Culturas juveniles

Comentarios

Transcripción

Culturas juveniles
Culturas juveniles
Carles Feixa
Jordi Nofre
Universitat de Lleida, Catalunya
Universidade Nova de Lisboa, Portugal
resumen En un sentido amplio, las culturas juveniles se refieren a la forma en que las experiencias
sociales de los jóvenes se expresan colectivamente mediante la construcción de estilos diferenciados tanto
a través del consumo de ocio como a través del uso de espacios intersticiales de la vida institucional. Más
concretamente, el término ‘culturas juveniles’ define la aparición de ‘micro-sociedades juveniles’, significativamente independientes de las instituciones ‘adultas’, las cuales proporcionan espacios-tiempos específicos para los jóvenes. Este artículo expone las tradiciones de investigación más importantes que, desde
diferentes disciplinas de las Ciencias Sociales, han estudiado a las culturas juveniles desde el inicio del siglo
XX: la Escuela de Chicago, la corriente Estructural-Funcionalista, la Escuela Gramsciana italiana, el
Estructuralismo francés, la Escuela de Birmingham y los estudios Post-subculturales. El texto acaba ilustrando las nuevas tendencias con un estudio de caso sobre un campo específico –el ocio y la vida nocturna– y con un balance crítico sobre las culturas juveniles hoy y en el futuro próximo.
palabras clave cultura ◆ culturas juveniles ◆ estilos de vida ◆ juventud ◆ ocio
Introducción: las culturas juveniles
como concepto
una evolución del concepto tradicional de ‘cultura
juvenil’ sintetizada en nuevos términos tales como
neotribus, culturas de club, ciberculturas y postsubculturas (Bennet, 1999; Maffesoli, 1988; Muggleton y
Weinzierl, 2003; Thornton, 1995).
En la actualidad, casi todas las ciencias sociales presentan algún tipo de aproximación al estudio de las
culturas juveniles. En especial cabe destacar la que
ofrecen la sociología (Brake, 1983), la antropología
(Amit-Talai y Wulff, 1995), la comunicación (Fornäs
y Bolin, 1985), la geografía, (Skelton y Valentine,
1998) y la historia (Fowler, 2008), no dejando de crecer el número de investigaciones en esta área (Nilan y
Feixa, 2006). Sin embargo, y a pesar de que ciertamente existen numerosas contribuciones acerca del
estado el arte de los estudios acerca de las culturas
juveniles especialmente llevadas a cabo por discípulos
de la Escuela de Birmingham (Huq, 2006; Leave et
al., 1992), hemos preferido presentar a continuación
un texto con un enfoque mucho más conceptual,
A lo largo de la última década, el concepto de ‘cultura
juvenil’ ha dejado de ser un objeto sociológico minoritario y se ha convertido en uno de los más fructíferos en el campo de la investigación social
contemporánea. Aunque el concepto fue utilizado por
primera vez en la sociología norteamericana y alemana en la década de 1920 para referirse a la aparición de
una nueva cultura adolescente en los intersticios del
sistema escolar y laboral (Thrasher, 1963 [1926];
Wynecken, 1927 [1914]), no fue sino hasta la década
de 1960 cuando le fue atribuido cierto reconocimiento epistemológico gracias, entre otros factores, a la
aparición de la sociedad de consumo y los aportes de
la sociología estructural-funcionalista (Eisenstadt,
1964; Parsons, 1963). De ahí que numerosos centros
de investigación en Ciencias Sociales empezaran a
adoptar las culturas juveniles como foco principal de
sus actividades científicas –tal y como sucedió con la
Escuela de Birmingham (creada en 1964 de la mano
de Richard Hoggart y Stuart Hall), lo que condujo a
Sociopedia.isa
© 2012 The Author(s)
© 2012 ISA (Editorial Arrangement of Sociopedia.isa)
Carles Feixa and Jordi Nofre, 2012, ‘Culturas juveniles’, Sociopedia.isa, DOI: 10.1177/205684601291
1
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
dos con extrema delicadeza semántica: subcultura,
microcultura, gang y contracultura. El primero de
ellos, subcultura, ha constituido una excelente herramienta interpretativa para el estudio de la juventud
ya que se centra en las conexiones estructurales del
estilo de vida de los jóvenes y sus relaciones con las
categorías de clase, generación, etnia, género y territorio (Feixa, 2012 [1998]; Hall y Jefferson, 1983
[1975]). Por otra parte, el término microcultura
resulta ciertamente útil desde una perspectiva etnográfica, ya que describe los significados y los valores
de los grupos juveniles minoritarios atendiendo a
contextos locales específicos (Ferreira, 2010; Wulff,
1988). En tercer lugar, el término gang, aunque tradicionalmente asociado a ciertas actividades marginales e incluso delictivas, abarcaría a diferentes
grupos juveniles informales de las clases subalternas,
permitiendo una mezcla sincrética de diferentes estilos (Gordon et al., 2004; Monod, 1968; Thrasher,
1963 [1926]; Uberto et al., 2005; Whyte, 1972
[1943]). Por último, el término contracultura, frecuentemente utilizado en revisiones históricas de las
culturas juveniles de un cierto período de la segunda
mitad del siglo XX, aparece como un concepto útil a
la hora de explorar la ‘contestación’ de ciertos grupos
juveniles a la hegemonía cultural; tal contestación
social se expresaría, entre muchos otros ejemplos, en
el hecho de trabajar en actividades marginales (o
underground) así como en instituciones de carácter
sociocultural e incluso político con voluntad de
constituir elementos fundamentales de la esfera de lo
alternativo (Cusset, 2003; Marcuse, 1964; Roszak,
1968; Yinger, 1982).
Otra de las cuestiones interesantes a tener en consideración en el estudio de las culturas juveniles es el
hecho que cualquier intento de marcar los límites de
edad se torna ciertamente un problema muy complejo de resolver, ya que la cultura juvenil presenta unos
límites ‘cronobiográficos’ que superan los propios
límites de lo que comúnmente llamamos juventud.
En este sentido, las culturas juveniles tienen lugar en
diferentes ámbitos culturales (Laaksonen et al.,
2010), creándose nuevos conceptos de acorde con el
‘escenario’ en el que son construidas. De este modo,
podemos distinguir tres sub-tipologías: 1) las culturas juveniles institucionales (o institucionalizadas),
las cuales pueden definirse como aquellas las cuales
son apoyadas por instituciones públicas sin ánimo de
lucro; 2) las culturas juveniles comerciales, como
resultado del consumo de los productos de las industrias culturales (medios de comunicación, la música,
la moda, el mercado, etc); y 3) las culturas juveniles
alternativas, creadas por algunos de los actores de la
sociedad civil con el fin de fomentar la participación
social (a menudo reivindicativa), y que aunque no
presenten ánimo de lucro también pueden participar
tomando en consideración las contribuciones realizadas desde otras tradiciones no propiamente anglosajonas, como la Escuela Gramsciana italiana y las
escuelas francesa, portuguesa, latinoamericana, etc.
(Feixa, 2012 [1998]; Monod, 1968; País, 2004;
Reguillo, 2000). Sin duda alguna ello tiene como
objetivo reforzar el rigor científico del texto.
Como ya ha sido apuntado brevemente en el
resumen de este artículo, el concepto de ‘culturas
juveniles’ hace referencia, en términos generales, a la
forma en que, colectivamente, los jóvenes expresan
sus prácticas y experiencias sociales mediante la
(re)producción de estilos de vida diferenciados sobretodo en el campo del tiempo libre y de los espacios
intersticiales en la vida institucional. En un sentido
más restringido, el término define la aparición de
‘micro-sociedades juveniles’ las cuales ofrecen espacios y tiempos específicos para los jóvenes. Además,
tales ‘micro-sociedades’ presentan grados significativos de independencia respecto a las instituciones ‘de
los adultos’. En cierto modo, las culturas juveniles
–tal y como las conocemos hoy en día– tienen sus
orígenes geográficos en los países occidentales; y
como origen cronológico, el período posbélico de la
década de 1950, la cual conoció grandes cambios en
lo económico, lo educativo, lo laboral e incluso en lo
ideológico respecto a tiempos anteriores. Sus expresiones más visibles fueron sin duda alguna todo un
conjunto de estilos juveniles ‘espectaculares’ que
rápidamente tuvieron impacto en casi la totalidad
del grupo etario juvenil de las sociedades occidentales.
Además, el uso del término ‘cultura’ como opuesto a ‘subculturas’ –aunque este último técnicamente
sea mucho más apropiado– fue acuñado rápidamente por la Academia para evitar el sentido tradicional
de ‘desviación’ que aún presentaba el término ‘subcultura’. Por otra parte, el uso del plural en ‘culturas
juveniles’, a diferencia de su forma en singular (más
ampliamente utilizada en literatura), presenta ciertas
ventajas a la hora de advertir de manera eficaz acerca
la heterogeneidad interna del propio concepto.
Cabría añadir también que tal cambio terminológico
y la apuesta por la forma en plural implica también
un cambio en la manera de abordar el objeto de estudio, desplazando el foco de atención de la marginalidad a la identidad, de la apariencia a la estrategia, de
los acontecimientos espectaculares a la vida cotidiana, de la delincuencia al tiempo libre, de las imágenes y representaciones a sus actores.
Por un lado, el estudio acerca de cómo se articulan las culturas juveniles puede abordarse desde tres
escenarios (Feixa, 2012 [1998]; Hall y Jefferson,
1983 [1975]): la cultura hegemónica, las culturas
parentales y las culturas generacionales. Por otro
lado, el concepto de culturas juveniles engloba un
subconjunto de conceptos que deberían ser utiliza-
2
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
conducía a sugerir la existencia de ‘regiones morales’
en la ciudad en dónde prevalecían normas de conducta y valores ‘desviados’, alejados de la ‘normalidad’. Uno de los efectos más visibles de este proceso
fue la proliferación de pandillas callejeras en algunas
zonas de la ciudad de Chicago, caracterizadas por su
aspecto extravagante, sus actividades presuntamente
delictivas y su resistencia a la autoridad. El fenómeno pronto atrajo la atención –y preocupación– tanto
de los habitantes de la ciudad como de los medios de
comunicación y de la Academia (Hall, 1904; Puffer,
1912, citado en Hardman, 1967: 6).
Para los autores de Chicago, la pandilla callejera
tenía su origen en la existencia de algún tipo de ‘anomalía’ conductual y/o en los valores de los jóvenes
que vivían en aquellas anteriormente mencionadas
‘regiones morales’ de la ciudad (normalmente barrios
de clase trabajadora inmigrante) las cuales se caracterizaban, entre otras cosas, por la desorganización
social y la desaparición de los sistemas tradicionales
de control social informal. Lo que los autores de la
Escuela de Chicago llamaban la ‘desviación de la
juventud’ no sería por consiguiente un fenómeno
patológico sino el resultado previsible de un contexto socioeconómico determinado el cual urge que sea
analizado, tal y como como Frederick Thrasher
(1926) sugirió en su libro The Gang: A Study of 1313
Gangs in Chicago. Su estudio constituyó el primer
intento de sistematizar el conocimiento adquirido
hasta entones sobre los gangs a través del trabajo
etnográfico y la observación empírica de los diferentes grupos juveniles de la Chicago de primer tercio
de siglo XX (grupos de juego, mafias, bandas criminales de adultos, grupos familiares, sindicatos, fraternidades universitarias, Boy Scouts, etc.). Según
Thrasher, los gangs no aparecieron ni repentinamente ni de manera indiscriminada en el sentido espacial
del término, sino que su aparición está muy ligada a
la existencia de áreas urbanas intersticiales.
Casi dos décadas más tarde, la obra de Foote
Whyte Street Corner Society (1943) tuvo como objeto de estudio los gangs del barrio italiano de
Cornerville de Boston. Según Whyte, los chicos que
frecuentaban las esquinas de las calles (street-corner
boys) emergieron con cierto aire de ‘contestación’ a
otro grupo juvenil presente en aquel entonces barrio
de Cornerville: los chicos del colegio (college boys).
Whyte consideraba que había un vínculo estrecho
entre los miembros de la banda a través de un fuerte
sentimiento de lealtad hacia el grupo basado en la
ayuda mutua y el establecimiento de profundos lazos
afectivos de identidad con el grupo desde su infancia.
El grupo era ‘una familia’ y la naturaleza del grupo
nada tenía que ver con la delincuencia. No cabe duda
que la contribución de los autores de la Escuela de
Chicago a los conocimientos sobre estilos de vida
en algunas ocasiones de aquello que podría denominarse en términos genéricos como ‘ocio alternativo’.
Sin embargo, y más allá de la esfera de lo institucional, comercial y alternativo, la cultura juvenil
también presenta un significativo espacio de (re)producción en el intersticio situado entre la alta cultura
y la cultura popular (Fowler, 2008). De hecho, como
las fronteras de ambos conceptos ni son homogéneas
ni estáticas, no están definidas, los intercambios
entre los diferentes estilos juveniles son numerosos.
De ahí que los jóvenes no suelan identificarse con un
único estilo, sino que se apropian de muchos –o
incluso de elementos sueltos de varios estilos diferentes– para construir su propio estilo. Ello nos permite
analizar las culturas juveniles desde dos perspectivas:
desde la perspectiva de las condiciones sociales (generación, género, clase, etnia e identidades territoriales)
y desde la perspectiva de las imágenes culturales,
entendidas como el conjunto de atributos ideológicos y simbólicos (tendencias, música, lenguaje, prácticas culturales y actividades focales) asignado a los
jóvenes o que ellos mismos se han apropiado. A continuación realizaremos un viaje epistemológico por
aquellas tradiciones científicas más importantes de
las Ciencias Sociales que han investigado de alguna u
otra forma las culturas juveniles.
Street-corner boys: la Escuela de
Chicago
La pandilla es un grupo intersticial originalmente formado de manera espontánea e integrado y cohesionado a través del conflicto. Se caracteriza por los
siguientes tipos de comportamiento: encuentros cara
a cara, reyertas, planificación de actividades, desarrollo de tumultos y movimiento al unísono formando
una unidad. El resultado de este comportamiento
colectivo es el desarrollo de una tradición, de una
estrutura interna irreflexiva, de un esprit des corps, de
una solidaridad moral, del cuidado de unos a otros, y
arraigo en una determinada localidad [barrio, p.e.].
(Thrasher, 1963 [1926]: 46)
Cuando Robert E Park abandonó su profesión de
periodista y se unió al Departamento de Sociología
de la Universidad de Chicago en 1915, los temas que
no habían sido considerados científicamente hasta
entonces (como la marginación social, la delincuencia, la prostitución y la vida bohemia, entre otros) se
convirtieron en temas principales de la que algunos
llamarían décadas después ‘Escuela de Ecología
Humana de Chicago’, la cual tenía el objetivo de
analizar los comportamientos específicos que aparecían en el ecosistema urbano como producto de la
industrialización y la consiguiente urbanización. La
base teórica del planteamiento de Park se basó en el
concepto de ‘infección social’ que irreductiblemente
3
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
una nueva conciencia generacional que cristalizaba
de manera autónoma la cultura interclasista surgida
del (y para el) consumo hedonista. Según el sociólogo, la cultura juvenil –analizada como única y homogénea– fue creada por una generación que consumía
sin producir, que al permanecer en las instituciones
educativas no sólo estaba alejada del trabajo, sino
también comenzaba a alejarse de aquella estructura
de clases rígida que había caracterizado las sociedades
industriales. La progresiva ‘democratización del
tiempo libre’ parecía cancelar las diferencias sociales
a la vez que surgía una nueva ‘clase ociosa’ personalizada en los jóvenes: los college boys. En los años 40 y
50, estos chicos y chicas universitarios construyen su
propia microcultura basada, en gran medida, en la
creación de hermandades, la celebración de fiestas,
bailes, graduaciones y el consumo de moda, música
y locales de ocio tales como bares, pubs, salas de
baile, etc. A diferencia de los street-corner boys, su
identidad se construye en la escuela, no en la calle, y
su rebeldía sin causa nunca sobrepasó los límites
impuestos por los adultos. De ahí que, paralelamente a Parsons, Coleman (1961) destacara la aparición
de una verdadera sociedad adolescente ‘con su propio
lenguaje, símbolos y, más importante aún, su propio
sistema de valores... distintos a los genéricamente
establecidos en la sociedad’ (Coleman, 1961: 9). Sin
embargo, estos autores no tuvieron en cuenta la desigualdad en el acceso a los recursos y las diferencias de
gusto que persisten entre los jóvenes de los diferentes
grupos sociales. De hecho, Parsons señaló que cuando los jóvenes universitarios protestaron –como en
los episodios de Berkeley ’64– tales protestas tenían
que ver más con la desilusión de no poder conseguir
las excesivas expectativas generadas sobre el futuro
individual que no por cualquier injusticia vivida: ‘La
orientación general parece ser… su disposición a trabajar dentro del sistema, más que en oposición al
mismo’ (Parsons, 1963 (1961]: 118–19). Las protestas juveniles y estudiantiles de mediados de los 60s
en los campus universitarios norteamericanos acabaron definitivamente con los sueños e ilusiones y
expectativas: todo entró en un bucle de pura contradicción (Mead, 1977). En pocas palabras, las culturas universitarias no sólo jugaron un papel de
inducción al consenso, sino también de disidencia,
tal y como otros contextos han demostrado.
urbanos de los jóvenes afro-americanos, hispanos,
ítalo-estadounidense, etc. así como de sus interacciones con los blancos jóvenes y de las instituciones predominante tuvo una notable influencia en
paradigmas posteriores tales como la nueva criminología, la ‘teoría del etiquetaje social’ (social labelling)
o el interaccionismo simbólico, entre otros (Becker,
1970 [1963]; Cohen, 1955; Matza, 1973 [1961]).
College boys: la sociología
estructural-funcionalista
La juventud en nuestra sociedad es un periodo de
considerable tensión e inseguridad … Hay razones
para pensar que la cultura juvenil tiene importantes
funciones positivas, ya que facilita la transición de la
seguridad de la infancia en la familia de origen al
estatus adulto pleno en el matrimonio y el mundo
laboral. (Parsons, 1972 [1942]: 145–6)
Después de la Segunda Guerra Mundial, la permanencia de los jóvenes norteamericanos en las instituciones educativas se amplía, surge el ‘consumidor
adolescente’ y la cultura de masas se propaga a todos
los rincones del mundo occidental las imágenes de
las figuras y héroes juveniles que triunfaban en la
gran pantalla y en la música (desde Elvis Presley a
James Dean). El antropólogo Ralph Linton (1942)
observó que, en aquella época, los adolescentes de los
EE.UU parecían vivir cada vez más en un mundo
‘separado’, con reglas y valores propios. De hecho,
unos años antes, Robert y Helen Lynd habían observado, a través de una etnografía clásica urbana sobre
la pequeña ciudad de Middletown realizada en 1929,
el surgimiento de una cultura universitaria la cual
tenía como origen el hecho que la escuela secundaria
se había convertido en el centro de la vida social de
los jóvenes. La escuela no sólo estaba ofreciendo la
cultura académica, sino también un espacio para la
sociabilidad: los alumnos compartían más tiempo y
experiencias con sus compañeros que con sus padres
(Lynd y Lynd, 1937 [1929]: 211). En 1942, Talcott
Parsons publicó su influyente artículo ‘La edad y el
sexo en la estructura social de los EE.UU.’ en el que
el padre de la sociología norteamericana moderna
analizaba la ‘idealización de la cultura de los jóvenes
por los adultos’ como ‘una expresión de los elementos de tensión e inseguridad en los roles de los adultos’ (1972 [1942]: 145). Veinte años más tarde,
volvió a visitar a tratar el tema de la cultura juvenil
en su artículo ‘La juventud en el contexto de la sociedad americana’ (1963 [1961]).
Centrándose en los chicos y chicas que pasaban la
mayor parte de su tiempo en el instituto, Parsons
argumentó que el desarrollo de grupos etarios bien
definidos debía ser considerado como la expresión de
Ragazzi di vita: la Escuela Italiana
Gramsciana
De hecho, las personas mayores ‘dirigen’ la vida, pero
pretenden dejar que lo hagan los jóvenes; la ‘ficción’
es también importante en estas cosas. Los jóvenes ven
que los resultados de sus acciones son exactamente lo
opuesto a sus expectativas, ellos creen que dirigen (o
4
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
se pueden ver las patologías más variopintas … Ello
está ligado al así llamado ‘tema de la juventud’ determinado por la ‘crisis de autoridad’ de las viejas generaciones dirigentes. (Gramsci, 1975 [1945]:
311–12)
pretenden hacerlo) y parecen más y más infelices. La
crisis en donde los elementos para su solución no se
pueden desarrollar a la velocidad necesaria lo empeora todo; quienes quieran que dominen no pueden
solucionar la crisis, pero tienen el poder de prevenir a
otros de solucionarla. (Gramsci, 1975 [1945]: 1718)
Las diversas formas de protesta juvenil y disidencia
pueden interpretarse como uno de los índices más
evidentes de la citada ‘crisis de autoridad’. Las clase
hegemónicas la describirán ‘tendencia materialista de
la sociedad’, ‘disolución de la moral’; las generaciones
jóvenes –o sus sectores más visibles– serán identifcadas como las culpables de tales males, como chivo
expiatorio de la creciente inestabilidad social. Son
situaciones que anuncian ‘la posibilidad (y la necesidad) de formar una nueva cultura’ (Gramsci, 1975
[1945]: 312). Si bien esta nueva cultura asume un
nuevo conjunto de fuerzas para el ejercicio de la
hegemonía, el carácter innovador puede ser uno de
los rasgos distintivos de las culturas juveniles: mientras que las culturas populares han sido históricamente identificados por su ‘rebeldía en la defensa de
la tradición’, las culturas juveniles han aparecido,
desde la Segunda Guerra Mundial, como ‘rebeldes
en defensa de la innovación’, dando lugar a la creación de nuevas formas culturales que responde de
diferente manera a las condiciones cambiantes de la
vida urbana.
Si las observaciones de Gramsci sobre el folclore
tuvieron una gran influencia en la antropología italiana, Ernesto De Martino también mostró un interés pionero en el surgimiento de nuevas identidades
juveniles. En su artículo ‘Furore en Svezia’ (1962) el
autor reflexiona sobre la explosión de violencia juvenil que estalló en Estocolmo durante la víspera de
Año Nuevo de 1956, cuando más de 5.000 adolescentes que pertenecían a bandas juveniles provocaron serios desperfectos en el centro de la ciudad. Los
protagonistas de tales actos vandálicos fueron etiquetados de diferentes maneras: rebeldes sin causa, teddy
boys, mods, hippies, skinheads, punks, hooligans,
etc. Para De Martino (1962: 231), ‘nuestras instituciones parecen incapaces de establecer una humanidad más adulta y responsable’. En realidad, De
Martino retomó el estudio etnológico de las pandillas juveniles, abandonado desde la época de
Frederick Thrasher y Foote Whyte y retomado años
después incluso que De Martino por autores como
Jean Monod y miembros de la Escuela de
Birmingham, aunque estos últimos no estaban familiarizados con las obras de De Martino y sólo justificaron su inspiración epistemológica en Gramsci.
A principios de los años 50, Roma era una ciudad de
contrastes donde el esplendor de la ‘dolce vita’ en la
Via Veneto coincidió con la expansión incontrolada
de chabolas en su periferia urbana, la cual mayoritariamente era habitada por gente pobre o inmigrantes
venidos del sur del país. Los adolescentes y jóvenes
sub-proletarios de las novelas de Pier Paolo Pasolini
como Ragazzi di vita (1955) revelan una imagen de
un mundo que es contemporáneo sólo aparentemente, ‘más allá del poder y de la historia’. Al mostrar los
vínculos entre la miseria y la expansión del desarrollo urbano e industrial de Italia, Pasolini tuvo como
objetivo rescatar a un testimonio vivo de una cultura
en extinción: los ‘Ragazzi’, el último residuo de la
‘diversidad de culturas’ que estaban siendo aniquilados por el proceso de homogeneización cultural y
lingüística acarreados como proceso paralelo al de
industrialización y urbanización de la periferia urbana y, sobre todo, por el cambio en el ‘modo de producción’, lo que él llamó ‘la desaparición de las
luciérnagas’ (Fantuzzi, 1978).
El descubrimiento de Antonio Gramsci por parte
de Pier Paolo Pasolini (explícita, por ejemplo, en el
libro de poemas Le Ceneri di Gramsci) le permitió
contextualizar esta reivindicación romántica de los
marginados de las chabolas en un proyecto de carácter nacional a la vez que popular: Pasolini creía necesario dar voz a los grupos subalternos, a ‘personas
cuyo rugido es nada más que puro silencio’. Estos
grupos estaban compuestos por campesinos, obreros,
mujeres y jóvenes con tradiciones culturales y valores
particulares bien delimitados incluso geográficamente en la Italia multidialectal. Precisamente en este
punto, el concepto de ‘crisis de autoridad’ juega un
papel clave en la introducción de un elemento relevante en la llamada ‘Galaxia Gramsci’: Hegemonía.
Entendida como la capacidad de dirección éticopolítica especialmente a través del consenso y el control ideológico y no tanto a través de la fuerza, la
hegemonía tiene mucho que las culturas juveniles:
por un lado, la educación de las nuevas generaciones
es fundamental para la reproducción de una obra
hegemónica (y también para la articulación de proyectos anti-hegemónicos); por el contrario, los jóvenes juegan un papel relevante como paradigma de la
‘crisis de autoridad’, que en realidad es poner de
relieve la crisis de la hegemonía ético-política.
La crisis consiste en la muerte de lo Viejo cuando lo
Nuevo no puede nacer: en este periodo intermedio,
5
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
Barjots, bloussons noirs, voyous: el
estructuralismo francés
binarias que sin duda alguna participaban activamente en la construcción del mito. Tales oposiciones
binarias eran del tipo barjots / ye-yés, vouyous /
snobs, jóvenes / adultos, proletariado / burguesía,
centro / periferia, superación / negación, los años 50
/ los 60s, etc. Estas oposiciones deben ser entendidas
como un reflejo de la discontinuidad generacional así
como un reflejo también de la discontinuidad entre
estilos subculturales diferentes pertenecientes al
mismo periodo histórico. Además, Monod realizó,
aunque tangencialmente, una comparación entre los
noirs bloussons franceses y algunos movimientos juveniles y sociales de los EE.UU, como los Panteras
Negras y los hippies (Monod, 1968). Y es que para
algunos autores tanto coetáneos como posteriores al
autor francés, esta obra de Monod ofrece una excelente reflexión acerca de la marginalidad juvenil en
un contexto de descomposición social, fragmentación cultural, y crisis del Estado de bienestar francés
(Dubet, 1985; Lagree y Lew-Fai, 1985).
En el caso concreto francés, los principales protagonistas de la marginalidad social de después de la
Segunda Guerra Mundial residen en los suburbios
marginales (banlieues), de arquitectura y urbanismo
racionalista, alejados del centro urbano, y habitados
por un número muy significativo de jóvenes que pertenecen a la generación descendiente de los migrantes llegados del África magrebí y subsahariana y de las
Antillas francesas, los cuales construyen sus identidades individuales y colectivas en torno nuevos lenguajes del todo alejados de los tradicionales y oficiales:
ejemplo de ello son el rai, el rap y el hip-hop
(Bouamama, 1993; Lapassade, 1990). Fascinado con
el nuevo escenario ‘multicultural’ francés, Michel
Maffesoli, en su Le Temps des tribus (1988), estudió
el proceso de ‘tribalización’ de las identidades sociales en general y de las juveniles en particular, poniendo de relieve la cada vez mayor erosión del
individualismo en la sociedad de masas y el surgimiento de una nueva sociabilidad.
Las pandillas juveniles constituyen el punto central
alrededor del cual los mitos contemporáneos sobre
los jóvenes han fijado sus estrellas de papel ... Con el
fin de estudiar ‘lo primitivo’, necesitamos dejar atrás
aquel mito ingenuo que de manera global opone al
hombre civilizado frente al salvaje (el otro). De la
misma manera, es necesario comenzar cambiando
aquella imagen que impone un significado al observador más que refleja la realidad. A parte de eso, en
ambos casos estamos hablando de grupos circunscritos, teóricamente pensables como uno; delimitados, visitables, ‘habitables’, accesibles a un
conocimientos ‘desde dentro’… ¿Y qué es la etnología
si no una respetuosa y a la vez que apasionada reflexión sobre el otro? ‘El otro’, a quien la violencia organizada a gran escala está preocupantemente dispuesta
a hacerlo desaparecer. (Monod, 1968: 10–12)
En su Les Barjots. Essai d’etnologie des bandes de jeunes, Jean Monod (1968) observó que las representaciones sociales de las pandillas, ampliamente
magnificadas por los medios de comunicación franceses de aquel entonces, presentaban muchas similitudes con las imágenes tradicionales de ‘lo primitivo’.
Análogamente a la ambivalencia del concepto que
permitía contemplar al individuo primitivo bien
como un ‘buen salvaje’ bien como un ‘bárbaro peligroso’, el discurso mediático francés presentaba la
juventud de los suburbios de manera dual, es decir,
como ‘la edad más bella de la vida’ a la vez que
denunciaban la juventud como síntoma de agresividad y degeneración social. Ante tal mirada periodística ciertamente sesgada, el objetivo de Jean Monod
fue llevar a cabo un análisis estructural de los estilos
de vida de las pandillas y sus sistemas simbólicos
tomando como punto de referencia el método desarrollado por Lévi-Strauss para estudiar y entender la
mitología de los indios americanos. Para ello, y tal y
como hiciera Foote Whyte dos décadas antes,
Monod se centró en una determinada banda de
Noirs Bloussons: ‘la bande de la Place N’, la cual
‘operaba’ en el norte de París. Monod comparó esta
pandilla con otros grupos juveniles del París de
mediados de los 60: voyous, beatniks, ye-yés, rockeros, gays, dandies, etc. Según Monod, aquellos conflictos y tensiones propios de las bandas eran
percibidos desde el exterior como algo patológico y
tendencialmente partidario de la violencia gratuita,
mientras que tales conflictos y tensiones eran vistos
por los mismos miembros de las bandas como rituales fundamentales de pertenencia a las mismas.
Por otra parte, Jean Monod advertía que detrás de
la aparente heterogeneidad de estilos, formas de vestir, gustos musicales y lugares de reunión, existía un
complejo sistema común subyacente de oposiciones
Teds, mods, rockers, skinheads: la
Escuela de Birmingham
La ‘juventud’ como categoría emergió en la Gran
Bretaña de después de la Segunda Guerra Mundial
como una de las demostraciones más visible del cambio social de ese periodo. La juventud se convirtió en
foco de atención de informes oficiales; fue difundida
como ‘un problema social’ por parte de los
‘guardianes’ de la moral [anglicana] y jugó un papel
fundamental como hito en la construcción de
conocimiento, interpretaciones y explicaciones sobre
el período de posguerra [en el Reino Unido]. (Hall y
Jefferson, 1983 [1975]: 9)
La película Quadrophenia (1979), homónima a la
6
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
británico formado en la tradición marxista y que
había estudiado la relación entre la cultura de masas
y la clase trabajadora– creó el Centro para los
Estudios Culturales Contemporáneos (CCCS) de la
Universidad de Birmingham. Se trataba de un espacio académico en el que los historiadores, comunicólogos, sociólogos, antropólogos y lingüistas se
reunían para compartir intereses comunes en el estudio de los fenómenos culturales contemporáneos.
Poco después de su creación, fue Stuart Hall quien
tomó la dirección de este centro promoviendo un
importante número de publicaciones teóricas y
empíricas sobre las subculturas juveniles británicas
de posguerra. Tomando como referencia la tradición
heterodoxa del marxismo británico fundamentada
sobre todo en autores como Raymond Williams y
Edward P Thompson, los integrantes de la Escuela
de Birmingham tomaban también prestados algunos
elementos del interaccionismo simbólico, el estructuralismo, la semiótica, la literatura contracultural y
el marxismo cultural con el objetivo de articular un
marco teórico complejo que debía explicar las raíces
históricas, sociales y culturales que dieron origen a las
nuevas expresiones juveniles de la Gran Bretaña posterior a 1950. Para los autores del CCCS, las subculturas desempeñaban un papel positivo que no estaba
cubierto por las instituciones públicas (locales o estatales), facilitando a los jóvenes la construcción de
espacios cotidianos que ayudaban al crecimiento de
su autonomía y autoestima (Cohen, 1972).
El libro Resistance Through Rituals, editado por
Stuart Hall y Tony Jefferson (1975), constituye sin
duda alguna un punto y aparte en la producción
bibliográfica sobre subculturas juveniles. Se trata de
una obra colectiva de miembros del CCCS la cual ha
ejercido una notable influencia en la trayectoria epistemológica del estudio de las subculturas juveniles
realizado a partir de entonces hasta nuestros días. Su
introducción, ya de entrada, constituye una feroz crítica al paradigma teórico-conceptual de moda por
aquel entonces situaba la cultura juvenil como una
‘mezcla homogénea interclasista’ solamente analizable en términos de ‘conflicto generacional’. Para los
integrantes del CCCS (Hoggart, Hall y sus discípulos), los estilos juveniles debían ser vistos como elementos simbólicos (re)producidos por jóvenes de
clases subalternas que intentaban lidiar (y sobreponerse) a las contradicciones aún no resueltas generadas por la cultura parental y las instituciones ‘de los
adultos’; pero a su vez, los estilos juveniles expresaban formas de ‘resistencia ritual’ contra todo aquel
sistema de control cultural (social y político) impuesto por el poder. Para su mejor comprensión, Hall y
Jefferson creían necesario presentar, ya en la introducción de la obra antes mencionada, una distinción
básica entre 1) formas de disidencia y de bohemia
ópera rock publicada en 1973 por el el grupo británico The Who (protagonistas del largometraje),
recupera algunos de los elementos centrales del nacimiento de los estilos juveniles en la Inglaterra de los
años 60. La película está basada en un famoso
enfrentamiento entre mods y rockers que tuvo lugar
en la primavera de 1964 con las playas de Brighton
de fondo. El 30 de Marzo de ese año, el Daily Mirror
publicaba refiriéndose a tal episodio: ‘Los salvajes
invaden la playa. Miles de adolescentes borrachos,
violentos y ruidosos montados en sus scooters ... símbolo de la infección moral que sufre la juventud británica’ (citado en Caioli, l986: 85). Unos años más
tarde, Stanley Cohen (1972), en su libro Folk Devils
and Moral Panic, exploraba el ‘proceso de invención’
de la figura de los mods y rockeros por parte de los
propios mass-media británicos, los cuales no dudaban en calificar a ambos grupos juveniles como diabólicos (Cohen, 1972: 110). Precisamente esta
obsesión contribuyó a magnificar quizás en exceso su
importancia en la sociedad británica de aquel entonces. De hecho, el surgimiento de las pandillas y las
subculturas juveniles en Inglaterra no se explicaría
sin la opulencia económica que especialmente disfrutó el país una vez se recuperó de la destrucción de la
Segunda Guerra Mundial, lo que favoreció el incremento de la capacidad adquisitiva de sus jóvenes, la
consolidación del Estado del Bienestar keynesiano, la
eclosión de la sociedad del consumo, la irrupción del
rock and roll (The Rolling Stones) y la aparición del
pop (The Beatles), así como la eclosión del llamado
swinging London. Todo ello contribuyó a la ‘explosión subcultural’ británica de la década de los 60s.
Otro factor relevante fue el final del imperio británico, lo que provocó la llegada a la metrópoli londinense de grandes contingentes de inmigrantes
procedentes de las antiguas colonias; consigo traían
su cultura, sus gustos estéticos, sus valores y sus códigos de comportamiento; y, como sucedió y sucede
hoy día en las grandes metrópolis, se agruparon de
tal forma que años después se consolidaron en el tejido urbano londinense nuevos distritos multiétnicos.
La ‘explosión’ de estilos juveniles mencionada unas
líneas antes comportó también una diseminación
espacial de las propias subculturas –mayoritariamente nacidas en Londres– más allá de las fronteras del
Reino Unido, así como una progresiva desnaturalización tanto de aquellas subculturas más conocidas
(teddy boys, mods, rockers, punks, skinheads) como
de las menos (parkers y crombies). Frente a este
novedoso y fascinante escenario social y juvenil, surgieron algunos científicos sociales los cuales comenzaron a prestar atención a aquellas subculturas
juveniles que habían surgido en la Inglaterra de los
años 60 y 70”.
En 1964, Richard Hoggart –un historiador social
7
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
clase trabajadora, los cuales preferían abandonar la
institución escolar para estarse todo el día pululando
por la calle, en dónde podían socializar realzando su
masculinidad (ellos) y aprender algún oficio.
Precisamente estos valores, masculinidad y aptitud
por un oficio, son los que permitiría a los jóvenes de
clase trabajadora estar preparados para asumir su
papel en la sociedad como miembros de la clase proletaria. Muchos años después, algunos autores como
GE Marcus (1992) subrayarían la gran trascendencia
del trabajo de Willis:
juvenil propia de las clases medias y pequeño-burguesa y 2) subculturas juveniles como aquellas que
emergen en diferentes sectores de las clases trabajadoras urbanas (a pesar que tales estilos juveniles puedan ser apropiados por otros jóvenes pertenecientes a
otros estratos sociales).
La aparición del concepto de clase social como
categoría científica principal no simplifica el análisis
de las subculturas juveniles; contrariamente a lo que
podría parecer, lo hace más complicado. De hecho, el
estudio de las subculturas juveniles puede abordarse
desde una ‘triple articulación’: 1) con las culturas
parentales (articulación establecida a partir de compartir medios ecológicos, redes sociales y valores
entre jóvenes y adultos de una misma clase social); 2)
con la cultura dominante (la cual ejerce la hegemonía y el control social a través de las instituciones
educativas y sociales); y 3) con el grupo de iguales
(con los que el joven establece sus áreas de sociabilidad, generando nuevos valores). Como puede observarse, el concepto gramsciano de hegemonía en este
modelo teórico es central: las subculturas son vistas
como rituales de protesta ‘representados’ por jóvenes
en el escenario del ‘teatro de la hegemonía’ con el
objetivo de hacer peligrar el mito del consenso: de
ahí que su eclosión esté íntimamente ligada a períodos históricos marcados por fuertes crisis de la hegemonía cultural de turno. En este ‘escenario’, el
conflicto se expresa a un nivel imaginario a pesar de
que refleje contradicciones que pertenecen al ámbito
de ‘lo real’. Por otra parte, cabría destacar otro concepto clave en los trabajos del CCCS, como es el de
‘estilo’. En este sentido, John Clarke (1983) iba más
allá de las simples descripciones clásicas empíricas,
proponiendo explorar una dimensión analítica
mucho más compleja que integraba tanto sus dimensiones materiales como simbólicas, lo que permitía
crear un nuevo marco teórico-conceptual mucho
más ágil y adecuado al estudio de estilos juveniles
‘singulares’.
Esta breve revisión del papel que jugó la Escuela
de Birmingham en la construcción de un cuerpo
epistemológico sólido del estudio de las culturas
juveniles no sería completa sin citar alguna de las
obras célebres que publicaron varios de sus miembros. En este sentido, cabe destacar Subculture. The
Meaning of Style de Richard ‘Dick’ Hebdige (1979)
el cual propuso explorar los estilos subculturales a
partir del valor simbólico de los objetos cotidianos.
También cabría citar Profane Culture de Paul Willis
(1978), el cual llevó a cabo una excelente investigación a través fundamentalmente de entrevistas de
grupo sobre ‘la cultura anti-académica’ de los jóvenes
de clase obrera. Willis concluía afirmando (paradójicamente) que la escuela cumplía su función social en
promover un cierto desinterés entre los jóvenes de
Willis tiene las habilidades necesarias para transformar la tradición antropológica de la etnografía,
aspecto que ha sido largamente demostrado por el
autor en sus esfuerzos para establecer los significados
teóricos de los contenidos de sus trabajos. La mixtura
de género de Willis es uno de los caminos que la
etnografía (y la antropología) pueden explorar en el
futuro. (Marcus, 1992: 262)
Por otra parte, el mismo Paul Willis (1990), en su
obra Common Cultures, sugiere que el consumo de
ocio nocturno se ha convertido en un aspecto central
en la construcción de las identidades juveniles contemporáneas. Esta idea constituye un elemento fundamental en la evolución posterior de los estudios de
ocio nocturno juvenil, tal y como se verá más adelante en este mismo texto. Sin embargo, el eclecticismo
metodológico de los autores del CCCS fue –y aún
sigue siéndolo– ampliamente cuestionado. La crítica
más feroz provino de los discípulos más jóvenes de la
propia Escuela de Birmingham, los cuales progresivamente fueron desplazando su foco de atención más
allá de los jóvenes de clase trabajadora para prestar
atención, también, a los jóvenes de las clases medias
urbanas, y lo que es más importante:
Los estudios subculturales continúan centrándose
más en ‘lo desviado’ que no en ‘lo convencional’; en
los adolescentes de clase trabajadora más que en los
de clase media; y lo que es más importante: más en
chicos que en chicas. Por otra parte, la ausencia de
adultos es también del todo injustificada. A pesar de
la importancia que se da a las culturas parentales,
éstas no son objeto de ningún trabajo empírico y,
como consecuencia de ello, las relaciones cruciales
que se establecen entre generaciones no son examinadas. Un análisis global sobre la juventud debe ser
capaz de explicar, no sólo el desvío y el rechazo, sino
también ‘lo convencional’ y ‘lo consentido’.
(Murdock y McCron, 1983 [1975]: 205)
Las críticas a la Escuela de Birmingham han dado
lugar a trabajos realizados desde el campo de la
antropología interpretativa y el pensamiento
posmoderno. Ambos campos tratan de superar el
notable peso de los paradigmas criminológicos y
8
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
niles posmodernas no cabe duda que las ciberculturas nacidas bajo la revolución de Internet tendrían
todos los números para ser consideradas como tal.
En su libro The Hacker Ethic and the Spirit of the
Information Age, Pekka Himanen (2002) presenta al
hacker como la personificación de un nuevo tipo de
moral emergente en la sociedad digital. Esta nueva
ética (llamada nética) se basa en una relación libre
con el tiempo, un cierto enfoque lúdico del trabajo,
la consolidación del modelo organizativo descentralizado, el rechazo a todo tipo de jerarquía, una revalorización de la pasión y la experimentación en cada
uno de los ámbitos de la vida, etc. Los primeros hackers, que más tarde se harían famosos y acabarían
trabajando para las grandes empresas o incluso en
programas de defensa y seguridad nacional de los
EE.UU., estaban muy estrechamente relacionados
con los modelos contraculturales surgidos durante la
segunda mitad de los sesenta que apoyaban la abolición de la familia a la vez que apostaban por la creación de comunidades de convivencia alternativas.
Entrados ya en el nuevo siglo, una nueva generación de hackers, mucho más comprometidos socialmente y políticamente por un cambio del modelo y
del orden político-social y económico establecido, se
han convertido en referentes activos de los nuevos
movimientos anti-globalización. Sin embargo, y a
pesar de compartir las ideas anarquistas y contraculturales, no rechazan la autoridad de sus padres y lo
que significa tener una casa: contrariamente a ello, la
utilizan como un espacio de libertad para resistir
(Canevacci, 2000; Castells, 2001). Y es que ravers y
hackers aparecen como metáforas de las culturas
juveniles en la era digital, correspondiendo a ciertos
nichos ecológicos (los espacios de ocio nocturno, el
ciberespacio) así como también conceptuales (culturas de club, ciberculturas).
Durante estas dos últimas décadas hemos podido
asistir a un debate terminológico de notable calado
acerca de los procesos de pluralización, fragmentación y globalización de los estilos juveniles.
Aprovechando tal debate o quizás como consecuencia de ello, diferentes autores han cuestionado –algunos de manera acertada, otros con menos éxito– los
postulados de la Escuela de Birmingham, sugiriendo
reemplazar el término subcultura por otros mucho
más en sintonía con la era digital, como ‘culturas de
club’ (Thornton, 1995), ‘neotribus’ (Bennet, 1999),
‘estilos de vida’ (Miles, 2000), ‘performances’ (Díaz,
2002), ‘postsubculturas’ (Muggleton y Weinzierl,
2003), ‘movimientos de la calle’ (Brotherton y
Barrios, 2004), ‘escenas’ (Hesmondhalgh, 2005),
‘redes’ (Juris, 2005), etc. No cabe duda que la reciente aparición de estos términos no permite constatar
un sólido consenso en su uso, aunque sin duda alguna subyace la pretensión de reemplazar la tradición
funcionalistas que caracterizaron las primeras décadas de los estudios sobre culturas juveniles. De
hecho, las etnografías experimentales sobre grupos
juveniles diferentes permiten sugerir la emergencia
de ‘microculturas juveniles’ pertenecientes a un
número casi-infinito de contextos sociales ciertamente diferenciados, adoptando formas que no necesariamente tienen por qué constituir forma de
protesta alguna (Leave et al., 1992). El énfasis, el
foco de estudio, fue paulatinamente trasladándose de
la socialización a los propios actores, de las actitudes
y comportamientos marginales a la cotidianeidad, de
los discursos hegemónicos a las polifonías juveniles
(Amit-Talai y Foley, 1990; Amit-Talai y Wulff, 1995;
Wulff, 1988).
Ravers, hackers, floggers: de las
culturas de club a la ciberculturas
Un hacker (o un raver) se mueve en contra de
cualquier distinción geopolítica; cualquier definición
subcultural es vista como inadecuada, pasada de
moda, incluso algo ridícula. (Canevacci, 2000: 20)
Fiebre del Sábado Noche (J Badham, 1977) narra la
vida de Tony Manero (interpretado por John
Travolta), un joven vendedor de una ferretería de
Brooklyn que a la vez es un gran amante de la música disco (su válvula de escape ante su vida gris y
desesperante). En ese mismo año, Frankie Knuckles,
un afro-americano disk jockey de Chicago y que
anteriormente había estado trabajando en discotecas
underground de Nueva York, se convirtió en DJ residente en ‘The Warehouse’, un local nocturno de
Chicago también conocido como ‘The House’.
Knuckles combinaba jazz, soul, gospel y funk con
una base electrónica de pop y trance que sonaban
repetidamente a un ritmo de de 120 a 140 beats por
minuto, todo ello gracias al uso de sintetizadores y
ecualizadores y de algunos platos de mezcla algo
rudimentarios. Cuando esa música (‘la música del
House’, o más llanamente llamada house) comenzó a
perder su ímpetu en Chicago, fue ‘reinventada’ en el
Reino Unido. Hacia 1988, el fenómeno fue conocido como acid house y coincidió con la cultura dance
nacida en las discotecas, raves y clubes de Ibiza (Islas
Baleares). La música empezaba de noche y se prolongaba hasta bien entrada la mañana: los locales se convertían en afterhours, a semejanza de los allnighter
mods.
Clubs y raves (fiestas al aire libre, en su traducción
más fiel a su semántica) han dado nombre a dos nuevos grupos juveniles: clubbers y ravers, los cuales se
han convertido en un emblema de la postmodernidad (Redhead et al., 1997; Thornton, 1995). Sin
embargo, si hay un emblema de las subculturas juve-
9
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
a la clase social, a las diferencias socioeconómicas y a
la ambigüedad con que estas categorías de análisis
son tratadas por numerosos colegas europeos. Tal
ambigüedad es la que favorece las dificultades que
tienen los estudiosos y las instituciones de control
social en establecer qué culturas juveniles hay que
observar y cuáles no, y entender sus prácticas sociales
(Reguillo, 2000: 68). Para demostrarlo, la autora se
centra en el estudio de los así llamados raztecas
(híbrido entre rastafaris y neohippies aztecas), quienes producen una nueva ‘religión digital’ que supera
los límites geográfico-temporales y que coloca en
escena un nuevo sentido de ciudadanía, muy conectado al movimiento revolucionario Zapatista.
En su Culture eXtreme (2000), Massimo
Canevacci sugiere, a partir de exploraciones etnográficas en ciudades como Roma y São Paulo, una
reconceptualización de las mutaciones de los jóvenes
en la metrópolis contemporáneas. Al reciclar el concepto de Generación X, Canevacci sugiere reconsiderar las culturas juveniles como ‘culturas eXtremas’ en
el sentido de oposición (la X como contrario), en el
sentido de exceso (X como extra-grande), en el sentido de alteridad ( (X-File), y en el sentido de prohibición (X como clasificado). En definitiva, en el
sentido de romper el orden (simbólico) establecido.
La originalidad del libro consiste en una redacción
experimental que ‘deconstruye’ fragmentos de imágenes (logos, fotos, graffitis, objetos, símbolos), discursos orales, hipertextos y narraciones polifónicas
sobre ravers, cybors, hackers, okupas y otros muchos
grupos juveniles que rechazaban el simple hecho de
ser etiquetados.
Las obras de Sarah Thornton, Rossana Reguillo y
Massimo Canevacci constituyen nuevas vías exploratorias acerca de las culturas juveniles las cuales forman parte del proceso de re-politicización de las
llamadas postsubculturas. De ahí que un buen
número de autores recientemente hayan redefinido
su mirada sobre ‘lo juvenil’ enfatizando la importancia que tienen algunos conceptos tales como resistencia, centro y periferia, y dominación, entre otros. En
este sentido, Rupert Weinzierl (2001) sugería que
muchos miembros de las subculturas juveniles no
son apolíticos, ya que algunos participan en asociaciones políticas auto-organizadas las cuales inciden
en explorar temas del todo alejados de las instituciones políticas tradicionales. Este punto de vista fue
ampliamente analizado en The Post-Subcultural
Reader (Muggleton y Weinzierl, 2003). En esta excelente obra, los autores argumentan que la cultura
global produce diferencias a causa de contextos
sociales, políticos y económicos diferenciados. De
hecho, este libro colectivo dirigido por David
Muggleton y Rupert Weinzierl debe ser considerado
como una obra fundamental en la reciente evolución
‘heroica’ de los estudios culturales (subculturas de
resistencia de clase trabajadora, contraculturas burguesas) por una aproximación menos romántica y
mucho más empírica inspirada en la teoría de la distinción social de Pierre Bourdieu, el neotribalismo de
Maffesoli, la crítica feminista de Angela McRobbie,
la aproximación dramática de Goofman, las reflexiones postpolíticas de Beck o el informalismo de
Manuel Castells. De hecho, cada una de estas aproximaciones pretende explicar la actual fluidez, variedad e hibridación de las culturas juveniles
contemporáneas (Fornäs y Bolin, 1995). Una aproximación aún más amplia y detallada a este debate en
relación con la emergencia de lo que podríamos llamar la cultura juvenil global (o culturas juveniles globales) puede encontrarse en la obra de Pam Nilan y
Carles Feixa (2006). Sin embargo no deberíamos
pasar por alto cuatro excelentes trabajos sobre postsubculturalismo: Club Cultures (Thornton, 1995);
Emergencia de culturas juveniles (Reguillo, 2000);
Culture eXtreme (Canevacci, 2000); y The PostSubcultural Reader (Muggleton y Weinzeirl, 2003).
En su Club Cultures, Sarah Thornton introdujo el
concepto ‘cultura del club’ como emblema juvenil en
la era de la posmodernidad. Basado en las teorías
sobre distinción social, Thornton acuño el concepto
‘capital subcultural’ como parte de la propuesta de
explorar con mucho más detalle las jerarquías internas que rigen el escenario juvenil y que los primeros
integrantes de la Escuela de Birmingham habían desconsiderado a favor de una mayor atención a las
jerarquías externas, como las relaciones con las culturas parentales y la cultura hegemónica. Sarah
Thornton incidía en considerar las culturas de club
como fenómeno global a pesar de tener raíces locales
y que ciertas músicas consumidas en los clubs así
como los estilos de vestir de los jóvenes a menudo
ofrecían sesgos muy localistas alejados de cualquier
carácter transnacional. Con todo, Thornton ofrecía
una nueva agenda para el recién eclosionado campo
de estudios postsubculturales, cuya prioridad era
estudiar la estratificación interna de las culturas juveniles y establecer cuáles son las estrategias utilizadas
por los jóvenes para adquirir bienes de consumo y
experiencias sociales (Thornton, 1995: 163).
Por otra parte, Rossana Reguillo (2000) lleva a
cabo una nueva aproximación a las culturas juveniles, considerándolas como ‘estrategias de desilusión’.
Basándose en varios trabajos etnográficos sobre estilos juveniles en México (anarcopunks, grafiteros, raztecas y ravers) y teniendo en cuenta la especificidad
social y política de la historia reciente de México, la
autora –de la prestigiosa Escuela Latino-Americana
de Estudios Culturales a la que pertenecen autores de
notable prestigio internacional como Néstor García
Canclini y Martín Barbero– presta especial atención
10
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
Elias y Dunning, 1987; Marrus, 1974; Veblen, 1973
[1899]). Ello permitió que las clases medias occidentales comenzaran a tener cada vez más tiempo libre,
concentrando sus ambiciones en el ocio (Paterman,
1970). En este sentido, el consumo de clubs de ocio
nocturno, el deseo de nuevas expresiones y experimentaciones sexuales, la emergencia de la cultura
juvenil de índole consumista y la informalidad social
se convirtieron rápidamente en símbolo de los valores de aquella clase media occidental que se consolidaba en los Estados Unidos de América de la década
de 1920 como nuevo grupo urbano hegemónico
(Burke, 1995; Cressey, 1932; Erenberg, 1986). Sin
embargo, la Segunda Guerra Mundial comportó una
ruptura progresiva entre el consumo moderno de
ocio nocturno (claramente de carácter selectivo y distintivo) y el consumo de ocio de la ‘modernidad tardía’, es decir, orientado al gran público. Desde la
segunda mitad del siglo XX, la eclosión de ‘nuevas’
formas fordistas de consumo, la creciente capacidad
adquisitiva de las clases medias urbanas, la motorización de la sociedad y el aumento del tiempo libre
para una buena parte de las clases populares condujo
a una cierta ‘democratización de la noche’ en los países occidentales –excepto para aquellos que eran
gobernados por aquel entonces por dictaduras fascistas de carácter nacional-católico, como España y
Portugal.
Los primeros autores que exploraron la segregación socio-espacial del ocio nocturno en las ciudades
inglesas formaban parte del Centro de Estudios
Culturales Contemporáneos de la Universidad de
Birmingham (Frith, 1983; McRobbie, 1984; Stahl,
1976, entre otros). Sus trabajos permitieron que,
posteriormente, muchos autores subrayaran con
especial énfasis el hecho que el ocio nocturno se
había convertido en un elemento central en la construcción de identidades juveniles posmodernas
(Willis, 1990). De hecho, emergía una ‘noche global’
la cual formaba parte, ineluctablemente, ya no de un
proceso de occidentalización de la ‘noche’ en ‘territorios exóticos’ –en términos estrictamente geográficos– sino de un proceso anglosajonización del ocio
nocturno global, promoviendo una ‘noche’ fundamentalmente basada en el denominado clubbing
(Thornton, 1995); o en otras palabras, generando
nuevas formas de exclusión social (Malbon, 1999;
Thornton, 1995) como respuesta a la transición
hacia la ciudad posfordista.
A lo largo de estas dos últimas décadas, la producción bibliográfica acerca del ocio nocturno se ha
dividido, en términos generales, en tres grandes
áreas. La primera de ellas se centra en la relación
entre el consumo de drogas y alcohol y los episodios
de violencia juvenil como principales características
del ocio nocturno en la ciudad post-industrial (Allen
de los estudios postsubculturales, ofreciéndonos nuevas formas de abordar las relaciones que subyacen en
aquel espacio topológico abstracto compartido entre,
por ejemplo, juventud, clase social, música y resistencia social –como el caso de la re-politicización de
los punks (Clark, 2003); o bien entre raza, etnicidad
y diáspora juvenil (Huq, 2003). The Post-Subcultural
Reader ofrece, de manera convincente, un paso más
allá en el análisis de las subculturas juveniles marginales –como el heavy (Brown, 2003)– que la Escuela
de Birmingham no supo o no pudo hacer.
Por último, el papel que Internet ha jugado y que
obviamente sigue jugando en la configuración de
nuevas subculturas juveniles no debería ser pasado
por alto. Según Turkle (1995), Internet crea una
‘nueva sensibilidad social y cultural’ la cual se caracteriza por ser capaz de navegar entre un número infinito de identidades potenciales en línea. Tal fluidez
en la identidad, que permite liberar al ‘internauta’ de
las fronteras asociadas con la vida social más allá del
mundo virtual (Poster, 1995), también le permite al
individuo construir y reconstruir continuamente y
de manera eficiente su carpeta de sociabilidad
(Castells, 2001). De ahí el interés que mostraron un
año antes David Bell y Barbara M Kennedy (2000)
en analizar cómo internet redefine –y con un alcance de notable calado– las formas y prácticas culturales de los individuos, especialmente los jóvenes,
desde finales de la década de 1990 y la llegada del
nuevo milenio. Sin duda alguna, el ciberespacio permite que las subculturas juveniles refuercen sus propias fronteras definitorias con el objetivo de
continuar diferenciándose entre ellas, como es el caso
de la ciberscena gótica británica (Hodkinson, 2003;
Romana y Smahel, 2011; Whittaker, 2007). En conclusión, la música cibergótica da acceso a esa región
fronteriza, diluida y poco definida, entre las realidades biológicas y las virtuales (Van Elferen, 2009).
Culturas juveniles y ocio nocturno: un
caso de estudio
Pero para que tome conciencia de su fuerza, el proletariado debe aplastar con sus pies los prejuicios de la
moral cristiana, económica y librepensadora; debe
retornar a sus instintos naturales, proclamar los
Derechos de la Pereza, mil veces más nobles y más
sagrados que los tísicos Derechos del Hombre,
proclamados por los abogados metafísicos de la revolución burguesa; que se limite a trabajar no más de
tres horas por día, a holgazanear y comer el resto del
día y de la noche. (Lafargue, 1883)
La eclosión del ocio moderno en las ciudades occidentales forma parte del respectivo proceso de
modernización e industrialización (Burke, 1995;
11
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
tivo en la ciudad industrial de clase trabajadora, y
marginalizando, por ende, otras formas de ocio nocturne mucho más independientes asociadas a jóvenes
o incluso subculturas alternativas. (Chatterton y
Hollands, 2003: 20, 43)
et al., 2003; Chatterton y Hollands, 2003; Eckersley
y Reeder, 2006; Finney, 2004; Hobbs et al., 2005;
Homel y Clark, 1994; Hunt et al., 2010; Lister et al.,
2010; Morris; 1998; O’Brien et al., 2008; Recasens,
2008; Winlow y Hall, 2006, entre muchos otros). La
segunda área está constituida por aquellos trabajos
–ciertamente numerosos– sobre los efectos del alcohol en la conducción durante las horas de ocio nocturno; tales estudios se han realizado principalmente
en Estados Unidos de América, Reino Unido y en
países de la como Australia, Nueva Zelanda o
Canadá, siempre enfatizando el análisis diferenciado
por grupos de edad para subrayar la incidencia de
accidentes de tráfico relacionados con el ocio nocturno y la conducción ebria en grupos etarios más jóvenes (Blomberg et al., 2005; Farmer et al., 2005;
Hedlund, 1994; Keall et al., 2004; Massie et al.,
1995, Mayhew et al., 1986; Meirinhos, 2009, 2010;
Peck et al., 2008; Simpson et al., 1982). A todo ello
cabría sumarle aquellos estudios sobre consumo de
drogas en la noche y los problemas de salud derivados, estudios que no solamente se han llevado a cabo
en ciudades británicas sino también en ciudades del
este y del sur de Europa (Calafat y Juan, 2004;
Hughes et al. 2008; Tutenges, 2009, entre muchos
otros).
La tercera área principal de los estudios contemporáneos sobre ocio nocturno se basa fundamentalmente en la aproximación espacial. Tal
aproximación, claramente de carácter conceptual y
metodológico, ha ido ganando importancia durante
la última década, enfatizando la estrecha relación que
guardan la ‘securización de la ciudad’ promovida por
las clases dirigentes urbanas y la promoción de un
ocio nocturno ‘gentrificado’, es decir, elitista, orientado exclusivamente a las nuevas clases medias locales y globales (Chatterton et al., 2002; Thomas y
Bromley, 2000). En 2003, Paul Chatterton y Robert
Hollands publicaron un libro el cual, sin duda alguna, constituye un referente actual en cualquier estudio sobre ocio nocturno tomando como referencia
teórico-metodológica la aproximación espacial. En
Urban Nightscapes: Youth Cultures, Pleasure Spaces
and Corporate Power, Chatterton y Hollands deliberan acerca de los procesos económicos que gobiernan
la estructura del ocio nocturno en las ciudades de la
Europa occidental. Además, exploran con gran acierto las interacciones entre los diferentes grupos juveniles y lo que se podría denominar la ‘noche central’
y la ‘noche marginal’, los estilos musicales, los estilos
de vida, los códigos de vestir, etc. Según sus reflexiones, el ocio nocturno posfordista,
El libro de Paul Chatterton y Robert Hollands, a
pesar de tener ya casi diez años, no sufre obsolescencia alguna en lo que se refiere a su marco teóricoconceptual. De hecho, se ha convertido, sin lugar a
dudas, en un referente de primer orden para el estudio del ocio nocturno ya no solamente de las ciudades de la Europa occidental, sino de todo el mundo.
Como ejemplo de ello valgan los siguientes ejemplos.
En su estudio sobre la noche de Istanbul (Turquía),
Potuoğlu-Cook (2006) apuesta por dar más importancia a la cuestión del género y la perfomatividad de
la noche. Por otro lado, Jordi Nofre y Jordi Martín
(2009) examinan la estrecha relación existente entre
el clubbing y la exclusión social como parte del proceso de occidentalización de la ciudad de Sarajevo
(Bosnia y Herzegovina) y como parte también del
proceso de construcción de identidad colectiva de las
nuevas clases medias musulmanas de la capital bosnia. Por otra parte, Jordi Nofre (2009a, 2009b,
2011) demuestra ampliamente y a la vez con sumo
detalle cómo el ocio nocturno se ha convertido
recientemente en una de las principales herramientas
de transformación urbana y control social no solamente en el centro histórico de Barcelona sino también en sus suburbios de clase trabajadora. Como
ultimo ejemplo, Hae (2011) presenta un estudio de
la gentrificación en un área semiabandonada de clase
trabajadora de la ciudad de Nueva York.
Lo que se ha visto hasta ahora debería permitir
elaborar una primera conclusión. Y es que muy poco,
casi nada, se ha escrito sobre la ‘noche’ en África, el
sureste asiático, el Cáucaso o Indonesia. Este sería el
reto para todos nosotros, investigadores en Ciencias
Sociales: explorar ‘territorios nocturnos’ desconocidos. ‘Descubrir’ territorios nocturnos hasta la fecha
totalmente desconocidos ofrece tanto aliciente como
seguir analizando aquellos cambios y aquellas continuidades de naturaleza esencialmente segregada en el
plano de lo social y lo espacial del ocio nocturno
occidental.
Conclusión: las culturas juveniles y
más allá.
Este texto ha mostrado una aproximación cronológica a las diferentes tradiciones académicas sobre culturas juveniles. Quizás alguien podría, muy
legítimamente, preguntarse por qué la mayor parte
de los autores citados pertenecen a países anglosajones. El conocimiento mutuo entre las diferentes
está, hoy en día, desplazando las formas tradicionales
de ocio nocturno basadas en el bar de barrio, largamente ligado a las formas fordistas de consume colec-
12
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
surgieron críticos, quienes acusaron al mismo Michel
Maffesoli de producir una imagen monofacética y
simplemente llana de su tiempo sin posibilidad alguna de apuntar ni la menor crítica social y política
posible (Evans, 1997: 220). De hecho, desde los años
ochenta del siglo pasado, la Academia anglosajona así
como aquellas pertenecientes al mal llamado ‘mundo
occidental’ han venido contribuyendo a la desactivación de la llamada ‘cuestión obrera’ en el campo específico de los estudios de juventud, marginalizando o
directamente no admitiendo a publicación trabajos
que presentaban un enfoque claramente marxista.
Todo indica que se ha priorizado la publicación –a
veces de dudosa comprensión y de escaso rigor– de
trabajos realizados en escenarios ‘exóticos’, pero sin
embargo no se ha prestado la atención suficiente al
declive de las condiciones de vida (o de superviviencia urbana) de jóvenes incluso de las mismas ciudades occidentales en donde se localizan los principales
centros de investigación social. Paralelamente, el
ámbito de la investigación ha tendido, junto con la
progresiva ‘exotización’ de los estudios de caso, a ‘carnavalizar’ las subculturas juveniles contemporáneas,
aspecto que guardaría cierta relación con la advertencia lanzada por el filósofo Jürgen Habermas (1985
[1980]) acerca de la eclosión de un postmodernismo
conservador tanto en la esfera académica, como
social, cultural y política. La despolitización del estudio de las subculturas juveniles también ha dado
lugar a un incremento muy preocupante de abusos
léxicos (Eagleton, 2004; Feixa, Pereira y Juris, 2009;
Moraru, 1994; Pleyers, 2010). Con respecto a esto,
Chris Rojek y Bryan Turner (2000) critican lo que
llaman ‘la sociología decorativa’, en el que ‘lo cultural’ ha eclipsado a lo ‘social’, y en donde la interpretación literaria ha desplazado con cierto éxito a los
métodos sociológicos. Una analogía al resto de disciplinas en Ciencias Sociales sería del todo pertinente.
No cabría menospreciar tampoco el hecho que,
durante los últimos tiempos, han surgido varios episodios de protestas juveniles a lo largo y ancho del
globo terráqueo, lo que podría ser visto –aunque de
manera hipotética– como una re-politización de
aquella juventud que muchos postsubculturalistas
daban ya por totalmente despolitizada habiendo
superado felizmente los años ‘exitosos’ del Marxismo
sociológico. Ahora sí, felizmente éstos se han equivocado. A pesar de ello, parece existir aún cierto recelo
en publicar interpretaciones ‘politizadas’ de las
recientes protestas juveniles protagonizadas mayoritariamente por jóvenes de clase media. Es por ello
que surge un cierto ‘desencanto’ respecto los estudios
de juventud, los cuales conforman un campo epistemológico altamente fragmentado en la actualidad. Y
es que nunca como hoy habían existido tantas revistas donde publicar, y nunca como hoy la Academia
escuelas ‘nacionales’ de ciencias sociales es escaso y
del todo desigual: ¿qué suelen decir los miembros de
las escuelas de estudios de juventud de los EE.UU o
del Reino Unido acerca de las tradiciones germánica,
francesa, italiana, portuguesa, brasileña, española,
catalana, china, japonesa, chilena, etc. en estudios de
juventud?
Precisamente este conocimiento desigual (e injusto) constituye uno de los retos de futuro más importantes de los estudios de juventud a nivel global; es
decir, evitar el secular anglocentrismo que muy negativamente ha caracterizado el campo epistemológico
de los estudios de juventud desde su aparición en las
primeras décadas del siglo XX. No obstante, no cabe
duda que los llamados outsiders así como una buena
parte de los jóvenes académicos de países no anglosajones están llevando a cabo un gigantesco esfuerzo en
su aproximación a los dos principales focos de producción bibliográfica anglosajona: Reino Unido y
Estados Unidos de América. Sin embargo, hoy día
surgen recelos recíprocos debido al neoimperialismo
académico anglosajón, consolidado a partir de los
procesos de concentración editorial de las revistas
científicas acontecido a lo largo de los últimos años.
A ello cabe sumarle los diferentes contextos socioeconómicos y políticos de los diferentes países en donde
las escuelas de estudios de juventud se encuentran
radicadas. Todo ello nos ha conducido a un creciente anti-anglosajonismo entre la comunidad euromediterránea y latinoamericana de Ciencias Sociales.
Además, cierta perspectiva (post)colonialista continua inundando los estudios de juventud, viendo los
estudios de casos de países no-occidentales (normalmente antiguas excolonias del imperio británico)
como ‘exóticos’ –en el pleno sentido semántico del
término. A ello cabe sumarle el hecho que un estudio
de caso centrado en una ciudad del Reino Unido o
de los Estados Unidos de América es mucho más
‘global’ que un estudio de caso de un grupo juvenil
de otra ciudad no-anglosajónica. Este hecho penoso
hace ciertamente difícil la tarea de abordar con éxito
nuevos temas de investigación en juventud a través
de una metodología comparativa entre diferentes
estudios de caso.
A todo ello cabe sumarle la inoperatibilidad de la
antropología, la sociología y la geografía marxistas a
la hora de contestar la agenda neoliberal que parece
existir en Ciencias Sociales, la cual ha conseguido eliminar casi por completo de la arena de las publicaciones científicas ciertas categorías de análisis tan
válidas y legítimas como ‘lucha social’ o ‘conflicto de
clases’, gradualmente reemplazados –con enorme
éxito– por conceptos mucho más despolitizados tales
como ‘negociación’, ‘hibridación’ o ‘neotribalismo’.
Sin embargo no todo el panorama es negativo. Al
concepto supérfluo y algo irritante de ‘neotribu’ le
13
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
Uno de los últimos y exitosos intentos de trazar un
mapa (histórico y geográfico) de los estudios sobre la
juventud, en la forma de enciclopedia de palabras
clave. No por casualidad, la mayoría de los conceptos
seleccionados están relacionados con las culturas
juveniles: ocio, mercantilización, cultura, grupos de
pares, resistencia, subcultura, musica, producciones
culturales, hibridación, niños de la calle, estilo,
violencia juvenil, activismo, etc.
Antologías
Furlong A (2009) Handbook of Youth and Young
Adulthood: New Perspectives and Agendas. New York:
Routledge.
Este libro de 55 capítulos, escritos por reconocidos
expertos académicos, es una recopilación de las
experiencias contemporáneas de la juventud y la
adultez temprana en algunas ciudades occidentales.
Gelder K y Thornton S (eds) (1997) The Subcultures
Reader. London: Routledge.
Útil compilación de las aportaciones anglosajonas al
debate, que además de los textos clásicos de las
escuelas de Chicago y de Birmingham, incluye
estudios contemporáneos sobre distintos aspectos de
la cultura juvenil (tiempo, espacio, música, moda,
política, nuevas tecnologías, etc.).
Muggleton D y Weinzierl R (eds) (2003) The PostSubcultures Reader. Oxford y New York: Berg.
Actualización de la compilación de Gelder y
Thornton, que introduce la noción de ‘estudios
postsubculturales’ para definir las nuevas
aproximaciones teóricas y etnográficas sobre las
culturas juveniles en la era de la información.
Nilan P y Feixa C (eds) (2006) Global Youth? Hybrid
Identities, Plural Worlds. London: Routledge.
A diferencia de las antologías anteriores, este libro
incluye textos inéditos de autores mayoritariamente
no anglosajones, que documentan el proceso de
globalización de la cultura juvenil, con interesantes
estudios de caso sobre países de los cinco continentes:
Europa (Gran Bretaña, Francia, España), América
(Canadá, México, Colombia), Africa (Senegal), Asia
(Iran, Indonesia, Japón) y Oceanía (Australia).
Manuales disciplinarios
Amit-Talai V y Wulff H (eds) (1995) Youth Cultures: A
Cross-Cultural Perspective. London: Routledge.
Primera antología sobre las culturas juveniles desde la
antropología social, que puede leerse como una
invitación a la comparación intercultural utilizando
la etnografía.
Brake E (1983) Comparative Youth Culture. London:
Routledge.
Una de las primeras y más completas síntesis sobre
las culturas juveniles realizada desde la sociología,
centrada en las aportaciones de la escuela de
Birmingham, aunque abriéndose hacia otras
perspectivas teóricas y nacionales.
Fornäs J y Bolin G (eds) (1995) Youth Culture and Late
Modernity. London: Sage.
Compilación promovida desde los países
escandinavos, que gracias a revistas como Young han
contribuído ampliamente a la difusión de los estudios
se había sentido tan fascinada a la vez que tan abrumada por la revolución global juvenil.
Una última nota, aunque no menos importante.
Las culturas juveniles parecen haberse convertido en
un concepto flexible, laxo, amplio, que coloniza
territorios generacionales y sociales más allá de lo que
en su inicio le correspondía (es decir, sociedades
urbanas occidentales, adolescentes y jóvenes, consumo y ocio, los rincones de la calle y el aula de la
escuela). Hoy en día, las culturas juveniles invaden la
preadolescencia (los niños y niñas sienten una fuerte
atracción, cada vez mayor, por los productos de las
culturas juveniles), los primeros años de ser adulto
(en los que también cada vez más mujeres y hombres
de 35 a 39 años todavía participan de los estilos de
vida y de las modas juveniles), los territorios no-occidentales y rurales (las culturas juveniles como un
esperanto), los espacios que no pertenecen al sistema
de ocio (la habitación, las plazas públicas, la educación, las instituciones públicas, la nueva economía),… ¿Están las culturas juveniles muriendo por
su propio éxito? ¿Nos encaminamos definitivamente
hacia un escenario de culturas juveniles sin cáliz político alguno? ¿O a un escenario caracterizado por culturas juveniles sin jóvenes?
Lecturas comentadas
Un libro de referencia
Hall S y Jefferson T (eds) (1983 [1975]) Resistance
Through Rituals: Youth Subcultures in Post-War
Britain. London: Hutchinson.
Libro fundacional de los estudios culturales, que
además de una larga introducción teórica
ampliamente citada y utilizada, incluye distintos
estudios etnográficos sobre las subculturas juveniles
británicas de postguerra (teddy boys, rockers, mods,
skinheads, punks, etc.), a cargo de algunos autores que
con posterioridad se han convertido en referentes
sobre el tema (además de Hall y Jefferson, debemos
citar las aportaciones de Clark, McRobbie, Frith,
Hebdige y Willis). El texto apareció inicialmente en
1975 como working paper del CCCS de la
Universidad de Birmingham; en 1977 se publicó
como libro en la editorial Hutchinson (reeditándose
varias veces). En 1993 la editorial Routledge retomó
la publicación; la segunda edición (de 2006) contiene
una nueva e útil introducción a cargo de los editores,
en la que se evalúa las repercusiones del libro y se
responde a las críticas recibidas. En castellano se ha
traducido varias veces la introducción y también hay
una edición publicada por la Universidad de La Plata
(Argentina).
Un reciente manual
Lesko N y Talburt S (2012) Keywords in Youth Studies:
Tracing Affects, Movements, Knowledges. London:
Routledge.
14
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
culturales más allá de su ámbito original.
estructurada a partir de los estudios de comunicación
de masas.
Fowler D (2008) Youth Culture in Modern Britain,
1920–1970. London y New York: Palgrave.
Innovadora y polémica aproximación historiográfica
sobre los orígenes de las culturas juveniles en Gran
Bretaña, que introduce nuevos escenarios y autores
(algunos anteriores a la II Guerra Mundial), gracias
sobre todo al manejo de fuentes documentales
originales.
Skelton T y Valentine G (eds) (1998) Cool Places:
Geographies of Youth Cultures. London: Routledge.
Compilación de estudios geográficos sobre las
culturas juveniles, focalizada en los lugares de ocio y
en otros espacios urbanos significativos en la vida de
los jóvenes.
Obras de referencia en francés y portugués
Borelli SH y Freire J (eds) (2008) Culturas juvenis no
seculo XXI. Sao Paulo: EDUC.
Uno de los principales estudios sobre culturas
juveniles en Brasil.
Caccia-Bava A, Feixa C y González Y (eds) (2004) Jovens
na America Latina. Sao Paulo: Escrituras.
Libro con una orientación histórica, que narra el
surgimiento de las culturas juveniles a lo largo del
siglo XX en los principales países de América Latina,
con estudios de caso sobre Argentina, Brasil, Chile y
México.
Maffesoli M (1988) Le Temps des tribus. Paris: Méridiens
Klincksieck.
Referentes teórico sobre la noción de tribus urbanas,
que el autor desarrolla a partir de los postulados de
una sociología interpretativa, y que ha tenido un gran
impacto posterior en los estudios postsubculturales.
Monod J (1968) Les Barjots. Paris: Juillard.
Estudio pionero y por desgracia poco conocido sobre
las bandas juveniles de blousson noir en el París de los
años de 1960s, inspirado en la antropología
estuctural de Lévi-Strauss.
Pais JM (2004) Tribos urbanas. Lisboa: Imprensa do
Instituto de Ciências Sociais –IUL.
Este libro constituye la obra más importante para los
investigadores que se ocupan de las culturas juveniles
de habla portuguesa. Escrito por varios participantes
de Portugal y Brasil, proporciona una extraordinaria
nuevos enfoques multidisciplinarios de producción
cultural informal de los jóvenes en diferentes lugares.
Obras de referencia en castellano
Alvarado SV y Vommaro PA (eds) (2010) Jóvenes, cultura
y política en América Latina. Buenos Aires: Homo
Sapiens, CLACSO.
Recopilación de estudios sobre la relación entre
culturas juveniles y política a cargo del activo grupo
de trabajo de CLACSO ‘Jóvenes y nuevas prácticas
políticas en América Latina’.
Cubides HJ, Laverde MC y Valderrama CE (eds) (1998)
‘Viviendo a toda’. Jóvenes, territorios culturales y nuevas
sensibilidades. Bogotá: Fundación Universidad
Central.
Primera compilación latinoamericana sobre los
estudios a la juventud, que supone la evolución desde
la noción de banda a la de culturas juveniles, hoy
ampliamente usada en todo el subcontinente.
Chaves M (2010) Jóvenes, territorios y complicidades. Una
antropología de la juventud urbana. Buenos Aires:
Espacio Editorial.
Innovador estudio sobre las culturas juveniles en
Argentina.
Feixa C (1998) De jóvenes, bandas y tribus. Barcelona:
Ariel. (5a ed. 2012).
Ensayo sobre las culturas juveniles en en ámbito
iberoamericano, que adapta los postulados de la
escuela de Birmingham al estudio de las llamadas
tribus urbanas (término utilizado en la España desde
1975, antes que Maffesoli, autor del prólogo, lo
dotara de validez sociológica). Incluye estudios
etnográficos sobre Cataluña y México, ilustrados con
las historias de vida de jóvenes punk de ambos lados
del Atlántico.
Feixa C, Costa C y Pallarés J (eds) (2002) Movimientos
juveniles en la Península Ibérica. Grafitis, grifotas,
okupas. Barcelona: Ariel.
El libro recopila estudios de caso sobre subculturas
juveniles en España y Portugal.
Feixa C, Molina F y Alsinet C (eds) (2002) Movimientos
juveniles en América Latina. Pachucos, malandros,
punketas. Barcelona: Ariel.
El libro recopila estudios de caso sobre subculturas
juveniles en América Latina.
Margulis M (ed.) (1997) La juventud es más que una
palabra. Buenos Aires: Biblos.
Obra pionera de los estudios sobre culturas juveniles
en Argentina.
Medina G (ed.) (2000) Aproximaciones a la diversidad
juvenil. México: El Colegio de México.
El libro recopila estudios de caso sobre subculturas
juveniles en México.
Nateras A (ed.) (2002) Jóvenes, culturas e identidades
urbanas. México: UAM.
El libro recopila estudios de caso sobre subculturas
juveniles en México.
Pérez Islas JA, Valdez M y Suárez MH (eds) (2008)
Teorías sobre la juventud. La miradas de los clásicos.
México: Porrua & UNAM.
Antología utilísima de los principales textos clásicos
sobre juventud, de la escuela de Chicago a la de
Birmingham.
Reguillo R (2000) Emergencia de culturas juveniles.
Buenos Aires: Norma.
Uno de los ensayos más innovadores sobre las
culturas juveniles contemporáneas, realizado por una
autora de referencia de los estudios culturales
latinoamericanos, que trabaja en la senda de García
Canclini y Martín Serrano.
Urteaga M (2011) La construcción juvenil de la realidad:
jóvenes mexicanos contemporáneos. México: UAMJuan Pablos Editor.
Obra de referencia sobre distintas subculturas
juveniles contemporáneas, desde los jóvenes
indíigenas a los trendseters, pasando por los punks.
Además de numerosos datos etnográficos, la autora
15
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
formula un innovador modelo teórico para el estudio
de las culturas juveniles.
Valenzuela JM (1988) ¡A la brava ése!. Cholos, punks,
chavos banda. Tijuana: El Colegio de la Frontera
Norte [1998. 2ª ed. corregida y aumentada].
Obra pionera de los estudios culturales
latinoamericanos sobre culturas juveniles, a cargo de
un autor que ha seguido investigando sobre la
frontera entre México y los Estados Unidos y Brasil.
Youth Cultures, Pleasure Spaces and Corporate Power.
London y New York: Routledge.
Chatterton P, Hollands R, Byrnes B y Read C (2002)
The London of the North? Youth cultures, urban
change and nightlife in Leeds. Case Study Report.
Centre for Urban and Regional Development
Studies, University of Newcastle.
Clark D (2003) The death and life of punk, the last
subculture. En: Muggleton D y Weinzierl R (eds)
The Post-Subcultural Reader. New York: Berg, pp.
223–38.
Clarke J (1983) Style. En: Hall S y Jefferson T (eds)
Resistance Through Rituals. London: Hutchinson, pp.
175–91.
Cohen AK (1955) Delinquent Boys: The Culture of the
Gang. Glencoe, IL: Free Press.
Cohen S (1972) Folk Devils and Moral Panics: The
Creation of the Mods and Rockers. London:
McGibbon and Kee Ltd.
Coleman J (1961) The Adolescent Society. New York: The
Free Press.
Cowen D (2006) Hipster urbanism. Relay 13
(September–October): 22–23
Cressey PG (1932) The Taxi-Dance Hall: A Sociological
Study in Commercialized Recreation and City Life.
New York: Greenwood Press.
Cusset F (2003) French Theory. Foucault, Derrida,
Deleuze & Cie et les mutations de la vie intellectuelle
aux Etats-Unis. Paris: La Découverte.
De Martino E (1962) Furore, simbolo, valore. Milano:
Feltrinelli.
Díaz R (2002) La creación de la presencia: simbolismo y
performance en grupos juveniles. En: Nateras A (eds)
Jóvenes, culturas e identidades urbanas. México, D.F.:
Universidad Autónoma Metropolitana. Unidad
Iztapalapa.
Dubet F (1985). La galère: jeunes en survie. Paris: Fayard.
Eagleton T (2004) After Theory. London: Penguin
Books.
Eckersley R y Reeder L (2006) Violence in Public Spaces.
Explanations and Solutions.
[http://www.australia21.org.au/pdf/Violence%20in%
20public%20places%20report.pdf ]
Eisenstadt SN (1964) From Generation to Generation.
New York: The Free Press.
Elias N y Dunning E (1987) Quest for Excitement. Sport
and Leisure in the Civilizing Process. Oxford:
Blackwell.
Erenberg LA (1986) From New York to Middletown:
Repeal and the legitimization of nightlife in the
Great Depression. American Quarterly 38(5):
761–78.
Evans D (1997) Michel Maffesoli’s sociology of
modernity and postmodernity: an introduction and
critical assessment. Sociological Review 45(2): 220–43.
Fantuzzi V (1978) Pier Paolo Pasolini. Bilbao: Mensajero.
Farmer MC, Lipscomb CA, McCarthy PS. (2005). How
alcohol-related crashes of different severity interrelate
and respond to local spatial characteristics: An
evaluation of a common site sales ban on alcohol and
gasoline, The Annual Regional Sciences 39: 185–201.
Bibliografía
Allen J, Nicholas S, Salisbury H y Wood M. (2003)
Nature of burglary, vehicle and violent crime. En:
Flood-Page C y Taylor J (eds) Crime in England and
Wales 2001/2002: Supplementary Volume. Home Office
Statistical Bulletin 01/03. London: Home Office.
Amit-Talai V y Foley K. (1990). Community for now:
An analysis of contingent communality among urban
high school students in Quebec. Urban Anthropology
3: 233–53.
Amit-Talai V y Wulff H (eds) (1995) Youth Cultures: A
Cross-Cultural Perspective. London: Routledge.
Becker H (1970) Los extraños. Sociología de la desviación.
Buenos Aires: Amorrortu. (Outsiders: Studies in the
Sociology of Deviance. New York: The Free
Press,1963.)
Bell D y Kennedy BM (2000) The Cybercultures Reader.
London: Routledge
Bennet A (1999) Subcultures or neo-tribes? Sociology
33(3): 599–617.
Blomberg R, Moskowitz H, Burns M, Peck, R y
Fiorentino D. (2005) Crash Risk of Alcohol Impaired
Driving. Stanford, CT: Dunlap & Associates.
Bouamama S (1993) De la galère a la citoyénneté. Les
jeunes, la cité, la societé. Paris: Desclée de Brouwer.
Brake E (1983) Comparative Youth Culture. London:
Routledge.
Brotherton DC y Barrios L (2004) The Almighty Latin
King and Queen Nation: Street Politics and the
Transformation of a New York City Gang. Nueva York:
Columbia University Press.
Brown A (2003) Heavy metal and subcultural theory: A
paradigmatic case of neglect? En: Muggleton D y
Weinzierl R (eds) The Post-Subcultural Reader. New
York: Berg, pp. 209–22.
Burke P (1995) The invention of leisure in early modern
Europe. Past and Present 146: 136–50.
Caioli L et al. (1986) Bande: un modo di dire.
Rockabillies, mods, punks. Milano: Unicopili.
Calafat A y Juan M (2004) Health and safety problems
in recreational nightlife in the Island of Mallorca.
International Journal of Drug Policy 15(2): 157–62.
Canevacci M (2000) Culture eXtreme. Mutazione
giovanili tra i corpi delle metropoli. Roma: Meltemi
Castells M (2001) The Internet Galaxy: Reflections on the
Internet, Business and Society. Oxford: Oxford
University Press.
Chatterton P y Hollands R (2003) Urban Nightscapes:
16
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
Feixa C (2012 [1998]) De jóvenes, bandas y tribus, 5a ed.
Barcelona: Ariel.
Feixa C, Pereira I y Juris J (2009). Global citizenship and
the ‘new new’ social movements: Iberian connections.
Young 17(4): 421–42.
Ferreira VS (2010) Youth scenes, body marks and biosociabilities. Young 17(3): 285–306.
Finney A (2004) Violence in the Night-time Economy: Key
Findings from the Research. Home Office Findings
No. 214. London: Home Office.
Fornäs J y Bolin G (eds) (1995) Youth Culture and Late
Modernity. London: Sage.
Fowler D (2008) Youth Culture in Modern Britain,
1920–1970. London y New York: Palgrave.
Frith S (1983) Sound Effects: Youth, Leisure and the
Politics of Rock’n’Roll. London: Constable.
Gordon RA, Lahey BB, Kawall E, Loeber R,
Stouthamber-Loeber M y Farrington DP (2004)
Antisocial behavior and youth gang membership:
Selection and socialization. Criminology 42: 55–88.
Gramsci A (1975 [1945]) Quadreni del carcere. 5 vols.
Torino: Einaudi.
Habermas J (1985 [1980]) Moderne und postmoderne
Architektur. En: Die neue Unübersichtlichkeit.
Frankfurt am Main: Suhrkamp, pp. 11–29.
Hae L (2011) Dilemmas of the nightlife fix: Postindustrialization and the gentrification of nightlife in
New York City. Urban Studies 48(6): 3449–65.
Hall S y Jefferson T (eds) (1983 [1975]) Resistance
Through Rituals: Youth Subcultures in Post-War
Britain. London: Hutchinson.
Hardman DG (1967) Historical perspectives of gang
research. Journal of Research in Crime and
Delinquency 4(1): 5–27.
Hebdige D (2001 [1979]) Subculture: The Meaning of
Style. London y New York: Routledge.
Hedlund JH (1994) If they didn’t drink, would they
crash anyway? The role of alcohol in traffic crashes.
Alcohol, Drugs and Driving 110(2): 115–12.
Hesmondhalgh D (2005) Subcultures, scenes or tribes?
None of the above. Journal of Youth Studies 8(1):
21–40.
Himanen P (2000) The Hacker Ethic, and the Spirit of
the Information Age. New York: Random House.
Hobbs RF, Winlow S, Hadfield P y Lister S (2005)
Violent hypocrisy: Governance and the night-time
economy. European Journal of Criminology 2(2):
161–83.
Hodkinson P (3003) ‘Net.Goth’: Internet
communication and (sub)cultural boundaries. En:
Muggleton D y Weinzierl R (eds) The PostSubcultural Reader. New York: Berg, pp. 285–98.
Homel R y Clark J (1994) The prediction and
prevention of violence in pubs and clubs. Crime
Prevention Studies 3: 1–46.
Hughes K, Morleo M y Bellis, M (2008) Alcohol,
nightlife and violence: The relative contributions of
drinking before and during nights out to negative
health and criminal justice outcomes. Addiction
103(1): 60–5.
Hunt G, Moloney M y Evans K (2010) Youth, Drugs
and Nightlife. New York: Routledge.
Huq R (2006) Beyond Subculture. London y New York:
Routledge.
Huq R (2003) Global youth cultures in localized spaces:
The case of the UK new Asian dance music and
French rap. En: Muggleton D y Weinzierl R (eds)
The Post-Subcultural Reader. New York: Berg, pp.
195–208.
Juris JS (2005) The new digital media and activist
networking within anti-corporate globalization
movements. The Annals of the American Academy of
Political and Social Science 597: 189–208.
Keall MD, Frith WJ y Patterson TL (2004) The
influence of alcohol, age and number of passengers
on the night-time risk of driver fatal injury in New
Zealand. Accident Analysis and Prevention 36(1):
49–61.
Laaksonen A, Feixa C, Huq R, Suurpää L y Varbanova L
(2010) Access of Young People to Culture. Brussels:
European Commission: Education, Audiovisual and
Culture Executive Agency (EACEA).
Lafargue P (1883) Le Droit a la Paresse. París: Henry
Oriol Edíteur.
Lagrée J-C y Lew-Fai P (1985) La Galère.
Marginalisations juveniles et collectivités locales. Paris:
CNRS.
Lapassade G (1990) Rap ou la fureur de dire. Paris: Loris
Talmart.
Leave J et al. (1992) Coming of age in Birmingham:
Cultural studies and conceptions of subjectivity.
Annual Review of Anthropology 21: 257–82.
Linton R (1942) Age and sex categories. ASR 7:
589–603.
Lister S, Hobbs D, Hall S y Winlow S (2010) Violence
in the night-time economy. Bouncers: the reporting,
recording and prosecution of assaults. Policing and
Society 10(4): 383–402.
Lynd RS y Lynd HM (1937) Middletown in Transition: A
Study in Cultural Conflicts. New York: Harcourt,
Brace & Co.
McRobbie A (1984) Dance and social fantasy. En:
McRobbie A y Nava M (eds) Gender and Generation.
Basingstoke: Macmillan, pp. 130–61.
Maffesoli M (1988) Le Temps des tribus. Paris: Méridiens
Klincksieck.
Malbon B (1999) Clubbing: Dancing, Ecstasy and
Vitality. London: Routledge.
Marcus GE (1992) Problemas de la etnografía
contemporánea en el mundo moderno. En: Clifford J
y Marcus GE (eds) Retóricas de la Antropología.
Madrid: Júcar, pp. 245–62.
Marcuse H (1964) One Dimensional Man. Boston:
Beacon
Marrus MR (1974) The Emergence of Leisure. New York:
Harper Torchbooks.
Massie DL, Campbell KL y Williams AF (1995) Traffic
collision involvement rates by driver age and gender.
Collision Analysis and Prevention 21(1): 73–87.
Matza D (1973 [1961]) Subterranean traditions of
17
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
youth. En: Silverstein H (ed.) The Sociology of Youth:
Evolution and Revolution. New York: Macmillan, pp.
252–71.
Mayhew DR, Donelson AC, Beirness D y Simpson H
(1986) Youth, alcohol and relative risk of crash
involvement. Accident Analysis and Prevention 18(4):
273–87.
Mead M (1977) Cultura y compromiso. El mensaje a la
nueva generación. Barcelona: Granica. (Culture and
Commitment. New York: Vintage: 1970.)
Meirinhos V (2009) Pedonalidade em risco: Estudo
antropológico dos atropelamentos em Lisboa.
Departamento de Antropologia. Lisboa: ISCTE IUL.
Meirinhos V (2010) The walker and lisbon: An
epidemiological study of road accidents involving
pedestrians in Lisbon in 2006 and 2007. En: Ramos
M y Alves M (eds) The Walker and the City. Lisbon:
Associação de Cidadãos Auto-Mobilizados.
Miles S (2000) Youth Lifestyles in a Changing World.
Philadelphia: Open University Press.
Monod J (1968) Les Barjots. Paris: Juillard.
Moraru C (1994) Sublime ethics: Reading and
unreadability in the postmodern discourse of the
sublime. Symploke 2(2): 125–36.
Morris S (1998) Clubs, drugs and doormen. London
Police Research Group, Crime Detection and
Prevention series paper 86, Home Office.
Muggleton D y Weinzierl R (2003) The Post-Subcultural
Reader. New York: Berg.
Murdock G y McCron R (1983 [1975]) Consciousness
of class and consciousness of generation. En: Hall S y
Jefferson T (eds) Resistance through Rituals: Youth
Cultures in Post-War Britain. Birmingham: Centre for
Cultural Contemporary Studies.
Nilan P y Feixa C (eds) (2006) Global Youth? Hybrid
Identities, Plural Worlds. London y New York:
Routledge.
Nofre J (2009a) Les politiques culturelles et de jeunesse à
Barcelone et ses banlieues, un essai critique. Du la
colonisation culturelle á l’homogénéisation social.
Sud-Ouest Européen: revue géographique des Pyrénées et
du Sud-Ouest 26(1): 83–96.
Nofre J (2009b) L’Agenda Cultural Oculta. Una
deconstrucció de l’oci nocturn de Barcelona i els seus
suburbis. (Premi Joventut 2009). Doctoral thesis.
Department of Human Geography, University of
Barcelona. [http://tdx.cat/handle/10803/1966]
Nofre J (2011) Youth policies, social sanitation, and
contested suburban nightscapes. En: Perrone C,
Manella G y Tripodi L (eds) Everyday Life in the
Segmented City (Research in Urban Sociology, Volume
11). Bingley: Emerald Group Publishing Limited,
pp. 261–81.
Nofre J y Martin J (2009) Ocio nocturno, gentrificación
y distinción social en el centro histórico de Sarajevo.
Anales de Geografía de la Universidad Complutense de
Madrid 29(1): 91–110.
O’Brien K, Hobbs D y Westmarland L (2008)
Negotiating violence and gender: Security and the
night-time economy in the UK. En: Body-Gendrot S
y Spierenburg P (eds) Violence in Europe: Historical
and Contemporary Perspectives. New York: Springer
Science, pp. 161–76.
Pais JM (2004) Tribos urbanas. Lisboa: Imprensa do
Instituto de Ciências Sociais – IUL.
Parsons T (1963 [1961]) Youth in the context of
American society. En: Erikson EH (ed.) Youth:
Challenge and Challenge. New York: The Free Press,
pp. 93–119.
Parsons T (1972 [1942]) Age and sex in the social
structure of the United States. En: Manning PK y
Truzzi M (eds) Youth and Sociology. Englewood, NJ:
Prentice-Hall, pp. 136–47. (American Sociological
Review 7: 604–16.)
Pasolini PP (1955) Ragazzi di vita. Milano: Garzanti.
Paterman C (1970) Participation and Democratic Theory.
London: Cambridge University Press.
Peck RC, Gebersb M, Voasa RB y Romanoa E (2008)
The relationship between blood alcohol
concentration (BAC), age, and crash risk. Journal of
Safety Research 39: 311–19.
Pleyers G (2010) Alterglobalization. Becoming Actors in
the Global Age. Foreword by Alain Touraine. London:
Polity.
Poster M (1995) The Second Media Age. Cambridge:
Polity Press.
Potuo lu-Cook Ö (2006) Beyond the glitter: Belly dance
and neoliberal gentrification in Istanbul. Cultural
Anthropology 21(4): 633–60.
Recasens A (2008) La violència entre joves en espais d’oci
nocturn. Un estudi comparatiu europeu. Barcelona:
Atelier & Police School of Catalonia.
Redhead S, Wynne D y O’Connor (eds) (1997) The
Clubcultures Reader: Readings in Popular Cultural
Studies. Oxford: Blackwell.
Reguillo R (2000) Emergencia de culturas juveniles.
Buenos Aires: Norma.
Rojek C y Turner B (2000) Decorative sociology:
Towards a critique of the cultural turn. The
Sociological Review 48: 629–48.
Romana Seganti F y Smahel D (2011) Finding the
meaning of emo in youths’ online social networking:
A qualitative study of contemporary Italian emo.
First Monday 16(7)
[http://firstmonday.org/htbin/cgiwrap/bin/ojs/index.
php/fm/article/view/3197/3021]
Roszak T (1968) The Making of a Counter-culture:
Reflections on the Technocratic Society and its Youthful
Opposition. London: Faber & Faber.
Simpson HM, Mayhey DR y Warren RA (1982)
Epidemology of road accidents involving young
adults: Alcohol, drugs and other factors. Drug and
Alcohol Dependence 10: 35–63.
Skelton T y Valentine G (eds) (1998) Cool Places:
Geographies of Youth Cultures. London: Routledge.
Stahl G (1976) Youth Subcultures in Post-War Britain.
London: Hutchison.
Thomas C y Bromley R (2000) City-centre
revitalisation: Problems of fragmentation and fear in
the evening and night-time city. Urban Studies 37(8):
1403–29.
18
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
Thornton S (1995) Club Cultures: Music, Media and
Subcultural Capital. Cambridge: Polity Press.
Thrasher FM (1963 [1926]) The Gang: A Study of 1313
gangs in Chicago. Chicago: University of Chicago
Press.
Turkle S (1995) Life on the Screen: Identity in the Age of
the Internet. London: Phoenix.
Tutenges S (2009) Safety problems among heavydrinking youth at a Bulgarian nightlife resort.
International Journal of Drug Policy 20(5): 444–46.
Uberto G, Trebmaly RE, Vitaro F y McDuff P (2005)
Youth gangs, delinquency and drug use: a test of the
selection, facilitation, and enhancement hypotheses.
Journal of Child Psychology and Psychiatry 46(11):
1178–90.
Van Elferen I (2009) Dances with spectres: Theorising
the cybergothic. Gothic Studies 11(1): 99–112.
Veblen T (1973 [1899]) The Theory of the Leisure Class:
An Economic Study of the Institutions. Boston, MA:
Houghton Mifflin
Weinzierl R (2001) Subcultural protest in times of the
pop-entrepreneur.
[http://eipcp.net/transversal/1001/1151430169/1151
430236]
Whittaker J (2007) Dark webs: Goth subcultures in
cyberspace. Gothic Studies 9(1): 35–45.
Whyte WF (1972 [1943]) La sociedad de las esquinas.
Mexico: Diáfora. (Street Corner Society. Chicago:
University of Chicago Press.)
Willis P (1978) Profane Culture. London: Routledge and
Kegan Paul.
Willis P (1990) Common Cultures. Boulder, CO:
Westview Press.
Winlow S y Hall S (2006) Violent Night: Urban Leisure
and Contemporary Culture. Oxford: Berg.
Wulff H (1988) Twenty Girls: Growing-up, Ethnicity and
Excitement in a South London Microculture.
Stockholm: Stockholm Studies in Social
Anthropology.
Wynecken G (1927 [1914]) Escuela y cultura juvenil.
Madrid: Espasa Calpe (Schule und Jugendkultur).
Yinger JM (1982) Countercultures. New York: The Free
Press.
Carles Feixa es Catedrático de Antropología Social en la Universitat de Lleida (Catalunya).
Antiguo vicepresidente europeo de la red de investigación sobre Sociología de la Juventud de la
Asociación Internacional de Sociología (RC34-ISA). Es autor de un gran número de libros,
como De jóvenes, bandas y tribus (Barcelona, Ariel, 1998), Jovens na America Latina (con A
Caccia-Bava & Y Gonzalez, Sao Paulo, Escrituras, 2004) y Global Youth? Hybrid Identities and
Plural Worlds (con Pam Nilan, London y New York, Routledge, 2006). [email:
[email protected]]
Jordi Nofre es investigador postdoctoral en el Centro de Estudos de Sociologia da Universidade
Nova de Lisboa (Portugal). Es autor de más de veinte artículos y capítulos de libro. Entre otros,
cabe destacar ‘Youth policies, social sanitation and contested suburban nightscapes’ (publicado
en Research in Urban Sociology, 2011) y ‘Les politiques culturelles et de jeunesse à Barcelone et
ses banlieues, un essai critique. Du la colonisation culturelle á l’homogénéisation social’ (en SudOuest Européen: revue géographique des Pyrénées et du Sud-Ouest, 2009). [email:
[email protected]]
19
Culturas juveniles
Feixa and Nofre
abstract In a wide sense, youth cultures refer to the way in which young people’s social experiences
are expressed collectively through the construction of differentiating lifestyles, mainly in their leisure
time, or in interstitial spaces in the institutional life. In a more restricted sense, the term defines the emergence of ‘youth micro-societies’, with significant degrees of independence from the ‘adult institutions’,
that provide specific spaces and times for young people. This article focuses on the main research traditions that have approached youth cultures from the social sciences since the beginning of the 20th century: the Chicago School, structural-functionalism, the Italian Gramscian School, French structuralism,
the Birmingham School, and post-subcultural studies. It ends with an illustration of the new trends of
research in one specific field – leisure and nightlife – and with a critical statement of youth culture studies today and in the near future.
keywords culture ◆ leisure ◆ lifestyles ◆ youth ◆ youth cultures
résumé Dans un sens large, le terme « culture des jeunes » se référer à la façon dont les expériences
sociales des jeunes de s’exprimer collectivement, en construisant des styles de vie différents, grâce aux
loisir et aux espaces interstitiels de la vie institutionnelle. Plus précisément, il définit l’apparence de
« micro-sociétés jeunes », indépendantes des institutions des « adultes », qui fournissent des espaces-temps
pour les jeunes. Cet article traite des principaux traditions de recherche qui ont étudié les cultures des
jeunes depuis le début du XXe siècle : l’école de Chicago, l’École gramscienne, la ligne de pensée structuro-fonctionnaliste, l’structuralisme français, l’école de Birmingham et les études post-subculturelles. Le
texte finalise en illustrant les nouvelles tendences de recherche sur un camp spécifique – les loisirs et la
vie nocturne – et avec un bilan critique sur les cultures des jeunes aujourd’hui et dans le futur prochain.
mots-clés
culture ◆ cultures des jeunes ◆ jeunesse ◆ loisirs ◆ styles de vie
20

Documentos relacionados

Descargar - Organización Iberoamericana de Juventud

Descargar - Organización Iberoamericana de Juventud Medellín o Lima? En una primera impresión, nada porque en muchos casos hablamos de estilos antagónicos de expresarse frente a la sociedad. Pero tendrían mucho en común si se mira a los estilos de v...

Más detalles