para
trabajar en primera instancia con aspectos parciales
del objeto de conocimiento
pero, como no se hace un
eficiente trabajo de síntesis,
el esfuerzo se pierde a falta de una tarea integradora
que dé sentido a esa información, que consiste en el
desarrollo de un esfuerzo,
con misión, cuyo propósito
es modificar algún aspecto
de la realidad, a través de
la producción del conocimiento y la tecnología.
científico, sin embargo esto
tiene ventajas y desventajas.
Las primeras se refieren a la
construcción de paradigmas especializados, a la identificación de fronteras claras, a la subespecialización
del conocimiento y al desarrollo de instituciones académicas. Las segundas se
producen cuando la integración del conocimiento
se vuelve tierra de nadie y,
simultáneamente, por la falta de un proceso de síntesis
eficiente que dé coherencia
a la información. La solución
para evitar la fragmentación del conocimiento científico es la investigación con
misión, cuyo propósito sea
modificar algún aspecto de
la realidad, a través de la producción del conocimiento
y la tecnología.
4. La investigación con misión se concibe cuando se
4. La investigación con misión se concibe cuando se
183
integra los niveles de análisis relacionado con investigación en la cual se aborde
un problema específico desde el nivel subindividual
hasta el nivel poblacional;
se enfoque los objetos de
análisis que estudien tanto
las condiciones como las
respuestas en salud pública
en todos sus ámbitos, y se
busque apoyo en las disciplinas idóneas en torno a
un problema común.
integran los niveles de análisis relacionados con una
búsqueda teórica en la cual
se aborde un problema específico, desde el nivel subindividual hasta el poblacional; cuando se enfocan
los objetos a examinar que
estudien tanto las condiciones como las respuestas de
la salud pública en todos
los ámbitos, y cuando se busca apoyo en las disciplinas
idóneas en torno a un problema común.
5. Con el propósito de integrar la investigación biomédica, la medicina clínica
y las ciencias sociales, el autor expone la necesidad de
planear la investigación a
partir de implicaciones prácticas como es: la relación
entre decisores e investigadores, la formulación de
prioridades e integración de
grupos de investigadores,
el financiamiento de la investigación, la colaboración
interinstitucional y multicéntrica, y la integración de
enfoques y disciplinas, todo
ello en torno a un problema en común. Con esta
nueva visión integradora
de las disciplinas se desarrolla una sólida base de producción del conocimiento.
5. Con el propósito de integrar la investigación biomédica, la medicina clínica y
las ciencias sociales, el autor propone planearla a partir de implicaciones prácticas como son: la relación
entre decisores e investigadores, la formulación de
prioridades y la conformación de grupos especializados en la materia, el
financiamiento de la investigación, la colaboración
interinstitucional y multicéntrica, y la relación de
los enfoques y disciplinas,
todo ello en torno a un problema en común. Con esta
nueva visión integradora
de las disciplinas se desarrolla una sólida base de producción del conocimiento.
184
6. La investigación científica
se realiza en instituciones
complejas con estructuras
formales, que tenga una
elaborada división de tareas y una serie de procedimientos explícito; sin embargo no todas ellas se
desempeñan de la misma
manera, por ello el diseño
organizacional cobra mayor importancia por la necesidad de identificar el tipo
de institución científica
que realiza la investigación
y de atender el diseño, desarrollo y desempeño de la
organización.
6. La investigación científica
se realiza en instituciones
complejas con una estructura formal, una elaborada
división de tareas y una serie de procedimientos explícitos; sin embargo no
todas esas instituciones se
desempeñan de la misma
manera, por ello el diseño
organizacional cobra mayor importancia, debido a
la necesidad de identificar
el tipo de institución científica que realiza la investigación y de atender el diseño,
desarrollo y desempeño de
la organización.
7. El diseño define la misión
de la organización, consistente en desarrollar un esfuerzo de investigación en
salud pública, a su estructura, a su manual de procedimientos, a los perfiles de
cada uno de sus miembros,
y a su comunicación, coordinación y control.
7. El diseño define la misión
de la organización, su estructura, su manual de procedimientos, los perfiles de
cada uno de sus miembros,
su comunicación, coordinación y control.
8. Tomando en cuenta los
procesos formales e informales, el desarrollo organizacional permitiendo a la
organización cumplir con
su misión y a sus miembros
vincularse con ella y con el
entorno. El desempeño organizacional se vuelve efec-
8. El desarrollo organizacional toma en cuenta los procesos formales e informales
que permiten a la organización cumplir con su misión,
y a sus miembros vincularse
con ella y con el entorno. El
desempeño organizacional
se vuelve efectivo y eficien185
tivo y eficiente cuando cumple con su misión.
te cuando cumple con su
misión.
9. Para evitar la “fuga interna
de cerebros”, pues las recompensas económicas y
el poder hacen que el investigador prefiera la administración para convertirse
en funcionario, en lugar de
continuar con su labor docente y/o de investigación
porque como ya se dijo, los
principios rectores para organizar la investigación tienen el propósito de crear
incentivos necesarios para
que exista una carrera estable de investigación, el autor propone cuatro principios rectores: el principio
de carreras paralelas consistiendo en que el investigador podrá ir ascendiendo
desde investigador auxiliar
hasta investigador titular,
pasando por investigador
asociado. El principio de la
autonomía académica correspondiendo al reconocimiento de autoridad del
investigador, permitiendo
crear cuadros de mando
ocupados por investigadores. El principio de sacrificio administrativo teniendo
el propósito de preservar la
autonomía académica para
que el investigador, al alejarse de la administración,
9. Para evitar la “fuga interna
de cerebros”, el autor propone cuatro principios rectores: el de carreras paralelas, consistente en que el
investigador podrá ir ascendiendo desde auxiliar
hasta titular, pasando por
asociado. El de la autonomía académica, que corresponde al reconocimiento
de autoridad de quien investiga, lo que permite crear cuadros de mando ocupados por investigadores.
El del sacrificio administrativo que tiene el propósito
de preservar la autonomía
académica para que el investigador, al alejarse de la
administración, cumpla únicamente con los compromisos con los colegas y la
comunidad científica. Por
último, el de los incentivos
invertidos relativo a cambiar el hecho de que los administradores ganen más
que los investigadores.
186
evite distraerse en quehaceres de esa naturaleza sin
dar la debida atención al
trabajo esencial de la investigación científica y cumpla únicamente con los
compromisos con los colegas y la comunidad científica. Por último está el
principio de los incentivos
invertidos consistente en invertir en el hecho de que
los administradores ganen
más que los investigadores.
10. Con base en los principios de organización será
posible lograr para la salud pública un avance que
explique el despegue de
la biomédica, y la profesionalización de la investigación o masa crítica de
talento dedicado a la producción de conocimiento.
También es fundamental
cumplir con la obligación
social de transformar el
conocimiento en acción,
de tal modo que la calidad de la investigación
combine la excelencia científica con la pertinencia
en la toma de decisiones.
Para ello debe vincularse la investigación con la
formación de recursos
humanos, base para la reproducción del conocimiento.
10. Con base en los principios
de organización será posible lograr para la salud
pública un avance que explique el despegue de la
biomédica, y la profesionalización de la investigación o masa crítica de
talento dedicada a la producción de conocimiento.
También es fundamental
cumplir con la obligación
social de transformar este
último en acción, de tal
modo que la calidad de la
investigación combine la
excelencia científica con
la pertinencia en la toma
de decisiones. Para ello
debe vincularse la actividad investigativa con la
formación de recursos humanos, base para la reproducción del conocimiento.
187
B. Se invita ahora a leer el párrafo 2 del resumen 1, que abajo
se reproduce, y trabajar el siguiente cuestionario:
2. Julio Frenk considera que la crisis de la salud pública se debe a
que la investigación en esta materia ha ocupado un segundo
lugar en relación con la investigación biomédica o con la investigación clínica, por un lado, y a la debilidad en la base de la
producción científica, por otro. Para solucionar este problema
de la salud pública, conviene distinguir dos aspectos: el primer
aspecto se refiere a las formas predominantes en que se genera
el conocimiento científico para la salud pública y el segundo
aspecto al diseño de las organizaciones que se dedica a la investigación de la salud pública.
1. Observar las palabras, ideas o conceptos que se repiten innecesariamente, como en el caso: “[…] en relación con la
investigación biomédica y con la investigación clínica”.
Examinar cómo se solucionó el problema en el mismo párrafo del resumen dos y explicar cómo puede resolverse
en general la repetición innecesaria también llamada
redundancia.
2. Identificar este tipo de problemas en algún texto propio:
carta, apunte de clase o cierta página del diario personal,
y solucionarlo.
3. En el mismo párrafo dos dice “[…] de las organizaciones
que se dedica a la investigación […]”, observar que la
acción está en singular: “se dedica”, al preguntar ¿quién
se dedica?, la respuesta exige un sustantivo en singular, por
lo que “las organizaciones” no podría ser la correcta pues
está en plural. Se infiere que no hay acuerdo o concordancia entre “las organizaciones” y “se dedica”.
4. En el párrafo cuatro encontramos otra falta de concordancia, ésta entre sustantivo (niveles) y adjetivo (relacionado);
dice: “La investigación con misión se concibe en la integración de los niveles de análisis relacionado con investigación…”. Obviamente, los que están relacionados son
los niveles, no el análisis, por eso más adelante se habla de
que dicha relación se da “desde un nivel subindividual,
hasta un nivel poblacional”.
5. Resolver el problema de la falta de concordancia o acuerdo
entre el plural y el singular en relación con la acción y con
188
quien la realiza o recibe; así como la discordancia entre
sustantivo y adjetivo, en el mismo texto personal elegido
para su corrección.
6. Enlistar aquellos párrafos de nuestro texto personal en
donde las ideas no queden claras porque son incoherentes o por la ruptura en lo dicho, como por ejemplo en el
párrafo tres que dice:
“La solución para evitar la fragmentación del conocimiento científico es la investigación, porque se fragmenta para trabajar en primera
instancia con aspectos parciales del objeto de conocimiento pero, como no se
hace un eficiente trabajo de síntesis, el esfuerzo se pierde a falta de una
tarea integradora que dé sentido a esa información, que consiste en el desarrollo de un esfuerzo con misión, cuyo propósito es modificar algún
aspecto de la realidad, a través de la producción del conocimiento
y la tecnología”.
En principio, el autor plantea una solución para evitar la
fragmentación del conocimiento consistente en la investigación con misión; pero antes de explicar qué la caracteriza, en
la siguiente idea aborda el para qué se fragmenta dicho conocimiento, ¿será necesaria esta explicación, sobre todo si se trata
de un resumen?, ¿por qué el incluir esta idea rompe con la coherencia de todo el párrafo? Si el autor menciona el concepto
“investigación con misión” ¿qué es lo que se espera que diga inmediatamente? La parte que provoca la ruptura está señalada
con cursivas.
C. Resolver en el texto personal el problema de la ruptura
del discurso, también conocida como anacoluto.
D. Revisar los párrafos de este mismo resumen en donde se
encuentren ideas confusas. Por ejemplo, en el párrafo tres dice:
“[…] que consiste en el desarrollo de un esfuerzo con misión
de investigación cuyo propósito […]” Como se ve, el problema
radica en el término “con misión”. ¿De quién es la misión?,
¿del esfuerzo o de la investigación? Los términos no están colocados en el lugar correcto lo que lleva a confusiones; también
se provoca la ambigüedad cuando se emplea una palabra que
tiene varios significados y el contexto no es suficiente para
saber a cuál de ellos se hace referencia; por ejemplo: “¡Qué
189
buen artículo!” ¿De qué tipo de artículo se tratará? El mensaje
es ambiguo.
Algunas palabras como “su” o “que”, si no se emplean en
forma adecuada también pueden provocar ambigüedad, como
en los siguientes casos: “Este es un investigador del centro
especializado su tamaño es descomunal” (¿el tamaño del investigador o del centro?). “Los médicos que dan consulta también
son investigadores”. Se afirma aquí que sólo los médicos que
dan consulta son investigadores o el que den consulta es sólo
una afirmación adicional acerca de ellos.
En este último caso la ambigüedad se resuelve gracias al
empleo de la coma. Si la oración que se refiere al ser u objeto del
que se está hablando está entre comas, se debe entender que
enuncia una afirmación adicional: una explicación al margen,
que incluso puede ser suprimida. Si la coma aparece sólo al
final de dicha oración, ésta especifica una cualidad del ser u
objeto que lo hace diferente a los demás de su especie; ejemplo:
“Los médicos, que dan consulta, también son investigadores”. (Todos dan consulta y todos son investigadores). Los médicos que dan consulta, también son investigadores (sólo investigan los que dan consulta).
E. Resolver, en el escrito personal, el problema de las ideas
confusas porque tienen una doble interpretación o son ambiguas.
El gerundio (terminaciones ando-iendo) generalmente indica una acción que se realiza simultánea, o casi, a la del verbo
anterior o posterior con que se relaciona, por ejemplo: Lo saludó
dándole la mano, o estando ausente, no pudo votar; el gerundio es inadecuado en casos como éste: “El autor propone cuatro principios rectores: el principio de carreras paralelas consistiendo en que el investigador podrá ir ascendiendo […]”
(párrafo 9) obviamente el principio de carreras paralelas no
consiste en eso a partir del momento en que el autor lo propone; es decir, no son acciones simultáneas. Además, el gerundio
no puede expresar cualidades, y lo que se expresa en esta parte
del texto es la cualidad del principio de las carreras paralelas:
en qué consisten. La forma adecuada en este caso es el adjetivo
“consistente en”: “El autor propone cuatro principios rectores:
el de las carreras paralelas consistente en que el investigador podrá ir ascendiendo”.
190
Con base en la explicación anterior, identificar el gerundio
inadecuado en el texto personal y corregirlo. Al hacerlo, considerar las siguientes maneras en que es correcto emplear esta
forma verbal, de acuerdo con lo que la escritora Beatriz Escalante propone en un libro que es muy conveniente consultar
para todo lo relacionado con la escritura: Curso de redacción
para escritores y periodistas (Teoría y ejercicios indispensables para
estudiantes y correctores de estilo, Porrúa, México, 1998, pp. 115137). De acuerdo con ella el gerundio puede:
a) subrayar la instantaneidad de un acto; cuando se quiere
poner énfasis en el momento en que se realiza la acción:
“Esta tarde estoy pensando en ti”.
b) resaltar la duración de un acto para que se note lo prolongado de la acción: “Estoy leyendo un libro” (empecé y
sigo haciéndolo).
c) mostrar la repetición de un acto. Si se dice “cuento una
historia”, se expresa que se hizo una vez; en cambio “estoy
contando historias”; es decir, se hace en repetidas ocasiones.
d) indicar que se capta con los sentidos o la inteligencia una
acción que está o estuvo en proceso: “te vi cuando estabas
brincando” (mientras lo hacías).
e) señalar que dos acciones se realizan simultáneamente y
una modifica a la otra o expresa el modo como ésta se
realiza: “Explicó la clase dando ejemplos” (de ese modo).
f) explicar por qué realiza el sujeto la acción principal: “El
investigador, viendo que nadie lo apoya, prefiere trabajar
en la administración” (porque ve que nadie lo apoya).
g) expresar también: a) concesión (que algo se concede a
pesar de lo dicho en la otra acción: “Aún estando en el
sector salud, no se conocen las carencias que hay” —aunque se esté en este sector—), b) condición (que una acción es necesaria para que la otra se realice o no: “Consiguiendo el apoyo realizaremos la investigación” —si lo
conseguimos—), c) causa (que una acción es motivo de
la otra: “Teniendo tantas limitaciones no se puede progresar” —porque se tienen las limitaciones—).
191
Identifiquemos errores en la esritura
A. Leer el siguiente fragmento correspondiente al capítulo iv.
“Base de reproducción: ¿cómo multiplicar el conocimiento?”,
integrado a la segunda parte del texto con el que estamos trabajando:
VI. Base de reproducción:
¿cómo multiplicar el conocimiento?
Como señalamos al principio de este libro, la reproducción de
una tradición intelectual se realiza por tres medios principales: la
educación, las publicaciones y las agrupaciones científicas o profesionales. El fortalecimiento de la nueva salud pública requiere de
un esfuerzo sostenido para contar con mejores publicaciones y
con agrupaciones más plurales y representativas que las actuales.
De especial interés son los problemas que afectan el desarrollo de
recursos humanos. Dada la crítica situación por la que atraviesa
la enseñanza de la salud pública, este capítulo se concentrará en
ella. Al analizar la cuestión educativa nos referiremos principalmente a las escuelas de salud pública, aunque muchas de las consideraciones también son aplicables a otras instituciones con programas semejantes.
La crisis de las escuelas de salud pública
El mundo cuenta con más de tres cuartos de siglo de enseñanza
formal en salud pública. América Latina tomó la delantera de este
movimiento desde sus inicios. Así, el precursor de la Escuela de
Salud Pública de la Universidad de Sao Paulo se fundó en 1919 y la
Escuela de Salud Pública de México en 1922, apenas unos cuantos
años después de que en 1916 se creara la primera institución de
este tipo en todo el mundo, la Escuela de Higiene y Salud Pública
de la Universidad Johns Hopkins.
A lo largo del tiempo, las escuelas de salud pública lograron
crear una tradición valiosa que permitió construir una amplia base
institucional. En forma paralela surgieron departamentos y programas que, con otras denominaciones, compartieron mucho de
la visión y la misión de la salud pública. No obstante, hubo que
enfrentar diversos problemas que fueron acumulándose y, en el
proceso, impusieron una pesada carga a la capacidad de adaptación e innovación.
Hoy la educación en el campo de la salud pública atraviesa por
una crisis que tiene múltiples manifestaciones: la baja calidad aca-
192
démica, la obsolescencia de las estructuras organizativas, la desvinculación de la investigación con la práctica, la poca pertinencia de
la definición de políticas de salud y la toma de decisiones, la carencia de normas que orienten la aparición de nuevos programas, el
poco sentido de identidad que se refleja en las dispares nomenclaturas de programas y grados, así como la carencia de sistemas integrados para el desarrollo de recursos humanos.
La identificación de la crisis no es algo nuevo. Al menos desde
1976, un importante informe sobre la educación superior en la
salud pública hacía el siguiente diagnóstico:
Al igual que en otras profesiones de la salud, existe actualmente
mucha insatisfacción con el entrenamiento y las habilidades del
personal en salud pública, especialmente con aquéllos que ocupan posiciones de liderazgo. Además existe escasez sustancial de
recursos humanos en ciertos campos…
Adicionalmente, se expresa la crítica de que las escuelas de
salud pública están entrenando personas para los programas del
pasado y no para el futuro […] Existe un sentimiento creciente
de que es necesario desarrollar programas completamente nuevos, especialmente para preparar al personal en posiciones de liderazgo.
Una de las raíces de esta crisis es que las escuelas de salud pública no han sabido cambiar con la misma velocidad con que se ha
transformado la realidad de la salud en casi todos los países. Como
demostramos en los capítulos iii y iv, tanto las condiciones como los
sistemas de salud se han vuelto mucho más complejos durante los últimos años. El gran reto de las escuelas de salud pública consiste
en aprender a dar respuestas a la nueva complejidad.
B. Corregir los errores que se encuentren en el siguiente
resumen del párrafo anterior; por supuesto, es recomendable
regresar al texto original cuando la redacción sea demasiado
confusa como para rescatar el sentido.
Resumen
Para que la salud pública se fortalezca y sirva como base de
reproducción del conocimiento de la salud pública, siendo
necesario que, como ya se mencionó no se tienen suficientes
publicaciones de mejor calidad ni agrupaciones pertinentes y
en materia de educación en el campo de la salud pública, no
hay una buena formación de recursos humanos que sean com193
petentes y competitivos, se cuente con mejores publicaciones, con agrupaciones más plurales y representativas, y atendiendo a la formación de recursos humanos en el campo de
la salud pública.
Actualmente la educación en el campo de la salud pública
atraviesa por una crisis que teniendo múltiples manifestaciones: la baja calidad académica, la obsolescencia de las estructuras organizativas, la desvinculación entre la investigación y
la práctica, la poca pertinencia en la definición de políticas
de salud y la toma de decisiones, la carencia de normas de
quien se desarrollan en el ámbito de la salud pública ya sean
los médicos, trabajadores, etcétera, oriente a la generación de
nuevos programas, el poco sentido de identidad que se reflejan en las dispares nomenclaturas de programas y grados, y a
la carencia de sistemas integrados desarrollándose recursos
humanos. Una de las raíces de esta crisis es que, no ha habido
una debida atención en forma oportuna en todos los órdenes y ámbitos que compete a la salud pública, las escuelas de
salud pública no han sabido cambiar con la misma velocidad
con que se han transformado la realidad de la salud en casi todos los países.
C. Como en ejercicios anteriores, es conveniente comparar
la corrección con el modelo que aparece en la sección correspondiente, al final de este capítulo.
RECAPITULEMOS
Vamos a reflexionar acerca de la experiencia que se ha tenido
en esta parte del libro, para repasar el proceso de aprendizaje
seguido:
1. ¿Qué tipo de problemas entorpecen la comprensión de
un texto?
2. Independientemente de la fidelidad al texto de referencia, ¿cuál es la importancia de la claridad en el resumen o cualquier tipo de escrito que se genere a partir de lo leído?
3. ¿Qué perjuicio puede causar a un escrito el que haya repeticiones innecesarias?
4. ¿Cómo identificar y resolver este problema?
194
5. ¿Cómo perjudica a la claridad del texto el hecho de que
haya mensajes ambiguos; es decir, que puedan entenderse con
dos o más sentidos distintos?
6. ¿Cómo identificar y resolver este problema?
7. ¿De qué manera afecta a la comprensión del texto el
hecho de que entre su planteamiento y su conclusión se interponga una serie de explicaciones aclarativas, con la consecuente ruptura del discurso?
8. ¿Cómo solucionar dicho problema?
9. ¿Cómo darnos cuenta de que en un escrito hay un error
en la concordancia temporal debido a que se emplea un gerundio, sin que sea posible la simultaneidad de las acciones?
10. ¿Qué se puede hacer para remediar este problema?
11. ¿Qué otros problemas de falta de concordancia existen?
12. ¿Cómo pueden solucionarse?
13. ¿Por qué son tan importantes la claridad y la precisión en
los textos escritos?
Modelos de comparación para revisar
los ejercicios finales de capítulo
A. Ejercicio final del capítulo i. “El texto de divulgación científica”
a) Nuevo amor…
b) La pareja humana
c) El enamoramiento…
( b ) Científico
( c ) Divulgación científica
( a ) Literario
B. Ejercicio final del capítulo ii. Los diferentes tipos de discurso
a) Escrito
b) Escrito
c) Escrito
d) Escrito
1
2
3
4
( b ) Resumen
( c ) Comentario
( d ) Ensayo
( a ) Reseña
195
C. Capítulo iii. El resumen
Texto: La inteligencia artificial
Desde los primeros diseños de computadoras se pudo observar la analogía de éstas con el cerebro humano. De acuerdo
con Alan Turing, una máquina se podría considerar “inteligente” si un observador humano fuera incapaz de distinguir
alguna operación realizada por ella, de la que pudiera realizar un hombre en ese mismo caso.
Resulta difícil la distinción entre lo que es la inteligencia y
a qué llamar computadora, ni los mismos creadores de la
“inteligencia artificial”, como Marvin Minsky, han podido
definirla. Dado que la inteligencia es un conjunto de múltiples funciones, algunas de las cuales no están claramente
definidas, resulta imposible uniformar el concepto de “inteligencia artificial”, ya que las distintas computadoras realizan
operaciones semejantes pero cada una de acuerdo con sus
características que cambian año con año.
La paternidad del término “inteligencia artificial” se le
atribuye a John McCarthy, él y otros científicos de su campo
aspiraron a elaborar programas de cómputo para realizar
operaciones inteligentes y generar así información útil para
conocer la naturaleza de la inteligencia.
Las áreas en que se han desarrollado mayor número de
programas de cómputo son:
a) La solución de problemas. Con base en la creación de “sistemas expertos” que consisten en grandes bancos de datos
generadores de soluciones a problemas específicos. Diversas
áreas de la vida actual se enriquecen con la “inteligencia
artificial”.
b) El análisis del lenguaje. Las operaciones computarizadas
permiten ahora analizar la estructura semántica del lenguaje e incluso crear otros nuevos. Se trabaja también para
lograr avances en la comprensión de los procesos intelectuales generadores del mismo, y se ha avanzado asimismo en
cuanto a la traducción automática entre distintos idiomas.
También se tiene la meta de conseguir la comunicación verbal entre el operador de una computadora y la máquina.
196
Por lo pronto, ya es posible plantear una base de conocimientos con los axiomas de red semántica.
c) El análisis de procesos neurales. Se trata de crear programas que permitan analizar la vida eléctrica de grandes conjuntos de neuronas, e identificar las reglas de interacción
que llevan a profundizar en el conocimiento de la lógica; ya
que para explicar el origen de la actividad mental es necesario conocer las propiedades unitarias de las neuronas y la
naturaleza de sus interacciones. A semejanza de la disposición de las neuronas en el cerebro, se habla ahora de “redes
neurales artificiales”, lo que está contribuyendo a describir
las reglas de comunicación de los circuitos neuronales naturales. La creación de algoritmos para producir artificialmente el comportamiento de sistemas sensoriales y la reproducción de las redes que crean patrones de movimiento, son
también avances en ese sentido.
d) La autoexpansión. Es una forma computacional de
aprendizaje mediante programas diseñados para automodificarse según la experiencia. La incorporación de “patrones
heurísticos” con base en “redes neurales artificiales”, permite el “autoaprendizaje” en computadoras. Existen ya redes
neurales artificiales que, con base en el descubrimiento neurobiológico de la transmisión en sinapsis potenciada por el
uso reiterado, elevan la cantidad de información en un circuito conforme se va utilizando. Se han creado también programas con algoritmos que plantean la posibilidad de conseguir desarrollos inteligentes por medios físicos y aun lógicos,
diferentes a los empleados por la naturaleza, e incluso existe
la remota posibilidad de crear inteligencias comparables a la
humana.
e) La robótica. Con base en la generación de programas
para realizar trabajos, los actuales robots están especializados en funciones concretas o secuencias de movimientos muy
precisos aunque estereotipados, lo que favorece, entre otras
industrias, a la médica, aunque parece lejana la posibilidad
de conseguir un robot que realice de manera integral las
funciones sensitivas y motoras propias del humano; sin embargo, estamos en los albores de lo que puede ser una de las
grandes revoluciones tecnológicas.
197
D. Capítulo iv. El comentario
Comentario al texto: El buen y el mal estrés
Una de las creencias generalizadas entre la gente, es la idea
de que el estrés es siempre nocivo, sin embargo Orlandini
en su libro nos explica que este fenómeno psicosomático
ocurre de diversas maneras en el organismo, de tal modo
que puede haber estrés saludable y nocivo, dependiendo de
cómo el sujeto interprete una tarea o situación. Las personas
susceptibles y con baja autoestima pueden experimentar
estrés incluso con los sucesos positivos, cuando encuentran
las demandas superiores a sus dotes naturales y a sus capacidades de enfrentamiento bajo distintas circunstancias. De
entrada, Orlandini sorprende al lector con una información
que seguramente pocos conocen, al referirse a un estrés que
puede ser beneficioso.
El buen estrés, señala el autor, es necesario para la salud y
el crecimiento de la personalidad. Cada sujeto, para sentirse
bien, necesita un cierto nivel de estrés, de tal forma que si
vive con exceso de estímulos (hiperestrés) o con reducción
(hipoestrés), caerá en un estado de distrés o malestar.
El hecho de que un libro como El estrés… contribuya a
explicar fenómenos que todos experimentamos en la vida
actual, en mayor o menor medida, hace de él una obra de
interés para todo lector, porque los conocimientos que en
sus páginas se divulgan se relacionan directamente con la cultura primaria de la gente, para ayudar a comprender mejor
fenómenos de comportamiento tan frecuentes en las sociedades modernas como son los desequilibrios por estrés.
Los conceptos que nos describe el autor a través de ejemplos claros y cercanos a todas las personas, nos permiten deducir que lo ideal para mantener la salud mental es guardar
el equilibrio entre el hiperestrés y el hipoestrés; asimismo, es
adecuado que, en la medida de lo posible, procuremos interpretar objetivamente todas las situaciones a las que nos enfrentamos en forma cotidiana.
El incorporar estos conocimientos a nuestro saber, propiciará que los sujetos que padezcan distrés en algún momento puedan autoayudarse, ya que se ha comprobado que cuan198
do uno conoce científicamente en qué consiste un fenómeno,
tiene los elementos para pensar con objetividad y certeza,
lo que ayuda para tomar decisiones correctas. Ésta es otra
aportación de Alberto Orlandini.
E. Comentario al texto: El estrés académico
Uno de los temas novedosos que presenta Orlandini en su
libro El estrés. Qué es y cómo evitarlo, es el referente al estrés
que experimenta toda aquella persona que se encuentra en
una situación de aprendizaje. Por una parte, el autor reconoce que algunas instituciones escolares resultan ser nocivas
cuando tienen exceso de alumnado, o bien cuando se practican normas y prohibiciones autoritarias. Otras causas de
estrés académico pueden ser, según su punto de vista, la saturación de contenidos en los programas de estudio y el
hacinamiento de clases sin periodos de descanso. Una consecuencia de estos factores puede ser que los alumnos no se
sientan atendidos en sus necesidades individuales de aprendizaje, cuando en el aula el maestro debe enseñar a un grupo tan numeroso que rebasa sus posibilidades en tiempo y
espacio. Actualmente, todavía en algunas escuelas las normas son tan estrictas que mantienen a los estudiantes en constante tensión por cumplir con la disciplina y la exigencia
académica, lo cual se convierte en una carga psicológica para los jóvenes alumnos, y esto les provoca estrés.
Existen, además de los factores internos mencionados por
Orlandini, factores externos que en la mayoría de los casos
se relacionan estrechamente con el estrés académico: los problemas familiares, la escasez de recursos, las afecciones sentimentales, la complejidad de la vida en la ciudad, entre otros.
A consecuencia de esto los estudiantes no llegan a la escuela
en el mejor estado anímico para aprender, especialmente
los que viven en las grandes ciudades, lo que provoca faltas de
atención, depresión y, a veces, indiferencia hacia los estudios.
Los profesores deben estar conscientes de los problemas
que pueden experimentar los alumnos en situaciones críticas como los días de examen, cuando el estrés puede hacer
que un alumno rinda menos en relación con su capacidad
real. Tal vez sería útil que los estudiantes dejaran de inter199
pretar el examen como una situación amenazante y lo consideraran como la oportunidad de mostrar lo que saben.
Tanto maestros como alumnos deben conocer y analizar
de cerca estos fenómenos psicosomáticos que pueden influir
en la vida académica en forma determinante. En la medida
que sepamos más sobre ellos, estaremos en la posibilidad de
establecer estrategias de aprendizaje y de convivencia más
sanas, y de contribuir a que el salón de clase y la escuela sean
espacios para comunicarse, disfrutar y aprender.
F. Comentario al texto: Uso indebido de drogas por estrés
Estamos ante un texto de carácter explicativo, de gran actualidad, en donde el autor examina las numerosas y variadas
causas que pueden inducir a los sujetos al uso indebido de
drogas a causa del estrés en la sociedad contemporánea. La
exposición se plantea desde tres perspectivas: la psicología
del aprendizaje, la sociología y la psiquiatría. Cada disciplina
enfoca el fenómeno de la adicción desde ópticas diferentes.
Lo que podemos observar en este marco es que existe un
amplio espectro de problemáticas existenciales que pueden
llevar al sujeto a consumir drogas.
Ante el aumento de la drogadicción en la sociedad mexicana, es necesario contar con una explicación racional y
científica sobre dicho fenómeno, como la que presenta Orlandini en este capítulo, para brindar a los jóvenes herramientas que les permitan analizar y reflexionar sobre su estilo de vida y sus metas. En este apartado se proporcionan
elementos esclarecedores para ir al fondo del tema, y destacar
cómo los mecanismos erróneos en la resolución de problemas pueden derivar en la adicción a las drogas.
El “culto a la velocidad” es un tema tratado tangencialmente por el autor cuando se refiere a los valores que privilegian las sociedades industrializadas, fenómeno que, combinado con el alcohol, constituye la primera causa de muerte
entre los jóvenes de nuestro país. Seguramente, analizar con
más detalle esta situación induciría a los lectores a racionalizar esta práctica social que puede tener consecuencias funestas y que pone en riesgo la vida de otras personas. Visualizar
estos comportamientos destructivos como manifestaciones
200
de estrés nocivo, sería empezar a comprender el porqué se
actúa de ese modo y permitiría buscar una explicación profesional que redundaría en beneficio tanto personal como
social.
Orlandini nos hace reflexionar sobre nuestro contexto y
cuestionar qué ofrecen a los jóvenes la familia y la sociedad
como alternativas a su realización personal y a su bienestar.
Las exigencias de la vida actual y el entorno nacional y mundial no son condiciones propicias para vivir sin distrés; todas
las expectativas se ven rebasadas por el desempleo, la competencia, las crisis educativa, política y social; la falta de seguridad y la corrupción, son elementos desalentadores. Ante
este panorama es necesario generar nuevos valores y conservar los que sean favorables para vivir plenamente de acuerdo
con la época actual.
Un descubrimiento valioso para el lector es comprender,
a través de la lectura de este capítulo, que en varias ocasiones se recurre a las drogas por un estado de distrés, tal vez inconsciente. La solución no es tender, sin pensarlo, al consumo de café, tabaco, alcohol, anfetaminas o cualquier sustancia
tóxica, pues a largo plazo estos hábitos afectarán nuestra
salud física y mental, sino optar por alternativas como la propuesta educativa en el manejo de estrés que presenta Orlandini en el capítulo xi. “Tratamientos del estrés”, en el que nos
ofrece un programa integral para llegar a ser sujetos más eficientes en el tratamiento de esta enfermedad que ha sido
llamada la enfermedad de nuestra época.
G. Capítulo v. La reseña
Texto: ¿Por qué se eleva la concentración de colesterol en la
sangre?
Cuidado con el colestrol
En el capítulo vi. ¿Por qué se eleva la concentración de
colesterol en la sangre?*, del libro, El colesterol: lo bueno y lo
malo, Victoria Tudela, su autora, explica de manera sencilla y
* Tudela, Victoria. Capítulo vi “Por qué se eleva la concentración de colesterol
en la sangre”, en El colesterol: lo bueno y lo malo, Fondo de Cultura Económica, México,
1996, pp. 41-45 (La Ciencia desde México, 140).
201
clara las causas que generan que el colesterol se concentre
en las paredes de las arterias. Básicamente se clasifican en
dos: las modificables y las no modificables, las primeras se
producen por consumir en exceso grasas de origen animal,
y pueden corregirse simplemente al cambiar la dieta; entre
las causas no modificables se encuentran las de origen genético, las que están en la misma naturaleza del paciente y no
se pueden corregir con sólo un cambio de alimentación.
Al atender a un paciente con colesterol alto, señala Tudela, bióloga, especialista en genética médica, lo primero que
el médico deberá hacer es determinar si las causas del padecimiento son modificables o no. Entre las causas no modificables se encuentra el factor hereditario, cuando uno o ambos padres han heredado al paciente genes defectuosos que
no pueden captar las lipoproteínas de baja densidad. De acuerdo con la autora, es poco frecuente que una persona haya
heredado de sus dos padres este tipo de genes, pero cuando
ocurre, resulta probable que el paciente sufra un severo infarto a lo largo de la adolescencia.
Nos enteramos, por medio de este texto, que los factores
genéticos o hereditarios, según estudios realizados, se manifiestan a temprana edad, con lo que se puede predecir el nivel
de colesterol que se tendrá de adulto, lo cual resulta útil,
pues con ello se atenderá oportunamente al paciente mediante una dieta baja en grasas animales y un tratamiento
médico para mantener el problema bajo control.
Pertenecer al sexo masculino es otro factor no modificable según Tudela. Es un hecho —nos dice— que la incidencia
de las enfermedades coronarias se eleva de cuatro a seis veces más en los hombres que en las mujeres. La edad es otra
causa no modificable a la que la autora hace referencia. Nos
explica que con los años se eleva el contenido de colesterol
en la sangre, e informa que los individuos entre 30 y 40 años
tienden a tener más colesterol en las arterias. Advertencias
éstas, sin duda, interesantes para los lectores.
La alimentación y la presencia de algunas enfermedades
como la diabetes o el mal funcionamiento de la tiroides o
los riñones y la obstrucción del hígado son, de acuerdo con
la autora, causas modificables. Si se reduce el consumo de
202
grasas animales y se aumenta el de grasas vegetales, es muy
probable que baje el colesterol adherido a las arterias, lo
mismo ocurrirá si se atienden las enfermedades oportunamente. Tudela señala que, en cualquier caso, es importante
que el médico realice un buen diagnóstico con base en el
análisis para que el paciente sea atendido integralmente, es
decir, que los fármacos ingeridos a causa de otras enfermedades no incrementen el colesterol. Estas recomendaciones
son importantes para advertir a los lectores respecto a posibles complicaciones que la mayoría de las veces no son tomadas en cuenta hasta que se presentan.
Me parece que este capítulo es de suma importancia porque la autora hace comprender al lector, de manera sencilla,
los factores que ayudan a elevar la concentración de colesterol en las arterias y que propician las enfermedades coronarias. También es útil pues, luego de haberlo leído, si alguien
presenta cualquier síntoma de los aquí descritos, sin duda
acudirá a un especialista que le ayude a controlar su problema de colesterol.
H. Capítulo vi. El ensayo
La génesis del cosmos
Toda mi ciencia ha sido un juego
a la orilla del misterio
Isaac Newton
Una tarde de verano salí de mis clases y mientras me encaminaba al autobús que me regresaría a casa, la tarde se tornó una noche iluminada por estrellas. Levanté el rostro al
cielo y pensé en la pequeñez física de nuestro ser frente a la
inmensidad apabullante del Universo. La pregunta obligada
es ¿cómo se formó esta gran condensación de materia que
llamamos cosmos?
Diversas culturas han dado respuesta a esta pregunta primigenia, unas hablan de la unión sexual de los dioses, otras
de la incubación de un huevo cósmico. La tradición maya,
por ejemplo, dice que “todo estaba en suspenso, todo en calma, todo silencioso, todo inmóvil y tranquilo, y los espacios del
203
cielo estaban vacíos”,30 entonces los dioses asistieron a la creación del mundo. Entre los hebreos es Jehová quien, a través
de la palabra, crea el Cielo, la Tierra y al hombre mismo.31
Según un mito chino, Pan Gu salió de un enorme huevo,
cuatro veces más grande que un hombre actual, sosteniendo
en las manos un cincel y un martillo con los cuales dio forma al mundo.
Estos mitos demuestran la imaginación humana. La diferencia entre ellos y la explicación científica acerca del Big
Bang, es que la ciencia tiene la capacidad de ser autocrítica y
examinar sus teorías bajo el rigor de la observación y la experimentación. Hace diez mil millones de años, aproximadamente, sucedió la Gran Explosión, el acontecimiento que
inició nuestro Universo; toda la materia y la energía presentes actualmente en él estaban concentradas con una densidad muy elevada. A medida que el espacio se iba “estirando”,
la materia y la energía del Universo se iban expandiendo
con él y se enfriaban rápidamente.
Unos 1000 millones de años después del colapso gravitatorio, las galaxias primordiales empezaron a girar cada vez
más rápido, algunas se aplanaron a lo largo del eje de rotación donde la gravedad no queda compensada con la fuerza
centrífuga; así surgieron las primeras galaxias espirales. Otras
protogalaxias con gravedad más débil o con menor rotación
inicial se aplanaron muy poco y se convirtieron en las primeras galaxias elípticas. Con esto se pudo corroborar que la
física que actúa en la caída de los cuerpos, aquí en el microcosmos de la Tierra, es la misma que crea galaxias en el macrocosmos.
Es muy probable que el Universo haya estado expansionándose desde el Big Bang, pero hasta ahora no está claro
que continúe haciéndolo indefinidamente. La expansión
puede hacerse cada vez más lenta hasta detenerse e invertirse; si hay menos de una cierta cantidad de materia en el Universo, la gravitación de las galaxias en recesión será insuficiente para detener la expansión y el Universo continuará su
fuga para siempre. Pero si hay más materia de la que pode30
31
204
Popol Vuh, unam, México, 1988 (Biblioteca del Estudiante Universitario), p. 5.
Sagrada Biblia, Ediciones Paulinas, México, 1992. p. 25.
mos ver —escondida, por ejemplo, en los hoyos negros— el
Universo se mantendrá unido gravitatoriamente y sufrirá
una sucesión de ciclos: una expansión seguida de una contracción.
Si vivimos en un universo oscilatorio de este tipo, el Big
Bang no es la creación del cosmos, sino simplemente el final
del ciclo anterior, la destrucción de la última encarnación
del mismo. Visto así, el cosmos carece de principio y de fin, y
estamos en medio de un ciclo infinito de muertes y renacimientos cósmicos; nada se filtra de las galaxias, estrellas, planetas o civilizaciones que evolucionaron en la encarnación
anterior del Universo.
Es realmente sorprendente que la religión hindú, cientos
de años antes de estas modernas especulaciones científicas,
haya inculcado la idea de que el hombre, y hasta el mismo
cosmos, están sujetos a un infinito número de muertes y de
renacimientos. Sus ciclos van desde nuestros días y noches
usuales, hasta la noche de Brahma, que dura 8 640 millones de
años, más tiempo que la edad de la Tierra o el Sol. Existe en
esta religión el interesante concepto de que el Universo no es
más que el sueño de un dios que después de 100 años de
Brahma, se disuelve en un sueño, sin sueño.
Para saber si el Universo se sigue expandiendo o en realidad cumple un ciclo de expansión y contracción, necesitaríamos penetrar en una cuarta dimensión física y allí, desde el
borde mismo de la eternidad, observar nuestro hermoso
cosmos.
Para concluir, sólo haré mención de un dato que me estremeció cuando lo leí: el ser humano sólo ha estado presente en el Universo en la última diezmilésima parte de su
historia.32 Con ello corroboré mi primera apreciación de que
somos de una gran pequeñez física y temporal, pero me sentí
orgullosa de la grandeza intelectual que caracteriza al género humano, capaz de reflexionar sobre esa inmensidad que
lo envuelve, llamada Universo.
32 Luis F. Rodríguez, Un Universo en expansión, sep-fce, México, 1997 (La Ciencia
para Todos, 1), p. 57.
205
Bibliografía
Popol Vuh, unam, México,1988 (Biblioteca del Estudiante
Universitario, 81).
Rodríguez, Luis F., Un Universo en expansión. Secretaría de
Educación Pública-Fondo de Cultura Económica, México,
1997 (La Ciencia para Todos, 1).
Sagrada Biblia, Ediciones Paulinas, México, 1992.
I. Capítulo vii. El trabajo de corrección
Resumen
Para que la salud pública se fortalezca y sirva como base de
reproducción del conocimiento es necesario que cuente con
mejores publicaciones, con agrupaciones plurales y representativas, y que se dé mayor atención a la formación de
recursos humanos.
Actualmente, la educación en el campo de la salud pública atraviesa por una crisis que tiene múltiples manifestaciones: la baja calidad académica, la obsolescencia de las estructuras organizativas, la desvinculación entre la investigación y
la práctica, la poca pertinencia en la definición de políticas
de salud y la falta de toma de decisiones; la carencia de normas que orienten la generación de nuevos programas, el
poco sentido de identidad que se refleja en las dispares nomenclaturas de programas y grados, y la falta de sistemas integrados para el desarrollo de recursos humanos. Una de las
raíces de esta crisis es que las escuelas de salud pública no han
sabido cambiar con la misma velocidad con que se ha transformado la realidad de la salud en casi todos los países.
206
GLOSARIO
ambigüedad o anfibología: se produce a causa de las imprecisiones en la redacción del texto y generalmente se identifica por el uso inadecuado de los términos “que” y “su” o
“sus”.
La ambigüedad permite más de una interpretación de los
mensajes y puede ser sintáctica: cuando hay imprecisión
sobre el sustantivo al que alude determinado modificador,
debido a que no se escribió justo junto a él, como en el caso:
Los abrigos de esos sujetos que parecen viejos están rotos.
¿Parecen viejos los abrigos o los sujetos?
La ambigüedad es semántica cuando se emplean palabras
que puedan tener más de un significado, y el contexto no es
suficiente para inferir con cuál se está usando en ese momento, como en la frase: “Esto es una lata”. ¿Se está hablando de
un envase hecho de hojalata o de algo que causa disgusto o
fastidio?
argumentar: defender un punto de vista, justificando con razones (premisas) esa postura. Demostrar con base en razones
un planteamiento.
comentario: juicio, parecer, mención o consideración que se
hace, oralmente o por escrito, acerca de alguien o de algo.
Acción comunicativa que consiste en formular juicios, críticas
o exponer opiniones propias después de comprender eficientemente un texto.
Los comentarios pueden clasificarse en alguno o varios de
los siguientes tipos:
especializado: aborda temáticas propias de un campo del saber, presenta en su desarrollo un nivel de discusión lógico y
207
coherente, así como un alto grado de conocimiento y pertinencia en las opiniones, los juicios y las críticas expuestas.
descriptivo: enuncia una opinión delineando cómo es un objeto, persona, espacio, situación, fenómeno, evento, etcétera.
explicativo: expone las causas y las consecuencias de un fenómeno o hecho y, a través de ellas, emite un punto de vista.
comparativo: se estructura exponiendo una opinión al descubrir las relaciones de semejanza o diferencia entre dos o más
objetos, fenómenos, hechos o personas.
crítico: se escribe haciendo evaluaciones, apreciaciones y juicios de valor sobre el objeto o tema en cuestión. En general,
la crítica es una característica intrínseca de los comentarios.
analítico: plantea el tema, examina sus componentes, formula
una crítica y propone una solución.
interpretativo: a partir de un análisis del tema, con base en
conceptos o categorías temáticas, infiere y deriva información
no contenida en el texto leído, lo que se denomina información implícita. La pregunta para generar comentarios interpretativos es: ¿qué significa esta parte del texto? Pero en
todos los comentarios debe haber valoración, reflexión, crítica y éstas generalmente se apoyan en juicios y opiniones.
coherencia: tiene que ver con la lógica textual, con la debida
relación entre los contenidos y la transición adecuada de un
tema a otro dentro del texto.
cohesión: es una característica fundamental de todo texto,
consistente en que todo párrafo vaya “hilado” al precedente
y al consecuente, y los elementos que los constituyan guarden la debida gramaticalidad, es decir que conserven la concordancia.
falta de concordancia de género y de número o discordancia:
se da cuando no hay correspondencia o acuerdo entre el
género o número de un nombre y su adjetivo. Se observa
también cuando hay varios sustantivos calificados por el mismo adjetivo y éste se encuentra en singular (estudiante dedicados; alumno y maestro profesional). Otro caso de discordancia de número tiene lugar cuando el verbo está en plural
y el sujeto en singular o viceversa. Se presenta también cuando en el sujeto hay dos sustantivos como núcleo, y el verbo
se escribe en singular (los Pérez y su primo trata siempre de
ayudar; tanto el grande como el chico debe cooperar).
208
ensayo: género discursivo que se caracteriza por el desarrollo
de una idea, a lo largo del cual se sopesan una serie de opiniones vertidas por otros sobre el mismo tema; el autor del
ensayo ha de adoptar una postura crítica.
gerundio mal empleado: el gerundio es la forma no conjugada
del verbo cuyas terminaciones son -ando (para los infinitivos
que acaban en “ar”) y -iendo (para los que acaban en “er” o
“ir”).
Se emplea mal el gerundio cuando se le usa para expresar
consecuencia, para indicar cualidades o para abreviar, sin
considerar su función de adverbio que indica contemporaneidad entre la acción enunciada por él y la expresada por
el verbo anterior o posterior con que se relaciona.
El matiz de la contemporaneidad puede ser condicional,
cuando el gerundio indica una acción necesaria para que la
otra se realice, ejemplo: “cumpliendo tu compromiso recibirás la constancia” (si lo cumples); causal, cuando el gerundio expresa el motivo por el que se realiza la otra acción,
ejemplo: “queriéndolo tanto no lo puede olvidar” (porque
lo quiere tanto); concesivo, cuando la otra acción se realiza
o no a pesar de la que indica el gerundio: “aun poniendo todo su empeño no consiguió el objetivo” (aunque puso todo
su empeño); modal, el gerundio indica la forma en que se
realiza la otra acción: “Lo saludó dándole un abrazo” (cómo
lo saludó).
Ejemplos de gerundio mal empleado son los enunciados:
“compuso el automóvil llamando al mecánico”. “El médico
llegó recetando al enfermo”, “él es un atleta triunfando”.
Definitivamente, las acciones en ellos expresadas no pueden
ser simultáneas y en el último caso, si lo que se quiere expresar es la cualidad del atleta, se deben emplear las formas
adjetivas triunfante o triunfador.
interpretar: explicar el sentido de un texto.
juicio: operación del entendimiento que consiste en comparar
dos ideas para conocer y determinar sus relaciones.
opinión: juicio particular acerca de algo cuestionable. Punto
de vista, perspectiva.
redundancia: repetición innecesaria de palabras, ideas o conceptos, que deteriora la claridad del texto: Ante tal confusión todos estábamos muy confundidos. Dos formas específi209
cas de redundancia son la consonancia (coincidencia chocante entre sílabas de palabras contiguas): En un momento
apremiante como éste, lo importante es salir adelante; y el
queismo (repetición demasiado frecuente de la partícula
“que”, sea en su empleo como conjunción o como pronombre relativo: No sé que problema tuvo el hombre que te vino
a buscar, pero vi que estaba muy preocupado.
reflexionar: considerar nueva y detenidamente algo.
reseña: palabra proveniente del latín resignare, que significa
tomar nota, escribir, apuntar. Escrito que tiene por objeto
describir y, en la mayoría de los casos, valorar una obra reciente para darla a conocer al público. Para elaborar una
reseña de textos escritos es necesario partir siempre del resumen e incorporar la crítica con base en comentarios de la
obra reseñada.
resumen: es un texto que se construye a partir de otro, lo que
exige la lectura detenida de este último para extraer de él
los contenidos esenciales. El nuevo texto no debe emplear
necesariamente las mismas palabras que el de referencia,
pero sí se queda con sus ideas y, eventualmente, puede conservar también en buena medida las palabras textuales del
autor. Se define también como un texto que reelabora aquel
que se pretende abreviar, reduciendo su longitud. El autor
del resumen debe mantenerse en segundo plano y esforzarse
por ser objetivo en un intento por generar una síntesis coherente y comprensible que sea fiel al original, justa en cuanto a
la interpretación de sus contenidos y clara en su redacción.
ruptura discursiva o anacoluto: consiste en iniciar una idea que
se deja inconclusa, generalmente debido a otras aclaratorias
o explicativas interpuestas, y se retoma nuevamente cuando el
lector ya la ha olvidado, lo que provoca confusión. Ejemplo:
“Impedir a los seres humanos el derecho a investigar porque
la investigación es fuente de conocimiento y el espíritu humano se inclina de manera natural a querer comprender, a
descifrar los enigmas que la naturaleza le impone como retos lo que ha llevado a los grandes descubrimientos de la
humanidad, mismos que le han facilitado su tránsito en la faz
de la tierra, equivaldría a mutilarlos sin remedio”. La relación directa es: “Impedir a los seres humanos el derecho a
investigar equivaldría a mutilarlos sin remedio”.
210
sustentar: mostrar razonamientos suficientes para defender
una opinión.
tesis: proposición que se mantiene con razonamientos. Postura
de un autor en un texto. Disertación que presenta, en alguna escuela superior, un aspirante a grado. Enunciación de la
solución a un tema problematizado, que se hace antes de
investigar acerca de éste.
texto de divulgación científica: es aquél que pone al alcance de
todo tipo de lector el producto de las investigaciones científicas en las diversas áreas del conocimiento, contextualizándolo en el aquí y ahora de una determinada comunidad
social, para integrarlo a la cultura general. En este sentido,
tiene una función explicativa y didáctica que refleja con claridad y sencillez la metodología del pensamiento científico a
través del uso simultáneo de términos especializados y palabras del lenguaje cotidiano; la utilización de relatos y comentarios ilustrativos y ejemplificadores; el empleo de elementos
iconográficos; la explicación de los conceptos mediante su
definición; y la reformulación de los fenómenos y sus características hecha previamente por la ciencia, trasladando los
conceptos respectivos a un nivel en el cual, sin desvirtuarlos,
se hacen accesibles a los no científicos. Es así como el discurso
de los textos de divulgación científica es contextualizado en
la cultura cotidiana de los pueblos.
valorar: reconocer, estimar o apreciar el mérito de alguien o
algo. Juicio estimativo relacionado con las cualidades, la utilidad y los fines del ser u objeto a evaluar.
211
BIBLIOGRAFÍA
Textos de referencia en los diferentes capítulos
Aréchiga, Hugo, El universo interior, Fondo de Cultura Económica, México, 2001 (La Ciencia para Todos, 182).
Frenk, Julio, La salud de la población. Hacia una nueva salud
pública, Fondo de Cultura Económica, México, 1994 (La
ciencia desde México, 133).
Lemaire, Jean-G., La pareja humana: su vida, su muerte, su estructura, Trad. Marcos Lara, Fondo de Cultura Económica,
México, 2003.
Novo, Salvador, Nuevo amor y otras poesías, Fondo de Cultura
Económica, México, 2001 (Colección Tezontle).
Orlandini, Alberto, El enamoramiento y el mal de amores, Fondo
de Cultura Económica, 2ª ed., México, 2004 (La Ciencia
para Todos, 164).
———, El estrés. Qué es y cómo evitarlo, Fondo de Cultura Económica, 2ª ed., México, 1999 (La Ciencia para Todos, 172).
Pérez Tamayo, Ruy, Acerca de Minerva, Fondo de Cultura Económica/Secretaría de Educación Pública, México, 1986 (La
ciencia desde México, 40).
Rodríguez, Luis F., Un Universo en expansión, Fondo de Cultura
Económica, 2ª ed., México, 1997 (La Ciencia para Todos, 1).
Tudela, Victoria, El colesterol: lo bueno y lo malo, Fondo de Cultura Económica, 2ª ed., México, 2000 (La Ciencia para Todos,
140).
213
Textos de apoyo teórico-metodológico
Alonso Tapia, Jesús, Motivación y aprendizaje en el aula. Cómo
enseñar a pensar, Santillana, Madrid, 2000 (Aula XXI, 50).
Dewey, John, Cómo pensamos. Nueva exposición de la relación entre
pensamiento reflexivo y proceso educativo, Paidós, Barcelona,
1989.
Díaz-Barriga Arceo, Frida y Gerardo Hernández Rojas, Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Una interpretación
constructivista, McGraw-Hill, 2ª ed., México, 2002.
Dijk, T. A. Van, Texto y contexto, Cátedra, Madrid, 1980.
Estévez Nénninger y Haydeé Etty, Enseñar a aprender. Estrategias cognitivas, Paidós, México, 2002 (Maestros y enseñanza
Paidós).
Juárez, Rosa Esther, Las chapuzas del lector. Análisis semiótico de la
recepción, Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de
Occidente, México, 1992.
Kasuga, Linda et al., Aprendizaje acelerado, Estrategias para la
potencialidad del aprendizaje, Grupo Editorial Tomo, 3ª ed.,
México, 2000.
Lomas, Carlos, Cómo enseñar a hacer cosas con palabras. Teoría y
práctica de la educación lingüística, Paidós, Barcelona, 1999
(Papeles de pedagogía, 38).
Mecee, Judith L., Desarrollo del niño y del adolescente para educadores, McGraw-Hill, México, 2000.
Maclure, Stuart y Meter Davis (comps.), Aprender a pensar, pensar en aprender, Gedisa, 2ª ed., Barcelona, 1998 (Debate
educativo).
Nickerson, Raymond S., et al., Enseñar a pensar. Aspectos de la
aptitud intelectual, Trad. Luis Romano y Catalina Ginard, Paidós, Barcelona, 1987 (Temas de educación Paidós, 5).
Varela, Francisco J., Conocer. Las ciencias cognitivas: tendencias y
perspectivas. Cartografía de las ideas actuales., Trad. Carlos Gardini, Barcelona, 1988 (El mamífero parlante).
Vigotsky, L. S., El desarrollo de los procesos psicológicos superiores,
Grijalbo, Barcelona, 1979.
———, Pensamiento y lenguaje, Ed. a cargo de Alex Cozulin,
Trad. Pedro Tosaus Abadía, Paidós, Barcelona, 1983 (Cognición y desarrollo humano, 30).
Williams, Wendy, et al., La inteligencia práctica. Un nuevo enfoque
214
para enseñar a pensar, Trad. Jesús Ernesto Alberola Blázquez,
Santillana, Madrid, 1999 (Aula XXI, 75).
Textos recomendados como apoyo para los temas de lecto-escritura
Argudín, Yolanda y María Luna, Aprender a pensar leyendo bien.
Habilidades de lectura a nivel superior, Plaza y Valdés editores/Universidad Iberoamericana, 3ª ed., México, 1995.
Cassany, D., Reparar la escritura. Didáctica de la corrección de escritos, Graó, Barcelona, 1993.
———, Construir la escritura, Paidós, Barcelona, 1999.
Escalante, Beatriz, Curso de redacción para escritores y periodistas
(Teoría y ejercicios), Porrúa, México, 1998.
Gramática práctica. Ortografía, sintaxis, incorrecciones, dudas,
Océano, Barcelona, s.f.
Harri-Augstein, Sheila et al., Lectura y aprendizaje, Trad. María
Luisa Figueroa, Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, División de Ciencias Sociales y Humanidades,
México, 1990.
Kabalen, Donne Marie y Margarita A. de Sánchez, La lectura
analítico-crítica. Un enfoque cognoscitivo aplicado al análisis de la
información, Trillas/Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, 3ª ed., México, 1997.
Ortega, Wenceslao, Ortografía programada. Curso avanzado,
McGraw-Hill, 4ª ed., México, 1988.
Saad, Antonio Miguel, Manual del redactor, Diana, México,
1992.
Restrepo, Félix, La ortografía en América, Instituto Caro y Cuervo, Bogotá, 1979.
Rojas Soriano, Raúl, El arte de hablar y escribir. Experiencias y recomendaciones, Plaza y Valdés editores, 5ª ed. revisada y aumentada, México, 2002.
Serafín, Teresa, Cómo se escribe, Paidós, Barcelona, 1994.
———, Cómo redactar un tema: Didáctica de la escritura, Paidós,
México, 1977 (Instrumentos Paidós, 4).
215
CURRÍCULA DE LAS AUTORAS
Alejandra Herrera Galván
Licenciada en Filosofía y pasante de la maestría en Literatura
Mexicana por la Facultad de Filosofía y Letras de la unam. Profesora-investigadora titular “C” en el Departamento de Humanidades de la uam Azcapotzalco desde 1976. Ha publicado artículos y ensayos en diversas revistas especializadas y en libros
colectivos sobre literatura e historia.
Graciela Sánchez Guevara
Licenciada en Letras Clásicas por la Facultad de Filosofía y
Letras de la unam, maestra en Lingüística. Doctora en Análisis
del discurso y Semiótica de la cultura por la enah. Actualmente,
profesora temporal en el Departamento de Humanidades de la
uam Azcapotzalco y asesora del Director General del ipn. Autora de diversos artículos sobre análisis del discurso político y de
distintos aspectos de la cultura mexicana en revistas especializadas y libros colectivos.
Gloria Cervantes Sánchez
Licenciada y maestra en Letras Españolas por la Benemérita
Universidad de Puebla, donde también cursó la maestría en
Ciencias del Lenguaje. Profesora-investigadora titular “B” del
Departamento de Humanidades en la uam Azcapotzalco. Su
campo de trabajo es la lingüística textual y la investigación educativa. Ha publicado artículos relacionados con la lectura y con
aspectos didácticos de la escritura.
217
Elsa Muñiz García
Licenciada en Antropología, maestra en Historia y doctora en
Antropología por la enah. Especialista en Estudios de la Mujer
por el Colegio de México. Profesora-investigadora del Departamento de Humanidades de la uam Azcapotzalco desde hace
más de 15 años. Autora de los libros El enigma del ser: la búsqueda de las mujeres, y Cuerpo, representación y poder. México en los albores
de la reconstrucción nacional, 1920-1934, así como de numerosos
artículos y ensayos en revistas especializadas y libros colectivos.
Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores.
Margarita Alegría de la Colina
Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas, doctora en Literatura Mexicana por la Facultad de Filosofía y Letras de la
unam. Profesora-investigadora titular “C”, de tiempo completo
en el Departamento de Humanidades de la uam Azcapotzalco,
con una antigüedad de 23 años. Autora de varios textos sobre
redacción y español para secundaria y bachillerato; así como
de diversos artículos especializados y capítulos de libros acerca de
literatura, historia y cultura. Recientemente se publicó su libro
Historia y religión en Profecía de Guatimoc de I. Rodríguez Galván.
Símbolos y representaciones culturales. Es miembro del Sistema
Nacional de Investigadores.
Rosaura Hernández Monroy
Licenciada en Letras Clásicas, con estudios de maestría en Literatura Mexicana y doctoranda también en Letras Mexicanas
por la Facultad de Filosofía y Letras de la unam. Especialización en Historia del Arte en la Universidad de Perugia, Italia.
Profesora investigadora del Departamento de Humanidades
de la uam Azcapotzalco desde 1981. Coordinadora de varios libros colectivos sobre estudios culturales. Ha publicado artículos y ensayos sobre historia, literatura y estudios culturales en
diversas revistas especializadas y libros colectivos.
218
ÍNDICE
Agradecimientos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bienvenida al lector . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
I. El texto de divulgación científica
II. Los diferentes tipos de discurso .
III. El resumen . . . . . . . . . . . . . . .
IV. El comentario . . . . . . . . . . . .
V. La reseña . . . . . . . . . . . . . . . .
VI. El ensayo . . . . . . . . . . . . . . . .
VII. El trabajo de corrección . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
7
9
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
14
.
45
.
71
.
94
. 114
. 136
. 154
Modelos de comparación para revisar los ejercicios finales de capítulo . . . . . . . . . . . . . .
Glosario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Bibliografía . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Currícula de las autoras . . . . . . . . . . . . . .
.
.
.
.
.
.
.
.
195
207
213
217
219
Para quienes desean participar exitosamente en el concurso
“Leamos La Ciencia para Todos” y para los lectores ávidos de
aprehender un libro de la colección y desmenuzar su contenido,
Cómo leer La Ciencia para Todos es un texto indispensable que
les permitirá desarrollar sus habilidades de lectura y escritura.
El objetivo es que este aprendizaje les permita desenvolverse
en todos los aspectos de su vida, tanto personal como académica.
¿Cómo lo lograrán? Realizando cabalmente los ejercicios aquí
propuestos, pues podrán así conocer los métodos de lectura
necesarios para explorar, comprender, analizar y comentar
cualquier pasaje. A los seguidores de la colección La Ciencia para
Todos les ayudará a distinguir las características de cada uno de los
títulos para decidir en qué género discursivo participarán: resumen,
reseña o ensayo. Los ejercicios y las actividades que se ofrecen
les permitirán realizar una lectura exploratoria, conjeturar
el contenido, verificarlo y hacer una lectura de comprensión para
identificar el tipo de escrito, así como para interpretarlo y asimilarlo.
Las autoras, Gloria Cervantes, Rosaura Hernández, Alejandra Herrera, Elsa Muñiz
y Graciela Sánchez, coordinadas por Margarita Alegría, son profesoras del
Departamento de Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana,
y comparten su experiencia docente y profesional con los lectores para que
éstos hagan suyos los libros de la presente colección.
www.fondodeculturaeconomica.com
LA
CIENCIA
PARA
TODOS
207

Documentos relacionados