Arco tradicional, el tiro sobre diana

Comentarios

Transcripción

Arco tradicional, el tiro sobre diana
1
Índice
Introducción ................................................................................................ pág.
3
Normativa y regulación ............................................................................... pág
5
El equipo adecuado
1.1. Tipos de arco ................................................................................. pág.
6
1.2. Buscar el arco idóneo ................................................................... pág.
8
1.3. Las flechas .................................................................................... pág.
10
1.4. La cuerda ...................................................................................... pág.
14
1.5. Accesorios ..................................................................................... pág.
16
1.6. La diana ........................................................................................ pág.
18
Técnica de tiro ............................................................................................. pág.
20
1.1. La posición de los pies ................................................................... pág.
22
1.2. La posición de las caderas ............................................................ pág.
22
1.3. La posición del tronco .................................................................. pág.
22
1.4 La posición de la cabeza ................................................................ pág.
23
1.5. La mano del arco .......................................................................... pág.
24
1.6. Posición del brazo de arco............................................................ pág.
25
1.7. Posición del hombro de arco ........................................................ pág.
25
1.8. Posición del hombro de cuerda .................................................... pág.
25
1.9. Posición brazo codo de cuerda ..................................................... pág.
26
1.10. Posición mano/dedos de cuerda ................................................. pág.
26
1.11. La suelta ....................................................................................... pág.
27
1.12. El tiro instintivo........................................................................... pág.
28
1.13. Apuntar ....................................................................................... pág.
28
A) El ojo dominante ..................................................................... pág.
30
B) Colocación de la diana ............................................................ pág.
31
1.14. El ciclo de tiro KSL ...................................................................... pág.
33
1.15. El entrenador ............................................................................... pág.
35
1.16. La concentración......................................................................... pág.
35
…esto se acaba ............................................................................................. pág.
36
Referencias de lectura ................................................................................. pág.
37
2
Introducción
El tiro con arco actualmente forma parte de, además de una actividad plenamente
deportiva, una forma de entretenimiento personal accesible a cualquier persona que
se lo proponga, niños, personas de avanzada edad, con sobrepeso, sin fondo físico
etc. Todos son capaces de, a través del arco y las flechas, practicar su puntería. No
es necesario estar metido de pleno en la élite para poder disfrutarlo plenamente.
Simplemente con hacerse socio de un club y mediante un cursillo de iniciación
conseguir la licencia federativa y ya podremos disfrutar en nuestro tiempo libre
practicando este deporte.
En esta pequeña guía se va a reflejar el tiro con arco sobre diana a 30m y a 18m. Por
supuesto que hay otras modalidades pero tras llevar varios años practicando esta
modalidad y ante la escasez de documentación escrita al respecto, he decidido, en
base a mis conocimientos y documentándome entre varias fuentes, llegar a
conseguir una pequeña guía de referencia específica sobre esta modalidad.
Aquí entro en el primer dilema sobre cómo debo escribir esta guía. Si algo he
apreciado en los años que llevo tirando con arco es la cantidad ingente de
conocimientos y experiencias personales que nunca llegan a coincidir en un criterio
generalizado sobre cómo se deben hacer las cosas bien. En este apartado yo voy a
hacer un buen uso de mi criterio “arqueril” y voy a exponerlo aun a sabiendas de
que seguro algunos discreparán sobre si lo escrito es lo correcto. Ante todo quiero
pedir disculpas por no coincidir en criterio y además incluso por poder llegar a
equivocarme. Intentaré que en todo momento se entienda que procuro no alejarme
mucho de lo que es mi criterio personal y procuraré que sea lo más correcto posible.
La importancia de hacer una buena práctica del tiro con arco se reflejará en el
reconocimiento de que en principio lo empezaremos a realizar como actividad
lúdica. Nunca deberemos proponernos objetivos no acordes con nuestra capacidad
ni intentar compararnos con quien más entrenado y preparado está. Hasta el
arquero más experimentado sucumbe ante la desazón de no poder cumplir
objetivos. Nosotros no somos menos, por ello no debemos practicar ese tipo de
planteamientos competitivos, simplemente deberemos disfrutar de lo que hacemos.
Una estadística importante es que el diez por ciento, incluso a veces menos, de los
que empiezan un cursillo de arquería, terminan realmente tirando con arco con una
continuidad. Situaciones personales, problemas de organización de tiempo libre en
familia, pérdida de interés por el entorno en el que se practica, objetivos a corto
plazo no conseguidos y un largo etcétera, hacen que realmente pocos puedan llegar
a practicar este hobby de forma continua. Hay situaciones que son difíciles de
encauzar para este propósito, pero sí recomiendo que en todo momento seamos
3
conscientes de que en dos o tres meses no vamos a obtener resultados competitivos
ni vamos a conseguir hacer de un arquero de fin de semana campeón de España.
Este planteamiento es porque en todo momento debemos dedicarnos a disfrutar de
lo que hacemos. Disfrutar es la clave del triunfo a nivel personal y este triunfo nos
capacita para poder hacer muchas cosas positivas, en vez de estar obsesionados
con lo que tenemos que hacer sin llegar a conseguir. Bajo este fundamento
practicaremos el tiro con arco desde una perspectiva que tendrá como objetivo
principal disfrutar, y esto hará que superemos muchas barreras, más de de las que
en un principio podamos imaginar.
Tras exponer el objetivo principal a conseguir creo que la primera y más importante
lección está dada. Simplemente queda desearos que disfrutéis mucho del tiro con
arco y espero que algunos de los apuntes que expondré en el libro os sirvan de gran
ayuda cuando no tengáis a algún compañero del club que os pueda echar realmente
una mano.
Está claro y por si surge la mas mínima duda lo confirmo, que esta guia se tendrá
siempre que interpretar como una recopilación de conocimientos adquiridos
durante años y nunca como una creación propia personal, únicamente en la forma
correcta de exponerlos residirá mi responsabilidad que espero sea lo más acertada
posible.
Buenas flechas.
D.A.I.
4
Normativa y Regulación
Para practicar el tiro con arco, deberás estar en posesión de una licencia de la
Federación correspondiente que únicamente se puede tramitar a través de un club
federado mediante un cursillo de iniciación. La licencia de la federación
autonómica te permitirá practicar el tiro con arco en el ámbito de la comunidad
correspondiente mientras que la licencia de la Real Federación Española de Tiro con
Arco, siendo un poco más cara, te permitirá tirar tanto dentro como fuera de
España, ya que está reconocida por la Federación Internacional.
En caso de no tener licencia, el arquero podrá practicar el tiro con arco en presencia
de un monitor federado. Para ser monitor federado, se requiere la superación de
unas pruebas que pone la federación y el pago de una licencia adicional.
De todo esto se deduce que en España si no es bajo el ámbito de la caza (que tiene
otro tipo de regulación) solo se puede practicar el Tiro Con Arco como disciplina
deportiva con la aprobación de un club federado. A estos efectos, la RFETA tiene en
su página web una referencia que os servirá de ayuda para saber donde podéis
encontrar un club por vuestra zona.
¿Donde se puede tirar con arco? Evidentemente en un campo de tiro. Ha de tener
unas medidas de seguridad que garanticen que la práctica de este deporte se realice
sin ningún tipo de riesgo, ni para las personas que lo practiquen, ni para nadie.1
A tal efecto, el uso del arco en un sitio no adecuado para tal fin, así como el
transporte de un arco es considerado, sin tener una licencia federativa, un
incumplimiento de la legislación vigente que puede traer consecuencias por
aplicación de esta por los agentes de la autoridad.
En lo referente a normativa vigente el mejor consejo es que tenéis que buscar en la
página web de la RFETA2 o de la federación autonómica correspondiente y
mediante la lectura del documento pertinente saber qué reglamentación se
establece para la modalidad de tiro que vamos a practicar.
1
Fuente: http://blagdaros.wordpress.com/2008/01/08/tiro-con-arco-lo-que-conviene-saber-antes-deempezar/
2
http://www.federarco.es/
5
El equipo adecuado
1.1 Tipos de arco
-Longbow o arco recto
Su propio nombre lo define: es un arco recto.
Para
competir
en
la
modalidad
correspondiente estando destensado la cuerda
no debe tocar las palas.
Es una herencia de los antiguos ejércitos
medievales y entra en la modalidad de arco
histórico. Usarlo implica el propio placer de
usar sin intención de destacar en puntuación.
Se usa tanto en recreaciones medievales como
en competición real. Es menos preciso que el
arco recurvo.
En competición actualmente se exige el uso de
flechas de madera.
Su equivalente con origen en América, el flatbow, es algo más preciso. Conserva la
esencia pero añade terminación laminada con fibra de vidrio y otros tipos de diseño
usando empuñadura, reposaflechas, carbono en las palas… Digamos que incorpora
avances más modernos en la fabricación de un arco.
Hay otros tipos de variantes llamados híbridos que incorporan semi curvatura en
las palas. Llegan a exprimir al arco recto a su máxima expresión en precisión.
Requiere una filosofía en el tiro más histórica que efectiva, la cual no nos exija
buenas puntuaciones.
Debo añadir que la precisión no lo es todo. En muchos años como arquero he visto
autenticas proezas realizadas con cualquier tipo de arco. Más valor tienen las que
el material no era el idóneo, eso refleja la calidad del arquero como tal.
-Recurvo o arco recurvado
Dentro de la categoría de arco tradicional está dedicado dentro de unos límites
(cuerpo y palas de madera) a llevar todas las mejoras posibles en cuanto a
materiales de fabricación como diseño y competitividad.
6
Para mí es el más recomendable puesto que vamos a practicar el tiro tradicional a
diana que aun siendo en modalidad tradicional ello requiere un material y
prestaciones para conseguir una precisión lo más certera posible.
Se caracteriza por la curvatura en la parte exterior de sus palas además de tener un
cuerpo más grande y ergonómico.
Con este arco se puede llegar a tener una precisión increíble sin necesidad de mirilla
ni de cualquier otro tipo de ayuda , claro está que dependiendo del arquero que lo
use.
No se permite el uso de mirilla en competición y si se pueden usar flechas de
aluminio o carbono (más precisas).
En el mercado actual hay decenas de gamas y modelos, unas con mejores calidades
en material, en diseño o prestaciones que otras.
Lo ideal es, debido a la gran
cantidad de combinaciones
que existen de potencia y
medidas de largo, formato de
la empuñadura, suavidad al
abrirse, etc., y que nos
podemos equivocar en la
primera elección de nuestro
arco, al iniciarse no hay que
gastar mucho dinero: un
equipo básico durante un par
de años cumple perfectamente su función, incluso habituándonos a él podremos
definir nuestro tiro como preciso.
El mejor arco que podamos tener es con el que hayamos tirado 500.000 flechas.
Los dos tipos de arco tienen versiones desmontables y monoblock siendo esta
opción simplemente para un fácil trasporte de ellos.
7
1.2 Buscar el arco idóneo
El arco es la pieza más importante de todo el equipo del arquero. Asegúrate de que
el arco que elijas sea el que deseas en cuanto a diseño. Las diferencias a tener en
cuenta respecto al diseño significan más o menos peso según el tamaño del cuerpo
y más o menos ergonómico según la forma de la empuñadura. Puede que nos
resulte incomodo soportar cierto peso excesivo en la mano de arco y también en la
forma de agarrarlo y no nos lleguemos a encontrar a gusto. Sugiero que antes de
tomar una decisión procuremos mirar y probar varios tipos de arco, en tiendas
especializadas o en el propio club de tiro mientras que hacemos el cursillo de
iniciación.
Ahora voy a tratar un tema importante y delicado que es la potencia. La potencia se
asocia, cuando uno está empezando, a “cuanto más potencia más preciso”. Puedo
imaginarme a un arquero inexperto midiendo su capacidad para abrir un arco en
una tienda y escogiendo el que puede abrir en función de aguantar solamente esa
apertura y casi presumiendo de poder llegar a… Bueno, el dato es que a lo largo de
una mañana de entrenamiento deberemos tirar cientos de flechas y por lo tanto ese
ajuste de poder abrir cuanta más potencia mejor es un dato erróneo. El arco debe de
formar parte de un arquero con una técnica adquirida. Si al principio utilizamos
una potencia que no nos permita casi ni respirar mientras que tensamos el arco, la
técnica prácticamente no existe. Dedicamos todo nuestro esfuerzo en poder llegar a
abrir y en definitiva gestionar una potencia excesiva que nos condiciona el tiro. En
cambio, si tenemos el dato de que para tirar a treinta metros o a dieciocho podemos
tranquilamente ejecutar un tiro muy preciso con una potencia de 35, 40 ó 45 libras,
un uso de más libras de potencia significa cansarse antes, no poder modificar
cualquier aspecto del anclaje o de la técnica de tiro por estar con una excesiva
tensión… Entonces el punto óptimo de potencia se encuentra en tensar el arco de
forma cómoda, suave y poder hacerlo reiteradamente.
Todo lo que inicialmente bajemos de potencia podremos después ejecutar una
mejor técnica en el aprendizaje.
En lo referente a la longitud del arco el sentido común impera en la capacidad de
tomar esta decisión. Uno puede escoger el arco que quiera en base a ser más rápido
(corto) o más estable en el tiro (largo), pero hay unas medidas que son las nuestras
personales que nos darán pistas sobre qué es lo que realmente necesitamos. Si uno
mide 1,95 de estatura y abre a treinta pulgadas de apertura, la lógica dice que un
arco pequeño de 58” de largo no es precisamente lo que necesita. Lo ideal es buscar
un ángulo de cuerda correcto que no nos pellizque los dedos al tensar, También
resultaría extraño ver a una persona de 1,50 de alto con 26 de apertura intentando
8
tirar con un longbow de 68” de largo. Son ejemplos exagerados pero que confirman
la teoría de que a cada uno le corresponde lo suyo por tamaño.
En función del tamaño de nuestro cuerpo para el largo, y la condición de fondo
físico para la potencia, deberemos tender a buscar lo adecuado si no queremos
equivocarnos en la búsqueda de un buen arco.
Fabricación de flatbows
9
1.3 Las flechas
Existen varios tipos de flechas. Básicamente, en un primer vistazo, nos
encontraremos con flechas de madera, de aluminio y de carbono, todas ellas
enfocadas a una vez realizada la suelta respetar todo el ejercicio de precisión
realizado anteriormente en la línea de tiro.
Vamos a realizar un breve repaso por sus características.
Flecha de madera:
Es la flecha autentica, la que
participo a través de la historia en
mil batallas y hemos visto cientos de
veces en grandes películas del oeste,
en Robin Hood, etc. La madera le
otorga una belleza sin igual por ser
un material noble.
Bueno después de esta fantástica
introducción, lamentablemente de
todas ellas es la menos precisa ya
que
su
interior
esconde
particularidades naturales que hacen que no se comporten todas por igual. Su uso
requiere de unos conocimientos específicos de cómo poder llegar a usarlas y
mediante pruebas de “spine” (capacidad de torsión con respecto a un peso
específico) conseguiremos que más o menos se comporten de forma parecida en el
vuelo.
Si estamos empezando a tirar con arco en cuanto a precisión no es recomendable ir
a una tienda a que nos vendan doce flechas de madera y ponernos a tirar con ellas.
Personalmente lo pospondría a un nivel más avanzado de tiro.
Flecha de aluminio:
Mi preferida. El vuelo es agradecido. Es como tener
un buen aliado. Por particularidades en el
comportamiento del material perdona fallos en suelta
y se comporta de una manera excepcional en vuelo.
Tiene un problema añadido que es difícil de gestionar,
y es que se dobla fácilmente y pierde propiedades de
rectitud en el tubo y por lo tanto en el vuelo.
10
Enderezarlas manualmente de forma correcta es prácticamente imposible. Se
requiere una enderezadora micrométrica, Si nos vamos a dedicar a las flechas de
aluminio la mejor inversión en flechas es esta máquina.
Flecha de carbono:
Flecha heredada de los avances tecnológicos que se renuevan constantemente en
los arcos de poleas. Se supone que es la flecha perfecta. De hecho, casi no se le
puede poner un pero. No se deforma: o está recta o está rota. Es un material preciso
como pocos perooo je, je al ser tan preciso requiere de una suelta perfecta, no
perdona ni una. En la modalidad de poleas es una maravilla de flecha pero en
tradicional no es una flecha que por material torsione de igual manera que el
aluminio. Está prácticamente dedicada a soportar salidas normalmente de 60 libras
de potencia y soportar miles de tiros y golpes de todo tipo sin llegar a doblarse en
estructura lo más mínimo. El aluminio compensa ciertos tipos de fuerzas
soportando una torsión que incluso no es capaz de aguantar estructuralmente por
lo tanto entra más fácilmente en una dinámica de vuelo al gestionar mas
movimiento estructural sin que esto afecte por el formato de esta a la trayectoria
del tiro., Si tenemos una técnica muy depurada con las flechas de carbono
podremos sacar más partido en cuanto a precision. Si no es así podrá agrandar, de
alguna manera, nuestros pequeños fallos. En caso de escoger la flechas de carbono
recomiendo siempre comprar las dedicadas de forma exclusiva a tradicional, que
por prestaciones conseguidas por este material para su uso con este tipo de arco
son la mejor opción ofrecida por los fabricantes.
11
Selección de flechas
Una vez escogido el arco con la potencia y el largo adecuados deberemos averiguar
cuál es nuestro largo de flecha. Para ello
colocaremos una flecha en el arco y
realizaremos un anclaje, Necesitaremos
de la ayuda de otra persona para que lo
que sobresalga de la flecha por la parte
delantera no sea más corto que una
pulgada. Lo marcaremos con un
rotulador y cortaremos el resto de las
flechas en esa marca. Con este gesto
evitaremos que podamos tener un
percance en una mala suelta e
insertarnos la flecha en algún punto de
la mano de agarre.
Una guía importante que deberemos ojear de vez en cuando es la tabla de selección
de calibres de Easton, en ella podremos calcular, según la potencia de nuestro arco
y la longitud de la flecha que
vayamos a usar, el calibre
correcto para que nuestra
flecha vuele bien, además de
cumplir una medida de
seguridad que es evitar que la
flecha sea demasiado blanda.
De no ser el calibre correcto
podremos trasferir con el
arco demasiada potencia o
muy poca para que la flecha
vuele correctamente. Todo
esto significa un mal vuelo de
la flecha y por lo tanto una
pésima puntería. Incluso en un caso extremo que no llegue a soportar la tensión y
la flecha estalle al torsionar demasiado antes de abandonar la cuerda. Recomiendo
ver el video “archer paradox” en youtube
Deberemos ojear siempre las especificaciones de los fabricantes de flechas. Estas
especificaciones nos indicaran el grosor, el spine y el peso en graims (no gramos)
por pulgada bajo las siglas GPI. Este último dato nos servirá para, mediante una
fórmula sencilla, saber si la flecha que vamos a usar respetara las normas de
12
seguridad y de buen uso del arco. Sencillamente se calcularan mediante esta
fórmula:
Si una flecha indica 7.0 GPI deberemos multiplicar este dato por el largo de la
flecha, en este caso será 29 pulgadas
7x29=203
Le deberemos añadir el peso de la punta y de las plumas, que normalmente suelen
ser 100 graims la punta y 20 grains las plumas, en total 120 graims
203+120=323
Este resultado le dividimos por la potencia del arco, que en este caso serán cuarenta
libras de potencia
323/40= 8,075
En este caso habríamos acertado con esta flecha. El peso de la flecha adecuado en
tradicional se recomienda a partir de ocho, por el simple motivo que los materiales
con que trabajamos (maderas) sufren un gran stress
si la flecha no absorbe la energía recibida por el arco,
llegando incluso a romperse con el tiempo si esta
medida no se tiene en cuenta.
Empieza a estar complicadillo este mundillo, ¿ no?
Parecía más fácil lo de coger un arco y una flecha,
¿verdad? Tranquilo. Muchas cosas se quedan por
ahora en el tintero. Yo, en varios años, he aprendido
que me queda mucho camino por recorrer.
En el uso de las puntas su peso se modificará para conseguir una mayor o menor
torsión de la flecha en vuelo. Con ellas se podrá corregir una flecha blanda o dura,
ya que se dispone de puntas de distintos pesos para gestionar un buen ajuste de
vuelo en la flecha.
En el tiro a diana se suele usar la punta ojival que por forma penetra en la diana
solamente el calibre de la flecha.
Si la flecha en vuelo está dura no torsiona lo suficiente y roza en la ventana del
arco, además de llevar un vuelo modificado por ese roce. La flecha rígida se clava
con el culatín ladeado a derechas y en la blanda el culatín apunta hacia la
izquierda.
Todos estos ajustes de material deberán ser realizados poco a poco y siempre en
contacto con otros arqueros mientras avanzamos en la práctica del tiro con arco.
13
Ni estoy explicando de forma seria como realmente se debe hacer, ni se debería
tomar esta guía como referencia para hacerlo de manera autodidacta. La mejor
manera de llegar a hacer un buen ajuste de material es en el propio campo de tiro
rodeado de arqueros y
siempre
bajo
el
consenso de varios de
ellos.
Las plumas empleadas
en tradicional son
naturales. Hay varias
tonalidades y tamaño.
La forma de ajustar el
vuelo de la flecha con
las plumas consiste en
que al ponerlas más grandes estabilizan las flechas antes pero frenan la flecha más.
Por lo tanto, según a la distancia que vayamos a tirar, se recomienda ponerlas más
grandes o más pequeñas. Lo ideal es poner algún tamaño intermedio. Se instalan
mediante una emplumadora que las deja en medida proporcional, bien colocadas en
la flecha.
1.4 la cuerda
En lo referente a cuerdas, hay de dos tipos por la forma de realización de estas.
Están la tipo flemish y la sinfín.
La diferencia prácticamente consiste en que
una lleva un hilo de forro en la zona de los
tips (donde se enganchan al arco) y otra lleva
la gaza entrelazada aportando una
consistencia al conjunto que hace que no sea
necesario forrarla.
Los hilos para realizar la gaza están en
constante evolución. En tradicional se ha
usado, por ejemplo, hilo de dracrón , material que no tenia propiedades idóneas ya
que nunca terminaba de estirarse del todo y siempre había que gestionar un ajuste
constante dando vueltas a la cuerda. Ahora se utilizan, entre otros, por ejemplo,
fast flight, que es un material que llegado un momento que deja de estirarse y
mantiene mejor los ajustes que se realicen en la cuerda. Además proporciona a la
flecha más velocidad de salida lo que también contribuye a mejorar las prestaciones
del tiro.
14
Punto de enfleche
El punto de enfleche se deduce gracias a una regla con
forma de T. Nos indica la posición correcta donde debe
ir la flecha enganchada en la cuerda. Suele ser un poco
más elevada de lo que sería engancharla apoyando la
flecha en el reposaflechas. Esto significa que en la suelta
se va a levantar un poco la flecha, lo suficiente para que
en la salida no roce en ninguna parte del arco y salga
limpiamente.
Fistmelle
El fistmelle es una guía de referencia
sobre la distancia que debe estar la
cuerda del arco que viene dada desde
fabrica. Los fabricantes recomiendan
un fistmelle determinado para cada
arco que fabrican. Después, uno debe
ajustar en función a los materiales
que utiliza, el idóneo para su tiro
personal. Suele ser desde 7.5 a 8.5
pulgadas; en algunos casos más o
menos. Esta distancia es la que debe
tener la cuerda estando montada en el
arco hasta la zona de la empuñadura más alejada de ella. Se mide con la regla antes
mencionada para ubicar el punto de enfleche.
Se consigue modificar dando vueltas a la cuerda retorciéndola para que quede más
corta o más larga.
La importancia de tener un buen
fismelle se basa en que si es el
idóneo la flecha saldrá de la cuerda
en el momento preciso, sin ningún
tipo de fuerza distinta a la de
empuje que la condicione en el
vuelo.
También como en todo ajuste de
material requerirá de una buena
ejecución en el tiro.
15
Las cuerdas se pueden comprar o las puede realizar uno mismo. Lo ideal es este
segundo paso porque a la larga sale bastante más barato. Hay por internet varios
tutoriales que nos indican paso a paso cómo hacer una. Solamente necesitaremos
los materiales y herramientas adecuados. En casi todos los clubs hay este material
para la realización de cuerdas así como de otro tipo: corta flechas, pesa arcos y
vario material dedicado a al ajuste de nuestro arco, lo más valioso de todo: los
compañeros que ya lo hicieron alguna vez.
Todos los ajustes antes mencionados y los que no se han terminado de explicar
junto a una buena técnica de tiro significan que tras el ejercicio de precisión
realizado en la línea de tiro, el equipo responde de forma correcta o no. Esto
expuesto de forma visual es la mejor expresión de lo que podemos conseguir con
ello.
1.5 accesorios
Los accesorios en el tiro con arco tradicional básicamente se componen de
reposaflechas, silenciadores de cuerda, saca flechas, protector de brazo, un guante
para agarrar la cuerda y un carcaj para portar las flechas.
Después podemos encontrar en el mercado desde gorritas con el nombre del
fabricante hasta calzoncillos de camuflaje para ir a cazar al monte, pero eso ya
entra en gustos demasiados personales, jeje.
El reposaflechas consiste básicamente en una pieza de piel
que es donde se va a apoyar nuestra flecha en el arco.
Existen multitud de combinaciones: con pelo, sin él, de una
pieza, de dos, con separación para que supuestamente pasen
mejor las plumas (digo supuestamente porque una vez
realicé una grabación en cámara lenta de una suelta de mis
flechas y observé atónito por donde y como pasaban las plumas; desde entonces en
apreciación personal coloco la pluma guía en una posición que creo yo oportuna y
16
me desentiendo del paso de flecha por el reposa). Toda marca de roce en el
reposaflechas indica una mala regulación. Deberemos repasar todos los ajustes
hasta que encontremos el fallo, lo modifiquemos y el paso de flecha no deje huella
alguna.
Los silenciadores de cuerda tienen la función de
lo que su propio nombre indica: se les atribuye que
recogen las vibraciones de la cuerda y, por lo
tanto, el ruido. Es el mismo efecto que si a una
cuerda de guitarra cuando está sonando le
ponemos un dedo encima: dejará de sonar.
Hay a quien no le gusta llevar algo puesto en la
cuerda. En términos de precisión no está mal
encaminado, pero en términos de eliminación de
vibraciones a veces uno se encuentra a gusto o no
en cómo suena o siente su arco. Lo ideal es que si ponemos algo no sea muy
aparatoso.
Los hay de hilos de goma, muy eficientes, de lana, algo menos, y de pelo natural
menos aún. Según bajamos en eficiencia, la masa del material es menos
volumétrica.
El saca flechas es una pieza de goma que se agarra en la flecha ya clavada en la
diana y agranda el diámetro para así poder hacer mejor el gesto de estirar y sacar
las flechas del parapeto.
El protector de brazo se utiliza para evitar que la
cuerda en una suelta pegue en él, suele dejar la
típica marca del arquero consistente en un moratón
en el antebrazo. Se recomienda encarecidamente su
uso sobre todo en periodos de iniciación. Pero si la
técnica de tiro es correcta no deberíamos rozarnos.
Claro está, un día y un gesto malo lo tiene
cualquiera. El arquero más experimentado, en un
descuido, puede padecer siempre el ataque de su
propio equipo.
Debo hacer mención, ya que de alguna manera estoy implicado, sobre el tipo de
material que debemos utilizar. En este caso, los fabricantes realizan protectores
igual de efectivos pero muy básicos en terminación: plástico, cuero liso, semi
artificial… Simplemente comentar que hay una industria artesanal que nos surte de
autenticas obras de arte hechas a mano en cuero. La opción es al gusto del
consumidor.
17
El guante, realizado en piel, busca a través de
decenas de modelos, el que te dé la sensación de
sentir la cuerda pero que sea lo suficientemente
grueso como para que no te salgan durezas. Entre
los arqueros nos solemos recomendar cual es el
mejor para tal fin, pero es la experiencia la que nos
capacita para saber qué es lo que nos conviene.
La dactilera cumple la misma función solo que en
diseño es distinta. El uso de uno u otro protector es a juicio del arquero.
El montador de cuerda es una cuerda que en
los extremos lleva unos acoples para ponérselos
en los extremos de las palas y asi forzando el
conjunto con una mano poder poner la cuerda al
arco con la otra.
1.6 La diana
El arquero tradicional tira a muchos tipos de diana y sobre todo a distancias
indefinida. En este caso nos centraremos en las dianas de 18m y de 30m que son,
según este escrito, a las que nos vamos a
dedicar. La diana de 18m mide cuarenta
centímetros de diámetro y la de 30m ochenta.
Se puntúa 6 justo en el centro del amarillo,
cinco la siguiente línea de amarillo y el resto,
en negro, cuatro, tres, dos y uno.
La percepción de la diana debe ser en todo
momento la misma tanto en entrenamiento
como en competición. Lo digo porque
podemos caer fácilmente en el fallo de
entrenar en las dianas ya colocadas en el club
que generalmente son de olímpico. Será estupendo, todo irá bien entrenando,
incluso haremos mas amarillos. Llegando el día de la competición, Nos
encontraremos una diana completamente distinta a la que hemos usado estado
entrenando tan bien y resulta que la percepción de la diana cambia por completo.
¿Esto qué significa? Bueno, en tiro, una correcta percepción del objetivo significa
mucho. Un ejemplo claro es cuando tiramos en 3D y nos encontramos en una
18
pradera con mucho sol y un arbolito que da sombra a nuestra siguiente diana.
Como no recibimos datos visuales correctos sobre el objetivo ya que está inmerso
en una sombra en medio de una zona soleada, el cálculo de distancia tiende a salir
erróneo por falta de información visual en la zona de la sombra que el cerebro no es
capaz de gestionar. En el caso de la diana, la percepción visual del tiro implica ver
donde impacta la flecha, saber por qué, cómo reconducir ese tiro, y con el
entrenamiento correcto podremos trabajar tanto en ese aspecto como en el día de
la competición. Si en el día de la competición aparece una flecha en algún sitio de
la diana que no es donde nosotros queríamos impactar, nuestro cerebro no será
capaz de gestionar el visualizar el fallo cometido debido a estar asociado a una
referencia visual desconocida.
También ocurre cuando simplemente a un parapeto con la misma diana le pega la
sombra o el sol por una nube que pasa. Nuestra percepción del tiro cambia y ese
simple cambio de luz modifica nuestro tiro a indeciso como cuando no sabemos
dónde impactan las flechas realmente y por lo tanto no podemos corregir. En
definitiva, por norma hay que entrenar y competir siempre con la misma diana.
19
Técnica de tiro
Ante todo, me gustaría empezar exponiendo un dilema personal que me ha surgido
a raíz de plantearme en serio cómo dar una referencia sobre técnica en tiro. Yo soy
un arquero de los de fin de semana, además sin complejo por ello como podréis ver.
No tengo licencia de monitor ni nada que me acredite como persona capaz para
enseñar a nadie. Sólo tengo mi propia experiencia personal a través de tirar con
arco durante siete años. Una trayectoria llena de carencias en cuanto a instrucción
y entrenamiento serio. Los resultados obtenidos tampoco son algo que puedan
destacar. Entonces yo me pregunto: ¿por qué coño estoy aquí supuestamente
escribiendo sobre algo en lo que no he sido capaz de sacar provecho en tanto
tiempo? La respuesta me ha venido automáticamente a la cabeza como un
relámpago: motivación.
En siete años he disfrutado, llorado, reído, enfadado como un niño pequeño que no
hacia las cosas bien pero que hacia lo que le gustaba y con eso me bastaba. Esto ha
significado para mí la motivación de levantarme los sábados porque podía dedicar
la mañana a tirar mis flechillas, acostarme tarde muchas noches porque en un foro
de arquería se había creado una discusión más que interesante sobre el cómo hacer
perpetuo que padecemos los que lo practicamos. He padecido pánico al amarillo, lo
cual me ha hecho daño como nadie sabe y, sin poder llegar a superarlo, he
continuado con la actividad en la forma que la vida o las circunstancias me dejan y
sin dejar de disfrutar por ello. Una lesión seria de hombro me apartó del tiro
durante dos años. ¿Sabéis como califico yo estos dos años? Los más largos de mi
vida, je,je. En definitiva, horas y horas, en meses y meses, que suman años de
vivencias con un solo fundamento: la motivación de estar haciendo algo que me
gusta.
Entonces me planteo si esto que digo me capacita para poder aportar algo, aunque
sea poco y, de alguna manera, mal hecho. Si se entiende que lo que importa es la
intención, allá voy con ella. Creo que puedo proseguir con la redacción de esta guia.
Gracias por continuar leyendo.
El arquero tradicional se caracteriza por moverse en un campo amplio de
posibilidades de tiro. Las modalidades de tiro en las que se siente como pez en el
agua son las que le exigen un tiro preciso en cualquier distancia a calcular por el
propio arquero y a cualquier tipo de diana en lo referente a tamaño. Además,
deberá gestionar tiros en ángulo hacia arriba, hacia abajo, por las condiciones de
donde se practica (naturaleza); debe ajustar su tiro también a las irregularidades
del terreno así como particularidades del entorno (árboles arbustos…). Cuando un
arquero tradicional llega a una línea de tiro, tiene dos opciones: mostrar su técnica
20
de tiro, que le viene estupendamente tirando el solo en medio del campo, o
amoldarse a las condiciones en las que está participando, la línea de tiro. Como
podréis entender, la capacidad de gestionar todo tipo de tiro debe habilitar de
alguna manera a participar correctamente en una línea de tiro. Pues en realidad no
es así: es como meter un fórmula 1 en medio del tráfico de la ciudad. Demasiado
motor para tan poca pista de carreras. La capacidad resolutiva como arquero no le
habilita para ejercitar un gesto de precisión que se repite de forma continuada.
Entonces, en la línea de tiro, la técnica debe ser lo más correcta posible en cuanto a
precisión repetitiva y no resolutiva. ¿cuál debe ser la técnica a utilizar? Tras años
leyendo técnicas de todo tipo específicas de poleas, olímpico y tradicional, me
asombro a veces de la similitud en algunos aspectos. Vamos a sacar la técnica en
base a una técnica de tiro dedicada al arco olímpico que se argumenta en el tiro
repetitivo, por supuesto modificada para que se pueda ejecutar con arco
tradicional.
Yo personalmente he realizado mi propia técnica de tiro en base a analizar varias
técnicas y los resultados han sido muy positivos, no en términos de puntuación
para ganar campeonatos, pero sí, sobre todo, a la hora de gestionar el tiro en fases,
el cual, cuando no ha sido correcto, me he visto capaz de poder corregir mi técnica
mediante unos simples pasos, y no volver a disparar sin saber que hice o voy a hacer
mal.
Vamos a desglosar el gesto del tiro en varias partes que deberemos repasar
mentalmente siempre que realicemos un disparo. Nunca se deberá hacer un gesto
inconscientemente y después repasar si ha estado bien hecho no. En este caso la
mente es la que ordenara de forma pausada el gesto y a continuación procederemos
a ejecutarlo. Cuando hayamos realizado, el paso repasaremos mentalmente si esta
correctamente realizado. Si nuestra sensación es que sí, procederemos a ordenar el
siguiente. Solamente así mantendremos un control sobre los varios parámetros que
debemos gestionar en el tiro.
Nunca deberemos llegar a la línea de tiro, montar la flecha, abrir el arco y en el
gesto de anclar ya realizado repasar si está bien hecho o no lo que hemos hecho
anteriormente. Eso significa, aplicando esta teoría, abortar directamente el tiro y
empezar otra vez con la gestión correcta del mismo.
Si debiéramos corregir alguna parte del gesto de tiro, la solución no es hacerlo
después de haber pasado al siguiente paso, sino abortar el tiro y empezar de nuevo
los pasos.
21
1.1. La posición de los pies.
La posición de los pies tendrá como objetivo una postura equilibrada y cómoda.
Para ello, deberemos colocarlos alineados en una línea imaginaria con las caderas y
hombros, ni muy abiertos ni muy juntos. La
estabilidad correcta la proporcionara la morfología
de cada arquero. Nunca deberemos adoptar una
posición incómoda.
La forma de encarar la diana será el resultado de
imaginar una línea continua desde la diana y justo
pasando por debajo nuestro cuerpo. Siendo
diestros, colocaremos el pie izquierdo tocando la
línea con la punta y el derecho pisándola justo por la mitad del pie.
Es recomendable que, estando relajado con la postura, sin forzarla demasiado,
inclinar el cuerpo un poco hacia adelante esto modificara algo nuestro centro de
gravedad lo que hará nuestra postura más estable en el tiro.
1.2. La posición de las caderas.
Las caderas deben continuar la línea imaginaría vertical que las une a los pies,
independientemente de la dirección horizontal que adopten estos. De ello
conseguiremos mediante la postura correcta, no desequilibrar el tronco, El gesto
usado frecuentemente por el arquero tradicional de inclinar el torso hacia adelante
debemos desecharlo. Desde esta postura intentaremos mantener el torso lo más
recto posible.
Nunca hay que girar la cadera en busca de una posición más correcta para encarar
el tiro si lo hacemos perderemos toda la estabilidad que intentamos conseguir con
los pasos mencionados anteriormente.
1.3. La posición del tronco.
El tronco es la parte de nuestro cuerpo donde se encuentran todos los músculos
ejecutores del tiro. Deberá estar lo más recto posible y con los hombros en forma de
T. Para algunas personas, estirarse significa coger una postura que no es la suya
normal y, en el gesto de hacerlo, a veces no colocamos precisamente el cuerpo de
forma correcta.
En este caso atenderemos siempre a la propia morfología del arquero bajo el
criterio de que todo el gesto debe aportar una sensación agradable y nunca
22
deberemos estar incómodos. Una simple intención
de ello bastara para continuar con el tiro en la
forma correcta.
Lo que vamos a intentar es que la posición de estar
con el tronco recto no condicione la posición de los
hombros, sobre todo en lateralidad, ya que un torso
torcido y por lo tanto un hombro mas levantado que
otro puede significar, de por sí, una mala colocación
del brazo de arco o de cuerda.
1.4. La posición de la cabeza.
La posición de la cabeza, como en el caso anterior, depende de la fisonomía del
arquero. Siempre adoptando una postura lo menos forzada posible, tendremos que
colocarla como si colgara de un hilo desde el cogote. Mejor dicho, cuello recto y
enderezado con cabeza con un gesto de normalidad. Lo digo porque, a veces, al
pegar el estirón, como en el caso del tronco, solemos levantar la barbilla. Eso es lo
que debemos corregir: hacer el mismo gesto pero dejando la barbilla como si
estuviéramos en una pose normal y sin esfuerzo. La cabeza debe encarar a la diana
desde que terminamos el punto de enfleche.
Tenderemos alguna vez, al anclar, a acercar la cara a la mano de cuerda. Eso no
debe ocurrir: el gesto debe ser, sin ser forzado, firme. Un truco consiste en, una vez
hayamos conseguido la postura correcta y antes de que vayamos a traccionar la
cuerda hacia nuestra cara, forzar la dentadura levemente. Este gesto conseguirá
que nuestra posición de la cabeza se convierta estática y no reaccione
compensando cualquier esfuerzo que hagamos.
Este gesto de forzar la dentadura no se debe confundir con sacar morritos para
conseguir la sensación de un anclaje firme en donde no lo hay.
Una cabeza alta y firme consigue que anclemos siempre a la misma distancia de
apertura y que, por lo tanto, las flechas impacten siempre a la misma altura en el
parapeto. Si tenemos una postura de la cabeza ladeada, adelantada o sin definir,
padeceremos de un anclaje inconsistente que se reflejaré en la altura que se claven
las flechas.
Al finalizar el tiro la cabeza debe estar en la misma posición en la que ha estado
previamente a la suelta. Es decir, no hay que hacer un gesto de distensión porque de
forma inconsciente puede llegar a afectar al tiro.
23
1.5. La mano de arco.
Hay multitud de formas en la empuñadura del arco tradicional. Todas requieren de
un agarre firme y seguro. Por la laboriosidad que implicaría detallar el uso de todas,
sintiéndolo mucho, creo que debo enfocar el uso de la técnica usando un arco
tradicional recurvo. En todo caso, nunca estará de más seguir leyendo, en una
posible aplicación de lo explicado al uso de nuestro material de tiro.
En la línea de tiro debemos acostumbrarnos a mantener el arco vertical. Si vamos
algún día a un campeonato observaremos cómo solamente disponemos de un
espacio pequeño en la línea de tiro que los otros
arqueros nos respetaran y nosotros deberemos hacer
también. Con este gesto por norma evitaremos estar
como elefante en cacharrería y lograremos no desviar
nuestra atención en el tiro ni la de los demás. Así
podremos encontrarnos relativamente a gusto tirando
de aquella manera (algo apretada).
El apoyo de la mano de arco debe efectuarse en la zona
de la mano que va a ofrecer más estabilidad al agarre.
Es una zona que está entre la eminencia tenar y la famosa línea de la vida. Una
fotito para explicarlo mejor no vendrá mal.
El inicio del agarre debe ser siempre colocando esta zona de la mano con la
empuñadura buscando el eje imaginario del arco. El motivo es conseguir que en una
suelta de cuerda con un anclaje semi rígido, sin llegar a ser un agarre firme, el
propio arco no tienda a revirarse y solamente avance en dirección de la flecha. El
agarre tampoco debemos hacerlo de forma demasiado rígida porque tenderíamos
con ese esfuerzo en una suelta de cuerda a mover ligeramente la mano de arco y,
por lo tanto, el mismo. Lo ideal es que, tras una suelta, el arco no se vea afectado
por ninguna fuerza que no sea la de empuje. La mano debe tener algo de
inclinación, muy poca, la suficiente que da el gesto sencillo de apoyar el arco en
esta línea.
Los dedos los tendremos semi flexionados, nunca tensos y con el índice y anular
tocaremos el arco por la parte de adelante, lo suficiente para que no se nos caiga el
arco en la suelta en un ejercicio de fe, es decir casi sin ninguna presión
acariciándolo con las yemas de los dedos, ya que este tipo de presión también
podría condicionar el tiro.
Nunca deberemos empujar la empuñadura con la parte baja de la línea de apoyo
siempre deberá ejercerse en la parte alta de la empuñadura, ya que hay es donde
está el eje del arco. Esto puede condicionar mucho el tiro.
24
Para encarar el tiro deberemos pretensionar el arco y sentir que la mano esta
correctamente colocada. Una vez sintamos que está todo correcto, empezaremos el
anclaje. Si después sintiéramos que en anclaje se ha movido o no sentimos correcto
el agarre, nunca corregiremos estando tensado el arco. El paso a dar es destensar el
arco y volver a empezar el agarre.
Vuelvo a recordar que hay mucha variedad en cuanto al ángulo de agarre de los
arcos tradicionales. Por lo tanto, siempre deberemos informarnos correctamente y
adoptar la postura correcta de agarre que corresponde a nuestro arco.
1.6. Posición del brazo de arco.
La posición del brazo debe ser extendido, sensación de brazo fuerte y robusto, con
la mano de agarre en ligero ángulo. Conseguimos el suficiente gesto para que no
nos de la cuerda en el antebrazo. Si por
la forma de la empuñadura no
pudiéramos
ejercer
este
agarre
deberemos hacer girar algo el brazo
como si intentáramos levantar el codo.
Este gesto hace que se separe algo el
antebrazo del recorrido de la cuerda.
1.7. Posición del hombro
de arco.
Es muy importante aprender a bajar el
hombro de arco. Si no se hace mientras estamos tensando el arco, el hombro está
en una posición inestable. Uno debe hacer ejercicios previos a hacerlo directamente
la primera vez con el arco. Simplemente apoyándonos en el marco de una puerta,
observaremos como empujándolo sin el hombro bajado termina por ceder
moviéndose. Con el hombro bajado, en el mismo gesto, el hombro no cede de su
posición: está mucho más estable.
Además nos ayudara en mantener el pequeño ángulo que debe tener el brazo de
arco con la línea de flecha manteniendo el brazo firme.
1.8. Posición del hombro de cuerda.
El hombro de cuerda debe estar bajo en todo el proceso. Cuando se pretensa y se
levanta el arco en su posición normal sin esfuerzo, esta posición nos capacitara
para, en el punto final del tensado de la cuerda, levantar ligeramente el codo sobre
25
la altura del hombro. Esto creará una suelta más definida en tirar hacia atrás que
en una suelta con lateralidad que surgiría al no hacerlo.
1.9. Posición brazo codo de cuerda.
El codo de cuerda deberá ir desde la continuidad imaginaria de la línea de la flecha
a ir un poco más elevado. Lo ideal sería mantener la continuidad de la línea de la
flecha, pero en el gesto de la suelta es recomendable levantar algo mas el codo
porque trasmite la suelta hacia atrás de mejor forma. En el caso anterior estaremos
limitados a un movimiento algo mas lateral en la suelta.
En todo caso recomiendo que dentro de ajustar estos parámetros se utilice el que le
permita a uno sentirse mejor en el tiro.
El levantamiento de codo no debe ser un gesto exagerado que nos modifique toda la
postura de tiro. Como digo en otros apartados con sentir simplemente el gesto
bastara.
1.10. Posición mano/dedos de cuerda3.
Los dedos deberemos colocarlos según el anclaje mediterráneo, es decir dos dedos
por debajo de la flecha y uno por encima. Se pondrá la cuerda en la segunda falange
a la altura lo más próxima a la primera. Con el dedo de índice deberemos alcanzar
la comisura de los labios firmemente para hacer un buen anclaje. Por morfología, si
tenemos un mentón pronunciado, alguna característica especial en la cara, hacer
una aproximación a ella con la cuerda puesta en la primera falange nos
condicionará el gesto de la cara. En este apartado comentamos anteriormente que
la cabeza debe mantenerse en una posición firme y estática.
La mano deberá ir lo mas paralela posible a la continuidad de la línea imaginaria de
la flecha. No debe estar en un giro de muñeca. Esto es más fácil de hacer cuando se
ancla debajo de la mandíbula, como en los arcos olímpicos. Para conseguir este
efecto con el anclaje tradicional, deberemos tener un ángulo más pronunciado de
cadera con respecto a la línea de la flecha que nos permita conseguir esa línea recta
entre arco, flecha y codo.
La posición elevada del codo mejorará el agarre de cuerda, ya que este simple gesto
hará que los dedos principales del agarre sean índice y corazón. El anular pasará a
un segundo plano. En cuanto no levantemos el codo, el anular participará más
activamente en el agarre condicionando con ello la suelta.
3
PDF “Curso avanzado de tiro con arco de la U.P.V.”
26
El contacto de la mano con la cuerda en la cara deber ser siempre igual de firme y
poniendo el dedo índice en una parte de la comisura de los labios que tengamos
perfectamente identificada en sensación.
En cuanto modifiquemos algún
parámetro de la técnica como arrimar la cara a la mano, poner morritos, o tocar
con los dedos la cara de forma
imprecisa, nuestro anclaje será
inconsistente. Por ello deberemos
insistir en que un exceso de libras de
potencia no ayuda nada a mantener
una buena regularidad en la técnica.
Tras repasar varias técnicas de tiro
observaremos que todas coinciden en
muchos aspectos. Otras, en cambio,
ofrecerán una visión algo particular
sobre
algún
contenido.
Lo
importante
es
que
nosotros
tengamos la capacidad de saber
entender lo que realmente nos puede
ir bien si lo aplicamos a nuestra
forma de tirar.
1.11. La suelta
La suelta debe ser partiendo de un anclaje firme lo menos condicionante para la
salida de la cuerda. Debe ser un gesto rápido y natural, no forzado en demasía. Si
lo forzamos demasiado tenderemos a, como coloquialmente decimos los arqueros,
“saludar al tendido”.
Es decir, separar la mano de la cara abriéndola puede condicionar bastante el tiro.
Deberemos buscar una sensación de que soltamos rápido enderezando las falanges
con el resto del dedo a la vez que tiramos hacia atrás. La mano deberá seguir esa
trayectoria y nunca apartarse de la cara. Deberemos tener cuidado a la hora de
tirar hacia atrás porque este gesto puede mover brazo de arco y posición del tronco.
Debe ser un movimiento sólo de la mano y brazo de cuerda. Con exceso de libras de
potencia en el arco tenderemos a realizar unas sueltas que irán dedicadas más que
nada a soltar un peso que ya casi ni aguantamos. La técnica en estos casos es
prácticamente imposible de ejecutar.
La suelta requiere mucha práctica y muchos tiros para llegar a definirla como
buena.
27
1.12. El tiro instintivo
Sinceramente, yo no practico el tiro instintivo. He tenido siempre la necesidad de
apuntar y he avanzado como arquero gestionando una forma de tiro bastante
peculiar, que no dedicada a hacer trampas como es fácilmente catalogable.
Necesita del mismo esfuerzo de entrenamiento para llegar a conseguir un nivel
aceptable en precisión. Por ello, teniéndola metida hasta la médula, no he sabido
cómo plantearme el explicar, en concreto, en este apartado y me he puesto en
contacto con un compañero que sí lo practica. Y, como siempre entre arqueros,
hemos tenido una grata conversación sobre técnica. Me ha puesto un ejemplo muy
claro, cuando lanzamos una piedra, ¿guiñamos un ojo? No. ¿Cómo analiza ese
lanzamiento el cerebro? Según la certeza del impacto, recordando la potencia y el
alineamiento del lanzamiento para en el siguiente tiro corregirlo.
Pues el tiro instintivo es eso, es la visión periférica que aportan los dos ojos abiertos
sin intención de alinear la vista con el objetivo y solamente la ejecución correcta de
nuestro gesto para que las flechas impacten donde queremos. Algo así como lanzar
un penalti por la escuadra trasladándonos a materia de futbol.
Esta teoría en iniciación requiere de mucha paciencia, muchos tiros Sólo así
llegaremos a poder gestionarla correctamente con el tiempo. A algunos les cuesta
más, a otros menos, el caso es que está definida como la genuina. Muchos arqueros
famosos a lo largo de la historia eran tiradores instintivos.
Lo más importante, al principio, es tirar muchas flechas. Empezar a distancias muy
cortas e ir aumentándolas. Aspectos tales como los posturales, que son claves en el
tiro de precisión, son menos importantes en el instintivo. La concentración en el
objetivo debe estar al 100% en el blanco.
Con este tipo de tiro, tras tirar miles de flechas, llegará un momento en que dará
igual la distancia a la que esté el blanco y la postura que tengas: la flecha,
simplemente, irá donde tú quieres que vaya.
1.13. Apuntar.
Apuntar o no apuntar, he aquí la cuestión. Los defensores del genuino arco
tradicional mantienen que no se debe apuntar.
Por la situación real en que se ha formado a algunos arqueros en España,
últimamente está apareciendo una cantidad importante de arqueros que, por los
motivos que sean, no practican el tiro instintivo y abultan listas de participación en
28
campeonatos, clubs de tiro, etc. Incluso en algún caso llegan a formar parte de las
listas de buenas puntuaciones.
¿Es esto el resultado de una formación practicada de forma deficiente? No. En
concreto, es el resultado de la creación de un arquero tradicional en donde no le
corresponde, clubs dedicados de manera explícita a otras modalidades donde la
formación en tradicional y, por lo tanto, la capacitación como arquero tradicional,
brilla por su ausencia. Admiten de alguna manera a chavalitos que después
abandonan a su suerte en la modalidad que han escogido.
Yo soy uno de esos chavales. Estuve en un club de ambiente olímpico, incluso
rodeado de un pequeño grupo de arcos tradicionales. Nadie me supo explicar ni
formar en el tiro instintivo y yo tenía que, de alguna manera, seguir tirando y
formarme como arquero. De ahí nació tan peculiar forma de tiro, la cual admito
tan genuina como otras ya que haciéndolo así, en mi criterio personal, no practico
ningún tipo de trampa.
Si nuestra situación real es que no estamos rodeados de nadie en el club que nos
llegue a formar correctamente y tenemos una necesidad imperiosa de poder llegar a
alcanzar el centro de la diana, está claro que, empezar en el tiro con arco con la
idea principal de que no debemos apuntar, la sensación de que vamos a hacer las
cosas tremendamente mal es muy probable ¿que deberemos hacer entonces?
Intentarlo cuanto menos, si con el tiempo vemos que no avanzamos de ninguna de
las maneras entonces es cuando hay que plantearse otra forma de gestionar
nuestro tiro, practicar el tiro calculado nos proporcionará un ejercicio de precisión
tan respetable como cualquier otro. Se asocia por parte de a quien no le gusta con
el gesto de apuntar. Eso no es lo correcto. Para apuntar requeriremos de una
muesca en la ventana del arco o alinear la punta de la flecha con algo. En definitiva,
todo tipo de trampas que se puedan llegar a hacer. En este caso simplemente
utilizaremos la ventana de nuestro arco para un cálculo mental con referencia
visual que consiste en posicionar la diana en un punto en concreto de la ventana,
con este gesto podremos aproximar nuestro tiro a donde queremos que impacten
las flechas. Creo que queda claro tras esta explicación que nosotros no llevaremos
mirilla ni nada parecido. Es un simple ejercicio de cálculo mental. En el tiro
calculado se guiña el ojo. Esta técnica suele utilizarse por personas que vienen
derivadas de otras modalidades, como el arco de poleas o el olímpico, en los que se
ha utilizado una mirilla como parte del gesto de tiro y, a nivel del subconsciente, se
requiere hacer un ejercicio de precisión visual. Al realizarlo, el ojo que no participa
en él, tiende a cerrarse de manera inconsciente para que los datos recibidos por él
no interfieran de manera errónea en el resultado del cálculo visual que estamos
realizando.
29
A) El ojo dominante4
En arquería es muy importante saber si uno es diestro o zurdo de ojo dominante.
Hay una prueba simple para detectar cual es el nuestro. Esta prueba se debe
realizar porque, aunque seamos diestros o zurdos, podremos tener un ojo
dominante distinto. La prueba consiste en tomar una hoja de papel, un folio será
más que suficiente. En él, practicaremos un orificio en su centro de dos centímetros
de diámetro. Tomaremos con ambas manos el papel, colocando cada una en un
extremo del mismo. Buscaremos un punto de referencia, un objeto que se encuentre
a cierta distancia. Con los brazos extendidos en dirección al objeto, miraremos a
través del orificio del papel con los dos ojos abiertos hasta localizar el objeto.
Tras ello, y sin cerrar ningún ojo, se acercaremos el papel hacia la cara, sin dejar de
ver el objeto. Observaremos como conduce el agujero del papel hacia un ojo
determinado, ese será el llamado ojo dominante. Si repitiéramos la prueba en más
de una ocasión, veríamos que siempre saldrá el mismo resultado. Incluso si se
quisiera forzar la situación, intentando llevar el orificio del papel al ojo contrario, la
persona que realiza la prueba dejaría por un momento de ver el objeto.
El ojo dominante debe estar lo más cerca posible de la trayectoria espacial que va a
recorrer la flecha hacia su objetivo. Alejarlo de ella significara una visión errónea
sobre la trayectoria de ésta y, por lo tanto, del cálculo de apuntar visualmente. Si
nuestro ojo dominante coincide con nuestra forma de hacer las cosas (ser diestros o
zurdos) podremos continuar con el proceso de aprendizaje ya que habremos
superado la prueba. En caso de ser diestro y con ojo dominante zurdo o al revés
tendremos que trabajar un poco más sobre qué es lo que deberíamos hacer para
poder practicar el tiro con arco correctamente. Hay apreciaciones que recomiendan
cambiar el tiro de diestro a zurdo y hay otras que dicen que lo mejor es habilitar el
ojo no dominante para realizar el gesto de apuntar mediante un tratamiento
específico que consiste en tapar el ojo dominante con un cristal opaco. Otros
comentan que han estado años disparando simplemente cerrando el ojo en
cuestión. Como podréis ver opiniones de todos los gustos.
En todo caso, lo mejor es personalmente buscar y encontrarla mejor fórmula para
que nos sintamos a gusto en el tiro.
4
http://www.rbosque.com/
30
B) Colocación de la diana
La ventana del arco tiene multitud de formas y tamaños. Deberemos adecuar
nuestra forma de calcular el tiro respecto a ella. La referencia visual que nos ofrece
estando anclados y disparando siempre a la misma distancia nos permitirá obtener
una foto que debemos guardar en nuestra memoria y que utilizaremos para futuras
gestiones de cálculo en el tiro. Para ello solamente deberemos visualizar el hueco de
la ventana y gestionar el tiro a través de ella. Hacer caso o tomar referencia de
cualquier marca en la ventana significa estar haciendo trampas y no es lo que
realmente estoy explicando. Si hacemos uso de marcas, en cuanto nos saquen de
ellas no sabremos gestionar el tiro mentalmente y nuestra capacidad como arquero
se verá mermada en un porcentaje muy elevado, cosa que indica que no es
recomendable aprender. Con una pretensión leve levantaremos la mano de arco
colocando la diana en donde creamos debiera estar colocada dentro de la ventana
del arco. Cuando esta imagen sea la que queremos conseguir mediante unas líneas
imaginarias tanto horizontales como verticales que estarán siempre a cierta
distancia de las particularidades de la ventana, comenzaremos la tracción de la
cuerda hasta la comisura de los labios, manteniendo en todo momento el brazo de
arco lo mas quieto posible. La importancia de no mover el brazo de arco radica en
que cualquier movimiento que tengamos con respecto a su posición inicial afectará
a la visualización correcta del tiro.
31
Este cálculo se basa en un arco de 45 libras con un modelo específico que posee una
ventana de tamaño grande. Cualquier otro parámetro del arco modificará por
completo la ubicación correcta de la diana.
El único gesto de cálculo en precisión será colocar la diana en la ventana del arco, a
través de gestionar una imagen mental de donde debe ir situada. Como podréis
imaginaros no es fácil, requiere mucho entrenamiento para realizar tiros precisos y
además estaremos expuestos a que porque se nos vea cerrar el ojo se recurra al
comentario fácil de: “es que está apuntando y por eso tira bien”.
Con el tiempo, entrenando esta técnica, llegaremos incluso a saber si un tiro
erróneo ha sido por un mal cálculo de precisión o por una mala ejecución del tiro.
Resumiendo, seremos capaces de poder gestionar nuestro tiro y corregirlo en
función de los resultados obtenidos en la diana.
Incluso podremos adecuar la ventana del arco al tiro variante en distancias de 3D
simplemente modificando la colocación del objetivo a acertar mediante un registro
de distancias que estarán ubicadas a cierta altura dentro de la ventana del arco.
32
1.14. El ciclo de
tiro KSL5
Yo nunca me he sentido tan
a gusto tirando como tras
la experiencia de decidir
aplicar a mi técnica el ciclo
de tiro de KSL. Es una
técnica
dedicada
enteramente al tiro con
arco olímpico, pero que
decidí personalmente adecuarla a mi tiro tradicional. Hasta entonces, mi técnica
era deambular entre miles de fallos con insignificantes correcciones: baja el brazo,
sube el codo, la suelta la haces mal, hay que hacerla de otra manera, etc. Yo me
decía: “pero, ¿cómo corregir si es el gesto que me sale y no tengo otro?”. En
conclusión, un mal arquero sin instructor ni nada que se le parezca. Un día, en el
campo de tiro, me puse mirando al suelo como colocar los pies correctamente y
empecé a ejercitar mi tiro basado en esta serie de pasos. Mi vida a partir de ese
gesto cambió. Ahora puedo visualizar un tiro errático y saber cuál ha sido el fallo.
Intentar corregirlo directamente no es la solución. Simplemente, en el siguiente
tiro, intentar hacer otra vez toda la técnica bien desde cero. Eso hará que, mediante
una gestión correcta de todos los pasos, volvamos a hacer otro amarillo como si no
hubiera pasado nada. Simplemente hay que adecuar nuestro gesto de disparar
mediante pasos y detenidamente repasando como según la técnica debemos tener
colocados por ejemplo las caderas, los pies, el hombro de arco, etc. Una vez que
hayamos confirmado que todo está bien y todo está correcto, pasaremos al
siguiente paso. Nos costará un poco, al principio, entrar en esta dinámica de tiro.
Pero con entrenamiento acabaremos haciéndolo en un gesto de tiro fluido y muy
efectivo.
1.15. El entrenador
Siempre que veamos la actuación de un arquero de élite observaremos que en todo
momento le acompaña su entrenador. Es una figura muy importante para el
arquero. Está claro que en el caso de estar tirando en un club no podemos pedir que
se nos asigne una persona a tal fin. Los propios compañeros, a veces, ofrecen su
ayuda para detectar e intentar corregir los defectos en nuestra técnica que a
5
http://www.kslinternationalarchery.com/
33
nosotros nos cuesta apreciar. En definitiva es una pequeña puntualización sobre un
gesto que estamos realizando de manera continua y habrá personas que con
recomendarle algo lo apliquen a su técnica a la primera y otros que se comportan
como si no se les hubiera dicho nada aunque hayan oído el consejo.
Las personas a veces necesitamos que nos digan las cosas cuarenta veces para
empezar a reaccionar; otras no aguantan repetirlo dos veces. Esto crea una
situación que si ya de por si carecemos de alguien que nos forme correctamente en
nuestra trayectoria, si lo poco que tenemos lo perdemos aumentaremos nuestras
carencias en formación. A los compañeros que nos ayuden, o lo intenten de alguna
manera, deberemos tratarlos como oro en paño. No así entender su forma de
hacerlo. Me explico: si la semana pasada oíste a tus espaldas mientras que estabas
tirando: “ese codo levántalo”. Mientras que la cosa quedó ahí, este domingo lo que
oyes es: ”no me extraña que tires tal mal si no haces ni puto caso a lo que te digo”.
Apaga y vámonos. Está claro que tanto el que intenta ayudar como el que tiene que
ser ayudado ponen muy poco de su parte.
Entonces, ¿cómo debemos encauzar esta situación tan delicada? Simplemente
teniendo una conversación intentando que sea lo más correcta posible.
Nos acercamos a quien vemos que tiene intención de corregir nuestro tiro y le
preguntamos: “oye, por favor, explícame lo de por qué levantar el codo que no lo
termino de entender”. Y le preguntas hasta que tengas bien claro el concepto.
Ahí le habremos dado en todo el amarillo al compañero. Empezará a contarnos su
propio criterio, con teoría y sesión práctica, de la forma lo más correcta posible
para él. Hay personas que no explican bien un término hasta que no tienen una
conversación larga y pausada, lo mismo que otros no lo asimilan de otra manera.
En este mundillo hay muchas discrepancias y no todo lo que te recomiendan es lo
correcto a hacer y es válido para todo el mundo. Simplemente tendremos que
aprender a escuchar y después tener la capacidad de dar valor o no a lo que, de
manera personal, realmente puede ayudarnos.
Los compañeros del club serán siempre unos excelentes contertulios sobre arquería.
Deberemos hacernos un hueco entre ellos como personas que pueden aportarnos
mucho. Unos valdrán más y otros menos para tal fin, pero el único entrenador serio
que debemos tener en cuenta somos nosotros
mismos. El juicio de valor sobre algunas
cosas no nos lo va a inculcar nadie más que
nosotros mismos. Por lo tanto, cuanto antes
despertemos al pequeño entrenador que
llevamos todos dentro, antes haremos por
34
conseguir un tiro más preciso. Sé tu propio entrenador, fórmate como tal, seguro
que sabes cómo.
1.16. La concentración
La concentración y el control mental en el tiro con arco son importantísimos.
Una de las técnicas que deberemos controlar es la atención. Deberemos estar
atentos solamente a nuestro gesto de tiro y todo lo que nos rodee pasara a un
segundo plano. ¿Cómo entrenamos esta técnica? Pues en el propio campo de tiro.
Cuando estamos tirando siempre surge un comentario o alguien conocido suelta
alguna chorrada con la cual todos se ríen. No quiero decir que por norma estemos
imperceptibles a nuestro entorno. Simplemente recomiendo que probemos a
hacerlo y seamos capaces de activar ese modo de tiro.
Pensamiento pasivo, otro ejercicio de concentración es intentar que nada nos
influya en nuestro estado de ánimo. Se trata de dejar que las ideas que nos pasan
por la cabeza fluyan libremente, no hay que encadenar o retener ideas, , solamente
se consciente pasivo de tus ideas. Con este gesto conseguiremos, por ejemplo, que
en un momento delicado en un campeonato en que hemos cometido uno o varios
fallos, no entremos en una dinámica de tiro de desconcentración por mantener un
pensamiento negativo generado por la situación. Si mantenemos la mente libre de
esfuerzo mental podremos ejecutar la técnica de la forma más correcta posible y
por lo tanto seremos capaces de, en esas circunstancias, mejorar nuestro tiro.
35
… esto se acaba.
Tras plantearme si me dejo algo importante en el tintero, supongo que me dejo
muchas cosas. Algunas, seguro que serán corregibles, pero otras, precisamente por
ser importantes, no se pueden reflejar aquí. Deben ser experiencias propias, son las
sensaciones de todos los días que vamos al club a tirar con arco, a pasar la mañana
con los compañeros disparando codo con codo, a disfrutar de lo que nos gusta entre
personas que les motiva lo mismo, en definitiva formar parte de esta gran familia
que forma el tiro con arco, se [email protected] a ella.
Buenas flechas.
36
Referencias de lectura
Libros:
-Total archery- Kisik lee
-Manual de tiro con arco-kathleen m.haywood y Catherine f. lewis
-Tiro con arco tradicional- Brian j.sorrells
-Stretching-Roberto Maccadanza
Web:
-Federarco.es
-Rbosque.com (Foro Arqueros en la red)
-Archery.tv (google)
-Pequeño manual del tiro con arco-Félix E. Díaz.
-Guía de puesta a punto de arcos recurvados- F.giner.
Aviso:
Todas las fuentes de esta guía han sido reflejadas en ella. Quiero expresar mi
agradecimiento por poder utilizar estos datos. Gracias a la labor de estas personas
tan implicadas con el tiro con arco.
Las fotografías han sido recogidas de internet. Al ser una guía de difusión gratuita,
sin ánimo de lucro, en el ejercicio de derechos de autor si alguien desea que su
propiedad intelectual no participe en esta guía, debe comunicarlo al siguiente mail:
[email protected] De inmediato retirare su obra y la sustituiré por
otra parecida.
Si la fotografía persiste en la guía gracias a su consentimiento quisiera expresar
también mi más sincero agradecimiento por ello.
Madrid a 28-09-2013
37

Documentos relacionados