Parte 3 - by Elizabeth Ross

Comentarios

Transcripción

Parte 3 - by Elizabeth Ross
Parte 3
El oscurecimiento de la diosa:
guerra, sexo e inframundo
Al
ser la diosa destazada por Marduk, al ser arrasadas sus
ciudades por los invasores guerreros, la Diosa y su poder fueron
transformados según las necesidades político-económicas del
sistema impuesto de dominio. La existencia de las mujeres
y su reflejo divino no podía ser eliminada totalmente, así
que se les asignaron papeles acordes con las nuevas políticas. El
sexo se convirtió en lo obsceno de la c arnalidad y el pecado y se
inventó la prostitución instituida al servicio de los hombres, pero,
de manera clandestina, el sexo significaba la cada vez más
dañada –mas viva- memoria de las mujeres. Cuando a la Diosa se
le da el papel de patrona de la sexualidad, se le quitan los
elementos sagrados y se le trivializa como tentadora, seductora y
caprichosa. Le toca ahora la responsabilidad de unir lo dividido
por los hombres, trastocar una moral fundamentalista y confundir
aún más a la humanidad.
La esclavitud de las mujeres para uso sexual se diseminó por
todo el mundo civilizado, y aún las esposas y las pertenecientes a
la clase dominante debieron de sufrir el contacto sexual en lugar
de gozarlo. Violaciones y maltrato se hicieron costumbre, apareció
la culpa tanto para las mujeres, por el solo hecho de serlo, como
de los hombres, por sentir el deseo de ellas, y el sexo empieza a
asociarse con el dolor infligido como castigo.
Otro de los atributos otorgados a la Diosa fue la guerra. Al
crecer la acción guerrera y ésta convertirse no solo en agresiva
sino defensiva, fue necesario que Ella -en ciertos lugaresestuviera también al frente de las huestes. Hay distintas
concepciones de la Diosa guerrera según las culturas, desde la
androcratísima Atenea, que nace de la cabeza de Zeus, hasta la
Morrigan celta, que mantiene mucho de la divinidad antigua y que
veremos más adelante.
El tercer atributo es el de regir el inframundo: el reino de los
muertos. Sí, se mantiene la visión de la Diosa triple, mas ahora
sus tres reinos son totalmente alejados de la vida, el placer y la
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
46
abundancia, para situarse en el uso en el caso del sexo para
hombres, el asesinato y la rapiña, qué otra cosa es la guerra, y el
terrible mundo de los muertos.
Recordamos que la muerte fue aceptada como un hecho
natural durante milenios. Enfermedades y accidentes debieron ser
las causas generales de defunción en sociedades neolíticas que no
utilizaban armas, como atestiguan los arqueólogos. Pero la
inclusión sistemática de la muerte por hechos violentos cambia
radicalmente el concepto de morir: ya el héroe Gilgamesh recorre
la estepa angustiado por la repentina conciencia de su muerte
segura. Porque el ciclo de nacimiento-muerte-renacimiento
cambia al contacto con el filo de la espada. Tanto del que la
blande como de quien cae por ella. Y en lugar de una Diosa que
devolvía la vida en sus entrañas, la guerra marca al guerrero para
una muerte que lo glorifica como héroe pero a la vez le crea un
obsesivo temor por ella.
Las entrañas de la Diosa se convierten en un mundo húmedo
y oscuro pero terrorífico donde vagan las sombras y los guerreros,
estos seres divinizados por su muerte gloriosa, deciden llevarse
con ellos todas sus pertenencias, tanto objetos como sirvientes,
mujeres y animales. Las tumbas demuestran el cambio: múltiples
huesos, armas, además de ofrendas, acompañan los esqueletos
del guerrero muerto.
A La Diosa se le ha permitido la permanencia en las culturas
politeístas, pero su luz primigenia se oscurece con la sombra del
ascendido dios tronante que no perdona.
J
La
derrota infligida a los pueblos adoradores de la Diosa
forzosamente implicó derrotar sus maneras de vida. Entonces la
mujer es subyugada, violada y castigada por serlo. Es por eso que
Coyolxauhqui es destazada por Huitzilopochtli, que Zeus es
impuesto como el dios de dioses y reduce a Hera al papel de
esposa engañada y celosa. Por eso el babilónico Marduk destaza a
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
47
Tiamat, la Madre del Mundo. Y es por eso mismo que, aunque no
se puede ocultar que la vida proviene de ella, la madre puede y
debe ser dominada.
Según Mellaart, la Familia divina en Catal Hayuk se
representa en orden de impor tancia: l a madre, la hija, el hijo y el
padre 2 , estructura que seguramente refleja a las familias que
habitaron la ciudad. Esto apoya la afirmación de Robert Graves de
que en esta tierra no hay mas que dos tipos de seres : las madres
y sus hijos, sean estos hermanos, padres, sacerdotes....siempre
serán hijos. Es por esto que la Diosa tiene a su hijo, quien la vez
es su consorte. Y dice Gimbutas: el mundo del mito no estab a
polariz ado en femenino y masculino como lo estab a entre los
indoeuropeos y much as otros pueblos nómad as y pastores de l as
estepas. Ambos principios se manifestab an uno al lado del otro. La
divinidad masculina en forma de un hombre joven o un animal
macho parece af irmar y fortalecer las f uerzas de la hembra ac tiv a
y creativa. Ninguno se subordina al o tro; al complementarse, su
poder se ve multiplic ado 3 .
Pero para los griegos –esos padres de la civilización
occidental- con su alto Olimpo desde donde los rayos de Zeus
mantenían el control sobre todo lo que se moviera abajo en la
tierra, el matricidio no era un crimen.
En la Orestíada 4 , una de las más famosas tragedias griegas,
Esquilo representa el juicio a Orestes por el asesinato de su
madre Clitemnestra. En ella el dios solar Apolo explica que los
niños no tienen relación con sus madres, que no es la que llaman
la madre la que engendra al hijo, sino que solo es l a nodriz a del
embrión recién sembr ado. Engendra el que f ecunda, mien tras que
ella solo conserva el brote 5 . Les daré pruebas de lo que les he
dicho, continúa. Puede haber padre sin madre alguna. Ahí esta
ella, la testigo viviente, hija del olímpico Zeus, ella quien nunca f ue
albergada en la oscuridad de matriz alguna, que diosa algun a
pudo nunca d ar a luz a tal criatu ra.
2
Catal Huyuk, p.201
Goddeses and Gods of Old Europe, p.237
4
la Orestíada es una trilogía. En la primera , Agamenón, su hijo Atreo sacrifica a su hija Ifigenia. Su madre
Clitemnestra la venga matando con un hacha a Agamenón. En la segunda, Las Coéforas, Orestes mata a su
vez a su madre Clitemnestra para vengar a su padre. La última, que es la que nos ocupa, es las Euménides,
donde Orestes es protegido por el nuevo dios, Apolo.
5
Esquilo, Las Euménides p.260
3
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
48
En ese momento Atenea, que según el mito griego nació ya
adulta de la cabeza de su padre Zeus, entra y confirma lo que
Apolo dice: solo los padres emparentan con sus hijos. No hubo
ningun a madre en ningún l ado que me diera n acimien to y estaré
siempre por el hombre con todo el corazón y f uertemente del lado
de mi padre 6 .
El coro de Furias o euménides, que representan el orden
anterior y persiguen sin piedad a los culpables del execrable
crimen de matricidio, dice entonces: Dioses de generaciones
nuevas, han roto las leyes del tiempo an tiguo y las han arrancado
de mis manos. y se dan entonces por vencidas. Atenea decide el
juicio y Orestes es absuelto por el asesinato de su madre.
Esta diosa nacida de la cabeza de ese dios patriarca, del
pensamiento de Zeus, es la nueva figura femenina que reniega de
su feminidad. El orden androcrático dominante se ha impuesto,
las nuevas normas remplazan a las viejas y ella se pliega a su
ciudad Atenas, donde Zeus y Ares 7 gobiernan. y todas las figuras
relacionadas con la vieja religión son vencidas y reducidas a
papeles menores dentro del complejo mitológico.
Así como la Orestíada fue diseñada para influir y reeducar la
visión de la realidad, así los nuevos señores se dedicaron a
destruir todo vestigio posible del poder de la Diosa y colocarla en
los papeles asignados ahora a la mujer dentro de un sistema ético
negador del mundo que transfigura y metamorfosea el mito.
Cuando no fueron incendiadas y reducidas a cenizas, las
historias fueron re escritas.
A continuación les presento un breve desfile de diosas de la
nueva era patriarcal. Diosas ya oscuras, construidos estereotipos
de la mujer que mantienen hasta cierto punto su poder original,
pero muy matizado por el régimen de dominio. Por supuesto que
faltan muchas, pero son solo una muestra de las características
con que nos enjoyan los “dueños del mundo”.
6
7
Cita en The Chalice and the Blade, p. 78
Ares, dios de la guerra, Marte para los romanos.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
49
Ella es tan hermosa: desnuda, negra y terrible
desnuda, negra y terrible;
desnuda como la vida y la muerte;
su piel es azul como una sombra,
su cabello negro y enredado por el viento,
agitado como el tiempo
desnuda y negra y terrible
coronada con cráneos,
bebe sangre de demonio
pero ella es hermosa,
hermosa hermosa
ella es hermosa,
hermosa
hermosa
canto de Nivedita para Kali
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
50
K ali
Ma, con su terrorífico aspecto, surge apenas en el 400
AEC, en el sur de la India, zona Dravinea que tiene menos
influencia del dominio Ario, extendido principalmente al norte.
Diosa suprema de los Saktas, Kali Ma, cuyo nombre significa
literalmente Madre Tiempo, en una de sus manos tiene la espada
para vencer a los demonios, que son los enemigos de su pueblo, y
en otra el fuego de la vida. Por un lado es la terrible, es la fiera
que lucha y da muerte, por el otro es la dadora de vida. Ella
representa una versión actualizada de la Diosa para tiempos
patriarcales. Ella reta, amenaza a la estabilidad y al orden, es la
rabia y la furia, la diosa encabronada.
El material escrito sobre Kali se encuentra principalmente en
las Puranas, redactadas por los brahmines arios. En el racista
sistema de castas que éstos implantan en la India se coloca a los
dravíneos, junto con su diosa, en los estratos inferiores, y
acentúan la oscuridad de su piel, que revela un desarrollo
espiritu al más b ajo 8 .
A través de los siglos, tiene Kali
seguidores que la usan como pretexto
para el dominio, utilizando el temor y
el sacrificio, y muchos más que la
veneran como la Madre de tiempo,
vida y muerte. Pero también esta
imagen de terrífica fue aprovechada
para volver a subrayar la maldad
implícita en su feminidad, como lo
muestra esta escultura en que traga
los intestinos de Shiva a la vez que se
toma un pecho, a diferencia de la
imagen anterior en el que él yacía
plácido mientras ella pelea para
protegerlo. En esta escultura, al
contrario, se une a la muerte salvaje
con el sexo, pero con el sexo de mujer,
esa criatura perversa.
8
Skanda Purana
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
51
Grecia
S egún
Hesíodo, an te todo f ue el Caos y luego, Gaia, la del
ancho seno e inquebrantable sostén de todas l as cosas, y Eros, el
más hermoso de los inmortales 9 .
En este principio mítico griego preolímpico, Gaia comienza a
engendrar sola. Así crea al cielo, las montañas y el mar. Pero al
comenzar a acoplarse con los elementos masculinos por ella
creados empiezan los problemas, y padres e hijos divinos
se
asesinan y devoran entre si hasta que por fin Zeus toma el poder
total. Después se crearon los mortales y, claro, la causante de
todos los males, que se llama Pandora, y es la primera mujer,
insensata, irracional, desobediente. Pues de ella desciende l a
funesta estirpe de las mujeres: Gran cal amidad para los mortales.
En una cultura que privilegia el pensamiento sobre todo lo
demás, la mujer debe ser considerada como poco menos que
imbécil.
9
Hesiodo, Teogonía, citado por Eisler p.59
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
52
Creta y Artemisa conquistadas, el desdén aqueo –esto es,
indoeuropeo- por la mujer se manifiesta con claridad desde la
Ilíada y a través de toda la literatura y la filosofía griegas. Zeus es
un violador consumado y aún su esposa Hera teme desobedecerlo
por miedo a ser golpeada. Atenea nace de su cabeza y se dedica a
patrocinar la guerra. El reinado del falo es tan contundente, que
una de las leyes que instituye Solón, el padre de la democracia,
permite a un padre vender a su hija como esclava si pierde la
virginidad antes del matrimonio. De hecho, según la historiadora
Eva Keuls 10 , las mujeres y los esclavos tenían el mismo estatus y
la esclavitud en Atenas era más cruel que en otras sociedades.
Señala una combinación de supremací a masculin a y cul to al poder
y l a violencia que llama falicismo. En la Grecia clásica existía una
policía para mujeres, la gynaikonomoi que, según Aristóteles,
restringía el movimiento de las mujeres par a proteger su castid ad.
10
Eva Keuls, El Reinado del Falo, Política Sexual en la Antigua Atenas, University of California Press,
Berkeley, 1993
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
53
Porque la mujer griega solo era recipiente y productora de hijos.
Se le consideraba tan inferior que era compañera inadecu ada para
los hombres. No es de extrañar que la homosexualidad griega–
específicamente entre hombres y muchachos- fuera tan celebrada.
Aquí quiero apuntar que las relaciones entre hombres de igual
madurez no eran socialmente autorizadas. Toda relación -sexual o
no- era de dominación. El joven debía de asumir el papel pasivo y
si se encontraba que el adulto desempeñaba este papel, era
tratado igual que a las mujeres: con el mayor desprecio.
En esos tiempos, frente a la mayoría de las casas atenienses,
había una estatua de Hermes con el pene enhiesto y la erección se
representaba incluso en imágenes de niños. Era un verdadero
culto al falo, a su poder. Las niñas eran,
en su mayoría,
abandonadas a su suerte y ésta, si sobrevivían, era la esclavitud.
Las que quedaban bajo la autoridad del padre eran casadas muy
jóvenes, consideradas solo un recipiente desgraciadamente
necesario.
Aunque en Atenas siempre hubo resistencia clandestina,
como en 415 AEC, que hubo un movimiento que destruyó todos
los Hermes priápicos, o como el mismo Sócrates, quien estaba
conciente de la igualdad de las mujeres y predicaba en
consecuencia (no lo habrán matado por subversivo). Y debo de
hacer notar que las mujeres en Esparta eran educadas al igual
que los hombres. Era esta una sociedad participativa, en que ellas
gobernaban mientras ellos se ausentaban en sus guerras, y
gozaban de libertad sexual. Tenían igual valor los guerreros que
las madres (la acción de dar muerte y dar vida). Pero en Atenas,
ciudad-estado que acaba dominando el mundo griego, el sistema
se mantuvo gracias al alto nivel de violencia institucionalizada
contra mujeres, niñas y niños, tanto en la esfera privada como en
la pública
Entre los dioses no era diferente. Zeus tonante –y todos los
dioses arios son dioses del trueno- es dueño y señor de todo lo
que es- dicen- y cualquier mujer del rango que fuera debía de
mostrarse
complaciente
para
merecer
una
mirada
de
consideración. En la complicada mitología griega el abuso es
general. Como en el secuestro de Perséfone y su violación, engaño
y la separación forzada de su madre. El conocido mito subyacente
del invierno y el retorno de la primavera no oculta la violencia y la
sumisión de la diosa a su destino.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
54
Hécate es una diosa oscura, triple y terrible, es la vieja
Diosa de las brujas, de la noche y la luna, del inframundo. Hécate
es de origen tracio y preolímpico, así como Perséfone tiene origen
etrusco y Artemisa reinó en Anatolia. Medea es su sacerdotisa
Curiosamente Zeus le tenía cierta deferencia y hasta le dio una
porción del planeta y del mar. Quizá por ser la guía hacia el
Hades o porque maldijo a los Troyanos. Tal vez por ser la diosa
madre del poder de la palabra mágica.
Por otro lado, la Medusa, al igual que Circe, representan la
malignidad que debía ser conquistada por los héroes griegos. Las
serpientes siempre han sido símbolos de la diosa y en la cabeza
de Medusa, eran arma terrible. No es extraño que las artes
mágicas y oraculares fueran tenidas en aprecio ante el vasto
misterio de la vida y de la muerte, pero por esa misma razón las
mujeres que las poseían eran sumamente peligrosas para los
hombres.
J
Y si hablamos de mujeres peligrosas, las amazonas de
Artemisa parece que fueron más que mito 11 . Mujeres guerreras
que deciden defender su vida utilizando los mismos métodos del
enemigo, con su propio sistema de gobierno, que solo se relacionaban
con hombres extraños y criaban solo niñas, fueron descritas en la
Ilíada como antianeirai –que significa las que van a la guerra como
hombres, hasta que Hércules engaña a su reina Hipólita, le roba
su cinto protector divino y la asesina. Las amazonas tratan de
recuperar a Antíope, la hermana secuestrada de Hipólita, pero son
vencidas en Atenas. Esta última batalla está representada en el
Partenón y Plutarco, entre otros, da testimonio de ello.
11
ver mi artículo Amazonas, en Acento 452 y 453, de la Voz de Michoacán.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
55
Estas historias homéricas sobre mujeres capaces de existir
sin hombres, y peor aún, resistirlos en batallas y vencerlos,
difícilmente parecieran ser verdad sino, al igual que los cíclopes
gigantes, solo una metáfora literaria. Pero según los mismos
griegos, durante unos 400 años -1000-600 AEC-, las Amazonas
llegaron a gobernar grandes porciones de Europa, Asia Menor
(Anatolia) y África. Se sabe que establecieron ciudades llamadas
Amazonium en Pontus y la Isla de Patmos y numerosas
poblaciones antiguas, incluyendo Smyrna y Éfeso, con su Gran
Templo a Artemisa, claman haber sido fundadas por ellas.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
56
Esta pintura de Tintoreto demuestra el estatus de la diosa
durante la gloriosa época griega: Afrodita, nuestra Astarté, cuyo
truculento nacimiento griego la hace hija o de Zeus y una de sus
amantes, Dione, o de los genitales cercenados y lanzados al mar
de su padre Cronos, es casada por Zeus con Hefestos, el viejo y
cojo dios herrero y a quien engaña nada menos que con Ares, el
dios de la guerra. En esta escena ella duerme después del amor,
Hefestos llega a comprobar la traición y Ares huye por la ventana.
Mientras tanto, Eros duerme apacible junto a ella.
J
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
57
Norte de Europa
N os
vamos ahora al norte de Europa,
donde Freya es una poderosa deidad, la
única femenina en el panteón nórdico y que
funge como la Diosa del amor, del sexo, de
la brujería, de la guerra y del Valhalla, el
inframundo exclusivo de los guerreros.
Freya comanda a las Valkirias, estas feroces
devoradoras de cadáveres, comedoras de
hombres, montada en su carro jalado por
gatos.
De acuerdo con los escritos nórdicos
llamados
Edda 12 ,
durante
el
neolítico
habitaba las tierras del norte llamadas
Vanheim, la tribu de los Vanir, quienes al
saber que se aproximaban los llamados Aesir, comandados por
Odín, otro dios tronante, para evitar un enfrentamiento decidieron
en consejo que su diosa hiciera alianza casándose con Odín,
quien le entregó el Valhalla y la libertad que esta diosa exigía.
Ella como esposa se llama Fregga y como bruja, amante y
guerrera, Freya, de quien el mismo Sturluson afirma que, al
tiempo que escribía los Eddas, dos siglos después de que el
cristianismo se había convertido en la religión oficial, solo la
diosa Freya permanece viv a.
De alguna manera, Freya se equipara a Kali al estar
relacionada con el campo de batalla tanto como con el campo
lleno de flores de la primavera. Es ella la que enseña a ver en el
tiempo los sucesos por venir y la que tiene un encuentro sexual
con los enanos oscuros a cambio del mágico collar Brisingamen.
Es ella la que lleva la espada y la lanza y escoge a los guerreros
que han de morar en el Valhalla.
12
Edda Poética, poesía de Islandia que data entre el 900 al 1100 EC, y Edda en Prosa, compilada por el
islandés Snorri Sturluson en el Siglo XIII
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
58
También en tierras celtas –Irlanda, Escocia, Gales, Galicia,
Cornwall, Bretaña- el conocimiento recuperado en textos de la
tradición oral bárdica surge hasta ya entrado el imperio
cristiano.Los celtas fueron guerreros mientras habitaron el
continente europeo. Se fueron moviendo desde Turquía hacia el
centro de Europa. Resistieron el imperio y llegaron a invadir
Roma para ser paulatinamente empujados a sus actuales
territorios por romanos y teutones. La celta fue una sociedad
participativa hasta su conquista por los cristianos, ya avanzado el
primer milenio de esta era. Las diosas eran más importantes que
los dioses y las mujeres tenían los mismos derechos que los
hombres. Podían tener tierras, divorciarse, ser sacerdotisas o
reinas, amantes y guerreras. Las históricas reinas Boudicca y
Cartimandua pelearon contra los romanos y Plutarco anota que
las mujeres celtas eran frecuentes embajadoras en batallas y
parte de los consejos de paz.
En la verde isla esmeralda de Eire,
Irlanda, La Morrigan, es Diosa de la
guerra que guía a su pueblo con agudos
gritos. Es Macha, la poderosa, Babd, la
que hierve, y Nemain, la venenosa. La
épica Tain Bo Dualgne deja claro que es
otra diosa triple, también protectora de
su pueblo. Doncella, Madre y Vieja, se
presentaba
ante
sus
enemigos
–
formorianos o Fir Bolgs-cambiando de
forma, de hermosa pelirroja vestida con
su túnica de sangre a el negro cuervo de
gritos
espeluznantes
y
la
muerte
descendía de sus alas.
La galesa Ceridwen es la Gran
Bruja. Su nombre es traducido como
Caldero y Fortaleza de Sabiduría,
posee la gran visión profética y
también habilidades chamánicas de transformación, pero no es
capaz de prever que Gwion, el niño que utiliza para mover la
pócima que hierve en su caldero, tocará accidentalmente el
líquido y obtendrá para si el poder que era cocinado para
Afagddu, el oscuro y feo hijo de la Diosa.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
59
Al llevarse la pócima a los labios, Gwion sabe de inmediato
lo que va a suceder y se transforma en liebre para escapar de la
ira de la Diosa, pero ella se transforma en perro y comienza una
persecución en la que él se transforma en pez y ella en nutria, él
en pájaro y ella en un gran halcón. Sintiendo de cerca la muerte,
el pájaro se convierte en grano de trigo y cae en una gran pila,
pero esto no engaña a Ceridwen y como una gran gallina negra y
picotea los granos de trigo hasta que se traga al muchacho. En
lugar de ser su fin, el grano de trigo hecha raíces en el vientre de
la Diosa y empieza a crecer. Ella jura matarlo en cuanto nazca,
pero al verlo decide mejor dejarlo a su suerte: lo mete en un saco
de cuero y lo lanza a la corriente del río.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
60
México
Y
entre nosotras, y para no ir mas lejos, sabemos que el
imperio azteca dominó también a sangre y piedra una basta región
en solo 200 años, y repite el patrón dominador muy claramente:
se apodera de las tierras, esclaviza a los pueblos, se queda con
las mujeres de la élite y rescribe la historia y los mitos, que
transforma en su favor. Rinde pleitesía a un dios guerrero y cruel,
como es el colibrí zurdo, Huitzilipochtli, y no es exagerado decir
que el terror era una de sus mejores armas.
El antropólogo belga Michel Graulich 13 da cuenta de un mito
del origen, donde cuatro dioses matan a su madre, Huey
Tonantzin, Nuestra Gran Madre Venerada, estableciendo el
sacrificio, el origen de la muerte. En otro mito, el Origen de la
Tierra según la Hystoire du Mechique, 14 Quetzalcoatl y
Tezcatlipoca parten en dos a la diosa Tlaltecuhtli, que era un
monstruo...que tenía muchos ojos y boc as en l as coyunturas, con
las que mordía como bestia salvaje.
13
en Mythes et Rites des Vintaines de Mexique Central Prehispanic, 1980, citado por Blas Romás Castellón,
en Cosmogonías de los nahuas antiguos, de Mitos Cosmogónicos del México Indígena,
14
ibid, p.129-30
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
61
Ambos dioses se tr ansf ormaron en dos inmensas serpien tes.
Uno de ellos sujetó a la diosa, desde la mano derecha hasta el pie
izquierdo, y el otro la tomó desde la mano izquierda hasta el pie
derecho. De la mitad de sus espald as hicieron l a tierr a y l a o tr a
mitad l a subieron al cielo. Los demás dioses al ver esto, para
consolarla deciden que todos los f rutos necesarios par a la vida del
hombre debían salir de ella, quien exigía comer corazones y no
daría sus frutos sin antes ser regada con la sangre de los
hombres. Se repite la historia de Tiamat y Marduk, el matricidio
ahora aderezado por la sed de sangre que debe ser calmada para
que la vida siga. Buen pretexto para establecer el régimen de
terror a corazón abierto.
Huey Tonantzin es vista de distintas maneras en la mitología
azteca. Como
Tlazolteotl es una diosa oscura que traga los
pecados ajenos y los vomita, es la diosa de la basura que al ser
violada por Tezcatlipoca se ensucia y es entonces la diosa de los
adúlteros y desvergonzados; es Xochiquetzal, la de las flores y las
plantas que hacen dar vueltas; es Ixnextli, la que tiene ceniz a en
la cara, la pecadora mariposa de obsidiana 15 . Y el violador? Ese es
el viejo coyote, nada más.
La visión de la Tlazolteotl-Huey Tonantzin huasteca difiere
en mucho en la representación azteca: la llamada comedora de
inmundicias es aquí la misma diosa de los partos, de los
nacimientos y sus rasgos son dulces. La huasteca es también
cultura nahua, como muchas otras del Mesoamérica, pueblo de
ilusionistas y magos que no tenían la lujuria por pecado, dijo
Sahagún 16 y tampoco el de la violencia, como atestigua su arte, ya
que no era un pueblo imperialista, como los aztecas.
En la cultura Purépecha, Cuerauáperi la creadora y madre
de todos los dioses terrestres 17 , es la que hace nacer y la que
desata la muerte. Y es también Xarátanga, que es la luna nueva,
la que hace crecer las plantas, la Diosa de los Mantenimientos,
Equivalente a Tlazoleotl, es la que limpia las impurezas de los
pecados carn ales, al igual que su nagual, el zopilote. Ella es una
de las deidades que va a la guerra, con el nombre de Serpien te
que aprisiona 18 .
15
códice vaticano
citado por Octavio Paz en Magia de la Risa, de Paz, Medellín y Beverido, UV 1962, p. 11
17
Relación de Michoacán, p.72
18
Vega Núñez, Mitología Tarasca, p.67
16
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
62
Tlazolteotl huasteca
Tlazolteotl azteca
La impresionante Coatlicue, la de la Falda de Serpientes, es
la Madre Tierra que los aztecas convierten en madre del
sanguinario Huitzilopochtli. Es telúrica y sabia, contiene vida y
muerte. Madre de Coyolxauhqui, la luna, y sus 400 hermanos, las
estrellas, quedó embarazada por una pluma que cayó del cielo
mientras hacía el barrido ritual de Coatepetl, la montaña de la
serpiente. En cuanto nace el nuevo dios, vestido de ya guerrero,
destaza el cuerpo de su hermana y termina con sus demás
hermanos, porque – sintiéndose inf amados- pretenden matar a su
madre y a su nuevo hermano. EL cuerpo de Coyolxauhqui rueda
por el Coatepetl y puede ser una clara metáfora del final dado a la
adoración femenina-lunar. Y aún más, el nuevo dios –cuyo oficio
es la guerra- tiene otra hermana, Malinalxochitl, que era hermosa
y de gentil disposición y de tan ta habilidad y saber, que vino a dar
en maga y hechicera. Tan grande era su poder mágico que los
mexicas quieren deshacerse de ella y su hermano ordena
abandonarla. Ella pare a Copil y le pide venganza. Huitzilopochtli
entonces le arranca el corazón al sobrino, del cual brota el nopal
en que mas tarde hall aron el águila que marcó el asiento en que se
levantara l a ciudad de Huitzilopochtli. 19
19
de El poema de Huitzilopochtli en Garibay, Épica Nahuatl, , p.42-49
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
63
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
64
La Diosa y el Astado
El
toro, el ciervo, el alce y aún el macho cabrío, son
animales relacionados desde siempre con la Diosa. Como ya
vimos, hay representaciones muy tempranas de esta dualidad,
en la que el hombre –hijo y consorte- representa de esta manera
la fuerza y el vigor de la naturaleza. El poderoso llamado para el
apareamiento de estos animales, la fuerza prestada para abrir
los surcos y cultivar al tierra del toro 20 , los hacen un símbolo
poderosamente sexual que es tomado para emparejarse a la
Diosa, cuando no es un joven pleno y bello.
Uno de los mitos sobre la Diosa que muestran una visión
androcéntrica disfrazada es la de Diana y Acteón.
Diana es para los romanos la Artemisa griega, que es la
Madre Universal de Knossos, la de los mil pechos. Pero tanto la
versión griega como la romana son ya parte de la banda
comandada por Zeus/Júpiter.
En esta historia narrada por Ovidio 21 , Diana Nemorensis, la
que habita en los bosques, la diosa lunar, virgen y cazadora, se
baña desnuda a medio día en la poza de agua fresca de su
bosque sagrado, junto con sus ninfas. Su lanza, su arco y sus
20
ver mi artículo Ese Toro Enamorado de la Luna en Acento 492, de La Voz de Michoacán. Ver también La
Rama Dorada, Cap XLIX, p.528
21
Ovidio, Metamorfosis, Libro Quinto, cap V
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
65
flechas, sus sandalias y su túnica descansaban en el césped de
la orilla. Acteón, un joven cazador, vagaba por este bosque
después de una mañana de caza, dejando atrás a sus
compañeros y sus perros. Al caminar sin rumbo se topa con la
escena prohibida
a ojos humanos
del baño de la
Diosa.
Al momento,
las
ninfas
cubren el cuerpo
la
Diosa
para
esconderla, pero
él había visto y
lo
seguía
haciendo.
Y
como lo único
que tenía Diana
a la mano era
agua, la echó en
la
cara
de
Acteón y le gritó
con furia: ¡Ahora
ya eres libre de decir, si puedes, que has visto a la Dios a
desnuda!
En ese mismo instante le brotaron astas en la cabeza, su
cuello se volvió grueso y largo, las puntas de sus orejas se
afilaron. Brazos y piernas se convirtieron en patas y las manos y
los pies en cascos.
La maldición estaba hecha: sus propios
perros olfatearon al gran ciervo en que se había transformado y
lo atacaron. Sus compañeros llegaron a tiempo para rematarlo.
Hay varios puntos a tratar en esta escena:
Primero: que aquí el convertirse en el Astado es maldición.
La Diosa mata a su hijo al convertirlo en ciervo, en el símbolo de
su pareja mítica. Con esta acción la Diosa mata al Astado, lo
entrega a los hombres, y al hacerlo se conserva pura al defender
su virginidad del más ligero peligro que la amenace.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
66
Ahora la Diosa debe de mantenerse virgen, o sea, infecunda.
Separada. Además, y por lo tanto, el principio femenino es
inalcanzable, traicionero, peligroso y mortal.
Aunque hay otra interpretación de la Diosa como virgen, que
no tiene una connotación sexual sino ideológica, ya que puede
tener compañeros sexuales pero no aceptar dominación alguna
de hombre alguno y quien es siempre madre, siempre virgen y
siempre amante, esta escena demuestra lo sutil que ha sido la
metamorfosis del significado mítico y como, al arrancarnos la
imagen positiva femenina de manera tan violenta, este nuevo
significado se ha arraigado tanto en las profundidades del ser
para colocarnos hoy, a mujeres y hombres, en una especie de
laberinto sobre un desierto en donde se han roto todas las
señales.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
67
Epílogo
Por más seductoras que encuentren los hombres
sus propias fantasías
sobre la mujer sexualmente insaciable,
se les puede ver retraerse
con franca rapidez
de cualquier cosa
que se asemeje a esa realidad.
Barbara Walker
T oda esta historia se ha tratado de la domesticación de las
mujeres y la deshumanización de los hombres. A través de la
manipulación de los mitos, de los símbolos, se impone la
androcracia, la violencia y la muerte sobre la vida, el gozo y la
mujer. Aunque el sexo es la pulsión vital mas terrena e
importante, al ser colocada en el ámbito de lo inmoral, fuera de la
ley impuesta a sangre y miedo, se convierte en sucio, prohibido e
igualmente mal deseado. A la mujer se le odia y desea, se le
desprecia y castiga. La diosa oscurecida es puta y siempre
seductora.
Mucho ha sucedido desde que Tiamat, Huey Tonantzin, fue
destazada y el Matrimonio Sagrado, el sexo, es eliminado de los
mitos creacionales para pasar a ser la marca asquerosa de
nuestra vil humanidad. Culpa culpa culpa es la seña en la frente.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
68
Culpa por el deseo, pero verdadera culpa por las mutilaciones de
los pies de millones de mujeres chinas, de los genitales de las
musulmanas. Culpa por las recién nacidas abandonadas por ser
niñas, por las esclavas, las prostituídas, las violadas, las
asesinadas. Las miles de mujeres quemadas por la inquisición y
sucursales, continuación de la misma bárbara necedad de acabar
con la Diosa. La institucionalización global de la violencia
judeocristiana y sus variantes indoeuropeas hiere aún nuestra
cotidianeidad. Dios es la cabeza del hombre y el hombre es la
cabeza de la mujer, dice el Corintos.
Al separar, al dividir, han destruido. El autodenominado dios
de la luz inicia una guerra eterna contra quienes llamó hijos de la
oscuridad –que son todos los otros, las otras-, y vuelve a este
mundo maniqueo. Estás conmigo o contr a mi, porque celoso es mi
nombre. El sexo está en Eros pero lo violentan con Tánatos. Sexo
enfermo
de
pornografía,
sadomasoquismo,
pedofilia,
de
donjuanismo, eyaculación
precoz y frigidez, de no hallarse a
gusto ni encontrar satisfacción en nada.
Porque el miedo absurdo a lo femenino, a la vulva, al poder
de la ternura por un lado, y la sobre valoración del falo erecto, de
la violación y el dominio, están matando al mundo. La oscuridad
cálida del útero es trastocada en infierno y nuestro misterio en
peligro mortal. Se siguen manipulando los símbolos y asesinando
mujeres, al tiempo en que vemos como el mundo sucumbe en esta
absurda y estúpida autodestrucción continuada desde que se
renegó de la fuente de la vida, desde que el hombre chingó a su
madre 22 .
Y es ahora -en estos tiempos interesan tes- que Ella vuelve,
la Diosa, y se instala suavemente en las conciencias. Es por Ella,
que es nosotras, que sentimos la imperiosa necesidad de recobrar
el poder de la vida, el poder del sexo y el placer como éxtasis del
cuerpo y la conciencia. Es, por tanto, tiempo de recuperar el
significado de estos conceptos: de placer como bienestar extático,
de oscuridad como misterio vivo del subconsciente y del universo,
de poder como capacidad vital inherente a la voluntad. Es tiempo
de reconsiderar bajo nuevos ojos las religiones androcráticas de
temor, esterilidad, y represión como herramientas del sistema de
dominio y entender que los mitos guían nuestro subconsciente,
22
sic de sics.
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
69
por lo que debemos analizar si son pro-humanos o anti-humanos,
si son de vida, de fertilidad, de amor, o de muerte, dolor, y miedo.
Reinterpretar los signos es la tarea. Es recobrar los cuernos
del toro del cielo en nuestras manos multiplicadas por todo el
globo. Es recuperar el cuerpo completo y el sentido de lo sagrado,
para no volver a decir, como Rosario Castellanos: la alegría, ese
ilícito. Es, en fin, ser carne y voluntad, espíritu e inteligencia, el
amor y la conciencia de la Diosa en acción.
Quiero finalizar con estas palabras de Joseph Campbell,
escritas en El héroe de las mil caras:
La mujer, en el lenguaje gráf ico de la mitología, representa la
to talidad de lo que puede conocerse. El héroe es el que llega a
conocerlo. La mujer es la guía a la cima sublime de la
aven tur a sensorial. A la Diosa se puede acceder sol amente
con gentileza, y si el héroe puede tomarla tal como es, sin
reacciones indebidas, es potencialmente el dios encarnado en
la cre ación del mundo de ella.
Elizabeth Ross,
aquí en Morelia, 2003-04
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
70
Bibliografía
Auden.& Taylor: The Elder Edda, Faber and Faber 1969
Bellows, Henry: The Poetic Edda, American Scandinavian
Foundation, 1923
Brodeur, A.G.: The Prose Edda of Snorri Sturluson, Scandinavian
Classics, 1916
Campbell, Joseph: El Héroe De Las Mil Caras, Psicoan álisis Del
Mito. FCE, 1959
El poder del mito, EMECE, Barcelona 1991
Cole, S: The Neolithic Revolution, British Museums, 1970
Cook, Stanley: The Religion of Ancient Palestine in the Second
Millenium BC, Constable 1908
Cooper, JC: Diccionario de Símbolos, Gili, Barcelona 2000
Corona Núñez, José: Mitología Tar asc a, IMC 1999
Eisler, Riane: Placer Sagr ado: Sexo, Mitos Y Polític a Del Cuerpo. 2
tomos. Editorial Pax México, 2000
El Cáliz y l a Espad a: Nuestr a Historia, Nuestro Futuro. Ed. Cuatro
Vientos, Santiago de Chile 1990
Eliade, Mircea, Historia De Las Creencias Y Las Ideas Religiosas,
Barcelona 1996
El Mito del eterno retorno, Alianza Emecé, 1968
Engels, Federico: El Origen De La Familia, La Propiedad Privad a
Y El Estado. Fundamentos, 1987
Esquilo, La Orestiad a, Gredos, Madrid 1993 y University of
Chicago Press, 1953
Evans, Sir Arthur: The Mycenae an Tree and Pillar Cult, Macmillan
1901
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
71
The Earlier Religions of Greece in light of Cretan Discoveries,
Macmillan, 1925
The Pal ace of Minos at Knossos, Macmillan 1936
Downing, Christine: The Goddess, Mythological Images Of The
Feminine, Crossroad, NY, 1990
Driver, G.R: Cannanite Myths and Legends, Alleson 1950
Dunn, J: T ain Bo Cualinge, London 1914
Foucault, Michel:
Historia de la Sexualidad, Siglo XXI, 1986
Florescano, Enrique: Imágenes de la patria , La Jornada 2004
Frazer, James: La Rama Dorada. FCE, 1981
Garibay K, Angel María: Épica Nahuatl, UMAN 1964
Gimbutas, Marija: Diosas y Dioses de la Vieja Europa, Istmo
1990
The Language of the Goddess, Harper, San Francisco 1989
The Civiliz ation of the Goddess, Harper, San Francisco, 1991
Graves, Robert: La Diosa Blanca, Alianza Editorial, 1993
The Golden Ass of Apuleius. Pocket Library, NY, 1954
The Greek Myths, 2 vols. Penguin 1955
Hood, Sinclair: The Minoans, Crete in the Bronze Age, Thames &
Hudson, 1971
Keuls Eva, El Rein ado del Falo Política Sexual en la Antigua Atenas,
University of California Press, Berkeley, 1993
Kramer, S.N.: The Sacred Marriage Rite, Indiana University press,
1969
La S agrada Biblia, traducida por José Miguel Petisco. Ed,
Apostolado
Mauss, Marcel: Lo Sagrado y lo Prof ano e Institución y Culto,
Barral Editores, 1970
de la Prensa, S.A, Madrid, 1956
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
72
Mellaart James. “Anatolian Chronology in early Middle and
Bronze Age”, Anatolian Studies Journal, 1957
“Excavations at Catal Huyuk”, Anatolian Studies Journal, 1964
Catal Huyuk, Thames & Hudson, 1967
The Neolithic of the Near East, Scribner, NY 1975
Monjarás-Ruiz Jesús: Mitos Cosmogónicos del México Indígena,
INAH,1987
Muir, J. Original Sanskrit tex ts on the Origin and History of People
of India, London 1874
Murray, Margaret: The Witch Cult of Western Europe,
Clarendon, 1921
Patai, Raphael: The Hebre w Goddess, Avon 1978
Platon, Nicholas: Crete, Nagel Publishers, Génova 1969
Chávez, Adrían Inés: Pop Wuj. Ediciones de la Casa Chata, Guatemala,
1977
Quezada, Noemí: Amor y Magia Amorosa entre los Aztecas. UNAM,
1984
Relación de las Ceremonias y Ritos y Población y Gobernación de
los Indios de l a Provincia de Michoac án, Ed. Balsal, Morelia, 1977
Séjourné, Laurette: Supervivencias de un Mundo Mágico, Lecturas
Mexicanas 86, FCE1985
Shlain, Leonard: El Alf abeto Contr a La Diosa, Ed. Debate, 2000
Silva Castillo, Jorge, traductor. Gilgamesh, El Colegio de
México, 1996
Simos, Miriam -Starhawk: Truth or Dare. Harper San
Francisco,1990
Dreaming the D ark, Magic, Sex and Politics. Beacon Press, 1982
The Spiral D ance, a rebirth of the ancient religion of the great
goddess, Harper Collins 1979
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
73
Soustelle, Jaques, La Vida Co tidiana De Los Az tec as En Vísperas
De La Conquista, FCE, 1956
Spretnak, C: Lost Goddesses of Early Greece, Beacon 1984
Stone, Merlín: When God was a Woman, Harvest Book, 1976
Ancient Mirrors of Womanhood, Baecon Press, 1979
T ain Bo Cualinge From The Book Of Leinster, O’Rahilley, C. editor,
Dublin 1967
The Mabinogion, translated by Jeffrey Gantz, Penguin Classics,
1976
Travelyan, M: Folklore and Folk tales of Wales, London 1909
Von Cles-Reden, Sybelle:
Thames & Hudson 1961
The
Realm
of
the
Great Goddess,
Wasson, Gordon: La Búsqueda De Perséf one, Los Enteógenos Y
Los Orígenes De La Religión. FCE 1992
El Camino a Eleusis. FCE
Wilson H.H., The Great Mother, Oriental translation Fund, 1840
Wolkstein, Diane y Kramer, Noah: Innana, Reina del Cielo y de la Tierra,
Harpers&Row, NY, 1983, p 38 y 39
Yánez, Agustín: Mitos Indígenas, UNAM, 1964
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
74
Índice iconográfico
Figura hecha con barro y polvo de hueso- Moravia, República
Checa. 24000AEC
Pág.
3
Venus de Laussel, conocida como La Dama del Cuerno.
Dordogne, sur de Francia, 25000-20000AEC
4
Venus de Willendorf, Austria. Piedra caliza, 11cms.
7
Vulva tallada en piedra, encontrada encima de un altar en
Lepenski Vir, ex Yugoeslavia. c. 6000AEC
8
Escultura tallada en cuerno de reno, encontrada en la caverna
Le Placard, Carente, Francia. 15000-13000AEC
9
Pintura rupestre de la cueva de Lascaux, Francia
11
Escultura en alabastro, Cultura Ozieri, Cerdeña, c 5000AEC
13
Mapa de Catal Huyuk y el volcán Hasan Dag, mural encontrado
en una de las casas del asentamiento. La montaña era un gran
yacimiento de obsidiana. 6150AEC
14
Isla de Kárpathos, 4500-3200AEC
15
La Dama de Pazardžik, Bulgaria central, cultura balkanica, c.
4500AEC
16
Reconstrucción de uno de los salones del templo de Catal
Huyuk, Turquía
17
Astas estilizadas de toro, templo de Knossos, Creta
17
El doble abrazo, escultura en piedra. Catal Huyuk
18
Figurilla de Tlatilco, Centro de México.1500-1000AEC
19
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
75
Esta majestuosa diosa flanqueada por felinos da a luz al hijo que
emerge entre sus piernas. Encontrada en Catal Huyuk,
6000AEC
20
Fresco de los Antílopes,en el palacio de Akrotiri, Creta, 15501500AEC
21
La Parisina, fragmento de un fresco en Knossos 1450AEC
22
Dibujo esquemático de la taurokath arpsia hecho por Sir
Arthur Evans a partir de un fresco en Knossos.
23
Figura de mármol con forma de violín de la cultura cicládica,
(Islas Cícladas, en el mar Egeo) 2800EAC
23
Figura femenina fálica, con grabados e incrustaciones. Starčevo,
Hungría, 5600-5300AEC
25
Toro de oro del norte del Cáucaso, Rusia. 3000AEC
26
Figuras sumerias de Inanna fabricadas en molde
27
Astarté, relieve en barro, Fenicia, 1400AEC
28
Innana, relieve en de barro, Babilonia
29
Ishtar. Escultura en alabastro, oro e incrustaciones, Babilonia
3000AEC
34
Dibujo de un amuleto persa del siglo XVIII contra Lilith
35
Relieve mesopotámico conocido como La Reina de la Noche.
Originalmente pintada de rojo sobre fondo negro, se cree que
representa a Ishtar, pero también se le atribuyen características
que corresponden a Lilith, 1800-1750EAC
39
Escultura cretense en cerámica, conocida como La Diosa de las
Serpientes, en realidad representa a una sacerdotisa de
Artemisa. 1600AEC
40
La Vida de Adán y Eva, detalle. Lutwin, Alemania 1450
40
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
76
La Tentación de Adán y Eva, detalle. Masolino, fresco en la
Capilla Brancacci, Florencia. 1424
41
Caída y expulsión de Adán y Eva, detalle. Miguel Ángel, Capilla
Sixtina, 1510
42
El Beso Encantado, Isobel Gloag, óleo sobre tela, 1890
43
Foto anónima de la piedra negra en la Mecca
44
Isis y Horus, bronce. Norte de Saqqara, Egipto. 600EAC
46
Kali Ma, pintura anónima
50
Kali, escultura en bronce anónima
51
Pandora, Escuela prerafaelita, 1850
52
Zeus y Hera, anónimo.
53
Amazona Dr. Vollmer's Wörterbuch der Mythologie aller Völker.
Stuttgart, 1874
57
Venus, Vulcano y Marte, Tintoretto, 1550
58
Freya, anónimo
59
La Morrigan, James Wappel, 2000
60
Lilith-Ceridwen, Iwan Bala, 2004
61
Tlazoleotl pariendo, Azteca
62
Tlazolteotl Huasteca
64
Tlazolteotl, Codex Vaticanus B
64
Coatlicue, Azteca
65
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
77
Caribou and Woman, Mónica Gil 1999, copia de un fresco
etrusco
66
Diana y Acteón, cerámica griega, 500AEC
67
Diana, diosa de la caza, escuela de Fontainebleau, 1550
68
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
78
índice
PARTE 1- Romper-Separar
3
El Poder Y La Memoria
7
Antecedentes prehistóricos: El Paleolítico
9
La Agricultura Como Detonador De La Civilización:
El Neolítico
11
Catal Huyuk
14
Creta
21
24
PARTE 2- La Espada
La De Los Mil Nombres En La Historia o
El Patriarca Y La Muerte Del Toro Sagrado
27
Ishtar Y Gilgamesh o La Conquista Del Poder
31
Los Actores De Yahvé
35
La Serpiente
40
Al’at O La Piedra Negra
44
PARTE 3- El Oscurecimiento De La Diosa:
Guerra, Sexo e Inframundo
Kali Ma
47
Grecia
53
Norte De Europa
62
La Diosa y el Astado
66
Epílogo
69
Bibliografía
Índice iconográfico
72
76
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
51
79
La Diosa Oscura es un Cuaderno de la Luna de 5célula, arte y
comunidad, en edición del Instituto Michoacano de la Mujer.
©Elizabeth Ross 2005
©elizabeth ross – cuadernos de la luna-5célula, arte y comunidad
80

Documentos relacionados

Avalon, la isla de las manzanas

Avalon, la isla de las manzanas tierra sin abrirse a las posibilidades de ser, como

Más detalles